Navigation – Plan du site
Dossier. Modelos heroicos decimonónicos

De héroes y mártires

Guerra, modelos heroicos y socialización nacionalista en Chile (1836-1923)
Héros et martyrs. Guerre, modèles héroïques et socialisation nationaliste au Chili (1836-1923)
Of heroes and martyrs. War, heroic models and nationalist socialisation in Chile (1836-1923)
Gabriel Cid
p. 57-78

Résumés

Cet article examine les processus d’héroïsation liés aux deux guerres les plus importantes menées par le Chili au xixe siècle : la guerre contre la Confédération Pérou-bolivienne (1836-1839) et la guerre du Pacifique (1879-1884). Le texte analyse en particulier les différents modèles d’héroïsation tout au long du xixe siècle (« héros victorieux », « héros collectif » et « héros martyr ») ainsi que les mécanismes de socialisation de leur culte jusqu’aux premières années du xxe siècle, quand leurs images furent utilisées pour faire adhérer de manière symbolique les membres d’une société de plus en plus fracturée par la recrudescence de la « question sociale » et par l’éclosion d’idéologies révolutionnaires.

Haut de page

Texte intégral

Guerra, héroes y nación en Chile

  • 1 Góngora, 1981, pp. 7-12. Este artículo forma parte del proyecto Ecos-Conicyt C11H01, «Inventando hé (...)

1Según Mario Góngora, en el siglo xix chileno la guerra constituyó un «factor histórico capital», porque cada generación vivió un conflicto bélico, reactualizando la imagen colonial del país como «tierra de guerra1». La relevancia de la guerra ha tendido a ser examinada desde una perspectiva política, diplomática y geoestratégica, centrándose menos la investigación en sus repercusiones sociales y sus implicancias simbólicas en la conformación del imaginario nacional. Este trabajo examina esta última dimensión del fenómeno bélico, prestando atención a la función desempeñada por los procesos de heroificación erigidos en torno a un puñado de figuras cruciales de dichos eventos. Para esto, analizo este proceso tomando como hitos fundamentales los dos conflictos bélicos internacionales más relevantes de la centuria, como la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839) y la guerra del Pacífico (1879-1884).

  • 2 Malešević, 2010, pp. 189-191.

2La guerra, como experiencia límite, es un espacio privilegiado para examinar los procesos de construcción nacional y de heroificación. De hecho, si hay un contexto propicio para la aparición del héroe, ese es la guerra. En dichas instancias la sociedad no solo legitima sino que también exalta la voluntad de sacrificarse en el campo de batalla por la nación, así como la disposición a matar en su nombre2. En efecto, pocas cosas son tan valoradas en tiempos de guerra como el disponer de la propia vida en virtud del bien común que representa el triunfo de la imagen evocadora de la patria.

  • 3 Anderson, 1993, pp. 26-28.
  • 4 Centlivres, Fabre, Zonabend (dir.), 1999, p. 3.
  • 5 Van Ypersele, 2006, p. 165.

3El nacionalismo tendría una afinidad con la muerte que respondería a su vínculo profundo con la imaginería religiosa3. Por eso la triada guerra, muerte y nacionalismo resulta un espacio privilegiado de creación heroica, como marco que posibilita la identificación entre la nación y el héroe que, cual mártir laico, moriría por la nueva religión secular de la modernidad: la nación4. Si esta es una «comunidad imaginada», según la ortodoxia constructivista, paradójicamente la nación se revelaría más concreta que nunca en tiempos de guerra, según Van Ypersele, especialmente «a través de los que, muriendo por ella, revelan la prueba de su existencia5».

4Pero no es solamente la valoración especial del sacrificio, ni las hazañas desde un punto de vista militar las que bastan para explicar el surgimiento de los héroes. Los héroes no son naturales: éstos se construyen socialmente a través de complejos procesos discursivos, estéticos y políticos. La construcción de un renovado panteón heroico a propósito de las guerras del siglo xix fue clave, pues posibilitó la desamericanización del conjunto de héroes que hasta entonces había legado la experiencia compartida de la lucha por la independencia, transitando hacia un nacionalismo de cuño marcial, que es el problema que me interesa analizar en esta ocasión.

  • 6 Sepúlveda, 1996, p. 324.

5La tesis que orienta estas páginas es que la recurrencia del fenómeno bélico en Chile influyó decisivamente en la conformación de la idea de nación, una de cuyas expresiones más evidentes fue la mayoritaria presencia militar dentro del panteón heroico. Reflejando la plasticidad propia de su riqueza semántica, en tanto «identificadores simbólicos» donde la sociedad puede proyectar en ellos imágenes de la colectividad6, los héroes pueden albergar en su seno múltiples discursos y ser utilizados para defender en su nombre posiciones diversas. De allí que incluso dentro del marco acotado de los héroes militares, los valores socialmente deseables asignados a sus figuras variaron en el tiempo, dependiendo tanto del contexto histórico en donde se apelaba a ellos como de los «modelos de heroificación» dentro de los cuales se inscribieron sus imágenes. La significativa presencia de los héroes militares en el panteón chileno, así como su importancia cualitativa dentro de éste, permitieron que su culto sobrepasara la efervescencia del escenario bélico o los estrechos márgenes del discurso castrense, pues como figuras polisémicas podían ser utilizados para inspirar virtudes cívicas dentro de la población en tiempos de paz.

  • 7 Rojas Mix, 2005, pp. 1156-1157.
  • 8 Collier, Sater, 1998, pp. 40-41.

6Puesto que me interesa examinar el proceso de inclusión de los héroes militares dentro del imaginario nacional, la perspectiva temporal que posibilita una mejor aproximación a este fenómeno es la «larga duración». Si entendemos el «imaginario nacional» como un conjunto de discursos e imágenes con pretensiones de homogeneidad inscrito dentro de un relato canónico sobre lo nacional, donde se unen «lo simbólico, lo típico y lo convencional», compuesto de héroes, ideas y valores que persiguen cohesionar el «cuerpo social»7, la forma más adecuada de aprehender los cambios y regularidades en los patrones de su conformación es en un marco temporal amplio. Por eso, aunque este trabajo se centra en dos guerras libradas en distintos momentos del siglo xix, también examina las oscilaciones de sus imaginarios a inicios del siglo xx, período de tránsito entre el Chile «tradicional» y el Chile «moderno»8.

7Así, en la primera parte de este artículo examino la eclosión de un panteón heroico a propósito del triunfo en la guerra contra la Confederación y la consolidación de la imagen del guerrero victorioso como paradigma del héroe. En la segunda parte analizo los procesos de heroificación vinculados a la guerra del Pacífico, donde surgirán nuevos modelos que serán los hegemónicos: el héroe colectivo y el héroe mártir. Finalmente, estudio la circulación y difusión del culto de estas figuras heroicas en el cambio de siglo, cuando los héroes fueron invocados tanto por la sociedad civil como por el gobierno como elementos de cohesión simbólica en una sociedad fracturada por el recrudecimiento de la «cuestión social» y la eclosión de ideologías revolucionarias.

Soldados de la nación: la exaltación del «héroe victorioso»

  • 9 Cid, 2011a.

8El primer conflicto internacional que enfrentó el Estado chileno decimonónico fue la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839). Inscrita dentro de un momento de tensa consolidación del régimen conservador, la guerra reveló no solo la frágil base de apoyo político de la nueva coalición gobernante y la friccionada convivencia cívico-militar tras la guerra civil de 1829, sino también la escasa adhesión popular hacia un conflicto cuya legitimidad parecían cuestionable. Sin embargo, pese a las resistencias populares al enrolamiento militar, la segunda campaña comandada en 1838 por Manuel Bulnes culminó victoriosamente el 20 de enero de 1839, en Yungay. La decisiva batalla no solo desbarató el proyecto confederativo del mariscal Andrés de Santa Cruz, sino que también contribuyó decisivamente a potenciar el vínculo de la población chilena con un incipiente imaginario nacionalista9.

9En efecto, la conflagración contra la Confederación Perú-Boliviana permitió tanto una renovación como una ampliación significativa en el panteón heroico chileno, hasta entonces circunscrito a la gesta independentista. Tres héroes del conflicto, todos victoriosos, impactaron particularmente el imaginario nacional, condensando en sus figuras distintos discursos en torno a la nación, pero también graficando en sus procesos de heroificación los disímiles caminos hacia el renovado panteón nacional: Juan Colipí, Candelaria Pérez y Manuel Bulnes.

  • 10 Burke, 1997, pp. 50-52.
  • 11 «Corona marcial», El Boletín del Ejercito Unido Restaurador del Perú, 17 enero 1839.
  • 12 Earle, 2007.
  • 13 «Himno a la espléndida batalla de Yungay», El Mercurio, 3 abril 1839.

10El caso del soldado mapuche Juan Colipí resulta sintomático de la íntima relación existente en los procesos de heroificación entre las hazañas personales, el potencial evocador de su imagen y el sustrato mitogénico que la sociedad le asigna a tal conducta10. La procedencia étnica de Colipí contribuyó a idealizar las acciones bélicas del joven soldado indígena —su participación en Llaclla y Buin le valieron el rótulo de «héroe de los puentes11»— al filiarlas con las singularidades guerreras asociadas al pueblo mapuche, que, desde la Independencia, fueron extrapoladas a la nación chilena12. Durante la guerra misma circularon una serie de discursos que glorificaban el pasado prehispánico, asociándolos con virtudes guerreras que se habrían transmitido a los chilenos, «hijos invictos de Arauco», según señalaba un himno de la época13.

  • 14 Torres, Canto a la Campaña del Ejército Chileno, pp. 11-12.
  • 15 El Araucano, 29 noviembre 1839.

11Los discursos en torno al heroísmo mapuche se personificaron en Colipí, aquel «terrible araucano» que con sus hazañas «tiene asombrados al Perú y al mundo», según sostuvo Andrés Torres en su Canto14. Sin embargo, pese a sus potencialidades simbólicas, la pronta muerte de Colipí (en noviembre de 1839) esfumó su posicionamiento duradero dentro del panteón heroico del conflicto. Pero en un hecho ilustrativo de su fama, el periódico oficial El Araucano (título decidor de estos discursos) dedicó un espacio para homenajear al capitán mapuche15. Tras esto, desaparecieron los indicios de homenaje póstumo a Colipí. De cierta forma, su heroificación había sido tan funcional como lo eran las referencias a los araucanos en el contexto bélico: una vez terminado el conflicto, terminaron estas alusiones y su intento de sinonimia con Chile, pasando a constituirse en un «otro» ambiguo en el imaginario nacional.

  • 16 Reyes, Vicente, «La Sarjenta Candelaria», La Semana, 11 junio 1859.
  • 17 Barrena, Vida de un soldado, p. 260.

12El proceso de heroificación de Candelaria Pérez es más complejo, por los vacíos documentales que existen al respecto. A diferencia del capitán mapuche, Pérez solo fue conocida entre el público cuando retornó junto a las tropas, y de inmediato su figura causó revuelo, conquistando fama entre los sectores populares gracias a ese «poderoso ascendiente que ejerce sobre la imaginación del pueblo todo cuanto sale de la marcha ordinaria de los sucesos humanos», como notó Vicente Reyes. Esta situación ayudaría a explicar su popularidad, sumada a otras características mitogénicas que la definirían como una «Juana de Arco» nacional, o como una «amazona chilena»16. Su recibimiento apoteósico a fines de 1839, donde desfiló «más arrogante que cualquier amazona a las miradas de un pueblo impresionado por su heroísmo y ansioso de verla», según recordó un testigo17, le abrieron las puertas para recibir del gobierno una recompensa monetaria y un ascenso al grado de sargento, título con el cual sería recordada por la tradición oral: la «Sargento Candelaria».

  • 18 «Avisos», El Progreso, 24 febrero 1849.
  • 19 Reyes, Vicente, «La Sargenta Candelaria», La Semana, 11 junio 1859.
  • 20 Vicuña Mackenna, Miscelánea, pp. 236-242.

13En adelante, sin embargo, «Sargento Candelaria» deambularía entre el olvido y su intento de rescate desde el mundo de las letras y la cultura popular. En febrero de 1849, La acción de Yungay de Manuel de Santiago Concha la tuvo como uno de sus personajes centrales18. Vicente Reyes, preocupado por su olvido, intentó reposicionar su figura paradigmática, permitiéndole también poner en el debate el problema del olvido de los veteranos de la guerra19. En 1869, Benjamín Vicuña Mackenna también decidió ir al modesto hogar de la heroína y retratar la vida de «la más famosa amazona de Chile moderno». Lo que le interesaba particularmente al historiador era aquel proceso misterioso en que Candelaria Pérez «de tabernera iba a convertirse en heroína», para lo cual el escenario dramático de la guerra era propicio. La guerra era el marco donde se manifestaron todas las virtudes de la heroína, que reflejaban por transposición las del mundo popular: patriotismo, desprendimiento, solidaridad, audacia, intrepidez y valentía20.

  • 21 «Candelaria Pérez», El Independiente, 30 marzo 1870.
  • 22 Blanco, Ventura, «La Sargento Candelaria», La Estrella de Chile, 17 abril 1870.

14Con la muerte de la «Sargento Candelaria», en marzo de 1870, su figura cobró nueva pero breve vigencia. El Independiente recordó la «vida de esta varonil mujer», cuyo culto estaba sustentado más que en la historia oficial, en la tradición oral que «ha popularizado su nombre, prestándole muchas veces acciones inverosímiles»21. En ese escenario Ventura Blanco se esmeró en presentarla como la heroína más genuinamente popular que había tenido el país hasta entonces. Por medio del relato histórico Blanco se proponía realizar una «tarea de reparación justiciera» con aquella «mujer excepcional», quien, pese a su heroísmo, había muerto en «la miseria y el abandono»22.

  • 23 El Araucano, 3 abril 1840; El Araucano, 23 agosto 1839.
  • 24 Archivo Nacional de Chile, Fondo Sergio Fernández Larraín, vol. 58, pieza 140. Carta de vecinos de (...)

15A diferencia del caso de la «Sargento Candelaria», el proceso de heroificación de Manuel Bulnes contó con todos los recursos para su fomento. En primer término, porque como general de las tropas del Ejército Unido Restaurador del Perú, encarnaba la figura oficial del guerrero victorioso. El gobierno peruano de Gamarra lo nombró «Gran Mariscal de Ancach», mientras que el chileno le obsequió una espada de oro con cacha de diamantes23. Algunos municipios también contribuyeron a la exaltación de su imagen, como los vecinos del pueblo de Larqui quienes en 1839 cambiaron el nombre de la localidad a «Villa Bulnes», para «perpetuar en ella la ilustrísima memoria de Ud., a quien la nación chilena debe tantas glorias», según informaban al general24.

  • 25 Brunk, Fallaw, 2006, pp. 267-268.

16Pero, sobre todo, el culto a Bulnes se oficializó porque fue el principal capitalizador político de la guerra. Utilizando el capital simbólico que le representó encarnar a imagen del «héroe victorioso», Bulnes pudo ser el continuador del proyecto político conservador, al asumir la presidencia en 1841. Este fenómeno, sin embargo, complejizó su posicionamiento como héroe popular, en tanto su carisma pronto se politizó y, por lo mismo, fue erosionándose a medida que transcurrió su mandato, que culminó en 1851 en medio de una guerra civil. Como ha notado la historiografía relativa a estos aspectos, con frecuencia el ascenso al poder de las figuras heroicas genera una dinámica contradictoria, ya que el control del poder estatal lleva consigo también el desgaste de las virtudes carismáticas ante los ojos de la ciudadanía, por estar precisamente más expuestas al devenir de la contingencia, la crítica política y la censura partidista25.

  • 26 Alberdi, Biografía del jeneral don Manuel Bulnes. Los datos señalados, donde deben sumarse los 500 (...)
  • 27 El Progreso, 21 enero 1850.

17La paradoja en la heroificación de Manuel Bulnes resulta clarificadora. En tanto héroe oficial, y controlador del poder estatal, pudo contar con todo un aparato autoglorificador. Por ejemplo, en 1846, en el contexto de su reelección, el fisco pagó un tiraje de 1.500 ejemplares de la laudatoria biografía del general escrita por el destacado intelectual rioplatense Juan Bautista Alberdi26. El uso de instancias oficiales para fomentar el culto heroico también se plasmó en las conmemoraciones. Así, no resulta extraño que fuese en la década de 1840 cuando la festividad del 20 de enero tuvo su mayor popularidad, opacando incluso al 18 de septiembre. No fueron pocos quienes repararon en el uso político de la conmemoración de parte del primer mandatario, ya que permitía legitimar el sustrato simbólico de quien detentaba el poder en el país. Como se interrogaba El Progreso en 1850, si la única festividad nacional era el 18 de septiembre: «¿Por qué se hace una excepción a favor del aniversario de Yungay? ¿Será porque el vencedor ocupa la Presidencia de la República? ¡Cuándo llegaremos a convencernos de que delante de la ley no hay títulos ni personas que puedan levantar la cabeza más alta que ella27!».

  • 28 Desmadryl, Galería nacional, pp. 223-224.
  • 29 Suplemento al Ferrocarril, 21 octubre 1866.

18Por eso, pese a su década como mandatario, su imagen posterior estuvo más bien ligada a su carácter guerrero que político. De hecho, en la escueta biografía que se le dedicó en la Galería Nacional, una suerte de panteón heroico-iconográfico de Chile, apenas dos líneas hacen referencia a su presidencia, centrándose el resto del texto en su dimensión netamente militar28. En eso se insistió de hecho en su muerte, en octubre de 1866, subrayando que su ascensión al panteón heroico de la República había sido posibilitada fundamentalmente por la victoria en Yungay29. Esa fue la forma, además, en que fue inmortalizada su figura en el tardío monumento en su honor que se inauguró recién en 1937.

Nuevos modelos para un nuevo conflicto: el «héroe colectivo» y el «héroe mártir»

19La guerra del Pacífico (1879-1884) fue el conflicto internacional más importante del siglo xix chileno, no solo por la amplia movilización social de la que fue acompañada, sino también por la incorporación de extensos y ricos territorios al Estado chileno, alterando también el equilibrio geoestratégico de la región. La guerra impactó de forma significativa la conformación del imaginario chileno, proporcionando nuevas gestas, efemérides y narrativas en torno a la nación, además de renovar el panteón nacional no solo por su ampliación cuantitativa, sino, sobre todo, por la eclosión de nuevos modelos de heroificación. En efecto, a diferencia del conflicto contra la Confederación, donde el patrón de heroificación residió en la exaltación individual de figuras victoriosas, en la guerra iniciada en 1879 se realzaron, por el contrario, el valor colectivo y las figuras sacrificiales. El «héroe colectivo» y el «héroe mártir», en este sentido, hegemonizaron los relatos en torno a la heroicidad nacional.

  • 30 Cid, 2009, pp. 221-254.

20En un contexto de movilización militar inédita, el esfuerzo bélico significó una exaltación de la idea de nación en armas, demandando a los productores culturales del nacionalismo chileno la invención de nuevos arquetipos que otorgasen sentido a dicho esfuerzo. Aquí resultó fundamental la función simbólica de los héroes, pues la polisemia asociada a sus figuras permitía la elaboración de narrativas patrióticas que justificasen la exigencia social de estar dispuesto a matar y morir en nombre de la nación. Así, la idea del heroísmo colectivo se posicionó como el discurso con mayor potencial de aceptación social. En este escenario, se elaboró por primera vez la idea de un héroe colectivo para la nación, que encarnaría las virtudes de la misma: el roto30.

  • 31 Mc Evoy, 2012, pp. 73-92.
  • 32 Balibar, 1991, pp. 149-156.

21La guerra contribuyó a reformular la idea de nación. Ésta se racializó, como un mecanismo simbólico que permitía apelar a la unidad profunda de la nación en contraposición a la heterogeneidad étnica de sus adversarios. Fue, de hecho, en este contexto cuando se consolidó el sintagma «raza chilena» que aludía al particular mestizaje nacional, con virtudes especialmente aptas para la guerra31. Así, el conflicto posibilitó la articulación de lo que Balibar denomina como «etnicidad ficticia», la noción de que a cada Estado-nación le corresponde una raza singular, única dentro del concierto de las naciones32.

  • 33 Vicuña Mackenna, Benjamín, «El roto de Chile y su cuna histórica», El Nuevo Ferrocarril, 9 diciembr (...)
  • 34 «El roto chileno», El Mercurio, 26 octubre 1879.
  • 35 Rodríguez, Zorobabel, «En Pisagua como siempre», El Independiente, 13 noviembre 1879.

22Hasta entonces el vocablo roto se utilizaba para referenciar a los sectores populares con un sentido despectivo. En la guerra del Pacífico, por el contrario, pasó a predominar en su carga semántica el contenido racial, lo que permitía oponerlo a estereotipos raciales de las naciones vecinas, los cholos y los cuicos. El roto fue concebido como un nuevo héroe colectivo, en tanto representaba al mestizaje nacional, pero también porque según Benjamín Vicuña Mackenna, solo el contexto de guerra permitía silenciar la dimensión clasista de este ícono y presentarlo como un héroe, pues el roto guerrero «es el único tipo que acepta la historia como emblema nacional33». Así, El Mercurio exaltó su figura, afirmando su heroísmo innato tanto en tiempos de paz como de guerra, agregando: «¡Dichoso país el que tiene, para su defensa, hijos como el roto chileno34!». Zorobabel Rodríguez, por su parte, sostuvo que racialmente el roto estaba mejor dispuesto para la guerra, al poseer «gérmenes de virtudes militares de primer orden», fruto del mestizaje español-mapuche, realizando un llamado a erigir un monumento que rezase «Chile a sus rotos35».

  • 36 Allende, Poesías populares, pp. 58-63; «La canción de los rotos», El Ferrocarril, 14 enero 1880; Ph (...)

23La conformación de la imagen del roto como héroe colectivo se produjo en una dinámica dialogal entre la elite y el mundo popular, de negociación partir de una base de discursos y estereotipos de sustrato popular que estructuraron los discursos más articulados de la elite. El roto presentaba un potencial de identificación mayor que hacía posible su socialización como ícono nacional en el mundo popular. Desde ese espacio, los aportes de Juan Rafael Allende fueron centrales. En sus Poesías populares (10.000 ejemplares circularon durante la guerra), Allende destacó las cualidades físicas del roto, y rasgos morales como la humildad, generosidad, empatía, su espíritu aventurero y patriotismo innato, un aspecto en lo que hubo acuerdo transversal36.

  • 37 Osandón Planet, Eduardo, «Pobres rotos», La Acción, 20 diciembre 1879.

24Con todo, y evidenciando su carácter contestable, las representaciones del roto se fueron complejizando a medida que transcurrió el conflicto. Si bien el patriotismo se rescató como su rasgo intrínseco, su filiación con su humilde origen social se mantuvo, y entró en conflicto con el discurso nacional. Ya durante la guerra se podía apreciar esta tensión, en la que el patriotismo innato atribuido a los rotos era una forma de explicitar críticas a la elite. Eduardo Osandón Planet afirmó que el heroísmo del roto era prontamente olvidado por la elite, cuyo ejemplo, no obstante, debía inspirarla: «Roto, tu fotografía debería estar en la sala de deliberaciones de tus representantes en el Congreso […] Roto, tú debieras ser reproducido en monumentos que atestigüen tu grandeza, para que nadie, ni en sus ratos de ocio te pierda de vista y deje de inspirarte en ti37».

  • 38 «Estatua al soldado chileno», El Ferrocarril, 9 octubre 1888.

25Así, un ícono bifronte como el roto multiplicaba las lecturas sobre la nación que se podían realizar en su nombre. La ambigüedad constitutiva de este héroe colectivo, a medio camino entre ícono nacional y símbolo de clase, resultó del todo evidente cuando en la posguerra la «cuestión social» se agudizó. En 1888, durante la inauguración del monumento erigido en su honor en el barrio Yungay, del escultor Virginio Arias, estos discursos se superpusieron. Según el regidor municipal José María Benítez, el monumento habría de recordar «las virtudes guerreras, la indomable energía y sublime amor a la patria del hombre del trabajo, del desheredado de la fortuna, del humilde hijo del pueblo, de aquel que con su heroísmo sin ejemplo ha convertido un apodo que pudo ser agraviante en otro tiempo, en el más noble timbre de gloria y de honor al roto chileno». En una línea similar, el intelectual Enrique Nercasseau invitó a que «la glorificación del servidor humilde, del héroe oscuro, sin nombre y sin familia, pero esforzado y grande, sea el principio de la era de justicia para con el pueblo»38.

  • 39 «El paso de las Termopilas», El Estandarte Católico, 17 julio 1882.

26Por estas mismas circunstancias, el roto como héroe colectivo fue una figura tensionada. A mediados de 1882 la guerra irregular en la sierra peruana proporcionó un nuevo hito que permitiría la elaboración de un relato en torno al heroísmo colectivo que clausuraba el cuestionamiento clasista. El combate de la Concepción (9-10 de julio de 1882), en que murieron los 77 soldados del batallón Chacabuco, frente a una fuerza cercana a los 1.800 hombres —entre tropas de línea y montoneras indígenas— permitía vincular la idea de un heroísmo colectivo que superaba barreras de clase, regionales, etarias y políticas, con la del martirio. El Estandarte Católico, por ejemplo, exaltó la voluntad colectiva de luchar en inferioridad numérica en lugar de rendirse, en una acción que permitía evocar el sacrificio espartano en las Termópilas39.

  • 40 Mc Evoy, 2011, pp. 157-228.
  • 41 «Inauguración del Templo de la Gratitud Nacional», El Mercurio, 22 mayo 1883.

27El proceso de heroificación del grupo de la Concepción tuvo un momento clave en mayo de 1883, en la inauguración del Templo de la Gratitud Nacional, erigido para reconocer la ayuda divina a la causa chilena, según afirmaba el «nacionalismo católico» articulado durante el conflicto40. En una cripta instalada en el altar se colocaron, como reliquias patrias, los corazones de los oficiales del batallón Chacabuco Ignacio Carrera Pinto, Arturo Pérez Canto, Julio Montt y Luis Cruz Martínez, a cuyo costado estaban grabados los nombres de todos los muertos chilenos de la guerra. Según Vicuña Mackenna esa era la forma de homenajear el «heroísmo de los que no se rinden», aquel «nuevo emblema de Chile» que debía alentar «otros heroísmos, y tal vez nuevos y gloriosos sacrificios»41.

  • 42 Vicuña, 2009.
  • 43 Vicuña Mackenna, El Álbum de la gloria de Chile, vol. 2, pp. 365-378.

28Ese año el mismo Vicuña Mackenna, el más consumado creador historiográfico de héroes patrios42, elaboró un relato que contribuía a dotar de coherencia las desperdigadas narraciones en torno al valor nacional durante la guerra: el Álbum de la gloria de Chile. Publicado en dos volúmenes entre 1883 y 1885, e ilustrado por Luis Fernando Rojas, el texto perfiló los rasgos biográficos de más de un centenar de personajes tipificados como héroes, todo dentro de un contexto literario poblado de anécdotas y moralejas que permitiesen al lector comprender por qué el triunfo chileno se debía al valor y heroísmo de sus ciudadanos. Vicuña Mackenna presentaba una nación inclusiva —sin fisuras clasistas, regionales, religiosas, etarias, de género o políticas— perfilando por medio de la escritura biográfica a Chile como una comunidad de destino que trascendía cualquier particularismo, exaltando el heroísmo colectivo de la nación graficado, en el grupo de la Concepción, que «de capitán a tambor» habían luchado mancomunadamente hasta la muerte por la patria43.

  • 44 Sater, 1973.
  • 45 «Proclama», Boletín de la Guerra del Pacífico, 1 junio 1879.
  • 46 Sater, 1973, p. 48.

29Si en el Álbum Vicuña Mackenna exaltó el heroísmo colectivo, también enfatizó el valor individual. Como era de esperarse, la biografía más extensa y laudatoria fue la de Arturo Prat. No podía ser de otra forma, si se pondera la magnitud del culto al capitán de la Esmeralda, elevado a la categoría de «santo secular», según muestra el clásico estudio de Sater44. El impacto que provocó en la sociedad chilena la muerte de Prat en el combate naval de Iquique (21 de mayo de 1879) fue inmediato. Eulogio Altamirano no dudó en señalar exultante que «la historia del mundo no registra un hecho más brillante, ni siquiera igual45». Como sintetizaría un observador peruano «Los chilenos han perdido la cabeza. Se ha convertido en idólatras de una nueva religión que se llama Prat46».

  • 47 Cid, 2011b, pp. 75-113; Grez, El combate homérico; Vicuña, Biografía completa de Arturo Prat; Salga (...)
  • 48 Ibarra, 2012, pp. 77-101.
  • 49 Van Ypersele, 2006, p. 151.
  • 50 Vicuña Mackenna, El Álbum de la gloria de Chile, vol. 1, pp. 99-127.
  • 51 Pardo, Francisco, «Prat guiado por el genio de la patria. Alegoría (Cuadro del señor Cosme San Mart (...)

30El culto a Prat se expresó en todos los niveles imaginables. Desde aspectos formales como la pintura de historia, biografías, cantos épicos y monumentos (en 1886 en Valparaíso, en 1910 en Iquique), hasta la proliferación del topónimo Prat en las ciudades del país, la antroponimia, y el uso comercial de la figura del héroe en diversos productos47. Por eso no resulta extraña la forma en que Vicuña Mackenna canonizó su figura dentro del Álbum, en un registro cercano a una verdadera «hagiografía republicana48». Reflejando el carácter teleológico de las narrativas heroicas, que reinterpretan el pasado para acentuar la condición de inevitabilidad del destino del prócer49, el historiador sostuvo que «desde el pañal al sudario» Prat había tenido una vida que hasta en el «más nimio de los detalles» reflejaba la unidad moral de un hombre superior. Por esas cualidades superlativas Prat era el tipo ideal del «heroísmo genuino», aquel «heroísmo del deber» digno de admiración universal. Así, el capitán chileno estaba a la altura de «un verdadero semi-dios de la antigüedad50». En 1883 Cosme San Martín recogió como nadie esta sensibilidad, con su Prat guiado al sacrificio por el genio de la patria, exhibida con éxito en 1886. El crítico Francisco Pardo felicitó al pintor por escoger la alegoría como el único registro estético capaz de representar la magnitud del sacrificio de Prat, en el momento en que había escalado «el cielo de la inmortalidad» para convertirse ante los chilenos «en un semi-dios51» (ver fig. 1, p. 68).

Fig. 1.— Cosme San Martín, Prat guiado al sacrificio por el genio de la patria, c. 1883

Fig. 1.— Cosme San Martín, Prat guiado al sacrificio por el genio de la patria, c. 1883

© Museo Histórico Nacional, Santiago de Chile

  • 52 Smith, 1998, p. 73.
  • 53 Mock, 2012.
  • 54 «La fiesta de hoy», El Mercurio, 21 mayo 1888.

31Si Prat había alcanzado ese sitial dentro del imaginario heroico de la guerra era justamente porque había encarnado como nadie el ideal de «abnegación heroica por la comunidad52». La exaltación de la idea sacrificial, vinculada a la idea del «héroe mártir», alcanzó un lugar hegemónico en ese contexto, permitiéndonos entender el enaltecimiento paradojal de figuras derrotadas militarmente —como lo fue Prat, pero también Bolognesi desde el lado peruano— pero que expresarían la idea de estar dispuesto a ofrendar la vida si así lo exigen las circunstancias. Como afirma Mock, con frecuencia el nacionalismo recurre a símbolos de derrota para articular su retórica legitimadora, pues como religión civil requiere de figuras totémicas que encarnen la idea sacrificial en aras de la comunidad, que se identificaría de forma vicaria con quienes han entregado su vida por la patria53. Por eso cuando en mayo de 1888 se inhumaron al pie del monumento erigido en Valparaíso los restos del capitán de la Esmeralda, junto a los de Ignacio Serrano y Juan de Dios Aldea, El Mercurio señaló que con aquel «sacrificio más noble, más alto, y más digno de respeto universal», Arturo Prat dejaba de ser solamente «un hombre» y se convertía «simplemente en una religión, en una consigna implacable y sublime, en la personificación más alta y más gloriosa del deber militar cumplido»54.

Los usos cohesionadores de los héroes: socialización nacionalista en un período de cambio y crisis

  • 55 Castel, 1997, p. 5.
  • 56 Barr-Melej, 2001; Subercaseaux, 2007.
  • 57 Gazmuri, 1981, pp. 33-54.

32La guerra del Pacífico terminó en 1884, año donde hizo su aparición en el debate público chileno el sintagma «cuestión social», fenómeno descrito por Robert Castel como aquel momento nodal en el que «una sociedad experimenta el enigma de su cohesión y trata de conjurar el riesgo de su fractura55». En ese momento, que se prolongó hasta las tres primeras décadas del siglo xx, diversos sectores de la sociedad chilena intentaron conjurar el riesgo de la fractura social apelando a los valores del pasado y al nacionalismo en tanto ideología cohesionadora, que devino en hegemónica en ese período56. Por un lado, la visión hacia el pasado, siempre selectiva e idealizada, apeló a los momentos bélicos del siglo xix como una cantera prolífica de exempla virtutis, que era preciso socializar entre la población con el propósito de reinstalar aquellos valores supuestamente olvidados que, por lo mismo, tenían al país en decadencia57.

  • 58 Id., 2001.

33La prolífica «literatura de la crisis», expresada en ensayos y novelas58, subrayó con desazón el cúmulo de elementos que paradójicamente desde el triunfo en la guerra del Pacífico habían sumido al país en un espiral de decadencia: la crisis política que culminó en la sangrienta guerra civil de 1891, la elitización de la política parlamentarista, la dependencia económica, el recrudecimiento de la «cuestión social» y el simultáneo proceso de aristocratización de la elite fruto de la bonanza económica salitrera, fueron algunos de los tópicos recurrentes esbozados en la esfera pública en el cambio de siglo.

  • 59 «Dieciocho de septiembre», El Diario Ilustrado, 18 septiembre 1909.
  • 60 Serrano, Ponce de León, Rengifo, 2012.
  • 61 Muñoz, José H., «El patriotismo en la escuela», Revista de Instrucción Primaria, 1 diciembre 1893, (...)

34En ese contexto, el fomento del culto a los héroes, nunca tan importante como en momentos de crisis, evidenció su potencial para exaltar el patriotismo. Para eso los héroes cumplían una función social evidente, según un diario: «Ellos levantan las almas a mayores aspiraciones, fortifican el amor de la patria y muestran el camino del sacrificio que redime y ennoblece59». Quienes más insistieron en rescatar esas dimensiones de los próceres fueron los intelectuales vinculados a la educación, espacio concebido en la época como el más relevante para llevar a cabo la tarea de socialización cívico-patriótica60. Según José H. Muñoz, subdirector de la Escuela Normal de Preceptores de Santiago, era preciso multiplicar los medios para difundir «el patriotismo en la escuela», dentro de los cuales recomendaba la lectura de narraciones épicas que describieran «el valor, la audacia, la temeridad, la astucia, la prudencia, la grandeza del alma de los héroes», así como la visita de «los lugares que han servido de escena a los grandes hechos de armas»61.

  • 62 Colombo, Romildo, «Discurso patriótico pronunciado el 21 de mayo», La Enseñanza, 1, 1902, pp. 109-1 (...)

35La resemantización cívica de los héroes militares, un proceso crucial de la posguerra, se inscribía dentro de una tendencia que buscaba diseminar en la población escolar las virtudes de los próceres, dentro de las cuales el cumplimiento del deber resaltaba sobre todas ellas. Tal como señalaba en 1902 Romildo Colombo en la conmemoración del 21 de mayo, la educación debía fomentar el culto a los próceres, pues «un niño que admira a los héroes de la patria, también será un héroe». El «ejemplo de Prat», en este sentido, resultaba clave para despertar la admiración en la niñez y juventud: siguiéndolo «llegaréis a ser buenos ciudadanos y aprenderéis a cumplir con vuestro deber», invitaba62.

36En el terreno conmemorativo, el 21 de mayo fue la festividad más importante en la memoria colectiva del conflicto. Aunque en ciudades como Valparaíso e Iquique las ceremonias se efectuaban casi de forma ininterrumpida en el período aquí estudiado, la oficialización nacional de la conmemoración adquirió significación en 1897. Ese año el Ministerio de Educación estableció la fecha como día festivo para los escolares, con instrucciones especiales que incluían la elaboración de poemas, desfiles públicos, romerías a lugares históricos y tareas ad hoc para homenajear a los héroes. En 1915 el Congreso decretó el 21 de mayo como feriado nacional, celebración potenciada desde 1926 cuando se le añadió a dicha fecha un elemento cargado de simbolismo republicano: la cuenta pública anual del presidente.

  • 63 Gillis, 1994.

37La institucionalización del culto a Prat por medio del despliegue de estas verdaderas «políticas de memoria63» desde el aparato oficial no debería llevarnos a simplificar la agencia de los procesos de heroificación aquí examinados, ni tampoco los mecanismos utilizados en su promoción. Como hemos observado en diversas ocasiones en estas páginas, los «fabricantes de héroes» fueron diversos en el período aquí examinado: historiadores como Benjamín Vicuña Mackenna; profesores como José Bernardo Suárez o José H. Muñoz; periodistas como Vicente Reyes, Ventura Blanco o Zorobabel Rodríguez; poetas como Andrés Torres, Juan Rafael Allende y Vicente Grez; escultores como Virginio Arias, Guillermo Córdoba y Rebeca Matte; pintores como Thomas Somerscales, Nicolás Guzmán y Cosme San Martín; dibujantes como Narciso Desmadryl y Luis Fernando Rojas; sacerdotes como Ramón Ángel Jara o Clovis Montero, y ex-combatientes como Domingo Toro Herrera, entre otros. Del mismo modo, los espacios de difusión y de culto heroico fueron variados (la prensa, las escuelas, las plazas, las iglesias, los museos, etc.) instancias que no solo poseían características distintivas, registros simbólicos y discursivos peculiares, sino también que interpelaban a públicos distintos, contribuyendo así a diseminar el proceso de construcción heroica entre audiencias más amplias. En síntesis, los esfuerzos por promocionar el culto heroico no se circunscribieron al ámbito estrictamente gubernamental, debiendo ser examinado este fenómeno más que como una imposición unidireccional desde el Estado, como una negociación permanente entre la esfera oficial y el marco de la sociedad civil, entre el contexto nacional y el local.

  • 64 Méndez Notari, 2004.
  • 65 Winter, Sivan, 1999, pp. 6-10.

38A inicios del siglo xx uno de los principales grupos de interés dentro de la sociedad civil cuya atención fue el fomento del culto a los héroes de la guerra fueron los mismos veteranos. El asociacionismo de los ex-combatientes, que no solo respondía a la necesidad de solidaridad grupal sino también al deseo de reposicionar el conflicto de 1879 como el episodio nodal en la historia reciente del país64, se expresó tanto en su destacada presencia en cuanta actividad conmemorativa se llevara a cabo como en la agencia de procesos de elaboración de narrativas de memoria. En este escenario, el concepto de «remembranza colectiva» resulta pertinente, en tanto alude a una construcción mnemónica diferente a la estatal, apuntado más bien a la necesidad individual de compartir en público las vivencias de una experiencia tan impactante como la guerra65.

  • 66 Boletín eclesiástico, 18, 1911, p. 193.
  • 67 Montero, «Oración patriótica pronunciada en la Catedral de Santiago», p. 60.

39El resurgimiento del culto a los héroes de la Concepción es un ejemplo ilustrativo de este problema. Desde el Templo de la Gratitud Nacional los corazones de los 4 oficiales del batallón Chacabuco fueron trasladados en 1901 al Museo de Historia Militar, donde permanecieron por una década. En 1911, en medio de la atmósfera nacionalista del centenario, los miembros de la Liga Patriótica Militar —organización de militares, oficiales en retiro y veteranos de guerra— pidieron al arzobispo de Santiago el traslado de los corazones a la catedral, para que allí «sean exhibidos a perpetuidad en un local donde sean entregados al respeto de sus ciudadanos y bajo la guarda de la iglesia, dispensadora de las bendiciones de Dios sobre los que caen noble y heroicamente en defensa de la patria66». En uno de los discursos pronunciados en la multitudinaria ceremonia, el presbítero Clovis Montero interpeló a los alumnos y cadetes presentes a seguir el ejemplo sacrificial de los jóvenes del batallón Chacabuco en 1882: «Aprended, oh jóvenes, las enseñanzas de las generaciones pasadas, contagiaos con el heroísmo de estos corazones, inflamaos con el fuego de su amor, y si mañana la Patria os llama a defenderla, no vaciléis un instante y dejadlo todo, familia, riquezas, comodidades, para tomar un fusil y con él lanzaros por el camino que han seguido nuestros guerreros67».

40Los discursos pronunciados en la ocasión —definida por la prensa como una «apoteosis»— presentaron a los «mártires de la Concepción» como el epítome del sacrificio colectivo nacional. Si Prat individualizó este valor, siendo apropiada su figura por la Marina, el batallón Chacabuco personificó este valor en términos colectivos, encarnando la idea de nación en armas. Este posicionamiento del grupo de la Concepción dentro del imaginario heroico del conflicto, sugiero, desplazó paulatinamente a la figura del roto como encarnación del heroísmo colectivo en el siglo xx, en tanto contribuyó a impulsar la idea de nación con límites a los usos y abusos de su imagen. Permitía circunscribir las alusiones a su imagen en el marco de un nacionalismo cohesionador, cuestión que el roto no posibilitaba en tanto su semántica contenía una cuña clasista que fracturaba dicha pretensión aglutinadora.

41La abnegación colectiva representada por los 77 soldados chilenos quiso simbolizarse desde 1914 en la ceremonia a la cual quedaría vinculada su imagen: el juramento a la bandera. El uso de los «mártires de la Concepción» permitió unificar criterios conmemorativos y homogeneizar el calendario del ritual en el país, donde hasta entonces la actividad se realizaba indistintamente en cualquier fecha cargada de simbolismo patriótico. El discurso subyacente al ritual de juramento, en una lógica de ejército moderno y profesional, era inculcar en las conciencias de los nuevos reclutas que, al igual que lo habían hecho esos jóvenes el 9 de julio de 1882, la nación estaba por encima de todo y merecía la ofrenda de las vidas, si era necesario.

  • 68 Rojas Flores, 2004, pp. 76-78.
  • 69 «Fiesta a la bandera en homenaje al Ejército de Chile», Revista de Educación Nacional, 18, 1917, p. (...)

42Lo interesante es que el ritual de juramento a la bandera no estuvo circunscrito, al menos en la década de 1910, al espacio militar. Como ha señalado Jorge Rojas Flores, las escuelas públicas, probablemente uno de los laboratorios más formidables de experimentación nacionalista en la época, también adoptaron este ritual hacia la misma fecha68. El símbolo de la bandera, en este caso, resultaba particularmente propicio, según aclaró en su momento el Ministro de Instrucción Pública Pedro F. Iñíguez, para expresar la lealtad hacia los valores eternos y trascendentes de la nación. Según sus palabras al inaugurar una de estas ceremonias: «Los hombres pasan. Queda Chile. Su símbolo es la bandera69».

  • 70 «El monumento a los héroes de la Concepción», El Diario Ilustrado, 18 marzo 1923.
  • 71 Cámara de Diputados, 24ª sesión ordinaria, 26 julio 1911, p. 788.
  • 72 Cámara de Diputados, 24ª sesión ordinaria, 26 julio 1911, p. 789.

43Un nacionalismo sin fisuras, sin individualidades, eso era lo que representaban los héroes de la Concepción. Tal fue la idea que defendió Joaquín Walker Martínez cuando sugirió levantar un monumento en su honor en 1911. El monumento debía ser abstracto, pues la acción heroica era colectiva. No debía enfatizarse «el coraje individual, sino la apoteosis de su raza». Era preciso, entonces, levantar «un monumento a la idea, al heroísmo colectivo»70. Sin embargo, en las discusiones parlamentarias de 1911 relativas a este problema, así como se reflejó la función social de los héroes y la necesidad de su culto para «mantener siempre vivo y siempre latente el sentimiento patriótico de nuestra raza», según Alessandri Palma71, también se puso en evidencia la tensión entre lo nacional y lo local, entre la glorificación colectiva y la reformulación local por medio del concepto de «hijo ilustre». Esto fue lo que afirmó el diputado Manuel José Correa cuando solicitó al Congreso la autorización para levantar en Curicó «un monumento que perpetúe el recuerdo de uno de sus hijos más esclarecidos, el héroe de la Concepción, Luis Cruz72».

  • 73 «Curepto», El Ferrocarril, 4 octubre 1883; El Taller Ilustrado, 20 julio 1885.
  • 74 El Nuevo Ferrocarril, 8 noviembre 1880.
  • 75 Cid, 2013, pp. 220-222.

44Esta dinámica entre lo nacional y local tenía su propia historia a propósito del homenaje escultórico a las figuras heroicas. Desde el pequeño busto en homenaje al prócer local de Curepto, Víctor Letelier (1883), al más elaborado monumento al regimiento Atacama en Copiapó (1885)73, por ejemplo, los reclamos de las comunidades locales respecto a la heroicidad de sus propios coterráneos fueron a la par de los intentos de establecer narrativas heroicas de carácter nacional. En ese sentido, los intentos de apropiarse de la figura de Prat fueron diversos. Obviando el caso de Valparaíso, «lugar de memoria» oficial de su culto, tanto en su nacimiento como en su muerte, Prat buscó ser incorporado dentro de discursos heroicos locales. Así, mientras que ya en 1880 la pequeña localidad de Quirihue levantó una modesta escultura para homenajear a su hijo más ilustre74, en medio de las celebraciones del centenario fue inaugurado en Iquique un monumento para conmemorar al muerto más glorioso de sus mares, donde anualmente se realizaba una romería al lugar del hundimiento de la Esmeralda75.

  • 76 «Monumento a los héroes de la Concepción», El Mercurio, 23 abril 1912.
  • 77 «La ciudad de Curicó y el monumento a Luis Cruz M.», La Alianza, 6 octubre 1912.
  • 78 «Luis Cruz. La apoteosis del héroe», La Alianza, 8 octubre 1912.

45En el caso de los héroes de la Concepción, la tensión entre lo nacional y lo local fue evidente. Mientras que en abril de 1912 el Ministro del Interior Ismael Tocornal establecía una comisión liderada por el coronel Domingo Toro Herrera —líder de la Liga Patriótica Militar— para recolectar fondos en el país que se sumasen a los $60.000 erogados por el Congreso76, en Curicó por medio de una suscripción popular —«sin pedirle nada al gobierno»— se erigía en octubre un monumento a Luis Cruz, obra de Guillermo Córdoba. La idea no solo era homenajear al «hijo ilustre» de la ciudad, sino también afirmar «con honra su personalidad de ciudad culta y progresista entre las principales de la república77». El joven curicano había sido «un prototipo moral perfecto, un ideal de soldado-ciudadano[; d]e humilde muchacho fue ascendiendo paulatinamente a modelo de estudiante, de guerrero y de héroe», pues había cultivado una de las virtudes patrióticas más necesarias en la juventud: el «cumplimiento del deber»78.

  • 79 «Para los héroes de La Concepción», El Mercurio, 18 agosto 1912.
  • 80 Voionmaa, 2004, vol. 1, pp. 146-148.

46Pese al entusiasmo inicial en torno a la construcción del monumento a los héroes de la Concepción, el proceso demandó cerca de una década. La idea original dentro de los promotores de la actividad era ambiciosa. Ésta consistía en la construcción de un gigantesco monumento en el centro de Santiago, «un panteón de héroes», en cuyos cuatro vértices se erigirían figuras escultóricas destinadas «a conmemorar cada uno de los cuatro grandes ciclos gloriosos de nuestra historia»: la Conquista, la Independencia, la guerra contra la Confederación y la guerra del Pacífico. Coronando el monumento se encontraría «una alegoría bastante clara de aquel hecho grandioso de la Concepción, que tanto relieve debe alcanzar entre nuestras glorias patrias»79. Aunque el monumento no se llevó a cabo con la fastuosidad imaginada por Toro Herrera, sí representó el heroísmo colectivo del batallón Chacabuco bajo el signo de la alegoría. La obra encargada a la escultora Rebeca Matte en 1918, inaugurada en marzo de 1923, hacía abstracción de las individualidades y forjaba en bronce la idea del heroísmo colectivo, en un registro estético próximo a lo «sublime80» (ver fig. 2, p. 75).

Fig. 2.— Rebeca Matte, «Los héroes de la Concepción», 1923, Santiago de Chile

Fig. 2.— Rebeca Matte, «Los héroes de la Concepción», 1923, Santiago de Chile

Fotografía del autor

  • 81 «El homenaje de ayer a los héroes de La Concepción», El Mercurio, 19 marzo 1923.

47Esa era la mejor forma de representar tanto el sacrificio colectivo como la trascendencia de la causa de la nación. Esta era, según declamó en la multitudinaria ceremonia inaugural el Ministro Jorge Andrés Guerra, una comunidad de destino que no conocía limitaciones temporales ni clasistas. El culto a los héroes del pasado servía no solo «para ejemplo y guía de las generaciones del porvenir», sino que también permitía graficar el vínculo profundo de la nación, como lo demostraba el homenaje mismo a una de sus instituciones más fundamentales: «un solo impulso conmueve hoy a Chile entero; y aquí están: su primer Mandatario, sus legisladores, su sociedad, su pueblo, rendidos todos ante el recuerdo de las glorias de su Ejército81».

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Alberdi, Juan Bautista, Biografía del jeneral don Manuel Bulnes, Santiago, Imprenta Chilena, 1846.

Allende, Juan Rafael, Poesías populares de «El Pequén», Santiago, Imprenta de Meza Hermanos, 1911.

Barrena, Antonio, Vida de un soldado. Desde la toma de Valdivia (1820) a la victoria de Yungay (1839), Santiago, RIL, 2009.

Desmadryl, Narciso, Galería nacional, o colección de biografías i retratos de hombres célebres de Chile, Santiago, Imprenta Chilena, 1854.

Grez, Vicente, El combate homérico, Valparaíso, Imprenta de la Patria, 1880.

Montero, Clovis, «Oración patriótica pronunciada en la Catedral de Santiago, el 9 de julio de 1911, en la traslación de los corazones de los héroes de la Concepción», dans Luis Guillermo Márquez (ed.), Antología de oradores y escritores chilenos [1911], t. II: Oradores sagrados, Valparaíso, Imprenta Victoria, 1926, pp. 54-60.

Torres, Andrés, Canto a la Campaña del Ejército Chileno Libertador del Perú, en 1838 y principios de 1839, Santiago, Imprenta y Litografía del Estado, 1839.

Vicuña Mackenna, Benjamín, El Álbum de la gloria de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1883-1885.

Las Dos Esmeraldas, Santiago, Imprenta de Rafael Jover, 1879.

Miscelánea: colección de artículos, discursos, biografías, impresiones de viaje, ensayos, estudios sociales, económicos, etc. 1849-1872, Santiago, Imprenta del Mercurio, 1872.

Vicuña, Bernardo, Biografía completa de Arturo Prat, Valparaíso, Imprenta del Mercurio, 1879.

Bibliografía

Anderson, Benedict (1993), Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y difusión del nacionalismo, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.

Balibar, Étienne (1991), «La forma nación: historia e ideología», en Immanuel Wallerstein y Étienne Balibar, Raza, nación y clase, Madrid, IEPALA, pp. 135-167.

Barr-Melej, Patrick (2001), Reforming Chile. Cultural politics, nationalism and the rise of the middle class, Chapel Hill, Univ. of North Carolina Press.

Barros Arana, Diego (1905), Un decenio de la historia de Chile (1841-1851), Santiago, Imprenta Universitaria.

Brunk, Samuel, Fallaw, Ben (2006), Heroes and hero cults in Latin America, Austin, University of Texas Press.

Burke, Peter (1997), Varieties of Cultural History, Ithaca, Cornell Univ. Press.

Castel, Robert (1997), Las metamorfosis de la cuestión social, Buenos Aires, Paidós.

Centlivres, Pierre, Fabre, Daniel, Zonabend, Françoise (dir.) [1999], La fabrique des héros, París, Maison des Sciences de l’Homme.

Cid, Gabriel (2009), «Un ícono funcional: la invención del roto como símbolo nacional, 1870-1888», dans Gabriel Cid y Alejandro San Francisco (eds.), Nación y Nacionalismo en Chile. Siglo xix, Santiago, Centro de Estudios Bicentenario, t. I, pp. 221-254.

(2011a), La Guerra contra la Confederación. Imaginario nacionalista y memoria colectiva en el siglo xix chileno, Santiago, Ediciones Universidad Diego Portales.

(2011b), «Arte, guerra e imaginario nacional: la Guerra del Pacífico en la pintura de historia chilena, 1879-1912», dans Carlos Donoso y Gonzalo Serrano (eds.), Chile y la Guerra del Pacífico, Santiago, Universidad Andrés Bello/Centro de Estudios Bicentenario, pp. 75-113.

(2013), «Nacionalizando memorias periféricas: conmemoraciones y nacionalismo chileno en las regiones de Antofagasta y Tarapacá 1879-1910», História Unisinos, 17 (3), pp. 216-227.

Collier, Simon, Sater, William F. (1998), «Una época clave en Chile (1918-31). Lo que dice la historiografía y lo que no dice todavía», Boletín de Historia y Geografía, 14, pp. 39-52.

Earle, Rebecca (2007), The Return of the Native: Indians and Myth-Making in Spanish America, 1810-1930, Durham, Duke University Press.

Gazmuri, Cristián (1981), «La idea de decadencia nacional y el pensamiento político conservador chileno en el siglo xx», Estudios Sociales, 28-29 (2-3), pp. 33-54.

(2001), El Chile del centenario, los ensayistas de la crisis, Santiago, Instituto de Historia Pontificia Universidad Católica de Chile.

Gillis, John R. (1994), Commemorations: The Politics of National Identity, Princeton, Princeton University Press.

Góngora, Mario (1981), Ensayo histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos xix y xx, Santiago, Ediciones La Ciudad.

Ibarra, Patricio (2012), «Hagiografías republicanas: ciudadanos y guerreros en el Álbum de la Gloria de Benjamín Vicuña Mackenna», Bicentenario, 11 (1), pp. 77-101.

INAPI (2010), Historia gráfica de la propiedad industrial en Chile, Santiago, INAPI.

Malešević, Siniša (2010), The Sociology of War and Violence, Cambridge, Cambridge University Press.

Mc Evoy, Carmen (2011), Guerreros civilizadores. Política, sociedad y cultura en Chile durante la Guerra del Pacífico, Santiago, Ed. Universidad Diego Portales.

Mc Evoy, Carmen (2012), «Civilización, masculinidad y superioridad racial: una aproximación al discurso republicano chileno durante la Guerra del Pacífico (1879-1884)», Revista de Sociologia e Política, 20 (42), pp. 73-92.

Méndez Notari, Carlos (2004), Héroes del silencio. Los veteranos de la Guerra del Pacífico (1884-1924), Santiago, Centro de Estudios Bicentenario.

Mock, Steven J. (2012), Symbols of Defeat in the Construction of National Identity, Nueva York, Cambridge University Press.

Rojas Flores, Jorge (2004), Moral y prácticas cívicas en los niños chilenos, 1880-1950, Santiago, Ariadna.

Rojas Mix, Miguel (2005), «El imaginario nacional latinoamericano», dans Francisco Colom González (ed.), Relatos de nación. La construcción de las identidades nacionales en el mundo hispánico, Madrid, Iberoamericana - Vervuert, t. II, pp. 1155-1175.

Salgado, Alfonso (2010), «Memoria, heroicidad y nación. Monumentos, topónimos, estampillas, monedas y billetes en Chile, 1880-1930», Bicentenario, 9 (2), pp. 29-58.

Sater, William F. (1973), The Heroic Image in Chile: Arturo Prat, Secular Saint, Berkeley, University of California Press.

Sepúlveda, Isidro (1996), «La investigación del nacionalismo: evolución, temas y metodología», Espacio, Tiempo y Forma, 9, pp. 315-336.

Serrano, Sol, Ponce de León, Macarena, Rengifo, Francisca (2012), Historia de la educación en Chile (1810-2010), t. II: La educación nacional, 1880-1930, Santiago, Taurus.

Smith, Anthony D. (1998), «Conmemorando a los muertos, inspirando a los vivos. Mapas, recuerdos y moralejas en la recreación de las identidades nacionales», Revista Mexicana de Sociología, 60 (1), pp. 61-80.

Subercaseaux, Bernardo (2007), Historia de las ideas y la cultura en Chile, t. IV: Nacionalismo y Cultura, Santiago, Editorial Universitaria.

Van Ypersele, Laurence (2006), «Héros et héroïsation», en Id. (dir.), Questions d’histoire contemporaine : conflits, mémoires et identités, París, PUF, pp. 149-167.

Vicuña, Manuel (2009), Un juez en los infiernos. Benjamín Vicuña Mackenna, Santiago, Ed. Universidad Diego Portales.

Voionmaa, Liisa Flora (2004), Escultura pública: del monumento conmemorativo a la escultura urbana, Santiago 1792-2004, Santiago, Ocho Libros.

Winter, Jay, Sivan, Emmanuel (1999), War and Remembrance in the Twentieth Century, Cambridge, Cambridge University Press.

Haut de page

Notes

1 Góngora, 1981, pp. 7-12. Este artículo forma parte del proyecto Ecos-Conicyt C11H01, «Inventando héroes: naciones en busca de sí mismas (1808-1910)». Agradezco a Alfonso Salgado, Ignacio González y Nicolás Aracena el haberme proporcionado en distintos momentos datos y documentos afines a esta investigación.

2 Malešević, 2010, pp. 189-191.

3 Anderson, 1993, pp. 26-28.

4 Centlivres, Fabre, Zonabend (dir.), 1999, p. 3.

5 Van Ypersele, 2006, p. 165.

6 Sepúlveda, 1996, p. 324.

7 Rojas Mix, 2005, pp. 1156-1157.

8 Collier, Sater, 1998, pp. 40-41.

9 Cid, 2011a.

10 Burke, 1997, pp. 50-52.

11 «Corona marcial», El Boletín del Ejercito Unido Restaurador del Perú, 17 enero 1839.

12 Earle, 2007.

13 «Himno a la espléndida batalla de Yungay», El Mercurio, 3 abril 1839.

14 Torres, Canto a la Campaña del Ejército Chileno, pp. 11-12.

15 El Araucano, 29 noviembre 1839.

16 Reyes, Vicente, «La Sarjenta Candelaria», La Semana, 11 junio 1859.

17 Barrena, Vida de un soldado, p. 260.

18 «Avisos», El Progreso, 24 febrero 1849.

19 Reyes, Vicente, «La Sargenta Candelaria», La Semana, 11 junio 1859.

20 Vicuña Mackenna, Miscelánea, pp. 236-242.

21 «Candelaria Pérez», El Independiente, 30 marzo 1870.

22 Blanco, Ventura, «La Sargento Candelaria», La Estrella de Chile, 17 abril 1870.

23 El Araucano, 3 abril 1840; El Araucano, 23 agosto 1839.

24 Archivo Nacional de Chile, Fondo Sergio Fernández Larraín, vol. 58, pieza 140. Carta de vecinos de Larqui a Manuel Bulnes, 10 noviembre 1839.

25 Brunk, Fallaw, 2006, pp. 267-268.

26 Alberdi, Biografía del jeneral don Manuel Bulnes. Los datos señalados, donde deben sumarse los 500 pesos pagados al biógrafo, se mencionan en Barros Arana, 1905, t. II, p. 97.

27 El Progreso, 21 enero 1850.

28 Desmadryl, Galería nacional, pp. 223-224.

29 Suplemento al Ferrocarril, 21 octubre 1866.

30 Cid, 2009, pp. 221-254.

31 Mc Evoy, 2012, pp. 73-92.

32 Balibar, 1991, pp. 149-156.

33 Vicuña Mackenna, Benjamín, «El roto de Chile y su cuna histórica», El Nuevo Ferrocarril, 9 diciembre 1880.

34 «El roto chileno», El Mercurio, 26 octubre 1879.

35 Rodríguez, Zorobabel, «En Pisagua como siempre», El Independiente, 13 noviembre 1879.

36 Allende, Poesías populares, pp. 58-63; «La canción de los rotos», El Ferrocarril, 14 enero 1880; Phillips, Eduardo, «El roto», El Nuevo Ferrocarril, 26 octubre 1880.

37 Osandón Planet, Eduardo, «Pobres rotos», La Acción, 20 diciembre 1879.

38 «Estatua al soldado chileno», El Ferrocarril, 9 octubre 1888.

39 «El paso de las Termopilas», El Estandarte Católico, 17 julio 1882.

40 Mc Evoy, 2011, pp. 157-228.

41 «Inauguración del Templo de la Gratitud Nacional», El Mercurio, 22 mayo 1883.

42 Vicuña, 2009.

43 Vicuña Mackenna, El Álbum de la gloria de Chile, vol. 2, pp. 365-378.

44 Sater, 1973.

45 «Proclama», Boletín de la Guerra del Pacífico, 1 junio 1879.

46 Sater, 1973, p. 48.

47 Cid, 2011b, pp. 75-113; Grez, El combate homérico; Vicuña, Biografía completa de Arturo Prat; Salgado, 2010, pp. 36-42; Vicuña Mackenna, Las Dos Esmeraldas, pp. cxxvi-cxxvii; INAPI, 2010, respectivamente.

48 Ibarra, 2012, pp. 77-101.

49 Van Ypersele, 2006, p. 151.

50 Vicuña Mackenna, El Álbum de la gloria de Chile, vol. 1, pp. 99-127.

51 Pardo, Francisco, «Prat guiado por el genio de la patria. Alegoría (Cuadro del señor Cosme San Martín)», El Ferrocarril, 6 noviembre 1886.

52 Smith, 1998, p. 73.

53 Mock, 2012.

54 «La fiesta de hoy», El Mercurio, 21 mayo 1888.

55 Castel, 1997, p. 5.

56 Barr-Melej, 2001; Subercaseaux, 2007.

57 Gazmuri, 1981, pp. 33-54.

58 Id., 2001.

59 «Dieciocho de septiembre», El Diario Ilustrado, 18 septiembre 1909.

60 Serrano, Ponce de León, Rengifo, 2012.

61 Muñoz, José H., «El patriotismo en la escuela», Revista de Instrucción Primaria, 1 diciembre 1893, p. 215.

62 Colombo, Romildo, «Discurso patriótico pronunciado el 21 de mayo», La Enseñanza, 1, 1902, pp. 109-113.

63 Gillis, 1994.

64 Méndez Notari, 2004.

65 Winter, Sivan, 1999, pp. 6-10.

66 Boletín eclesiástico, 18, 1911, p. 193.

67 Montero, «Oración patriótica pronunciada en la Catedral de Santiago», p. 60.

68 Rojas Flores, 2004, pp. 76-78.

69 «Fiesta a la bandera en homenaje al Ejército de Chile», Revista de Educación Nacional, 18, 1917, p. 147.

70 «El monumento a los héroes de la Concepción», El Diario Ilustrado, 18 marzo 1923.

71 Cámara de Diputados, 24ª sesión ordinaria, 26 julio 1911, p. 788.

72 Cámara de Diputados, 24ª sesión ordinaria, 26 julio 1911, p. 789.

73 «Curepto», El Ferrocarril, 4 octubre 1883; El Taller Ilustrado, 20 julio 1885.

74 El Nuevo Ferrocarril, 8 noviembre 1880.

75 Cid, 2013, pp. 220-222.

76 «Monumento a los héroes de la Concepción», El Mercurio, 23 abril 1912.

77 «La ciudad de Curicó y el monumento a Luis Cruz M.», La Alianza, 6 octubre 1912.

78 «Luis Cruz. La apoteosis del héroe», La Alianza, 8 octubre 1912.

79 «Para los héroes de La Concepción», El Mercurio, 18 agosto 1912.

80 Voionmaa, 2004, vol. 1, pp. 146-148.

81 «El homenaje de ayer a los héroes de La Concepción», El Mercurio, 19 marzo 1923.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1.— Cosme San Martín, Prat guiado al sacrificio por el genio de la patria, c. 1883
Crédits © Museo Histórico Nacional, Santiago de Chile
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/7062/img-1.png
Fichier image/png, 611k
Titre Fig. 2.— Rebeca Matte, «Los héroes de la Concepción», 1923, Santiago de Chile
Crédits Fotografía del autor
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/7062/img-2.png
Fichier image/png, 400k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Gabriel Cid, « De héroes y mártires »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 46-2 | 2016, 57-78.

Référence électronique

Gabriel Cid, « De héroes y mártires », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 46-2 | 2016, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 22 mars 2019. URL : http://journals.openedition.org/mcv/7062 ; DOI : 10.4000/mcv.7062

Haut de page

Auteur

Gabriel Cid

Universidad Diego Portales, Santiago de Chile

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals