Navigation – Plan du site
Recensions

Francisco Fernández López, La Casa de la Contratación. Una oficina de expedición documental para el gobierno de las Indias (1503-1717), Séville, Zamora (Mexique), Editorial Universidad de Sevilla, El Colegio de Michoacán A. C., 2018, 422 p.

José Manuel Díaz Blanco

Texte intégral

1La bibliografía sobre la Casa de la Contratación es relativamente abundante, pero al fin insuficiente. Abundan los pequeños trabajos, sean artículos de revistas o capítulos de libros, pero escasean las monografías. No es sencillo explicar por qué y, en cualquier caso, abordar la cuestión requeriría un espacio notablemente superior al que aquí sería prudente dedicarle. Bástenos con recordar sus efectos, que no son otros que una imagen histórica atomizada y desigual, a través de la cual resulta complicado, cuando no imposible, formarse una idea equilibrada, coherente y profunda sobre qué fue la Casa de la Contratación y cómo evolucionó desde principios del siglo xvi hasta finales del siglo xviii. Hacen falta buenos libros para superar esta situación y el volumen que reseñamos aquí es uno de ellos.

2Su autor, Francisco Fernández López, es licenciado y doctor en Historia por la Universidad de Sevilla, donde ejerce la docencia en el área de Ciencias y Técnicas Historiográficas. Además, es técnico superior de archivos de la Junta de Andalucía y, como tal, dirige el Archivo Central de la Consejería de Cultura. Su labor investigadora es coherente con este perfil profesional. La ha dedicado al estudio de la historia del documento en la Edad Moderna y, desde esa perspectiva, ha dado prioridad al análisis de los fondos generados por la Casa de la Contratación. Algunos trabajos, realizados en el marco de proyectos de I+D de la Universidad de Sevilla y la Casa de Velázquez, ya habían ofrecido una buena muestra de estos intereses académicos. Este libro, nacido de su tesis doctoral, dirigida por la profesora Margarita Gómez Gómez, indaga en ellos de manera completa y sistemática.

3La obra, según expresa su título, concibe la Casa de la Contratación como un espacio de creación de documentos. Esta definición tal vez pueda parecer restrictiva a priori, o muy especializada. Sin embargo, desvela su enorme trascendencia en cuanto esa definición se pone en relación con la esencia del gobierno indiano. En la Edad Moderna no se podía gobernar sin escribir. La ligazón (¿la identidad ?) entre el gobierno formal y la escritura era fortísima, y los estudios históricos no pueden pasarla por alto ni mucho menos separarla. Partiendo de tal premisa, que hoy disfruta de un consenso prácticamente unánime, Fernández López se propone explicarnos cómo se fabricaban los documentos en la Casa de la Contratación. ¿Por qué ? En primer lugar, por la fascinación intrínseca de los legajos, un tesoro inefable, tan valioso a su manera como la literatura o la pintura contemporáneas del Siglo de Oro. Pero también porque, efectivamente, estudiar la génesis y las formas de esta documentación equivale a comprender cómo funcionaba y qué era la Casa de la Contratación o cómo se ejercía el poder real desde ella en la Andalucía de la Carrera de Indias.

4La empresa es ambiciosa y el autor decide acotar. Por un lado, se marca unos límites temporales. La obra empieza en 1503, fecha fundacional de la Casa, y finaliza en 1717, momento de su traslado a la ciudad de Cádiz. Fundamentalmente, leeremos sobre los dos siglos que la institución mantuvo su actividad central en Sevilla, coincidente grosso modo con el reinado de la Casa de Austria. Por otra parte, el estudio se ciñe a una definición precisa de gobierno relacionada con las actividades ejecutivas y no con las judiciales. Partiendo de esta distinción, Fernández López trabaja fundamentalmente con los fondos documentales generados por la Sala de Gobierno, mayoritariamente a través de la Contaduría Mayor.

5Las fuentes documentales proceden, en efecto, de los fondos del Archivo General de Indias y, entre ellos, de la sección Contratación. Ésta, como su propio nombre indica, cobija lo que ha sobrevivido de los archivos de la Casa. Tales papeles son, por así decirlo, el objeto de estudio y la fuente textual, que aquí apenas caben ser distinguidos. No obstante, la investigación también se extiende a otras secciones del AGI, como Consulados o Gobierno, y a otros archivos, como el de Simancas, el Archivo General de la Nación de México, el Archivo Histórico Nacional de España o el Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Cabe destacar el uso de recopilaciones y tratados jurídicos de los siglos xvi y xvii, cuya conjugación con los manuscritos archivísticos ha permitido vislumbrar los vínculos entre normativización y ejecución efectiva : cómo se planteaban las prácticas de poder institucional relacionadas con la escritura y cómo esa escritura refleja su cumplimiento más o menos estrecho en la realidad cotidiana.

6La estructura de la obra obedece a la lógica de los criterios generales planteados por Fernández López, de manera que los capítulos se ordenan en virtud de la descripción institucional de la Casa o del análisis de las tipologías documentales. Un aspecto fundamental en la presentación de estas últimas es la relación explícita con facetas específicas del gobierno de la institución, es decir, con las tareas a las que se dedicaban los oficiales que nos son presentados en los primeros capítulos. Así, el epígrafe de los registros de navíos dirige nuestra atención desde el primer momento hacia el control de las mercancías y la navegación ; el de las licencias de pasajeros, al control de las personas ; el de los bienes de difuntos, a la administración de las haciendas de particulares ; y el de los libros contables, a la gestión de la Real Hacienda. La palabra control o sus sinónimos tienen un protagonismo destacado. Es que eso es lo que hacía la Casa en buena medida : controlar. Y controlaba a través de la escritura, lo que presupone una concepción bastante determinada de la naturaleza, las rutinas y la utilidad del arte de escribir.

7El primer capítulo, “El marco institucional : la Casa de la Contratación”, nos sitúa en un trasfondo histórico general. Se aborda el nacimiento de la institución en el reinado de los Reyes Católicos, su desarrollo a lo largo del siglo xvi, durante los reinados de Carlos V y Felipe II, su relativa estabilidad durante el siglo xvii y, finalmente, se apuntan las transformaciones sufridas por la institución a comienzos del siglo xviii, puerta de una nueva época histórica y final de la obra. El criterio caracterizador apunta hacia lo normativo. La sucesión de diferentes textos de ordenanzas entre 1511 y 1552 es el indicio que permite hablar de un dinamismo quinientista. Después, la ausencia de nuevos textos, salvo la compilación de 1647, da idea del relativo estancamiento de la institución. El repaso a la normativa permite un primer acercamiento a la reglamentación de las actividades que quedaban por escrito y a la de los documentos en sí, de obligado cumplimiento por los ministros y oficiales de la Casa, presentados en el segundo capítulo, “Los cargos de la Casa”.

8Lógicamente, más que un barrido completo de todos los asalariados, Fernández López recuerda a aquellos que, a su juicio, son más pertinentes para el conocimiento de la materia que lo ocupa. En tal sentido, presenta una interesante clasificación que revela las diferentes facetas institucionales que se volcaban sobre la creación de los documentos escritos. Esta catalogación, cuadripartita, distingue entre “cargos decisorios”, “cargos asesores”, “actores de los documentos” y “cargos subalternos”. Los primeros eran el presidente y los jueces oficiales, aquellos que aprobaban las actuaciones de la Casa y firmaban los documentos oficiales para sancionarlos. Los asesores les proporcionaban información ; por ejemplo, los fiscales, que podían ayudar en temas hacendísticos, o los visitadores de navíos, fundamentales para la determinación de los barcos que navegarían la Carrera de Indias. Los llamados actores del documento hacen referencia a aquellos que más directamente participaban en la elaboración material del escrito, es decir, los escribanos y escribientes, de menor escala en la jerarquía, pero hacedores más o menos visibles de los objetos de papel que admiramos en el Archivo de Indias.

9El capítulo tercero sirve de transición entre estos primeros capítulos más institucionales del principio y aquellos dedicados a las áreas de gobierno y sus respectivas tipologías documentales. Su misión es presentar, desde cierto plano de abstracción, algunas de las fases o momentos de los procedimientos de creación de documentos, tales como el inicio, la tramitación, la resolución, la escrituración, el control de la expedición o la notificación. Esta suerte de introducción es necesaria. En los siguientes capítulos, Fernández López analiza con gran rigor diversas tipologías documentales y demuestra la naturaleza compuesta de todas ellas. En puridad, no eran documentos, sino expedientes. Estaban formados por diferentes escritos, producidos sucesivamente y siguiendo un discurrir administrativo que no era arbitrario.

10Los célebres registros de navíos, objeto de estudio en el capítulo 4, son los primeros que nos revelan su lógica burocrática. Como es bien sabido, estos registros han sido una de las fuentes más y mejor utilizadas en el análisis de tendencias de la Carrera de Indias. Pierre Chaunu descubrió su valor para el estudio de variables cuantitativas como el movimiento unitario de navíos o el tonelaje de arqueo, que le permitieron componer su obra maestra Séville et l´Atlantique. Después, otros investigadores clásicos como Antonio García-Baquero o Lutgardo García Fuentes asumieron y adaptaron esta metodología para investigar la segunda mitad del xvii o el siglo xviiii gaditano. Los registros eran útiles para este tipo de trabajos históricos, precisamente porque nacieron para satisfacer todos los requisitos legales exigidos a los barcos que se lanzaban a la Carrera de las Indias. Y vemos cómo, efectivamente, tales requisitos se cumplían a lo largo de una secuencia que Fernández López, en este como en todos los demás capítulos, desgrana con una enorme claridad analítica : identificando cada uno de sus elementos y estableciendo el flujo administrativo que desemboca de uno en otro consecutivamente.

11De no menor enjundia que los registros de navíos son los de pasajeros. Esta admirada documentación se ha utilizado como fuente de información para el insustituible Catálogo de Pasajeros a Indias y constituyen el material adecuado para indagar en el cumplimiento de las leyes que, según criterios variados, permitían o prohibían el tránsito a Indias a las personas en los siglos xvi y xvii. El libro ofrece otra disección óptimamente detallada de esta documentación y perfila sus diferentes pasos con rigor. El capítulo 5 comienza así explicando quiénes tenían vetada o condicionada la navegación hacia América y establece una clasificación clara de los factores causantes : por cuestiones de fe o de nacionalidad, por el estado civil, por razones profesionales o, en un sentido más amplio, en virtud de diversas problemáticas sociales. Todos aquellos que satisficieran las exigencias impuestas por tales prohibiciones comenzaban un procedimiento administrativo que quedaba reflejado en los expedientes de pasajeros. Tal como lo explica Fernández López, lo inauguraba la petición de licencia por parte del particular, que recogía la Casa de la Contratación, la revisaba y resolvía. Si la resolución era favorable, se expedía la licencia, se anotaba el caso en los libros de pasajeros y se realizaban unos últimos trámites.

12Los expedientes de los bienes de difuntos también han servido para producir una bibliografía amplia y variada, aunque especialmente volcada sobre las historias de la emigración en el mundo atlántico. Como es bien sabido, esta documentación respondía a una situación muy habitual, la que se producía cuando alguien moría en Indias y dejaba posesiones susceptibles de ser heredadas por algún familiar o deudo que se encontrara en España. Para garantizar que los herederos recibían correctamente aquello que les pertenecía, se seguía un proceso que evidentemente comenzaba en América, pero que en una segunda fase continuaba en Castilla, en la Casa de la Contratación precisamente. También en esta ocasión la investigación desvela, a lo largo del capítulo 6, la existencia de un protocolo de actuación, minuciosamente mostrado a través de sus pasos constitutivos : recepción de bienes y documentación, registro y control contable, publicación, indagación de herederos, comprobación de su legitimidad, adjudicación de los bienes y, finalmente, entrega de los mismos y anotación en los libros.

13El capítulo 7 nos adentra en la comprensión de los libros contables, otra de las grandes maravillas que han sobrevivido del acervo documental de la Casa de la Contratación. Leer sobre ellos inmediatamente nos evoca el análisis clásico realizado por Rafael Donoso Anes, pionero en el campo de la contabilidad en la Sevilla moderna, especialmente en la Casa. Fernández López hace justicia a los estudios desarrollados en este campo y presenta una explicación clara y concisa de qué eran y cómo se diseñaban los libros de cargo y data, los libros de arcas y los libros manuales y de caja, elementos característicos de la contabilidad por partida doble.

14La mayor parte de estos documentos formaba parte de un circuito interno y nunca salían de la Casa de la Contratación (por eso se han conservado en su archivo, como es lógico). No obstante, algunos sí cruzaban las puertas y salían al exterior, donde llegaban a las manos de algún particular o a la mesa de algún otro organismo institucional. Hay varios ejemplos, a los que se dedica el octavo y último capítulo : cartas acordadas, autos acordados, informes, certificaciones o autos de visita. Las cartas de salida son especialmente notables. Ya en el siglo xvii José de Veitia Linaje, que coescribió muchas como juez oficial tesorero, las señalaba como su mejor fuente de información durante la redacción del Norte de la Contratación. La conservación de copias en los libros registros permite su consulta y ha dado pie a Fernández López para efectuar un detallado análisis que nos permite entender cómo evolucionó esta correspondencia entre los siglos xvi y xvii.

15El libro se cierra con unas conclusiones que confirman las tesis propuestas y sintetizan los aspectos más relevantes expuestos a lo largo del texto. Es el cierre adecuado para una obra que todavía nos reserva la aportación final de unos valiosos anexos donde se muestran físicamente las distintas tipologías explicadas en el volumen. La complejidad de estas piezas puede hacer difícil ocasionalmente que se comprenda su estructura solo con una presentación narrativa. Haría falta ver los documentos mientras se sigue la exposición. Las láminas con las reproducciones fotográficas permiten cubrir esa necesidad en buena medida, ejercicio que luego puede continuarse a través de PARES, donde se encuentra ya digitalizada una porción importante del conjunto documental analizado, por ejemplo, los registros de navíos y los de pasajeros.

16Quien tenga la fortuna de un acceso sencillo al Archivo de Indias puede culminar este procedimiento y revisar directamente la documentación de Contratación a la luz de los análisis formales construidos por Fernández López. Es ante la documentación original como mejor puede apreciarse la importante aportación realizada por este volumen. Los expedientes preparados por la Casa pueden leerse de manera selectiva, ir al grano, sacarle el dato que se busca y abandonar rápidamente su consulta. Otra posible forma es detenerse e intentar captar todos los detalles y recovecos de esa burocracia centenaria. Dicha lectura, a veces, puede resultar frustrante. Muchos fragmentos, sencillamente, resultan incomprensibles y no se sabe qué son ni para qué sirven. La escritura se transforma en un laberinto. Pero todo laberinto, si realmente lo es, esconde una lógica que puede desvelarse con un hilo de Ariadna. Los papeles de la Contratación ya tienen uno. Este libro.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Manuel Díaz Blanco, « Francisco Fernández López, La Casa de la Contratación. Una oficina de expedición documental para el gobierno de las Indias (1503-1717), Séville, Zamora (Mexique), Editorial Universidad de Sevilla, El Colegio de Michoacán A. C., 2018, 422 p. », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 31 | 2019, mis en ligne le 01 juin 2019, consulté le 11 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/framespa/6374

Haut de page

Auteur

José Manuel Díaz Blanco

José Manuel Díaz Blanco, doctor contratado por la Universidad de Sevilla, especializado en la historia del mundo hispánico en la Edad Moderna, con un énfasis en la Carrera de Indias y la historia política del siglo xviidiazblanco@us.es

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals