Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros50-2Actualité de la rechercheDébats. Archéologie et diplomatie...I. — Politiques étrangères et str...Espagne

Actualité de la recherche
Débats. Archéologie et diplomatie européenne en Méditerranée
I. — Politiques étrangères et stratégies nationales

Espagne

Román Fernández-Baca Casares
p. 349-352
Plano | Texto | Notas | Cita | Autor

Texto completo

Redes institucionales y financiamiento

1El Ministerio de Cultura y Deporte, a través de la Dirección General de Bellas Artes y de la Subdirección General del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), está a cargo del «Programa de Ayudas a Proyectos Arqueológicos en el Exterior». Esta convocatoria anual lleva desarrollándose desde 1999, según modalidades de concurrencia competitiva. Los fondos atribuidos a los proyectos seleccionados provienen de los Presupuestos Generales del Estado español, aprobados anualmente. Este Programa de Ayudas otorga un papel relevante a la red diplomática de nuestro país, priorizando los proyectos que hayan sido informados por la Embajada de España en el país donde está prevista la actuación, en el marco de convenios de cooperación cultural suscritos por el Estado español.

2Paralelamente a este programa nacional, existen redes institucionales de apoyo a proyectos arqueológicos, respaldadas por convenios entre universidades, fundaciones e institutos españoles, y otros de los países donde se interviene. Ejemplo de ello es el Acuerdo de colaboración entre la Fundación Atapuerca (Burgos, España) y el Museo Nacional de Georgia, en el que se enmarca el Proyecto Arqueológico sobre experimentación de tecnología lítica en Dmanisi (República de Georgia).

3También cabe destacar la participación de directores científicos españoles en proyectos de investigación conjuntos, como es el caso de la directora científica del proyecto arqueológico en la ciudad romana de Ammaia (Portugal), que se integra en un proyecto de investigación integral de la ciudad dirigido por la Universidad de Lisboa y la propia Fundación Ammaia.

Estrategia internacional y modalidades de intervención

4El principal criterio en la evaluación de un proyecto arqueológico es su valor científico, no geográfico. Sin embargo, existe un punto de calidad para proyectos que vayan a realizarse en países con los que el Estado español tenga firmados convenios de cooperación cultural, como por ejemplo Italia y Portugal en Europa, Marruecos, o países iberoamericanos. En la región mediterránea, existen varios proyectos de larga tradición, en los que se lleva interviniendo de forma continua durante más de una década, como en Pompeya, Tusculum y Villa Adriana en Italia, Lixus en Marruecos, Tiro en Líbano, Heracleópolis Magna y Djehuti en Egipto.

5El Programa de Ayudas es anual, desde la resolución de concesión, durante el año natural y parte del siguiente, para intervenir con libertad de fechas además de ser compatible con otras subvenciones públicas y privadas; y trata así de fomentar la continuidad de los proyectos a largo plazo, gracias a las preceptivas memorias científicas informadas anualmente como medio de control, además de incorporar nuevos proyectos de interés científico. De hecho, entre la documentación requerida para optar a las subvenciones, se debe presentar una memoria de las actividades realizadas por la entidad solicitante en los cinco últimos años en el área de la Arqueología. La propia convocatoria establece que «en el caso de continuación de proyectos subvencionados en anteriores convocatorias, se tendrán en consideración los resultados científicos alcanzados y su proyección internacional».

6Asimismo, en las solicitudes de proyectos arqueológicos, se valora positivamente la inclusión de trabajos de consolidación y conservación preventiva de los restos excavados, incluyendo de musealización y puesta en valor del yacimiento, como por ejemplo los realizados en Heracleópolis Magna (Egipto), La Blanca (Guatemala), o Ammaia (Portugal). En todos los proyectos, se reserva una parte a la difusión de los resultados y al trabajo conjunto con las instituciones locales para mejorar el conocimiento y protección de los yacimientos intervenidos. La propia convocatoria de proyectos establece que «el solicitante podrá prever en el presupuesto del proyecto propuesto un porcentaje de hasta un máximo de un 2% para realizar acciones de difusión y comunicación de dichos proyectos».

Expectativas e impactos de la cooperación en los países receptores

7Las expectativas de los países receptores se centran principalmente en la creación de redes de colaboración científica y formativa que perduren en el tiempo. La vocación de formación y transferencia de conocimientos y metodologías científicas es presente en muchos de los proyectos subvencionados, a través de la implementación y aplicación de nuevos métodos, herramientas y análisis. En cuanto a las exigencias formuladas, son más bien de orden legal: todos los proyectos deben acomodarse a la legislación vigente en materia de patrimonio en cada país de intervención, además de presentar y publicar los resultados, en la mayoría de los casos de manera bilateral.

8Sobre los impactos concretos, cabe destacar que se han mejorado la conservación y la protección de yacimientos arqueológicos intervenidos de gran valor y tradicional fragilidad, como los casos de «La Puntilla» en Perú (constantemente saqueada por los huaqueros), documentando e incluyendo los yacimientos descubiertos en la carta arqueológica como paso previo a su protección por parte de las autoridades; de «Sancti Sprit» en Argentina, con un cercado perimetral y la modificación del proyecto urbanístico que contemplaba la construcción de viviendas sobre el yacimiento; de «La Blanca» en Guatemala, con realización de cubiertas siguiendo la arquitectura tradicional maya que protegen las estructuras monumentales, limpiando y restaurando las pinturas murales descubiertas; o del museo de sitio en Heracleópolis Magna. Estas actuaciones también han incidido en la creación de nuevos espacios turísticos que visitar. Además, se fomenta la cooperación con las comunidades locales y con los centros educativos, insertando actividades formativas para que conozcan y aprendan a identificarse con los yacimientos excavados. Su repercusión en la economía local es manifiesta.

9Las publicaciones científicas en colaboración con investigadores extranjeros se realizan generalmente con carácter anual. Además, la Subdirección General del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), que gestiona el programa de Ayudas, publica periódicamente la revista Informes y Trabajos, con la presentación de los resultados de los proyectos de cada convocatoria. También se organizan Ciclos de Conferencias, en los dos últimos años en colaboración con el Museo Arqueológico Nacional. Este año, para conmemorar los 20 años del programa, se inauguró un ciclo de conferencias con personalidades internacionales en el IPCE y el Museo Arqueológico Nacional.

Frente a las crisis

10Existe una creciente colaboración con regiones en crisis, que se puede notar en las últimas tres convocatorias, con la entrada de proyectos en países en los que hasta ahora no se había intervenido como Georgia, Irak (Kurdistán), Turkmenistán.

11Sin embargo, por desgracia, algunos proyectos han tenido que ser interrumpidos por situaciones de guerra e inestabilidad política en los lugares donde se intervenía o se pensaba intervenir, como en los casos de Tell Halula en Siria, o de Mozambique. En estos casos, los directores científicos han tratado de continuar su investigación proponiendo la excavación de yacimientos con características afines. Los investigadores también deben tratar de visibilizar la situación, los obstáculos, incluso la destrucción de los yacimientos excavados, y así alertar a la sociedad de los riesgos de pérdida para siempre del patrimonio arqueológico y subrayar la necesidad de una mayor implicación internacional. Esto hace más útil, si cabe, la realización de proyectos arqueológicos colaborativos. Para perpetuar las relaciones científicas y culturales a pesar de estos contextos conflictuales, el papel de los arqueólogos es contribuir a la difusión de los resultados, apoyando a las instituciones locales, manteniendo la colaboración conjunta, y apoyando, en el caso de los diplomáticos, las misiones arqueológicas en sus respectivos países. La salvaguardia del patrimonio debe incluir la realización y publicación de mapas, tablas e imágenes de todo lo excavado; el traslado del material arqueológico descubierto, previamente documentado, a los museos una vez finalizada cada campaña de excavación; así como una profunda labor de concienciación ciudadana en las comunidades locales (como parte del trabajo a desarrollar en los proyectos arqueológicos).

12Una vez la crisis contenida, la reanudación del trabajo de campo terreno solo se podrá dar siempre y cuando no se hayan roto la red y los lazos de trabajo conjunto durante el periodo de crisis, mediante la perpetración del trabajo de gabinete y de museo, por ejemplo.

Perspectivas para el futuro

13Una perspectiva importante es la obtención de presupuestos más importantes y más permanentes: cuanto mayor sea la visibilidad de los resultados de estos proyectos, más fácil resultará la concienciación social y la sensibilización política para no solo mantener, sino aumentar las partidas presupuestarias. El ministerio tiene la decisión clara de aumentar el volumen de ayudas y el número de intervenciones arqueológicas en el Mediterráneo y en África y América.

14Aparte, se puede mejorar la cooperación para formar lo mejor posible a los investigadores de mañana en España y en los países asociados, con la creación o la consolidación de los recursos de las existentes: Escuelas conjuntas de Arqueología o programas de intercambio; pero también a través de los convenios internacionales firmados con organismos supranacionales de reconocido prestigio como la UNESCO y en el caso europeo, los fomentados por el Consejo de Europa. Asimismo, se puede plantear la creación de un comité de expertos para la redacción de un Libro Verde sobre los usos del patrimonio arqueológico, que de respuesta a las nuevas necesidades y demandas en relación con la utilidad de esta riqueza patrimonial, especialmente relevante en los países mediterráneos.

  • 1 Schnapp, Alain (2012), «La crise de l’archéologie, de ses lointaines origines à aujourd’hui», Les (...)

15La idea de una cooperación europea para la financiación conjunta de operaciones arqueológicas realizada por diferentes investigadores europeos emerge poco a poco con el fin de estudiar y de preservar este patrimonio mundial. Para ello, se podría plantear la creación de una institución europea ad hoc, o la implementación de un fondo especial establecido por la UNESCO y disponible desde el principio de la crisis. También existen voces que abogan por la creación de una ONG europea del tipo de Médicos sin fronteras que se llamaría Arqueólogos sin fronteras, como lo propone A. Schnapp1 y fundada sobre la solidaridad Norte-Sur cuando un terreno es afectado por una crisis.

16Quizás las dos primeras opciones puedan resultar más eficaces, e inclusive probablemente más la primera si las administraciones nacionales son capaces de dotar de más recursos y autonomía de gestión a sus instituciones ya existentes, como en el caso de España es el Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE). Europa debe avanzar en todo lo concerniente a su patrimonio común y, a la vez, diverso, y desarrollar instrumentos de concienciación colectiva y transferencia y colaboración transversal.

Inicio de página

Notas

1 Schnapp, Alain (2012), «La crise de l’archéologie, de ses lointaines origines à aujourd’hui», Les nouvelles de l’archéologie, 128, p. 6.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Román Fernández-Baca Casares, «Espagne»Mélanges de la Casa de Velázquez, 50-2 | 2020, 349-352.

Referencia electrónica

Román Fernández-Baca Casares, «Espagne»Mélanges de la Casa de Velázquez [En línea], 50-2 | 2020, Publicado el 01 octubre 2020, consultado el 13 mayo 2021. URL: http://journals.openedition.org/mcv/13132; DOI: https://doi.org/10.4000/mcv.13132

Inicio de página

Autor

Román Fernández-Baca Casares

Director General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Deporte

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Inicio de página
  • Logo Casa de Velázquez
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search