Navigation – Plan du site

AccueilNuméros en texte intégral108-1ArticlesEl mascarón arquitectónico preclá...

Articles

El mascarón arquitectónico preclásico de la Estructura 3 de Chacté, Guatemala

Le masque architectural du Préclassique de la structure 3 de Chacté, Guatemala
The Preclassic Architectural Mask of Structure 3 at Chacté, Guatemala
Carlos Morales-Aguilar, Daniel Salazar Lama, Ivan Šprajc et Richard D. Hansen
p. 117-150

Résumés

Des recherches archéologiques récentes menées sur le site maya de Chacté, un complexe périphérique de la cité d’El Mirador, situé au nord du Guatemala, ont révélé une importante occupation du Préclassique récent (vers 350 av. J.-C.), période pendant laquelle El Mirador et ses centres alliés ont atteint leur apogée en termes de développement culturel et sociopolitique. Chacté représente une partie de ce développement, avec la construction d’un centre cérémoniel qui se compose de grandes plazas et de bâtiments d’élite. De plus, le site était relié au grand centre d’El Mirador par une chaussée longue de 4 km. Les fouilles archéologiques à Chacté se sont concentrées sur la structure 3, un bâtiment allongé situé à l’est d’un complexe de type groupe en E, où un important masque préclassique a été trouvé intégré dans la façade principale. Dans cet article, nous proposons une interprétation iconographique préliminaire de ce masque qui pourrait représenter le dieu K’inich Ajaw, symbolisant l’émergence du soleil à l’est.

Haut de page

Notes de la rédaction

Manuscrit reçu en septembre 2021, accepté pour publication en mars 2022.

Texte intégral

Agradecimientos – Este artículo presenta parte de los resultados obtenidos durante las investigaciones en el sitio de Chacté por el Proyecto Cuenca Mirador bajo autorización del Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala (Convenio DAJ 270-2018). El financiamiento de las excavaciones provino de la Fundación FARES (Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies). Agradecemos al Dr. Richard Hansen y Lic. Edgar Suyuc Ley, directores del Proyecto, la oportunidad de investigar este importante sitio periférico de El Mirador. También, se agradece a Edgar Ortega, Astrid Cruz y Juan Ramón López que asistieron en el levantamiento de los dibujos en campo y en su posterior digitalización en el laboratorio, que sirvieron a la producción de las ilustraciones finales.

1En el norte de Guatemala se halla una concentración de antiguas ciudades de la civilización maya pertenecientes a los períodos Preclásico medio y Preclásico tardío (800 a. C.-150 d. C.), que formaron parte de uno de los primeros Estados regionales de Mesoamérica, dominados por el gran centro de El Mirador (Figura 1). El apogeo alcanzado por las sociedades que la habitaron se refleja en la arquitectura monumental caracterizada por colosales pirámides, complejos triádicos y una red de calzadas que comunicaban entre sí centros urbanos y grupos periféricos.

Fig. 1 – Mapa del norte de Petén con la ubicación de Chacté (mapa C. Morales-Aguilar)

Fig. 1 – Mapa del norte de Petén con la ubicación de Chacté (mapa C. Morales-Aguilar)

2Chacté es un sitio periférico de El Mirador, y ambos estuvieron conectados por una calzada, conocida en maya como “sacbé”, de 4 km de largo y fechada en el Preclásico tardío. Este sitio se ubica sobre un lomerío kárstico y está bordeado al este y sur por un bajo conocido localmente como Pedernal, al oeste por el sitio de La Muerta y al norte por la meseta kárstica donde se asienta la pirámide de La Danta. Chacté fue descubierto y reportado por Morales-Aguilar en el año 2013 durante el reconocimiento realizado en la periferia sur de El Mirador. Posteriormente, en el año 2015, a través de la tecnología LiDAR, se obtuvo el mapeo completo del sitio, hallándose el epicentro, la calzada, las áreas habitacionales y demás rasgos constructivos que luego fueron mapeados con equipo de estación total (Figura 2; Morales-Aguilar 2018, 2019). Chacté ha estado bajo investigación por el Proyecto Cuenca Mirador dirigido por el Dr. Richard Hansen de la Idaho State University, y bajo la supervisión de Morales-Aguilar desde 2017. Las excavaciones fueron motivadas por la presencia de arquitectura preclásica en buen estado que varios saqueos perpetrados décadas atrás habían dejado expuesta.

Fig. 2 – Plano preliminar de Chacté (cartografía C. Morales-Aguilar; cortesía de FARES)

Fig. 2 – Plano preliminar de Chacté (cartografía C. Morales-Aguilar; cortesía de FARES)

3Básicamente, el núcleo central del sitio se divide en un grupo principal (Amapola) y dos zonas residenciales (Grupos Yaxnic y Volador). El Grupo Amapola consta de un complejo de tipo Grupo E de dimensiones pequeñas: un edificio cuadrangular de 5 m de altura al oeste, una estructura alargada de orientación norte-sur, de 14 m de elevación al este, y dos montículos rectangulares de 2 m de altura cada uno, cerrando la plaza por los lados norte y sur.

4Como es una constante en los sitios sin vigilancia de la Reserva de la Biosfera Maya de Guatemala, Chacté fue cruelmente saqueado y solamente en la Estructura 3 se contabilizaron seis túneles de depredación que dañaron las diferentes fachadas y el sistema constructivo interno, dejando al descubierto varias subestructuras. Si bien el daño fue considerable, al mismo tiempo los saqueos nos permitieron obtener información valiosa sobre la cronología del edificio. Las excavaciones en esta estructura revelaron un elemento escultórico de estuco integrado en la arquitectura que se suma al creciente corpus de representaciones iconográficas del Preclásico tardío.

5En este trabajo se expone la naturaleza del hallazgo de este elemento escultórico y se ofrece un análisis y una interpretación preliminar de su significado.

La Estructura 3 de Chacté: contexto del hallazgo

6La Estructura 3 es parte de un complejo de tipo Grupo E y se ubica al este de la plaza central (Figuras 3a y 3b). Mide 60 m de largo, 20 m de ancho máximo y 14 m de altura. De los siete túneles de saqueo detectados, tres fueron explorados durante las temporadas de campo de 2017 y 2018, lo que posibilitó el hallazgo de ocupación temprana del Preclásico medio.

Fig. 3a – Plano del Grupo Amapola que muestra la ubicación de la Estructura 3 (cartografía C. Morales-Aguilar; cortesía de FARES)

Fig. 3a – Plano del Grupo Amapola que muestra la ubicación de la Estructura 3 (cartografía C. Morales-Aguilar; cortesía de FARES)

Fig. 3b – Vista de planta de la excavación del mascarón arquitectónico de la Estructura 3 de Chacté (dibujo J. R. López y C. Morales-Aguilar; calco y digitalización G. Valenzuela y A. Cruz)

Fig. 3b – Vista de planta de la excavación del mascarón arquitectónico de la Estructura 3 de Chacté (dibujo J. R. López y C. Morales-Aguilar; calco y digitalización G. Valenzuela y A. Cruz)

7Al inspeccionar la trinchera de saqueo norte de la fachada oeste de la Estructura 3 se observaron varias etapas constructivas que evidencian una ocupación prolongada en el Preclásico. Así, se trazó una excavación de 22 × 12 m que cubrió la sección central de la estructura con la finalidad de conocer la escalinata central del edificio y de evaluar el daño ocasionado por las depredaciones (Figura 4).

Fig. 4 – Excavación de la Estructura 3 vista hacia el sur (foto C. Morales-Aguilar)

Fig. 4 – Excavación de la Estructura 3 vista hacia el sur (foto C. Morales-Aguilar)

8Al realizar la remoción de las capas de derrumbe se hallaron los restos muy deteriorados de un relieve de estuco que corresponde, a grandes trazos, a un mascarón arquitectónico que perteneció a la penúltima etapa constructiva del edificio fechada en el Preclásico terminal (Figura 5). Uno de los túneles de saqueo destruyó parte de la sección sur del relieve; asimismo, debido al desprendimiento de la capa superficial del estuco, solamente se tienen algunos indicios de la nariz y la boca del rostro central y la forma general de los ojos. Estos y otros elementos del relieve primero fueron tallados en piedra para luego ser cubiertos con estuco modelado, en el que se definieron los detalles. Se registraron numerosos fragmentos de estuco modelados y de aplanados de revestimiento al pie del mascarón, lo que confirma que originalmente hubo un programa escultórico mucho más rico que el que ha sobrevivido. El registro de la cerámica asociada con esta etapa constructiva indica que fue edificado alrededor de 100 a. C. Estas y otras observaciones nos permiten postular que la última fase arquitectónica del conjunto (la que cubrió al mascarón objeto de este estudio) fue la más voluminosa de toda su historia constructiva, lo que concuerda con los resultados de las excavaciones en los demás edificios del grupo de Tipo E.

Fig. 5 – Mascarón arquitectónico perteneciente a la última etapa constructiva (foto C. Morales-Aguilar)

Fig. 5 – Mascarón arquitectónico perteneciente a la última etapa constructiva (foto C. Morales-Aguilar)

9Dada la naturaleza en la que se encontró este mascarón, se decidió realizar una exploración para conocer las escalinatas estucadas registradas en uno de los saqueos y que precedían a la última versión del edificio. En la fachada oeste se efectuó un sondeo de 1 × 1 m para comprobar si la escalinata se extendía a lo largo de la sección central del edificio. Lo que se encontró es que la escalinata, en efecto, se extendía hacia el sur, pero se interrumpía por un elemento escultórico en estuco (Figura 6). Para comprender mejor este rasgo fue necesario realizar una extensión del sondeo hacia el sur y el oeste de manera que pudiéramos entender su relación con la escalinata expuesta por el saqueo. Para ello, se removió parte de la última etapa constructiva del edificio y así pudieron liberarse las escalinatas y los restos de un programa escultórico en la fachada (Figura 7). Al extendernos más hacia el sur, vimos que el mascarón arquitectónico se vuelve a interrumpir por lo que podrían ser las escalinatas centrales del edificio.

Fig. 6 – Vista frontal del mascarón arquitectónico de Chacté (foto C. Morales-Aguilar)

Fig. 6 – Vista frontal del mascarón arquitectónico de Chacté (foto C. Morales-Aguilar)

Fig. 7 – Elevación frontal del mascarón arquitectónico de la Estructura 3 de Chacté (dibujo de campo C. Morales-Aguilar; calco E. Ortega)

Fig. 7 – Elevación frontal del mascarón arquitectónico de la Estructura 3 de Chacté (dibujo de campo C. Morales-Aguilar; calco E. Ortega)

10Debido a que no se encuentra en el eje central del edificio (en su última versión), sino desplazado 2.73 m hacia el norte, pensamos en la posibilidad de que otro mascarón arquitectónico haya ocupado la sección sur, siempre en la fachada principal y central de la estructura axial de la plataforma este. Esta hipótesis parte del hecho de que muchos programas escultóricos de la época son bilateralmente simétricos con respecto a la fachada, especialmente los que flanquean escalinatas (por ejemplo, la Estructura 34, las pirámides La Danta y El Tigre de El Mirador [Hansen 1998]; la Estructura 1 de El Tigre, Campeche [Vargas Pacheco 2004]; el Edificio 142 de Yaxhá [García 2001]; la Estructura 5C-2 de Cerros [Freidel 2017], etc.).

11También se constató que no existieron ofrendas dedicatorias asociadas directamente con el mascarón y que, inmediatamente debajo de este, en una etapa constructiva previa, existió otro piso que se corresponde con el nivel de la plaza fechado en el Preclásico medio. Exploraciones dentro de los túneles de saqueo permitieron realizar dos sondeos que, por medio de clasificación cerámica, arrojan resultados contundentes: las primeras construcciones de este conjunto tipo Grupo E corresponden a 600-400 a. C., aproximadamente. Se identificaron tipos cerámicos diagnósticos de este período tales como Juventud Rojo, Guitarra Inciso y Pital Crema (Morales-Aguilar 2019, p. 315-316).

12La exploración arqueológica controlada nos permitió, además, hacer dos observaciones importantes: 1) contrario a lo que se conoce del patrón preclásico de la región, el mascarón arquitectónico se encuentra flanqueado por escalinatas y no en las posiciones laterales de la fachada, como es lo habitual. Esta observación, desde luego, es preliminar, ya que futuras exploraciones buscarán saber si el programa escultórico se extendió hacia el sur de la fachada y si, tal como lo suponemos, había otro mascarón en esta sección; 2) la excavación del edificio oeste (Estructura 1) no reveló mascarones como los que se observan en el edificio o pirámide radial (Estructura E-VII Sub) del Grupo E de Uaxactún, que es uno de los ejemplos más acabados de un patrón muy extendido por las tierras bajas centrales (Ricketson y Ricketson 1937).

13Asimismo, las excavaciones evidenciaron que la superficie del mascarón de la Estructura 3 fue cubierta con gravas grisáceas con inclusiones de piedrín calizo, y que sobre esta capa se colocaron bloques grandes de piedra entre el muro de la última etapa y el relieve, como una capa protectora. Lo que esto pone en evidencia es la intención de preservar y de dejar intacta la figura principal. A esto último se suma el hecho de que el mascarón no presenta signos intencionales de destrucción al momento de realizar la última remodelación del edificio.

14También hay evidencias de la existencia de un posible gobernante local gracias a una estela fragmentada hallada a un costado del mascarón, donde aparece una imagen y un texto jeroglífico sumamente deteriorados que, desafortunadamente, no se pueden interpretar o leer. Pensamos, aunque de forma muy preliminar, que este monumento podría ser una evidencia de que Chacté fue un centro suburbano importante relacionado con el centro cívico de El Mirador y que pudo haber sido gobernado por miembros de un linaje local, quizás emparentados o vinculados de una manera u otra con los linajes poderosos del centro de la ciudad.

Significado y función de los conjuntos tipo Grupo E

15Si bien los conjuntos tipo Grupo E no son complejos arquitectónicos exclusivos de la antigua civilización maya, no cabe duda de que representaron una de las primeras manifestaciones de arquitectura ceremonial en numerosos sitios del sur de Mesoamérica (Doyle 2017). Muchos de estos conjuntos se encuentran presentes en sitios como La Venta, San Isidro, Chiapa de Corzo y Aguada Fénix, que datan del Formativo temprano y medio (Clark y Hansen 2001; Inomata 2017, p. 217-220; Inomata et al. 2020).

16En las tierras bajas mayas, los conjuntos de tipo Grupo E han sido considerados como el centro y origen de los asentamientos, especialmente del Preclásico medio (Chase y Chase 2017; Estrada-Belli 2011; Hansen 1998, 2001, 2016). Representan, además, la primera forma de arquitectura ritual y de uso público, por lo que, en muchos casos, los grupos E simbolizan la fundación del poder y la ideología convirtiéndose en el centre-ville de las ciudades mayas.

17Los primeros ejemplares que conocemos en el área fueron construidos a comienzos del Preclásico medio en Ceibal (Inomata 2017), Cival (Estrada-Belli 2011) y Nakbe (Hansen 2001). Los grupos E se encuentran distribuidos en gran parte del área maya con una mayor concentración en las tierras bajas centrales, en sitios predominantemente fechados en el Preclásico tardío. En el norte de Petén y en el sur de Campeche, estos conjuntos están presentes en El Mirador, Nakbe, Balamnal-Cedro, Noholtun, Noholnal, Wakna, Xulnal, El Saraguate, Hospital, Kunal, Chicaanticaanal, Yaxnohcah y Calakmul, entre otros.

18Los conjuntos de tipo Grupo E reciben el nombre del Grupo E de Uaxactun, donde Frans Blom identificó este arreglo arquitectónico en 1924 (Blom 1928; Ricketson 1928). Por muchos años, este tipo de conjuntos habían sido considerados como observatorios astronómicos (Aimers y Rice 2006; Aveni, Dowd y Vining 2003; Blom 1924; Ruppert 1940; Laporte y Fialko 1995). Sin embargo, los estudios arqueoastronómicos han mostrado que el uso observacional no puede atribuirse únicamente a los grupos E, ya que sus orientaciones se basaron en los mismos principios astronómicos que dictaban la disposición de otros edificios cívicos y ceremoniales (Sánchez Nava y Šprajc 2015; Šprajc 2021).

19La presencia de un conjunto de este tipo en Chacté podría indicar que un importante señorío se habría establecido en este sector de El Mirador en el Preclásico tardío, época en la que el sitio experimentó su mayor expansión y actividad constructiva. El Grupo E de Chacté carece de algunos elementos arquitectónicos que Clark y Hansen (2001) y posteriormente Reese-Taylor (2017) definen como la expresión material de una corte real preclásica: edificios piramidales, reservorios, juegos de pelota. No obstante, sí presenta otros elementos como calzadas, monumentos esculpidos, un conjunto ceremonial y su plaza correspondiente. En este sentido, lo que ilustra el Grupo E de Chacté es la expresión del poder de una unidad social que se instaló en esta zona de El Mirador en el Preclásico, cuando la ciudad tuvo su mayor expansión y crecimiento hacia la periferia.

20Es innegable entonces que Chacté no solo fue un centro administrativo que controló esta porción de la ciudad, sino también un centro ceremonial menor en el cual la población local desarrolló actividades rituales vinculadas quizás con el ciclo agrícola. Esto tuvo una fuerte connotación simbólica que se plasmó en la representación del arte escultórico, principalmente en el mascarón arquitectónico de la Estructura 3, cuyo significado probablemente estuvo vinculado con la observación solar, la celebración de eventos relacionados con el calendario agrícola y el culto a las deidades afines al Sol.

Análisis iconográfico del mascarón arquitectónico de la Estructura 3

21La superficie del estuco modelado tiene un frente máximo de 6.5 m por aproximadamente 2 m de altura en su punto más elevado. La imagen aún conserva varios de sus componentes –ver la identificación iconográfica en la Figura 8–, lo que permite analizar buena parte de la escena. A primera vista, algunos de estos elementos, su forma y disposición también se encuentran en algunos relieves de estuco de Nakbe, como el mascarón arquitectónico de la Estructura 1 (véase Hansen 1992, fig. 63), y de El Mirador, como los tableros de la Calzada Acrópolis (consultar: Argyle 2009 y Salazar Lama 2017, fig. 10) y los mascarones arquitectónicos de la Estructura 34 (Hansen 1992, fig. 17 y 18).

Fig. 8 – Dibujo a línea del relieve de Chacté, basado en dibujo de campo y con elementos iconográficos señalados (dibujo parcialmente reconstructivo D. Salazar Lama)

Fig. 8 – Dibujo a línea del relieve de Chacté, basado en dibujo de campo y con elementos iconográficos señalados (dibujo parcialmente reconstructivo D. Salazar Lama)
  • 1 Comparar también con las bandas celestes de las estelas 23 y 26 de Izapa (Guernsey 2006, fig. 4.1, (...)

22También notamos que varios de los elementos icónicos de este relieve tienen una amplia distribución en las tierras bajas centrales mayas durante el Preclásico tardío, además de los sitios ya mencionados del norte de Petén. Algunos de ellos se encuentran, a su vez, en el repertorio iconográfico de Izapa, Tak’alik Ab’aj y Kaminaljuyú en el mismo período, como los dos extremos inferiores de una banda celeste señalados en la Figura 81.

23Uno de estos elementos compartidos entre los sitios del centro del área maya y los de la Costa del Pacífico es también el motivo principal de la escena del relieve de Chacté: una criatura zoomorfa con las piernas flexionadas (una perdida, la otra conservada), con cabezas ofidias en los extremos y cuyos dientes están en el lugar de las garras. Estos rasgos son muy comunes en criaturas y deidades vinculadas con el mundo acuático, como una tortuga sobrenatural representada en un monumento encontrado en El Tigre, Campeche (véase Vargas Pacheco 2013, fig. 8), cuyas garras son similares a las de la tortuga en el mural poniente de San Bartolo (Taube 2010a, p. 255) y a las del cocodrilo de la Escultura 2 de Kaminaljuyú (Henderson 2013, p. 106, 590). La postura vertical de la criatura de Chacté es similar a la de los reptiles en las estelas 8 y 11 de Izapa (Figuras 9a y 9b), con la espalda en primer plano abarcada completamente por un rostro frontal que, a primera vista, tiene rasgos de un ser celeste: pupilas esquinadas y rectangulares, colmillos laterales con una forma determinada y semi volutas que emergen de las comisuras.

Fig. 9 – a. Estela 8 de Izapa; b. Estela 11 de Izapa; c. Sapo híbrido del friso de la Estructura 1-A Sub de Balamkú; d. Cocodrilo del friso de la Estructura 1-A Sub de Balamkú (dibujos D. Salazar Lama, a y b: basados en dibujos de A. Moreno)

Fig. 9 – a. Estela 8 de Izapa; b. Estela 11 de Izapa; c. Sapo híbrido del friso de la Estructura 1-A Sub de Balamkú; d. Cocodrilo del friso de la Estructura 1-A Sub de Balamkú (dibujos D. Salazar Lama, a y b: basados en dibujos de A. Moreno)

24Del lado derecho de este zoomorfo se encuentra el fragmento de un motivo trilobulado que, por simetría bilateral –muy común en este tipo de relieves arquitectónicos–, también debió estar en el lado izquierdo, configurando ambos un elemento de cuatro lóbulos.

  • 2 Velásquez García señala que esta postura está asociada con el dios del maíz naciente en las vasija (...)

25En las estelas mencionadas de Izapa los reptiles sirven de conductos o vías para el nacimiento de dioses. En la Estela 11 esto se evidencia por la postura corporal de la deidad emergente. Sus brazos extendidos son, según Erik Velásquez García (2009, p. 344-349), propios de personajes mostrados en el momento de nacer2. En esta estela, la deidad naciente se eleva desde las fauces del reptil a un plano superior del cosmos, lo que concuerda con la banda celeste que corona la escena y con la fisonomía del dios, que recuerda a la deidad solar de las tierras bajas mayas. La Estela 8 de Izapa, por otro lado, muestra una acción parecida a la anterior: el cartucho con borde festonado en la parte superior que surge de las fauces del reptil es, de acuerdo con Julia Guernsey (2002, p. 71-72), un portal o punto liminal para el resurgimiento, por lo que considera que también se asocia con el acto de nacer. Este motivo también se presenta en la Estela 67 del mismo sitio (ver en Guernsey 2002, fig. 5.2) y en el cocodrilo de la Escultura 2 de Kaminaljuyú, cuyo cartucho de orillas festonadas en la espalda lo define como una criatura-portal que comunica dos planos cosmológicos y que, por ende, es apta para el tránsito y para el resurgimiento de seres y dioses (Henderson 2013, p. 307, 590).

26En las tierras bajas mayas, durante el Clásico temprano este motivo adquiere una forma más cercana al signo yax, que también se utiliza como una marca corporal en reptiles y saurios (Newman et al. 2015, fig. 3.40 y 3.44). En otros contextos, estos mismos signos enmarcan el rostro del dios K’inich Ajaw y se los conoce como cartuchos o discos solares por los que el dios emerge y se eleva al cielo (Taube 2005, p. 410-413).

27En cuanto a la criatura zoomorfa de Chacté, creemos que por tener una postura similar a la de los reptiles de Izapa comparte también sus mismas funciones: ser un conducto para el nacimiento de deidades y seres ancestrales. En la cosmovisión maya, los cocodrilos y las tortugas, al igual que las serpientes y los sapos, son medios materiales para los procesos de transformación y emergencia/renacimiento de dioses y antepasados (Hellmuth 1988, p. 171-173; Salazar Lama en prensa, p. 173-175). En las tierras bajas mayas esta función de los reptiles y saurios que tienen una misma postura corporal que los de Izapa se constata en el friso de la Estructura 1-A Sub de Balamkú (Figuras 9c y 9d) y en la sección inferior de la Estela N de Copán, donde aparecen criaturas de cuyas fauces abiertas surgen antepasados y deidades (Baudez 2005, fig. 2a y 2b; Salazar Lama 2017, p. 171-173, 177).

28Todos estos ejemplos comparativos también nos permiten postular que las fauces de la criatura de Chacté, ahora perdidas, debieron estar de perfil y abiertas, ya sea en un ángulo de 180o, como ocurre en los reptiles del friso de Balamkú y en los saurios de las estelas 6, 10 y 13 de Yaxhá (Figuras 10a-c), o solamente de manera parcial, como en la Estela 11 de Izapa. Ambas formas son igualmente probables.

Fig. 10 – a, b y c. Saurios míticos en los registros inferiores de las estelas 6, 10 y 13 de Yaxhá; d. Deidad acuática de la Escultura 68 de Kaminaljuyú; e y f. Representaciones de agua personificada en la Escultura 2 de Kaminaljuyú (dibujos D. Salazar Lama, a-c: basados en Tokovinine 2013; d-f: basados en Henderson 2013)

Fig. 10 – a, b y c. Saurios míticos en los registros inferiores de las estelas 6, 10 y 13 de Yaxhá; d. Deidad acuática de la Escultura 68 de Kaminaljuyú; e y f. Representaciones de agua personificada en la Escultura 2 de Kaminaljuyú (dibujos D. Salazar Lama, a-c: basados en Tokovinine 2013; d-f: basados en Henderson 2013)

29El rostro en la espalda de la criatura del relieve de Chacté es de difícil identificación ya que se encuentra parcialmente perdido. Debido a la falta de mandíbula y, en su lugar, la presencia de un cartucho ovalado con un motivo de U invertida, descartamos la posibilidad de que se trate del dios solar K’inich Ajaw. La mandíbula, ausente en este caso, es un rasgo siempre presente en los mascarones arquitectónicos de este dios durante el Preclásico tardío, como los de la Estructura 5D-82-2 de Mundo Perdido y los de la Estructura 5D-Sub.3-A de la Acrópolis Norte, ambas de Tikal (Sanz Castro 1997, fig. 8 y Sanz 1998, fig. 5b), o los de la Estructura 5C-2 de Cerros (Figura 11a) y de la Estructura 1 de El Tigre, Campeche (Figura 11b).

Fig. 11 – a. Mascarón arquitectónico de K’inich Ajaw en la Estructura 5C-2 de Cerros; b. Mascarón arquitectónico de K’inich Ajaw en la Estructura 1 de El Tigre, Campeche; c. Mascarón arquitectónico de Holtún, Petén; d. Mascarón arquitectónico de Nohochbalam, Chakanbakan, Quintana Roo; e. Soporte de la banqueta jeroglífica del Grupo 10K, Copán (dibujos D. Salazar Lama, a y f: basados en dibujos previos de L. Schele)

Fig. 11 – a. Mascarón arquitectónico de K’inich Ajaw en la Estructura 5C-2 de Cerros; b. Mascarón arquitectónico de K’inich Ajaw en la Estructura 1 de El Tigre, Campeche; c. Mascarón arquitectónico de Holtún, Petén; d. Mascarón arquitectónico de Nohochbalam, Chakanbakan, Quintana Roo; e. Soporte de la banqueta jeroglífica del Grupo 10K, Copán (dibujos D. Salazar Lama, a y f: basados en dibujos previos de L. Schele)

30Creemos, antes bien, que el rostro del relieve de Chacté es el mismo que el de la espalda del reptil de la Estela 11 de Izapa (Figura 9b), que representa una variante temprana del Dios C con rasgos del dios solar y marcas de brillo en los ojos, en el rostro y dentro de la boca (Figuras 12a-c; consultar Saturno, Taube y Stuart 2005, p. 38-41). En la iconografía del Preclásico tardío (por ejemplo, en el mascarón arquitectónico de la Estructura 1 de Cival [Estrada-Belli 2006, fig. 8] y los rostros en la sección superior del mascarón de la Estructura 1 de El Tigre, Figura 11b), este ser se presenta como una mezcla de conceptos que puede simbolizar el resplandor y el aspecto lustroso del precioso jade (Taube y Saturno 2008, p. 302) o asociarse con la luminosidad del espacio celeste y con la sacralidad vinculada con los seres del cielo (Martin 2016, p. 512; Stuart 2017, p. 252). Esto último se corrobora por la relativa frecuencia con la que está presente en las bandas celestes (Figuras 12d y 12e), donde en épocas muy tempranas aparece junto con signos solares y estelares, a veces sustituyendo al signo solar k’in (por ejemplo, en las bandas celestes de los altares 12 y 13 de Tak’alik Ab’aj y en el Altar 9 de Kaminaljuyú; ver imágenes en Martin 2016, fig. 11.2b-d).

Fig. 12 – Variante del Dios C/Dios solar/brillo: a. Jeroglífico del Preclásico tardío de Kichpanha, Belice; b. Signo en el mascarón arquitectónico de H-Sub 3 de Uaxactún; c. Mismo signo en el mural norte de la Estructura Sub-IA de San Bartolo; d. Detalle de la banda celeste del mascarón arquitectónico de la Estructura N9-56 de Lamanai; e. Detalle de la banda celeste del tablero de estuco de Margarita, Copán; f. Variante del Dios C Preclásico en el pecho de la Deidad Ave Principal, Altar 10 de Kaminaljuyú (dibujos D. Salazar Lama, a-c y f: basados en dibujos previos publicados en Taube et al. 2010)

Fig. 12 – Variante del Dios C/Dios solar/brillo: a. Jeroglífico del Preclásico tardío de Kichpanha, Belice; b. Signo en el mascarón arquitectónico de H-Sub 3 de Uaxactún; c. Mismo signo en el mural norte de la Estructura Sub-IA de San Bartolo; d. Detalle de la banda celeste del mascarón arquitectónico de la Estructura N9-56 de Lamanai; e. Detalle de la banda celeste del tablero de estuco de Margarita, Copán; f. Variante del Dios C Preclásico en el pecho de la Deidad Ave Principal, Altar 10 de Kaminaljuyú (dibujos D. Salazar Lama, a-c y f: basados en dibujos previos publicados en Taube et al. 2010)

31Según Simon Martin (2016), cuando este rostro aparece como una marca corporal en ciertas criaturas y dioses –generalmente en el pecho o la espalda– los define como seres con un cuerpo resplandeciente. Esto es especialmente frecuente en las representaciones preclásicas de la Deidad Ave Principal, tanto en las tierras bajas mayas como en los sitios de la Costa del Pacífico y en las tierras altas de Guatemala (Figura 12f; Martin 2016, p. 522; véanse los altares 9 y 10 de Kaminaljuyú completos en Parsons 1986, fig. 140 y 141). Ya durante el Clásico este rostro se vuelve recurrente en la espalda de los sapos (por ejemplo, vasijas K531, K1181, K1300, K1646, K1652, K4116 y, tal vez, K2041)3. Si seguimos los postulados recientes de Ana García Barrios (2019, p. 155-158) acerca del uso y significado de los signos corporales, podemos pensar que además de señalar la luminosidad o una piel reflectante como un rasgo físico predominante, este signo también podría indicar campos o ámbitos de acción. En el caso específico de la deidad aviar, este campo de acción indicado por el signo en el pecho sería el cielo.

32Al observar las interpretaciones de Martin (2016) y de García Barrios (2019), sospechamos también que la presencia de este rostro en la espalda de la criatura zoomorfa de Chacté funcionaría como una marca propia de un cuerpo brillante, a la vez que la definiría como un ser que participa del ámbito celeste. Esta designación no se contrapone con el motivo trilobulado (cuadrilobulado, al unirse con su contraparte del lado izquierdo) ubicado a un costado del abdomen de la criatura. Como portal hacia el interior acuático de la tierra, generalmente relacionado con la entrada de una cueva (Guernsey 2010), este motivo funciona en conjunto con la banda celeste que enmarcó originalmente la escena por tres de sus lados: ambos motivos establecen una complementariedad cosmológica destinada a mostrar lo que está abajo (la cueva o el interior de la tierra) y lo que está arriba (el cielo) –comparar con la escena de la Estela 8 de Izapa (Figura 9a) y con el Monumento 8 de Nakbe, un posible trono del Preclásico medio (Hansen 2016, fig. 8.24)–. El doble borde de este motivo trilobulado (señalado en la Figura 8), cuya forma periférica apenas deja ver dos ligeras hendiduras, bien podría ser una versión modesta de los rebordes festonados que se ven en las estelas 8 y 67 de Izapa y en el cocodrilo de la Escultura 2 de Kaminaljuyú; de ser así, la cueva en el relieve de Chacté quedaría explícitamente connotada como un portal que conecta el interior de la tierra con el exterior.

  • 4 Véase algo similar en el cocodrilo sobre el cuadrilobulado en la Estela 22 de Izapa (Guernsey 2002 (...)

33En relación con esto, queremos hacer una observación complementaria sobre la disposición de los motivos iconográficos en el plano escultórico, que definimos como una planimetría (véase García Barrios 2018; García Barrios y Salazar Lama 2020, p. 172); es decir, un juego de descomposición de los elementos de un espacio tridimensional y su recomposición en un plano bidimensional. El motivo cuadrilobulado, por ejemplo, se construye frecuentemente en el nivel del suelo y de forma horizontal (véanse ejemplos en García Barrios y Salazar Lama 2020, p. 170-171); no obstante, cuando en una imagen bidimensional se quiere mostrar personajes que están sobre el cuadrilobulado (como por ejemplo las Estelas 4, 8 y 10 de Machaquilá [Lacadena García-Gallo 2006, fig. 6a y 7]) o dentro de él (por ejemplo, la escena del marcador Motmot de Copán [Fash y Fash 1996] y la tortuga de la que emerge el dios del maíz en el mural poniente de San Bartolo, Pinturas Sub I-A [Taube et al. 2010, fig. 66]), este motivo también se coloca de frente y alzado, igual que los personajes, ocupando a veces los registros basales de las escenas. Si seguimos estas mismas normas mayas de representación espacial podremos entender que en el relieve de Chacté la entrada a la cueva está por debajo del zoomorfo, a nivel del suelo, y que la criatura se extiende sobre él, similar a lo que vemos en la escena de la Estela 14 de Izapa (Figura 13a)4. Esto se refuerza, a su vez, por el uso diferenciado del relieve: mientras el zoomorfo se encuentra en un relieve medio, casi altorrelieve, el motivo trilobulado está en un bajorrelieve poco profundo (véanse las Figuras 4, 6 y 7). Esta diferenciación establece un primer y un segundo plano desde el punto de vista del espectador.

Fig. 13 – a. Estela 14 de Izapa; b. Cabeza de cocodrilo en la Estela 1 de La Isla, Petén (dibujos D. Salazar Lama, a: basado en dibujo de A. Moreno; b: basado en fotografía de R. Hansen, 2016)

Fig. 13 – a. Estela 14 de Izapa; b. Cabeza de cocodrilo en la Estela 1 de La Isla, Petén (dibujos D. Salazar Lama, a: basado en dibujo de A. Moreno; b: basado en fotografía de R. Hansen, 2016)

34Ahora bien, en cuanto a la complementación cosmológica mencionada con anterioridad, en varios mascarones arquitectónicos mayas del Preclásico tardío y del Clásico temprano esta misma complementación de planos organiza las escenas e indica el espacio multidimensional por el que transita y se eleva el dios solar (Salazar Lama 2019, Cap. 7). En muchos de estos programas escultóricos el plano terrestre es la cabeza de un cocodrilo de rasgos híbridos de la que surge K’inich Ajaw (similar a la escena de la Tumba 1 de Río Azul [Hellmuth 1987, fig. 592 y 594]; comparar con las Figuras 11a-c), mientras que el cielo es una banda celeste en la parte superior (Figura 11a). Solamente en contadas ocasiones esta misma complementación cosmológica se utiliza para mostrar el ascenso del dios del maíz (por ejemplo, en el mascarón arquitectónico de Chakanbakan, Quintana Roo; Figura 11d). Durante el Clásico tardío el momento del levantamiento del Sol se plasma utilizando otros elementos iconográficos (Figura 11e), como una banda terrestre contrapuesta a una banda celeste, mientras el dios solar transita entre ambas; sin embargo, el concepto detrás es muy cercano a lo que vemos en la escultura integrada en la arquitectura del Preclásico en las tierras bajas mayas.

35En la cosmovisión maya, la relación entre los saurios y el Sol es muy estrecha y constituye una continuidad respecto de las creencias olmecas que consideraban el plano terrestre como el cuerpo extendido de un lagarto (Reilly III 1991; Taube 2010b; Martin 2015; Rice 2020), desde el cual se eleva el Sol cada amanecer (Salazar Lama 2017, p. 177). En este sentido, cabe aclarar que el zoomorfo de la Estela 11 de Izapa muestra características de varios animales, como la glándula parótida de los sapos Bufo marinus en la espalda (Guernsey 2006, p. 126) y el hocico alargado y enroscado en la punta, que recuerda al de los cocodrilos olmecas del Preclásico medio (Fields y Reents-Budet 2005, Cat. 29; Stocker, Meltzoff y Armsey 1980, fig. 2a y 3) y algunos otros del arte de Izapa (por ejemplo, las estelas 14 –Figura 13a– y 27) y de las tierras bajas centrales (Figuras 10a-c, 13a y 13b; véase también Martin 2015, fig. 11, 14 y 16a). Estas observaciones nos llevan a postular que la criatura de Chacté pudo ser también híbrida e incorporar rasgos de saurio y de otros reptiles del mundo acuático y terrestre (como por ejemplo, sapos o tortugas).

  • 5 En la Escultura 68 de Kaminaljuyú (Henderson 2013, p. 623, fig. 100), la deidad de la Figura 10d a (...)

36Al respecto, dos detalles merecen especial atención. El primero es la forma de la garra de la criatura de Chacté (señalada en la Figura 8), que es idéntica a las garras de otros saurios del arte maya de las tierras bajas (comparar con las Figuras 9d, 10a-c; véanse también la Estela 27 de Izapa y la Escultura 2 de Kaminaljuyú en Henderson 2013, fig. 26), pero marcadamente diferente de las extremidades de los sapos, que a veces incluyen dedos con uñas o patas palmeadas (Figura 9c). Las garras personificadas de la criatura de Chacté incluyen, además, un diente prolongado y curvo hacia arriba. Según Lucia Henderson (2013, p. 294, 297), este rasgo es común en las deidades acuáticas de la imaginería preclásica de Kaminaljuyú (Figura 10d) e Izapa (por ejemplo, las secciones laterales del Trono 1; Henderson 2013, fig. 91a), así como en las representaciones animadas del agua (Figuras 10e y 10f), por lo que cabría pensar que en la criatura de Chacté es un indicador de su vínculo con el mundo acuático5.

37En segundo lugar, a pesar de poseer rasgos predominantes de saurio, el cuerpo erguido y la postura de las extremidades del zoomorfo de Chacté recuerdan fuertemente la posición que adoptan los sapos sentados, vistos desde atrás; aunque esta posición, como lo demuestran las dos criaturas zoomorfas del friso de Balamkú (Figuras 9c y 9d), es también frecuente en los cocodrilos. En torno a este punto en particular, cabe decir que el traslape o la confluencia entre sapos y cocodrilos no es un fenómeno exclusivo del Preclásico tardío. En Copán, el Altar D (o CPN82) del Clásico tardío (Baudez 1994, p. 142, fig. 67) representa el cuerpo de un cocodrilo terrestre en la cara este, mientras que la cara norte –que corresponde a la parte trasera del saurio– muestra un sapo boca abajo y con el signo del brillo personificado en la espalda; que por su ubicación también coincide con la espalda del saurio.

38Regresando a la criatura de Chacté, llama la atención un rasgo adicional: el motivo de doble corchete que cae por la espalda, como una especie de cola. Según Jacinto Quirarte (1973, p. 15-18; 1976, p. 79-81), estos motivos son apéndices cuyo prototipo es la lengua bífida de una serpiente en el arte de Izapa (por ejemplo, la Estela 3; Quirarte 1973, fig. 8). Nicholas Hellmuth (1987, p. 234, fig. 494-499), por su parte, compara estos elementos con la cola emplumada de la Deidad Ave Principal, en los que curiosamente aparecen motivos con forma de U invertida, tal como ocurre en el relieve de Chacté. Si la forma de este apéndice trasero del zoomorfo de Chacté efectivamente se corresponde con una cola aviar, como sugiere la identificación de Hellmuth, podría tratarse de un remanente de los cocodrilos olmecas del Preclásico medio, en cuyas secciones posteriores llevaban integradas cabezas de aves rapaces (como, por ejemplo, en Reilly III 1991, p. 161-162) o colas emplumadas (Stocker, Meltzoff y Armsey 1980, fig. 1b). Asimismo, el ejemplo de Chacté podría anticiparse por varios siglos a las colas largas, bifurcadas y emplumadas de algunos cocodrilos del Clásico (por ejemplo, el Altar T de Copán; ver dibujo de L. Schele en, http://research.famsi.org/​uploads/​schele/​hires/​04/​IMG0006.jpg consulta el 01/07/2022).

39Independientemente de la identificación certera de esta “cola”, cuyo significado es un tanto incierto, creemos que se trata de un rasgo que enfatiza el aspecto híbrido de la criatura: se trata, pues, de un zoomorfo cuyas partes componentes de varios animales y deidades estarían en función de connotarlo como una criatura cosmológica. Esta mezcla de rasgos se acerca a lo que Englehardt y Carrasco (2020, p. 346) denominan “traslape conceptual”, que definen como la acumulación de conceptos en una misma representación zoomorfa con el fin de crear una criatura completa que se ajusta a una visión particular del mundo.

Discusión

40A pesar de contar con un relieve parcialmente perdido, con toda la información recabada en el análisis de la imagen, es posible aproximarnos a entender parcialmente la escena. La otra parte, la que falta en la sección superior del relieve, podremos inferirla posteriormente a partir del contexto.

41Sobre la base de los ejemplos comparativos y de sus constancias iconográficas y semánticas, creemos que el relieve de Chacté describió una escena de surgimiento de una deidad que se elevaba desde un plano inferior a uno superior. El conducto físico para ello es un zoomorfo, tal vez una mezcla de varias criaturas, que comunica el interior de la tierra con el arco celeste a través de sus fauces abiertas, participando a la vez de ambos planos. Se trata, en pocas palabras, de un ser cosmológico de carácter liminal.

42Ahora bien, ¿qué podemos especular sobre las partes perdidas de la imagen –sobre todo de la deidad emergente– si tomamos en consideración el significado de la imagen y el contexto del relieve? La escultura integrada en la arquitectura de algunos grupos de tipo E muestra distintos aspectos de dioses solares o de criaturas celestiales y relaciona recurrentemente estos conjuntos arquitectónicos con los fenómenos solares y celestes (por ejemplo, los mascarones arquitectónicos de Mundo Perdido, Tikal [Sanz Castro 1997], los relieves de estuco de la estructura Hunahpu en San Bartolo [Beltrán y Hurst, citados en Doyle 2017, p. 77-8, fig. 4.2] y las ofrendas cerámicas de la Estructura X y del Entierro 8 de Nakum [Źrałka et al. 2017, fig. 9 y 11]). Algunos depósitos rituales, por ejemplo, el Caché 4 de Cival (Estrada-Belli 2012, p. 212-214), se asocian más con el maíz, con el agua y con los cinco puntos del cosmograma terrestre. En otros casos (por ejemplo, la Estructura E-VII-Sub de Uaxactún), los mascarones arquitectónicos designan los edificios radiales en el oeste de los conjuntos tipo Grupo E como montañas mitológicas (Doyle 2017, p. 76, basado en Schele y Mathews 1998, p. 180).

43Debido a este cúmulo de significados y funciones asociados con los grupos de tipo E, Estrada-Belli (2012) sugiere que “las plazas de los grupos E preclásicos y los actos rituales llevados a cabo en ellas estaban enlazados con el calendario solar, con los ciclos agrícolas del maíz y con la cosmología maya en su conjunto” (Estrada-Belli 2012, p. 212, traducción nuestra).

44Es así como sugerimos, aunque de manera tentativa, dos posibilidades: 1) que el dios solar K’inich Ajaw debió emerger de las fauces abiertas del zoomorfo de Chacté, similar a las muchas escenas de surgimiento de este dios desde el saurio terrestre, o 2) que la deidad emergente fue el dios del maíz, que también se eleva desde el cuerpo de un saurio terrestre en algunas escenas preclásicas (Figura 11d). Nos inclinamos más por la primera opción, ya que la escultura integrada en la arquitectura de los grupos de tipo E recurrentemente se asocia con los fenómenos solares.

45De esta manera también se explicaría la peculiar ubicación del relieve en la plataforma alargada del este, en lugar de la tradicional colocación de mascarones en ambos lados de las escalinatas de las estructuras del oeste. Como veremos a continuación, esta ubicación –y su posible complemento en la sección sur de la fachada central del edificio– podría estar en función de significar el espacio a lo largo del eje central del conjunto, con una representación alegórica de la salida del Sol por el oriente, que pudo incluso ser vista desde la estructura del oeste. El significado astronómico del eje central puede explicarse a la luz de los datos comparativos siguientes.

46Un estudio sistemático de los conjuntos de tipo Grupo E, basado en los alineamientos incorporados en 71 conjuntos de este tipo en las tierras bajas centrales (Šprajc 2021), ha mostrado que la distribución de sus ejes centrales (es decir, de los que en cada Grupo E conectan la pirámide oeste con el edificio central sobre la plataforma este) no es aleatoria y su importancia, explicable en términos astronómicos, frecuentemente se acentuó con el emplazamiento de ofrendas y entierros, e incluso con la localización y la orientación de otros edificios; además, las excavaciones en varios grupos E han revelado que el mismo eje central fue conservado durante varias etapas constructivas. Los resultados de los análisis indican que los ejes centrales pudieron ser funcionales hacia el oriente o hacia el poniente. Observando desde la pirámide oeste la estructura central sobre la plataforma este, el edificio opuesto pudo haber servido como marcador, facilitando las observaciones, como también lo sugieren las relaciones espaciales entre edificios de otros tipos (por ejemplo, en El Mirador, véase Šprajc, Morales-Aguilar y Hansen 2009). Ahora bien, resulta significativo que las orientaciones de los grupos E, indicadas por sus ejes centrales, pertenezcan a los grupos de orientación ampliamente difundidos en el área maya y se hayan materializado mayormente en construcciones de otro tipo. Por lo tanto, para entender el significado de la orientación del Grupo E de Chacté, cabe resumir los principios generales plasmados en las orientaciones arquitectónicas.

  • 6 Esta función práctica de las orientaciones solares es comprensible si recordamos que los mesoameri (...)

47Las investigaciones sistemáticas han demostrado que, a pesar de algunas variaciones regionales y temporales, las normas que dictaron la orientación de los edificios importantes, tanto religiosos como residenciales y administrativos, eran esencialmente las mismas en toda Mesoamérica y se mantuvieron durante periodos prolongados. Los análisis de los datos han revelado la existencia de varios grupos de orientación, que en su mayoría se refieren a los ortos y ocasos del Sol en ciertas fechas. Las más frecuentemente registradas se agrupan en temporadas significativas del ciclo agrícola y los intervalos de días que las separan tienden a ser múltiplos de 13 y de 20. Por tratarse de periodos elementales del sistema calendárico mesoamericano, estas orientaciones eran útiles para predecir las fechas registradas, incluso si las observaciones directas se veían impedidas por la nubosidad. Recordemos que, en el ciclo de 260 días, los múltiplos de 20 conectaban las fechas con el mismo signo de veintena, mientras que los múltiplos de 13 vinculaban las fechas con el mismo número de trecena. Tomando en consideración los datos contextuales relevantes, ante todo los etnográficos, ha sido posible concluir que las orientaciones solares –al marcar las fechas canónicas cuyo significado fue análogo al de las fiestas cristianas en la actualidad– permitían el uso de calendarios observacionales que facilitaban una programación eficaz de las actividades agrícolas y los rituales asociados en el ciclo anual (Aveni 2001; Šprajc 2018)6. Los mismos principios de orientación estaban vigentes también en las tierras bajas mayas (Aveni y Hartung 1986; Sánchez Nava y Šprajc 2015; Sánchez Nava, Šprajc y Hobel 2016), donde la intencionalidad astronómicamente motivada de los grupos de orientación más prominentes fue adicionalmente sustentada por análisis estadísticos (González-García y Šprajc 2016).

48Volviendo a la orientación del Grupo E de Chacté, el azimut de su eje central (94.21o ± 1o), medido sobre la base del modelo digital de elevaciones derivado de los datos LiDAR, corresponde a las salidas del Sol del 10 de marzo y del 3 de octubre y a sus puestas del 30 de marzo y del 13 de septiembre. Sin embargo, considerando el posible error del azimut, estimado a partir del estado actual de las estructuras, y a la luz de los análisis de los datos comparativos (que permitieron determinar las fechas intencionalmente registradas por los grupos E), es muy probable que el azimut intencionado y las fechas registradas fueran ligeramente diferentes. Una posibilidad es que el eje central marcara las puestas del Sol el 31 de marzo y el 12 de septiembre, separadas por un intervalo de 200 días (= 10 × 20) y frecuentemente registradas por los grupos E. La otra alternativa es que el propósito fue señalar las salidas del Sol el 11 de marzo y el 2 de octubre, con un intervalo intermedio de 160 días (= 8 × 20). Este par de fechas es marcado por el mayor número de los grupos E en las tierras bajas centrales (Šprajc 2021), así como por otros tipos de edificios, incluyendo un alineamiento en El Mirador (Šprajc, Morales-Aguilar y Hansen 2009). Además, la direccionalidad oriente sería congruente con la interpretación iconográfica del mascarón. No obstante, en la versión actual del conjunto, la pirámide oeste es unos 6 m más baja que el montículo central sobre la plataforma este. Es decir, los ortos solares en estas fechas podrían haberse observado desde la pirámide oeste solo si, en alguna etapa anterior, tal vez la que corresponde al mascarón, el montículo central sobre la plataforma este era más bajo o de altura equivalente a la de la pirámide oeste.

49En todo caso, las bases astronómicas de la orientación del Grupo E de Chacté son altamente probables. Es razonable suponer que las fechas en marzo marcaban momentos idóneos para realizar rituales cuyo objetivo era asegurar la llegada oportuna de las lluvias, indispensables para la siembra, mientras que las fechas en septiembre u octubre estaban relacionadas con las ceremonias destinadas a garantizar la maduración del maíz y abundantes cosechas; ese es el significado actual de las fiestas de San Miguel, el 29 de septiembre, y San Francisco de Asís, el 4 de octubre, populares en diversas comunidades mayas (Sánchez Nava y Šprajc 2015, p. 97). También es interesante la mención de Diego de Landa (1973, p. 4) acerca de que “comienza el invierno desde San Francisco y dura hasta fines de marzo” y también que “siembran cierto género de maíz por San Francisco que se coge brevemente”. Por otra parte, es ilustrativo que, entre los ixiles de Nebaj, en los altos de Guatemala, Lincoln (1945) encontró el llamado observatorio solar, donde los sacerdotes observaban el Sol para determinar las épocas de siembra y de cosecha: a lo largo de uno de los alineamientos formados por marcadores de piedra, el Sol salía el 19 de marzo.

50Por consiguiente, el significado astronómico propuesto del eje central del Grupo E de Chacté es congruente con la interpretación iconográfica del mascarón en la Estructura 3, sobre todo en vista de que sus connotaciones solares y de fertilidad no son excluyentes.

Reflexiones finales

51Dada la ausencia de grupos de tipo E fuera del núcleo central de El Mirador, el caso de Chacté es excepcional para la comprensión de la configuración política en la microrregión durante el Preclásico tardío. La construcción de una calzada no solo refleja el vínculo con el epicentro, sino también evidencia una expansión urbana hacia la periferia que pudo haber sido controlada por un gobernante local, probablemente asociado con la elite gobernante de la ciudad capital durante el apogeo de El Mirador. Si observamos con detenimiento las demás calzadas que comunican con la periferia de El Mirador (Dahlin, Foss y Chambers 1980, Hernández et al. 2019; Morales-Aguilar et al. 2015), nos encontramos con que estas conectan con zonas habitacionales que carecen de espacios ceremoniales característicos del período Preclásico, como conjuntos de tipo Grupo E y complejos triádicos.

52Es por esto que creemos que en Chacté se estableció un grupo de elite con fuertes vínculos con el epicentro de El Mirador, quizás desde finales del Preclásico medio, y que posteriormente llevó a cabo un programa arquitectónico ambicioso reflejado en la construcción de un complejo ceremonial concebido como un lugar de significación cosmológica.

53En este sentido, la Estructura 3 de Chacté es un ejemplo único en la arquitectura preclásica de los grupos de tipo E, ya que su contenido semántico completo se configura como una red de significados que conectan el sentido del contexto arquitectónico con el mensaje visual del programa escultórico. Algo similar debió ocurrir en otros grupos de tipo E similares a este, como los ya mencionados de San Bartolo, Tikal y Uaxactún. Un análisis detallado de las representaciones visuales y de los significados arquitectónicos de estos conjuntos podría arrojar más luz sobre el sentido o la noción de estos lugares.

  • 7 Contribuciones de los autores. Conceptualización: Carlos Morales-Aguilar. Adquisición de fondos: R (...)

54Tanto la Estructura 3 de Chacté como el resto de los edificios que conforman el conjunto tipo Grupo E representan la expresión religiosa y ritual utilizada por la elite para demostrar su riqueza y su poder ideológico. El hecho de que los mayas hayan dado una importancia particular al edificio del este refleja una clara intención de plasmar ese significado relacionado con las celebraciones rituales asociadas con el movimiento solar en el horizonte y su conexión con los ciclos agrícolas.7

Haut de page

Bibliographie

Aimers James J.Prudence M. Rice
2006  “Astronomy, ritual, and the interpretation of Maya ‘E-Group’ architectural assemblages”, Ancient Mesoamerica, 17 (1), p. 79-96.

Argyle Craig
2009  “Manejo de agua en el Preclásico en El Mirador, El Petén, Guatemala. Operación 610 O, 2008”, in Investigaciones multidisciplinarias en El Mirador. Informe final de la temporada 2008. Tomo I, presentado a Departamento de Monumentos Prehispánicos y Coloniales, Instituto de Antropología e Historia (IDAEH)/Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, Ministerio de Cultura y Deportes, Guatemala, p. 586-612.

Aveni Anthony F.
2001  Skywatchers. A Revised and Updated Version of Skywatchers of Ancient Mexico, University of Texas Press, Austin.

Aveni Anthony F., Anne S. DowdBenjamin Vining
2003  “Maya calendar reform? Evidence from orientations of specialized architectural assemblages”, Latin American Antiquity, 14 (2), p. 159-178.

Aveni Anthony F.Horst Hartung
1986  Maya city planning and the calendar, American Philosophical Society (Transactions of the American Philosophical Society, new series, vol. 76, part 7), Philadelphia.

Baudez Claude-François
1994  Maya Sculpture at Copan. The Iconography, University of Oklahoma Press, Norman.

Baudez Claude-François
2005  “En las fauces del monstruo”, Arqueología Mexicana, 71, p. 58-67.

Blom Frans
1924  “Report on the preliminary work at Uaxactun, Guatemala”, Carnegie Institution of Washington Year Book, 23, p. 217-219.

Blom Frans
1928  “San Clemente ruins, Peten, Guatemala (Chichantun)”, Journal de la Société des américanistes, 20, p. 93-102.

Chase Arlen F.Diane Z. Chase
2017  “E Groups and the rise of complexity in the southeastern Maya Lowlands”, in David A. Freidel, Arlen F. Chase, Anne S. Dowd y Jerry Murdock (eds), Maya E Groups. Calendars, astronomy, and urbanism in the early lowlands, University Press of Florida, Gainesville, p. 31-71.

Clark John E.Richard D. Hansen
2001  “The architecture of early kingship: Comparative perspectives on the origins of the Maya royal court”, in Takeshi Inomata y Stephen D. Houston (eds), Royal Courts of the Ancient Maya. Data and Case Studies, Westview Press, Boulder, p. 1-45.

Dahlin Bruce H., John E. FossMary Elizabeth Chambers
1980  “Project Acalches. Reconstructing the natural and cultural history of a seasonal swamp at El Mirador, Guatemala: Preliminary results”, in Ray T. Matheny (ed.), El Mirador, Peten, Guatemala. An Interim Report, Brigham Young University (Papers of the New World Archaeological Foundation, 45), Provo, p. 37-57.

Doyle James
2017  Architecture and the Origins of Preclassic Maya Politics, Cambridge University Press, Cambridge.

Englehardt Joshua D.Michael D. Carrasco
2020  “Representación Densa: topofilia y traslape conceptual entre imágenes de la vida acuática en el arte Olmeca”, in Lourdes Boudar y Sara Ladrón de Guevara (eds), Uso, administración, control y representación del agua en la Costa del Golfo, Universidad Veracruzana, Instituto Literario de Veracruz, Xalapa, p. 345-362.

Estrada-Belli Francisco
2006  “Lightning sky, rain, and the Maize God: The ideology of Preclassic Maya rulers at Cival, Peten, Guatemala”, Ancient Mesoamerica, 17 (1), p. 57-78.

Estrada-Belli Francisco
2011  The First Maya Civilization. Ritual and Power before the Classic Period, Routledge, New York.

Estrada-Belli Francisco
2012  “Early civilization in the Maya lowlands, monumentality, and place-making”, in Richard L. Burger y Robert Rosenwig (eds), Early New World Monumentality, University Press of Florida, Gainsville, p. 198-227.

Fash WilliamBarbara Fash
1996  “Building a world-view: Visual communication in Classic Maya architecture”, RES: Anthropology and Aesthetics, 29-30, p. 127-147.

Fields VirginiaDorie Reents-Dubet (eds)
2005  Los Mayas. Señores de la Creación. Los Orígenes de la Realeza Sagrada, Editorial Nerea, España.

Freidel David A.
2017  “E Groups, Cosmology, and the Origins of Maya Rulership”, in David A. Freidel, Arlen F. Chase, Anne S. Dowd y Jerry Murdock (eds), Maya E Groups. Calendars, Aastronomy, and Urbanism in the Early Lowlands, University Press of Florida, Gainesville, p. 177-211.

García Edgar Vinicio
2001  “Investigaciones en la parte norte de Yaxha”, in Juan Pedro Laporte, Ana C. Suasnávar y Bárbara Arroyo (eds), XIV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2000, Museo Nacional de Arqueología y Etnología de Guatemala, Guatemala, p. 113-130.

García Barrios Ana
2018  “La Piedra de la Creación de Palenque y el sistema diédrico de representación”, in Harri Kettunen, Verónica A. Vázquez López, Felix Kupprat, Cristina Vidal Lorenzo, Gaspar Muñoz Cosme y María Josefa Iglesias Ponce de León (eds), Tiempo detenido, tiempo suficiente. Ensayos y narraciones mesoamericanistas en homenaje a Alfonso Lacadena García-Gallo, Wayeb, Couvin, p. 747-761.

García Barrios Ana
2019  “Materia y forma de los dioses mayas en el período Clásico”, Revista Española de Antropología Americana, 49, p. 151-172.

García Barrios AnaDaniel Salazar Lama
2020  “Escenografías en el entorno construido de los mayas: montaña y cueva en la Estructura IV de Oxtankah, Quintana Roo”, en Juan García Targa y Geiser Gerardo Martín Medina (eds), El paisaje urbano maya: del Preclásico al Virreinato, BAR Publishing (BAR International Series, 2985; Archaeology of the Maya, 5), Oxford, p. 163-178.

González-García A. CésarIvan Šprajc
2016  “Astronomical significance of architectural orientations in the Maya Lowlands: a statistical approach”, Journal of Archaeological Science: Reports, 9, p. 191-202. DOI: https://doi.org/10.1016/j.jasrep.2016.07.020

Guernsey Julia
2002  “Carved in stone. The cosmological narratives of Late Preclassic Izapan-style monuments from the Pacific slope”, in Andrea Stone (ed.), Heart of Creation. The Mesoamerican World and the Legacy of Linda Schele, University of Alabama Press, Tusacloosa, p. 66-82.

Guernsey Julia
2006  Ritual and Power in Stone. The Performance of Rulership in Mesoamerican Izapan Style Art, University of Texas press, Austin.

Guernsey Julia
2010  “A consideration of the quatrefoil motif in Preclassic Mesoamerica”, RES: Anthropology and Aesthetics, 57-58, p. 75-96.

Hansen Richard D.
1992  The Archaeology of Ideology: A Study of Maya Preclassic Architectural Sculpture at Nakbe, Peten, Guatemala, Tesis doctoral en Filosofía y Arqueología, University of California, Los Angeles.

Hansen Richard D.
1998  “Continuity and disjunction: Preclassic antecedents of Classic Maya architecture”, in Stephen D. Houston (ed.), Function and Meaning in Classic Maya Architecture, Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington (DC), p. 49-122.

Hansen Richard D.
2001  “The first cities: The beginnings of urbanization and state formation in the Maya lowlands”, in Nikolai Grube (ed.), In Maya. Divine Kings of the Rain Forest, Ullmann, Cologne, p. 50-65.

Hansen Richard D.
2016  “Cultural and environmental components of the first Maya states: A perspective from the central and southern Maya lowlands”, in Loa P. Traxler y Robert J. Sharer (eds), The Origins of Maya States, University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology, Philadelphia, p. 329-416.

Hellmuth Nicholas M.
1987  Monster und Menschen in der Maya-Kunst. Eine Ikonographie der alten Religionen Mexikos und Guatemala, Akademische Druckund Verlagsanstalt, Graz.

Hellmuth Nicholas M.
1988  “Early Maya iconography on an incised cylindrical tripod”, in Elizabeth Benson y Gillett G. Griffin (eds), Maya Iconography, Princeton University Press, New Jersey, p. 152-174.

Henderson Lucia Ross
2013  Bodies Politic, Bodies in Stone: Imagery of Human and the Divine in the Sculpture of Late Preclassic Kaminaljuyú, Guatemala, Tesis de Doctorado en Filosofía, University of Texas, Austin.

Hernández Enrique, Carlos Morales-Aguilar, Thomas SchreinerRichard D. Hansen
2019  “El sistema de calzadas antiguas en la Cuenca Mirador”, Galería, 60, p. 62-67.

Inomata Takeshi
2017  “The Isthmian origins of the E Group and its adoption in the Maya lowlands”, in David A. Freidel, Arlen F. Chase, Anne S. Dowd y Jerry Murdock (eds), Maya E Groups. Calendars, Astronomy, and Urbanism in the Early Lowlands, University Press of Florida, Gainesville, p. 215-252.

Inomata Takeshi, Daniela Triadan, Verónica A. Vázquez López, Juan Carlos Fernandez-Diaz, Takayuki Omori, María Belén Méndez Bauer, Melina García Hernández, Timothy Beach, Clarissa Cagnato, Kazuo AoyamaHiroo Nasu
2020  “Monumental architecture at Aguada Fénix and the rise of Maya civilization”, Nature, 582 (7813), p. 530-533.

Lacadena García-Gallo Alfonso
2006  “Excavaciones en Machaquilá, Temporada 2005: El recinto cuadrilobulado de la Plaza A”, Reporte 20, Atlas Arqueológico de Guatemala, Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, Guatemala, p. 74-123.

Landa Diego de
1973  Relación de las cosas de Yucatán, Editorial Porrúa, México [10ª ed.].

Laporte Juan PedroVilma Fialko
1995  “Un reencuentro con Mundo Perdido, Tikal, Guatemala”, Ancient Mesoamerica, 6, p. 41-94.

Lincoln Jackson Steward
1945  An Ethnological Study on the Ixil Indians of the Guatemala Highlands, University of Chicago Library (Microfilm Collection of Manuscripts on Middle American Cultural Anthropology, 1), Chicago.

Martin Simon
2015  “The old man of the Maya universe: Unified aspects to Ancient Maya religion”, in Charles Golden, Stephen Houston y Joel Skidmore (eds), Maya Archaeology 3, Precolumbia Mesoweb Press, San Francisco, p. 186-227.

Martin Simon
2016  “Ideology and the early Maya polity”, in Loa P. Traxler y Robert J. Sharer (eds), The Origins of Maya States, University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology, Philadelphia, p. 507-544.

Michelet Dominique (dir.)
2020  Les Olmèques et les cultures du golfe du Mexique, musée du quai Branly – Jacques-Chirac/Skira, Paris.

Morales-Aguilar Carlos
2018  “Excavaciones en Chacte, El Mirador, Peten: Reporte de Temporada 2017”, in Richard Hansen, Carlos Morales-Aguilar, Edgar Suyuc-Ley y Beatriz Balcarcel-Villagrán (eds), Investigaciones multidisciplinarias en la Cuenca Mirador. Informe final de la Temporada de Campo 2017, informe técnico entregado al Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala/Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies (FARES)/University of Utah, Rupert (Idaho), p. 171-196.

Morales-Aguilar Carlos
2019  “Excavaciones en Chacte, El Mirador, Peten: Reporte de Temporada 2018”, in Richard Hansen, Carlos Morales-Aguilar, Edgar Suyuc-Ley y Beatriz Balcarcel-Villagrán (eds), Investigaciones multidisciplinarias en la Cuenca Mirador. Informe final de la Temporada de Campo 2017, informe técnico entregado al Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala/Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies (FARES)/University of Utah, Rupert (Idaho), p. 309-327.

Morales-Aguilar Carlos, Douglas Mauricio, Richard D. Hansen y Enrique Hernández
2015  “Los suburbios de la antigua ciudad de El Mirador, Petén, Guatemala”, in Bárbara Arroyo, Luis Méndez Salinas y Lorena Paiz (eds), XXVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2014. Tomo I, Museo Nacional de Arqueología y Etnología de Guatemala, Guatemala, p. 497-509.

Newman Sarah, Stephen Houston, Thomas GarrisonEdwin Román
2015  “Outfitting a King”, in Stephen Houston, Sarah Newman, Edwin Román y Thomas Garrison, Temple of the Night Sun. A Royal Tomb at El Diablo, Guatemala, Precolumbia Mesoweb Press, San Francisco, p. 84-179.

Parsons Lee Allen
1986  The Origins of Maya Art. Monumental Stone Sculpture of Kaminaljuyu, Guatemala, and Southern Pacific Coast, Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington (DC).

Quirarte Jacinto
1973  Izapan-Style Art. A Study of its Form and Meaning, Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Trustees for Harvard University, Washington (DC).

Quirarte Jacinto
1976  “The relationship of Izapan-Art style to Olmec and Maya art: A review”, in Henry B. Nicholson (ed.), Origins of Religious Art and Iconography in Preclassic Mesoamerica, UCLA Latin American Center Publications (Latin American Studies Series, 31)/Ethnic Arts Council of Los Angeles, Los Angeles, p. 73-86.

Reese-Taylor Kathryn
2017  “Founding landscapes in the Central Karstic uplands”, en David A. Freidel, Arlen F. Chase, Anne S. Dowd y Jerry Murdock, (eds), Maya E Groups: Calendars, astronomy, and urbanism in the early lowlands, University Press of Florida, Gainesville, p. 480-513.

Reilly iii Kent
1991  “Olmec iconographic influences on the symbols of Maya rulership: An examination of possible sources”, in Virginia M. Fields (ed.), Sixth Palenque Round Table, 1986, University of Oklahoma Press, Norman, p. 151-166.

Rice Prudence
2020  “Crocodiles, sharks, and some speculations on Central Peten Preclassic history”, Ancient Mesoamerica, 31 (2), p. 230-247.

Ricketson Oliver G.
1928  “Notes on two Maya astronomic observatories”, American Anthropologist, 30 (3), p. 434-444.

Ricketson Oliver G.Edith Bayles Ricketson
1937  Uaxactun, Guatemala. Group E – 1926-1931, Carnegie Institution of Washington, Washington (DC).

Ruppert Karl
1940  “A special assemblage of Maya structures”, in Clarence L. Hay, Ralph L. Linton, Samuel K. Lothrop, Harry L. Shapiro y George C. Vaillant (eds), The Maya and their Neighbors, D. Appleton-Century Company, New York, p. 222-231.

Salazar Lama Daniel
2017  “Los señores mayas y la recreación de episodios míticos en los programas escultóricos integrados en la arquitectura”, Estudios de Cultura Maya, 49, p. 165-199.

Salazar Lama Daniel
2019  Escultura integrada en la arquitectura maya: tradición y retórica en la representación de los gobernantes (400 AEC-600 EC), Tesis de doctorado, Estudios Mesoamericanos, UNAM, México.

Salazar Lama Daniel
En prensa  El renacer de los reyes. Imagen, contexto y significado del friso de Balamku, Campeche, México, Archaeopress (Paris Monographs in American Archaeology), Oxford.

Sánchez Nava Pedro FranciscoIvan Šprajc
2015  Orientaciones astronómicas en la arquitectura maya de las tierras bajas, INAH (Colección Arqueología, Serie Logos), México.

Sánchez Nava Pedro Francisco, Ivan ŠprajcMartin Hobel
2016  Aspectos astronómicos de la arquitectura maya en la costa nororiental de la península de Yucatán, Založba ZRC (Prostor, kraj, čas 13), Ljubljana. DOI: https://doi.org/10.3986/9789612548964

Sanz Luis T.
1998  “Montañas sagradas, dioses solares e imágenes de AHAW: Iconografía de la escultura arquitectónica de la Acrópolis del Norte, Tikal (100 a.C.-200 d.C.)”, Anales del Museo de América, 6, p. 95-109.

Sanz Castro Luis
1997  “Análisis iconográfico de la escultura arquitectónica del Mundo Perdido, Tikal: períodos Preclásico tardío y Clásico temprano”, Estudios de historia social y económica de América, 15, p. 7-41.

Saturno William Karl TaubeDavid Stuart
2005  “Los murales de San Bartolo, El Petén, Guatemala, Parte 1. El mural del norte”, Ancient America, 7, p. 50-56.

Schele LindaMary Miller
1986  The Blood of Kings. Dynasty and Ritual in Maya Art, George Braziller – Kimbel Art Museum, New York.

Schele LindaPeter Mathews
1998  The Code of Kings, Scribner, New York.

Šprajc Ivan
2018  “Astronomy, architecture, and landscape in Prehispanic Mesoamerica”, Journal of Archaeological Research, 26 (2), p. 197-251. DOI: https://doi.org/10.1007/s10814-017-9109-z

Šprajc Ivan
2021  Significado astronómico de los grupos E en la arquitectura maya. Una reevaluación, Založba ZRC (Prostor, kraj, čas 18), Ljubljana. DOI: https://doi.org/10.3986/9789610505013

Šprajc Ivan, Carlos Morales-AguilarRichard D. Hansen
2009  “Early Maya astronomy and urban planning at El Mirador, Peten, Guatemala”, Anthropological Notebooks, 15 (3), p. 79-101.

Stocker Terry, Sarah MeltzoffSteve Armsey
1980  “Crocodilians and Olmecs: Further interpretations in Formative Period iconography”, American Antiquity, 45 (4), p. 740-758.

Stuart David
2017  “The Gods of heaven and earth. Evidence of Ancient Maya categories of gods”, in Eduardo Matos Moctezuma y Ángela Ochoa (coords), Del Saber ha Hecho su Razón de Ser. Homenaje a Alfredo López Austin, INAH/UNAM/Secretaría de Cultura, México, vol. 2, p. 247-267.

Taube Karl
2005  “Maws of heaven and hell: the symbolism of the centipede and serpent in Classic Maya religion”, in Andrés Ciudad Ruiz, Mario Humberto Ruz y María Josefa Iglesias Ponce de León (eds), Antropología de la muerte. La Muerte en la cultura maya, Sociedad Española de Estudios Mayas/UNAM, p. 443-456.

Taube Karl
2010a  “Mural with a world-turtle”, in Daniel Finamore y Stephen Houston (eds), Fiery Pool. The Maya and the Mythic Sea, Peabody Essex Museum/Yale University Press, Salem, p. 254-255.

Taube Karl
2010b  “Where earth and sky meet: the sea in ancient and contemporary Maya cosmology”, in Daniel Finamore y Stephen Houston (eds), Fiery Pool. The Maya and the Mythic Sea, Peabody Essex Museum/Yale University Press, Salem, p. 202-219.

Taube KarlWilliam Saturno
2008  “Los murales de San Bartolo: desarrollo temprano del simbolismo y del mito del maíz en la antigua Mesoamérica”, in María Teresa Uriarte y Rebecca González Lauck (eds), Olmeca. Balance y perspectivas. Memorias de la Primera Mesa Redonda, UNAM/INAH/Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo/Universidad Brigham Young, México, Tomo I, p. 287-318.

Taube Karl, William Saturno, David StuartHeather Hurst
2010  “Los murales de San Bartolo, El Petén, Guatemala, Parte 2. El mural poniente”, Ancient America, 10, p. 1-111.

Tokovinine Alexandre
2013  Place and Identity in Classic Maya Narratives, Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington (DC).

Vargas Pacheco Ernesto
2001  “Los Mascarones 1, 2 y 3 de la Estructura 1 de El Tigre, Campeche”, Mayab, 14, p. 57-65.

Vargas Pacheco Ernesto
2013  “El Tigre o Iztamkanac”, in Ernesto Vargas Pacheco (ed.), Itzamkanac, El Tigre, Campeche. Exploración, consolidación y análisis de los materiales de la Estructura 1, UNAM, Instituto de Investigaciones Antropológicas, México, p. 115-154.

Velásquez Garcia Erik
2009  Los vasos de la entidad política de ‘IK: Una aproximación histórico artística. Estudio sobre las entidades anímicas y el lenguaje gestual y corporal en el arte Maya Clásico, Tesis doctoral, Historia del Arte, UNAM, México.

Źrałka Jarosław, Wiesław Koszkul, Bernard Hermes, Juan Luis Velásquez, Varinia MatuteBogumił Pilarski
2017  “From E-Group to funerary pyramid: mortuary cults and ancestor veneration in the Maya centre of Nakum, Petén, Guatemala”, Cambridge Archaeological Journal, 27 (3), p. 451-478.

Haut de page

Notes

1 Comparar también con las bandas celestes de las estelas 23 y 26 de Izapa (Guernsey 2006, fig. 4.1, 4.4c); la Estela 1 y el Altar 13 de Tak’alik Ab’aj (Guernsey 2006, fig. 3.3b y 5.17, respectivamente) y de la Escultura 14 de Kaminaljuyú (Henderson 2013, p. 602). Para ejemplos de las Tierras bajas centrales, véase el mural poniente de la Estructura Sub-IA del Grupo Pinturas de San Bartolo, el friso de la Estructura Sub II C1 de Calakmul y los mascarones arquitectónicos de la Estructura 5C-2 de Cerros (ver imágenes en Salazar Lama 2019, fig. 6.1a, 7.3c y 7.5, respectivamente).

2 Velásquez García señala que esta postura está asociada con el dios del maíz naciente en las vasijas mayas del Clásico. Las primeras ocurrencias preclásicas de esta postura en el arte mesoamericano están en la Estela C de Tres Zapotes (ver un dibujo actualizado de D. Salazar Lama en Michelet [coord.] 2020, p. 153), en las estelas 11, 22 y 67 de Izapa (Guernsey 2002, fig. 5.1 y 5.2) y en la escena del bebé que nace de un guaje en el mural norte de San Bartolo Sub I-A (ver en Saturno et al. 2005, fig. 9). Todas parecen mostrar que esta postura se asocia en ciertos contextos con el dios del maíz (por ejemplo, Estela C de Tres Zapotes), aunque no es exclusiva de esta deidad, como sugieren la Estela 11 de Izapa y los bebés nacientes del mural de San Bartolo.

3 Véase el catálogo en línea de Justin Kerr en: http://research.mayavase.com/kerrmaya.html, consulta el 01/07/2022.

4 Véase algo similar en el cocodrilo sobre el cuadrilobulado en la Estela 22 de Izapa (Guernsey 2002, fig. 5.1) y en un vaso de cerámica incisa resguardado en el Museo de Historia Natural de Nueva York (Schele y Miller 1986, p. 308).

5 En la Escultura 68 de Kaminaljuyú (Henderson 2013, p. 623, fig. 100), la deidad de la Figura 10d aparece cuatro veces en las esquinas del altar, definiendo el espacio subterráneo y acuático debajo del cuerpo extendido de un cocodrilo terrestre. Por su parte, las representaciones del agua personificada de las Figuras 10e y 10f se integran en el cuerpo del gran cocodrilo terrestre-acuático de la Escultura 2 del mismo sitio.

6 Esta función práctica de las orientaciones solares es comprensible si recordamos que los mesoamericanos no empleaban ningún mecanismo de ajustes regulares que mantuviera su año calendárico de 365 días en perpetua concordancia con el año trópico, que es casi un cuarto de día más largo.

7 Contribuciones de los autores. Conceptualización: Carlos Morales-Aguilar. Adquisición de fondos: Richard D. Hansen. Excavación y análisis del contexto: Carlos Morales-Aguilar. Análisis iconográfico: Daniel Salazar Lama. Análisis arqueoastronómico: Ivan Šprajc. Ilustraciones: Carlos Morales-Aguilar y Daniel Salazar Lama. Redacción (texto original): Carlos Morales-Aguilar y Daniel Salazar Lama. Revisión y edición: Carlos Morales-Aguilar, Daniel Salazar Lama, Ivan Šprajc y Richard D. Hansen.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1 – Mapa del norte de Petén con la ubicación de Chacté (mapa C. Morales-Aguilar)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 191k
Titre Fig. 2 – Plano preliminar de Chacté (cartografía C. Morales-Aguilar; cortesía de FARES)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 263k
Titre Fig. 3a – Plano del Grupo Amapola que muestra la ubicación de la Estructura 3 (cartografía C. Morales-Aguilar; cortesía de FARES)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
Titre Fig. 3b – Vista de planta de la excavación del mascarón arquitectónico de la Estructura 3 de Chacté (dibujo J. R. López y C. Morales-Aguilar; calco y digitalización G. Valenzuela y A. Cruz)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 319k
Titre Fig. 4 – Excavación de la Estructura 3 vista hacia el sur (foto C. Morales-Aguilar)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Titre Fig. 5 – Mascarón arquitectónico perteneciente a la última etapa constructiva (foto C. Morales-Aguilar)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 270k
Titre Fig. 6 – Vista frontal del mascarón arquitectónico de Chacté (foto C. Morales-Aguilar)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 199k
Titre Fig. 7 – Elevación frontal del mascarón arquitectónico de la Estructura 3 de Chacté (dibujo de campo C. Morales-Aguilar; calco E. Ortega)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Titre Fig. 8 – Dibujo a línea del relieve de Chacté, basado en dibujo de campo y con elementos iconográficos señalados (dibujo parcialmente reconstructivo D. Salazar Lama)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Titre Fig. 9 – a. Estela 8 de Izapa; b. Estela 11 de Izapa; c. Sapo híbrido del friso de la Estructura 1-A Sub de Balamkú; d. Cocodrilo del friso de la Estructura 1-A Sub de Balamkú (dibujos D. Salazar Lama, a y b: basados en dibujos de A. Moreno)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre Fig. 10 – a, b y c. Saurios míticos en los registros inferiores de las estelas 6, 10 y 13 de Yaxhá; d. Deidad acuática de la Escultura 68 de Kaminaljuyú; e y f. Representaciones de agua personificada en la Escultura 2 de Kaminaljuyú (dibujos D. Salazar Lama, a-c: basados en Tokovinine 2013; d-f: basados en Henderson 2013)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 251k
Titre Fig. 11 – a. Mascarón arquitectónico de K’inich Ajaw en la Estructura 5C-2 de Cerros; b. Mascarón arquitectónico de K’inich Ajaw en la Estructura 1 de El Tigre, Campeche; c. Mascarón arquitectónico de Holtún, Petén; d. Mascarón arquitectónico de Nohochbalam, Chakanbakan, Quintana Roo; e. Soporte de la banqueta jeroglífica del Grupo 10K, Copán (dibujos D. Salazar Lama, a y f: basados en dibujos previos de L. Schele)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 350k
Titre Fig. 12 – Variante del Dios C/Dios solar/brillo: a. Jeroglífico del Preclásico tardío de Kichpanha, Belice; b. Signo en el mascarón arquitectónico de H-Sub 3 de Uaxactún; c. Mismo signo en el mural norte de la Estructura Sub-IA de San Bartolo; d. Detalle de la banda celeste del mascarón arquitectónico de la Estructura N9-56 de Lamanai; e. Detalle de la banda celeste del tablero de estuco de Margarita, Copán; f. Variante del Dios C Preclásico en el pecho de la Deidad Ave Principal, Altar 10 de Kaminaljuyú (dibujos D. Salazar Lama, a-c y f: basados en dibujos previos publicados en Taube et al. 2010)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 246k
Titre Fig. 13 – a. Estela 14 de Izapa; b. Cabeza de cocodrilo en la Estela 1 de La Isla, Petén (dibujos D. Salazar Lama, a: basado en dibujo de A. Moreno; b: basado en fotografía de R. Hansen, 2016)
URL http://journals.openedition.org/jsa/docannexe/image/20808/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 186k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Carlos Morales-Aguilar, Daniel Salazar Lama, Ivan Šprajc et Richard D. Hansen, « El mascarón arquitectónico preclásico de la Estructura 3 de Chacté, Guatemala »Journal de la Société des américanistes, 108-1 | 2022, 117-150.

Référence électronique

Carlos Morales-Aguilar, Daniel Salazar Lama, Ivan Šprajc et Richard D. Hansen, « El mascarón arquitectónico preclásico de la Estructura 3 de Chacté, Guatemala »Journal de la Société des américanistes [En ligne], 108-1 | 2022, mis en ligne le 30 juillet 2022, consulté le 26 novembre 2022. URL : http://journals.openedition.org/jsa/20808 ; DOI : https://doi.org/10.4000/jsa.20808

Haut de page

Auteurs

Carlos Morales-Aguilar

University of Texas, Austin; Laboratoire ArchAm (UMR 8096), CNRS, Paris

Daniel Salazar Lama

Archéologie des Amériques (ArchAm, UMR 8096), Paris; Investigador asociado del CEMCA – UMIFRE 16, México

Articles du même auteur

Ivan Šprajc

Research Center of the Slovenian Academy of Sciences and Arts (ZRC SAZU), Ljubljana, Slovenia

Richard D. Hansen

Dept. of Anthropology, Idaho State University; Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies (FARES), Rupert (Idaho)

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-SA-4.0

Creative Commons - Attribution - Partage dans les Mêmes Conditions 4.0 International - CC BY-SA 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0/

Haut de page
  • Logo MSH Mondes
  • Logo Centre national du livre
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
    CNRS - Institut national des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search