Navigation – Plan du site

AccueilNuméros51-1Miscellanées«Un descubrimiento reserbado en l...

Miscellanées

«Un descubrimiento reserbado en la oscuridad de estos destinos…»

Un fragmento de la historia natural y política de la frontera meridional del imperio hispano a fines del siglo xviii
«Un descubrimiento reserbado en la oscuridad de estos destinos…». Un fragment de l'histoire naturelle et politique de la frontière sud de l'empire hispanique à la fin du xviiie siècle
«Un descubrimiento reserbado en la oscuridad de estos destinos…». A fragment of natural and political history of the southern border of the Spanish empire at the end of the eighteenth century
Francisco Orrego González
p. 203-224

Résumés

Cet article montre la relation entre le savoir et la politique à la fin du xviiie siècle dans le royaume du Chili. Les protagonistes décrits dans cet article sont un objet et un événement fortuit. Leurs histoires particulières furent intimement liées. Le premier, un objet, le dénommé « pin du Chili », a suscité l'intérêt des naturalistes et des hommes politiques. Le second est un événement particulier : à la fin de 1780, le navire de guerre San Pedro Alcántara, ancré dans la ville de Concepción, subit une attaque de foudre révélant le besoin de bois à cette époque. Cet accident a provoqué la découverte de nouvelles forêts de pins dans les territoires du « pays des Indiens ». Sa découverte a déclenché et mobilisé des actions culturelles et politiques tant à Madrid qu'au Chili, entraînant l’intervention des acteurs locaux. Cet objet particulier et cet événement imprévu ont montré non seulement la relation entre la connaissance et la politique, mais aussi l'importance de la gestion locale au niveau impérial.

Haut de page

Texte intégral

Un exjesuita naturalista y los árboles del «Jardín de la América»

  • 1 Hanisch, 1999; Ronan, 2002. Este artículo corresponde a resultados obtenidos en el proyecto Fondec (...)
  • 2 Banchoff, Casanova (ed.), 2016.
  • 3 Gerbi, 1960; Guasti, 2014, pp. 93-107; Cañizares-Esguerra, 2007, pp. 405-440.
  • 4 Orrego, 2011.

1En 1782 se publicaba en Bolonia el Saggio sulla Storia Naturale del Cile escrita por el naturalista y exjesuita chileno Juan Ignacio Molina (1740-1829)1. Era la primera historia natural americana escrita por un criollo ajustada al lenguaje científico y sistema de clasificación natural que dominaba entre los naturalistas en Europa tras la publicación en 1735 del Systema Naturae de Carlos Lineo (1707-1778). Desde su llegada a territorios americanos los jesuitas fueron importantes conectores culturales que describieron e interpretaron las nuevas realidades movilizando información y ampliando las fronteras del mundo2. Es conocido el hecho que en la segunda mitad del s. xviii, naturalistas como Molina y otros debieron enfrentarse a los constantes ataques y desprecios sobre la naturaleza y la historia americana venidos de filósofos europeos como el escocés Williams Robertson (1721-1793), del abate francés Guillame Thomas Raynal (1713-1796) y, especialmente, del alemán Cornelius De Paw (1739-1799)3. Para combatir las críticas de estos y otros autores, Molina creó un relato sobre el pasado y la naturaleza chilena basado en categorías científicas y una crítica historiográfica moderna acorde a los criterios ilustrados4.

  • 5 Macquer, Dictionnaire de Chymie.
  • 6 Molina, Compendio de la historia geográfica, p. 125.

2En el capítulo ii de su Saggio, dedicado al estudio del reino vegetal, el exjesuita reparó en las diversas especies que componen la naturaleza de Chile. Basándose en las investigaciones del químico parisino, Pierre Joseph Macquer (1718-1784)5, Molina criticó la teoría que sugería que la presencia de minerales en el suelo hacía que éste se volviese estéril «á causa de los nocivos vapores que alli reynan continuamente6». Todo lo contrario, Molina consideró que, en Chile, dada la presencia de diversos tipos de minerales en el suelo, podían crecer una gran variedad de árboles con características poco comunes:

  • 7 Ibid., p. 126.

[Chile] presenta por todas partes la más vigorosa y abundante vegetación, luciendo en los valles, en los llanos y en casi todas las alturas en bellísimos árboles que los visten continuamente, y que por lo comun no pierden jamas el verde de sus hojas brillantes, á que corresponden las inumerables plantas que en las estaciones correspondientes cubren la superficie de todas las tierras con igual lozania7.

  • 8 Romano, 2007, pp. 56-71; Prieto, 2011.

3La descripción del naturalista chileno, en un primer momento, no parece muy científica. Propone una representación del territorio que se define a partir de una sensibilidad y estética natural propia. Particularmente, los árboles son el «ropaje» que viste y protege el reino convirtiéndose en un elemento fundamental de su historia política y civil. Ahí está el propósito científico. Los jesuitas fueron especialistas en describir el escenario natural en el que se desempeñaban, pues de un buen reconocimiento del territorio dependía una buena evangelización8. Con esto, Molina refleja su habilidad intelectual para dar forma a un discurso patriótico en torno a un objeto tan único como representativo de la naturaleza: los árboles.

  • 9 La bella metáfora «Jardín de la América» fue elaborada por Juan Ignacio Molina en su propósito de (...)
  • 10 Guasti, 2009, pp. 257-278.
  • 11 Molina, Compendio de la historia geográfica, p. 196.

4El naturalista chileno vio en los árboles uno de los rasgos más particulares del territorio que, cargado de gusto ilustrado, denominó como el «Jardín de la América9». En otras palabras, naturaleza, información, política y patria. Esas fueron las nociones que articularon el interés por los árboles del reino de Chile en este período. En el escenario cultural y político en el que se desenvolvieron los jesuitas exiliados10, el naturalista chileno mostró especial fascinación por una especie que él denominó pinus araucana o chilensis. Un objeto natural que, como veremos a lo largo de este artículo, desencadenó gran interés en las autoridades locales y metropolitanas. El propósito del exjesuita era reforzar la imagen patria de la naturaleza a través de un discurso cultural centrado en un objeto natural cuyas características fuesen excepcionales. El pinus chilensis del exjesuita, «que es el más hermoso entre quantos se crian en Chile»11, era un verdadero portento natural:

  • 12 Ibid., p. 197.

Su tronco, que tiene cerca de ocho pies de circunferencia, y setenta ú ochenta de alto […] Ya que ha adquirido la mitad de su natural incremento, echa las ramas durables, que son paralelas al horizonte ú horizontales, y siempre de quatro en quatro, formando cruz sobre un mismo plano, de manera que forman quatro angulos rectos. Las quatro ramas que se siguen á estas, á quatro ó cinco pies de distancia, pero sobre las mismas lineas, son mas cortas, y asi las siguientes por grados hasta llegar á la cima, que remata en punta; y como las extremidades de todas estas ramas se encorvan hácia arriba, resulta de ellas una perfecta piramide quadriangular12

  • 13 Por citar un ejemplo, una de las primeras, y más utilizadas fuentes de información a las que recur (...)
  • 14 Orrego, 2017.
  • 15 Ibid., p. xv.

5Como se ve, la preocupación de Molina era dejar nítida evidencia de la extraordinaria envergadura y belleza del pinus chilensis. Y para construir una imagen sublime de éste y de todos los árboles, en una estrategia muy propia de la cultura ilustrada, el naturalista chileno recurre a fuentes de información europeas y a una templada retórica13. Dichas fuentes de información le dieron credibilidad cognoscitiva y política a su relato convirtiendo la historia de un reino pequeño como el de Chile en información global instalándola en la lógica cultural, geopolítica y comercial del mundo a través de la descripción de materias primas atractivas y necesarias para las monarquías europeas14. La información sobre los árboles de Chile entregada por el exjesuita no debía expresar fogonazos descriptivos. Fue muy cuidadoso y, normalmente, se valió para sus descripciones de expresiones como «yo he visto» y términos como «vestigios»15. Molina interpretó los árboles como un objeto propio de una historia fronteriza muy útil para los intereses del imperio hispano y también del resto de monarquías europeas.

  • 16 Biagioli, 2008.
  • 17 Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, § 360, no 26, «Sobre las obras delos exjes (...)
  • 18 Archivo Real Academia de la Historia (Madrid), Felipe Gómez de Vidaurre (1789), «Historia Geográfi (...)

6Por tanto, Molina entendió que su narración sobre la historia de los objetos naturales de Chile en general, y sobre los árboles en particular, era un problema sobre la creación y transmisión del conocimiento junto a la constante presión política al que éste se vió sometido en la cultura del absolutismo europeo16. Este hecho queda reflejado en el éxito editorial que tuvo la historia escrita por Molina que la llevó a traducirse casi inmediatamente luego de su publicación en italiano al alemán (1786), español (1788), francés (1789) e inglés (1808) convirtiéndose la obra y su autor en una fuente de información ineludible para los representantes de los intereses metropolitanos. La historia natural de Molina fue la más completa y precisa respecto de la información proporcionada superando a cualquier otra. Por ejemplo, Felipe Gómez de Vidaurre (1740-1818), otro exjesuita chileno exiliado en Italia, también escribió una historia natural y geográfica sobre Chile en 1789 de la que la corona tuvo conocimiento a través de sus legados en la embajada española en Roma17. No obstante, la obra de Vidaurre no tuvo gran éxito manteniéndose sin editar hasta fines del siglo xix18. La información aportada por Molina respecto al llamado «pino chileno», por su utilidad geopolítica y comercial, es un punto de arranque de la historia de un objeto cultural que bascula y relaciona, en un juego de escalas, los intereses políticos, científicos, militares y comerciales metropolitanos con los intereses y anhelos de actores locales.

Fuentes de información versus un «precioso hallazgo»

  • 19 Camus, 2006, p. 39.
  • 20 Valverde, 2012, p. 228.

7¿Fue suficiente la información entregada por una historia natural y geográfica moderna como la escrita por Molina sobre el reino de Chile para cubrir las necesidades de información de la monarquía hispana en estos años por muy exitosa que fuese la historia escrita por el naturalista chileno que le valió el premio de una segunda pensión? Para la monarquía hispana los árboles eran un objeto natural relevante, pues, por esos años, la idea de la escasez de este recurso era algo más que un rumor en Europa19. En la década de 1770 se desencadenaron fuertes polémicas en España sobre la calidad que poseerían las maderas peninsulares, particularmente las destinadas a la construcción naval, frente a la calidad de las maderas del Nuevo Mundo. Según autores como Francisco Gautier, en su obra Estado de los Bosques en España (1772), «los bosques americanos eran el único socorro al que los españoles podían recurrir para construir barcos20».

  • 21 Padrells Nadal, 2006, p. 46.
  • 22 De Leste, 2008, p. 69.
  • 23 Marchena, Cuño Bonito (eds.), 2018.

8Para mediados del s. xviii, tras los constantes conflictos navales anglo-españoles, la capacidad del imperio español de poseer una flota permanente de navíos, abundante en número como en su desarrollo tecnológico, mostraba un penoso panorama21. Muy pocos barcos distribuídos en diversas flotas y en diversos océanos22. Por tanto, los nuevos conocimientos científicos por una parte, y las materias primas por otra, eran piezas claves del entramado que buscaba garantizar dos cosas: la seguridad del imperio y el resguardo del comercio. El primer punto era mucho más sencillo de solventar. Así se aprecia, por ejemplo, con la fundación de instituciones como el observatorio de Cádiz y Madrid y las academias de ingenieros y artilleros entre otras acciones llevadas a cabo por los gobernantes hispanos23. Lo segundo parecía más complicado, pues, en gran parte, dependía del favor entregado por la naturaleza y la geografía.

  • 24 Navia Méndez-Bonito, 2005, pp. 225-250.
  • 25 Cardim et alii (ed.), 2014; Herrero Sánchez, 2020, pp. 17-52.

9Por ello, fue fundamental la información que pudiesen conseguir las autoridades locales en el Nuevo Mundo sobre los diversos tipos de árboles. Las maderas americanas, como se desprenden de las palabras de Gautier, representaban un particular tipo de tesoro. Los problemas para manejar la falta de información siempre fue un inconveniente para la configuración de un imperio transoceánico ¿Cómo lidiar con este dilema? La monarquía hispana desarrolló estrategias intelectuales de naturaleza mixta para poder enfrentar este problema. Por una parte, en estos últimos años del s. xviii, recurrió a la valiosa información proporcionada por las historias naturales del Nuevo Mundo escritas por los jesuitas americanos exiliados en Italia como se ha dicho en el apartado anterior24. Por otra, y es un hecho muy relevante, fue la actuación de los grupos locales para crear conocimiento nuevo. Por ello, se debió recurrir a formas alternativas de administración más complejas y dinámicas en las que diversos tipos de conectores y modelos de soberanía local tuvieran un rol fundamental para sostener con la mayor estabilidad posible los intereses transnacionales de todos los territorios que conformaron la monarquía ibérica25.

  • 26 Bascuñán, Eichholz, Hartwig, 2011.
  • 27 Archivo Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (AMNCN), Col. Expediciones Científicas, doc (...)
  • 28 Chauca García, inédita.

10La historia del reino de Chile en los tiempos modernos ha estado plagada de barcos que naufragaron en sus costas26. No todas esas desventuras fueron iguales y casi ninguno tuvo consecuencias felices. Eran vistos como verdadera falta de fortuna o castigos de Dios. Pero, a nuestro juicio, es una cuestión de perspectiva, y de perspectiva histórica, es decir, de hechos. Los hechos pueden convertir ese infortunio en un hecho prodigioso. A fines de 1780, el navío de guerra San Pedro Alcántara, de la Escuadra del Mar del Sur que se encontraba fondeado en el puerto de Concepción, recibió un rayo en su mástil mayor dejándolo casi completamente destruido necesitando de buena madera para repararlo. Fue un hecho tan tormentoso para sus tripulantes como milagroso para las autoridades locales y metropolitanas. En otras palabras, no fue un accidente catastrófico sino una desdicha que provocó un «precioso hallazgo27». En las faldas de la «gran Cordillera Nevada», producto de esta fatalidad natural, se descubrió un particular tipo de pino del que no se tenía mucha información. Un árbol que, en principio, parecía coincidir con el llamado pinus chilensis del que hablaba Molina, Lineo y otros naturalistas en sus obras. Las acciones de exploración para estudiar este nuevo árbol no fueron encomendadas a un naturalista como podría esperarse. La tarea se entregó a un sagaz político de origen irlandés al servicio de la monarquía hispana en la frontera meridional del imperio: Ambrosio O’Higgins (1720-1801)28.

  • 29 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 1, carta de Ambrosio O’Higgins a Ambrosio de Benavides, (...)

11A inicios de 1781, O’Higgins comenzó las diligencias necesarias para comprobar la existencia en el «país Araucano» de estos árboles que parecían ser el remedio al infortunio sufrido por el San Pedro Alcántara. O’Higgins, con un convencimiento cargado de sentido teologal y profético, consideró el hallazgo de este nuevo árbol como un hecho único y excepcional cuyo descubrimiento estaba «reserbado a la oscuridad de estos Destinos hta. Nuestro tpõ29». La exploración de las tierras cordilleranas, particularmente desde el río Laja hasta el volcán Villarrica junto a las quebradas de la cordillera de Ralco y Nahuelbuta, en pleno territorio pehuenche, fue una empresa muy delicada. El traspaso al «país de indios», a pesar de los acuerdos con los indígenas, representaba siempre un constante riesgo.

12No obstante, ese riesgo podía ser una provechosa oportunidad para la política y el conocimiento. Las reuniones con los «indios gentiles» no sólo fueron encuentros para discutir la convivencia y comercio entre ambas partes. Los gobernantes locales como O’Higgins, quien siempre aplicó una mirada ilustrada y estratégica a los asuntos de la frontera meridional del imperio hispano, comprendieron que la proyección positiva de estas reuniones iba más allá de acordar la paz. Estas reuniones fueron una fuente para conseguir conocimiento geográfico y natural relevante. Así queda establecido en una carta de 1783 de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, general de la Escuadra del Sur, cuando el primero señala lo siguiente:

  • 30 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio de O’Higgins a Antonio Vacáro Coma (...)

Acompaño a V.S. copias de las Juntas Celebradas con estas Gentes en la Plaza de los Angeles en Diziembre demil setecientos ochenta y uno y Enero pasado demil setecientos ochenta y dos en las quales verá V.S. lo que en ellas setrato entre otras cosas sobre Corte de Pinos, y de su Pacificacion General de estas Fronteras30.

  • 31 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 10, carta de Ambrosio de O’Higgins a José de Gálvez, Co (...)
  • 32 Villalobos, 1995, pp. 117-154.

13Las noticias del descubrimiento de los pinares en estos territorios se extendieron rápidamente por la gobernación de Chile llegando, incluso, al virreinato peruano adquiriendo el asunto un carácter de interés monárquico. El virrey del Perú, antiguo gobernador de Chile, Agustín de Jáuregui (1711-1784), entregó plenas facultades a O’Higgins para que explotase el prodigioso recurso. La ubicación, el corte, la saca y la conducción de los pinos al puerto de Concepción se convirtió en prioridad para las autoridades locales, coloniales e imperiales. Por su parte, Antonio Vacáro también fue instruido por el gobierno de Lima para que tomara las medidas necesarias para el hallanamiento de los caciques «en cuias tierras están situados los pinos cercanos al rio BioBio31». Es decir, como hemos señalado, no sólo fue un problema de recursos económicos para la corona. Fue un problema más delicado dado que había que traspasar a territorio indígena. Eso transformó este descubrimiento natural en una cuestión de estado convirtiendo a los indígenas en conectores de realidades y agentes que transaban con el conocimiento que resultaba útil a la monarquía. La vida en la frontera nunca había impedido a los españoles internarse en territorios indígenas y realizar intercambios con ellos32. Una empresa peligrosa, pero que valdría la pena si se conseguía dar con un tesoro verde y natural. Sólo había que estar seguro de querer hacerlo y por un propósito que valiese la pena y compensase el riesgo.

  • 33 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, 17 de (...)

14Los nuevos árboles estaban ubicados en las tierras orientales de la cordillera de los Andes habitadas especialmente por pehuenches y huilliches. Éstos estaban situados cerca de la Plaza de Santa Bárbara donde se hizo la primera tala de pinos33. Para ello, tanto O’Higgins como Vacáro, formaron varias comisiones destinadas a realizar actividades de búsqueda. Los enviados a estas labores de reconocimiento fueron fundamentalmente los mismos integrantes de la Escuadra del Mar del Sur. Es decir, no naturalistas especializados, sino «gente de mar». Gente de mar que, en un escenario de frontera, pasaba a formar parte de improvisados tipos de agentes de conocimiento útil. En abril de 1781 el teniente de fragata Timoteo Pérez fue enviado a las cordilleras de Luanco y Caramauida, que dividen la costa de Arauco con la de los llanos de Angol, a realizar actividades de búsqueda y descripción de estos nuevos árboles. Posteriormente, Pérez sería reemplazado por el teniente de navío Isidoro del Portigo. La comisión más importante enviada a los territorios pehuenches estuvo a cargo de Luis de Benavente, comandante de la Plaza de Santa Juana, y Joseph Rico el maestro mayor de carpinteros de la Escuadra del Mar del Sur.

  • 34 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jauregui, 2 (...)
  • 35 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jauregui, 2 (...)

15El reconocimiento de estos nuevos pinos, sin duda, generó admiración a los diversos peritos. Los árboles poseían alturas de las que ya no se encontraban en ningún lugar de Europa. Según las anotaciones realizadas por los integrantes de la comisión, se reconocieron trescientos ochenta y siete pinos «muy hermosos» cuya altura estaba entre 18 hasta 35 varas de largo (es decir, entre 15 y 29 metros aproximadamente)34. Su grosor tampoco dejó de impactar pues encontraron ejemplares que iban desde 18 hasta 32 pulgadas «de diámetro en su medianias35».

  • 36 Molina, Compendio de la historia geográfica, p. 196.

16Lo que parecía distinguir la discusión sobre los llamados «pinos de Chile» era su ubicación geográfica, su altura, su ancho y sus cualidades botánicas. Una altura portentosa que expresaba toda la fuerza de la naturaleza. Por estos años la información respecto al pino de Chile no era concluyente. Por ejemplo, Molina entrega medidas menos precisas sobre estos árboles que estimaba su altura entre 70 y 80 pies36. Por tanto, no sólo se presentaba un problema científico, sino también un problema administrativo dado que la incertidumbre movilizaba diversos tipos de recursos para su comprobación. La información para ser creíble debía ser precisa. Joseph Rico, carpintero mayor de la Escuadra del Sur, fue el encargado por las autoridades hispanas de acreditar tan delicado y deseado conocimiento.

Peritos, credibilidad y negociación fronteriza

  • 37 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jáuregui, C (...)
  • 38 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jáuregui, C (...)

17El hallazgo de los nuevos árboles provocó que las exploraciones de reconocimiento continuaran. Ambrosio O’Higgins encomendó a Pedro Andrés de Alcasar para reconocer los montes y faldas de las cordilleras de Santa Barbara, Villacura y Tucapel37. O’Higgins, tras negociar con los caciques de Angol, logró un acuerdo para que nuevas comitivas se internaran hacia la Cordillera en las zonas de Callaqui, Luanco y Caramauida «â donde hay numero inmenso de Pinos38». Esta vez la comitiva estuvo compuesta por carpinteros, peonada y parte de la tropa llevándose todo tipo de víveres y herramientas que les permitieran llevar a cabo la tarea encomendada con la mayor precisión posible. Hombres de armas, nuevamente, convertidos en hombres de conocimiento. Había preocupación entre las autoridades virreinales debido a que no se daba con la ubicación exacta de los pinares. Aunque no se tenía claridad respecto de la ubicación y cualidades del nuevo árbol, O’Higgins se empecinaba en la defensa de la calidad de su madera respecto a las especies europeas:

  • 39 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 1, carta de Ambrosio O’Higgins a Ambrosio de Benavides, (...)

Por otra parte no se en qe. puede fundarse la resoluon. de embiar àl Callao el San Pedro Alcantara desmenbrando en un tpo. tan critico la fuerza de la escuadra mar trenièndo àqui los ausilios de este navio, no hay dificultad en sacarla de las Cordilleras inmediàtas ha donde la hay con abundancia muy grande. Yo spre persuadido de poderse verificar su existensia, y calidad, buena de estas, solisito como tengo relasiondo. en los ofisios sobre ausilios proporciondos. para la Esqdra. se hiciese un reconocimto. de peritos de ella, y havièndolo por fin consegdo. medte. la condescendensia y Zelo del señor Vacàro, despachando pa. este efecto el Maestro mor. de Carpinteria Jsph Rico, y [sic] ultimamte. por este acompañado del comte. de Sta. Juana Dn. Luis de Benarte. y del subthte. de Dragnes. Dn. Pedro Andres de Alcasar ambos nasidos en esta frontera, el de las Montañas, y Pinales […] no desmeresen en calidad a los de [sic] querra decir los traidos dè los departamtos. desde el Mar Baltico, porqe. en flandes no quedan pinos ningunos, y tan abundtes. como se ve por los mesiondos. documentos39

  • 40 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, «Diario del reconocimto. de Maderas para las Arboladuras hec (...)

18El interés por la nueva especie aumentaba día a día. Comenzando el mes de marzo de 1781, Joseph Rico y Luis de Benabente, comandante de la Plaza de Santa Juana, comisionados por O’Higgins, se internaron en la plaza de Nacimiento para poder reconocer con mayor precisión la nueva especie de árbol descubierta. La misión de Rico y Benabente era recabar la mayor cantidad posible de información para certificar la veracidad de las noticias que circulaban sobre el pino descubierto por O’Higgins. Su condición profesional de carpintero mayor de la Escuadra del Sur le otorgaba un grado de credibilidad que el resto de los exploradores, hasta ese momento, no poseían. Joseph Rico registró sus observaciones en un diario que describe el trabajo hecho durante los seis días que pasó, junto a Benabente, en las tierras cordilleranas40.

  • 41 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, «Diario del reconocimto. de Maderas para las Arboladuras hec (...)

19En su diario, Rico entrega diversa información recolectada en cada día de exploración con datos precisos sobre el número de ejemplares examinados, el largo obtenido y las pulgadas de grueso de cada tipo de árbol que encontrase. Sin duda, datos morfológicos y botánicos relevantes para la monarquía. Pero tan importante como esos datos, era conseguir la información geográfica sobre la ubicación de los pinos. Durante todo el viaje, Rico se encargó de señalar la distancia en leguas a la que se encontraban los pinares respecto de la frontera del Bíobío. Recién salidos de Santa Juana, Rico señala, por ejemplo, que «la distancia de este Parage a Biobio es el de dos Leguas su camino algo trabajoso por la una quebrada qe. tiene qe. subir de una milla de largo, cuio parage tiene varios palos para votalones41».

  • 42 Cortés et alii, 2019.

20Ahora bien, el llamado «pino de Chile» es un árbol que posee un extraordinario valor simbólico, cultural y material dentro de la cosmovisión de los indígenas de estos territorios42. Por tanto, el ingreso al «país Araucano» en busca de un recurso preciado por los naturales inevitablemente trajo disputas. Las actividades de exploración, a pesar de que se realizaran en «tiempo de paz», no fueron fáciles para los peritos de los árboles. Las hostilidades de los indígenas, como las dificultades propias de un territorio cubierto por una infranqueable naturaleza, se mantuvieron como obstáculos constantes:

  • 43 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 10, carta de Ambrosio de O’Higgins a José de Gálvez, Co (...)

… y van tocados tambien en esta última Carta los Obstaculos que pudiere, y devemos esperar siempre de su parte hasta que llegue el tiempo de reducir enteramente á la Obediencia de nuestro Monarca á estas Naciones especialmente las que poseen las Cordilleras que dividen á este Reino de las Provincias de Buenos Ayres, y en cuias faldas están situadas los Pinales inmensos43

  • 44 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, Concep (...)
  • 45 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, Concep (...)

21En 1781 Timoteo Pérez fue «repulsado, y insultado con toda su comitiva» por el cacique Ancan y los pehuenches de Rucalgue44. La comitiva liderada por Isidoro García del Postigo, teniente de navío, fue también atacada por indígenas cuando intentaban cortar y trasladar pinos hacia el río Bíobío. Tras el riesgo sufrido por la comisión encargada por Vacáro a Pérez, O’Higgins se vio en la obligación de ir personalmente a tierras fronterizas45. Aunque se habían producido reuniones en la Plaza de los Ángeles en diciembre de 1781 y enero de 1782 entre pehuenches y españoles, la tensión entre las partes creció a tal punto que Ambrosio de Benavides, gobernador del reino, ordenó el 12 de marzo de 1783 que no se cortaran más pinos en tierras indígenas hasta consultar y obtener acuerdo general con los naturales respecto a este asunto. Nuevamente la política se cruza con la naturaleza. Benavides logró que se firmara un acuerdo con los pehuenches para que, en posteriores comisiones, pudieran internarse a tierras indígenas que estuviesen al sur del río Biobío.

  • 46 «Carta del Maestre de Campo Ambrosio Higgins al gobernador Ambrosio de Benavides», 8 de enero de 1 (...)
  • 47 «Carta del Maestre de Campo Ambrosio Higgins al gobernador Ambrosio de Benavides», 20 de febrero d (...)

22El acuerdo se produjo en el Parlamento General de Lonquilmo que presidió Ambrosio O’Higgins los primeros días de enero de 1784. De hecho, los «caciques fronterizos» apoyaron las tareas de despeje desde las cordilleras de Santa Juana y Santa Bárbara para llevar los pinos hasta el río Bíobío compromentiéndose al «resguardo de los vados y pasos de esta barrera46…». Por último, se permitía la internación de las tropas españolas en el «país de indios» con dirección a la plaza de Valdivia que era un enclave estratégico para la defensa del reino y el imperio de los ataques extranjeros hechos por mar47. Toda una expresión de política y diplomacia moderna. Sin duda, el apoyo de los indígenas, a pesar de los conflictos que mantuvieron con los españoles, fue muy importante para que el descubrimiento de los nuevos «pinos de Chile» fuera una empresa beneficiosa para el imperio español en tierras australes. O’Higgins incluso pidió a Antonio Vacáro que,

  • 48 O’Higgins se refería específicamente a la lealtad que mostraron los indígenas en la guerra contra (...)

seria de justicia que V.S. sino hubiere inconveniente se sirviese tomar la molestia de recomendar esta expresión delos Indios de Chile en sus oficios a la Corte como digna de aprecio pues ellos han contribuido en realidad para la defensa del Estado de aquellos pomposos subsidios y rasgos de lealtad que hemos visto brillar48

Esplendor, belleza y utilidad de la «nueva madera»

  • 49 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, 17 de mayo de (...)

23Según las descripciones hechas por los peritos, la madera de los nuevos pinares descubiertos en las «tierras de los confinantes» era perfecta para la elaboración de la arboladura de las embarcaciones «tanto por su grueso como por su fibra49». Los peritos establecieron que este tipo de madera era muy importante particularmente para la construcción de la quilla y tablazón de navíos. Estos asombrosos árboles estaban casi destinados a solventar con mucho acomodo y conveniencia las necesidades militares, comerciales y también científicas del imperio español en estos territorios. De hecho, las excelentes cualidades de la nueva madera no sólo fueron útiles para la construcción naval. También fue un árbol útil para la medicina y las artes. El nuevo pino, como constataron los diferentes observadores, poseía una resina que emanaba en gran abundancia. De los indígenas, los europeos aprendieron las cualidades medicinales de esta resina que era utilizada por ellos como bálsamo para cubrir las heridas. La fama que se habían ganado estos árboles hizo que las autoridades comparacen sus maderas con metales preciosos. A penas iniciadas las actividades de exploración, O’Higgins escribía al gobernador del reino realizando la siguiente valoración:

  • 50 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 1, carta de Ambrosio O’Higgins a Ambrosio de Benavides, (...)

… se hallaran en aquellas Cordilleras y Tierras de los Peguenches, un socorro precioso inagotable pa. ntra. Marina Rl. que merese la mor. atencion afin de asegurar al Rey pa. spre. este resorte tan estimable mas Ymportte. en muchas ocasiones qe. las Minas mas ricas50

  • 51 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 9, carta de Ambrosio O’Higgins al Virrey del Peru Agust (...)
  • 52 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 9, carta de Ambrosio O’Higgins al Virrey del Peru Agust (...)

24Comprobar la prodigalidad y utilidad del descubrimiento para O’Higgins fue un asunto de política y credibilidad cognoscitiva. El descubrimiento fue resistido por algunas autoridades con lo cual O’Higgins debió fortalecer el rol de los testigos y la contundencia de la retórica testimonial. Alcanzar sus aspiraciones políticas también dependía de los aportes que podía realizar en este asunto. El constructor del astillero del puerto de San Vicente, Juan Vela, testificó sobre «la bondad de estas Maderas y […] al mesmo tiempo la posibilidad de poderlas sacar de tierras de los Indios51». Frente a las dudas generadas en torno a la calidad de la nueva madera, O’Higgins señalaba lo siguiente: «tengo el gusto que ha todas [las objeciones] ha destruido la Constancia Acreditando â nuestra vista la mesma experiencia la Utilidad y Calidad sobresaliente de los Pinos52».

  • 53 Laviana Cuetos, 1987, p. 261.
  • 54 De Leste, 2008, p. 76.

25Como hemos dicho, en la década de 1780 se desencadenó una creciente y constante presión sobre la ubicación, recolección y envío de nuevas maderas por el agotamiento de las maderas que provenían fundamentalmente de Flandes. Siguiendo la reflexión hecha por Gautier, en esas décadas fue la gobernación de Guayaquil la que aportaba con gran cantidad de maderas que normalmente eran enviadas a Lima y el puerto del Callao para luego ser remitidas a España. Desde 1610, Guayaquil contaba con un astillero cuyos barcos allí construidos gozaban de buena fama por la variedad, calidad y abundancia de maderas con las que contaba en sus alrededores53. Luego del terremoto de 1766 que sufrió la ciudad del Callao, que arrasó las instalaciones de la Real Armada y todos los buques de la Flota del Mar del Sur, vio fortalecida su posición convirtiéndose en el más importante de la costa del Pacífico entregando barcos para la Real Armada para de esta forma asegurar el comercio marítimo54.

  • 55 Laviana Cuetos, 1987, p. 280.
  • 56 Moreno, 2017.
  • 57 Pelayo, 1991, p. 162.

26No obstante, a pesar de lo aportado por los bosques y el astillero de la gobernación de Guayaquil su industria había entrado en crisis en la década de 1770 al disminuir la construcción de navíos reales55. Las noticias de la escasez de maderas de Guayaquil habían llegado por esos años hasta oídos de los gobernadores en Chile. Nuevamente, aquí la historia natural se cruza con la política y la historia local con la imperial. Unos años antes del descubrimiento, la expedición científica enviada al virreinato del Perú y Chile (1777-1788), liderada por los botánicos españoles Hipólito Ruiz y José Pavón y el botánico francés Joseph Dombey56, traía consigo la Instrucción de 1776 cuyo objetivo era «el examen, estudio y adquisición de todas las producciones del Reyno vegetable» poniendo especial énfasis en la búsqueda de «árboles raros o de los que se sabía poco en Europa»57.

  • 58 Ibid., pp. 163-165.
  • 59 Ruiz, Relación del viaje, p. 218.

27Desembarcaron en el Callao en abril de 1778 y recorrieron las diversas provincias del Perú describiendo maderas útiles para la construcción de edificios, obras de carpintería, balsas, barcos y «varias obras»58. Luego de pasar a Chile, en diciembre de 1782, Hipólito Ruiz, José Pavón, el botánico francés Dombey y los dibujantes José Brunete e Isidoro Gálvez, comenzaron su viaje a la provincia de Rere y fuerte de Nacimiento en plena frontera araucana. A llegar al lugar, Ruiz y sus acompañantes se encontraron con que las autoridades chilenas, por real orden, estaban en labores de tala de los llamados «pinos chilenos» dirigidos por el oficial de marina Isidoro Pontigo. Ruiz consideró que «… segun el examen que hizimos los tres compañeros qe. unanimes convenimos en que era una nueva Especie de este Género, y probablemte. la mas preciosa de todas las descubiertas hasta el dia por su exquisita madera blanca de excelente beta para labrarse y servir para arboladuras de Navios y otras infinitas obras59…».

28El reconocimiento a la belleza del llamado «pino de Chile» hecho por los integrantes de la expedición liderada por los botánicos Ruiz y Pavón no sólo quedó plasmado en la descripción escrita, como evidencia la cita anterior cuando la caracterizan como «la más preciosa de todas las descubiertas hasta el día». Todo discurso, en la ética y estética ilustrada de trabajo de fines del siglo xviii, necesitaba de algo más que palabras. Las imágenes significaban mucho en el proceso de elaboración, ajuste y transmisión de conocimiento de nuevos objetos desde el Nuevo al Viejo Mundo. La estrategia cognoscitiva para dar a conocer nuevas especies en España y Europa consideró la realización de imágenes representativas más el envío de muestras como trozos de madera, semillas, plantas vivas y esquejes. Junto a las descripciones de Ruiz y Pavón de la nueva madera, el dibujante de la expedición, José Brunete, realizó una sutil y elegante acuarela de estilo «aguada» del «pino de Chile» como se ve en la siguiente imagen (fig. 1). El propósito era mostrar, con meridiana objetividad, la portentosa morfología del árbol chileno.

Fig. 1. — «Pino del Reino de Chile», acuarela, siglo xviii

Fig. 1. — «Pino del Reino de Chile», acuarela, siglo xviii

Fuente: Col. Expedición Botánica Perú y Chile, ACN110B/003/05321, Archivo del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

29Las investigaciones de la expedición de los botánicos españoles y franceses parecían haber resuelto de buena forma el problema de la clasificación del «pino de Chile». Lograron conciliar los datos que recopilaron con las fuentes de información que poseían para guiarse en el estudio del nuevo árbol entre las que evidentemente, y en primer lugar, se encontraba Molina:

  • 60 Ibid., p. 219.

Solo añadiré aquí que se elevan los Pinos de Chile hasta 40-50 y 60 varas y que se dilatan sus montes segun relacion de los Naturales mas de doscientas leguas desde los 36 grados hasta cerca del Estrecho de Magallanes y que habitan sus tierras los Indios Pehuenches y Huliches. El P. Ignacio Molina en su Historia natural de Chile hace descripcion de este Pino. El Cavallero Lamarck le ha separado del género Pinus y llamado Dombeja [sic por Dombeya] y Anto. Lorenzo Jessieu Araucaria60.

30En el suave ajuste entre fuentes de información y las evidencias encontradas por Ruiz, Pavón y Dombey respecto al nuevo árbol, es decir, en la negociación entre discursos y hechos, descansa la credibilidad de las investigaciones de los botánicos europeos. Sin duda, el trabajo de los botánicos reales no fue del todo oportuno para las aspiraciones imperiales de un actor local como el maestre de campo irlandés. O’Higgins debía anticiparse a cualquier movimiento en este asunto. Su objetivo era controlar la información. Así también controlaba los beneficios políticos. En esa disputa científica por hacerse con la autoría del descubrimiento, sólo nuevos vestigios acompañados de una consistente retórica política podían sostener la posición O’Higgins frente a la corona española. Esta actitud queda reflejada cuando también escribe a José de Gálvez diciendo:

  • 61 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, carta de Ambrosio O’Higgins a José de Gálvez, Plaza de los Á (...)

Yo Señor Exmo bien quise imponer â V.E. desde el principio y aun mucho antes que hubiese pisado a este destino el Botanico Dombey delas diligencias que hise para hacer ver la existencia de estos Pinos entierras de los Indios confinantes a esta frontera de su importancia para Arboladura y otros auxilios dela Real Armada¸ lo ejecuté puntualmente dando cuenta de este descubrimiento al Virrey del Perú, participándolo igualmente por Marzo de 1781 al Precidente deeste Reyno, como Gefe inmediato y delas contestaciones de âmbos y ôrden[e]s sobre imprehender cortes de muchas Perchas para los Navios del Rey […] he formado un cuerpo de Documentos autenticos, el que me tome la Libertad de pasar alas superiores manos de V.E. con carta fecha en la Concepcion 22 de Junio ultimo61.

  • 62 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, carta de Ambrosio O’Higgins a José de Gálvez, Plaza de los Á (...)

31«Documentos autenticos». Allí estaba la clave de la estrategia cognoscitiva y política de O’Higgins. Él como testigo daba crédito de todo lo expuesto y descrito. Según el irlandés, las nuevas maderas también representaban un provechoso recurso para la hacienda real. De acuerdo con los datos entregados por el maestre de campo, el costo de un palo trinquete construido para el navío San Pedro Alcántara no ascendería a más de cuatro mil pesos. Esto contrastaba diametralmente con los precios que se manejaban en el Callao cuyo costo del palo mayor de una embarcación estaba alrededor de veintiún mil pesos62.

32Con todo, la situación descrita refleja que los árboles descubiertos en Chile tuvieron una relevancia superior para la monarquía española dada las dificultades para encontrar maderas de las dimensiones extraídas en Chile en los almacenes del Callao y Guayaquil cuyos montes, al igual que en Flandes, mostraban escasez de maderas. Por eso, O’Higgins recordaba sagazmente en sus comunicaciones a José de Gálvez los problemas de abastecimiento de madera que ya se comenzaba a vivir en el Nuevo Mundo:

  • 63 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 10, carta de Ambrosio O’Higgins a José de Gálvez, Conce (...)

En Indias bien poco se acuerdan de la posteridad, y los Arboles útiles se acavan en todos Paises, si no se cuida de su generacion, pero en estos Montes de Chile particularmente los situados al Sur del Biobio tenemos con que suplir esta falta en grande abundancia á cortísimo costo […] por manera que mediante estos acopios hechos en Chile […] con prevencion de conducirlos despues al Callao, se ha de ahorrar á la Hacienda Real sumas de dinero considerables, al paso que logramos se conosca mas á fondo los productos naturales, y proporciones ventajosas que encierra este Pais mas esenciales para la conservacion, y engrandecimiento de este Reino63.

Disputas y tránsitos de un objeto natural: conocimiento, política y estatus socio-profesional

33Hemos visto en el desarrollo de este artículo como un objeto, en este caso un árbol, fue capaz de articular y formar parte de un complejo entramado político y cultural de proyecciones globales. Los árboles, nos parece, debiesen estudiarse como protagonistas relevantes dentro de la articulación y desarrollo de la historia de una sociedad. Es necesario, desde una historia cultural del conocimiento y la política, que se observe la relación de éstos y los hombres más complejamente.

  • 64 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 162, carta de Ambrosio de Benavides a José de Gálvez, S (...)
  • 65 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 91, carta de Ambrosio de Benavides a José de Gálvez, Sa (...)
  • 66 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 65, «A Dn. Ambrosio Higgins. Que queda enterado el Rey (...)

34Como muchas de las historias de objetos americanos comenzaban, transitaban y/o concluían en las cortes e instituciones reales europeas. No fue distinto para el «pino de Chile». En abril de 1781, O’Higgins decidió escribir al propio rey, Carlos III, enviándole noticias del descubrimiento. Al enterarse del «prodigioso hallazgo», por real orden de 28 de febrero de 1783, éste pidió expresamente que se enviaran a España piñas de los pinos y tres plantas vivas en tinas de madera para poder injertarlos y propagarlos por la península64. Se enviaron 20 tinas con 45 plantas vivas, entre ellas el pino de Chile junto con 6 cajones de piñas del árbol. A su vez, por real orden de 14 de marzo del mismo año, se reafirmaba la petición de envío de muestras de esta especie de árbol65. La estrategia de O’Higgins, que buscaba el reconocimiento real, pareció tener efecto cuando, en 1784, se le premió con el grado de Brigadier «reconociendo el celo, valor y prudenzia con qe V.S. desempeña sus obligaciones me manda asegurarle desu gratitud […] y tendrà siempre presentes sus serbicios para premiarlos oportunamente66».

35La nueva especie de pino no podía ser sólo un símbolo de avance económico. Cómo cualquier objeto que representa un tipo de realidad, tiene un valor y una vida social, cultural, política e incluso artística. Para cualquier ilustrado del s. xviii, pertenecer a las diversas geografías del conocimiento como academias, gabinetes de historia natural, reales jardines botánicos, sociedades privadas, entre otras, fue un verdadero reconocimiento de sus cualidades intelectuales. En este sentido, los nuevos pinos del «país Araucano» no podían quedar fuera de esta racionalidad político-cultural. Los diferentes agentes científico-políticos se beneficiaron, directa e indirectamente, de su belleza, tamaño portentoso y de la utilidad de sus maderas.

  • 67 Guasti, 2009, p. 272.
  • 68 Archivo de la Real Academia de Medicina de Madrid, § 9, doc. 617, José Pavón, «Disertación Botánic (...)
  • 69 Chauca, 2019, pp. 17-50.

36Los aportes que, desde Bolonia, realizó Molina al estudio de la naturaleza chilena, entre los que se encontraba la descripción de su pinus araucana, le valió el premio de una segunda pensión de parte de la monarquía67. Por su parte, luego del regreso a España de la Real Expedición Botánica enviada al Perú y Chile, José Pavón, uno de los botánicos reales y con una carrera aún por consolidarse, entendió el potencial científico y socio-profesional del nuevo descubrimiento. En 1794, en un acto estratégico, Pavón presentó una memoria sobre el nuevo pino descubierto en las tierras pehuenches para poder ser aceptado como miembro de la Real Academia de Medicina en Madrid68. Por su parte, O’Higgins fue nombrado virrey del Perú en 1796 por sus servicios prestados en Chile69. Como se ve, una estrecha y ventajosa relación entre conocimiento, política y estatus socio-profesional.

37Por tanto, el descubrimiento de los pinares en el «país Araucano» por parte de autoridades locales del reino de Chile reflejó toda una cadena que se articuló en torno a los problemas de recopilación, transmisión y negociación del conocimiento y la política. Cuando Molina fue recompensado con una segunda pensión por escribir su historia sobre la naturaleza y el territorio de Chile comienza una historia oficial sobre el «pino chileno» convirtiéndose en un instrumento monárquico que fue validado por la utilización como fuente de información para Ruiz y Pavón como lo muestra su Relación del viaje al virreinato peruano y Chile. Por su parte, los informes elaborados y las acciones desempeñadas por O’Higgins y sus acompañantes destinadas a precisar la ubicación de los y calidad de las maderas de los pinares para su posterior extracción, muestraron que el irlandés al servicio de la monarquía hispana en la frontera meridional del imperio quiso generar y entregar una información más precisa que la entregada incluso por Ruiz, Pavón y Dombey. Su interés, como se desprende de su correspondencia, es ganar la autoría del descubrimiento y así granjearse el reconocimiento político de las autoridades virreinales y metropolitanas con las que siempre buscó mantener estrecha comunicación.

38En suma, un objeto presente en la naturaleza, tan característico, pero tan único y magnífico como un árbol, fue capaz de arrastrar resueltamente el interés de autoridades fronterizas, locales, virreinales y metropolitanas dentro del entramado político y cultural de un imperio global como fue el español. Allí, a nuestro juicio, a través de la gestión pública de un objeto como un árbol, bascula el juego de escalas entre lo local y lo global y viceversa. Allí se produjo la tensa competencia entre los objetivos políticos, científicos, geoestratégicos, militares y económicos de la monarquía con los objetivos políticos particulares de las autoridades locales.

Haut de page

Bibliographie

Banchoff, Thomas, Casanova, José (ed.) [2016], The Jesuits and Globalization. Historical Legacies and Contemporary Challenges, Washington (DC), Georgetown University Press.

Bascuñán, Carlos, Eichholz, Magdalena, Hartwig, Francisco (2011), Naufragios en el Océano Pacífico Sur, Santiago de Chile, Taurus – Dibam – Centro de Investigaciones Diego Barros Arana.

Biagioli, Mario (2008), Galileo cortesano. La práctica de la ciencia en la cultura del absolutismo, Buenos Aires, Katz Editores.

Cañizares-Esguerra, Jorge (2007), Como escribir la historia del Nuevo Mundo. Historiografías, epistemologías e identidades en el mundo del Atlántico del siglo xviii, México, Fondo de Cultura Económica.

Camus, Pablo (2006), Ambiente, bosques y gestión forestal en Chile. 1541-2005, Santiago de Chile, LOM Ediciones – Centro de Investigaciones Diego Barros Arana.

Cardim, Pedro, Herzog, Tamar, Ruiz Ibáñez, José Javier, Sabatini, Gaetano (ed.) [2014], Polycentric Monarchies. How did Early Modern Spain and Portugal Achieve and Maintain a Global Hegemony?, Brighton –Portland – Toronto, Sussex Academic Press.

Cortés, Josefina, Ugalde, Isabel, Caviedes, Julián, Ibarra, José Tomás (2019), «Semillas de montaña: recolección, usos y comercialización del piñón de la Araucaria (Araucaria araucana) por comunidades mapuche-pewenche del sur de los Andes», Pirineos, 174, p. e048, DOI:10.3989/pirineos.2019.174008 [disponible en línea].

Chauca García, Jorge (inédita), El irlandés Ambrosio O’Higgins: Capitán General de Chile y Virrey del Perú (1761-1801), tesis doctoral defendida en 2013 en la Universidad de Málaga.

Chauca García, Jorge (2019), «La gestión virreinal de Ambrosio O’Higgins en Perú (1796-1801)», en Víctor Peralta Ruiz y Dionisio de Haro Romero (eds.), España en Perú (1796-1824). Ensayos sobre los últimos gobiernos virreinales, Madrid, Marcial Pons, pp. 17-50.

De Leste, Teodoro (2008), «Ciencia y técnica en la Ilustración», en Enrique Martínez Ruiz y Magdalena de Pazzis Pi Corrales (eds.), Ilustración, Ciencia y Técnica en el siglo xviii español, Valencia, Universitat de València, pp. 63-84.

Gerbi, Antonello (1960), La disputa del Nuevo Mundo. Historia de una polémica, 1750-1900, México, Fondo de Cultura Económica.

Guasti, Niccolò (2009), «Rasgos del exilio italiano de los jesuitas españoles», Hispania Sacra, 61 (123), pp. 257-278.

Guasti, Niccolò (2014), «Los jesuitas españoles expulsos en la disputa del Nuevo Mundo», en Antonio De Francesco, Luigi Mascilli Migliorini y Raffaele Nocera (coord.), Entre Mediterráneo y Atlántico. Circulaciones, conexiones y miradas, 1756-1867, Santiago, Fondo de Cultura Económica, pp. 93-107.

Hanisch, Walter (1999), Juan Ignacio Molina y sus obras, Talca, Editorial Universidad de Talca.

Herrero Sánchez, Manuel (2020), «Spanish Theories of Empire: A Catholic and Polycentric Monarchy», en Jörg Alejandro Tellkamp (ed.), A Companion to Early Modern Spanish Political and Social Thought, Leiden – Boston, Brill, pp. 17-52.

Laviana Cuetos, María Luisa (1987), Guayaquil en el siglo xviii. Recursos naturales y desarrollo económico, Sevilla, EEHA – CSIC.

Marchena, Juan y Cuño Bonito, Justo (eds.) [2018], Vientos de guerra. Apogeo y crisis de la Real Armada (1750-1823), Aranjuez, Ediciones Doce Calles, [3 vols.].

Macquer, Pierre Joseph, Dictionnaire de Chymie, contenant la théorie et la pratique de cette science son applicaton à la Physique, à l’Histoire Naturelle, à la Médicine & à l’Économie animale, Paris, Chez Lacombe Libraire, 1766.

Molina, Juan Ignacio, Compendio de la historia geográfica, natural y civil del Reyno de Chile [1788], Santiago, Pehuen Editores, Biblioteca Bicentenario, 2000, t. I.

Moreno, Rodrigo (2017), Hipolito Ruiz: A Botanist at the Ends of the Earth. His Unpublished Notes during the Expedition to Chile and Peru 1777-1788, Londres, The Roxburghe Club.

Navia Méndez-Bonito, Silvia (2005), «Las historias naturales de Francisco Javier Clavijero, Juan Ignacio Molina y Juan de Velasco», en Luis Millones Figueroa y Domingo Ledezma (eds.), El saber de los jesuitas, historias naturales y Nuevo Mundo, Madrid, Iberoamericana, pp. 225-250.

Orrego, Francisco (2011), «Juan Ignacio Molina y la comprensión de la naturaleza del Finis Terrae. Un acercamiento desde la historia (cultural) de la ciencia», Arbor, 187 (751), pp. 961-976.

Orrego, Francisco (2017), «Juan Ignacio Molina y la información global. Un saggiatore del “Finis Terrae”», Vencer la distancia, entrada de blog del 23/12/2017 [disponible en línea].

Padrells Nadal, Jesús (2006), «La formación de la Marina española en el siglo xviii», Canelobre, 51, pp. 44-59.

Payàs, Gertrudis (2018), Los parlamentos hispano-mapuches 1593-1803. Textos fundamentales, Temuco, Universidad Católica de Temuco.

Pelayo López, Francisco (1991), «El inventario de recursos forestales en la Expedición Botánica al Virreinato del Perú (1777-1815)», en Manuel Lucena Giraldo (ed.), El bosque ilustrado. Estudios sobre la política forestal española en América, Madrid, ICONA – Instituto de la Ingeniería de España, pp. 161-179.

Prieto, Andrés I. (2011), Missionary Scientists. Jesuit Science in Spanish South America, 1570-1810, Nashville (Tennessee), Vanderbilt University Press.

Romano, Antonella (2007), «Actividad científica y Nuevo Mundo: el papel de los jesuitas en el desarrollo de la modernidad en Iberoamérica», en Manuel Marzal y Luis Bacigalupo, Los jesuitas y la modernidad en Iberoamérica, 1549-1773, Lima, Fondo Editorial de la Universidad del Pacifico, pp. 56-71.

Ronan, Charles E. (2002), Juan Ignacio Molina. The World’s Window on Chile, Nueva York, Peter Lang Publishing.

Ruiz, Hipólito, Relación del viaje hecho a los reinos del Perú y Chile por los reinos del Perú y Chile por los botánicos y dibujantes enviados por el Rey para aquella expedición, extractada de los diarios por el orden que llevó en éstos su autor, intro., transcripción y notas de Raúl Rodríguez Nozal y Antonio González Bueno, Madrid, CSIC, 2007.

Valverde, Nuria (2012), Un mundo en equilibrio. Jorge Juan (1713-1773), Madrid, Fundación Jorge Juan, Marcial Pons Historia.

Villalobos, Sergio (1995), Vida Fronteriza en la Araucanía. El mito de la Guerra de Arauco, Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello.

Haut de page

Notes

1 Hanisch, 1999; Ronan, 2002. Este artículo corresponde a resultados obtenidos en el proyecto Fondecyt Regular 1171735. También es parte de la investigación del proyecto Res publica Monárquica. La Monarquía hispánica, una estructura imperial policéntrica de repúblicas urbanas (REXPUBLICA, PGC2018-095224—B-I00) de la Universidad Pablo de Olavide, ES-41013, Sevilla, España financiado por el MINECO gracias a fondos FEDER de la UE. Por último, agradecemos a l’École des Hautes Études Hispaniques et Ibériques (EHEHI)-Casa de Velázquez por apoyar una estancia científica como Chercheur Résident en la que pudimos tener acceso a su biblioteca especializada junto con consultar archivos pertinentes para elaborar este artículo.

2 Banchoff, Casanova (ed.), 2016.

3 Gerbi, 1960; Guasti, 2014, pp. 93-107; Cañizares-Esguerra, 2007, pp. 405-440.

4 Orrego, 2011.

5 Macquer, Dictionnaire de Chymie.

6 Molina, Compendio de la historia geográfica, p. 125.

7 Ibid., p. 126.

8 Romano, 2007, pp. 56-71; Prieto, 2011.

9 La bella metáfora «Jardín de la América» fue elaborada por Juan Ignacio Molina en su propósito de reivindicar las bondades de la naturaleza y los árboles del Reino de Chile. Para ello hablaba de las delicias de su clima, la prodigalidad y dones con los que fue bendecido el territorio, carente de cualquier tipo de incomodidad. Su definición es la siguiente: «Este país es, por decirlo asi, la Italia, ó mas bien el jardín de la América meridional, en donde brilla con misma perfección y abundancia que en la Europa todo quanto se apetecer para disfrutar una vida cómoda». Molina, Compendio de la historia geográfica, p. iv.

10 Guasti, 2009, pp. 257-278.

11 Molina, Compendio de la historia geográfica, p. 196.

12 Ibid., p. 197.

13 Por citar un ejemplo, una de las primeras, y más utilizadas fuentes de información a las que recurrió Molina, fue la del viajero y fraile francés Louis Feuillée (1660-1732) quien estuvo en Chile los primeros años del siglo xviii. Recurriendo al Journal des observations physiques, mathematiques et botaniques (1714-1725) escrito por Feuillé, Molina entrega la siguiente descripción sobre el árbol conocido como Lithi: «… es un árbol sumamente á propósito para construir navios: córtanle con mucha facilidad quando está verde; pero adquiere tal dureza quando está seco, que parece hecho de acero, mucho más si entonces le sumergen en agua: de modo que serian incorruptibles los navios que se construyesen de esta madera, que ahora sirve á los naturales para moblar sus casas…». Ibid., p. 189 (el subrayado es nuestro). La cita es relevante porque deja en evidencia el valor que los árboles tuvieron para la monarquía hispana en este período y Molina, inteligentemente, pone énfasis en esa información útil.

14 Orrego, 2017.

15 Ibid., p. xv.

16 Biagioli, 2008.

17 Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, § 360, no 26, «Sobre las obras delos exjesuitas dn Juan Ignacio Molina, dn Miguel de Olivares, y dn Felipe Vidaurre. Item pretension de este ala pension doble».

18 Archivo Real Academia de la Historia (Madrid), Felipe Gómez de Vidaurre (1789), «Historia Geográfica, Natural y Civil del Reyno de Chile», ms. 9-4895.

19 Camus, 2006, p. 39.

20 Valverde, 2012, p. 228.

21 Padrells Nadal, 2006, p. 46.

22 De Leste, 2008, p. 69.

23 Marchena, Cuño Bonito (eds.), 2018.

24 Navia Méndez-Bonito, 2005, pp. 225-250.

25 Cardim et alii (ed.), 2014; Herrero Sánchez, 2020, pp. 17-52.

26 Bascuñán, Eichholz, Hartwig, 2011.

27 Archivo Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (AMNCN), Col. Expediciones Científicas, doc. 1, carta de Ambrosio O’Higgins a Ambrosio de Benavides, Gobernador y Capitán General de este Reino, Concepción, 16 de marzo de 1781.

28 Chauca García, inédita.

29 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 1, carta de Ambrosio O’Higgins a Ambrosio de Benavides, Gobernador y Capitán General de este Reino, Concepción, 16 de marzo de 1781.

30 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio de O’Higgins a Antonio Vacáro Comandante General de la Esquadra del Sur, Concepción, 17 de mayo de 1783.

31 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 10, carta de Ambrosio de O’Higgins a José de Gálvez, Concepción, 22 de junio de 1783.

32 Villalobos, 1995, pp. 117-154.

33 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, 17 de mayo de 1783.

34 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jauregui, 20 de marzo de 1781. A la carta se adjunta un interesante documento titulado «Brebe Descripción de los Pinares de Chile hecha por el Capitan del Brulote Dn Timotheo Perez, y por don Vicente de Carballo capitán de Caballeria…», fos 4-8. Aunque no aparece fecha exacta el texto adjunto parece ser de julio de 1781.

35 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jauregui, 20 de marzo de 1781.

36 Molina, Compendio de la historia geográfica, p. 196.

37 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jáuregui, Concepción, 20 de marzo de 1781.

38 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 2, carta de Ambrosio O’Higgins a Agustín de Jáuregui, Concepción, 20 de marzo de 1781.

39 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 1, carta de Ambrosio O’Higgins a Ambrosio de Benavides, Gobernador y Capitán General de este Reino, 16 de marzo de 1781.

40 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, «Diario del reconocimto. de Maderas para las Arboladuras hecho en las montañas y Pinares dela Jurisdision dela Plaza de Sta. Juana…», Plaza de Nacimiento, 11 de marzo de 1781. La fuente no consigna el número de documento, pero podría tratarse del no 46.

41 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, «Diario del reconocimto. de Maderas para las Arboladuras hecho en las montañas y Pinares dela Jurisdision dela Plaza de Sta. Juana…», Plaza de Nacimiento, 11 de marzo de 1781.

42 Cortés et alii, 2019.

43 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 10, carta de Ambrosio de O’Higgins a José de Gálvez, Concepción, 22 de junio de 1783.

44 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, Concepción, 17 de mayo de 1783.

45 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, Concepción, 17 de mayo de 1783.

46 «Carta del Maestre de Campo Ambrosio Higgins al gobernador Ambrosio de Benavides», 8 de enero de 1784, reproducida en Payàs, 2018, p. 469.

47 «Carta del Maestre de Campo Ambrosio Higgins al gobernador Ambrosio de Benavides», 20 de febrero de 1784, en Ibid., p. 473.

48 O’Higgins se refería específicamente a la lealtad que mostraron los indígenas en la guerra contra Inglaterra. AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 6, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, Concepción, 17 de mayo de 1783.

49 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, carta de Ambrosio O’Higgins a Antonio Vacáro, 17 de mayo de 1783.

50 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 1, carta de Ambrosio O’Higgins a Ambrosio de Benavides, Gobernador y Capitán General de este Reino, Concepción, 16 de marzo de 1781.

51 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 9, carta de Ambrosio O’Higgins al Virrey del Peru Agustin de Jauregui, Concepción, 15 de abril de 1783.

52 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 9, carta de Ambrosio O’Higgins al Virrey del Peru Agustin de Jauregui, Concepción, 15 de abril de 1783.

53 Laviana Cuetos, 1987, p. 261.

54 De Leste, 2008, p. 76.

55 Laviana Cuetos, 1987, p. 280.

56 Moreno, 2017.

57 Pelayo, 1991, p. 162.

58 Ibid., pp. 163-165.

59 Ruiz, Relación del viaje, p. 218.

60 Ibid., p. 219.

61 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, carta de Ambrosio O’Higgins a José de Gálvez, Plaza de los Ángeles, 15 de diciembre de 1783. La carta no proporciona el número de documento, pero podría ser el 54. El subrayado es nuestro.

62 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, carta de Ambrosio O’Higgins a José de Gálvez, Plaza de los Ángeles, 15 de diciembre de 1783.

63 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 10, carta de Ambrosio O’Higgins a José de Gálvez, Concepción, 22 de junio de 1783.

64 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 162, carta de Ambrosio de Benavides a José de Gálvez, Santiago, 18 de agosto de 1783.

65 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 91, carta de Ambrosio de Benavides a José de Gálvez, Santiago, 2 de mayo de 1785.

66 AMNCN, Col. Expediciones Científicas, doc. 65, «A Dn. Ambrosio Higgins. Que queda enterado el Rey de los auxilios suministrados al Comandante dela Esquadra de la Costa de la Concepcion de Chile durante la ultima Guerra, y del Descubrimiento de los Pinos que producen las tierras de Yndios Ynfieles fronerizoa: cuyos servicios le ha premiado con el Grado de Brigadier», Pardo, 5 de marzo de 1784.

67 Guasti, 2009, p. 272.

68 Archivo de la Real Academia de Medicina de Madrid, § 9, doc. 617, José Pavón, «Disertación Botánica sobre el Genero Araucaria, y sobre la reunión de otros, que Linneo publicó como distintos», noviembre de 1794.

69 Chauca, 2019, pp. 17-50.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — «Pino del Reino de Chile», acuarela, siglo xviii
Crédits Fuente: Col. Expedición Botánica Perú y Chile, ACN110B/003/05321, Archivo del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/14138/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 355k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Francisco Orrego González, « «Un descubrimiento reserbado en la oscuridad de estos destinos…» »Mélanges de la Casa de Velázquez, 51-1 | 2021, 203-224.

Référence électronique

Francisco Orrego González, « «Un descubrimiento reserbado en la oscuridad de estos destinos…» »Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 51-1 | 2021, mis en ligne le 02 mars 2021, consulté le 25 juin 2021. URL : http://journals.openedition.org/mcv/14138 ; DOI : https://doi.org/10.4000/mcv.14138

Haut de page

Auteur

Francisco Orrego González

Universidad Andrés Bello, Chile

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search