Navigation – Plan du site
Pratiques de simulation et de dissimulation religieuses (nicodémisme) en Espagne et en Italie (XVe-XVIIe siècles)

La cuestión de la limpieza de sangre y la disimulación religiosa en algunos entremeses del siglo xvii : de la burla a la sátira social

La question de la pureté de sang et la dissimulation religieuse dans quelques entremeses du xviie siècle : de la burla à la satire sociale
The question of blood purity an religious concealment in some 17th century entremeses : from burla to social satire
Carine Herzig

Résumés

A partir du début du xviie siècle, l’entremés connaît un succès grandissant au point de devenir l’une des pièces fortes du spectacle théâtral. Les auteurs s’y moquent de la société de leur temps et de certains de ses « types » les plus remarquables (comme le maire ou le juge local, par exemple), en recourant à la ridiculisation et à l’exagération. Au-delà de leur caractère purement comique, nombre de ces pièces proposent une satire d’aspects concrets de la vie sociale et politique, en particulier ceux liés à la pureté de sang et à la condition de vieux-chrétien. Le but du présent travail est de montrer comment, dans certains de leurs entremeses, Cervantès et Benavente critiquent ouvertement les préjugés en rapport avec ces concepts, à travers des procédés propres au genre.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 En la edición de Hannah E. Bergman, Luis Quiñones de Benavente y sus entremeses, Madrid, Castalia, (...)
  • 2 Hannah E. Bergman, op. cit., p. 746a.

1Entre los años 1600 y 1620, el entremés, ya presente en las actuaciones teatrales españolas desde muy antiguo, conoce un verdadero desarrollo y un florecimiento inédito, transformando estas piececillas en composiciones clave de la representación. En su obrita Las Nueces, Luis Quiñones de Benavente lo define de la siguiente manera : “entremés es una salsa / para comer la comedia ; / entremés es un donaire, / hablando con reverencia, / que hay muy pocos que le acierten / y infinitos que le muerdan1” ; más allá de esta función de divertimiento, que constituye su principal atractivo y uno de los motivos de su éxito, Benavente añade en El aceitunero I que el entremés también sirve para decir las verdades2. Así que estas piezas breves, además de hacer reír al espectador, pueden ser soporte de una sátira social, siendo en este caso un teatro didáctico al alcance del gran público, un teatro que reprende entre burlas y veras.

  • 3 Luis Quiñones de Benavente, Entremeses completos I. Jocoseria, Ignacio Arellano, Juan Manuel Escude (...)

2Harto han discutido los estudiosos que se interesaron por el género acerca de su carácter costumbrista ; no es este el lugar de zanjar la cuestión, si es que se pueda zanjar… Lo que sí se puede afirmar en todo caso (y en este aspecto concuerdan todos los investigadores) es que, como afirmó Ignacio Arellano en la edición que hizo de la Jocoseria de Benavente3, los entremeses son piezas de actualidad, presentan personajes, motivos, temas, lugares, lenguajes, etc., propios de su época de composición. Es cierto que lo hacen de manera exagerada y deformada, a menudo grotesca, enfatizando los efectos mediante una constante sobreactuación y desrealizando de alguna manera las situaciones que exponen ; lo cual crea indudablemente un distanciamiento del espectador con lo representado, impidiendo una eventual identificación con el personaje del que se ríe. Como precisa María José Martínez López, se produce en el entremés

  • 4 María José Martínez López, El entremés: radiografía de un género, Toulouse, Presses Universitaires (...)

un innegable efecto de distanciamiento que propicia la comicidad y se enmarca, además, en una constante fundamental de la época, la del mundo como escenario, explorada mediante los recursos artísticos del teatro4.

3Ahora bien, este juego establecido con el público no impide que los entremesistas hablen de la sociedad de su tiempo y de algunos de sus aspectos más sobresalientes o que se prestan particularmente a la chanza y la burla. Entre estos aspectos, destacan los relacionados con la limpieza de sangre, la bastardía o los cuernos, temas predilectos de numerosos entremeses de la primera mitad del siglo xvii, en los que dominan dos ámbitos : el aldeano y el de la corte. Me centraré en el presente trabajo en el ámbito rústico, en que el problema de la limpieza de sangre y el linaje es recurrente, sobre todo a través de su máximo exponente, el alcalde, o de los representantes del poder local.

  • 5 Eugenio Asensio, Itinerario del entremés. Desde Lope de Rueda a Quiñones de Benavente, Madrid, Gred (...)

4Esta reflexión sobre el gobierno o el gobernante de la aldea se encuentra en dos entremeses de Cervantes, La elección de los alcaldes de Daganzo y El retablo de las maravillas, así como en varios de Quiñones de Benavente, especialmente en su serie Los alcaldes encontrados. Debido al espacio reducido de que dispongo en esta comunicación, elegí para mi análisis obras del mayor entremesista de su tiempo, Benavente, cuyas piececillas dominaron los escenarios desde 1620/30 hasta 1650 aproximadamente, e incluso más allá ; en cuanto a Cervantes, me parecía ineludible interesarme por sus famosos y acertados entremeses, que, aunque se supone no llegaron a representarse en su época, marcaron el desarrollo del género, que ampliaron y ennoblecieron, como bien demostró Eugenio Asensio5, entre otros. Además, el vínculo entre ambos autores es evidente, ya que El retablo de las maravillas abre una serie de entremeses cuyo ápice es precisamente la de Los alcaldes encontrados. Este vínculo también se puede evidenciar en el hecho de que Benavente retoma el mismo título de Cervantes para una de sus obras, El retablo de las maravillas, y aunque los dos entremeses tienen en realidad poco que ver el uno con el otro en cuanto a temas, personajes y desarrollo, el legado es innegable.

  • 6 Sobre la noción de disimulación religiosa, ver Linda Bisello, Sotto il manto del silenzio, Firenze, (...)
  • 7 Sobre el concepto de pureza de sangre, se pueden consultar las obras siguientes: Albert A. Sicroff, (...)

5Pero tras estas aclaraciones generales, es tiempo ya de interesarme por los entremeses citados, para intentar ver cómo tratan el tema de la disimulación religiosa6 con su obligado correlato, el de la pureza de sangre7.

  • 8 Eugenio Asensio, op. cit., p. 150.

6En la España de la época y en su literatura, existe evidentemente una tradición del chiste antijudaico y de la sátira de los conversos. Así, los entremeses en que surge dicha tradición presentan toda una serie de tópicos que se repiten incansablemente, de manera parcial o con variaciones : la repugnancia por ciertos manjares vedados en la ley mosaica, la culpabilidad hereditaria en la muerte y pasión de Cristo, o también palabras como cruz, monedas, tocino, lanzada, etc., que “[…] traen como inevitable cola una alambicada referencia a la raça o sangre impura del cristiano nuevo”, sin olvidar los “chistes recordatorios del sambenito y el fuego inquisitorial8”. La onomástica de los nombres de los personajes es también muy significativa al respecto como veremos más adelante.

1. Argumento de las obras estudiadas

7Quisiera primero resumir brevemente la anécdota de los entremeses elegidos. En la Elección de los alcaldes de Daganzo, asistimos a la actuación de cuatro labradores que quieren ser alcaldes (Berrocal, Humillos, Jarrete y Rana), los cuales, reivindicando implícita o explícitamente su condición de cristianos viejos, son sometidos a un interrogatorio por un tribunal ad hoc (compuesto de dos regidores, Panduro y Alonso Algarroba, un bachiller, Pesuña, y un escribano, Pedro Estornudo). Un miembro del bajo clero, un sota sacristán, que recrimina al tribunal de Daganzo por su frivolidad en el proceso selectivo de alcalde, sirve de contrapunto al núcleo argumental. Interrumpidos por unos músicos gitanos en el proceso de elección, al final del entremés todos “manteanˮ al sacristán enojoso y deciden ir a divertirse a casa del bachiller con los músicos, aplazando la decisión para el día siguiente.

8En el famosísimo Retablo de las maravillas, Chirinos y Chanfalla, una pareja de pícaros, llegan a un pueblo acompañados del músico Rabelín con la intención de hacer una función con su retablo de las maravillas (una pequeña caja de títeres) y estafar a los espectadores. Hacen creer al gobernador y a las autoridades de la localidad (o sea a las clases altas del pueblo) que solo podrán ver las maravillas que suceden dentro del retablo aquellos vecinos que sean cristianos viejos y que no sean hijos bastardos. Aunque Chanfalla asegura que salen maravillas del retablo, la realidad es que solo hay una caja de madera vacía, un público expectante y un narrador que pretende estafar a los asistentes con un espectáculo que no existe. Pero las autoridades, por miedo a ser tachadas de hijos ilegítimos o de judíos conversos, fingen y aseguran estar viendo las grandiosas maravillas que les son narradas. El desenlace del entremés llega cuando la ficción se convierte en realidad y un furrier entra en escena pidiendo alojamiento para sus treinta hombres de armas. Las autoridades, creyendo que se trata de una ilusión más del retablo, no toman en serio al oficial y este, que no entiende el engaño y reconoce no ver nada dentro del retablo, es tachado de judío converso. Al sentirse insultado la emprende a espadazos con todos los asistentes.

9La serie de Los alcaldes encontrados, de Quiñones de Benavente, radica en una controversia de alcaldes, es decir en el enfrentamiento entre dos alcaldes, uno de hidalgos, Mojarrilla, y otro de villanos, Domingo, que, asistidos por un Escribano que intenta a lo largo de las piezas ponerlos en paz, están reunidos para oír a unos acusados y administrar la justicia. Toda la anécdota se construye en torno a las pullas y los dicterios que intercambian ambos alcaldes ; Mojarrilla no deja de tratar a Domingo de bobo y de villano, mientras este hace constantes alusiones a la sangre “manchada” de Mojarrilla. Al final de las piezas, ambos alcaldes hacen las paces cantando con músicos y acusados.

10Lo que se desprende pues claramente de este conjunto de entremeses de ambiente rural y pueblerino es primero una crítica, no por burlona menos real, del poder municipal, ignorante e impregnado de prejuicios sociales, especialmente el prejuicio relacionado con la limpieza de sangre.

2. La elección de los alcaldes de Daganzo

  • 9 Para La elección de los alcaldes de Daganzo y El retablo de las maravillas, citamos por la edición (...)
  • 10 Miguel de Cervantes, op. cit., p. 144.
  • 11 Ibid., p. 145.

11En La elección de los alcaldes de Daganzo, la comicidad y la carga satírica se basan en dos aspectos principales : primero, las intervenciones del regidor Algarroba, que corrige a lo largo del entremés las expresiones verbales incorrectas de algunos personajes, especialmente del regidor Panduro, su contrario, subrayando puntualmente su falta de letras ; y segundo, la desenvoltura de los aspirantes a la alcaldía que aducen como méritos habilidades que nada tienen que ver con la cosa pública, incluida su limpieza de sangre. Desde el principio de la obra, marcado por fórmulas religiosas trilladas (“si es que lo quiere el cielo benditísimo9”, “si lo quiere el cielo10”, dice Panduro ; “No quiere Dios, del pecador más malo, / sino que viva y se arrepienta11”, reza el Escribano ; y un largo etc.), despierta sospechas el “buen hablar” de Algarroba. En efecto, el rústico regidor usa un lenguaje de tipo conceptista y su habilidad discursiva le parece sospechosa a Panduro, que exclama :

¡ Algarroba, la luenga se os deslicia !

Habrad acomedido y de buen rejo,

que no me suenan bien esas palabras :

“Quiera o no quiera el cielo”. Por San Junco,

que, como presomís de resabido,

  • 12 Ibid., p. 144.

os arrojáis a trochemoche en todo12.

  • 13 Ibid.
  • 14 Ibid., p. 145.

12A lo que contesta Algarroba : “Cristiano viejo soy a todo ruedo, / y creo en Dios a pies jontillas13”, y añade más abajo :“Y si por suerte / hablé mal, yo confieso que soy ganso, / y doy lo dicho por no dicho” ; y más lejos burlonamente : “Digo / que vivo y me arrepiento, y que conozco / que el cielo puede hacer lo que él quisiere, / sin que nadie le pueda ir a la mano, / especial cuando llueve14”.

13Nicholas Spadaccini, en su introducción a los entremeses de Cervantes, subraya el tono constantemente irónico y crítico del personaje, cuya lengua “refinada” y cuyo saber conducen a Panduro a dudar de su limpieza de sangre, pues tradicionalmente se asocia el saber a judíos o conversos, siendo la simpleza y la rusticidad las mejores pruebas de limpieza de sangre para los gobernantes rurales de los entremeses. Toda la comicidad de este comienzo estriba en la “defensaˮ del regidor Algarroba, que afirma rotundamente su condición de cristiano viejo y su sumisión total a la fe cristiana, de manera un tanto burlona, sin dejar de corregir la lengua de sus compañeros a lo largo del entremés…

14Esta simpleza y esta falta de letras también serán reivindicadas por varios de los aspirantes a alcalde, de los que dice el regidor Panduro antes de que se presenten ante el tribunal :

De las varas hay cuatro pretensores :

Juan Berrocal, Francisco de Humillos,

Miguel Jarrete y Pedro de la Rana ;

hombres todos de chapa y de caletre,

que pueden gobernar, no que a Daganzo,

sino a la misma Roma.

  • 15 Ibid., p. 146-147.
  • 16 Ibid., p. 154.

15Y añade socarronamente Algarroba : “A Romanillos15ˮ, burlándose con la alusión a este pueblo de la provincia de Guadalajara a la vez de los disparates de Panduro y de la capacidad de los cuatro aldeanos para gobernar. Francisco de Humillos es el primero en exponer sus méritos ante el tribunal. Cuando el bachiller le pregunta si sabe leer (“¿Sabéis leer, Humillos ?16ˮ), he aquí lo que contesta ufanamente el aldeano :

No, por cierto,

ni tal se probará que en mi linaje

haya persona tan de poco asiento,

que se ponga a aprender esas quimeras,

que llevan a los hombres al brasero,

y a las mujeres a la casa llana.

Leer no sé, mas sé otras cosas tales,

que llevan al leer ventajas muchas. […]

Sé de memoria

todas cuatro oraciones, y las rezo

  • 17 Ibid., p. 154-155.

cada semana cuatro y cinco veces17.

  • 18 Ibid., p. 155.
  • 19 Ibid., p. 156.
  • 20 Ibid., p. 149.

16Y cuando le pregunta Rana : “¿Y con eso pensáis de ser alcalde ?ˮ, le contesta Humillos : “Con esto, y con ser cristiano viejo, / me atrevo a ser un senador romano18ˮ. Si examinamos el apellido del personaje, podemos identificar de manera diáfana el vocablo “humosˮ, del que Covarrubias da la definición siguiente : “Tener muchos humos, tener gran presunción y altivezaˮ, principalmente en referencia al linaje. Ahora bien, si en el teatro de Juan del Encina y Lucas Fernández, entre otros, el pastor descubría con orgullo los nombres de su árbol genealógico, en la Elección de Cervantes Humillos, y los demás candidatos, los ocultan y los unifican en una condición segura y confortable : su ignorancia. Humillos se vanagloria de su analfabetismo, pues el saber leer, según él, lleva a los hombres a la hoguera del fuego inquisitorial. Y confirma su condición de cristiano viejo precisando que sus méritos se reducen a saberse de memoria el Padrenuestro, el Ave Maria, el Credo y el Salve. El segundo candidato, Jarrete, también precisará que es “cristiano viejo como todos19ˮ. Los talentos de Berrocal, el tercero, consisten en saber mucho de vinos. En cuanto a Rana, el cuarto y último aspirante a alcalde, no se autodefine explícitamente como cristiano viejo, pero dice Algorraba al presentarle : “Pues ¿ Pedro de la Rana ? No hay memoria / que a la suya se iguale ; en ella tiene / del antiguo y famoso perro de Alba / todas las coplas sin que letra falte20ˮ. Alude el regidor a famosas coplas antijudías atribuidas a Juan Agüero de Trasmiera y que cuentan el pleito de los judíos de Alba de Tormes con un perro que les mordía y perseguía. Así que también Rana viene definido desde el principio como cristiano viejo.

17En todo caso, y pese al tratamiento constantemente humorístico del desfile de candidatos, aceptados como tales siendo de pésima calidad, aflora una crítica a la situación política y social del país en la época, dominada por la irresponsabilidad y el prejuicio de la limpieza de sangre, que basta para ocupar una posición de poder, sin más criterio. El sacristán, que entra en escena para criticar la falta de seriedad en los asuntos oficiales, queda “manteadoˮ, lo que es muy significativo del perfecto desconcierto que reina entre las autoridades del pueblo. Así que la elección de estos alcaldes abre paso, más allá de la risa elemental, a una parodia, pudiéndose ver Daganzo como una especie de pequeña corte en la que dominan la ignorancia y los prejuicios de gobernantes y gobernados. Podemos decir del mundo de Los alcaldes que es un mundo cerrado en el que se impugnan el saber, la reflexión y cualquier capacidad de pensar y cuestionar.

18Dicho entremés plantea también un problema que constituirá el meollo de la serie de Quiñones de Benavente, el de los conflictos de jurisdicción de los señores feudales y los alcaldes aldeanos. Precisa el escribano Estornudo al anunciar el propósito de la sesión del Ayuntamiento de Daganzo :

Y mírese que alcaldes nombraremos

para el año que viene, que sean tales,

que no los pueda calumniar Toledo,

sino que los confirme y dé por buenos,

  • 21 Ibid., p. 146.

pues para esto ha sido nuestra junta21.

19Los vasallos aldeanos tienen en efecto que escoger a unos jueces cuyos nombramientos sean aceptables para el Señor que vive en la villa de Toledo. Se alude pues al conflicto implícito que existe entre el Señor y sus vasallos, que reivindican una forma de honra, una dignidad, debido a su condición de cristianos viejos.

3. El retablo de las maravillas

20Esta defensa ridícula e incluso absurda del estereotipo de “castellano viejoˮ define también el segundo entremés que examinaré aquí, El retablo de las maravillas, que va aún más lejos en la presentación de dicha defensa, añadiendo la dimensión del secreto o la disimulación que sólo asomaba en La elección. En El retablo de las maravillas, asistimos por parte del autor a un proceso desmitificador de los labradores ricos : mientras en la Comedia (la de Lope y sus congéneres) estos se convierten en verdaderos héroes teatrales honrados, distinguidos y valientes, en el entremés de Cervantes no son sino figuras risibles, “espectadoresˮ manipulados, en una palabra marionetas. Como apunta Spadaccini,

  • 22 Ibid., “Introducciónˮ, p. 63.

los personajes-espectadores del Retablo […] son ridículos por su pretenciosa villanía ; por su afán alienante de legitimidad y por el carácter ilusorio del poder que han adquirido por medio de una riqueza que les ha dado acceso al consejo del pueblo22.

21Esta obsesión por la legitimidad, esta presunción socio-racial les harán crédulos y ciegos, y les conducirán a entregarse a los manipuladores Chanfalla y Chirinos. Desde el principio, Chanfalla se presenta como descendiente de brujos y hechiceros, precisando a propósito del origen del retablo y las condiciones necesarias para verlo :

  • 23 Ibid., p. 220.

el cual fabricó y compuso el sabio Tontonelo debajo de tales paralelos, rumbos, astros y estrellas, con tales puntos, caracteres y observaciones, que ninguno puede ver las cosas que en él se muestran, que tenga alguna raza de confeso, o no sea habido y procreado de sus padres de legítimo matrimonio ; y el que fuere contagiado destas dos tan usadas enfermedades, despídase de ver las cosas, jamás vistas ni oídas, de mi retablo23.

  • 24 Precisa a este propósito Maurice Molho : “Un nacimiento ilegítimo, por un lado, y la impureza de sa (...)

22Así que la impureza de sangre y el nacimiento ilegítimo constituyen, según el estafador Chanfalla, dos obstáculos para poder ver las figuras que salen al retablo, de la misma manera que representan dos trabas para subir en las jerarquías de la sociedad estamental o incluso para tener acceso a determinados empleos24.

  • 25 Diego Gracia Guillén, “Chirinos en el Retablo de las maravillasˮ, Papeles de Son Armadans, 92, 1979 (...)
  • 26 Vicente Pérez de León, Tablas destempladas. Los entremeses de Cervantes a examen, Alcalá de Henares (...)
  • 27 Miguel Querol Gavaldá, La música en las obras de Cervantes, Barcelona, Comtalia, 1948, p. 137.

23El retablo de las maravillas tiene como esquema básico el de un engaño, montado por tres personajes, Chanfalla, su mujer Chirinos y el niño Rabelín, que logran estafar a los ignorantes gobernantes locales mediante su ingenio y su hábil magia verbal. Notemos que según Diego Gracia Guillén, el nombre de Chirinos se ha asociado a “una importante y muy conocida familia de marranos españoles25ˮ ; y, según Vicente Pérez de León26, el frenetismo de las intervenciones de Rabelín está relacionado con el “judigüeloˮ bullicioso, que era caricatura del confeso con aspiraciones de ascenso social ; dicha asociación con los conversos puede completarse con la relación que se puede establecer entre su nombre y el rabel morisco que “consistía […] en una caja sonora compuesta de una sola pieza de madera larga y estrecha y clavijero formando ángulo recto con la caja27ˮ. Existe pues un vínculo onomástico entre la ascendencia judía o mora y los manipuladores, que se sirven de su erudición, su ingenio y su capacidad retórica para salirse con la suya y, en última instancia, burlar a unos rústicos bobos y cegados por sus prejuicios sociales y raciales.

  • 28 Miguel de Cervantes, op. cit., p. 227.
  • 29 Ibid., p. 229.
  • 30 Ibid., p. 230.
  • 31 Ibid., p. 228.
  • 32 Ibid., p. 230.
  • 33 Ibid., p. 229.

24El grupo de los aldeanos se constituye del Gobernador, el regidor Juan Castrado (de apellido tan significativo) y su hija, Juana Castrada, el alcalde Benito Repollo, su hija Teresa Repolla y su sobrino, y, por fin, del escribano Pedro Capacho. El arte verbal de Chanfalla y Chirinos hace “salirˮ sucesivamente al escenario, frente a este público inquieto, a Sansón, el toro de Salamanca, una manada de ratones, el agua del río Jordán, dos docenas de leones y osos colmeneros, y finalmente Herodías. Los aldeanos, temerosos de ser tachados de descendientes de conversos e hijos ilegítimos, fingen ver las figuras convocadas por los farsantes cuando en realidad no ven nada (cuando sale Sansón, Capacho, que por supuesto no lo ve, le pregunta a Castrado : “¿ Veisle vos, Castrado ?ˮ A lo que contesta el regidor : “¿ Pues no le había de ver ? ¿ Tengo yo los ojos en el colodrillo28 ?ˮ, y todos entrarán en el juego, fingiendo incluso sentir a los ratones (“Repolla : Yo sí soy la desdichada, porque se me entran sin reparo ninguno29ˮ) o el agua del Jordán (“Capacho : ¡ Fresca es el agua del santo río Jordán ! Y aunque me cubrí lo que pude, todavía me alcanzó un poco en los bigotes30ˮ). Y en medio de este frenesí, de esta especie de locura colectiva que se adueña del público del falso espectáculo, de fuerza cómica evidente, se destaca el personaje del Gobernador, que confiesa en unos apartes, sin atreverse a formularlo en voz alta por miedo a pasar por converso y bastardo, que no ve ni siente nada, reforzando lo ridículo de la acción de los demás y la dimensión humorística ; exclama así : “¡ Milagroso caso es éste ! Así veo yo a Sansón ahora, como el Gran Turco. Pues en verdad que me tengo por legítimo y cristiano viejo31ˮ. Y añadirá, todavía en aparte, más lejos : “¿ Qué diablos puede ser esto, que aún no me ha tocado una gota donde todos se ahogan ? ¿ Mas si viniera yo a ser bastardo entre tantos legítimos ?32ˮ. Le es preciso disimular y callar – como les corresponde a todos – si no quiere ser socialmente desacreditado : “Basta ; que todos ven lo que yo no veo ; pero al fin habré de decir que lo veo, por la negra honrilla33ˮ. Culmina esta furia colectiva cuando Benito Repollo le pide a su sobrino que baile con Herodías, lo que acepta complacido el sobrino que se entrega a una loca zarabanda.

  • 34 Ibid., p. 233.
  • 35 Ibid., p. 233-234.

25En esto llega, al final del entremés, el furrier con su tropa, de los que piensan los aldeanos que son otras figuras milagrosas del retablo (“Benito : Yo apostaré que los envía el sabio Tontonelo34ˮ). Chanfalla, volviendo a la realidad, les afirma que no es el caso : “No hay tal ; que ésta es una compañía de caballos que estaba alojada dos leguas de aquíˮ, y “¡ Digo, señor alcalde, que no los envía Tontonelo35 !ˮ ; pero se aferran los aldeanos a la representación ilusoria, de la misma manera que se aferran a la “negra honrillaˮ. Frente a esta escena, exclama el furrier : “¿ Está loca esta gente ? ¿ Qué diablos de doncella es ésta, y qué baile, y qué Tontonelo ?ˮ ; y le pregunta Capacho : “¿ Luego no vee la doncella herodiana el señor Furrier ?ˮ, concluyendo que no puede ser sino judío si no ve la figura del retablo. Y gritan todos varias veces, como una letanía, “de ex il[l]is esˮ o “dellos esˮ, tachando de judío al furrier, que pierde la calma ante tal acusación y les trata a su vez de “canalla barretinaˮ, es decir canalla villanesca y judía, antes de sacar la espada y acuchillarlos debidamente.

  • 36 Vicente Pérez de León, op. cit., p. 199.

26Como afirma Vicente Pérez de León, a través de la reacción de los aldeanos ante el falso espectáculo, lo que se expone son “los defectos del gobierno 'natural' de unos rústicos de comportamiento desviado y nula preparación36ˮ, unos poderosos rurales utilizados también

  • 37 Ibid., p. 208.

como representantes de todo el grupo de rústicos, elegidos como modelo de la influencia nefasta de la “teoría de la pureza de sangreˮ en las relaciones sociales, lo que se convierte en centro de una sátira hacia los promotores de esta política, propagandistas interesados que intentaban ver la sociedad rústica idealizada como un modelo incuestionable37.

27En fin, podemos considerar El Retablo de Cervantes como una especie de contramodelo de lo que se debe esperar de los que gobiernan, presentados aquí como el colmo del inmovilismo, la ignorancia, la credulidad y la falta de pericia y seso en las cosas del gobierno.

4 . Los alcaldes encontrados

28Las cuatro partes que componen Los alcaldes o Los alcaldes encontrados38 (por lo visto existe una quinta parte, pero todavía no hemos tenido acceso a ella), de Luis Quiñones de Benavente, también se construyen en la cuestión de la limpieza de sangre y la calidad de cristiano viejo mediante figuras de alcaldes rústicos, inscribiéndose en la tradición iniciada por Cervantes ; pero esta vez, lo que se acentúa es el enfrentamiento directo entre los alcaldes de villanos y los alcaldes – o regidores – de hidalgos, encarnados respectivamente en los tres primeros entremeses de la serie por Domingo y Mojarrilla. En efecto, ambos alcaldes desaparecen del cuarto entremés (anuncia el Escribano que han muerto los dos) quedando sustituidos por Carlito y Espinilla. Lo que marca la serie es el uso de muletillas y repeticiones que sirven para caracterizar a los personajes y provocar la risa, mostrando lo ridículo y lo absurdo de sus discursos, que estriban casi en su totalidad en la tradición del chiste antijudaico. En estas rencillas,

  • 39 Eugenio Asensio, op. cit., p. 149.

el arma del villano tozudo y agresivo es la mera ufanía de ser cristiano viejo, comedor de tocino y con dinero para comprar la vara ; el arma del hidalgo […] es su mayor cultura y privilegios. En la logomaquia perpetua de los dos alcaldes lleva la palma el “villano harto de ajosˮ, que con sus inexorables alusiones a la sangre hebrea del hidalgo le hostiga y humilla39.

29Para no alargar demasiado este trabajo, tomaré como ejemplo las primeras páginas de la primera parte de la serie, que son muy representativas de los enfrentamientos verbales constantes entre ambos alcaldes.

  • 40 Op. cit., p. 280 r.
  • 41 Ibid.
  • 42 Ibid.
  • 43 Ibid.
  • 44 Ibid.
  • 45 Ibid., p. 280 vo.

30La primera acotación del entremés indica que “salen riñendo los alcaldes, y el Escribano metiéndolos en paz40ˮ ; inmediatamente empiezan los insultos, iniciados por Mojarrilla que le echa en cara a Domingo su condición de villano : “Menos brío, / que sois villano vos41ˮ. A lo que contesta Domingo : “Y vos jodío42ˮ. Ante el orgullo de Mojarrilla de ser hidalgo, Domingo reivindica una forma de superioridad, de dignidad – pretensión que se encuentra a menudo en el teatro y en la literatura de la época en general –, pues si bien es villano, puede jactarse de ser cristiano viejo, lo que no es el caso de muchos nobles. La reacción de Mojarrilla no se hace esperar como indica la acotación siguiente : “pónele la vara como lanza43ˮ ; y acompaña el gesto con una amenaza : “Fuera, dije, daréle una lanzada44ˮ. Domingo, haciendo alusión a la lanzada que hirió a Cristo, le responde : “No será la primera, camarada45ˮ. Le hace entonces Mojarrilla la siguiente pregunta retórica : “¿Soy yo Longinos ?ˮ, haciendo referencia a san Longinos o Longino de Cesarea que fue, según algunas tradiciones cristianas, el soldado romano que traspasó el costado del cuerpo de Jesús con su lanza. En este punto sube la tensión entre ambos personajes y ante tales acusaciones, Mojarrilla ya insulta abiertamente a Domingo, insistiendo en su ignorancia y falta de luces : “Este pécora campi, aqueste intonso, / cuadrúpede bestial de mente duraˮ ; y añade a continuación : “Fuerte cosa es tratar con mentecatos ; inocente, escuchadˮ ; a lo que contesta pérfidamente Domingo : “Decid, Pilatosˮ. Ya vemos cómo se vale aquí Benavente del tópico de la culpabilidad de los judíos en la pasión de Cristo, tópico que se continúa en las intervenciones siguientes :

Mojarrilla : Ha dado en que no tengo el día de Corpus

de ir en la procesión.

Escribano : ¿ Hay tal capricho ?

¿ Vos decís esto ?

Domingo : Sí, y lo dicho, dicho.

Escribano : ¿ Por qué ?

Domingo : Porque este alcalde es sospechoso,

y el que con vara junto a Dios le viere,

pensará que otra vez prenderle quiere.

Mojarrilla : Yo tengo de ir con vara acompañándole,

que el día que Dios sale a ser honrado,

es menester que vaya acompañado.

Domingo : Si fuera en vuestra tierra, yo os lo juro,

que aquí, aunque vaya solo, va seguro.

31Y “vuelven a reñirˮ, como reza la acotación, apartando al Escribano impotente que intenta apaciguarlos, lo que no puede sino provocar la risa de los espectadores.

  • 46 Ibid. para todas las citas.

32Tras el “argumentoˮ trillado de la culpabilidad de los judíos en la pasión y muerte de Cristo, Domingo, ante un nuevo insulto de Mojarrilla que exclama “que pertinaz está el tontón salvajeˮ la emprende ahora con el linaje del alcalde de hidalgos, contestándole : “Más pertinaz está vuestro linaje46ˮ. El Escribano, con el fin de que ya empiece la sesión de justicia, intenta otra vez reconciliarlos y les pide que se sienten. Pero ninguno de los dos alcaldes quiere sentarse, o sea ceder, antes que el otro, lo que origina un nuevo juego de palabras que es otro tópico de los chistes antijudaicos a partir de “sábadoˮ y “domingoˮ :

Domingo : Con aquesta calor, mal me habéis hecho ;

sentaos, Alcalde.

Mojarrilla : Sentaos vos.

Domingo : No quiero.

Mojarrilla : Sentaos, Domingo.

Domingo : El sábado es primero.

Mojarrilla : Yo soy cristiano viejo.

Domingo : Alcalde hermano,

  • 47 Ibid., p. 281 r.

el viejo veo, echad acá el cristiano47.

  • 48 Ibid., p. 280 r.
  • 49 Ibid., p. 281 r.
  • 50 Ibid.
  • 51 Ibid. para las tres citas.

33En la lista de dramatis personae, viene en efecto precisado : “Mojarrilla, alcalde de los hidalgos, de vejete48ˮ (el subrayado es mío). Domingo le acusa otra vez de practicar la religión hebraica mediante la alusión al shabat, que es habitual en las cargas antijudías. Mojarrilla le pide otra vez a Domingo que se siente, precisando : “Sentaos allá, que juntos no haremos / buenas migas los dos49ˮ. Lo que origina otro juego de palabras por parte del alcalde de villanos, un juego esta vez relacionado con la comida : “Yo lo imagino, / porque las mías se hacen con tocino50ˮ. Esta mención al tocino es otro tópico muy usado por los labradores del teatro para afirmar su condición de cristianos viejos. Por fin, entran los acusados, pero no por ello dejan de hostigarse ambos alcaldes, que acaban sentándose “espaldas con espaldasˮ, como indica una acotación. Viéndoles en esta posición, una moza, que viene a comparecer ante ellos por prostitución, dice burlonamente : “¿ Han visto qué manera de sentarse, / que parecen el viejo y el mancebo ?ˮ A lo que contesta Domingo : “El testamento viejo con el nuevoˮ. Y exclama la moza : “Tales alcaldes en mi vida he visto51ˮ, exclamación que lo resume todo.

  • 52 Ibid., p. 284 vo-285 r.

34Verdad es que ambos alcaldes vienen ridiculizados a lo largo del entremés mediante varios procedimientos propios del género : golpes (se pegan con la vara), caídas (cuando Domingo se levanta del banco, Mojarrilla se cae ruidosamente al suelo), altercados más o menos frenéticos y también por sus discursos respectivos ; mientras la única defensa de Mojarrilla frente al villano es tratarle de bobo, los ataques de Domingo no son sino una sarta de tópicos mecánicos, de fórmulas y acusaciones trilladas sin verdadero fundamento, que reflejan y refuerzan su ignorancia y su ceguera ante los prejuicios socio-raciales. Y acaba de desacreditar a estos alcaldes su manera de administrar la justicia, pues en vez de tomar decisiones serias, prudentes y pensadas, acaban bailando y cantando con músicos y con la moza prostituta. La carga satírica y la ironía de Quiñones de Benavente son indiscutibles, aunque se hacen según los códigos del género, con exageración y en un tono contantemente burlón. Vemos claramente la incapacidad de estos alcaldes incompetentes para asumir su cargo con seriedad y criterios pertinentes. No olvidemos además que ambos ocupan esta posición sin otro mérito, en el caso de Mojarrilla, que ser hidalgo, y, en el caso de Domingo, que haber tenido el dinero suficiente para comprar la vara (podemos leer en el segundo entremés de la serie : “Domingo : que me costó ahora un año mi dinero / que no la hallé [la vara] en la calle, ni aun de balde ; cómprela el que quisiere ser alcalde52ˮ).

35El universo de los alcaldes rústicos que pueblan los entremeses aquí mencionados es un universo cerrado, impregnado de prejuicios sociales y raciales, en el que pueden gobernar unos labradores ignorantes solo por el hecho de tener algunos medios económicos o de ser, supuestamente, cristianos viejos. Bajo la pluma de Benavente o de Cervantes, y de otros entremesistas de su época, especialmente Quevedo, los alcaldes rústicos no dejan de ser ridiculizados, maltratados, presentados como unos títeres que se contentan con repetir una serie de tópicos hueros y faltos de fundamento que los desacreditan totalmente. Y no sólo su discurso les quita cualquier legitimidad y seriedad, sino también todas sus actuaciones, gestos o, más bien, gesticulaciones, constantemente hiperbólicos, ridículos o incluso absurdos y, en última instancia, muy alejados del comportamiento que se esperaría en unos gobernantes o unos jueces. Por supuesto la risa tiene en estas piezas una función destructora, si bien al final de cada entremés examinado no se resuelve ningún conflicto y todo permanece igual, reflejando el mundo inmutable e inmóvil en que se mueven los personajes. En este mundo rústico prevalece una sola opción : aferrarse a su condición de cristiano viejo, acallando cualquier duda y rechazando cualquier proceso de cuestionamiento, so pena de ser rechazado por el cuerpo social. Risa y sátira sustentan estos textos que con su fuerza cómica, su fantasía, su índole carnavalesca y su carga crítica siguen divirtiéndonos.

Haut de page

Notes

1 En la edición de Hannah E. Bergman, Luis Quiñones de Benavente y sus entremeses, Madrid, Castalia, 1965, p. 816a.

2 Hannah E. Bergman, op. cit., p. 746a.

3 Luis Quiñones de Benavente, Entremeses completos I. Jocoseria, Ignacio Arellano, Juan Manuel Escudero y Abraham Madroñal (eds.), Madrid/Frankfurt-am-Main, Iberoamericana/Vervuert, 2001.

4 María José Martínez López, El entremés: radiografía de un género, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail, Anejos de Criticón, 1997, p. 262.

5 Eugenio Asensio, Itinerario del entremés. Desde Lope de Rueda a Quiñones de Benavente, Madrid, Gredos, 1965.

6 Sobre la noción de disimulación religiosa, ver Linda Bisello, Sotto il manto del silenzio, Firenze, Olschki, 2003 ; Fernando R. De la Flor, Pasiones frías. Secreto y disimulación en el Barroco hispano, Madrid, Marcial Pons, 2005 ; Bernard Darbord y Agnès Delage (eds.), Le partage du secret. Culture du dévoilement et de l’occultation en Europe, du Moyen Âge à l’époque moderne, Paris, Armand Colin, 2013.

7 Sobre el concepto de pureza de sangre, se pueden consultar las obras siguientes: Albert A. Sicroff, Les controverses des statuts de « pureté de sang » en Espagne du xve au xviie siècle, Paris, Didier, 1960 ; Raphaël Carrasco, Annie Molinié-Bertrand y Béatrice Perez (eds.), La Pureté de sang en Espagne. Du lignage à la « race », Paris, PUPS, 2011.

8 Eugenio Asensio, op. cit., p. 150.

9 Para La elección de los alcaldes de Daganzo y El retablo de las maravillas, citamos por la edición realizada por Nicholas Spadaccini : Miguel de Cervantes, Entremeses, Madrid, Cátedra, 1992. Para esta cita, p. 143.

10 Miguel de Cervantes, op. cit., p. 144.

11 Ibid., p. 145.

12 Ibid., p. 144.

13 Ibid.

14 Ibid., p. 145.

15 Ibid., p. 146-147.

16 Ibid., p. 154.

17 Ibid., p. 154-155.

18 Ibid., p. 155.

19 Ibid., p. 156.

20 Ibid., p. 149.

21 Ibid., p. 146.

22 Ibid., “Introducciónˮ, p. 63.

23 Ibid., p. 220.

24 Precisa a este propósito Maurice Molho : “Un nacimiento ilegítimo, por un lado, y la impureza de sangre, por el otro, representan, desde un punto de vista social, dos taras u obstáculos para acceder a cualquier clase de empleo o carrera. Y no es tampoco casual que ambos criterios de exclusión se conjuguen, exactamente, como en El retablo de las maravillas para conferir su estatuto negativo al pícaro, bastardo y marrano, que avanza en la vida sin disponer jamás en su persona de una base mínima de credibilidadˮ (Cervantes, raíces folklóricas, Madrid, Gredos, 1976, p. 157 ; “El retablo de las maravillasˮ, p. 37-214).

25 Diego Gracia Guillén, “Chirinos en el Retablo de las maravillasˮ, Papeles de Son Armadans, 92, 1979, p. 14.

26 Vicente Pérez de León, Tablas destempladas. Los entremeses de Cervantes a examen, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 2005, p. 198-208 (“La imaginación y el poder en El retablo de las maravillasˮ).

27 Miguel Querol Gavaldá, La música en las obras de Cervantes, Barcelona, Comtalia, 1948, p. 137.

28 Miguel de Cervantes, op. cit., p. 227.

29 Ibid., p. 229.

30 Ibid., p. 230.

31 Ibid., p. 228.

32 Ibid., p. 230.

33 Ibid., p. 229.

34 Ibid., p. 233.

35 Ibid., p. 233-234.

36 Vicente Pérez de León, op. cit., p. 199.

37 Ibid., p. 208.

38  Textos consultados en http://www.cervantesvirtual.com/obra/los-alcaldes-entremes-famoso/ (consultado 08/01/2018).

39 Eugenio Asensio, op. cit., p. 149.

40 Op. cit., p. 280 r.

41 Ibid.

42 Ibid.

43 Ibid.

44 Ibid.

45 Ibid., p. 280 vo.

46 Ibid. para todas las citas.

47 Ibid., p. 281 r.

48 Ibid., p. 280 r.

49 Ibid., p. 281 r.

50 Ibid.

51 Ibid. para las tres citas.

52 Ibid., p. 284 vo-285 r.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carine Herzig, « La cuestión de la limpieza de sangre y la disimulación religiosa en algunos entremeses del siglo xvii : de la burla a la sátira social », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 34 | 2020, mis en ligne le 10 juin 2020, consulté le 05 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/framespa/8903 ; DOI : https://doi.org/10.4000/framespa.8903

Haut de page

Auteur

Carine Herzig

Carine Herzig est Maître de Conférences hors classe et enseigne à l’Université Bordeaux-Montaigne depuis 2005 (laboratoire de recherche : Ameriber). Ses domaines de spécialité concernent le théâtre espagnol de la fin du xviie et de la première moitié du xviiie siècle (controverse éthique, traductions et adaptations de pièces étrangères en Espagne, réception du phénomène théâtral, évolution des formes théâtrales entre le xviie et le xviiie siècle, etc.). carineherzig@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals