Skip to navigation – Site map

HomeNuméros9Varia“La pedagogía emancipatoria y el ...

Varia

“La pedagogía emancipatoria y el conocimiento autogestionado en el Filósofo Autodidacto de Abubeker Abentofail”

Néstor Véliz Catalán

Abstracts

This study presents the analysis, from the point of view of the Pedagogy and the Theory of Knowledge, of the best known work of Abubeker Abentofail. In order to meet the objectives set in this regard, a bibliographic search of analytical references was carried out. They consider, at the same time, the emergence of a learning model, which in this case is autonomous and self-regulated, as well as the outline of a pedagogical utopia that runs in an alternative way to knowing normalized and hegemonized by institutional precepts and regulations typical of verticality of power and management of human relations in Islamic societies.

Top of page

Full text

Introducción

1Como primer paso para la presente exposición, se realiza una puntualización sobre cuáles van a ser los criterios básicos para vertebrar la presente disertación. Lo anterior implica establecer los puntos de partida para examinar la obra de Abubeker Abentofail, un pensador de la España musulmana, como un discurso en el cual la narrativa se centra en las peripecias que sobrelleva un hombre abandonado a su suerte en una isla para convertirse en filósofo sin que en ello interviniesen el aprendizaje normalizado y los procesos educativos convencionales.

2El apartado en cuestión expresa la preocupación del autor por esclarecer las bases sobre las cuales se basará su alocución en las siguientes páginas. Con el fin de ubicarse en la crítica de fuentes y referenciar trabajos que se han ocupado del análisis de diversos aspectos de “El Filósofo Autodidacto” (“Risāla Ḥayy ibn Yaqẓān), se presenta una breve caracterización de algunos trabajos que sirvieron como referentes y evidencias del interés de otros autores por esta temática.

  • 1 Aunque ello signifique iniciar una polémica debido a que se entiende por pedagogía la socialización (...)

3Debido a que, para expresar una inmersión sobre puntos claves de esta obra, se precisa de conocer sus características estructurales, dialógicas y la orientación de su discurso, también se ha incluido un abordaje a la caracterización de la misma. Sin pretender agotar las posibilidades de realizar un perfilamiento del texto con miras analíticas, aquí se logra establecer porqué se califica la obra como una novela filosófica, pudiendo también distinguirse aspectos sumamente interesantes para clasificarla como tal si se le lee en un sentido pedagógico.1

4La disertación se fragmenta en un apartado dedicado a la caracterización del discurso de la obra, que conlleva comprender su contenido de mano de algunos referentes analíticos que serán presentados en una sinopsis, así como plantear, analizando los momentos discursivos que reflejan el despuntar de una manera diferente, autónoma de obtener conocimiento, el planteamiento de un modelo de aprendizaje y una utopía pedagógica. Esto se confronta con juicios de un autor empirista, John Locke, defensor por excelencia de la teoría de la ausencia de las ideas innatas en la especie humana.

5Seguidamente, se presenta un análisis de un momento fundamental en la obra, cuando el protagonista, ante la muerte de la gacela que le amamantó en la infancia, guiado por una intuición cognitiva, procede a realizar sobre su cadáver una disección en pos del órgano que supuso produjo la cesación de la vida, lo que le lleva a realizar una serie de intervenciones propias de un cirujano…

Criterios básicos para la disertación

  • 2 En el pensum de la carrera Profesorado en Historia y Ciencias Sociales existe, aproximadamente desd (...)

6El presente estudio constituye la realización de la síntesis final de un período de análisis de la obra del escritor andalusí que tuvo lugar hace muchos años. Dicho ejercicio fue realizado – a pesar de que el autor no es filósofo ni profesor de la materia –, desde el punto de vista del análisis del discurso filosófico bajo la perspectiva metodológica de la Historia de la Filosofía y la Historia de la Ciencia, incluyendo un enfoque pedagógico. Constituye, a su vez, la divulgación de una temática abordada en algunos cursos del inicio de la educación superior del autor, largamente postergado debido a las prioridades de la formación como profesor en Historia con especialidad en el nivel secundario o medio.2

  • 3 El nombre completo del autor fue Abu Bakr Muhammad Ibn Abd al-Malik Ibn Muhammad Ibn Tufayl al-Qasi (...)

7Bajo los paradigmas metodológicos de la Historia de la Filosofía, los aportes como el de Abentofail (1100–1185) se asumen como discursos que registran la confluencia de variadas tradiciones narrativas e influencias en el orden del pensamiento filosófico, desarrolladas en el contexto de movimientos culturales propios de, en este caso, el contexto de Al-Andalus, enclave musulmán en la Europa Occidental, nominalmente cristiana.3

  • 4 Si bien es cierto, esta es una elaboración occidental generada en un contexto de eurocentrismo y ex (...)

8Es conocido, como lo hizo ver Julián Marías hace poco más de medio siglo en su “Historia de la Filosofía”, que los pensadores árabes andalusíes y árabes de la “Era dorada”, tuvieron una función mediadora entre la filosofía griega clásica y la posteridad, lo que brinda ya una clave clarificadora en cuanto al sentido, orientación y proyecciones de la obra mencionada en lo que respecta a la Teoría del Conocimiento (Marías, 1965).4 En el sentido de dicha afirmación, se presenta entonces una obra que, siendo escrita por un árabe de religión musulmana, registra la influencia del pensamiento griego y la traslada en forma de novela filosófica.

  • 5 Esto es perceptible, ante todo, en los períodos meditativos en los que se “sumerge” el protagonista (...)

9En esta disertación subyace la propuesta de rastrear la manifestación, en la obra citada, de aspectos que reflejan o manifiestan el uso de elementos discursivos y retóricos provenientes de las influencias externas que, como se dijo, confluyen en la obra. Tras la lectura analítica de rigor, pueden encontrarse en el cuerpo de la misma algunos fragmentos que indican una clara influencia neoplatónica, la cual lleva a explorar el desarrollo de elementos propios de tendencias filosóficas como el emanacionismo cultivados por figuras destacadas del mundo helenístico como el greco-egipcio Plotino, influyentes en el pensamiento de intelectuales árabes.5

  • 6 En el recorrido de la primera parte de la obra existe un episodio que, prima facie, a cualquier con (...)

10Pese a que pudiera resultar tediosa la localización de trozos o fragmentos textuales donde las traducciones de “El filósofo autodidacta” evidencian algún sesgo que evidencie la presencia de los movimientos y corrientes que se mencionaron, ello se realizará teniendo presente aspectos de referencia como lo son aportes de otros filósofos, lo que brindará una orientación hermenéutica dinámica. La asociación con las corrientes o métodos filosóficos detallados con anterioridad, se establecerá exponiendo los mismos como evidencias de una confluencia en dicho sentido y, de ser posible, se confrontarán con algunas citas de filósofos modernos.6

11Finalmente, se emitirán conclusiones, las cuales expresarán algunas síntesis que devienen de los juicios a los que se haya llegado al momento de concluir el estudio, de “cerrar” la presente exposición, cuyas principales orientaciones se han establecido en anteriores párrafos. El elemento generador de las mismas lo constituyen las coincidencias que, en el sentido de encontrar una propuesta de Filosofía de la Ciencia y un modelo de aprendizaje (pedagógico), el autor andalusí presentó y dejó planteadas para la posteridad en su obra.

1. Un acercamiento a la obra a través de referencias analíticas y el análisis estructural

1.1. Principales referentes analíticos del presente estudio

  • 7 Material publicado en la revista Cuadernos salmantinos de filosofía, volumen 8, año 1981, págs. 105 (...)

12Desde una perspectiva de la Teoría del Conocimiento, eje transversal que aglutina diversas aportaciones a la construcción de bases y principios necesarios para comprender y explicar la realidad y la naturaleza a través del quehacer científico, la obra de Abentofail ha merecido la elaboración de algunas propuestas de interpretación. Un aporte crítico que ha permitido localizar en la obra de Abentofail fragmentos donde se expresa la participación de métodos para alcanzar el conocimiento es el artículo “El filósofo autodidacto Su posición dentro del sufismo neoplatónico y su doctrina acerca de las relaciones entre la razón y Ia revelación” autoría de Luciano Espinosa Rubio, profesor de Filosofía en la Universidad de Salamanca, España.7

13Este estudio aporta una visión integral de la obra del filósofo andalusí aludido, prestando atención a su formación como médico y filósofo como base para una ulterior actividad creativa literaria de la cual es producto la novela “El filósofo autodidacta”. Debido a los intereses y énfasis del presente estudio, puede decirse que ello resulta básico para plantear la expresión, sobre todo en la primera parte de la misma, de un planteamiento pedagógico, a pesar de que ello resulta un tanto rebuscado pues, al final de la obra, el factor de peso viene a ser un conjunto de visiones obtenidas en estados meditativos por medio de las cuales, el protagonista adquiere un conocimiento del encadenamiento causal entre la Inteligencia Divina y las manifestaciones de ello en los diversos niveles de la naturaleza (Rubio, 1981).

14Pasando al enfoque pedagógico, de aprendizaje, un trabajo de Francisco López Cedeño – igualmente que Rubio, filósofo graduado en Salamanca con intereses en Filosofía Medieval y Renacentista –, titulado “El aprendizaje como proceso interno en Ibn Tufayl: estructura e interpretaciones del filósofo autodidacta”, representa un referente a la hora de plantear la existencia, aún subyacente, de un modelo de aprendizaje en la narrativa. El autor encuentra que, en la obra, se concilian el desarrollo de la inquietud filosófica y la religiosidad interior, ambas formas de interpretar el mundo y la vida exterior, así como también, que el estado de abandono, soledad y aislamiento de Ḥayy, debido a la intervención de la Divinidad como rectora de la inteligencia, no es obstáculo para el desarrollo de una vocación científica que fructificó de mano de la reflexión y la introspección (López, 2014).

15En la obra de Abentofail, la búsqueda del saber se expresa de una forma opuesta a un referente de novela pedagógica de temática islámica muy popular en América Latina, El hombre que calculaba, cuyo autor fue el matemático y docente brasileño Julio César Mello e Souza, quien lo firmó bajo el pseudónimo de Malba Tahan. Como se sabe, en la narrativa mencionada, el personaje central, el calculador persa Beremiz Samir, va guiado por un bagdadi a la corte del Sultán al-Motacén donde efectúa verdaderos prodigios al ser desafiado varias veces por envidiosos cortesanos.

16En este estudio se citarán algunas ideas provenientes de ambos trabajos, las cuales obedecen a un criterio de selección establecido priorizando los aportes a la tesis de un perfilamiento de modelo pedagógico en la obra. Dichos aportes y planteamientos se consideran importantes para presentar una propuesta que examina el proceso de aprendizaje solitario de que se da fe en las primeras páginas de la obra, así como para plantear, dicho referente como el vislumbrar de una utopía pedagógica que, en las situaciones del presente, no parece tan inédita o descabellada como pudiera creerse prima facie.

1.2. La obra, una breve caracterización

  • 8 También se trata de la primera obra en árabe estructurada en forma de novela. Posteriormente, la no (...)

17Según Luciano Rubio, aplicando criterios de clasificación occidentales, El filósofo autodidacta, pertenece al género de novela filosófica, en boga en Europa occidental en la Edad Media (Rubio, 1981).8 Los argumentos para apoyar dicha caracterización, eminentemente basada en la estructura literaria, residen en aspectos como los siguientes: a) Se trata de una narrativa estructurada para exponer y representar los hechos, acciones y pensamientos de un personaje con rol protagónico, nombrado como ayy ben Yaqẓān, b) existe un ambiente o contexto espacial, una isla que el autor identifica con el nombre “mar de la India” (Abentofail, 1992), c) el autor realiza un despliegue narrativo que conduce al lector por varios estadios o períodos de la vida del protagonista, y d) dos personajes secundarios, Absal y Salman, cuya aparición e intervención se da en la segunda parte de la obra.

  • 9 El análisis se verificó sobre la base de la lectura de la traducción de Francisco Pons publicada po (...)

18Además, para complementar esta revisión a la estructura narrativa del texto, puede agregarse que, el tenor discursivo de las traducciones al castellano resulta similar a las novelas filosóficas o pedagógicas que se difundieron con posterioridad a la generalización en el continente europeo de la imprenta y la multiplicación de los intelectuales dedicados a la Literatura.9 Como parte de este género literario, también suele resaltarse el tono moralístico, sapiencial de algunas reflexiones del protagonista, que se replican cuando hacen acto de presencia sus dos interlocutores, lo que bien podría desviar el tono exclusivamente filosófico si se aplica al análisis del discurso parámetros hegemónicos occidentales.

  • 10 La reunión que Ḥayy protagoniza con dos musulmanes que se enfrascan con él en disputas con un fondo (...)

19Los mismos, son refractarios a conferir a la esfera de lo religioso el origen de los dispositivos reguladores socialmente aceptados en un sentido moral y ético, más aún cuando la secularidad está asociada con las ideas de Progreso, Libertad y Modernidad, todas ellas de origen positivista y liberal.10 Además, en todos los aspectos de la vida social, impera en Occidente un alejamiento consciente de la intervención en la vida civil de lo religioso, confinándosele al espacio individual, la vida privada, con lo que ello pierde contacto directo con la esfera educativa y los dispositivos de socialización, necesarios para la vida organizada en sociedad.

  • 11 El asunto de la autopsia al cadáver de la gacela que le amamantó puede asociarse a la experiencia e (...)

20Atendiendo a su estructura y segmentación, se constituye de dos partes bien diferenciadas. En la primera, el autor lo muestra, abandonado por sus padres a su suerte en aguas del Océano Índico; sobrevive amamantado por una cierva (Abentofail, 1992). Conforme crece, el desarrollo de sus aptitudes para la sobrevivencia evoluciona paralelamente a un prurito cuestionador y experimental que le hace, una vez muerta su madre adoptiva (a cuyo cuerpo le realiza una improvisada autopsia cuando fallece), inquirir sobre muchos tópicos existenciales, de los que, el más complejo y trascendental es encontrar el origen de la fuente de la existencia, aspecto que preocupó a muchos pensadores antiguos y continúa interrogando a los modernos.11

  • 12 Afirmación teísta propia de las religiones abrahámicas en todas sus tendencias y segmentaciones. No (...)

21La segunda parte es complementaria a este apartado y versa sobre animadas disertaciones entre Ḥayy, el protagonista, y dos visitantes que acuden a su isla, Absal y Salman, diferenciados ambos por su método de buscar y encontrar la iluminación; mientras el primero, devoto creyente del único Dios (Allah), se inclina por el ascetismo y el silencio, el otro, a la sazón gobernante, insiste en que, para contactar con la divinidad no hace falta la reclusión ni el aislamiento (Abentofail, 1992). Por tanto, la Divinidad se manifiesta también en la esfera de lo social, abierta a una vivencia colectiva, por cuanto es la creadora del ser humano y de todo lo existente.12

  • 13 En el contexto discursivo del texto, barbarie resulta ser como se puede nombrar a la antítesis de l (...)

22Debido a que el flujo la narración tiene lugar a partir de una búsqueda del conocimiento sui generis, presentando cómo un sujeto sin contacto con forma alguna de educación normalizada u organización de cualquier tipo (la “Civilización”), desarrollando su existencia signada por múltiples carencias y necesidades, logra conocer el origen de todas las cosas y los seres.13 Con este logro, se presenta como un revolucionario, pues no se adscribe a las búsquedas normalizadas ni a la interacción maestro-alumno que tanto caracteriza a la educación en las sociedades islámicas, dando vida a un nuevo método cognitivo.

23Esta temática, capital para algunas tendencias filosóficas, gravita en el trasfondo de muchos fragmentos en los cuales, ayy ben Yaqẓān se toma a sí mismo como un sujeto cognoscente en el más claro sentido kantiano de la acepción, que sin una elaboración metodológica ni ninguna estructura de pensamiento, va indagando sobre cuál es el órgano que constituye el origen de la vida, lo cual queda plenamente plasmado con la improvisada autopsia que realiza al cadáver de la gacela que lo amamantó en su infancia.

  • 14 En la primera parte del libro asoma la búsqueda por el sitio donde emana la vida en el cuerpo de la (...)

24También puede decirse, sin salirnos de la esfera del análisis de las influencias religiosas que son inseparables de la búsqueda del conocimiento – que tanto se percibe en los párrafos del texto – la obra contiene un fondo pedagógico, perceptible solamente al depurar la noción que se tiene de su naturaleza de la carga que lo haría una exposición teológica o una polémica propia de las discusiones en el marco de la ciencia de la palabra (umm al-kalam).14

25Cuando Ḥayy se embarca en el proceso de disección del cuerpo de su madre adoptiva, realiza una inducción de lleno en un aprendizaje sumamente particular, puesto que, sin nociones de anatomía, ni mucho menos, ensayos previos, protagoniza una búsqueda por sí mismo del sitio o lugar de residencia del impulso vital que anima la vida en otros órganos, por tanto, va protagonizando lo que se podría llamar “pedagogía autónoma o emancipada”, no porque lo manifieste plenamente Abentofail, sino porque la misma se expresa en la reflexión, justificación y metodología utilizada, de lo cual da cuenta el texto.

26Partiendo de sus condiciones y posibilidades materiales, el filósofo en formación ejerce como un médico forense moderno, con la diferencia que Ḥayy, debido al afecto que ha tomado por quien hizo las veces de su madre, aún espera restablecer el equilibrio vital de un ser sin pulso ni respiración. Este cuadro, de gran dramatismo, muestra el fondo de utopía pedagógica que subyace en la búsqueda autónoma del órgano dañado y del principio vital afectado al cual supone origen del estado que observó y tanta perturbación le causó:

“(…) Cuando la vio el niño en semejante estado, y poco faltó para que su espíritu se ausentase (muriese) a causa de la aflicción que sintió por tanta desgracia (…)” (Abentofail, 1992, 34).

27Pensando más en un sentido heurístico, se puede decir que, al carecer de transferencias cognitivas debido a su aislamiento, Ḥayy va transitando, a decir de Francisco López Cedeño, por la construcción del conocimiento a través de un proceso interno (López, 2014), en el cual interviene la iluminación proveniente de una fuente única que revela el origen de la vida de todos los seres, produciendo el devenir de un autodidacta, de un sujeto del conocimiento emancipado totalmente de lineamientos y disposiciones metodológicas y del paternalismo propio de la educación del momento.

28Este proceso implica toda una serie de operaciones analíticas y experimentaciones empíricas, donde el aislado joven va acercándose, por un camino autónomo, propio, a encontrar la verdad última, el conocimiento del cual no se encuentran seguros del todo los seres humanos integrados a la civilización y a los procesos pedagógicos normalizados. Aun así, a través de un acercamiento a la realidad concretado por medio de la acción práctica y partiendo de la observación, va adquiriendo un conocimiento que resulta ser, según uno de los interlocutores que le abordan en la segunda parte, verídico y certero.

29De esta actuación completamente independiente, guiada por una intuición que, al final de la narrativa se perfila de una forma más nítida, le confiere el carácter de “filósofo autodidacta”, epígrafe que titula la obra. En diversos momentos discursivos, Ḥayy se percibe como poseído de un ímpetu por encontrar las respuestas que, dentro de sí se formula, animando un diálogo que, en forma de monólogo interior, discurre entre la contemplación de varias opciones para encontrar la respuesta, repetidas veces, haciendo uso de su capacidad reflexiva.

30Ejemplo de esta tendencia es el momento cuando llega a diseccionar el corazón de su madre adoptiva, pretendiendo encontrar en él la fuente de su vida:

“(…) No puede, por tanto, cosa de esta índole ser el objeto de mis investigaciones, puesto que lo que yo busco es una cosa cuyo lugar es exclusivamente este sitio, que me vigoriza y alienta y de la cual no puedo prescindir ni aún en un abrir y cerrar de ojos: y a él encaminaré mis pesquisas desde un principio (…)” (Abentofail, 1992, 40)

  • 15 Las traducciones al castellano del original permiten percibir en esta inquietud de Ḥayy, una especi (...)

31Esta disección del cadáver de la difunta cierva representa un momento en el que se vislumbra la inquietud filosófica en el protagonista de la narrativa. Ello reviste un cariz de integralidad, por cuanto no se limita a la esfera y mera actividad de lo reflexivo-especulativo, sino que se extiende a la más pura intervención del sujeto del conocimiento como buscador del mismo a través de una improvisada incursión en las disecciones anatómicas, aspecto que, como se tratará más adelante, está fuertemente vinculado a la formación intelectual del autor.15

2. Irrupción del filósofo autodidacto a través de la incursión en la anatomía y planteamiento de una pedagogía emancipadora

2.1. Incursión en la anatomía y búsqueda del “asiento de la vida”: el empirismo despuntando en la primera parte de la obra

  • 16 También en esta referencia se encuentra una reminiscencia a la forma en que Moisés, el primer profe (...)
  • 17 Elaboración figurativa que recuerda el mito de Júpiter y la cabra Amaltea en el contexto grecolatin (...)

32Conforme la narración iniciada con la descripción del nacimiento de ayy ben Yaqẓān, progresa una narrativa que conduce al lector por la forma en que adquirió las aptitudes para la sobrevivencia en las condiciones naturales de la isla a donde fue a dar después que sus padres le echaran al mar al ser fruto de una unión prohibida (Abentofail, 1992).16 Esta parte de la narración está matizada de algunas referencias al “despertar” de lo que aquí se puede definir como ímpetu inquisitivo, de una inteligencia naturalmente estimulada por su situación de completo abandono, lo cual es suplido por la aparición providencial de una gacela que procede, guiada por sus instintos maternales, a amamantar al niño (Abentofail, 1992).17

33Con el paso del tiempo, mientras Ḥayy crece, la gacela envejece gradualmente y, finalmente, muere. La reacción ante esta repentina cesación de la vida de quien lo salvó de morir de inanición, despierta en él una inquietud un tanto obsesiva por realizar lo que en términos modernos se denominaría como “autopsia” o disección de tipo forense para indagar sobre las causales del fallecimiento. En este fragmento se percibe un ímpetu que conduce al protagonista de la narración a una inmersión en el “proceso interno” de aprendizaje y búsqueda del conocimiento sobre el origen de la vida de su madre adoptiva.

34Haciendo uso de improvisados instrumentos para disección, Ḥayy se conduce, a través de una búsqueda que rememora los ejercicios anatómicos de todo estudiante de Medicina, a aquellos primeros ensayos necesarios para familiarizarse con la localización de los órganos propia de las intervenciones quirúrgicas. Después de observar que, ninguno de los miembros cuyo estado podía comprobarse con la vista no presentaban ninguna alteración, quiso encontrar en el interior el órgano que había sido afectado, suponiendo que de él devino el funesto malestar:

“(…) Deseaba, pues, a ser posible, acertar con este miembro y remover de él aquel daño que le hubiese sobrevenido, para que se normalizaran sus energías, comunicase a los demás miembros sus beneficios y se reconstituyesen las funciones todas a su primer estado. (…)” (Abentofail, 1992, 42)

  • 18 Dicho axioma hace de las necesidades de sobrevivencia el acicate tanto para el esfuerzo como para l (...)

35En el camino interno, este camino sui generis en pos del descubrimiento de la raíz del principio vital que animó la existencia de la gacela tuvo lugar, según el autor, con base en observaciones previas que este había realizado al entrar en contacto con los cadáveres de animales muertos (Abentofail, 1992). En el clima de total abandono a su suerte, Ḥayy pareciera evidenciar, en su proceso de adquisición de destrezas que le permitan sobrevivir una vez que la gacela lo deja de amamantar, algo del “estado de naturaleza” propio del “buen salvaje” cuya existencia plantea Rousseau existente en los demás continentes en El contrato social, cuyo saber, conocimiento y destreza son “alumbrados”, por así decirlo, por la necesidad, haciendo eco del famoso axioma marxista con el cual se explica el inicio de la emancipación humana de las condiciones impuestas por dicho estado (Rousseau, 1962).18

  • 19 De hecho, el desarrollo de las habilidades del cirujano vendría a ser una “cima” en dicho proceso. (...)

36Esta consideración toma cuerpo como planteamiento con alta historicidad cuando se encuentra que puede fundamentar las propuestas de Frederich Engels en El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, un trabajo inconcluso que explica, desde el materialismo histórico, cómo las necesidades de subsistencia influyeron tanto en la evolución de los miembros superiores e inferiores, así como en el desarrollo cerebral del homo sapiens. Con esos cambios cualitativos y cuantitativos, se logró una “especialización” para la obtención de la subsistencia a través de operaciones que conllevan el uso de los dedos de manos y pies, siguiendo las ideas de Haeckel, Linneo y otros evolucionistas.19

  • 20 En sintonía con la propuesta de los evolucionistas, subsiste el más fuerte y capaz, el mayormente d (...)

37Haciendo eco de los planteamientos propios del darwinismo, tan en boga en la segunda mitad del siglo XIX, así como de la escuela evolucionista heredera del mismo, los padres del socialismo afirmaron que fue la búsqueda de la subsistencia, de la satisfacción de las necesidades más elementales lo que generó al trabajo originando, en primera instancia, la fabricación de herramientas de recolección y cacería.20 Luego, con la generalización de la domesticación de animales salvajes y la agricultura, estos miembros marcarán una pauta evolutiva sumamente importante, dando lugar a la aparición y evolución de todo género de trabajo manual, el cual complementa las actividades de caza, pesca, recolección, siembra y cosecha.

  • 21 Dicha modalidad de lo que se podría llamar “iluminación de la verdad” es recurrente en las práctica (...)

38Como puede apreciarse, según se profundiza en el análisis meta-textual de la narrativa, Ḥayy transita del no-saber, del no-conocer al conocimiento certero y verdadero guiado por una fuerza superior, divina, identificada como Dios, el Dios abrahámico identificado entre los musulmanes como Allah. Como sucede en el cristianismo y el judaísmo, la divinidad es, con respecto al conocimiento, a la razón – asuntos capitales para los filósofos y todo aquel interesado –, un foco irradiador tanto de las múltiples esencias como de los medios por los cuales la inteligencia humana pueda alcanzar una comprensión lo más cercana a la verdad de las cosas, lo que puede tener lugar también por medio de la Revelación.21

  • 22 Como se dijo en anteriores párrafos, el autor fue médico en varias cortes, llegando a ganar la conf (...)

39Por otro lado, considerando que Ḥayy orienta su camino hacia la investigación de cuál es el órgano en el cual reside el impulso vital primigenio, debe concluirse que, para Abentofail, la Medicina ocupa un lugar de primera importancia en el contexto de los conocimientos trascendentales para la Humanidad. Un meta-mensaje que salta de las líneas y contribuye a privilegiar la profesión médica como la vía segura de lograr una explicación a las interrogantes que el incipiente buscador de la verdad se plantea.22

  • 23 Además, tratándose de sociedades árabes, con una rica tradición en conocimientos químicos manejados (...)

40En el contexto del nacimiento de la Medicina como ciencia normalizada, el papel de las universidades árabes de las capitales califales es reconocido. Asimismo, siendo cultivadas en el seno de las instituciones educativas islámicas disciplinas como la Química, la Física y la Matemática, su intervención en la Medicina hizo que fueran altamente valorizadas por la élite gobernante, misma que tenía a su servicio a los más selectos médicos, algo de lo cual, la biografía del mismo Abentofail es reflejo fiel (López, 2014).23

  • 24 Es un proceder arbitrario reproducido un tanto con Julián Marías. Para el tiempo en que se edita su (...)

41Además, estableciendo una mayor proyección histórica, la anterior consideración toma una orientación a lo que podría ser el devenir de la construcción de la Teoría del Conocimiento. Extendiendo a esta coyuntura la linealidad de una secuencia que, en Occidente, se ha pretendido “iniciada” con los filósofos griegos clásicos y “continuada” por los sabios europeos medievales, sin que tuviesen intervención alguna sus pares árabes y judíos, los mediadores entre esta fuente cognitiva y la posteridad, expresando un eurocentrismo que contagia hasta la Historia de la Ciencia, la cual, debido a limitantes establecidas por criterios geográficos, no ha tenido imparcialidad al obviar los aportes mencionados, pues les comprende como parte del legado cultural exclusivo de Asia, cuya cultura jamás hizo contacto con la de otros continentes.24

  • 25 Los judíos se hallaban presentes en la península desde antes de la conquista musulmana iniciada en  (...)

42Esta “occidentalización” caprichosa, dictada por un nada velado celo supremacista, se ha realizado omitiendo el legado cultural y filosófico de la península ibérica, haciendo que, en el recorrido temporal, se busque aplicar, para todo el continente europeo lo sucedido en tierras inglesas, francesas o alemanas. Por otro lado, España y Portugal, donde se asentaron grandes cantidades de población árabe de religión musulmana y judía, quedan entonces como países periféricos, naciones en un momento más próximas, culturalmente hablando, a la África infiel, musulmana, que a la Europa cristiana, subdesarrollados y apartados de una orientación progresista o modernizadora y de albergar posibilidades civilizadoras como los países punteros”.25

2.2. Contrapunteo entre experiencia adquirida y experiencia innata a la luz del empirismo

43Opuestamente a los planteamientos medulares de la obra de Abentofail, se encuentra una escuela filosófica occidental que aborda los problemas del origen del conocimiento y de la capacidad del ser humano para desarrollar el entendimiento. Se trata del empirismo, donde destacó John Locke (1632–1704), intelectual británico que también actuó en el campo de la Filosofía Política al ser acogido como beneficiario de mecenazgo por Lord Shaftesbury, personaje de alta vinculación a la política en la Revolución Gloriosa de 1688. (Véliz Catalán, 2009).

44Él aporta al estudio del origen del conocimiento algunas nociones que contrastan con el "despertar" de la inteligencia a través de la actividad autodidacta que propone Abentofail. Defensor del escepticismo frente a las certezas al respecto de las nociones innatas de la realidad, el inglés ha pasado a la posteridad por sostener que la inteligencia humana no está presente con el nacimiento, habiendo de desarrollarse progresivamente, descartando de radice toda posibilidad de "iluminación" de la inteligencia por una fuente externa, asunto que, por su complejidad y lejanía del pensamiento hegemónico, se hace propio de las especulaciones metafísicas, más aún con la hegemonía laica triunfante con el liberalismo, primer paso para la presente Modernidad.

45En su obra capital, el "Ensayo sobre el entendimiento humano", Locke afirma que, las ideas o nociones de las cosas no están impresos naturalmente en el alma – donde pueden albergarse según otros pensadores. De ser así, según sus palabras, las tendrían los niños, los retrasados mentales (idiotas), cosa que no es usual, pues:

“(…) Si, por lo tanto, los niños y los idiotas tienen alma, es que tienen mentes con aquellas impresiones, y será inevitable que las perciban y que necesariamente conozcan y asientan a aquellas verdades; pero como eso no acontece, es evidente que no existen tales impresiones. (…)” (Locke, 1999, 23)

  • 26 Aunque la discusión sobre los tipos de memoria no constituye el foco temático central de esta discu (...)

46Las impresiones de que nos habla Locke, han de ser “grabadas" en la mente de todos los seres humanos a medida que, con el paso del tiempo, van contactando gradualmente, por "niveles" con realidades cada vez más complejas. En este "contactar" cobran gran importancia las percepciones sensoriales mismas que resultan fundamentales al proceso de adquisición de las nociones del mundo exterior y la realidad, por cuanto es su registro el recurso que posibilita la experiencia directa, y por tanto, verdadera al no existir posibilidades de conocer a través de la especulación y mucho menos de la intuición.26

  • 27 El término aquí hace referencia a la carencia de referentes y experiencias comunicacionales de una (...)

47Por tanto, si se juzga la actuación de nuestro personaje con los criterios emanados de la obra de Locke, el mismo podría ser calificado negativamente. Debido a las condiciones en que se desenvolvió en los primeros años (de las cuales no posee responsabilidad alguna), las cuales son de total aislamiento con respecto del ser humano integrado en los procesos civilizatorios, bien podría esa falta de contacto e inmersión en otras experiencias hacerle un “idiota”, dada la importancia concedida al aprendizaje de las funciones y actividades de la vida en relación.27

48Como puede observarse, desde el punto de vista del empirismo europeo, el aprendizaje, el "aprehender" por un camino alternativo al de la educación centralizada en una escuela es casi un despropósito. Empero, ubicando el análisis en el contexto de una obra concebida, madurada y difundida en el mundo islámico, existe una posibilidad de que, el contacto con la Divinidad brinde los elementos necesarios para conocer la realidad del mundo exterior y esto se ubica en las concepciones elaboradas por pensadores de la corriente religiosa sufí, la mística islámica.

49Uno de los principales autores sufíes andalusíes, ibn-al Arabi, expresó de una forma nítida la supremacía de la intuición sobre el amor cuando aseveró que el Amor era la fuente de todo conocimiento, pues la Divinidad creó el mundo para que sus adores le amen (Beneito, 2001). Empero, el “conocer” en el contexto de la mística se disocia abundantemente del mismo proceder en el campo de las ideas filosóficas de Occidente, las cuales albergan, desde los inicios de la construcción de la estructura de las Ciencias, un condicionamiento de tipo pragmático, que coloca al servicio de la técnica las operaciones especulativas, observándose, que por mucho, gran parte del saber y la cultura filosófica y pedagógica, no han sido construidas ni por filósofos ni educadores, sino por representantes de las Ciencias Exactas, para los cuales, la Divinidad pasa a un segundo plano.

2.3. El proceso de obtención del conocimiento por Ḥayy ibn Yaqẓān: una propuesta pedagógica

  • 28 El texto merece muy escasa atención para Julián Marías en la Historia de la Filosofía, texto en el (...)

50La lectura en clave de la Teoría del Conocimiento y la Teoría Pedagógica de la obra de Abentofail puede llevar a establecer la propuesta de un método y modelo pedagógico. En el presente estudio, se ha partido de lo que consigna la Historia de la Filosofía en la ubicación y caracterización de El Filósofo Autodidacto para plantear un deslinde que conduzca a una faceta poco abordada de la obra.28 Este ejercicio permite apartarse de la brillante y apasionante polémica acerca del papel de la Divinidad en la construcción del conocimiento partiendo de la iluminación, lo que, como ya se dijo, encaja con la tendencia mística sufi y es manifestado abiertamente en la segunda parte del libro.

  • 29 Estas emergencias estimulan el abordaje de temáticas como la que aquí se expone. Debido a la emerge (...)

51Este modelo, autónomo y en extremo, emancipado de las cortapisas de la convencionalidad, deriva en una didáctica auto-dirigida y conscientemente auto-gestionada, en un aprendizaje en el cual el sujeto cognoscente es a la vez discente, generador y transmisor del conocimiento. De hecho, los modelos del auto-estudio y la auto-gestión de los conocimientos vigentes en Occidente, tan en boga en este momento de post-pandemia, apuntan a la adquisición de la capacidad autodidacta, la cual es apreciada debido a que logra emancipar al educando de hacer presencia obligatoria en entornos susceptibles de contagio viral.29

52Más aún, la capacidad autodidacta, tanto en el contexto del desarrollo de la erudición como de la educación sin dichas pretensiones, la standard, convencional, es valorizada al punto de que, se ha llegado a plantear si, con el tiempo, provocará una emancipación completa de los alumnos mismos que puedan hacer realidad lo que, en la narrativa de Abentofail, lleva a cabo ayy ben Yaqẓān. De hecho, con la cada vez mayor intervención en el ejercicio de la nanotecnología, la robótica y la inteligencia artificial, no es aventurado plantear que el desarrollo evolutivo de las Ciencias de la Educación permitan llegar a un momento o nivel de automatización en el cual, los docentes sean prescindibles, dando paso a otra realidad en dicho campo.

53Por lo pronto, emitir una opinión al respecto de la propuesta pedagógica subyacente en la primera parte de la novela que derive en localizar en ella un planteamiento pedagógico no resulta aventurado, máxime cuando el conocimiento adquirido es certificado por uno de sus visitantes en la parte complementaria. Por su puesto, en esa subdivisión, lo que se le reconoce resulta ser el haber encontrado la unidad suprema como origen de todas las individualidades sin mediación cognitiva, a través de un método autónomo, al margen de quienes detentan la hegemonía intelectual:

"Y por lo que se refiere a sus palabras hasta el punto de haberse apartado del común sentir de los hombres sabios y rechazado la naturaleza o razón de las cosas intelegibles, nosotros le concedemos esto de buen grado, y le dejamos con su entendimiento y con sus inteligentes, pues el entendimiento que indican éste y otros por el estilo es tan sólo una facultad racional que contempla las individualidades de las cosas sensibles y abstrae de ellas la noción universal y los inteligentes a los que se refiere son aquellos que acen (sic) uso de esta especulación" (Abentofail, 1992, 90)

54En un párrafo siguiente, la traducción de 1992 hace referencia a la divinidad sin aludir a la religión como medio de adquirir la iluminación sobre el misterio del origen de todas las esencias:

"Después de que se hubo sumergido en la pura contemplación, con abstracción completa de todas las cosas y verdadera aproximación a Dios, vio que la esfera suprema, más allá de la cual no hay cuerpo alguno, tenía una esencia inmune de materia, que no era la esencia del Ser Único y Verdadero ni tampoco la misma esfera, ni algo diferente de estas dos cosas, sino que era a manera de la imagen del Sol que aparece en cualquiera de los espejos bruñidos, la cual no es el Sol, ni el espejo, ni algo diferente de ambos. Vio también que la esencia de esta misma esfera tenía tal perfección, esplendor y hermosura, que era mayor que lo que pudiera expresarse con la lengua y era tan sutil que no toleraba ser revestida con letras o sonidos. Y vio además que se hallaba en el sumo grado de deleite, de gozo, de júbilo, de alegría, a causa de la visión de aquella verdadera y gloriosa esencia" (Abentofail, 1992, 91)

  • 30 El aprendizaje autodidacta haría que se superara por completo al “paidogogos” (παιδαγωγος), una ace (...)

55Otro de los aspectos por los que puede hablarse del perfilamiento de una pedagogía libertaria en este texto reside en que, la emancipación de la acción docente, sugerida con el carácter autodidacta del personaje central, revoluciona por completo la pedagogía, ante todo, si a ello se opone la verticalidad propia de la educación convencional. El/la docente, en un inicio un esclavo letrado de las clases dominantes griegas, empoderado como selecto depositario del saber tras el triunfo del elitismo del medioevo cristiano, se margina de la escena al devenir el aprendizaje autodidacta, iluminado por la Inteligencia Divina.30

56Al lector moderno puede resultar asfixiante la reiteración, en la segunda parte de la novela, de la supeditación de todas las cosas y seres a la Divinidad. Empero, hay que contextualizar el texto según la época y las ideas con que se escribió, y reparar que, como pensador musulmán, Abentofail no puede omitir tratar de las relaciones entre la inteligencia humana y la divina en la generación del conocimiento tanto de las cosas cercanas, como del cosmos, tal como se sugiere en el anterior párrafo.

  • 31 Sin embargo, la disección realizada por Ḥayy no le lleva a buscar el impulso vital en el cerebro, m (...)

57No obstante, por el peso mismo que tuvo la preceptiva pedagógica islámica sobre la educación en la madrasa o escuela coránica, sugerir una educación auto gestionada resulta, como se ha dicho con anterioridad, revolucionario. Este planteamiento, basado en la historia de un hombre abandonado por sus padres y aislado del mundo que emprende una búsqueda por localizar el órgano donde reside el impulso vital en los animales, sin mayor guía que sus reflexiones y observaciones, supone un desafío para los paradigmas pedagógicos del momento y del futuro, los cuales rebasan las divisiones geográficas impuestas según criterios religiosos.31

58Desde el punto de vista pedagógico, la narrativa de los procesos cognitivos protagonizados por ayy ben Yaqẓān deja entrever un optimismo en la acción humana, que se puede haber creído privativo de Occidente. Dicha confianza en la acción pedagógica emancipada de convencionalidades e imposiciones externas muestra que, en las sociedades islámicas, pese a la verticalidad y el paternalismo propio de la educación signada por las directrices religiosas, existe lugar para utopías pedagógicas.

Conclusiones

59El Filósofo Autodidacto de Abubeker Abentofail, constituye una obra en la que se registra la confluencia de tradiciones culturales del mundo islámico y del occidental-cristiano. La temática central del libro, de búsqueda del saber y el conocimiento por vía de la acción autónoma, emancipada de las normativas sociales, muestra un punto en común entre ambos contextos, donde una élite de individuos insertados en procesos educativos y tradiciones religiosas con gran componente intelectual construye las bases del conocimiento socialmente aceptado (y, por tanto, hegemónico) y de la cultura académica.

60En algunos fragmentos de la primera parte de esta novela, la narración permite proyectar un conjunto de propuestas que orientan hacia el aprendizaje auto-dirigido, lo cual podría ser objeto de estudio de la Pedagogía y la neurociencia, conduciendo a un análisis de los procesos realizados al margen de cualquier condición interactiva que conlleve situaciones transferenciales o integración con el conocer normalizado y regido por perceptivas pedagógicas propias de sociedades que, como las árabes, se han caracterizado por conferir a la religión el papel modulador y orientador de la educación.

61Dicha orientación destaca, muy especialmente, cuando el protagonista de la historia realiza la disección del cuerpo de una gacela muerta que, años atrás, ante su situación de niño abandonado, le amamanta y cuida en la más tierna infancia. Conmovido por el desenlace de la existencia de su madre adoptiva, realiza dicha operación buscando con afán algún órgano cuya falla haya provocado un desequilibrio orgánico de fatales consecuencias en el animal.

62La disección realizada en el cuerpo de la gacela, por demás improvisada e inédita, permite a Ḥayy, despuès de una serie de reflexiones y observaciones, concluir que la fuente de la vida o el principio que anima la existencia no se encuentra ubicado dentro del cuerpo, sino que se debe a un principio superior, lo que le lleva a reconocer la intervención divina en ello. Esto coincide parcialmente con el sentir de dos interlocutores suyos, los cuales, como musulmanes practicantes, poseen nociones de los alcances de la Divinidad en cuanto a un papel "iluminador" de la inteligencia humana y origen de la vida de todos los seres.

  • 32 La situación educativa durante y después de la pandemia ha estimulado la publicación de volúmenes e (...)

63Desde la óptica de la Pedagogía, la emergencia de prácticas educativas no convencionales sugiere la apertura a la posibilidad de utopías que renueven los paradigmas pedagógicos y los modelos de la transferencia de aprendizajes. En la actualidad, se impone esta readecuación y reactualización debido a nuevas condiciones de vida impuestas por fenómenos como la pandemia de COVID-19, la cual ha traído la necesidad de implementar el auto estudio, generando una apuesta por el incentivo de las capacidades para el auto-aprendizaje.32

Top of page

Bibliography

ABENTOFAIL, Abubeker. El filósofo autodidacta, Barcelona, Editorial Obelisco, 1992.

BENEITO, Pablo. La doctrina del amor en Al-Arabi. Comentario del nombre divino Al-Wadd, “Anales del Seminario de Historia de la Filosofía”, vol. 18, 61–77, Sevilla, 2001.

ENGELS, Friedrich. El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre y otros textos, Madrid, Ediciones Godot, 2016.

LOCKE, John, Ensayo sobre el entendimiento humano, México, Fondo de Cultura Económica, 1999.

LÓPEZ CEDEÑO, Francisco, "El aprendizaje como proceso interno en Ibn Tufayl: estructura e interpretaciones del filósofo autodidacta", Claridades, Revista de Filosofía, 6 (201) 4, pp. 70–99.

MARÍAS, Julián, Historia de la Filosofía, Madrid, Editorial de la Revista de Occidente. 1965.

ROUSSEAU, Jean Jacques, El contrato social, Buenos Aires, Editorial Austral, 1962.

RUBIO, Luciano, "El filósofo autodidacto Su posición dentro del sufismo neoplatónico y su doctrina acerca de las relaciones entre Ia razón y Ia revelación", Cuadernos Salmantinos de Filosofía, 8, (1981), pp. 105–138.

VÉLIZ CATALÁN, Néstor. John Locke y la propuesta del gobierno civil en Inglaterra, Material para el curso Filosofía II, Plan Sabatino de Profesorado en Historia y Ciencias Sociales, Escuela de Historia, Universidad de San Carlos de Guatemala (Inédito), Guatemala, 2009.

Top of page

Notes

1 Aunque ello signifique iniciar una polémica debido a que se entiende por pedagogía la socialización del conocimiento por medio del vínculo alumno-maestro y aquí, un niño abandonado deviene, después de haber pasado por muchas vicisitudes, en un filósofo sin la intervención de ninguna institución educativa.

2 En el pensum de la carrera Profesorado en Historia y Ciencias Sociales existe, aproximadamente desde el año 1975, un área común en la que se imparten los cursos de Filosofía I y II, fundamentales para consolidar la base cultural de los alumnos de los primeros semestres, que en muchos casos no han tenido la oportunidad de cursar alguna materia en la cual se ventilen temas filosóficos más allá de las normativas de las mallas curriculares de la educación secundaria.

3 El nombre completo del autor fue Abu Bakr Muhammad Ibn Abd al-Malik Ibn Muhammad Ibn Tufayl al-Qasi, nacido en Wadi Ash (Guadix), pequeña población a sesenta kilómetros de Granada y fallecido en Marrakech, actual reino de Marruecos. Estudió Medicina en Granada antes de partir para el vecino reino (López, 2014). Para Luciano Rubio, autor de un importante estudio sobre la obra de Abentofail, el sabio en cuestión desarrolló una existencia signada por su relación con figuras descollantes de la filosofía andalusí. Su formación inicial como médico le valió ser médico personal del gobernante de su tierra natal. Trasladado a Marruecos, se desempeña en la ciudad de Marrakech como médico y visir del soberano almohade Abdul Yacub Yusuf. Renunció a su cargo en favor de un joven médico que, con el paso del tiempo vendría a ser una figura capital para el pensamiento filosófico de la península, Ibn Rushd (Averroes) (Rubio, 1981).

4 Si bien es cierto, esta es una elaboración occidental generada en un contexto de eurocentrismo y exaltación del papel de los europeos en una construcción cultural hegemónica de lo que pueda significar “conocimiento”, la cual ha configurado hasta la noción actual de “cultura”, debe reconocerse en la acción de comerciantes e intelectuales árabes la traslación de algunos elementos culturales de Oriente a Occidente y viceversa. Si en el aspecto económico, la caña de azúcar, la seda y gran variedad de especias se dieron a conocer en Occidente gracias a intermediarios árabes, también el pensamiento de los filósofos griegos fue preservado por sus traductores y copistas al punto que, durante el medioevo europeo, se registró una “resurrección” del mismo, lo que permitió el devenir de una corriente de pensadores hispano-árabes como Abentofail.

5 Esto es perceptible, ante todo, en los períodos meditativos en los que se “sumerge” el protagonista con el fin de comprender y localizar el origen de todas las esencias y del impulso vital, anunciado en la primera parte y evidenciado claramente en la segunda. Por otro lado, el “rescate” del pensamiento filosófico griego por los árabes también se extiende a la medicina, existiendo abundantes referentes en favor de que, fueron ellos los que, tras el caos y la destrucción de las invasiones bárbaras en el ocaso del Imperio Romano de Occidente, “rescataron” las obras de Galeno, Hipócrates y otros autores, una vinculación de la cual estaba enterado, muy seguramente, Abentofail. Además, el saber griego pudo quedar resguardado, a su vez, por los bizantinos, lo que también lo sitúa en posibilidades de ser preservado por nuevos invasores musulmanes, en este caso, los turcos otomanos.

6 En el recorrido de la primera parte de la obra existe un episodio que, prima facie, a cualquier conocedor de la evolución de las ideas filosóficas y de la ciencia puede sugerirle al asomo de un proceso cognitivo influido por el empirismo, como es el episodio donde tiene lugar la improvisada autopsia de la cierva que desempeña el papel de su madre.

7 Material publicado en la revista Cuadernos salmantinos de filosofía, volumen 8, año 1981, págs. 105–136. Como nota distintiva, en la citación de este trabajo, debe mencionarse que, en la identificación del mismo se encuentra solamente el segundo apellido del autor, hallándose su nombre completo en otros aportes, lo cual podría conducir a equívocos. Aquí se respetará la forma en que aparece identificado en la revista editada en Salamanca. Nota del autor.

8 También se trata de la primera obra en árabe estructurada en forma de novela. Posteriormente, la novela con temas filosóficos o pedagógicos vuelven a tener presencia, alcanzando notoriedad universal “Emilio” del suizo francoparlante Jean Jacques Rousseau, obra fundamental en el despuntar del laicismo pedagógico, hegemónico de manos de la instalación del liberalismo en una posición oficial.

9 El análisis se verificó sobre la base de la lectura de la traducción de Francisco Pons publicada por Editorial Obelisco en Barcelona, España, el año 1992.

10 La reunión que Ḥayy protagoniza con dos musulmanes que se enfrascan con él en disputas con un fondo teológico recuerda al diálogo realizado por Job en el libro bíblico donde se narra su historia con los que acuden a consolarlo en medio del drama que vivencia debido a la tentación y al abandono de Dios de que es objeto.

11 El asunto de la autopsia al cadáver de la gacela que le amamantó puede asociarse a la experiencia empírica de Abentofail en su formación como médico. La interrogante sobre de cual órgano o víscera se origina el impulso vital era el punto álgido de discusiones acerca de sí, el impulso de vida, el “anima” reside en el corazón, el cerebro o en otro lugar ocupaba la atención de pensadores y médicos de aquel entonces, en la medida de que, más tarde se formuló la polémica sobre cuál era el centro del Universo, el debate entre heliocentrismo y geocentrismo…

12 Afirmación teísta propia de las religiones abrahámicas en todas sus tendencias y segmentaciones. No obstante, lo que pudiera constituirse como una lógica derivación teísta propia del monoteísmo que les es característico, adquiere un cariz abiertamente panteísta en el sufismo, tendencia mística por excelencia en el contexto islámico.

13 En el contexto discursivo del texto, barbarie resulta ser como se puede nombrar a la antítesis de la civilización y de la existencia de la cultura y la educación normalizada. En el Islam, como en la fe cristiana, el judaísmo y el liberalismo, el no integrado recibe una calificación negativa, pasando a ser gentil, inculto o “atrasado” o “salvaje”, un “kafir” utilizando un concepto familiar a las acepciones usadas por los árabes. Revisando cuál es el concepto que en las sociedades musulmanas es utilizado para nombrar o referirse a los no integrados a la noción de la “Civilización”, que por la hegemonía de lo religioso viene a recaer en los no-musulmanes.

14 En la primera parte del libro asoma la búsqueda por el sitio donde emana la vida en el cuerpo de la gacela sin ninguna referencia al orden cósmico ni a ninguna estructura cosmogónica. Simplemente, el protagonista, posee una serie de interrogantes sobre lo ocurrido a su madre adoptiva y, utilizando sus reflexiones previamente realizadas cuando ha observado la muerte de otros animales, actúa como lo haría un alumno de Anatomía.

15 Las traducciones al castellano del original permiten percibir en esta inquietud de Ḥayy, una especie de indagación por las causas finales, por la generación de la vida, lo que puede interpretarse, a su vez, como una temprana inmersión en la genética y el pensamiento escatológico. En estos ejercicios puede también encontrarse una disposición a buscar una estructura que se constituye diversos niveles de manifestación de la inteligencia como la escala que ideó el italiano Giovanni Pico della Mirandola, donde es, en el ser humano, en que se manifiestan las más hondas interrogantes por el origen de la vida dado a su privilegiado sitial en la naturaleza al respecto del desarrollo evolutivo de la inteligencia.

16 También en esta referencia se encuentra una reminiscencia a la forma en que Moisés, el primer profeta hebreo, fue a dar a las aguas del río Nilo, de donde fue salvado por una de las hijas del faraón reinante, lo que también coincide con la narración del rescate providencial de Sargón, rey asirio.

17 Elaboración figurativa que recuerda el mito de Júpiter y la cabra Amaltea en el contexto grecolatino. Dicha referencia da lugar a inferir un trasvase en el sentido narrativo y mitológico desde una fuente helena, algo que los árabes habrán tenido muy presente en su producción filosófica.

18 Dicho axioma hace de las necesidades de sobrevivencia el acicate tanto para el esfuerzo como para la inventiva y la resolución ante problemas de cualquier tipo (“La necesidad es la madre de la inventiva/creatividad”). Entonces, quizás derivando un tanto en una conclusión de tipo psicoanalítico, la búsqueda por asegurar la existencia es mayormente impulsiva, correspondiendo a la esfera de lo volitivo, quedando las actividades de tipo reflexivo relegadas. Haciendo un parangón con los representantes de otras corrientes filosóficas, Arthur Schopenhauer, uno de los pioneros del existencialismo basó la primacía de la voluntad sobre la razón como principales dimensiones de la acción humana.

19 De hecho, el desarrollo de las habilidades del cirujano vendría a ser una “cima” en dicho proceso. En la España musulmana, se encuentra obras que reflejan la temprana intervención de los pensadores andalusíes en contribuir con la evolución de las intervenciones quirúrgicas, como lo refleja la existencia del “Kitab al-Tasrif” (Libro de la Práctica), autoría del médico Abu‟l-Qasim al-Zahrawi (935–1013) (Cedeño, 2014).

20 En sintonía con la propuesta de los evolucionistas, subsiste el más fuerte y capaz, el mayormente dotado para la lucha por la vida, mientras que el débil y poco apto en comparación con él, está condenado a perecer. Con el devenir del desarrollo de las Ciencias Sociales, se desarrolló a su vez, un “darwinismo social”, el cual tenía su énfasis hermenéutico en explicar las desigualdades sociales a partir de desniveles en el aspecto biológico, replicando en lo medular la propuesta de Darwin y sus seguidores.

21 Dicha modalidad de lo que se podría llamar “iluminación de la verdad” es recurrente en las prácticas asociadas al sufismo, una vertiente islámica plena de elementos esotéricos, en la cual, la Divinidad suele interactuar de formas distintas a las que tienen lugar en una práctica religiosa convencional, como se puede apreciar en la afamada danza giratoria, mehlevi o de los derviches practicada en Turquía y Siria, así ciertas formas de oración y éxtasis meditativo a través de la repetición del nombre de la Divinidad (dhikr).

22 Como se dijo en anteriores párrafos, el autor fue médico en varias cortes, llegando a ganar la confianza de algunos sultanes. Para la Humanidad antigua y medieval, la Medicina constituía la “llave” o “clave” de la vida y, en cierto modo, de la muerte a través de la explicación de la verdad. Por tanto, la sanación en la cual hubiese intervenido la mano del hombre debía ser altamente meritoria y tenía que estar a la altura de la voluntad divina. Por tanto, si un militar podía quitar la vida en defensa de su señor o para defenderse a sí y a su familia, algo digno de respetarse y propio de la nobleza, igualmente meritorio era salvar vidas a través de aprendizajes y destrezas adquiridas. No debe olvidarse que, fueron cirujanos árabes los que realizaron intervenciones quirúrgicas utilizando novedades como el hilo de sutura, elemento infaltable en la práctica de la cirugía moderna.

23 Además, tratándose de sociedades árabes, con una rica tradición en conocimientos químicos manejados y transmitidos de forma discrecional, como correspondía a la alquimia, también los médicos tenían una posición privilegiada al ser los encargados de estudiar y manejar elementos de la naturaleza con los cuales se fabricaban productos medicinales. Fuera de legitimar la aureola de misticismo con la que se procuró “cubrir” las prácticas alquímicas, puede decirse que, en esa manipulación de los elementos químicos, en la procura de aplicar a las divisiones de elementos minerales las reglas de la aritmética y del álgebra, dió origen a la actividad farmacéutica, lo cual, en una sociedad con profundas desigualdades, se resguardaba del común de las gentes so pretexto de su mejor preservación, haciendo de su aprendizaje una actividad sincrética, cuando no oculta.

24 Es un proceder arbitrario reproducido un tanto con Julián Marías. Para el tiempo en que se edita su obra, seguramente fue incómodo integrar al panorama filosófico de Occidente a los filósofos judíos y árabes, aunque se registrara la presencia e impacto de sus escuelas al punto de existir verdaderas corrientes generadas por ellos, como es el caso del averroismo.

25 Los judíos se hallaban presentes en la península desde antes de la conquista musulmana iniciada en 711 como resultado de la “Diáspora” o dispersión ordenada por las autoridades romanas en el siglo I. La presencia de migraciones no europeas puede tomarse, desde un punto de vista radicalmente eurocéntrico, que asuma la Civilización como el resultado de la continuidad de la secuencia civilizatoria iniciada con griegos y romanos, como un síntoma de subdesarrollo. Esta es una extensión, a la evolución de la cultura y de los discursos científicos, de los criterios con que se juzga el desarrollo capitalista, en el cual se valoran en una dimensión superlativa, los aspectos cuantitativos, los cuales permiten aumentar y mejorar la producción de mercancías.

26 Aunque la discusión sobre los tipos de memoria no constituye el foco temático central de esta discusión, es necesario aclarar que Locke, en sus argumentos, deja entrever que, el asunto capital para acceder al conocimiento cierto y verdadero es acumular sensaciones “útiles” a tal fin, las cuales serán las responsables de que se acumule, a través de la memoria sensorial, el conjunto de “huellas” que contiene la tabula, en un inicio, rasa, lisa.

27 El término aquí hace referencia a la carencia de referentes y experiencias comunicacionales de una persona que ha nacido en aislamiento para insertarse en el aprendizaje normalizado, por tanto, no debiera entenderse como una calificación degradante hacia alguien con problemas cognitivos severos. Hablando más pedagógicamente, la “idiotez” que, según el empirista Locke presentan los niños y los retrasados, sería el resultado de exclusión o ausencia del aprendizaje normalizado y no una deficiencia que manifestara taras transmitidas genéticamente, como pudiera ser el caso del Síndrome de Down, autismo, dislexia, esquizofrenia, etc.

28 El texto merece muy escasa atención para Julián Marías en la Historia de la Filosofía, texto en el cual los pensadores árabes son mencionados fugazmente a pesar del arraigo del Islam en la península. Lo mismo sucede con los judíos.

29 Estas emergencias estimulan el abordaje de temáticas como la que aquí se expone. Debido a la emergencia pandémica, los procesos educativos en muchos países del mundo se vieron suspendidos y sujetos a cambios y adecuaciones una vez decretada por los gobiernos el cese de restricciones a actividades colectivas. Quizás, más que nunca, existió la demanda, de modo tan intenso, del desarrollo de las capacidades de autoestudio y de una progresión cognitiva de la juventud en “modo autodidacta”.

30 El aprendizaje autodidacta haría que se superara por completo al “paidogogos” (παιδαγωγος), una acepción con gran carga de servilismo, puesto que, los primeros educadores en el ámbito de las polis griegas eran esclavos que asistían a clases junto a los hijos de la nobleza.

31 Sin embargo, la disección realizada por Ḥayy no le lleva a buscar el impulso vital en el cerebro, mismo que, como se sabe modernamente, es el asiento de la vida vegetativa y sede del sistema nervioso, siendo necesario, ante la Ley, declarar la muerte cerebral para legitimar el fallecimiento de un individuo.

32 La situación educativa durante y después de la pandemia ha estimulado la publicación de volúmenes enteros de contribuciones que buscan la reflexión sobre la necesidad de implementar formas alternativas de estudio como parte de los mecanismos de prevención de contagios debido a la obligada asistencia a espacios educativos. Ejemplo de ello es ¿Cómo reconstruir la educación post-pandemia? Soluciones para cumplir la promesa de un mejor futuro para la educación, publicación del Banco Interamericano de Desarrollo, año 2022.

Top of page

References

Electronic reference

Néstor Véliz Catalán, “La pedagogía emancipatoria y el conocimiento autogestionado en el Filósofo Autodidacto de Abubeker Abentofail”Hamsa [Online], 9 | 2023, Online since 19 November 2023, connection on 21 June 2024. URL: http://journals.openedition.org/hamsa/4314; DOI: https://doi.org/10.4000/hamsa.4314

Top of page

About the author

Néstor Véliz Catalán

Guatemalteco.
Profesor en Historia y Ciencias Sociales en la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos (2006).
Alumno de la Licenciatura para la Enseñanza de la Historia y de la Escuela Libre de Filosofía.
Investigador independiente, posee publicaciones sobre movimientos sociales, Historia Política, migraciones y otros temas en revistas y medios académicos especializados de Guatemala y el exterior.
nestorvelizct111@gmail.com

Top of page

Copyright

CC-BY-NC-ND-4.0

The text only may be used under licence CC BY-NC-ND 4.0. All other elements (illustrations, imported files) are “All rights reserved”, unless otherwise stated.

Top of page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search