Navigation – Plan du site

AccueilNuméros94El aragonés: historia de una leng...

El aragonés: historia de una lengua minoritaria y minorizada

Aragonese: history of a minority and minoritised language
Mª Pilar Benítez Marco et Óscar Latas Alegre

Résumés

Bien que l’aragonais soit une langue propre à la Communauté autonome d’Aragon et qu'il ait été utilisé comme langue au Moyen Âge dans les différents domaines publics et privés, il est, actuellement, d’après l'UNESCO, en voie d'extinction. En effet, le faible nombre de locuteurs (1,9 % de la population aragonaise) et de lieux d'utilisation (principalement privés et familiaux), ainsi que le manque de transmission intergénérationnelle et de soutien institutionnel, entre autres facteurs, ne favorisent pas la survie de la langue aragonaise.

Ce travail vise à expliquer, d'un point de vue historique, social et culturel, le processus de marginalisation et de substitution linguistique en faveur du castillan qu'a subi l'aragonais, processus qui a commencé à une date précoce, dans la seconde moitié du XVe siècle, à l'initiative des élites urbaines, politiques et intellectuelles. C'est pourquoi une attention particulière sera accordée à des témoignages historiques et contemporains pertinents qui aident à comprendre la situation de diglossie extrême que vit aujourd'hui le territoire aragonais et qui pourrait conduire à la disparition de cette langue romane.

Haut de page

Texte intégral

1. Introducción

1Históricamente y en la actualidad, Aragón ha sido y es un territorio multilingüe en el que han convivido y conviven varias lenguas, entre ellas, el aragonés, el castellano y el catalán. No obstante, el empleo, la función y la valoración de cada una de ellas en la sociedad aragonesa han ido cambiando a lo largo de la historia, de tal manera que el aragonés ha pasado de ser la lengua propia y utilizada en todos los ámbitos públicos y privados durante la Edad Media a una lengua minorizada y minoritaria, en nuestros días, que se halla en peligro de extinción, como indica la UNESCO (Moseley 2010).

2Por eso, es necesario recordar la historia de la lengua aragonesa, pues solo desde una perspectiva histórica, social y cultural es posible comprender el proceso de sustitución lingüística que, desde mediados del siglo XV, ha sufrido en favor del castellano, única lengua oficial actualmente en la Comunidad Autónoma de Aragón. El estudio del paso de la Edad Media, una época de esplendor para el aragonés, a los siglos XVI, XVII y XVIII, un tiempo de oscuridad para dicha lengua, así como el análisis del tímido renacimiento que supusieron para ella el siglo XIX y el primer tercio del XX, y el intento de dignificación de la que ha sido y es objeto en las últimas décadas del XX y primeras del XXI permitirán conocer la situación y las causas de acentuada diglosia que vive hoy Aragón y que no favorece la supervivencia de esta lengua románica.

2. La Edad Media, una época de esplendor para el aragonés

  • 1 Puede consultarse Wolf (1997), quien sintetiza la polémica sobre la lengua utilizada en las glosas (...)

3Atendiendo a lo que se sabe de otras lenguas románicas más estudiadas y mejor conocidas, el aragonés pudo estar ya bastante diferenciado del latín a principios del siglo VIII en una zona comprendida entre los valles de Ansó y Echo hasta el de Isábena, territorio este último en el que, desde el siglo XI, hubo un retroceso del aragonés en favor del catalán (Conte et al. 1977, 24-26). Sin embargo, hasta la segunda mitad del siglo XI, no se documentan textos en un latín arromanzado o en un romance latinizado, si se descartan las glosas emilianenses, cuya adscripción al ámbito lingüístico aragonés es controvertida.1 Solo, a finales del XII y comienzos del XIII, los hay redactados íntegramente en lengua aragonesa, si se admite como primer texto largo y de importancia el Liber Regum, transmitido en un códice del siglo XIII, pero que se cree fue escrito en las fechas señaladas (Vázquez 2010, 9-10).

4Desde entonces hasta mediados del XV, fue la lengua utilizada en los diferentes ámbitos sociales, públicos y privados, del Reino de Aragón. De hecho, el compromiso de los gobernantes y de los hablantes con la lengua aragonesa durante la Edad Media fue indudable, como ponen de manifiesto su uso institucional y el importante cultivo escrito y literario que tuvo.

5Así, y por un lado, son bastantes los testimonios que muestran una conciencia y una personalidad lingüística irrenunciable del Reino de Aragón. Puede recordarse, al respecto, que el aragonés fue una de las lenguas empleadas en las Cortes Generales de la Corona de Aragón y protagonista en la disputa habida en las de Monzón, celebradas entre 1382 y 1384, sobre el idioma en el que debía realizarse la proposición del rey y la respuesta, cuestión que se resolvió acordando el uso del catalán en la primera y del aragonés en la segunda (Sans 1992, 74):

Et iterum, quia fuerat incitata contencio inter illos qui ad dictam curiam venerant quarumlibet provinciarum ad invicem quis seu qui et cuius provincie primo post domini regis proposicionem responderent, et si in ipsa responsione omnes vocate provincie nominarentur et quo cetere ordine sequerentur vel si ommiterentur omnes nominari, et in qua linga tam proposicio domini regis quam sequens responsio promerentur […], fuit deliberatum per dominum regem quod ipse dominus rex suam proposicionem in linga cathalana faceret seu proferret, et quod dominus infans Martinus, dicti domini regis filius […], nomine tocius curie generalis responderet domino regi seu eius proposicioni in linga aragonense.

6Según indican González Ollé (2007, 313-316) y Segura / Tomás (2008, 281), la resolución no supuso ninguna novedad, pues ya se había procedido de este modo en las Cortes Generales de Monzón que tuvieron lugar entre 1262 y 1363. Según los últimos autores, esta regulación en el empleo de las lenguas catalana y aragonesa se mantuvo, por lo menos, hasta 1512, con la excepción de las celebradas en Tarazona en 1483 en las que se usó el castellano, aunque el debate reapareció en las Cortes Generales de Monzón de 1435-1436 (Segura / Tomás 2008, 281-283).

7En este sentido, cabe señalar que, a partir de la segunda mitad del siglo XIV, la Cancillería Real usó el aragonés y el catalán de manera institucional. Si, hasta entonces, ambas lenguas se habían utilizado mayormente en cartas privadas, relaciones diplomáticas o contabilidad, desde esa fecha todos los escribanos fueron capaces de redactar en latín, catalán o aragonés. A este respecto, los llamados registros de Cancillería ponen de manifiesto el carácter multilingüe de la corte aragonesa y no es extraño hallar documentos en los que un mismo texto se copia en aragonés y en catalán para adaptarse a la lengua de los respectivos destinatarios (Moret 2020, 131-132, 134).

8Otro ejemplo de que la lengua aragonesa formaba parte del sentimiento identitario del Reino de Aragón fue el acuerdo aduanero firmado entre este y el de Castilla en 1409. De hecho, contiene, entre sus disposiciones finales, la obligación de redactarlo tanto en aragonés como en castellano, lo que evidencia la misma reivindicación lingüística por parte de ambos reinos (Bofarull 1847, 103):

Iten es concordado entre el dicho senyor rey de Aragón et los dichos enbaxadores et mensageros del dicho senyor rey de Castilla que de los dichos capitulos, tractos et concordia se fagan dos cartas: la una escripta en lengua aragonés; la otra, escripta en lengua castellana.

9Según se indicó en un estudio anterior (Benítez 2016, 16), además de los documentos de Cancillería, el aragonés también se empleó durante la Edad Media en otros textos jurídicos y administrativos, como los notariales o las varias versiones de los Fueros de Aragón, las llamadas compilatio minor y compilatio maior, de autoría discutida, a pesar de que fueron encargadas a Vidal de Canellas en 1247. Igualmente, se escribieron en esta lengua el Privilegio general, de 1283, el doble Privilegio de la Unión, de 1287, o el libro de ordenamiento de la Hermandat y Cofradía de Santa María de la Transfixión de Zaragoza, redactado entre 1311 y 1508.

10El aragonés fue, asimismo, la lengua usada en obras de historiografía medieval. Junto al citado Liber Regum, cabe mencionar la Crónica de San Juan de la Peña, del siglo XIV, o la Crónica aragonesa del tiempo de Juan II, escrita en un aragonés del siglo XV ya más castellanizado.

11Respecto a lo que hoy se entiende por literatura, el poema Razón feyta d’amor, redactado a principios del siglo XIII y cuya segunda parte está firmada por Lupus de Moros, contiene numerosos rasgos aragoneses. Por su parte, uno de los dos manuscritos en escritura aljamiada del Poema de Yúçuf, el encontrado en Morés y que suele fecharse en el paso del siglo XIV al XV, utiliza un buen aragonés. La poesía cancioneril del XV ha dejado, asimismo, algunos textos en lengua aragonesa, como ciertas composiciones de Pedro de Santa Fe o Eximen Aznáriz. Además, dos de las obras más importantes del llamado mester de clerecía, el Libro de Apolonio y el Libro de Alexandre, que vienen incluyéndose en la literatura española, se han conservado en copias aragonesas de los siglos XIV y XV, respectivamente. Otro tanto sucede con el poema hagiográfico de la Vida de Santa María Egipciaca, transmitido en un manuscrito de letra aragonesa del siglo XIV.

12De hecho, el aragonés fue durante la Edad Media una lengua capaz de traducir lo escrito en cualquier idioma. Así, el Libro de las maravillas del mundo, atribuido a Juan de Mandevilla, cuenta con una traducción al aragonés realizada en el siglo XIV, mientras que la Embajada a Tamorlán, cuyo autor pudo ser Ruy González de Clavijo, se ha conservado, entre otros, en un manuscrito de rasgos aragoneses del XV. Por otro lado, la obra Livres dou Tresor, de Brunetto Latini, también se tradujo al aragonés en el siglo XIV.

13Precisamente, dentro de este contexto medieval, es de especial relevancia la magna obra en aragonés realizada en el scriptorium de Johan Ferrández de Heredia en Avignon durante el siglo XIV. Dedicado fundamentalmente a la traducción y a la compilación historiográfica en lengua aragonesa, de él que salieron trabajos, como la Grant Cronica de Espanya, la Grant coronica de los conquiridores, el Libro de los fechos et conquistas del prinçipado de la Morea, el Libro de Marco Polo o las Vidas semblantes, de Plutarco, entre otras muchas producciones.

14En cierto sentido, la obra herediana puede considerarse como el primer y único intento importante, hasta el siglo veinte, de utilización y desarrollo literario de la lengua aragonesa. Pese a que el aragonés utilizado está bastante castellanizado y no es uniforme, dada la extensión y el número de escritores y traductores que participaron en su elaboración, hay, como se ha indicado, un esfuerzo significativo por dotar a dicha lengua de un modelo común culto, cuyo precedente inmediato y coetáneo fue, sin duda, el aragonés de Cancillería, que también consiguió cierta uniformidad.

15Sin embargo, el compromiso del Reino de Aragón con el aragonés en la Edad Media no impidió su decadencia en favor del castellano a partir de la segunda mitad del siglo XV. Dos hechos históricos favorecieron esta sustitución lingüística. Por un lado, el Compromiso de Caspe, que supuso la entronización de una dinastía castellana, la de los Trastámara, en la figura de Fernando I, tras morir el último rey del Reino de Aragón, Martín I, sin un sucesor legítimo. Por otro, la consabida unión de ambos reinos, el de Aragón y Castilla, en las personas de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.

  • 2 Real Cédula de su Magestad, a consulta de los señores del Consejo, reduciendo el arancel de los der (...)

16Las consecuencias de ambos hitos históricos en el ámbito lingüístico quedan reflejadas en los siguientes testimonios. Por un lado, en la Real Cédula de Carlos III de 23 de mayo de 1768, se indicaba que «en Aragón se fue desterrando el lemosino desde Fernando el primero, contribuyendo esta uniformidad de lenguas a que los procesos guarden más uniformidad en todo el Reyno».2 Por otro lado, el aragonés micer Gonzalo García de Santa María justificó el uso del castellano en su traducción de Las vidas de los sanctos padres religiosos mediante la idea de que «la mejor lengua de todas es la de la Corte». Se adelantó, de este modo, a Antonio de Nebrija en propugnar que la lengua fuera compañera del Imperio (García de Santa María 1529 [1486-1491], II):

Y porque el real imperio que oy tenemos es castellano y los muy exçelentes rey e reyna nuestros señores an escogido como por assiento e silla de todos sus reynos el reyno de Castilla, deliberé de poner la obra presente en lengua castellana porque la habla comúnmente más que todas las otras cosas sigue al imperio. Y quando los príncipes que reynan tienen muy esmerada y perfecta la habla, los súbditos esso mismo la tienen.

3. Los siglos XVI, XVII y XVIII, un tiempo de oscuridad para el aragonés

17Las palabras de García de Santa María son representativas de la postura que las élites aragonesas, urbanas, sociales y culturales, adoptaron en favor del castellano como lengua de prestigio. Así, y por mencionar otro ejemplo, cuando el infanzón Jerónimo Ferrer instituyó el Colegio de San Jerónimo en 1589 para estudiantes de la Universidad de Zaragoza, estableció en sus Estatutos el latín y el castellano como lenguas de uso entre los colegiales (San Vicente 1983, 379):

Todos los colegiales deste colegio siempre que entre sí hablaren en actos de Letras o en combersaciones particulares procuren de hablar latín lo mejor que pudieren y unos a otros se corrigan, y quando se ajuntaren en combersaçión común, donde podrán hablar la lengua vulgar, procuren de hablar castellano polido, avisándose y anotándose los unos a los otros.

18De forma paralela, estas minorías rectoras comenzaron a manifestar poca estima y prejuicios lingüísticos hacia su propia lengua, el aragonés, e incluso llegaron a censurar su empleo. A este respecto, el escritor Jayme de Huete pidió disculpas en la portada de su comedia en castellano Tesorina por si sus palabras no fueran cendradas, es decir, puras y sin defectos, al ser hablante de lengua aragonesa (Huete 1528): «Pero, si por ser su natural lengua aragonesa no fuere por muy cendrados términos, quanto a eso merece perdón».

19A esta misma actitud responde el cambio en el nombre que designaba al gremio de los parcheros en aragonés por el de pasamaneros en castellano, mediante la ordenanza que en 1629 dictaron los Jurados de Zaragoza (Frago 1983), o el hecho de que en el certamen literario convocado por la citada Universidad de Zaragoza en 1611 y fallado en 1612, para honrar la memoria de la reina Margarita de Austria, se reprobaran unos versos de Gerónimo Pérez por utilizar el aragonés (Alvar 1980: 378-379):

Gerónimo Pérez justa
muy mal, pues no se ajusta
al cartel, y le ha llamado
a vn árbol recién cortado,
en vez de madera, fusta.

20Todo ello propició una situación de bilingüismo diglósico en Aragón e inició el proceso de minorización del aragonés, que fue intensificándose en el trascurso de los siglos. Al mismo tiempo, el concepto de lengua aragonesa fue diluyéndose y comenzó, bien a confundirse con el castellano de Aragón o con el sayagués, bien a identificarse solo con la lengua hablada en las «montañas», más específicamente, en las llamadas «Montañas de Jaca».

21En este sentido, la confusión o equiparación entre aragonés y castellano de Aragón es temprana, como puede observarse en el prólogo de la obra De religione, del abad Ysaac, realizado por fray Bernal Boyl, ermitaño de Montserrat, en 1489 (Fita 1891, 268):

Pedísteme, senyor, en los días passados el nuestro abbat Ysach, el qual yo por su maravillosa doctrina y ensenyança, á ruego de los padres y hermanos desta nuestra montanya, en el comienço de mi conversión, de latino havía fecho aragonés o, si más querrés, castellano, no daquel más apurado stilo de la corte, mas daquell llano que a la professión nuestra, según la gente y tierra donde moramos, para que le entiendan, satisfaze.

22No en vano, la literatura en aragonés en los siglos XVII y XVIII, no tan exigua como se creía, pone de manifiesto este y los demás hechos señalados. Así, hay autores que, al referirse a la lengua aragonesa, lo hacían a la hablada mayoritariamente en Aragón en aquellos siglos, es decir, a la castellana. Fue el caso de Matías Pradas Mollón, cuyo soneto «De Arión vital estambre deificado» (Pradas 1640), a pesar de estar incluido en un libreto como composición en aragonés, está redactado en castellano.

23Por otro lado, aun en los escritores y escritoras que emplearon el aragonés en sus textos, como el citado Matías Pradas, Isabel de Rodas y Araiz, Ana Francisca Abarca de Bolea y de Mur o José Tafalla Negrete, entre otros, así como en los villancicos barrocos y pastoradas en dicha lengua de esa época, hay una tendencia marcada a que el castellano haya desplazado al aragonés de los usos comunicativos cultos y formales, y lo haya relegado a la condición de una lengua propia de personas con escasa o nula cultura, de las que, a menudo, se hace burla y mofa. Sirva como muestra un fragmento de la pastorada de Panticosa, Dichos al glorioso san Roque, una pieza teatral fechada en el siglo XVIII. En él no solo el aragonés se pone en boca de un pastor, sino que se utiliza para realizar una parodia del tópico literario de la descriptio puellae o retrato de la dama hermosa (Benítez / Latas 2022, 156):

Rabadán
Oygan todos, oygan
su pintura bella.
Su frente es costura
de una bordedera;
unos güellos pardos;
la nariz, bayeta;
lagaña n’os güellos;
n’a frande, corneta;
n’a boca, piñones;
en los mocos, cera;
os morros, riñons;
a barba, paleta;
os diandes, martillos;
escoba, ra lengua;
en o cuecho, papo

24En estos casos en los que el aragonés es usado por personajes caracterizados como toscos y rudos, a veces, como se ha indicado, se denomina «sayagués» por confusión con la lengua teatral convencional a la que se refiere dicha palabra. Así ocurre en el «Romance a la processión del Corpvs, en sayagués», de Ana Francisca Abarca de Bolea (Abarca de Bolea 1679, 235-237), o en el «Papel del sayagués», dentro de la obra Juegos de lenguas en elogios de S. Ignacio en su infra otava de 1689, de Simón Plaza (Arlegui 2005, 242-244), textos en los que sus autores, al intentar imitar el lenguaje pastoril, emplean el aragonés que conocen. Esta identificación entre ambas lenguas se pone de manifiesto también en el siguiente testimonio de 1702, en el que el sayagués, en un contexto inequívoco, sirve para denominar el aragonés, el idioma de los montañeses que celebran la fiesta de santa Orosia en Jaca (Alavés 1702, 169):

Y todo lo restante del día alegran los diestros danzarines con sus extraordinarias y primorosas mudanzas la ciudad, calles, casas y plazas. Y no menos los montañeses, con sus alegres y ridículas despedidas, que es grande gusto oírlos entre ellos mismos por las calles y caminos andando alegres, la gracia, con que en su sayagués cuentan y refieren estos sucessos, y los raros juizios, que hazen de ellos.

25La mención en la anterior cita a los «montañeses» no es casual, puesto que, desde el siglo XV, el territorio pirenaico se nombró habitualmente con los sustantivos «montaña(s)» o «monte(s)», y, más concretamente, con el sintagma nominal «Montaña(s) de Chaca». En correspondencia con estas designaciones, los personajes venidos de dicho espacio geográfico son nombrados con los gentilicios «montañés(a)» o «jacetano», y la lengua aragonesa usada por ellos es denominada «lengua, lenguaje o dialecto de montaña». Así, Ernesto Frayer, seudónimo del escritor portugués Marthino de Mendoza de Pina, realizó esta identificación en 1727, cuando afirmó que «no solo el dialecto asturiano es muy semejante al portugués y gallego, pero también el que se profiere en las Montañas de Xaca, de el Reyno de Aragón» (Frayer 1727, 15).

26De ahí que los protagonistas de bastantes textos en aragonés de los siglos XVII y XVIII sean montañeses. Como muestra, y entre otros, pueden citarse el pasquín anónimo de 1626 «Diálogo entre dos fidalgos montañeses que estauan delante de un retrato de Phelipe III, rey de España» y los villancicos «Escuchen al montañés», de Francisco Solana, impreso en 1668, «Un bachiller de la Hoia / a un montañés hace guerra» y «Oygan de un montañesito», de José Antonio Betrán y fechados en 1705 y 1709, o «Vna montañesa ciega», de José Tafalla Negrete, publicado en 1706.

27Esta situación de sustitución lingüística y de diglosia se agravó a principios del siglo XVIII, cuando el rey Felipe V, siguiendo el modelo centralista de los Borbones franceses, promulgó el llamado Decreto de Nueva Planta en 1707. Ello supuso la abolición de los antiguos fueros del Reino de Aragón y la sustitución de la organización administrativa foral por otra de corte castellano.

28Con tal fin centralizador, se crearon academias e instituciones privilegiadas por Felipe V y su hijo para uniformar la cultura de todos los territorios. En este contexto, en 1714, se fundó la Real Academia Española con una clara intención homogeneizadora, pues se interesó exclusivamente por el castellano. De hecho, solo se planteó la diversidad lingüística cuando el zaragozano Joseph Siesso de Bolea propuso incluir voces del Reino de Aragón en el llamado Diccionario de Autoridades de la RAE, algo que, después de un gran debate, se aceptó. Es decir, en un momento histórico en el que Aragón había perdido sus fueros y prácticamente su lengua, intelectuales, como Siesso de Bolea, que solo participó en la elaboración del primer tomo de dicho Diccionario, publicado en 1726, únicamente aspiraban a que el léxico aragonés fuese tenido en cuenta por el castellano.

4. El siglo XIX y primer tercio del XX, un tímido renacimiento del aragonés

29Como ocurrió con otras luengas minoritarias y minorizadas, el proceso de sustitución lingüística y la situación de diglosia, que hasta la mitad del siglo XIX había afectado especialmente a las élites económicas y culturales, se extendieron al resto de la población aragonesa a partir de entonces por el afianzamiento del poder del Estado y la influencia de instituciones como la Iglesia. En particular, el auge de la educación pública, más o menos obligatoria, a lo largo de dicho siglo contribuyó a la imposición de la lengua estatal, el castellano, mediante el desarrollo de una enseñanza monolingüe (Vila 1994, 36-38).

  • 3 Pueden leerse abundantes testimonios sobre esta represión lingüística en Campos (2015).

30La documentación que muestra el proceso de pérdida del aragonés por las razones indicadas es amplia.3 Por ejemplo, en el Colegio de Santa Cruz-Seminario de Huesca, el obispo Eduardo María Sáenz de la Guardia prohibió en 1815 al alumnado, dentro del Colegio, «hablar otra lengua que la castellana» y advertía de que «al que hiciere lo contrario, le mortificará el primario con algunas penitencias a su arbitrio» (Durán 1982, 60). Asimismo, las palabras de Juan Francisco Aznárez López, sacerdote nacido en Ansó, que se copian a continuación, insisten en los mismos hechos (Benítez / Latas 2008, 156):

Alora yera corriente escuitar ansotano; agora ye más raro. Entonces os mocés de entonces solo oíbamos fablar en señorito a os curas en a trona y a os maestros en a escuela. Pero en cuanto salíbamos de a escuela o de a dotrina que explicaba señó Retor, tornábamos a fablar en ansotano. Y esto o fébamos tanto os fillos de o lugar, os naxius en o lugar, como os de fuera, v. gr., os fillos de carabinés que aquí naxeban; u si naxeban en otro lugá en que veniban de chiquez y teneban que ajuntase […] y chugar con os de Ansó, que siempre yeran más.

31En parecidos términos se expresó el filólogo Manuel Alvar López. Así, en referencia a la situación del aragonés en Jaca, señaló que «la lengua oficial impuesta por los funcionarios extraños, por la guarnición y por la escuela ha ido desalojando los dialectalismos» (Alvar 1948, 15).

32No obstante, los movimientos decimonónicos de recuperación de las lenguas y culturas propias de cada territorio también permitieron, por un lado, la continuación y el florecimiento de la lexicografía aragonesa, casi siempre, como se inició, subordinada a la castellana. Por otro, posibilitaron el desarrollo de los primeros estudios sobre el aragonés, vinculados al surgimiento de la dialectología como ciencia. Y, finalmente, favorecieron el nacimiento de una incipiente literatura dialectal en dicha lengua.

33En lo que se refiere a la lexicografía aragonesa, el siglo XIX asistió a la aparición de importantes repertorios de voces en esta lengua. De hecho, la labor iniciada por Siesso de Bolea siguió en esta centuria en el anónimo Diccionario aragonés, redactado entre 1803 y 1815, en el Ensayo de un diccionario aragonés-castellano, de Mariano Peralta, publicado en 1836, o en el Diccionario de voces aragonesas, de Jerónimo Borao, que tuvo dos ediciones, las de 1859 y 1884. Todos ellos responden a la finalidad de que la Real Academia Española tuviera en cuenta el vocabulario aragonés, pues sus autores estaban convencidos de que era la única manera de que sobrevivieran los últimos restos del idioma aragonés, tal como afirmaba Borao (1859, 103-104):

Puesto que se ha perdido literariamente, aun en las márgenes del Ebro, el habla aragonesa; puesto que, lejos de perfeccionarse ni aun conservarse estos dialectos, amenazan confundirse poco a poco en el idioma general; bueno fuera que la lengua conquistadora utilizara en beneficio común esos restos lingüísticos que, de otro modo, han de perderse, y entonces, ya que el vocabulario aragonés ni se conservara sino en libros como este u otros de mejor desempeño, ni sirviera sino como una curiosidad filológica, contribuiría, por lo menos, a enriquecer el acervo común de la sin par lengua española, y, a cambio de tantas glorias abdicadas en favor de la unidad ibérica, conservaría el Aragón la de haber mejorado con su hermoso dialecto el habla rica de Cervantes.

34Además de esta idea de que el léxico aragonés debía ser merecedor de formar parte de la lengua castellana, el tenue aragonesismo lingüístico había desarrollado, desde el siglo XVII, la del origen común del aragonés y del castellano, que también estaba presente en los diccionarios de Peralta y Borao. Con dicho objetivo, Francisco Otín y Duaso realizó un repertorio de voces que incluyó en el Discurso leído ante la Real Academia Española de Arqueología y Geografía del Príncipe Alfonso, editado en 1868.

35Junto al florecimiento de la lexicografía aragonesa en el siglo XIX, comenzó, asimismo y como se ha apuntado, el desarrollo de los primeros estudios científicos en torno al aragonés. Por un lado, surgen las primeras aportaciones sobre los textos medievales escritos en esta lengua, entre ellas, las siguientes: «Estudios sobre la conjugación aragonesa», de Friedrich Hanssen, en 1896; «The Aragonese Dialect», de George Wallace Umphrey, en 1911; o «Los Fueros de Aragón, según el manuscrito 458 de la Biblioteca Nacional de Madrid», de Gunnar Tilander, en 1937. Desde la neogramática, Pedro de Múgica elaboró el trabajo Dialectos castellanos: montañés, vizcaino, aragonés en 1892.

36Por otro lado, los primeros estudios alrededor del aragonés desde planteamientos dialectológicos se deben al francés Jean-Joseph Saroïhandy, que, desde 1896 hasta 1913, recopiló materiales lingüísticos y literatura de tradición oral en lengua aragonesa, empleando la encuesta directa como método de estudio (Saroïhandy 2005). Los datos que encontró fueron tan interesantes que animaron a otros investigadores extranjeros a seguir su estela, entre ellos, a los alemanes Gerhard Rohlfs, Fritz Krüger, Alwin Kuhn o Rudolf Wilmes o al inglés William Dennis Elcock. Los primeros, utilizando la metodología Wörter und Sachen, realizaron numerosas investigaciones referidas al aragonés, de las que son una muestra las siguientes: Diccionario dialectal del Pirineo aragonés, de Rohlfs, que publicó en 1985; Die Hochpyrenäen, de Krüger, que vio la luz entre 1935 y 1939; «Der hocharagonesische Dialekt», de Kuhn, editado en 1935; o «La cultura popular de un valle altoaragonés (valle de Vió)», de Wilmes, publicado en 1957. Por su parte, Elcock elaboró, entre otros trabajos, De quelques affinités phonetiques entre l´aragonais et le bearnais en 1938.

37Todos estos filólogos extranjeros fueron conscientes de que la lengua aragonesa en la época en la que la estudiaron, desde finales del siglo XIX hasta el primer tercio del XX, agonizaba como sistema lingüístico propio. Valgan las palabras de Saroïhandy para ilustrar esta percepción compartida (Saroïhandy 2009 [1913], 147-149):

Los dialectos montañeses, no hallándose ya en estado de prestarse un mutuo apoyo, se encuentran atados de pies y manos, indefensos casi, expuestos a la invasión y a las influencias de los dialectos de la Plana, que cada vez ganan más terreno […]. La obra de destrucción comenzada hace tiempo no ha terminado todavía; se está acabando delante de nuestros propios ojos. El viejo edificio conmovido por fuertes sacudidas se desploma lentamente, pero todavía quedan en pie piedras suficientes para que podamos reconocer los cimientos sobre los que fueron colocadas en un lejano pasado.

38En España, quienes iniciaron los estudios dialectales a principios del siglo XX fueron Ramón Menéndez Pidal y Antoni Griera i Gaja. Precisamente, un discípulo del primero, Tomás Navarro Tomás, recorrió el Pirineo aragonés en 1907, para estudiar la documentación medieval y el habla moderna. Algunos de los materiales lingüísticos acopiados por Navarro Tomás en esta investigación, los publicó en Documentos lingüísticos del Alto Aragón en 1957. Por su parte, Griera realizó su tesis doctoral sobre La frontera catalano-aragonesa. Estudi geogràfico-lingüístic en 1914 y, para la redacción del Atlas lingüístic de Catalunya (ALC), que comenzó a editarse en 1923, encuestó cinco poblaciones de habla aragonesa. En este sentido, Josep Maria de Casacuberta i Roger, que llevó a cabo excursiones filológicas con Griera para recopilar materiales para el ALC, aplicó, en 1922, un cuestionario, basado en dicho atlas, en las localidades altoaragonesas de Ansó, Hecho, Bielsa, Plan y Gistaín, lo que permitió obtener materiales dialectales de una forma sistemática, que han sido editados en 2015.

39Por último, y como se ha indicado, además del interés por la lexicografía aragonesa y por el estudio científico del aragonés, se intensificó, a finales del siglo XIX y principios del XX, el cultivo de dicha lengua en sus diferentes variedades dialectales. Bernardo Larrosa García, Bernabé Francisco Romeo Belloc, Cleto Torrodellas Español, Dámaso Carrera Riazuelo, Domingo Miral López, entre otros, forman parte de este grupo de escritores que iniciaron un tímido renacimiento literario del aragonés.

40Los hechos expuestos suscitaron en Aragón un interesante debate sobre el estatuto lingüístico de la lengua aragonesa y la creación o no de una academia que estableciese una norma común para su cultivo literario, tal como defendió Benito Coll y Altabás. Este estudioso, que había participado en varias ediciones de los Juegos Florales celebrados en Zaragoza entre 1894 y 1905, resumió la polémica suscitada al respecto en el prólogo a su Colección de voces del dialecto alto-aragonés (Coll 1902, 1-3):

Plausible y digno de encomio es el movimiento filológico que se viene observando, de algún tiempo a esta parte, en todas las Regiones de la nación española.

Hasta ahora Cataluña va a la cabeza de los estudios lingüísticos regionales […].

En Aragón estamos al principio de este movimiento literario, iniciado por algunos escritores amantes del habla de su país, pero sin que hasta la fecha presente se hayan ajustado en sus trabajos a una norma que los regule, faltando así la unidad necesaria que deben tener todos los escritos de un mismo dialecto. Indudablemente que esta deficiencia que dejo apuntada debió pesar en el ánimo de algunos de nuestros escritores regionales cuando en los últimos meses del año anterior apuntaron la idea de la creación de una Academia aragonesa que tuviera a su cargo el estudio detenido del habla de nuestra región. Este pensamiento laudabilísimo fue impugnado por otros ante las dificultades, al parecer insuperables, que ofrece la variedad dialectal que se observa dentro de la región aragonesa, y no faltaron, en último término, quienes, negando importancia a esta clase de estudios, tomaron la cosa a broma y se entretuvieran en ridiculizarla.

41Finalmente, el proyecto de creación de una academia no prosperó, si bien en 1915 se fundó el Estudio de Filología de Aragón (EFA), patronado por la Diputación Provincial de Zaragoza, dirigido por Juan Moneva y del que María Moliner fue secretaria redactora. Dicha entidad tuvo vocación de convertirse, siguiendo el modelo del Institut d’Estudis Catalans (IEC), fundado en 1907, en un Centro de Estudios Aragoneses, pero sin el componente normativizador que el IEC llegó a tener. Por eso, aunque surgió en la misma época que otras instituciones académicas, como la Real Academia Galega o la Real Academia de la Lengua Vasca, constituidas en 1905 y 1919, respectivamente, el EFA nunca fue una academia del aragonés.

5. Últimas décadas del siglo XX y primeras del XXI, un periodo de dignificación del aragonés

42La Guerra Civil española y el régimen franquista desde 1936 hasta 1975, así como la acción de los medios de comunicación de masas, la emigración desde Aragón a otros territorios y la consiguiente despoblación durante ese periodo de tiempo contribuyeron más, si cabe, al proceso de minorización de la lengua aragonesa.

43Continuó, no obstante, en esas décadas centrales del siglo XX el estudio del aragonés, a cargo, principalmente, de investigadores españoles. Cabe citar, por ejemplo, a Antoni M. Badia i Margarit, autor, entre otros trabajos, de El habla del valle de Bielsa, que vio la luz en 1950. Asimismo, ha de mencionarse a Manuel Alvar López, que, además de su extensa obra sobre la lengua aragonesa, dirigió, desde 1956 hasta 2001, la revista Archivo de Filología Aragonesa, creada en 1945, y llevó a cabo, en colaboración con Antonio Llorente, Tomás Buesa y Elena Alvar, un gran proyecto de geografía lingüística, el Atlas lingüístico y etnográfico de Aragón, Navarra y Rioja, publicado entre 1979-1983. Por último, hay que referirse al citado Tomás Buesa Oliver, que realizó numerosos estudios en torno a la filología aragonesa, algunos de los cuales fueron recopilados en el libro Estudios filológicos aragoneses, editado en 1989. Especialmente destacable es el magisterio que Antoni M. Badia, desde la Universidad de Barcelona, y Tomás Buesa, desde la de Zaragoza, ejercieron, mediante la dirección de tesis de licenciatura y doctorales, en la formación de nuevas generaciones de investigadores e investigadoras en los siglos XX y XXI, cuya relación de nombres y obras es tan amplia que excede a las páginas de este artículo.

44Sin embargo, fue la llegada de la democracia a España, a finales de la década de los setenta, la que permitió, por un lado, la aparición en Aragón, como en otras regiones españolas, de una conciencia territorial, que, en el ámbito lingüístico, se manifestó en un importante movimiento asociativo de defensa y dignificación del aragonés. Por otro lado, y de forma paralela, promovió el desarrollo del estado de las autonomías que posibilitó a la Comunidad Autónoma de Aragón legislar tímidamente sobre sus lenguas propias.

45Respecto al movimiento de defensa y dignificación del aragonés, hay que recordar que en el año 1976 se creó el Consello d’a Fabla Aragonesa, asociación que durante décadas lideró tal movimiento. Además, la publicación en 1977 de la Gramática de la lengua aragonesa, de Francho Nagore Laín, del Diccionario aragonés, de Rafael Andolz Canela, y de la obra colectiva El aragonés: identidad y problemática de una lengua, la campaña «L’aragonés t’a escuela» en 1978 o la celebración del I Congreso ta ra Normalización de l’Aragonés en 1987, que aprobó las primeras normas ortográficas del aragonés fueron, sin duda, hechos significativos en el proceso de reconocimiento, normativización y normalización del aragonés.

46Este movimiento que, desde sus inicios, defendió la consideración del aragonés como lengua –algo que ya habían puesto de relieve los primeros estudios científicos sobre él– y, en consecuencia, promovió su normativización, contó también, desde el principio, con la oposición de estudiosos destacados, principalmente de la Universidad de Zaragoza, que solo reconocen la existencia de un conjunto de hablas aragonesas y niegan que constituyan un idioma. Como apuntó Alf Monjour, estos últimos autores y autoras recurren a un «círculo vicioso argumentativo» para defender su postura (Monjour 2001, 23):

No me detendré en el círculo vicioso argumentativo de autores como Juan A. Frago Gracia o Félix Monge, quienes reprochan al «dialecto aragonés» el hecho de que «nunca gozó de la uniformidad suficiente que favoreciera su empleo literario» (Frago Gracia 1991, 119) y que reprenden a «tal “lengua aragonesa”» no existir y no haber «existido antes [...]. Es una creación artificial [...] que consiste en reunir palabras y formas de las distintas hablas» (Monge 1989, 275). En otras palabras, el aragonés no es una lengua porque no es uniforme y no merece uniformidad porque no es una lengua.

47Si bien el movimiento asociativo en defensa del aragonés se amplió con la fundación de otras asociaciones, como el Ligallo de Fablans de l’Aragonés en 1982, la Asociación Cultural Nogará-Religada en 1993, la Sociedat de Lingüistica Aragonesa en 2004 o el Estudio de Filología Aragonesa en 2006, paradójicamente se fue fracturando y fragmentando también. Ni siquiera el movimiento Chuntos por l’Aragonés, iniciado en 2005 y que dio lugar al II Congreso de l’Aragonés, celebrado en 2006, consiguió unirlo ni consensuar posturas entre las diferentes entidades.

48De hecho, algunas de las asociaciones mencionadas, en concreto, la Sociedat de Lingüística Aragonesa o el Estudio de Filología Aragonesa, realizaron sendas propuestas ortográficas distintas de la que se había empleado desde el I Congreso ta ra Normalización de l’Aragonés en 1987, a saber: la «Grafía De lingva aragonensi» en 2006 y la Propuesta ortográfica en 2010, respectivamente. Además, el Estudio de Filología Aragonesa publicó otra Gramatica básica de l’aragonés en 2021.

49Como se ha indicado, el desarrollo del movimiento asociativo y reivindicativo del aragonés fue paralelo al del estado de las autonomías. En el caso de la Comunidad Autónoma de Aragón, la única lengua oficial reconocida fue y es el castellano. No obstante, el actual Estatuto de Autonomía de Aragón alude en su artículo 7 a las «lenguas y modalidades lingüísticas propias», sin mencionar el nombre de dichas lenguas, y establece lo siguiente (EAA 2007, 17823):

1. Las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón constituyen una de las manifestaciones más destacadas del patrimonio histórico y cultural aragonés y un valor social de respeto, convivencia y entendimiento.

2. Una ley de las Cortes de Aragón establecerá las zonas de uso predominante de las lenguas y modalidades propias de Aragón, regulará el régimen jurídico, los derechos de utilización de los hablantes de esos territorios, promoverá la protección, recuperación, enseñanza, promoción y difusión del patrimonio lingüístico de Aragón, y favorecerá, en las zonas de utilización predominante, el uso de las lenguas propias en las relaciones de los ciudadanos con las Administraciones públicas aragonesas.

3. Nadie podrá ser discriminado por razón de la lengua.

50La ley de las Cortes de Aragón a la que se refiere el anterior Estatuto es la «Ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón», publicada en 2013 y que sustituyó a otra anterior de 2009. Esta «Ley de lenguas», como se denomina comúnmente, reconoce la «pluralidad lingüística de Aragón» y quiere «garantizar a los aragoneses el uso de las lenguas y sus modalidades lingüísticas propias como un legado cultural histórico que debe ser conservado». Asimismo, se compromete a «propiciar la conservación, recuperación, promoción, enseñanza y difusión de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón en las zonas de utilización histórica predominante de las mismas» (LUPP 2013: 11779).

51Precisamente, desde este ámbito institucional, la Dirección General de Política Lingüística del Gobierno de Aragón, que desarrolló su trabajo entre 2015 y 2023, intentó conciliar posturas en el conflicto ortográfico que habían mantenido en los últimos años varias entidades del movimiento de defensa y dignificación del aragonés. En este sentido, llevó a cabo un proceso de mediación entre tres asociaciones con propuestas ortográficas diferentes, Consello d’a Fabla Aragonesa, Sociedat de Lingüística Aragonesa y Estudio de Filología Aragonesa, para llegar a un consenso en ese tema. Sin embargo, el resultado fue una nueva ortografía, «Aspectos básicos de la representación gráfica de la lengua aragonesa», publicada en 2017 y elaborada por expertos externos, que no fue aceptada por ninguna de dichas asociaciones. Por otro lado, en 2021 se constituyó oficialmente la Academia Aragonesa de la Lengua, creada por mandato de la mencionada «Ley de lenguas» y compuesta por el Instituto de l’Aragonés y el Institut Aragonès del Català. Tal entidad ha publicado la «Ortografía de l’aragonés» en 2023.

52Esta falta de entendimiento en la normativización de la lengua aragonesa pone de manifiesto el preocupante enfrentamiento entre las personas y grupos que la defienden (Eito / Marcuello 2020, 75):

Los grupos existentes se han cerrado en sí mismos cortando vías de comunicación con otras entidades y personas con posturas distintas. En vez de tender puentes se han volado los que había sin pensar alternativas. De esa manera, los discursos se han hecho excluyentes y sin interés por conocer el de los otros.

53Pese a estos problemas en la normativización y a la falta de oficialidad, tanto el movimiento asociativo como la tímida legislación emanada de las Cortes de Aragón han permitido una mayor presencia del idioma aragonés en la sociedad en las últimas décadas del siglo XX y las primeras del XXI, más allá de su estudio científico.

54Así, desde el punto de vista social y desde los años setenta del siglo pasado, se ha cultivado una interesante literatura, tanto en aragonés común como en las diferentes variedades dialectales. Fue iniciada, entre otros, por Ánchel Conte Cazcarro, el mencionado Francho Nagore, Eduardo Vicente de Vera Pinilla, Luzía Dueso Lascorz o Victoria Nicolás Minué.

55Las artes escénicas en aragonés también han tenido un desarrollo significativo en las últimas décadas. En este sentido, ha predominado un cine en lengua aragonesa independiente, como en los cortometrajes Reblar, de Roberto Rodés, editado en el año 2000, ¿Por qué dixamos o nuestro lugar?, de Carlos Baselga, en 2003, o Cosetas d’adentro, de Lola Gracia, en 2012. También son destacables los documentales realizados en dicho idioma, entre otros, Ambistas, de Iris Campos, en 2014, o las dos series de Recosiros, de Vicky Calavia, en 2018 y 2019, respectivamente. Por otro lado, el cine de animación en aragonés, mayormente ha sido traducido del castellano, como fue el caso de El bandido Cucaracha, de Juan Alonso y Héctor Pisa, producido en 2015.

56El teatro en lengua aragonesa puesto en escena ha sido a cargo de grupos amateur, entre ellos, Dingolondango de Ansó (Huesca), Ta Ninos de Huesca, Mullés al Canto’l Llavador de Fonz (Huesca) o Fosca Delera de Zaragoza. Por otra parte, son numerosos los grupos musicales (La Orquestina del Fabirol, La Ronda de Boltaña, Biella Nuei, A Chaminera, Mallacán, Ixo Rai, Olga y los Ministriles, Ciria y Bueno...), que han interpretado o interpretan su repertorio o una parte de él en aragonés.

57Por otro lado, además de la publicación de textos en aragonés en prensa, que contaba con algunos antecedentes desde finales del siglo XIX, ha de destacarse la edición de revistas. Algunas han sido o son divulgativas, como Fuellas, desde 1978, Orache, entre 1982 y 1995, u O Espiello, entre 2002 y 2011, mientras que otras están especializadas en filología aragonesa, como Alazet. Revista de Filología, desde 1988 y con algunos trabajos escritos en lengua aragonesa, Luenga & fablas, desde 1997, o De Lingva Aragonensi, desde 2005. A ellas hay que sumar otras de ámbito local redactadas, parcial o completamente, en diferentes dialectos.

58Es igualmente interesante la presencia de la lengua aragonesa en internet, mientras que, en la radio o en la televisión, ha sido escasa y efímera. No obstante, ciertos programas, como Charrín charrán o A escampar la boira, emitidos en Aragón TV entre 2019 y 2022, y entre 2022 y 2023, respectivamente, gozaron de cierta popularidad.

59En el ámbito educativo, y por un lado, hay que mencionar el acuerdo del Gobierno de Aragón y los ayuntamientos altoaragoneses de Aínsa-Sobrarbe, Benasque, Biescas y Jaca, que permitió en el curso 1997/98 impartir las primeras clases de lengua aragonesa en los centros educativos de dichos lugares como una materia extraescolar y no evaluable. Por otro lado, hay que referirse a los diferentes currículos, que, desde 2005, han contemplado la enseñanza de y en aragonés (Benítez 2015).

60Aunque, desde la fecha indicada, ha aumentado el número de localidades y centros escolares en los que se ofrece estudiar aragonés de forma voluntaria, bien mediante la asignatura, actualmente denominada, Lenguas Propias de Aragón: Aragonés, bien a través de un proyecto lingüístico, que facilite su uso como lengua vehicular para la enseñanza de otras materias o ámbitos, no es posible cursar esta enseñanza en todo Aragón, sino solo en los centros autorizados por el departamento competente en materia de educación no universitaria del Gobierno de Aragón. Además, aunque la enseñanza del aragonés es curricular y evaluable, no siempre se realiza en horario lectivo ni, en todos los casos, los resultados obtenidos constan en el expediente académico del estudiante, lo que pone de manifiesto la permanencia de ciertos prejuicios lingüísticos hacia la lengua en la comunidad escolar, como bien ha estudiado Campos (2018a).

61A pesar de estos problemas, el número de alumnos y alumnas que estudian aragonés y de profesores que lo enseñan en las etapas educativas no universitarias ha ido ampliándose desde los 256 estudiantes y 4 docentes que comenzaron en el primer curso 1997/98. Así, en el último año escolar 2022/23, hubo 1265 estudiantes (478 alumnos y alumnas de Educación Infantil, 757 de Educación Primaria, 19 de Educación Secundaria y 11 de Bachillerato) y 22 docentes en los 26 centros de Educación Infantil y Primaria, y los 4 de Educación Secundaria que imparten la enseñanza. Sin embargo, este incremento es escaso, si se compara con los datos del asturiano en el Principado de Asturias, que tiene una legislación en materia lingüística muy similar a la de Aragón (Campos 2018b, 163-164).

62En cuanto a la enseñanza universitaria del aragonés, desde el curso 2011/12, se desarrolla en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de Huesca, el Diploma de Especialización en Filología Aragonesa, un estudio propio de la Universidad de Zaragoza. Asimismo, en el curso 2020/21, comenzó a impartirse, en la misma Facultad, una Mención en Lengua Aragonesa en los grados en Magisterio en Educación Infantil y en Educación Primaria. Ambas titulaciones universitarias permiten la acreditación del nivel B2 de conocimiento de la luenga aragonesa, de acuerdo con el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

63Pero todo el esfuerzo realizado en las últimas décadas ha sido insuficiente. Como decíamos al principio de esta exposición, el aragonés es, en la actualidad, una lengua minoritaria como consecuencia del intenso proceso de minorización que ha sufrido y del que hemos hablado en estas páginas.

64En concreto, y de acuerdo con los datos ofrecidos por el Censo de Población y Viviendas de 2011 en Aragón, del Instituto Nacional de Estadística, y según el tratamiento de dichos datos que realizó el Seminario Aragonés de Sociolingüística (Reyes et al. 2017), la lengua aragonesa es conocida por 56 235 personas (un 4,2 % de los aragoneses y aragonesas), aunque resulta difícil saber cómo es dicho conocimiento. Por otro lado, la entienden 44 439 personas (un 3,3 % de la población de Aragón) y saben leerla 29 985 (un 2,3 % de dicha población). La hablan 25 556 individuos (un 1,9 %), de los cuales, casi un tercio son hablantes que viven en las ciudades de Zaragoza y Huesca, 7183 y 1048, respectivamente. Por último, la escriben 17 009 aragoneses y aragonesas (un 1,3 %).

65Además, y como ocurre con otras lenguas minoritarias y minorizadas, el estudio citado y realizado sobre dicho censo, pone de manifiesto que la transmisión intergeneracional del aragonés es muy débil. Por otro lado, tal lengua se emplea principalmente en situaciones familiares, ya que en el ámbito público se utiliza el castellano de forma mayoritaria, por lo que la situación de diglosia continúa acentuándose.

6. Conclusiones

66Según se ha estudiado, hasta mediados del siglo XV, el compromiso de los gobernantes y de los hablantes del Reino de Aragón con la lengua aragonesa fue indudable. Así lo ponen de manifiesto su uso institucional y el importante cultivo escrito y literario que vivió en ese periodo.

67Sin embargo, a partir de la segunda mitad de dicha centuria, y como consecuencia de la unión de la Corona de Aragón y de la Corona de Castilla, las élites rectoras aragonesas adoptaron el castellano como lengua de prestigio y comenzaron a sentir poca estima y prejuicios lingüísticos hacia su propia lengua, el aragonés, cuyo uso llegaron a censurar. Ello dio lugar a una situación de bilingüismo diglósico en Aragón e inició el proceso de minorización del aragonés, que fue intensificándose en el trascurso de los siglos. La escasa literatura en aragonés en los siglos XVII y XVIII muestra estos procesos y también cómo el concepto de lengua aragonesa fue diluyéndose. De hecho, en ocasiones, se confundía con el castellano de Aragón o con el sayagués, y, en otras, se identificaba con la lengua hablada en las «montañas», en concreto, en las denominadas «Montañas de Jaca».

68La situación de diglosia y la pérdida del aragonés se intensificaron a principios del siglo XVIII, cuando Felipe V promulgó el llamado Decreto de Nueva Planta en 1707, que supuso la abolición de los antiguos fueros del Reino de Aragón. Dado que Aragón perdió sus fueros y prácticamente había abandonado su lengua, intelectuales, como Joseph Siesso de Bolea, solo pretendían que el léxico aragonés fuese tenido en cuenta por el castellano.

69Como en otras luengas minoritarias y minorizadas, la situación de diglosia y la castellanización, que habían afectado especialmente a las élites urbanas, económicas y culturales, hasta la mitad del siglo XIX, se extendieron, a partir de entonces, al resto de la población aragonesa. Ello fue debido, entre otras razones, al afianzamiento del poder del Estado, que extendió la educación pública, más o menos obligatoria, a lo largo de dicho siglo y contribuyó, de este modo, a la imposición del castellano mediante el desarrollo de una enseñanza monolingüe.

70Es cierto que los movimientos decimonónicos de recuperación de las lenguas y culturas propias de cada región también dieron lugar a que continuara y floreciera una lexicografía aragonesa, eso sí, subordinada a la castellana. Asimismo, posibilitaron el desarrollo de los primeros estudios sobre el aragonés y favorecieron el nacimiento de una incipiente literatura dialectal en dicha lengua.

71Este tímido renacimiento del aragonés promovió un vivo debate sobre su estatuto lingüístico y la creación de una academia que estableciese una norma común para su cultivo literario. Sin embargo, este último proyecto no prosperó, pues, aunque en 1915 se fundó el Estudio de Filología de Aragón, a diferencia de otras instituciones normativizadoras de la época, nunca fue una academia del aragonés.

72La Guerra Civil española y el régimen franquista, así como la acción de los medios de comunicación de masas, la emigración desde Aragón a otros territorios y la consiguiente despoblación durante ese periodo de tiempo contribuyeron más, si cabe, al proceso de minorización de la lengua aragonesa. No obstante, en esas décadas centrales del siglo XX, el estudio del aragonés continuó.

73Sin embargo, fue la llegada de la democracia a España, a finales de la década de los setenta, la que originó un importante movimiento asociativo de defensa y dignificación del aragonés, y la primera legislación sobre las lenguas propias de la Comunidad Autónoma de Aragón.

74El movimiento asociativo, que siempre defendió la consideración del aragonés como lengua y promovió su normativización, comenzó a resquebrajarse en el siglo XXI y a mostrar posturas muy enfrentadas respecto a los modelos para llevar a cabo dicha tarea. Además, desde sus inicios, contó con la oposición de estudiosos destacados, principalmente de la Universidad de Zaragoza, que solo reconocen la existencia de un conjunto de hablas aragonesas y niegan que constituyan un idioma. Por su parte, la legislación promulgada, como el actual Estatuto de Autonomía de Aragón, de 2007, o la vigente «Ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón», de 2013, no reconocen la oficialidad del aragonés.

75Aun con todos estos problemas, tanto el movimiento asociativo como la legislación emanada de las Cortes de Aragón han permitido una mayor presencia del aragonés en la sociedad en las últimas décadas del siglo XX y las primeras del XXI. Así lo evidencian su importante cultivo literario, su uso en diferentes artes escénicas y en los medios de comunicación, o su enseñanza oficial en todas las etapas educativas.

76Sin embargo, este esfuerzo realizado en los últimos tiempos es insuficiente para conservar el aragonés, que es, en la actualidad, una lengua minoritaria y minorizada, como han puesto de relieve los datos cuantitativos y cualitativos que se han aportado a lo largo del estudio. Los hechos expuestos, entre ellos, el escaso número de hablantes (un 1,9% de la población aragonesa) y de ámbitos de empleo (principalmente, privados y familiares), la falta de transmisión intergeneracional, el débil apoyo institucional y los prejuicios lingüísticos que aún hay en la sociedad hacia el aragonés, no favorecen su supervivencia. Por todos estos motivos, es considerada por la UNESCO como una lengua en peligro de extinción (Moseley, 2010).

Haut de page

Bibliographie

Abarca de Bolea, Ana, 1679, Vigilia y octavario de san Ivan Baptista, Zaragoza, Pascual Bueno.

Alavés, Salvador Alberto, 1702, Compendio de la vida magna disputada de la gloriosa Virgen, casada, mártir y reina de Aragón, y su antigua y primera patrona, y siempre de la ciudad de Jaca y sus montañas, Santa Orosia, Zaragoza, Pascual Bueno.

Alvar, Elena, 1980, «Exequias y certamen poético por Margarita de Austria (Zaragoza, 1612)», Archivo de Filología Aragonesa, 26-27, 225-392.

Alvar, Manuel, 1948, El habla del Campo de Jaca, Salamanca, CSIC.

Arlegui, José, 2005, La Escuela de Gramática en la Facultad de Artes de la Universidad Sertoriana de Huesca (siglos XIV-XVII), Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses.

Benítez, María Pilar, 2015, «(De) construindo o marco lechislatibo ta l´amostranza ofizial de l´aragonés», Luenga & fablas, 19, 39-44.

Benítez, María Pilar, 2016, «Metodología y estrategias para la enseñanza para la enseñanza del aragonés», en Benítez, María Pilar / Eito, Antón / Nabarro, Chusé Inazio / Nagore, Francho, Contribuciones al estudio del aragonés, Zaragoza, Aladrada Ediciones, 13-64.

Benítez, María Pilar / Latas, Óscar, 2008, «Textos inéditos en ansotano de Juan Francisco Aznárez», Alazet. Revista de Filología, 20, 147-157.

Benítez, María Pilar / Latas, Óscar, 2022, Sobre la pastorada aragonesa. Estudio filológico de las pastoradas en aragonés del siglo XVIII, Zaragoza, PUZ.

Bofarull, Próspero de, 1847, Colección de documentos inéditos del Archivo General de la Corona de Aragón, vol. I, Barcelona, Establecimiento Tipográfico de José Eusebio Monfort.

Borao, Jerónimo, 1859, Diccionario de voces aragonesas, precedido de una introducción filológico-histórica, Zaragoza, Imprenta de Calisto Ariño.

Campos, Iris, 2015, «Más de un siglo de lingüicidio en las aulas. Aproximación al caso del aragonés», STVDIVM. Revista de Humanidades, 21, 199-230.

Campos, Iris, 2018a, Lengua minorizada y enseñanza. Actitudes, metodologías y resultados de aprendizaje en el caso del aragonés, Zaragoza, PUZ.

Campos, Iris, 2018b, «Aproximación a la situación del aragonés tras veinte años de enseñanza en la escuela. Las actitudes de las familias», Temps d’Educació, 54, 161-179.

Coll, Benito, 1902, Colección de voces del dialecto alto-aragonés. [Manuscrito inédito. Legado Juan Moneva y Puyol, Zaragoza. Publicada con algunas modificaciones en el Boletín Oficial de la Provincia de Zaragoza (5, 13, 21 y 26 de julio y 4 de agosto de 1921; 24 y 30 de marzo, 7 de junio, 17 de noviembre y 16 de diciembre de 1922; 10 de mayo de 1923)].

Conte, Ánchel, et al., 1977, El aragonés: identidad y problemática de una lengua, Zaragoza, Librería General.

Durán, Antonio, 1982, Historia del Seminario de Huesca (1580-1980), Huesca, [Guara].

EAA, 2007, «Ley orgánica 5/2007, de 20 de abril, de reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón», BOE, 97 (23 de abril de 2007), 17 822-17 841.

Eito, Antón / Marcuello, Chaime, 2020, El futuro del aragonés. Un análisis prospectivo y social, Zaragoza, PUZ.

Fita, Fidel, 1891, «Escritos de Fray Bernal Boyl, ermitaño de Monserrate», Boletín de la Real Academia de la Historia, 19, 267-348.

Frago, Juan Antonio, 1983, «Pasamanero por parchero: historia de una sustitución léxica en su marco sociológico», Archivo de Filología Aragonesa, 32-33, 33-45.

Frayer, Ernesto, 1727, Discurso philológico crítico sobre el corolario del Discurso XV, del Theatro Crítico Universal, Madrid, [s. n.].

García de Santa María, Gonzalo, 1529 [1486-1491]), Las vidas de los sanctos padres religiosos e sus castigos y enxemplos que dieron contra los vicios e peligros deste mundo, trasladadas por Sant Hierónymo e agora de nueuo reconocidas e hystoriadas, Valencia, Juan Jofré.

González, Fernando, 2007, «Opciones y preferencias lingüísticas del rey Pedro IV de Aragón», Revista de Filología Española, 87/2, 293-322.

Huete, Jayme de, 1528, Tesorina, [Zaragoza], [s. n.].

LUPP, 2013, «Ley 3/2013, de 9 de mayo, de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón», BOA, 100 (24 de mayo de 2013), 11 778-11 784.

Monjour, Alf, 2001, «Comparación lingüística y tipología. El caso del aragonés», en Nagore, Francho / Rodés, Francho / Vázquez, Chesús (eds.), Estudios y rechiras arredol d’a luenga aragonesa y a suya literatura. Autas d’a II Trobada (Uesca, 18-20 de noviembre de 1999), Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses / Publicazions d’o Consello d’a Fabla Aragonesa, 23-45.

Moret, María Teresa, 2020, «El catalán en textos medievales aragoneses no literarios», en Giralt, Javier / Nagore, Francho (eds.), Aragonés y catalán en la historia lingïística de Aragón, Zaragoza, PUZ, 125-151.

Moseley, Christopher (ed.), 2010, Atlas of the World’s Languages in Danger, Paris, UNESCO Publishing.

Pradas, Matías, 1640, «De Arión vital estambre deificado», en Castelli, Ottaviano, La Sincerità trionfante overo l’ercvleo ardire, Roma, Vitale Mascardi, s. p.

Reyes, Ánchel, et al., 2017, L’aragonés y lo catalán en l’actualidat. Analisi d’o Censo de Población y Viviendas de 2011, Zaragoza, Asociación Aragonesa de Sociología. Seminario Aragonés de Sociolingüística.

San Vicente, Ángel, 1983, «Poliantea documental para atildar la historia de la Universidad de Zaragoza», en VV. AA., Cinco estudios humanísticos para la Universidad de Zaragoza en su centenario IV, Zaragoza, Caja de Ahorros de la Inmaculada, 173-528.

Sans, Josep Maria (coord.), 1992, Cort General de Montsó. 1382-1384, Barcelona, Generalitat de Catalunya.

Saroïhandy, Jean-Joseph, 2005, Misión lingüística en el Alto Aragón, edición y estudio de Óscar Latas, Zaragoza, Xordica / PUZ.

Saroïhandy, Jean-Joseph, 2009 [1913], «Huellas de fonética ibérica en territorio románico», en Latas, Óscar (ed.), Informes sobre el aragonés y el catalán de Aragón (1898-1916), Zaragoza, Aladrada Ediciones / PUZ /Gobierno de Aragón, 117-157.

Segura, Juan José / Tomás, Guillermo, 2008, «Conciencia y reivindicación lingüística en el Aragón medieval: el caso de las Cortes de Aragón de 1382-1384», Alazet. Revista de Filología, 20, 275-289.

Vázquez, Chesús, 2010, «Rasgos de fonética histórica aragonesa en un documento de Montearagón de finales del siglo XI», Luenga & fablas, 14, 9-24.

Vila, Francesc Xavier, 1994, «La enseñanza de las lenguas minoritarias en Europa», Lletres Asturianes, 51, 35-46.

Wolf, Heinz Jürgen, 1997, «Las glosas emilianenses, otra vez», Revista de Filología Románica, 14/I, 597-604.

Haut de page

Notes

1 Puede consultarse Wolf (1997), quien sintetiza la polémica sobre la lengua utilizada en las glosas emilianenses y defiende que esta es el aragonés.

2 Real Cédula de su Magestad, a consulta de los señores del Consejo, reduciendo el arancel de los derechos procesales a reales de vellón en toda la Corona de Aragón, y para que en todo el Reyno se actué y enseñe en lengua castellana, con otras cosas que se expresa, Madrid, Oficina de don Antonio Sanz, p. 3v.

3 Pueden leerse abundantes testimonios sobre esta represión lingüística en Campos (2015).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mª Pilar Benítez Marco et Óscar Latas Alegre, « El aragonés: historia de una lengua minoritaria y minorizada »Lengas [En ligne], 94 | 2023, mis en ligne le 23 décembre 2023, consulté le 14 juin 2024. URL : http://journals.openedition.org/lengas/7360 ; DOI : https://doi.org/10.4000/lengas.7360

Haut de page

Auteurs

Mª Pilar Benítez Marco

Universidad de Zaragoza

Óscar Latas Alegre

Instituto de Estudios Altoaragoneses

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search