Navigation – Plan du site

AccueilNuméros50-2MiscellanéesLa transición al capitalismo en e...

Miscellanées

La transición al capitalismo en el diálogo literario de Joseph de la Vega: Confusión de confusiones (1688)

La transition vers le capitalisme dans le dialogue littéraire de Joseph de la Vega : Confusion des confusions (1688)
The transition to capitalism in Joseph de la Vega’s literary dialogue: Confusion of Confusions (1688)
Jesús Gómez
p. 287-306

Résumés

Encore peu étudié d’un point de vue littéraire, le dialogue Confusión de Confusiones de Joseph de la Vega s’inscrit dans le développement de l’écriture baroque. Parallèlement, il dérive du processus argumentatif associé aux conventions du genre dialogué à partir desquelles nous allons étudier les caractéristiques de ses trois interlocuteurs. La mimesis dialogique a permis au dialoguiste d’incorporer les réactions opposées de deux investisseurs novices, le philosophe subtil et le marchand discret, à la veille de la crise boursière de 1688. Par contraste, l’interlocuteur principal qu’est l’actionnaire érudit justifie le risque de spéculation à la bourse d’Amsterdam dont dépend l’essor économique du capitalisme hollandais, loin du modèle des valeurs de la société de cour.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Rey Hazas, 2015, p. 136. En fechas recientes, han analizado la identidad cultural del escritor sef (...)

1Poco estudiado todavía desde un punto de vista literario, el diálogo Confusión de confusiones (1688) del sefardí Joseph de la Vega (ca 1650-1692) se inscribe en el desarrollo de la escritura barroca con reminiscencias, desde el mismo título inspirado en Calderón de la Barca, de un estilo culto y conceptista1. Aunque la temática general es de carácter económico, ya que contiene la primera argumentación monográfica europea que aborda los principios de la actividad bursátil, es necesario considerar al mismo tiempo cuál es su relación con la mímesis dialógica asociada también en este diálogo literario a la diversa y aun opuesta caracterización de sus tres interlocutores: el filósofo, el mercader y el accionista. Este último lleva el peso argumentativo como portavoz privilegiado del dialoguista, si bien las objeciones planteadas por los otros dos interlocutores no son irrelevantes. A lo largo de las páginas siguientes, por tanto, la específica caracterización literaria en torno al respectivo papel dialógico de cada interlocutor será considerada como paso previo e imprescindible para abordar el contexto histórico-económico de su argumentación.

  • 2 Braudel, 1984, pp. 370-381, estudia la evolución de los vocablos capital, capitalista y capitalism (...)
  • 3 Cardoso, 2013, p. 157. Además de las traducciones modernas (al holandés, al inglés, etc.) del text (...)

2Compuesto en castellano por un escritor sefardí afincado en Ámsterdam, el diálogo Confusión de confusiones presenta en relación a la Monarquía Hispánica una serie de implicaciones sobre la transición al capitalismo que, si bien anticipada desde la crisis bajomedieval, fue potenciada a finales del siglo xvii por el modelo capitalista holandés2. Entre los especialistas en la historia económica de la Europa preindustrial, el diálogo de Joseph de la Vega ha despertado un gran interés por «el espíritu de especulación entonces dominante» en la ciudad holandesa, «del cual la Tulipanmanía de los años 1634 a 1637 constituyó la demostración más vehemente»3. La relevancia de la argumentación desarrollada por el accionista, pionera en la descripción sobre las actividades especulativas en la compraventa de acciones, se explica por su novedad al analizar el funcionamiento de la bolsa ya que, si bien como institución económica y financiera no aparece en España hasta el siglo xix, la bolsa de Ámsterdam se había creado en torno a la fundación de la Compañía de las Indias Orientales holandesa en 1602.

  • 4 Boer, 1995; véase también Vosters, 1986. La importancia de los judíos en el desarrollo de la econo (...)
  • 5 Kaplan, 1996, p. 44. Comenta en el mismo sentido Boer, 2000, p. 8: «Al contrario de lo que sucedía (...)

3Sin embargo, aunque la significación del contexto histórico resulta decisiva para comprender la caracterización de los tres interlocutores, los economistas han tendido a leer Confusión de confusiones como si fuera un documento que reflejara de manera objetiva la realidad económica, olvidando el carácter literario sin el cual no se entiende cabalmente su argumentación. Existen también otros condicionantes ligados a la trayectoria vital del escritor sefardí en la diáspora holandesa que afectan a la singularidad de su escritura más allá de la estricta tradición religiosa de la sinagoga, de acuerdo con el dualismo sacroprofano que ha servido en general para definir la literatura sefardí holandesa4. Producto de una religiosidad que había debido adaptarse a las cambiantes circunstancias políticas, los «judíos nuevos», en palabras de Yosef Kaplan, integraban la comunidad de Ámsterdam formada en su mayoría por descendientes de conversos que habían retornado al judaísmo, si bien nuestro escritor, «como la mayoría de los miembros de su comunidad, consideraba que la bolsa de comercio como otros aspectos de la vida económica estaba fuera de los límites del contenido judaico5». En este sentido, la temática exclusivamente financiera de Confusión de confusiones condiciona el escaso interés de Joseph de la Vega por escribir en su diálogo literario de acuerdo con el respeto escrupuloso de la ley religiosa judía (halajá), lo que contribuyó también a la originalidad de su argumentación.

La caracterización de los tres interlocutores

4Las actividades financieras de la comunidad sefardí holandesa fomentaron la transformación de una economía capitalista sustentada por la expansión del comercio a larga distancia. De hecho, la tajante defensa de la actividad comercial y bursátil que realiza Joseph de la Vega se proyecta de manera autobiográfica en la caracterización del interlocutor principal, el accionista, quien asume en la ficción el papel dialógico de maestro para transmitir la doctrina económica a los otros dos interlocutores, el mercader y el filósofo, que son inversores noveles interesados en conocer el negocio bursátil.

  • 6 Vega, Confusión, p. 196. Boer, 2016, p. 191, ha subrayado la atracción del escritor sefardí por la (...)
  • 7 Vega, Confusión, p. 294.

5De acuerdo con su nueva profesión, el accionista será el encargado de explicar las reglas elementales sobre las inversiones bursátiles y la posibilidad de obtener ganancias legítimas por medio de la compraventa de acciones, documentando en español uno de los primeros testimonios de la acepción financiera del vocablo. Después de que el filósofo subraye en Confusión de confusiones la actualidad del «negocio» de las acciones bursátiles: «aunque he oído hablar muchas veces de él, ni lo entiendo, ni me he aplicado a entenderlo6», será el accionista quien explique su funcionamiento a lo largo de los cuatro diálogos en que se subdivide la argumentación dialógica favorable a la compraventa de acciones. La procedencia autobiográfica en la caracterización del accionista se pone de relieve al final del diálogo segundo cuando él mismo declara que estaba «acostumbrado a escribir cuando nos apartamos todo lo que discurrimos7». La identificación del interlocutor principal hace derivar el diálogo literario directamente de la experiencia inversora en la bolsa de Ámsterdam del dialoguista, condicionada por la histórica crisis bursátil de 1688 que debió de afectar a sus propias inversiones.

  • 8 Cipolla, 2002, pp. 330-341.
  • 9 Según la propuesta de Trevor-Roper, 2009, p. 29: «El Banco de Ámsterdam, fundado en 1609, y la Bol (...)
  • 10 Fritschy, 2006.

6De manera más general, el pensamiento económico en Confusión de confusiones tan sólo se entiende si tenemos en cuenta el llamado «milagro holandés8». Vinculado al temprano desarrollo del capitalismo europeo, se había producido el desplazamiento del eje de la actividad comercial desde los países católicos a los nuevos centros financieros acrecentados por la persecución religiosa a los movimientos reformistas9. Aunque la bolsa de Ámsterdam se creó nueve años después de la fundación de la Compañía de las Indias Orientales, el auge económico de la ciudad holandesa fue resultado del modelo descrito por Joseph de la Vega, que no implica sólo las inversiones bursátiles de la Compañía, sino también la existencia de un banco municipal que garantizaba desde su creación en 1609 el flujo de dinero necesario para las transacciones comerciales y el cambio monetario, evitando fluctuaciones descontroladas, para poder negociar con mayor seguridad y comodidad10. El éxito que hizo de Ámsterdam el principal centro financiero del noroeste europeo condicionó de manera absoluta, si bien mediatizada por la mímesis dialógica, el significado de las sucesivas conversaciones que con el filósofo y el mercader mantiene el accionista.

  • 11 Sanz Ayán, 1989, pp. 67-68. La novedad se originaba por la implantación de un mercado de valores a (...)

7Como interlocutor principal, a lo largo de los cuatro Diálogos curiosos, el accionista experto satisface la curiosidad que muestran los otros dos interlocutores, inversores noveles, por conocer el funcionamiento bursátil. Aunque las bolsas de Brujas y Amberes habían venido a suceder desde mediados del siglo xvi a las viejas ferias renacentistas, durante el siglo siguiente como explica Carmen Sanz Ayán: «todos los demás centros bancarios fueron eclipsados por Amsterdam, con su “Vissel-bank”, sus reservas de dinero y crédito, su participación en la Compañía Holandesa de las Indias Orientales11». Además, la prolongada tendencia alcista de las acciones de la Compañía desde los primeros años de su fundación, aunque alternando con inevitables caídas del valor, explica también el interés del filósofo y del mercader por descubrir los mecanismos que condicionaban sus fluctuaciones económicas.

  • 12 Burke, 1996, p. 101.
  • 13 Vega, Confusión, p. 204.

8Sin embargo, la posibilidad no sólo de conseguir ganancias enormes, sino de incurrir en graves pérdidas, resultaba también directamente proporcional al riesgo asumido por los accionistas cuando desde la fundación de la Compañía se había ido generalizando entre las élites gobernantes de Ámsterdam este modo de aumentar el capital basado en la especulación bursátil: «Las acciones no representaban una inversión segura en un momento y en una ciudad en que las especulaciones en la bolsa de valores eran ya un arte refinado, pero las acciones ofrecían la posibilidad de obtener enormes beneficios12». Resultan lógicas, por tanto, las reticencias que manifiestan desde el inicio tanto el filósofo como el mercader a la hora de invertir su dinero en tan arriesgada actividad: «Quédense los accionistas con sus acciones13», llega a decir el mercader.

  • 14 Un estado de la cuestión puede consultarse en Gómez, 2015a donde, además de sus propias aportacion (...)

9Lo que hasta ahora no se ha puesto de relieve, o suele pasar inadvertido en los estudios de los economistas interesados en esta obra de Joseph de la Vega, es su peculiar escritura dialógica que, en la transición al capitalismo lograda gracias al nuevo modelo financiero, reflexiona sobre su significación económica a partir del comportamiento humano que, con un peso decisivo en la fluctuación de las acciones, se asocia a la mímesis de los tres interlocutores relacionada directamente con el hibridismo del diálogo entre argumentación y ficción, de acuerdo con la caracterización habitual en los estudios hispánicos sobre el género desde su época renacentista14. En un sentido histórico, el contenido de Confusión de confusiones trata sobre los mecanismos bursátiles dependientes de la evolución del comercio colonial, tanto de la Compañía de las Indias Orientales como de su continuadora, la Compañía de las Indias Occidentales fundada en 1621. Pero también explica Joseph de la Vega la manipulación interesada de los inversores, entre los cuales diferencia el accionista dos clases: los que tienden siempre a comprar acciones, a los que llama «amantes» (liefhebberen en flamenco) por su amor a la patria, y los que suelen venderlas, o contraminores porque siempre apuestan por las cotizaciones a la baja.

  • 15 Vega, Confusión, p. 302.
  • 16 Alusiones señaladas por Rey, 2015, pp. 162-168 y 172-180.
  • 17 Vega, Confusión, pp. 366, 316-317, y 365.

10También desde el punto de vista de la caracterización de los interlocutores, en Confusión de confusiones lo más sorprendente es que el desenlace argumentativo viene condicionado por la desgraciada experiencia que padecieron antes los dos inversores noveles. Al inicio del diálogo tercero, el filósofo y luego el mercader se lamentan de las pérdidas que han sufrido sus acciones recordando nada menos que el famoso monólogo calderoniano de Segismundo en La vida es sueño: «¡Ay, mísero de mí! […] ¡Ay, infelice!15». El nuevo recuerdo calderoniano se relaciona no sólo con la atención de Joseph de la Vega por la comedia barroca, de la que cita títulos pertenecientes a varios comediógrafos, además de Calderón: Mira de Amescua, Rojas Zorrilla, Tirso de Molina y Moreto entre otros, sino con otras alusiones a la literatura española en forma de homenaje16. Así, de Quevedo recuerda su famoso soneto: «¿Si será el hombre pegado a una nariz, que pinta Quevedo, este hombre?»; o bien menciona otros pasajes de El día de fiesta por la tarde de Zabaleta17. Son especialmente significativas sendas alusiones al Quijote donde compara el relato cervantino con la actividad de los accionistas al fundar la Compañía: «fabricando algunos navíos, los enviaron en el de 1604 a buscar, como don Quijote, a las Indias Orientales sus aventuras», y con el mismo origen del negocio de las acciones:

  • 18 Ibid., pp. 199 y 226.

Los Quijotes defienden que lo inventó Sancho Panza, o por haber muchos en él que en viéndose con dos ducados luego creen que gobiernan dos ínsulas, o porque sirven como Sancho a un loco que combate molinos de viento, o a la Fortuna, que es más loca de lo que era el gracioso héroe de la Mancha, o por la panza que hacen hinchándose los que lo tratan en conociendo que les sopla bien la dicha o que los alienta bien la suerte18.

  • 19 Ibid., pp. 311 y 403. Como explica también el accionista: «Llaman los flamencos Oost al oriente, W (...)

11Aunque por el recuerdo de La vida es sueño, el accionista reprocha a los dos inversores noveles el haberse dejado engañar y, después, no tener paciencia para soportar las pérdidas: «Si es comedia este negocio, ¿cómo no os aprovecharon tantos ensayos para representar con acierto la comedia?», tras el inicio del diálogo cuarto y último, le afectará también a él mismo la bajada de las cotizaciones tanto de la Compañía de las Indias Orientales (Oost) como de las Occidentales (West) sumiendo en plena confusión a los otros dos interlocutores: «sabed que las acciones del Oost se largan por 370, y las del West por 7519». Ambos declaran entonces su intención de no volver a comprar acciones, si bien el interlocutor principal de Joseph de la Vega se mantiene firme en su propósito de seguir invirtiendo.

  • 20 En palabras de Strigham, 2003, p. 337: «anarchic market».

12Gracias al intercambio dialógico, puede reproducir el dialoguista la variedad de reacciones entre los inversores bursátiles, anticipando en cierto modo los estudios conductistas actuales sobre los comportamientos financieros. No se puede comprender, por tanto, la escritura de Confusión de confusiones como si fuera un estudio sociológico o un tratado sobre las acciones, dadas las convenciones literarias que utiliza para reproducir el carácter fluctuante y asistemático del «mercado anárquico» que contraviene las regulaciones oficiales20. Al devaluar los especuladores el precio de las acciones, la caída bursátil de 1688 interfiere en el significado final de la argumentación desarrollada por los interlocutores cuando a partir del diálogo tercero se produce la ruptura del proceso argumentativo.

13La interferencia resulta clave para interpretar el propósito de Confusión de confusiones más allá de la evidente intencionalidad didáctica que condiciona el respectivo papel que asumen el accionista, como maestro dialógico, y sus dos discípulos, el filósofo y el mercader, a quienes identifica también por su profesión. Aunque el maestro no consiga convencer a sus interlocutores de seguir invirtiendo en acciones debido a la experiencia negativa que han sufrido, y pese a las tremendas dificultades y confusiones del negocio bursátil, son las propuestas del accionista las que representan el futuro del comercio frente a la economía preindustrial de carácter cortesano basada, sobre todo, en el predominio de la actividad rentista y del gasto suntuario.

  • 21 Elias, 1993, p. 99.
  • 22 Smith, 1956, p. 364.

14Según los principios a los que alude Norbert Elias, se produjo un marcado contraste entre la ética capitalista y la aristocrática: «En las sociedades preindustriales, la riqueza más estimada era aquella que uno no había trabajado y para la cual no necesitaba hacerlo, es decir, la riqueza heredada, principalmente las percepciones de la renta provenientes de una propiedad rural heredada21». Desde una perspectiva más amplia, el comportamiento del interlocutor principal de Confusión de confusiones responde a una nueva escala de valores con respecto a la valoración de la actividad económica tradicional. En palabras de Adam Smith, en su famosa obra publicada ya en 1792: «El comerciante está acostumbrado a emplear su dinero en proyectos rentables, mientras que el hidalgo los gasta casi siempre22». El diálogo literario de Joseph de la Vega es una pieza clave para ilustrar el debate historiográfico que se ha producido sobre el predominio de la mentalidad aristocrática por medio de la caracterización del accionista que representa los nuevos valores burgueses en la sociedad holandesa.

15Resulta evidente, como hemos visto, que Joseph de la Vega proyecta sus propios conocimientos financieros en la figura del interlocutor principal, por lo que puede conjeturarse que la desgraciada experiencia del accionista habría motivado la escritura de Confusión de confusiones, haciendo innecesaria una presunta dicotomía entre el indudable carácter literario del diálogo y su propósito didáctico como manual y aviso de inversores. La solución final del proceso argumentativo permanece abierta a diversas interpretaciones sobre el pensamiento económico de la época, poniendo de manifiesto la elección del dialoguista, quien habría optado por ofrecer distintas perspectivas asociadas a los respectivos caracteres de los tres interlocutores, antes que un tratado sistemático sobre el negocio bursátil sometido, por otra parte, a continuas e imprevisibles fluctuaciones.

  • 23 Vega, Confusión, p 294.
  • 24 Israel, 2002, pp. 449-487, atribuye la caída bursátil a los rumores sobre los preparativos holande (...)

16Hemos advertido ya que la evidencia textual en la identificación autobiográfica del interlocutor principal aparece al finalizar el diálogo segundo cuando declara el propio accionista que estaba: «acostumbrado a escribir cuando nos apartamos todo lo que discurrimos […] y, como determino dar la obra en forma de diálogos curiosos a la imprenta, necesito de gran cuidado para perfeccionarla y de gran desvelo para corregirla23». El cuidado en la elección del género dialogado, antes que un adorno innecesario para la expresión de su pensamiento económico, es un elemento constitutivo de su propia dialéctica argumentativa. Aunque la experiencia negativa del accionista se haya inspirado en la crisis de 1688 que pudo afectar a las propias inversiones del escritor sefardí en la bolsa de Ámsterdam, las convenciones literarias del diálogo no actúan en detrimento de su interés para la historia del pensamiento económico, sino que acrecientan el alcance de Confusión de confusiones para caracterizar la expansión comercial y marítima que condujo a la República de Holanda a convertirse en una de las potencias dominantes en Europa24. Su testimonio posee también un gran valor en la historia económica europea para documentar las reacciones generadas por la crisis bursátil de 1688.

  • 25 Vega, Confusión, p. 194. En efecto, como afirma Pancorbo, 2019, p. 643: «Los papeles que asumen es (...)

17La defensa que el accionista lleva cabo de la actividad bursátil en Confusión de confusiones implica un trasfondo histórico que subyace a la caracterización de los tres interlocutores en función de sus respectivas mentalidades, como se afirma en el Prólogo del diálogo de acuerdo con el decorum retórico y literario: «que hable el filósofo como filósofo, el mercader como mercader y el accionista como accionista: uno de sus libros, otro de sus negocios y el último de sus agudezas25». La declaración resulta básica para entender la naturaleza argumentativa de este diálogo literario cuya apertura final es consecuencia de la variedad de las decisiones que adopta cada uno de los interlocutores con respecto al negocio bursátil, sin que el accionista, más allá del indudable papel magistral que le corresponde, haya sido capaz de inculcar en los dos aprendices de inversores su pasión por la actividad económica de la bolsa de Ámsterdam.

La República de las Provincias Unidas

  • 26 Israel, 1992b, p. 215.
  • 27 Sanz Ayán, 2013, p. 41. El doble concepto de «nación» se refiere tanto a los mercaderes portuguese (...)

18Hacia finales del siglo xvii, durante las tres grandes crisis bursátiles de 1672, 1688 y 1720 se produjeron, según Jonathan I. Israel, brotes antisemitas por «la acusación de que los judíos estaban manipulando deliberadamente la bolsa con la difusión de mentiras con el fin de arrebatarles a los cristianos honrados su dinero26». La diáspora sefardí desde finales del Cuatrocientos había contribuido al florecimiento del capitalismo internacional mediante los contactos financieros entre los integrantes de la nación hebrea extendida por toda Europa, desde el territorio otomano hasta los Países Bajos ya que en Ámsterdam se localizaba el centro principal de los sefardíes hispanoportugueses posibilitando el mantenimiento de amplias redes económicas de intercambio comercial: «Las más eficaces de la época moderna al poner en contacto, con gran eficacia, las áreas comerciales del Océano Índico con la emergente y poderosa del Atlántico27». Un porcentaje importante de estos hombres de negocios descendientes de antiguos hebreos portugueses, como era el caso de Joseph de la Vega, se habían asentado legalmente en la ciudad holandesa.

19Desde su propia experiencia bursátil, el autor de Confusión de confusiones pudo escribir el diálogo para excusarse no sólo ante la comunidad sefardí, sino ante el público en general, de la imprevisible evolución de las acciones hasta la crisis de 1688 incorporando las distintas reacciones de los dos inversores noveles, el agudo filósofo y el discreto mercader, que habían sufrido sus consecuencias tanto como el erudito accionista, experimentado y experto. Esto último resulta muy importante porque, de este modo, se justificaba la mentalidad del interlocutor principal favorable a las inversiones.

  • 28 Sombart, 2005, p. 61.

20En su clásico estudio sobre la formación de un hipotético «espíritu capitalista», Werner Sombart se refería a la «pasión por el juego» como un factor relevante que se manifiesta en bolsa facilitando el contacto «entre fundadores de negocios y compradores de acciones28». Por supuesto, no falta en Confusión de confusiones la comparación de la actividad bursátil con diferentes juegos, como el más previsible juego de las damas donde las piezas de cada jugador sólo pueden desplazarse por las casillas blancas o por las negras, mientras que en el ajedrez los movimientos son más complejos, igual que los mayores altibajos que se crean en la actividad bursátil:

  • 29 Vega, Confusión, p. 240.

No es juego de damas nuestro juego, en que no se salta de casa negra, a casa blanca; porque en un punto vemos pasar de las luces a los horrores y, quedando los unos en blanco, otros negros y muchos oscuros […]. Antes parece ajedrez, en que siguen las piezas extraordinarios rumbos29.

  • 30 Corzo, Prat, Vaquero, 2014.
  • 31 Vega, Confusión, p.481.

21Comparaciones lúdicas como la anterior sobre los «extraordinarios rumbos» son utilizadas por el accionista para canalizar la conducta del inversor ante la imposibilidad de controlar el riesgo de las fluctuaciones entre la tendencia alcista y bajista, de acuerdo también con las teorías conductuales sobre finanzas30. Pero la analogía con las reglas del juego se deduce también de las explicaciones sobre la imprevisible evolución de la bolsa de Ámsterdam, dependiente del predominio naval de la Compañía de las Indias Orientales que, junto con la de los ingleses, llegó hasta desplazar a españoles y portugueses de las principales rutas marítimas «para que, oponiéndose a los generosos amagos de los lusitanos e iberos pudiese gozar (como hoy goza) las conquistas de tantos reinos y los tributos de tantos reyes31».

  • 32 «Dutch patriotism was not the cause, but the consequence, of the revolt against Spain» (Schama, 19 (...)
  • 33 Amelang, 2011, p. 135, señala sobre los sefardíes: «Su papel de intermediarios entre el norte y el (...)

22Sobre la prosperidad económica, se sustenta la forja de una mentalidad holandesa frente al dominio de españoles y portugueses: «El patriotismo holandés fue la consecuencia, y no la causa, de la revuelta contra los españoles32». Al margen de los numerosos vínculos literarios de los sefardíes con la cultura hispánica, explícitos en Confusión de confusiones, Joseph de la Vega reafirma la independencia holandesa reconocida en 1648 por la Monarquía Hispánica ya que existe también una diferencia cultural entre las respectivas mentalidades33. Porque la actividad comercial de los judíos nuevos llegados de la Península contribuyó al auge económico de Ámsterdam y, por tanto, al sostenimiento de las Provincias Unidas en permanente conflicto con la Monarquía Hispánica, aun cuando las nuevas circunstancias políticas habían propiciado, desde el reconocimiento de la independencia holandesa tras la Paz de Westfalia, un acercamiento hispano-holandés frente a la política del rey francés Luis XIV.

  • 34 Maffi, 2013, p. 100. Véanse Collantes, 1991 y Herrero Sánchez, 2000.

23Tras la guerra de Devolución de 1667 y la amenaza francesa a los Países Bajos meridionales, se produjo una aproximación entre los intereses españoles y holandeses que prosiguió durante la guerra tras la invasión gala de 1672-1678 cuando la «Monarquía intervino a favor de las Provincias Unidas, continuando así con el proceso de acercamiento empezado al tiempo de la paz de Westfalia34». El desarrollo financiero holandés, como pone de relieve Confusión de confusiones, vino condicionado en todo caso por una trayectoria económica contraria a la que se había originado en la sociedad española tras la importación de los metales preciosos americanos y la expansión del comercio internacional que acabó debilitando la economía de la península ibérica.

  • 35 Geisler, 2013, p. 139.

24Aunque escrito en español originalmente, en el diálogo de Joseph de la Vega se percibe una mentalidad novedosa con respecto a la entonces predominante en la Monarquía Hispánica. A diferencia de un Francisco de Quevedo, citado en Confusión de confusiones como parte de la herencia conceptista, no se percibe recelo alguno ante el poder del dinero tan característico de la visión quevedesca: «La crisis que experimenta España en esta época radica en la crisis de una organización destinada a asegurar el poder, pero demasiado rígida como para integrar las nuevas formas económicas y demasiado reducida a las armas35». La expansión comercial holandesa se había basado en su adaptación a un modelo capitalista emergente que culminó en su conversión como potencia mundial gracias al comercio, a las manufacturas y a la economía monetaria. Como consecuencia de las respectivas coyunturas económicas de ambos países, el proceso de transformación del capital mercantil adquirió un ritmo muy diferente en cada caso.

  • 36 Crespo Solana, 2002. Sobre el capitalismo castellano afirma Ruiz Martín, 1990, p. 149: «no le deja (...)

25Se reactivó la actividad de la burguesía mercantil con la expansión del comercio a larga distancia, gracias a las sociedades por acciones como la Compañía de las Indias Orientales cuyos mecanismos financieros defiende por sus grandes beneficios Confusión de Confusiones, mientras que el «pequeño capitalismo» castellano, por utilizar la conocida expresión de Felipe Ruiz Martín, se vio desbordado bajo la expansión de una holandesa «hegemonía sin Imperio36». Castilla pagó con metales preciosos el precio de mantener la extensión de su vasto Imperio ya que contribuyeron a saldar las deudas contraídas por las importaciones del extranjero, además de financiar el incesante esfuerzo bélico que obstaculizaba su propia transición desde una economía cortesana a otra de signo plenamente capitalista.

  • 37 Hamilton, 1984, p. 36.

26Según la vieja hipótesis formulada por Hamilton a finales de los años cuarenta del siglo pasado, entre los factores que causaron el «florecimiento del capitalismo», habría resultado fundamental la acumulación económica derivada de los beneficios obtenidos del comercio con las Indias Orientales por las Compañías inglesa y holandesa, así como la apertura de mercados del Nuevo Mundo y las importaciones de los metales preciosos americanos, sobre todo, de la plata porque ambos factores «suministraron los medios para la formación del capital fijo, y los espléndidos beneficios alcanzables proporcionaron el incentivo para la prosecución febril de empresas capitalistas37». Pero no fueron solo los beneficios económicos y monetarios obtenidos por el comercio, ni la llegada de la plata mejicana y peruana, sino otros factores los que primaron en la transición capitalista como el desarrollo de las técnicas bancarias y comerciales que sustentan el modelo de compañía por acciones sobre el que versa Confusión de confusiones.

  • 38 Entre los acuerdos de Münster que forman parte de la paz de Westfalia, además del reconocimiento d (...)
  • 39 Schepper, 1992.

27El reconocimiento de la soberanía de la República de las Provincias Unidas a partir de 1648, además de sancionar el irreversible declive de la Monarquía Hispánica tras la interminable sucesión de guerras en los Países Bajos, puso también de relieve su dependencia comercial de los mercaderes sefardíes asentados en Holanda, entre los cuales se contaba la familia de Joseph de la Vega38. Son hechos bien conocidos, desde que la escisión en 1572 de los Países Bajos hubiera marcado un proceso político que lleva, con la Unión de Utrecht de 1579, a la fundación de una República gobernada por las siete antiguas provincias rebeldes39. La actividad mercantil holandesa impulsada por su relación competitiva con la Monarquía Hispánica, de la que se había independizado de facto en 1609, representaba el capitalismo cosmopolita triunfante mejor que ninguna otra potencia europea de la época, diferenciándose cada vez más de la economía basada en el predominio de la actividad rentista.

  • 40 Elliott ha insistido en la perniciosa influencia de los censos y juros como factor primordial en l (...)
  • 41 Carlos Morales, 2013.
  • 42 DuPlessis, 2001, p. 159. Por su parte, afirma Sombart, 2005, p. 155: «Quizá sea en los Países Bajo (...)

28Tradicionalmente asociado a la economía rentista dependiente de los censos y juros, sobre otras formas de inversión menos orientadas hacia la reducción de riesgos, el modelo económico de la sociedad cortesana se caracterizaba por la exaltación del gasto suntuario sobre la actividad comercial productiva40. Además del desplazamiento tan acusado del capital comercial hacia la inversión en rentas, la política económica deficitaria dependiente del crédito obtenido con asientos (a corto plazo) y juros (deuda a largo plazo) en manos muchas veces de mercaderes-banqueros, como los genoveses y los conversos portugueses, se convirtió en otro obstáculo para la transformación capitalista del Imperio de los Austrias hispanos, dadas sus insaciables necesidades financieras causantes de un endeudamiento crónico, así como de una fiscalidad en aumento41. Tanto por el predominio de la actividad rentista como por su endeudamiento, la economía imperial de los Austrias hispanos tampoco favoreció especialmente las inversiones destinadas a generar riquezas, o a mejorar un modelo productivo subordinado a los intereses de la corte, en contraste con el competitivo capitalismo holandés favorecido por la rentable expansión del comercio internacional: «al abrir nuevas rutas de tráfico y reducir las tasas de embarque con mejores navíos, con una impresionante información comercial y un capital barato y fácilmente disponible42». El auge del comercio internacional acabó provocando la transición al capitalismo holandés organizado en redes financieras a partir de las compañías por acciones.

  • 43 Cameron, Neal, 2005, p. 177. Destaca también Neal, 2004, la importancia en el sistema económico ho (...)

29Después de analizar la caracterización de los interlocutores en Confusión de confusiones, a pesar de todas las objeciones de los dos inversores noveles y de la propia experiencia desgraciada del accionista, se acaba exaltando la actividad mercantil que sustenta el desarrollo económico de Ámsterdam donde la banca se convirtió en una institución de crédito para proveer a las demandas económicas tanto de las campañas militares como de los intereses comerciales holandeses: «Amsterdam, con su banco, su bolsa y su favorable balanza de pagos, se convirtió rápidamente en el emporio mundial del oro y la plata43». A pesar de la decepción final de los interlocutores de Joseph de la Vega, cuando el hundimiento de la cotización bursátil parece contradecir la argumentación defendida por el accionista, su punto de vista prevaleció también históricamente sobre la caduca mentalidad precapitalista del filósofo escolástico, incapaz de asimilar las lecciones, y sobre los temores de un mercader muy poco inclinado a asumir los riesgos inherentes a la especulación bursátil propia de las finanzas de los nuevos mercaderes-banqueros que se habían transformado en poderosos hombres de negocios.

  • 44 Yun, 2004, p. 572: «El segundo ciclo atlántico, la extraordinaria arribada de metales preciosos, e (...)

30El contexto histórico en la transición al capitalismo representada por el milagro económico holandés supuso el predominio de un modelo económico polarizado en el comercio internacional cuyas redes comerciales extranjeras habían sido claramente perjudiciales para la economía de la Monarquía Hispánica incapaz de adaptarse a las nuevas demandas por su falta de flexibilidad44. Desde una perspectiva comparada, al analizar las conflictivas relaciones entre la Monarquía Hispánica y la República de las Provincias Unidas, hay que subrayar la diversidad de sus respectivas organizaciones institucionales en el contexto de una globalización económica impulsada por la Europa de las Cortes anterior al surgimiento del Estado-nación.

  • 45 Tilly, 1992, pp. 140-141: «En el siglo xvii, las exigencias de la República de Holanda a los finan (...)
  • 46 Schumpeter, 1971, p. 185, quien añade sobre la expansión imperial de los Habsburgo españoles: «no (...)

31El desarrollo comercial holandés, ligado al modelo político de la pequeña república fragmentada en federaciones urbanas fue singular ya que la mayor parte del continente europeo, incluida la Monarquía Hispánica, se encontraba todavía durante el siglo xvii bajo la hegemonía imperial y monárquica del modelo coercitivo (Tilly) caracterizado no tanto por su alta fiscalidad, como por subordinar los intereses capitalistas a las obligaciones militares con la percepción de tributos y rentas para subvencionar las constantes necesidades financieras45. Inicialmente asociado en exclusiva al estamento de los guerreros y de la nobleza, el modelo económico cortesano consiguió pervivir durante siglos tras la desaparición del feudalismo europeo porque absorbió gran parte de la nueva riqueza para sus propios fines dentro de una estructura política que, como afirma J. A. Schumpeter, aunque favorecía el interés burgués: «no era burguesa por su naturaleza y su espíritu: era feudalismo organizado sobre base capitalista; era una sociedad aristocrática y militar alimentada de capitalismo; un caso anfibio muy sustraído al control burgués46». La ruptura, además de religiosa, política y económica con la Monarquía Hispánica de los Países Bajos marcó la singular progresión holandesa en tanto que potencia mercantil ligada a la expansión del comercio a larga distancia tras la fundación de la Compañía de las Indias Orientales, como explica en su diálogo bursátil Joseph de la Vega.

  • 47 Rivero Rodríguez, 2005, p. 306.

32Escrito en español como casi el resto de su obra, el diálogo Confusión de confusiones, desde la periferia de la Monarquía Hispánica, cuestionaba los valores nobiliarios del discurso cortesano en la transición hacia un capitalismo que traía aparejada la novedosa consideración de la riqueza producida con la actividad bursátil y la especulación financiera, sin que fuera necesaria otra justificación moral o religiosa. Aunque hispanidad y judaísmo vayan también de la mano en el diálogo del sefardí afincado en Ámsterdam, en cambio, para la sociedad hispánica de la época: «la pobreza no tenía un carácter degradante sino edificante, mientras que la riqueza no se admitía como valor, antes bien, tenía un carácter negativo47». La mentalidad nobiliaria tradicionalmente hostil a los valores mercantiles asociados al dinero junto con las incesantes necesidades de financiación y el déficit crónico de la Hacienda Real, además de la falta de flexibilidad de su modelo económico pensado para financiar la estabilidad del Imperio, obstaculizaron la inversión productiva y el desarrollo de las nuevas prácticas financieras.

  • 48 Schultz, 2001, p. 29.

33En cambio, el predominio de la actividad financiera basada en el comercio internacional a larga distancia favoreció la transición al capitalismo cuyo auge pervivió hasta mediados del siglo xviii: «Cuando Inglaterra expulsó a los holandeses y Londres pasó a ocupar el papel de centro mundial, esto fue en un principio una lucha sobre los mismos campos y con las mismas armas, una lucha por el dominio de los mares y del comercio internacional48». El desarrollo del capitalismo no se vio potenciado en la Monarquía Hispánica, donde tampoco se produjo el necesario debilitamiento de los ideales heroicos a favor del nuevo héroe financiero personificado en el interlocutor principal de Confusión de confusiones.

34De los tres interlocutores de Joseph de la Vega, representa el accionista mejor que ninguno la obligación de asumir nuevos riesgos en el ámbito económico. A diferencia de lo que ocurría en el interior de la Monarquía Hispánica, la diáspora sefardí en el noroeste europeo contribuyó al florecimiento comercial de núcleos urbanos en competencia directa con el modelo económico cortesano. Las ventajas del diálogo escrito en español desde fuera del dominio político de los Austrias hispanos se asocian estrechamente a la caracterización respectiva del accionista, el mercader y el filósofo, de acuerdo con el hibridismo genérico del género dialogado entre la ficción y la información, económica o bursátil.

35En resumen, la escritura de Confusión de confusiones está ligada al desplazamiento de la identidad cultural de los sefardíes desde la Península Ibérica hacia el noroeste europeo donde la nueva comunidad judía, sin abandonar sus raíces hispanoportuguesas, contribuyó a reconfigurar la mentalidad nobiliaria anticipando la crisis del sistema cortesano. A partir de la complejidad del proceso argumentativo personificado en sus tres interlocutores, se deduce del análisis previo que la modernidad del proceso económico descrito en el diálogo literario Confusión de confusiones se percibe no en contra, sino gracias a la utilización de las convenciones de un género clasicista y barroco muy difundido entonces. En función de la mímesis dialógica asociada a la diferente caracterización de los tres interlocutores, supo transmitir Joseph de la Vega la crisis de valores propiciada por las nuevas circunstancias históricas que favorecieron la transición europea al capitalismo.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Vega, Joseph de la, Confusión de confusiones. Diálogos curiosos entre un filósofo agudo, un mercader discreto y un accionista erudito [1688], ed. de Esther Aizpuru y Virginia Rodríguez, Madrid, Comisión Nacional del Mercado de Valores, 2015.

Bibliografía

Amelang, James S. (2011), Historias paralelas. Judeoconversos y moriscos en la España moderna, Madrid, Akal.

Boer, Harm den (1995), La literatura sefardí de Amsterdam, Alcalá de Henares, Instituto Internacional de Estudios Sefardíes y Andalusíes – Universidad de Alcalá.

Boer, Harm den (2000), «Amsterdam y la cultura judeoespañola», Ínsula, 647, pp. 6-8.

Boer, Harm den (2016), «La confusión de lo nuevo: artificios verbales frente a mecanismos de la bolsa en José de la Vega y su Confusión de confusiones (1688)», en Wolfram Nitsch y Christian Wehr (eds.), Artificios: Technik und Erfindungsgeist in der spanischen Literatur und Kultur der frühen Neuzeit, Paderborn, Wilhelm Fink, pp. 187-197.

Braudel, Fernand (1984), Civilización material, economía y capitalismo, siglos xv-xviii, vol. 2: Los juegos del intercambio, Madrid, Alianza.

Burke, Peter (1996), Venecia y Amsterdam. Estudios sobre las élites del siglo xvii, Barcelona, Gedisa.

Cameron, Rondo, Neal, Larry (2005), Historia económica mundial desde el Paleolítico hasta el presente, Madrid, Alianza.

Cardoso, José Luis (2013), «Joseph de la Vega (Córdoba 1650?-Ámsterdam 1692?)», en Rocío Sánchez Lissen (ed.), Economía y economistas andaluces (siglos xvi al xx), Madrid, Ecobook – Editorial del Economista, pp. 155-168.

Carlos Morales, Carlos Javier de (2013), «Endeudamiento dinástico y crisis financieras en tiempo de los Austrias», Libros de la Corte.es, 7, pp. 59-128.

Cipolla, Carlo M. (2002), Historia económica de la Europa preindustrial, Barcelona, Crítica.

Collantes Fernández, Francisco Javier (1991), España y las Provincias Unidas durante la guerra de Holanda (1668-1679), Madrid, Universidad Complutense de Madrid, col. «Tesis Doctorales».

Corzo, Teresa, Prat, Margarita, Vaquero, Esther (2014), «Behavioral Finance in Joseph de la Vega’s Confusion de Confusiones», The Journal of Behavioral Finance, 15, pp. 341-350.

Crespo Solana, Ana (2002), «Las comunidades mercantiles y el mantenimiento de los sistemas comerciales de España, Flandes y la República Holandesa, 1648-1750», en Ana Crespo Solana y Manuel Herrero Sánchez (eds.), España y las 17 provincias de los Países Bajos. Una revisión historiográfica (xvi-xviii), Córdoba, Universidad de Córdoba – Ministerio de Asuntos Exteriores – Fundación Carlos de Amberes, vol. 2, pp. 443-467.

Dumez, Hervé (2015), «La description du premier marché financier. Un retour sur la Confusion des Confusions, de Joseph de la Vega», Annales des Mines-Gérer et comprendre, 119, pp. 7-12.

DuPlessis, Robert S. (2001), Transiciones al capitalismo en Europa durante la Edad Moderna, Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza.

Elias, Norbert (1993), La sociedad cortesana, México, FCE.

Elliott, John H. (1989), España y su mundo, 1500-1700, Madrid, Alianza.

Fritschy, Wantje (2006), «Holland’s public debt and Amsterdam’s capital market (1585-1609)», en Carmen Sanz Ayán y Bernardo J. García García (eds.), Banca, crédito y capital. La Monarquía Hispánica y los antiguos Países Bajos (1505-1700), Madrid, Fundación Carlos de Amberes, pp. 39-57.

Geisler, Eberhard (2013), El dinero en la obra de Quevedo. La crisis de identidad en la sociedad feudal española a principios del siglo xvii, Kassel, Reichenberger.

Gómez, Jesús (2015a), «El lugar del diálogo en el sistema literario clasicista: después de 1530», Etiópicas, 11, pp. 39-67.

Gómez, Jesús (2015b), Tendencias del diálogo barroco. Literatura y pensamiento durante la segunda mitad del siglo xvii, Madrid, Visor Libros.

Gómez, Jesús (2018), «La identidad literaria del sefardí Joseph de la Vega en su diálogo Confusión de confusiones», Sefarad, 78, pp. 367-390.

Hamilton, Earl J. (1984), El florecimiento del capitalismo. Ensayos de historia económica, Madrid Alianza.

Herrero Sánchez, Manuel (2000), El acercamiento hispano-neerlandés (1648-1678), Madrid, CSIC.

Israel, Jonathan (1992a), La judería europea en la era del mercantilismo, 1550-1750, Madrid, Cátedra.

Israel, Jonathan (1992b), «Los sefardíes en los Países Bajos», en Elie Kedourie (ed.), Los judíos en España. La diáspora sefardí desde 1492, Barcelona, Crítica, pp. 194-219.

Israel, Jonathan (2002), Diasporas within a Diaspora. Jews, Crypto-Jews and the World Maritime Empires (1540-1740), Leiden, Brill.

Kaplan, Yosef (1996), Judíos nuevos en Ámsterdam. Estudio sobre la historia social e intelectual del judaísmo sefardí en el siglo xvii, Barcelona, Gedisa.

Maffi, Davide (2013), «Las guerras de los Austrias», en Luis Ribot (ed.), Hugo O’Donnell (dir.), Historia militar de España, III.2: Edad Moderna, Madrid, Ministerio de Defensa, pp. 79-118.

Neal, Larry (2004), «The monetary, financial and political architecture of Europe, 1648-1815», en Leandro Prados (ed.), Exceptionalism and Industrialisation: Britain and its European Rivals, 1688-1815, Cambridge, Cambridge UP, pp. 73-191.

Pancorbo, Fernando J. (inédita), Joseph Penso de Vega. La clave de un proceso intelectual, tesis doctoral defendida en 2017, Universität Basel.

Pancorbo, Fernando J. (2019), «Ingenio verbal y poética de la sinrazón ante la crisis bursátil: Joseph Penso y su Confusión de confusiones», Hipogrifo, 7, pp. 633-651.

Petram, Lodewijk (inédita), The World’s First Stock Exchange. Amsterdam market for Dutch East Indian Company shares became a modern securities market, 1602-1700, tesis de Ph.D. defendida en 2011, University of Amsterdam.

Rey Hazas, Antonio (2015), «Confusión de confusiones considerada como literatura», en Joseph de la Vega, Confusión de confusiones. Diálogos curiosos entre un filósofo agudo, un mercader discreto y un accionista erudito [1688], ed. de Esther Aizpuru y Virginia Rodríguez, Madrid, Comisión Nacional del Mercado de Valores, pp. 135-180.

Rivero Rodríguez, Manuel (2005), La España de Don Quijote. Un viaje al Siglo de Oro, Madrid, Alianza.

Ruiz Martín, Felipe (1990), Pequeño capitalismo, gran capitalismo, Barcelona, Crítica.

Sanz Ayán, Carmen (1989), Los banqueros de Carlos II, Valladolid, Universidad de Valladolid.

Sanz Ayán, Carmen (2013), Los banqueros y la crisis de la Monarquía Hispánica de 1640, Madrid, Marcial Pons.

Schama, Simon (1987), The Embarrassment of Riches. An Interpretation of Dutch Culture in the Golden Age, Nueva York, Alfred A. Knopf.

Schepper, Hugo de (1992), «Los Países Bajos separados y la corona de Castilla en la década de 1640», en Antoni Simón i Tarrés (ed.), 1640: La Monarquía Hispánica en crisis, Barcelona, Crítica, pp. 212-258.

Schultz, Helga (2001), Historia económica de Europa, 1500-1800. Artesanos, mercaderes y banqueros, Madrid, Siglo XXI.

Schumpeter, Joseph A. (1971), Historia del análisis económico, Barcelona, Ariel.

Smith, Adam (1956), Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones, trad. de Gabriel Franco, México, FCE.

Sombart, Werner (2005), El Burgués. Contribución a la historia espiritual del hombre económico moderno, trad. de María Pilar Lorenzo, rev. de Miguel Paredes, Madrid, Alianza.

Stringham, Edward (2003), «The Extralegal Development of Securities Trading in Seventeenth-Century Amsterdam», The Quaterly Review of Economics and Finance, 43, pp. 321-344.

Studnicki-Gizbert, Daviken (2007), A Nation upon the Ocean Sea. Portugal’s Atlantic Diaspora and the Crisis of the Spanish Empire, 1492-1640, Oxford, Oxford UP.

Tilly, Charles (1992), Coerción, capital y los Estados europeos, 990-1990, Madrid, Alianza.

Trevor-Roper, Hugh (2009), La crisis del siglo xvii. Religión, Reforma y cambio social, Madrid, Katz Eds.

Vosters, Simon A. (1986), «The Netherlands and the Literature of the Amsterdam Sephardic Community in the Seventeeth Century», en Bruno M. Damiani (ed.), Renaissance Studies and Golden Age Essays in Honor of D. W. McPheeters, Potomac (Maryland), Scripta Humanistica, pp. 234-250.

Yun, Bartolomé (2004), Marte contra Minerva. El precio del Imperio español, c. 1450-1600, Barcelona, Crítica.

Haut de page

Notes

1 Rey Hazas, 2015, p. 136. En fechas recientes, han analizado la identidad cultural del escritor sefardí: Pancorbo, inédita; y Gómez, 2018. Las siguientes consideraciones se han realizado en el marco del proyecto H2019/HUM-5898 de la Comunidad de Madrid/Unión Europea (Fondo Social Europeo), adscritos al Instituto Universitario La Corte en Europa (IULCE).

2 Braudel, 1984, pp. 370-381, estudia la evolución de los vocablos capital, capitalista y capitalismo. Este último no surge hasta mediados del siglo xix aludiendo a la apropiación del capital o de la riqueza, aunque entre sus antecedentes figuran las sociedades por acciones. A propósito de la transición al capitalismo, Yun, 2004, p. 9, se ha referido a «la dificultad actual a la hora de dar una respuesta cerrada y de validez general a los problemas planteados. Es igualmente difícil encerrar en formalizaciones rígidas un proceso del que contamos con multitud de datos al tiempo contradictorios y complejos».

3 Cardoso, 2013, p. 157. Además de las traducciones modernas (al holandés, al inglés, etc.) del texto español, atestiguan el interés por Confusión de confusiones las historias de la bolsa, como la de Petram, inédita, pp. 186-189, en cuyo apéndice advierte de la exageración del valor documental concedido a este «fictious dialogue».

4 Boer, 1995; véase también Vosters, 1986. La importancia de los judíos en el desarrollo de la economía capitalista se ve favorecida por las redes internacionales que se establecen entre las diversas comunidades (Israel, 1992a).

5 Kaplan, 1996, p. 44. Comenta en el mismo sentido Boer, 2000, p. 8: «Al contrario de lo que sucedía en comunidades tradicionales, los sefardíes de Ámsterdam no toleraban la intromisión religiosa en sus actividades diarias, porque el comercio se regía por principios autónomos».

6 Vega, Confusión, p. 196. Boer, 2016, p. 191, ha subrayado la atracción del escritor sefardí por la actividad bursátil, «un mecanismo, sobre el cual no se tiene control».

7 Vega, Confusión, p. 294.

8 Cipolla, 2002, pp. 330-341.

9 Según la propuesta de Trevor-Roper, 2009, p. 29: «El Banco de Ámsterdam, fundado en 1609, y la Bolsa de Ámsterdam, fundada en 1611, debieron su existencia a la inmigración “flamenca” y se basaba en modelos católicos provenientes del sur».

10 Fritschy, 2006.

11 Sanz Ayán, 1989, pp. 67-68. La novedad se originaba por la implantación de un mercado de valores a gran escala (Braudel, 1984, p. 74). Como afirma también sobre la bolsa de Ámsterdam Dumez, 2015, p. 8: «la première bourse moderne à avoir fonctionné à grande échelle».

12 Burke, 1996, p. 101.

13 Vega, Confusión, p. 204.

14 Un estado de la cuestión puede consultarse en Gómez, 2015a donde, además de sus propias aportaciones, resume los estudios dialógicos de ámbito hispánico, especialmente centrados en la época renacentista desde los años ochenta (J. Ferreras, A. Vian), hasta la monografía actual sobre el diálogo barroco (id., 2015b, pp. 165-175), que incluye referencias específicas a Confusión de confusiones.

15 Vega, Confusión, p. 302.

16 Alusiones señaladas por Rey, 2015, pp. 162-168 y 172-180.

17 Vega, Confusión, pp. 366, 316-317, y 365.

18 Ibid., pp. 199 y 226.

19 Ibid., pp. 311 y 403. Como explica también el accionista: «Llaman los flamencos Oost al oriente, West al oeste; e, intitulándose la compañía de que hasta ahora hemos tratado Compañía del Oost por fundar en la India Oriental su estabilidad, hay otra compañía que se ha intitulado la del West por establecer en la India Occidental su lustre» (ibid., p. 334).

20 En palabras de Strigham, 2003, p. 337: «anarchic market».

21 Elias, 1993, p. 99.

22 Smith, 1956, p. 364.

23 Vega, Confusión, p 294.

24 Israel, 2002, pp. 449-487, atribuye la caída bursátil a los rumores sobre los preparativos holandeses para intervenir en la revolución inglesa, documentando las fluctuaciones de los valores desde otoño de 1671 a julio de 1690. Entre 25 y 29 de agosto de 1688, se produjo una brusca caída del valor de las acciones, desde 580 libras a 370 provocando el pánico bursátil. Por su parte, Petram, inédita, pp. 164-165, corrige parcialmente los datos anteriores desconfiando del valor documental de Confusión de confusiones, que tendería a su dramatización.

25 Vega, Confusión, p. 194. En efecto, como afirma Pancorbo, 2019, p. 643: «Los papeles que asumen estos tres personajes […] vienen determinados por la mímesis conversacional».

26 Israel, 1992b, p. 215.

27 Sanz Ayán, 2013, p. 41. El doble concepto de «nación» se refiere tanto a los mercaderes portugueses como a los comerciantes de origen judío, según puntualiza Studnicki-Gizbert, 2007, p. 11: «Judaism and the sense of belonging to a broader Jewish community were central to the experience of many members of the Portuguese Nation».

28 Sombart, 2005, p. 61.

29 Vega, Confusión, p. 240.

30 Corzo, Prat, Vaquero, 2014.

31 Vega, Confusión, p.481.

32 «Dutch patriotism was not the cause, but the consequence, of the revolt against Spain» (Schama, 1987, p. 21, trad. esp. del autor del artículo).

33 Amelang, 2011, p. 135, señala sobre los sefardíes: «Su papel de intermediarios entre el norte y el sur de Europa, y sus conexiones con otros lugares de la esfera en expansión del comercio trasatlántico constituían el pilar sobre el que se asentaba la prosperidad que les hacía tan útiles a los ojos de sus anfitriones holandeses».

34 Maffi, 2013, p. 100. Véanse Collantes, 1991 y Herrero Sánchez, 2000.

35 Geisler, 2013, p. 139.

36 Crespo Solana, 2002. Sobre el capitalismo castellano afirma Ruiz Martín, 1990, p. 149: «no le dejaron disfrutar en solitario de su suerte; temprano se vio concurrido por el capitalismo cosmopolita, que codiciosamente se sintió atraído por los tesoros americanos que llegaban a la península ibérica. Al encontrarse, era inevitable que uno de los dos, el más débil, fuese sometido por el más robusto».

37 Hamilton, 1984, p. 36.

38 Entre los acuerdos de Münster que forman parte de la paz de Westfalia, además del reconocimiento de la independencia holandesa, figuran concesiones comerciales por parte hispánica, como afirma Israel, 2002, p. 223: «A major remaining source of friction between the United Provinces and Spain after 1648 arose precisely from the relatively favourable terms of commerce which the Dutch obtained at Münster and in the subsequent Dutch-Spain maritime treaty of 1650».

39 Schepper, 1992.

40 Elliott ha insistido en la perniciosa influencia de los censos y juros como factor primordial en la «decadencia» comercial e industrial de Castilla: «Todo aquel que tuviera dinero ahorrado —un noble, un mercader, un rico campesino, o una institución, como los conventos—, podía prestarlo a personas privadas, a corporaciones municipales, o a la Corona, a un interés garantizado del 5, del 7 o el 10 por 100» (Elliott, 1989, p. 278).

41 Carlos Morales, 2013.

42 DuPlessis, 2001, p. 159. Por su parte, afirma Sombart, 2005, p. 155: «Quizá sea en los Países Bajos donde por primera vez se desarrolló plenamente el espíritu capitalista, donde se logró un grado de difusión hasta entonces desconocido, y donde por primera vez se apoderó de toda una nación. Holanda fue, sin lugar a dudas, el país modelo del capitalismo durante el siglo xvii».

43 Cameron, Neal, 2005, p. 177. Destaca también Neal, 2004, la importancia en el sistema económico holandés del banco de Ámsterdam (Amsterdamse Wisselbank), fundado en 1609, por su capacidad y estabilidad financiera.

44 Yun, 2004, p. 572: «El segundo ciclo atlántico, la extraordinaria arribada de metales preciosos, el desarrollo de los medios de pago, de las diásporas mercantiles, del sistema de consultados, etc., generaban una mayor complejidad en el plano internacional y creaba unas condiciones para el paso a un modelo más polarizado de comercio internacional en el que el intercambio marítimo tomaría un protagonismo indiscutible».

45 Tilly, 1992, pp. 140-141: «En el siglo xvii, las exigencias de la República de Holanda a los financieros de Amsterdam y otras ciudades mercantiles permitieron a un Estado pequeño reunir enormes sumas de dinero con rapidez para sus ejércitos y su marina y convertirse con ello en la potencia dominante de Europa, durante algún tiempo».

46 Schumpeter, 1971, p. 185, quien añade sobre la expansión imperial de los Habsburgo españoles: «no tenían relación alguna con los intereses burgueses de las partes de su desparramado imperio, ni con la lógica del proceso capitalista […]. Príncipes y barones, ejércitos y clerecías salieron de la prueba con mayor fuerza y mayor prestigio, mientras declinaban en cambio el prestigio y el poder político de la burguesía, particularmente en Alemania, Francia y España. La gran excepción en el continente fueron los Países Bajos» (ibid., p. 186).

47 Rivero Rodríguez, 2005, p. 306.

48 Schultz, 2001, p. 29.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jesús Gómez, « La transición al capitalismo en el diálogo literario de Joseph de la Vega: Confusión de confusiones (1688) »Mélanges de la Casa de Velázquez, 50-2 | 2020, 287-306.

Référence électronique

Jesús Gómez, « La transición al capitalismo en el diálogo literario de Joseph de la Vega: Confusión de confusiones (1688) »Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 50-2 | 2020, mis en ligne le 02 octobre 2020, consulté le 17 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/mcv/13422 ; DOI : https://doi.org/10.4000/mcv.13422

Haut de page

Auteur

Jesús Gómez

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search