Skip to navigation – Site map

HomeNuméros9Interferencias literarias en text...

Interferencias literarias en textos históricos: dos casos sobre la minoría judía

Rica Amrán

Abstracts

In this paper we present a comparison between two 15th century chronicles, the first one we will analyze being Diego de Valera's Crónica Abreviada and the second one Pedro de Escavias' Repertorio de príncipes de España.
We have focused on the Jewish and conversa themes, underlining how and in what way both chronicles tell the events that happened to the minority and their converts.

Top of page

Full text

1En el estudio de diversas crónicas, al profundizar en su análisis, nos hemos dado cuenta de que ciertos autores, al no poseer conocimientos directos, o quizás información, sobre un determinado hecho histórico, han “echado mano” a otro tipo de fuentes, como pueden llegar a ser los textos literarios.

2En cierta medida esto no nos extraña pues eventos como la llegada de los musulmanes a la península ibérica, la propia conquista, la batalla de Covadonga, etc, por citar unos cuantos, observamos cómo leyenda y realidad se entremezclan para darnos una explicación de un determinado momento histórico difícil de “explicar y entender” por el autor.

3Vamos a prestar atención especial a dos crónicas del siglo XV, la primera sobre la que trabajaremos en estas páginas será la Crónica Abreviada de Diego de Valera, la segunda El Repertorio de príncipes de España de Pedro de Escavias.

1. A modo de introducción

  • 1 H. Beinart, “¿Cuándo llegaron…”. R. Gómez Salinero, Las conversions

4Constatamos la existencia de una comunidad judía en tierras peninsulares a partir del siglo I de la era común, aunque según los restos arqueológicos encontrados, algunos miembros de esta minoría habían llegado con anterioridad a la zona. Tras la caída del Imperio ellos pasarían a formar parte del reino visigodo con capital en Toledo, viviendo esta con relativa tranquilidad hasta la conversión de Recaredo al cristianismo, quien, para legitimar su posición política, se basaría en la nueva religión adoptada, lo cual provocó un periodo de inestabilidad, que llevaría a cuestionar en el siglo VII su propia existencia.1

  • 2 R. Amrán, De judíos a judeo-conversos…; E. Benito Ruano, Toledo en el siglo XV, Madrid, CSIC, 1961.

5Sin embargo la llegada de los musulmanes en el año 711 cambiaría la situación, instalándose en las nuevas estructuras creadas por ellos, primero en el emirato y después en el califato con capital en Córdoba; la destrucción del dicho califato, por la llegada de hordas migratorias provenientes del norte de Africa, provocó, entonces, un desplazamiento de la población hacia el norte cristiano, en donde los reyes hispanos habían creado condiciones de seguridad para acoger a los judíos, necesitados como estaban, en reorganizar sus propios reinos incipientes.2

6Un gran número de ellos se estableció en Castilla, pero también en Aragón, bajo la soberanía directa de los soberanos, pasando a ser “sus judíos”, parte de la propiedad real, viviendo en dichas condiciones hasta el siglo XIII, cuando las relaciones entre monarquía y nobleza se deterioraron; los primeros enfrentamientos entre ambos se produjeron sin lugar a duda durante el periodo de Fernando III el Santo, recrudeciéndose durante la época de Alfonso X. Los nobles castellanos seguirían detentando de más en más poder hasta la subida al trono de Alfonso XI, quien conseguiría dominarlos y establecería de nuevo una paz relativa, hasta la muerte intempestiva de este soberano en 1350, lo que provocó nuevas luchas, en esta ocasión entre el heredero legítimo Pedro I y su otro hijo, fruto de las relaciones extraconyugales con Leonor de Guzmán, Enrique de Trastámara, apoyado por la nobleza.

  • 3 R. Amrán, De judíos a judeo-conversos…, pp. 15–33. E. Benito Ruano, Toledo en el siglo XV, pp. 1–15

7El asesinato de Pedro I en 1369 y la subida al poder de un rey bastardo cambiaría parcialmente la situación, ya que los Trastámara, que había atacado en principio a las comunidades judías para contrarrestar el poder de Pedro, una vez establecidos en el trono, se condujeron de forma similar a los anteriores reyes castellanos, es decir, siguieron considerándolos parte del poder real.3

8Sin embargo, los mensajes antijudíos desplegados durante la dicha guerra civil siguieron circulando y no se desligaron de la mentalidad popular; aprovechando la sucesión de menores en la corona castellana, durante ese final del siglo XIV, Ferrán Martínez, arcediano de Écija, comenzó sus predicaciones contra la comunidad, lo cual llevó en 1391 al asalto de los principales barrios judíos castellanos, extendiéndose también al resto de las monarquías peninsulares.

9Vemos, por tanto, a partir de estos momentos, un cambio, pues los judíos, cuando habían sido atacados, durante la toma de poder de los Trastámaras, lo habían sido al mismo nivel que los nobles, con la única intención de disminuir el poder real: aquí sin embargo observamos que los judíos fueron contrarrestados desde una perspectiva religiosa.

  • 4 R. Amrán, “De Pedro Sarmiento…”; R. Amrán, Judíos y conversos…; E. Benito Ruano, “La Sentencia-Esta (...)

10Fue ese el momento de las conversiones forzosas que llevaron a un número muy importante de judíos a aceptar el cristianismo; sin embargo debemos señalar un hecho central en nuestra presente reflexión: cristianos nuevos existieron desde siempre, gentes que pusieron en tela de juicio sus propios puntos de vista sobre su religión, pero el número tan importante de neófitos que decidieron dar dicho paso no tuvo paredón en épocas anteriores, lo cual traería una serie de consecuencia sociales, políticas y económicas, provocando, a principios del siglo XV, revueltas y rebeliones anti-conversas, sobre todo en Toledo y su zona, que prácticamente no se calmarían hasta la toma de poder de Isabel I en el último tercio del siglo XV.4

2. La crónica abreviada de Diego de Valera

  • 5 Entre su actividad intelectual señalamos sus trabajos como historiador, poeta y ensayista: Exhortac (...)
  • 6 C. Moya García, Crónica abreviada, cap. CXXIV, Sevilla, 1482, 4.ª parte, p. 306.
    Fernando del Pulgar
    (...)

11Diego de Valera5 nace probablemente en Cuenca 1412 y muere en el Puerto de Santa María en 1488; hijo de Alfonso Chirino (o Alfonso de Guadalajara, de origen converso), quien había ejercido como médico de Juan II de Castilla, residió en la corte durante los años 1411 a 1413. En 1427, a los quince años, entra al servicio de dicho monarca y en 1429 se le nombra doncel del príncipe Enrique. En 1435 sabemos que participó en la batalla y conquista de Huelma, iniciando de esta forma una serie de recorridos, viajes y peregrinaciones caballerescas.6

12Sabemos sin embargo que estará de vuelta por tierras castellanas entre los años 1438 y 1439, poniéndose al servicio del entonces príncipe, el futuro Enrique IV. En 1443 lo encontramos en Dinamarca, Inglaterra y Borgoña, volviendo a Castilla en 1444, e interviniendo de forma directa en la política del reino y nueve años después en la caída de D. Álvaro de Luna. Partidario acérrimo de los Reyes Católicos, fue nombrado corregidor en 1478, instalándose en su puesto sólo en junio de 1480, aunque en 1482 ya se encontraba en Puerto de Santa María donde se dedicaría al trabajo de sus obras históricas.

La crónica abreviada

13Las crónicas fueron redactadas por Valera en los últimos años de su vida; por orden cronológico de redacción fueron: La crónica abreviada de España, El Memorial de diversas hazañas y La crónica de los Reyes Católicos.

14La crónica abreviada de España, también llamada La Valeriana (escrita entre 1479 y 1481), encargada al cronista por la reina católica, fue impresa por primera vez en Sevilla por Alfonso Puerto.

15Este texto tiene como meta legitimar la postura de Isabel, así como su propia subida al trono; Juana de Castilla no será citada por Valera en este texto y en el mismo se hace sobre todo hincapié en la unidad entre Castilla y Aragón, así como en la guerra de Granada; la superioridad de Castilla sobre el resto de los reinos peninsulares no deja de ser sistemáticamente puesta de relieve en todo el texto. Dividida en cuatro partes, se inicia con una descripción del mundo, será sólo en la cuarta parte donde se centre sobre el reino de Castilla.

16Son muy escasas las citas sobre la minoría judía y sus conversos, probablemente por no encontrarlos lo suficientemente importantes como para recordarlos en un texto, que desde su origen supo que iba a ser corto.

  • 7 C. Moya Garcia, Crónica abreviada…, pp. LXXVI–LXXVII.

17En relación con la temática que nos ocupa en estas páginas, me gustaría hacer referencia específicamente a la historia del Cid y a la forma en que la trae a colación Diego de Valera, a la cual presta singular atención. Según Cristina Moya García,7 el recordatorio del héroe de Vivar ostenta “45 de las 184 hojas que tienen los ejemplares de la edición príncipe”.

  • 8 J. Puyol Alonso, La Crónica popular… J. Puyol Alonso, “Los cronistas…”, pp. 118–144.

18De hecho, la historia del Cid está pulcramente señaladas en la misma y los capítulos que le dedica Valera fueron editados separadamente en varias ocasiones, en lo que Julio Puyol8 llamó La Crónica popular del Cid, que salió a la luz por primera vez en 1498, publicándose con posterioridad en catorce ocasiones, con diferentes nombres, entre 1604 y 1627. Efectivamente, salvo seis capítulos que tocan directamente a Alfonso VI, el resto se halla recogido en las dichas crónicas del Cid.

19Particularmente nos interesa, en esta crónica, el capítulo 59, titulado De cómo el Cid salió de Castilla por mandado del rey don Alfonso, porque fue vuelto con el, y de las cosas que fizo en su salida, en el cual se trata la relación que tiene dicho caballero con Rachel y Vidas, dos judíos burgaleses.

  • 9 J. Puyol Alonso, La Crónica popular…, p. 18. J. M. Cacho Blecua, “Texto, grabados y configuraciones (...)
  • 10 He utilizado la edición de Colin Smith publicada en la editorial Cátedra en el año 1984.

20Si bien es verdad que se alude a los mismos, a pesar de lo que ciertos autores opinan, Valera pudo inspirarse, como para otras partes de su texto, de la Crónica general de 1344;9 nosotros creemos, sin embargo, ver también la influencia del denominado Poema o Cantar del Mío Cid,10 que como sabemos es de origen popular, fue puesto por escrito en los primeros años del siglo XIII, y en donde se mezcla, al igual que en la crónica, leyenda y realidad sobre el caballero castellano, cuya vida se desarrolló entre los años 1040? y 1099.

  • 11 D. Alonso, “Estilo y creación…”, pp. 106–111.
  • 12 Sobre los nombres de estos judíos, así como sobre los mismos, mucho se ha escrito, así como sobre l (...)

21Es en el momento de ese destierro, cuando la figura del comerciante Martín Antolinez11 aparece en escena, personaje inventado o “sobrino del Cid” como se la llama en la crónica, no lo sabemos con exactitud; lo que sí conocemos con certeza es que el dicho personaje va a ver a unos judíos, Rachel y Vidas,12 los cuales ayudarán a Rodrigo.

22La crónica nos dice que es el propio Cid quien propone a Martín ir a visitar a los judíos:

  • 13 C. Moya García, Crónica abreviada…, p. 204.

Y luego llamó a un su sobrino, que llamavan Marín Antolínez, y le dixo en gran secreto que fuese a Burgos y dixese a ciertos judíos amigos suyos que les pluguiese venir a fablar con él, los quales vinieron de muy buen grado porque lo avaian por muy noble y avían siempre en él fallado mucha honra y defendimiento. Y venidos, el Cid les dixo: Amigos, yo fallé siempre en vos buenas obras y vos en mi no menos en lo que pude. El rey me manda salir de sus reinos, y yo quiérolo así fazer…13

23Sin embargo, en el Poema no nos queda tan claro este hecho:

  • 14 Poema del Mio Cid, ed. de Colin Smith, Madrid, Cátedra, 1985, pp. 141–142.

Fablo mio Çid el que en buena ora çinxo espada:
¡Martin Antolinez sodes sórdida lança!
Si yo bivo doblar vos he la doblada.
Espero es el oro e toda la plata;
Bien lo vedes que yo no trayo (nada),
E huevos me serie pora toda mi compaña;
Fer los he amidos, de grado no avrie nada.
Con vuestro consejo batir quiero dos archas;
Icamos las d’arena cae bien serán pesadas,
Cubiertas de guadalmeçi e bien enclaveadas
Los guadalmeçis bermejos e los clavos bien dorados.
Por Rachel e Vidas vayades me privado;
Quando en Burgos me vedaron compra y el rey me ha airado,
Non puedo traer el aver cae mucho es pesado,
Empeñar gelo he por lo que fuera guisado.
De noche lo lieven que non lo vean christianos;
Véalo el Creador con todos los santos,
Yo mas non puedo e amidos los fago…14

24En contrapartida, el resto del texto coincidirá de una u otra forma; el Cid, pues es él quien habla en la crónica, lleva las arcas llenas de arenas a los judíos, haciéndoles creer que en ellas se encontraban grandes riquezas y que, por estar castigado con el destierro, el rey no se las deja transportar.

  • 15 C. Moya García, Crónica abreviada…, p. 204.

Y soy en gran necesidad, porque las arcas que tengo de mi tesoro no las puedo así ligeramente, llevar y quiero dexarlas en vuestro poder. Y agradecervos he munchos que sobre ellas me prestasteis algún aver, pues sé que, a D. gracias lo tenéis”. Y el Cid mandó sacar dos arcas muy grandes y muy bien cubiertas de cuero y ferreteadas, y con quatro cerraduras tan pasantes que quatro onbres no podían alçar una d’ellas, las quales eran llenas de arena, y en tal manera puesta que no podía d’ella cosa salir. Y el Cid ge las entregó y les dixo lo que podían prestar…15

25En el poema, sin embargo, será Antolínez el que hable, con un discurso muy parecido al realizado por el Cid en la Crónica:

  • 16 Poema de Mío Cid, pp. 142–143.

Rachel e Vidas e uno estaban amos
En cuanto de sus averes, de los que avia ganado.
Lego Martín Antolínez a guisa de membrado:
¿O sedes, Rachel e Vidas, los mios amigos caros?
En prioridad fablar querría con amos.
Non lo detardan, todos tres se apartaron:
Rache e Vidas: amos me dat las manos
Que non me descubrades a moros nin a christianos;
Por siempre vos fare ricos, que non seades menguados.
El Campeador por las parias fue entrado
Grandes averes priso e mucho sobejamos;
Retovo dellos quanto que fue algo,
Por en vino a aquesto por que fue acusado.
Tiene dos arcas lennas de oro esmerado.
Ya lo vedes que el rey le a airado.
Deado ha heredades e casas e palacios;
Aquelas non las puede levar, si non, ser ien ventadas;
El Campeador dexar las ha en vuestra mano,
E prestalde de aver lo que ha guisado
Prended las archas e meted las en vuestro salvo;
Con grand jura meted i las fes amos
Que non las catades en todo aqueste año…16

  • 17 C. Moya García, Crónica abreviada…, p. 204.

26En la Crónica se nos explica el porqué de este préstamo de los judíos, dejando en caución las arcas: “… y los judíos eran muy ricos, y como avian gran confiança de las palabras del Cid, ellos le prestaron con buena voluntad cien marcos de oro y seiscientos de plata…”.17 Este estereotipo, en el cual se hace alusión al Cid, no aparece en el Poema.

  • 18 Crónica general de 1344, BNE, 10815, fol. 69r. Poema del Mío Cid, vv 160–190, pp. 144–145.

27Sobre la cantidad de monedas que los judíos prestan al Cid, tanto en la Crónica general de 1344, como en el Cantar encontramos que son 300 de oro y 300 de plata.18

3. El Repertorio de Príncipes de España de Pedro de Escavias

  • 19 Repartimento de Sevilla año de 1253, p. 719.

28Pedro de Escavias (¿1410?–1485), directamente emparentado con la Casa de los Carrillo, los Escavias eran señores de la villa de Priego, junto a la ciudad de Cuenca. Su linaje figura por primera vez en la documentación hasta el siglo XII y principios del XIII, señalándose su presencia en la toma de Andújar en 1225,19 formando parte de la nobleza de baja alcurnia que Fernando III desplazo hacia las zonas fronterizas.

  • 20 Michel García señala su fecha de nacimiento entre los años 1415 y 1420. M. García, Repertorio de Pr (...)

29Sobre Pedro hemos constatado que fue un hombre insigne en la dicha ciudad de Andújar, del que se nos escapan un número importante de datos, entre otros su lugar y fecha de nacimiento;20 sabemos, sin embargo, que fue hijo de Juan González de Priego de Escavias el Mozo, quien ejerció el cargo de capitán de Andújar. Nombrado paje de Juan II de Castilla, compartió la infancia del futuro Enrique IV, por el que sintió una gran devoción, pero que con el tiempo no dejará de advertir sus defectos, entre otras cosas su inestabilidad de carácter.

30Su matrimonio con Teresa de Contreras, con la cual tuvo tres hijos fue arreglado para precisamente continuar en la misma vía con el que había iniciado su andadura, es decir engrandecer su estirpe; se supone que hacia 1446 residía en Andújar, ostentando entonces el cargo de alcalde en 1454, después se le añadirían los de escribano y alcalde mayor de la dicha zona en 1459; fue nombrado consejero real en 1467.

  • 21 La fidelidad de Escavias al rey Enrique IV de Castilla viene expresada en diferentes cartas (J. B. (...)
  • 22 Escavias apoyó en diversas ocasiones a Lucas de Iranzo, como recuerda en su Repertorio; por ejemplo (...)
  • 23 Crónica de los Reyes Católicos…, p. 433.

31Por último, en este breve recordatorio, debemos hacer alusión a su relación con el condestable de Castilla, Miguel Lucas de Iranzo, por lo que encontramos a nuestro autor en el bando enriqueño durante la guerra civil que enfrentó a este último con su medio hermano Alfonso,21 siendo partidario a ultranza del rey en Andalucía, pues pensaba que la legitimidad venía dada por Juan II a Enrique; desde su perspectiva, Miguel Lucas de Iranzo, era el representante de la monarquía en el sur castellano22 y la admiración que tenía por este último le llevó a arreglar el matrimonio de su hija con el primo del condestable, Fernán Lucas, en el año 1469.23

El Repertorio de Príncipes

  • 24 He consultado directamente en línea este documento, que se encuentra en la Biblioteca de El Escoria (...)
  • 25 Escavias apoyó en diversas ocasiones a Lucas de Iranzo, como recuerda en su Repertorio; por ejemplo (...)

32El manuscrito sobre el que he trabajado se encuentra en la Biblioteca de El Escorial24 y probablemente es del siglo XVI y le falta el capítulo 3; se supone que su fecha de composición es posterior a la muerte de Enrique IV,25 es decir al 11 de diciembre de 1474, pero en el que podemos verificar que no se hace ninguna alusión a la toma de poder de su medio hermana Isabel.

  • 26 La edición realizada por Michel García es la que hemos citado en nota 20 y es la empleada para este (...)

33Para la redacción de estas páginas hemos también utilizado la excelente edición de Michel García del El Repetorio, resultado de su tesis doctoral y publicado en el Instituto de Estudios Gienenses.26

  • 27 A. de los Ríos, Historia crítica, II 68.

34José Amador de los Ríos divide en cuatro partes el Repertorio: a) época romana (dieciocho capítulos en total), b) historia del imperio, que nos lleva dentro de la obra hasta el capítulo 36; c) historia de los godos (capítulos 37 y 80); d) la Reconquista (capítulos 81 al 147).27

35Para nosotros la más interesante es esta última, la de la Reconquista, en la que vemos pasar rápidamente la subida de los Trastámara al poder, haciendo solo alusión al mal comportamiento de Pedro I; en relación con el reinado de Juan II de Castilla nuestro cronista se centra sobre todo en los conflictos entorno a D. Álvaro de Luna y a los infantes de Aragón. Pero el centro de El Repertorio será, sin lugar a duda, el periodo de Enrique IV, del que Pedro de Escavias es testigo de excepción en todo lo referente a Andalucía, zona a la que, en contrapartida de otras crónicas, él presta gran atención.

36El universo de Escavias es Castilla, en el que Andalucía tiene un papel principal; su ideal es evidentemente la defensa de la fe y la lucha contra los musulmanes con el único fin de reducir a estos a una mínima expresión territorial.

37La minoría judía y sus cristianos nuevos forman parte de las temáticas que salen de la pluma de Pedro de Escavias, pero en algunas ocasiones él bebe de otros textos y crónicas. Nosotros intentaremos establecer aquellos de las que se inspira cuando hace alusión a la comunidad judía y a sus conversos. Podemos distinguir tres momentos esenciales que nos parecen sumamente interesantes, en los que Pedro de Escavias realiza un enfoque muy especial:

38a) Historia del nacimiento del Mahoma: Subrayamos particularmente, en el capítulo 56, cuando analiza el reinado de Leovigildo y en donde él hace alusión al nacimiento del profeta:

  • 28 Repertorio, fols. 21v–22r, M. García, Repertorio de Príncipes p. 75.

En tiempos deste Rey Leovigildo que avedes oydo, nasçió el falso profeta Mahomad. E como quiera que la entençión de quién este tratado acopiló non fue de en él tratar otras cosas salvo de los príncipes e señores que después de Hércoles, uno enpós de otro, señorearon a España…Este Abdalla de Aravia, que fue padre de Mohamad, e avía gran amistad con un judío que sabía mucho de la ciencia que llaman astronomía e era muy sabio en la ley de los judíos e de los cristianos. Y en Arabia, ubo muy gran seca, que tan solamente no podían arar ni sembrar. Así que / por esta causa menguó tanto el pan en la tierra que non fallavan las gentes ya qué comer sinon lasyervas y las rraízes del canpo. Mas quando vino el tienpo que Emina ovo de encaeçer, aquel judío, como era estrellero, cató e miró las concordancias, de los signos e de las estrellas e de las plantas sobre el nasçimiento del niño abía de ser muy esforçado e alçado e poderoso en rreyno e en ley…28

39b) Fue un judío el que vaticinó el nacimiento de Mahoma y su futuro papel de profeta, haciendo hincapié en la amistad entre judíos y musulmanes.

  • 29 El documento que he utilizado puede ser consultado en: BNE, mss res 35, fol. 92r–100r. Una edición (...)
  • 30 La edición castellana de dicho texto fue realizada en el siglo XV por Álvaro de Villaescusa, en Sal (...)
  • 31 R. Amrán, Entre historia y literatura, pp. 599–603.

40Las fuentes de las que bebe en esta ocasión Escavias, fue, en nuestra opinión la obra titulada la Disputa de Abutalid;29 como aparece en el prefacio, fue redactada por el dominico hispano Alfonso de Buenhombre, hacia el año 1350, quien al ser hecho prisionero en el norte de África tuvo entre sus manos ese pequeño texto en lengua árabe, que él tradujo al latín.30 En él se narra el viaje de Abutalib a Jerusalén, en compañía del judío Samuel, así como el intercambio epistolar a la vuelta del periplo, que los llevó a reconocer, en última instancia, como verdadera, a la religión cristiana.31

41En La disputa algo que nos recuerda vagamente lo expresado por Escavias y que hemos citado más arriba:

  • 32 R. Amrán, Entre historia y literatura…, p. 605.

Confessáys esso mismo que, como él fuese de quatro años, lo crió en una villa de su padre un perverso judío gehenatico, es, a saber, infernal el qual la Ley mosaica e el testamento viejo le besó e lo instruyó…32

42En el capítulo 57 de El Repertorio se acusa de “falso” al judío que predijo el futuro al nacimiento de Mahoma:

  • 33 Repertorio, fol. 22r, M. García, Repertorio de Príncipes, p. 76.

En el doçeno año del rrey Leovigildo, abiendo ya Mahomad quatro años, dixo aqule falso judío mintiendo que vinieron dos ángeles e que sacaronel corazón a Mahomad e gelo fendieron por medio e que le quitaran dél un quarto de sangre negra e que gelo lavaran muy bien, con agua muy clara e fermosa, e después de aquellom que lo pesaron con cora’ones de diez de aquellos que eran de su gente dél, e después con mill coraçones otros, e que fallaron siempre que pesava mas el coraçon de Mahomad solo que todos los otros. E que el un ángel de aquéllos dixo al otro: “ssi este coraçon fuera puesto en un peso e los coraçones de quantos ay en Aravia en otro, más pesara este solo que todos los otros”. E el judío malvado dixo que se lo digera esto el ángel Gabriel en visión.33

43Interesante en este capítulo es también la alusión a Abutalid, al cual se le denomina “tío” del profeta.

  • 34 Repertorio, fols. 22r–22v, M. García, Repertorio de Príncipes, pp. 76–77.

E aviendo Mohamad ocho años, murió su avuelo Abdel Mutalib. E tomólo en guarda Abutalib que de su padre hera hermano e diólo a enseñar al judío estrellero, y mostróle mucho en la ley de los crisitanos e judíos, e así aprendió Mohamad e después metió, en aquella mala seta hordenó, muchas cosas de los moros.
E seyendo de treze años su tio Abutalib llevóle a fazer oración a Gerusalén. E después que se tornaron, siendo Mohamad muy enseñado e dotrinado en la nueva ley e en la vieja, vino una grande anbre en toda tierra de Aravia, que no sabían dar consejos las gentes…34

44Continuando con esta temática, la doctrina de Mahoma la encontramos relatada de la siguiente manera en El Repertorio:

  • 35 R. Amrán, De judíos a judeo-conversos…, pp. 83–90.
  • 36 Repertorio, fol. 23v, M. García, Repertorio de Príncipes, p. 79.

En aquella bestia (habla del alboraique35) fue Mohamad a Gerusalén a fazer oraçion. E Mohamad fiçoles creer que falló entonces en Gerusalén Abraam e a Moysen e a Jesú, e a otros de los profetas antiguos que vinieron allí a fazer oraçion, e que le dieron como ofrenda tres basos, el uno lleno de leche, el otro de vino e el terçero de agua, y que oyó una boz del çielo que le dixo: “Si el vaso de agua bevieres sserás quebrantado con todo tu pueblo, e si el vaso de vino bevieres perderte as con toda tu jente, pero si el vaso de leche bevieres, sserás endereçacod tú y tu pueblo. E entonces tomo el vaso de leche, e que bevió del e que le dixo el ángel Gabriel: “Hagora eres tú endereçado e todos los que creen en tu ley”…36

45Y la Disputa de Abutalib, una vez más, parece ser la fuente de Escavias:

  • 37 K. R. Garcia-Jalon de la Lama, La disputa…, pp. 77–78.

Quanto a lo primero, te digo tu sabes bienque en el 2º libro de Macometo es escripto cientamente como él fuese a Jherusalem a adorar a Dio del cielo en el templo, en el falló a Abraan, Moysén e a Jhesu Cristo, fijo de María, e todos los otros prophetas antiguos. E luego Moysén le ofreció un vaso lleno de vino e Abraán oro lleno de leche, e Jhesu Cristo otro vaso lleno de aua. E los antiguos prophetas le dixeron entonce: “descoje un de lo que mas querrás un vaso destos”. Entonces él oyó una vos delante todos los que aí estaban que venía del cielo e así de sisía: si el vaso devino descojes, tu con tu pueblo pereçeredes; e si el aso de agua descojes, tú con tu pueblo seryes subjusgados: e si el vaso de leche descojes tú con todos los tuyos de Dio por siempre dirigidos e endereçados sereys…37

46Como hemos podido apreciar, las huellas de La disputa se hacen sentir en El Repertorio, evidentemente con un sentido peyorativo, al hacer alusión a esa profecía y relación entre judíos y musulmanes.

4. Conclusiones

47Como podemos observar por los ejemplos señalados anteriormente, ciertos cronistas toman “prestado” de otras fuentes, cuando tienen necesidad de completar determinados momentos históricos, utilizando en ocasiones pasajes de obras literarias que circulaban en su época o en periodos anteriores. La falta de documentación, necesaria para el relato, les empuja a ello.

48Sabemos que dichos “prestamos o interferencias’ de obras literarias (se citan también fábulas, proverbios, etc) eran moneda frecuente, pero aquello que nos parece menos común son aquellas citadas en la documentación histórica.

49Por otra parte, vemos que en ambas crónicas “los préstamos” son tomados en relación con las minorías, a las que no se solía recordar mucho, ni en anales ni en crónicas. En ambos casos la figuras de estos son retratadas con acierto, si comparamos a relatos existentes en otros países europeos; sin embargo, no podemos dejar de señalar que a medida que los siglos corren, la figura del judío y del converso se hará de más en más hostil en dichos relatos, “enemistándose”, tanto en el plano cronístico como en el literario, con la sociedad mayoritaria cristiana.

Top of page

Bibliography

Fuentes primarias

Biblioteca Nacional de España, mss res 35, fol. 92r–100r.

Fuentes publicadas

Crónica de los Reyes Católicos de Mosén Diego de Valera. Edición y estudio de Juan de MATA CARRIAZO, Madrid, Anejo VIII de la Revista de Filología Española, 1927.

GALÍNDEZ DE CARVAJAL, Lorenzo, Crónica de Juan II. Biblioteca de Autores Españoles, 1953.

MOYA GARCIA, Cristina, Edición y estudio de “La Valeriana”(Crónica Abreviada de Mosén Diego de Valera), Madrid, Fundación Universitaria Española, 2009.

Poema del Mio Cid, ed. de Colin SMITH, Madrid, Cátedra, 1985.

PULGAR, Fernando del, Claros varones, ed. de Jesús DOMÍNGUEZ BORDONA, Madrid, Clásicos castellanos, 1923.

Repartimento de Sevilla año de 1253. Con los elogios que hizo à sus Conquistadores… el celebre Argote de MOLINA año de 1588. Sacado de la obra orig[inal] que posehe D[on] Miguel de Manuel, Universidad de Valladolid, 1750.

Bibliografía secundaria

ALONSO, Dámaso, “Estilo y creación en el poema del Mío Cid”, en Historia y crítica de la literatura española, coord. Alan Dayermon, Madrid, Crítica, 1979.

AMADOR DE LOS RÍOS, José, Historia crítica de la literatura española. Madrid: Imp. José Rodríguez, 1865.

AMRÁN, Rica, “De Pedro Sarmiento a Martínez Siliceo: la génesis de los estatutos de limpieza de sangre”, en Autour de l ‘Inquisition: Études sur le Saint Office, ed. de Rica Amrán, Paris, Université de Picardie-Indigo, 2002.

AMRÁN, Rica, “Entre historia y literatura: La disputa de Abutalib”, eHumanista, 28 (2014), pp. 596– 607.

AMRÁN, Rica, “Ser o no ser en el Espejo de la verdadera nobleza de Diego de Valera: el problema converso”, en Las Enciclopedias en España antes de l’Enciclopédie, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, pp. 141–159.

AMRÁN, Rica, De judíos a judeo-conversos, reflexiones sobre el “ser” converso, París, Université de Picardie-Indigo, 2003.

AMRÁN, Rica, Judíos y conversos en el reino de Castilla, propaganda y mensajes políticos, sociales y religiosos (siglos XIV-XVI), Valladolid, Junta de Castilla y León, 2009.

AVALLE-ARCE, Juan Bautista, El cronista Pedro de Escavias: Una vida del siglo XV. Chapel Hill, University of North California Press, 1972.

BEINART, Haim, “¿Cuándo llegaron los judíos a España?”, Estudios, 3(1962), pp. 1–32.

BENITO RUANO, Eloy, “La Sentencia-Estatuto de Pedro Sarmiento contra los conversos toledanos”, Sefarad, 6 (1957), pp. 277–306.

BENITO RUANO, Eloy, Toledo en el siglo XV, Madrid, CSIC, 1961.

CACHO BLECUA, Juan Manuel, “Texto, grabados y configuraciones genéricas de la Crónica Popular del Cid” en El Cid: de la materia épica a las crónicas caballerescas. Actas del Congreso Internacional “IX Centenario de la muerte del Cid” celebrado en la Universidad de Alcalá de Henares los días 19 y 20 de noviembre de 1999”, ed. de Carlos ALVAR, Fernando GÓMEZ REDONDO y Georges MARTIN, Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá de Henares, 2002.

CANTERA BURGOS, Francisco, “Raquel e Vidas”, Boletín de la Institución Fernán González, 34 (1955), pp. 631–633.

CIROT, Georges, “L’affaire des malles du Cid”, Bulletin Hispanique, 48(1946), pp. 170–171.

GARCÍA GÓMEZ, Emilio, “Esos dos judíos de Burgos”, Al-Andalus, XVI (1951), pp. 224–227.

GARCÍA, Michel, Repertorio de Príncipes de España, Madrid, Instituto de Estudios Giennenses del CSIC, 1972.

GARCIA-JALON DE LA LAMA, Klaus Reinhardt, La disputa de Abutalib, Madrid Aben Ezra Ediciones, 2006.

GÓMEZ SALINERO, Raúl, Las conversiones forzosas de los judíos en el reino visigodo. Roma, CSIC, 2000.

MENÉNDEZ PELAYO, Marcelino, Antología de poetas castellanos, Madrid, Librería Viuda de Hernando, 1894.

NETANYAHU, Benzion, Los marranos españoles según las fuentes hebreas de la época (siglos XIV-XVI), Valladolid, Junta de Castilla y León, 2001.

PUYOL ALONSO, Julio, “Los cronistas de Enrique IV: Mosén Diego de Valera”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 79 (1922), pp. 118–144.

PUYOL ALONSO, Julio, La Crónica popular del Cid, Madrid, Librería General de Victoriano Suárez, 1911.

RESNICK, Sideny, “Raquel e Vidas and the Cid”, Hispania, 39 (1956), pp. 300–305.

RESNICK, Sidney, “The Jew as portrayed in early Spanish Literature”, Hispania, 34 (1951), pp. 54–58.

SALOMONSKI, Eva, “Raquel e Vidas”, Vox Románica, 15 (1957), pp. 215–230.

SALVADOR MIGUEL, Nicasio, “Reflexiones sobre el episodio de Rachel y Vidas en el Cantar del Mío Cid”, Revista de Filología Española, 59 (1977), pp. 183–294.

Top of page

Notes

1 H. Beinart, “¿Cuándo llegaron…”. R. Gómez Salinero, Las conversions

2 R. Amrán, De judíos a judeo-conversos…; E. Benito Ruano, Toledo en el siglo XV, Madrid, CSIC, 1961.

3 R. Amrán, De judíos a judeo-conversos…, pp. 15–33. E. Benito Ruano, Toledo en el siglo XV, pp. 1–15.

4 R. Amrán, “De Pedro Sarmiento…”; R. Amrán, Judíos y conversos…; E. Benito Ruano, “La Sentencia-Estatuto…”, pp. 277–306. B. Netanyahu, Los marranos españoles…

5 Entre su actividad intelectual señalamos sus trabajos como historiador, poeta y ensayista: Exhortación de la paz, Genealogías de los reyes de Francia, Origen de Troya y Roma. Ver: M. Menénez Pelayo, Antología de poetas castellanos, Madrid, Editado por la Librería Viuda de Hernando, 1894, pp. CCXXXV–CCLVI. Crónica de los Reyes Católicos de Mosén Diego de Valera. Edición y estudio de J. de M. Carriazo, Madrid, Anejo VIII de la Revista de Filología Española, 1927, pp. XIV–XV. R. Amrán, “Ser o no ser en el Espejo de la verdadera nobleza de Diego de Valera: el problema converso”, Las Enciclopedias en España antes de l’Enciclopédie, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, pp. 141–159.

6 C. Moya García, Crónica abreviada, cap. CXXIV, Sevilla, 1482, 4.ª parte, p. 306.
Fernando del Pulgar hace referencia a este hecho en su obra
Claros varones, p. 115. L. Galíndez de Carvajal los enuncia también en la Crónica de Juan II, Biblioteca de Autores Españoles, LXIII (1953), p. 533.

7 C. Moya Garcia, Crónica abreviada…, pp. LXXVI–LXXVII.

8 J. Puyol Alonso, La Crónica popular… J. Puyol Alonso, “Los cronistas…”, pp. 118–144.

9 J. Puyol Alonso, La Crónica popular…, p. 18. J. M. Cacho Blecua, “Texto, grabados y configuraciones…”, p. 345.

10 He utilizado la edición de Colin Smith publicada en la editorial Cátedra en el año 1984.

11 D. Alonso, “Estilo y creación…”, pp. 106–111.

12 Sobre los nombres de estos judíos, así como sobre los mismos, mucho se ha escrito, así como sobre la propia moral del Cid, haciendo alusión a el concepto de ser un “buen caballero”. Ver sobre todo: F. Cantera Burgos, “Raquel e Vidas”, pp. 631–633. G. Cirot, “L’affaire des malles du Cid”, pp. 170–171. E. García Gómez, “Esos dos judíos de Burgos”, pp. 224–227. S. Resnik, “The Jew as portrayed…”, pp. 54–58. S. Resnil. “Raquel e Vidas and the Cid”, pp. 300–305. E. Salomonski, “Raquel e Vidas”, pp. 215–230. N. Salvador Miguel, “Reflexiones sobre el episodio…”, pp. 183–294.

13 C. Moya García, Crónica abreviada…, p. 204.

14 Poema del Mio Cid, ed. de Colin Smith, Madrid, Cátedra, 1985, pp. 141–142.

15 C. Moya García, Crónica abreviada…, p. 204.

16 Poema de Mío Cid, pp. 142–143.

17 C. Moya García, Crónica abreviada…, p. 204.

18 Crónica general de 1344, BNE, 10815, fol. 69r. Poema del Mío Cid, vv 160–190, pp. 144–145.

19 Repartimento de Sevilla año de 1253, p. 719.

20 Michel García señala su fecha de nacimiento entre los años 1415 y 1420. M. García, Repertorio de Príncipes, p. XVI. A partir de aquí la citaremos como “García”.

21 La fidelidad de Escavias al rey Enrique IV de Castilla viene expresada en diferentes cartas (J. B. Avalle-Arce, El Cronista…).

22 Escavias apoyó en diversas ocasiones a Lucas de Iranzo, como recuerda en su Repertorio; por ejemplo en la del 12 de julio de 1462 contra los musulmanes o la del 30 de mayo de 1466, contra Pacheco, así como la de agosto 1466, cuando acude socorriendo la fortaleza de Monzón y la del 22 de diciembre ayudándole a defender Jaén.

23 Crónica de los Reyes Católicos…, p. 433.

24 He consultado directamente en línea este documento, que se encuentra en la Biblioteca de El Escorial https://rbmecat.patrimonionacional.es/cgi-bin/koha/opac-detail.pl?biblionumber=1285&query_desc=repertorio%20de%20Pr%C3%ADncipes%20de%20Espa%C3%B1a. A partir de aquí citaremos este documento como Repertorio.

25 Escavias apoyó en diversas ocasiones a Lucas de Iranzo, como recuerda en su Repertorio; por ejemplo en la del 12 de julio de 1462 contra los musulmanes o la del 30 de mayo de 1466, contra Pacheco, así como la de agosto 1466, cuando acude socorriendo la fortaleza de Monzón y la del 22 de diciembre ayudándole a defender Jaén.

26 La edición realizada por Michel García es la que hemos citado en nota 20 y es la empleada para este estudio.

27 A. de los Ríos, Historia crítica, II 68.

28 Repertorio, fols. 21v–22r, M. García, Repertorio de Príncipes p. 75.

29 El documento que he utilizado puede ser consultado en: BNE, mss res 35, fol. 92r–100r. Una edición de este texto fue publicada por: K. R. Garcia-Jalon de la Lama, La disputa…

30 La edición castellana de dicho texto fue realizada en el siglo XV por Álvaro de Villaescusa, en Salamanca, en 1458 precisamente, a petición de Juan de Villafuerte. R. Amrán, Entre historia y literatura, pp. 596–599.

31 R. Amrán, Entre historia y literatura, pp. 599–603.

32 R. Amrán, Entre historia y literatura…, p. 605.

33 Repertorio, fol. 22r, M. García, Repertorio de Príncipes, p. 76.

34 Repertorio, fols. 22r–22v, M. García, Repertorio de Príncipes, pp. 76–77.

35 R. Amrán, De judíos a judeo-conversos…, pp. 83–90.

36 Repertorio, fol. 23v, M. García, Repertorio de Príncipes, p. 79.

37 K. R. Garcia-Jalon de la Lama, La disputa…, pp. 77–78.

Top of page

References

Electronic reference

Rica Amrán, Interferencias literarias en textos históricos: dos casos sobre la minoría judíaHamsa [Online], 9 | 2023, Online since 19 November 2023, connection on 12 June 2024. URL: http://journals.openedition.org/hamsa/4161; DOI: https://doi.org/10.4000/hamsa.4161

Top of page

About the author

Rica Amrán

Université de Picardie Jules Verne, Amiens
rica.amran2@u-picardie.fr

Top of page

Copyright

CC-BY-NC-ND-4.0

The text only may be used under licence CC BY-NC-ND 4.0. All other elements (illustrations, imported files) are “All rights reserved”, unless otherwise stated.

Top of page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search