Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Débats. La internacionalización de la historiografía española: ¿una asignatura pendiente?

Sobre el encapsulamiento del mundo académico español

Spain’s academe: a world apart
José Álvarez Junco
p. 275-280

Texte intégral

1Me piden aquí que opine sobre la incomunicación del mundo académico español con la comunidad internacional. Creo que lo primero que deberíamos hacer es reconocer la existencia de esta situación y no dejarnos reconfortar por excusas y falseamientos. El mundo académico español está, en efecto, muy aislado respecto de la comunidad internacional. Aunque, como cualquier generalización, supongo que habría que hacer inmediatamente distinciones y matices porque el juicio varía mucho según las áreas y la situación tiende a cambiar (aunque lentamente). No dispongo de cifras, pero ciertos informes que airea la prensa dan fe de un constante incremento del porcentaje de publicaciones científicas a cargo de españoles; espero que no sea mero patrioterismo.

2Esto no quiere decir que yo vaya a adoptar una actitud de autoflagelación ni de catastrofismo, al estilo de los intelectuales y regeneracionistas del 98. Sobre la evolución de nuestro país en el último medio siglo, en general, no soy pesimista ni me quejo de la época histórica que me ha tocado vivir. Comparada con los siglos y, si me apuran, los milenios anteriores, estos años han sido los mejores que han vivido los habitantes de este rincón del mundo. Desde el inicio de los sesenta se produjo un despegue económico que ha permitido superar el enorme atraso que arrastraba el país en relación con la Europa avanzada a comienzos del siglo xx. En política, se ha instaurado y consolidado un sistema democrático que, con todos sus fallos, es homologable con los del resto del mundo occidental. España se ha integrado en entidades supraestatales como la Unión Europea o la OTAN y es actualmente miembro del Consejo de Seguridad de la ONU. Actúa, internacionalmente, como lo que es: una potencia de tamaño medio. En un proceso de descentralización política y administrativa bastante drástico, el viejo Estado español ultracentralizado se ha transformado hasta convertirse en un sistema cuasifederal. Todo ello con todos los límites y las cautelas que se pueden oponer a cada una de estas afirmaciones. Pero, en conjunto, la situación del país es incomparablemente mejor que la que vivía en los años cuarenta, cuando yo nací.

3Dentro de ese diagnóstico positivo, creo que es difícil ser triunfalista al pensar en la evolución intelectual del país y, en especial, en la de su mundo académico. Nuestras universidades y centros de investigación no han logrado alcanzar niveles comparables, no ya a los de otros países más desarrollados, sino a los de la propia sociedad española en otros terrenos (el económico, el político, el deportivo). Por supuesto, si lo comparamos con lo que se vivía en mi infancia y juventud, hemos mejorado, y no sólo por la cantidad de gente que ahora se beneficia del sistema educativo, sino por la calidad del mismo. Pero es que aquello era francamente lamentable. En la universidad española del comienzo de los sesenta, cuando yo hice la carrera de Derecho, el catedrático de Derecho Natural, D. Mariano Puigdollers, dividía el programa de su asignatura en dos partes o series de lecciones: los «constructores del Derecho natural», que culminaban en Santo Tomás de Aquino, y los «detractores del Derecho natural», iniciados por una gloria del empirismo inglés como Guillermo de Ockham y seguidos por iusnaturalistas de la altura de Grocio y Puffendorf, para culminar en Kant o Hegel. El Aquinate, una mente del siglo xiii, seguía siendo la cumbre del saber para un catedrático de la Universidad Central en la segunda mitad del xx. Y Kant se situaba en el abismo más profundo de la perversión.

4Cosas semejantes ocurrían, desde luego, en Física, según oí contar no hace mucho a un científico nada propenso al cotilleo ni al falso testimonio, que aseguraba que en esa misma época en su facultad no se explicaba la Física cuántica, ni la teoría de la relatividad (una teoría insistentemente refutada y denigrada por un conocido catedrático de Física, Julio Palacios, firmante habitual de la tercera página de ABC). Estoy hablando de los años sesenta, es decir, de hace medio siglo. De ahí hemos partido, y el salto que hemos dado en este lapso de tiempo ha sido, sí, gigantesco. Pero menos gigantesco, insisto, que en otras áreas.

5Hay otros datos básicos que hacen imposible el triunfalismo. Los nombres españoles siguen, básicamente, ausentes de los grandes descubrimientos científicos de nuestro tiempo, como lo han estado desde hace siglos. No suele mencionarse mucho, porque no es precisamente halagüeña, la escasísima presencia española en la lista de premios nobel de Física, Química o Medicina. Se habla de los de Literatura, esos sí, que son seis. Pero en ciencias duras se pueden recordar, con generosidad, dos nombres: Ramón y Cajal, indiscutible; y Severo Ochoa, de dudosa clasificación como «español», pues pasó medio siglo en Estados Unidos, realizó allí todo su trabajo y se nacionalizó como norteamericano. Si se calcula el porcentaje respecto del millar aproximado de nombres que han conseguido los galardones en estas ciencias duras a lo largo del siglo y pico que lleva establecido el premio, se comprenderá que la aportación española en ese terreno ha sido muy inferior al peso demográfico, económico o incluso político del país. O a su brillo literario.

6En Ciencias Sociales, terreno que conozco algo mejor, me temo que también hemos de reconocer que ningún académico español, si exceptuamos a Juan Linz (de «españolidad», también, un tanto tangencial), ha intervenido en ninguno de los debates mundiales sobre temas de primera magnitud en las últimas décadas. Hablando específicamente de Historia, me pregunto qué español ha hecho una aportación importante, algo que no sea un mero manual de divulgación, sobre un tema no español: la revolución americana, la francesa, la rusa, los imperios coloniales europeos, la guerra franco-prusiana, la primera o segunda guerra mundial… Incluso sobre la revolución portuguesa, me hizo observar una vez un británico, especialista en el asunto, quien había leído centenares de libros sobre el evento y no conocía ninguno español; estaba, me dijo, muy intrigado, y me preguntaba si los españoles tenían una especial animadversión hacia temas portugueses. No recuerdo qué pude contestarle, pero me temo que la respuesta es, simplemente, falta de potencia académica. Con cubrir la Historia de España (no en exclusiva; los hispanistas del mundo entero también tienen su cuota) tenemos bastante.

7El reto actual consiste en superar esta situación de retraso de la ciencia española, especialmente en los campos sociales y humanísticos, que aquí nos conciernen. Para ello será necesario, entre otras medidas, integrarnos en la comunidad internacional de forma mucho más estrecha de lo que lo estamos en la actualidad. Es necesario, desde luego, publicar en inglés. Si nuestros textos no están en inglés, no existimos. Si me permiten que me tome como ejemplo, dediqué diez años de mi vida al estudio de la filosofía política del anarquismo español, tema de mi tesis doctoral, y publiqué un volumen de 600 páginas sobre el asunto. Hoy día, en un libro norteamericano o británico que verse sobre la historia del anarquismo mundial, cubriendo muchos países,
entre ellos España, es muy probable que mi libro no esté citado ni incluido en la bibliografía. Y no puedo quejarme. El autor puede ser indio, canadiense o japonés. Puede ser políglota, manejar quizás tres o cuatro idiomas. Pero su obra abarca dos docenas de países y para leer las fuentes directas en todos ellos debería conocer diez o quince lenguas. A nadie se le puede exigir eso. Se atiene a lo que hay a su disposición, y lo que hay a su disposición está en inglés. Y ese no es el caso de mi libro. Desgraciadamente, eso mismo ocurre con historiadores españoles mucho más importantes que yo, que han escrito obras fundamentales sobre diversos temas de historia de España pero que jamás las publicaron en inglés.

8Una primera causa de esta situación, que se le ocurre a cualquiera, es el bajo nivel en enseñanza de idiomas del que hemos partido. A mi generación se le enseñó francés en el bachillerato, con técnicas en general memorísticas y teóricas, con lo que nuestra capacidad de comunicarnos en ese idioma era escasa. El inglés lo aprendimos algunos luego, los que optamos por salir del país, con enorme inversión de tiempo y esfuerzo. Traducir al inglés lo que hemos publicado en castellano significa gastarse una cantidad de dinero no siempre al alcance de un docente. Y asistir a una reunión internacional y presentar un trabajo en inglés es un sufrimiento indecible, si no se maneja la lengua con alguna soltura. Pero, sobre todo, ¿para qué tanto sufrimiento si no hace falta ninguna, si uno llega a lo más alto de su carrera académica en este país sin una sola publicación en inglés, sin una sola ponencia en un congreso auténticamente internacional (no eso que se llama congreso internacional y se celebra en Salamanca, con algunos latinoamericanos y portugueses)? Se ha observado muchas veces que los presidentes del gobierno de España, que tienen que asistir hoy con tanta frecuencia a reuniones internacionales, no hablan idiomas; lo cual es un inconveniente y una rareza en la comunidad de líderes mundiales. Pero me pregunto si no es más escandaloso aún que sea tan alto el porcentaje de profesores españoles que han alcanzado su máximo nivel académico en el país sin saber ni una palabra de inglés ni tener una sola publicación en esa lengua (que es la lengua de comunicación académica universal). No conozco cifras sobre el asunto, y hablo por intuición. Aunque, de nuevo, las generalizaciones son malas y las cosas parecen estar cambiando.

9En mi caso, no sólo salí a Inglaterra un año, nada más terminar la carrera, con una beca de ayudante de enseñanza secundaria en español, sino que me marché más tarde a hacer el doctorado a la universidad de California, con Marcuse, en el otoño del 68. Lo hacía más por razones políticas y porque me asfixiaba la atmósfera del país que por estar planeando ninguna carrera académica. Mucho más tarde, al comienzo de los noventa, conseguí una cátedra en el departamento de Historia de la Universidad de Tufts, en Boston. Me encargaron entonces la dirección del Iberian Study Group, en el Centro de Estudios Europeos de Harvard. Y ahí pude invitar a especialistas en temas españoles y portugueses, fuesen de estos países o de cualquier otro. En algo menos de diez años, pasaron por aquel seminario unas 120 personas. Pero lo importante es que impuse como norma que las ponencias debían presentarse en inglés (salvo que todos los asistentes fueran castellano-parlantes, cosa que ocurrió en muy pocos casos; con un solo oyente que no entendiera el español, la sesión se celebraba en inglés). La razón fue que no quería que aquello se convirtiera en un centro de «hispanismo». No se trataba de reunirnos los que hablamos español. Se trataba, por el contrario, de obligarnos a sacar nuestros productos al mercado internacional. Creo que esa es una de las preocupaciones que debemos tener; y que, de alguna manera, debería exigirse por la normativa académica para poder acceder a los puestos universitarios de mayor responsabilidad.

10Hoy día, lo sabemos bien, ni una sola universidad española está situada, por ninguno de los rankings conocidos, entre las 150 mejores del mundo. Y la sociedad española acepta este dato sin rasgarse las vestiduras. Me pregunto qué sucedería si esto ocurriese en el fútbol; habría, posiblemente, suicidios, crisis de gobierno. Es decir, que por la investigación no existe la preocupación que hay por el fútbol. La sociedad española no considera necesario tener instituciones universitarias mejores que las que tiene. Creo que ni siquiera en el terreno empresarial ocurre lo mismo. Las grandes empresas españolas se han internacionalizado, han salido como mínimo a América Latina. La situación de nuestra investigación y alta docencia sale muy malparada si se compara incluso con países que en otros terrenos están a nuestro nivel (Italia o el propio Portugal, me atrevería a aventurar; mi experiencia con académicos portugueses en terrenos de Historia o Ciencias Sociales, en el seminario antes mencionado, así me lo hizo pensar).

11El aislamiento internacional del mundo académico español se corresponde también con la falta de movilidad geográfica dentro del país y con los rasgos corporativos, amiguistas o familistas que caracterizan a la sociedad española. En el caso universitario, el corporativismo, la famosa endogamia, es la ley. Aunque el sistema hoy es más complejo, lo clásico ha sido que, cuando hay que cubrir una plaza, se convoca el concurso de tal manera que se asegura un resultado favorable para el candidato de casa. No hará falta que explique cómo porque cualquier académico español que lea esto lo sabe. Puede que sea útil, en cambio, referirme brevemente a mi experiencia en Estados Unidos. Cuando había una plaza libre, el proceso para cubrirla comenzaba con una larga reunión de departamento pensando en dónde y a quién podíamos anunciar que ofrecíamos el puesto, con el fin de darle al asunto la máxima publicidad posible y conseguir el más amplio número imaginable de candidatos. De ese número se seleccionaban los más cualificados, por una comisión nombrada por el propio departamento, y se llegaba así a la short list, los que iban a ser convocados a entrevistas y a darnos una conferencia. Pero esta lista se ampliaba de inmediato si alguien protestaba porque se había excluido, en su opinión, indebidamente a alguno de los candidatos iniciales. Aparte de entrevistar y oír a los seleccionados, se solicitaba un informe a evaluadores externos, lo más lejanos posible tanto del departamento como de los candidatos; esos informes tenían extraordinaria importancia. El departamento finalmente votaba. Y, según la fuerza con que hubiera sido apoyado, el candidato seleccionado podía negociar con la administración de la universidad mejores o peores condiciones laborales. Es decir, se partía de la base de que había un mercado y que teníamos que salir a ese mercado y adquirir el mejor producto posible, dados los medios de los que disponíamos. No es difícil de entender. Es lo que hacen hoy día los clubs de fútbol en España. Pero no es lo que hace la universidad.

12¿Solución? No la veo. Lo que me pide el cuerpo es una ley arbitrista, con un solo artículo, que prohíba tajantemente a las universidades españolas la contratación de sus propios doctores. Pero no creo que las cosas se arreglen con leyes. Por otra parte, la nuestra es una cultura suficientemente arraigada y sofisticada como para encontrar la manera de dar la vuelta a cualquier norma que se le dicte. La universidad X, por ejemplo, podría contratar a todos los doctores de la universidad Y, y esta última a todos los de la primera, con el sobreentendido de que sólo sería un papel y que nadie tendría que moverse de su casa. No. Las culturas no se cambian con leyes. Lo que podríamos considerar es la posibilidad de crear centros nuevos, dedicados solo quizás al tercer ciclo y la investigación, en los que se aplicara desde el primer momento un sistema de contratación radicalmente distinto, basado en evaluaciones externas, con comités de selección ajenos al propio centro y con puestos no permanentes sino renovables cada cierto número de años, según el trabajo realizado, al menos hasta alcanzar la permanencia tras varias renovaciones.

13Pero no soy un político ni un gestor universitario. No pretendo ofrecer soluciones. Solamente quería trasmitir la impresión de que hay otras maneras de hacer las cosas. Son las que siguen unas universidades que llevan casi tres cuartos de siglo siendo las mejores del mundo. Por algo será.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

José Álvarez Junco, « Sobre el encapsulamiento del mundo académico español »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 45-2 | 2015, 275-280.

Référence électronique

José Álvarez Junco, « Sobre el encapsulamiento del mundo académico español », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-2 | 2015, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 24 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/6654 ; DOI : 10.4000/mcv.6654

Haut de page

Auteur

José Álvarez Junco

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals