Navegação – Mapa do site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Marcos Cardão, Fado Tropical. O Luso-Tropicalismo na Cultura de Massas (1960-1974)

Lorenzo Macagno
p. 311-312
Referência(s):

Marcos Cardão, Fado Tropical. O Luso-Tropicalismo na Cultura de Massas (1960-1974), Lisboa, Edições Unipop, 2014, 405 p.

Texto integral

1Todo mito, sabemos, resulta de una construcción colectiva. Como toda construcción intelectual, las mitologías nacionales e imperiales resultan de un largo proceso de «bricolage» en el cual los retazos de memoria y olvido se retroalimentan sin solución de continuidad. El libro de Marcos Cardão apunta, justamente, a desentrañar esta dialéctica de memoria/olvido gracias a la cual se forjó el mito del «buen colonizador» portugués.

2El luso-tropicalismo fue la ideología favorita de la causa colonial portuguesa, sobre todo en su período tardío, es decir entre los años de 1960 y 1974. Gilberto Freyre, su fundador, definía el luso-tropicalismo como un orden cultural y civilizacional en el que confluían diversos elementos étnicos bajo un mismo horizonte de influencias luso-centristas. Ese orden civilizacional sería la consecuencia directa del contacto que los portugueses, a través de sus sucesivas expansiones ultramarinas, tuvieron con otros pueblos. En virtud de aquella expansión se habría producido una síntesis transcultural y transcontinental de carácter sui generis: un espacio donde la plasticidad, la tolerancia y el mestizaje se sobrepusieron a la violencia, al prejuicio y al racismo.

3Ese relato del supuesto ethos portugués asumió, durante décadas, la forma de un persistente mito nacional. ¿Por qué Portugal, ese «pequeño» país precisó construir una narrativa de grandeza y singularidad como nación multi-continental y pluri-racial? Mozambique, Angola, Cabo Verde, Guinea Bissau, São Tomé y Príncipe, Macao, Timor, Goa, Damon y Diu eran, según aquel relato, extensiones naturales — y espirituales — de Portugal. Y aún más: Brasil, el hijo pródigo de aquella expansión, sería el ejemplo paradigmático del mestizaje racial y cultural promovido por el colonizador portugués.

4Fado Tropical. O Luso-Tropicalismo na Cultura de Massas (1960-1974) es, por lo tanto, un libro que invita a entender las vicisitudes de la ideología colonial portuguesa — en su etapa «tardía» — a través de sus dimensiones menos valorizadas: la llamada cultura de masas. ¿Qué es lo que el fútbol, la música popular (el ritmo «yé-yé») y los concursos de «misses» pueden decirnos sobre una narrativa imperial? Son, justamente, aquellos aspectos sensibles de la experiencia humana — las musicalidades, las sociabilidades, las sensualidades — los que ofrecen al autor las claves del dilema luso-tropicalista. Cardão bucea en esas dimensiones micro-sociológicas para indagar sobre una pluralidad de agentes y de actores reproductores del mito luso-tropical. Se trata de un período en el cual — a pesar del surgimiento de los diferentes movimientos de liberación nacional en las colonias — Portugal imaginaba un futuro «luso» para sus Provincias Ultramarinas.

5No son los grandes discursos, ni los grandes ideólogos de la causa colonial los protagonistas de este libro. Al contrario, la eficacia del discurso luso-tropicalista aparece, en la obra de Cardão, a través de figuras que se tornaron personajes paradigmáticos de la llamada cultura de masas. Es en aquellos aspectos supuestamente menos valorizados de la «cultura» (con minúsculas) donde el autor busca entender la narrativa luso-tropical.

6¿De qué manera el futbolista nascido en Mozambique, Eusébio, puede ayudarnos a pensar las vicisitudes de la causa luso-tropicalista? ¿Cómo es posible entender el papel ejercido por la música popular-comercial en la construcción discursiva de un «Gran Portugal»? ¿Cuáles son los diacríticos «raciales» y étnicos envueltos en las representaciones sobre la belleza femenina promovidos en los concursos de Misses a lo largo del Ultramar portugués y la Metrópolis? El libro de Cardão nos proporciona varias pistas interpretativas y explicativas. Y, sobre todo, su recorrido nos permite comprender, también, las tensiones, las ambigüedades y las inestabilidades del emprendimiento colonial en su etapa tardía.

7Ya desde su juventud, el futbolista Eusébio, nascido en los suburbios de la ciudad mozambiqueña de Lourenço Marques (hoy Maputo) fue, gradualmente, integrado en la «familia lusa». Su consagración como gran deportista «portugués» ocurrió en 1966, durante el Campeonato Mundial de futbol en Inglaterra. Gracias a Eusebio, la selección portuguesa tuvo un destaque inigualable. Hablamos de un jugador negro, en una época en que los clubes europeos raramente incorporaban en sus equipos atletas africanos. Hasta hoy, Eusebio es considerado el ícono del futbol portugués. En cierto modo, ese reconocimiento proviene de su exitosa trayectoria en el más «portugués» de los clubes de futbol: el Sport Lisboa e Benfica, más conocido como «Benfica». Colonialismo, nación e Imperio galvanizan la figura paradigmática de Eusébio. El libro de Cardão nos muestra que, lejos de operar como un bloque homogéneo y compacto, ese triángulo se refleja en la trayectoria «real» y mitológica del futbolista de una manera compleja y polisémica. Un momento representativo ocurre en 1964, cuando Eusébio es convocado para incorporarse al servicio militar. Estamos en plena «guerra colonial». El ejército portugués enfrentaba los movimientos de liberación nacional ya surgidos en Angola, Guinea Bissau, Cabo Verde y Mozambique. La revista portuguesa «Presença» entrevista al futbolista, quién no duda em afirmar: «Cuando se trata de defender lo que para nosotros es sagrado, no puede haber distinciones entre nosotros los portugueses. Blancos o negros, de Lourenço Marques o de Lisboa, todos somos portugueses». Eusebio, sin dudas, sabía cumplir su papel de «buen portugués». No es preciso, pues — como en el pasado — apelar a las grandes celebraciones o grandes rituales Imperiales, tales como las Exposiciones Coloniales de las décadas de 1930 y 1940. Esta vez, la narrativa luso-tropical se reproducía casi con «naturalidad», en los micro poros de la sociedad, en el cotidiano, en las manifestaciones de los artistas, de los futbolistas y de los cantantes populares.

8Otro de los protagonistas del libro de Cardão es el cantante João Maria Tudella, también nacido en Mozambique. A diferencia de Eusébio, Tudella era blanco. Sus canciones ayudaron a aproximar Mozambique a Portugal. Un «exotismo» sensual — vehiculizado en las letras y en la música — ayudó a perpetuar la idea de un Mozambique donde las playas paradisíacas y la dulzura de los trópicos contrastaban con una Metrópolis rígida y opresiva en las costumbres. En una entrevista a la Revista TV, una publicación semanal editada por la Radio-televisión Portuguesa, Tudella afirmó que sus canciones eran «una forma de expandir la nacionalidad y de permitir que todos conocieran mejor la realidad pluricontinental portuguesa». Canciones como «Kanimambo», «Hambanine», «Moçambique», «Férias em Lourenço Marques», y tantas otras (con letras de Artur Fonseca, Vasco Matos Sequeira y Campos Vieira) contribuyeron, en la voz de Tudella, a perpetuar la idea de un Mozambique sensual, hospitalario y tolerante. Por lo tanto, aquellas músicas contribuyeron para promover la idea de un Mozambique luso-tropical.

9Mientras tanto, en la Metrópolis, se organizan — entre 1966 y 1967 — los primeros «Concursos yé-yé», de música ligera. La censura política que imperaba en el Portugal salazarista no impide, pues, la existencia de pequeños nichos de «rebeldía consentida». Una rebeldía, tal vez, casi inofensiva, pero que permitía, al menos tímidamente, abrir pequeñas brechas de respiro en plena dictadura. Una frase reproducida en un cartel del escenario del concurso, constituía una metáfora poderosa de esa ambigua permisividad: «La juventud puede ser alegre sin ser irreverente».

10En 1967, el festival RTP de la canción recibe a músicos del «Ultramar»: el dúo Ouro Negro y Eduardo Nascimento, ambos de Angola. Ahora, no son sólo los jugadores de futbol provenientes de las colonias los que garantizan la reproducción del mito «multi-racial». Los músicos y cantantes proporcionarán una renovada fuente de representaciones tropicales. Eduardo Nascimento fue uno de los primeros cantantes negros a ganar notoriedad y popularidad en la Metrópolis. Cada vez con más intensidad, la televisión ingresaba en la intimidad de la familia lusa. Los festivales de música televisados, fueron, por lo tanto, un ingrediente esencial para promover la causa ultramarina. A esas intervenciones televisivas, se sumaba el famoso programa «Conversas de Familia» en el que Marcelo Caetano, sucesor de Salazar, se dirigía, como un «padre» comprensivo y severo, a sus oyentes y espectadores.

11Marcos Cardão nos presenta una multiplicidad de actores que, en la época, promovía un amplio abanico de sonoridades y musicalidades. Es obvio que ese abanico no puede ser reducido a un bloque compacto. El papel, por ejemplo, de José Osório de Oliveira y su esfuerzo por estimular una «patrimonialización del folclore» en las colonias (sobre todo en Angola) poco tiene que ver con las intervenciones de Eduardo Nascimento, o del propio Tudella. La trayectoria del Dúo Ouro Negro, también es reveladora de las múltiples mudanzas estilísticas y políticas que los músicos del ultramar protagonizaron. Como bien apunta el autor, a partir de 1971 el Dúo Ouro Negro incursionó en sonoridades más creativas y experimentales, al tiempo que fue «redescubriendo» el folclore angolano en diálogo con la música negra en general. Un renovado «afro-centrismo» comenzaba a desafiar la hegemonía del «luso-centrismo». No se trata, por lo tanto, de entender el papel de algunos de estos artistas como si fueran meras marionetas del régimen. Al contrario — y el autor de este libro es consciente de ello — muchas veces los mecanismos de control social implementados por el régimen, no conseguían controlar — vale aquí la redundancia — las consecuencias imprevisibles que este universo de sonoridades y sensualidades producía en los espectadores y en los mismos músicos.

12El último capítulo del libro — «As misses e os trópicos» — está dedicado a otro fragmento significativo de este período: la organización de concursos de belleza en las colonias y en Portugal. Estos concursos vehiculizaron, en palabras del autor, una auténtica «geopolítica de los cuerpos». ¿Al final, si Angola y Mozambique también eran «Portugal», quien podría representar con mejores atributos el ethos de la mujer portuguesa? Un momento de especial entusiasmo fue vivido cuando, en 1971, la representante de Angola (María Celmira Bauleth, más conocida como Riquita) fue elegida Miss Portugal. El gran promotor, en las colonias y Portugal, de aquellos eventos, fue Jorge Jardim: conocido «hombre de negocios» y político que ganaba cada vez más poder en los medios de comunicación de Mozambique. A través de la organización de concursos de Misses, Jardim pretendía afirmar la fuerza creciente de Mozambique, tanto en lo que se refiere a su potencial comercial y económico, como a su riqueza turística y humana. En 1971, Portugal conquista el tercer puesto en el concurso de Miss Mundo, la elegida «portuguesa» era una joven oriunda de Mozambique. Una performance parecida es alcanzada en el año siguiente, cuando Iris María, otra mozambiqueña, es nominada Miss Portugal. En estos grandes y pequeños rituales de la nación «una» y plural, se reafirmaba la persistencia del mito luso-tropicalista. La invención de la «morenidad» y el ideal de belleza representado en la mulata, tienen mucho que ver con esa sociología de lo sensible — es decir, con el luso-tropicalismo — que Gilberto Freyre contribuyó a crear.

13Sobre el luso-tropicalismo se han escrito miles de páginas. No hay historiador o historiadora del colonialismo portugués que no se haya interesado por la relación entre luso-tropicalismo y Estado Novo. ¿Es posible, aún, decir algo original y nuevo sobre el tema? El libro de Marcos Cardão nos autoriza a responder positivamente. El autor interpela el luso-tropicalismo desde una perspectiva novedosa y original. Sus datos son construidos a partir de una rica variedad de fuentes, inclusive de tipo discográficas. Cardão optó por dejar de lado los aspectos normativistas y consagrados del discurso colonial portugués. Se trata de una opción metodológica, con resultados positivos. Pues su objetivo es el de mostrarnos el luso-tropicalismo en funcionamiento, con sus ambigüedades y paradojas. «Fado Tropical…» no es una reflexión más sobre el luso-tropicalismo como simple doctrina o ideología. Al contrario, su mérito radica en el hecho de que ofrece a los lectores la posibilidad de entender el luso-tropicalismo en sus aspectos vividos y experienciales.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

Lorenzo Macagno, « Marcos Cardão, Fado Tropical. O Luso-Tropicalismo na Cultura de Massas (1960-1974) »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 50-1 | 2020, 311-312.

Referência eletrónica

Lorenzo Macagno, « Marcos Cardão, Fado Tropical. O Luso-Tropicalismo na Cultura de Massas (1960-1974) », Mélanges de la Casa de Velázquez [Online], 50-1 | 2020, posto online no dia 19 março 2020, consultado o 08 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/mcv/12954

Topo da página

Autor

Lorenzo Macagno

Universidade Federal do Paraná, Brasil (Departamento de Antropología)

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Topo da página
  • Logo Casa de Velázquez
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals