Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus
Époques moderne et contemporaine

Francisco Javier Torres Barranco, Botas, casco y mono de obrero sobre el altar. Los curas obreros y la lucha por la justicia social, 1966-1979

Miguel Ángel Ruiz Carnicer
Référence(s) :

Francisco Javier Torres Barranco, Botas, casco y mono de obrero sobre el altar. Los curas obreros y la lucha por la justicia social, 1966-1979, Cádiz, Universidad de Cádiz, 2017, 312 p.

Texte intégral

1Si una institución dio su apoyo indiscutible al régimen nacido de la guerra civil fue la Iglesia católica que, a través de su jerarquía, consagró la victoria y se preparó para reinar en una sociedad que tuvo la tentación de la utopía y la trasformación del orden social y fue truncada por una devastadora guerra civil.

2Esta identificación entre poder político y poder religioso, simbolizada en el palio que amparaba a Franco en la entrada a los recintos sagrados, explica la consternación que la dictadura, con Franco a la cabeza, sufrirá cuando constate en los años sesenta que las bases de esa Iglesia estaban en plena mutación y que algunos sacerdotes y sectores críticos amparaban a estudiantes y obreros que habían despuntado como primeros sectores opuestos al monolitismo de un régimen excluyente y se planteaban romper con lo establecido. Aunque este proceso es largo y complejo —y escasamente alcanza a la jerarquía eclesiástica— el panorama de la Iglesia desde fines de los cincuenta y claramente en la década de los sesenta y primeros setenta es crecientemente diferente al asfixiante nacionalcatolicismo de posguerra. Así lo han mostrado estudiosos como Feliciano Montero y su equipo y un buen número de historiadores del catolicismo de estos años.

3Si los historiadores se han sentido atraídos por la heterodoxia de organizaciones como las Juventud de Estudiantes Católicos o la Juventud Obrera Católica, JOC y JEC, además de por la Hermandad de Obreros de Acción Católica (HOAC), menos información rigurosa tenemos sobre el fenómeno de los curas obreros, que supone un frente desde dentro del sacerdocio en pos de la defensa de una Iglesia de base popular, enfrentada al régimen y a las estructuras del poder económico en el segundo franquismo. Era la demostración de que el cambio mundial de la Iglesia de los años sesenta sí que mordió con fuerza también en el tejido de la aislada comunidad eclesial española. De esta manera, los vientos del Concilio Vaticano II también llegaban a territorio español. De hecho, los años sesenta no se pueden entender sin el diálogo entre marxismo y cristianismo que ejemplifican figuras como las de Alfonso Carlos Comín o la apertura de revistas como El Ciervo. La cercanía entre clase obrera, Universidad e Iglesia la vemos también en otras iniciativas de la época como el Servicio Universitario del Trabajo (SUT) del SEU y en los inicios de experiencias cristianas de base de muy distinta etiología.

4Torres Barranco ha hecho un libro muy completo y documentado sobre el fenómeno de los curas obreros yendo a la realidad concreta de la diócesis de Cádiz, echando mano de fuentes orales, de información de primera mano y de documentación original de archivos particulares. En este trabajo se constata la oleada de búsqueda de autenticidad que vivieron un número significativo de sacerdotes a los que la posición del cura en la sociedad de la dictadura les parecía la negación de los principios evangélicos y cómo ello dio lugar a una experiencia única en lo personal, lo eclesial y lo social.

5Sin embargo, el autor no hace sólo un trabajo de historia local —aunque a veces haya demasiados detalles sobre esa realidad cercana—, sino que contextualiza bien el fenómeno del nacimiento en Francia y Bélgica de los curas obreros y establece unas pautas para entender el fenómeno a nivel nacional que, al describirlo en un entorno real y concreto, gana no obstante en vivacidad y facilita su comprensión. Asistimos a peripecias, problemas y crisis de estos sacerdotes, a la dura oposición de una parte muy significativa del conservador clero hispano, a la persecución y al acoso policial… pero también a la oleada de esperanza y de reafirmación religiosa para otros de esta iniciativa que ayudó, entre otros factores, a superar el viejo anticlericalismo español de los años treinta en el mundo obrero y a que se separara la creencia religiosa de la identificación con el orden establecido, haciéndola compatible con la militancia de izquierdas y el compromiso político.

6El factor personal va a ser importante en esta decisión de vivir la vida cotidiana por y entre los obreros de algunos sacerdotes; pero no sólo por la propia idiosincrasia de éstos o el contexto económico-social de la provincia, sino también por el papel central en este proceso de personalidades como las del obispo de Cádiz, Monseñor Añoveros que, antes de conseguir la fama por el caso que lleva su nombre y que hace abiertamente visible la incomodidad del régimen con las nuevas pautas de actuación de la Iglesia, fue en su diócesis de Cádiz y Ceuta un auténtico acicate de este proceso de compromiso social. Él es el responsable de impulsar la experiencia de los curas obreros, si bien antes ya había habido algunas inquietudes, lo que demuestra la importancia del factor personal en una institución tan cerrada y jerarquizada como la Iglesia española de la época y con unos seminarios provinciales que respiraban aún el incienso preconciliar. La formación de muchos de estos sacerdotes en el Seminario Pontificio de Salamanca a instancias del obispo, abierto a un proceso de democratización y de sensibilización política, les ayuda a entender el mundo en el que se empiezan a mover, con cada vez mayor influencia del movimiento estudiantil contestatario. Cuando Antonio Añoveros es destinado a Bilbao a finales de 1971, se extendió entre los curas obreros una sensación de orfandad y desprotección que sus sucesores, tanto los provisionales como el siguiente titular, Antonio Dorado, no pudieron evitar por su menor implicación. La represión policial sobre estos curas, con detenciones arbitrarias y seguimiento de sus acciones se basaba en la creencia de que eran agitadores de huelgas y movilizaciones por su mayor preparación. No siendo esto así, sí que es cierta la creciente influencia en ellos del marxismo y su progresiva implicación en algunos casos en organizaciones sindicales y políticas clandestinas. Con la transición el fenómeno se debilita y, a partir de 1979, se puede hablar de la disolución del grupo gaditano de curas obreros, algo no muy diferente a lo que sucede en otros puntos de España.

7Por todo este ambiente e historias personales que describe, este libro ayuda a reconstruir uno de los escasos momentos en que el catolicismo y la Iglesia en España se une —o al menos es un canal a través del cual se vehicula el impulso transformador de muchas personas— a la construcción de la democracia y a la defensa de los derechos sociales y políticos de la población, lo que muestra a los lectores que es necesario hacer un seguimiento detallado de los procesos sociales y políticos a ras de suelo que ayudan a explicar el proceso de transformación de la sociedad española hasta dejar atrás una dictadura franquista definitivamente teñida de sepia y sangre.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Miguel Ángel Ruiz Carnicer, « Francisco Javier Torres Barranco, Botas, casco y mono de obrero sobre el altar. Los curas obreros y la lucha por la justicia social, 1966-1979 », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 49-1 | 2019, mis en ligne le 13 mars 2019, consulté le 18 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/mcv/10727

Haut de page

Auteur

Miguel Ángel Ruiz Carnicer

Universidad de Zaragoza

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals