Navigation – Plan du site

AccueilNuméros54-1Actualité de la rechercheDebateEpidemia de injurias: ¿arma o ven...

Actualité de la recherche
Debate

Epidemia de injurias: ¿arma o veneno para el proceso de democratización en México?

Ana María Serna

Texte intégral

  • 1 Serna, Ana María (2022), «El poder de la injuria», en Ana María Serna (coord.), El papel de las em (...)

1La injuria pública y la práctica del periodismo en México han estado ligados históricamente. El insulto ha sido un arma de dos filos: sirve para denunciar y es también un mecanismo de censura. La eficacia de un insulto logra mayor resonancia si la palabra punzante se espeta en público. La intención de dañar cobra una dimensión utilitaria cuando el dolo cumple su objetivo. El insulto es un fenómeno cultural complejo: es un elemento de la actuación pública y política del ser humano, un componente de los procesos de protesta y desafío al poder y suele preceder a la violencia física y a la represión. El contagio emocional es imperativo para cumplir el cometido de insultar. Un acto del habla que pretende dañar, tiene que calar en el prójimo para lograr su cometido. Es un excelente vaso comunicante, transmite y provoca sentimientos, actitudes, simpatías y antipatías. Surge de la subjetividad y daña una parte esencial del otro: su persona íntima y su imagen pública. Es tan grave el daño que puede provocar la transmisión de emociones de la palabra infamante, que existen leyes para contenerla1.

2En la historia reciente, el periodismo convive con las redes sociales y la injuria es una amenaza para la democracia. La popularización, uso y abuso de las tales medios de comunicación ha magnificado el fenómeno de atacar a la persona de los periodistas siendo, pues, una forma de mordaza. En el caso de las mujeres, es también violencia misógina. Al invadir la esfera pública, la injuria desata una epidemia que crece como bola de nieve.

  • 2 Serna, Ana María (2021), Dolo y malicia. Regulación del lenguaje, criminilazicación del periodismo (...)

3En México, a lo largo de la historia, los periodistas y caricaturistas de combate han utilizado el insulto con astucia provocando el escarnio del poderoso. Han denunciado con imágenes, información y una lengua mordaz, la moralidad defectuosa de los malos gobernantes. Apelando al humor y provocando dolor, el formato injurioso alborota los sentimientos: lleva de la risa a la rabia y conduce al reconocimiento colectivo de dolencias sociales compartidas. La historia del periodismo mexicano está plagada de notas, reportajes, columnas y editoriales con palabras, frases y datos que, en algún punto, se han considerado injuriosas, porque el estado autoritario y las élites en el poder no toleran la crítica2.

4Aunque no existieron reglas claras de censura previa, la ciudadanía mexicana vivió amordazada hasta los años ochenta del siglo xx. Cuando el longevo partido oficial cayó víctima de su cerrazón y sus divisiones internas, la sociedad civil ganó espacios y la esfera pública tomó un rumbo crítico. Paradójicamente, la transición democrática que se vive desde el año 2000 propició la libertad de prensa y la profesionalización periodística, pero una violencia inédita ha cobrado la vida de más de 150 periodistas. Del miedo a la represión se pasó a una temporal euforia democratizadora que se ha ido esfumando bajo la metralla. Prosperaron publicaciones críticas y espacios de argumentación que van siendo desplazados por la polarización. Con la fuerza cultural que han adquirido las redes sociales, el público crítico se va desgastando en diatribas exacerbadas, rijosas, groseras. La viralización en redes del ataque verbal es más contagiosa que la lepra y una forma eficaz de censura a la expresión pública.

  • 3 Como Elena Poniatowska, Cristina Pacheco, Blanche Petrich, Sara Lovera. Esta generación de periodi (...)
  • 4 La lista es muy larga: Marcela Turati, Carmen Aristegui, Lydia Cacho, Laura Castellanos, Daniela P (...)
  • 5 De Frutos García, Ruth Ainoa (2016), «Mujeres periodistas, violencias aumentadas», Iberoamerican C (...)
  • 6 De 2000 a 2022, Artículo 19 reportó 12 mujeres comunicadoras asesinadas, «Periodistas asesinadas/o (...)
  • 7 Murillo, Alma Delia (2021), «Una perra zorra», Reforma, 28 de mayo de 2021.

5En el pasado, los caballeros se batían a duelo si su honor era mancillado. La muerte propia, o de aquel que profiriera palabras infamantes, era la única vía de lavar la mancha que una injuria dejaba en la imagen que un hombre proyectaba en el cuerpo social. En las sociedades tradicionalistas como la mexicana, la honra de las mujeres pertenecía al padre, al marido o a los hermanos. La mujer ha logrado la soberanía sobre su honra, aunque sigue asediada por el yugo reputacional del patriarcado. Siguiendo a Sor Juana, escritoras y periodistas han ido a la vanguardia del proceso que vincula la libertad del uso de la palabra con la libertad en otros campos. Antaño, las mujeres ocupaban espacios limitados en la prensa a asuntos femeninos y notas de sociales. Aunque sigue vigente una enorme desigualdad y brecha ocupacional, desde los sesenta, algunas abrieron camino en un periodismo con una mirada social3. Hace 30 años México vive el auge de un periodismo femenino que ha trascendido en la esfera pública rebasando la temática de género, ha penetrado en todo ámbito, logrando puestos directivos en publicaciones y medios de primera línea y creando medios innovadores. Las mexicanas producen hoy un periodismo de una calidad profesional destacada internacionalmente4. Este camino no ha sido miel sobre hojuelas. Además de soportar los males que sufre todo periodista mexicano (precarización, sobrecarga de trabajo, violencia y peligro de muerte) sufren la desigualdad de género5. También les ha caído la plaga de la enfermedad pública del denuesto, que comparten con analistas de política, columnistas y científicas. La epidemia social de insultos y el contagio emocional que conlleva y provoca, genera cada vez más preocupación porque ha ido creciendo en un contexto donde aumentan a diario los asesinatos de periodistas, los feminicidios y las desapariciones forzadas. En este infierno, muchas periodistas han sufrido insultos, acoso, amenazas, violación, espionaje del gobierno y del ejército, tortura y asesinato6. En ese oscuro universo de enunciaión, los insultos son advertencias ominosas, un tenaz mecanismo de censura7. En 2021, varias periodistas denunciaron en conjunto la retahíla de groserías que han enfangado sus carreras y propiciaron una reflexión conjunta en torno a tan nefasto fenómeno social.

  • 8 Cerdeira, P. [@PamCerdeira]. (10 de febrero de 2021). Dicen que a los trolls hay que ignorarlos. T (...)
  • 9 Cerdeira, P. (ver nota anterior).
  • 10 Cerdeira, P., ver nota 8.
  • 11 Reinah, P. [@PabloReinah]. (10 de febrero de 2021). Los trolls en realidad son fan frustrados… com (...)

6El caso de Pamela Cerdeira ejemplifica cómo se desata un ciclo de contagio emocional. Esta joven periodista denunció la virulencia con la que trolls «defensores de oficio» del gobierno la atacaban8. Con esa acusación alborotó el avispero que produjo una reacción en cadena: un primer troll marcó la pauta con un lenguaje soez acentuado con mayúsculas: «CHINGA TU MADRE PINCHE CERDEIRA, PRIANCERDA»9. Además de la ofensa evidente, se insulta a esta periodista relacionándola con la coalición de partidios opositores al gobierno. De ahí se desatan fuertes epítetos del público: «Que ESA TAL CERDEIRA CHINGUE A TODA SU MADRE…YA BASTA QUE ESCUPA TANTA MIERDA… VIVA AMLO… VIVA LA 4T…Viva México».10 En este caso el denuesto se combina con los vivas al presidente, al movimiento político que encabeza y a un nacionalismo que se atribuye el emisor como único posible portavoz de la defensa de la Nación. La periodista explica que, si bien es mejor ignorar a los trolls, decide denunciarlos porque causan cierta «llaga». La exhibición del acoso, concita una breve discusión entre sus seguidores. ¿Quién la insulta así?, se preguntan. ¿Son fans frustrados? Se acalora el discurso y, para apoyar a la periodista ofendida, descargan una contraofensiva de agravio y calfican a los primeros atacantes como «fanáticos, corrientes, resentidos sociales» 11.

  • 12 Reinah, ver nota 11.
  • 13 Reinah, ver nota 11.
  • 14 Reinah, ver nota 11.

7Algunos lectores reflexivos sugieren que ante la gravedad del problema deberían intervenir las autoridades12. Otros se inclinan sobre la necesidad de regular las redes: que se verifique la identidad de los usuarios y se resguarden los datos. De paso, no pierden la oportunidad de echar más leña al fuego. Con un desvergonzado clasismo, algunos sugieren controlar a estos «pinches nacos, infelices cobardes, nefastos y vulgares»13. No falta aquel buen señor que, a la usanza de otros tiempos, ofrece protección a la doncella en aprietos: «Como caballero, dice, le ofrezco una sentida disculpa, ¡qué corrientes y patanes!»14

  • 15 Ramírez, P. [@penileyramirez]. (22 de enero de 2021). También deberíamos hablar públicamente de qu (...)
  • 16 Ramírez, P., ver nota 15. En México «chayote» es el nombre de una verdura, pero también significa (...)
  • 17 Reguillo, Rossana (2021), «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.
  • 18 Signa Lab es un laboratorio interdisciplinario que pretende fortalecer la lectura crítica de la re (...)
  • 19 Reguillo, «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.

8Peniley Ramírez, periodista de origen cubano, también denunció su problema particular publicando un análisis de la configuración de su cuenta de Twitter. Tuvo que bloquear 1803 cuentas y un glosario infame: «chayotera, gusana, gusanera, puta»15. Convocó a sus colegas a hablar públicamente de lo que habían «sentido cada vez que una horda de cuentas nos han llamado putas, malcogidas, arrastradas, chayoteras, vendidas, estúpidas, mustias, pendejas y nos han dicho que callemos, que nos larguemos»16. Rossana Reguillo y otras le tomaron la palabra17. Con la organización Signa Lab, Rossana investigó sobre la violencia digital que han padecido y explicó que la «tendencia» de injurias contra Peniley nació de un artículo que publicó sobre la vacuna Cansino que se aplicó en México durante la pandemia18. «Recibió 103 mil respuestas bajo la etiqueta #Penifake, de la cual se derivaron los ataques difamantes»19. Rossana, que también fue víctima de insultos vinculados a terribles amenazas, reflexionó sobre el fenómeno:

  • 20 Reguillo, «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.

Las palabras no son neutras y cuando una mujer decide participar en el debate público, no debiera ser normal que las respuestas a su voz sean el insulto, el descrédito y el uso de lenguajes misóginos que solamente apelan a la adjetivación sobre el cuerpo, sobre la estupidez que caracteriza las mentes femeninas o las que asumen que la mujer que escribe, opina o tuitea, tiene «jefes» que le pagan por hacerlo, es decir, una mujer con opinión es un títere que se alquila por dinero20.

  • 21 Dresser, «Muérete Chayotera», Reforma, 31 de mayo de 2021. Explica que ha aguantado 15 años de ins (...)
  • 22 Dresser, «Muérete Chayotera», Reforma, 31 de mayo de 2021.

9Otro caso serio fue el de Denise Dresser, una de las mujeres más insultadas de México. Ella ha compilado listas de epítetos que se ensañan con su edad, su cuerpo y una supuesta sexualidad insatisfecha: «Vieja loca mal atendida —le espetan—, gárgola loca, loca travesti, ningún chile te embona, mal cogida y lamehuevos, amargadamente frígida, perra carroñera, asquerosa anciana decrépita, bruja»21. Denise, igual que muchas otras, ha narrado cómo los insultos se han vinculado con amenzas explícitas: la fotografía de su hijo en un café con la advertencia de que, esa noche, solo regresarían sus dedos. «Me siento tan sola y desamparada, explicó, como el día que recibí mi primera amenaza de muerte en 2006»22.

10Alma Delia Murillo también expresó su sentir a lo largo de un mes en el que aguantó un tsunami de agresiones en Twitter. Pasó de «ser muy pendeja —dice—, a ser muy puta» por cuestionar la candidatura al gobierno de Guerrero de Félix Salgado, político acusado de violación y de vínculos con el crimen organizado:

  • 23 Murillo, «Una perra zorra», Reforma, 28 de mayo de 2021.

Me mantenía en control porque es la rutina de Twitter. ¿Cómo es que se volvió rutinario recibir amenazas de violación en una red social por decir lo que opinas? Pero mi control se esfumó cuando recibí el mensaje en mi línea telefónica. «Sentí la boca seca… el alud de insultos misóginos y sexuales era notable. ¿El mensaje SMS era una continuidad de los mensajes en Twitter? […] pensé no volver a escribir sobre el tema, el miedo desencadena fantasías oscuras cuando vives en un país cuyos niveles de violencia son dantescos. Respiré, conversé con otras mujeres que publican en diferentes medios mexicanos y me sorprendió la similitud de los casos. Hay un modelo de hostigamiento que busca la autocensura. […] Tras semanas de ansiedad y pesadillas, decidí presentar una denuncia […] necesitaba sacármelo de encima, encontrar la forma de que el desasosiego no siguiera creciendo en mi interior […]»23.

  • 24 «Maite Azuela, periodista y defensora amenazada de muerte», Plumas Atómicas, 20 de diciembre de 20 (...)

11Maite Azuela, otra analista política atacada en múltiples ocasiones, ha descrito cómo «abandonó el temple» cuando recibió por correo un sobre con su fotografía que decía: «RATERA DE MIERDA. TE VOY A MATAR. CULERA. CABRONA, HIJA DE PUTA, JILIPOLLAS, YA SE DONDE VIVES, TE MATARÉ»24:

  • 25 «Articulista Maite Azuela denuncia amenazas de muerte; “Artículo 19” emite alerta», Aristegui Noti (...)
  • 26 Reguillo, «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.

«Me permití sentir miedo», recuerda. «Dejé que la sensación de vulnerabilidad me tocara la piel y encogiera mi estómago, hasta que el temor se me hizo tristeza, desaliento, impotencia».25 Igualmente, Rossana Reguillo recuerda «haber perdido piso en tres ocasiones, con mensajes que me hicieron hiperventilar y sentir que era una batalla que libraba sola y experimentar un miedo profundo por mi familia»26.

  • 27 Dresser, «Muérete Chayotera», Reforma, 31 de mayo de 2021.
  • 28 Vega, Aimée (2019) «Violencia contra mujeres periodistas», Interdisciplina, 7 (17), pp. 57-67, DOI (...)
  • 29 Barojan, Donara (2018), «Understanding bots, botnets and trolls», International Journalists Networ (...)

12El contagio emocional que provoca la epidemia de insultos a mujeres periodistas es un asunto central de la esfera pública. Como dice Dresser: «Internet no es un mundo aparte; no es sólo un espacio virtual separado de nuestra vida no virtual»27. La violencia en redes es discurso de odio, violencia real28. En otras épocas una injuria pública tenía un foro acotado: un letrero o pinta en la puerta de una casa, un grito en la calle, una palabra publicada en algún medio impreso. Aquellos formatos dañaban a la persona injuriada golpeando el núcleo donde construía su capital social. Con las redes el fenómeno adquiere una nueva dimensión que daña severamente la madurez de la opinión pública. El contagio emocional se reproduce casi al infinito, el agresor suele ser anónimo y cobarde, no paga las consecuencias. En ese circo romano que vive detrás de nuestras pantallas, los seres humanos nos atacamos los unos a los otros con más facilidad. Protegidos detrás de un teclado y llevados por la adrenalina, lanzamos llamaradas infamantes a nuestros adversarios. En la mayoría de los casos, estas lanzas venenosas provienen de trolls —personas contratadas con el objetivo preciso de «provocar en otros una respuesta emocional y descarrilar las discusiones»— que reproducen los bots, cuentas automatizadas con un algoritmo para replicar y magnificar la injuria29. El miedo y el mecanismo de censura que desata el contagio emocional del insulto en México, se agrava si viene atizado desde el Estado. La injuria virtual que puede ser un arma de la crítica, la indignación social y la democratización, se ha convertido en un arma suicida de la democracia. Las combativas escritoras cuyo trabajo ha sobrevivido al lenguaje de odio siguen al pie del cañón, pero como Rossana Reguillo, se preguntan: ¿Qué pasaría si logran rompernos? ¿Cómo sería un espacio público sin mujeres?

Haut de page

Notes

1 Serna, Ana María (2022), «El poder de la injuria», en Ana María Serna (coord.), El papel de las emociones en la cultura deliberativa, Ciudad de México, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora-Tirant lo Blanch, pp. 117-159.

2 Serna, Ana María (2021), Dolo y malicia. Regulación del lenguaje, criminilazicación del periodismo y libertad de expresión en México, 1901-1931, Ciudad de México, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora-Tirant lo Blanch.

3 Como Elena Poniatowska, Cristina Pacheco, Blanche Petrich, Sara Lovera. Esta generación de periodistas abrió brecha en las redacciones entre los setenta y ochenta del siglo xx, abordando temas sociales como los movimientos estudiantiles, la vida en las calles, la marginación de grupos indígenas y de las mujeres.

4 La lista es muy larga: Marcela Turati, Carmen Aristegui, Lydia Cacho, Laura Castellanos, Daniela Pastrana, Daniela Rea, Peniley Ramírez. Son representantes del periodismo profesional con posgrados, premios internacionales. Dirigen publicaciones medulares de la esfera pública.

5 De Frutos García, Ruth Ainoa (2016), «Mujeres periodistas, violencias aumentadas», Iberoamerican Communication Review, 10, pp. 69-89.

6 De 2000 a 2022, Artículo 19 reportó 12 mujeres comunicadoras asesinadas, «Periodistas asesinadas/os en México», Artículo 19, agosto de 2022, < https://articulo19.org/periodistasasesinados/> [consultado 30/05/23].

7 Murillo, Alma Delia (2021), «Una perra zorra», Reforma, 28 de mayo de 2021.

8 Cerdeira, P. [@PamCerdeira]. (10 de febrero de 2021). Dicen que a los trolls hay que ignorarlos. Tienen razón, yo suelo silenciarlos y ya. Pero el tono violento de… [Tweet]. https://twitter.com/pamcerdeira/status/1359713359898304517?s=11

9 Cerdeira, P. (ver nota anterior).

10 Cerdeira, P., ver nota 8.

11 Reinah, P. [@PabloReinah]. (10 de febrero de 2021). Los trolls en realidad son fan frustrados… comprobado [Tweet]. https://twitter.com/PabloReinah/status/1359714136645632002; Libelula, [@DelyLibel]. (10 de febrero de 2021). Frustrados, resentidos, corrientes y faltos de argumentos, aún viendo en cómo está el país ¿defienden a esta administración?… [Tweet]. https://twitter.com/DelyLibel/status/1359716830659674113

12 Reinah, ver nota 11.

13 Reinah, ver nota 11.

14 Reinah, ver nota 11.

15 Ramírez, P. [@penileyramirez]. (22 de enero de 2021). También deberíamos hablar públicamente de qué hemos sentido cada vez que una horda de cuentas nos han llamado putas, malcogidas… [Tweet]. https://twitter.com/penileyramirez/status/1352672474954149888

16 Ramírez, P., ver nota 15. En México «chayote» es el nombre de una verdura, pero también significa periodista corrupto.

17 Reguillo, Rossana (2021), «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.

18 Signa Lab es un laboratorio interdisciplinario que pretende fortalecer la lectura crítica de la realidad: ITESO Universidad Jesuita de Guadalajara, Signa Lab, https://signalab.mx/#inicio.

19 Reguillo, «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.

20 Reguillo, «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.

21 Dresser, «Muérete Chayotera», Reforma, 31 de mayo de 2021. Explica que ha aguantado 15 años de insultos y amenzas de todos los partidos políticos.

22 Dresser, «Muérete Chayotera», Reforma, 31 de mayo de 2021.

23 Murillo, «Una perra zorra», Reforma, 28 de mayo de 2021.

24 «Maite Azuela, periodista y defensora amenazada de muerte», Plumas Atómicas, 20 de diciembre de 2015, <https://plumasatomicas.com/noticias/mexico/maite-azuela-periodista-y-defensora-amenazada-de-muerte/> [consultado 30/05/23].

25 «Articulista Maite Azuela denuncia amenazas de muerte; “Artículo 19” emite alerta», Aristegui Noticias, 30 de noviembre de 2015, <https://aristeguinoticias.com/3011/mexico/articulista-maite-azuela-denuncia-amenazas-de-muerte-articulo-19-emite-alerta/> [consultado 30/05/23]; «Denuncia amenazas la activista Maite Azuela», El Universal, 30 de noviembre de 2015, Azuela, «Mis emociones tras la amenaza de muerte», El Universal, 7 de diciembre de 2015.

26 Reguillo, «Alerta violencia digital contra mujeres», Reforma, 27 de junio de 2021.

27 Dresser, «Muérete Chayotera», Reforma, 31 de mayo de 2021.

28 Vega, Aimée (2019) «Violencia contra mujeres periodistas», Interdisciplina, 7 (17), pp. 57-67, DOI: 10.22201/ceiich.24485705e.2019.17.67535

29 Barojan, Donara (2018), «Understanding bots, botnets and trolls», International Journalists Network, 13, https://ijnet.org/en/story/understanding-bots-botnets-and-trolls [consultado el: 26/05/2023].

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana María Serna, « Epidemia de injurias: ¿arma o veneno para el proceso de democratización en México? »Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 54-1 | 2024, mis en ligne le 28 mai 2024, consulté le 16 juillet 2024. URL : http://journals.openedition.org/mcv/20867 ; DOI : https://doi.org/10.4000/11r3k

Haut de page

Auteur

Ana María Serna

Instituto Mora, México

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search