Navigation – Plan du site
Varia

¿Quieren los españoles una democracia (más) participativa ?

L’Espagne, en marche vers une démocratie (plus) participative ?
Is Spain heading towards a (more) participatory democracy ?
Mathias Rull Jan

Résumés

L’article entend contribuer à déterminer, dans l’Espagne de ce début de XXIe siècle, l’ampleur de la volonté des citoyens d’être associés directement aux prises de décision politique (et plus seulement à l’élection des autorités). Il part de plusieurs éléments factuels qui ont donné aux Espagnols, eu égard à leurs voisins européens, la réputation d’être particulièrement enclins à la participation citoyenne. Afin de vérifier cette apparence, l’article aborde trois facteurs qui permettent de cerner plus précisément les aspirations participatives des Espagnols : la valeur générale qu’ils accordent à la participation citoyenne ; l’origine des innovations démocratiques mises en oeuvre en Espagne lors de la première décennie du siècle ; enfin l’importance des propositions des partis en terme de participation citoyenne dans la détermination du vote. L’analyse de ces trois critères conduit l’auteur à minimiser l’importance de la demande sociale de participation citoyenne dans l’Espagne actuelle.

Haut de page

Texte intégral

1“No nos representan”. Este eslogan fue uno de los más repetidos durante el surgimiento en España del movimiento 15-M, en mayo de 2011. Se refería a los políticos profesionales en general y a los que ocupaban cargos electos en particular. A través de esta proclama se cuestionaba no solo el desempeño de dichos cargos sino, más allá, la debilidad democrática del sistema político español. En la misma dirección apuntaba el nombre de la plataforma que había convocado la concentración que dio origen al movimiento : “Democracia Real Ya” (que daba a entender que la democracia instituida no lo era, real). En consonancia con esta denuncia, la “participación ciudadana” se volvió una de las tres reivindicaciones centrales del movimiento, junto a la “defensa de lo público” y la eliminación de la corrupción1.

  • 2 Horario Capel, El modelo Barcelona : un examen crítico, Barcelona, Ediciones del Serbal, 2005.
  • 3 Para más detalles sobre la evolución del fenómeno, ver Mathias Rull, “Vers une seconde transition d (...)

2Esta demanda y la crítica de falta de democracia surgían precisamente en uno de los países europeos que pueden considerarse punteros en términos de innovación democrática. En efecto, desde la transición democrática de la década del 70, en España se experimentaron numerosas modalidades de democracia participativa, algunas de las cuales fueron publicitadas internacionalmente. La más famosa es sin duda el llamado “modelo Barcelona” de planificación urbana, implementado a principios de la década de 1980 en la capital catalana2. Los presupuestos participativos de Córdoba, que arrancan en 2001, constituyeron también una fuente de inspiración para otras administraciones locales europeas. A lo largo de tres décadas, se suceden y diversifican los experimentos, siguiendo una dinámica de ensayo y error que lógicamente conlleva desaciertos y contradicciones, pero que presenta también tendencias evolutivas claras. Es así como se avanza hacia una mayor apertura de los espacios a la participación de individuos (cuando al inicio del período democrático se restringía a representantes de colectivos organizados), y hacia más capacidad decisoria de la ciudadanía (cuando los primeros mecanismos eran básicamente consultivos). Por otra parte, en los años inmediatamente anteriores al 15-M se ponen en marcha los primeros procesos participativos que superan el ámbito local para abarcar algunas comunidades autónomas en su conjunto3.

  • 4 Presentamos más adelante algunos resultados de estos.

3Paralelamente a estos aportes cualitativos, en lo cuantitativo España parece destacar también. Distintos estudios4 han identificado, para la década 2000-2010, más 700 procesos participativos locales en solamente cuatro de las quince comunidades autónomas españolas. Y detectan además, en estas cuatro autonomías, una tendencia al incremento del número de mecanismos implementados en la segunda mitad de dicha década.

  • 5 Las primeras fueron obra de los norteamericanos Carol Pateman, Participation and democratic theory,(...)

4En definitiva, constatamos que un movimiento social que moviliza a numerosos españoles y es valorado positivamente por una franja muy amplia de la población critica la falta de democracia y exige “participación ciudadana” en un momento en el que, en apariencia, existen posibilidades de participación sin precedentes en el país. ¿Refleja esta situación una aspiración especialmente elevada al protagonismo político por parte de los ciudadanos españoles de principios del siglo xxi ? El presente artículo pretende aportar elementos de respuesta a esta pregunta. Empezamos por definir lo que entendemos aquí por “participación ciudadana”. Esta aclaración se hace necesaria dada la multiplicidad de acepciones de dicha expresión5. A continuación, valoramos la importancia en la España actual de la “demanda social de participación ciudadana”, a partir de cuatro criterios complementarios. Adicionalmente, reflexionamos acerca del impacto de la crisis económica, que afecta a España desde 2008, sobre las dinámicas participativas existentes en el país. La combinación de estos factores nos llevará a afirmar que, a pesar de los indicios arriba señalados, la participación ciudadana no pasa de ser una aspiración social minoritaria en España en estos primeros lustros del siglo xxi.

1. ¿De qué estamos hablando ? Una precisión conceptual

  • 6 Nuria Cunill, Participación ciudadana, dilemas y perspectivas para la democratización de los Estado (...)

5Optamos aquí por manejar una definición clásica : la participación ciudadana entendida como aportación de las y los ciudadanos a la toma y/o puesta en marcha de decisiones de las autoridades públicas. En otras palabras, se trata de la intervención de la ciudadanía, organizada en colectivos o de forma individual, en una o varias de las fases del ciclo de la acción pública6. Estas fases abarcan desde la definición del asunto público a abordar hasta la evaluación de las medidas tomadas para modificar la situación inicial del mismo. Implica, pues, una incidencia directa, de calado muy variable, de la sociedad civil en las políticas públicas. Se excluyen obviamente las elecciones, que no influyen directamente en las decisiones, sino en la designación de quienes tienen la potestad de tomarlas. Y también se descartan los actos de contestación como manifestaciones y huelgas, que responden a una lógica de confrontación (y no de colaboración) con los poderes públicos.

6Lo que consideremos aquí como “participación ciudadana” será, pues, el conjunto de acciones que se enmarcan en procesos y actos propios de modalidades participativas (o deliberativas) de la democracia. Esta definición puede parecer restrictiva. Tiene no obstante una ventaja primordial : permite considerar esencialmente acciones y procedimientos relativamente novedosos, y no tradicionales, que hacen evolucionar los sistemas políticos actuales. En definitiva, nos centraremos en las llamadas innovaciones democráticas que tienden a convertir las democracias occidentales, esencialmente representativas, en sistemas más participativos. Cabe añadir que esta definición corresponde a la idea de participación ciudadana que el 15-M manejaba.

2. ¿Cuánta demanda social de participación ciudadana existe en España ?

7Los criterios que abordamos aquí para calibrar esta demanda son cuatro : el nivel de relevancia de las políticas públicas de participación para los españoles ; la frecuencia de la promoción por parte de la sociedad civil de la puesta en marcha de mecanismos participativos ; la valoración general que los españoles hacen de la participación ciudadana ; en fin su implicación efectiva en los mecanismos participativos a su disposición. Para cada criterio, utilizamos fuentes e indicadores específicos.

2a. Relevancia política : ¿es la participación una política pública importante para la ciudadanía española ?

8Un indicador para estimar esta importancia radica en el apoyo electoral que reciben las formaciones políticas abiertamente pro participación. Observamos que los resultados de las elecciones nacionales de diciembre de 2015 reflejan la preferencia de una proporción elevada de ciudadanos por agrupaciones políticas que no contemplaban la profundización democrática en sus programas. El Partido Popular llegó primero con el 28,7 % de los votos. Y la joven formación Ciudadanos, que a pesar de su nombre no promueve ninguna modalidad de democracia participativa7, fue cuarta con el 13,9 %. Por su parte, las opciones con propuestas más participativas (Podemos y sus aliados regionales, más Unidad Popular - Izquierda Unida8) solo sumaron un 24,3 % del sufragio9. En junio de 2016, en unos nuevos comicios legislativos, estas mismas formaciones políticas se presentaron en coalición y perdieron un millón de votos respeto a seis meses antes.

9Ciertamente, la determinación del voto responde a múltiples factores y la participación ciudadana solamente es un aspecto entre otros de la oferta programática de las formaciones en presencia. Por tanto, estos resultados electorales solo nos permiten afirmar que la oferta de más democracia no es un criterio de primer orden para decantarse por una candidatura. De hecho, si lo fuera probablemente las formaciones pro participación enfocarían más sus campañas hacia esta parte de su oferta, cosa que no hicieron en las mencionadas elecciones. En definitiva, que no sea determinante no significa en sí que no tenga ninguna importancia a ojos del elector.

  • 10 Joan Font, Ismael Blanco, “¿Qué hay detrás de la oferta de participación ? El rol de los factores i (...)
  • 11 Ibid., p. 8-9.

10No obstante otro estudio, ciertamente más reducido y antiguo, tiende a indicar que esta importancia ha sido realmente leve. Se interesó por el devenir electoral en 2003 de las autoridades de 65 municipios españoles, dos tercios de estos catalanes, que habían llevado a cabo efectivamente políticas de participación ciudadana10. Este análisis de lo que podríamos llamar “los rendimientos electorales de la participación” muestra que la relación que existió entonces entre innovación democrática y apoyo electoral no solo no siguió un patrón claro, sino que fue más bien negativa (aunque estadísticamente no significativa). Incluso “algunos de los municipios españoles que más habían destacado por impulsar experiencias de participación interesantes habían sufrido severos retrocesos electorales”11.

  • 12 Alessandro Pizzorno, “Sur la rationalité du choix démocratique”, en Pierre Birnbaum (éd.), Sur l’in (...)

11Por consiguiente, la implementación de innovaciones democráticas no fue un factor relevante para gran parte de la ciudadanía de estos municipios españoles, a la hora de elegir entre las distintas opciones electorales que se le ofrecían en el marco local. Cabe aclarar que esta situación no implica ninguna falta de racionalidad de los votantes aludidos12. Simplemente resulta evidente que para ellos, en la determinación del voto primaron otros factores por encima de la apertura de espacios participativos. Y es totalmente legítimo dar más importancia a las decisiones que se toman en sí, que a cómo se tomaron (con o sin participación ciudadana).

2b. Promoción social de procesos participativos :

  • 13 Rafael Ajangiz, Asier Blas, Mapa de experiencias de participación ciudadana en los municipios del P (...)

12Otro factor que permite calibrar la demanda social de participación ciudadana radica en el origen de los procesos participativos. Varios estudios recientes censaron centenares de mecanismos de democracia participativa correspondientes a la primera década del siglo xxi. Todos identificaron, para cada proceso, quién había tomado la iniciativa del mismo. El estudio más antiguo, realizado en 2007 en el País Vasco, es el que mayor protagonismo ciudadano refleja en cuanto a promoción de procesos participativos. A la pregunta “quién lidera la puesta en marcha del mecanismo”, la respuesta fue “la ciudadanía” para 57 de las 243 experiencias censadas. 21 (el 8,9 % del total) habrían sido iniciadas por organizaciones de la sociedad civil y 36 (el 15,4 %) por la “ciudadanía en general13”. En total, casi una de cada cuatro experiencias habría sido bottom-up.

  • 14 Acrónimo de “Mecanismos de participación local en Europa del Sur : causas y consecuencias”, con par (...)
  • 15 Representaban en 2014 el 48,1 % de la población española.

13La encuesta más reciente y amplia, realizada en 2010 y 2011 en el marco del proyecto internacional MECPALO14, establece por su parte una promoción social de los procesos participativos mucho más limitada. De las 326 experiencias participativas que censó en las tres comunidades autónomas más pobladas de España, es decir Andalucía, Cataluña y Madrid15, solamente 32 surgieron por iniciativa (exclusiva o compartida con la administración) de actores pertenecientes a la sociedad civil. El resto (el 90 %) se gestó íntegramente en la administración. Este porcentaje de iniciativa institucional es incluso mayor en dos des las tres comunidades estudiadas : la administración había promovido en solitario el 91,4 % de los procesos madrileños censados y hasta el 96,8 % de los andaluces. Cataluña es la región que incrementa la media global, con “solamente” un 80,6 % de procesos surgidos por iniciativa exclusiva de la administración.

  • 16 Joan Font, Carolina Galais, Experiències de democràcia participativa local a Catalunya : un mapa an (...)
  • 17 Ibid., p. 59.

14Estos datos relativos a Cataluña provenían de un estudio preexistente16 que permitía cuatro respuestas distintas a la pregunta sobre el origen (contra solamente dos en Madrid y Andalucía : “exclusivamente institucional” y “otros”). Este nivel de detalle arroja que de los 103 procesos censados por la Generalitat en 2009, solamente en dos casos la iniciativa del mismo correspondió en solitario a la sociedad civil. En seis casos más, el origen se encontraba “principalmente en la sociedad civil”. En cambio, los doce últimos respondieron principalmente a iniciativas de gobiernos locales. En definitiva, más del 92 % de los mecanismos censados fueron netamente iniciativas top-down (que parten de los poderes públicos). Y solamente en el 8 % restante (ocho casos), la sociedad civil jugó un rol motor en el surgimiento de la experiencia participativa17.

  • 18 Informaciones recabadas en terreno en las últimas semanas me permiten incluso adelantar que aún que (...)

15Estos datos dejan poca duda en cuanto a que, en los años recientes, la innovación democrática ha sido impulsada mucho más desde el aparato estatal que desde la sociedad civil18. La promoción social de la apertura de espacios participativos resulta por tanto bastante reducida. Al menos hasta el 15-M (pues los estudios abarcan períodos previos a este movimiento), la sociedad civil española no era especialmente reivindicativa en materia de profundización democrática.

2c. La implicación personal en los mecanismos participativos :

16Una cosa es la promoción expresa de innovaciones democráticas, otra distinta es la implicación en las mismas. Es por tanto totalmente posible que ciudadanos que no piden espacios de participación se involucren en estos cuando ya están en funcionamiento. ¿Son numerosos en España estos “ciudadanos participativos” (aunque no promotores de participación) ? Diferentes fuentes disponibles arrojan tendencias en apariencia contradictorias.

  • 19 El CIS es el organismo público español de referencia para la realización de estudios de tipo cuanti (...)
  • 20 Centro de Investigaciones Sociológicas. Preferencias sobre los procesos de toma de decisiones polít (...)

17Algunos datos de la encuesta 2860 del Centro de Investigaciones Sociológicas19, realizada a principios de 201120, podrían parecer indicar una implicación elevada en los espacios participativos. Uno de cada cuatro entrevistados afirmaba haber presenciado una reunión o mitin político en los doce meses anteriores al estudio. Sobre todo, casi la misma proporción (el 23 %) habría asistido a una reunión o consulta organizada por su ayuntamiento.

  • 21 Ricardo Cavero. “Los municipios como espacio privilegiado de la nueva democracia (ponencia)”, Jorna (...)
  • 22 Mathias Rull, op. cit., 2018.

18No obstante otros hechos tangibles, contemporáneos de la encuesta, llevan a dudar de la exactitud de estos respuestas. En primer lugar, en los doce meses anteriores a la encuesta, solo se produjeron elecciones en Cataluña (para el gobierno autónomo). Por tanto, la asistencia a mítines y reuniones políticas en el conjunto de España debió ser mucho más baja. Por su parte, el segundo dato resulta altamente improbable por al menos dos motivos. En primer lugar, como ya vimos, los actos participativos seguían siendo excepcionales y la gran mayoría de los más de 8.100 ayuntamientos españoles no organizaban nunca ninguno. En segundo lugar, según estudios cualitativos ocurre a menudo que la administración pública solo logre una movilización reducida de los vecinos en sus mecanismos participativos. Un ejemplo entre muchos permite ilustrar este fenómeno habitual : en la ciudad de Zaragoza, en 2005 y 2006, apenas una cuarentena de vecinos tomó parte en la experiencia de presupuesto participativo del barrio del Arrabal (con más de 70.000 habitantes). Ello, cuando la participación se realizaba vía internet y sin ninguna limitación de horario (proceso online no sincrónico)21. Precisamente esta escasa respuesta de la ciudadanía a la oferta de participación fue el factor aludido por muchos gobiernos locales (incluido el zaragozano) para poner fin a sus experimentaciones participativas. Constituyó también unos de los principales motivos de la renovación periódica de las modalidades participativas experimentadas en España en las últimas décadas22, pues ante la escasa capacidad movilizadora de lo establecido, se echaban a andar nuevas fórmulas que se esperaban más “populares”.

  • 23 Véase por ejemplo Emmanuel Kessler, La folie des sondeurs. De la trahison des opinions, Paris, Deno (...)

19Por consiguiente, algunas respuestas a la encuesta 2860 del CIS no parecen coincidir con las prácticas reales de los españoles. ¿A qué podemos atribuir este desfase ? Un motivo puede ser una mala comprensión de la pregunta por parte de algunos encuestados. El número de confusiones se incrementa en el caso de temáticas no dominadas por los entrevistados, como lo es la participación ciudadana dado su muy escasa presencia en la vida cotidiana de los españoles. De esta cuenta, algunos considerarían como participativa toda actividad pública convocada por el ayuntamiento, aunque esta no tenga relación alguna con decisiones políticas. Otra razón puede radicar en la “deseabilidad social” del entrevistado23, es decir su voluntad de “quedar bien”, dando respuestas que piensa que el encuestador espera, o que él mismo considera socialmente aceptable o políticamente correcta.

20En definitiva, podemos afirmar que la implicación ciudadana en procesos participativas no había sido ni mucho menos amplia en esta primera década del siglo xxi. Sin embargo, el hecho de que no pocos españoles declaren una participación superior a la real, y con ello pretendan “embellecerse”, tiende a indicar que si bien no la practican, tienen una visión positiva de la participación ciudadana. Procuramos a continuación sustentar esta simple deducción.

2d. Valoración general : una opinión de la participación ciudadana favorable, pero en descenso con “la crisis”

21Esta valoración tiene que ser positiva para que, aunque no se hayan involucrado previamente en procesos participativos, puedan hacerlo en el futuro. El aprecio a la participación es por tanto una condición sine qua non de la implicación en sí. Varias investigaciones que estudian la cultura política de la ciudadanía tienden a mostrar una valoración positiva de la participación ciudadana por parte de la sociedad española de principios de siglo. Es el caso de la International Social Survey Program, realizada en 2004 en 42 países. La ISSP pinta una ciudadanía de los Estados del primer mundo interesada en la política en general, y en su participación en la misma en particular24. Y los españoles figuran entre los más entusiastas. De diez países occidentales (ocho europeos más Canadá y Estados Unidos), España era el cuarto que mejor valoraba el referéndum como “buena manera de tomar decisiones políticas”. De manera más global, los españoles eran los segundos que más importancia atribuían a la implicación de la ciudadanía en la toma de decisiones (por detrás de Portugal), y los que más consideraban que las decisiones políticas deben tomar en cuenta las demandas sociales25. Otras encuestas aportan datos coincidentes, lo que puede llevar a afirmar que “la ciudadanía española claramente prefiere un sistema más participativo que el actual26.

  • 27 Centro de Investigaciones Sociológicas, Representación y participación política en España, Madrid, (...)

22Por real que sea, esta inclinación no refleja ninguna radicalidad, pues el sistema vigente es extremadamente representativo y solamente incluye mecanismos participativos de manera marginal. Querer algo más de participación no implica ni mucho menos ser un revolucionario. Para colmo, la opinión favorable de los españoles sobre la participación ciudadana habría disminuido hacia el final de la primera década del siglo xxi. Es al menos lo que se puede deducir de la comparación entre la ya mencionada encuesta 2860 del CIS (de principios de 2011) y otra más antigua : la nº 2588, realizadas en 200527.

Gráfico nº 1 : Consecuencias de la participación ciudadana (negativas y positivas) previstas por la población española, comparación 2005-2011 :

Gráfico nº 1 : Consecuencias de la participación ciudadana (negativas y positivas) previstas por la población española, comparación 2005-2011 :

(VER ARCHIVO ESPECÍFICO : Artículo demanda PC España mRull, FRAMESPA, gráfico)

Fuente : Alarcón, Font y Madrid, op. cit., 2015, p. 10 (número de entrevistados : 2479 en 2005 y 2454 en 2011)

23En ambas ocasiones, los encuestados fueron consultados acerca de algunos efectos de los procesos participativos que se consideran positivos, y de otros que se valoran como negativos. Se observa en 2011, en relación a 2005, tanto una disminución de los efectos positivos esperados como un aumento de los efectos negativos. Esta mayor desconfianza en los beneficios de la participación se produce a los tres años de iniciada una recesión económica con gran impacto en la sociedad española. En cambio, la visión más positiva correspondía a uno de los últimos años del “milagro” (en realidad espejismo) económico español. Es muy probable que este cambio de contexto haya jugado un papel en el cambio de percepción de la participación.

24Los factores que más variación sufren tienden a demostrarlo. Por una parte, aumenta en casi diez puntos la convicción de que los políticos no harían caso de las aportaciones ciudadanas al proceso decisorio. Por otra parte, disminuye en una proporción similar el convencimiento de que esta participación permitiría mejorar los servicios. Por consiguiente, se ha incrementado sensiblemente la falta de confianza tanto en la voluntad (“hacer caso”) como en la capacidad (“mejorar servicios”) de las autoridades públicas de atender las demandas de la población. En definitiva, según los entrevistados, las consecuencias negativas y positivas son prácticamente equivalentes en 2011, cuando las positivas duplicaban las negativas en 2005.

25Si bien en muchos ciudadanos la valoración de los procesos participativos se basaba en pocos insumos (siendo escasos los procesos y sus participantes), en otros se fundamentaba en experiencias observadas e incluso vividas. En todo caso, esta evolución negativa de la percepción de los procesos participativas había seguido la misma senda que la valoración global de los políticos y de la política. Pues a principios de 2011, ya se hacía notar el debilitamiento del Estado de Bienestar y el incumplimiento por parte de los cargos electos de ofrecimientos y compromisos (algunos adquiridos a través de procesos participativos). En consecuencia, había aumentado una desconfianza global hacia la clase política en su conjunto y sus actuaciones en general, incluidas las que pudieran constituir una innovación democrática.

3. La participación ciudadana, una aspiración social minoritaria en la España actual

26Es la conclusión que podemos sacar de los datos antes expuestos. Ciertamente, observamos que los españoles tienden a tener una visión positiva de la participación ciudadana como mecanismo útil al buen funcionamiento de la democracia y al cumplimiento de sus derechos. No obstante, incluso dejando de lado que hayan disminuido en la segunda mitad de la década del 2000, estas opiniones positivas son claramente insuficientes para que se produzca una evolución del sistema político español hacia un modelo más participativo. Y eso básicamente porque no se traducen en actos. En efecto, pocos españoles se involucran en los espacios de participación que se han abierto en los últimos años. Y muchos menos aún piden la apertura de este tipo de espacios. Asimismo, las políticas de participación constituyen un elemento secundario (cuando se toma en cuenta) a la hora de valorar la oferta política y definir sus preferencias electorales.

3a. Pistas explicativas

  • 28 Étienne Balibar, La crainte des masses. Politique et philosophie avant et après Marx, Paris, Galilé (...)

27Este desfase entre opinión y acción no equivale necesariamente a una contradicción por parte de la ciudadanía española. Y puede responder a diferentes factores. Nos limitaremos aquí a mencionar algunos. Uno puede ser la falta efectiva de tiempo, en un mundo muy acelerado (el hecho de que destaquen entre los participantes en procesos los jubilados y en menor medida los jóvenes sin cargas familiares pueden indicarlo). Otro, la sensación de no ser competente, ante la tendencia de muchos políticos y medios de comunicación a presentar la política como una actividad muy compleja reservada a profesionales. Un tercero, el proceso de individualización social, que debilita la identificación del individuo con un colectivo y lleva a pensar que la solución a los problemas enfrentados suele ser personal y no grupal. La acción política (incluida la más elemental : el voto) y la inmersión en un colectivo son dos aspectos del individuo que se nutren mutuamente28, por lo que la falta de vínculo social lleva a la inacción social.

28Si bien estos factores son reales, no podemos en ningún caso deducir de ello que los españoles sean en su mayores personas apáticas y despolitizadas. Han demostrado periódicamente, y en varias ocasiones en tiempos recientes, una gran capacidad de movilización, concretamente en movimientos socio-políticos de corte contestatario. El 15-M solo es un ejemplo de ello. Podemos mencionar, entre las más masivas, las diferentes y sucesivas movilizaciones en torno al independentismo vasco (a favor de la autodeterminación, en contra del terrorismo, etc.), la oposición a la intervención militar occidental en Irak (en 2002), las mareas contra los recortes presupuestarios en gasto social (a partir de 2011) y, últimamente, los movimientos favorables y contrarios a la independencia de Cataluña. Estos no dejan duda alguna en cuanto a la capacidad de activación política de muchos españoles. No obstante, esta activación muy pocas veces opera en el marco de mecanismos formales de participación ciudadana. Esto nos lleva a contemplar que parte del fenómeno, la escasa implicación ciudadana en procesos participativos, venga de la oferta de participación.

  • 29 Era el caso del transporte urbano de Sabiñánigo (Rull, op. cit., 2012)
  • 30 Cavero, op. cit.

29En efecto, la ciudadanía puede no encontrar en lo que la administración le presenta la motivación suficiente como para involucrarse, y eso por diferentes motivos. Uno puede ser que el tema en discusión sea de escaso interés (por ejemplo, un servicio público poco utilizado29) ; otro que los recursos en juego sean muy limitados30 ; un tercero que la capacidad de incidencia real concedida a los ciudadanos no amerite a su criterio el esfuerzo que requiere su implicación (caso -común- de los procesos consultivos, en los que la decisión final incumbe exclusivamente a las autoridades públicas). Por otra parte, una desconfianza previa hacia las autoridades convocantes, debida a actuaciones con las que se está en desacuerdo (incluidos otros procesos participativos cuyos efectos no satisfacen a la ciudadanía), desalienta la participación.

  • 31 James Tully, Public Philosophy in a new key, vols. 1 y 2, Cambridge (UK), Cambridge UP, 2008.
  • 32 Joan Font, Carolina Galais, “The Qualities of Local Participation : The Explanatory Role of Ideolog (...)

30En definitiva, la ausencia de implicación en procesos participativos afecta incluso a ciudadanos proclives a la participación ciudadana, pero que no adhieren a las propuestas concretas de participación que le hacen los poderes públicos. En algunos casos incluso, ni siquiera valoran la propuesta en sí, sino que el hecho de que venga de una administración que ya ha decepcionado la vuelve sospechosa. Entonces no existe suficiente identificación con la institución convocante31, o al menos aprecio de la misma, como para implicarse. En 2011 los politólogos Joan Font y Carolina Galais ahondaban en este sentido, al constatar que existía en España mayor implicación ciudadana en los muy pocos casos en los que quienes organizaban o co-organizaban el proceso participativo provenían de la sociedad civil32 (con la que el ciudadano llano puede identificarse más que con la administración).

  • 33 Iván Bordetas, “Nosotros somos los que hemos hecho esta ciudad”. Autoorganización y movilización ve (...)
  • 34 Vicente Pérez Quintana, Pablo Sánchez León (eds.), Memoria ciudadana y movimiento vecinal. Madrid, (...)

31Podemos encontrar una buena ilustración de este desfase entre propensión a la participación y participación efectiva en el decano de los movimientos sociales de la España pos-franquista : el movimiento vecinal. Ya antes de la transición democrática de mediados de los setenta, este movimiento realizaba numerosas y variadas movilizaciones encaminadas a la consecución de mejoras de las condiciones de vida de los asentamientos surgidos del masivo éxodo rural del tercer cuarto del siglo xx. Se consolidó gracias a la dinámica virtuosa que logró instituir entre la construcción de verdaderas comunidades sociales, la determinación clara de intereses comunes y la acción colectiva33. Sin pedir abiertamente un cambio de régimen, tanto por sus labores internas a las comunidades, que constituyeron verdaderas “escuelas de ciudadanía”, como por sus acciones dirigidas a las autoridades, el movimiento vecinal contribuyó al derrumbe de la dictadura franquista34. Instaurada la democracia, fue diversificando tanto su modus operandi como sus aspiraciones. Y entre estas aspiraciones, al menos para una parte de sus líderes e integrantes, estaba la de participar en la definición de políticas públicas que afectaban sus áreas de interés.

  • 35 Andrés Walliser, “Participación y regeneración urbana : el movimiento asociativo y las institucione (...)

32De hecho, la primera generación de mecanismos participativos de la España democrática iba encaminada a canalizar las reivindicaciones del movimiento vecinal (así como, en menor medida, de otras fuerzas vivas de la sociedad civil). No obstante, la mayoría de estos experimentos lograría una movilización limitada y decreciente de la ciudadanía35. Uno solo destacó, hasta convertirse en fuente de inspiración para otros : el (futuro) “modelo Barcelona”. Sus principales diferencias con las otras eran uno, que el propio movimiento vecinal había tomado parte en la gestación del mecanismo ; y dos, que existía cierto nivel de co-decisión (cuando los órganos creados en otras partes eran esencialmente consultivos). En otras palabras, la iniciativa emanaba en parte de pares (con los que el vecino podía identificarse más fácilmente que con la administración) y daba cierta capacidad de voto (y no solo de voz).

33A principios del siglo xxi, estos criterios seguían pesando en la decisión ciudadana de implicarse o no en los procesos participativos a su disposición. También lo hacían otros factores como el tema en discusión y los recursos en juego. En definitiva, una escasa participación ciudadana no puede atribuirse solamente a una baja demanda de la misma por parte de la población. También se debe a que la oferta (por parte de las instituciones) no responda satisfactoriamente a dicha demanda.

3b. La “crisis”, ¿motor o freno de la democracia participativa ?

  • 36 Cabe recordar que otra parte, muy numerosa, no ha modificado sus ideas y menos aún su acción (o ina (...)

34La crisis del modelo económico español iniciada en 2008 no sólo ha tenido consecuencias económicas y sociales. También ha afectado las relaciones con la política de buena parte de la ciudadanía36. Ya hemos señalado un efecto relevante : el incremento de la desconfianza hacia la clase política, la cual hace muestra en gran medida de su incapacidad a crear las condiciones para incrementar o tan siquiera mantener los niveles de bienestar de la población. Esta desconfianza ha generado un rechazo mayor del conjunto de las actuaciones de las autoridades, incluso las de tipo participativo. Los estudios antes mencionados del CIS lo ilustran : la valoración de la participación ciudadana por parte de los ciudadanos españoles se había sensiblemente degradado entre uno de los últimos años de crecimiento económico (2005) y el tercero consecutivo de recesión (2011). Por consiguiente, la participación en mecanismos de democracia participativa tendería a ser menor en estos tiempos de crisis económica.

  • 37 Etienne Balibar, Droit de cité, Paris, PUF, 2002, p. 175-204.
  • 38 Eva Anduiza, Camilo Cristancho y José Manuel Sabucedo, “Mobilization through online social networks (...)

35No obstante, este descenso de una participación ciudadana de por sí limitada no puede equipararse a una “recesión política”. Si bien muchos ciudadanos se desentienden de las modalidades institucionales de participación, y algunos caen en el desencanto y la pasividad, otros también acuden entonces a la otra vía que tienen : la extra-institucional37. El 15-M ha sido el principal detonador de esta “activación” política. En especial, ha visto como personas antes pasivas se “metían al ruedo” : desde jóvenes hasta jubilados, pasando por desempleados y amas de casa afectadas por una precariedad acentuada por la recesión38.

  • 39 Benjamín Tejerina e Ignacia Perugorría, “La crisis social de la política y la movilización política (...)

36La participación ciudadana no solo era una reivindicación central del movimiento, como dicho en introducción. Fue también una práctica cotidiana, a través de su funcionamiento asambleario39. ¿En qué ha desembocado este impulso participativo de la primavera de 2011 ?

  • 40 Destacan la marea verde por la educación y la marea blanca por la sanidad pública.

37Algunos de los “hijos” del 15-M sin duda han mantenido en su funcionamiento las prácticas asamblearias de sus orígenes. Es especialmente el caso de las distintas “mareas”, movimientos sociales que actúan en defensa de los servicios públicos40. Con estas prácticas, contribuyen al reforzamiento de una cultura participativa entre sus miembros. En cambio, en su relación con las autoridades, proceden de manera bastante tradicional : su principal actividad pública es la protesta como medio de presión social. No han propugnado la apertura de debates públicos y de espacios para ello sobre las temáticas que defienden. Esta dinámica es históricamente común en tiempos de recesión. Se trata de posturas defensivas con las que se prioriza la salvaguardia de lo bueno que se tenía, antes que la obtención de algo nuevo de lo que no se ha gozado previamente.

  • 41 Miguel Ángel Martinez, “Bitter wins or a long-distance race ? Social and political outcomes of the (...)

38Cabe mencionar la excepción notoria de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Nacida a principios de 2009, nada más iniciarse la “crisis”, esta red, que defiende el derecho a la vivienda, se refuerza con el 15-M, a raíz del cual lanza su campaña Stop Desahucios. La PAH combina de manera bastante ingeniosa protesta social y propuesta política, en especial en cuanto a legislación sobre el derecho a la vivienda (que tiene rango constitucional en España)41. Este modus operandi no deja de recordar el movimiento vecinal de los años 1970.

  • 42 Alfonso Pérez-Agote, “La crisis de la esfera política española y los nuevos actores políticos”, Mél (...)
  • 43 Ver Podemos, op. cit., 2015.
  • 44 www.ganemos.es (última consulta : 18/06/18)

39En relación a los “descendientes” políticos del 15-M, su funcionamiento interno da señales contradictorias. De todos los partidos del ámbito estatal, Podemos, que reivindica su origen en el 15-M (así como su externalidad a la clase o “casta” política), empezó fomentando el debate a través de sus asambleas ciudadanas (en todos los niveles territoriales) y de herramientas en línea. Pero progresivamente tanto la estructura interna como los procesos de toma de decisión han evolucionado hacia un modelo muy tradicional de aparato partidista, incluyendo el nombramiento de candidatos provinciales desde la cúpula nacional, así como la destitución por esta de varias directivas regionales42. En relación a programas políticos, si bien Podemos tiene, junto con IU, la propuesta más participativa en cuanto a funcionamiento de la democracia, esta sigue siendo tímida y subalterna43. Así lo demuestra uno de sus lemas de campaña de 2015 : “gobernar para la gente” (y no gobernar “con” la gente). En cuanto a Ganemos, otro producto del 15-M, su principal actividad es la de permitir... candidaturas a elecciones44.

40Por tanto, más que aspirar a nuevas relaciones entre sociedad civil y autoridades, tendentes a una mayor conexión e interdependencia, los hijos políticos del 15-M buscan que actores no tradicionales asumen las funciones políticas más tradicionales : los cargos electos. Lo hacen esencialmente para defender derechos esenciales propios del Estado de Bienestar liberal y mermados por las políticas de austeridad vigentes desde 2010. Estos derechos son esencialmente sociales y económicos : acceso al empleo y a la vivienda, servicios públicos de calidad, asistencia social. La ampliación de otros derechos, de tipo político en este caso, queda pues en un plano muy secundario. La crisis y la actuación de la clase política ciertamente han fomentado nuevas vocaciones políticas, y por tanto nuevos actores. Pero si bien esta reacción ciudadana ha implicado cierta renovación del personal político español, por ahora no ha supuesto la evolución del sistema hacia un modelo democrático más participativo.

4. A modo de conclusión

  • 45 John Hibbing, Elisabeth Theiss-Morse, Stealth Democracy. Americans’ beliefs about how government sh (...)

41Para una gran mayoría de españoles, la mejora de la situación del país pasa por la toma de decisiones que garanticen más y mejores empleos, salarios y servicios. Pero pocos parecen considerar que estas decisiones serán mejores si la forma de tomarlas cambia. No pasa, por tanto, o marginalmente, por más y mejor democracia. Esta situación otorga, al menos para la España de la primera mitad de la década del 2010, cierta validez a una de las conclusiones que los estadounidenses Hibbing y Theiss-Morse sacaban en 2002 respecto a las preferencias de sus conciudadanos en cuanto al tipo de gobierno deseable45. Observaban entonces que buena parte de la población se decantaba por procesos de decisión política que no impliquen la participación ciudadana. En el caso español, dado que la valoración de las modalidades deliberativas de participación ha empeorado entre 2005 y 2011, esta proporción de ciudadanos no propensos a la participación ciudadana, de por sí elevada, aún se habrá incrementado. Pues son más los convencidos de la insuficiencia, ineficacia e incluso inutilidad de la participación en mecanismos participativos. No pocas personas han optado entonces por el “retiro”, la retractación. Y este “abstencionismo participativo” creciente simplemente impide la evolución de la democracia española hacia un sistema más deliberativo.

  • 46 “A cinco años del 15-M”, Informativos La Sexta TV, Madrid, 13/05/2016.

42No obstante, existe también una parte de la población, ciertamente minoritaria, que ha tomado un rumbo opuesto : el que consiste en meterse de lleno en política. Ya no en trabajar con los cargos electos, sino en asumir directamente estos cargos. Muchas de estas personas en un momento dado creyeron en la participación ciudadana. Pero, descontentas con la clase política tradicional, decidieron dar el paso a la participación directamente política (y ya no ciudadana). Porque, como dice Pablo Padilla, antiguo Indignado que desde 2015 es diputado regional en Madrid por Podemos, “o haces política o te la hacen, y decidimos que era el turno de hacerla nosotros, de ser protagonistas46. En definitiva, a cuarenta años de la instauración de una democracia esencialmente representativa, a pesar de numerosos experimentos participativos, los modos de implicación en los asuntos públicos más habituales en España siguen siendo los tradicionales : la contestación social, el voto y, para una minoría, la participación partidista (que engloba activismo, candidaturas y ejercicios de cargos electos).

  • 47 Rull, op. cit., 2018, p. 37-38.

43Queda por ver si los nuevos políticos harían, de llegar al poder, una nueva política. Una política más participativa. Los indicios apuntan a una posible evolución en este sentido, pero ni es segura ni sería drástica. Ya hemos señalado que los planteamientos en la materia de Podemos, el “descendiente” político del 15-M que más respaldo electoral ha logrado, no son ambiciosos. Esta formación se limita a incluir “matices participativos” en sus propuestas de reforma de un Estado eminentemente representativo. Los avances mayores pueden venir, como en las décadas pasadas, del nivel local, y en especial de los llamados “ayuntamientos del cambio”, surgidos de las elecciones municipales de mediados de mayo de 2015. Estas candidaturas congregaban distintas fuerzas de izquierda (entre las que podían encontrarse Podemos, Ganemos, y la “clásica” Izquierda Unida) y ciudadanos sin adscripción partidista. Las victorias más emblemáticas fueron las de Madrid y de Barcelona, pero hay también “gobiernos del cambio” en otros municipios grandes (como Zaragoza o Cádiz), medianos y pequeños. Asumiendo la demanda de “participación ciudadana” del 15-M, la mayoría de estas autoridades locales han emprendido procesos participativos en sus circunscripciones. Por ahora, solo podemos establecer un balance preliminar en claroscuro. Por un lado, con estos mecanismos se reactivó una dinámica de innovación democrática que se había estancado en la primera mitad de la década47 ; por otro lado, un simple seguimiento a través de la prensa da a entender que estos experimentos fueron tímidos en sus planteamientos y contaron con una modesta respuesta ciudadana.

  • 48 Alarcón, Font, Madrid, op. cit., p. 5.

44Es obviamente necesario esperar el final de sus mandatos y los resultados electorales de mayo de 2019 para realizar un análisis preciso tanto del alcance de estas dinámicas participativas como de las perspectivas que abren. Pero los elementos disponibles dejan suponer que, tanto por falta de demanda ciudadana como por escasez de oferta partidista, la vertiente deliberativa del sistema político español no evolucionará mucho a corto plazo. Los mecanismos participativos deberían seguir siendo en España, como en las cuatro décadas pasadas de democracia, “más la excepción que la norma48.

Article reçu le 20/06/2018

Article accepté le 05/09/2018

Haut de page

Notes

1 Manifiesto estatal del movimiento 15-M, 13/11/2011, http ://madrid.tomalaplaza.net/2011/10/16/13n-manifiesto-completo/ (última consulta : 25/10/18)

2 Horario Capel, El modelo Barcelona : un examen crítico, Barcelona, Ediciones del Serbal, 2005.

3 Para más detalles sobre la evolución del fenómeno, ver Mathias Rull, “Vers une seconde transition démocratique ? La démocratie participative dans l’Espagne post-franquiste (1978-2015)”, Cahiers d’Histoire Immédiate nº51, printemps 2018, 27-43.

4 Presentamos más adelante algunos resultados de estos.

5 Las primeras fueron obra de los norteamericanos Carol Pateman, Participation and democratic theory, Cambridge, Cambridge University Press,‎ 1970 ; y Crawford Mac Pherson, The Life and Times of Liberal Democracy, Londres, Oxford University Press, 1977.

6 Nuria Cunill, Participación ciudadana, dilemas y perspectivas para la democratización de los Estados latinoamericanos, Caracas, CLAD, 1991.

7 Fue fundada en 2006 con una vocación centrista y no tuvo vínculo alguno con el posterior 15-M.

8 Ver Izquierda Unida – Los Verdes, Propuestas electorales Izquierda Unida Elecciones 2011, Madrid, 2011 ; y Podemos, El programa del cambio : 215 medidas para un proyecto de país, Madrid, 2015. http://podemos.info/wp-content/uploads/2015/05/programa_marco_podemos.pdf

9 https://resultadosgenerales2015.interior.es/congreso/#/ES201512-CON-ES/ES

10 Joan Font, Ismael Blanco, “¿Qué hay detrás de la oferta de participación ? El rol de los factores instrumentales e ideológicos en los mecanismos españoles de participación”, en Revista Reforma y Democracia, febrero de 2005, Caracas, CLAD. p. 2-17.

11 Ibid., p. 8-9.

12 Alessandro Pizzorno, “Sur la rationalité du choix démocratique”, en Pierre Birnbaum (éd.), Sur l’individualisme, Paris, Presses de Sciences Po, 1991, p. 330-369

13 Rafael Ajangiz, Asier Blas, Mapa de experiencias de participación ciudadana en los municipios del País Vasco, Vitoria-Gasteiz, Gobierno Vasco, 2008, p. 60.

14 Acrónimo de “Mecanismos de participación local en Europa del Sur : causas y consecuencias”, con participación italiana y francesa. Principales resultados publicados en Joan Font, Donnatella Della Porta, Yves Sintomer, Participatory Democracy in Sotuhern Europe. Causes, characteristics and consequences, Londres/New York, Rowman & Littlefield International, 2014.

15 Representaban en 2014 el 48,1 % de la población española.

16 Joan Font, Carolina Galais, Experiències de democràcia participativa local a Catalunya : un mapa analític, Barcelona, Generalitat de Catalunya, Col.lecció Participació Ciutadana nº 4, 2009.

17 Ibid., p. 59.

18 Informaciones recabadas en terreno en las últimas semanas me permiten incluso adelantar que aún quedan, en la lista “depurada” de 32 experiencias, algunas que en realidad no son bottom-up.

19 El CIS es el organismo público español de referencia para la realización de estudios de tipo cuantitativo : www.cis.es

20 Centro de Investigaciones Sociológicas. Preferencias sobre los procesos de toma de decisiones políticas. Madrid : CIS- Colección Opiniones y actitudes 71, 2011 http://www.cis.es/cis/opencm/ES/1_encuestas/estudios/ver.jsp?estudio=12204

21 Ricardo Cavero. “Los municipios como espacio privilegiado de la nueva democracia (ponencia)”, Jornadas “¿Exige la sociedad-red una nueva democracia ?”, Fundación Manuel Giménez Abad – Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Zaragoza, 22-23/01/2008. Para otro ejemplo, correspondiente a un municipio mediano (10.000 habitantes), véase Mathias Rull, Estudio del impacto cultural de una experiencia participativa del ámbito local : el proceso del servicio de transporte urbano de Sabiñánigo (2010), Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2012.

22 Mathias Rull, op. cit., 2018.

23 Véase por ejemplo Emmanuel Kessler, La folie des sondeurs. De la trahison des opinions, Paris, Denoël, 2002.

24 http://zacat.gesis.org/webview/index.jsp?object=http://zacat.gesis.org/obj/fStudy/ZA3950.

25 Valoraciones medias de 6,3 y 6,6 en una escala que va de 0 a 7.

26 Pau Alarcón, Joan Font, Enrique Madrid, Participación ciudadana y desigualdad (Informe de investigación), Barcelona, Intermón-Oxfam, 2015, p. 7.

27 Centro de Investigaciones Sociológicas, Representación y participación política en España, Madrid, 2005 http://www.cis.es/cis/opencm/ES/1_encuestas/estudios/ver.jsp?estudio=4998

28 Étienne Balibar, La crainte des masses. Politique et philosophie avant et après Marx, Paris, Galilée, 1997, p. 353-369.

29 Era el caso del transporte urbano de Sabiñánigo (Rull, op. cit., 2012)

30 Cavero, op. cit.

31 James Tully, Public Philosophy in a new key, vols. 1 y 2, Cambridge (UK), Cambridge UP, 2008.

32 Joan Font, Carolina Galais, “The Qualities of Local Participation : The Explanatory Role of Ideology, External Support and Civil Society as Organizer”, International Journal of Urban and Regional Research 35 (5), Oxford, Blackwell Publishing, 2011, pp. 932-948

33 Iván Bordetas, “Nosotros somos los que hemos hecho esta ciudad”. Autoorganización y movilización vecinal durante el tardofranquismo y el proceso de cambio político, tesis doctoral de historia dirigida por Martí Marín y Pere Ysàs, Universitat Autònoma de Barcelona, 2012, p. 580-583. Accesible online, última consulta el 24/10/2018.

34 Vicente Pérez Quintana, Pablo Sánchez León (eds.), Memoria ciudadana y movimiento vecinal. Madrid, 1968-2008, Madrid, Los libros de la Catarata, 2008, p. 14.

35 Andrés Walliser, “Participación y regeneración urbana : el movimiento asociativo y las instituciones locales”, in Pérez Quintana & Sánchez León, op. cit., p. 167.

36 Cabe recordar que otra parte, muy numerosa, no ha modificado sus ideas y menos aún su acción (o inacción) política.

37 Etienne Balibar, Droit de cité, Paris, PUF, 2002, p. 175-204.

38 Eva Anduiza, Camilo Cristancho y José Manuel Sabucedo, “Mobilization through online social networks : the political protest of the indignados in Spain”, en Revista Information, Communication & Society, vol. 17-6, 2014, p. 750-764.

39 Benjamín Tejerina e Ignacia Perugorría, “La crisis social de la política y la movilización política de la crisis : el 15-M”, Mélanges de la Casa de Velázquez, n° 47-2, 2017, p. 81-99.

40 Destacan la marea verde por la educación y la marea blanca por la sanidad pública.

41 Miguel Ángel Martinez, “Bitter wins or a long-distance race ? Social and political outcomes of the Spanish housing movement”, Housing Studies, vol. 33, 2018.

42 Alfonso Pérez-Agote, “La crisis de la esfera política española y los nuevos actores políticos”, Mélanges de la Casa de Velázquez, n° 47-2, 2017, p. 101-120.

43 Ver Podemos, op. cit., 2015.

44 www.ganemos.es (última consulta : 18/06/18)

45 John Hibbing, Elisabeth Theiss-Morse, Stealth Democracy. Americans’ beliefs about how government should work, Cambridge, Cambridge University Press, 2002.

46 “A cinco años del 15-M”, Informativos La Sexta TV, Madrid, 13/05/2016.

47 Rull, op. cit., 2018, p. 37-38.

48 Alarcón, Font, Madrid, op. cit., p. 5.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Gráfico nº 1 : Consecuencias de la participación ciudadana (negativas y positivas) previstas por la población española, comparación 2005-2011 :
Légende (VER ARCHIVO ESPECÍFICO : Artículo demanda PC España mRull, FRAMESPA, gráfico)
Crédits Fuente : Alarcón, Font y Madrid, op. cit., 2015, p. 10 (número de entrevistados : 2479 en 2005 y 2454 en 2011)
URL http://journals.openedition.org/framespa/docannexe/image/5485/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 22k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mathias Rull Jan, « ¿Quieren los españoles una democracia (más) participativa ? », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 30 | 2019, mis en ligne le 30 janvier 2019, consulté le 05 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/framespa/5485 ; DOI : https://doi.org/10.4000/framespa.5485

Haut de page

Auteur

Mathias Rull Jan

Docteur en Etudes ibériques et latino-américaines (Université de Perpignan), DESS en Développement Social (Paris I), maîtrise en Histoire (Toulouse II), diplômé de l’I.E.P. de Toulouse. Contrat de recherche avec le CEMCA (doctoral) et la Casa de Velázquez (post-doctoral, 2015-2016). Professeur d’espagnol au lycée Jules Fil (Carcassonne). Chercheur associé au FRAMESPA. Courriels : mathiasrull@gmail.com , Mathias.Rulls@ac-montpellier.fr

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals