Navigation – Plan du site
Recensions

Sébastien Malaprade, Des châteaux en Espagne. Gouvernement des finances et mobilité sociale au xviie siècle, Limoges, PULIM, 2018, 352 p.

Jean-Pierre Dedieu

Texte intégral

1El libro estudia el ascenso meteórico y la caída fulminante de Rodrigo Jurado Moya, procesado en 1643 por haberse aprovechado de forma masiva, desde su puesto de fiscal de la comisión de millones, de la información privilegiada que le llegaba, para fines de enriquecimiento personal. O sea, la friolera de trescientos mil ducados, en pocos años. Por parte del segundón de un labrador de Villanueva de Andújar, no estaba mal.

2Sebastien Malaprade no se limita a contar. Describe también los mecanismos que los actores pusieron en juego para, en un mismo movimiento, enriquecerse y allegar recursos para el rey. Sin dejarse cegar por el moralismo superficial en el que caen tantos historiadores de la Real Hacienda, ilumina los mecanismos íntimos de la misma.

3Jurado Moya era abogado. Ascendió por su capacidad técnica, por la vía letrada. Al servicio de las Cortes, llegó a ser receptor general de millones; y de allí pasó a la fiscalía de la Comisión de millones, o sea, en los años 1640, el puesto de hecho más influyente en la cobranza de los ingresos reales en Castilla. Allegado de Olivares, fue uno de los fusibles que los clientes del conde-duque sacrificaron cuando cayó éste.

4Se hizo rico por dos vías principales.

5La primera, la especulación sobre los juros. No había fondos suficientes ni para la fracción de los mismos que los valimientos dejaban libre. Los tesoreros de la Real Hacienda se negaban a pagar. Excepto cuando presentaba los títulos un personaje influyente. Como, por ejemplo, el fiscal de la Comisión de millones. Hoy en día, sería delito de peculado. En la época, la cosa es más compleja: Colberto por semejante mecanismo acumuló lo equivalente a millón y medio de ducados en pocos años y dejó un recuerdo de gran limpieza.

6La segunda, por la confusión de sus negocios privados con los públicos, para beneficio de ambos. Eufrasio, el hermano mayor de Rodrigo, se había quedado en Villanueva de Andújar. Montó un negocio de aceite: compraba el producto de múltiples productores locales, juntaba grandes partidas que enviaba a Madrid, donde Rodrigo las vendía a los mayoristas de la capital. Al ser el aceite uno de los principales productos en que se asentaban los millones, el fiscal de la Comisión estaba en condiciones especialmente favorables para negociar un buen precio.

7Allí no paraba la cosa. Rodrigo, como fiscal, hizo nombrar a su hermano comisario de los millones en Andújar, y a muchos otros familiares y allegados suyos oficiales de la misma administración. Cobraban localmente el impuesto. Lo cobrado pagaba la compra del aceite. El precio de la venta en Madrid pagaba las remesas que la caja de millones de Andújar tenía que hacer a la capital. Dicho de otra forma, la Real Hacienda financiaba totalmente la empresa. Pero en contrapartida, los fondos de millones llegaban efectivamente a Madrid. Son notorias las dificultades que tenía la Real Hacienda para transferir fondos, de una caja para otra. Semejante servicio no tenía precio. Fenómenos similares se han descrito en la Real Hacienda francesa.

8Jurado Moya se hizo rico. Pero fracasó en lo que para él era fundamental: llegar a ser alguien. Soñaba con ser un caballero, lo que pasaba por el reconocimiento como tal por parte de la oligarquía de alguna de las villas importantes del reino. Intentó crearse la suya, al independizar Villanueva de la tutela de Andújar. Fracasó. Para congraciarse con los poderosos de Andújar, distrito de su naturaleza, manejó descaradamente el reparto de los millones hasta exentar de hecho la producción local de aceite. A duras penas consiguió una regiduría para su hijo y otra para su hermano, concedidas a regañadientes. Tal vez hubiese conseguido más de no caer antes; pero el hecho es que nunca le consideró la oligarquía local como uno de los suyos.

9Fue la razón de su caída. Dentro de la clientela olivarista, era un eslabón débil, sin apoyos sociales. Se podía liquidar sin mayores consecuencias. Sebastien Malaprade va más allá, con toda razón. Por parte del retoño de una familia antigua, sus tejes y manejes financieros no hubiesen pasado de lo tolerable. No así por parte de un don nadie. A decir verdad, parece que la acusación no se fundó directamente en posibles defraudaciones, sino en el hecho de que, para sus asuntos privados, el fiscal tuvo "correspondencia" con personas con las cuales tenía relaciones profesionales. No sé si el autor entendió todas las implicaciones de este punto. La Comisión de millones era un tribunal. Como miembro del mismo, Jurado Moya tenía que evitar toda relación personal con individuos que podían tener asuntos pendientes con tal tribunal. Y más como fiscal, ya que como tal corría específicamente a su cargo la defensa de los intereses del rey en el seno del tribunal. Jugar con el dinero público, todos lo hacían, y el rey se beneficiaba también con ello. No era ni delito, ni abuso de la confianza del soberano. Pactar con quienes uno tenía que controlar, por encargo específico del soberano, eso sí que era faltar a la confianza real. Rodrigo Moya cayó por infringir dos reglas fundamentales del juego social y político de su tiempo: puede un noble lo que no puede un plebeyo; la posición de uno depende en gran parte del intercambio de servicios que mantiene con el soberano. No cayó por infringir reglas de nuestro tiempo, sobre la distinción de los intereses privados y públicos. Teniendo en cuenta el debate historiográfico pendiente en España sobre el tema de la corrupción, esta conclusión me parece de especial importancia.

10De importancia también, y de más actualidad del lado francés, otras conclusiones sobre la existencia o no-existencia de estrategias familiares de ascenso social a largo plazo. Tales estrategias son innegables, nos dice el autor, para quien manejó efectivamente fuentes de historia social. Ratifico, sin reserva alguna. El malentendido, según Sebastien Malaprade, se deriva del hecho de que tales estrategias eran oportunistas en cuanto a los medios de su realización. El eje de la maniobra era claro; la progresión dependía de las oportunidades, y los fracasos eran corrientes. De forma que la estrategia sólo la descubre una visión global de la historia familiar.

11Esta no se puede adquirir sin un ingente trabajo en fuentes de difícil acceso. A pesar de algunos defectos normales en un primer trabajo – en especial algún que otro asomo de prolijidad en la exposición – a pesar de la falta de comparaciones internacionales (en el trabajo publicado; nos consta que no era así en la tesis defendida), podemos concluir, parafraseando al poeta, que “Pour un coup d'essai, ce fut un coup de maître".

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jean-Pierre Dedieu, « Sébastien Malaprade, Des châteaux en Espagne. Gouvernement des finances et mobilité sociale au xviie siècle, Limoges, PULIM, 2018, 352 p. », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 28 | 2018, mis en ligne le 10 septembre 2018, consulté le 20 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/framespa/4920

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals