Navegação – Mapa do site
Datário

Primero de Mayo - trayectoria, dimensiones y sentidos

Primeiro de Maio - trajetória, dimensões e sentidos
Premier Mai - trajectoire, dimensions et sens
First of May - trajectory, dimensions and senses
Marco Aurélio Santana e Alexandre Barbosa Fraga
Este artigo é uma tradução do:
Primeiro de Maio - trajetória, dimensões e sentidos [pt]

Texto integral

1Manuscrito recebido em: dezembro/2018
Aceite após peritagem: fevereiro/2019

2Las celebraciones del Primero de Mayo tienen ya un trayectoria rica y duradera en la historia del trabajo y de los/las trabajadores/as. A lo largo de sus cerca de 130 años, han asumido distintas formas, sentidos y contenidos, internacionalizándose de una manera impresionante. Sin embargo, esto no se produjo de una manera llana y lineal, sin sobresaltos. Toda efeméride, por ser una invención de las tradiciones (Hobsbawm & Ranger, 2008), se revela un resultado de inversiones materiales y simbólicas de individuos y grupos con intereses propios e, en ocasiones, conflictivos. En ese sentido, la transformación de un suceso en algo a recordar implica la construcción consciente de un conjunto de ideas y de acciones no solo en los primeros años en que una fecha se convierte en algo importante, pero durante toda la trayectoria de su celebración. A lo largo de ese recorrido histórico, cuando existen orientaciones ideológicas e intereses distintos que rivalizan en torno a un mismo evento, se producen con frecuencia, en mayores o menores proporciones, batallas de la memoria (Pollak, 1989, p. 4), en las que hay disputas por las representaciones de una efeméride, por los sentidos que se atribuyen a ella y, como consecuencia, por las formas de celebrarla.

3Ese confronto permanente en torno de los significados atribuidos a una fecha que se quiere celebrar está fuertemente presente en relación al Primero de Mayo. El análisis de los casi ciento treinta años en los que el Día del Trabajador es celebrado en el mundo permite constatar la existencia de concepciones divergentes defendidas tanto por grupos endógenos de la clase trabajadora (en sus distintas corrientes ideológicas, como anarquistas, socialistas, comunistas y conservadores) como exógenos a esta (empresas, gran prensa, Estado e Iglesia), aunque la configuración de estos actores sociales y las representaciones formuladas por ellos varíen según el país y la época. Entre eses distintos sentidos sobre el 1.º de Mayo producidos en contextos diversos, es posible destacar a algunos más sobresalientes: el luto y el recuerdo de aquellos que han muerto en la defensa de la causa obrera; protesto, lucha y conciencia de clase; día de fiesta, descanso y día festivo; y la conmemoración de la cooperación entre empleados y empleadores. Por consiguiente, mientras los dos primeros sentidos comprenden el 1.º de Mayo como el día del trabajador y presentan una visión más combativa, de luto y lucha del trabajo contra el capital, los dos últimos ven la fecha como el día del trabajo e indican una visión más harmónica y de confraternización, de integración del trabajo con el capital.

4Como nos recuerda Tartakowsky (2005), los 1.º de Mayo se producen en la historia, pero no se parecen. Si pudiéramos tomar la experiencia francesa como esclarecedora de uno de los posibles recorridos seguidos en la trayectoria del Primero de Mayo, tendríamos que este se conecta, aunque críticamente, con un conjunto de las llamadas fiestas del trabajo que remontan desde el periodo de la Revolución Francesa, en el siglo XVIII. Fueron siendo indicadas una sucesión de fechas como las conmemorativas del trabajo, lo que pronto sería cuestionado y disputado para ser más una fecha de los/as trabajadores/as que del trabajo.

5Ya más cercana de las tradiciones recientes, según Rosa Luxemburg (1894), uno de los orígenes del Primero de Mayo podría ser encontrado en el movimiento realizado por trabajadores/as de Australia. En 1856, trabajadores/as de ese país decidieron paralizar, el día 21 de abril, sus actividades por un día, organizando reuniones y diversiones en su lucha por la jornada de ocho horas de trabajo. La propuesta serviría solamente para ese año. Sin embargo, dado el éxito de la acción en los medios obreros, esta acabó siendo replicada en años siguientes. Según Luxemburg, la idea de una fiesta obrera con esas características se extendió a otros países alrededor del mundo.

6El surgimiento del Primero de Mayo, tal y como se viene celebrando hasta nuestros días, tiene sus orígenes históricos asociados a movimientos huelguistas producidos en los Estados Unidos en el siglo XIX. Después de décadas reivindicando la reducción de la jornada de trabajo para ocho horas diarias, en 1886 los sindicatos obreros convocaron una huelga general para el 1.º de mayo, fecha considerada nacionalmente de renovación de los contratos de trabajo y de alquileres (Moving Day). La huelga paralizó cerca de doscientos trabajadores/as. El lema era "reducción de jornada sin reducción salarial", partiendo de la concepción de que el día debería estar dividido en ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso y ocho horas de ocio y estudio. En el día 3 de aquel mes, miles de trabajadores, todavía en huelga, se reunieron delante de la fábrica McCornick, en Chicago, la ciudad más industrializada de los EE.UU. en esa época. En esa ocasión, la policía disparó contra un grupo de obreros, dejando un balance de muertos, heridos y prisioneros (Del Roio, 1986; Avrich, 1986).

7El día siguiente, los liderazgos de los protestos sobre todo anarquistas, organizaron un mitin en la Plaza Haymarket contra la represión sufrida. Por la noche, cuando la concentración ya se estaba dispersando, los policías atacaron con violencia el movimiento. En ese momento, una bomba explotó entre los guardias, ocasionando la muerte de algunos de ellos. Llegaron refuerzos y empezaron una brutal represión, disparando en todas las direcciones, matando decenas de trabajadores, hiriendo y prendiendo otros miles. Fueron incendiadas sedes sindicales. El episodio quedó conocido como la masacre de Chicago o la masacre de Haymarket. Como consecuencia directa de esos sucesos, en junio del mismo año los líderes del movimiento obrero fueron presos, juzgados y, aunque no hubiera pruebas de su implicación ni se conociera la autoría de esa explosión, condenados a muerte por ahorcamiento (Del Roio, 1986; Avrich, 1986).

8Como la masacre y los mártires de Chicago se convirtieron en los símbolos mundiales de las injusticias del estado capitalista contra la clase obrera, influenciaron la 2.ª Internacional, organización obrera que buscó superar las fronteras nacionales, reuniendo partidos obreros de varios países, sobre todo europeos. En su primer Congreso, iniciado en 14 de julio de 1889 en Paris, se adoptó una resolución para que el 1.º de Mayo fuera celebrado como Día Internacional del Trabajo y que marcara la lucha por la reducción legal de la jornada laboral para ocho horas diarias. La fecha, aprobada por aclamación, nacía bajo el signo del luto por los trabajadores muertos en Chicago y de la revuelta y lucha por mejores condiciones de trabajo y de vida, tales como más tiempo de ocio y de descanso (Del Roio, 1986; Kocher, 1987). Es interesante notar que, de la misma manera que en la experiencia australiana, nadie, en ese momento, pensó que ese acto debería repetirse en los años siguientes. Pero, dado el éxito de su efectividad, la fecha entraría en definitivo en el calendario político y social de la clase obrera alrededor del mundo.

9El año de 1890 marcó, por lo tanto, el inicio de esa efeméride mundial, aunque, en algunos países, la fecha elegida para celebrar el día del trabajador hubiera sido otra distinta del 1.º de mayo. En los Estados Unidos, por ejemplo, los seguidores de la 2.ª Internacional realizaron sus actos por separado, ya que la mayoría de los sindicatos hasta hoy da preferencia al Labor Day, el primer lunes de septiembre. Según Hobsbawm (1998), el éxito en las manifestaciones del Primero de Mayo de 1890 en Europa fue extraordinario, reuniéndose las masas obreras para vivenciar un sentimiento de poder, reconocimiento y esperanza, aunque existieran entre partidos y movimientos locales discusiones y divisiones ideológicas sobre las formas legítimas de ese tipo de manifestación. La cuestión fundamental en debate era si los obreros deberían hacer huelga en ese día. En Inglaterra, se entendió que no y se optó por una manifestación en el primer domingo de mayo (día 4) en lugar del primero día del mes.

10Aunque en Inglaterra hubiera habido precaución, el Primero de Mayo fue transformado en varios países, ya en su experiencia inicial, en algo más que una ocasión de celebración, precisamente por el hecho de suspender simbólicamente el trabajo, pues abstenerse de trabajar en un día laborable era una afirmación del poder de la clase obrera. Fue lo que sucedió, por ejemplo, en Austria. El Congreso de la Segunda Internacional en Bruselas, en 1891, aprobó la manutención de la manifestación en el primero día de mayo y la suspensión del trabajo donde fuera posible, defendiendo también la conmemoración de la fecha, o sea, reconociéndola no solamente como una actividad política pero también como una fiesta, idea a la cual los anarquistas se opusieron completamente. Para ellos, era un día de luto por los mártires y de lucha, y no de conmemoración (Hobsbawm, 1998).

11Ya en Francia, el Primero de Mayo de 1890 también se convirtió, según Michelle Perrot (1988), en un objeto de disputas y de tensiones entre su entendimiento como día de fiesta y como día de reivindicación. Esa doble concepción dio origen a estrategias distintas, de las cuales hicieron parte grandes desfiles en plazas públicas, a fin de reclamar en una inmensa y única voz el derecho al bienestar y a la reducción de las horas de trabajo, impresionando la opinión pública con tal espectáculo. Y de las cuales hicieron también parte olas de huelgas inesperadas, con acciones directas y violentas contra las fábricas. Además de esos sentidos de manifestación política y de huelga, hubo asimismo grupos defendiendo un día festivo pacífico, en el cual se pudiera pasear con la familia, persuadiendo a los patrones para que cerraran los locales de trabajo y convirtieran el Primero de Mayo en un día libre, no de huelga.

12En el caso brasileño, las manifestaciones del 1.º de Mayo tuvieron inicio en la Primera República (1889-1930). En 1890 y en los años siguientes, estas fueron marcadas por sesiones solemnes, paseatas, fuegos de artificio, visitas a tumbas de líderes y de obreros, actividades de ocio y desfiles de las categorías profesionales acompañados por bandas de música. El sentido atribuido a la fecha era el de luto por los compañeros muertos y de conmemoración, congregando el carácter festivo y de manifestación política. Con el proceso de crecimiento de la clase obrera y el aumento de la influencia anarquista en el movimiento, el día fue pasando a ser visto menos como de fiesta, aumentando su entendimiento como día de recuerdo de los mártires de Chicago, de huelga y de lucha. Cuanto más el 1.º de Mayo superaba el sentido festivo y tomaba las calles bajo la forma de protestos y actos violentos, más la gran prensa cambiaba la manera de tratarlo, observándolo con preocupación (Del Roio, 1986; Kocher, 1987).

13En el transcurso del Siglo XX, sobre todo, la celebración de la fecha como lucha se hizo predominante, de conformidad con la orientación del 1.º Congreso Obrero Brasileño, realizado en 1906. En este, se incitó a los obreros a celebrar el 1.º de Mayo no como fiesta, pero como protesto y reivindicación de derechos, incluso la reducción de la jornada de trabajo sin reducción salarial. Pasaron a producirse huelgas y paralizaciones y una celebración más combativa. Con esto, se incitó a la disputa por el significado de la fecha, no solo entre los trabajadores, pero también entre otros actores sociales. La Iglesia Católica, la prensa y el Estado buscaban retirar las características políticas de la celebración, enfatizadas en los discursos anarquistas y comunistas, e incentivar su carácter festivo y de integración capital-trabajo. Esos intentos culminaron en la transformación del Primero de Mayo en un día festivo nacional por el presidente Artur Bernardes, en 1924. Con esa estrategia, la paralización en ese día dejó de ser una iniciativa de los trabajadores como demonstración de fuerza, y pasó a ser una concesión del Estado en homenaje a la fiesta del trabajo (Del Roio, 1986; Kocher, 1987; Arêas, 1997/1998).

14El control de la fecha por el Estado y su apropiación para atender a los intereses gubernamentales tuvieron como culmen la Era Vergas, sobre todo durante el Estado Nuevo (1937-1945). En los constantes discursos del Primero de Mayo proferidos por Getúlio Vargas en distintos lugares, y a partir de 1939 en el estadio de São Januário, el sentido de un día de lucha del trabajo contra el capital fue sustituido por un día de festividad oficial conducida por el gobierno, de alegrías y de confraternización de las clases sociales con el Estado, celebrando la colaboración entre trabajo y capital y la promulgación de leyes obreras (Lima, 1990; Gomes, 2005). En las conmemoraciones, los trabajadores ocupaban un lugar de destaque, pero el protagonismo fue trasladado para el Estado, en la figura de Vargas, y para el desarrollo económico, conquistado, en esa concepción, por la cooperación entre empleados y empleadores.

15Se debe indicar también que, en el mismo periodo de la Dictadura Militar (1964-1985), la clase obrera brasileña buscó, en esa fecha, presentar sus reivindicaciones y su posición sobre el estado de cosas en que vivía. El año de 1968 es un hito en ese sentido. Organizado por una coalición de fuerzas de izquierda y sectores conservadores, el Primero de Mayo de ese año, en São Paulo, fue una de las componentes del 1968 obrero en el Brasil. Contrariando a los sectores de la izquierda, algunos ya conectados con grupos revolucionarios armados, los sectores conservadores decidieron invitar autoridades políticas, inclusivamente el gobernador del Estado. Durante el discurso de esas autoridades, las fuerzas de izquierda resolvieron tomar de asalto el acto público, entonando lemas radicales, arrojando piedras y, por fin, prendiendo fuego al podio.

16Todos esos sentidos atribuidos al Primero de Mayo a lo largo del tiempo se presentan no bajo la forma de una linealidad, pero como una espiral de concepciones que hacen parte tanto de la memoria obrera como de un imaginario social más amplio y que, por consiguiente, pueden ser defendidas en simultaneo por grupos diversos actualmente: luto por los trabajadores que sucumbieron; lucha por mejores condiciones de trabajo y por la emancipación; fiesta, día festivo y conmemoración; y conciliación de clases. La designación como día del trabajador o día del trabajo revela, entonces, una disputa política-ideológica. Si se sesga hacia la segunda forma, demuestra un distanciamiento del significado político que le dio origen. Si, por el contrario, se sesga de manera crítica para la primera forma, permite que los trabajadores reflexionen sobre su lugar y a respecto de sus experiencias (Thompson, 1987), en una conyugación de pasado, presente y futuro, a la cual evoca más la lucha que la celebración.

17Teniendo en cuenta esa espiral de concepciones, es necesario hacer dos indicaciones finales importantes en términos de esas disputas, en tiempos más recientes y considerando a los actores sociales y políticos presentes. Aunque se trate de situaciones particulares, estas pueden lanzar luz sobre los mismos procesos que suceden en otras experiencias. Por un lado, el intento de sectores y partidos conservadores de ocupar su espacio en esas celebraciones, buscando imprimirles su propio enfoque. El caso de Francia (Tartakowsky, 2013) es bastante interesante. Y desde 1988, el Front National de los Le Pen viene haciendo aproximaciones continuadas en ese sentido. En 2012, los partidarios de Nicolas Sarkozy buscaron emprender un Primero de Mayo del “verdadero trabajo”. En 2013, la derecha francesa buscó sincretizar su lucha contra el matrimonio para todos con esa fecha.

18Por otro lado, y ahí con un sesgo progresista, es sentido el intento de sectores de la clase obrera, que tienen experimentado las agruras de las nuevas formas de producción y acumulación capitalista de exclusión y precarización y que ni siempre tuvieron la atención debida de los engranajes sindicales y, muchas veces, se organizaron más allá e incluso contra estos, de buscar también sus espacios en el Primero de Mayo. En 2018, por ejemplo, los Precarios Inflexibles señalaban que en aquel 1.º de Mayo en Portugal “también la voz de quien está desempleado se hará sentir... ¡En el Primero de Mayo, la voz de los precarios se encuentra en la calle!”.

19Pude decirse, por lo tanto, que, desde un cierto punto de vista, el Primero de Mayo, pese a todas las dificultades enfrentadas por las fuerzas sociales del trabajo en ese contexto de capitalismo, tiene su espacio garantizado en términos de futuro. Como lo señala Rosa Luxemburg (1894), el Primero de Mayo reivindica la instauración de las 8 horas, pero, incluso después de alcanzar ese objetivo, la fecha no fue abandonada. Según ella, mientras dure la lucha entre los trabajadores y la burguesía y mientras las reivindicaciones no sean aceptadas, la fecha permanecerá. E, incluso cuando vengan días mejores y clase obrera obtenga su victoria final, “aun así la humanidad celebrará el Primero de Mayo en honor a las luchas encarnizadas emprendidas y a los numerosos sufrimientos del pasado” (Luxemburg, 1894, p. 3, traducción libre).

Topo da página

Bibliografia

Arêas, L. (1997/1998). As comemorações do primeiro de maio no Rio de Janeiro (1890-1930). História Social, 1, 4/5, 9-28.

Avrich, P. (1986). The Haymarket tragedy. New Jersey: Princeton University Press.

Del Roio, J. (1986). 1º de maio. Cem anos de luta. 1886-1986. São Paulo: Global Editora.

Gomes, A. (2005). A invenção do trabalhismo. Rio de Janeiro: Editora FGV.

Hobsbawm, E. (1998). O nascimento de um feriado: o primeiro de maio. In E. Hobsbawm (Ed.). Pessoas extraordinárias: resistência, rebelião e jazz (pp. 169-190). São Paulo: Paz e Terra.

Hobsbawm, E., & Ranger, T. (Orgs.) (2008). A invenção das tradições. Rio de Janeiro: Paz e Terra.

Kocher, B. (1987). Luto-luta: o primeiro de maio no Rio de Janeiro (1890-1940). Disertación de Maestría. Instituto de Historia de la Universidad Federal Fluminense, Niterói.

Lima, M. (1990). A construção discursiva do povo brasileiro: os discursos de 1º de maio de Getúlio Vargas. Campinas: Editora da UNICAMP.

Luxemburg, R. (1894). Quelles sont les origines du 1er mai? Sprawa Robotnicza, 8 febrero, 2-3.

Perrot, M. (1988). O primeiro Primeiro de Maio na França (1890): nascimento de um rito operário. In M. Perrot (Ed.). Os excluídos da história: operários, mulheres e prisioneiros (pp. 127-164). Rio de Janeiro: Paz e Terra.

Pollak, M. (1989). Memória, esquecimento, silêncio. Estudos Históricos, 2, 3, 3-15.

Tartakowsky, D. (2005). La part du rêve. Histoire du 1er Mai en France. Paris: Hachette Littératures.

Tartakowsky, D. (2013). Les Premiers mai se suivent... Le Huffington Post, 1er mai.

Thompson, E. (1987). A Formação da Classe Operária Inglesa. Rio de Janeiro: Paz e Terra.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Marco Aurélio Santana e Alexandre Barbosa Fraga, « Primero de Mayo - trayectoria, dimensiones y sentidos », Laboreal [Online], Volume 15 Nº1 | 2019, posto online no dia 01 julho 2019, consultado o 15 julho 2019. URL : http://journals.openedition.org/laboreal/1608

Topo da página

Autores

Marco Aurélio Santana

Departamento de Sociologia e Programa de Pós-Graduação em Sociologia e Antropologia; Instituto de Filosofia e Ciências Sociais (IFCS); Universidade Federal do Rio de Janeiro (UFRJ). Largo de São Francisco de Paula, 1, sala 416 – Centro. Rio de Janeiro, Brasil, 20051-070
marcosilvasantana@gmail.com.br

Alexandre Barbosa Fraga

Programa de Pós-Graduação em Sociologia e Antropologia da UFRJ
alexbfraga@yahoo.com.br

Topo da página

Direitos de autor

Licença Creative Commons
Laboreal está licenciado com uma Licença Creative Commons - Atribuição-NãoComercial 4.0 Internacional.

Topo da página
  • Logo Universidade do Porto
  • Logo Fundação para a Ciência e a Tecnologia (FCT)
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals