Navigation – Plan du site

AccueilHors-sérieHors-série 1Dossier : Le parcours d’un histor...L’historien du Siècle d’Or ibériqueBartolomé Bennassar y la historia...

Dossier : Le parcours d’un historien hispaniste à l’Université de Toulouse : Bartolomé Bennassar (1929-2018)
L’historien du Siècle d’Or ibérique

Bartolomé Bennassar y la historia moderna de España

Bartolomé Bennassar et l’Histoire Moderne d’Espagne
Bartolomé Bennassar and Spanish Early Modern History
Carlos Martínez Shaw

Résumés

Dans le cadre d’un hommage au grand historien et grand hispaniste Bartolomé Bennassar, on analyse ses principales productions dans le champ de l’histoire moderne de l’Espagne et l’Amérique (tout en commençant para son chef d’oeuvre Valladolid et ses campagnes au Siècle d’Or de 1967), et on évoque en même temps son profil humain et professionel, et sa permanente et cordiale liaison avec l’Espagne.

Haut de page

Texte intégral

1En este proyecto para rendir homenaje a la memoria del gran historiador y gran hispanista Bartolomé Bennassar (iniciativa por la que debemos dar las más efusivas gracias a la Casa de Velázquez), me ha correspondido compartir con mi buen amigo Thomas Calvo la tarea de glosar la obra del maestro en el territorio de la historia de España y de América, reservándoseme a mí la primera parte, pero mi compañero ha querido conjugar los dos mundos, hablando al mismo tiempo de Valladolid y de México, cosa por otro lado perfectamente pertinente, pues como muchos modernistas sabemos y el propio Bartolomé Bennassar había expresado tantas veces, la Historia Moderna de España no se puede entender sin vincularla estrechamente con la Historia de América. E incluso un poco con la historia de Extremo Oriente y el Pacífico, como últimamente se está poniendo cada vez más de relieve, sin llegar tal vez a la exageración de Dennis Flynn, que pudo afirmar en 1996 que la política de Felipe II dependió más que nada de las decisiones del emperador Wanli de la China Ming, o en sentido opuesto, cuando la jornada de Lepanto dio alas a la política imperialista española en aquellos lejanos confines o el fracaso de la Armada Invencible cerró las posibilidades de acuerdo con el Japón de Toyotomi Hideyoshi. En todo caso, con solo la España propiamente dicha y con el solo periodo de los Austrias tenemos materia más que suficiente para justificar este cariñoso tributo a la figura del estudioso desaparecido, ya que su obra empieza y acaba con nuestro país en su mente y en su corazón.

  • 1 Bartolomé Bennassar, Pérégrinations ibériques. Esquisse d’ego-histoire, Madrid, Casa de Velázquez, (...)

2La reciente lectura de su emotivo esbozo de autobiografía personal y académica1 me ha hecho pensar, sin embargo, en los múltiples lazos y en los múltiples intereses que me han unido con Bartolomé Bennassar (siempre entendiéndolos desde la distancia entre el maestro y el discípulo, y no sólo por la diferencia de edad, sino porque el año 1967, cuando yo obtenía mi licenciatura en Historia, él había publicado ya una de sus obras mayores, su Valladolid au Siècle d'Or. Une ville de Castille et ses campagnes au xvie siècle). Es más, cuando, joven profesor en la Universidad de Barcelona, hube de impartir Historia Universal de la Alta Edad Moderna, mi faro y guía fue el libro (de la colección editada por Armand Colin) sobre el siglo xvi escrito por Bartolomé Bennassar (professeur à l’Université de Toulouse-Le Mirail, según rezaban los créditos) y Jean Jacquart y publicado en 1972, que siempre ha constituido mi modelo perfecto de manual universitario, con tal vehemencia que un grupo de mis alumnos me envió una foto (que conservo) de una excursión a Toulouse donde ondeaba un ejemplar del “Bennassar” (apelativo usual) como muestra de la obligada atención que habían debido dedicarle durante el curso por mi obstinada insistencia.

  • 2 Bartolomé Bennassar, Histoire de la tauromachie: une société du spectacle, París, Desjonquères, 199 (...)
  • 3 Bartolomé Bennassar, Antonio Ordoñez. La magie du souvenir, París, Éditions de Fallois, 2017.

3Prometiendo eclipsarme en estas páginas a partir de ahora, no puedo dejar de recordar las muchas conversaciones en los lugares más diversos (por ejemplo, en La Rábida, o en la excursión al Algarve, con Lucile y con Marina, para ver el palenque de negros de Lagos y la escuela de Sagres de don Enrique el Navegante), sobre las pasiones compartidas al margen de la Historia (que no incluían por mi parte la pesca de truchas): el fútbol, el cine, la literatura (incluyendo la serie negra, los polars, a los que contribuyó en primera persona), la América española, la América portuguesa, los demás viajes por esos mundos, los toros, en los que también fue mi maestro desde las aulas informales de la Fundación de Estudios Taurinos y desde las páginas de su Histoire de la Tauromachie. Une société du spectacle2, lo que me ha dado la oportunidad de reseñar su último libro en la materia, sobre uno de los toreros más admirados por ambos, Antonio Ordóñez3, en cuya dedicatoria personal ya sentí aletear la melancolía de la inminencia de la muerte, lo que hizo que el final de mi recensión cobrase también unos tintes muy sentimentales, algo impropios del género:

“Bienvenido sea este nuevo libro de Bartolomé Bennassar, que sigue transmitiéndonos su inteligencia y su entusiasmo, en una prosa con temple, con pureza, con densidad. Y, sobre todo, transida de ese sentimiento de calidez espiritual, de afecto universal, de amor hacia la vida y hacia el mundo que le rodea que nos ha convertido en sus amigos del alma y para siempre”.

  • 4 Frédéric Mauro, Le Portugal et l’Atlantique au XVIIe siècle (1570-1670): étude économique, Paris, S (...)
  • 5 Pierre et Huguette Chaunu, Séville et l’Atlantique: 1504-1650, París, A. Colin y S.E.V.P.E.N., 1955 (...)

4Pero Bartolomé Bennassar toma contacto con España a partir de Valladolid y con la historia de España a partir de su estudio del Valladolid del Siglo de Oro, y por ahí debemos empezar. Poco nuevo se puede decir de la obra maestra del celebrado hispanista, quien nos cuenta en su ensayo de ego-historia las circunstancias de su alumbramiento en casa de Fernand Braudel, que le aconsejó llevar a cabo una de las tesis de amplio espectro geográfico y temático que estaba poniendo en circulación la escuela de los Annales. Al joven historiador le atraen los mundos americanos (como demostrará más tarde, resarciéndose con sus viajes, sus estancias y sus libros de la imposibilidad inicial de entrar en contacto con aquellos espacios ultramarinos), pero resulta que Frédéric Mauro ya ha escrito su Portugal et l’Atlantique4 y Pierre Chaunu su Séville et l’Atlantique5. Queda España y, entre las diversas posibilidades, la pronta visión de Fernand Braudel le propone Valladolid, un Valladolid con estatura de capital (y lo será un rato durante el siglo siguiente) cuyo estudio puede ser un buen precedente para que alguien se lance más tarde a la conquista de Madrid, del mismo modo que aprovechará un hallazgo casual de su patrocinado, el descubrimiento en Simancas de las cartas de los corregidores para informar al rey de los estragos de la peste atlántica desatada en 1599, para poner sobre la mesa in ictu oculi el tema de la tesis complementaria (todo un lince, todo un alarde de inteligencia práctica la del maestro francés).

5Simancas le dio todavía más. Allí pudo hallar con toda facilidad el Censo de Valladolid de 1561, realizado después del devastador incendio que devoró todo el centro de la ciudad. Allí experimentó la pasión por los protocolos notariales, una fuente que proporcionaba detalles de la vida urbana que no permitía la documentación administrativa reunida en las oficinas de las distintas instituciones (los grandes números dejaban su lugar a las minúsculas economías y a las modestas vanidades suntuarias de la personas con nombres y apellidos, aunque no de las más pobres, que no hacían testamento). Allí encontró unos documentos muy poco conocidos, las cartas de perdón, donde las gentes se condonaban sus deudas y sus ofensas: todo un semillero para reconstruir una historia de las relaciones interpersonales, adelantando lo que terminaría constituyendo la tercera parte de su Valladolid, donde en buena medida se pasa de las series a los casos.

6Al costo de un esforzado aprendizaje paleográfico (para el que contó con la inestimable ayuda de Don Felipe Ruiz Martín, co-dedicatario con Braudel de la obra), Bartolomé Bennassar se pone en la senda de Pierre Goubert, desarrollando una tesis que es al mismo tiempo un ensayo de historia demográfica y económica, y urbana y agraria, pues hay que hablar de los pueblos aledaños para que la ciudad pueda vivir. Y así, en efecto, el autor amplía el título con un imprescindible añadido: será “Valladolid… et ses campagnes” (“su entorno agrario” en la edición castellana, aparecida por cierto dieciséis años después de la original francesa), una inserción que hay que justificar llanamente: “Valladolid y sus pueblos: la asociación es normal. Es una relación que se repite infinidad de veces no sólo en España y en Occidente, sino en todas las civilizaciones del mundo de entonces. Ninguna ciudad, es cierto, puede vivir sin pueblos vecinos que la apoyen, sin una división del trabajo precursora de toda vida urbana”. Y así aparece toda una geografía inesperada: Cabezón, Cigales, Villabáñez, Tudela de Duero, Laguna de Duero…

  • 6 Henri Lapeyre, Une famille de marchands, les Ruiz: contribution à l’étude du commerce entre la Fran (...)

7Y para cerrar con estas asociaciones, la urbe se relaciona con toda otra serie de ciudades vecinas que completan las funciones económicas, administrativas y culturales de Valladolid para constituir un conjunto activo signado por una gran interdependencia y complementariedad: Segovia y la producción textil, Burgos y el comercio de la lana, Medina del Campo y la vida financiera (que en estos mismos años estudiaba otro de los grandes hispanistas integrantes de la escuela de los Annales, Henri Lapeyre6), Salamanca y su capitalidad intelectual, con una universidad más prestigiosa que la vallisoletana, que en cambio se queda con la parte del león de la administración de justicia gracias al gran tribunal de la Chancillería.

8La demografía y la economía (los hombres y los recursos materiales) constituyen el núcleo duro del estudio, un núcleo sólido al que se añadirá la definición del “estilo de vida” de la urbe, un análisis que entra dentro del campo de la historia social y de la historia de las mentalidades, casi avant la lettre, un elemento que se califica de “nuevo”, pero que la historiadora ilerdense María José Vilalta, corrigiendo cariñosamente al autor por su modestia, califica acertadamente de “novísimo”, pues no se había visto nada igual en la historiografía española, aparte de las animadas descripciones de la vida madrileña de la primera mitad del siglo xvii de otro pionero en su género, José Deleito y Peñuela.

9Y así queda un libro del cual se pueden escribir muchas páginas, pero que preferimos resumir con las insuperables palabras del propio autor cincuenta años después. Palabras que quiero traducir al castellano, para distinguirme en algo de mi querido partenaire, Thomas Calvo, que también las ha utilizado, en francés, en su propio ensayo:

Aunque Valladolid estuviese situada en el corazón de una región cuya producción agrícola era bastante considerable y aunque, muy cercana a las ciudades de las ferias de Castilla, estuviera también bien posicionada respecto de las rutas comerciales, no jugaba el papel de una metrópolis económica, ni siquiera el de un gran centro mercantil. En cambio, como sede de la más importante de las dos audiencias del reino de Castilla y de una universidad relevante, como asiento ocasional de la Corte y de los Consejos del reino, como ciudad de pleitos y de procesos, residencia de numerosas familias de la alta nobleza, de un gran número de hidalgos e incluso de extranjeros encumbrados, entre los que se contaban varios genoveses, había desarrollado un género de vida señorial que explicaba la presencia de artistas de gran reputación. Los espectáculos y las fiestas ocupaban una parte notable del calendario. En suma, tenía un estilo de capital.

10De este modo, el convoy de la tesis, que había partido del andén de la geografía humana (del mismo modo que unos años antes había hecho mi maestro Pierre Vilar al estudiar Cataluña) se había adentrado por la vía de la historia económica y había llegado a la estación término, al país todavía extraño de la historia de las mentalidades colectivas. Esta excursión intelectual (que culminará quince años más tarde en otro libro excepcional), la ha definido Ricardo García Cárcel de un modo impecable: “el tránsito sin ruptura en España del estructuralismo socio-económico a la historia de las mentalidades o a la antropología histórica”.

11El influjo del libro sobre Valladolid (que reconoce incluso Thomas Calvo para sus trabajos sobre la Guadalajara novohispana y México) fue instantáneo y profundo. Toda una serie de grandes tesis se inspiraron en sus enseñanzas para otras áreas de la geografía española: Ángel Rodríguez (Cáceres), Jean-Paul Le Flem (Cáceres, Plasencia, Trujillo), Ángel García Sanz (Segovia), Guy Lemeunier y Francisco Chacón (Murcia), Michael Weisser y Julián Montemayor (Toledo), José Ignacio Fortea (Córdoba), Carla Rahn-Phillips (Ciudad Real), Juan Eloy Gelabert (Santiago de Compostela), David S. Reher (Cuenca), Alberto Marcos Martín (Medina del Campo y Palencia) y otras más que sin duda se me olvidan. Si se añaden las piezas, tenemos un retrato incompleto tal vez pero muy detallado de la España del siglo xvi, que se ha ido configurando a partir de la lección magistral de Bartolomé Bennassar.

  • 7 Bartolomé Bennassar, Recherches sur les grandes épidémies dans le Nord de l’Espagne à la fin du xvi(...)

12Sin embargo, antes de abandonar ese mundo primordial de su primer quehacer historiográfico, Bennassar hubo de cumplir con la última indicación de Braudel: la tesis complementaria sobre la gran epidemia “atlántica” de 15997. Los corregidores informan desde sus viejos papeles custodiados en el castillo de Simancas de los avances de la plaga en Castilla, poniendo de manifiesto sus raíces hundidas en la desigualdad socioeconómica: “ruines alimentos, hambre, falta de mantenimientos”. Los jinetes del Apocalipsis actúan de consuno, como escribe el corregidor de Segovia en abril del terrible año de 1599: “todas las personas que en esta dicha villa han muerto y las que al presente están enfermas en ella y su tierra son paupérrimas y que no han tenido ni tienen con que se sustentar”, porque los ricos han huido a alguna altura vecina como los florentinos refugiados en la villa fiesolana de Boccaccio. Y el historiador traza el mapa, la geografía de la plaga y la muerte: Tierra de Campos, la Trasmiera, las tierras de Sepúlveda, las tierras de Aranda de Duero, Toro, los pueblos de Ávila y Valladolid; y, más allá, la peste se extiende hasta Asturias y Galicia al norte y Extremadura al sur. Habrá que esperar a mediados del siglo siguiente para hallar algún horror equiparable, para encontrarnos con otra de estas grandes “ofensivas de la muerte”, que esta vez se abate particularmente sobre Andalucía.

13Terminada su obligación académica tras once años de intenso trabajo (1956-1967), en una situación que el mismo protagonista califica de difícil sin extremar las tintas, asegurada su posición en el mundo universitario (a partir de su primer curso en Toulouse de 1956-57), llega la hora de entregarse a diversas escrituras que van a proporcionarle un profundo placer intelectual. Y en primer lugar, va a aprovechar su hallazgo temático y metodológico de la tercera parte de su Valladolid. Aquí ya había hablado de la abrumadora presencia de la religión (y de la administración de sus productos espirituales por una iglesia llena de poder, de arrogancia, de riqueza y de privilegios), de las solidaridades (de linaje, de sangre, de religión, de profesión), de los poderosos y de los marginados, de los ricos y de los pobres, de los espectáculos (las fiestas, las representaciones teatrales, los toros por supuesto y los autos de fe, con su sadismo edificante), de las lecturas, de las artes plásticas, pero por encima de todo, de un universo nuevo, el de las actitudes colectivas, que dan paso al concepto de libertad, a la obsesión por el honor, a las muchas caras del amor y del sexo.

  • 8 Bartolomé Bennassar, L’Homme espagnol: attitudes et mentalités du xvie au xixe siècle, Paris, Hache (...)

14Sin embargo, ahora, estas temáticas van a desarrollarse de modo sustantivo y sin ningún límite geográfico que no sea el de las Españas (aunque voy a decir lo justo sobre una temática confiada en este volumen a Isabelle Poutrin y Tomás Mantecón). La primera aproximación ya nos habla de la intención de evitar una historia de España al uso, pues lo que quiere no es una historia total (y mucho menos una historia económica o institucional), sino adentrarse en el alma de los hombres y las mujeres del Antiguo Régimen. De ahí su título: un acercamiento al hombre español, mostrado en sus actitudes y sus mentalidades8. Se trata por tanto de una historia de las mentalidades colectivas, de una historia del tercer elemento de la estructura programática de la revista de la escuela de los Annales: economía, sociedad y civilización. Y esta “civilización” pronto se transforma en la historia de las mentalidades, del inconsciente colectivo, del sustrato de creencias que afectan a cuestiones tan universales y tan primordiales como son el amor, el sexo, el miedo, la muerte, la imagen del más allá.

  • 9 Bartolomé Bennassar (dir.), Histoire des Espagnols (vie- xxe siècles), París, Armand Colin,1985, 2 (...)

15Esta línea de trabajo se prolonga con una obra de mayor envergadura y ambición: la Histoire des Espagnols (vie- xxe siécles)9. Bartolomé Bennassar reúne a un grupo de historiadores consagrados (Pierre Bonnassie, Pierre Guichard, Marie-Claude Gerbet, Jean-Pierre Amalric, Lucienne Domergue, Jacques Beyrie) para ampliar el marco cronológico: ya lo hemos visto, desde el siglo vi con los visigodos señoreando España hasta el siglo xx, con la guerra civil y la terrible represión de la dictadura franquista (que siempre ha conmovido el ánimo del autor) y hasta la restauración de la democracia. El director se reserva los capítulos finales y, naturalmente, los referidos a los siglos xvi y xvii. El resultado es un gran paso adelante, pues ya no nos encontramos sólo con una historia de las actitudes y las mentalidades colectivas, sino ante una historia de la vida cotidiana, donde entran todos aquellos elementos que faltaban o no habían recibido suficiente atención: la comida, la bebida, el vestido y el hogar, el nacimiento y la infancia, la indefensión ante la enfermedad ordinaria y la mortalidad catastrófica, la sistemática discriminación de las mujeres, la violencia diaria, el control y la revuelta, la vida en los márgenes (criptojudíos, moriscos, esclavos), el crimen y el castigo, las alegrías y los duelos, las creencias ortodoxas y las heterodoxas, el analfabetismo y la alfabetización, los amenazados placeres del sexo, la vivencia de la muerte. En definitiva, todo un universo de temáticas, de geografías y de cronologías que no admiten ninguna reducción a un corto número de palabras: hay que leer este libro (y otros muchos más que le han seguido, dada la espléndida eclosión de los estudios de este tipo en la historiografía española actual, fruto de la constitución de numerosos grupos de investigación en esta materia).

  • 10 Bartolomé Bennassar, L’Inquisition espagnole : xve-xixe siècle, Paris, Hachette, 1979.
  • 11 Bartolomé Bennassar, Un Siècle d’Or Espagnol, París, Editions Robert Laffont, 1982 (edición español (...)
  • 12 Bartolomé Bennassar y Bernard Vincent, Le temps de l’Espagne: xvie-xviie siècle, Paris, Hachette, 1 (...)

16Bartolomé Bennassar nunca abandonó la España que amaba de todo corazón (y que visitaba siempre que podía, consultando archivos, dando cursos, pescando truchas en el Pirineo o viendo corridas sin desmayo) en sus siguientes producciones historiográficas. Así, mientras se encargaba de radiografiar a los españoles del pasado, publicaba (requiriendo el concurso de otros colaboradores) primero una panorámica de esa institución tan española, el Santo Oficio10 (pero de estas cuestiones ya se ocupan en otra sección Doris Moreno y Jean-Pierre Dedieu) y, después, Un Siècle d’Or Espagnol11 y, finalmente (junto con otro gran historiador, otro gran hispanista y otro gran amigo común, Bernard Vincent), Le temps de l’Espagne, xvie-xviie siècle12.

17Este último libro, de gran formato, tiene la peculiaridad del uso sistemático de imágenes dentro de una corriente que empieza a imponerse en estos años, la de convertir las ilustraciones, de mera área de descanso para paliar la fatiga de la letra impresa, en auténticas fuentes, en auténticos documentos que explican la realidad al mismo nivel que el texto literario. Esta utilización de la imagen es particularmente acertada en el libro firmado por los dos hispanistas, que además ponen de manifiesto no sólo su vasto conocimiento de este repertorio de fuentes visuales, sino también su excelente gusto artístico, al que la edición española preparada por Carmen Esteban y Gonzalo Pontón saben hacer justicia.

18Tampoco hay lugar aquí para comentar el arsenal de imágenes utilizadas, pero no nos resistimos a citar las que nos parecen singularmente significativas: la alegoría de la tiranía del duque de Alba (Delft), el retrato de Felipe II como rey de Portugal (México), la conferencia de paz de Somerset House de 1604 (Londres), el excelente lienzo de Adriaen van de Venne ilustrando la visión irénica de la acción salvífica de las dos Reformas aquí colaboradoras en una empresa común (Amsterdam), la (curiosa) disputa alegórica entre españoles y holandeses por el comercio de (ambas) Indias (Versalles), la peste de Sevilla de 1649 que diezmó despiadadamente a la ciudad y la condenó a una inminente y duradera decadencia (Sevilla), la brillante representación de los desposorios místicos de Santa Rosa de Lima por Cristóbal de Villalpando (México), la escena del embarque de los moriscos expulsos en el puerto de Denia (Valencia), la representación de la coronación de la Virgen por la Trinidad en la versión isomórfica característica de los mundos hispanoamericanos (La Paz), la portentosa decoración de la capilla del Rosario de la iglesia de Santo Domingo en Puebla (Puebla, México), la imagen comunicéntrica de la Virgen de la Colina amparando la montaña de plata (Potosí) y las dos magníficas alegorías de Juan de Valdés Leal (menos conocidas que las muy famosas telas del hospital de la Caridad de Sevilla) de la vanidad y la salvación (actualmente en sendos museos estadounidenses).

19El libro resulta ser finalmente una historia de la España de los Austrias, del Siglo (o los Siglos, según reza el título) de Oro de la Monarquía Hispánica, con especial énfasis en la difusión de sus creaciones culturales (literarias y artísticas). Y, por último, en la conclusión, los autores se hacen eco de una controversia que parecía ya superada pero que ha reverdecido de forma artificial hace poco tiempo, la de la leyenda negra. Los autores se alían con la opinión manifestada por Ricardo García Cárcel (y que también compartimos plenamente) de que “la leyenda negra no fue más que la expresión de una oposición a un poder que todo el mundo temía”. Y terminan más adelante: “La leyenda negra insistió mucho en los procesos de la inquisición….y en la suerte reservada a los indios de América. Esta visión era a todas luces injusta si tenemos en cuenta que España fue el único país que debatió y cuestionó el proceso de colonización durante el siglo xvi. Pero era el precio que había que pagar por un dominio implacable”.

  • 13 Bartolomé Bennassar, Don Juan de Austria: un héroe para un imperio, Madrid, Temas de Hoy, 2004.
  • 14 Bartolomé Bennassar, Cortés. Le conquérant de l’impossible, Paris, Payot, 2001, y su versión castel (...)
  • 15 Bartolomé Bennassar, Vélasquez: une vie, Paris, de Fallois, 2010, y su versión castellana cinco año (...)

20Sólo unas palabras sobre la vocación biográfica de Bartolomé Bennassar (también confiada a otros colegas, Jesús Izquierdo y Alain Hugon), por mucho que los personajes retratados sean figuras insoslayables de la historia de España (y de América). Por un lado, nos encontramos con el vencedor de Lepanto, que yergue su figura en otro libro ejemplar: Don Juan de Austria. Un héroe para un Imperio (publicado directamente en castellano en 200413), que además de la reconstrucción minuciosa de las acciones ofrece la moderación del juicio: dudas sobre sus “dotes estratégicas y tácticas superlativas” y también sobre su “capacidad política”, pero ninguna reticencia a aceptar su condición de “jefe carismático”. Le sigue de cerca el conquistador de México: Cortés. Le conquérant de l’impossible14, otra biografía (surgida a raíz de una de las muchas excursiones a México del autor) con voluntad de equilibrio y ponderación, pese a su inclinación claramente favorable a un personaje muy controvertido (y hasta denostado por otros historiadores), cuyas conductas más criticables se tratan con indulgencia (actitud con los indios, poligamia desenfrenada), mientras se destacan con fuerza sus virtudes (talento de estratega, tenacidad de empresario, lealtad inconmovible a Carlos V, amor a México... Y finalmente (para no salirnos de los tiempos modernos y así no tener que hablar de su libro sobre el siniestro dictador Francisco Franco), una obra necesaria: Vélasquez15. Una obra imprescindible, porque pese a la abundante copia de escritos sobre el artista (catálogos, recopilación de fuentes, discusión de las características de su pintura), coincidimos con el hispanista francés en que hacía falta una “biografía que lo fuera realmente” (”une biographie qui en soit réellement une”), ya que hasta entonces nadie se había atrevido a trazar ese retrato completo del gran pintor sevillano. Y aquí la prudencia me obliga a detenerme para no caer en el intrusismo.

  • 16 Bartolomé Bennassar, Toutes le Colombies, Paris, de Fallois, 2002, en español 2004.

21Bartolomé Bennassar, después de recorrer las Españas se fue a hacer las Américas, y no sólo las hispanas, sino también las lusitanas, y no sólo en sentido figurado como interesado en esa historia ultramarina, sino en un sentido físico, ya que fue un gran viajero por aquellos territorios, que incorporó plenamente a su acervo cultural, historiográfico y vital. Recuerdo mi lectura (y también mi reseña, aunque no la encuentro) de su deslumbrante ficción (una novela histórica que puede pasar casi por un ensayo novelado) Toutes le Colombies16, que contiene una incursión al fondo del paisaje y de los hombres, del pasado y del presente de un territorio apasionante. Recuerdo la lección magistral que me ofreció en privado a su regreso de Perú, ese país que llegó a conocer tan bien y que le había parecido triste y silencioso. Recuerdo mi sobresalto fetichista de lletraferit cuando me confesó que había conocido en persona a Jorge Icaza, el director de la Biblioteca Nacional de Ecuador y autor de la admirable novela Huasipungo, un libro para mí inolvidable. Recuerdo el entusiasmo que comunicaba hablando del Brasil que había descubierto a partir de sus clases en la Universidad Federal Fluminense (en Nitéroi, al otro lado de la maravillosa bahía de Río, lo que me recordó la hilarante novela de Jorge Amado, Farda, Fardâo, Camisola de dormir, que allí transcurre), pasando en su conversación de la evocación de los equipos de fútbol (Fluminense, Flamingo, Botafogo, Vasco da Gama) al deslumbramiento de esas “igrejas toudas de ouro”, que había visto en Bahía o en la región de Minas Gerais: Ouro Preto, Congonhas y otras ciudades presididas por las creaciones escultóricas que tanto admiraba del Aleijadinho.

  • 17 Lucille y Bartolomé Bennassar, 1492. Un monde nouveau?, Paris, Perrin, 1991.
  • 18 Bartolomé Bennassar y Lucille Bennassar, Les Chrétiens d’Allah. L'histoire extraordinaire des renég (...)

22Bartolomé Bennassar se encontró con América en 1970 tras aceptar una invitación para dar unos cursos en Venezuela, pero se enamoró enseguida de ella y ya no dejó de cortejarla a todo lo largo de su vida. En todo caso, a nivel historiográfico, las referencias no compiten con las relativas a España. A la singular evocación colombiana y a la ocasión del Hernán Cortés, debemos añadir un libro producto de una efeméride: 1492: un monde nouveau?17 Aparecido lógicamente en 1992 y traducido el mismo año en España, fue fruto de una colaboración con su esposa Lucile, con quien ya había escrito una de las obras que más he saboreado entre todas las suyas, pero de la que no debo hablar más aquí: Les Chrétiens d’Allah. L’histoire extraordinaire des renégats, xvie et xviie siècles18, una historia realmente excepcional como adelanta el título, publicada en 1989 y en español el mismo año. El libro sobre el descubrimiento de América (o sobre el encuentro entre dos mundos) hubo de buscar un sello de originalidad que los autores encontraron en el contraste entre el tiempo vivido y el tiempo recreado, una apuesta casi proustiana justificada por el desfase entre el momento en que se producen los hechos y el momento en que se difunden las noticias en círculos concéntricos en continua expansión.

  • 19 Bartolomé Bennassar y Richard Marin, Histoire du Brésil, 1500-2000, Paris, Fayard, 2000 ( 2ª ed. 20 (...)
  • 20 Bartolomé Bennassar, La América española y la América portuguesa. Siglos xvi-xviii, Madrid, Akal, 1 (...)

23Finalmente, sus dos últimas obras iberoamericanas llegan como consecuencia de su contacto con Brasil. Así, después de aprender el portugués brasileiro, pudo escribir dos libros muy utilizados, el primero en el mundo luso y el segundo en España: Histoire du Brésil, 1500-200019 (en colaboración con Richard Marin) y La América española y la América portuguesa, siglos xvi-xviii20, una historia de los dos ultramares ibéricos en los siglos modernos. El libro ofrece una síntesis admirable por su concisión y por su acierto en señalar las líneas maestras y los datos realmente significativos sin meandros ni digresiones: es una de las mejores introducciones a la historia de la Iberoamérica del Antiguo Régimen que he tenido oportunidad de leer y estudiar. La América española se lleva la parte del león, mientras para Brasil se resume en menos páginas su trayectoria individualizada, de modo que el conjunto se articula como dos historias paralelas, que se entrecruzan en determinados momentos, cuando la Unión de las Coronas permite la defensa del territorio contra los holandeses o cuando se agudizan los litigios fronterizos entre ambos países, singularmente en relación con las reducciones jesuíticas del Paraguay (y la acción de los bandeirantes paulinos) y con la dilatada porfía por la colonia de Sacramento, el actual Uruguay. Como ocurre con el manual firmado por Bennassar-Jacquart, otro libro de edad venerable en el acelerado mundo de la historiografía sigue siendo un referente para introducirse en el complejísimo mundo del continente iberoamericano.

24Poco me resta por añadir a este recorrido por la biobibliografía de Bartolomé Bennassar referida a la Historia Moderna de España. En esta hora triste, hemos de contentarnos, porque esa es la condición de los mortales, con ese consuelo que nos dejó su memoria, como dijo en sus versos el gran poeta castellano. Nuestro querido amigo fue un historiador con una definida vocación, reflejada en su vehemente inclinación por los archivos, en su inagotable curiosidad por el pasado pero también por el presente, en su aplicación a las más diversas temáticas, en su asombrosa capacidad de trabajo, en su prolífica producción (ese “frenesí de escritura” que confiesa). También fue un gran amante de la vida, de la que sabía extraer todos sus jugos, desde el arte a la gastronomía, desde la creación literaria a los viajes para seguir aprendiendo (hasta el último a Irán, ya agotando los minutos postreros como Sócrates con la flauta), desde la pesca a los toros, dos de sus más perdurables pasiones. Ese serio aspirante a uomo universale fue también un gran amigo, un fiel esposo y, un cariñoso padre y abuelo, sobre el que se abatió una inexplicable maldición bíblica (la muerte de su hijo Jean) de la que su espíritu nunca pudo recuperarse, que volvió una y otra vez a su pensamiento y que incluso aparece insistentemente en ese testamento vital que es su esbozo de ego-historia. Nosotros no olvidaremos ni su obra, ni su ejemplo, ni su humanidad.

Haut de page

Notes

1 Bartolomé Bennassar, Pérégrinations ibériques. Esquisse d’ego-histoire, Madrid, Casa de Velázquez, 2018.

2 Bartolomé Bennassar, Histoire de la tauromachie: une société du spectacle, París, Desjonquères, 1993, traducida al español en el año 2000.

3 Bartolomé Bennassar, Antonio Ordoñez. La magie du souvenir, París, Éditions de Fallois, 2017.

4 Frédéric Mauro, Le Portugal et l’Atlantique au XVIIe siècle (1570-1670): étude économique, Paris, S.E.V.P.E.N, 1960.

5 Pierre et Huguette Chaunu, Séville et l’Atlantique: 1504-1650, París, A. Colin y S.E.V.P.E.N., 1955-1957, 8 vols.

6 Henri Lapeyre, Une famille de marchands, les Ruiz: contribution à l’étude du commerce entre la France et l’Espagne au temps de Philippe II, París, A. Colin, 1955.

7 Bartolomé Bennassar, Recherches sur les grandes épidémies dans le Nord de l’Espagne à la fin du xvie siècle, París, S.E.V.P.E.N., Ecole pratique des hautes études, 1969.

8 Bartolomé Bennassar, L’Homme espagnol: attitudes et mentalités du xvie au xixe siècle, Paris, Hachette, 1975.

9 Bartolomé Bennassar (dir.), Histoire des Espagnols (vie- xxe siècles), París, Armand Colin,1985, 2 vols. (publicada en castellano por Editorial Crítica en 1989 en dos volúmenes).

10 Bartolomé Bennassar, L’Inquisition espagnole : xve-xixe siècle, Paris, Hachette, 1979.

11 Bartolomé Bennassar, Un Siècle d’Or Espagnol, París, Editions Robert Laffont, 1982 (edición española: La España del Siglo de Oro, 1983)

12 Bartolomé Bennassar y Bernard Vincent, Le temps de l’Espagne: xvie-xviie siècle, Paris, Hachette, 1999 (edición española, España. Los Siglos de Oro, 2000).

13 Bartolomé Bennassar, Don Juan de Austria: un héroe para un imperio, Madrid, Temas de Hoy, 2004.

14 Bartolomé Bennassar, Cortés. Le conquérant de l’impossible, Paris, Payot, 2001, y su versión castellana en 2002.

15 Bartolomé Bennassar, Vélasquez: une vie, Paris, de Fallois, 2010, y su versión castellana cinco años después, en 2015

16 Bartolomé Bennassar, Toutes le Colombies, Paris, de Fallois, 2002, en español 2004.

17 Lucille y Bartolomé Bennassar, 1492. Un monde nouveau?, Paris, Perrin, 1991.

18 Bartolomé Bennassar y Lucille Bennassar, Les Chrétiens d’Allah. L'histoire extraordinaire des renégats, XVIe – XVIIe siècles, Paris, Perrin, 1989.

19 Bartolomé Bennassar y Richard Marin, Histoire du Brésil, 1500-2000, Paris, Fayard, 2000 ( 2ª ed. 2016); en portugués, 2003.

20 Bartolomé Bennassar, La América española y la América portuguesa. Siglos xvi-xviii, Madrid, Akal, 1980.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carlos Martínez Shaw, « Bartolomé Bennassar y la historia moderna de España »Les Cahiers de Framespa [En ligne], Hors-série 1 | 2020, mis en ligne le 15 mars 2020, consulté le 15 juin 2024. URL : http://journals.openedition.org/framespa/8257 ; DOI : https://doi.org/10.4000/framespa.8257

Haut de page

Auteur

Carlos Martínez Shaw

Catedrático Emérito de Historia Moderna de la UNED. Académico de Número de la Real Academia de la Historia. Chevalier de l’Ordre des Palmes Académiques.

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search