Navigation – Plan du site
Miscellanées

Confrontaciones: Ayala y los poetas del 27

Confrontations : Ayala et les poètes de la Génération de 27
Confrontations: Ayala and the poets of the Generation of ‘27
Miguel Ángel García
p. 245-267

Résumés

Les relations littéraires entre Francisco Ayala et les poètes de la génération de 27 n’ont pas encore été totalement explorées. Cet article propose trois points de confrontation, à la base de l’identité lyrique de ce groupe canonique : la dialectique entre tradition et avant-garde, la dette héritée du gongorisme avec les concepts de déshumanisation et de pureté, la pratique du neopopulisme poétique qui se veut être une stylisation du folklore andalou. En tant que conscience critique toujours en éveil, Ayala questionne ces signes d’identité à partir d’une position plus attachée au programme de l’avant-garde. Alors qu’à la fin des années 1920 il remettait en question les présupposés poétiques d’auteurs espagnols du siècle dernier aussi importants que Gerardo Diego, Luis Cernuda et Federico García Lorca, il accepta plus tard le label de « Génération de 27 », tout en montrant que le destin historiographique souriait aux poètes et moins aux auteurs en prose qui, à son instar, avaient adhéré aux formes et contenus de la nouvelle littérature.

Haut de page

Texte intégral

Ayala y el canon generacional

  • 1 Soria Olmedo, 2006.
  • 2 También han analizado esta labor Pulido Tirado, 1992, y Mora Sánchez, 1992. Pulido Tirado se ocupa (...)
  • 3 Recuérdese la repercusión del cine en la narrativa juvenil de Ayala, quien no por casualidad le de (...)

1Tomo el concepto de «confrontaciones», como desde el comienzo habrá advertido el lector avisado, del título de uno de los ensayos de Francisco Ayala, cuyos encuentros y desencuentros con los llamados poetas del 27 aún no han sido suficientemente puestos de relieve, aunque son fundamentales para seguir conociendo no solo el frente estético común sino también los debates internos que caracterizaron la vanguardia española y, más en concreto, lo que desde 1924 se llamó «la joven literatura». A pesar de la cuantiosa bibliografía que ha venido generando este autor, hasta el momento solo disponemos de un trabajo, por lo demás sobresaliente, que aborda las relaciones de Ayala con la «generación del 271», si bien utiliza esta noción historiográfica en sentido lato, para designar el campo abierto por toda la juventud literaria en España. Soria Olmedo se ocupa, en efecto, de la plena inserción de Ayala en este horizonte plural, dando cuenta sobre todo de su labor crítica en la Revista de Occidente y en La Gaceta Literaria entre 1927 y 19312. Durante estos años, el joven crítico atiende no solo a las novedades literarias —en especial las relacionadas con la prosa vanguardista, española o extranjera— sino también a manifestaciones de la modernidad como el cine3. Mi intención es recortar el marco de estudio, con objeto de confrontar a Ayala no ya con los integrantes de la «joven literatura» o de la vanguardia en general, sino con los poetas del grupo del 27, y así ahondar en su diálogo crítico con ellos, hasta ahora casi descuidado.

  • 4 Véanse Soria Olmedo, 1980; Salaün, 1992; Mateo Gambarte, 1996; Anderson, 2005.
  • 5 Por elegancia, Salinas se autoexcluye de este prólogo que le pide Miss Turnbull para su antología (...)
  • 6 Guillén, 1997.
  • 7 Véanse González del Valle, 1990, p. 87; Viñas Piquer, 2004, pp. 45-49; Chicharro, 2006, p. 249.
  • 8 Chicharro, 1992, pp. 254-255.

2No puede perderse de vista que la «joven literatura», denominación en la cual se reconocían los poetas de quienes hablaré, era cosa más amplia que lo que luego acabó llamándose —y no fue la designación más afortunada por muchas razones4— generación del 27. No es este el lugar de volver sobre la discusión historiográfica de este concepto, ni mucho menos sobre los inconvenientes y desaguisados del método de las generaciones. Doy por sentado que los «Nueve o diez poetas» de los que habló Salinas en 19455, los canonizados a la postre por la horma generacional, constituyen un grupo específico, una parte, si bien central, dentro del todo o del polisistema literario de la España de los años 20 y 30 del siglo xx6. Se encuentran cohesionados por la amistad y por una estética compartida, al menos durante el «acontecimiento generacional» que constituye el tricentenario gongorino. Es a estos poetas a quienes quiero referirme ahora, aunque asumiendo el mencionado debate historiográfico sobre el rótulo de 27, que en buena parte ya se encuentra cerrado. Cuando Ayala habla de «generación del 27» —sin discutir en ningún momento la validez del engranaje generacional ni atisbar los desajustes y distorsiones que, en el análisis de la polifónica realidad literaria española de entonces, provoca la utilización de este rótulo con voluntad totalizadora o excluyente— alude a estos poetas y nada más que a ellos. Hechas estas precisiones metodológicas, mi intención es profundizar en las confrontaciones de Ayala con una serie de poetas hoy considerados canónicos, siempre bajo la convicción de que, al leerlos, el crítico literario que hubo en él, y que entendió esta actividad como un desdoblamiento de su faceta creadora y como mediación entre texto y lector7, se lee y se define a sí mismo, bien sea por correspondencia o por oposición a los demás8.

  • 9 Estas dos etiquetas son empleadas en: Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 628; Id., En qué mundo vivimo (...)

3A partir de aquí, desarrollaré la confrontación ayaliana con los poetas del 27 abordando una serie de puntos nodales: la crítica, desde la militancia vanguardista, del rappel à l’ordre que protagonizan esos poetas; la confluencia con ellos en los festejos gongorinos y en un fenómeno común a poetas y prosistas como la pureza, convergente con el concepto orteguiano de deshumanización, que sin embargo es interpretado por Ayala de distintas maneras a lo largo del tiempo, en un balanceo que oscila entre la adhesión inicial, el desapego posterior y la justificación legitimadora en última instancia; y, en fin, la vigilancia distanciada hacia los modos poéticos neopopularistas de un determinado sector del 27, el andalucista. Todos estos puntos dejan ver el concepto de vanguardia que se va haciendo Ayala desde los años 20 en adelante y, desde luego, ponen de manifiesto su pensamiento estético sobre la poesía escrita durante lo que él mismo consideró «edad de plata o segundo siglo de oro de la literatura española»9.

  • 10 Id., Tratado de sociología, p. 396.
  • 11 Ibid., pp. 400-402, 406; Soldevila Durante, 1992, pp. 42-44; Ribes Leiva, 2007, pp. 195-196.
  • 12 Ayala, Confrontaciones, p. 109.
  • 13 Hiriart, 2014, p. 49.
  • 14 Ribes Leiva, 2007, p. 197.
  • 15 Ayala, Tratado de sociología, pp. 408-409.
  • 16 Mainer, 2000, cap. «Sobre el canon de la literatura española del siglo xx», p. 237.
  • 17 Id., 1998, p. 48.
  • 18 Landeira, Pérez, 2013, cap. «Ayala y el canon» (J. Pérez), p. 29.

4Las cosas no son nada fáciles porque Ayala, al mismo tiempo que define la generación como «el eslabón sobre el que engrana el proceso histórico-social10», no sin corregir las teorías de Ortega y Gasset o Petersen acerca de las generaciones literarias11, niega su encuadramiento en el marco del 27, entendido como marbete que no solo daría cabida a los poetas aglutinados por el tercer centenario de Góngora sino también a los prosistas de la colección «Nova Novorum». En una conversación de 1968 con Amorós reconoce que, aunque se ha ocupado ampliamente del asunto de las generaciones en su Tratado de sociología, no le resulta fácil responder a la pregunta de a qué «grupo generacional» pertenece12. Las conversaciones con Hiriart abundan en la misma opinión; Ayala afirma que era demasiado joven para pertenecer a la generación del 27, a cuyas actividades se sumó como prosista, pero tampoco puede incluírsele en la generación surgida tras la guerra: «Escapo, pues, de la red generacional, como de tantas otras13». Esta paradójica voluntad de singularizarse en quien había utilizado las promociones literarias y artísticas para ejemplificar su concepto sociológico de generación —mezclando historicismo con esencialismo14, pues al fin y al cabo caracteriza toda generación por una «comunidad de espíritu» o «estilo de vida» propio15, algo que roza el Zeitgeist— ha llevado a discutir el lugar de Ayala en el canon, sobre todo porque la construcción del canon de la literatura española del siglo xx ha ido ligada a la aplicación férrea del método generacional16. Coincidiendo con la opinión del autor y dando por sentado que un canon, el establecido para el 27 sin ir más lejos, integra pero también expulsa, se ha dicho que, por su obra juvenil, tendríamos a Ayala por un integrante de la generación del 27 llegado algo tarde a la cita, aunque sería más bien un miembro madrugador de la llamada generación del 3617. A su vez, hay quien ha afirmado que Ayala quedó durante mucho tiempo excluido del canon por su condición de exiliado y por la actitud negativa del franquismo hacia los escritores del 27 y hacia el vanguardismo en general debido a cuestiones ideológicas18, aunque lo cierto es que el método generacional avanza viento en popa por entonces.

  • 19 García, 2016.
  • 20 Ayala, «Entrevista. Los intelectuales», p. 1590.
  • 21 Id., «Ramón Gómez de la Serna», p. 1369.

5Más que estas disquisiciones sobre la pertenencia de Ayala a un «grupo generacional» u otro, importa señalar que el concepto de generación, empleado hasta la saciedad por la historiografía de la literatura española del siglo xx, traza un centro y una periferia en los procesos de canonización a los que se ha referido la Teoría de los Polisistemas. El granadino es consciente de que los poetas del 27 han alcanzado el centro del canon, de suerte que los prosistas de vanguardia como él se han quedado en un círculo más periférico. De ello también fue consciente otra prosista relacionada con los «Nova Novorum», Chacel19. Aun así, Ayala da por sentada y no discute en ningún momento la aplicación del rótulo «generación del 27» a los diez poetas canónicos que han consagrado antologías —de entrada, la de grupo que Diego publica en 1932— e historias de la literatura. La confrontación con los poetas del 27 ya trasluce en esta cuestión historiográfica. En una entrevista de 1992 con Santos Juliá reitera que no sabe en qué generación puede encajar, si es que puede hacerlo en alguna, lo cual, insisto, no deja de ser paradójico en un defensor del método generacional, en alguien que salva sus deficiencias orteguianas llevándolo al terreno de la sociología. Argumenta que es más joven que el más joven de la generación del 27. Lejos en principio de cualquier consideración sociológica, esgrime el factor puramente biológico para autoexcluirse de la del 27. Pero la confrontación se sustenta en otro motivo: «Por otro lado, no he escrito poesía, verso; no me he identificado con ese grupo de grandes poetas. Así que, de veras, no encajo exactamente en ninguna generación20». No descarto que Ayala utilice aquí la estrategia de huir de la «red generacional» para diferenciarse historiográficamente, como recurso a fin de cuentas canonizador. A la postre, él mismo nos habla de la «generación unipersonal» de Gómez de la Serna, haciéndose eco del rótulo de Fernández Almagro21.

  • 22 Id., «Entrevista. Los intelectuales», p. 1590.
  • 23 Id., El tiempo y yo, p. 760.
  • 24 Id., «El nacionalismo tardío de la generación del 98», p. 1218.
  • 25 Ibid., p. 1216.

6Pese a su no identificación con los grandes poetas del 27, Ayala reconoce haber compartido con ellos, y aquí ya asoma su concepto sociológico de generación, el «clima del momento», que define como estimulante y muy optimista: «Más que sentir que todo era posible pensábamos que todo estaba ya prácticamente en marcha hacia la felicidad universal22». Las causas de este optimismo las explica en El tiempo y yo: su generación, después de un 98 crítico y nacionalista, y del novecentismo orteguiano, también nacionalista y crítico pero ya europeizado, sentía el progreso civilizatorio, se desembarazaba de un lastre de siglos y se instalaba «con alegre postura en un presente que creía libre y lanzado hacia el futuro sin inhibiciones23». La cultura española, añade, se había situado en el plano de la actualidad mundial. La generación del 98, dirá en otro lugar24, fue patéticamente nacionalista y la generación de 1914 seriamente nacionalista, mientras que la «generación de la vanguardia» supera a su manera el nacionalismo para colocarse culturalmente por encima de las fronteras, en una «modernidad europea» que, sin embargo, estaba comenzando a periclitar, como demostrarían de inmediato los acontecimientos (el ascenso de los fascismos y la Segunda Guerra Mundial). Ayala —debe hacerse notar— habla aquí de la generación de la vanguardia, no del 27, a la que de todas formas no deja de mencionar cuando insiste en que a las dos previas promociones nacionalistas vino a incorporarse «una nueva y no menos brillante generación, la conocida como “vanguardista” o, con particular referencia a la poesía lírica cuya calidad ascendió en efecto al nivel supremo de los siglos de oro, “generación de 1927”25». Puede deducirse fácilmente que inscribe a los poetas del 27 en «su» generación vanguardista, caracterizada por el optimismo modernizador y la europeización, y que los considera un grupo aparte por cultivar la lírica.

Modernidad frente a regresión

  • 26 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 135.
  • 27 Ibid., p. 133.
  • 28 Ayala, «Ramón y las cosas», p. 485; Id., «Ramón Gómez de la Serna», p. 1369; Id., «Encuentro con F (...)
  • 29 Ayala, Recuerdos y olvidos, pp. 129-132; Id., Contra el poder, pp. 637-638; Lapesa, 1988, p. 343.
  • 30 Ayala, «Lo rojo y lo azul»; Id., La retórica del periodismo, pp. 355-356; Id., Recuerdos y olvidos(...)
  • 31 Id., «Las tertulias literarias», pp. 1317-1324.

7Lo significativo es que Ayala no pugna por apropiarse del concepto prestigioso y canónico de generación del 27, que algunos críticos e historiadores recientes han extendido a prosistas, músicos o cineastas. Admite así que este rótulo, por abusivo que pueda resultar en él el uso del término «generación», ha quedado reservado únicamente a una serie de poetas canónicos. Según su planteamiento, hay una amplia generación vanguardista, en la que se inscribe, y una más reducida generación de poetas, el 27, en principio también vanguardista. La diferenciación entre vanguardia y 27 —aunque a este, lógicamente, aún no se lo conocía así— está en la raíz de las primeras confrontaciones del autor con los poetas de ese grupo. Como anota en Recuerdos y olvidos, la vanguardia constituyó para él y tantos otros «la actitud idónea para dar expresión literaria a la época que estábamos viviendo26». A su llegada a Madrid recibe «los reflejos postreros del Pentecostés ultraísta27» cuando acude a la tertulia de Cansinos Assens, y sobre todo descubre a Gómez de la Serna, cuyo vanguardismo exalta por lo que de novedad metafórica y de visión inaugural del mundo suponen las greguerías28, si bien las distintas semblanzas del animador de Pombo que irá haciendo a lo largo de los años siempre estarán marcadas por la distancia, cuando no por el rechazo personal29. Si su paisano Fernández Almagro lo introduce en la vida literaria madrileña, Jarnés hace lo propio con la tertulia de la Revista de Occidente30. De las tertulias de Pombo, Revista de Occidente o La Gaceta Literaria da cuenta, con prosa muy sugestiva, en el Almanaque de las artes y las letras para 1928 editado por el pintor García Maroto31. Las sucesivas tomas de contacto con esos núcleos intelectuales y literarios van a ir conformando el vanguardismo de Ayala.

  • 32 Id., El escritor en su siglo, p. 43.
  • 33 Para la banalización de esta fórmula en la historiografía del arte, y para una lectura ideológica (...)
  • 34 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 133.
  • 35 Id., «Dos libros de versos», p. 376.
  • 36 Id., «Poemas interdictos», p. 456.
  • 37 Id., «C. M. Arconada», p. 547.

8La nueva literatura, nos dice en El escritor en su siglo, estaba dominada por la figura sin par y señera de «Ramón» y por movimientos de vanguardia como el ultraísmo y el creacionismo, «ya a punto de desembocar, confluyendo con otras corrientes, tales la reivindicación de Góngora y un cierto tradicionalismo lírico, en la que se ha llamado generación del 2732». La confrontación deja ver, en este punto, dos actitudes distintas: la afinidad con el 27 en el gongorismo y la separación en lo referente a ese «tradicionalismo lírico» del grupo. La rehabilitación de Góngora por los jóvenes del 27 es el ejemplo perfecto de que aúnan tradición y vanguardia. No solo leen la tradición como vanguardia; también convierten, a partir de un momento determinado, la vanguardia en tradición, siguiendo la consigna de rappel à l’ordre lanzada por Cocteau en 192633. Ayala, por el contrario, se sitúa en la veta vanguardista, sin concesiones a la tradición y la vuelta al orden. Ya en 1925 reseña dos libros de poemas, Viaducto, de González-Ruano, y Bordón, de Manuel de la Peña. Con ambos poetas, que «en cierto modo formaban rancho aparte bajo la égida de Cansinos34», ha hecho particular amistad al contactar con el núcleo ultraísta. Del primer libro dice que pretende ser «grito de posguerra, rápida sucesión de imágenes entrevistas»; del segundo, que refleja «ese carácter propio de la poesía moderna, de desintegración de emociones, sustitución de las ideas por sensaciones y absoluta libertad de forma»35. Poco después, en 1927, reseña Poemas interdictos, del mexicano Maples Arce, en la Revista de Occidente. Como en el caso anterior, se muestra afecto a las formas y temáticas de la lírica de vanguardia. Maples Arce aspira a una vanguardismo plural y da cabida en sus «radiogramas líricos» a la «palpitación mecánica del mundo», a la exaltación de «los valores recién creados por la civilización material»36. Las sirenas que atraen y no engañan a los modernos navegantes de la poesía —apostilla Ayala, muy cerca del ideario futurista— son las fábricas y los puertos. De otro libro de poemas, Urbe, de Arconada, señala ya en 1928 que en sus páginas se reconoce el «fuerte estilo de actuación» que cualifica las nuevas manifestaciones literarias, y sobre todo «aliterarias», producidas en la Europa de posguerra: «Hay en Urbe un derroche de energía ávida de récords»37.

  • 38 Id., La retórica del periodismo, pp. 363-366.
  • 39 Véanse Barrera López, 1992, pp. 265-266; Soria Olmedo, 2006, p. 201; García Montero, 2009, p. 38.
  • 40 Ayala, «Luis Cernuda», p. 491.
  • 41 Ibid.
  • 42 García Montero, 2009, p. 39.

9Muy distinta en su valoración es la reseña que hace en 1927 de Perfil del aire, de Luis Cernuda, en La Gaceta Literaria. En ella comienza por resaltar el parecido, en tono y vocabulario, con la poesía de Jorge Guillén. Sabemos que José Bergamín arremetió contra la «crítica parecidista» y salió en defensa del joven poeta, a quien tanto escoció entonces y después la recepción dispensada a su primer libro. Ayala no se queda sin contestar a Bergamín «el esquinado», como lo llamará andando el tiempo38. La lectura que realiza de Perfil del aire39 es indisociable de su militancia vanguardista. Lo define como un libro mesurado, sin ninguna inquietud moderna: «Sin imaginismo múltiple. Sin el ritmo acelerado de nuestro tiempo, ni el aire del más modesto ventilador40». El contraste con el mundo vanguardista que traen los libros de González-Ruano, de la Peña, Maples Arce o Arconada es ostensible. En Cernuda solo advierte cosas de ayer, de un cierto romanticismo quebrado ya (no en balde, apunta, Juan Ramón Jiménez ha visto en el poeta sevillano un discípulo cercano, algo así como el «nieto más chico»), aunque a la vez elegancia, una distinción y una limpieza innegables: «Hay en los versos de Cernuda probidad lírica. Pureza. Modernidad, no41». Bergamín arguye que Cernuda, como Salinas, Guillén, Alonso, Aleixandre, Lorca, Alberti y Prados, no es moderno sino nuevo; Ayala replica lamentando la voluntad de vivir de lo castizo, de hacer la guerra al extranjero, de no salirse del clan que caracterizaría al Bergamín defensor del 27 y, así cabe deducirlo, a estos poetas42.

  • 43 Ayala, «El profesor inútil», p. 482; Id., «Pájaro pinto», p. 489; Id., «Paula y Paulita», p. 554; (...)
  • 44 Id., «Un cuaderno de ejercicios», p. 510.

10Si el vanguardista entusiasta que hay en Ayala, poco dispuesto a dialogar con lo tradicional, que tacha de «castizo», no descubre en Cernuda modernidad, sí que aprecia en él pureza. No debe perderse de vista que la pureza más o menos deshumanizada es entonces una consigna que no solo alcanza a los poetas del 27, y de aquí la lectura de Góngora como poeta puro, sino también a los prosistas del arte nuevo. Bastaría con referirse a las reseñas que hace Ayala por estas fechas de las novelas poemáticas de Jarnés y Espina, o del mexicano Torres Bodet43. Precisamente, cuando en 1927 se ocupa en La Gaceta Literaria de una suerte de breviario estético de Jarnés sobre la nueva prosa, Ejercicios, surge el desencuentro, por idénticos motivos de militancia vanguardista, con Gerardo Diego. Este novelista de los «Nova Novorum», indica Ayala, desarrolla una norma estética correspondiente al «espíritu de vanguardia», forjada en las trincheras, «en las avanzadas», con el enemigo a la vista. No en balde, los fragmentos que componen este libro están próximos a la «hora ultraísta»44. Jarnés da la batalla a los filisteos, a los mixtificadores, a los emboscados y a la «cuadrilla reaccionaria» ante el arte nuevo. A este propósito, Ayala se hace eco de las líneas en que el autor de Ejercicios considera la «vuelta a la estrofa» como una vuelta del vencido: «Se vuelve a la jaula cuando no se sabe qué hacer con las alas». Diego, que va a publicar poco después en su revista Carmen el célebre artículo «La vuelta a la estrofa», sin duda un manifiesto del 27, de su rappel à l’ordre, no deja de sentirse aludido por las conclusiones que de aquí extrae el reseñista. Ayala defiende el «imperativo de crear cosas nuevas», la necesidad de no quedarse otra vez a la zaga:

  • 45 Ibid., p. 511.

Jarnés no cree que se deba transigir con ninguna especie de regresión. Regresión al casticismo. Al torerismo. Al jesuitismo. Al señoritismo. A todas esas putrefacciones que reconocen como principal causa una deliciosa cursilería de espíritu45.

  • 46 Tras la muerte de Diego, Ayala recordará que su admiración por la poesía del santanderino, sobre t (...)
  • 47 Ayala, «Carta a Gerardo Diego», p. 540.
  • 48 Sobre el asunto, véanse Barrera López, 1992, pp. 270-273; Soria Olmedo, 2006, p. 198; y García Mon (...)

11La confrontación con los poetas del 27, en particular con el Diego que aúna tradición y vanguardia (vanguardia creacionista justamente, algo ignorado aquí por Ayala, que incide en el imperativo de crear cosas nuevas y en que es preciso «salvar el arte nuevo» frente al peligro representado por «esas gentes que se creen de vuelta sin estarlo», fáciles a «la incitación de cualquier vileza», en el arte como en la vida), está servida46. Estas últimas palabras llevaron a Diego a exigir, en el número inicial de su revista Lola, la hermana frívola de Carmen, una pronta rectificación. Desde las páginas de La Gaceta Literaria, Ayala satisface la demanda del santanderino entre ironías, señalando que hablaba de un peligro para el arte nuevo y no se refería a sus producciones47, sin que por ello Diego deje de insertar en los números 3-4 de Lola una oda jocosa sobre La Gaceta Literaria donde alude a Ayala el de la «fina crítica barberuela»48.

  • 49 Barrera López, 1992, p. 269.
  • 50 López Calahorro, 2008, pp. 57-58.
  • 51 Ayala, «Poema (con licencias)», pp. 575-576; García Montero, 1992, p. 356; Id., 2006, pp. 67-83. A (...)
  • 52 Barrera López, 1992, p. 268.
  • 53 Ayala, «Madrid-América. Guillermo de Torre», p. 504.
  • 54 Ibid., p. 506.

12Lo curioso es que Ayala, en compensación de la disputa con Diego y «arrepentido de mis herejías», según comunica en carta de abril de 1928 al poeta sevillano Rafael Laffón, del círculo de la revista Mediodía, acaba escribiendo un poema «clásico por definición», en liras, al modo de los que ha publicado Carmen en su número de homenaje a Fray Luis49. Este poema, que aparece en Mediodía en marzo de 1928 y que Ayala convierte en epílogo de su libro Indagación del cinema (1929) dándole el título de «Circe cinemática», mezcla la mitología clásica con la nueva mitología moderna del cine50, todo ello revestido de un erotismo velado por imágenes de cuño gongorino51. Las confidencias que hace a Laffón en esta carta dejan ver nuevas confrontaciones con los poetas del 27, que a su entender proceden sectariamente y se amparan unos en otros para «hacer política» mediante el proyecto de una antología, quizás la futura Poesía española. Antología 1915-1931 de Diego. En la primera carta que dirige a Laffón, de marzo de 1928, ya lo había considerado un poeta auténtico, de su tiempo, que no escucha «más sirenas que las de las fábricas y los transatlánticos» (recordemos su reseña de Poemas interdictos), mientras los demás «miden su temperamento por décimas» y hacen una «poesía preceptiva»52. Tales juicios se corresponden con los que el antiguo ultraísta Guillermo de Torre vierte en la entrevista que le realiza Ayala para La Gaceta Literaria antes de su partida a Buenos Aires, en agosto de 1927. El granadino presenta al secretario de esta revista bajo el imaginario vanguardista del ultraísmo y del futurismo: «Una mano sobre la máquina de escribir. En la otra, un diccionario tecnológico. Giros de máquinas53». El autor de Literaturas europeas de vanguardia critica a quienes hacen prevalecer una poesía mesurada, preceptista, canónica, muy bien avenida con la tradición, pero integradora de algunas innovaciones formales del ultraísmo sin reconocerlo. Rechazando esta «pendiente de fácil resbale academicista», Torre recuerda cómo Jarnés se burló del nuevo «sistema lírico decimal»54. Las coincidencias con la recién citada carta de Ayala a Laffón saltan a la vista.

Pureza, deshumanización, gongorismo

  • 55 Id., «Góngora en la verbena», p. 493.
  • 56 Empleamos el concepto de «poesía pura» en el mismo sentido en que lo hace Blanch, 1976, en su clás (...)
  • 57 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 188.
  • 58 Id., «Góngora en Centroeuropa», p. 478.
  • 59 Id., «Góngora en Italia», p. 545.

13A pesar de no compartir la síntesis entre tradición y vanguardia que caracteriza a los poetas del 27, Ayala participa en el homenaje gongorino con una breve prosa que ve la luz en el número conmemorativo de La Gaceta Literaria. No sin ironía, sitúa al poeta de las Soledades y del Polifemo en una barraca de verbena, en cuyo centro aparece su cabeza gorgónica, de Medusa, cortada y puesta en un plato bajo el cual se lee este cartel: «No mirar. Peligro de muerte. Convierte en piedra55». Naturalmente, es una alusión lúdica a la poesía pura, fría, petrificada y deshumanizada que los jóvenes del 27 han querido encontrar en el poeta culterano56. En las memorias del autor leemos que, durante su primer viaje a Alemania, hizo amistad con Walter Pabst, que se había doctorado con un admirable estudio sobre Góngora, «sincronizado con el centenario del poeta, que tanta importancia tuvo para mi generación literaria57». Por un momento, se produce la identificación con el acontecimiento generacional —por decirlo a lo Petersen— que reúne a los poetas del 27 y a otros representantes de «la joven literatura». Cuando reseña el libro de Pabst en la Revista de Occidente, en 1930, destaca que este estudio sobre «la espléndida, frutal, barroca poesía del cordobés» ha sido elaborado durante la conmemoración de su centenario, «uno de los más importantes acontecimientos habidos durante los últimos años en nuestra historia literaria»58. Antes, en 1928, se había hecho eco en La Gaceta Literaria del libro de Carlo Boselli sobre el retorno de Góngora, «nuestro mayor lírico», un valor palpitante de la vitalidad artística española «en que la joven literatura ha puesto su entusiasmo decidido»59. Deja caer, con todo, que en la apoteosis de fervor inusitado ofrecida a Góngora en 1927 «no todo el entusiasmo tenía una intención pura intelectualmente».

  • 60 García, 2010, pp. 150-153.
  • 61 Ayala, «Lo que ha dado 1927», p. 1325.
  • 62 Id., «Apuntes para una visión», p. 579.
  • 63 Ibid.

14Quizás se haga eco de la interpretación del centenario en clave fascista que lleva a cabo el director de La Gaceta Literaria, Giménez Caballero60. De hecho, para ilustrar en el citado Almanaque de las artes y las letras para 1928 lo que ha supuesto 1927 en la literatura española, Ayala entrevista a «Gecé», quien, entre otras cosas, destaca el centenario gongorino, que ha producido una «virulencia barroca en todos nosotros», un «centenario con misa y todo»61. Por lo demás, en la visión que de la joven literatura española presenta en la revista Síntesis de Buenos Aires, en 1928, el granadino vuelve a lamentar la práctica de una «poesía de tipo preceptista» tras el gongorismo. Nacida en la interferencia aguda de Juan Ramón Jiménez y de Valéry, es una poesía esterilizada, «hecha con regla y compás», que implica un retroceso formal y temático, ya que hay en ella una total ausencia de los motivos nuevos, de las bellas realidades recién creadas. Su lugar lo ocupan inanidades vaporosas que huirían sin un «recipiente hermético». La alusión al Diego de «La vuelta a la estrofa» y sus seguidores es de nuevo obvia. De hecho, Ayala puntualiza que «no hay que confundir la vuelta con el no haberse enterado62». Lo decisivo es que advierte en esta «modalidad anacrónica» la señal de su decadencia: «Sobre todo después del centenario de Góngora, en que la exaltación de nuestro mayor lírico fue aprovechada por algunos para ceder a gustos reaccionarios sin entregarse al burgués63». Ayala no comprende, desde su vanguardismo unilateral, que los jóvenes que han celebrado a Góngora han intentado integrar tradición y vanguardia de acuerdo con el programa constructivo, liberal y modernizador orteguiano, y lejos, por tanto, de cualquier tentación reaccionaria, aunque se haya empeñado en ella el fascismo de Giménez Caballero.

  • 64 García, 2010, pp. 177-178.
  • 65 Ayala, El escritor en su siglo, p. 49.
  • 66 Ibid. Por su parte, Mainer, 1989, p. 75, compara la disolución de la anécdota y del mundo real que (...)
  • 67 Ayala, Las plumas del fénix, p. 961.

15Los poetas del 27 leen a Góngora como poeta puro y deshumanizado, según queda dicho, y el mismo Ortega les acompaña en ello64. Ayala comparte, como prosista de vanguardia y reseñador de novedades narrativas, esta atmósfera aséptica y deshumanizada. Sin embargo, más tarde llega a hablar de la futilidad de la poesía pura, dado que la lengua, al ser instrumento de la comunicación práctica, se carga de una irremediable impureza. Recuerda que en la época de su juventud prevalecía la tendencia, iniciada en el simbolismo y llevada por la vanguardia a su último extremo, a desnudar el poema de cualquier ingrediente ajeno a su propósito artístico, eliminando de él toda «literatura», y que «no es casualidad que mi generación cumpliera la tarea de reivindicar gloriosamente a Góngora»65. El poeta del Polifemo y las Soledades reduce la apoyatura argumental a lo nimio, y sobre el hilo de esta fábula, enmarañada además con recursos semánticos, sintácticos y retóricos hasta hacerla casi indescifrable, monta «el esplendor de una pedrería deslumbrante que nos regala con el más puro goce estético66». Para nuestro autor, el resultado es de veras maravilloso, pero de alguna manera insatisfactorio. El escritor y el crítico que hay en el granadino ya se encuentran lejos de la atmósfera pura y deshumanizada que caracterizó a su generación vanguardista, como él mismo la llama. También en Las plumas del fénix señala que el juicio estético negativo sobre nuestra literatura barroca se venía prolongando desde el neoclasicismo, a través de Menéndez Pelayo y la generación del 98, para ser radicalmente alterado por la de 1927, fecha en la que los «vanguardistas» exaltan la figura de Góngora «a fin de proclamar con ánimo combativo una nueva sensibilidad», la de la deshumanización, la pureza e intrascendencia del arte, nota esta última que, como Ayala indica a continuación, descubre el propio Ortega en el gongorismo67.

  • 68 Núñez Ramos, 1992, p. 156.
  • 69 Ayala, Confrontaciones, prólogo a La cabeza del cordero (1949), p. 187.
  • 70 Ibid., p. 189.
  • 71 Ibid., p. 188.

16Este Ayala que habla de la futilidad de la poesía pura, y que pone reparos al culteranismo gongorino por atenerse a las leyes internas del lenguaje y no referirse al mundo68, es el mismo que ha hecho examen de conciencia en el tan traído y llevado prólogo a La cabeza del cordero (1949). Al mencionar en él sus relatos «deshumanizados», escritos tras entrar en contacto con los grupos de vanguardia, arremete contra el «jugueteo irresponsable», los «ejercicios de agilidad», la eutrapelia y el «poetizar florido» que constituyeron los valores literarios de más alta cotización por aquellos años y de los que «yo hube de participar también a mi manera»69. La palabra de Ortega era escuchada entonces «como un oráculo70», incluido, así lo debemos suponer, su diagnóstico de la deshumanización del arte nuevo. Aquí también se refiere a Pabst, que colaboró desde su país con un libro admirable «a nuestro combativo y vindicador centenario de Góngora71». La «nueva generación», continúa diciendo, se manifestó muy desligada de las realidades inmediatas a través de actitudes estéticas que pretendían el máximo distanciamiento respecto del ambiente social: distorsiones formales arriesgadas, extravagancias temáticas, apelación al folclore, a lo tradicional y local, revivificación de formas cultas, clásicas y barrocas. A esa generación pertenecen extremos tan dispares, asegura Ayala, como el ultraísmo y el gongorismo, que ahora, contemplados con distancia, son figuras de un mismo cuadro. Semejantes extremos encuentra en los modos poéticos del 27:

  • 72 Ibid., p. 190.

¿Cómo desconocer, por ejemplo, que el Lorca de Poeta en Nueva York es el mismo autor de Mariana Pineda, del Romancero gitano?; ¿que Alberti escribió Sobre los ángeles después de haber escrito Marinero en tierra?; ¿que Gerardo Diego llegó a dividir intencionalmente su poesía en dos estilos contradictorios72?

  • 73 Ibid.

17La «precoz y felicísima floración» de este grupo poético ya habría pasado a la historia de la literatura española y habría proseguido después en algunas «personalidades líricas muy definidas», de las que pone como ejemplo a Jorge Guillén: «Mas, para el resto de esta generación, ¡qué cementerio de promesas!»73. Ayala afirma que la prosa, sobre todo, quedó en meros experimentos, reconociendo así que se vio descolgada de la canonización alcanzada tempranamente en «manuales y antologías» por los poetas del 27.

  • 74 Ayala, Confrontaciones, «Función social de la literatura» (1964), p. 245.
  • 75 Ibid.
  • 76 Como señala Senabre, 2006, p. 360, en Ayala el crítico y el sociólogo se apoyan mutuamente, y este (...)
  • 77 Ayala, Confrontaciones, «Función social de la literatura» (1964), pp. 248-249.

18Tiempo después, en su artículo «Función social de la literatura», de 1964, la mirada hacia el arte puro y deshumanizado, intrascendente, ha cambiado por completo. Dada la atmósfera de confianza y seguridad que siguió a la Primera Guerra Mundial, la literatura pudo avanzar en la dirección de «la pura gratuidad estética, que venía marcada desde el siglo anterior y había de culminar en lo que Ortega describió como deshumanización del arte —sin preconizarla74». La literatura, arguye, no tenía que cargarse de intenciones ajenas —políticas, sociales, económicas— porque cada una de estas disponía de su vehículo idóneo en la sociedad: «El arte no debía ser sino arte; y el literario, como los demás, aspirar a la pureza75». Aun así, aclara que la literatura deshumanizada de preguerra respondió en su día a un «claro sentido social», acorde con las condiciones históricas y culturales del momento, las de una España que se modernizaba y europeizaba76, y no cree atribuible a la sola casualidad —por cuanto la literatura se orientaba hacia fines puramente estéticos— el «neto predominio de los líricos en la generación “deshumanizada”», hasta el punto de que la magnitud y el número de estos poetas excelentes no pudo sino oscurecer por comparación a los prosistas77.

  • 78 Ibid., p. 249. En esta misma línea, Cózar, 1998, p. 42, cuestiona la falta de compromiso, el carác (...)
  • 79 No es extraño, entonces, que la crítica (Mainer, 2001, p. 248; Cózar, 1995, p. 41) haya relativiza (...)

19Como vemos, Ayala no dejó de confrontarse más de una vez, desde el punto de vista de la fortuna historiográfica, con los poetas del 27. Se suma incluso, lo acabamos de comprobar, al acto central del grupo, la vindicación gongorina. Llama la atención, en cualquier caso, su balanceo en la interpretación de la pureza, de la deshumanización y la gratuidad estética que caracterizaron a la «joven literatura», tanto a los líricos gongorinos como a los «Nova Novorum» a cuyo círculo pertenece. Si condena la futilidad de la poesía pura que abandera Góngora en 1927, si ya necesariamente rehumanizado por la presión de los sucesos históricos se reprocha la intrascendencia de sus relatos deshumanizados, también asigna una función social al arte nuevo y acaba postulando que, por debajo de aquella despreocupación juvenil con su proclividad frívola, estaba la «esencial condición humana», a la que el poeta alcanza por cualquier camino, «¡y tanto más conmovedoramente, a veces, cuando sigue el de un jugueteo al parecer desprovisto de trascendencia78!». Puede decirse que así cierra la herida que él mismo había abierto en el prólogo a La cabeza del cordero, legitimando su producción vanguardista y alejándola de todas las connotaciones negativas que habían comenzado a almacenar, en unas nuevas coordenadas sociales e históricas, los conceptos de «deshumanización» y pureza79.

Un andalucismo difícil

  • 80 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 121.
  • 81 «España viene a identificarse con la Andalucía pintoresca» (Id., «Sobre el concepto de España», p. (...)
  • 82 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 619.

20La atención del 27 al folclore, a lo tradicional y a lo local, que, como hemos visto, no pasa inadvertida a Ayala en el prólogo citado, constituye la última confrontación con estos poetas en la que quiero detenerme, aunque sea con brevedad. Cuando alude a sus primeras publicaciones, en concreto a un artículo de 1923 sobre la pintura de Julio Romero de Torres, se reconoce víctima de «la desorientada ideología sentimental del españolismo andalucista postromántico, cuajado en un folclore de legitimidad dudosa80». No obstante, admite que el popularismo andaluz había de dignificarse enseguida en la poesía de García Lorca, aunque para recaer a través de sus imitadores en los extremos más estomagantes. Señala a la vez que la pintura de Romero de Torres, que se correspondía con la preocupación dominante de las entonces vigentes generaciones del 98 y novecentista (la búsqueda de nuestro Volkgeist, del alma española, y en este caso del alma andaluza, por la que también se pregunta el Ortega de Teoría de Andalucía), comenzaba a ser mirada de soslayo con la llegada del vanguardismo literario, aunque al fin y al cabo el andalucismo, «alcaloide del españolismo y colmo de lo castizo81», iba a tener valedores muy respetables, como el Lorca que presta al gitanismo «la coartada de su imaginería vanguardista82».

  • 83 Id., «Un drama de García Lorca», p. 495.
  • 84 Navarro Durán, 2006, p. 400, pone de relieve la semejanza de algunas imágenes de las prosas vangua (...)
  • 85 Ayala, «Mariana Pineda», p. 526.
  • 86 Todavía destacará, muchos años después, el tono lúdico, propio de la vanguardia, con el que Lorca (...)

21Había adelantado la misma idea en julio de 1927, en La Gaceta Literaria, al comentar el estreno de Mariana Pineda, que define como un «cartel nuevo, deshumanizante». Lorca ha cantado la historia trágica de Mariana y le ha rodeado su espléndida garganta «con un collar de imágenes nuevas83». En octubre de ese mismo año vuelve sobre esta obra insistiendo en el temblor puro que se descubre en las imágenes84. El romanticismo de la historia está filtrado a través de los «cristales fríos» del arte deshumanizado. La obra comienza «folclóricamente» con el romance popular sobre la heroína, cantado tras un cartel de Dalí maravilloso de sobriedad, equilibrio y transparencia, que contrasta con la «interpretación realista —humanización indebida—» de Margarita Xirgu. Ayala subraya un hecho insólito: un autor joven de vanguardia ovacionado por un público teatral85. Como podrá comprobarse, su lectura de Lorca acentúa los aspectos deshumanizados y vanguardistas, de arte nuevo, que neutralizan el folclorismo y el romanticismo del poeta granadino86.

  • 87 Id., «Basterra el granviario», p. 530.
  • 88 Véase Barrera López, 1992, p. 268.
  • 89 Ayala, «Guía de jardines», p. 395.

22Poco después, en noviembre de 1927, entrevista a Ramón de Basterra, quien habla de Lorca y lo considera «representativo del Sur», de una tierra, Andalucía, donde no hay que hacer el arte, porque está hecho y no requiere tanto esfuerzo. Incluso, el poeta vasco plantea una dualidad entre el Norte (adhesión al ideal europeo, a la acción y a las fuerzas nuevas) y el Sur (rezagado, exquisito y rural), no sin pedir disculpas al entrevistador, que es andaluz. Este responde que su andalucismo es tan difícil que puede haberle colocado en una situación paradójica: «No le niego razón, Basterra. Siga87». El Sur, «adamasquinado de gongorismo», continúa diciendo el poeta vasco, da un canto de postrimerías delicado y bello, con lo cual gana el Norte. Aunque Ayala le pregunta si no encuentra «aportaciones de modernidad» en algunos poetas andaluces como el mismo Lorca, Basterra ya ha dejado sentada su opinión al afirmar, desde su ideario fuerte nietzscheano, que Mariana Pineda le produce el efecto de una «deposición de golondrina», cuando hay que pedir que en el teatro lírico español «depongan los toros». Pese a la protesta de Ayala ante tal consideración, lo cierto es que su vanguardismo le hace marcar distancias tanto con el tradicionalismo, ya vistas, como con el folclorismo o el andalucismo estilizado del 27 (el «idealismo andaluz» que exalta Bergamín al defender a Cernuda de la «crítica parecidista»). Pensemos también en la citada carta de marzo de 1928 a Laffón, donde se lee que no hay motivo para que Sevilla cree «poesía provinciana de almanaque» y mucho menos para que quieran darla como producto de la exquisitez andaluza, en lo que parece una crítica a los modos neopopularistas de poetas de Mediodía como Collantes y Romero Murube88. Por otro lado, al ocuparse en 1929, en Alfar, de un libro de Rogelio Buendía, Ayala relaciona la reciente floración lírica andaluza con «la evidente oscilación Norte-Sur del péndulo espiritual de la Península»: hoy, en España, y ello es una verdad incuestionable en poesía, «puede considerarse y se considera sonada la hora andaluza»89, idea que hace pensar en el Ortega de la Teoría de Andalucía.

  • 90 Id., «Apuntes para una visión de la joven literatura española».
  • 91 Ibid., p. 578.
  • 92 A Domenchina lo presenta en 1933 como una conciencia poética individual, en la que es difícil hall (...)
  • 93 Id., «Apuntes para una visión de la joven literatura española», p. 578.

23De igual manera, en su artículo ya mencionado para la revista Síntesis90, señala que la situación reflejada en el libro de Torre, Literaturas europeas de vanguardia, no ha persistido con los caracteres de un organismo en natural proceso de crecimiento. En sus páginas figuraba como anotación marginal García Lorca, que ha sido centro de un núcleo posterior de poesía, adscrita a las formas populares, aunque sujetas en este lírico a «la divina gracia» de la imagen libre, difícil, «según el nuevo espíritu»91. Lorca se ha convertido así en el indudable tronco de una exuberante poesía andaluza, cargada de frutos, pero también de hojarasca. Ha impuesto sus temas y sobre todo sus maneras, seguidas por unos cuantos discípulos, de los que Alberti es el más aventajado92. Ayala reconoce que a este grupo se debe lo mejor que ha producido la España joven en poesía lírica, si bien se mueve «en distinta dirección» a sus compañeros prosistas93. No deja de ver en ese grupo, que no es ya el andalucista sino todo el 27, «uno de los más altos valores europeos del momento», aunque, como ha dado a entender, tanto su folclorismo como su tradicionalismo detienen el natural crecimiento de la literatura vanguardista española.

24Puede concluirse que las confrontaciones de Ayala con los poetas del 27 apuntan a la identidad misma de este grupo como segunda vanguardia en España. Lejos de la agresividad experimental e ideológica de ciertos ismos europeos y de su celebración de la ruptura, el 27 protagoniza un meditado regreso al orden y vuelve sus ojos a la tradición, ya sea culta (Góngora) o popular (el andalucismo estilizado), dentro de un proyecto cultural modernizador que lo lleva a aceptar el concepto orteguiano de deshumanización, ligándolo a la pureza y la gratuidad del arte nuevo y asignándole un concreto sentido social. Ayala se suma a este proyecto general de la «generación deshumanizada», como él mismo la llama, aunque sus encuentros y desencuentros coetáneos con el grupo poético del 27 están determinados por una adhesión menos flexible al ideario y las formas de la vanguardia.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas de las Obras completas de Francisco Ayala

OC II = Ayala, Francisco, Obras completas II. Autobiografía(s), ed. de Carolyn Richmond, pról. de Luis García Montero, Barcelona, Círculo de Lectores – Galaxia Gutenberg, 2010.

OC III = Ayala, Francisco, Obras completas III. Estudios literarios, ed. de Carolyn Richmond, pról. de Ricardo Senabre, Barcelona, Círculo de Lectores – Galaxia Gutenberg, 2007.

OC IV = Ayala, Francisco, Obras completas IV. Sociología y ciencias sociales, ed. de Carolyn Richmond, pról. de Salvador Giner, Barcelona, Círculo de Lectores – Galaxia Gutenberg, 2008.

OC VI = Ayala, Francisco, Obras completas VI. De vuelta en casa (Colaboraciones en prensa 1976-2005), ed. de Carolyn Richmond, pról. de Santos Juliá, Barcelona, Círculo de Lectores – Galaxia Gutenberg, 2013.

OC VII = Ayala, Francisco, Obras completas VII. Confrontaciones y otros escritos (1923-2006), ed. Carolyn Richmond, pról. de José-Carlos Mainer, Barcelona, Círculo de Lectores – Galaxia Gutenberg, 2014.

Fuentes

Ayala, Francisco, «Apuntes para una visión de la joven literatura española» [1928], en OC VII, pp. 576-581.

Ayala, Francisco, «Apuntes sobre un poeta» [1933], en OC VII, pp. 691-692.

Ayala, Francisco, «Basterra el granviario» [1927], en OC VII, pp. 528-530.

Ayala, Francisco, «C. M. Arconada: Urbe» [1928], en OC VII, pp. 547-549.

Ayala, Francisco, «Carta a Gerardo Diego» [1928], en OC VII, pp. 540-541.

Ayala, Francisco, Confrontaciones [1972], en OC VII, pp. 65-350.

Ayala, Francisco, Contra el poder y otros ensayos [1992], en OC VI, pp. 575-755.

Ayala, Francisco, «Los desdichados, los dichosos poetas» [1994], en OC VI, pp. 1040-1044.

Ayala, Francisco, «Dos libros de versos» [1925], en OC VII, pp. 376-377.

Ayala, Francisco, «El profesor inútil, de B. Jarnés» [reseña, 1927], en OC VII, pp. 481-484.

Ayala, Francisco, «Encuentro con Francisco Ayala, por Ángel García Galiano» [1996], en OC VII, pp. 1627-1649.

Ayala, Francisco, «Entrevista. Los intelectuales y la política, por Santos Juliá» [1992], en OC VII, pp. 1588-1606.

Ayala, Francisco, El escritor en su siglo [1990], en OC III, pp. 37-455.

Ayala, Francisco, En qué mundo vivimos [1996], en OC VI, pp. 757-837.

Ayala, Francisco, «Gerardo Diego» [1988], en OC VII, pp. 1191-1193.

Ayala, Francisco, «Góngora en Centroeuropa» [1930], en OC VII, pp. 477-480.

Ayala, Francisco, «Góngora en Italia» [1928], en OC VII, p. 545.

Ayala, Francisco, «Góngora en la verbena» [1927], en OC VII, pp. 492-493.

Ayala, Francisco, «Guía de jardines, de Rogelio Buendía» [1929], en OC VII, pp. 395-396.

Ayala, Francisco, «Las tertulias literarias» [1928], en OC VII, pp. 1317-1324.

Ayala, Francisco, «Lo que ha dado 1927. Y lo que se espera de 1928» [1928], en OC VII, pp. 1325-1334.

Ayala, Francisco, «Luis Cernuda: Perfil del aire» [1927], en OC VII, pp. 491-492.

Ayala, Francisco, «Madrid-América. Guillermo de Torre» [1927], en OC VII, pp. 503-508.

Ayala, Francisco, «Margarita de niebla, de J. Torres Bodet» [reseña, 1927], en OC III, pp. 1461-1464.

Ayala, Francisco, «Mariana Pineda, de F. García Lorca» [reseña, 1927], en OC VII, pp. 525-526.

Ayala, Francisco, «El nacionalismo tardío de la generación del 98» [1997], en OC VII, pp. 1210-1218.

Ayala, Francisco, «Pájaro pinto, de A. Espina» [reseña, 1927], en OC VII, pp. 488-490.

Ayala, Francisco, «Paula y Paulita, de B. Jarnés» [reseña, 1929], en OC VII, pp. 552-554.

Ayala, Francisco, Las plumas del fénix [1989], en OC III, pp. 459-1071.

Ayala, Francisco, «Poema (con licencias)» [1928], en OC VII, pp. 575-576.

Ayala, Francisco, «Poemas interdictos, de M. Maples Arce» [reseña, 1927], en OC VII, pp. 456-458.

Ayala, Francisco, «Ramón Gómez de la Serna» [1992], en OC VII, pp. 1367-1377.

Ayala, Francisco, «Ramón y las cosas» [1927], en OC VII, pp. 484-488.

Ayala, Francisco, La retórica del periodismo y otras retóricas [1985], en OC VI, pp. 285-394.

Ayala, Francisco, «Lo rojo y lo azul, de B. Jarnés» [prólogo, 1980], en OC VII, pp. 1470-1475.

Ayala, Francisco, Recuerdos y olvidos (1906-2006) [2006], en OC II, pp. 47-707.

Ayala, Francisco, «Sobre el concepto de España», en Manuel Ángel Vázquez Medel (ed.), El universo plural de Francisco Ayala, Sevilla, Alfar, 1995, pp. 93-100.

Ayala, Francisco, El tiempo y yo, o el mundo a la espalda [1992], en OC II, pp. 711-939.

Ayala, Francisco, Tratado de sociología [1957], en OC IV, pp. 39-864.

Ayala, Francisco, «Un cuaderno de ejercicios» [1927], en OC VII, pp. 510-512.

Ayala, Francisco, «Un drama de García Lorca. Mariana Pineda» [1927], en OC VII, pp. 494-496.

Ayala, Francisco, «Un esplendor final» [1997], en OC VI, pp. 1074-1077.

Bibliografía

Anderson, Andrew A. (2005), El Veintisiete en tela de juicio, Madrid, Gredos.

Barrera López, José María (1992), «Teoría y crítica en las memorias de Francisco Ayala (desde su relación con el sur literario)», en Antonio Sánchez Trigueros, Antonio Chicharro (eds.), Francisco Ayala, teórico y crítico literario, Granada, Diputación de Granada, pp. 265-274.

Blanch, Antonio (1976), La poesía pura española. Conexiones con la cultura francesa, Madrid, Gredos.

Carmona, Eugenio (1995), «El “arte nuevo” y el “retorno al orden”, 1918-1926», en Jaime Brihuega, Concha Lomba (eds.), La Sociedad de Artistas Ibéricos y el arte español de 1925, Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, pp. 47-58.

Carmona, Eugenio (1997), «Los años del arte nuevo. La generación del 27 y las artes plásticas», en Cristóbal Cuevas (ed.), El universo creador del 27. Literatura, pintura, música y cine, Málaga, Publicaciones del Congreso de Literatura Española Contemporánea, pp. 85-111.

Chicharro, Antonio (1992), «Francisco Ayala, crítico y crítico de la crítica», en Antonio Sánchez Trigueros, Antonio Chicharro (eds.), Francisco Ayala, teórico y crítico literario, Granada, Diputación de Granada, pp. 253-264.

Chicharro, Antonio (2006), «De palabras como plumas (una aproximación a la teoría y la crítica literaria de Francisco Ayala)», en Luis García Montero (ed.), Francisco Ayala. De mis pasos en la tierra, Málaga, Junta de Andalucía, pp. 245-263.

Cózar, Rafael de (1995), «Francisco Ayala: de la vanguardia a la permanente actualidad», en Manuel Ángel Vázquez Medel (ed.), El universo plural de Francisco Ayala, Sevilla, Alfar, pp. 31-50.

Cózar, Rafael de (1998), «Los inicios vanguardistas de Francisco Ayala: Cazador en el alba y El boxeador y un ángel», en Manuel Ángel Vázquez Medel (ed.), Francisco Ayala y las vanguardias, Sevilla, Alfar, pp. 33-44.

Crispin, John (2002), La estética de las generaciones de 1925, Valencia, Pre-Textos – Vanderbilt University.

García, Miguel Ángel (2001), El Veintisiete en vanguardia, Valencia, Pre-Textos.

García, Miguel Ángel (2010), «Tres siglos después de Góngora. Hacia la pura existencia estética», en Antonio Jiménez Millán, Andrés Soria Olmedo (eds.), Rumor renacentista. El Veintisiete, Málaga, Centro Cultural Generación del 27, pp. 131-202.

García, Miguel Ángel (2016), «Holzwege. La construcción historiográfica del 27 en los artículos de Rosa Chacel», Iberoromania, 83, pp. 3-15.

García Montero, Luis (1992), «Francisco Ayala, poesía y cine», en Antonio Sánchez Trigueros, Antonio Chicharro (eds.), Francisco Ayala, teórico y crítico literario, Granada, Diputación de Granada, pp. 347-358.

García Montero, Luis (1995), «El cine y la mirada moderna», en Manuel Ángel Vázquez Medel (ed.), El universo plural de Francisco Ayala, Sevilla, Alfar, pp. 51-67.

García Montero, Luis (2006), Francisco Ayala y el cine, Madrid, Visor.

García Montero, Luis (2009), Francisco Ayala. El escritor en su siglo, Granada, Diputación de Granada.

González del Valle, Luis T. (1990), «Conversación con Francisco Ayala», Letras Peninsulares, 3 (1), pp. 85-93.

Guillén, Claudio (1997), «Usos y abusos del 27 (Recuerdos de aquella generación)», Revista de Occidente, 191, pp. 126-151.

Hiriart, Rosario (2014), Conversaciones con Francisco Ayala, Granada, Fundación Francisco Ayala.

Landeira, Ricardo, Pérez, Janet (2013), Francisco Ayala in memoriam, Málaga, E.d.a. Libros.

Lantenois, Annick (1995), «Analyse critique d’une formule : “retour à l’ordre”», Vingtième Siècle, 45 (1), pp. 40-53.

Lapesa, Rafael (1988), De Ayala a Ayala. Estudios literarios y estilísticos, Madrid, Istmo.

Linares, Francisco (2001), «Consideraciones sobre la crítica literaria de Francisco Ayala: la crítica de la poesía», en Antonio Sánchez Trigueros, Manuel Ángel Vázquez Medel (eds.), Francisco Ayala, escritor universal, Sevilla, Alfar, pp. 79-87.

López Calahorro, Inmaculada (2008), Francisco Ayala y el mundo clásico, Granada, EUG.

Mainer, José-Carlos (1989), «La prosa de vanguardia», en Francisco Ayala. Premio Nacional de las Letras Españolas 1988, Barcelona, Anthropos, pp. 67-80.

Mainer, José-Carlos (1998), «La imaginación moral de Francisco Ayala», en Manuel Ángel Vázquez Medel (ed.), Francisco Ayala: el escritor en su siglo, Sevilla, Alfar, pp. 47-62.

Mainer, José-Carlos (2000), Historia, literatura, sociedad (y una coda española), Madrid, Biblioteca Nueva.

Mainer, José-Carlos (2001), «Francisco Ayala en sus prólogos: retratos y avisos», en Jean-François Botrel et alii (coords.), Prosa y poesía. Homenaje a Gonzalo Sobejano, Madrid, Gredos, pp. 241-254.

Mateo Gambarte, Eduardo (1996), «¿La ficción del 27 o generación del 27 S. A.?», en Id., El concepto de generación literaria, Madrid, Síntesis, pp. 165-178.

Mora Sánchez, Miguel Ángel (1992), «La crítica de Ayala a la novela española de vanguardia: algunas reseñas publicadas en la Revista de Occidente y La Gaceta Literaria», en Antonio Sánchez Trigueros, Antonio Chicharro (eds.), Francisco Ayala, teórico y crítico literario, Granada, Diputación de Granada, pp. 229-237.

Navarro Durán, Rosa (2006), «Las prosas vanguardistas de Francisco Ayala: una ventana abierta a la belleza y el ingenio», en Susana Martínez-Garrido (coord.), Francisco Ayala. El escritor en su siglo, Madrid, SECC, pp. 393-404.

Núñez Ramos, Rafael (1992), «La teoría de la poesía de Francisco Ayala», en Antonio Sánchez Trigueros, Antonio Chicharro (eds.), Francisco Ayala, teórico y crítico literario, Granada, Diputación de Granada, pp. 155-166.

Pulido Tirado, Genara (1992), «La etapa crítico-literaria de Francisco Ayala en la Revista de Occidente (1927-1930)», en Antonio Sánchez Trigueros, Antonio Chicharro (eds.), Francisco Ayala, teórico y crítico literario, Granada, Diputación de Granada, pp. 215-227.

Ribes Leiva, Alberto J. (2007), Paisajes del siglo xx: sociología y literatura en Francisco Ayala, Madrid, Biblioteca Nueva.

Richmond, Carolyn (1995), «Un espejo trizado: la fragmentada unidad de la obra ayaliana», en Manuel Ángel Vázquez Medel (ed.), El universo plural de Francisco Ayala, Sevilla, Alfar, pp. 23-30.

Ródenas de Moya, Domingo (2010), «La prosa de la joven literatura», en Antonio Jiménez Millán, Andrés Soria Olmedo (eds.), Rumor renacentista. El Veintisiete, Málaga, Centro Cultural Generación del 27, pp. 477-490.

Salaün, Serge (1992), «La “génération de 1927” : une appellation mal contrôlée», en Serge Salaün, Carlos Serrano (eds.), Histoire de la littérature espagnole contemporaine, Tours, Presses de la Sorbonne Nouvelle, pp. 107-117.

Salinas, Pedro (2007), «Nueve o diez poetas», en Id., Obras completas II. Ensayos completos, ed. de Andrés Soria Olmedo y Enric Bou, Madrid, Cátedra, pp. 1296-1308.

Senabre, Ricardo (2006), «La crítica literaria de Francisco Ayala», en Susana Martínez-Garrido (coord.), Francisco Ayala. El escritor en su siglo, Madrid, SECC, pp. 359-368.

Silver, Kenneth E. (2011), «Un yo más perdurable», en Id. (ed.), Caos & clasicismo. Arte en Francia, Italia y Alemania, 1918-1936, Bilbao, Museo Guggenheim, pp. 15-51.

Soldevila Durante, Ignacio (1992), «La contribución de Francisco Ayala al método histórico de las generaciones», Anthropos, 139, pp. 41-47.

Soria Olmedo, Andrés (1980), «¿Generación del 27? (Persecución de un tópico)», en Lecturas del 27, Granada, Universidad de Granada, pp. 83-97.

Soria Olmedo, Andrés (2006), «Francisco Ayala y la generación del Veintisiete», en Luis García Montero (ed.), Francisco Ayala. De mis pasos en la tierra, Málaga, Junta de Andalucía, pp. 193-216.

Vázquez Medel, Manuel Ángel (2006), «Francisco Ayala y Andalucía», en Luis García Montero (ed.), Francisco Ayala. De mis pasos en la tierra, Málaga, Junta de Andalucía, pp. 179-191.

Viñas Piquer, David (2004), «Francisco Ayala o la teoría literaria en “román paladino”», en Antonio Sánchez Trigueros y Manuel Ángel Vázquez Medel (eds.), El tiempo y yo. Encuentro con Francisco Ayala y su obra, Sevilla, Alfar, pp. 43-51.

Haut de page

Notes

1 Soria Olmedo, 2006.

2 También han analizado esta labor Pulido Tirado, 1992, y Mora Sánchez, 1992. Pulido Tirado se ocupa de las colaboraciones críticas de Ayala en la Revista de Occidente sobre poesía, novela y cine, y llega a la siguiente conclusión: «En definitiva, la crítica de Ayala en la Revista de Occidente desde 1927 a 1930 se mantiene dentro de la órbita vanguardista pero se aparta de la ortodoxia orteguiana a la vez que mantiene una actitud abierta hacia la ola humanizadora que sucede a la vanguardia esteticista y deshumanizada» (p. 224). Por su parte, Mora Sánchez se detiene, sin dejar de aludir tampoco a las teorías de Ortega (pp. 231-233), en la atención crítica que presta Ayala, tanto en la Revista de Occidente como en La Gaceta Literaria, a la novela española de vanguardia, en concreto a autores como Gómez de la Serna, Jarnés y Espina. Esta labor crítica evidencia la inmersión del autor en el horizonte de la nueva prosa, la de la llamada «joven literatura» (Ródenas de Moya, 2010), que toma como maestros inmediatos a Gómez de la Serna y Miró, y también a Valle-Inclán y Juan Ramón Jiménez, como señala Juan Chabás en «Los prosistas y los poetas de las nuevas tendencias literarias», la conferencia que lee en el Ateneo de Sevilla durante los actos del célebre homenaje a Góngora (García, 2010, p. 157).

3 Recuérdese la repercusión del cine en la narrativa juvenil de Ayala, quien no por casualidad le dedica un ensayo en 1929. Véanse García Montero, 1995 e Id., 2006.

4 Véanse Soria Olmedo, 1980; Salaün, 1992; Mateo Gambarte, 1996; Anderson, 2005.

5 Por elegancia, Salinas se autoexcluye de este prólogo que le pide Miss Turnbull para su antología Contemporary Spanish Poetry, como él mismo aclara (Salinas, 2007, p. 1296). Ayala indica que a Salinas «se lo encasilla» en la generación del 27 (Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 412) y lo sitúa entre los «poetas profesores» a los que con malignidad se refirió Juan Ramón Jiménez (Id., El tiempo y yo, p. 751; Id., La retórica del periodismo, p. 366).

6 Guillén, 1997.

7 Véanse González del Valle, 1990, p. 87; Viñas Piquer, 2004, pp. 45-49; Chicharro, 2006, p. 249.

8 Chicharro, 1992, pp. 254-255.

9 Estas dos etiquetas son empleadas en: Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 628; Id., En qué mundo vivimos, p. 826; Id., «Un esplendor final», p. 1074; Id., «El nacionalismo tardío de la generación del 98», p. 1216.

10 Id., Tratado de sociología, p. 396.

11 Ibid., pp. 400-402, 406; Soldevila Durante, 1992, pp. 42-44; Ribes Leiva, 2007, pp. 195-196.

12 Ayala, Confrontaciones, p. 109.

13 Hiriart, 2014, p. 49.

14 Ribes Leiva, 2007, p. 197.

15 Ayala, Tratado de sociología, pp. 408-409.

16 Mainer, 2000, cap. «Sobre el canon de la literatura española del siglo xx», p. 237.

17 Id., 1998, p. 48.

18 Landeira, Pérez, 2013, cap. «Ayala y el canon» (J. Pérez), p. 29.

19 García, 2016.

20 Ayala, «Entrevista. Los intelectuales», p. 1590.

21 Id., «Ramón Gómez de la Serna», p. 1369.

22 Id., «Entrevista. Los intelectuales», p. 1590.

23 Id., El tiempo y yo, p. 760.

24 Id., «El nacionalismo tardío de la generación del 98», p. 1218.

25 Ibid., p. 1216.

26 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 135.

27 Ibid., p. 133.

28 Ayala, «Ramón y las cosas», p. 485; Id., «Ramón Gómez de la Serna», p. 1369; Id., «Encuentro con Francisco Ayala», p. 1632.

29 Ayala, Recuerdos y olvidos, pp. 129-132; Id., Contra el poder, pp. 637-638; Lapesa, 1988, p. 343.

30 Ayala, «Lo rojo y lo azul»; Id., La retórica del periodismo, pp. 355-356; Id., Recuerdos y olvidos, pp. 136-137. Por encima de su devoción constante a Ortega, Ayala se hace eco de la sátira rabiosa (Auto de fe) que dirige Alberti en 1930 contra la Revista de Occidente y su tertulia (Id., El tiempo y yo, p. 865).

31 Id., «Las tertulias literarias», pp. 1317-1324.

32 Id., El escritor en su siglo, p. 43.

33 Para la banalización de esta fórmula en la historiografía del arte, y para una lectura ideológica de la misma, que señala la equivalencia del retorno al orden con el mantenimiento del orden y la tradición, véase Lantenois, 1995 (pp. 45-48 en particular). A decir de Silver, 2011, p. 20, las invocaciones al orden y la claridad surgieron en los momentos inmediatamente posteriores a la guerra del 14 y adoptaron «un aire específicamente clásico como punto de referencia». Para las relaciones entre arte nuevo y clasicismo en el caso español, son fundamentales los trabajos de Carmona, 1995, Id., 1997 y Crispin, 2002.

34 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 133.

35 Id., «Dos libros de versos», p. 376.

36 Id., «Poemas interdictos», p. 456.

37 Id., «C. M. Arconada», p. 547.

38 Id., La retórica del periodismo, pp. 363-366.

39 Véanse Barrera López, 1992, pp. 265-266; Soria Olmedo, 2006, p. 201; García Montero, 2009, p. 38.

40 Ayala, «Luis Cernuda», p. 491.

41 Ibid.

42 García Montero, 2009, p. 39.

43 Ayala, «El profesor inútil», p. 482; Id., «Pájaro pinto», p. 489; Id., «Paula y Paulita», p. 554; Id., «Margarita de niebla», p. 1463.

44 Id., «Un cuaderno de ejercicios», p. 510.

45 Ibid., p. 511.

46 Tras la muerte de Diego, Ayala recordará que su admiración por la poesía del santanderino, sobre todo por la creacionista, fue «muy fervorosa» en sus años juveniles (Ayala, «Gerardo Diego», p. 1193). Ningún integrante del 27 figura, sin embargo, entre los poetas dilectos de Ayala (Landeira, Pérez, 2013, cap. «Francisco Ayala y sus poetas dilectos» de R. Landeira, pp. 109-123) o en su canon poético como crítico literario (Linares, 2001, pp. 80-81).

47 Ayala, «Carta a Gerardo Diego», p. 540.

48 Sobre el asunto, véanse Barrera López, 1992, pp. 270-273; Soria Olmedo, 2006, p. 198; y García Montero, 2009, pp. 40-41.

49 Barrera López, 1992, p. 269.

50 López Calahorro, 2008, pp. 57-58.

51 Ayala, «Poema (con licencias)», pp. 575-576; García Montero, 1992, p. 356; Id., 2006, pp. 67-83. Ayala confiesa que durante su juventud escribió muchos versos, «de los que nunca me resolvería a publicar sino un solo poema, de cuya reproducción me he abstenido siempre después, atenido en lo sucesivo a la prosa» (Ayala, «Los desdichados, los dichosos poetas», pp. 1043-1044).

52 Barrera López, 1992, p. 268.

53 Ayala, «Madrid-América. Guillermo de Torre», p. 504.

54 Ibid., p. 506.

55 Id., «Góngora en la verbena», p. 493.

56 Empleamos el concepto de «poesía pura» en el mismo sentido en que lo hace Blanch, 1976, en su clásico libro sobre esta corriente en España. La ideología poética de la pureza como clave de la rehabilitación de Góngora es puesta de relieve por García, 2001, pp. 63-118.

57 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 188.

58 Id., «Góngora en Centroeuropa», p. 478.

59 Id., «Góngora en Italia», p. 545.

60 García, 2010, pp. 150-153.

61 Ayala, «Lo que ha dado 1927», p. 1325.

62 Id., «Apuntes para una visión», p. 579.

63 Ibid.

64 García, 2010, pp. 177-178.

65 Ayala, El escritor en su siglo, p. 49.

66 Ibid. Por su parte, Mainer, 1989, p. 75, compara la disolución de la anécdota y del mundo real que aprecia en la narrativa vanguardista de Ayala con las bases de la estética cubista, próximas igualmente al gongorismo del 27 (García, 2010, p. 169).

67 Ayala, Las plumas del fénix, p. 961.

68 Núñez Ramos, 1992, p. 156.

69 Ayala, Confrontaciones, prólogo a La cabeza del cordero (1949), p. 187.

70 Ibid., p. 189.

71 Ibid., p. 188.

72 Ibid., p. 190.

73 Ibid.

74 Ayala, Confrontaciones, «Función social de la literatura» (1964), p. 245.

75 Ibid.

76 Como señala Senabre, 2006, p. 360, en Ayala el crítico y el sociólogo se apoyan mutuamente, y este es un buen ejemplo.

77 Ayala, Confrontaciones, «Función social de la literatura» (1964), pp. 248-249.

78 Ibid., p. 249. En esta misma línea, Cózar, 1998, p. 42, cuestiona la falta de compromiso, el carácter evasivo y meramente lúdico de los relatos vanguardistas del autor.

79 No es extraño, entonces, que la crítica (Mainer, 2001, p. 248; Cózar, 1995, p. 41) haya relativizado la palinodia que supone ese prólogo, coincidiendo, por lo demás, con lo que hace el propio Ayala (Hiriart, 2014, pp. 84, 91) como comentarista, fidedigno y no (Richmond, 1995, p. 29), de sí mismo.

80 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 121.

81 «España viene a identificarse con la Andalucía pintoresca» (Id., «Sobre el concepto de España», p. 98). Si Ayala rechaza el andalucismo barato, tampoco forma parte de su proyecto literario la juanramoniana exaltación de Andalucía a lo universal (Vázquez Medel, 2006, p. 190).

82 Ayala, Recuerdos y olvidos, p. 619.

83 Id., «Un drama de García Lorca», p. 495.

84 Navarro Durán, 2006, p. 400, pone de relieve la semejanza de algunas imágenes de las prosas vanguardistas ayalianas con las que emplean Salinas, Diego y Alberti en sus poemas de entonces.

85 Ayala, «Mariana Pineda», p. 526.

86 Todavía destacará, muchos años después, el tono lúdico, propio de la vanguardia, con el que Lorca y Alberti recogen en su poesía la temática del «casticismo» (Id., «El nacionalismo tardío de la generación del 98», p. 1217).

87 Id., «Basterra el granviario», p. 530.

88 Véase Barrera López, 1992, p. 268.

89 Ayala, «Guía de jardines», p. 395.

90 Id., «Apuntes para una visión de la joven literatura española».

91 Ibid., p. 578.

92 A Domenchina lo presenta en 1933 como una conciencia poética individual, en la que es difícil hallar «esos cohetes jubilosos que han dado aire de familia a todo un momento literario, dominado por algunos líricos andaluces, capaces de imponer sus módulos a personalidades más débiles que ellos» (Id., «Apuntes sobre un poeta», p. 691).

93 Id., «Apuntes para una visión de la joven literatura española», p. 578.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Miguel Ángel García, « Confrontaciones: Ayala y los poetas del 27 »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 49-1 | 2019, 245-267.

Référence électronique

Miguel Ángel García, « Confrontaciones: Ayala y los poetas del 27 », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 49-1 | 2019, mis en ligne le 04 mars 2019, consulté le 18 mars 2019. URL : http://journals.openedition.org/mcv/10002 ; DOI : 10.4000/mcv.10002

Haut de page

Auteur

Miguel Ángel García

Universidad de Granada

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals