Navigation – Plan du site
Dossier. Exégèse et lectio divina dans la péninsule Ibérique médiévale

La exégesis bíblica en la polémica contra judíos

Los Sermones de Don Martín García (ca. 1441-1521)
L’exégèse biblique dans la polémique contre les juifs. Les Sermones de Don Martín García (ca 1441-1521)
The Biblical exegesis in the polemic against Jews. The Sermones by Don Martín García (ca. 1441-1521)
Manuel Montoza Coca
p. 123-140

Résumés

En 1520, le maître Don Martín García fait compiler et imprimer une sélection de 156 de ses sermons, dans un but aussi bien politique que religieux. La rédaction de ces sermons prend place entre 1490 et 1510, à un moment historique où les rois catholiques, Ferdinand d’Aragon et Isabelle de Castille, s’attachent à unifier les royaumes ibériques autour de la religion catholique. À cette fin, des prédicateurs comme Don Martín García composent, prononcent et publient des œuvres dont l’objectif principal est, d’une part, de convertir définitivement ceux qui étaient réticents à adopter la foi chrétienne et, d’autre part, de consolider les croyances et pratiques de ceux qui appartiennent déjà à cette communauté. Le présent article met en relief l’usage de l’exégèse portant sur différents livres bibliques à des fins de persuasion, de conviction et de victoire contre l’« adversaire ». L’argumentation se fonde essentiellement sur la citation et l’analyse des Écritures saintes. Pour illustrer cette démarche, nous étudions ici la composition du sermon 14 de la compilation imprimée.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Los llamados «judeoconversos» o «judaizantes» a partir de la expulsión de 1492. Véase Amelang, 201 (...)
  • 2 A partir de la Pragmática de conversión forzosa del 14 de febrero de 1502, se daba a elegir a los (...)

1En el marco histórico de la península ibérica de finales del siglo xv e inicios del xvi, se producen muchas obras de carácter religioso dirigidas contra judíos1, musulmanes2 y herejes. Esta literatura de controversia religiosa tiene como objetivo denigrar las creencias y los ritos no cristianos, así como provocar la conversión de estos grupos de población que no se incluyen en este momento en el mundo cristiano peninsular.

  • 3 Ribera Florit, 1967, p. 30.

2En este contexto, el obispo de Barcelona, inquisidor y vicario general del reino de Aragón3, el Maestre Don Martín García, publica una colección de 156 de sus sermones, algunos de ellos predicados contra estos adversarios de la fe católica. En su extensa obra, el Maestre utiliza una gran variedad de recursos para estructurar su discurso, así como una ingente cantidad de fuentes clásicas, coránicas o talmúdicas.

3A partir de este trabajo se muestra de qué modo el Maestre usa de la exégesis bíblica, tanto del antiguo como del nuevo testamento, en sus sermones, con el objetivo de rebatir y responder los diferentes argumentos que se van formulando en contra de diversos aspectos de la religión cristiana. En este caso, veremos ejemplos extraídos del sermón décimo cuarto, en los que podremos observar esta dinámica de argumentación y réplica hacia los judíos y musulmanes por parte del predicador dominico.

Don Martín García

  • 4 Cirac Estopañan, 1956, pp. 8-9.
  • 5 Hebrera, 1700, pp. 36-37.
  • 6 Ibid., p. 59.
  • 7 Ribera Florit, 1967, p. 30.

4En primer lugar, es necesario hacer mención a algunos datos acerca de la vida y obra del autor. Don Martín García nació en Caspe, Aragón, alrededor del año 1441 y murió en dicha localidad el 7 de marzo de 15214. Tras estudiar latín, gramática y filosofía en la iglesia de la Seo de Zaragoza obtuvo una beca en el Colegio de Españoles de San Clemente de Bolonia en el año 14765. Cuatro años después, en 1480, obtuvo el título de Maestre en teología, y al año siguiente, en 1481, fue nombrado canónigo de la Seo de Zaragoza6. Tras ocupar diversos cargos de distinta relevancia, como inquisidor general del Reino de Aragón, Fernando el Católico lo designa predicador real en 1487, actividad que posiblemente desempeñó hasta que toma posesión del cargo de obispo de Barcelona en el año 15157.

Los Sermones

  • 8 Hebrera, 1700, p. 76: «traduxo ciento y cincuenta y cinco sermones»; p. 100: «los 155 que dio a la (...)
  • 9 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520, prólogo.
  • 10 Para la fecha de 1490, nos basamos en Ibid., ed. de 1520: «[post Christi adventum] sunt anni mille (...)
  • 11 Ribera Florit, 1967, p. 31, afirma rotundamente que Martín García «tradujo del aragonés al latín s (...)

5Su obra magna, los Sermones eminentissimi totiusque Barchinonensis gregis tutatoris acerrimi, necnon inmarcessibilis sacre theologie paludamento insigniti Martini Garsie (Sermones del eminentísimo y acérrimo defensor de la grey de Barcelona, investido por la insigne capa de la sagrada teología, Martín García), se trata de una compilación de 156 sermones8 impresa en el año 1520, en el taller de Jorge Coci, en la ciudad de Zaragoza, por el canónigo de la Seo Metropolitana, Agustín Oliván, a instancias del propio Martín García9. Se imprimió una segunda emisión posterior que, lamentablemente, no posee fecha de publicación. La obra consta de un prólogo del propio canónigo Oliván, en el que realiza un breve esbozo de la vida del autor. Estos sermones fueron predicados durante un período no inferior a 20 años, al menos entre 1490 y 151010, y están escritos íntegramente en latín. No obstante, al preparar su edición, el autor posiblemente adaptó los sermones y los tradujo de la lengua en la que fueron predicados al latín11, hecho que permitiría una mayor difusión de la obra. Probablemente los sermones no fueron pronunciados tal y como aparecen en la edición, ya que seguramente fueron revisados y ordenados. Como texto literario, conservan la estructura de una unidad lógica acabada, propia del sermón. No obstante, parece que los sermones estén ordenados siguiendo un orden concreto, ya que en muchos de los sermones encontramos referencias a sermones precedentes. Este hecho demuestra una adecuación de la redacción de los sermones a la hora de llevarlos a la imprenta:

  • 12 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Sed habuimus in sermone decimo quarto quod (...)

Pero ya vimos en el sermón decimocuarto que no se había de conservar recuerdo alguno en los días del mesías, como se ve en Jeremías decimosexto y vigesimotercero: he aquí que vienen días —dice el señor— en que no se dirá más: «vive el señor, que nos condujo desde la tierra de Egipto», etcétera. […] Que el mesías ya ha llegado se ha demostrado en anteriores sermones12.

6Cada uno de los 156 sermones supone pues una pieza literaria por sí misma que tiene una estructura independiente y que se sirve de unas pautas, esquemas y recursos que han sido usados y perfeccionados a lo largo del desarrollo y evolución del género de la ars praedicandi y cuyos esquemas retóricos tienen como objetivo componer un discurso estructuralmente perfecto.

7Por otra parte, el Maestre García bebe con profusión de las Sagradas Escrituras y utiliza pasajes del antiguo y nuevo testamento para confirmar sus aseveraciones. Asimismo, el uso de las auctoritates ecclesiae en diversas partes del sermón es un recurso muy frecuente utilizado por el predicador. Es también habitual dentro de este tipo de obra servirse de citas a fuentes clásicas, como Aristóteles o Flavio Josefo, para dar un mayor peso a la argumentación mediante el uso de una autoridad reconocida y respetada, si bien las referencias están en ocasiones descontextualizadas, podemos observar una gran escrupulosidad a la hora de dar la referencia a la que se remite.

  • 13 En referencia a la posible asistencia de musulmanes a algunos de los sermones, véase Ibid., ed. de (...)

8Es muy destacable, asimismo, llevar a cabo un estudio de las fuentes tanto musulmanas como hebreas que Martín García usa en sus sermones con el objetivo de refutar los posibles argumentos que, durante la predicación, pudieran surgir de forma improvisada por parte de un supuesto auditorio13. No obstante, el hecho de que el inquisidor general fuese una figura respetada y, seguramente, temida, hace pensar que este recurso obedeciese más bien al uso de una técnica retórica para complementar la argumentación inicial, así como para poder exhibir gran variedad de fuentes con el objetivo de reafirmar su propio prestigio y autoridad. De este modo, el Maestre refuta elocuentemente estos argumentos contra judíos o musulmanes basándose en tratadistas hebreos o en el Corán, respectivamente.

Sermón décimocuarto

  • 14 Ibid., ed. de 1520: «Sermo .XIIII. contra heréticos et infideles in quo probatur quod sabbatum non (...)
  • 15 Ibid., ed. de 1520: «Sed quia non est tempus longi sermonis, solum tertiam conclusionem pertractab (...)

9Los 156 sermones de Don Martín García están dirigidos tanto a reforzar la moral de los cristianos como a convertir a musulmanes y judíos. No obstante, algunos de estos sermones cumplen ambos propósitos. Es por esta razón que tomaremos como ejemplo para este estudio el sermón décimo cuarto, cuyo título ya denota la intencionalidad de todo el sermón y hacia qué publico va dirigido: «sermón décimo cuarto contra heréticos e infieles, en el cual se demuestra que no se ha de observar el sábado ni el viernes, como hacen los agarenos, sino el domingo14». En base a esta declaración, podemos deducir cuál será el eje sobre el que Don Martín estructurará su discurso: la «deplorable» práctica por parte de judíos y musulmanes de no guardar el domingo, como es preceptivo en el calendario cristiano. Por otra parte, es presumible el hecho que este sermón en concreto esté dirigido a musulmanes y judíos asistentes en el mismo momento de la predicación, aunque no es extrapolable al conjunto de la obra. No obstante, hemos de tener en cuenta que ninguno de los sermones fue predicado tal y como se nos ha transmitido, sino que son piezas modificadas y adaptadas a un texto escrito. A pesar de ello, en algunos sermones se pueden apreciar rastros de oralidad (escasez de tiempo para predicar, fundamentalmente) que nos llevan a pensar que posiblemente pudieron ser predicados ante un público15.

  • 16 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Hec est dies quam fecit dominus (Salmos 11 (...)

10El thema, la máxima bíblica inicial que, como hemos apuntado, se relaciona con el contenido del sermón, es en este caso un pasaje extraído del libro de los Salmos que dice: «éste es el día que hizo el Señor» (Salmos CXVII, 24). A continuación, el antethema expone claramente la distinción que Don Martín García hace entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, comparándolos con la diferencia entre noche y día, con la intención de establecer una imagen muy visual y representativa de ambos libros asociando al Antiguo Testamento la oscuridad, el terror y la incertidumbre, y al Nuevo la claridad, luminosidad y certeza. A partir de este punto, comienza la divisio de argumentos exegéticos que justifican y corroboran este primer enunciado16.

  • 17 Éxodo XIX, 16.

11En primer lugar, Don Martín García se basa en el pasaje del Éxodo en el que le es dada la ley a Moisés y dice que es una ley «llena de horror y temor» ya que fue entregada entre truenos y relámpagos17 y que fue tan terrorífica que nadie se atrevió a subir al monte Sinaí a recibirla, por lo que fue enviado Moisés en calidad de «mensajero». Para reforzar esta primera afirmación de carácter exegético, el Maestre incluye una serie de ejemplos de castigos divinos y muerte, extraídos del Antiguo Testamento para hacer hincapié en el carácter intimidatorio y amenazador de esta antigua ley, que aún contemplan los judíos. Cierra este primer argumento con el pasaje de Lucas en el que se anuncia la llegada del mesías y el gaudium magnum del Nuevo Testamento, en contraposición con la desolación que se aprecia, desde el punto de vista del predicador, en el Antiguo. Finalmente, termina citando brevemente a san Agustín para dar por concluida la demostración: «pues ésta es la más breve y clara diferencia entre los dos Testamentos: el temor y el amor»:

  • 18 Augustinus, Contra Adamantum Manichaei discipuli, 17, 2, col. 159A.
  • 19 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Primo ratione horroris et timoris, nam lex (...)

Primero a causa del horror y el temor, ya que la antigua ley estaba llena de éstos y fue entregada bajo el signo de truenos y relámpagos, Éxodo decimo nono, en tanto que, a causa de este temor, no quería el pueblo subir al monte, así que dijo a Moisés: «habla tú y nosotros te oiremos a ti», etcétera. Ejemplo: por haber adorado al becerro murieron veintitrés mil hombres, Éxodo trigésimo segundo. Además, los dos hijos de Moisés ardieron por no sacrificar adecuadamente, Levítico décimo. Además, Datán, Abiram y Coré fueron tragados por la tierra por rebelarse contra Moisés, Números décimo sexto. Además, durante la numeración del pueblo, en la cual muchos murieron, hubo un gran terror en el antiguo testamento; en el nuevo, por el contrario, hubo un gran gozo. Así, sobre Juan Bautista habló a muchos el ángel en la natividad del mesías; dijo el ángel a los pastores: os anuncio una gran dicha, ha nacido, etcétera, Lucas segundo. De esta diferencia habla Agustín18 diciendo: «hay una pequeña diferencia entre estas leyes: el amor y el temor»19.

12El segundo argumento que demuestra esta distinción entre la noche y el día asociada a ambos testamentos es que durante la noche (es decir, el Antiguo Testamento) se llevan a cabo operaciones vanas, como dormir, que no persiguen ningún fin útil. Por el contrario, es durante el día cuando se alcanza un mayor grado de productividad. De nuevo, se evidencia la interpretación exegética de textos conocidos tanto por judíos, en este caso, como por cristianos. Asimismo, Don Martín asocia este comportamiento nocturno a los hombres ancianos o maduros, es decir, los patriarcas, mientras que son los jóvenes aquellos que se mantienen despiertos y activos durante el día. Se aprecia, pues, cómo se estructura la asociación de ideas negativas atribuidas hasta este momento a los judíos: su ley es la noche, inactiva e obsoleta, y las enseñanzas de los patriarcas y profetas, desde el punto de vista del predicador, han quedado desfasadas y ya han sido actualizadas por el Evangelio. Para reforzar este punto, Martín García usa, como es habitual, fragmentos pertenecientes a libros del Antiguo Testamento, como Salmos, contrapuestos a pasajes del Nuevo, como las epístolas de Pablo, donde dice que «ya es hora de que despertemos del sueño». En este segundo argumento se incluye también una cita a Aristóteles, donde afirma que cuanto más cercanos son los sueños al día, más certeramente se recuerdan. Obviamente, esta referencia sirve al Maestre tanto para reforzar su alegato con el respaldo de una autoridad reconocida, como para asociar de nuevo la cercanía al día (es decir: los protagonistas del Nuevo Testamento) a una mayor certeza que la que ofrecen los antiguos profetas. Pese a tener un peso capital en la tradición judeocristiana, Don Martín considera que las profecías del Antiguo Testamento se han cumplido con el Nuevo y, por tanto, no es lícito seguir basándose exclusivamente en éstas:

  • 20 Aquí Martín García está haciendo alusión al Pseudo Aristoteles, de tradición medieval.
  • 21 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Secundo probatur idem, quia sicut operatio (...)

En segundo lugar, también se demuestra porque, tal y como las operaciones nocturnas son fútiles, como los sueños y similares, que no persiguen un fin adecuado, así las operaciones del antiguo testamento no conseguían un adecuado fin, a saber: la bienaventuranza. Ya que era igualmente vano y fútil según el Filósofo, segundo libro de Política20. Así, Joel segundo dice: vuestros jóvenes verán visiones; vuestros ancianos soñarán sueños. Puesto que los patriarcas y profetas eran ancianos, pero los apóstoles eran jóvenes. Así, Salmos cuadragésimo cuarto dice: en lugar de tus padres nacerán tus hijos, es decir, los apóstoles en lugar de los antiguos padres, y los erigirás príncipes sobre todas las tierras, etcétera. Ya que: por toda la tierra salió su voz, etcétera. Y tal y como los sueños son más precisos cuanto más cercanos están al día, como dice el Filósofo en el tratado Sobre el Sueño y la Vigilia, del mismo modo ocurre con los profetas cuanto más cercanos fueron al día, es decir, al nuevo testamento. Por ello dice David: he entendido más que los ancianos, etcétera. Pero los jóvenes, es decir, los apóstoles, entendieron claramente que aquéllos soñaban, como dijo el más joven de los apóstoles, Juan Evangelista, en su libro, capítulo primero: le hemos visto como el unigénito del padre, etcétera. Además, en la primera carta de Juan, capítulo primero: lo que hemos oído, lo que hemos visto y lo que nuestras manos tocaron sobre el verbo de la vida. De esto habla también el Apóstol en la carta de hoy, es decir: Romanos, capítulo décimo tercero: ya es hora de que despertemos del sueño, etcétera21.

13En el tercer y último argumento de este primer bloque de demostraciones en base a la exégesis de los textos bíblicos, Martín García asocia la figura de Jesús al sol, como causante de que se haga de día, siguiendo con la asociación día-noche, Antiguo-Nuevo Testamento, sueño-vigilia. En este caso, el predicador dominico se basa en el texto del profeta Malaquías: «y a vosotros que teméis mi nombre os nacerá el sol de la justicia», es decir, el mesías. Asimismo, refuerza este testimonio extraído de las sagradas escrituras con una comparación, de nuevo jugando con una imagen visual. El obispo de Barcelona afirma que, del mismo modo que en el Génesis judío se explica que hubo tres días sin sol sobre el mundo, hasta que fue creado al cuarto, de este mismo modo la ley judía representa esa oscuridad, mientras que la llegada del sol simboliza la llegada de Cristo. Finalmente, y con el objetivo de enlazar este primer conjunto de exposiciones con el siguiente, el predicador se sirve de la analogía entre la virgen María y las nubes, continuando con el paralelismo simbólico, citando en este caso a Tomás de Aquino:

  • 22 Véase Thomas Aquinas, Expositio super Isaiam ad litteram, XIX, 1, p. 104.
  • 23 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Tertio probatur hoc, nam nox fit per absen (...)

En tercer lugar, esto se demuestra porque la noche se produce por la ausencia del sol y el día por su presencia. Pues el día artificial es la oscilación del sol sobre el horizonte. Y así, puesto que el sol, es decir: el verdadero mesías, no estuvo presente en el viejo testamento, sino en el nuevo, se demuestra este hecho. Lo vemos en Malaquías, cuarto capítulo, que dice: a vosotros que teméis mi nombre os nacerá el sol de justicia, es decir: el verdadero mesías. Este argumento lo comenta el Apóstol en la carta de hoy, es decir: Romanos, capítulo décimo tercero: la noche avanza y se acerca el día, etcétera. Pero tal y como el día de esa era fue principalmente producido por el sol, aunque a éste le antecedió alguna nubecilla, ya que el sol fue hecho al cuarto día y lo precedieron tres días, de este modo estos días del nuevo testamento fue principalmente producidos por el sol, es decir: por Cristo, pero mediante alguna nube, a saber: la virgen María. Pues el vientre de la virgen recibe el nombre de «nube», Tomás sobre Isaías, primer capítulo22. El hecho de que la virgen María reciba el nombre de «nube» se demuestra de tres modos según los tres efectos que hemos leído sobre las nubes23.

  • 24 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Hec est dies quam fecit dominus (Salmos CX (...)

14Tras la segunda enunciación del thema comienza el apartado del sermón en el que se aborda ya el motivo de dicho sermón. Hasta este punto, el predicador ha recurrido a una serie de argumentos con el objetivo de desacreditar las creencias del contrario y para demostrar, sin que pueda dudarse, que lo que ha dicho y dirá en adelante está lejos de ser falso24.

  • 25 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Primum est quod omnia cerimonialia debeban (...)

15Comienza de nuevo con una argumentación triple, reforzada en cada caso tanto por ejemplos de la vida cotidiana como por pasajes de obras de autoridad, como se ha visto. El primer argumento contra la celebración, en este caso, del sábado, es que cuando en la antigua ley venía pronosticada la llegada del mesías, estas celebraciones tenían sentido; mas ahora que ya ha llegado resultan supuestamente mendaces por parte de los judíos. Por ejemplo (dice Martín García): «si yo gano diez monedas a suertes y se me hace una factura diciendo que se me deben diez monedas, en el momento que se me pague, la factura ya está mintiendo». Como vemos, es un ejemplo un tanto simple, pero seguramente muy útil para poder ilustrar al pueblo llano según qué enseñanzas, en algunos casos de cierta complejidad y facilitar su comprensión25.

16Otro argumento respecto a la «equivocación» que sufren los judíos respecto a la celebración del sábado es la dualidad de la naturaleza del mismo. Por un lado, es de carácter moral y del otro, ceremonial. Moralmente, se debe dedicar un día a la semana a Dios; ceremonialmente, hasta la llegada de Jesús, era preceptivo que fuera el sábado. No obstante, posteriormente, debe ser el domingo. De nuevo a modo de ejemplo, vemos otro caso práctico. Una mujer que enviuda, debe llevar el luto durante un año, pero no más tiempo. Este es el aspecto ceremonial, que debe cesar. No obstante, el moral debe permanecer en recuerdo del marido. Nuevamente, se hace notar el «error» en el que incurren los judíos, al confundir ambos aspectos y se les ilustra con un ejemplo cotidiano:

  • 26 Thomas Aquinas, In quattuor libros Sententiarum P. Lombardi, lib. III, dist. 37, q. 1, a. 5, qc. 2 (...)
  • 27 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Tertium notabile est quod “preceptum de sa (...)

El tercer aspecto notable es que «el precepto del sábado fue en parte moral y en parte ceremonial26», como dicen todos los doctores, en especial el Santo Doctor en la tercera parte, distinción trigésima séptima, artículo quinto, cuestioncilla segunda. Moral en cuanto a esto: que se diera a Dios un día de cada siete. Ceremonial era que aquel día fuera el sábado y no otro día, y el aspecto ceremonial podía cesar mientras permaneciese el moral. Ejemplo: es moral que todos los jueces tengan como marca un bastón recto para hacer ver que deben aplicar recta justicia. Pero aquello que es la parte moral debe siempre permanecer, pero no la ceremonial, como ocurre con algunos jueces que no llevan como marca los rectos bastones, como los jurados de la ciudad. Aunque se observa su cargo en sus ropas rojas o de otro color, no se observa en el bastón recto. Además, otro ejemplo: cuando alguna mujer pierde a su marido, durante el primer año lleva pañuelo y unas ropas honestas conforme a la moral, pero no negras. Esto es el aspecto ceremonial. Pues hacía ver que aquel año era de duelo, pero una vez finalizado el año permanece aquello que es moral y no lo que es ceremonial, sino que esto cesa. Así en este caso, sobre el día festivo permanece lo que es en cuanto a la moral, es decir: dar a Dios uno de cada siete días, pero no permanece aquello en cuanto a lo ceremonial, es decir: que ese día dado a Dios sea el sábado27.

  • 28 Véase Jeremías XVI, 14.
  • 29 Mateo IV, 19.

17A continuación, Don Martín García aduce una causa relacionada con la conmemoración del éxodo de Egipto para el cese de la observancia del sábado, basándose en el texto del profeta Jeremías28 y respondiendo a la explicación hipotética que podría formularle un judío. Jeremías dice: «llegarán los días —dice el Señor— en que no se dirá más: por la vida del Señor que hizo subir a los israelitas del país de Egipto”»; y añade el predicador: «pero un judío dirá: “esto hace referencia a la captura en Babilonia”». No obstante, el inquisidor replica que Babilonia no está hacia el norte de Jerusalén, sino hacia el este; además, es más grave el período de esclavitud en Egipto, ya que fueron 400 años, mientras que en Babilonia sólo fueron 70; además, Jeremías, de nuevo dice textualmente: «he aquí que yo enviaré muchos pescadores —dice el Señor— y los pescarán», haciendo clara referencia a los apóstoles, pues tal y como dice Mateo29: «venid conmigo y os haré pescadores de hombres». Toda esta lista de pasajes bíblicos tiene como objetivo mostrar al posible auditorio que sus propias escrituras estaban profetizando aquello que (obviamente, desde el punto de vista del cristianismo) ocurrió con la venida de Jesús, para ellos el verdadero mesías.

  • 30 Corán III, 52 y LXI, 14.

18Por otra parte, Martín García hábilmente opone también argumentos extraídos de fuentes no cristianas, con la intención de hacer ver de forma evidente el craso error en el que se hallan judíos y musulmanes. Por ejemplo, la siguiente referencia nos remite al Corán30, precisamente para confirmar que incluso el profeta Mahoma (en este caso concreto) recoge este dato. No obstante, la referencia del Corán habla, en efecto, de la elección de algunos apóstoles, aunque no se trata del pasaje exacto de Mateo.

  • 31 TJ Berachot I, 9.

19Siguiendo con este método de citar a los propios autores y fuentes de los «infieles» que, en principio, están oyendo el sermón, y usando posiblemente de un ejercicio de ficción retórica, Martín García dice textualmente: «el hecho que se está refiriendo al mesías se demuestra por un doctor de los tuyos. Ya que rabí Ben Soma dice en el libro del Beracoth hierosolimitano31, en el capítulo que comienza con mahi mathay, que: “el futuro de Israel no está en recordar la liberación de Egipto sino en esperar la llegada del mesías”. Dado que el mesías ya ha llegado, debe cesar el sabbat». Con este argumento, extraído de uno de los propios comentaristas del Talmud, se extraen dos datos de importancia: uno, que Martín García usa las propias fuentes del «oponente» para rebatirlo, con lo que los argumentos de los judíos supuestamente presentes quedan, en principio, automáticamente invalidados; y dos, que el predicador dominico ha de saber hebreo o, al menos, trabajar muy estrechamente con gente capacitada para leer e interpretar este tipo de fuentes, lo cual nos da una idea de la profundidad de la preparación de cada argumento en el sermón:

  • 32 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Secunda causa assignatur liberatio Egipti. (...)

La segunda causa es la liberación de Egipto. Se demuestra que debe cesar a causa de este hecho mediante Jeremías décimo sexto y vigésimo tercero, donde dice: he aquí que llegan los días —dice el señor— en que no se dirá más «vive el señor, que condujo a Israel desde la tierra de Egipto», sino «vive el señor, que condujo a la raza de la casa de Israel desde la tierra del norte y de todas las tierras», etcétera. Pero dirá el judío: «esto hace referencia a la cautividad en Babilonia». Pero, por el contrario, Babilonia está situada hacia oriente respecto a Jerusalén, y así no se orienta hacia el norte. Además, el recuerdo del cautiverio en Babilonia no ocultaría el recuerdo del otro cautiverio, puesto que el cautiverio en Babilonia fue de solo setenta años y el otro de cuatrocientos, por tanto, etcétera. Además, que fuese el tiempo de mesías se demuestra por que dice «de todas las partes de la tierra». Además, que se refiere a los días del mesías se demuestra porque en el capítulo citado, Jeremías vigésimo tercero, antes de decir lo que hemos mencionado, dice así: he aquí que llegan los días —dice el señor— y levantaré a un justo hijo de David y reinará como rey y será sabio y dará juicio y justicia en la tierra, en esos días será salvo Judá e Israel habitará seguro y este es el nombre con el que le llamarán «nuestro señor el justo», por todo esto, he aquí que llegan los días —dice el señor—, etcétera. Por consiguiente, habla de la llegada del mesías. Además en otra autoridad mencionada, Jeremías décimo sexto, explica el modo de reunirlos diciendo: he aquí que llegan los días —dice el señor— en que no se dirá más «vive el señor, que condujo a Israel desde la tierra de Egipto, sino: «vive el señor, que condujo a la raza de la casa de Israel desde la tierra del norte y de todas las tierras» y los conduciré de nuevo a su tierra, la que di a sus padres. He aquí que enviaré muchos pescadores —dice el señor— y los pescarán, etcétera. Estos fueron los apóstoles, cuya llegada también quiso el señor cumplir al pie de la letra. Pues dice Mateo cuarto: cuando Jesús vio a Pedro y Andrés pescando les dijo: «venid conmigo y os haré pescadores de hombres». Esto lo dice Mahoma en el Corán, en el libro primero, sura segunda, aleya quincuagésima primera y sura cuarta, aleya centésima décima quinta. Que esto se refiere al tiempo del mesías también se demuestra por un doctor de los tuyos, pues el rabino Benzuna dice en el libro del Baraot de Jerusalén, en la distinción que comienza con «mahi mathay», que el futuro de Israel no está en recordar la liberación de Egipto sino en esperar la llegada del mesías, tal y como dice el profeta Jeremías. He aquí lo que dice. Pero como el hecho de guardar el sábado se hacía en memoria de la salida de Egipto, como hemos dicho, se deduce que una vez ha llegado el mesías debe cesar el sábado32.

20El argumento que se presenta a continuación de nuevo está relacionado con fenómenos naturales. Martín García, siguiendo con la pregunta retórica de un judío hipotético que le haga frente, dice:

en cualquier caso, puesto que el precepto de observar el sábado fue dado cerca de Jerusalén, puesto que nosotros los hispanos nos hallamos en el duodécimo grado de la longitud de la tierra habitable, y aquella ciudad en el 66, hay una diferencia de casi 60 grados. Pero como además el sol recorre 15 grados por hora, y en 24 horas se recorre el zodíaco, es decir: 360 grados, se deduce que cuando estos judíos comienzan el sabbat 4 horas después, éstos ya han empezado antes a «sabbatizar», y por tanto no guardan el sabbat.

  • 33 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Item cum preceptum de sabbato observando d (...)

21Esta acusación de impiedad por parte de los judíos se refuerza con el pasaje de Isaías: «no ofrezcáis sacrificios vanos, el incienso es una abominación para mí». De este modo, mediante la «demostración» práctica astrológica y con la prohibición que se recoge en Isaías (Antiguo Testamento) se expone a los judíos supuestamente presentes a una situación embarazosa o, cuando menos, que les hace reflexionar sobre este aspecto33.

22Se da por cerrado en este punto del sermón el bloque argumentativo contra los judíos y las razones que se han ido exponiendo y refutando sucesivamente, y así, Don Martín García comienza la polémica contra los musulmanes utilizando del mismo modo argumentos recogidos en el Antiguo Testamento, contraponiéndolos a referencias extraídas del Nuevo y del Corán para reafirmarse en su tesis:

  • 34 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Sed dicet agarenus quod licet sabbatum non (...)

Pero dirá el agareno que aunque el sábado no haya de guardarse, no obstante debemos guardar el viernes y no el domingo. Tengo que responder que no se ha de guardar el viernes34.

  • 35 Isaías XLIII, 14 y 43, 24.

23La primera de las razones que se exponen a los musulmanes para reprobar la celebración del viernes en lugar del domingo es que el viernes no fue ni el principio de la creación del mundo ni el final, como fue el domingo. Además, fue un viernes, en efecto, cuando se crucificó a Jesús, pero fue también un domingo cuando se produjo su resurrección, de modo que el viernes es un día, ciertamente, importante, pero muchísimo más lo es el domingo. Además, para confirmar la veracidad de este argumento, Martín García recurre de nuevo un texto bíblico, en este caso Isaías35, donde dice acerca del mesías: «he aquí —dice el Señor— vuestro redentor, el santo de Israel», y a continuación: «pusiste sobre mí la carga de tus pecados, me fatigaste con tus maldades». Vemos nuevamente cómo se usa un texto del Antiguo Testamento para confirmar hechos acaecidos durante la vida de Jesús, en este caso en relación a su pasión y muerte. Por tanto, vemos que una de las razones para no guardar el viernes es que fue cuando tuvo lugar el martirio de Cristo, confirmado además por la profecía que se recoge en Isaías. Asimismo, dice Martín García que todos estos hechos se recogen en los evangelios, aunque sin citar ninguno, y por ello son hechos incuestionables:

  • 36 Gregorius Magnus, Homiliae, I, 10, 2 , col. 1111A.
  • 37 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Primo non propter creationem, quia in die (...)

En primer lugar, no fue por la creación, puesto que el viernes ni fue el inicio de la creación ni su fin, como sí lo fue el domingo. Pues en domingo fue creada la gloria del alma y del cuerpo, a saber: pronto esa mañana, pero en viernes fue aquella preciosísima alma separada del cuerpo y unida de nuevo la mañana del domingo. Además, cielo y tierra, creados el domingo, perdieron su naturaleza un viernes, puesto que la tierra fue sacudida y el sol retrajo su luminosidad, a saber: mediante un eclipse. Así, el beato Gregorio dice en la homilía Cuando nació Jesús: «Todos los elementos son probados por su creador36», etcétera.
En segundo lugar, no fue a causa del descanso del señor, ya que el viernes no tuvo descanso, sino al contrario, sufrió un gran esfuerzo durante su pasión, tal y como Isaías cuadragésimo tercero dice sobre el mesías: así dice el señor, vuestro redentor, el santo de Israel. Y debajo: pusiste sobre mí la carga de tus pecados, me Agotaste con tus iniquidades, etcétera. Por tanto, si aquel día no hubo descanso, tampoco debemos tenerlo nosotros37.

24No obstante, en este punto, el predicador usa de nuevo esta técnica de la pregunta hipotética que hemos visto anteriormente y dice:

  • 38 Corán LVII, 27: «le dimos [a Jesús] el Ingil [evangelio]».

pero dices que fueron falsificados (los evangelios), y yo te digo: «enséñanos cuándo y cómo», pues si Mahoma llegó 600 años después de Cristo y los evangelios ya estaban publicados y dispersos por todo el mundo, ya que Mateo escribió en hebreo y Marcos en latín en Aquilea, Lucas en Grecia, a saber, en Acaya, en lengua griega, y Juan en Asia. Es decir, por diversas partes del mundo y en diversas lenguas, y coinciden entre sí. Danos tú, agareno, el libro del verdadero evangelio, y si no nos lo das, lo que dices es una fabulación. Porque en el libro cuarto del Corán, en la azora vigésima llamada «el hierro» dice que Dios envió a Cristo con el libro del evangelio a predicar38.

  • 39 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Si dicis quod sunt falsificata, qualiter a (...)

25El texto de Martín García prosigue en este tono, utilizando argumentos similares. Pero basándonos en este último, podemos observar de nuevo el uso de las propias fuentes no bíblicas, en este caso el Corán, para enlazar con el argumento inicial y automáticamente dar veracidad a los evangelios ante un público entre el que, en principio, se encuentran musulmanes. De este modo, se provoca en los oyentes el convencimiento o, como mínimo, la reflexión acerca de las supuestas «pruebas tangibles» que se les están presentando39.

  • 40 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Quicumque igitur christianus debet diem do (...)

26Finalmente, concluye el sermón con la exhortación a los asistentes a la voluntad de enmendar sus reprobables costumbres y a la sincera conversión, y dice: «vosotros agarenos, no guardéis el viernes, ni vosotros judíos, el sábado. Sino que vosotros y todos los cristianos debéis venerar el domingo, puesto que este es el día que hizo el Señor40».

27A modo de conclusión, es necesario realizar una serie de reflexiones acerca de lo que hemos podido ir observando en base a los textos expuestos. En primer lugar, se observa que el predicador dominico posee una amplia cultura, no solamente acerca de los textos bíblicos o eclesiásticos, como es de esperar, sino también de los textos sagrados del Judaísmo y del Islam, aunque sea en una proporción mucho menor. Gracias a este bagaje cultural, el Maestre puede utilizar una gran cantidad de fuentes para confirmar o rebatir los argumentos del oponente.

28Esta dinámica de utilizar estos textos es muy reveladora en el sentido que el obispo de Barcelona no se limita a realizar la exégesis o comentario única y exclusivamente de fuentes bíblicas, sino que se están contraponiendo dos elementos: por un lado, la exégesis positiva de los textos cristianos, asociados a la verdad, que versan sobre la «única y verdadera fe» (siempre desde el punto de vista cristiano); y, por otro lado, vemos la exégesis negativa, crítica y peyorativa de los textos del «otro», del «oponente», de aquel que está totalmente «errado». Como se ha podido apreciar en esta lectura, se establece la distinción de esta dualidad, de esta alteridad razón-error, verdad-falsedad en base a la oposición marcada fundamentalmente entre Nuevo Testamento, cuyo contenido jamás se da por falso, por así decirlo, y Antiguo Testamento, Corán, Talmud, cuyos contenidos se usan indistinta e indiscriminadamente para confirmar o refutar un argumento concreto en función de la necesidad concreta del momento. Es por ello que resulta tan necesario a la par que interesante el hecho de acercarnos al texto original, de poder perseguir con la mayor fidelidad posible el rastro de las obras o pasajes que se hallan detrás de esta argumentación tan compleja como sofisticada, a fin de poder interpretar el texto de un modo más fidedigno y entender mejor, en suma, el período histórico que intentamos dibujar.

29Finalmente, se puede apreciar cierto tono paternalista en Martín García, tanto en este como en otros sermones, basándonos en la voluntad que tiene el obispo de ilustrar, de corregir los «errores» de judíos y musulmanes, más que de castigar o de intimidar. Teniendo en cuenta la posibilidad de que, efectivamente asistieran judíos y musulmanes a escuchar este sermón en concreto, como hemos apuntado, la figura de un inquisidor general del Reino ya debió ser intimidante por sí sola, pero, según parece, en este caso hay más una intención de conversión sincera, de convencimiento, que de forzar al oyente o lector a una conversión por la fuerza.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Augustinus, Contra Adamantum Manichaei discipuli, en Patrologiae cursus completus. Series Latina, ed. publicadas o revisadas bajo la dir. de Jean‑Paul Migne, Paris, 1841‑1864 [PL], vol. 42.

García, Martín, Sermones eminentissimi totiusque Barchinonensis gregis tutatoris acerrimi, necnon inmarcessibilis sacre theologie paludamento insigniti Martini Garsie, prólogo de Agustín Oliván, impreso en el taller de Jorge Coci, Zaragoza, 1520; ibid., prólogo de Agustín Oliván, impreso en el taller de Jorge Coci, Zaragoza, (sin fecha).

Gregorius Magnus, Homiliae, en PL 76.

Thomas Aquinas, Expositio super Isaiam ad litteram, en Sancti Thomae de Aquino opera omnia iussu Leonis XIII P. M. edita, tomus XXVIII, Roma, St. Thomas Aquinas Foundation, 1974.

Thomas Aquinas, In quattuor libros Sententiarum P. Lombardi, en Commento alle «Sentenze» di Pietro Lombardo e testo integrale di Pietro Lombardo. Libro terzo. Distinzioni 23-40, Le virtù in Christo e le virtù nei fedeli, Bolonia, Edizioni Studio Domenicano, 2000.

Bibliografía

Amelang, James S. (2011), Historias paralelas: judeoconversos y moriscos en la España moderna, Madrid, Akal.

Cátedra, Pedro (1981), Dos estudios sobre el sermón en la España medieval, Bellaterra (Barcelona), Universidad Autónoma de Barcelona.

Cirac Estopañan, Sebastián (1955), Los sermones de don Martín García obispo de Barcelona sobre los Reyes católicos, Barcelona, Publicaciones de la Universidad de Barcelona, pp. 1-94.

De Hebrera, José (1700), Vida prodigiosa del ilustrísimo y venerable Don Martín García, obispo de Barcelona, hijo de la fidelissima y antigua villa de Caspe, Impreso por Diego de Larumbe, Zaragoza.

Ribera Florit, José (inédita), La polémica cristiano-musulmana en los Sermones del maestro inquisidor Don Martín García, tesis doctoral leída en 1967, Universidad de Barcelona.

Haut de page

Notes

1 Los llamados «judeoconversos» o «judaizantes» a partir de la expulsión de 1492. Véase Amelang, 2011, pp. 99-100. Este trabajo se ha elaborado gracias a la beca FI-DGR (Ref. 2015FI_B 00055) en el marco de los proyectos de investigación FFI2011-29696-C02-02 (MINECO 2011-2015) y FFI2015-63659-C2-1-P (MINECO-FEDER 2016-2018), de la DGIGPN-MIECIC y 2014 SGR 53 de la AGAUR de la Generalitat de Catalunya.

2 A partir de la Pragmática de conversión forzosa del 14 de febrero de 1502, se daba a elegir a los musulmanes entre el exilio y la conversión al cristianismo. La nueva categoría social surgida de este proceso, la de los cristianos de origen musulmán, recibe por la historiografía el nombre de «moriscos» o «cristianos nuevos», hasta su expulsión definitiva en 1609. A pesar de que la fecha de impresión de los Sermones es la de 1520 y es posterior, por tanto, al decreto de expulsión de los judíos de 1492 y a la Pragmática de 1502, entendemos que gran parte de los Sermones fueron compuestos durante un periodo anterior, por lo que usaremos en este artículo los términos «judío» y «musulmán» (o «agareno») respectivamente para referirnos a estos grupos de población.

3 Ribera Florit, 1967, p. 30.

4 Cirac Estopañan, 1956, pp. 8-9.

5 Hebrera, 1700, pp. 36-37.

6 Ibid., p. 59.

7 Ribera Florit, 1967, p. 30.

8 Hebrera, 1700, p. 76: «traduxo ciento y cincuenta y cinco sermones»; p. 100: «los 155 que dio a la estampa». No obstante, la lectura en profundidad del conjunto de los sermones nos ha revelado que la obra de Martín García consta de 156 sermones y no de 155 como se había creído hasta ahora. Este fallo se debe, probablemente, a un error en el cómputo del total de sermones, puesto que hay dos sermones consecutivos cuyo título es similar.

9 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520, prólogo.

10 Para la fecha de 1490, nos basamos en Ibid., ed. de 1520: «[post Christi adventum] sunt anni mille quadringenti nonaginta», fo 16vo; en cuanto a la fecha de 1510 véase ibid.: «anno domini mille quingenti decem capta fuit civitas Bugie vigilia epiphanie domini in Africa», fo 98ro.

11 Ribera Florit, 1967, p. 31, afirma rotundamente que Martín García «tradujo del aragonés al latín sus sermones». No obstante, Hebrera, 1700, p. 74 dice que «predicaba en nuestra lengua vulgar», hecho que, si bien no entra en contradicción con lo que ofrece Ribera Florit, no lo confirma.

12 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Sed habuimus in sermone decimo quarto quod nulla memoria erat habenda de exitu Egipti in diebus messie, ut patet Hieremie decimo sexto et vicesimo tertio: ecce dies venient —dicit dominus— et non dicetur ultra: “vivit dominus qui eduxit nos de terra Egipti (Jeremías XVI, 14 y XXIII, 7), etcetera. […] Probatum est iam messiam venisse in sermonibus habitis», fo 35vo.

13 En referencia a la posible asistencia de musulmanes a algunos de los sermones, véase Ibid., ed. de 1520: «proposui vocare istos agarenos ad sermonem propter multas rationes», fo 54vo; «Sermo vicesimus quartus in die transfigurationis domini contra agarenos qui erant presentes», fo 56ro; «Ideo ego hodie vocavi istos proximos meos agarenos, ut si convertuntur lucrentur ipsi et ego, si vero non, saltem ego», fo 275vo.

14 Ibid., ed. de 1520: «Sermo .XIIII. contra heréticos et infideles in quo probatur quod sabbatum non est servandum, nec dies veneris, ut servant agareni, sed dies dominica», f30ro.

15 Ibid., ed. de 1520: «Sed quia non est tempus longi sermonis, solum tertiam conclusionem pertractabimus», f255ro; «Dimissa introductione thematis causa brevitatis, solum ponitur una conclusio videnda», f285vo; «Presenti sermone, licet tres decreveramus tractare conclusiones, sed quia iam dies brevis est et prolixus tractavimus salutationem virginis, ideo solam unam conclusionem videbimus», f384ro; «Et quia video quod maiestas vestra propter laborem itineris est aliqualiter fatigata, ideo in presenti sermone solam unam declarabo conclusionem», fos 472ro-472vo. En referencia a sermones predicados en una fecha concreta, véase ibid.: «in presenti dominica est festum beati Bartholomei», f367vo; «Licet in presenti sermone esset predicandum secundum festivitatem occurrentem de beato Stephano prothomartyre, sed tria movent me ad predicandum de beata virgine Maria», f434vo.

16 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Hec est dies quam fecit dominus (Salmos 117, 24), Psalmorum centesimo decimo septimo. Sententia est omnium catholicorum quod sicut se habet nox ad diem, sic se habuit vetus testamentum ad novum, nam vetus significavit noctem, novum autem diem. Hoc potest tripliciter probari», fo 30ro.

17 Éxodo XIX, 16.

18 Augustinus, Contra Adamantum Manichaei discipuli, 17, 2, col. 159A.

19 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Primo ratione horroris et timoris, nam lex vetus fuit plena horroris et timoris, in cuius signum fuit data in thronitruis et fulminibus, Exodi decimo nono, in tantum quod propter timorem nolebat populus accedere ad montem, sed dicebat Mosi: “loquere tu et nos audiemus te (Éxodos XX, 19)”, etcetera. Exemplum: pro vituli adoratione perierunt viginti tres milia hominum, Exodi tricesimo secundo. Item duo filii Mosi, quia non posuerunt debitum ignem in thuribulo combusti sunt, Levitici decimo. Item Datam, Abiron et Chore, quia contra Mosen murmuraverunt absorpti sunt a terra, Numeri decimo sexto. Item de populi numeratione per quam multi perierunt et fuit magnus timor in eteri testamento, sed in novo econtra magnum gaudium. Unde de Iohanne Baptista dixit angelus multi in nativitate messie; ait angelus pastoribus: evangelizo vobis gaudium magnum, natus est (Lucas II, 10-11), etcetera, Luce secundo. Hanc differentia tangit Augustinus dicens: brevis legum differentiam, amor et timor», fos 30ro-30vo.

20 Aquí Martín García está haciendo alusión al Pseudo Aristoteles, de tradición medieval.

21 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Secundo probatur idem, quia sicut operationes noctis sunt vane ut somnia et similia, quia non sequuntur debitum finem, sic operationes veteris testamenti non consequebantur debitum fine, scilicet: beatitudinis. Nam vanum et frustra idem secundum Philosophum, secundo Politicorum. Unde Iohelis secundo: iuvenes vestri visiones videbunt, senes vestri somnia somniabunt (Joel II, 28). Nam senes fuerunt patriarche et prophete, iuvenes apostoli, unde Psalmi quadragesimo quarto: pro patribus tuis nati sunt tibi filii, id est, apostoli loco patrum antiquorum, constitues eos principes super omnes terram (Salmos XLIV, 17), etcetera. Quia: in omnem terram exivit sonus eorum (Salmos XVIII, 5), etcetera. Et sicut quanto propinquiores diei, tanto sunt somnia certiora, ut ait Philosophus De Somno et Uigilia, sic quanto propinquiores fuerunt prophete diei, id est, novo testamento, unde dicit David: super senes intellexi (Salmos CXVIII, 100), etcetera. Sed iuvenes, id est, apostoli, aperte viderunt quod illi somniaverunt, unde iunior apostolorum Iohannes Evangelista dixit, Iohannis primo: vidimus eum quasi unigenitum a patre (Juan I, 14), etcetera. Item in canonica prima Iohannes primo: quod audivimus quod vidimus et manus nostre contractaverunt de verbo vite (I Juan I, 1). Hoc tangit Apostolus in epistola hodierna, scilicet: ad Romanos decimo tertio: hora est iam nos de somno surgere (Romanos XIII, 11), etcetera», fo 30vo.

22 Véase Thomas Aquinas, Expositio super Isaiam ad litteram, XIX, 1, p. 104.

23 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Tertio probatur hoc, nam nox fit per absentiam solis et dies per presentiam. Nam dies artificialis est latio solis super horizonte. Et sic cum sol, scilicet: verus messias, non fuerit presens in veteri testamento, sed in novo, sequitur propositum. Unde Malachie quarto dicitur: vobis timentibus nomen meum orietur sol iustitie (Malachias IV, 2), id est, verus messias. Hanc rationem tangit Apostolus dicens in epistola hodierna, scilicet: Romanos decimo tertio: nox precessit dies autem appropinquabit (Romanos XIII, 12), etcetera. Sed sicut dies seculi principaliter factus fuit per solem, sed illum antecessit quedam nubecula, quia sol factus die quarta et dies tertia precesserunt, sic ista dies novi testamenti principaliter facta sunt a sole, id est, a Christo, sed mediante quadam nube, scilicet, virgine Maria. Nam venter virginis dicitur “nubes”, Thomas super Isaiam primo capitulo. Et quod virgo Maria dicatur “nubes” patet tripliciter secundum tres effectus quos de nube legimus», fo 30vo.

24 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Hec est dies quam fecit dominus (Salmos CXVII, 24), ubi supra. In presenti sermone, probabitur quod nunc non debet servari dies sabbati, nec veneris, sed solum dies dominica est colenda et veneranda. Sed pro introductione materie pono tria fundamenta», fo 31ro.

25 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Primum est quod omnia cerimonialia debebant cessare adveniente messia, quia cum essent figure veritatis venture, illa presente mentirent. Exemplum: si ego accepi decem aureos a sorte, et facerem cedulam dicendo quod teneor ei in decem, si darem et solvere ei decem et cedula remaneret, tunc mentiret cedula, si remaneret ab illa hora et non dilaceraretur», fo 31ro.

26 Thomas Aquinas, In quattuor libros Sententiarum P. Lombardi, lib. III, dist. 37, q. 1, a. 5, qc. 2, p. 956.

27 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Tertium notabile est quod “preceptum de sabbato partim fuit morale et partim cerimoniale”, ut dicunt omnes doctores maxime sanctus doctor in tertia, distinctione tricesima septima, articulo quinto, questiuncula secunda. Morale est quo ad hoc, ut daretur una dies Deo de septem. Cerimoniale erat ut illa dies esset sabbatum et non alia dies, et cerimoniale poterat cessare remanente morali. Exemplum: morale est ut omnes iudices sint signati ligno recto ad denotandum quod rectam iustitiam debent facere. Sed illud quod est morale debet semper remanere, sed non cerimoniale, unde sunt aliqui iudices qui non portant signum ligni directi, ut iurati civitatis. Licet in veste rubea vel alterius coloris sint signati, non tamen mediante aliquo recto ligno. Item aliud exemplum: dum aliqua mulier perdit virum suum, in illo primo anno portat pannum et habitum honestum morale, sed non nigrum quod est cerimoniale. Notabat enim quod ille annus erat lamentabilis, et sic illo expleto remanet illud quod est morale et non quod erat cerimoniale, sed cessavit. Sic in proposito de die festo remanet quod est morale, scilicet: dare Deo unum de septem diebus, sed non remanet illud quod est cerimoniale, scilicet: quod illa dies a Deo data sit dies sabbati», fo 31vo.

28 Véase Jeremías XVI, 14.

29 Mateo IV, 19.

30 Corán III, 52 y LXI, 14.

31 TJ Berachot I, 9.

32 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Secunda causa assignatur liberatio Egipti. Quod propter hoc debeat cessare probatur unde Hieremie decimo sexto et vicesimo tertio dicitur: ecce dies veniunt —dicit dominus— et non dicetur ultra “vivit dominus, qui eduxit Israhel de terra Egipti (Jeremías XVI, 14-15), sed “vivit dominus qui eduxit semen domus Israhel de terra aquilonis et de cunctis terris (Jeremías XXIII, 7-8)”, etcetera. Sed dicet iudeus: “illud intelligitur de captivitate Babilonis”. Contra quia, Babilonia est versus partem orientalem respectu Hierusalem, et sic non respicit ad aquilonem. Item memoria captivitatis babilonice non occultaret memoriam alterius, quia captivitas Babilonie fuit solum septuaginta annorum et alia quadringenta igitur, etcetera. Item quod fuerit tempus messie patet quia dicit de cunctis partibus terre. Item quod intelligatur de diebus messie patet quia in capitulo preallegato Hieremie vicesimo tertio, antequam ponatur auctoritas preallegata dicit sic: ecce dies veniunt –dicit dominus– et suscitabo David germen iustum et regnabit rex et sapiens erit et faciet iudicium et iustitiam in terra, in diebus illis salvabitur Iuda et Israhel habitabit confidenter et hoc est nomen quod vocabunt eum, “dominus iustus noster”, propter hoc, ecce dies veniunt —dicit dominus(Jeremías XXIII, 5-7), etcétera. Igitur loquitur de adventu messie. Item in alia auctoritate Hieremie decimo sexto preallegata dicit modum congregandi eos dicens: ecce dies veniunt –dicit dominus– et non dicetur ultra “vivit dominus qui eduxit filios Israhel de terra Egipti”, sed “vivit dominus qui duxit filios Israhel de terra aquilonis et de universis terris” et reducam eos in terram suam, quam dedi patribus eorum. Ecce ego mittam piscatores multos –dicit dominus– et piscabunt eos (Jeremías XVI, 14-16), etcetera. Isti fuerunt apostoli, unde etiam voluit dominus hoc ad litteram implere. Nam Matthei quarto dicit: videns Iesus Petrum et Andream piscantes dixit: “venite post me et faciam vos fieri piscatores hominum (Mateo IV, 18-19). Quod dicit Mahoma in Alchorano in libro primo, azora secunda, alea quinquagesima prima et azora quarta, alea centesima decima quinta. Quod intelligitur etiam de tempore messie probatur per doctorem tuum, nam rabbi Benzuna dicitur in libro Baraot Hierosolimitano in distinctione que incipit “mahi mathay”, futurum est Israhel non facere nec habere memoriam liberationis Egipti ad futurum venturum in diebus messie, ut dicit Hieremias propheta. Hec ille. Sed cum servatio sabbati fuerit memoriale egressionis Egipti, ut diximus, sequitur quod messiam iam veniente debet cessare sabbatum», fos 31vo-32ro.

33 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Item cum preceptum de sabbato observando datum fuerit circa Hierosolymam, cum nos hispani secundum medium simus in duodecimo gradu longitudinis terre habitabilis et illa civitas in sexagesimo sexto, est differentia quasi sexaginta graduum, sed cum sol quindecim transeat gradus per horam, quia in viginti quattuor horis transit zodiacum, scilicet: trecentos sexaginta gradus, sequitur quando illi iudei sunt intra sabbatum per quattuor horas, isti incipiant sabbatizare, et sic ad litteram non servant sabbatum. Et sic dixit dominus per Isaiam primo capitulo: ne offeratis ultra sacrificium frustra, incensum abominatio est mihi. Neomenia et sabbatum et festivitates alias non feram (Isaías I, 13)», fo 32vo.

34 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Sed dicet agarenus quod licet sabbatum non sit servandum, tamen debemus servare diem ueneris et non diem dominicam. Dicendum quod non est servanda dies veneris», fo 33ro.

35 Isaías XLIII, 14 y 43, 24.

36 Gregorius Magnus, Homiliae, I, 10, 2 , col. 1111A.

37 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Primo non propter creationem, quia in die veneris nec fuit principium creationis nec finis illius, sicut in die dominica. Nam in die dominica fuit creata gloria anime et corporis, scilicet: mane ante diem, sed in die veneris fuit illa pretiosissima anima separata a corpore et unita in mane diei dominice. Item celum et terra in die dominica creata, in die veneris naturam suam perdiderunt, quia terra mota est, et sol retraxit splendorem suum, scilicet: per eclipsim. Unde beatus Gregorius in homilia cum natus esset Iesus (Mateo II, 1) dicit: “omnia elementa suum auctorem venisse testata sunt”, etcetera. /Secundo, quod non propter quietem domini, nam in die veneris non fuit quies eius, immo maximus labor in passione eius, unde Isaie quadragesimo tertio dicit de messia: hec dicit dominus, redemptor vester, sanctus Israhel (Isaías XLIII, 14). Et infra: servire me fecisti in peccatis tuis, prebuisti mihi laborem in iniquitatibus tuis (Isaías XLIII, 24), etcetera. Igitur, si non fuit quies in illo nec debetur servari a nobis», fo 33ro.

38 Corán LVII, 27: «le dimos [a Jesús] el Ingil [evangelio]».

39 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Si dicis quod sunt falsificata, qualiter aut quomodo ostende nobis, si Mahoma venit per sescentos annos post Christum et evangelia publicata et dispersa per totum mundum, unde Mattheus scripsit in hebraico et Marcus scripsit in Aquileia in latinum. Lucas vero scripsit in Grecia, scilicet: in Acaia sermone greco, et Iohannes in Asia. Igitur, diversis partitus mundi, et in diuersis linguis. Et concordant inter se. Da nobis librum verum evangeliorum. Tu, agarene, si non das, fabulosum est quod dicis. Unde in quarto libro Alchorani, in azora vicesima, que dicitur Ferri, dicit quod Deus misit Christum cum libro evangeliorum ad predicandum», fo 33ro.

40 García, Sermones eminentissimi totiusque, ed. de 1520: «Quicumque igitur christianus debet diem dominicam servare corde, ore et opere. Corde quia ideo dicit: memento ut diem sabbati sanctifices (Éxodo XX, 8), etcetera, Exodi vicesimo. Corde recogitando omnia beneficia divina, scilicet: creationis gubernationis et recreationis. Item offensas Dei quas fecit in illa septimana, ore laudando divinam potentiam et maiestatem. Opere subveniendo pauperibus in necessitatibus. Et sic: o vos agareni, non diem veneris, nec vos iudei diem sabbati. Sed vos et omnes christiani debetis diem dominica venerari, quia hec est dies quam fecit dominus (Salmos CXVII, 24), et qui hunc dominum sequitur et diem suam solemnizat habet in presenti gratiam et in futuro gloriam quam nobis concedat, etcetera, per infinita seculorum secula. Amen», fo 33vo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Manuel Montoza Coca, « La exégesis bíblica en la polémica contra judíos »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 49-1 | 2019, 123-140.

Référence électronique

Manuel Montoza Coca, « La exégesis bíblica en la polémica contra judíos », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 49-1 | 2019, mis en ligne le 15 avril 2019, consulté le 19 mai 2019. URL : http://journals.openedition.org/mcv/10411 ; DOI : 10.4000/mcv.10411

Haut de page

Auteur

Manuel Montoza Coca

Universitat Autònoma de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals