Navigation – Plan du site
Miscellanées

¿Abalorios de calzado romano en Augusta Emerita?

Apuntes sobre su artesanado a partir de recientes hallazgos
Des ornements de chaussures trouvés à Augusta Emerita ? Notes sur l’artisanat de la chaussure à l’époque romaine, à partir de découvertes récentes
Roman footwear adornments at Augusta Emerita? Notes on shoemaking from recent finds
Macarena Bustamante Álvarez et Ana María Bejarano Osorio
p. 217-236

Résumés

Un dépôt funéraire situé dans une nécropole de l’ancienne capitale de la Lusitanie, Augusta Emerita (Mérida, Badajoz), est présenté dans cet article. Grâce à l’étude contextuelle et stratigraphique de l’opération, cet ensemble a été daté de la fin du Ier s. après J.-C. Outre le mobilier en céramique, en verre et en métal, a été également trouvée une paire de perles phytomorphes que nous associons à un ornement « excentrique » de chaussure, qui se serait développé dans l’Antiquité. En plus d’une analyse complète de la découverte, cette étude nous offre la possibilité d’analyser de façon plus globale les chaussures et leur artisanat. À cet effet, nous analysons non seulement d’autres découvertes archéologiques similaires, mais étudions également la grande statuaire ainsi que les données iconographiques et textuelles sur les chaussures et les ornements.

Haut de page

Texte intégral

1A propósito de un interesante depósito funerario hallado en un área de necrópolis en la actual c/ Barcelona (Mérida), se localizaron en el año 2015 un par de objetos de nácar que van a centrar el trabajo que ahora presentamos (fig. 1). Específicamente, el ajuar estaba conformado por piezas que permitían, junto con el estudio antropológico de los restos cremados, precisar que estábamos ante una mujer adulta. Entre los materiales conservados, además de una hucha de cerámica, se hallaron restos de una caja metálica, varios fragmentos de acus crinalis, un ungüentario Isings 82a1, una botella Isings 54, una moneda frustra así como un fragmento de cerámica de paredes finas emeritenses con decoración a lúnulas, posiblemente de una copa del tipo Mayet XLIII. Todas las evidencias parecían apuntar a fines del i d.C. como fecha del depósito (fig. 2).

Fig. 1. — Plano de ubicación de los hallazgos referidos en el trabajo

Fig. 1. — Plano de ubicación de los hallazgos referidos en el trabajo

1.- c/ Barcelona; 2.- c/ Cabo Verde; 3.- c/ Almendralejo 41; y 4.- avda. Vía de la Plata.

Plano de base, autoría Y. Picado. © M. Bustamante-Álvarez, A. M. Bejarano Osorio.

Fig. 2. — Detalle de los dos abalorios localizados en la tumba de la c/ Barcelona (Mérida)

Fig. 2. — Detalle de los dos abalorios localizados en la tumba de la c/ Barcelona (Mérida)

© Consorcio de Mérida, M. Bustamante-Álvarez, A. M. Bejarano Osorio.

2Sin embargo, junto con estos materiales, se localizaron dos piezas fitomorfas realizadas en nácar o madreperla. Inicialmente, se pensó como hipótesis de trabajo que estábamos ante dos abalorios para pender del cuello a modo de collar. Sin embargo, un análisis más pormenorizado de los mismos nos inclina hacia la sugestiva hipótesis que ahora proponemos, que fueran parte del ornato del calzado que la difunta portaba en el momento de su sepultura.

3Ante esto decidimos ahondar en una temática hasta el momento poco tratada en Hispania, como es la ornamentación de calzado con objetos suntuosos, más concretamente, con perlas. En esta ocasión, las evidencias materiales localizadas en el antiguo solar emeritense nos permiten confirmar lo que las fuentes textuales reproducen; un excéntrico uso de determinados abalorios en los zapatos durante la época romana.

Estudio tipológico de las piezas

4Durante el proceso de excavación de este enterramiento, se documentaron, en la zona que correspondería a los miembros inferiores, dos pequeños objetos de nácar muy cercanos en el espacio. Concretamente son dos pequeñas piezas fitomorfas, que asociamos a dos hojas de vid, de forma cordada y límite carenado. Fueron practicadas sobre una concha con sección curvada, como se desprende de la concavidad que presentan (fig. 3).

Fig. 3. — Depósito funerario donde han aparecido los abalorios (3512/179)

Fig. 3. — Depósito funerario donde han aparecido los abalorios (3512/179)

© Consorcio de Mérida.

5Las piezas se localizaron en un estado de conservación óptimo que nos permitió realizar un extenso análisis de las mismas. La primera presenta 2,7 cm de altura, 3,25 cm de anchura máxima y 0,2 cm de grosor y, la segunda, aunque con similar aspecto, mostraba una leve oscilación en las dimensiones fruto de la imprecisión del trabajo manual y su adaptación al soporte, 2,8 cm de altura, 2,9 cm de anchura máxima, 0,2 cm de grosor. Además del contorno de ambas piezas, que intenta emular directamente la forma de una hoja de parra, el artesano imprimió en el objeto una serie de detalles que le otorgaran un mayor realismo y cercanía al objeto al que querían imitar. Concretamente, a partir del pediolo se practicaron tres incisiones —una central y dos laterales— que intentaban emular los nervios que presentan estas piezas.

6La parte trasera no muestra incisiones ni decoración alguna. Es aquí donde más se aprecia la curvatura del soporte. En la zona superior, en lo que correspondería al pediolo de la parte delantera, durante su talla, se dejó un saliente a modo de protuberancia rectangular. En ella, y de manera descentrada, se practicaron dos orificios paralelos desde un plano vertical con un trépano.

7El análisis de este objeto nos permite sugerir la hipótesis de cómo se manufacturó. Ya hemos indicado que ambas piezas presentaban la curvatura propia del soporte. Esto constituiría, por un lado, un hándicap para su manufactura, dificultando la existencia de un plano horizontal que ayudase al trabajo, pero, por otro, una vez concluido este paso, le imprimiría un aspecto realista.

8La pieza fue recortada con una sierra muy fina para delimitar su contorno. A continuación, los límites fueron pulidos de tal manera que hoy en día es imperceptible cualquier traza de la herramienta usada. Una vez perfilada la forma, se procedió a la talla en sus dos caras. En primer lugar, de manera lógica, se habría comenzado por su reverso, ya que una vez practicados los orificios posteriores el artesano no podría haber inmovilizado la pieza. El tallado se habría dado de forma vertical con un punzón romo o quizás a partir de un taladro a similitud de los artesanos de los entalles o camafeos. En esta parte delantera la pieza se concluiría con la incisión de las líneas del haz a partir de un buril de punta fina y posiblemente en caliente con el fin de hacer más maleable el soporte. La parte trasera, sin embargo, presenta un plano de talla distinto, ahora de manera horizontal como se desprende de las líneas de trabajo. Esta dirección favorecería la delimitación del espacio cuadrangular saliente donde se practicarían los dos orificios centrales.

  • 1 Agradecemos los datos de identificación aportados por los Drs. Izquierdo López, Viera Toledo y Cou (...)

9Una autopsia arqueomalacológica de estas piezas apunta a que estamos ante un fragmento de halliotis tuberculata o coccinea comúnmente conocida como oreja de mar, señorina o peneira1. Esta especie es característica de las zonas costeras de carácter rocoso de la franja atlántica, desde prácticamente el canal de la Mancha hasta el estrecho de Gibraltar. Esta pieza fue altamente explotada en la Antigüedad y prácticamente este aprovechamiento dura hasta nuestros días. Este molusco, de carácter bivalvo, podía llegar a alcanzar los 10 cm de tamaño en su género masculino y presentaba dos caras, una externa de coloración pardusca y con protuberancias muy irregulares y una capa interna de madreperla. Es decir, que las piezas que presentamos se caracterizan por haberle sido obliterada su parte externa así como el animal propiamente dicho. Desde época moderna se tiene atestiguado su cultivo, sin embargo, no sabemos si la acuicultura antigua, ampliamente desarrollada, se centró en este molusco.

  • 2 Rodríguez Hidalgo et alii, 2013.

10Es evidente que la materia prima es alóctona al solar de la antigua Mérida, sin embargo, la circulación de especies malacológicas en esta ciudad ya está atestiguada arqueológicamente2. De igual modo, este tipo de material ya fue explotado desde época prehistórica. Quizás el alto componente de aragonito que presentan los restos malacológicos, como es el nácar, le aportan una durabilidad extrema apreciada por sus consumidores.

Paralelos formales de este tipo de piezas

11La aparición en Mérida de piezas con perlas o nácar no es algo habitual. Escasamente podemos apuntar a seis piezas depositadas en la actualidad en los almacenes del Consorcio de la Ciudad de Mérida. Este dato evidencia el escaso impacto que el consumo de este tipo de piezas tuvo en la vida cotidiana local. Son varias las piezas que, asociadas casi exclusivamente a depósitos de carácter funerario, se vinculan con adornos o elementos decorativos. Empezando por aquellas que no presentan similitud con las piezas localizadas, hay depositado un vástago metálico en el que se engarzaron tres perlas procedentes de una intervención de la c/ Calderos. A priori, podemos definirlo como una posible lágrima de un pendiente del tipo crótalo, una de las formas más difundidas en época romana altoimperial. El siguiente, correspondería a una pareja formada por una plaquita rectangular de 3,2 cm de largo por 1,8 cm de alto que aparece ricamente decorada por incisión (9008/00/18). En concreto, se delimitan un marco exterior y tres círculos concéntricos reiterados en tres ocasiones que enmarcan un orificio, el cual, serviría para posicionar el clavo con el que sujetarlo posiblemente a una cajita o elemento mueble. Se acompaña con un trébol con nervios incisos y de nuevo aparecen orificios, en esta ocasión centrados en cada uno de los lóbulos.

  • 3 Chamizo, 2006, pp. 24-25, fig. 12, y 33-34, figs. 29a y 29b.

12Junto a estas piezas, además habría que añadirles cuatro hojitas similares a las aquí presentadas (fig. 4). Todas ellas proceden de depósitos funerarios, asociadas a otros elementos tanto de tocador como de ornamento. Dos de ellas aparecen en una sepultura de incineración, ustrinum, cuyo completo depósito funerario nos remite a una sepultura femenina fechada en la primera mitad del s. i d.C. localizada en la avda. de la Plata-solar de Profode, — número de intervención 8057/74/13 y 143—. En esta ocasión, presenta una altura similar entre 2,8 y 2,9 cm, aunque la anchura es más reducida, de escasamente 2 cm. Su estado de conservación es más deficitario con una fuerte capa de concreción tanto en su parte delantera como trasera. El contorno es mucho más simple sin presentar las incisiones laterales que diferenciaban los lóbulos de la hoja, pero en esta ocasión sí se advierte todo un serrado que habría supuesto un mayor detenimiento en su factura. De nuevo, se observa la incisión del haz central de la pieza y un leve pedúnculo en la parte superior. La curvatura que presenta es aún mayor que la vista para los otros ejemplares. Esto hablaría de una concha de reducidas dimensiones, posiblemente de género femenino. Debemos resaltar que una de ellas presenta un solo orificio en la parte trasera, mientras que la otra presenta dos con la misma técnica que los otros ejemplares aquí localizados.

Fig. 4. — Paralelos localizados en Mérida

Fig. 4. — Paralelos localizados en Mérida

a. y b.- ejemplares (8057/74/13 y 8057/74) procedentes de la intervención avda. Vía de la Plata/Profodes; c.- abalorio (8101/785) hallado en la c/ Almendralejo, 41; d.- pieza (8067/103/1) localizada en la c/ Cabo Verde s/n esquina Cuartel Hernán Cortes.

© Consorcio de Mérida, M. Bustamante-Álvarez y A. M. Bejarano Osorio.

  • 4 Márquez, Pérez, 2005, pp. 533-545.

13Las dos piezas restantes aparecen sin pareja en distintos solares de la ciudad. La primera de ellas se vincula a una inhumación en fosa simple localizada en la confluencia entre la c/ Cabo Verde y el Cuartel Hernán Cortés (8067/103/1) y fue hallada a los pies del esqueleto junto a una cuenta de fayenza, una de hueso y tres de cornalina (fig. 5)4. Ésta presenta una concha mucho más traslúcida con similar morfología a los ya vistos. En esta ocasión mide 3,15 cm de ancho por 3,1 cm de ancho y un grosor de 0,2 cm. Decorativamente, se ha producido la indicación de los lóbulos y, en la parte inferior de la hoja, exhibe la línea serrada como ya se ha definido para la c/ Calderos. Además de esta línea dentada, presenta la diferenciación con respecto a las ahora presentadas, que el pedúnculo no está exento de la pieza, sino que se define por dos incisiones oblicuas. De interés resulta la parte trasera donde se observa el trabajo de la concha a partir de dos planos de labor perpendiculares entre sí. De nuevo, tiene dos orificios practicados verticalmente sobre el resalte trasero.

14La última, también desparejada, se localiza en el solar de la c/ Almendralejo 41 (8101/785- 4) en una sepultura altoimperial vinculada a una cremación. Las dimensiones vuelven a ser similares, 3,15 cm de alto por 3,1 cm de ancho y 0,2 cm de espesor. De igual modo, presenta protuberancia en la parte trasera con dos orificios paralelos.

Fig. 5. — Abalorios localizados junto con la hoja de parra en la c/ Cabo Verde s/n, esquina Cuartel Hernán Cortes

Fig. 5. — Abalorios localizados junto con la hoja de parra en la c/ Cabo Verde s/n, esquina Cuartel Hernán Cortes

a.- cuenta de bronce; b.- cuenta de hueso; c., d. y g.- cuentas de cornalina; e.- cuenta de fayenza; y f.- hoja de nácar.

© Consorcio de Mérida, M. Bustamante-Álvarez, A. M. Bejarano Osorio.

Hipótesis funcional

  • 5 Croom, 2002, p. 109.

15Es evidente que las piezas, debido a la aparición de los orificios posteriores, estarían destinadas a pender o a ser aprehendidas. La inicial duda era la procedencia. La primera impresión que tuvimos fue que eran abalorios de un collar cuyo filamento de agarre había desaparecido. Otra posibilidad planteada era que hubieran formado parte de ropajes o abanicos. De estos últimos se conocen algunos con piedras preciosas5, de oro —aurata flabella— y, en muchas ocasiones, decorados con madreperlas.

16Sin embargo, la presencia de un doble orificio indica que estamos ante un sistema de amarre más sofisticado. Ya que, para un abalorio de collar, simplemente, se habría precisado de un único orificio. También, el que haya aparecido por parejas hasta en dos ocasiones es algo definitorio para descartar su uso como piezas de collar, ya que los dos orificios anularían que un mismo hilo captara los dos abalorios sin estorbarse entre ellos.

17Este dato empírico, unido al hecho de que en dos ocasiones se ubicaran en la parte del enterramiento coincidente con los miembros inferiores del cadáver, hizo avanzar en la hipótesis de que estábamos ante posibles abalorios decorativos que formarían parte del calzado (fig. 6). Este dato, como veremos a continuación, también se infiere del análisis iconográfico de la escultura mayor, siendo esta hipótesis la que creemos más plausible para estas piezas.

Fig. 6. — Representaciones ideales (a. y b.) del posible uso de los abalorios referidos

Fig. 6. — Representaciones ideales (a. y b.) del posible uso de los abalorios referidos

Dibujo de Joaquín Suárez, © Dpto. de Didáctica y Comunicación CCMM.

  • 6 Cariño, Monteforte, 2007, p. 98.

18La excentricidad del mundo del lujo y la ostentación de la época romana generó que este tipo de material —el nácar, hecho extensible a las perlas—, estuviera circunscrito a determinados miembros de la sociedad romana. Un hito histórico concreto, la entrada triunfal de Pompeyo en Roma con ingentes cantidades de madreperla, hizo que el consumo de la misma quedase reducida a las clases más ricas. Esto generó una carrera por controlar y explotar los caladeros de este material tan afamado. De hecho, ante el interés suscitado, el poder romano tomó el control y el monopolio directo de la explotación de estas pesquerías localizadas en el mar Rojo. También, ante la extensión del lujo y la ostentación, impulsó todo una serie de leyes que frenaron la expansión de su uso quedando muy reducido el mismo a las clases más pudientes de la sociedad6.

  • 7 Tassini, 1992, pp. 690-692; Pérez, 2014.
  • 8 Vermassen, 1977, pp. 38-39 y 296.

19Los estudios que hasta el momento han abordado esta temática se han centrado, sobre todo, en el trazado de las rutas seguidas así como en la figura y entidad de los comerciantes, fundamentalmente sitos en Roma7. También hay un gran interés por parte de la historiografía en la posible relación existente entre los cultos metróacos —concretamente de la Magna Mater y Attis— y el comercio y uso de estos productos8.

20Para la península ibérica, aunque se tiene constancia del consumo de este tipo de materiales, el artesanado vinculado a su laboreo no se conoce en amplitud. De interés resulta que la única evidencia de este tipo de artesanos corresponde a una inscripción recogida de antiguo en el solar de Augusta Emerita y ubicada en el castillo de las Navas del Marqués. Concretamente es una lápida funeraria de un Margaritarius de nombre Silvanus y que reproducimos a continuación:

  • 9 CIL II, 496, Mérida.

D(is) M(anibus) s(acrum) / Silvanus Aris/taeì fil(ius) an(norum) LXXX / margaritarius / Pr[ot]is lib(erta) et heres / patrono bene mer(enti) / [f(aciendum)] c(uravit) h(ic) s(itus) e(st) s(it) t(ibi) t(erra) l(evis)9.

  • 10 Su uso también está atestiguado en otros puntos del Imperio para el ornato de los paramentos. Dubo (...)
  • 11 Chapot, 1904, s.v. «sole», p. 1389.
  • 12 Plinio el Viejo, Hist. Nat., IX, 56.

21Uno de los ámbitos donde mayormente se percibió la suntuosidad fue en el aditamento de perlas y nácares a las piezas de indumentarias10. En este sentido, el calzado no quedó al margen de este fenómeno. El ornato extremo de las sandalias, tanto femeninas como masculinas, se expandió por Roma. Además de presentar partes policromadas, el uso de pequeños abalorios en metales preciosos, gemas y nácares está ampliamente documentado en estas piezas11. Disponemos de textos clásicos que hacen referencia a este fenómeno. Un ejemplo es el aportado por Plinio12, quien afirma en su capítulo dedicado a los tipos y usos de estos materiales que

una perla es, en público, el acompañante de una mujer. También las llevan en los piés, ellas no sólo adornan los cordones de los zapatos, sino todos los zapatos. Sólo le falta ir bajo ellas.

  • 13 Séneca, Epist., 86.7, habla también del uso de materiales suntuosos en el calzado. Interesantes re (...)
  • 14 Petronio, Satyr., LV.
  • 15 Artemidoro, Sueños, II, 5.
  • 16 Gasparri, 2007-2013a, pp. 390-391.

22Este autor no fue el único que hizo alusión a este fenómeno13. Otros autores como Petronio14 ridiculizan esta práctica también. En el edicto de Diocleciano las sandalias doradas costaban 75 denarios y las planas con lana 50 denarios. Es decir, el calzado, como Artemidoro15 deja patente, se convirtió pronto en un símbolo de ostentación social yendo, en múltiples ocasiones, al son de los ropajes. Otros autores, incluso, llegan a criticar el hecho de que los amplios trajes no dejaran ver las verdaderas obras de arte que calzaban los romanos. Ejemplo de esto mismo y donde, concretamente aparecería o, al menos, se atisbaría una hoja de las que centran nuestro estudio, sería la estatua de una Musa tipo Piccola Ercolanese localizada en el Palatino16.

  • 17 Plinio el Viejo, Hist. Nat., X, 60.
  • 18 Varrón, De Ling. Lat., VIII, 30, 2.

23La artesanía del calzado pronto se convirtió en una industria en alza. De hecho, en la actualidad, uno de los únicos barrios gremiales asociados a estos menesteres que se conocen son los de Roma. En la urbs, estas officinae se posicionaron en las zonas cercanas al templo de Castor17 formando una especie de barrio gremial. En algunos casos se especifica la aparición de un vicus sandalarius o sutrina18 situado en una zona prominente de la ciudad. A pesar de que la industria del calzado estaba muy diversificada, con individuos altamente especializados, en Hispania las alusiones epigráficas únicamente se centran en la figura de sutor o sutora.

  • 19 Plinio el Viejo, Hist. Nat., XXXV, 35.

24Plinio19 recoge un pasaje en el que un zapatero se acerca al pintor de cámara de Alejandro Magno, Apelles de Kos, para indicarle que había cometido un defecto a la hora de pintar una sandalia/crepida en uno de sus cuadros. Ante este error, el zapatero continuó sacando defectos a la obra, hecho por el que enfureció Apelles que pronunció una frase lapidaria: «sutor, ne ultra crepidam». Esta locución, «zapatero, a tus zapatos», prácticamente ha quedado cristalizada hasta nuestros días. Sin embargo, en origen incidía en la idea de que el ars sutoria era un oficio muy específico y complicado.

  • 20 CIL VI, 9925a.
  • 21 CIL VI, 9284.
  • 22 CIL VI, 9404.
  • 23 CIL VI, 9897.
  • 24 Goldman, 1994, pp. 105-111.
  • 25 Olson, 2008, p. 56, fig. 1.26.
  • 26 Petronio, Satyricon, LXXV.
  • 27 Ibid., XCV.

25Ejemplo de la variedad de calzados y sus artesanos serían los caligarii20 dedicados a la producción de caligae, los crepidarii21 dedicados a la manufactura de las sandalias con mucho correaje y redes, los fabri soliarium baxiarium22 que producían una especie de zueco de madera, y los solatarii23 que se focalizaban en exclusividad a las solae, sandalias muy refinadas destinadas a mujeres de la alta sociedad24. Junto con éstas existían unas plataformas que tenían la suela de corcho (cothurni) que fue un recurso ampliamente usado por las mujeres que querían enaltecer su figura. Éstos también eran usados por los figurantes de tragedias25; sin embargo, en algunas ocasiones esta imagen fue ridícula a sus coetáneos por lo excéntrico del mismo. Concretamente, Petronio26 se ríe de Fortunata llamándola fulcipedia por el uso de altos tacones. Este mismo autor también da buena prueba del variado gusto que, en relación a la zapatería, se daba en Roma. En concreto, para Petronio, los zuecos de madera eran uno de los calzados desiguales y «estorbos»27.

  • 28 Goldman, 1994, p. 125.
  • 29 Suetonio, Caligula, 52.
  • 30 Plinio el Viejo, Hist. Nat., XVI, 13.
  • 31 Apuleyo, Met., VII, 8.

26Otro tipo de calzado femenino serían los socci, unas babuchas caseras asociadas a los actores cómicos griegos28. Suetonio29 critica a Calígula por usar algunos con apariencia femenina. También había botas o calcei, tanto para hombres como para mujeres, aunque existía un tipo con suela de corcho y elevada más asociado a mujeres para la estación invernal30. Apuleyo31 habla también de un espécimen de calceus blanco para mujeres de la alta sociedad.

  • 32 Parmeggiani, 1990.
  • 33 Volken, 2014, p. 88.

27Arqueológicamente, los ejemplares de zapatos documentados son escasos y suelen ser prototipos de caligae militares. Ejemplo de lo indicado es el cargamento de Comacchio en las costas italianas32 o los hallazgos de los enclaves del limes renano-danubiano33, donde se dan las características de conservación óptimas para la preservación de estos calzados.

28Sin embargo, las piezas que más datos aportan sobre la funcionalidad que otorgamos a estos abalorios corresponden a la estatuaria mayor. Concretamente, nos referimos bien a solae, es decir, sandalias femeninas o bien a calcei o botines ricamente decorados en los que, a menudo, en la intersección de las cintas que confluyen entre los dedos índice y pulgar, aparece este tipo de hojitas y, en algunos casos, con forma de peltas. Como es de esperar en estos ejemplos, estas piezas aparecen cristalizadas en mármol y no en el material objeto de este estudio.

  • 34 Opper, 2008, p. 15, fig. 10.
  • 35 Gasparri, 2007-2013b, p. 229.

29Son muchos y variados los ejemplos. No obstante, quizás por ser actual y más representativo presentamos el miembro inferior de una estatua colosal encontrada recientemente en Sagalasos que ha sido interpretado como del emperador Adriano (actualmente depositado en el Museo de Burdur)34. También en una estatua imperial, tenemos la representación de Agripina sedente con los brazos posicionados en el regazo y las piernas cruzadas avanzadas35. De nuevo en ella aparece la presentación de una hoja lanceolada.

  • 36 VV.AA., 2007, p. 77. En otra figura de corte mitológico, en concreto una Ménade dormida expuesta e (...)
  • 37 Vigneau, 1935-38, nº 262a.
  • 38 Gasparri, 2007-2013a, pp. 362-363.
  • 39 Id., 2007-2013c, pp. 238-239.

30El análisis relacionado con la estatuaria de las musas nos permite nuevamente vislumbrar similar decoración. En concreto, es resaltable una escultura sedente procedente del teatro de Pompeyo, depositada en los Museos Capitolinos y datada en la segunda mitad del primer siglo a.C. En esta ocasión aparece una posible baxa, un calzado plano ampliamente usado por los filósofos y que sería similar a nuestras actuales «chanclas». En la intersección de los dedos de la Musa es donde aparece la hoja, en esta ocasión muy estilizada36. Del siglo i a.C. tenemos igualmente un ejemplo de una Atenea Diademada del tipo Koré, depositada en el Museo del Louvre que nos hablaría de una larga tradición en la aparición de este tipo de piezas37. Elementos similares aparecen, por último, en las representaciones de Amazonas o jinetes heroicos38 o en una representación de un Genio localizada en Roma39.

  • 40 Vigneau, 1935-38, p. 198.
  • 41 Goette, 1988, Abb. 16.
  • 42 Gasparri, 2007-2013a, n. 42.

31En algunas ocasiones, la exageración en la representación de este elemento se percibe al acaparar casi todo el empeine del pie. Ejemplo de ello es la Diana cazadora del museo del Louvre, una copia romana de un original griego datado en el iv a.C.40 También se ha atestiguado en el calzado asociado al conocido como Lar Farnese, depositado en el Museo de Nápoles en el cual se aprecia una hoja acorazonada en la intersección de los dedos41. Similar problemática a la anteriormente comentada es una escultura de Apolo sentado tipo Ludovisi con cabeza del tipo Chigi de la Colección Farnese42 donde, a similitud de la anterior la hoja, alcanza dimensiones desorbitadas.

  • 43 Goubitz, Van Driel, Groenman, 2001, fig. 4.

32Para la época medieval, aunque no de nácar como es el caso que estudiamos, sigue apareciendo representado este tipo de motivos fitomorfos, sin embargo ya no es por aplicación sino por medio del grabado y estampado sobre el cuero43.

La industria del calzado en Hispania

  • 44 Marcial, Epigrammaton Libri, 3, 59.
  • 45 Gimeno, 1988, p. 46.

33A pesar de la importancia, y casi necesidad, de esta artesanía, este oficio no estuvo bien considerado en Roma. Marcial44 da buena prueba de ello al hablar de manera despectiva sobre estos artesanos. En Hispania no aparece el abanico de especialización que sí se observa en otros puntos del Imperio. Los que aquí aparecen se caracterizan por aludir siempre al mismo término sutor o sutoria siendo un vocablo que específicamente se refiere al encargado de coser el zapato45.

  • 46 Pinho, 1961, p. 138 y Hispania Epigraphica (HEp.), no 6446.
  • 47 Rodríguez Colmenero, 1997, nº 239, y HEp., no 31840.
  • 48 Gimeno, Pascual, 1993, pp. 131-132, n. 15.

34La primera de las alusiones epigráficas corresponde a una inscripción de la Civitas Arabrigensium, es decir, perteneciente a la Lusitania en la que se percibe la figura de un zapatero difunto. La transcripción sería la siguiente: D(is) M(anibus) s(acrum) / Fla(vi)o / Sutor/i te(s)tu/dum posu/[(it) - - -]46. La siguiente también hace alusión a una estela funeraria que procede de Acqua Flavia, es decir, del conventus Braccarense. En esta ocasión, aparece reflejada la figura de una mujer, Manlia. De nuevo se ensalza la figura profesional desarrollada en vida: D(is) M(anibus) / s(e) v(iva) / Manl(ia) Sut(oria) / c(uravit) f(aciendum)47. Se localiza en Trujillo, en el Conventus emeritensis, un ara en arenisca con orificio central en el que se puede leer: Marti sac(rum) / [.] Ve[t(t)iu]s Ruf/[us] sutor [v(otum)] / s(olvit) • l(ibens) • a(nimo)48.

  • 49 Gorostidi, 2010, pp. 68-69.
  • 50 HEp., nos 11879, 12609 y 19706, Tarragona.
  • 51 Abascal, Ramallo, 1997.

35En la Tarraconense, tenemos un ejemplo de un pedestal en que se lee M(arco) Fulvio / Musaeo / [s]eviro Aug(ustali) / Su[tor]ia(?) / Su[rill]a(?) / ma[ri]to / optimo49. A estás habría que añadirle tres más en esta ciudad50. En Cartago Nova también, se ha localizado una inscripción votiva sobre caliza gris en la que se puede leer L(ucius) Vergilius / L(uci) l(ibertus) Hilarus / sutor hic / situs est f(aciendum) c(uraverunt) / uxor et libe(r)ti. La datación que han aportado sus investigadores sería la de la primera mitad del siglo i d.C.51

  • 52 Santero, 1978, pp. 128-129; CIL II, 5812, p. 1050; y HEp., no 12111, Sasamón.
  • 53 CIL II, 2818, y HEp., no 8644, Burgo de Osma.

36En la tabula de patronatus de Segisamo también hay una alusión a este oficio. En concreto ésta es una inscripción fechada en el 239 d.C. sobre una tessera de bronce con forma de edícula y frontón central culminado por una rosa multipétala. En ella, además de los patronos (cuatro hombres y una mujer), se hace referencia a quince individuos de distinta profesión. Para la temática que ahora nos incumbe resaltamos la figura de Ant(onius) Missillus sutor52. Formando parte del mobiliario litúrgico de la ermita de San Roque en Burgo de Osma —Conventus Cluniensis— se encuentra una inscripción alusiva a un collegio profesional que aglutinaba a los zapateros, Lugovibus / sacrum / L(ucius) L(icinius) Urci/co colle/gio sutoru/m d(onum) d(at)53.

  • 54 D’Ors, 1953, pp. 95-97.

37En cuanto a la epigrafía jurídica son interesantes las alusiones que aparecen en las denominadas leyes de Vipasca. Concretamente en Vip. I, 4, habría un epígrafe específico de los sutrini54, es decir, de las zapaterías. Esta artesanía también aparecía monopolizada por el fisco estableciéndose multas del doble de lo mercadeado en el momento que se saltara dicho monopolio. Tenían el monopolio de las calciamenta, es decir, los calzados propiamente dichos, los clavi o tachuelas típicas del calzado militar, las loramenta o correas, y las caligae sine clavis, que eran un tipo de calzado sin clavo.

  • 55 Kampen, 1981, p. 64.

38La aparición de mujeres en esta profesión pasó a ser común. En este sentido, las mujeres también jugaron un papel bueno en la producción de calzados, no sólo en Hispania. Ejemplo de esto sería la figura de la producción de calzados C. Julius Alcimus. Éste tenía 62 libertos de ambos sexos a su cargo. También resulta interesante la presencia de mujeres en relieves de corte funerario como el de Septimia Stratonice en Ostia55.

Hipótesis final

39En este trabajo hemos presentado un conjunto de abalorios realizados en halliotis tuberculata o coccinea —vulgarmente conocido como nácar— y localizados en el solar del antigua capital de la Lusitania, Augusta Emerita. Aunque la idea inicial es que este trabajo se centrara en una pareja localizada en una intervención dirigida por una de las firmantes, un estudio pormenorizado de los fondos del Consorcio de Mérida ha permitido aumentar la nómina hasta seis. Todas ellas presentan una serie de características morfológicas que, como ya hemos analizado previamente, apuntan a un uso más complejo que a una simple cuenta de collar.

40Tras un análisis pormenorizado de las piezas, el examen de las fuentes clásicas y una contrastación iconográfica con la escultura que podemos caracterizar como mayor, llegamos a la conclusión de que estamos ante abalorios para ornamentar solae o calcei. Los seis ejemplares localizados han aparecido en contextos funerarios e insertos en paquetes estratigráficos que pueden ser datados entre fines del siglo i e inicios del ii d.C.

41El enjoyado tanto de la ropa como del calzado fue una práctica ampliamente conocida en la época romana. Los datos que tenemos proceden, por un lado, de los halagos que algunos autores clásicos hacen y, por otro, de las críticas a una práctica considerada por otros como excéntrica. Independientemente del calificativo otorgado, no pasó desapercibida tanto por la destreza del sutor como por el valor intrínseco de algunos de los elementos usados, como las perlas o madreperlas, cuyo uso quedó, en algunos periodos, limitado a las clases más elevada de la sociedad.

42La novedad del estudio radica en que, hasta la actualidad, no se tenía constancia arqueológica de abalorios de este tipo. Sin embargo, las representaciones escultóricas y las reiteradas alusiones que las fuentes clásicas hacen a este fenómeno, son lo suficientemente significativas para replantearse la posibilidad de que muchas de las «cuentas de collar», hasta el momento definidas en las excavaciones arqueológicas, fueran este tipo de piezas. Sin lugar a dudas, la confusión puede ser plausible por la similitud formal que presentan; sin embargo, en nuestro caso, el hecho de que algunas aparezcan en parejas, que espacialmente se ubiquen cercanas a los miembros inferiores y que el sistema de aprehensión sea además más complejo de lo común han sido elementos definitorios para lanzar esta hipótesis de trabajo.

43Esperamos que, en un futuro, este tipo de trabajos anime a definir nuevos elementos con el fin de incrementar la nómina de unas piezas que, a buen seguro, fueron de lo más común en época romana a tenor de las evidencias iconográficas y textuales que tenemos.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Corpus Inscriptionum Latinarum (CIL), Berlín, De Gruyter & Co, 1895.

Apuleyo, Metamorphoses [Met.], vol. 2, ed. de Arthur Hanson, Cambridge, Harvard University Press, 1989.

Artemidoro, La interpretación de los sueños [Sueños], ed. de Elena Ruiz García, Barcelona, Gredos, Biblioteca Básica, 2002.

Petronio, Satyricon [Sat.], ed. de Eric Herbert Warmington, Cambridge, Harvard University Press, 1979.

Plinio el Viejo, Natural History [Hist. Nat.], ed. Harris Rarckham, Cambridge, Harvard University Press, 1940.

Séneca, Ad Luciilium Epistulae Morales [Epist.], ed. de Richard Gummere, Cambridge, Harvard University Press, 1953.

Suetonio, Vida de los doce Césares [Caligula], en línea en <http://bcs.fltr.ucl.ac.be/SUET/CAIUS/52.htm> [consultado el 27/07/2016].

Varrón, On the latin language [De Ling. Lat.], vol. 2, ed. de Roldan Kent, Cambridge, Harvard University Press, 1979.

Bibliografía

Abascal Palazón, Juan Manuel, Ramallo Asensio, Sebastián (1997), La ciudad de Carthago Nova: la documentación epigráfica, Murcia, Universidad de Murcia.

Ariño Olivera, Micheline, Monteforte Toledo, Mario (2007), «De la sobreexplotación a la sustentabilidad: nácar y perlas en la historia mundial», El Periplo Sustentable, 12, pp. 81-131.

Chamizo de Castro, Juan José (2006), «La Vía de la Plata: nuevos datos sobre la salida norte de Augusta Emerita. Intervención arqueológica en el solar sito en la esquina Avda. Vía de la Plata con C/ Albañiles», Mérida Excavaciones Arqueológicas, 9, pp. 15-35.

Chapot, Victor (1904), «Solea», en Charles Daremberg, Edmond Saglio (eds.) Dictionnaire des antiquités grecques et romaines, d’après les textes et les monuments, t. III, vol. 2, Paris, Hachette, pp. 1389-1390.

Croom, Alexandra (2002), Roman Clothing and fashion, Stroud, Gloucestershire.

D’ors, Álvaro (1953), Epigrafía jurídica de la España romana, Madrid, CSIC.

Driel Murray, Carld van (1987), «Roman footwear: a mirror of fashion and society», Recent research in archeological footwear, Technical Paper nº 8, pp. 32-42.

Dubois-Pélerin, Éva (2007), «Décors de parois précieux en Italie au ier siècle ap. J.-C.», Mélanges de l’École française de Rome. Antiquité, 119 (1), pp. 103-124.

Gasparri, Carlo (ed.) [2007-2013a], La sculture Farnese, vol. 1: La sculture ideali, Roma, Electa Napoli.

Gasparri, Carlo (ed.) [2007-2013b], La sculture Farnese, vol. 2: I ritratti, Roma, Electa Napoli.

Gasparri, Carlo (ed.) [2007-2013c], La sculture Farnese. Le sculture delle Terme di Caracalla. Rilievi e varia, Roma, Electa Napoli.

Gimeno Pascual, Helena (1988), Artesanos y técnicos en la epigrafía de Hispania, Barcelona, Bellaterra – Universidad de Barcelona.

Gimeno Pascual, Helena, Stylow, Armin (1993), «Juan Pérez Holguín y la Epigrafía Trujillana», Veleia, 10 (15), pp. 131-132.

Goette, Hans Rupprecht (1988), «Mulleus-Embas-Calceus. Ikonografische Studien zu Römischem Schuhwerk», Jahrbuch des Deutschen Archäologischen Instituts, 103, pp. 401-564.

Goldman, Norma. (1994), «Roman footwear», en Judith Sebesta, Larisa Bonfante (ed.), The world of roman costume, Madison, University of Wisconsin Press, pp. 105-111.

Gorostidi Pi, Diana (2010), Ager Tarraconensis 3. Les Inscriptions Romanes. Tarragona, Instituto Catalán de Arqueología Clásica, col. Documenta (16).

Goubitz, Olaf, Van Driel, Carol, Groenman, Willy (2001), Stepping through time, Zwolle, Stichting Promotie Archeologie.

Kampen, Natalie (1981), Image and status: Roman working women in Ostia, Berlín, Mann.

Márquez Pérez, Juana, Pérez Maestro, Carmen (2005), «El primer puticuli documentado en Augusta Emerita: contextualización topográfica y cronológica», Mérida Excavaciones Arqueológicas, 8, pp. 533-545.

Mgaya, Yunus (1995), Synopsis of biological data on the European abalone (ormer). Haliotis tuberculata Linnaeus, 1758 (Gastropoda: Haliotidae), Roma, Food and agriculture organization of the United Nations, FAO Fisheries Synopsis (156).

Reyes Hernando, Olivia, Pérez González, Cesareo, Bragado Álvarez, M.ª Dolores, Araujo Armero, Rafael, Andrés Cobeta, Javier de (2016), «Arquitectura romana tardoantigua: revestimiento de nácar en “uillae” hispanas del siglo iv d. C. », Oppidum, 12, pp. 185-218.

Olson, Kelly (2008), Dress and Roman woman. Self representation and society, Abingdon, Oxon.

Opper, Thorsten (2008), Hadrian. Empire and Conflict, Londres, British Museum.

Parmeggiani, Giovanna (1990), «I cuoi», en Fede Berti (ed.), Fortuna maris. La nave romana di Comacchio, Bolonia, Nuova Alfa, pp. 86-96.

Pérez González, Jordi (2014), «Los Margaritarii: comerciantes de lujo», en XVIII CIAC: Centro y periferia en el mundo clásico / Centre and periphery in the ancient World, Mérida, Museo Nacional de Arte Romano, pp. 1413-1415.

Pinho Brandão, Douro de (1961), «Inscrição lusitano-romana inédita de Várzea do Douro», Revista de Guimarães, 71, pp. 135-140.

Rodríguez Colmenero, Antonio (1997), Aquae Flaviae, t. I: Fontes epigráficas da Gallaecia meridional interior, Chaves, Câmara Municipal de Chaves.

Rodríguez Hidalgo, Antonio, Gibello Bravo, Víctor, menéndez menéndez Andrea, Sanabria Murillo, Diego, Sánchez Hidalgo, Fernando (2013), «Un ejemplar de Cypraea Pantherina en una tumba altoimperial de Augusta Emerita», Zephyrus, 72, pp. 183-193.

Santero Saturnino, José María (1978), Asociaciones populares en Hispania Romana, Sevilla, Universidad de Sevilla.

Schröder, Stephan (2004), Catálogo de la escultura clásica, t. II: Escultura mitológica, Madrid, Museo del Prado.

Tassini, Pietro (1992), «Produzione e vendita di alcune merci di lusso a Roma», en Epigrafia della Produzione e della distribuzione. Actes de la VIIe Rencontre franco-italienne sur l’épigraphie du monde romain, Roma, École Française de Rome, pp. 687-695.

Vermassen, Maarten Jozef (1977), Cybelles and Attis: the myth and the cult, Londres.

Vigneau, André (1935-38), Encyclopédie photographique de l’Art. Musée du Louvre, París.

Volken, Marquita (2014), Archeological Footwear. Development of shoe patterns and styles from Prehistory till the 1600’s, Londres – Zwolle, SPA Uitgevers.

VV.AA. (2007), Sculptures of ancient Rome. Collections from the Capitoline Museums at the Montemartini Power Station, Milán, Electa.

Haut de page

Notes

1 Agradecemos los datos de identificación aportados por los Drs. Izquierdo López, Viera Toledo y Courtois de Viçose de la Universidad de la Laguna y al Dr. Cantillo Duarte de la Universidad de Cádiz. Mgaya, 1995.

2 Rodríguez Hidalgo et alii, 2013.

3 Chamizo, 2006, pp. 24-25, fig. 12, y 33-34, figs. 29a y 29b.

4 Márquez, Pérez, 2005, pp. 533-545.

5 Croom, 2002, p. 109.

6 Cariño, Monteforte, 2007, p. 98.

7 Tassini, 1992, pp. 690-692; Pérez, 2014.

8 Vermassen, 1977, pp. 38-39 y 296.

9 CIL II, 496, Mérida.

10 Su uso también está atestiguado en otros puntos del Imperio para el ornato de los paramentos. Dubois-Pelerin, 2007, p. 196 o, para la península ibérica, véase Reyes et alii, 2016.

11 Chapot, 1904, s.v. «sole», p. 1389.

12 Plinio el Viejo, Hist. Nat., IX, 56.

13 Séneca, Epist., 86.7, habla también del uso de materiales suntuosos en el calzado. Interesantes resultan estas alusiones a la hora de interpretar los abalorios de fayenza, hueso y ámbar localizados junto con la flor en la excavación de la c/ Cabo Verde.

14 Petronio, Satyr., LV.

15 Artemidoro, Sueños, II, 5.

16 Gasparri, 2007-2013a, pp. 390-391.

17 Plinio el Viejo, Hist. Nat., X, 60.

18 Varrón, De Ling. Lat., VIII, 30, 2.

19 Plinio el Viejo, Hist. Nat., XXXV, 35.

20 CIL VI, 9925a.

21 CIL VI, 9284.

22 CIL VI, 9404.

23 CIL VI, 9897.

24 Goldman, 1994, pp. 105-111.

25 Olson, 2008, p. 56, fig. 1.26.

26 Petronio, Satyricon, LXXV.

27 Ibid., XCV.

28 Goldman, 1994, p. 125.

29 Suetonio, Caligula, 52.

30 Plinio el Viejo, Hist. Nat., XVI, 13.

31 Apuleyo, Met., VII, 8.

32 Parmeggiani, 1990.

33 Volken, 2014, p. 88.

34 Opper, 2008, p. 15, fig. 10.

35 Gasparri, 2007-2013b, p. 229.

36 VV.AA., 2007, p. 77. En otra figura de corte mitológico, en concreto una Ménade dormida expuesta en el Museo del Prado, también se representa este tipo de calzado, con similar aderezo (Schröder, 2004, n. 187). Sin embargo, sobre la datación de este calzado cerniría la duda al haber sufrido el original clásico del 150-175 d.C. algunos retoques en época decimonónica. Sin lugar a duda, si fuera este dato cierto, hablaría de cómo en el imaginario colectivo quedó este tipo de zapatos y su ornato asociados a la época clásica.

37 Vigneau, 1935-38, nº 262a.

38 Gasparri, 2007-2013a, pp. 362-363.

39 Id., 2007-2013c, pp. 238-239.

40 Vigneau, 1935-38, p. 198.

41 Goette, 1988, Abb. 16.

42 Gasparri, 2007-2013a, n. 42.

43 Goubitz, Van Driel, Groenman, 2001, fig. 4.

44 Marcial, Epigrammaton Libri, 3, 59.

45 Gimeno, 1988, p. 46.

46 Pinho, 1961, p. 138 y Hispania Epigraphica (HEp.), no 6446.

47 Rodríguez Colmenero, 1997, nº 239, y HEp., no 31840.

48 Gimeno, Pascual, 1993, pp. 131-132, n. 15.

49 Gorostidi, 2010, pp. 68-69.

50 HEp., nos 11879, 12609 y 19706, Tarragona.

51 Abascal, Ramallo, 1997.

52 Santero, 1978, pp. 128-129; CIL II, 5812, p. 1050; y HEp., no 12111, Sasamón.

53 CIL II, 2818, y HEp., no 8644, Burgo de Osma.

54 D’Ors, 1953, pp. 95-97.

55 Kampen, 1981, p. 64.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Plano de ubicación de los hallazgos referidos en el trabajo
Légende 1.- c/ Barcelona; 2.- c/ Cabo Verde; 3.- c/ Almendralejo 41; y 4.- avda. Vía de la Plata.
Crédits Plano de base, autoría Y. Picado. © M. Bustamante-Álvarez, A. M. Bejarano Osorio.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8034/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 155k
Titre Fig. 2. — Detalle de los dos abalorios localizados en la tumba de la c/ Barcelona (Mérida)
Crédits © Consorcio de Mérida, M. Bustamante-Álvarez, A. M. Bejarano Osorio.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8034/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 239k
Titre Fig. 3. — Depósito funerario donde han aparecido los abalorios (3512/179)
Crédits © Consorcio de Mérida.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8034/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Fig. 4. — Paralelos localizados en Mérida
Légende a. y b.- ejemplares (8057/74/13 y 8057/74) procedentes de la intervención avda. Vía de la Plata/Profodes; c.- abalorio (8101/785) hallado en la c/ Almendralejo, 41; d.- pieza (8067/103/1) localizada en la c/ Cabo Verde s/n esquina Cuartel Hernán Cortes.
Crédits © Consorcio de Mérida, M. Bustamante-Álvarez y A. M. Bejarano Osorio.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8034/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre Fig. 5. — Abalorios localizados junto con la hoja de parra en la c/ Cabo Verde s/n, esquina Cuartel Hernán Cortes
Légende a.- cuenta de bronce; b.- cuenta de hueso; c., d. y g.- cuentas de cornalina; e.- cuenta de fayenza; y f.- hoja de nácar.
Crédits © Consorcio de Mérida, M. Bustamante-Álvarez, A. M. Bejarano Osorio.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8034/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Fig. 6. — Representaciones ideales (a. y b.) del posible uso de los abalorios referidos
Crédits Dibujo de Joaquín Suárez, © Dpto. de Didáctica y Comunicación CCMM.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8034/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 205k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Macarena Bustamante Álvarez et Ana María Bejarano Osorio, « ¿Abalorios de calzado romano en Augusta Emerita? »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-1 | 2018, 217-236.

Référence électronique

Macarena Bustamante Álvarez et Ana María Bejarano Osorio, « ¿Abalorios de calzado romano en Augusta Emerita? », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-1 | 2018, mis en ligne le 23 mars 2018, consulté le 26 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8034 ; DOI : 10.4000/mcv.8034

Haut de page

Auteurs

Macarena Bustamante Álvarez

Universidad de Granada

Articles du même auteur

Ana María Bejarano Osorio

Consorcio de Mérida

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals