Navigation – Plan du site

AccueilNuméros53-2Actualité de la rechercheDebate. Relatos, responsabilidade...Debate: Relatos, responsabilidade...

Actualité de la recherche
Debate. Relatos, responsabilidades y públicos: reflexiones sobre la Historia del Tiempo Presente y la Historia Pública

Debate: Relatos, responsabilidades y públicos: reflexiones sobre la Historia del Tiempo Presente y la Historia Pública

Frédérique Langue et Jesús Izquierdo Martín

Texte intégral

1Los textos incorporados en este dossier son resultado de la discusión habida en la mesa redonda «Historia del tiempo presente e historia pública», organizada por Frédérique Langue y Jesús Izquierdo Martín en el seno de un coloquio internacional celebrado el 26 y 27 de octubre de 2022 en la Casa de Velázquez y cuyo título fue «Fuentes y conceptualización de la historia del Tiempo Presente. Un reto permanente en tiempos de pandemia». Nuestro objetivo en aquella mesa fue tensionar intelectualmente dos campos de la disciplina histórica —la Historia del Tiempo Presente y la Historia Pública— para así aislar sus similitudes y discrepancias, dos territorios que no sólo tienen ya un amplio anclaje en el mundo académico, sino que han logrado ganarse un espacio en el universo tanto público como científico, y en el activismo cívico. Creemos que dicha mesa era necesaria como revulsivo para abrir las maneras de pensar la actividad profesional a otras formas de conocimiento del pasado, y más cuando este despierta repetidos ecos en el presente.

2Los cinco textos escritos para este dossier —uno de ellos, el del expresidente de la International Federation for Public History, Serge Noiret, no procedente de la mesa, sino de un encargo hecho para complementar el conjunto— discurren en direcciones distintas, pero paralelas en torno al problema que consideramos principal durante el coloquio: lo público en relación con la actividad de profesional de la historia. Hay, desde luego, muchos espacios de estas dos dimensiones del conocimiento sobre los que reflexionar ya que ambas se relacionan a través de la importancia que reconocen a la divulgación de la historia, y a la interacción entre el pasado y el presente en la construcción de la narración, y, por ende, en la conformación de la memoria histórica. No obstante, hay también puntos de divergencia que serán los que centren esta introducción.

  • 1 Rousso, Henry (2016), Face au passé. Essais sur la mémoire contemporaine, París, Belin. Del mismo (...)
  • 2 Cf. Segundo Festival de Historia Pública. Memoria, historia y democracia en sociedades postraumáti (...)

3En primer lugar, situamos el alcance de la mirada hacia el pasado y la implicación del presente en dicha mirada. El scope de la historia del presente es más acotado, en principio, que el de la historia pública. Sus teóricos se centran en la idea de la contemporaneidad entre la experiencia del historiador y el acontecimiento del que se ocupa —con el fin de analizar la evolución de los regímenes de historicidad más actuales—, o en el vínculo con las generaciones que han experimentado el acontecer estudiado. Se preocupa, sobre todo, de la supervivencia de los actores, dicho de otra forma, del papel del testimonio, en cuanto imperativo social y moral, piedra angular de esta manera de escribir la historia. Le interesa la conexión vívida con el hecho histórico, aunque esta conexión también pueda llevar a períodos algo más antiguos, a los enclaves fundadores de las historias nacionales o globalizadas (tales como la herencia colonial o la trata de esclavos, por ejemplo). Para la historia del tiempo presente, los ecos del pretérito son manifiestos en un presente que se ve recurrentemente afectado —es el «pasado que no pasa», en los términos de Henry Rousso—, y repercutido por el pasado traumático (guerras, violencias de masas, dictaduras y crímenes políticos, la «última catástrofe») hacia el cual derivar políticas de reparación y justicia para las víctimas. De ahí que se interese espacialmente en los temas vinculados a la memoria, «valor cardinal de nuestro tiempo» e incluso «nuevo derecho humano»1. La historia pública, por su parte, no escapa de la idea del presente como mirada desde la cual se actualiza el pretérito, pero no elude que el pasado más remoto pueda ser clave en la construcción de las identidades del presente y las expectativas del futuro. Si se convierte en tema de los debates actuales, si articula las identidades desde donde los públicos se enuncian —por ejemplo, el debate español sobre nuestros orígenes que se contiene en el concepto «Reconquista»—, entonces aquel pasado forma parte de los públicos que relatan la historia. En ambos casos, por consiguiente, la historia, como narración sobre el pasado, tiene una dimensión política y pública que los historiadores más académicos tienden a obviar2.

  • 3 Delage, Christian (2006), La vérité par l’image. De Nuremberg au procès Milosevic, París, Denoël. (...)
  • 4 Contreras, Gustavo Nicolás (2015), «Democratizar el conocimiento histórico. Una entrevista a Jesús (...)

4En segundo lugar, hay otro punto de disonancia que tiene que ver con la corresponsabilidad que determinada historia pública defiende, frente a lo que es más señero en la historia del presente, esto es, la idea de que el poder contar se reserve, en principio, al profesional universitario de la historia. Para la primera, sin embargo, los públicos —cualquiera que estos sean: mujeres, subalternos, etc.— no son sólo actores del acontecer; son también autores de los relatos sobre dicho acontecer. La responsabilidad del «poder contar» no termina en el historiador profesional. Sin duda, la historia del presente es pública en el sentido de que incorpora a públicos que testimonian, en el sentido de que aborda problemáticas que afectan a las sociedades de su entorno. Pero no siempre llega al punto de pretender abrir la disciplina a otra autoría ni a otros lenguajes y dispositivos, aunque resalta claramente el papel de las imágenes a través de las «mediaciones» y alguna que otra vertiente patrimonial (museos, memoriales)3. Si la historia del presente permanece fiel a su propósito epistemológico, la historia pública tiene más tendencia a desplegar direcciones extrovertidas hacia públicos más amplios. No pretende negar el sesgo científico de su conocimiento, sino integrar otras formas de interpretación, otras voces, otros lenguajes, otros dispositivos…, en una suerte de interpretaciones sedimentadas, por supuesto también conflictivas, en las que convivan distintas experticias4.

  • 5 Cauvin, Thomas (2020), «Campo Nuevo, prácticas viejas: promesas y desafíos en la Historia Pública» (...)

5Si la historia del tiempo presente permanece en el seno de lo académico, la historia pública ha acabado por excederlo, y por traspasar la tensión historia/memoria en que se asienta la historia del tiempo presente más... reciente. Se trataría entonces de preguntarse sobre los desafíos y las responsabilidades que asumen estas dos formas de abordar un pasado que nos afecta, de los defectos o excesos que acaban marcando ambas líneas de desarrollo del discurso histórico, a veces sin pretensión predefinida. Lo que está claro es que los públicos extracadémicos están llamando o han llamado a sus puertas como centros referenciales, testimoniando, elaborando dispositivos de distinta índole —desde el documental a los museos, desde el cine a la literatura, desde los textos periodísticos a los programas de radio—, pero también relatando desde lugares quizás no disciplinados, pero también legítimos5.

6Por consiguiente, el tema subyacente de los textos del dossier, a veces expresado de manera velada, es la cuestión de si la democracia afecta al conocimiento histórico más allá de convertirse en un tema sobre el que investigar. Esto es, si la democracia acaba influyendo también a la autoría del conocimiento del pasado en el sentido de que, aunque este no sea calificado como saber científico, los ciudadanos también produzcan experticias y lenguajes que pueden imbricarse en el conocimiento profesional. La oleada posmoderna removió los pilares sobre los que se asentaba el saber científico hasta el punto de que la noción de la Verdad, así, con mayúsculas, es difícilmente sostenible incluso como objetivo último de un conocimiento que ahora, más que nunca, puede calificarse de histórico, esto es, como acontecimiento que acontece en sus diversas interpretaciones. Conocimiento histórico historiado. Puede que la recuperación de los viejos centros de enunciación sólo sea la añoranza de historiador académico, de aquel que todavía aspira a la vieja hegemonía. Sin embargo, no es este el empeño que subyace en estas páginas: el lenguaje, la interpretación, la posición, la identidad, la imaginación y otros elementos claves del acto interpretativo caben todos en la repolitización siempre presente en los profesionales de la historia, incluso entre los más ingenuos. Y, es más, esta disminución de las atalayas académicas ha acabado por invitar a los ciudadanos a pensar históricamente, esto es, a dar explicaciones sobre el pasado cuando hay algo que estos ya no pueden dar por descontado. Este es el escenario en el que estamos y dentro del cual debemos pensar el futuro de la vieja disciplina.

7Abrimos este dossier con un ensayo que hace las veces de introducción sobre la aparición y recorrido de estos dos campos de la historia profesional. Un ensayo a cargo del profesor de historia moderna de la Universidad Autónoma de Madrid, Saúl Martínez Bermejo, el cual, empleando de forma metafórica la paradoja de los dos gemelos, describe las similitudes entre la historia del tiempo presente y la historia pública. Son seis las similitudes que aparecen desde el nacimiento de los dos campos a finales de los años 70, pero también es una, y grande, la diferencia de vinculación con lo público que presentan ambos campos de estudio e interpretación. Queda así abierta la posibilidad de repensar si las distancias entre ambos territorios han ido aumentando o si bien han ido coincidiendo en la relación con los públicos; si se ha tendido al disciplinamiento o a la relajación de las responsabilidades con otros creadores del conocimiento histórico.

8El segundo de los ensayos corre a cargo del profesor de la Fundación José Ortega y Gasset, Emiliano Abad García. Se trata de un texto centrado en la historia pública, la indefinición originaria de sus límites y su tardía aparición institucional en España. La propuesta de Abad García es clara: dicha indefinición tiene que ver con el sesgo pluralista en el que se centran unas democracias para las cuales la memoria y el relato no pueden ser únicos, sino que deben ser compartidos en un terreno de imparable diversidad. Contingencia e incertidumbre son las bases democráticas en las que se asienta la historia pública, de manera que esta opera desde la reivindicación de una historicidad donde nada se puede dar ontológicamente por descontado. Esta vinculación de la historia pública con la democracia resuelve así el problema de su génesis y su desarrollo porque, a diferencia de la historia del presente, aquella se vincula de forma más orgánica con los públicos como actores intervinientes en el conocimiento histórico a través de testimonios, relatos y otros lenguajes. Es toda una propuesta para repensar los vínculos que la historia profesional ha ido desplegando en territorios que pueden parecer todavía inciertos.

9El tercero de los textos que se incluyen en este dossier es del exdirector de la International Federation for Public History, Serge Noiret. Vertebrado principalmente en torno a la historia pública, aunque con referencias constantes a la historia del presente, el autor se centra en las lógicas «presentistas» y «cívicas» que supone la función social del historiador público. A diferencia del profesional eminentemente académico, el historiador público se ocupa fundamentalmente de la divulgación del pasado entre los ciudadanos con el objetivo de dar o aumentar la visibilidad presente a identidades ocluidas en el terreno de la diversidad. Este es el objetivo principal que subyace en los historiadores públicos: una función política a la que no pueden renunciar y que generalmente no está en los centros de producción de conocimiento científico, más orientados a los públicos académicos. El historiador público no puede renunciar a la intervención pública, aplicando su función de mediador profesional y asumiendo las «prácticas de autoridad compartida» que construyan relatos que eviten la «multiplicación de memorias en un presente sin historia». La legitimidad del uso popular de la historia y la función del pasado sobre el presente son claves en su quehacer profesional.

10Los dos textos restantes se centran sobre todo en el despliegue local de estas dos modalidades del conocimiento y difusión del pasado. El cuarto, cuya autora es la argentina Marina Franco, investigadora del CONICET y profesora en la Universidad de San Martín, se centra nuevamente en las preocupaciones públicas y políticas de ambos campos historiográficos y en el diálogo extraacadémico con otros actores vinculados con el conocimiento del pasado. Para la investigadora, la «historia reciente», denominación argentina del conocimiento histórico social y políticamente implicado, fue crucial, debido a la construcción de la democracia en la Argentina tras la violencia estatal de los años 70 y la dictadura, especialmente a finales del siglo xx y principios del xxi. Este contexto hizo que la investigación científica de los profesionales se vinculara a «una profunda vocación de intervención pública y política» que, paradójicamente (según los parámetros habituales en la disciplina), dibujó «un contorno bien particular y heterodoxo» en una parte importante de los profesionales de la historia. Sin embargo, el contexto ha cambiado en las décadas recientes y el impacto de la memoria, la justicia o la verdad de lo acontecido en la Argentina ha dejado de potenciar la implicación pública del profesional dentro de aquellos ejes. Y es en este contexto donde ha emergido la historia pública que, sin tener todavía una relevante presencia institucional, ha ido esbozando otras formas de relación con el pasado y sus diversos sujetos de conocimiento. Es aquí donde la investigadora hace dos puntualizaciones. Primero, una reivindicación: una diferencia crucial frente a la historia pública, según la cual la autonomía de la autoridad del profesional es señera respecto a otras voces y testimonios vivos con los que opera y se generan los archivos orales. Y, en segundo término, una apuesta por la flexibilización de temas que son de interés público, una actividad donde la historia pública es más señera y que evitaría convertir la historia reciente en un «mero nicho académico y disciplinario».

11Gonzalo Pasamar, profesor de la Universidad de Zaragoza, escribe el quinto de los textos de este dossier, centrándose en la historia del presente y en la España que dio nacimiento a dicho campo desde los departamentos de Historia Contemporánea y Historia del Mundo Actual a partir de los años 60. Como Marina Franco, el autor rastrea algunos de los orígenes históricos que dieron paso a la indagación de acontecimientos y procesos relevantes para el presente. Y los encuentra en el final de la dictadura franquista, cuando fue posible comenzar la investigación de dos acontecimientos cruciales para aquel presente de la transición a la democracia: la Segunda República y la Guerra Civil Española. Fue entonces cuando se despertó la necesidad de conocer, por diversos caminos, desde los congresos a las publicaciones, partes del pasado que habían quedado eclipsados por la memoria hegemónica del franquismo. Según el autor, a partir de ese momento el destino público de la historia del presente ha sido creciente a través de una estrecha vinculación a temas relacionados con el segundo franquismo y la propia Transición, tema este último que ha alimentado las discusiones en torno al pasado dentro de una democracia consolidada. Sin pretender discutir la legitimidad de la autoría del relato sobre el pasado, Gonzalo Pasamar pone finalmente el acento en los «cambios en las generaciones y […] la propia situación política» para dar cuenta de los retos a los que se enfrenta a la historia del presente.

12El dossier es, pues, ambicioso. No pretende cerrar preguntas, sino abrir nuevas posibilidades al pensamiento crítico, tan necesario en el seno de las sociedades que habitamos. Reconocemos que los nuevos (y no tan nuevos) campos históricos siempre están amenazados por la atenazadora institucionalización de lo de siempre o la disolvente apertura a quienes solo emplean el pasado para construir desigualdad social. Son los dos soles que deslumbran algunas miradas críticas hasta apagarlas. Es el riesgo de habitar democracias que a menudo se nutren de «fake news». Pero ese riesgo no debe hacernos retroceden en nuestro compromiso con la diversidad. Es más, ser responsables con el presente implica abrirse a la democratización del conocimiento histórico, a la corresponsabilidad del historiador y el ciudadano para entrar en debates que no se cercenan en el restrictivo territorio de universidades o academias. Aquí ya no habría tanto riesgo como desafío, el desafío de lograr una nueva legitimidad para ejercer —y compartir— «el poder contar».

Haut de page

Notes

1 Rousso, Henry (2016), Face au passé. Essais sur la mémoire contemporaine, París, Belin. Del mismo autor, La última catástrofe. La historia, el presente, lo contemporáneo, Santiago, Editorial Universitaria (Ed. francesa 2012). Langue, Frédérique (2018), «Itinerarios de la historia del tiempo presente. Del IHTP de la post-guerra a la “globalización de la memoria”», Historiografía, n° 16, pp. 98-107. https://papiro.unizar.es/ojs/index.php/historiografias/article/view/3338

2 Cf. Segundo Festival de Historia Pública. Memoria, historia y democracia en sociedades postraumáticas, 11-12 de noviembre de 2022 (Org. Asociación Española de Historia Pública, Universidad Autónoma de Madrid (UAM), École des Hautes Études Hispaniques et Ibériques, Casa de Velázquez, Madrid). https://www.casadevelazquez.org/es/la-casa/calendario-de-actividades/investigacion-cientifica/novedad/2o-festival-de-historia-publica/ Jornadas disponibles en Youtube.

Sobre la historia pública como disciplina académica y su visión «inclusiva» de la historia, véase Tenaglia, Adelaíde, «Avec trois nouveaux masters à l’université, l’histoire part à la conquête du grand public», Le Monde, 4/2/2023 https://www.lemonde.fr/campus/article/2023/02/04/avec-trois-nouveaux-masters-a-l-universite-l-histoire-part-a-la-conquete-du-grand-public_6160548_4401467.html

3 Delage, Christian (2006), La vérité par l’image. De Nuremberg au procès Milosevic, París, Denoël. Y el seminario desarrollado en el IHTP sobre el tema: https://ihtp.hypotheses.org/2560

4 Contreras, Gustavo Nicolás (2015), «Democratizar el conocimiento histórico. Una entrevista a Jesús Izquierdo Martín», Pasado Abierto, nº1, Mar del Plata (Argentina).

http://fh.mdp.edu.ar/revistas/index.php/pasadoabierto

5 Cauvin, Thomas (2020), «Campo Nuevo, prácticas viejas: promesas y desafíos en la Historia Pública», Hispania Nova, 1 Extraordinario, pp. 7-51 DOI: https://doi.org/10.20318/hn.2020.5365

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédérique Langue et Jesús Izquierdo Martín, « Debate: Relatos, responsabilidades y públicos: reflexiones sobre la Historia del Tiempo Presente y la Historia Pública »Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 53-2 | 2023, mis en ligne le 24 novembre 2023, consulté le 23 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/mcv/20388 ; DOI : https://doi.org/10.4000/mcv.20388

Haut de page

Auteurs

Frédérique Langue

CNRS-IHTP

Articles du même auteur

Jesús Izquierdo Martín

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search