Navigation – Plan du site
Articles

Nuevos datos sobre Aj Ch’aaj Naah, Aj K’uhuun de Toniná

New Data on Aj Ch’aaj Naah, Aj K’uhuun from Tonina
Nouvelles données sur Aj Ch’aaj Naah, Aj K’uhuun de Toniná
Ángel A. Sánchez Gamboa, Alejandro Sheseña et Guido Krempel
p. 45-68

Résumés

La figure d’Aj Ch’aaj Naah est sans aucun doute l’une des plus remarquables de l’histoire des responsables Aj K’uhuun de Toniná. Bien qu’il s’agisse d’un personnage politico-religieux très bien identifié dans la littérature universitaire sur cette ville, nous disposions de peu d’informations à son sujet. Cependant, grâce à la récupération récente de deux nouveaux monuments, nous pouvons maintenant enrichir des aspects jusqu’alors inconnus de la vie d’Aj Ch’aaj Naah, mais également de la complexité et des particularités de sa charge à Toniná.

Haut de page

Notes de la rédaction

Manuscrit reçu en octobre 2018, accepté pour publication en juillet 2019.

Texte intégral

Agradecimientos – Agradecemos a la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del INAH el apoyo recibido para realizar el presente estudio, que forma parte del proyecto de conservación y documentación de Toniná bajo la dirección de la arqueóloga Martha Cuevas García y la restauradora Luz de Lourdes Herbert Pesquera. A la restauradora Dora Maviael Méndez Sánchez, Subdirectora de Conservación en Museos y Talleres de la CNCPC-INAH, agradecemos el apoyo incondicional durante todo el proyecto de conservación y documentación de Toniná. Extendemos nuestra gratitud al restaurador del proyecto Benito Velásquez Tello, sin cuya labor y la de su equipo hubiera sido imposible avanzar en la restauración y organización del material escultórico, al igual que a Jorge Pérez de Lara por sus valiosos registros fotográficos realizados durante las temporadas 2017 y 2018. De igual manera agradecemos a Yuriy Polyukhovych sus observaciones en torno del Aj K’uhuun registrado en el muro del “Templo de la Luciérnaga” y en el Monumento 156, así como a Christian Prager por sus comentarios en relación con el término kooj/koj/koja[l]. También a Gabriel Mora por sus comentarios sobre el texto. Asimismo, expresamos nuestra gratitud a Eric Taladoire y a los evaluadores anónimos de Journal de la Société des américanistes por sus atinadas y valiosas observaciones. Finalmente, un profundo agradecimiento para todo el personal de la Zona Arqueológica y del Museo de Sitio de Toniná por las atenciones brindadas a los integrantes del proyecto de la CNCPC del INAH durante las temporadas 2016, 2017 y 2018, y en particular a la entonces administradora de la Zona Arqueológica y del Museo de sitio de Toniná Julissa Camacho Ramírez, al jefe de seguridad Mariano de Jesús Cruz Pérez y al contador Juan Enrique Santiz Magaña.

  • 1 La lectura del nombre del Dios Jaguar del Inframundo fue propuesta hace algunos años por Luís Lopes (...)

1Sin lugar a dudas, Aj Ch’aaj Naah es uno de los personajes más destacados en la historia de los funcionarios Aj K’uhuun en Toniná (Figura 1). Aj Ch’aaj Naah tuvo gran trascendencia en la corte no real de esta ciudad durante los gobiernos de K’ihnich Baaknal Chahk, K’ihnich Chuwaaj?1 K’ahk’ (Gobernante 4) y K’ihnich Ich’aak Chapaht (Martin y Grube 2008, p. 181-187). A pesar de que se trata de una figura político-religiosa claramente identificada en la literatura sobre Toniná, era poca la información con la que contábamos acerca de él. Sin embargo, gracias a la reciente recuperación de dos nuevos monumentos registrados en el marco del proyecto de conservación de Toniná de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del Instituto Nacional de Antropología e Historia, ahora podemos enriquecer nuestro conocimiento de algunos aspectos previamente desconocidos no sólo sobre Aj Ch’aaj Naah sino también, como habremos de ver en las siguientes páginas, sobre la complejidad y jerarquización del cargo de Aj K’uhuun en Toniná.

Fig. 1 – Localización de Tonina (mapa tomado y modificado de Mathews 1983, p. 5).

Fig. 1 – Localización de Tonina (mapa tomado y modificado de Mathews 1983, p. 5).

La corte de Toniná: antecedentes sobre Aj Ch’aaj Naah

  • 2 Para una historia de las interpretaciones de este título, véase Jackson y Stuart 2001, p. 291-322 y (...)

2La estructura política de Toniná descansaba sobre dos instituciones principales: por un lado, el gobierno del linaje dinástico basado en la figura del AjawK’uhul Ajaw, y por el otro, la corte no real, centrada en los personajes con el cargo de Aj K’uhuun (Jackson 2015, p. 246; véase también Sánchez Gamboa et al. 2019). El significado del título Aj K’uhuun (AJ-K’UH-na, a-K’UH-HUUN-na) ha sido objeto de largo debate en las últimas tres décadas2. Actualmente hay consenso en torno de la interpretación ofrecida por Marc Zender (2004, p. 164-195) a partir de una de las ideas propuestas en su momento por Sarah Jackson y David Stuart (2001). Considerando que el segmento K’UH-HUUN-na transmite un verbo transitivo derivado de un nombre, Zender argumenta convincentemente que el título en cuestión puede entenderse como “el que venera” y hace alusión a un cargo sacerdotal (Zender 2004, p. 164-195). Cabe señalar que los contextos donde aparece este título no se limitan al ámbito religioso sino también, en igualdad de importancia, al ámbito político, por lo que queda pendiente profundizar la forma en que la propuesta de Zender puede extenderse más allá de lo religioso. En este contexto, consideramos que una opción posible podría ser la traducción más amplia de “el que obedece” o “el que sirve” ya que en una de las fuentes utilizadas por el mismo Zender, el diccionario de tsotsil colonial de Santo Domingo de Zinancantán, la palabra ch’uun, cognada de k’uhuun, se traduce no sólo como “honrar”, “reverenciar” y “tener respeto” sino también como “obedecer” o “acatar” (Laughlin y Haviland 1988, vol. I, p. 200). De hecho, en el proto-tseltal la palabra *ch’uhun significaba “obedecer” (Kaufman 1972, p. 101), mientras que en el tsotsil actual la palabra ch’un quiere decir “servir” (Laughlin 1975, p. 142). El título de “el que obedece” o “el que sirve” se referiría así a la función de los Aj K’uhuun de cumplir, en nombre del gobernante y de los dioses, con una variedad de actividades tanto de índole religiosa como también política. Así, con respecto a Toniná, nosotros consideraremos a los Aj K’uhuun como “funcionarios político-religiosos”.

3Durante el gobierno de K’ihnich Baaknal Chahk, a finales del siglo vii d.C., se observa que dentro de esta estructura no real del Aj K’uhuun en Toniná se distinguían dos cargos: el Ti’ Sak Huun y el Yajaw K’ahk’. El primero era el más importante y el de mayor prestigio, y estuvo ocupado durante tres generaciones por la figura de K’elen Hix. La construcción TI’-SAK-HUUN-na, ti’ sak huun, primero leída como “en la boca/en el borde del papel blanco” (Houston y Stuart 2001, p. 68-69), se refiere a la banda blanca (sak huun) que era insignia de las élites mayas, por lo que la construcción se ha traducido como “el orador de la banda blanca” (Zender 2004, p. 221). En el segundo orden se encontraba el ya-AJAW-K’AHK’, yajaw k’ahk’, “Vasallo del Fuego” (ibid., p. 198), cargo ocupado por Aj Ch’aaj Naah, objeto de estudio en este artículo. El aspecto militar de este cargo ha quedado plasmado en la literatura (Schele y Mathews 1993, p. 130; Martin y Grube 2000, p. 173; Martin 2001, p. 177; Grube, Martin y Zender 2002, II, p. 41), por más que las funciones que tenía el portador de este cargo no se limitaban solamente al ámbito militar –el cual resulta ambiguo aún de entender y era aparentemente simbólico–, pues en las fuentes es más evidente su papel religioso, principalmente debido a su vínculo con los rituales de fuego (Schele y Grube 1995, p. 22; Zender 2004, p. 205) y de alguna manera con el Dios Jaguar del Inframundo, patrono del fuego y de la guerra durante el periodo Clásico en las Tierras Bajas mayas (Stuart 1998; Stuart 2005, p. 176).

4Este sistema del cargo del Aj K’uhuun como eje de la corte no real de Toniná se caracterizó por ser compartido por diferentes miembros, aunque a la vez jerarquizado a través de los diferentes méritos realizados en vida (Zender 2004, p. 153). No es posible hablar de las cortes mayas como entidades o aparatos burocráticos en un sentido rígido de la palabra –más allá de reflejar un estatus social–, sino que, en el caso de Toniná, advertimos flexibilidad y movimiento dentro la propia corte: los personajes van escalando su posición y relación con el gobernante en turno. Por su parte, aunque compartían un primer estadio como Aj K’uhuun, su importancia dentro de la corte dependía de si el portador era un Ti’ Sak Huun o un Yajaw K’ahk’, aunque esta distinción no deja de lado su inherente retroalimentación, como se verá luego. Con respecto a esta sofisticación en la estructura del cargo, contamos con evidencia que se remonta a una generación atrás, durante los primeros años del gobierno de K’ihnich Bahlam Chapaht, a comienzos del siglo vii d.C., cuando fue introducido el cargo de Ti’ Huun (Sánchez Gamboa et al. 2019).

5Una de las figuras más importantes de Toniná fue K’elen Hix, investido como Aj K’uhuun durante el reinado del llamado “Gobernante 2” (667-687 d.C.). No se conoce la fecha exacta de su investidura, pero se le menciona participando en el final de periodo 9.12.10.0.0 9 Ajaw 18 Suutz’, 8 de mayo de 682 d.C. (Monumento 8, C5-D5). Pronto se establece como el funcionario Aj K’uhuun principal de Toniná y así continúa durante el gobierno de K’ihnich Baaknal Chahk (Martin y Grube 2008, p. 180-181).

6Indudablemente, la derrota sufrida a manos de Palenque en el año 687 d.C. y la aparente muerte del “Gobernante 2” fueron eventos que determinarían el rumbo y ambiciones de Toniná como entidad política en el occidente de las Tierras Bajas mayas. Con el ascenso de K’ihnich Baaknal Chahk, en el año 688 d.C., a la edad de 35 años, Toniná no solamente tendría su revancha por la humillación sufrida sino que se encaminaría hacia uno de sus momentos de mayor esplendor (Martin y Grube 2008, p. 181-183). Es en este escenario de guerra y reconstrucciones urbanísticas en Toniná cuando es investido Aj Ch’aaj Naah. Tanto K’elen Hix como Aj Ch’aaj Naah tendrían un papel fundamental durante el gobierno de K’ihnich Baaknal Chahk y posteriormente a su muerte.

7Pero estos no fueron los únicos Aj K’uhuun de Toniná durante los reinados del “Gobernante 2” y K’ihnich Baaknal Chahk. En los monumentos 8 y 156 (Mathews 1983, p. 30; Graham et al. 2006, p. 90), así como en el muro de estuco del “Templo de las Luciérnagas”, aparece un tercero. En la inscripción del mural (Polyukhovych 2007; Yadeún Angulo, Espinoza y Pallán 2009, p. 25), se menciona primero que en 9.13.16.4.1 12 Imix 9 Wo, 12 de marzo de 708 d.C., el templo en cuestión fue dedicado:

B1-B3: (B1) 12-IMIX (A2) 9-IHK[AT]-ta (B2) OCH-K’AHK’ (A3) 12-u-BAAH (B3) ta-…
lajcha’ imix bolo’n ihkat och k’ahk’ lajcha ubaah ta...
En 12 Imix 9 Wo fue la entrada del fuego [a la casa de] las Doce Imágenes de...

  • 3 El signo T650, el cual forma parte del nombre de este tercer Aj K’uhuun, ha sido objeto de breves r (...)

Después se señala que, pocos meses después, en 9.13.16.8.10 10 Ok 18 Xul, 11 de junio de 708 d.C., fue dedicado el mural (kot “muro” de acuerdo con Polyukhovych 2007, p. 2, y Boot 2009, p. 98), mismo que se adjudica justo a un tercer Aj K’uhuun llamado “AJ-T650-na3:

A6-B12: (A6) i-T’AB (B6) u-ko-to (A7) wi-WINIKHAAB (B7) a-K’UH-na (A8) a-T650-na (B8) a-4-k’u-NAL (A9) ya-ja-K’UH-na (B9) WINIKHAAB-AJAW-wa (A11) K’IHNICH (B11) BAAK-NAL-CHAHK (A12) K’UH-po-o-AJAW (B12) KAL-TE’
i t’ab[aay] ukot winikhaab aj k’uhuun aj …n aj chan k’u...nal yaj k’uhuun winikhaab ajaw k’ihnich baaknal chahk k’uh[ul] po’ ajaw kal[oom]te’
entonces se dedicó el muro del Aj K’uhuun de 1 katun, Aj ...n, el del Lugar de los Cuatro ..., el Aj K’uhuun del Señor del katun, K’ihnich Baaknal Chahk, Divino Señor de Toniná, el Kaloomte’.

De suma importancia resulta el Monumento 8 (Mathews 1983, p. 27-31), en el cual se celebra el final de periodo 9.12.10.0.0 9 Ajaw 18 Suutz’, el 8 de mayo de 682 d.C., con un evento de esparcimiento de incienso por parte del “Gobernante 2”, acompañado de K’elen Hix, pero también de nuestro enigmático Aj K’uhuunAJ-T650-na”, al igual que de los Dioses Remeros.

8Ahora bien, en 9.14.5.8.4 7 K’an 7 Suutz’, el 19 de abril de 717 d.C., murió K’elen Hix. Un par de meses después se conmemoró su muerte a través de un monumento fúnebre: el Monumento 165 (Graham et al. 2006, p. 107). El inicio del texto nos refiere que el último final de periodo celebrado por K’elen Hix ocurrió en el 9.14.5.0.0 12 Ajaw 8 K’ank’in, el 6 de noviembre de 716 d.C. (A1-E1), refiriendo que era un Aj K’uhuun de dos katunes. Un número distancia nos lleva a la referencia de su muerte a través de un eufemismo muy común en las inscripciones mayas del Clásico:

  • 4 Se han propuesto varias lecturas para el signo T533 sin haber, por el momento, un consenso entre lo (...)

H1-P1: (H1) 7-K’AN (I1) HUL-SIBIK-TI’-HUUN-na (J1) 7-SUUTZ’ (K1) K’A’-yi-ya (L1) u-T5334-SAK-IK’-li (M1) 2-WINIKHAA’B AJ-K’UH-na (N1) u-K’UH-hu-lu (O1) TI’-SAK-HUUN (P1) NAAH-5-CHAN-AJAW
wuk k’an hul sibik ti’ huun wuk suutz’ k’a’ayiiy u... [u]sak ik’il cha’ winikhaa’b aj k’uhuun uk’uhul ti’ sak huun naah ho’ chan ajaw
En el 7 K’an, Hul Sibik era el Ti’ Huun, en 7 Suutz’, se acabó su ..., su aliento blanco del Aj K’uhuun de dos katunes, el divino Ti’ Sak Huun de los Señores del Naah Ho’ Chan

Como resulta claro, K’elen Hix murió siendo un Aj K’uhuun de dos katunes, de exactamente 35 años: vivió del 682 d.C. al 717 d.C. Además, era el uk’uhul ti’ sak huun naah ho’ chan ajaw “el divino Ti’ Sak Huun de los Señores del Naah Ho’ Chan”; es decir, era el encargado del culto de los Dioses Remeros, las deidades patronas de Toniná. La muerte de K’elen Hix indudablemente trastocó la estructura de la corte no real de Toniná, pero pronto se restableció quedando al frente Aj Ch’aaj Naah, quien sería una pieza clave detrás del gobernante infante K’ihnich Chuwaaj? K’ahk’ y de Ix K’awiil Kan, una Ix Po’ Ajaw “Señora de Toniná” (Monumento 144, E1-G1), así como durante la primera etapa de gobierno de K’ihnich Ich’aahk Chapaht, como veremos luego.

9Si retornamos algunos años atrás, la introducción de Aj Ch’aaj Naah como Aj K’uhuun ocurrió en medio de las campañas militares de K’ihnich Baaknal Chahk en contra de ciudades vasallas a Palenque (691-695 d.C.). El Monumento 3 (Mathews 1983, p. 15-18) refiere que, al final de periodo 9.13.0.0.0 8 Ajaw 8 Wo, el 16 de marzo de 692 d.C., fue atada una banda en la frente de Aj Ch’aaj Naah; es decir, que en esa fecha fue investido como Aj K’uhuun:

B9-B10: (B9) K’AL-HUUN-ja (A10) tu-ba-hi (B10) AJ-CH’AAJ-NAAH
k’a[h]laj huun tubaah aj ch’aaj naah
Fue atada la banda en la frente de Aj Ch’aaj Naah

aunque pudiera tratarse de un estadio posterior a su fecha de investidura, la cual aún desconocemos.

10Luego del Monumento 3 no volvemos a saber de Aj Ch’aaj Naah hasta casi cinco años después. En el Monumento 140 (Graham y Mathews 1999, p. 171) se celebra el final de periodo 9.13.5.0.0 1 Ajaw 3 Pop, 18 de febrero de 697 d.C., que correspondería al naah ho’ tuun “primer lustro” de Aj Ch’aaj Naah como Aj K’uhuun. Durante este final de periodo, el esparcimiento de incienso uchokoow ch’aaj y la dedicación de monumentos uk’al[aaw] tuun por parte del gobernante ocurrieron en compañía de K’elen Hix y Aj Ch’aaj Naah. Sin embargo, es interesante que K’ihnich Baaknal Chahk le da mayor peso a este último –lo introduce primero– a pesar de que K’elen Hix era de mayor jerarquía y edad:

  • 5 La preponderancia que recibe Aj Ch’aaj Naah por parte de K’ihnich Baaknal Chahk en este momento pue (...)

N1-R1: (N1) yi-ta-ji AJ-CH’AAJ-NAAH (O1) AJ-K’UH-na ya-AJAW-K’AHK’ (P1) yi-ta-ji k’e[HIX]-le-ni (Q1) *AJ-*K’UH-*na (R1) *TI’-*SAK-HUUN
yitaaj aj ch’aaj naah aj k’uhuun yajaw k’ahk’ yitaaj k’eleen hix aj k’uhuun ti’ sak huun
en compañía de Aj Ch’aaj Naah, Aj K’uhuun y Yajaw K’ahk’
en compañía de K’eleen Hix, Aj K’uhuun y Ti’ Sak Huun5.

  • 6 Desafortunadamente la rueda calendárica del texto del yugo está incompleta, pues únicamente se cuen (...)

11Otro monumento destacable en este contexto es un yugo decorado con un texto jeroglífico proveniente del sitio arqueológico de Bolonkin, cerca del actual poblado de Chilón, a 40 km aproximadamente en línea recta al noroeste de Toniná (Sheseña y Lee 2004). La inscripción precisa que la pieza fue elaborada durante el gobierno de K’ihnich Baaknal Chahk6 y que era “la piedra” de un Aj K’uhuun, aunque desafortunadamente no se conservó el nombre del portador del título. Dada la importancia otorgada a Aj Ch’aaj Naah por parte de K’ihnich Baaknal Chahk, no descartamos la posibilidad de que el dueño de este yugo haya sido este Aj K’uhuun:

A1-K1: (A1) …-7-”IMIX” (B1)  (C1)  (D1) u-TUUN-ni-li (E1)  (F1) ya-AJ-K’UH-na (G1) ya-AJAW-TE’ pi-tzi-la (H1) K’IHNICH-BAAK-NAL-CHAHK (I1) … (J1) … (K1) ba-ka-ba
… wuk imix … … utuunil … yaj k’uhuun yajaw te’ pitziil k’ihnich baaknal chahk … … baah kab
En 7 Imix … … la piedra de … Aj K’uhuun del Señor de Linaje, Jugador de Pelota, K’ihnich Baaknal Chahk … … Primero de la Tierra.

12No sabemos de otra referencia de Aj Ch’aaj Naah durante el gobierno de K’ihnich Baaknal Chahk pero, junto con K’elen Hix, ambos fueron piezas claves en la transición del gobierno del infante K’ihnich Chuwaaj? K’ahk’ en el año 708 d.C. Pronto aparecen en escena en el final de periodo 9.13.17.9.0 3 Ajaw 3 Yaxk’in, 16 de junio de 709 d.C., señalándose que fueron vistos en esta ceremonia, ocupando de nuevo K’elen Hix la posición principal dentro de la corte no real de Toniná, esto debido a que es mencionado primero en el Monumento 170:

K1-P1: (K1) i-IL-ji (L1) k’e[HIX]-le-ne (M1) TI’-SAK-HUUN (N1) i-IL-ji (O1) AJ-CH’AAJ-NAAH-hi (P1) ya-AJAW-K’AHK’
i i[h]laj k’elen hix ti’ sak huun i i[h]laj aj ch’aaj naah yajaw k’ahk’
entonces fue visto K’elen Hix, el Ti’ Sak Huun, entonces fue visto Aj Ch’aaj Naah, el Yajaw K’ahk’.

13Tras la muerte de K’elen Hix únicamente era conocida una referencia más sobre Aj Ch’aaj Naah: el Monumento 110. En él se celebra el final de periodo 9.14.10.0.0 5 Ajaw 3 Mak, 11 de octubre de 721 d.C., con la atadura de una piedra y el esparcimiento de incienso por parte del joven gobernante K’ihnich Chuwaaj? K’ahk’. Se menciona que de este ceremonial fue testigo Aj Ch’aaj Naah, pero acompañado por un nuevo personaje de la corte no real de Toniná, el Aj K’uhuun Yaxuun Bahlam:

M1-O1: (M1b) yi-IL-ji (N1) AJ-CH’AAJ-NAAH AJ-K’UH-na (O1) YAXUUN-BAHLAM AJ-K’UH-na
yi[h]laj aj ch’a[aj] naah aj k’uhuun yaxuun bahlam aj k’uhuun
Lo vieron Aj Ch’aaj Naah, Aj K’uhuun, y Yaxuun Bahlam, Aj K’uhuun.

Como parte de la ceremonia de final de periodo, estos dos personajes participaron en el emblemático baño yatiij de los Dioses Remeros (P1-Q1). Desafortunadamente, dentro del corpus escultórico de Toniná no se vuelve a saber de Yaxuun Bahlam, pero resulta obvio que ocupó el lugar secundario en el cargo de Aj K’uhuun, en cuya cabeza se encontraba ahora Aj Ch’aaj Naah.

Los últimos años de vida de Aj Ch’aaj Naah

14Entre el nuevo material escultórico recuperado por el proyecto de conservación de Toniná de la CNCPC-INAH se encuentra una estela que nombramos Monumento 183 (para la numeración anterior ver Graham et al. 2006; Mayer 2007a y b; Sánchez Gamboa, Sheseña y Yadeún Angulo 2018; Sánchez Gamboa et al. 2019) (Figura 2). Se trata de la estela compañera del Monumento 161 (Graham et al. 2006, p. 102), conocido altar que registra una reentrada och’ k’ahk’ a la tumba de K’ihnich Baaknal Chahk en el año 730 d.C., durante el gobierno de K’ihnich Ich’aak Chapaht (Martin y Grube 2008, p. 186-187; Fitzsimmons 2009, p. 160-161). El Monumento 161 (Yadeún Angulo 1991, p. 77-78, 91-94, figs. 17-20; 1998, p. 34) fue descubierto in situ en la base de la escalinata del Templo IV en la Séptima Plataforma (templo oeste de la Estructura D5-3 en la nomenclatura de la Misión Arqueológica Francesa), mientras que el Monumento 183 yace sobre un piso de estuco en la alfarda este de la escalinata del Templo III (Yadeún Angulo 1998, p. 47) (en este caso corresponde al templo este de la Estructura D5-3). A pesar de que ambos monumentos no fueron encontrados juntos, sí fueron asociados al mismo sector de la Séptima Plataforma con los Templos III y IV –ambos templos gemelos con base en su orientación y planta arquitectónica, aunque varían ligeramente en tamaño. Tanto la estela como su altar presentan la fecha 9.14.18.14.12 5 Eb 10 Yaxk’in, 18 de junio de 730 d.C., utilizando simbólicamente el día 5 Eb que corresponde al día en el que K’ihnich Baaknal Chahk asumió el poder más de cuarenta años atrás.

Fig. 2a – Monumento 183 de Toniná (fotografía de Jorge Pérez de Lara, Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural – INAH).

Fig. 2a – Monumento 183 de Toniná (fotografía de Jorge Pérez de Lara, Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural – INAH).

Fig. 2b – Monumento 183 de Toniná (dibujos preliminares de Guido Krempel, 2018).

Fig. 2b – Monumento 183 de Toniná (dibujos preliminares de Guido Krempel, 2018).

15Como parte de los rituales vinculados con la tumba de K’ihnich Baaknal Chahk se incluyó la dedicación del Monumento 161 y el Monumento 183. Este último representa al difunto gobernante, según lo refiere el propio texto inscrito en su espalda. El rostro del gobernante está fracturado en la parte media superior, no contándose hasta la fecha con el tocado que lo decoraba; además, se encuentran perdidos un pie y una esquina de la base lisa sobre la que se encuentra parado el personaje. La piedra con la que fue manufacturado el monumento corresponde a la típica arenisca amarillenta del Valle de Ocosingo. Tiene una altura de 96 cm, 47 cm de ancho y 26 cm de grosor. El gobernante se encuentra ricamente ataviado con su cinturón real acompañado por un mascarón de alguna deidad o criatura sobrenatural en la parte frontal, muy erosionado en la actualidad para su identificación. En los costados del cuerpo del gobernante hay unas pestañas o aletas con una secuencia de cartuchos con rostros de tiburón XOOK adosadas a tiras que penden verticalmente –otros casos de la asociación del tiburón en la indumentaria del gobernante de Toniná ocurren en los Monumentos 12 y 13 (Mathews 1983, p. 41, 43). En sus brazos carga una barra ceremonial en cuyos extremos hay rostros de deidades zoomorfas, presumiblemente de K’awiil.

16No se cuenta con el inicio del texto porque fue fracturada la parte superior de la cabeza del monumento. El texto conservado nos señala que en la simbólica fecha del 5 Eb 10 Yaxk’in, 18 de junio de 730 d.C., se levantó “el poste/pedestal–imagen, la estela” de K’ihnich Baaknal Chahk; es decir, el Monumento 183, como un monumento póstumo de este gobernante:

A1-C7: *(A1) tzi-ka-HAAB *(A2) 9-PIK *(A3) 14-WINIKHAAB (A4) 18-HAAB (A5) 14-WINIK-ki (B1) 12-K’IN-ni (C1) 5-”EB” (B2) 7-SIBIK (C2) u-TI’-HUUN-na (B3) 10-YAX-K’IN-ni (C3) WA’-la-ja (B4) u-yo-OOK-TE’-le (C4) BAAH-hi (B5) u-LAKAM (C5) TUUN-li (B6) K’IHNICH (C6) BAAK-NAL-la (B7) CHAHK (C7) K’UH-po-o-AJAW
[tziikhaab bolo’n pik chanlajuun winikhaab] waxaklajuun haab chanlajuun winik lajcha’ k’in ho’ eb wuk sibik uti’ huun lajuun yaxk’in wa’laj uyookte’el baah ulakamtuunil k’ihnich baaknal chahk k’uh[ul] po’ ajaw
Ésta es la cuenta del año, 9 Baktunes, 14 katunes, 18 años, 14 veintenas y 12 días, en el día 5 Eb, Wuk Sibik es el Ti’ Huun, en el día 10 Yaxk’in, fue levantado el poste/pedestal –imagen, la estela de K’ihnich Baaknal Chahk, Divino Señor de Toniná.

De gran relevancia, para referirse a la elevación de un monumento póstumo que representa a K’ihnich Baaknal Chahk, resulta la construcción uyookte’el baah ulakamtuunil “su poste/pedestal–imagen, su estela”, como una figura de equivalencia semántica (Lacadena García Gallo 2009, p. 39), una manera ornamentada de establecer conexiones asociativas (Hull 2012, p. 74) en una fecha simbólica, un día 5 Eb, en la que se conmemora a su más grande gobernante que haya tenido Toniná por medio de una re-entrada a su tumba y con el levantamiento de un monumento que representa al gobernante ya muerto.

  • 7 En Palenque contamos con otros ejemplos del uso de los capullos del lirio acuático en uno de los do (...)
  • 8 Houston et al. (2017) consideran que la presencia de esta variante de TUUN en Toniná se asocia con (...)

17Es preciso hacer una breve pausa y reparar nuestra atención en (C5) TUUN-li en el Monumento 183, debido a que esta variante del logograma TUUN presenta dos motivos prefijados en el costado izquierdo del signo (Figura 3a). Houston et al. (2017) fueron los primeros en reparar en esta variante del logograma en Toniná, pero señalaron que los motivos prefijos representaban una joya y el fleco del Dios del Maíz –detectando en algunos casos la presencia de estos elementos diagnósticos de la deidad jovial del maíz en el nombre de la Serpiente Acuática o Witz’. Sin embargo, en nuestro caso, en torno de esta variante del logograma TUUN la parte superior corresponde en realidad a un motivo plegado con los extremos ligeramente curvados hacia los extremos asociado en el arte maya con capullos de lirio acuático y no con una joya del Dios del Maíz (ver, por ejemplo, Pilastra F, Casa D del Palacio en Palenque, ver Greene Robertson 1985, III, fig. 2227; Hellmuth 1987, p. 206, fig. 430 y p. 188, fig. 397; ver también el fragmento de un panel presumiblemente de Lacanha, Chiapas, Krempel 2016, p. 62, figs. 1 y 2; véase Figura 3i). Este motivo está sobrepuesto a una foliación que desciende de manera ondulante, dentro de la cual se encuentran una, dos o más líneas incisas con la misma disposición, en este caso sí asociado con el fleco del Dios del Maíz (Figuras 3a-3g)8.

Fig. 3 – Ejemplos del logograma TUUN con capullo de lirio acuático en la parte superior y foliación en la parte inferior: a. Monumento 183, B5-C5; b. Cautivo de bulto Chan Ma’s del Juego de Pelota, C3-C4; c. Monumento 84, J1; d. Monumento 72, B3; e. Fragmento de la lápida de cautivo de Aj Pe’ Tuun, pA-pB1; f. Monumento 145, F1; g. Monumento 134, B8; h. Cautivo de bulto “bu-k’u-T533” del Juego de Pelota; i. Panel de procedencia desconocida (presumiblemente de Lacanha) con representación de los mismos elementos en un paisaje acuático (Figuras 3a-3h, dibujos de Guido Krempel 2018).

Fig. 3 – Ejemplos del logograma TUUN con capullo de lirio acuático en la parte superior y foliación en la parte inferior: a. Monumento 183, B5-C5; b. Cautivo de bulto Chan Ma’s del Juego de Pelota, C3-C4; c. Monumento 84, J1; d. Monumento 72, B3; e. Fragmento de la lápida de cautivo de Aj Pe’ Tuun, pA-pB1; f. Monumento 145, F1; g. Monumento 134, B8; h. Cautivo de bulto “bu-k’u-T533” del Juego de Pelota; i. Panel de procedencia desconocida (presumiblemente de Lacanha) con representación de los mismos elementos en un paisaje acuático (Figuras 3a-3h, dibujos de Guido Krempel 2018).

18Al revisar la totalidad del corpus escultórico de Toniná es interesante notar que, además del Monumento 183 del gobierno de K’ihnich Ich’aahk Chapaht, se cuenta con siete casos más de monumentos dedicados durante el gobierno de K’ihnich Baaknal Chahk en donde aparece esta variante del logograma TUUN, así como en la variante de cabeza. En cuatro de estos casos ocurre como parte del toponímico de Aj Pe’ Tuun, es decir del sitio de La Mar, mientras que se tienen dos ejemplos de la construcción k’al tuun (Monumento 145, Figura 3f; Escultura de bulto del cautivo llamado “bu-k’u-T533”, Figura 3h, Yadeún Angulo 2011; Stuart 2011) y otro de naah ho’ tuun (Monumento 134, Figura 3g). Con respecto al toponímico de La Mar se cuentan con la Escultura de Bulto del Cautivo Chan Ma’s (Figura 3b, Yadeún Angulo 2011; Stuart 2011), el Monumento 84 (Figura 3c), el Monumento 72 (Figura 3d) –al cual recientemente le fue identificada y pegada la parte inferior del texto– y un fragmento de lápida de cautivo que no se ha publicado hasta ahora (Figura 3e).

19Hemos detectado que, durante el gobierno de K’ihnich Chuwaaj? K’ahk’ y durante gran parte de su sucesor K’ihnich Ich’aahk Chapaht, desaparece esta variante del logograma TUUN con el capullo del lirio acuático y la foliación del Dios del Maíz en la parte inferior, tanto en su variante abstracta como de cabeza, hasta que nuevamente es reintroducida años después en el Monumento 183, durante el evento conmemorativo alrededor de la figura de K’ihnich Baaknal Chahk dirigido por Aj Ch’aaj Naah.

20De regreso al Monumento 183, el final del texto es clave para entender los eventos póstumos alrededor de K’ihnich Baaknal Chahk: la reentrada a su tumba y la erección de esta estela. Se señala aquí que dichos eventos fueron atestiguados por Aj Ch’aaj Naah:

B8-C9: (B8) yi-la-ji (C8) AJ-CH’AAJ-NAAH (B9) K’AHK’-TI’-HUUN-na (C9) AJ-K’UH-na
yilaj aj ch’aaj naah ti’ k’ahk’ huun aj k’uhuun
lo atestiguó Aj Ch’aaj Naah, Ti’ K’ahk’ Huun y Aj K’uhuun.

Este último pasaje deja claro que Aj Ch’aaj Naah estuvo a cargo de las celebraciones del 9.14.18.14.12 5 Eb 10 Yaxk’in, 18 de junio de 730 d.C., los cuales rememoraban la figura de K’ihnich Baaknal Chahk. Ni en el altar (Monumento 161) ni en la estela (Monumento 183) se menciona al gobernante en turno, es decir a K’ihnich Ich’aak Chapaht. El hecho de que solamente sea referido Aj Ch’aah Naah puede ser evidencia de que fue él quien encaminó estas ceremonias en torno a su antiguo señor K’ihnich Baaknal Chahk, quien casi cuatro décadas atrás lo invistió en el cargo de Aj K’uhuun.

21Pero más importante aún es la nueva jerarquía o estatus adquirido por Aj Ch’aaj Naah durante esta celebración póstuma de K’ihnich Baaknal Chahk. Aj Ch’aaj Naah es ahora referido como portador del singular título TI’-K’AHK’-HUUN-na, Ti’ K’ahk’ Huun, el cual al parecer está mezclando atributos del Ti’ Sak Huun y del Yajaw K’ahk’ –otro ejemplo asociado con bandas de fuego (k’ahk’ huun) lo encontramos asociado al Yajaw K’ahk’ Chak Suutz’ en el Tablero de los Esclavos (C2-D2) del Grupo IV en Palenque. Esta puede ser una evidencia clave para ahondar en la complejidad y jerarquización dentro de la estructura política no real de Toniná, en la cual un Yajaw K’ahk’ llegaría a convertirse en la cabeza principal y ser un Ti’ Sak Huun. De esta manera el singular estatus de Ti’ K’ahk’ Huun “Orador de la Banda de Fuego” podría representar un estatus transicional entre el Yajaw K’ahk’, que está en vías de convertirse en un Ti’ Sak Huun, o bien podría ser evidencia de que en ese momento Aj Ch’aaj Naah ocupó ambos cargos de manera temporal, aunque nos inclinamos por el primer caso. Con esto dicho, Aj Ch’aaj Naah no solamente funge como Aj K’uhuun en el año 730 d.C., sino que está en el proceso de adquirir un nuevo estatus dentro de la corte de Toniná, buscando conseguir una prestigiada posición similar a la alcanzada por K’elen Hix. Gracias al Monumento 183 podemos extender ahora la presencia de este funcionario político-religioso en Toniná casi nueve años más adelante de lo que se sabía de él, teniendo como antecedente el Monumento 110 del año 721 d.C.

22Sin embargo, queda aún otro monumento por analizar. Con base en él conocemos mejor los últimos años de vida de Aj Ch’aaj Naah como Aj K’uhuun de Toniná. Pero antes es preciso remontarnos al año de 1973, cuando la Misión Arqueológica Francesa (Becquelin y Baudez 1982, fig. 145a) encontró dos fragmentos de un altar en el escombro ubicado entre el muro de retención de la Sexta Plataforma y la plataforma oeste de la Estructura E5-11. A estos dos fragmentos los nombraron Monumento 76, con el supuesto de que unían perfectamente y correspondían a la misma pieza. Sin embargo, en la Temporada 2017 del proyecto de conservación de Toniná de la CNCPC-INAH, se logró detectar otro fragmento que pertenece a la parte inferior del Monumento 76, el cual encajó a la perfección en el lado derecho. Al compararse con el fragmento superior izquierdo del referido monumento pudimos observar que, aunque aparentemente encajaban los cartuchos en este lado, eran más pequeños y no mostraban relación con el nuevo fragmento descubierto. En cambio, la parte inferior y el nuevo fragmento superior derecho dan continuidad al texto y resulta ser información de gran valor histórico alrededor de la figura de Aj Ch’aaj Naah. Por lo tanto, nombramos a este altar como el Monumento 184 (Figura 4), debido a la trascendencia de su contenido, pese a estar incompleto, mientras que el fragmento superior izquierdo quedó como Monumento 76, en espera que futuros fragmentos salgan a la luz y completen esta escultura.

Fig. 4a – Monumento 184 de Toniná (fotografía de Jorge Pérez de Lara, CNCPC-INAH).

Fig. 4a – Monumento 184 de Toniná (fotografía de Jorge Pérez de Lara, CNCPC-INAH).

Fig. 4b – Monumento 184 de Toniná (dibujo preliminar de Guido Krempel, 2018).

Fig. 4b – Monumento 184 de Toniná (dibujo preliminar de Guido Krempel, 2018).

23Este nuevo altar se compone de la típica piedra arenisca de la región y tiene un diámetro de 60 cm. A pesar de estar incompleto, se conservan algunos elementos importantes de la escena central. Se detecta un rostro zoomórfico dispuesto sobre una banda horizontal con motivos de estera JEL y motivos en forma de SAK en los extremos. El rostro zoomórfico está de perfil y porta una orejera adornada con una joya similar a la sílaba -la. La parte frontal del rostro de la criatura está perdida, pero sobre la cabeza se distingue un signo K’AN, así como encima otro motivo IHK’, coronado por dos protuberancias o foliaciones enroscadas en las puntas que se vinculan con el signo NAL. Se trata sin duda de la referencia a un sitio mítico (Kubler 1977; Carlson 1997 y 2007) que antiguamente se llamaba 7-IHK’-K’AN-NAL, wuk ihk’ k’an nal (Figuras 5a-5d) posiblemente relacionado con el inframundo (Sheseña 2007). En Toniná este sitio mítico está asociado directamente con el juego de pelota (Monumento 141, D3; Monumento 115, Figura 5b).

Fig. 5 – Ejemplos de Wuk Ihk’ K’an Nal: a. Pasaje del Monumento 141 de Toniná (D3-D5) (dibujo de Linda Schele, tomado de The Linda Schele’s Drawing Collection, © David Schele, 2000); b. Monumento 115 de Toniná (dibujo de Guido Krempel, 2018); c. Dintel de procedencia desconocida (dibujo de Guido Krempel, 2018); d. Detalle de la Estela 1 de Cancuén (dibujo de Guido Krempel, 2018).

Fig. 5 – Ejemplos de Wuk Ihk’ K’an Nal: a. Pasaje del Monumento 141 de Toniná (D3-D5) (dibujo de Linda Schele, tomado de The Linda Schele’s Drawing Collection, © David Schele, 2000); b. Monumento 115 de Toniná (dibujo de Guido Krempel, 2018); c. Dintel de procedencia desconocida (dibujo de Guido Krempel, 2018); d. Detalle de la Estela 1 de Cancuén (dibujo de Guido Krempel, 2018).

24Al respecto, es importante remitirnos a la re-inauguración de la cancha de juego de pelota por K’ihnich Baaknal Chahk en el año 699 d.C., según lo refiere el Monumento 141 (Figura 5a):

i-EL-NAAH-ja 7-IHK’-K’AN-NAL-la 3-a-ha-li ‘CANCHA DE JUEGO DE PELOTA’-na, u-’CANCHA DE JUEGO DE PELOTA’-na ya-AJAW-TE’-pi-tzi-la K’INICH-BAAK[CHAAHK]-NAL K’UH-o[po]-AJAW-wa
i elnaaj? wuk ihk’ k’an nal huux ahal …n u …n yajaw te’ pitzil k’ihnich baaknal chahk k’uhul po’ ajaw
se quemó Wuk Ihk’ K’an Nal, la cancha de juego de pelota de las tres victorias, la cancha de juego de pelota del Señor de Linaje, Jugador de Pelota, K’ihnich Baaknal Chahk, Divino Señor de Toniná.

Este lugar Wuk Ihk’ K’an Nal está asociado con el verbo el y con la presunta quema de incensarios (Stuart 1998, p. 389-393). Puede asumirse que en el 9.13.7.9.0 4 Ajaw 13 Ch’en, 7 de agosto de 699 d.C., fueron encendidos los incensarios para celebrar a la cancha de juego de pelota de K’ihnich Baaknal Chahk con los programas escultóricos de los cautivos vencidos que eran aliados de Aj Pitziil, es decir de K’ihnich Kan Bahlam –aunque aún no queda claro cuándo fueron desplegados estos programas escultóricos, si entre los años 696 d.C.-697 d.C. o si en el evento posterior durante el año 699 d.C.

25Aunque en el Monumento 184 no se encuentra representado el Aj K’uhuun, como sí ocurrió con K’elen Hix en el Monumento 165, la relevancia de este altar se debe a que se trata de un monumento funerario de Aj Ch’aaj Naah. Gracias a su inscripción sabemos que murió en la fecha 9.15.4.6.8 12 Lamat 1 Pax, 5 de diciembre de 735 d.C.:

A1-F1: (A1) 12-”LAMAT” (B1) 1-TE’-PAX (C1) CHAM-ya (D1) AJ-CH’AAJ-NAAH (E1) TI’-SAK-HUUN-na (F1) AJ-K’UH-na
lajcha’ lamat ju’n te’ pax chamiiy aj ch’aaj naah ti’ sak huun aj k’uhuun
En el 12 Lamat 1 Pax murió Aj Ch’aaj Naah, Ti’ Sak Huun y Aj K’uhuun

lo que es coherente con la representación de Wuk Ihk’ K’an Nal como escena central del altar. Además, con base en este Monumento 184, podemos confirmar el estatus transicional de Ti’ K’ahk’ Huun “Orador de la Banda de Fuego” por el cual atravesaba Aj Ch’aaj Naah en el año 730 d.C., según se atestiguó en el Monumento 183; pues ahora, en su altar fúnebre, Aj Ch’aaj Naah es referido como Ti’ Sak Huun “Orador de la Banda Blanca”.

26Se entiende entonces que, para los últimos años de su vida, ca. 735 d.C., Aj Ch’aaj Naah ya ocupaba la máxima posición dentro de la corte no real de Toniná: el mismo lugar que K’elen Hix ocupó más de quince años atrás. La última parte del texto introduce una rueda calendárica por medio de una construcción (G1) ko-ja kooj/koja[l]. Por el momento, el único caso similar de este término ocurre con ko-jo koj en el Monumento 164 (Graham et al. 2006, p. 106) donde también este término koj introduce precisamente una rueda calendárica (Christian Prager, comunicación personal, 2018). Además, una secuencia i-ko-jo-yi, presente en Naj Tunich (Stone 1995, p. 230), forma la frase verbal i kojoy “desciende” (Boot 2009, p. 97). En este sentido, y aplicando esta comparación a los dos contextos calendáricos de Tonina (Monumentos 164 y 184), sugerimos tentativamente que se trata de un término que introduce la próxima rueda calendárica por medio de la palabra koj/kooj o kojal con un posible sentido de “desciende/ocurrió el día”. Sin embargo, por falta de más ejemplos el significado de koj/kooj o koja[l] sigue siendo enigmático y se necesitan más ejemplos para verificar esta propuesta. La fecha que a continuación se conserva señala que en el día 13 Ben 16 Yax (9.15.6.1.13 13 Ben 16 Yax, 21 de agosto de 737 d.C.), casi dos años después de la muerte de Aj Ch’aaj Naah, ocurrió un evento por el momento desconocido para nosotros debido a la erosión del jeroglífico que lo refiere, aunque es posible que se trate de algo asociado con la conmemoración de la muerte de Aj Ch’aaj Naah o con el mismo altar, el Monumento 184.

27Con esta nueva información vemos que un funcionario de alto prestigio como Aj Ch’aaj Naah fue paciente en su afán de ocupar el lugar que alguna vez tuvo K’elen Hix. Tal fue el peso de este Aj K’uhuun que por muchos años se respetó su figura política y religiosa en Toniná, incluso como un Aj K’uhuun divinizado y como el responsable de propiciar a los Dioses Remeros. Sin embargo, los méritos realizados por Aj Ch’aaj Naah durante los gobiernos de K’ihnich Baaknal Chahk, K’ihnich Chuwaaj? K’ahk’ y K’ihnich Ich’aak Chapaht le valieron alcanzar esta máxima posición y quedar registrado como una figura central de Toniná entre los años 692-735 d.C. Anteriormente se pensaba que K’elen Hix había sido más longevo que Aj Ch’aaj Naah, pero gracias a esta nueva información presentada sabemos ahora que este último estuvo ocho años más que el primero, alrededor de 43 años como Aj K’uhuun, además de haber atravesado los cargos de Yajaw K’ahk’Ti’ K’ahk’ HuunTi’ Sak Huun en diferentes momentos de su vida.

Palabras finales

28De relevancia al ahondar en la importancia de la corte no real en Toniná resulta que el cargo de Aj K’uhuun en esta ciudad se asumiera como jerarquizado y compartido, con el Ti’ Sak Huun como el principal cargo y el Yajaw Kahk’ en un lugar secundario, aunque no menos importante. Sin embargo, con los Monumentos 183 y 184 es posible establecer, a través de la vida de Aj Ch’aaj Naah, que un Yajaw K’ahk’ podía llegar a convertirse en un Ti’ Sak Huun, pero al parecer antes tenía que ser un Ti’ K’ahk’ Huun u ocupar ambos cargos en determinados momentos de transición. No pueden generalizarse estos tres estadios a todas las cortes de las Tierras Bajas mayas, en principio porque su composición y organización tuvieron peculiaridades regionales, pero cabe señalar que están presentes en la etapa de mayor esplendor de Toniná. Es posible, entonces, determinar que la estructura del cargo de Aj K’uhuun en Toniná adquirió su mayor complejidad entre los años 682 d.C. y 735 d.C. con los dos funcionarios más importantes que haya tenido la corte no real de esta ciudad maya.

29Con este texto aportamos nuevas luces sobre la biografía de Aj Ch’aaj Naah como un importante funcionario Aj K’uhuun durante tres diferentes gobiernos: K’ihnich Baaknal Chahk (del año 692 d.C. al 708 d.C.), K’ihnich Chuwaaj? K’ahk’ (del año 708 d.C. al 721 d.C.) y K’ihnich Ich’aak Chapaht (del año 723 al 735 d.C.). Con el primero entabló aparentemente una relación más estrecha, debido a que fue el gobernante que lo introdujo en el cargo de Aj K’uhuun, aun teniendo en cuenta todo el prestigio de K’elen Hix. Tras la muerte de este último, Aj Ch’aaj Naah quedó a la cabeza de la corte no real de Toniná, acompañado fugazmente por un tal Yaxuun Bahlam, del cual no volvemos a saber más allá del Monumento 110. No podemos olvidar al enigmático Aj K’uhuunAJ-T650-na” mencionado en los monumentos 8, 156 y en el muro estucado del “Templo de las Luciérnagas”, quien durante el reinado de K’ihnich Baaknal Chahk fue contemporáneo de K’elen Hix y Aj Ch’aaj Naah –e incluso ahora sabemos que K’elen Hix y “AJ-T650-na” fueron los Aj K’uhuun del “Gobernante 2”.

30Uno de los mayores eventos religiosos que Aj Ch’aaj Naah presidió como cabeza de la corte no real de Toniná fueron las ceremonias conmemorativas alrededor de K’ihnich Baaknal Chahk en el año 730 d.C., evidencia suficiente para confirmar el estrecho vínculo entre Aj Ch’aaj Naah y este gobernante. Fundamental, también, resulta la existencia de un posible estadio intermedio entre los cargos de Yajaw K’ahk’ y Ti’ Sak Huun: el Ti’ K’ahk’ Huun, el cual aún queda en espera de ser cotejado en otros contextos y entidades políticas. Sin embargo, estos tres estadios o jerarquías de un Aj K’uhuun las atravesó en vida Aj Ch’aaj Naah y quedaron registrados en los monumentos escultóricos de la ciudad, siendo ahora una de las figuras político–religiosas mejor conocidas de Toniná y de las Tierras Bajas mayas. Futuros monumentos llenarán los vacíos que todavía existen de la vida de Aj Ch’aaj Naah, pero esperamos ofrecer con este artículo una idea más completa de este importante personaje de la corte no real de Toniná, amén de introducir dos nuevos monumentos que enriquecen nuestro conocimiento general sobre esta entidad política y su corpus escultórico.

Haut de page

Bibliographie

Becquelin Pierre y Claude F. Baudez
1982  Toniná, une cité maya du Chiapas, Mexique, Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (Études mésoaméricaines, 6), México, vol. 2-3.

Boot Erik
2009  A preliminary Classic Maya-English, English-Classic Maya vocabulary of hieroglyphic readings, Mesoweb Resources, http://www.mesoweb.com/resources/vocabulary/Vocabulary-2009.01.pdf, consultado el 02/12/19.

Carlson John B.
1997  “The Margarita structure panels and the Maya cosmogonic couplet of ancestral emergence”, Early Copan Acropolis Program Paper, 13, p. 1-22.

2007  “The Margarita structure panels [at Copán] and the Maya cosmogonic couplet of ancestral emergence: redux and reemergence”, Archaeoastronomy, 21, p. 76-107.

Cuevas García Martha
2004  Los incensarios del Grupo de las Cruces. Evidencia de rituales mayas en Palenque, Chiapas, tesis de doctorado, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México, México.

Fitzsimmons James L.
2009  Death and the Classic Maya kings, University of Texas Press, Austin.

Graham Ian y Peter Mathews
1999  Corpus of Maya hieroglyphic inscriptions, Vol. 6, Part 3. Tonina, Peabody Museum of Archaeology and Ethnology and Harvard University, Cambridge.

Graham Ian, Lucia R. Henderson, Peter Mathews y David Stuart
2006  Corpus of Maya hieroglyphic inscriptions, Vol. 9, Part 2. Tonina, Peabody Museum of Archaeology and Ethnology and Harvard University, Cambridge.

Greene Robertson Merle
1985  The sculpture of Palenque, Vol. III. The late buildings of the palace, Princeton University Press, Princeton (NJ).

Grube Nikolai, Simon Martin y Marc Zender
2002  The proceedings of the Maya hieroglyphic workshop. Palenque and its neighbors [March 9-10, 2002, University of Texas at Austin, Austin], [s.n.], [United States].

Hellmuth Nicholas M.
1987  Monster und Menschen in der Maya-Kunst. Eine Ikonographie der alten Religionen Mexikos und Guatemalas, Akademische Druck- und Verlagsanstalt Graz, Graz.

Houston Stephen, James Doyle, David Stuart y Karl Taube
2017  “A universe in a Maya Lintel IV: seasonal gods and cosmic kings”, Maya Decipherment [en línea], https://mayadecipherment.com/2017/09/04/a-universe-in-a-maya-lintel-iv-seasonal-gods-and-cosmic-kings/, consultado el 02/12/19.

Houston Stephen y David Stuart
2001  “Peopling the Classic Maya court”, in Takeshi Inomata y Stephen D. Houston (eds), Royal courts of the ancient Maya, Vol. 1. Theory, comparison, and synthesis, Westview Press, Boulder, p. 54-83.

Hull Kerry M.
2012  “Poetic tenacity: a diachronic study of kennings in Maya languages”, in Kerry M. Hull y Michael D. Carrasco (eds), Parallel worlds. Genre, discourse, and poetics in contemporary, colonial and Classic Maya literatures, University Press of Colorado, Boulder, p. 73-122.

Jackson Sarah E.
2015  “Governing polities. Royal courts and the written landscape of late classic polities”, in Damien B. Marken y James L. Fitzsimmons (eds), Classic Maya polities of the southern lowlands. Integration, interaction, dissolution, University Press of Colorado, Boulder, p. 243-262.

Jackson Sarah E. y David Stuart
2001  “The Aj K’uhun title: deciphering a Classic Maya term of ranks”, Ancient Mesoamerica, 12 (2), p. 217-228.

Kaufman Terrence
1972  El proto-tzeltal-tzotzil. Fonología comparada y diccionario reconstruido, Centro de Estudios Mayas, Instituto de Investigaciones Filológicas, Universidad Nacional Autónoma de México (Cuadernos, 5), México.

Krempel Guido
2016  “A recently auctioned panel fragment supposedly from Lacanha”, Mexicon, 38 (3), p. 61-64.

Kubler George
1977  Aspects on Classic Maya rulership on two inscribed vessels, Dumbarton Oaks Research Library and Collection (Studies in pre-Columbian art and archaeology, 18), Washington.

Lacadena García Gallo Alfonso
2009  “Apuntes para un estudio sobre la literatura maya antigua”, in Antje Gunsenheimer, Tsubasa Okoshi Harada y John F. Chuchiak (eds), Text and context. Yucatec Maya literature in a diachronic perspective, Shaker Verlag, Aachen, p. 31-52.

Laughlin Robert M.
1975  The great Tzotzil dictionary of San Lorenzo Zinacantán, Smithsonian Institution Press, Washington.

Laughlin Robert M. y John Haviland
1988  The great Tzotzil dictionary of Santo Domingo Zinacantán, Smithsonian Institution Press, Washington.

Lopes Luís
s. f.  Some notes on the Jaguar of the underworld, manuscrito.

Martin Simon
2001  “Under a deadly star: warfare among the Classic Maya”, in Nikolai Grube (ed.), Maya. Divine kings of the rainforest, Könemann, Cologne, p. 174-185.

2017  “Secrets of the painted king list: recovering the early history of the snake dynasty”, Maya Decipherment [en línea], https://mayadecipherment.com/2017/05/05/, consultado el 02/12/19.

Martin Simon y Nikolai Grube
2000  Chronicle of the Maya kings and queens, Thames and Hudson, London [1ra ed.].

2008  Chronicle of the Maya kings and queens, Thames and Hudson, London [2a ed.].

Mathews Peter
1983  Corpus of Maya hieroglyphic inscriptions, Vol. 6, Part 1. Tonina, Peabody Museum of Archaeology and Ethnology/Harvard University, Cambridge.

Mayer Karl-Herbert
2007a  “An unpublished Maya inscribed sculpture from Tonina, Chiapas, Mexico”, Mexicon, 29 (1), p. 16-17.

2007b  “An unpublished Maya statue with glyphs from Tonina, Chiapas, Mexico”, Mexicon, 29 (6), p. 134-137.

Polyukhovych Yuriy
2007  A short note on new stucco inscription from Tonina, possible syllable ch’e and word op for “parrot”’, manuscrito.

Sánchez Gamboa Ángel A., Alejandro Sheseña y Juan Yadeún Angulo
2018  “Recreando la inmolación del Dios Jaguar del inframundo: tres cautivos de K’ihnich Baaknal Chaahk de Toniná”, Mexicon, 40 (1), p. 8-16.

Sánchez Gamboa Ángel A., Alejandro Sheseña, Guido Krempel y Juan Yadeún Angulo
2019  “Ritual y jerarquía durante el gobierno de K’ihnich Bahlam Chapaht de Tonina: Los Monumentos 181 y 182”, Ancient Mesoamerica, 30 (3), p. 439-445.

Schele Linda y Peter Mathews
1993  The dynastic history of Palenque, notebook for the XVIIth Maya hieroglyphic workshop, Department of Art and Art History, University of Texas, Austin.

Schele Linda y Nikolai Grube
1995  The last two hundred years of Classic Maya history, notebook for the XIXth Maya hieroglyphic workshop, Department of Art and Art History, University of Texas, Austin.

Sheseña Alejandro
2007  “¿Glifo maya para ‘Siete Cuevas’?”, Indiana, 24, p. 361-399.

Sheseña Alejandro y Thomas Lee
2004  “Yugo incrustado con glifos mayas procedente de los alrededores de Chilón, Chiapas”, Mexicon, 26 (6), p. 127-133.

Stone Andrea
1995  Images from the underworld. Naj Tunich and the tradition of Maya cave painting, University of Texas Press, Austin.

Stuart David
1998  “‘The fire enters His House’: architecture and ritual in Classic Maya texts”, in Stephen Houston (ed.), Function and meaning in Classic Maya architecture, Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington.

2005  The inscriptions of the Temple XIX at Palenque. A commentary, Pre-columbian Art Research Institute, San Francisco.

2011  “An update on the Tonina captives”, Maya Decipherment [en línea], https://mayadecipherment.com/2011/08/13/an-update-on-the-tonina-captives/, consultado el 02/12/2019.

Yadeún Angulo Juan
1991  Informe técnico temporada 1991. Proyecto Toniná, Chis, Archivo Técnico del INAH, Informe número 6-111.

1998  El Tiempo. Catálogo de monumentos escultóricos Proyecto Toniná, Chiapas, manuscrito.

2011  “K’inich Baak Nal Chaak (resplandeciente señor de la Lluvia y el inframundo) (652-707 d.C.)”, Arqueología Mexicana, 19 (110), p. 52-57.

Yadeún Angulo Juan, Margarita Espinoza y Carlos Pallán Gayol
2009  Proyecto “Toniná Norte”, Chiapas 2009. Investigación de la Acrópolis norte y continuidad al estudio de los monumentos jeroglíficos, Archivo Técnico del INAH, Proyecto número 6-409.

Zender Marc
2004  A study of Classic Maya priesthood, thesis submitted to the Faculty of Graduate Studies in partial fulfillment of the requirements for the degree of Doctor in Philosophy, University of Calgary, Calgary.

2017  “Theory and method in Maya Decipherment”, The PARI Journal, 19 (2), p. 41-48.

Haut de page

Notes

1 La lectura del nombre del Dios Jaguar del Inframundo fue propuesta hace algunos años por Luís Lopes (s. f.), en un manuscrito inédito.

2 Para una historia de las interpretaciones de este título, véase Jackson y Stuart 2001, p. 291-322 y Zender 2004, p. 164-195.

3 El signo T650, el cual forma parte del nombre de este tercer Aj K’uhuun, ha sido objeto de breves reflexiones en el pasado. Yuriy Polyukhovych en 2007 propuso una lectura de -ch’e como silabograma, pero más importante aún es que vinculó el mural de estuco del “Templo de las Luciérnagas” con el Monumento 156 debido a que se menciona al mismo personaje. Por su parte, Marc Zender (2017, p. 17, n. 28) señala que el comportamiento del signo T650 sugiere que en realidad se trata de un logograma. Ello debido a que, en la concha marina del Ethnologisches Museum der Staatlichen Museen zu Berlin (IV Ca 504668), el signo T650 se muestra formando lo que al parecer es un adjetivo derivado usando el sufijo -Vl, en tanto que en el mural del “Templo de las Luciérnagas” T650 presenta un complemento fonético -na, dando la forma (CV)CAN. Polyukhovych (comunicación personal, 2018) ha reparado nuevamente en la presencia de este signo en el nombre de nuestro Aj K’uhuun y ha notado que en el Monumento 156 nos encontramos ante dos signos diferentes: por un lado, el superior corresponde a T650, mientras que el signo inferior corresponde a otro semejante por su contorno al signo -chu, en tanto que en el mural están combinados ambos signos y se acompañan de un complemento fonético -na que podría corresponder a cualquiera de estos dos signos en conflación. Otro caso menos claro de la construcción del nombre de este Aj K’uhuun ocurre en el Monumento 8, quedando evidenciado que era contemporáneo de K’elen Hix; el problema radica en que, después de la referencia del año 708 d.C. en el “Templo de las Luciérnagas”, no volvemos a saber de él, mientras que sí sabemos que K’elen Hix murió en el año 717 d.C. (Monumento 165, Graham et al. 2006). Por su parte, Simon Martin (comunicación personal de Simon Martin con Marc Zender, 2017) refiere la presencia del signo T650 en un poco entendido teónimo presente en el área de Yaxchilán, además de que forma parte del nombre del Gobernante 17 del linaje de Kaanul en Dzibanché (Martin 2017, fig. 2, n. 4).

4 Se han propuesto varias lecturas para el signo T533 sin haber, por el momento, un consenso entre los especialistas.

5 La preponderancia que recibe Aj Ch’aaj Naah por parte de K’ihnich Baaknal Chahk en este momento puede deberse a que (1) fue investido en el cargo del Aj K’uhuun por este gobernante, o (2) porque se trata de su primer final de periodo importante que celebra. Creemos que ambos puntos son importantes en la preferencia por este funcionario menor por sobre el más experimentado K’elen Hix. Además, con la dedicación de los monumentos 161 y 183 en el año 730 d.C., Aj Ch’aaj Naah dejaría reflejada su inclinación hacia K’ihnich Baaknal Chahk, incluso después de la muerte de este gobernante.

6 Desafortunadamente la rueda calendárica del texto del yugo está incompleta, pues únicamente se cuenta con la fecha del tzolk’in. Por el estilo caligráfico de algunos signos es posible la hipotética reconstrucción de esta fecha. El cartucho del tzolk’in no es simétricamente redondeado en las esquinas, y presenta una ligera inclinación en la parte frontal del cartucho “IMIX” (inclinación que podemos comparar con el cartucho G1 del Monumento 139 del año 702 d.C.; incluso comparten el mismo estilo los llenadores de espacio del numeral 7); pero, más importante, la parte inferior del cartucho del tzolk’in presenta los extremos enroscados y abombados, en tanto que el motivo central presenta una forma similar al signo -la o AJAW aunque invertido y con forma trilobulada asociado con joyas. Clave resulta la comparación de la sílaba -la en la construcción pi-tzi-la para “jugador de pelota”, debido a que en el yugo aparecen las dos esferas con los motivos -la, pero en el centro las tres cuentas que caracterizan a esta sílaba están dispuestas verticalmente, ligeramente separadas una de otra. Este estilo caligráfico de la sílaba -la lo encontramos en el Monumento 134 (A7) del año 697 d.C., aunque, si bien las tres cuentas están alineadas verticalmente, están más pegadas unas de otras. A la par convive otro estilo de la sílaba -la en donde las tres cuentas están inclinadas (Monumento 142, A5, B6). Pero, nuevamente, en el Monumento 139 encontramos importantes indicios: sobre todo porque en T1 aparece la construcción ya-AJAW-TE’ pi-tzi-la, muy similar a la del yugo de Bolonkin, aunque con ligeras variantes: el logograma TE’ aparece en variante de cabeza, pero pi-tzi-la es prácticamente el mismo, la misma forma de la sílaba pi-, aunque -tzi ocurre en variante de cabeza, pero -la nuevamente presenta las tres cuentas dispuestas verticalmente. Por su parte en el Monumento 141 (D4) del año 699 d.C., los signos TE’ y -tzi para Yajaw Te’ Pitziil aparecen en variante de cabeza. Por lo tanto, tenemos un rango de posibilidad entre los años 697-702 d.C., siendo el año 702 d.C. un hipotético candidato para la fecha de este yugo (Sheseña y Lee 2004).

7 En Palenque contamos con otros ejemplos del uso de los capullos del lirio acuático en uno de los dos aspectos del Dios Jaguar del Inframundo, en dos incensarios efigie del Templo de la Cruz Foliada, el Elemento 6b/54 (Cuevas García  2004, p. 288, fig. 193) y Elemento 17/93 (ibid., p. 289, fig. 194), manufacturados durante el Complejo Cerámico Balunté (770-850 d.C.). La narrativa visual con la que se asocia el Dios Jaguar del Inframundo presenta en el remate superior del incensario-efigie una banda acuática representada de manera esquematizada, con una cuenta redonda que representan el flujo del agua, además de volutas de agua y conchas seccionadas, pilas de agua (“water stacks”) y, en los extremos de la banda acuática, flanqueando se encuentran capullos de lirio acuático, estrechamente relacionados con el motivo superior de la variante del logograma TUUN bajo discusión en C5 del Monumento 183 de Toniná.

8 Houston et al. (2017) consideran que la presencia de esta variante de TUUN en Toniná se asocia con esculturas vinculadas con la fecha 1 Ajaw, la cual corresponde al final del periodo 9.13.5.0.0 1 Ajaw 3 Pop, 15 de febrero de 697 d.C., registrada en los Monumentos 134, 140 y 145 y en la escultura en bulto del cautivo llamado “bu-k’u-T533” descubierta en 2011 por el arqueólogo Juan Yadeún Angulo. Sin embargo, el corpus de ejemplos de esta variante de TUUN es muy limitado para afirmar que todos los ejemplos de esta variante de logograma en Toniná se relacionen con este final de periodo que cae en la fecha 1 Ajaw. Cabe señalar que el resto de los ejemplares de este logograma están asociados con el toponímico de La Mar, Pe’ Tuun, y con la captura de Chan Ma’s en el año 693 d.C. Esto implicaría que todas estas esculturas fueron parte del programa escultórico asociado con la inauguración de la cancha de juego de pelota en el año 696 d.C., así como con el final de periodo 1 Ajaw 3 Pop, el siguiente año. Si partimos de que los años 696-697 d.C. constituyeron la etapa de máximo esplendor alcanzada por Toniná bajo el gobierno de K’ihnich Baaknal Chahk, podemos pensar que la reintroducción de esta variante de logograma TUUN en el Monumento 183 presumiblemente fue una manera de evocar no solamente al gobernante ya muerto, sino también, una variante del logograma del signo de piedra que usó K’ihnich Baaknal Chahk y que se extendió en los años más importantes de su gobierno.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1 – Localización de Tonina (mapa tomado y modificado de Mathews 1983, p. 5).
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/17196/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 325k
Titre Fig. 2a – Monumento 183 de Toniná (fotografía de Jorge Pérez de Lara, Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural – INAH).
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/17196/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 268k
Titre Fig. 2b – Monumento 183 de Toniná (dibujos preliminares de Guido Krempel, 2018).
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/17196/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 390k
Titre Fig. 3 – Ejemplos del logograma TUUN con capullo de lirio acuático en la parte superior y foliación en la parte inferior: a. Monumento 183, B5-C5; b. Cautivo de bulto Chan Ma’s del Juego de Pelota, C3-C4; c. Monumento 84, J1; d. Monumento 72, B3; e. Fragmento de la lápida de cautivo de Aj Pe’ Tuun, pA-pB1; f. Monumento 145, F1; g. Monumento 134, B8; h. Cautivo de bulto “bu-k’u-T533” del Juego de Pelota; i. Panel de procedencia desconocida (presumiblemente de Lacanha) con representación de los mismos elementos en un paisaje acuático (Figuras 3a-3h, dibujos de Guido Krempel 2018).
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/17196/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 353k
Titre Fig. 4a – Monumento 184 de Toniná (fotografía de Jorge Pérez de Lara, CNCPC-INAH).
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/17196/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 386k
Titre Fig. 4b – Monumento 184 de Toniná (dibujo preliminar de Guido Krempel, 2018).
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/17196/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 349k
Titre Fig. 5 – Ejemplos de Wuk Ihk’ K’an Nal: a. Pasaje del Monumento 141 de Toniná (D3-D5) (dibujo de Linda Schele, tomado de The Linda Schele’s Drawing Collection, © David Schele, 2000); b. Monumento 115 de Toniná (dibujo de Guido Krempel, 2018); c. Dintel de procedencia desconocida (dibujo de Guido Krempel, 2018); d. Detalle de la Estela 1 de Cancuén (dibujo de Guido Krempel, 2018).
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/17196/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 359k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ángel A. Sánchez Gamboa, Alejandro Sheseña et Guido Krempel, « Nuevos datos sobre Aj Ch’aaj Naah, Aj K’uhuun de Toniná », Journal de la société des américanistes, 105-2 | 2019, 45-68.

Référence électronique

Ángel A. Sánchez Gamboa, Alejandro Sheseña et Guido Krempel, « Nuevos datos sobre Aj Ch’aaj Naah, Aj K’uhuun de Toniná », Journal de la société des américanistes [En ligne], 105-2 | 2019, mis en ligne le 20 décembre 2019, consulté le 24 février 2020. URL : http://journals.openedition.org/jsa/17196 ; DOI : https://doi.org/10.4000/jsa.17196

Haut de page

Auteurs

Ángel A. Sánchez Gamboa

Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, INAH Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas

Alejandro Sheseña

Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas Universidad de Bonn/Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, INAH

Guido Krempel

Universidad de Bonn/Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, INAH

Haut de page

Droits d’auteur

© Société des Américanistes

Haut de page
  • Logo Latindex
  • Logo Centre National du Livre
  • Logo CNRS - Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals