Navegação – Mapa do site
Dossier: A polícia e as polícias no mundo ibero-americano, séculos XIX e XX

Gendarmes, inspectores y comisarios: historia del sistema policial en la ciudad de México, 1870-1930

Gendarmes, inspectores e comissários: história do sistema policial na Cidade do México, 1870-1930
Gendarmes, inspectors and superintendents: A history of the police system in Mexico City, 1870-1930
Gendarmes, inspecteurs et commissaires : histoire du système policier dans la ville de Mexico, 1870-1930
Diego Pulido Esteva
p. 37-58

Resumos

Entre 1870 e 1930 a polícia da Cidade do México cresceu, diversificou o seu pessoal e adoptou o modelo de polícia municipal. Este corpo foi projetado para impedir a desordem em áreas urbanas, substituindo a variedade de instituições anteriormente responsáveis pela segurança pública. Assim, este artigo dá uma visão geral da polícia municipal do ponto de vista institucional e social. Esta visão geral permite destacar, em primeiro lugar, o papel crescente do pessoal administrativo. E, em segundo lugar, mostra um processo de diferenciação de funções que acentuou a distância social entre os agentes de rua e os agentes de formação técnica.

Topo da página

Texto integral

  • 1 Archivo Histórico de la Ciudad de México (en adelante, ahcm), Comisaría de Policía, caja 2, exp. 13 (...)

1En 1926, el inspector de policía de la ciudad de México aseguró haber dirigido “una enérgica campaña de depuración del personal” que integraba los cuerpos policiales en la capital mexicana. Sostuvo que “la seguridad pública constituía un verdadero problema, pues bandas de delincuentes perfectamente organizadas […] crearon en la sociedad un estado de alarma indescriptible”.1 Esta supuesta reforma invita a estudiar el sistema policial mexicano que, con algunas salvedades, se mantuvo vigente de 1870 a 1928.

2El estudio histórico de la policía en México es todavía inacabado. A pesar de los estudios pioneros (Rohlfes 1983; Santoni 1983), fue un campo recientemente renovado por la historiografía de la criminalidad y la justicia (Speckman 2002; Piccato 2010). Sin embargo, apenas en los últimos años se ha planteado la necesidad de comprender históricamente el poder policial, para lo cual es pertinente insertar las discusiones formuladas desde otros contextos (Milliot 2008, 11). En ese sentido, este artículo se propone rendir cuenta del carácter burocrático tan definitorio de esa institución en el periodo de modernización de los cuerpos de seguridad. Burocracia y fuerza armada fueron rasgos transformadores de las policías en América Latina durante el tránsito del siglo xix al xx, proceso del cual México no fue la excepción. Así, la concepción de una policía de oficina, administrativa y técnica dedicada a investigar, identificar y archivar se complementó con otra que la definía como cuerpo armado empeñado en vigilar, arrestar sospechosos y gestionar tanto el orden urbano como la seguridad pública. Esencialmente, conviene interrogarse cómo tuvo continuidades una institución asociada con el viejo régimen. Desde luego, es el siguiente un texto sintético. No atiende un caso sino que presenta un panorama general de la policía, pues este es poco conocido fuera de la historiografía mexicanista.

  • 2 “Reglamento al que deberán sujetarse los comisarios de policía” y “División de la ciudad de México (...)

3Trazar una línea de continuidad del Porfiriato a la Posrevolución admite preguntarse si la burocratización responde a cambios en la concepción del poder policial. Después de medio siglo de ensayar una multiplicidad de cuerpos, una sola institución centralizó la policía urbana. Al finalizar el siglo XIX, las élites políticas percibieron que esta se había modernizado (Zayas 1899, 202). En vísperas del estallido de la Revolución mexicana, propios y extraños convinieron que si bien faltaba camino por delante, había un cuerpo policial numeroso, jerarquizado y territorialmente distribuido a través de una fuerza armada y burocrática (Spencer 1910, 114-118). Subordinadas a la Inspección General de Policía, las ocho comisarías – creadas en el 30 de julio de 1871 y luego ampliadas en 1891 – comandaban las gendarmerías peatonales, montadas, una policía reservada o secreta y los bomberos.2

  • 3 Esto ha sido señalado por Rohlfes (1983), Piccato (2010) y Speckman (2002).

4Por un lado, la rama estrictamente burocrática conformada por inspectores, secretarios, comisarios y su respectivo personal no sólo se ocupó de administrar la policía internamente sino de generar información y, sobre todo, establecer las condiciones de posibilidad para administrar justicia. Por el otro, la policía de tropa constituida por gendarmes peatonales, montados y secretos, en la mayor parte de sus labores debe entenderse, siguiendo a Salvatore Palidda, como una “burocracia de banqueta” (street level bureaucracy), pues en su interacción cotidiana con la población imponía multas, acordaba arreglos o consentía faltas (2011, 320). Sin embargo, el supuesto éxito de estos cuerpos respondía a persuasiones poco fieles a lo que ocurría en la práctica.3

5En suma, este artículo ofrece un bosquejo del sistema policial mexicano en décadas formativas del Estado moderno en ese país. Hacia el último tercio del siglo XIX, la policía dejó de ejercerse por una multiplicidad de cuerpos. Así, fue ejecutada por una institución centralizada encargada del orden público, la seguridad y la prevención del delito. Esencialmente, el texto estudia la conformación de la policía moderna de la ciudad de México. Para ello, se divide en cuatro partes. La primera describe de manera sucinta la organización de la policía. La segunda ofrece un acercamiento a las comisarías, mostrando la creciente importancia de las burocracias. La tercera parte va de la oficina a la calle para entender el funcionamiento cotidiano de los gendarmes. Por último, la cuarta muestra la geografía urbana intervenida por la policía.

1. Aspectos generales de la policía en la ciudad de México, 1870-1930

6Sin dejar de ser arbitrarios los cortes cronológicos, se advierten tres etapas en la historia de la policía moderna en México: uno formativo, otro de burocratización y, finalmente, el último de transformación. En la primera etapa, de 1870 a 1890, promediaron 1,115 agentes sumando burocracia y fuerzas policiales. Durante esos años apenas se redefinían las labores policiales en el marco de una lenta recuperación económica. En esa etapa debutó el general Luis Carballeda como inspector, personaje que reaparecería para sumar quince años como titular de la Inspección General de Policía. Sería un operador de la federalización de la policía al tiempo que regulador, pues durante su gestión se emitieron los reglamentos que especificaban las labores de cada ramo policial.

7La segunda etapa, de 1890 a 1920, se caracterizó por la duplicación de la burocracia y estabilización de la fuerza, tendencia que se mantuvo incluso un año después de estallar la Revolución. En ese trance fue fundamental la ley que fortaleció la figura del gobernador en 1903 en detrimento del ayuntamiento, pues la policía fue uno de los ramos que entraron plenamente bajo la tutela del gobierno federal (Rodríguez Kuri 1996, 140). Es decir, se consolidó un proceso que inició dos décadas atrás. A partir de entonces, el número de empleados tanto en las oficinas como en la fuerza policial armada incrementó, como puede verse en las Figuras 1 y 2.

Figura 1. Efectivos de policía en la ciudad de México, 1869-1931

Figura 1. Efectivos de policía en la ciudad de México, 1869-1931

Fuentes: Elaboración del autor a partir de Dublán y Lozano (1877-1910, t. x, 614-616; t. xiii-1, 845-849; t. xiii-2, 110-112; t. xxxix-2, 28-31), Reglamento de policía 1872, Decreto sobre organización de la policía, 23 de marzo de 1878: AHCM, Bandos, caja 48, exp. 27; Presupuesto general de egresos (1918, 24-27); Censo, 30 de noviembre de 1921; V Censo (1931).

Figura 2. Tendencias cuantitativas de la fuerza, burocracia y bomberos, 1869-1918

Figura 2. Tendencias cuantitativas de la fuerza, burocracia y bomberos, 1869-1918

Fuentes: véase Figura 1. Notar que el cuerpo de bomberos sólo desapareció en el presupuesto de 1918, pero reaparecería en 1921.

8La tercera etapa transcurrió de la Revolución de 1910 a la reconstrucción del Estado de 1920. Si bien durante la década de lucha armada la situación de la policía fue ambigua, ya que en sus inicios incrementó la fuerza policial de manera notoria; terminaría con una sensible reducción hacia el final de esta. El aumento inicial se explica porque durante el golpe de Estado encabezado por Victoriano Huerta que derrocó al presidente democráticamente electo, se privilegiaron las instituciones de coacción. Por su parte, una vez transcurrido el periodo más violento, conocido como la lucha de facciones, la victoria constitucionalista dio inicio a la etapa reconstructiva de la Revolución. Inicialmente la policía apenas sumó poco más efectivos de los que tuvo en sus comienzos como policía moderna, cuando se sabe que la población de la ciudad, en lugar de disminuir por efectos de la lucha armada, incrementó debido a inmigración interna. Efectivamente, el país perdió alrededor de dos millones de habitantes en diez años de guerra que generaron escasez, parálisis económica y emigración a Estados Unidos, factores que se sumaron a la elevada mortandad ocasionada por la epidemia de gripe española. A pesar de esto, la población de la ciudad de México en lugar de mermar incrementó hasta sumar aproximadamente 600,000 habitantes debido a las oleadas de personas que se desplazaron de zonas con mayor violencia a la capital del país.

9Independientemente de haber disminuido el número de efectivos de policía, la cifra se recuperó de manera vertiginosa durante los distintos regímenes posrevolucionarios hasta que se reformuló sensiblemente la administración de la capital del país. El establishment formado por lealtades con el general Álvaro Obregón, dio la estocada definitiva al ayuntamiento con base en la creación del Departamento Central en 1928 – luego denominado Departamento del Distrito Federal –. Se abolieron así los municipios de esa entidad, centralizando la administración urbana con base en delegaciones políticas. Esto supuso todavía mayor control del gobierno federal en la capital del país, amén de la liquidación de la democracia electoral en esa entidad. Sobre todo durante la década de 1920 se buscó moldear la policía con base en la hibridación, por un lado, de la policía “científica o técnica” para profesionalizar cuadros burocráticos. Esto supuso que un recudido número de agentes estudiaran en la Escuela Técnica de Policía para dedicarse a la investigación, identificación y archivística. Por el otro, se intentó imponer una estructura militar a la policía con base en una ordenanza a la manera en que se hacía con el ejército.

10En 1918 se dejó de mencionar a los bomberos en el presupuesto pero no desaparecieron. Si bien se estrechó el número de empleados en la burocracia, se amplió el sueldo del inspector, los comisarios y los altos mandos. En realidad, la merma fue drástica en las comisarías, mas no en la inspección. Esto coincidió con una densificación política del cargo. Dicho de otro modo, a partir de entonces incrementó la dependencia política que tenían los altos mandos policiales (Davis 2004, 70). En resumen, atendiendo los reglamentos, perfiles y la nómina, se advierten tres momentos: 1) uno de conformación (1872-1894; 2) otro de consolidación (1894-1910); y finalmente, 3) uno de crisis y reestructuración (1910-1928). Para atender a cabalidad los cambios en cada etapa, conviene atender, sobre todo, la conformación de la burocracia sin dejar de lado el número de la fuerza policial.

2. La burocracia policial: gestionar la información

11Inicialmente escasa, multifuncional y compacta, la burocracia policial comprendía el personal contratado en la inspección general de policía, en las comisarías y, aunque escasamente, también en la fuerza policial. Fueron tres rubros que conjuntamente comportaron un notorio dinamismo. Si en 1869 apenas eran quince empleados, dos décadas más tarde sumaban 158 y llegaron a ser 189 empleados en 1910. Es cierto que estuvo lejos de ser el sector mayoritario del personal policiaco. Sin embargo, este rubro experimentó un crecimiento de 130%. Por si fuera poco, la calidad de sus funciones estaba por encima de la cantidad de los funcionarios. Esto es, más allá de lo cuantitativo, este ramo supuso una transformación en la manera que se ejecutaría el poder policial. En tal sentido, las oficinas incrustadas en las comisarías adquirieron relevancia, generaron archivos tanto sobre el personal de la institución como de detenidos e incorporaron personal dedicado a identificación como nunca antes había ocurrido (Speckman 2001). Por encima de todo, se encargaría de las averiguaciones previas de delitos y faltas, recabaría el cobro de multas y organizaría papeles, evidencias y delegaría los documentos referidos a los distintos rubros que conformaban la policía.

Figura 3. Tendencia cuantitativa de la burocracia policial, 1869-1918

Figura 3. Tendencia cuantitativa de la burocracia policial, 1869-1918

Fuente: véase Figura 1.

12Siguiendo las etapas planteadas, las burocracias de las comisarías mermaron en 1918 y, desafortunadamente, la información de los padrones, censos y presupuestos es menos detallada en los años posteriores. De cualquier modo, los estudios sobre empleados públicos revelan que este continuó siendo un sector sumamente dinámico. A nivel nacional a partir de 1900 laboraban en la burocracia 4.5% de los habitantes, mientras que en 1930 eran 9.6% (Barbosa 2013, 125). En materia policial, el modelo de agente “técnico o científico” supuso un ensanchamiento y diversificación de los empleados. Así, las labores del personal calificado se multiplicaron, especializaron y jerarquizaron. Además de profesionistas como el abogado defensor de gendarmes y el personal médico, se emplearon telefonistas, telegrafistas, taquígrafos, fotógrafos, armeros, electricistas y mecánicos. A este personal se sumaban contadores, escribanos y archivistas.

13Acaso el más ambiguo de estos cargos fue el de inspector general, pues tendió a emanar de los círculos cercanos al presidente. Nombrado, precisamente, por el presidente o bien por representantes del poder ejecutivo como el secretario de Gobernación o el gobernador de Distrito Federal, fueron reclutados por sus méritos militares, simpatía política o incluso por parentesco o afinidad con el círculo inmediato del presidente. Pueden mencionarse a Juan B. Caamaño en la primera presidencia de Porfirio Díaz o a Ignacio Ugalde, figura cercana a Manuel González. Si al principio fueron tuxtepecanos por antonomasia quienes ocuparon el cargo, el posicionamiento de la camarilla de los “Científicos” también desempeñó un papel importante. El general Luis Carballeda, por ejemplo, fue titular durante casi quince años en dos periodos de gestión. En términos de parentesco ninguno fue tan obvio como Félix Díaz, sobrino del presidente. Incluso la Revolución acendró esta tendencia, cuando fue fundamental el bando o pertenencia a alguna camarilla: Vito Alessio Robles era allegado al presidente Francisco I. Madero. Una década más tarde, el general Roberto Cruz – preclaro en sus operaciones contra el movimiento delahuertista – fue fundamental colaborador de Plutarco Elías Calles. Es decir, recibían el cargo de inspector personas nombradas por su lealtad o cercanía con el presidente.

  • 4 Hay pocos estudios sobre la Reservada. Uno monográfico (Barrera Bassols 1996) muestra el papel de l (...)

14La proximidad con el ejecutivo no fue el único rasgo. Está claro que predominaron militares durante un periodo en el que pertenecer al ejército daba prestigio a la carrera política. De 1877 a 1928 solamente hubo siete civiles de 46 personas que desempeñaron el cargo. Debe decirse que realmente pocos tuvieron trayectorias policiales desde abajo, pues de los que fueron reconocidos estaban solamente Francisco Chávez y, posteriormente, Valente Quintana. En cambio, el segmento de comisarios generalmente fue reclutado de la policía Reservada.4 Si bien cabe aclarar que los agentes secretos o encubiertos distaban de las policías políticas posrevolucionarias, como las del Departamento Confidencial, estaban en posiciones de información clave para el Estado, incluso en casos célebres de delitos comunes, lo cual en nada significa que dejaran de informar sobre actividades consideradas sediciosas. Algunos de ellos habían sido delincuentes, como se puede leer en el siguiente documento:

  • 5 AHCM, sección Inspección General de Policía, subsección Informes y Correspondencia, caja 1, exp. 7, (...)

Hónrome informar a ud., con todo respeto, que cumpliendo con las órdenes recibidas del C. Coronel Jefe de la Inspección de Policía, procedí a practicar con todo detenimiento una minuciosa investigación a fin de comprobar si era cierto, como se afirmaba, que existían al servicio de la Policía Reservada peligrosos asesinos ex compañeros de las bandas del fatídico Tigre de Santa Julia, y del terrible Regato. Después de varias pesquisas, pude saber que presta actualmente sus servicios en dicha corporación Vidal Flores […]. Es un viejo criminal compañero de hazañas del antes mencionado Tigre de Santa Julia y prófugo de la justicia, se afilió nuevamente a la banda del Regato, y asesinó en compañía de otro individuo de la misma banda en El Carrizal, al agente Camargo, para evitar ser aprehendido se marchó a [Lagos de] Moreno en donde por la suma de $5,000 que recibiría al terminar “su trabajo”, que consistía en matar al General Elizondo o volarle la casa con dinamita, no habiendo logrado su intento por haber sido descubierto.5

15Además de estos indicios de reclutamiento de delincuentes para servir en la policía, se observa un posicionamiento salarial privilegiado con respecto a la fuerza. La nómina no sólo incrementó debido al engrosamiento del personal burocrático sino que los sueldos crecieron mucho más en términos absolutos y relativos. Si bien no distaba tanto de la oficialidad de la fuerza, esto es, comandantes y jefes, había un abismo con respecto a los gendarmes. Las tendencias cuantitativas y salariales sugieren una precarización de los agentes peatonales y montados en contraste con el acomodamiento de los altos mandos tanto burocráticos como de fuerza.

16El inspector tendió a ganar entre diez y veinte veces más que los gendarmes. Cuando Félix Díaz fue titular de esa dependencia en 1905, casi duplicó los salarios de los subalternos. Los efectos de la crisis internacional del siguiente año tal vez expliquen un congelamiento del gasto público, pero este tendió a afectar mucho más a la base que a los altos mandos. Sobre todo después de la lucha armada se verían polarizadas esas diferencias, cuando los gendarmes ganaban entre de 35 a 25 por ciento menos con respecto a 1910, mientras que los inspectores y comisarios, respectivamente, 43 y 60 por ciento más. Esto contravendría la versión que la propia policía difundía en sus publicaciones, asegurando que los gendarmes eran profesionales dignamente retribuidos.

17Ahora bien, la fuerza armada también comportaba diferencias socioeconómicas que se acentuaron. Los ingresos de la oficialía, esto es, los jefes de la gendarmería, crecieron consistentemente: inicialmente percibían de 3.28 a 4.10 pesos, pero terminarían ganando 10 pesos. En cambio, los gendarmes peatonales y montados percibían 1.50 pesos y sólo vieron un incremento importante en 1910, para volver a disminuir a sueldos sumamente raquíticos.

3. Las fuerzas policiales o la “burocracia de banqueta”

  • 6 Esta sería la versión difundida por intelectuales cercanos a Porfirio Díaz. Por ejemplo: Zayas (189 (...)

18Si el aparato burocrático fue dinámico, la fuerza policial también experimentó cambios. Una vez relegados los modelos de proximidad ejercidos por los alcaldes de barrio y luego por los jefes de cuartel desde el antiguo régimen a los primeros experimentos republicanos, los agentes uniformados quedaron a cargo de vigilar, velar por el orden público y prevenir los delitos. Desde 1826 se ensayaron diversas fórmulas de policía armada hasta constituirse como gendarmería en la década de 1870. La fuerza policial, según la élite intelectual porfiriana tuvo una transformación tremenda. El presidente fue celebrado como el “héroe de la Paz” en un país reconstruido después de una guerra intermitente desde su proceso emancipatorio hasta constituirse como nación, proceso en el que mediaron diferencias internas potenciadas por la intervención de países europeos y por Estados Unidos.6 La Policía Rural, encargada del bandidaje, supuso derroteros distintos a la Gendarmería municipal. En su primera etapa, este cuerpo se conformó de antiguos bandidos, tuvo una jurisdicción nacional pero se acantonó en las zonas consideradas conflictivas (Vanderwood 1982).

Figura 4. Tendencia cuantitativa de las fuerzas policiales, 1869-1918

Figura 4. Tendencia cuantitativa de las fuerzas policiales, 1869-1918

Fuente: véase Figura 1. La serie “Otras fuerzas” se refiere al Resguardo Municipal en 1869-1877 y a la Policía del Bosque de Chapultepec en 1918.

Tabla 1. Tasa de fuerza policial por cada 100,000 habitantes

Año

Población ciudad de México

Gendarme/100,000 habitantes

1880

250000

406

1884

300000

464

1895

329774

558

1900

344721

617

1910

471066

655

1921

615367

627

1931

1029068

398

Fuente: véase Figura 1.

  • 7 Debe decirse que a pesar de apropiarse del término “gendarmería”, en México no representaba una fue (...)

19Cuando se introdujo, la nueva fuerza sumaba poco más que el número de agentes del Resguardo Municipal, cuerpo que desapareció en 1879, resultado de un golpe contundente al ayuntamiento relativo al manejo de fuerzas policiales armadas. A partir de entonces, la gendarmería municipal estuvo subordinada al gobierno del Distrito Federal cuando los fondos para sostenerla emanarían de las arcas municipales.7 Si bien creada una vez restaurada la república después de la derrota del Segundo Imperio apoyado por Napoleón III, la gendarmería se consolidó en los años de esplendor del Porfiriato, un régimen liberal en sus formas pero autoritario, discrecional y multifacético en sus prácticas. El último tercio del siglo XIX se construyó propiamente el Estado, la economía creció debido al flujo de capital extranjero y al importante impulso de la infraestructura, particularmente en materia de comunicaciones. En esas circunstancias resulta inteligible la consolidación de las fuerzas policiales. Debe decirse que el incremento de la fuerza peatonal debe contrastarse con el crecimiento demográfico.

  • 8 Véase el apéndice estadístico de Piccato (2010, 344).
  • 9 Tal vez el mayor incremento de efectivos de policía ocurrió en Buenos Aires. En 1880 la capital arg (...)

20Para las élites políticas, fortalecer el número de efectivos de policía estaba ligado con la respuesta a la criminalidad. En 1877 fueron arrestadas 9 750 personas mientras que en 1883 la cifra se elevó a 16 374.8 Posiblemente maquilladas, las estadísticas indican que después de la reforma policial porfiriana, las aprehensiones descendieron a 5 135 dos años más tarde. Estas persuasiones eran empleadas por el régimen para fortalecer la gendarmería municipal, cuyas dimensiones no tenían precedentes en México pero eran comparables a los índices de otras ciudades de América Latina similares en tamaño. En capitales latinoamericanas se observaría tal proporción por habitante sino hasta el siglo XX. Por ejemplo, en Río de Janeiro había un policía por cada 345 habitantes en 1889; uno por cada 227 en 1893 y, finalmente, uno por cada 172 en 1907 (Bretas 1997, 45). Es decir, el incremento en las fuerzas policiales de la capital mexicana es equiparable al de otras ciudades que experimentaron crecimiento demográfico, reformas urbanas y aumento de servicios públicos.9

21Es muy probable que en 1913 se consignaron en el mismo rubro la peatonal y la montada. En ese año se pretendió retomar el orden porfiriano mediante un golpe de Estado contrarrevolucionario. La posterior inestabilidad hace que la policía capitalina esté bastante desdibujada en las fuentes censales y presupuestos. Por ejemplo, los bomberos dejaron de consignarse en el correspondiente a 1918 para reaparecer en 1921. A esto deben añadirse los continuos roces de la sociedad urbana con ejércitos que ocuparon intermitentemente la ciudad. Todo ello sugiere que la autoridad policial se debilitó.

22La falta de profesionalismo de los agentes fue uno de los lugares comunes reproducido lo mismo en discursos políticos e informes oficiales que en la opinión pública. Según estos, parte de la respuesta radicaba en los mecanismos mediante los cuales se les reclutaba. Si bien hubo modificaciones, los reglamentos prescribían que para ejercer la labor de policía los aspirantes debían ser mayores de 18 años, saber leer y escribir, probar honestidad con dos testigos, avalar a través de un certificado médico no padecer enfermedades crónicas, contagiosas ni lisiadura que impidiera libertad de movimiento así como no tener defectos físicos de aspecto “monstruoso o ridículo”. Por último, los gendarmes debían firmar un contrato que los comprometía a permanecer en la policía durante dos años (Rohlfes, 1983, 11-68).

  • 10 Archivo General de la Nación, México (en adelante AGNM), fondo Secretaría de Gobernación (en adelan (...)
  • 11 AGNM, fondo Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (en adelante TSJDF), caja 1693, exp. (...)
  • 12 AHCM, Gobierno del Distrito Federal, Secretaría General, Gendarmería a Pie, caja 87, exp. 8577, Fil (...)

23Aunque era voluntario, dicho contrato contenía cláusulas para abatir la deserción, como puede verse en documentos titulados “Filiación y contrato” celebrados por particulares y la Inspección General de Policía.10 En estos es posible leer cómo una vez admitido motu proprio, el interesado convenía que el tiempo de su “enganche” era de dos años forzosos y estaba obligado a pagar a la Caja de Ahorros y Préstamos de la Policía un depósito de 60 pesos en abonos de 25 centavos diarios. Éstos se descontaban del haber diario que percibía. En caso de abandonar el empleo antes del tiempo convenido, fuese por solicitar su baja, mala conducta o deserción, el gendarme perdía el depósito. A ello se sumaban las faltas o castigos con penas pecuniarias que podían mermar todavía más su ingreso.11 En cuanto al depósito, incrementó a 100 pesos en 1921 porque a menudo los desertores se quedaban con las armas y el uniforme, ante lo cual la inspección los denunciaba por abandono de empleo y robo a la nación. Como era complicado recuperar dichos objetos, se aumentó el fondo que descontaban.12

  • 13 Centro de Estudios en Historia de México (en adelante CEHM) – CARSO, fondo CDLIV, serie 2ª, caja 5, (...)

24Para terminar, el reclutamiento tenía reminiscencias tradicionales, como probar honorabilidad a través de testigos o vecinos. Era un mecanismo que no excluía hacer valer lazos personales y lealtades para obtener la recomendación de figuras prestigiadas. Por ejemplo, en correspondencia de funcionarios importantes, había cartas de recomendación que decían: “acordándome de la favorecida amistad con que se ha dignado distinguirme, me atrevo a recomendarle al portador para ocupar la plaza de gendarme”.13 De ese modo, el favor era uno de los vehículos para incorporarse al servicio. Otro que también evoca solidaridades personales y de clase era la prueba de honorabilidad, pues los firmantes no eran meros testigos. En ese sentido, era común hacer valer redes de parentesco e, incluso, gremiales.

  • 14 AGNM, SG, Policía urbana, gobierno del Distrito Federal, caja 162, exp. 37, Solicitudes de anticipo (...)

25En suma, reclutados de manera voluntaria, asalariados y uniformados, los gendarmes eran un grupo socioeconómicamente indistinguible de los sectores populares. En esencia declaraban haber practicado un oficio artesanal, ser inmigrantes de primera o segunda generación oriundos de territorios cercanos a la capital del país así como saber leer y escribir – este último un requisito para ser admitidos a enrolarse.14 Se decía que los gendarmes eran desempleados que tomaban el trabajo a falta de otro. La exigua vocación de servicio era observable en elevados índices de deserción. Como señala Pedro Santoni (1983, 118), “dados los frecuentes informes acerca de la mala conducta de los gendarmes […] es posible que esta institución atrajera a sus filas a los marginados […], es decir, a un grupo de personas cuya educación formal y capacidad para el servicio policiaco eran limitadas”.

26De manera paradójica, las élites consideraban que la policía era “un refugio” donde naufragaban “el artesano sin taller […]; el rústico que, por fechorías rurales emigra a la capital […]; el hijo de familia en ruptura de hogar paterno; el soldado tomado de leva […] Deformes, torcidos, mal encarados, no encuentran colocación ni en los tranvías, ni en las porterías de vecindad, otros refugios de náufragos” (Quevedo 1912, 395). Si bien la gendarmería montada, a pie, los agentes secretos y los bomberos conformaron una estructura estable, tuvieron cambios sustanciales en jerarquías, sueldos y funciones. En particular, los gendarmes fuesen peatonales o a caballo, tendieron a ser una burocracia de banqueta, pues lejos de prevenir delitos gestionaban cotidianamente los límites del desorden. En el mismo sentido, Pablo Piccato (2010, 75) advierte que los gendarmes estaban “atrapados en la contradicción de servir a un proyecto de modernización y responder a las exigencias de la población urbana de la que provenían”.

27En general, el trabajo de gendarme era masculino y quienes lo ejercían promediaban 30 años. Era inequívocamente una labor de solteros, pues 74 por ciento así se declararon. Debe tenerse cuidado con esta categoría, pues los sectores populares solían vivir en amasiato. En todo caso, la distribución por ejercicio o profesión advierte una fuerte raigambre popular, pero también algunas diferencias internas. El predominio de los artesanos y adiestrados en oficios manuales es evidente, pues 38 por ciento de los gendarmes declararon pertenecer lo mismo a gremios de larga tradición como alfareros, carpinteros, ebanistas, herreros, sastres, talabarteros o zapateros, que a oficios urbanos con variada calificación. Esta mayoría de artesanos admite pensar, por un lado, que había cierta honorabilidad asociada a poseer un oficio. Por el otro, en una fuerza policial que no exigía calificación, ser carpintero, talabartero, zapatero o sastre daba un valor añadido al agente, pensando sobre todo en escenarios como las comisarías, dispuestas de manera permanente a contratar gente que conociera un oficio.

4. La geografía policial, 1880-1928

  • 15 Aunque con antecedentes en diversos cuerpos policiales, la Inspección General de Policía fue creada (...)
  • 16 Los primeros de estos cuerpos eran todavía vecinales. Entre otros, pueden verse la disposición de (...)
  • 17 Reglamento para los celadores de policía municipal, 26 de mayo de 1848 (Islas y Bustamante 1884, vo (...)

28El diseño espacial de las demarcaciones policiales en el siglo XIX retomó en cierta medida el proyecto de cuarteles mayores elaborado a fines del periodo virreinal, redefiniéndose según el crecimiento de la urbe.15 En aquella época fue la manera de integrar barrios indígenas que se habían mantenido al margen de la “república de españoles” para así sujetar a los bandos de policía y buen gobierno una heterogeneidad de escenarios que desde entonces integraban la ciudad de México (Hernández Franyuti 1996, 124). Pocos años después de consumada la independencia, se crearon cuerpos de vigilancia cada vez más especializados en el orden, la seguridad pública y la prevención del delito.16 Los celadores debían distribuirse por pares en 32 cuarteles menores (integrados en ocho mayores), otros ocho agentes servirían en los juzgados constitucionales y otro con el carácter de cabo supervisaba que el resto hicieran cumplir los bandos de policía, aseo, seguridad y orden, tras pasar lista diario en el edificio de la diputación.17 Incluso durante el Segundo Imperio (1863-1867) no se creó la gendarmería. En ese periodo, la policía capitalina continuó distribuida en ocho cuarteles menores subdivididos proporcionalmente en tantos menores cuantos concejales debían componer el ayuntamiento bajo la supervisión de la prefectura de policía. Cada cuartel mayor tenía un comisario de policía y un cuerpo de guardia de la fuerza municipal, mientras que los edificios dedicados para tal efecto, debían situarse en lugares céntricos de cada cuartel (México 1865, t. vi, 78).

29Una vez creada la Inspección General de Policía en marzo de 1861 se mantuvo la división de ocho cuarteles. Los límites y extensión de los mismos experimentaron cambios palpables y se redefinieron en dos ocasiones debido al crecimiento de la urbe. En 1879 primero y luego en 1890 se describirían las fronteras de las ocho demarcaciones que se mantuvieron hasta 1923, año en que fueron creadas la novena y décima (Dublán y Lozano, 1877-1910, t. xx 429-430). Las oficinas debían establecerse en edificios céntricos de la demarcación. Además del inspector general y los comisarios, nombrados por el gobernador del Distrito, había un subinspector para cada manzana o lote urbano delimitado por calles. Los inspectores, subinspectores y ayudantes de acera duraban un año, debían saber leer y escribir, ser vecinos de su respectiva demarcación, ser mayores de edad, probar buena conducta, modo honesto de vivir y gozaban las exenciones previstas para los cargos concejiles.

  • 18 Hay una historiografía bastante amplia sobre la ciudad de México durante ese periodo. Véase Morales (...)

30Los antecedentes expuestos sugieren parcialmente por qué las fronteras administrativas eran poco fieles a diferencias sociales, pues se trazó siguiendo ideas de circulación, limpieza, tránsito así como el propósito de integrar artificialmente en un plano el espacio urbano. Si bien la división en ocho comisarías remite a un proyecto añejo, el crecimiento poblacional y de la traza urbana durante el último tercio del siglo XIX supuso reacomodos.18 Las nuevas colonias, producto del deslinde y fraccionamiento de terrenos a raíz de las leyes de Reforma, sumadas a la red tranviaria y a la conurbación hacia municipalidades foráneas, como Tacubaya al poniente y Tacuba al norte, hicieron evidente las insuficiencias del servicio policial. Esos fueron algunos argumentos esgrimidos para crear las demarcaciones hasta que, en 1928, se crearía el Departamento Central y las delegaciones, medida que terminaría de centralizar en el ejecutivo el gobierno de la ciudad y, en consecuencia, culminarían más de cien años de tensión entre la fórmula municipal y la centralizadora o federal. Todavía están por investigarse los efectos que tuvieron estos cambios institucionales en el Distrito Federal sobre la policía.

  • 19 Revista de policía. Órgano oficial de la Inspección General, vol. 1, núm. 4, 30 de diciembre de 192 (...)

31Recapitulando, fueron ocho las demarcaciones policiales hasta 1923, cuando la conurbación de la municipalidad de México hacia el poniente hizo necesaria la creación de la novena y décima. Según el periódico oficial de la policía, la primera demarcación – que formaba el cuadrante noreste de la ciudad – era la más extensa, poblada e insegura de la capital. Así, en la mirada policial se componía de las colonias consideradas “peligrosas”, como la Morelos y la Bolsa. De estas se decía que eran “verdaderas cortes de los milagros” y “centros de reunión de los más feroces y célebres bandidos de nuestra historia delictuosa”.19 De hecho, durante las razzias contra los ladrones, de esa demarcación procedían la mayor parte de los arrestos y deportados a la colonia penal de las Islas Marías.

  • 20 Revista de policía..., vol. 2, núm. 9, 25 de febrero de 1925, pp. 12-13. Véase Piccato (2010, 69-89 (...)

32Por su parte, la segunda demarcación era más heterogénea socialmente. Dentro de su perímetro se confundía un mundo de gente compuesto tanto por los “residentes burgueses” como por los “más humildes representantes de la gleba”. Antes de ser reorganizada la policía en 1923, promediaban una treintena de actas diarias, cifra que se redujo a nueve según datos de la comisaría, que aseguraba garantizar la seguridad por la importancia económica de esta demarcación. Había en sus límites algunas firmas con grandes capitales como la fábrica de alcoholes “La Esperanza” así como fábricas textiles como “La Guadalupe”, “San Antonio Abad” y “La Unión”. Todavía más importantes eran los mercados de La Merced, San Lucas y El Volador. Éste último era considerado fundamental, pues era el circuito comercial de artículos robados.20

  • 21 Revista de policía…, vol. 1, núm. 5, 10 de enero de 1926.

33En ese sentido también se señalaba la supuesta peligrosidad de la tercera demarcación, pues en esta se ubicaba el mercado de La Lagunilla. Por sí sólo, este polo de sociabilidades e intercambios tanto legales como ilegales requería “la atención de gran número de policías, por estar circundado de una gran cantidad de barracas, amparo de rateros y hampones.”21 Pero, si algo caracterizaba esta demarcación, era que en su perímetro estaban talleres y fábricas de muy diversa índole. Asimismo, allí se ubicaba la aduana de Santiago, donde se fiscalizaba el pulque – la bebida embriagante más consumida por los sectores populares. Además de su relevancia económica, la tercera demarcación aglutinaba los principales centro de esparcimiento: los teatros Esperanza Iris, el Lírico, el Fábregas y el Alarcón así como varias salas de cine. Por último, gestionar el orden era crucial políticamente porque tenía, entre sus edificios públicos, la Cámara de Diputados, la Secretaría de Comunicaciones y el gobierno del Distrito Federal.

  • 22 Revista de policía…, vol. 2, núm. 17, 15 julio de 1926.

34Si la tercera concentraba lo mismo mercados, fábricas y espacios de sociabilidad, de la cuarta demarcación se decía que era la “guardiana de grandes capitales” comerciales y financieros. En esta radicaban almacenes, tiendas departamentales y bancos. Por mencionar algunos establecimientos, estaban el Puerto de Veracruz, el Palacio de Hierro y el Nuevo Mundo. Figuraban igualmente bancos, casas de cambio, cámaras de comercio, casinos y los bufetes de prestigiados profesionistas. Era además extensa y poblada, pues tenía entre 115 y 120 mil habitantes a mediados de 1920.22 El edificio de la comisaría estaba en 5 de Febrero, y promediaba entre 20 y 25 actas principalmente por robo y delitos de sangre.

  • 23 Revista de policía…, vol. 3, núm. 3, 10 de diciembre de 1925.

35Al norte de la capital se encontraba la quinta demarcación. Dentro de ella estaba el mercado 2 de Abril, el Hospital de San Juan de Dios, el Panteón de San Fernando y el Jardín de Guerrero. Según los agentes técnicos que escribían en las publicaciones de policía, esta era de las menos conflictivas. Finalmente, la sexta era de las demarcaciones con mayor presencia en el imaginario de los policías, pues se encontraban allí “las más fuertes instituciones de la República”. Dentro de ella estaban el Palacio de Relaciones Exteriores, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Hospital General y el edificio principal de la Inspección General de Policía. Ese perímetro también concentraba actividades económicas destacadas, como la fábrica de cigarros El Buen Tono, los talleres generales de la Compañía de Tranvías y otras dedicadas a producir textiles. Figuraban además la compañía productora de hule El Popo, las instalaciones automotrices de Fiat, Cadillac, Buick y Packard así como las empresas petroleras El Águila y la Huasteca.23

  • 24 Revista de policía..., vol. 2, núm. 2, 20 de noviembre de 1925.

36El espacio urbano representado por la policía empleaba la dialéctica entre miedo y seguridad para estigmatizar determinados rumbos de una ciudad en pleno crecimiento. La respuesta administrativa a la expansión urbana fue crear la novena y décima demarcación (Nacif Mina 1986, 161). Consideradas como “las más aristócratas”, muy pronto se convirtieron en los bastiones de la reforma de la policía capitalina posrevolucionaria. Siguiendo los prejuicios que asociaban criminalidad con pobreza, los voceros de la inspección señalaban que eran pocas las intervenciones de los comisarios en zonas habitadas por “lo más distinguido de la ciudad”.24 A pesar de las representaciones idealizadas en las revistas, era evidente el funcionamiento anómalo en las oficinas de policía. Los informes del abogado visitador de comisarías detallan el tráfico de influencias, favores y dinero. Por ejemplo, de una inspección realizada durante la madrugada en las séptima, octava y segunda, se denunció que

  • 25 ahcm, Justicia Comisarías, vol. 2717, exp. 17, Comisarías, f. 3v (12 de agosto de 1921).

La mayoría de los comisarios están haciendo negocitos, no consignando a los detenidos que deben ser calificados por el presidente municipal o su representante, pues mediante una cuota que fluctúa entre los 3 y 10 pesos se les pone en libertad, y el dinero que debía ingresar a la Tesorería Municipal ingresa a los bolsillos de los comisarios poco escrupulosos.25

  • 26 Por ejemplo: agn, tsjdf, caja 1693, exp. 303356, ff. 1v-3v; caja 694, exp. 303356, ff. 1v-3v, ff. 1 (...)

37Ese tipo de testimonios sobre “negocitos” dentro de las comisarías no son extraños. A ras de calle tampoco era enteramente distinto, pues se denunciaba continuamente cómo los agentes inventaban infracciones para extorsionar a comerciantes o simples vecinos de la ciudad. A la organización de la policía en el territorio urbano se sumaba una movilidad basada en patrullaje. En teoría, los gendarmes se distribuían de manera homogénea y racional siguiendo un esquema de rondas para maximizar su eficiencia. Los gendarmes se repartían territorialmente según la instrucción de comisario de su demarcación. Además, se establecieron turnos durante el día y otro nocturno. Sin embargo, a menudo los gendarmes abandonaban su puesto y la deserción era bastante común. Esto puede constatarse con base en averiguaciones judiciales realizadas en contra de agentes que dejaban de reportarse en las comisarías. En tales casos, se le imputaba también robo a la nación, en razón de que se llevaban consigo el uniforme, las armas y municiones.26 Además del abandono, la mala distribución espacial se debía a que se concentraban en las comisarías, edificios públicos e, incluso, residencias de potentados.

  • 27 Oficio del gobernador del Distrito Federal, en Dublán y Lozano (1877-1910, t. xlii, 171).
  • 28 Reglamento de la policía de la ciudad de México, 15 de abril de 1872 en Dublán y Lozano (1877-1910, (...)

38Todo ello era aprovechado por la prensa para criticar los desperfectos en la distribución espacial de la policía. Había rumbos apartados que ni siquiera contaban con el servicio. En lugar de extenderlo, se prefirió, por ejemplo, prohibir en decretos la apertura de nuevos expendios de bebidas embriagantes en lugares donde el servicio de policía era escaso o nulo.27 Fuertemente cuestionado en la prensa, crónicas e impresos populares, el gendarme era un trabajo reglamentado desde el último tercio del siglo XIX. De hecho, se habían detallado los deberes y obligaciones en un reglamento que complementó el vigente hasta 1923.28 Su reclutamiento era a discreción de comisarios e inspectores. Algunas veces mediaban cartas de recomendación de funcionarios públicos, pero lo cierto es que constituían una suerte de “burocracia callejera” poco calificada para hacer cumplir los reglamentos.

39En suma, la aparente racionalización del espacio dotó, en efecto, de una estructura administrativa a la policía. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que tuvo límites. Por un lado, fueron divisiones que dependían de un pensamiento urbanístico falible por la carencia de plan y de operadores capaces de hacerlo cumplir. Por el otro, las prácticas sociales obedecían más bien a rumbos y no a criterios administrativos. Más allá de las deficiencias de la policía, el examen detallado de sus encuentros con los habitantes revela que el espacio reglamentado era continuamente objeto de negociación (Pulido Esteva 2014, 87-108).

  • 29 Detectives, 7 de noviembre de 1932, p. 12.

40Es difícil relatar la extensa variedad de prácticas policiales así como las experiencias de los uniformados. De manera arbitraria, puede mencionarse un caso que cubre diversos aspectos de la interacción de los agentes con la sociedad urbana; caso que al mismo tiempo documenta la trayectoria de un agente. Debe decirse que la movilidad basada en la experiencia fue atípica. Dentro de las excepciones estuvo Francisco Chávez, quien ascendió del servicio peatonal a la Reservada y, aunque de manera efímera, ocupó el cargo de inspector en 1914. Por un lado, este personaje fue representado como ejemplar en la policía capitalina. Por el otro, su docilidad con la prensa resultó en semblanzas, crónicas y reportajes que hicieron de Francisco o “Pancho” Chávez un emblema idealizado de la carrera policial en la ciudad de México del porfiriato a la posrevolución. Originario de San Juan de los Lagos, Jalisco, se enroló como agente número 5 de la gendarmería cuando el inspector era Luis Carballeda. “En estas condiciones llegué a México vistiendo el traje del ranchero, muy pobre y con muchas ganas de ser policía”, cargo que obtuvo en el peldaño más bajo, comisionado como gendarme de crucero en una zona céntrica de la capital.29

41Chávez recordaba que tenía “un capote ya muy usado que quién sabe cuántos habría cobijado”. Además del raído uniforme, detalló las precarias condiciones de vida que tenían los gendarmes recién llegados a la capital, que dormían en la “cuadra” de la comisaría. Sin entrenamiento formal, estos aprendían el oficio preguntando a sus compañeros y, sobre todo, en los rondines que diariamente realizaban. En estos, conversar con expendedores de bebidas embriagantes aportaba pistas sobre el llamado mundo del hampa. Gracias a este mercado de información que circulaba oralmente, Chávez consiguió “dar golpes certeros” que pronto le granjearon recompensas. Con el dinero obtenido rentó un cuarto, compró un gallo de pelea y, algo inusitado para la corta experiencia que tenía, ingresó a la Reservada. Una vez más, la suerte le sonrió por frecuentar los sitios donde podía informarse. De ahí en adelante colaboró para resolver casos importantes.

42En poco tiempo concretó de manera satisfactoria varias comisiones. El caso de “Pancho” Chávez importa menos para detallar aspectos biográficos que para apuntar cómo fue estereotipada la vida cotidiana de un gendarme. Al menos para los policías cuyas labores se desempeñaban en la calle, las estrategias para informarse dependían de la habilidad y, sobre todo, de la integración con elementos cruciales de la sociabilidad urbana, como los expendios de bebidas, plazas, mercados y lugares de esparcimiento. Es cierto que los manuales publicados ya hablaban del disfraz y la simulación para investigar, pero si las confesiones de Chávez son ciertas, estos consejos rara vez procedían de la cultura policial escrita. Por encima de las formas en que procedían los agentes, se advierte que las fuentes de saber policial eran bien diversas.

5. Conclusiones

43De 1870 a 1930 se observa la formación, consolidación y fin del modelo de Gendarmería Municipal de la ciudad de México. Con base en esta fuerza se fundó el sistema policial mexicano compuesto, igual que otros en el mundo, de un aparato burocrático llevado a cabo fundamentalmente en las comisarías, una fuerza armada acantonada y otra movible. Finalmente, este diseño institucional revela transformaciones en la concepción misma del poder policial, valorado por su capacidad coactiva, por el manejo de información y, desde luego, por la gestión de prácticas alternas.

44Este artículo apenas permite enunciar las directrices del sistema policial mexicano con base en un recuento general sobre la peculiar modernización de este servicio urbano. Se trata de un bosquejo inacabado porque de manera paralela a su composición formal, la policía mexicana incorporó la negociación como uno de sus pilares. Es bien probable que en otras latitudes se documente la corrupción, pero hacerla parte del sistema fue significativo en el caso mexicano. La policía gestionó el desorden para capitalizarlo lucrativamente con base en mecanismos que toleraron la sospecha, tortura y extorsión.

45A pesar del cuestionamiento que los regímenes posrevolucionarios realizaron al sistema policial heredado del Porfiriato, recurrieron prácticamente a las mismas fórmulas. Tal vez se hablaba de policía “técnica” en lugar de “científica”, pero salvo la creciente militarización de la fuerza, politización de las jefaturas y mantenimiento de las burocracias sugiere más continuidades que rupturas. Así, el panorama ofrecido en este texto muestra un cuadro general de la policía en la ciudad de México reconsiderando la nada prestigiada historia institucional. En la medida de lo posible, se abandonó la dimensión jurídica para centrarse en aspectos sociales. Aunque quedaron al margen aspectos culturales, queda pendiente el examen más detallado de las formas en que los policías intervenían cotidianamente el espacio urbano a través de un repertorio de prácticas que van de la vigilancia, el arresto con base en la sospecha, la sistematización de extorsiones y el uso discrecional de la violencia. Así, permanece pendiente en la agenda para investigaciones futuras el análisis de las prácticas policiales. A pesar de trabajos recientes, es necesario conocer qué efectos tuvo en la práctica el incremento de la burocracia, pues las pistas sugieren que dicho empoderamiento de los comisarios se tradujo en relaciones complejas de corrupción y negociación.

Topo da página

Bibliografia

Barbosa, Mario (2013). “Los empleados públicos, 1903-1831”, in M. Barbosa, C. Illades (eds), Los trabajadores en la ciudad de México 1860-1950. México: El Colegio de México, pp. 117-154.

Barrera Bassols, Jacinto (1996). El caso Villavicencio: violencia y poder en el Porfiriato. México: Alfaguara.

Bretas, Marcos L. (1997). Ordem na Cidade. O exercício cotidiano da autoridade policial no Rio de Janeiro: 1907-1930. Rio de Janeiro: Rocco, 1997.

Davis, Diane E. (2004). “Historia de detectives: rastreando a la policía de la capital en la historiografía política de México”, in A. R. Kuri, S. Tamayo (eds), Los primeros cien años: los próximos cien. México: Universidad Autónoma Metropolitana, pp. 69-94.

Dublán, Manuel; Lozano, José María (comps) (1877-1910). Legislación mexicana o colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República. México: Imprenta del Partido Liberal.

Emsley, Clive (1999). Gendarmes and the State in Nineteenth-Century Europe. Oxford: Oxford University Press.

Gayol, Sandra (1996). “Entre lo deseable y lo posible. Perfil de la policía de Buenos Aires en la segunda mitad del siglo xix”. Estudios Sociales, 6 (10), pp. 123-138.

Gortari, Hira de; Hernández Franyuti, Regina (eds) (1988). Memoria y encuentros: la ciudad de México y el Distrito Federal (1824-1928). México: Instituto Mora/Departamento del Distrito Federal.

Hernández Franyuti, Regina (1994). “Ideología, proyectos y urbanización en la ciudad de México, 1760-1850”, in R. H. Franyuti (ed), La ciudad de México en la primera mitad del siglo XIX, México: Instituto Mora, pp. 116-160.

Islas y Bustamante, Nicolás (1884). Colección de leyes y disposiciones gubernativas, municipales y de la policía. México: Imprenta de Irineo Paz.

México (1865). Colección de leyes, decretos y reglamentos que interinamente forman el sistema político, administrativo y judicial del Imperio. México: Andrade y Escalante.

Milliot, Vincent (2008). “Mais que font les historiens de la police?”, in Jean-Marc Berlière et al. (dir.), Métiers de police. Être policier en Europe XVIIIe-XXe siècles, Rennes, Presses Universitaires de Rennes, pp. 9-34.

Monkkonen, Klaus (2004). Police in Urban America, 1860-1920. New York: Cambridge University Press.

Morales, Dolores (2011). Ensayos urbanos. La ciudad de México en el siglo xix. México: Universidad Autónoma Metropolitana.

Nacif, Mina Jorge (1986). La policía en la historia de la ciudad de México. México: Departamento del Distrito Federal.

Piccato, Pablo (2010). Ciudad de sospechosos: crimen en la ciudad de México, 1900-1931, México: Centro de Investigaciones y Estudios en Antropología Social.

Palidda, Salvatore (2011). “La contribución de la etnografía social para los estudios sobre la policía”, in Gregorio Kaminsky, Diego Galeano (eds), Mirada (de) uniforme. Historia y crítica de la razón policial. Buenos Aires: Teseo, pp. 319-347.

Pulido Esteva, Diego (2014). ¡A su salud! Sociabilidades, libaciones y prácticas populares en la ciudad de México a principios de siglo XX. México: El Colegio de México.

Pulido Esteva, Diego (2015). “El caso Quintana: policías, periodistas y hampones en la capital mexicana de los años veinte”, in Daniel Palma Alvarado (ed), Delincuentes, policías y justicias en América Latina, siglos xix y xx. Santiago de Chile: Universidad Alberto Hurtado, pp. 312-328.

Quevedo y Zubieta, Salvador (1912). La camada: novela histórica mexicana. México: Librería de Ch. Bouret.

Rodríguez Kuri, Ariel (1996). La experiencia olvidada: el ayuntamiento de México. Política y gobierno, 1876-1912. México: El Colegio de México.

Rohlfes, Laurence J. (1983). Police and Penal Correction in Mexico City, 1876-1911: A Study of Order and Progress in Porfirian Mexico. New Orleans: Tulane University.

Santoni, Pedro (1983). “La policía de la ciudad de México durante el Porfiriato: los primeros años (1876-1884)”. Historia Mexicana, 33 (1), pp. 97-129.

Speckman, Elisa (2001). “La identificación de criminales y los sistemas ideados por Alphonse Bertillon: discursos y prácticas (Ciudad de México 1895-1910)”. Historia y Grafía, 17, pp. 99-129.

Speckman, Elisa (2002). Crimen y castigo. Legislación penal, interpretaciones de la criminalidad y administración de justicia (ciudad de México, 1872-1910). México: El Colegio de México/Universidad Nacional Autónoma de México.

Spencer, G. E. (1910). “Organization of the Police Department in the Federal District”, Overland Monthly. The Awakening of Mexico Centenary of the Republic, vol. lvi, July-December, 1910, pp. 114-118

Vanderwood, Paul J. (1981). Disorder and Progress: Bandits, Police, and Mexican Development. Lincoln: University of Nebraska.

Zayas Enríquez, Rafael de (1899). Los Estados Unidos Mexicanos. Sus progresos en veinte años de paz, 1877-1897. Estudio histórico y estadístico. New York: H. A Rost.

Topo da página

Notas

1 Archivo Histórico de la Ciudad de México (en adelante, ahcm), Comisaría de Policía, caja 2, exp. 139, Informe del General Roberto Cruz, f. 2v (3 de agosto de 1926).

2 “Reglamento al que deberán sujetarse los comisarios de policía” y “División de la ciudad de México y comprensión de las demarcaciones o inspecciones de policía”, 22 de diciembre de 1890 (Dublán y Lozano 1877-1910, t. xii, 613, y t. xx, 379-380.)

3 Esto ha sido señalado por Rohlfes (1983), Piccato (2010) y Speckman (2002).

4 Hay pocos estudios sobre la Reservada. Uno monográfico (Barrera Bassols 1996) muestra el papel de la violencia y la corrupción en este cuerpo, mientras que otro abocado a un periodo posterior, señala el papel de los periodistas y los acuerdos de impunidad de los policías con los transgresores (Pulido Esteva 2015).

5 AHCM, sección Inspección General de Policía, subsección Informes y Correspondencia, caja 1, exp. 7, Memorándum para el C. Gobernador del Distrito, México D.F., f. 3v (29 de marzo de 1922).

6 Esta sería la versión difundida por intelectuales cercanos a Porfirio Díaz. Por ejemplo: Zayas (1899, 202).

7 Debe decirse que a pesar de apropiarse del término “gendarmería”, en México no representaba una fuerza entrenada militarmente ni con jurisdicción nacional, aspectos que sí tuvo en diferentes países europeos. Véase Emsley (1999, 6, 210-215).

8 Véase el apéndice estadístico de Piccato (2010, 344).

9 Tal vez el mayor incremento de efectivos de policía ocurrió en Buenos Aires. En 1880 la capital argentina tenía 1 195, mientras que en 1914 sumaron 6 373. Véase: Gayol (1996, 128). Para el caso de Nueva York véase Monkkonen (2004, 144-146).

10 Archivo General de la Nación, México (en adelante AGNM), fondo Secretaría de Gobernación (en adelante sg), Policía urbana, gobierno del Distrito Federal, caja 161, exp. 3, Relación de informes sobre ingresos al fondo faltistas, ff 3v-4v (junio de 1883).

11 AGNM, fondo Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (en adelante TSJDF), caja 1693, exp. 303356, Averiguación por abandono de empleo, ff. 2v-7v (5 de diciembre de 1921). Este gendarme prestó su servicio durante un año y seis meses, periodo en el cual sus faltas sumaron 40 pesos.

12 AHCM, Gobierno del Distrito Federal, Secretaría General, Gendarmería a Pie, caja 87, exp. 8577, Filiación y contrato de J. Dolores Gallardo, ff. 1v-6v (21 de mayo de 1921). El depósito incrementó en 1922 de 60 a 100 pesos: Véase “Reglamento de la Caja de Ahorro de Policía” (26 de enero de 1922), Diario Oficial de la Federación (17 de julio de 1922).

13 Centro de Estudios en Historia de México (en adelante CEHM) – CARSO, fondo CDLIV, serie 2ª, caja 5, exp. 21753, Carta de Antonio Mercenario a José Yves Limantour, secretario de Hacienda, f. 1v (1º de marzo de 1901).

14 AGNM, SG, Policía urbana, gobierno del Distrito Federal, caja 162, exp. 37, Solicitudes de anticipo de sueldo o préstamos, ff. 5v (30 de noviembre de 1883). Además de esas características, la documentación muestra las precarias condiciones de vida de los gendarmes.

15 Aunque con antecedentes en diversos cuerpos policiales, la Inspección General de Policía fue creada en 1861, durante el gobierno de Benito Juárez (Islas y Bustamante 1884, 383-385). Por su parte, las comisarías se establecieron en 1872: Decreto que establece el cargo de inspector general de policía, 7 de marzo de 1861; Reglamento a que deberán sujetarse las comisarías de policía, 30 de junio de 1874: Dublán y Lozano (1877-1910, t. xii, 613-616; t. xiii, 429-436).

16 Los primeros de estos cuerpos eran todavía vecinales. Entre otros, pueden verse la disposición del 27 de febrero de 1823, sobre el alistamiento del vecindario para formar cuerpos que aseguren la tranquilidad y la seguridad públicas. El 12 de noviembre de 1835 se creó la sargentía mayor con funciones de vigilancia, y el 7 de abril de 1838 se expidió el Reglamento de policía. Véase: Gortari y Hernández Franyuti (1988, vol. 2, 409-420).

17 Reglamento para los celadores de policía municipal, 26 de mayo de 1848 (Islas y Bustamante 1884, vol. 1, 284-287).

18 Hay una historiografía bastante amplia sobre la ciudad de México durante ese periodo. Véase Morales (2011, 232-255).

19 Revista de policía. Órgano oficial de la Inspección General, vol. 1, núm. 4, 30 de diciembre de 1925. Son todavía pocos los estudios sobre las publicaciones de la policía. Estas hacían circular el saber policial y construían una identidad heroica a la institución. Véase Speckman (2002, 117-133).

20 Revista de policía..., vol. 2, núm. 9, 25 de febrero de 1925, pp. 12-13. Véase Piccato (2010, 69-89).

21 Revista de policía…, vol. 1, núm. 5, 10 de enero de 1926.

22 Revista de policía…, vol. 2, núm. 17, 15 julio de 1926.

23 Revista de policía…, vol. 3, núm. 3, 10 de diciembre de 1925.

24 Revista de policía..., vol. 2, núm. 2, 20 de noviembre de 1925.

25 ahcm, Justicia Comisarías, vol. 2717, exp. 17, Comisarías, f. 3v (12 de agosto de 1921).

26 Por ejemplo: agn, tsjdf, caja 1693, exp. 303356, ff. 1v-3v; caja 694, exp. 303356, ff. 1v-3v, ff. 1v-4v; caja 1543, exp. 276376, ff. 1v-2v (15 de agosto de 1916); 3 ff; agn, tsjdf, caja 327, exp. 57324, ff. 1v-3v. (31 de diciembre de 1904-5 de diciembre de 1921).

27 Oficio del gobernador del Distrito Federal, en Dublán y Lozano (1877-1910, t. xlii, 171).

28 Reglamento de la policía de la ciudad de México, 15 de abril de 1872 en Dublán y Lozano (1877-1910, t. xii, 172-193).

29 Detectives, 7 de noviembre de 1932, p. 12.

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Figura 1. Efectivos de policía en la ciudad de México, 1869-1931
Créditos Fuentes: Elaboración del autor a partir de Dublán y Lozano (1877-1910, t. x, 614-616; t. xiii-1, 845-849; t. xiii-2, 110-112; t. xxxix-2, 28-31), Reglamento de policía 1872, Decreto sobre organización de la policía, 23 de marzo de 1878: AHCM, Bandos, caja 48, exp. 27; Presupuesto general de egresos (1918, 24-27); Censo, 30 de noviembre de 1921; V Censo (1931).
URL http://journals.openedition.org/lerhistoria/docannexe/image/2696/img-1.jpg
Ficheiros image/jpeg, 240k
Título Figura 2. Tendencias cuantitativas de la fuerza, burocracia y bomberos, 1869-1918
Créditos Fuentes: véase Figura 1. Notar que el cuerpo de bomberos sólo desapareció en el presupuesto de 1918, pero reaparecería en 1921.
URL http://journals.openedition.org/lerhistoria/docannexe/image/2696/img-2.jpg
Ficheiros image/jpeg, 208k
Título Figura 3. Tendencia cuantitativa de la burocracia policial, 1869-1918
Créditos Fuente: véase Figura 1.
URL http://journals.openedition.org/lerhistoria/docannexe/image/2696/img-3.jpg
Ficheiros image/jpeg, 236k
Título Figura 4. Tendencia cuantitativa de las fuerzas policiales, 1869-1918
Créditos Fuente: véase Figura 1. La serie “Otras fuerzas” se refiere al Resguardo Municipal en 1869-1877 y a la Policía del Bosque de Chapultepec en 1918.
URL http://journals.openedition.org/lerhistoria/docannexe/image/2696/img-4.jpg
Ficheiros image/jpeg, 244k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

Diego Pulido Esteva, « Gendarmes, inspectores y comisarios: historia del sistema policial en la ciudad de México, 1870-1930 »Ler História, 70 | 2017, 37-58.

Referência eletrónica

Diego Pulido Esteva, « Gendarmes, inspectores y comisarios: historia del sistema policial en la ciudad de México, 1870-1930 »Ler História [Online], 70 | 2017, posto online no dia 14 setembro 2017, consultado no dia 06 junho 2020. URL: http://journals.openedition.org/lerhistoria/2696; DOI: https://doi.org/10.4000/lerhistoria.2696

Topo da página

Autor

Diego Pulido Esteva

Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

desteva.deh@inah.gob.mx

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Ler História está licenciado com uma Licença Creative Commons - Atribuição-NãoComercial 4.0 Internacional.

Topo da página
  • Logo ISCTE-IUL
  • Logo FCT
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals