Navigation – Plan du site
Dossier. Les sociétés démocratiques en France et en Espagne : fragilités et mutations

Buscando un lugar en el mundo

Los imaginarios juveniles de futuro en tiempos de crisis
À la recherche d’une place dans le monde. Le futur imaginé par les jeunes en temps de crise
Seeking a place in the world. The future as envisioned by youth in times of crisis
Laura Fernández de Mosteyrín et María Luz Morán
p. 47-63

Résumés

L’article analyse la façon dont la jeunesse espagnole imagine son avenir. Concrètement, il examine comment la crise a bousculé les anciennes certitudes sur les espaces de vie adulte offerts à ces jeunes en termes de recherche de place dans la société. La question « si ce n’est pas ici, alors où ? » apparaît de façon récurrente, bouleversant le cadre spatial dans lequel ils imaginent leurs vies à court et moyen terme. La normalisation de l’espace global et l’intériorisation de l’émigration — comme possibilité, désir ou imposition — viennent s’ajouter à la complexité et à la désarticulation de leurs passages à la vie adulte. Le matériel empirique utilisé dans cette étude provient des lettres écrites par des étudiants d’universités publiques espagnoles dans lesquelles ils racontent leur vie et leurs projets d’avenir.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Si no es aquí, ¿dónde? Transiciones a la vida adulta de la juventud en España

  • 1 Este trabajo se basa en dos proyectos de investigación. Los resultados del primero, financiado por (...)
  • 2 Furlong, Cartmel, Biggart, 2006.
  • 3 Perugorría, Tejerina, 2013.

1Desde hace más de veinte años, se han producido importantes transformaciones en la integración sociopolítica de la juventud en España1. Como en el resto de Europa, sus transiciones a la edad adulta son cada vez más complejas y desarticuladas a medida que los puntos de partida y de llegada se difuminan, y se diversifican las vías para alcanzar el estatus de ciudadanía plena2. Sin embargo, el impacto de la actual crisis, que les ha afectado de manera especialmente cruel, cuestiona algunas certidumbres de los estudios de juventud. Las imágenes de una juventud individualista y hedonista que retrasaba la asunción de sus responsabilidades adultas y que, por tanto, se mantenía voluntariamente al margen de lo público han sido sustituidas por las de una generación que responde al bloqueo de sus expectativas vitales mediante la indignación y la protesta3.

  • 4 Para la polémica sobre la emigración de jóvenes españoles al extranjero véanse AA.VV., 2014; Gonza (...)

2Nuestro trabajo quiere contribuir al análisis de estos cambios desde una perspectiva poco frecuente en sociología. Su objeto son los imaginarios de futuro de los jóvenes españoles cuando conciben sus proyectos de vida y establecen estrategias para realizarlos y, más concretamente, el modo en que cuestionan el lugar en donde poder hacerlos realidad. El «si no es aquí, ¿dónde?» surge de forma recurrente, trastocando el marco espacial en el que imaginan sus vidas a corto y medio plazo. Por ello, la emigración aparece como una opción posible, deseada o impuesta, pero siempre omnipresente. Sin embargo, nuestro objetivo no es estudiar dicha emigración4. Sólo unos pocos acabarán por marcharse, pero para la mayoría esta eventualidad ha modificado las formas con las que se enfrentan a los obstáculos de sus transiciones y con las que ponen en juego sus recursos y capacidades. Así, partimos de la hipótesis de que la crisis ha alterado las viejas certezas acerca de los lugares de su vida adulta, de la búsqueda de su lugar en la sociedad. Creemos también que es un factor importante para comprender algunas transformaciones de sus representaciones sobre lo colectivo y de su papel en la vida pública.

  • 5 Benedicto et alli, 2014.
  • 6 Contactamos con estos jóvenes acudiendo a distintas facultades universitarias donde solicitamos vo (...)

3En este estudio empleamos parte del material empírico de dos investigaciones realizadas en 2013-2014. El universo de análisis son jóvenes —hombres y mujeres— de entre 22 y 30 años, que estaban acabando sus estudios de grado o postgrado en universidades públicas. Los elegimos debido a que están en un momento clave para tomar decisiones de futuro y, además, es el grupo en donde la frustración de expectativas es más patente5. Aun así, somos conscientes de que sus experiencias son muy distintas de las de otros grupos de jóvenes, por lo que evitaremos generalizar los resultados del análisis. Con el fin de darles voz, empleamos un «experimento textual» en el que pedimos a los participantes que escribieran cartas a un destinatario real o inventado contando «cómo les iba la vida» y «cuáles eran sus planes de futuro», para provocar un ejercicio de introspección y reflexividad mediante el relato escrito6.

Imaginar y narrar el futuro

  • 7 «In accordance with Simmel […] we believe that the weaving of society, as we know it, is not possi (...)

4Debemos recordar la dificultad de analizar empíricamente la «construcción de futuros», un tema poco abordado hasta hace poco por el análisis sociológico, a pesar de su relevancia para la vida social: «De acuerdo con Simmel […] creemos que el tejido social, tal y como lo conocemos, no es posible sin imaginarse al menos algún tipo de futuro7».

  • 8 Koselleck, 1993; Schultz, 2016.
  • 9 Travory, Eliasoph, 2013.
  • 10 «… the process of project formation entails the capacity to interpret and coordinate one’s actions (...)

5En la modernidad, el «espacio de la experiencia» y el «horizonte de expectativas» están crecientemente disociados8, abriéndose el horizonte de lo posible para la creación social y política al establecer una relación dialéctica entre el tiempo de la vida —la autobiografía— y el tiempo social. Tras algo aparentemente tan simple y cotidiano como imaginar el porvenir, se entrecruzan experiencias, expectativas y marcos culturales. Es un acto inseparable de la interacción social porque ésta presupone la anticipación y coordinación de futuros de todos los que participan en ella9. La puesta en escena y la redefinición del futuro son, pues, actividades permanentes que poseen una dimensión colectiva: «… el proceso de elaborar proyectos comporta la capacidad de interpretar y coordinar nuestras propias acciones de acuerdo con los motivos y proyectos de los demás actores10».

  • 11 Beck, 1998.
  • 12 Bauman, 2003; Giddens, 1997.

6El tema se torna más complejo ya que, para los teóricos de la sociedad del riesgo11 y de la modernidad tardía12, la actual desnaturalización de los planes de vida genera nuevas formas de construir proyectos personales y colectivos. Así, el siglo xxi se definiría por la interacción entre la aceleración social y la crisis del futuro y de su experiencia temporal:

  • 13 «The consequence of living in a high speed society […] is that the future is, so to say, burned up (...)

La consecuencia de vivir en una sociedad de alta velocidad […] es que, por así decirlo, el futuro se desvanece: se repliega en el presente, es absorbido por él y es consumido antes de que pueda ser realmente concebido. A su vez, el presente se convierte en «lo único que hay» […] Por lo tanto, el tiempo contemporáneo parece borrar no sólo la continuidad temporal sino también la noción de plan de vida tal y como fue desarrollada en la era moderna13.

  • 14 Ibid.

7Para Leccardi existen tres consecuencias de esta interrelación entre aceleración de la vida social y «destemporalización» de las biografías: los planes a largo plazo se tornan potencialmente obsoletos, las predicciones a medio y largo plazo son impracticables y, finalmente, la estructura temporal de las identidades se altera14.

  • 15 «Young people must individually negotiate the manner and timing of their entry into adulthood.» (L (...)
  • 16 Bontempi, 2003.
  • 17 «… the demise of politics as the ability to exercise collective control over change.» (Leccardi, 2 (...)

8Este conjunto de transformaciones es especialmente dramático en la juventud a causa de la desestructuración de sus transiciones y, en España, por el impacto de la crisis. En consecuencia, «los jóvenes tienen que negociar individualmente la forma y el momento de su ingreso en la vida adulta15», convirtiéndose en «viajeros sin mapas16». La indeterminación y la imposibilidad de predicción producen la «anarquía del futuro», ante la cual buena parte responde mediante la hiperactividad: un trabajo incesante y laborioso de construir el porvenir. La pérdida de la capacidad de gobernarlo posee, asimismo, otra consecuencia relevante: «… la desaparición de la política como capacidad de ejercer un control colectivo sobre el cambio17».

  • 18 «So it is preferable to speculate about the future (a fantasy or open future) or to imagine it as (...)

9Machado País explica sus estrategias para enfrentarse a estos cambios estableciendo dos tendencias: a) la «utopianización» (el futuro es abierto, una fantasía); y b) la «atopianización» (el futuro se reduce a lo ordinario, o incluso está ausente). En sus propias palabras, «… es preferible especular sobre el futuro (una fantasía o un futuro abierto) o imaginarlo como banal o ausente, y de este modo hacer que el presente sea posible en el laberinto de la vida»18.

10Por otra parte, la centralidad de las representaciones sobre el futuro en la vida social nos remite al puesto de los espacios en dichas concepciones:

  • 19 «Future confers on our everyday life a longitudinal dimension, allowing us to picture our life bey (...)

Esta imagen de nuestra vida más allá del momento presente está íntimamente relacionada con la presunción de que tenemos un lugar determinado (y de que lo seguiremos teniendo en el futuro) en la sociedad. Es este lugar el que nos permite experimentar la dimensión longitudinal de nuestra vida, el que nos proporciona el sentimiento de un futuro19.

  • 20 Simmel, 1986.
  • 21 Certeau, 1990; Augé, 1993.
  • 22 Back, 2007.
  • 23 Beck, Beck-Gershein, 2009.

11En nuestro trabajo, hemos querido espacializar en sentido estricto el concepto de «lugar social20», incorporando los espacios reales21 habitados o imaginados por la juventud. La juventud es una etapa del curso vital clave para trazar los mapas de la vida social, los espacios de pertenencia y los lugares desde donde ubicarse para mirar el mundo22. Hasta hace poco, los jóvenes tenían dificultades para trascender los espacios más cercanos —el «close to home», lo «cercano a casa»)— debido a sus procesos de individualización, aunque sus prácticas —consumo, ocio, comunicación, implicación política…— los convierten en la primera generación «global» que vive en espacios transnacionales y virtuales23.

  • 24 Edley, Wetherell, 1999.
  • 25 Swidler, 2003.
  • 26 Id., 1986.
  • 27 Véase Fernández de Mosteyrín, Morán, 2014.

12Narrar el futuro, y hacerlo en un espacio desconocido, supone otra vuelta de tuerca: atreverse a expresar unos relatos en los que el sueño se encuentra con la estructura, en los que lo que ellos desean choca con lo que se pueden permitir24. Por ello, nuestro reto es analizar cómo irrumpen con fuerza en sus narraciones unos espacios de vida futura lejos de casa, en el extranjero. Consideraremos cómo, en «tiempos inestables25», reorganizan los marcos culturales —las «cajas de herramientas26»— con los que otorgan significado a su entorno, interpretan la quiebra de las promesas de los adultos y redefinen sus estrategias. Así, recurren a significados de sus viejos repertorios culturales, los reinterpretan, crean otros nuevos o incluso se equivocan y contradicen al utilizarlos27.

  • 28 Mische, 2009, p. 696.
  • 29 Potter, Whetherell, 1987.
  • 30 Nuestra propuesta es deudora del «método de caso extendido» (Burawoy, 1998) que implica analizar c (...)
  • 31 Buker, 1987, p. 2.
  • 32 Polletta, 2008.

13En el contexto de la crisis, queremos prestar atención a los procesos de retrospección y prospección de estos jóvenes, quienes proyectan en el tiempo las consecuencias previstas de sus elecciones y acciones28. Es en este movimiento donde podemos advertir los cambios de sus «repertorios interpretativos29», entendidos como un léxico o registro de términos y metáforas elaborado para caracterizar y evaluar situaciones o acontecimientos30. Atribuimos una particular relevancia a las narrativas con las que se expresan dichos repertorios, puesto que las «historias son ventanas que se abren a la sociedad» y que invitan al lector o al escuchante a reflexionar sobre las tensiones que experimenta con los diferentes otros con los que está vinculado31. Pero, además, las propias reglas del relato imponen que éste se desarrolle a través de acontecimientos ubicados en espacios y tiempos concretos. Así, el «storytelling» —la narración32— es un género especialmente adecuado para la articulación de los imaginarios de futuro y los relatos autobiográficos son instrumentos idóneos para captarlos.

  • 33 Back, 2007.
  • 34 Berger, 1991.

14Este conjunto de cambios supone para nuestros jóvenes un trabajo incesante de adaptación a un entorno cambiante e incontrolable, por lo que aceptan que los principales valores que se les exigen son la flexibilidad y una adaptación constantes. Estar dispuestos a cambiar, ser maleables, saber «reinventarse a sí mismos» se convierten en auténticas obsesiones, aunque no son infrecuentes las resistencias e incluso, para una pequeña minoría, la opción de la «salida» en el sentido «hirschmaniano». Los valores y las competencias de una «generación global» constituyen un imperativo ineludible —aunque dificultado por el contexto de la crisis—, por lo que el cosmopolitismo es un valor en alza y se difuminan las fronteras locales y estatales como espacios en los que imaginar sus futuros. Al enfrentarse a la labor de dibujar nuevos mapas de pertenencia, seguridad y riesgo33, lo hacen con unos tintes dramáticos porque la crisis ha complicado extraordinariamente su búsqueda de un espacio que puedan considerar su hogar; el lugar desde el que poder fundar su propio mundo34. Así, la emigración se normaliza, convirtiéndose en una de las únicas vías posibles para realizar sus proyectos personales y profesionales, aunque ello les produzca vértigo y sean conscientes de sus costes.

  • 35 Machado País, 2003.
  • 36 Leccardi, 2006, p. 109.
  • 37 Abott, 2007; Crow, Lyon, 2010; Leccardi, 2014.

15En consecuencia, se intensifican los procesos de introspección biográfica y social en los que sus esperanzas chocan con la dura realidad de su entorno. Y aunque pensar el futuro —ubicar nuestros deseos y aspiraciones en el tiempo— es un ejercicio íntimo, vinculado con nuestra propia biografía, posee una innegable dimensión colectiva, por lo que en sus narraciones son frecuentes las referencias al plano colectivo, generacional. En sus relatos, unos reducen sus metas y limitan sus sueños a ficciones de supervivencia («atopías»), pero otros inflan sus expectativas, elevando sus sueños a ficciones inalcanzables («utopías»)35. Además, en la medida en que las bases para diseñar sus planes de vida se desvanecen36, sus deseos y necesidades se estructuran en un presente inmediato y la buena vida no se posterga. Si bien existe un sentido de la temporalidad atravesado por momentos de «encrucijada», se piensan y se crean nuevas formas de temporalidad definidas por la inmediatez y la escasa proyección de futuro37. No sólo se vive «día a día» sino que, además, su «lugar en el mundo» se difumina.

Cómo pensar el futuro en otro lugar: el espacio global y la normalización de migrar

  • 38 Benedicto, Morán, 2014.

16En el momento en que estos jóvenes imaginan una línea de construcción biográfica, o cuando finalmente deciden adoptarla, surge la inevitable pregunta: «si no es aquí, ¿dónde?». Al constatar la situación de su entorno —el país, sus amigos, su familia—, la migración es una elección más; ilusión o mera necesidad, se normaliza dentro de lo posible y lo factible. Se trata de un rasgo inédito en España ya que, hasta hace poco, el fuerte apego a los espacios más cercanos de su vida —el «close to home»— era considerado como un anclaje de seguridad en sus transiciones, aunque limitara su construcción como ciudadanos plenos38. Así, para poder mantener sus aspiraciones clásicas, las claramente rebajadas o incluso las utópicas, irse fuera de España está totalmente interiorizado.

17Lo más significativo es que, con independencia de que sus relatos se centren o no en la migración, la dilatación del espacio en el que imaginar sus vidas se convierte en una constante. El «espacio global» se naturaliza en la medida en que constituye un elemento clave de los dilemas que afrontan de manera más o menos consciente. Para ellos, el mundo es grande pero, al mismo tiempo, cercano. Fundamentalmente, incorpora la promesa de desarrollar sus planes vitales o profesionales, basada en lo que les cuentan quienes ya se han marchado o, simplemente, en las noticias. Tomar la decisión de irse, o verse forzado a ello, no está exento de riesgos, pero a la vez se valora como una nueva «experiencia» que les enriquece y, eventualmente, refuerza su «empleabilidad». Lo más habitual es que se refieran de forma vaga a este espacio lejano pero al tiempo atrayente. Así, se repiten con frecuencia expresiones ambiguas como «el extranjero» e «irse a otro sitio»:

Una de las vías laborales que pueden resultarme más atractivas, acorde a mis inquietudes por conocer nuevas culturas y estilos de vida y por la situación laboral de España, es la de trabajar en el extranjero. [Carta 34, hombre]

18Pero en aquellos casos en los que logran superar esta indefinición, cuando ya han comenzado a elaborar estrategias para abandonar el país, hay dos destinos naturales. El más evidente es Europa; es donde muchos han vivido como estudiantes Erasmus y es allí en donde siguen manteniendo algunos contactos. El segundo es América Latina, tanto por la «superioridad» que sienten por ser europeos como por el conocimiento del idioma.

En cuanto a salir de España para trabajar en el extranjero es cierto que me llama más la atención Latinoamérica que Europa, aun sabiendo las ofertas de trabajo de cada lugar. Creo que relacionado con mis estudios en Latinoamérica podría ser de mayor utilidad. [Carta 4, mujer]

Han sido ya varias las personas que nos han comentado que el hecho de haber estudiado en Europa y hablar español nos da cierta ventaja en el continente, de modo que vamos a probar suerte. Aún no hemos decidido a que país vamos a ir, pero estamos barajando la opción de Chile o Ecuador. [Carta 3, hombre]

19La normalización del espacio global se explica en nuestros universitarios porque se consideran una «generación global». Incluso en los relatos más dramáticos, son conscientes de poseer más capacidades que los demás, y de que su formación y sus experiencias les facilitan poder pensar la vida en otro lugar. Puesto que persisten rasgos del «individualismo competitivo» que valora la adaptación a nuevos entornos, la flexibilidad y la movilidad, su conocimiento del extranjero les da seguridad. Así, su percepción del espacio vital es más amplia que la de sus padres y, en buena medida, son mucho más cosmopolitas. Por otra parte, estas mismas experiencias les proporcionan las capacidades y los recursos para controlar los riesgos de su posible decisión. Sorprende cómo insisten en que dominan los mecanismos académicos y laborales que facilitan la marcha, conocen las experiencias de otros jóvenes que ya se han ido y tienen amigos o conocidos en otros países que les pueden servir como «red de apoyo»:

Siempre podré irme fuera, como cuando viví un verano en Holanda, o todos los viajes y dinero que he invertido para conocer mundo. [Carta 26, mujer]

  • 39 «También merodea por mi cabeza la idea de empezar a trabajar en el campo, seguir los pasos de mi p (...)

20Paralelamente, el espacio local aparece muy poco en sus relatos y, cuando lo hace, adquiere tintes bastante sombríos. Volver a la casa familiar o tener que prolongar indefinidamente su estancia en ella es un retroceso, aunque se exprese con resignación. Sólo hay algunas cartas en las que el espacio está muy pegado a lo local, a lo comunitario: cuando buscan la vida en un entorno rural. En estos casos, surge como una rebaja de sus expectativas, puesto que se reproduce la vida de los padres —se vuelve a casa para trabajar en el campo39— o bien como una perspectiva genuina de «neo-ruralismo» en la que el espacio rural no se opone al global. El siguiente extracto es un buen ejemplo de esta peculiar combinación:

Me gustaría irme a Reino Unido, Irlanda o Escocia, no me importa dónde sea mientras sea en ese territorio, y quien sabe, quizás trabajar en una granja de allí. Sin bromas, me ha gustado tan poco el empleo de sociólogo que quizás haga algo relacionado con lo rural y lo agrícola, conrear, una granja… Quizás una piscifactoría (que me he enterado que puede ser el negocio del futuro, por lo de que la carne cada vez se documenta que es peor y además escaseará por los efectos devastadores que tiene producirla, las granjas de peces serán la solución). [Carta 41, hombre]

21Es necesario advertir que en los relatos este «nuevo» espacio está siempre vinculado con la crisis. Puede derivarse de un argumento previo sobre ésta y sobre la situación del país o incluso precederlo, pero siempre está en relación con ella. Se puede hablar de lo global como algo «natural» («querría irme», «me gustaría irme»), como una estrategia para alcanzar sus aspiraciones («no me quedará más remedio que irme para») o incluso como una imposición («no nos vamos, nos echan») pero, en todo caso, es el resultado directo de un cambio radical e imprevisto del entorno. Finalmente, destaca cómo se resisten a emplear el término «emigrar», en línea con la ambigüedad con la que refieren a su salida y con la normalización del espacio global. No hay muchos relatos en donde se atreven a utilizarlo, como en el caso de esta joven que se despide de una amiga que ya se ha marchado:

¡¡Un beso enorme y espero verte en nuestras tierras y que no sintamos la presión de tener que emigrar para poder hacer algo con nuestras vidas!! [Carta 43, mujer]

22Examinados los parámetros bajo los que conciben el espacio, cabe profundizar en cómo, al trazar sus planes a medio plazo y su imagen del futuro, adoptan distintas líneas argumentales: distintos hilos narrativos sobre los que dibujan sus estrategias. Toda narración tiene una trama que se desenvuelve en una secuencia y entendemos que ésta evidencia prioridades, expectativas y sueños; es un ejercicio proyectivo en el que el sueño se encuentra con la estructura, en el que «lo que querrían» se topa con lo que «se pueden permitir». La secuencia es la mínima expresión de la dirección a la que apuntan los proyectos vitales imaginados y la estructura que guía todo el relato.

  • 40 No hay casi diferencias de género a la hora de incorporar la posibilidad de migrar. De hecho, 19 h (...)

23Entre las 63 cartas analizadas, 34 incorporan la cuestión espacial, y emigrar entra entre sus opciones de futuro inmediato40. En ellas, hemos identificado dos hilos narrativos que serán expuestos con brevedad en los dos siguientes apartados.

Otros lugares son posibles

24En este tipo de relatos, el espacio exterior está normalizado generacionalmente por lo que hablan de él como parte de sus vidas. Se trata de 13 cartas en las que irse del país es una opción que entra en sus cálculos. El futuro se proyecta en forma de dilema (podría hacer a, b, c; he pensado en a, b, c) y, entre las opciones que barajan, migrar es una posibilidad, y en algunos casos la última opción:

… si veo que no me sale nada, pues quién sabe, si domino el inglés más o menos no me importaría en absoluto irme y buscar en otros países trabajo, es más, no me importaría en absoluto hasta comenzar a vivir en otro país si me saliese trabajo, porque total para lo que hay que ver aquí… [Carta 62, hombre]

25El siguiente extracto representa la secuencia típica de este tipo de relato:

Yo antes era así, con un montón de sueños, de ilusiones y esperanzas […] sueñas con que una vez terminada la carrera será fácil encontrar un empleo […] tendrás que tragar mierda, currar mucho, hacer muchas horas y cobrar un sueldo ínfimo, pero suficiente como para poder alquilarte un pequeño estudio y por fin emanciparte de casa de tus padres […] Pero luego despiertas […] Las expectativas que tenías de futuro se han esfumado […] Intentas buscar algún currillo basura para ir sacándote unas pelas […] hay miles de solicitudes de personas mucho mejor preparadas que tú, con más estudios, más idiomas y más experiencia, y te frustras un poco más. […] Ves las noticias, lees los periódicos […] asco y vergüenza sientes del mundo (en general) en el que vives y de tu país en particular: crisis, corrupción, paro, precariedad, recortes en derechos sociales, manipulación, abusos, racismo, violencia, impunidad, hambre, miseria, explotación, hipocresía… y día tras día más de lo mismo, sin encontrar un atisbo de mejora a alguno de tantos problemas […] Al final te planteas la idea de emigrar a otro lado a probar suerte o por lo menos para aprender o mejorar el idioma, que no sabes si en un futuro te servirá […] Y al final del día te acuestas, con esa doble sensación de vergüenza […] y de que quizás tengas el dudoso honor de pertenecer a la primera generación sobrante de la historia de este país… [Carta 47, hombre]

26Este joven construye su relato a partir del choque entre lo esperado y lo encontrado, y aparecen la crisis, el reajuste de expectativas, la reconsideración de opciones y, entre ellas, la migración. Entre las mujeres, se añade un matiz importante a la migración como opción posible para «salir adelante»: aluden con más frecuencia a sus parejas y a los costes afectivos de la estrategia migratoria. Es decir, al dilema de irse o quedarse se suma la reflexión sobre los costes y beneficios de hacerlo.

Tengo una amiga que se va al extranjero cuando acabe a trabajar a un pueblo perdido del Reino Unido; me intenta animar y me dice que me lo plantee pero no sé […] sí que es verdad que allí el sueldo es más alto, pero no me veo el resto de mi vida tan lejos de mi familia y de mis amigos, además el clima allí es malísimo y muy deprimente… [Carta 48, mujer]

27De ahí que la secuencia típica de este doble dilema incorpore la opción de migrar, el reconocimiento crítico de que se trata de un fenómeno generacional, la constatación de la presión para tomar la decisión y la resistencia a hacerlo porque se intuyen importantes obstáculos:

Querida amiga […] cada una ha empezado un nuevo camino, tú has tenido que marchar de este país, y yo desgraciada o afortunadamente no me he movido de mi ciudad […] volver a casa de mis padres no ha sido fácil […] tener que dar explicaciones continuamente […] siento frustración continua, y yo veo tus fotos en Facebook como vas recorriendo ciudades y conociendo tanta gente […] y yo aquí en este ciudad, con la misma gente y con pocas oportunidades laborales […] Siempre me dices que porque no me voy de aquí […] pero ya bien por miedo, por dinero, y porque no me resulta fácil según mi situación sentimental […] no doy ese paso. Primero voy a intentar conseguir algo que me llene aquí, si no pues no me quedará otra que dar ese salto, porque directamente nos están echando a patadas de aquí […] En fin, no nos queda otra que mirar hacia delante […] estoy cansada de tener las ganas pero no la oportunidad… [Carta 43, mujer]

Otros lugares son la solución

28En el segundo hilo narrativo, el relato se construye sobre el propio hecho de migrar. Han asumido que su futuro pasa por buscar otros lugares y han trazado una estrategia en la que se combinan deseos y presiones. Algunos lo viven como esperanza y la gran mayoría como destino, pero saben que sería mejor hacerlo libremente y no forzados por la situación:

Por si no lo sabías […] estoy de Erasmus […] Quería quedarme por aquí en Suecia […] No me apetece nada volver a España. No veo que tenga ningún tipo de opción, va a ser volver un año para huir al siguiente […] Tengo algo de miedo de volver […] y tampoco quiero quedarme en España […] ¿Cuál es el futuro que me espera? ¿Volver a casa de mis padres sin aprender idiomas, viviendo de ellos y quedándome parada, sin vivir a los 21 años? ¿Qué puede haber más triste que eso? Quiero seguir aprendiendo, viviendo. […] Por ahora intentaré seguir ahorrando dinero, acabar la carrera e intentar seguir estudiando inglés […] si me quiero ir de España lo necesitaré. No es que España no me guste eh? […] en este momento no veo que España me pueda aportar nada. Veremos cómo se prepara el futuro. Lo único que sé es que antes de estar en España sin hacer nada en casa de mis padres me voy a Inglaterra a currar de camarera. Al menos allí no me sentiré una inútil y un estorbo. [Carta 29, mujer]

29Toda esta secuencia se desarrolla en torno a la idea de migrar. Se ha vivido en otro país, se constatan las escasas posibilidades en España y se espera poderlas lograr en el extranjero. La estrategia se justifica por la autoestima y la independencia, y está construida individualmente como solución a un futuro que se vislumbra difícil. Sin embargo, es muy habitual que, cuando hay una estrategia clara de salida, ésta se formule como una cuestión generacional, adoptando un tono crítico, de resistencia o de enfado:

¿Cómo te va la vida por Oxford? ¿Continúas con el trabajo de camarera? […] El otro día me crucé con Noelia, ella no ha tenido tanta suerte como nosotras, la acaban de echar del curro y tiene que volver a casa con sus padres […] tiene pensado irse con Diego a París a probar suerte y hace bien. Yo por ahora sigo en el pueblo […] De momento y hasta que la cosa en este «país de chichinabo» cambie estaré por aquí. Tengo pensado presentarme a las oposiciones al año que viene si es que salen; para entonces ya habré acabado psicopedagogía y tendré que invertir mi tiempo en algo, estar desocupada me mata y empiezo a no ver otras opciones salvo la de EMIGRAR como tú. La situación aquí empieza a ser desesperante […] La inseguridad se está apoderando de nosotros y estamos entrando en una crisis existencial de la que nos va a ser difícil encontrar salida […] Por ahora continuaré con el curro en las bebidas, terminaré psicopedagogía […] y si después de todo eso va la cosa a peor ve haciéndome hueco que me voy contigo a Oxford […] Y esperemos por nuestro bien y por nuestro futuro juntas que la cosa mejore y tú puedas volver y trabajar aquí y yo no tenga que emigrar a ningún lado, que se están cargando el país. ¡Miedo me da pensar en el futuro, solamente confío en que podamos cambiarlo! [Carta 54, mujer]

30Pero incluso cuando el tono es menos crítico y más individual, las secuencias que contienen un plan de salida apuntan a la necesidad de irse para lograr una vida de adultos:

Aquí las cosas siguen como siempre, con incertidumbre. Nadie sabe si va a poder aguantar un mes o un año, pero todos tenemos claro que tarde o temprano nos va a tocar sufrir los estragos de la crisis […] nuestro país se ha quedado atrás y ni siquiera se puede levantar […] El año que viene voy a estudiar un master […] Además, así termina la carrera mi novia Laura y podemos hacer planes los dos. Estamos convencidos de que vamos a irnos fuera, aquí no hay ningún futuro… [Carta 3, hombre]

31Más o menos inmediatos o lejanos, de necesidad o de consecución de sueños, los dos hilos narrativos ilustran la relevancia de la cuestión espacial y de la estrategia migratoria. Ambos comparten, ante todo, su carácter de encrucijada debido a la fase del ciclo vital de sus autores así como el momento social. Evidencian también el modo en que estos jóvenes han interiorizado el espacio global. Como sueño o como fracaso, en todos es una posibilidad real, futura y naturalizada. Aunque la expresión «migrar» no es la más frecuente y no siempre algo deseado, se presenta como «natural». Además, los dos hilos están construidos en torno al binomio formación-trabajo y están vinculados a las posibilidades de una vida adulta e independiente. Unos mantienen las expectativas de conservar su estatus mientras que otros las rebajan y sólo pueden imaginar trabajos no cualificados que aseguren su independencia; pero cualquier futuro imaginado —como sueño o como necesidad— pasa necesariamente por otro lugar. Finalmente, lo más destacable es la frustración y la incertidumbre, aunque también la creatividad para solucionar la propia biografía.

  • 41 Berger, Mohr, 2002, p. 58.
  • 42 González-Ferrer, 2013.

32Nadie nos autoriza a llamar sueños o pesadillas a sus planes migratorios; para algunos son ilusiones y sueños, para otros, procesos inevitables a los que se ven abocados. A pesar de ser narraciones individualistas, «las decisiones del emigrante están penetradas de necesidades históricas de las que ni él ni nadie de cuantos él conoce son conscientes41». Lo que en estos relatos aparece como inquietudes personales responde claramente a problemas públicos y muy visibles en el momento presente: la nueva migración española42. Examinar sus biografías a la luz de los cambios sociopolíticos y económicos que afectan a su condición de jóvenes y de futuros ciudadanos es fundamental para interpretar la relevancia de que hayan decidido contar su historia a través de una secuencia migratoria.

Los retos de una ciudadanía pensando —o viviendo— «en otros lugares»

33El objetivo de este trabajo ha sido analizar los cambios de los espacios de la vida adulta cuando se estudian las visiones de futuro de los jóvenes universitarios españoles. Es decir, considerar el papel que juega este hecho, hasta hace poco inédito, en sus representaciones acerca de su propia vida y de la sociedad en su conjunto. Debido al impacto de la crisis, se ha convertido en un elemento central de la inevitable reconsideración de los presupuestos de sus identidades, transiciones y planes vitales. Así, se desvanece el horizonte que habían interiorizado como natural, llegando a cuestionar y reelaborar sus propias biografías. Se trata, además, de un proceso con un eco colectivo, ya que se lleva a cabo mediante el encuentro y la negociación de su realidad individual y colectiva con factores estructurales.

34Como hemos visto, se normaliza la posibilidad de emigrar y, aunque parte siempre del miedo y la incertidumbre, no siempre acaba en el pesimismo o en la resistencia. En el plano individual, sus proyectos de vida siguen definidos por expectativas de emancipación y de realización personal; lo que cambia es que su cumplimiento se sitúa fuera de los espacios más cercanos. Deseada, posible o forzada, a corto o a medio plazo, la emigración forma parte de las estrategias de adaptación que les exige el contexto de crisis.

35En este proceso, la ampliación del espacio social más allá de las fronteras nacionales es una característica central de la denominada «primera generación global». Los jóvenes son conscientes del precio de vivir en el extranjero, pero la confianza en sus capacidades y valores, así como sus experiencias previas les sirven para minimizar —o al menos controlar— los riesgos y costes de dicha decisión. Quizá ello explique su resistencia a emplear la palabra emigración en sus escritos, aunque captar el verdadero significado de esta ausencia exigiría un análisis más detallado.

  • 43 Moreno (coord.), 2012; Benedicto et alli, 2014; Benedicto, Morán, 2014.

36En el plano colectivo, la posible emigración se convierte en un tema muy significativo de su politización; un factor que contribuye a superar sus tradicionales dificultades para elaborar estrategias colectivas. En consecuencia, nuestro trabajo rebate algunos hallazgos de investigaciones realizadas antes del inicio de la crisis, que consideraban que las desarticulaciones de los imaginarios de futuro de los jóvenes aumentaban sus dificultades para convertirse en ciudadanos plenos. Por el contrario, pensar el futuro «en otro lugar» es una experiencia generacional que se concreta en el eslogan «No nos vamos, nos echan», y que, sin duda, ayuda a explicar algunos cambios significativos de sus culturas políticas y de las modalidades de su implicación cívica, tal y como revelan investigaciones recientes43.

  • 44 Bontempi, 2003.
  • 45 Benedicto et alli, 2014.

37Para los jóvenes que participaron en nuestro estudio —aunque sigan siendo «viajeros sin mapa44» que «transitan a la intemperie45»— tener que «pensar la vida en otro lugar» es posiblemente uno de los factores que ayudan a explicar su creciente interés por la política y su mayor implicación tanto en la política convencional como en la de la protesta. Además, debemos recordar que este fenómeno ha originado una forma innovadora de asociacionismo todavía no suficientemente estudiada: la de los jóvenes españoles en el extranjero; la denominada «marea granate». Con las debidas precauciones y sin pecar de excesivo optimismo, es evidente que en muy pocos años los jóvenes han pasado de considerarse como invisibles y de situarse en los márgenes de lo público, a lograr visibilidad como actores que reivindican demandas propias. Aunque sus soluciones sigan siendo individuales, el reconocimiento de que son los principales perdedores de la crisis les está dotando de una capacidad de actuación inédita. Es cierto que queda todavía por profundizar cómo esta desarticulación de los espacios imaginados para su vida adulta se concreta en sus prácticas cotidianas y, más específicamente, en los cambios de sus universos políticos y de su implicación cívica. Pero es evidente que todo ello está teniendo un notable impacto en la vida política española y, en especial, en las reivindicaciones de una mayor calidad de nuestro sistema democrático.

38Por último, no queremos acabar sin advertir de que somos conscientes de las limitaciones de nuestro trabajo. Ante todo, porque la naturalización de la salida al extranjero de los jóvenes universitarios está indudablemente relacionada con la estrecha vinculación que siguen estableciendo entre su realización profesional y personal. De ahí el peso que confieren a la necesidad de ser flexibles, de adaptarse a nuevos entornos y también el alto valor del cosmopolitismo. Por otra parte, también se explica por la influencia de un conjunto de experiencias que les han marcado desde su primera juventud: viajes, aprendizaje de idiomas, beca Erasmus… Aunque los escasos datos sobre la emigración de la juventud española muestran que no afecta sólo a jóvenes «altamente cualificados» —tal y como suelen mostrar los medios de comunicación—, sería necesario comprobar hasta qué punto este mismo fenómeno surge —y con qué particularidades— en los imaginarios de futuro de jóvenes —hombres y mujeres— con otro tipo de recursos, experiencias y aspiraciones. A partir de ahí, debería analizarse también su impacto sobre sus nuevas formas de politización y de ejercicio de la ciudadanía.

39Por todo ello, nuestro trabajo tiene un carácter eminentemente exploratorio. Esperamos, simplemente, haber mostrado a lo largo de estas páginas la relevancia de considerar el papel de los imaginarios de los espacios del futuro en los procesos de construcción de los jóvenes españoles como ciudadanos y haber propuesto algunas herramientas para llevar a cabo su análisis. Ello dibuja una línea de investigación en la que deberemos profundizar en los próximos años.

Haut de page

Bibliographie

AA.VV. (2014), La emigración de los jóvenes españoles en el contexto de la crisis. Análisis y datos de un fenómeno difícil de cuantificar, Madrid, INJUVE, col. «Estudios».

Abbot, Andrew (2007), «Against narrative: a preface to lyrical sociology», Sociological Theory, 25 (1), pp. 67-99.

Augé, Marc (1993), Non-lieux : introduction à une anthropologie de la surmodernité, París, Seuil.

Back, Les (2007), The art of listening, Oxford, Berg Publishers.

Bauman, Zygmunt (2003), Modernidad líquida, México, FCE.

Beck, Ulrich (1998), La sociedad del riesgo global, Barcelona, Paidós.

Beck, Ulrich, Beck-Gershein, Elisabeth (2009), «Global generations and the trap of methodological nationalism for cosmopolitan turn in the sociology of youth and generation», European Sociological Review, 25 (1), pp. 25-36.

Benedicto, Jorge, Morán, María Luz (2014), «¿Otra clase de politización? Representaciones de la vida colectiva y procesos de implicación cívica de los jóvenes en situación de desventaja», Revista Internacional de Sociología, 72 (2), pp. 429-452.

Benedicto, Jorge et alli (2014), Transitar a la intemperie. Jóvenes en busca de integración, Madrid, INJUVE, col. «Estudios».

Berger, John (1991), And our faces, my heart, brief as photos, Nueva York, Vintage International.

Berger, John, Mohr, Jean (2002), Un séptimo hombre, Madrid, Huerga y Fierro.

Biggart, Andy, Furlong, Andy, Cartmel, Fred (2008), «Modern youth transitions: choice biographies and transitional linearity», en René Bendit, Marina Hahn-Bleibtreu (eds.), Youth and the future: processes of social inclusion and patterns of vulnerability in a globalized world, Opladen, Barbara Budrich Pub., pp. 55-72.

Bontempi, Marco (2003), «Viajeros sin mapa. Construcción de la juventud y trayectorias de la autonomía de los jóvenes en la Unión Europea», Revista de Estudios de Juventud, nº extraordinario 1, pp. 25-44.

Burawoy, Michael (1998), «The Extended-case Method», Sociological Theory, 16, pp. 4-33.

Cantó-Milà, Natalia, Seebach, Swenn (2015), «Desired images, regulating figures, constructed imaginaries. The future as an apriority for society to be possible», Current Sociology, 63 (2), pp. 198-215.

Certeau, Michel de (1990), L’invention du quotidien. I. Arts de faire, París, Gallimard.

Crow, Graham, Lyon, Dawn (2010), «Turning Points in work and family life in the imagined futures of young people on Sheppey in 1978», en Mandy Winterton, Graham Crow, Bethany Morgan Brett (eds.), Young lives and imagined futures: insights from archived data. Timescapes Working Paper Series, 6, pp. 12-26, en línea en <http://www.timescapes.leeds.ac.uk/assets/files/secondary_analysis/working%20papers/WP6-final10Oct.pdf> [consultado el 14/05/2015].

Edley, Neigel, Wetherell, Margaret (1999), «Imagined Futures: young men’s talk about fatherhood and domestic life», British Journal of Social Psychology, 38, pp. 181-194.

Fernández de Mosteyrín, Laura, Morán, María Luz (2014), «Encontrar la cultura: estrategias de indagación para el análisis sociopolítico», Revista de Estudios Sociales, 50, pp. 43-56.

Furlong, Andy, Cartmel, Fred, Biggart, Andy (2006), «Choice, biographies and transitional linearity: re-conceptualising modern youth transitions», Papers, 79, pp. 225-239.

Giddens, Anthony (1997), Consecuencias de la modernidad, Madrid, Alianza.

González Enríquez, Carmen (2013), «¿Emigran los españoles?, ARI, 39/2013, Madrid, Real Instituto Elcano, en línea en <http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/demografia+y+poblacion/ari39-2013-gonzalez-enriquez-emigran-los-espanoles> [consultado el 14/05/2015].

González-Ferrer, Amparo (2013), «La nueva emigración española. Lo que sabemos y lo que no», Zoom Político, 18, en línea en <http://www.falternativas.org/laboratorio/libros-e-informes/zoom-politico/la-nueva-emigracion-espanola-lo-que-sabemos-y-lo-que-no> [consultado el 14/05/2015].

Koselleck, Reinhart (1993), Futuro pasado; para una semántica de los tiempos históricos, Barcelona, Paidós.

Leccardi, Carmen (2006), «Redefining the future: youthful biographical construction in the 21st century», en Manuela du Bois-Reymond, Lynne Chisholm (eds.), The Modernization of Youth Transitions in Europe, número especial de New Directions for Child and Adolescent Development, 113, pp. 37-48.

Leccardi, Carmen (2014), «Young people and the new semantics of the future», SocietàMutamentoPolitica, 5 (10), pp. 41-54.

Machado País, José (2003), «The multiple fases of the future in the labyrinth of life», Journal of Youth Studies, 6 (2), pp. 115-126.

Mische, Ann (2009), «Projects and possibilities: researching futures in action», Sociological Forum, 24 (3), pp. 694-704.

Moreno, Almudena (coord.) [2012], Informe de la juventud en España, Madrid, INJUVE.

Navarrete, Lorenzo (coord.) [2014], La emigración de los jóvenes españoles en el contexto de crisis, Madrid, INJUVE.

Perugorría, Ignacia, Tejerina, Benjamín (2013), «Politics of the encounter. Cognition, emotions, and networks in the Spanish 15M», Current Sociology, 61 (4), pp. 424-442.

Polletta, Francesca (2008), «Storytelling in Politics», Contexts, 7 (4), pp. 26-31.

Potter, Jonathan, Wetherell, Margaret (1987), «From representations to repertoires», en Discourse and social psychology. Beyond attitudes and behavior, Londres, Sage, pp. 138-157.

Simmel, Georg (1986), Sociología: estudio sobre las formas de socialización, Madrid, Alianza.

Schulz, Markus S. (2016), «Debating futures: global trends, alternative visions, and public discourse», International Sociology, 31 (1), pp. 3-20.

Swidler, Ann (1986), «Culture in Action: Symbols and Strategies», American Sociological Review, 51, pp. 273-286; trad. en español (1996-97): «La cultura en acción: símbolos y estrategias», Zona Abierta, 77-78, pp. 127-176.

Swidler, Ann (2003), Talk of love: how culture works, Chicago, University of Chicago Press.

Tavory, Iddo, Eliasoph, Nina (2013), «Coordinating futures: Toward a theory of anticipation», American Journal of Sociology, 118 (4), pp. 908-942.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo se basa en dos proyectos de investigación. Los resultados del primero, financiado por el Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), han sido ya publicados (Benedicto et alli, 2014). El segundo, «¿Redefiniendo la ciudadanía? El impacto de la crisis socioeconómica en las bases de legitimación del Estado de Bienestar», fue financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (CSO2012-30773). Agradecemos a todo el equipo investigador su trabajo y sugerencias. Presentamos una primera versión de este texto en el XX Congreso de la FES (Gijón, julio 2016).

2 Furlong, Cartmel, Biggart, 2006.

3 Perugorría, Tejerina, 2013.

4 Para la polémica sobre la emigración de jóvenes españoles al extranjero véanse AA.VV., 2014; Gonzaléz Enríquez, 2013; González-Ferrer, 2013; Navarrete (coord.), 2014.

5 Benedicto et alli, 2014.

6 Contactamos con estos jóvenes acudiendo a distintas facultades universitarias donde solicitamos voluntarios para participar en la investigación. A quienes aceptaron se les envió un mensaje a la dirección de correo electrónico que nos habían proporcionado explicando el objetivo del trabajo, el «ejercicio», las garantías de salvaguardia de intimidad, y proporcionando una dirección de correo en la que se centralizó la recepción de sus contribuciones. Entre mayo y junio de 2013 recibimos 63 cartas; 35 escritas por hombres y 28 por mujeres que estudiaban en las Universidades de Barcelona, Complutense de Madrid y Salamanca.

7 «In accordance with Simmel […] we believe that the weaving of society, as we know it, is not possible without imagining at least some kind of future.» (Cantó-Milà, Seebach, 2015, p. 199, trad. al español de las autoras del artículo).

8 Koselleck, 1993; Schultz, 2016.

9 Travory, Eliasoph, 2013.

10 «… the process of project formation entails the capacity to interpret and coordinate one’s actions in accordance with the motives and projects of other actors.» (Mische, 2009, p. 698, trad. al español de las autoras del artículo).

11 Beck, 1998.

12 Bauman, 2003; Giddens, 1997.

13 «The consequence of living in a high speed society […] is that the future is, so to say, burned up: it folds back into the present, it is absorbed within it and is consumed before it can really be conceived. The present in its turn becomes ‘all there is’ […] Contemporary time therefore seems to erase not only temporal continuity but also the notion of the life plan as developed in the modern era.» (Leccardi, 2014, p. 42, trad. al español de las autoras del artículo).

14 Ibid.

15 «Young people must individually negotiate the manner and timing of their entry into adulthood.» (Leccardi, 2014, p. 45, trad. al español de las autoras del artículo).

16 Bontempi, 2003.

17 «… the demise of politics as the ability to exercise collective control over change.» (Leccardi, 2014, p. 48, trad. al español de las autoras del artículo).

18 «So it is preferable to speculate about the future (a fantasy or open future) or to imagine it as banal or absent, thereby making the present possible in the maze of life.» (Machado País, 2003, p. 125, trad. al español de las autoras del artículo).

19 «Future confers on our everyday life a longitudinal dimension, allowing us to picture our life beyond the present moment. This picture of our life beyond the present moment is closely related to a certain place that we assume we have (and will continue having in the future) in society. It is this place that enables us to experience our life’s longitudinal dimension, which gives us a feeling for a future.» (Cantó-Milà, Seebach, 2015, p. 199, trad. al español de las autoras del artículo).

20 Simmel, 1986.

21 Certeau, 1990; Augé, 1993.

22 Back, 2007.

23 Beck, Beck-Gershein, 2009.

24 Edley, Wetherell, 1999.

25 Swidler, 2003.

26 Id., 1986.

27 Véase Fernández de Mosteyrín, Morán, 2014.

28 Mische, 2009, p. 696.

29 Potter, Whetherell, 1987.

30 Nuestra propuesta es deudora del «método de caso extendido» (Burawoy, 1998) que implica analizar cómo los actores conciben una situación concreta, le confieren significado, la narran y, finalmente, actúan o no lo hacen.

31 Buker, 1987, p. 2.

32 Polletta, 2008.

33 Back, 2007.

34 Berger, 1991.

35 Machado País, 2003.

36 Leccardi, 2006, p. 109.

37 Abott, 2007; Crow, Lyon, 2010; Leccardi, 2014.

38 Benedicto, Morán, 2014.

39 «También merodea por mi cabeza la idea de empezar a trabajar en el campo, seguir los pasos de mi padre, aunque en verdad he estudiado todo lo que he estudiado para esquivar ese trabajo tan sacrificado» [Carta 49, hombre].

40 No hay casi diferencias de género a la hora de incorporar la posibilidad de migrar. De hecho, 19 hombres y 14 mujeres optan por este tipo de secuencias, lo que supone el 50 % del cada grupo.

41 Berger, Mohr, 2002, p. 58.

42 González-Ferrer, 2013.

43 Moreno (coord.), 2012; Benedicto et alli, 2014; Benedicto, Morán, 2014.

44 Bontempi, 2003.

45 Benedicto et alli, 2014.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Laura Fernández de Mosteyrín et María Luz Morán, « Buscando un lugar en el mundo »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 47-2 | 2017, 47-63.

Référence électronique

Laura Fernández de Mosteyrín et María Luz Morán, « Buscando un lugar en el mundo », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 47-2 | 2017, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 16 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/7710 ; DOI : 10.4000/mcv.7710

Haut de page

Auteurs

Laura Fernández de Mosteyrín

Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)

María Luz Morán

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals