Navigation – Plan du site

AccueilNuméros50-2Dossier. Conmemoraciones e identi...El genio de la raza

Dossier. Conmemoraciones e identidades (trans)nacionales, entre España y América Latina

El genio de la raza

Las conmemoraciones cervantinas a comienzos del siglo xx, entre lo nacional y lo transnacional
Le génie de la raza. Les commémorations cervantines au début du xxe siècle, du national au transnational
The genius of la raza. Cervantes’ conmemorations in the early 20th Century: national and transnational forces
Javier Moreno Luzón
p. 67-90

Résumés

Cet article analyse le caractère transnational de deux des commémorations de Cervantes : le troisième centenaire de la publication de Don Quichotte en 1905, et celui de la mort de son auteur, Miguel de Cervantes, en 1916. Tous deux sont devenus des symboles de l’Espagne et du monde hispanique, et ces célébrations ont contribué à l’établissement d’une identité espagnole fondée sur la langue et la culture, à la mise en valeur d’une communauté ethnique internationale appelée la raza, et à la culture d’identités nationales qui lui sont liées dans toute l’Amérique latine. Des célébrations similaires ont été orchestrées dans divers pays, et certaines forces transnationales, comme les réseaux intellectuels et les communautés d’émigrants espagnols en Amérique latine, ont joué un rôle de premier plan. Le texte accorde une attention particulière aux cas de Cuba, où le cervantisme hispanophile s’est confronté à l’hispanophobie, et de l’Espagne, qui a fait dépendre ses principales initiatives commémoratives de la collaboration américaine, de sorte que le nationalisme espagnol a été subordonné au succès de ses entreprises étrangères.

Haut de page

Texte intégral

Gloria al genio de sangre latina,
que con pluma divina escribió,
el simbólico poema profundo,
alta cumbre del verbo español.
«Himno a Cervantes», En honor de Cervantes, p. 107.

  • 1 Este artículo se enmarca en el proyecto de investigación «La nación en escena: símbolos, conmemora (...)
  • 2 Leerssen, Rigney, 2014.

1Al iniciarse el siglo xx, en plena expansión de los nacionalismos culturales, Miguel de Cervantes (1547-1616) y su principal obra, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha (1605, 1615), se convirtieron en uno de los símbolos más poderosos de las identidades nacionales y supranacionales hispánicas1. Sobre todo de la nación española, pero también de las naciones hispanoamericanas y de la comunidad internacional denominada la raza —y apellidada con frecuencia hispana o latina— que abarcaba a todas ellas. Un proceso paralelo a los esfuerzos que hicieron de otros escritores iconos nacionalistas, en una amplia oleada de centenarios que ocupó el largo siglo xix, entre la década de 1760 y los años de la Primera Guerra Mundial, y que desde Europa se extendió a América. Algunos de ellos, como los de William Shakespeare o Luis de Camoens, tuvieron, al igual que los de Cervantes, un alcance transatlántico2.

  • 3 Moreno Luzón, 2003 y 2010.

2La exaltación del escritor castellano como emblema colectivo poseía ya una prolongada historia, pero al final de aquel periodo se consagró de manera definitiva en torno a dos acontecimientos: el tercer centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, en 1905; y el de la muerte de Cervantes, en 1916. Fueron, en la práctica, las primeras fiestas conmemorativas cervantinas, pues ni en 1705-1716 ni en 1805-1816 se había organizado nada similar: es decir, sólo el ambiente nacionalista les dio sentido. Dentro de un tiempo marcado por la centenariomanía, tales celebraciones constituían momentos clave en las empresas nacionalizadoras y en la disputa entre diferentes versiones de los nacionalismos y de las identidades supranacionales a ellos asociadas. En estas ocasiones se emplearon diversas fórmulas y participaron múltiples actores, desde intelectuales y políticos hasta asociaciones de gente corriente. La de 1905 fijó el tándem Cervantes-Quijote como símbolo de España, mientras que la de 1916 maduró las ideas anteriores y acentuó su carácter hispanoamericano. Entre ambas se habían producido otras conmemoraciones que facilitaron ese tránsito: en 1910-11, los centenarios en América de algunas independencias, a los que acudieron delegaciones españolas como invitadas de honor; y, en 1912, el de las Cortes de Cádiz, donde las visitas protocolarias cruzaron el océano en sentido inverso3.

3Los centenarios cervantinos de 1905 y 1916 reunieron varios rasgos transnacionales. Por un lado, ensalzaban elementos básicos para la construcción nacional tanto en España como en varios países de América Latina, donde Cervantes y su criatura se tenían por baluartes de sus respectivas identidades culturales, ancladas en la lengua castellana. En todos ellos se emplearon fórmulas parecidas, como nuevas ediciones de los clásicos, veladas y juegos florales, monumentos y cabalgatas y procesiones cívicas. Las habituales, en cualquier caso, dentro de las conmemoraciones decimonónicas. Por otro, en ellos tomaron parte fuerzas que atravesaban las fronteras estatales, instituciones como la Hispanic Society of America de Nueva York, los escritores que iban y venían y dialogaban entre sí y, de forma destacada, los emigrantes españoles en América, desde Argentina hasta Estados Unidos. Ansiosos por hacer notar su relevancia y su alto nivel cultural en las sociedades de acogida, promovían la noción de madre patria —origen común y referencia constante para sus hijas americanas— y subrayaban el peso decisivo del idioma en la identidad común.

  • 4 Sepúlveda, 2005, pp. 212 sqq.

4En unas latitudes u otras, el nacionalismo se reforzaba con las alusiones a una entidad supranacional, la raza, uno de cuyos ingredientes esenciales era la que dio en llamarse lengua de Cervantes. De ahí el empeño generalizado por preservar su pureza frente a influencias foráneas4. El contexto exterior invitaba a ello en la América hispana, tanto por la emergencia de Estados Unidos como poder hegemónico en la región tras la guerra hispano-norteamericana de 1898, que redujo a la España derrotada a la categoría de potencia inofensiva con la cual era posible la concordia; como, más adelante, por las condiciones añadidas durante la Gran Guerra, cuando la neutralidad española pareció a muchos una ventaja. En la orilla contraria, los centenarios pusieron de manifiesto la imbricación creciente entre españolismo e hispanoamericanismo, hasta el punto de que el primero se hizo dependiente del segundo. Lo cual conllevaba una cierta fortaleza retórica pero también una notable debilidad práctica. Las iniciativas conmemorativas, por su ambición global, terminaron por quedar sujetas a las respuestas transatlánticas, tan irregulares como inciertas. Este artículo asume así una triple hipótesis: las conmemoraciones cervantinas, ancladas en el núcleo de la imaginada raza hispánica, se pusieron al servicio de la construcción y el refuerzo de identidades nacionales y supranacionales a ambos lados del Atlántico, contaron para ello con el compromiso de diversos actores transnacionales y mostraron el alcance y los límites de sus proyectos.

Las caras de un símbolo

  • 5 Marcilhacy, inédita, p. 735.
  • 6 Francisco Cobos, «Cervantes, símbolo de unión», Boletín del tercer centenario de la muerte de Cerv (...)

5Miguel de Cervantes y el Quijote, fundidos con frecuencia en una sola figura, eran emblemas consensuales y proteicos, que gentes muy diversas se apropiaban para defender sus propios intereses y posiciones políticas5. De forma casi unánime se consideraba a Cervantes como uno de los grandes escritores de la historia, un héroe que había dado las mayores glorias a España y a su lengua, lo cual lo transformaba en objeto obligado de culto para el nacionalismo español y el hispanoamericanismo. Según un entusiasta de la causa, «si se reúnen todos los pueblos de la tierra para que presenten los genios maravillosos de la imaginación que sinteticen su gloria a la vez nacional y universal, Grecia presentará a Homero, Italia al Dante, Inglaterra a Shakespeare y España a Cervantes6». Se trataba de defender la permanencia del ilustre español en el canon literario universal.

  • 7 López Peláez, Elogio de Miguel de Cervantes Saavedra, 1916.
  • 8 Núñez Seixas, 2013.
  • 9 Close, 1998.

6Este enorme prestigio servía a las intenciones de los sectores más conservadores, que veían encarnados en Cervantes y en su libro los valores de la edad dorada del imperio hispánico: los de la nobleza y la tradición, la bandera de la fe católica enarbolada frente al peligro musulmán en la batalla de Lepanto, donde había peleado el héroe y le habían herido de gravedad. A juicio del arzobispo de Tarragona, que ofició las solemnes honras fúnebres ofrecidas por la Real Academia Española en el centenario de 1916, Cervantes había sido el soldado cristiano que nunca había renunciado a su religión7. Pero el mito también complacía a los liberales, reunidos alrededor de la lengua castellana como nexo permanente. A comienzos del siglo xx, el idioma ya se señalaba en España, frente a las creencias religiosas, como el ingrediente nuclear de la nación, al mismo tiempo que esta tendía a confundirse con una de sus regiones, Castilla. Un factor que parecía cada vez más necesario ante al surgimiento de nacionalismos subestatales, alternativos al español, en Cataluña y el País Vasco, con lenguas autóctonas: la dimensión internacional del castellano se alegaba para mostrar su superioridad sobre ellas8. En este contexto, el Quijote equivalía a una Biblia nacional y, de acuerdo con su interpretación mítica o romántica, se nacionalizaba como expresión máxima del Volksgeist español, que se creía formado a comienzos del siglo xvii y con escasos cambios desde entonces9. Tales supuestos se trasladaban con facilidad al ámbito hispanoamericano para coronar a Cervantes como genio de la raza.

  • 10 Gutiérrez, 1999.
  • 11 Álvarez Junco, 2016.
  • 12 Close, 1998 y 2005.
  • 13 Gutiérrez, 1999.

7Muchos de los intelectuales españoles de la época, y algunos de los latinoamericanos, se midieron con el mito y publicaron textos cervantinos o quijotescos, en críticas exógenas —es decir, más ideológicas que científicas— y obsesionadas con la identidad, fuera esta nacional o supranacional10. Durante la crisis nacionalista que siguió en España al desastre colonial de 1898, sentido como una humillante catástrofe, los grandes escritores y personajes públicos reafirmaron con fuerza la equivalencia romántica del libro cervantino11. Desde Miguel de Unamuno (Vida de don Quijote y Sancho, 1905), que prescindía de Cervantes para encontrar en su personaje la substancia histórica del pueblo, su intrahistoria, y ungir al caballero manchego con el aura de inspirador de la regeneración nacional; hasta José Ortega y Gasset (Meditaciones del Quijote, 1914), muy crítico con Unamuno, que recuperaba al escritor con el fin de estudiar su perspectiva, sin abandonar la idea de que el alma colectiva se sintetizaba en el arte y la literatura, como la psicología española —y latina— en la obra maestra del siglo xvii12. Poco importaba en este marco el estudio filológico o histórico de Cervantes y de su trabajo, lo relevante era el significado simbólico que se les atribuía13.

  • 14 «La sangre del espíritu» (1910), en Unamuno, Rosario de sonetos líricos, pp. 144-145.
  • 15 Campomar, 2009, p. 329.

8Más aún, tanto Unamuno como Ortega lograron, de distintas maneras, una gran influencia en América Latina, donde se les escuchaba. De hecho, se consideraba a Unamuno una autoridad en estas lides identitarias, preocupado como estaba por dibujar aquella comunidad internacional definida por el uso del castellano. Un famoso soneto suyo, de 1910, calificaba de «sangre de mi espíritu» y «arca de cien pueblos» aquella «lengua en que a Cervantes/Dios le dió el Evangelio del Quijote»14. Ortega llevó a cabo un viaje memorable por Argentina en 1916, en el centenario cervantino, y ayudó a transformar su panorama cultural y universitario. En esa gira anunció dos conferencias bajo el título «Cómo Miguel de Cervantes solía ver el mundo» y, aunque no es seguro que las pronunciara, sí hizo en otros discursos alusiones al mito nacional quijotesco para hablar de ideales pasados y presentes15.

  • 16 Valero, 2004.

9En aquellos años se editaron obras cervantinas de otros escritores españoles de primera fila como José Martínez Ruiz (Azorín), Ramiro de Maeztu, Francisco Navarro Ledesma, Rafael Altamira y Ramón Menéndez Pidal. El poeta nicaragüense Rubén Darío, pionero en los acercamientos hispanistas y de visita en Madrid, preparó para el centenario de 1905 sus «Letanías de Nuestro Señor Don Quijote», un canto cuasi-religioso al «Rey de los hidalgos, Señor de los tristes», que despreciaba coronas, parabienes, academias y elegías nietzscheanas para ir a lo fundamental. Algo no muy lejano al espíritu de la plegaria unamuniana que, al rogar al personaje que le contagiara su locura, prolongaba esa visión sacralizada. Y otros americanos redundaron en el asunto con cantos a España y al Quijote, desde los peruanos José Santos Chocano y Ricardo Palma hasta el argentino Evaristo Carriego, pasando por el cubano Justo de Lara y el panameño Octavio Méndez Pereira16. Los hombres de letras de uno y otro lado dialogaban y mantenían correspondencia, mientras sus ideas se conocían en ambos.

  • 17 Rafael Altamira, «El centenario de la muerte de Cervantes», Hispania (Buenos Aires), 1 de junio de (...)

10Pese a su participación en los debates que provocaron las efemérides y en algunos de sus fastos, la mayoría de los intelectuales contemporáneos —en especial de los españoles—renegaba de las conmemoraciones oficiales, que despreciaba por artificiosas y vacuas. A ellas oponía nuevas formas de alimentar los mitos cervantinos, más profundas y reñidas con el patrioterismo grandilocuente. Unamuno, por ejemplo, decía que su quijotesco libro nada tenía que ver con el centenario. Rafael Altamira, promotor del hispanoamericanismo liberal y con amplio predicamento en América a raíz de su viaje triunfal por el continente de 1909-1910, se burlaba de las procesiones cívicas de 1905 en un artículo de 1915: «Toda esta hilera de caballeros enchisterados y enlevitados, fluye como pausado río entre pobladas filas de curiosos, colocados a entrambos lados de las calles; y no es para recordar —por la majestad del acto— las cuchufletas, bromas, donaires y descaros que a éstos les inspiran los grandes varones que marchan por el arroyo17».

  • 18 Álvarez Barrientos, 2007; Valero, 2004.
  • 19 Comparación de Antonio López Muñoz en Conmemoración cervantina, p. 6.

11En general, tanto don Quijote como su creador, encarnaciones de lo español y lo hispánico, conformaban un ente al que se atribuían ciertos rasgos no sólo culturales sino también psicológicos y raciales, una visión del mundo propia y teñida de idealismo que sintetizaba un término recurrente: hidalguía. Los españoles, y para algunos opinantes lo eran también quienes hubieran nacido en la América española, se retrataban como hidalgos de cuerpo entero, mezcla de nobleza y generosidad, de heroísmo y piedad, sujetos que siempre preferían el honor a la conveniencia. El quijotismo acentuaba ese amor por el ideal en una forma de espiritualidad hidalga, española y, por extensión, hispánica. Todavía más, el recurso a lo quijotesco parecía crucial en la regeneración de las gentes que compartían la lengua de Cervantes18. Hasta se comparaba a don Miguel con un santo que realizaba el milagro de resucitar a la raza19.

  • 20 Rodó, Ariel (1900) e id., «El centenario de Cervantes» (1915) [cita en p. 1210].
  • 21 Gerchunoff, Nuestro Señor Don Quijote (1916), p. 48.
  • 22 Esta confusión, frecuente en los símbolos políticos, fue analizada por García Pelayo, 1964, p. 100 (...)

12Quien mejor perfiló esta cuestión racial y caracteriológica fue el ensayista uruguayo José Enrique Rodó, cuya huella se dejó notar en toda Latinoamérica. En sus escritos se confrontaba la hidalguía hispana con la ramplonería y el materialismo anglosajones —representados por Estados Unidos— y Cervantes aparecía como el vínculo axial entre España y América. Con motivo del centenario de su muerte, Rodó afirmaba que ninguna otra figura —ni un rey, ni un conquistador, ni un fraile— podía simbolizar como él «el sentimiento del pasado original, el sentimiento de la raza y de la filiación histórica» de «la América de habla castellana»20. Dentro de la misma línea psicologicista, el escritor argentino Alberto Gerchunoff, en una conferencia editada en Costa Rica y titulada Nuestro Señor Don Quijote, de 1916, sostenía que Cervantes «representa(ba) en sus fases múltiples las modalidades específicas de la raza española», entre las cuales sobresalía el individualismo a ultranza, la categórica independencia personal de don Quijote21. El símbolo se amalgamaba con lo simbolizado: Cervantes/Quijote era España y, más allá, la entera raza hispana, con sus virtudes y sus defectos22.

Centenarios transnacionales

  • 23 Enciclopedia universal ilustrada europea-americana, vol. 11, Barcelona, Espasa, 1911, p. 1379.
  • 24 Archivo General de la Administración, Alcalá de Henares, Madrid (AGA), Asuntos Exteriores, L54/128 (...)
  • 25 El Liberal (Madrid), 9 de mayo de 1905, Tegucigalpa, en En honor de Cervantes.

13Las conmemoraciones cervantinas adquirieron dimensiones continentales, transatlánticas y globales. Según la Enciclopedia Espasa, en 1905 se orquestaron en 115 ciudades españolas, 212 hispanoamericanas y 31 extranjeras23. Ese año hubo, por ejemplo, funciones monográficas en el Teatro Nacional de San José de Costa Rica y en el Teatro Colón de Bogotá: ceremonias que rendían honores a Cervantes —se coronaba su busto—y aludían de manera repetida a España, despojada ya de su imperio pero provista aún del Quijote, «la más alta manifestación de toda una raza, la raza latina24». El ardor conmemorativo llegó a lugares como Mérida de Yucatán o San Salvador. Tegucigalpa, la capital de Honduras, vivió una verdadera fiesta nacional de varios días que, bajo la presidencia del conservador Manuel Bonilla, nada tuvo que envidiar al centenario español, con repique de campanas, salvas de artillería, música en las calles e izado de la bandera nacional, especiales de los periódicos, concentraciones escolares, representaciones de escenas quijotescas, las inevitables veladas literarias y desfiles con carrozas alegóricas. En una de ellas, dos señoritas vestidas con los colores nacionales representaban a España y Honduras, que ofrecía laureles a Cervantes y abrazaba a su madre patria. Se bautizó una avenida con el nombre de genio español y se puso la primera piedra del Teatro Nacional, llamado también Cervantes25.

  • 26 AGA, Presidencia, L54/9137.
  • 27 Archivo Rodríguez Marín, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid (ARM), BII 3er Ce (...)
  • 28 Robledo, Una lengua y una raza (1916).

14El centenario de 1916 lo festejaron, entre otras instituciones, la Asociación Nacional del Profesorado, en la universidad de Buenos Aires; y en Santiago de Chile la Academia Nacional, correspondiente de la Española26. La chilena organizó, además de ceremonias religiosas, una sesión pública dedicada a varios aspectos de la obra de Cervantes y sus conexiones con América, entre ellas los giros del castellano cervantino que aún se empleaban en Chile. Un hito perdurable en el cervantismo de este país27. Corrió la comparación del genio hispano con Shakespeare, muerto en las mismas fechas, con el propósito de ponerlo al mismo nivel. La guerra mundial iluminó además la ocasión como una fiesta de la paz, pues España —y también, aunque por poco tiempo, el grueso de los estados hispanoamericanos— se mantenía neutral. Según algunos intérpretes —como el escritor y político colombiano Alfonso Robledo, conservador y católico—, la neutralidad proporcionaría a la madre patria un puesto de honor en el mundo de postguerra, pues en él se impondrían sus principios cristianos. Frente al escepticismo que achacaba a los intelectuales y políticos de España, Robledo ofrecía el entusiasmo de quienes, como él, se sentían españoles en América. El centenario era a su juicio, ante todo, una ocasión para fomentar el amor a España y preparar el advenimiento de «la inmensa Hispania», una expresión ya empleada por el poeta modernista español Salvador Rueda, seguidor de Darío28.

  • 29 Casino Español de Cienfuegos, p. 3.

15Ambas oportunidades probaron los mismos patrones conmemorativos: carrozas y bailes, publicaciones, conferencias, concursos literarios y juegos florales de raigambre ochocentista, lecturas escolares y cuadros vivos con imágenes del Quijote, a cargo de asociaciones culturales e instancias oficiales. Las colonias españolas en América representaron casi siempre un papel protagonista, empeñadas en demostrar no sólo la calidad de su estirpe sino también sus propias capacidades y virtudes cívicas. Los españoles de la diáspora hacían explícito un cierto deber de memoria, el de honrar al genio nacional que por entonces ensalzaban en todo el planeta. Los responsables de su tejido asociativo estaban tan convencidos como los intelectuales —y así lo decían por ejemplo los de Cienfuegos (Cuba) en 1905— de que «el espíritu español y el lenguaje que los españoles hablan y las tradiciones que aprendieron de sus padres para transmitirlas a sus hijos, están encarnados en el libro inmortal de Cervantes29».

  • 30 El Diario Español (Buenos Aires), 4 de enero, 11 de febrero, 5 y 22 de marzo y 23 de abril de 1916 (...)

16En Argentina, su gigantesca colectividad española multiplicó los gestos conmemorativos en colaboración con las autoridades locales: sellos, funciones públicas, ediciones baratas del Quijote, retratos de Cervantes y un número ilustrado del Diario Español, portavoz de las élites migratorias, con ensayos e himnos. En Buenos Aires había incluso un círculo llamado «Don Quijote de la Mancha», que en 1916 montó un baile de gala. En una velada del Centro Asturiano de la misma ciudad, el programa revelaba la penetración del mito y su conversión en un lugar común: actuó el orfeón social; un profesor de escultura modeló un busto de tamaño natural de Cervantes, coronado por su presidente; se ponderaron el genio y las heroínas del Quijote, se leyó un capítulo del mismo y un médico disertó sobre el «Idioma y la raza». Para terminar, una niña recitó poesías alusivas a Cervantes. Lejos de allí, en la ciudad mexicana de Mérida, la celebración de 1905 había nacido del entendimiento entre el Centro Español y La Arcadia, un instituto cultural autóctono. Podía asimismo constatarse la comunicación existente entre las diferentes colonias, cuyos textos y noticias circulaban de unas a otras. Los emigrantes competían entre sí para presentar los actos con mayor eco, y los hubo hasta en las Islas Filipinas30.

  • 31 Archivo Antonio Maura, Fundación Antonio Maura, Madrid (AM), L181/21, España en Chile (Valparaíso) (...)

17Sobresalieron por su intensa actividad los españoles de Chile, en especial los de Valparaíso, una comunidad bien articulada en diversas sociedades —de socorros mutuos y beneficencia, recreativas— que formaron un comité para el centenario de 1916 y se embarcaron en la creación de una escuela de primera enseñanza, con el nombre de Cervantes, donde sus hijos se educaran en el amor a España. Pidieron asimismo que la conmemoración conllevase el indulto de los prófugos y desertores huidos a América. Sus fiestas incluyeron un «corso de flores» con carros alegóricos, como los de Tegucigalpa o Madrid en 1905, una gala infantil para la que encargaron 4 000 ejemplares impresos del Quijote, estudiantina musical y los consabidos juegos florales con reina y corte de honor, que premiaron composiciones en las que se lanzaban ditirambos al amor, la hidalguía, la patria, la raza heroica y la lengua noble, siempre en torno a motivos cervantinos y castizos. Entre ellos don Quijote se erigía en emblema de los emigrantes, pues, como recordaba un poeta de ocasión, «Que como buen español/ soy loco y aventurero…/ Como andante caballero/ en una aurora de sol,/ sin lanza y sin escudero,/ salí a buscar aventuras…31».

  • 32 Varela-Lago, inédita, p. 104. Hubo también un proyecto en Buenos Aires: Gutiérrez Viñuales, 2004, (...)
  • 33 Tercer centenario de «El Quijote», p. 14.

18Por último, la fiebre cervantina alcanzó a los españoles desplazados a Estados Unidos, que ya contaban con antecedentes en estas tareas. El más visible corría a cargo de la colonia en Nueva York, entregada durante años a recordar cada abril la muerte de Miguel de Cervantes y a tratar —sin éxito— de erigirle una estatua en Central Park, donde William Shakespeare tuvo la suya en 1872. En 1916 exhibieron un gran entusiasmo los instalados en El Paso (Texas), que organizaron una velada conmemorativa y elaboraron un álbum con textos de políticos y escritores americanos y españoles, a mayor gloria de la raza y de la lengua castellana. Dos ingenieros y filántropos —el madrileño Juan C. Cebrián y el catalán Eusebio Molera— lograron en esas fechas levantar un monumento al genio nacional en San Francisco, lo mismo que por entonces se buscaba en otras partes del continente32. Sus homenajes a Cervantes eran al mismo tiempo, como todos los que se extendieron entonces, tributos a España, origen de los emigrados y también la madre patria que había legado a América su patrimonio cultural más importante: la lengua, base de la comunidad hispánica. Nociones que convencían a gentes de los rincones más apartados. Según el principal organizador de la conmemoración yucateca de 1905, «Son tan estrechos los vínculos que establece la posesión de una misma lengua materna, que los millones de personas que la hablan forman una gran familia y sienten como propias las emociones que transmiten los autores33».

Cervantes cubano

  • 34 El caso del hispanismo en Puerto Rico, en Schmidt-Nowara, 2008.
  • 35 Moreno Luzón, 2017.

19Este afán por acercar la América de lengua castellana a España, conocido como hispanismo, se alimentó de una particular energía en aquellos países o territorios hispánicos sometidos por el nuevo poder norteamericano en el hemisferio occidental. Como Puerto Rico, colonia de Estados Unidos a partir de 1898; o Panamá, desgajado en 1903 de Colombia y atravesado por el canal interoceánico estadounidense. En ellos, el cultivo de la herencia que encarnaba Cervantes equivalía a reivindicar una identidad nacional propia, tan civilizada como la anglohablante, frente a la hegemonía del vecino del norte y al desprecio de muchos de sus dirigentes por los pueblos que creían inferiores34. En el istmo panameño, el culto cervantino formaba parte además de la apresurada construcción nacional emprendida tras la independencia, que hizo proliferar símbolos y héroes en un panteón encabezado por Vasco Núñez de Balboa, descubridor del Océano Pacífico, donde se integraba asimismo Cervantes. Con la ayuda de los españoles allí residentes, su capital dedicó estatuas a ambos35.

  • 36 Ortiz, La reconquista de América (1912). Véanse Valero, 2004; González Aróstegui, 2003.

20En una situación no demasiado distinta, Cuba acumulaba sus propias peculiaridades y contradicciones. Su independencia sólo se había declarado en 1902, tras la penosa guerra contra España de 1895-98 y la consiguiente ocupación militar norteamericana, por lo que, de un lado, la cubanidad se hallaba vinculada al antiespañolismo; y, de otro, sus defensores se veían impelidos a esgrimir el acervo hispánico como un escudo frente a Estados Unidos. Al mismo tiempo, la colectividad española estaba muy nutrida y bien organizada, e iba en aumento con nuevos aportes de inmigrantes. En ese cruce identitario surgieron fuertes críticas patrióticas al hispanoamericanismo español, que expresó de manera magistral el escritor y antropólogo Fernando Ortiz, quien había estudiado en la antigua metrópoli y se trataba de tú a tú con Unamuno o Altamira. Sin renunciar a don Quijote como figura regeneradora cuya invocación, a la manera unamuniana, sacudiese de una vez la modorra tropical en la isla, Ortiz rechazaba, por racista e injustificable —dado el atraso peninsular—, esa nueva vocación imperial que llamaba panhispanismo y equiparaba al pangermanismo o al paneslavismo de aquellos años. A su parecer, la utilidad de los valores universales quijotescos no justificaba la tutela implícita en esa pretendida reconquista espiritual de América36.

  • 37 Castells, 2017.
  • 38 Armas, Cervantes y el Quijote (1905); Borrero, Alrededor del Quijote (1905).

21Los juicios sobre Cervantes se enmarcaron pues en discusiones más amplias sobre la identidad cubana y la conveniencia de vincularla al hispanismo o al panamericanismo filoestadounidense. De modo que, al llegar el centenario de 1905, se confrontaron en él dos visiones de las relaciones hispanocubanas37. Entre los favorables al acercamiento brillaban los grandes círculos españoles de La Habana —el Casino Español, el Centro Gallego y el Asturiano—, acompañados por sus congéneres en el resto del país y por un sector de las élites isleñas. Los animaba el influyente Diario de la Marina, defensor de los intereses peninsulares, que patrocinó la primera edición en Cuba del Quijote, por entregas, y un concurso que refrendó el presidente de la república y ganó el periodista y estudioso de Cervantes José de Armas, Justo de Lara, devoto del historiador católico español Marcelino Menéndez Pelayo y del hispanoamericanismo. Desde estos medios se interpretaba la efeméride como un momento adecuado para la reconciliación entre madre e hija, con el fin de progresar juntas, y la obra de Cervantes como el puente que las conectaba. Una actitud compartida por algunas personalidades que habían luchado en favor de la independencia, como el mismo De Lara y el poeta Esteban Borrero Echeverría, quien resaltaba la penetración moral y la representatividad hispánica del Quijote para justificar su valor, más perdurable que el caduco despotismo español38.

  • 39 Diario de la Marina (La Habana), 1-2 de noviembre de 1908, cita en «Ante la estatua», p. 4 de la e (...)

22Fruto de este ímpetu hispanófilo fue la construcción, en una plaza de La Habana vieja, del primer monumento ofrecido a Cervantes en América. Tomó la iniciativa el consejo provincial de la capital, con el apoyo del Diario de la Marina y de la Lonja de Víveres, presidida por el empresario catalán Eudaldo Romagosa y cuyos comerciantes participaron en la correspondiente suscripción pública, también alimentada por funciones teatrales. A ellos se sumaron los diversos centros regionales españoles y algunas asociaciones profesionales y culturales. La inauguración de la estatua en 1908, en un país vuelto a ocupar por el ejército de Estados Unidos dos años antes, se vio como una prueba de la cordialidad cubana con España, de la veneración compartida por Cervantes como monarca indiscutido de la familia hispana y del compromiso de Cuba con la pureza de su lengua, uno de los fines reiterados en todas partes por los promotores de la identidad hispánica. Con ello los cubanos afirmaban «su decisión inquebrantable de mantener su personalidad étnica, como atributo sustancial de su independencia política» frente a intrigas exteriores. A aquel acto asistieron las principales autoridades políticas y religiosas, incluido el gobernador provisional norteamericano39.

  • 40 Meza, «Don Quijote como tipo ideal» (1905). Véase Castells, inédito.

23Hubo asimismo opiniones reacias al entendimiento con España, un país decadente del que poco podía obtenerse, y que preferían mirar hacia el norte en busca de modelos modernizadores. En 1905 las expuso con rotundidad el profesor Ramón Meza en la Universidad de La Habana: a don Quijote, heredero del Cid y pariente de los conquistadores, a su espíritu levantisco y poco sentido práctico, había que oponerle otro personaje arquetípico, Robinson Crusoe, un héroe que sobrevivía gracias a su laboriosidad, a la construcción y la industria. En el choque contemporáneo entre las dos civilizaciones encarnadas por ambos ídolos literarios, la robinsoniana de Estados Unidos era mejor y se imponía a la quijotesca hispánica. En medio navegaban quienes, sin abogar por el reencuentro con la madre patria, reconocían la grandeza de la novela cervantina y su peso en la cultura cubana40.

  • 41 Rodríguez García, Artículos cervánticos (1917).
  • 42 Cita en Diario de la Marina, 30 de noviembre de 1916.
  • 43 Baujín (coord.), 2015, t. I, pp. 19-39.

24En 1916 se prolongaron y completaron estos mismos argumentos. Dentro del hispanismo, el profesor y periodista José Antonio Rodríguez García, por ejemplo, multiplicó sus artículos cervánticos para comentar las novedades editoriales en España e importar las ideas de Rodó sobre la necesidad de glorificar al escritor que representaba la raza. A efectos de la literatura cervantina, el ámbito hispánico funcionaba como una sola esfera pública de debate41. Se montaron entonces unas cuantas celebraciones, en un tono menor que las de 1905, como un ciclo de conferencias en el Ateneo de La Habana por el que desfilaron cervantistas expertos y aficionados y que servía al Diario de la Marina para exaltar, frente a quienes renegaban de ella, la heredad española: «el alma de esas veinte naciones comulgando en el altar del Quijote»42. En realidad, Cervantes y el quijotismo fueron nacionalizados, como emblemas de Cuba, por generaciones de investigadores y panegiristas, en un continuo proceso de apropiación que traspasó el cuarto centenario del nacimiento del escritor en 1947 para, tras la revolución de 1959, dar cuerpo a continuas manifestaciones culturales43.

España cervantina

  • 44 Storm, 1998 y Martínez de Castilla Muñoz (ed.), 2008.

25Celebrar el Quijote en la España de 1905 significaba apostar por una herramienta que se creía apta para fortalecer la identidad nacional de los ciudadanos, algo urgente tras el desastre del 98, y abordar de una vez la regeneración patria. Eso hizo que proliferaran los planes conmemorativos. Sin poner en duda el esencialismo españolista, escritores y políticos llevaron a cabo lecturas muy variadas del clásico, en las que cada cual apuntalaba sus propias posiciones dentro del terreno común. Desde los socialistas, para quienes el malhadado caballero había sido ante todo un rebelde, hasta los católicos que rememoraban su honda fe. Aunque quienes llevaron la voz cantante fueron los liberales y republicanos, ansiosos por seguir el ejemplo de otros estados europeos con el fin de promover un patriotismo comprometido con el progreso. Surgieron tesis innovadoras, vitalistas o nietzscheanas, al tiempo que se buscaban en el libro las claves de cualquier disciplina, fuera el derecho, la economía o el folclore, en un muestrario que exhibieron con gran repercusión los conferenciantes invitados por el Ateneo de Madrid44.

  • 45 Riera, 2005, p. 59.
  • 46 Sawa, Becerra, Crónica del centenario del Don Quijote (1906).

26Sin embargo, el centenario quijotesco no se agotó en las controversias cultas, sino que se volcó en cientos de celebraciones por todo el territorio español, con impulsos desde abajo que certificaban la penetración del mito cervantino y la relativa nacionalización de los españoles, al menos de las élites locales pero también de gentes anónimas. Las imágenes sacadas de la obra se reproducían en la prensa y en cromos, barajas de cartas, postales, vitolas de puros, envoltorios de caramelos, abanicos y un sinfín de objetos cotidianos45. Se propagaron las procesiones cívicas —y una de alegorías en Madrid—, los desvelamientos de lápidas alusivas, los bautizos de calles y las veladas, los premios literarios y las iluminaciones. En estos eventos salía a la arena pública la comunidad local entera, consagrada al símbolo nacional por excelencia. De hecho, las fiestas estuvieron cruzadas por el localismo, es decir, por la sublimación de la identidad local, pues cada provincia o ciudad señalaba su presencia en el itinerante Quijote, una especie de competencia por ver cuál era más cervantina. De la misma manera, se hicieron visibles agrias disputas acerca de dónde había nacido Cervantes, si en Alcalá de Henares o en algún pueblo manchego46.

  • 47 Riera, 2005.
  • 48 Mariano de Cavia, «La celebración del tercer centenario del “Don Quijote”», El Imparcial (Madrid), (...)

27En Cataluña, donde asomaba por entonces un pujante movimiento nacionalista, la conmemoración dio cauce a un conflicto en el que los elementos más radicales la rechazaban de plano, porque la asociaban con Castilla y con el españolismo castellanista. Don Quijote encarnaba a su juicio los tópicos acerca del carácter castellano, como el rechazo del trabajo frente a la laboriosidad catalana. Sufrieron asimismo críticas las celebraciones oficiales que se dirigían desde Madrid, que, en la línea esgrimida por algunos intelectuales, resultaban aparatosas y rutinarias. La mayoría opinaba, no obstante, que los catalanes tenían que homenajear a Miguel de Cervantes, no como estandarte de Castilla sino como un genio universal que, además, estaba muy ligado a Cataluña y a su capital, Barcelona, elogiadas en su obra47. En todo caso, desde el comienzo se dejó sentir en toda España la dimensión hispanoamericana de los fastos. Ya figuraba en el llamamiento realizado en 1903 por Mariano de Cavia, periodista liberal e inagotable promotor de empresas nacionalizadoras, en el diario El Imparcial, una convocatoria que marcó el arranque del centenario y de la cual se hicieron eco muchas instituciones culturales y los emigrantes españoles en América. Participaron asimismo los diplomáticos ultramarinos y la Unión Ibero-Americana, sociedad semiestatal encargada de anudar lazos con las antiguas colonias48.

  • 49 Cartas de Rodríguez Marín a Maura, 7 de junio de 1907 y 26 de mayo de 1912, AM, L90/36.
  • 50 Real Decreto del 30 de enero de 1916, La Correspondencia de España (Madrid), 27 de enero de 1916.

28En 1916 se proyectó una repetición, a mayor escala, de los mismos moldes conmemorativos, pues muchos juzgaban insuficiente lo ocurrido en 1905 y aspiraban a obtener una resonancia mundial. El programa dependió del cervantista Francisco Rodríguez Marín, director de la Biblioteca Nacional y erudito prendado de lo pintoresco, folclórico y castizo. Católico reaccionario, lo protegían Menéndez Pelayo y el jefe del ala derecha del conservadurismo español, Antonio Maura, y se tenía por enemigo de los intelectuales progresistas de la Institución Libre de Enseñanza, a los que acusaba de descatolizar España49. Bajo su guía se previeron ediciones escolares, críticas y populares del Quijote, cabalgatas, exposiciones, himnos, concursos y solemnidades religiosas. Sin embargo, tres meses antes del centenario de abril, el nuevo gobierno liberal deshizo lo que había hecho el conservador que lo había precedido y decidió suspender los actos. Alegó como pretexto la guerra europea en curso: el presidente del Consejo de Ministros, conde de Romanones, afirmaba que sería un puro sarcasmo orquestar un grandioso homenaje internacional a Cervantes en medio de las matanzas, y que por lo tanto había que posponerlo hasta que reinara la paz. Más adelante, la explosiva situación política española borró aquella promesa50.

  • 51 Véase, como muestra, Mariano de Cavia, «El centenario del silencio», El Imparcial (Madrid), 28 de (...)
  • 52 «Cervantes y Shakespeare: dos conmemoraciones», España (Madrid), 55, 1916, p. 13. Rodó, en España, (...)
  • 53 José María Salaverría, «Aspectos españoles. Quijotismo», La Gaceta de España (Buenos Aires), 22 de (...)

29La suspensión despertó pocas protestas: fuera por el panorama bélico, o por miedo al ridículo derivado de la improvisación, a muchos pareció razonable, incluso acorde a la mala suerte cervantina51. Pero no gustó nada en los círculos que, sobre el tablero partido en dos de la neutralidad, se decantaban de manera incondicional por el bando aliado. Uno de sus principales vehículos impresos, España, había reproducido el elogio de Rodó a Cervantes y publicó aquel año continuas reflexiones sobre el escritor, «plenitud española» —decía Ortega y Gasset— o «símbolo de unión y paz de todos los pueblos de lengua española», en palabras del socialista Luis Araquistain. Por eso comparaba esa reticente actitud gubernamental con la del Reino Unido, que, pese a su beligerancia, celebró por todo lo alto el centenario de Shakespeare, como fórmula de cohesión a lo ancho de todo su imperio. En un dibujo del republicano El Liberal, Sancho Panza recomendaba a don Quijote partir a América, donde les tratarían mejor que en España52. También atacaron la medida desde las trincheras germanófilas y nacionalistas. Así, José María Salaverría pensaba que la deserción impedía exhibir el quijotismo como un invento español en mitad de una contienda quijotesca, en la cual correspondían a los alemanes los más altos niveles de caballerosidad53.

  • 54 Abc (Madrid), 24 de abril de 1916. Véase Guereña, 2008.

30La pasividad estatal se compensó, en parte, a través de funciones montadas por organismos como la Real Academia Española, el Ateneo de Sevilla o la Casa del Pueblo de Madrid, y por localidades que no dejaron de ensalzar su propia relevancia. Los periódicos y teatros no faltaron tampoco a sus obligaciones con el genio. Aunque la única ceremonia pública que no se cayó del calendario oficial en la capital fue un acto en el que cientos de escolares, encabezados por los Exploradores de España (boy-scouts), pusieron flores a los pies de la estatua cervantina ubicada frente al Congreso de los Diputados. Porque las fuerzas conmemorativas atribuían un protagonismo singular a los niños, futuro de España, cuya lealtad patriótica se quería estimular por medio de la lectura de la Biblia nacional en las aulas. De ahí la insistencia en editar, con motivo de los centenarios, versiones infantiles del Quijote. La fe en su eficacia pedagógica no cedió ante las advertencias de muchos opinantes, entre ellos Ortega, acerca de lo absurdo y contraproducente de tal práctica. Un sinfín de normas consiguió que varias generaciones de españoles comenzaran cada jornada escolar con fragmentos del libro o los estudiasen para realizar exámenes54.

  • 55 El País, 27 de marzo de 1915. Propuestas en AGA, Presidencia, L51/3595.
  • 56 Calvo, 2014, p. 277; Nervo, «El Centenario de la muerte de Cervantes» (1922).
  • 57 Real Decreto del 27 de julio de 1915, Boletín del tercer centenario… I (mayo de 1915), p. 46.

31Las alusiones a la «consanguinidad étnica» entre hispanos resultaban ubicuas a la altura de 1916. Numerosas propuestas, más o menos creativas, reclamaban la colaboración en las fiestas de las repúblicas americanas de Filipinas y de los españoles en México, pues de su gobierno revolucionario nada cabía esperar. Se trataba casi siempre de solicitar su apoyo económico, para fundir placas doradas, levantar estatuas o fomentar los intercambios militares55. Aportó una novedad la fundación del Instituto Cervantes, refugio para escritores y artistas españoles e hispanoamericanos pobres, que se presentaba como otro nexo entre España y su antiguo imperio. Lo mejor del centenario, según el escritor mexicano e inagotable hispanista Amado Nervo56. El himno oficial del mismo, Al inmortal Cervantes, proclamaba: «Unidas las banderas, el pueblo americano/ pregona con España tu hermosa creación/ al ver con alegría que se habla en castellano/por todo el Nuevo Mundo que descubrió Colón57».

Manantial del orgullo español

  • 58 Menéndez Robles, 2006.

32Las dos grandes iniciativas que cuajaron en España durante el centenario de la muerte del genio, seguidas con gran atención por los medios españoles en América, mostraron la importancia crucial de los vínculos transatlánticos en la definición de la identidad nacional. En primer lugar, la Casa de Cervantes de Valladolid, que aspiraba a reconstruir el ambiente en el que había vivido el escritor y conformar un foco cultural para difundir su legado. Fue idea del comisario regio de Turismo, el liberal marqués de la Vega-Inclán, que, inspirado por las premisas didácticas de la Institución Libre de Enseñanza, creaba museos temáticos —consagrados a artistas excelsos o épocas singulares del pasado español— donde los visitantes se imbuyeran de su espíritu en contacto con piezas originales. Lo significativo no era el valor estético o patrimonial del monumento, sino su poder evocador del tiempo y la figura que exaltaba. De acuerdo con estos objetivos, había abierto en 1910 la Casa y Museo del Greco en Toledo, y a la de Cervantes seguirían otros centros como el Museo Romántico de Madrid58.

  • 59 Archivo de la Hispanic Society, Nueva York (AHS), carta de Vega-Inclán a Huntington, 29 de abril d (...)

33Para llevar a cabo sus planes, Vega-Inclán recurrió al patrocinio del rey Alfonso XIII, que gracias a él tuvo un cierto protagonismo en la conmemoración, y al de la Hispanic Society of America, la fundación hispanista del millonario norteamericano Archer Milton Huntington. En sus empresas culturales, el marqués prefería las conexiones con Estados Unidos, donde la moda hispánica le permitía obtener recursos, frente a las hispanoamericanas. El monarca compró el edificio donde al parecer Cervantes había escrito una buena porción del Quijote, y Huntington hizo lo mismo con los contiguos, para luego legar el conjunto al estado español. Estos planes se incorporaron así a los de la Hispanic Society, que poseía una espléndida colección de Quijotes, había realizado ediciones facsímiles de la obra y, para el centenario de 1916, montó una exposición bibliográfica y otra en varias ciudades estadounidenses con tapices de tema quijotesco procedentes del Patrimonio Real. El mecenas quiso asimismo erigir una estatua cervantina en Nueva York, una sugerencia aplaudida por sus amigos españoles que no se materializó hasta que su esposa, la escultora Anna Hyatt, talló años más tarde un relieve de don Quijote59.

  • 60 Marqués de la Vega-Inclán, «Noticia preliminar», a Casa de Cervantes en Valladolid, 1916, pp. 2, 5 (...)
  • 61 AHS, carta de Vega-Inclán a Huntington, 7 de febrero de 1916.

34La Casa de Cervantes, pensada para atraer muchedumbres rendidas ante el genio, recreaba sus habitaciones con decoración de la época y acogió una biblioteca popular cervantina, con una sala dedicada a América. Todo con gran austeridad, para emocionar a quien contemplara los aposentos, y en honor «del habla castellana, que a través de los mares y en remotos continentes, a pesar de las vicisitudes y los siglos, enaltece y glorifica el nombre de España». Desde allí se divulgarían estudios y, según imaginaban sus promotores, se encauzarían campañas para mantener y depurar el idioma, «corrigiendo la algarabía y los dialectos emancipadores del sagrado vínculo con que están unidos a la Madre Patria». En el jardín, muy español, se colocó una «fuente simbólica en donde el agua brote y caiga y vuelva a brotar de inagotable manantial, como inagotables y eternas son las puras y vivificadoras corrientes que el habla Castellana lleva a todas las regiones que deben su cultura a España». Una metáfora, la hidráulica, recurrente en las representaciones de la lengua que había cruzado el océano60. Al margen de «festejos y bervenas (sic)», decía Vega-Inclán, en 1916 la Casa de Cervantes abrió al público su biblioteca, bastante frecuentada, y estrenó sus publicaciones cervantinas61.

  • 62 El Imparcial, 17 de abril de 1910.
  • 63 Real Decreto del 29 de marzo de 1915.
  • 64 Boletín del tercer centenario… III (noviembre de 1915). Proyectos, en ARM, 21/7.

35En segundo lugar, un gran monumento a Miguel de Cervantes en Madrid, pendiente desde 1905 y ubicado en un lugar clave de la capital, no por casualidad llamado Plaza de España, que se urbanizó en aquellos momentos y donde se habían previsto motivos hispanoamericanistas62. Cervantes tenía ya estatuas en la ciudad, pero a la opinión españolista no le parecían dignas de su rango. El concurso de anteproyectos adelantaba que el nuevo sería un monumento distinto a los anteriores, ya que se dedicaba no sólo a un individuo, sino también a «algo que, con ser tan grande el escritor, está por cima de él, el alma de la raza63». La convocatoria consiguió un notable éxito, pues a ella concurrieron numerosos artistas y el rey visitó la exposición pública de sus proyectos. La mayoría aspiraban a encarnar la españolidad con elementos arquitectónicos de los dos estilos que se disputaban el título de nacional, el neomudéjar y el neoplateresco; y no se olvidaba de reseñar el dominio espiritual de España sobre América, siempre subordinada respecto a las efigies centrales de Cervantes y/o la madre patria. En las explicaciones abundaban las referencias a la historia heroica, a la hidalguía y a su dimensión racial64.

  • 65 Anasagasti, Inurria, Memoria explicativa del proyecto… (1916), p. 5.
  • 66 Véase Tormo Monzó, 1977. Martínez, Coullaut, Proyecto del Monumento a Miguel de Cervantes Saavedra (...)

36Los dos finalistas adoptaban soluciones similares a la hora de representar la lengua de Cervantes: el agua que discurría por surtidores y estanques, trasunto del Atlántico, alrededor de los cuales se situaban los emblemas de las repúblicas americanas. No obstante, ambos expresaban al mismo tiempo concepciones diferentes de las conmemoraciones monumentales. Por un lado, la de los modernistas a la manera internacional, que preferían formas sencillas y el empleo de alegorías para plasmar conceptos abstractos, como en el boceto favorito de los críticos de arte, donde se cedía todo el protagonismo al habla castellana a través de la «voz polirrítmica y canto incesante de fuentes monumentales65». Por otro, la tradicionalista o castiza, que primaba lo figurativo sobre lo simbólico, con escenas sacadas de los textos cervantinos y al margen de cualquier modelo extranjero. Ganó este último planteamiento, el preferido por la Real Academia Española, que presidía Antonio Maura: puro conservadurismo a lo Rodríguez Marín, quien forzó un fallo en favor de un paisano suyo —el escultor sevillano Lorenzo Collaut Valera— y su anecdótico belén costumbrista, lleno de personajes que no necesitaban comentario. Cervantes aparecía como un perfecto hidalgo al estilo de El Greco, enmarcado por un neoplateresco calificado de viril, y las figuras de don Quijote y Sancho ocupaban el primer plano. Las connotaciones hispanoamericanas se ubicaban detrás, en la fuente del castellano, coronada por la literatura, donde otra vez el agua representaba «la invasión del Nuevo Mundo por nuestro idioma66».

  • 67 Real Orden del 12 de octubre de 1912; El País, 27 de marzo de 1915; Boletín del tercer centenario(...)
  • 68 Real Orden del 12 de enero de 1920. ARM, 21/9 (carta modelo) y 21/10.1 (estado de cuentas en 1927) (...)

37Las sucesivas normas que regularon el monumento aludieron a aquella civilización imperial e incluso se promulgaron —como un decreto en 1912— el 12 de octubre, día del descubrimiento. Tres años después, el comité ejecutivo del centenario compaginó las recaudaciones nacionales con una llamada para que aquel «alto emblema de la mentalidad del espíritu y de la lengua de la estirpe» se levantara por suscripción de los países de lengua española, «por grandes y pequeños donativos que signifiquen la voluntad del mayor número de los que hablamos y escribimos en castellano». Semejante propósito obtuvo ciertos resultados en América, donde aportaron cantidades algunas colonias españolas, desde La Habana hasta Manzanillo, en México; o la universidad colombiana de Cauca; pero menudearon las adhesiones retóricas sin dinero alguno67. Ante una recaudación decepcionante, en 1920 el comité apeló, a la desesperada, a los sentimientos patrióticos de emigrantes e instituciones públicas. Este segundo reclamo, al que respondieron por ejemplo Huntington, Costa Rica y la colectividad española en Pinar del Río (Cuba), tampoco fue suficiente. Al final, la dictadura del general Primo de Rivera resolvió el problema al modo autoritario, obligando a los empleados públicos a aportar el 1 % de su salario en enero de 1928 para terminar las obras: «el pueblo español» —rezaba el decreto— no podía «ceder a nadie el cumplimiento «de aquel «honroso deber»68.

 

38La fusión entre Miguel de Cervantes y Don Quijote de la Mancha se impuso, en los centenarios de comienzos del siglo xx, como un emblema casi indiscutido no sólo de España sino también de la raza hispánica, una comunidad supranacional enraizada en el uso de la lengua castellana, núcleo de lo español, y en los rasgos culturales y psicológicos que se le adjudicaban y que esencializaban el concepto de hidalguía. Las conmemoraciones vinieron a consolidar estos emblemas como instrumentos para reafirmar identidades nacionales y supranacionales, en un contexto caracterizado por la amenaza norteamericana y el afianzamiento de los lazos entre las repúblicas hispanohablantes y su antigua metrópoli. Un proceso en el cual intervinieron, de manera sobresaliente, algunas fuerzas transnacionales, como las convocatorias y costumbres conmemorativas recurrentes, los intelectuales —en permanente diálogo a través de una esfera transatlántica de debate— y los emigrantes españoles en América, quijotes deseosos de realzar su propia importancia ante sus anfitriones, además de instituciones y asociaciones que se movían entre ambas orillas del Océano. Se confirman así las hipótesis de partida de este trabajo.

39Las numerosas celebraciones orquestadas entonces daban cuenta de la penetración de los mitos cervantinos en buena parte de la población española y entre las élites políticas y culturales, en sentido amplio, de lugares muy apartados a lo largo y ancho del continente americano, desde Texas y Yucatán hasta Valparaíso y Buenos Aires. Algunas, como las de Tegucigalpa, adquirieron dimensiones de auténtica fiesta nacional. En especial, Cuba destacó por la intensidad de sus actividades conmemorativas, donde el culto a Cervantes servía de excusa y arena a la pugna entre actitudes enfrentadas sobre la pertinencia de los acercamientos hispanófilos y la reafirmación de la misma nacionalidad cubana frente a Estados Unidos, lo cual desembocó en la cubanización de los símbolos cervantinos. Todo ello indica la enorme relevancia de las fuerzas transnacionales sobre los procesos de construcción nacional, sobre todo en regiones con un pasado imperial como las hispánicas.

  • 69 García Sebastiani, Marcilhacy, 2013.

40El nacionalismo español, espoleado por la complicada coyuntura abierta en 1898 y ansioso por alcanzar un mayor reconocimiento en el mundo, no podía prescindir de esta vertiente americana, imperio espiritual al que se remitían muchas de sus manifestaciones en el primer tercio del Novecientos. Cabría afirmar incluso que se había vuelto dependiente de esa proyección ultramarina, la más consensual entre discursos y posiciones tan divididos en tendencias conservadoras y liberales, y en conflicto a su vez con los catalanistas o vasquistas. Algo que mostraron los centenarios cervantinos, donde se hizo patente la necesidad de enraizar la identidad nacional en un rasgo cultural que era al mismo tiempo globalizado y excluyente, la lengua castellana, cuya pureza se erigió en una de las banderas favoritas de los parroquianos de la iglesia quijotesca de Cervantes. Ni la escasa relación con América del escritor ni el carácter cómico de su personaje frenaron estos solemnes afanes proselitistas. Poco después de 1916, el hispanoamericanismo consiguió que se instituyera como fiesta nacional el 12 de octubre, primero en Argentina y después en España —donde ha pervivido hasta la actualidad— y en otros países69.

41Sin embargo, las respuestas americanas a los requerimientos españoles resultaron desiguales y no estuvieron exentas de polémica, pues a la ola hispanista se opusieron voces que, sin renunciar al valor del idioma, no comulgaban con el nuevo imperialismo cultural que procedía de España. En cualquier caso, las élites hispanófilas de América querían aprovechar los potentes mitos cervantinos en su propio beneficio, pero se resistían a financiar las iniciativas de la vieja metrópoli, sobre todo si estas se desarrollaban en territorio peninsular y no tenían contrapartidas visibles. El rico tejido de los emigrantes españoles prefería asimismo desplegar sus ímpetus conmemorativos en sus lugares de residencia. De manera que, como probó la frustrante historia del monumento a Cervantes en Madrid, los españoles, sobrados de retórica y escasos de presupuesto, hubieron de conformarse con sus modestas fuerzas a la hora de coronar a quien se proclamaba, de manera cuasi unánime, genio de la raza.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Academia Chilena. Homenaje a Cervantes, Santiago, Imp. Universitaria, 1916.

Altamira, Rafael, Homenaje a Cervantes, México, Imp. Universitaria, 1948.

Anasagasti, Teodoro de, Inurria, Mateo, Memoria explicativa del proyecto de erección de un monumento a Miguel de Cervantes…, Madrid, Juan Pueyo, 1916.

Armas y Cárdenas, José de (Justo de Lara), Cervantes y el Quijote, La Habana, La Moderna Poesía, 1905.

Borrero Echeverría, Esteban, Alrededor del Quijote, La Habana, La Moderna Poesía, 1905.

Casa de Cervantes en Valladolid, Madrid, Comisaría Regia de Turismo, 1916.

Casino Español de Cienfuegos. Velada literario-musical, La Habana, P. Fernández, 1905.

Celebración del tercer centenario de la publicación del «Quijote» en Bogotá, Bogotá, Imprenta Nacional, 1905.

Conmemoración cervantina…, El Paso, Texas, s. e., 1916.

En honor de Cervantes…, Tegucigalpa, Tipografía Nacional, 1905.

Gerchunoff, Alberto, Nuestro Señor Don Quijote, San José de Costa Rica, J. García Monge/Alsina, 1916.

López Peláez, Antolín, Elogio de Miguel de Cervantes Saavedra…, Madrid, «Revista de Arch., Bibl. y Museos», 1916.

Martínez y Zapatero, Rafael, Coullaut Valera, Lorenzo, Proyecto del Monumento a Miguel de Cervantes Saavedra, Madrid, s. e., 1916.

Meza, Ramón, «Don Quijote como tipo ideal» [1905], en José Antonio Baujín (coord.), Del donoso y grande escrutinio del cervantismo en Cuba, La Habana, Letras Cubanas, t. I, 2015, pp. 85-100.

Nervo, Amado, «El Centenario de la muerte de Cervantes», en id., Ensayos, Madrid, Biblioteca Nueva, 1922, pp. 134-148.

Ortiz, Fernando, La reconquista de América, París, Paul Ollendorf, 1912.

Robledo, Alfonso, Una lengua y una raza, Bogotá, Arboleda & Valencia, 1916.

Rodó, José Enrique, Ariel, Montevideo, Dornaleche y Reyes, 1900.

Rodó, José Enrique, «El centenario de Cervantes» [1915], en id., Obras completas, Madrid, Aguilar, 1967, pp. 1210-1212.

Rodríguez García, José Antonio, Artículos cervánticos, La Habana, Cuba Intelectual, 1917.

Sawa, Miguel, Becerra, Pablo, Crónica del centenario del Don Quijote, Madrid, A. Marzo, 1906.

Tercer centenario de «El Quijote», Mérida de Yucatán, Gamboa Guzmán, 1905.

Unamuno, Miguel de, Rosario de sonetos líricos, Madrid, Imprenta Española, 1911.

Bibliografía

Álvarez Barrientos, Joaquín (2007), «“Príncipe de los Ingenios”. Acerca de la conversión de Cervantes en “escritor nacional”», en Begoña Lolo (ed.), Cervantes y el Quijote en la música, Madrid, Centro de Estudios Cervantinos, pp. 89-114.

Álvarez Junco, José (2016), «Cervantes y la identidad nacional», en Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016), Madrid, Biblioteca Nacional – Acción Cultural Española, pp. 185-199.

Baujín, José Antonio (coord.) [2015], Del donoso y grande escrutinio del cervantismo en Cuba, La Habana, Letras Cubanas, 3 vols.

Calvo, Clara (2014), «Cervantes 1916. Literature as ‘Exquisite Neutrality’», en Joep Leersen y Ann Rigney (eds.), Commemorating Writers in Nineteenth-Century Europe. Nation-Building and Centenary Fever, Londres, Palgrave Macmillan, pp. 262-282.

Castells, Ricardo (inédito), «Entre cubanos y peninsulares: la Universidad de La Habana y la conmemoración del tercer centenario de Don Quijote (1905)», trabajo cortesía del autor, 2017.

Close, Anthony (1998), «Las interpretaciones del ‘Quijote’», en Francisco Rico (dir.), Don Quijote de la Mancha, Barcelona, Instituto Cervantes/Crítica, t. I, pp. cxliii-clxv.

Close, Anthony (2005), La concepción romántica del ‘Quijote’, Barcelona, Crítica.

García Pelayo, Manuel (1991), «Mitos y símbolos políticos» [1964], en id., Obras completas, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, pp. 907-1031.

García Sebastiani, Marcela, Marcilhacy, David (2013), «América y la fiesta del 12 de octubre», en Javier Moreno Luzón y Xosé M. Núñez Seixas (eds.), Ser españoles: imaginarios nacionalistas en el siglo xx, Barcelona, RBA, pp. 364-398.

González Aróstegui, Mely del Rosario (2003), «Fernando Ortiz y la polémica del panhispanismo y el panamericanismo en los albores del siglo xx en Cuba», Revista de Hispanismo Filosófico, 8, pp. 5-18.

Guereña, Jean-Louis (2008), «¿Un icono nacional? La instrumentalización del Quijote en el espacio escolar en el primer tercio del siglo xx», Bulletin Hispanique, 110 (1), pp. 145-190.

Gutiérrez, Carlos M. (1999), «Cervantes, un proyecto de modernidad para el Fin de Siglo (1880-1905)», Cervantes, 19 (1), pp. 113-124.

Gutiérrez Viñuales, Rodrigo (2004), Monumento conmemorativo y espacio público en Iberoamérica, Madrid, Cátedra.

Leersen, Joep, Rigney, Ann (eds.) [2014], Commemorating Writers in Nineteenth-Century Europe, Londres, Palgrave Macmillan.

Marcilhacy, David (inédita), Une histoire culturelle de l’hispano-américanisme (1910-1930), tesis doctoral defendida en 2006, université de Paris 3.

Martínez de Castilla Muñoz, Nuria (ed.) [2008], Don Quijote en el Ateneo de Madrid, Madrid, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales.

Menéndez Robles, María Luisa (2006), El marqués de la Vega Inclán y los orígenes del turismo en España, Madrid, Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Moreno Luzón, Javier (2003), «Memoria de la nación liberal. El primer centenario de las Cortes de Cádiz», Ayer, 52, pp. 207-235.

Moreno Luzón, Javier (2010), «Reconquistar América para regenerar España. Nacionalismo español y centenario de las independencias en 1910-1911», Historia Mexicana, 60 (1)/ 237, pp. 561-640.

Moreno Luzón, Javier (2017), «Herederos de Balboa. España y la construcción de identidades en California y Panamá a comienzos del siglo xx», Anuario Instituto de Estudios Histórico-Sociales, 32 (1), pp. 155-178.

Moreno Luzón, Javier, Núñez Seixas, Xosé M. (eds.) [2013], Ser españoles: imaginarios nacionalistas en el siglo xx, Barcelona, RBA.

Núñez Seixas, Xosé M. (2013), «La(s) lengua(s) de la nación», en Javier Moreno Luzón y Xosé M. Núñez Seixas (eds.), Ser españoles: imaginarios nacionalistas en el siglo xx, Barcelona, RBA, pp. 246-286.

Riera, Carme (2005), El Quijote desde el nacionalismo catalán, en torno al Tercer Centenario, Barcelona, Destino.

Schmidt-Nowara, Christopher (2008), «Spanish Origins of American Empire: Hispanism, History, and Commemoration, 1898-1915», The International History Review, 30 (1), pp. 32-51.

Sepúlveda, Isidro (2005), El sueño de la Madre Patria, Madrid, Marcial Pons Historia – Fundación Carolina.

Storm, Eric (1998), «El tercer centenario del Don Quijote en 1905 y el nacionalismo español», Hispania, 58 (199), pp. 625-654.

Tormo Monzó, Elías (1977), «La Plaza de España (apuntes para un estudio de su historia entre 1900 y 1952)», Revista de la Biblioteca, Archivo y Museo del Ayuntamiento de Madrid, 1-2, pp. 7-65.

Valero, Eva María (2004), «Introducción: El Quijote en los albores del siglo xx hispanoamericano», en El «Quijote» en América, Centro Virtual Cervantes, en línea en <https://cvc.cervantes.es/literatura/quijote_america/introduccion.htm>.

Varela-Lago, Ana María (inédita), Conquerors, Immigrants, Exiles, tesis doctoral defendida en 2008, University of California San Diego.

Haut de page

Notes

1 Este artículo se enmarca en el proyecto de investigación «La nación en escena: símbolos, conmemoraciones y exposiciones, entre España y América Latina (1890-2010)», financiado por el Gobierno de España (HAR2016-75002-P).

2 Leerssen, Rigney, 2014.

3 Moreno Luzón, 2003 y 2010.

4 Sepúlveda, 2005, pp. 212 sqq.

5 Marcilhacy, inédita, p. 735.

6 Francisco Cobos, «Cervantes, símbolo de unión», Boletín del tercer centenario de la muerte de Cervantes… II (mayo-octubre de 1915), p. 59.

7 López Peláez, Elogio de Miguel de Cervantes Saavedra, 1916.

8 Núñez Seixas, 2013.

9 Close, 1998.

10 Gutiérrez, 1999.

11 Álvarez Junco, 2016.

12 Close, 1998 y 2005.

13 Gutiérrez, 1999.

14 «La sangre del espíritu» (1910), en Unamuno, Rosario de sonetos líricos, pp. 144-145.

15 Campomar, 2009, p. 329.

16 Valero, 2004.

17 Rafael Altamira, «El centenario de la muerte de Cervantes», Hispania (Buenos Aires), 1 de junio de 1915, recogido en Altamira, Homenaje a Cervantes (1948) [cita en p. 115].

18 Álvarez Barrientos, 2007; Valero, 2004.

19 Comparación de Antonio López Muñoz en Conmemoración cervantina, p. 6.

20 Rodó, Ariel (1900) e id., «El centenario de Cervantes» (1915) [cita en p. 1210].

21 Gerchunoff, Nuestro Señor Don Quijote (1916), p. 48.

22 Esta confusión, frecuente en los símbolos políticos, fue analizada por García Pelayo, 1964, p. 1006.

23 Enciclopedia universal ilustrada europea-americana, vol. 11, Barcelona, Espasa, 1911, p. 1379.

24 Archivo General de la Administración, Alcalá de Henares, Madrid (AGA), Asuntos Exteriores, L54/1287, Celebración del tercer centenario de la publicación del ‘Quijote’ en Bogotá, p. 21.

25 El Liberal (Madrid), 9 de mayo de 1905, Tegucigalpa, en En honor de Cervantes.

26 AGA, Presidencia, L54/9137.

27 Archivo Rodríguez Marín, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid (ARM), BII 3er Centenario 20/1; Academia Chilena. Homenaje a Cervantes.

28 Robledo, Una lengua y una raza (1916).

29 Casino Español de Cienfuegos, p. 3.

30 El Diario Español (Buenos Aires), 4 de enero, 11 de febrero, 5 y 22 de marzo y 23 de abril de 1916 (Centro Asturiano, el 23 de abril). Las celebraciones de otros países, en las fuentes ya citadas.

31 Archivo Antonio Maura, Fundación Antonio Maura, Madrid (AM), L181/21, España en Chile (Valparaíso), 23 de mayo de 1916, cita en p. 47.

32 Varela-Lago, inédita, p. 104. Hubo también un proyecto en Buenos Aires: Gutiérrez Viñuales, 2004, p. 197.

33 Tercer centenario de «El Quijote», p. 14.

34 El caso del hispanismo en Puerto Rico, en Schmidt-Nowara, 2008.

35 Moreno Luzón, 2017.

36 Ortiz, La reconquista de América (1912). Véanse Valero, 2004; González Aróstegui, 2003.

37 Castells, 2017.

38 Armas, Cervantes y el Quijote (1905); Borrero, Alrededor del Quijote (1905).

39 Diario de la Marina (La Habana), 1-2 de noviembre de 1908, cita en «Ante la estatua», p. 4 de la edición del día 1.

40 Meza, «Don Quijote como tipo ideal» (1905). Véase Castells, inédito.

41 Rodríguez García, Artículos cervánticos (1917).

42 Cita en Diario de la Marina, 30 de noviembre de 1916.

43 Baujín (coord.), 2015, t. I, pp. 19-39.

44 Storm, 1998 y Martínez de Castilla Muñoz (ed.), 2008.

45 Riera, 2005, p. 59.

46 Sawa, Becerra, Crónica del centenario del Don Quijote (1906).

47 Riera, 2005.

48 Mariano de Cavia, «La celebración del tercer centenario del “Don Quijote”», El Imparcial (Madrid), 2 de diciembre de 1903. Sawa, Becerra, Crónica del centenario del Don Quijote (1906).

49 Cartas de Rodríguez Marín a Maura, 7 de junio de 1907 y 26 de mayo de 1912, AM, L90/36.

50 Real Decreto del 30 de enero de 1916, La Correspondencia de España (Madrid), 27 de enero de 1916.

51 Véase, como muestra, Mariano de Cavia, «El centenario del silencio», El Imparcial (Madrid), 28 de enero de 1916.

52 «Cervantes y Shakespeare: dos conmemoraciones», España (Madrid), 55, 1916, p. 13. Rodó, en España, 38, 1915, p. 9; Ortega, en España, 67, 1916, pp. 10-11; y Araquistain, en España, 82, 1916, p. 8. Dibujo en El Liberal (Madrid) del 14 de febrero de 1916.

53 José María Salaverría, «Aspectos españoles. Quijotismo», La Gaceta de España (Buenos Aires), 22 de abril de 1916.

54 Abc (Madrid), 24 de abril de 1916. Véase Guereña, 2008.

55 El País, 27 de marzo de 1915. Propuestas en AGA, Presidencia, L51/3595.

56 Calvo, 2014, p. 277; Nervo, «El Centenario de la muerte de Cervantes» (1922).

57 Real Decreto del 27 de julio de 1915, Boletín del tercer centenario… I (mayo de 1915), p. 46.

58 Menéndez Robles, 2006.

59 Archivo de la Hispanic Society, Nueva York (AHS), carta de Vega-Inclán a Huntington, 29 de abril de 1916.

60 Marqués de la Vega-Inclán, «Noticia preliminar», a Casa de Cervantes en Valladolid, 1916, pp. 2, 5 y 6.

61 AHS, carta de Vega-Inclán a Huntington, 7 de febrero de 1916.

62 El Imparcial, 17 de abril de 1910.

63 Real Decreto del 29 de marzo de 1915.

64 Boletín del tercer centenario… III (noviembre de 1915). Proyectos, en ARM, 21/7.

65 Anasagasti, Inurria, Memoria explicativa del proyecto… (1916), p. 5.

66 Véase Tormo Monzó, 1977. Martínez, Coullaut, Proyecto del Monumento a Miguel de Cervantes Saavedra (1916), cita en p. 10.

67 Real Orden del 12 de octubre de 1912; El País, 27 de marzo de 1915; Boletín del tercer centenario… III (noviembre de 1915).

68 Real Orden del 12 de enero de 1920. ARM, 21/9 (carta modelo) y 21/10.1 (estado de cuentas en 1927). Cita de Real Orden del 28 de diciembre de 1917.

69 García Sebastiani, Marcilhacy, 2013.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Javier Moreno Luzón, « El genio de la raza »Mélanges de la Casa de Velázquez, 50-2 | 2020, 67-90.

Référence électronique

Javier Moreno Luzón, « El genio de la raza »Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 50-2 | 2020, mis en ligne le 05 novembre 2020, consulté le 17 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/mcv/13723 ; DOI : https://doi.org/10.4000/mcv.13723

Haut de page

Auteur

Javier Moreno Luzón

Universidad Complutense de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search