Navigation – Plan du site

AccueilNuméros53-2Actualité de la rechercheDebate. Relatos, responsabilidade...Historia Pública e Historia del T...

Actualité de la recherche
Debate. Relatos, responsabilidades y públicos: reflexiones sobre la Historia del Tiempo Presente y la Historia Pública

Historia Pública e Historia del Tiempo Presente: el nacimiento de dos gemelas y su viaje hasta hoy

Saúl Martínez Bermejo

Texte intégral

  • 1 «NOTE sur la création d’un Institut d’Histoire du Monde Contemporain», Disponible en https://www.i (...)

1Posiblemente conozcan la paradoja de los dos gemelos. El primero de ellos hace un largo viaje espacial hasta una estrella a velocidades cercanas a la velocidad de la luz; el otro gemelo se queda en la Tierra. A la vuelta, el gemelo que ha viajado por el espacio es más joven que el gemelo terrestre. La paradoja es que, para el gemelo viajero, sería su hermano el que debería envejecer menos. En esta breve reflexión propongo una mala utilización —como muchas veces se hace— de este experimento teórico en favor de su valor metafórico. Tomaré el año de 1978 como punto de nacimiento y arranque del viaje de la historia pública y la del tiempo presente, los dos gemelos aquí analizados. En ese año se publicó el primer número de la revista The Public Historian. También se compuso la «NOTE sur la création d’un Institut d’Histoire du Monde Contemporain», documento fundacional que daría pie a la inauguración, en 1980, del Institut d’Histoire du Temps Présent por François Bédarida1. El Institut asumía la biblioteca, los archivos y —en gran medida— las tareas del comité de historia de la Segunda Guerra Mundial (1951-1980/81). A partir de ambos textos, reflexionaré sobre la postura actual de la historia pública e historia del presente.

  • 2 Así lo ha sugerido, entre otros, Patrick García (2018), «L’histoire du temps présent : une histoir (...)

2Para contribuir a esta comparación colectiva entre Historia del presente e Historia pública, mostraré las sorprendentes semejanzas que existían entre ambas aproximaciones en 1978. Señalaré asimismo que las evoluciones de uno y otro campo no se explican porque hayan afrontado distintas problemáticas metodológicas, por el uso de fuentes diferentes, o por su distinta fortuna institucional. Desde aquel «nacimiento», las dos «subdisciplinas» han tenido una evolución y posicionamiento sobre un tercer foco independiente: la «marea de memoria2». Observar las similitudes entre ambos en 1978 permite en cierto modo cobrar distancia sobre la tormenta terminológica que, entre modas y fortunas, parece diferenciar la historia pública de otras opciones tales como applied history o practical history. Quizá también arroje cierta luz sobre la naturaleza de las polémicas sobre contemporary history, current history, histoire immédiate, o zeitgeshichte, aunque no es este el objetivo de esta reflexión. En todo caso, considero que la inestabilidad de algunos de estos términos refuerza la idea de que estamos ante intentos muy semejantes de vehicular una misma discusión sobre la naturaleza de la historia.

  • 3 Bédarida, François (1998), «Definición, método y práctica de la historia del tiempo presente», Cua (...)

3El primer elemento en el que se aprecian las semejanzas de ambos campos es la autoconciencia fundacional existente en 1978. El prefacio del editor del primer número de la revista, la expresión new field aparece en cinco ocasiones. La «Note sur la création» presenta una propuesta que dice nacer por oposición a lo «tradicional» o a las visiones «estrechamente positivistas», al tiempo que transmite la idea de una intervención motivada por una serie de exigencias propias del presente (pp. 1-2). Se lee en dicha nota una sensación de ocasión e incluso de urgencia. De modo significativo, en 1998 François Bédarida definió retrospectivamente el momento como uno de «demanda social»3.

  • 4 Delacroix, Christian (2018), «L’histoire du temps présent, une histoire (vraiment) comme les autre (...)
  • 5 Kelley, Robert (1978), «Public History: Its Origins, Nature, and Prospects», The Public Historian, (...)

4Un segundo rasgo de los gemelos es que el motivo de su nacimiento se presenta dentro de un marco fundamentalmente nacional, e incluso en defensa del interés nacional. En parte, la adopción de este enfoque se explica por la herencia institucional del Institut, que prolongaba la labor de uno de los múltiples comités e institutos surgidos en distintos lugares de Europa tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y encargados de velar por el estudio y la comunicación de lo ocurrido, de archivar e interpretar4. La note insistía en la existencia de una «école française» y una «investigación francesa», y buscaba compensar los alarmantes avances de los investigadores extranjeros —en particular los «americanos»— en este terreno. Hay que reconocer, sin embargo, que también se señalaba la necesidad de promover investigaciones comparativas y sugería privilegiar el área geográfica del África francófona (pp. 1, 2 y 4). Por su parte, Robert B. Kelley dejó claro en su exposición que el ámbito de acción del historiador público coincidiría exactamente con las distintas instituciones y empresas nacionales en las que participaría5.

  • 6 McKenzie, Bob (1978), “Objectivity and the Public Historian”, The Public Historian, 1 (1), pp. 12- (...)
  • 7 Kelley, 1978, p. 28.

5El tercer rasgo compartido es la posición frente a la «distancia» o la «objetividad» de la historia. Desde su misma creación y hasta hoy día, esa cuestión planea sobre ambos campos. En una carta a los directores aparecida en el primer número de The Public Historian, Bob McKenzie, director de investigación en el Law Center de la Universidad de Alabama, señalaba que el problema central era «cómo mantiene el historiador la objetividad sin la tradicional protección de la distancia respecto al sujeto que está siendo estudiado»6. De un modo intrigante, la respuesta a esa pregunta puede encontrarse en la «Note sur la création», que afirmaba: «Sin duda podemos descartar la objeción según la cual la carencia de “distancia” (recul) o de “objetividad” prohibiría cualquier tipo de análisis “científico” del tiempo presente». Sorprende la conexión entre la pregunta y la respuesta, la naturalidad con la que ambas posiciones asumen una relación de necesidad entre distanciamiento y objetividad. Una variante de esta misma cuestión es la reflexión que Robert B. Kelley introdujo sobre la situación potencialmente comprometida que podía tener un historiador que trabajase en el seno de una institución o empresa. Pensaba el modo en que los estudiantes de la primera promoción de public historians de California serían capaces de relacionarse con las «problemáticas éticas de ser un “historiador de la casa” que no obstante va a llamar a las cosas tal y como dicten las pruebas (call the shots as the evidence dictates7.

  • 8 Bédarida, 1998, p. 22.
  • 9 Bronte, Lydia (1978), «Public History and the Humanities», The Public Historian, 1 (1), pp. 14-15.
  • 10 G. W. J. (1978), «Editor’s preface», The Public Historian, 1 (1), p. 5.

6En cuarto lugar, y muy significativamente, la conexión con el presente no supone ningún tipo de diferencia entre una y otra «declaración de principios». El uso de este referente es por supuesto evidente en los planes de creación y en el nombre definitivo del instituto. No es menos importante en la historia pública, pero en ningún caso se trata de una mera coincidencia cronológica. No es que ambos campos pretendan estudiar unas décadas específicas del siglo xx. De hecho, al igual que podría ocurrir con distintas versiones de la historia contemporánea el inicio del «presente», en la historia del presente, ha recibido dataciones diferentes asociadas con las dos guerras mundiales y con la caída del muro de Berlín: 1914, 1945 y 1989 y puede decirse que sigue siendo objeto de consideración8. En cualquier caso, el punto clave es un particular sentido de la conexión entre el pasado y el presente. Otra de las cartas al editor del primer número de The Public Historian expresa con claridad que el entusiasmo que despierta la nueva propuesta es precisamente la «construcción de puentes entre la historia tradicional y los problemas del presente»9. Para Lydia Bronte, autora de la carta, la creación de la historia pública ofrecía de hecho la posibilidad de demostrar, «de modo eminentemente práctico», el lazo entre las disciplinas humanísticas y la experiencia humana. La expresión recupera la conexión con la vida de una persona como medida de la relevancia de la historia. El Prefacio editorial de 1978 abunda en la relación de la historia pública con el pasado reciente. No es necesario —se nos indica— esperar cincuenta años hasta que se abran los archivos, y la pericia histórica pueda evaluar el desarrollo de acontecimientos del siglo pasado tanto como los de la década pasada10. La revista se hacía eco directo de los cambios disciplinares, y ello conducía además a una comparación explicita con el avance de la Histoire contemporaine en Francia. El uso de esta expresión, que era de muy reciente creación en su acepción de historia actual, subraya la conexión entre ambos proyectos. Resulta casi paradójico comprobar que la historia pública se concibe en su creación casi como más presente que la propia historia del presente.

  • 11 Huttenback, Robert A. (1979), «Reaction to “The Public Historian”», The Public Historian , 1 (2), (...)

7De acuerdo con ambos textos, se vivía un escenario en que se estaba haciendo evidente una constante aceleración del cambio social. Se vivían cambios más rápidos que «oscurecen la continuidad». Asimismo, se percibía que si la Historia como disciplina no respondía a esas señales de peligro otras disciplinas lo harían. En una carta a los editores del segundo número de la revista, Robert Huttenback, de la Universidad de California Santa Barbara, señalaba que no era «inhabitual que muchas personas asocien a los historiadores y la historia con asuntos del pasado sin reconocer su relevancia en cuestiones críticas de la actualidad», pero que precisamente esta revista avanzaba en sentido contrario: trataba de demoler la noción anticuada que relegaba la historia a una “torre de marfil”, y la hacía adelantarse hacía el lugar que debía ocupar en el frente de la vida contemporánea»11.

  • 12 «Note sur la création», 1978, p. 4.
  • 13 Kelley, 1978, p. 25.
  • 14 Kelley, 1978, p. 28.

8El quinto punto de comparación concierne las fuentes que ambos campos planeaban usar de modo preferente. «Al lado de las herramientas clásicas» la investigación en el Institut emplearía toda una serie de fuentes nuevas: historia oral, encuestas, documentos audiovisuales, lingüística, etc. Se proponía asimismo utilizar ampliamente la informática y la adopción de perspectivas interdisciplinares12. Kelley proponía el uso de una amplia variedad de fuentes, que incluían desde archivos de periódicos a las memorias privadas y los desvanes polvorientos, pasando por las actas municipales y las oficinas de voto. Con una clara intención interdisciplinar, los estudiantes también «aprenden a trabajar con varios medios, incluyendo la televisión» y asistían a un seminario sobre «el uso de la ciencia social, métodos cuantitativos en la investigación histórica»13. No menos importante, «adquieren dominio de las técnicas de historia oral y habilidades sobre los medios de comunicación (media skills14. Las semejanzas entre ambas posturas son claras, con una mención especial a la Historia oral —quizá la gran desaparecida desde entonces—, a la importancia del testimonio frente al documento (tal y como señaló Paul Ricœur) y, por supuesto, a la cuestión de la memoria.

  • 15 G. W. J., 1978, p. 4.
  • 16 Kelley, 1978, p. 19.

9La sexta semejanza se aprecia en la noción de experto que transmiten ambos textos. Los sujetos a los que se dirige la «Note sur la création» son el «historiador», el «profesor e investigador», y no debemos dejarnos confundir por las menciones a la «salida de la academia» del «Editor’s preface» del primer número de The Public Historian. Allí se lamenta el triunfo completo del profesional y su retiro a la «proverbial torre», lejos de «las sociedades históricas o la arena pública», pero se consideraba un panorama reversible. Del mismo modo que los tiempos marcados por la emergencia bélica produjeron una apertura en la que William Langer y otros historiadores se implicaron en la Oficina de Servicios Estratégicos, se proponía ahora una «re-entrada» en la arena pública. No obstante, esa entrada se concebía sobre todo como la participación del historiador en las altas esferas gubernamentales. La ausencia de participación de otros sujetos no expertos o del público en general es notable. El foco de atención recae sobre las competencias profesionales de los historiadores y, en su caso, sobre las «habilidades históricas» que les son útiles y necesarias fuera de la academia. En ese modelo unidireccional es deseable que el historiador se relacione con las necesidades de la comunidad y que se formen historiadores como educadores, directores de investigación, o especialistas de comunicación15. Por si quedaba alguna duda, Robert Kelley es claro en su terminología. Son «historiadores expertos» en la historia de las relaciones raciales los que ayudan al tribunal supremo a desmontar la segregación en las escuelas y cuando esos «historiadores profesionales» actúan de esa manera están haciéndolo como «historiadores públicos»16. Se trata, en suma, de una noción fuerte de experto, vinculada a la profesionalización y la autoridad en ámbitos de decisión pública que se caracterizan por ser espacios más técnicos que de debate, de asesoramiento más que de deliberación. No obstante, en su viaje hasta hoy día, ciertos participantes del viaje han propuesto una separación e incluso un cierto abandono esta noción de experto. ¿Cuál de los dos se ha alejado más de esa noción fuerte? He aquí la paradoja.

10A primera vista, podría afirmarse que la historia pública estaría en una posición más ágil para abandonar esa postura unidireccional y jerárquica. En 2014, Serge Noiret, presidente de la Federación internacional para la historia pública (IFPH-FIHP) entre 2012 y 2017, señalaba que la invasión de la esfera pública por las memorias individuales y colectivas producía «interpretaciones conflictivas del pasado» que «requerían mediación profesional». Indicaba asimismo que los historiadores públicos respondían a esa demanda interpretando el pasado «con y para el público»17. No obstante, algunas definiciones actuales del campo siguen manteniendo una noción bien delimitada de autoridad. La página web de dicha Federación define aún historia pública como un campo de la ciencia histórica compuesto por «profesionales que llevan a cabo trabajos históricos en una variedad de escenarios públicos y privados»18. Una idea semejante se desprende de las definiciones del National Council for Public History, si bien también se alude a los debates actuales sobre «autoridad compartida»19.

  • 20 Lagrou, Pieter (2017), «De l’actualité du temps présent», Bulletin de l’IHTP [En línea], 75, URL (...)
  • 21 Rousso, Henry (2000), «L’histoire du temps présent, vingt ans après», Bulletins de l’Institut d'Hi (...)

11Por otra parte, algunas reflexiones sobre la historia del tiempo presente —que en principio podría haberse mantenido más estanca a estas cuestiones— van mucho más allá de esa postura mediadora. En 2017, Pieter Lagrou señalaba que los historiadores del presente no debían considerarse «expertos» por tres motivos: porque sus fuentes eran «accesibles a toda persona instruida»; porque no ofrecían una respuesta precisa a una pregunta concreta; y, sobre todo, porque «la reflexión histórica pertenece a todos los ciudadanos»20. De acuerdo con esta propuesta, era este gemelo el que más se había alejado de su punto de partida inicial, tal y como subrayaba en 2020 Henry Rousso en su particular reflexión sobre los veinte años de viaje de la historia del presente. Un problema clave para el historiador del presente eran, según Rousso, las situaciones de peritaje (expertise) en las que tiene que asumir la posición de erudito (savant). Y una solución, proponer la figura de un intelectual «que se expresa en los debates públicos junto con otras voces y otros actores en nombre de un saber limitado pero comprobado»21. En suma, parece que hoy día es la historia presente, al menos la propuesta por algunos de sus practicantes franceses más destacados, el gemelo que más ha avanzado en la reflexión sobre el papel público del historiador.

  • 22 Frisch, Michael (1990), A shared authority: Essays on the craft and meaning of oral and public his (...)
  • 23 Por ejemplo, Juliá, Santos (2006-2007), «Bajo el imperio de la memoria», Revista de Occidente, 302 (...)

12El factor clave en este desplazamiento es la relación con las prácticas y las reclamaciones de la memoria. La importancia de este elemento no es en absoluto sorprendente y un buen número de aproximaciones han identificado la quiebra antes que nosotros. En la década que va desde 1990 al final del siglo xx, jalonada por las obras de Pierre Nora y Paul Ricœur, se produjo un cambio fundamental en la consideración del historiador profesional como experto. Como señaló Michael Frisch en su estudio pionero, la investigación con fuentes orales generó un cambio en la autoridad del experto, que podía ser concebida como compartida22. Para 2010 no había marcha atrás. En academias como la española, buena parte de la reacción ante esas prácticas ha estado encaminada a deslegitimar posiciones no expertas23. El caso francés y otros muestran sin embargo posturas más dialogantes al respecto. Roger Chartier, en una reflexión que resulta especialmente significativa por no estar ligada ni a la historia pública ni a la del tiempo presente, lo señaló claramente en 2009:

  • 24 Chartier, Roger (2009), Au bord de la falaise, París, Albin Michel, p. 14.

Los historiadores saben [más que en 1998] que el conocimiento que producen no es más que una de las modalidades de la relación que las sociedades mantienen con el pasado. Las obras de ficción, al menos algunas de ellas, y la memoria, sea colectiva o individual, también dan una presencia al pasado, a veces o a menudo más poderosa que la que establecen los libros de historia24.

13Es, en definitiva, el escenario general el que ha cambiado. La magnitud de ese cambio es superior e independiente a los programas de historia del presente o historia pública, que se han venido adaptando al nuevo territorio de distintos modos. En el contacto con esas otras modalidades de pasado, el historiador o historiadora, negocia su posición de una manera que poco tiene que ver con la que podía mantener hace cuarenta o cincuenta años.

Haut de page

Notes

1 «NOTE sur la création d’un Institut d’Histoire du Monde Contemporain», Disponible en https://www.ihtp.cnrs.fr/content/uploads/2017/07/note_creation_ihp.pdf. [Consultado el 9/04/2023].

2 Así lo ha sugerido, entre otros, Patrick García (2018), «L’histoire du temps présent : une histoire comme les autres ?», Mélanges de la Casa de Velázquez [En línea], 48 (2), 2018, pp. 329-333. DOI: https://doi.org/10.4000/mcv.8403

3 Bédarida, François (1998), «Definición, método y práctica de la historia del tiempo presente», Cuadernos de Historia Contemporánea, 20, pp. 19-27, p. 23.

4 Delacroix, Christian (2018), «L’histoire du temps présent, une histoire (vraiment) comme les autres ?», Revista Tempo e Argumento, 10 (23), p. 10, pp. 5-38, DOI: https://doi.org/10.5965/2175180310232018005

5 Kelley, Robert (1978), «Public History: Its Origins, Nature, and Prospects», The Public Historian, 1 (1), p. 28, pp. 18-19, pp. 16-28.

6 McKenzie, Bob (1978), “Objectivity and the Public Historian”, The Public Historian, 1 (1), pp. 12-13.

7 Kelley, 1978, p. 28.

8 Bédarida, 1998, p. 22.

9 Bronte, Lydia (1978), «Public History and the Humanities», The Public Historian, 1 (1), pp. 14-15.

10 G. W. J. (1978), «Editor’s preface», The Public Historian, 1 (1), p. 5.

11 Huttenback, Robert A. (1979), «Reaction to “The Public Historian”», The Public Historian , 1 (2), p. 6.

12 «Note sur la création», 1978, p. 4.

13 Kelley, 1978, p. 25.

14 Kelley, 1978, p. 28.

15 G. W. J., 1978, p. 4.

16 Kelley, 1978, p. 19.

17 Noiret, Serge (2014), «Internationalizing Public History | Die Internationalisierung der Public History | L’internationalisation de l’Histoire Publique», Public History Weekly [En línea], 9 de octubre. URL: https://public-history-weekly.degruyter.com/2-2014-34/internationalizing-public-history/ [Consultado el 9/04/2023].

18 https://ifph.hypotheses.org/ [Consultado el 9/04/2023].

19 https://ncph.org/what-is-public-history/about-the-field/ [Consultado el 9/04/2023].

20 Lagrou, Pieter (2017), «De l’actualité du temps présent», Bulletin de l’IHTP [En línea], 75, URL: https://www.ihtp.cnrs.fr/content/uploads/2017/07/actualite_temps_present.pdf [Consultado el 9/04/2023]

21 Rousso, Henry (2000), «L’histoire du temps présent, vingt ans après», Bulletins de l’Institut d'Histoire du Temps Présent, 75, pp. 23-40.

22 Frisch, Michael (1990), A shared authority: Essays on the craft and meaning of oral and public history, Albany, State University of New York Press, pp. 17-21. Para la recepción de esta noción ver: Soulet, Jean-François (ed., 2012), «Les sources orales», en L’histoire immédiate. Historiographie, sources et méthodes, París, Armand Colin, p. 145. Cauvin, Thomas (2016), «Chapter 11. Shared authority. Purposes, challenges, and limits», Public history: a textbook of practice, Londres, Routledge.

23 Por ejemplo, Juliá, Santos (2006-2007), «Bajo el imperio de la memoria», Revista de Occidente, 302-303, pp. 7-19.

24 Chartier, Roger (2009), Au bord de la falaise, París, Albin Michel, p. 14.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Saúl Martínez Bermejo, « Historia Pública e Historia del Tiempo Presente: el nacimiento de dos gemelas y su viaje hasta hoy »Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 53-2 | 2023, mis en ligne le 24 novembre 2023, consulté le 23 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/mcv/20396 ; DOI : https://doi.org/10.4000/mcv.20396

Haut de page

Auteur

Saúl Martínez Bermejo

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search