Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros30RecensionsBéatrice Perez, Les marchands de ...

Recensions

Béatrice Perez, Les marchands de Seville. Une société inquiète (xve-xvie siècles), Paris, Presses de l’Université Paris-Sorbonne, 2016, 427 p.

José Manuel Díaz Blanco

Texto completo

1El libro de la profesora Béatrice Perez recurre al concepto de “inquietud” para retratar una sociedad urbana determinada, la de Sevilla entre finales del siglo xv y principios del xvi, en los años que rodean al gran hito colombino. Una sociedad inquieta es una sociedad que se transforma. El cambio, a pesar de la dificultad de percibirlo documentalmente y aprehenderlo conceptualmente, es con frecuencia objeto privilegiado de la atención histórica y el sentido de este libro es, precisamente, explicar cómo evolucionó la capital andaluza mientras salía de la Edad Media y entraba en la Modernidad, marcada por circunstancias bien conocidas como su sobresaliente posición en los circuitos mercantiles europeos y su "sublimación" (al decir de Alonso Morgado) por la conexión especial con América que los Reyes Católicos le concedieron.

2Los mercaderes son, en consecuencia, los protagonistas de la obra. Perez, que había dedicado trabajos anteriores al estudio de los judeoconversos sevillanos, ha evolucionado aquí hacia la comprensión de los profesionales de la mercaduría, sujetos idóneos para entender un fenómeno social característico de esa sociedad inquieta : la "notion polyvalente du medrar" (p. 11). En efecto, bajo la superficie del libro sobre comerciantes reposa el anhelo de un análisis social ambicioso, destinado primordialmente a "observer les mécanismes profonds de la promotion dans les secteurs socialement favorisés et prétendant à la noblesse patricienne". El libro se sitúa así en un espacio de conocimiento histórico cuya riqueza fue augurada por Orto y ocaso de Sevilla de Antonio Domínguez Ortiz, aquilatada canónicamente por Aristócratas y comerciantes de Ruth Pike y, desde luego, aprovechada con abundancia por una extensa bibliografía posterior, imposible de compendiar en solo unos breves renglones. En medio de tan exigente contexto historiográfico, estos Marchands de Séville demuestran ser una aportación de mérito superlativo, fundamentada en ideas nuevas y fuentes sólidas, en gran medida desconocidas.

3Ciertamente, la obra emplea un excelente conjunto de materiales documentales que Béatrice Perez ha ido reuniendo poco a poco desde los años de sus investigaciones doctorales. Forman parte de él los extensos expedientes de condenados por la Inquisición que, en virtud de sus repercusiones sobre las arcas regias, se conservan entre los legajos de la Contaduría Mayor de Cuentas del Archivo General de Simancas. Sin embargo, la mayor variedad de fuentes procede de Sevilla. Del Archivo Histórico Provincial y sus protocolos notariales ; del Archivo Municipal y de sus padrones y epistolarios ; o del Archivo de Indias, bien de secciones facticias como Patronato o bien de secciones institucionales como Contratación o Indiferente General. Una documentación hermosa y exigente, frecuentemente difícil de leer y entender, consultada entre vetustos legajos, incómodos microfilms y las modernas digitalizaciones de PARES, a la que la profesora Béatrice Perez ha sabido arrancar los secretos de hombres que vivieron entre los siglos xvxvi, agotando horizontes o abriendos otros nuevos.

4El cuerpo de la obra se divide en dos partes. La estructura, lejos de ser casual, responde a una visión dual sobre el comercio que distingue una faceta teórica y otra práctica : "deux mondes se côtoient par le prisme mercantile : un monde pratique, tendu vers l´activité économique et regardant très tôt vers les horizons lointains ; un monde tourné sur des problématiques théoriques, moralistes, exaltant un modèle universel d´exercice des vertus chrétiennes" (p. 321). Esta visión binaria es ofrecida desde la introducción como una clave interpretativa, constantemente presente sobre la redacción del texto, y solventemente reivindicada : "ne procède pas d´une simplification schématique de la pensée (...), mais bien au contraire, de la volonté de donner à voir una société marchande à double révolution, profondément complexe et volatile". Según declara Perez, ese concepto de sociedad inquieta encuentra en la binariedad, más aun que en el hecho mencionado del "medrar", su verdadero "sens profond" (p. 16).

5La primera parte, "L´art de la marchandise : de la formation du marchand à son insertion socio-culturelle. Outils, innovation, sanction morale", es la que se ocupa de la dimensión teórica. Leyendo sus capítulos, empezamos a comprobar que, efectivamente, la anunciada concepción binaria de la autora no incurre en ninguna simplificación. Antes al contrario, supone auscultar un enrevesado elenco de rincones históricos, sin olvidar ninguno, y encontrar entre ellos caminos y espacios comunes que den cuenta de la caleidoscópica realidad del mercader de la época. Ese mercader al que Perez comienza definiendo, desde una perspectiva nada habitual, como un "homme de savoir". La expresión alude a los conocimientos requeridos para el desempeño del oficio de mercader, una "science pratique", en palabras de la autora, pero a la que no faltaban componentes literarios y académicos como la aritmética.

6En una síntesis reciente sobre la historia de la Revolución Científica del siglo xvii, David Wootton ha lanzado la sugestiva idea de que el paso fundamental a través del cual la filosofía natural pasó a ser entendida a través de abstracciones matemáticas fue posible porque vino precedida por conquistas previas, en la que otras realidades eran representadas y reconstruidas a través del lenguaje de los números. Los pintores del Renacimiento consiguieron reproducir visualmente el mundo a través de la perspectiva geométrica. Y los comerciantes encontraron en la contabilidad, teorizada por autores como Pacioli, la manera idónea para organizar la complejidad de su mundo económico. Los negocios medievales y modernos, como poco después la naturaleza de Galileo, se entendían desde las matemáticas. Este descubrimiento fue, cómo dudarlo, un hecho cultural fundamental, aunque lamentablemente no siempre resulta sencillo abordar su análisis, a causa de la pérdida masiva de archivos particulares. Béatrice Perez ha sido consciente de la importancia trascendental de la cuestión, pero metodológicamente se ha enfrentado a la limitación de la ausencia de conservación de libros de cuentas. Nunca podremos sustituir plenamente la pérdida de esos materiales preciosos. No obstante, el libro deja evidencias documentales suficientes de la existencia de libros de cuentas, así como de otros mecanismos técnicos que confirman que la cosmopolita Sevilla, donde circulaban incesantemente personas e ideas, conoció y adaptó las novedades teóricas propias del comercio europeo.

7No cabe duda, entonces, sobre la complejidad técnica del ars mercatoria. Ahora bien, ¿era también un "arte honorable" ? No se trata sólo de cuestionarse cómo se conformaba culturalmente el oficio de mercader per se, sino de explorar cómo era pensado y valorado desde fuera, especialmente desde la censura eclesiástica, cuya autoridad moral era una referencia inexcusable en la España de los siglos xv y xvi. El capitalismo mercantil triunfante tenía que conjugar su crecimiento imparable con la sanción moral de la Iglesia, acostumbrada a dirimir cuestiones como el justo precio de las cosas o la naturaleza y límites de la usura. Ante tal disyuntiva, dos concepciones del mercader, cada una con su diferente connotación moral, pugnaban por la primacía. Una sancionaba tajantemente al mercader como usurero y deploraba su actividad, inspirada o legitimada por el célebre pasaje evangélico en el que Jesús expulsa a los mercaderes del templo (recuérdese que la imagen fue representada en un magnífico relieve sobre la puerta de la Catedral de Sevilla, en cuyas gradas negociaban los comerciantes que protagonizan el libro de Perez). Otra ensalzaba la utilidad del comercio para promover el bien común, perspectiva amable que podía retrotraerse a doctores de la Iglesia como san Juan Crisóstomo y que sirvió de fundamento a la concepción humanista del mercader, reconstruida especialmente a través de la obra de Benedetto Cotrugli.

8El tercer capítulo plantea un recorrido a través de diferentes textos y sus posibles reflejos en la documentación notarial, hasta que a la altura de 1540 se topa con una coyuntura de endurecimiento en la opinión moral sobre el comercio, presente en autores como Cristóbal de Villalón o Luis Saravia de la Calle. Las execraciones de ese momento determinado quedarían superadas por visiones como la de fray Tomás de Mercado, OP, que dedicó su obra al Consulado de mercaderes y no eludió opinar sobre las cuestiones teológicas más controvertidas, pero que reconoció en la mercaduría la capacidad de contribuir al bien general de la sociedad, así como de compaginar su ejercicio con el máximo escrúpulo religioso. No obstante, pese a la relevancia de la Suma de Tratos y Contratos, Perez concluye que las censuras teológicas de comienzos del xvi pudieron haber ejercido una influencia negativa fundamental, que explicaría la necesidad posterior de reivindicar literariamente el espíritu empresarial, desde el arbitrismo de un Martín González de Cellorigo al pensamiento ilustrado de un José Cadalso. "De Benedetto Cotrugli à Tomás de Mercado, c’est presqu’un siècle d’opportunités perdues pour donner à la Castille le sens du dynamisme capitaliste, conjuguant le négoce et la noblesse, l´activité et l´honneur" (p. 145).

9La importancia de forjar una cultura favorable también se comprende por haber funcionado el comercio como una palanca de ascenso social en la ciudad moderna. La segunda parte, la parte práctica, comienza abordando el concepto ya anunciado del "medrar", puesto en relación con el de "mercar". Mercar y medrar como binomio conceptual central. No obstante, en consonancia con los estudios recientes sobre la movilidad social en el Antiguo Régimen (véase, por ejemplo, el volumen coordinado por Inés Gómez González y Miguel L. López-Guadalupe, con trabajos tan elocuentes como los de José Luis Castellano y Alberto Marcos Martín), Béatrice Perez no ha pensado solo en una movilidad ascendente (el "medrar" propiamente dicho), sino también en una movilidad social descendente. Su doble perspectiva bebe del pensamiento sociológico de Pierre Bourdieu y de la tradición historiográfica francesa inspirada por él, de los que recoge los conceptos clásicos de "classement" y “déclassement", a los que convierte en instrumentos de historización del cambio social en la Sevilla del xv y el xvi.

10El capítulo 4 supone el principal esfuerzo en ese sentido. Tal vez sea el más importante de la obra. Al menos, es el que aprovecha de manera más directa y sistemática la información que se deduce de la extraordinaria base de datos que Perez ha construido a partir de las fuentes mencionadas de Simancas y el Archivo Municipal de Sevilla. Esta "radiographie de la société marchande sévillane" ordena sabiamente una infinidad de detalles tan fascinantes como abigarrados. En primer lugar, detecta y cataloga todos los vocablos que identificaban oficios relacionados con la actividad comercial, que evidentemente eran muy variados, y a continuación los agrupa por categorías conceptuales ("négoce", "boutique", "banque", "administration du commerce"), lo que le permite trazar una evolución general del sector comercial en Sevilla entre 1450 y 1500, con una expansión progresiva de la primera categoría a costa de la segunda y la tercera y una irrupción progresiva de la cuarta.

11Más adelante, utiliza el concepto de "cuantía", sugerido por autores como Antonio Collantes de Terán, vincula los diferentes oficios mercantiles con estimaciones medias de rentas y, en consecuencia, establece una clasificación socioeconómica entre ellos. Según Perez, "l’ordre promotionnel croissant serait celui-ci : boutiquier, marchand d’épices, marchand de soies, fripier, courtier, marchand, tavernier, puis drapier" (p. 182). La clasificación, desde luego, no pretende ser rígida y tiene limitaciones lógicas. Sin embargo, es una herramienta útil para ensayar un ejercicio de verificación de ascenso o fracaso económico y profesional en las carreras de numerosos individuos que en diferentes momentos de su vida reconocen oficios distintos y, presumiblemente, mejoran o empeoran su condición dentro del sector comercial o ascienden desde el artesanado hasta su desempeño. De manera más ambiciosa aun, la metodología de Perez se muestra preparada para ensayar un análisis de promoción generacional, "à l´échelle de deux génerations".

12La conclusión es muy interesante y resalta el factor de lo americano como elemento dinamizador del comercio andaluz. Si nos atenemos al siglo xv, resulta que el comercio habría servido más para consolidar posiciones económicas que para impulsar socialmente a individuos y familias. En palabras de Perez, "les rouages de la promotion paraissent longs, codifiés, et le négoce n´est pas – n’est plus ? – un propulseur de carrière" ; más bien, "le négoce, en depit d´une condition d´incertitude due aux risques, pérennise les assises économiques des familles" (p. 188). Sin embargo, el esquema cambiaría al entrar en contacto con el nuevo mundo atlántico del siglo xvi : "Sans aucun doute, l´Amérique bouscule ce lent enrichissement consolidé des hommes de commerce", continúa explicando, "la promotion à l´aube du xvie siècle – tout comme la jonction du xve au xvie siécle – ne pouvait se comprendre sans l´enjambement atlantique. Ces marchands entre plusieurs mondes ont le coeur (la famille, la racine) à Séville ; mais la bourse (les affaires, les acheteurs) en Amérique. Ils ont l´âme andalouse et la promotion américaine" (p. 189 y 191).

13Por supuesto, no era sencillo aprovechar este valor promocional del factor americano. No era mecánico ni espontáneo. Alcanzarlo exigía unas condiciones que, según la teorización de Perez, eran sobre todo dos : la polivalencia y la integración en redes. "La perte de spécialisation du marchand et l´intégration de celui-ci dans un réseau qui fonctionne comme socle promotionnel" (p. 204). Entre las redes que mejor funcionaban en la Sevilla del xvi, se encontraban las burgalesas, previamente estudiadas por Natalia Palenzuela y más recientemente por Rafael M. Pérez García, las genovesas, con una amplia bibliografía especializada, y las judeoconversas, para las que la propia Perez es la máxima referencia. La autora, de hecho, promete ulteriores investigaciones sobre las redes conversas, aunque adelanta sus posibilidades a través del análisis monográfico de una de ellas, la formada por la familia Fuentes.

14Antes, sin embargo, dedica el capítulo 5 a las estructuras de organización mercantil, desde la premisa de que aquel comercio creciente parece haber evolucionado desde lo informal hacia una mayor definición jurídica. No pensemos solo en las instituciones más célebres, identificables tal vez con aquellas que rigieron el comercio con las Indias : la Casa de la Contratación o el Consulado de Mercaderes Tratantes en Indias. Ambas aparecieron en la época abordada o poco después – la Casa en 1503 y el Consulado en 1543 – y ambas reciben la atención que merecen, dando especial relieve a su capacidad para dar forma a la jurisdicción mercantil en Sevilla. Sin embargo, el capítulo explora muchas otras realidades. Tiene presentes las "figuras del control municipal", tales como el almojarife, el almotacén o los guardas, encargados de la supervisión de los espacios de tránsito y almacenamiento o de la administración hacendística. Evoca a los corredores de lonja, profesionales de la intermediación mercantil, asociados en torno a la hermandad de San Leandro, localizada en la parroquia de Santa María Magdalena y beneficiaria secular de privilegios reales que conservó hasta el siglo xix. Resalta el protagonismo del consulado genovés, calificado como "entre soi", ya que sus titulares eran elegidos entre los miembros de la comunidad y tenían jurisdicción sobre los mismos. Y, finalmente, se detiene en los diferentes tipos de compañías características del momento, desde las sociedades familiares a la comenda, y en sus cambiantes relaciones entre capital y trabajo, que invitan igualmente a reflexionar sobre un tema clásico como el de las inversiones en bienes inmuebles. Las conclusiones de Perez al respecto se alejan de cualquier simplificación que asocie los bienes raíces sólo con el patrimonio rural y a éste sólo con el rentismo y la salida del negocio. No obstante, vuelve a constatarse que la tierra solía funcionar como inversión segura y como elemento de prestigio en la sociedad del Antiguo Régimen.

15El prometido acercamiento a la familia Fuentes, que se desarrolla en el último capítulo, es una magnífica demostración. Escrito a partir de un precioso y temprano epistolario de 1514, localizado en el Archivo Municipal, y de unas probanzas posteriores conservadas en el Archivo de Indias, en este capítulo final reducimos la escala de análisis. Pasamos de lo general a lo concreto y adoptamos otra perspectiva desde la cual seguir entendiendo cómo la promesa americana transformó la vida y la actividad de los comerciantes hispalenses. El negocio de los Fuentes estaba fuertemente ligado a América. Antes de las conquistas de Hernán Cortés, ya vendían vino y esclavos en Santo Domingo y Panamá. Poco después, participaron en la génesis de la Nueva España y entonces su experiencia superó lo meramente comercial. Ganaron la encomienda de Zinacantepec y el linaje judeoconverso, ya olvidadas las insidias de la Inquisición sobre su sangre, ganó reputación de nobleza. Perez habla de un ennoblecimiento en tres fases : 1) reconocimiento de pureza de sangre con el viaje a América, 2) adquisición de una posición aristocrática en América y 3) reversión de la buena fama sobre las ramas de la familia que habían permanecido en Castilla. El negocio mercantil cubrió las necesidades de la dinastía a lo largo de todo el proceso, que la autora compara con el de otras familias judeoconversas analizadas por R. Pike, como los Barrera o los Gibraleón. La historia de los Fuentes confirmaría así, con la precisión de lo microhistórico, que América – sí – sirvió para acelerar el medro social de las familias de comerciantes andaluces, pero demostraría asimismo algo muy relevante : que aquel éxito no consistía sólo en comerciar.

16Al abordar las páginas finales, Béatrice Perez reconoce, como es lógico, el largo camino de investigaciones que queda por delante. Sin embargo, el lector del libro está obligado igualmente a admirar el trecho, también extenso, que ha recorrido ya. Les marchands de Séville merece un lugar destacado en un espacio historiográfico donde brillan los trabajos de Domínguez Ortiz, Collantes de Terán o Pike, ya citados, o los de otros autores clásicos como Ramón Carande, Miguel Ángel Ladero Quesada o Enrique Otte. Ha demostrado que la historia del comercio no se escribe solo desde las perspectivas usuales de la historia económica y la social, sino también desde la cultural y la institucional y, más aun, desde la ilación de todas ellas. En los últimos años, pocas obras han aportado respuestas y propuestas de tanta originalidad y valor a una pregunta trascendental como la de cómo impactó América sobre las comunidades y redes económicas de Europa. El libro, como ya ha notado Juan José Iglesias Rodríguez en una autorizada recensión anterior, debería conocer una traducción al español. Ojalá llegue, y que llegue pronto.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

José Manuel Díaz Blanco, «Béatrice Perez, Les marchands de Seville. Une société inquiète (xve-xvie siècles), Paris, Presses de l’Université Paris-Sorbonne, 2016, 427 p.»Les Cahiers de Framespa [En línea], 30 | 2019, Publicado el 30 enero 2019, consultado el 04 julio 2022. URL: http://journals.openedition.org/framespa/5915; DOI: https://doi.org/10.4000/framespa.5915

Inicio de página

Autor

José Manuel Díaz Blanco

José Manuel Díaz Blanco, doctor contratado por la Universidad de Sevilla, especializado en la historia del mundo hispánico en la Edad Moderna, con un énfasis en la Carrera de Indias y la historia política del siglo xvii. diazblanco@us.es

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search