Navigation – Plan du site
Miscellanées

«Induçiendolas con ofrecimientos e promesas»

Rostros y prácticas de la alcahuetería en la Navarra del Antiguo Régimen
« En les incitant par des cadeaux et des promesses ». Visages et pratiques du proxénétisme en Navarre sous l’Ancien Régime
«Inducing them with offers and promises.» Faces and practices of pandering in Navarre under the Old Regime
Javier Ruiz Astiz
p. 237-261

Résumés

Pendant la période moderne, le recours aux entremetteuses ou sa pratique étaient parmi les crimes les plus persécutés par les autorités civiles et religieuses en raison de ses conséquences néfastes. Traditionnellement, on a eu tendance à associer ces comportements à des femmes âgées et défavorisées, mais la réalité procédurale en donne une image beaucoup plus complexe et variée. Cet article vise à montrer les visages et les pratiques de ceux qui exerçaient cette forme de proxénétisme, des filles dont on réquiérait les services et des sujets qui y faisaient appel en Navarre pendant l’Ancien Régime. Dans le même temps, nous essayons d’analyser la notion de crime et sa répression, ainsi que l’activité punitive, à travers les peines édictées par les juges.

Haut de page

Texte intégral

1En el presente trabajo abordaremos los rostros y el modus operandi de la alcahuetería en Navarra a lo largo de la Edad Moderna. Como veremos, la figura clásica de la alcahueta se desdibuja, pudiéndose hablar de distintos tipos de alcahuetas. Eso cuando eran mujeres, pues algo que viene a desmitificar este artículo es la vinculación de la alcahuetería con el género femenino. Nada más lejos de la realidad, porque junto a rufianes deberemos advertir la presencia de maridos consentidores que toleran y, en ocasiones, fomentan la práctica de la concertación por parte de sus esposas.

2En tierras navarras, la ausencia de burdeles públicos no supuso la inexistencia de una prostitución clandestina auspiciada por alcahuetas y rufianes. Sin duda, la alcahuetería se erigió en un fenómeno social muy extendido en los siglos modernos. Así, resulta habitual encontrarse con hombres y mujeres que fueron denunciados ante los Tribunales Reales de Navarra porque hacían de la comercialización del sexo su modo de vida y su sustento económico. Sin embargo, reconstruir un fenómeno socio-histórico como el de la alcahuetería no resulta nada sencillo, pese a que debemos felicitarnos por poder contar con fuentes tan valiosas como los pleitos que se dirimieron y las disposiciones legales o religiosas que censuraban dichas prácticas.

3Como es evidente, dependemos exclusivamente de la documentación conservada. De ahí que la información existente adquiera una relevancia considerable de cara a poder reconstruir la realidad de dichas prácticas ilícitas y los rostros de la transgresión en la Navarra moderna. En consecuencia, el estudio de la documentación procesal nos permitirá trazar un panorama lo más certero posible de la alcahuetería gracias a las denuncias que se interpusieron en los Tribunales Reales entre 1501 y 1841. Así conseguiremos vislumbrar la sexualidad encubierta no sólo como delito a perseguir, sino al mismo tiempo como un fenómeno socio-cultural. Para ello hemos localizado en el Archivo General de Navarra un total de 129 pleitos.

4Si relevante resulta prestar atención a quienes obtenían réditos de este negocio, no menos interesante será vislumbrar tanto a las muchachas que eran captadas de forma voluntaria o a través de viles estratagemas, así como a los clientes que mantenían relaciones sexuales con aquellas mujeres. Por otra parte, las fuentes judiciales nos permiten corroborar que la represión de la sexualidad ilícita se convirtió en uno de los objetivos de las autoridades civiles y religiosas tras el Concilio de Trento. Así acabar con los males que ocasionaba la alcahuetería fue una de sus prioridades, pues junto a la pérdida de la honra de jóvenes muchachas que eran concertadas con falsas promesas de matrimonio por las terceras o los rufianes tendríamos el amancebamiento de muchos varones que acudían a este negocio pese a estar casados.

5En suma, pretendemos acercar al lector a la realidad de la alcahuetería mostrándole sus rostros y prácticas. Alejándonos, por tanto, de la ficción literaria y sumergiéndonos gracias a los testimonios recabados de los pleitos en el negocio de la carne a lo largo de los siglos modernos. Un hecho que nos permitirá comprobar la heterogénea naturaleza de un fenómeno tan complejo como fue el de la sexualidad encubierta, donde se entrecruzaban múltiples intereses; desde quienes concertaban las citas hasta los que deseaban tener relaciones sexuales con jóvenes muchachas, pasando por la necesidad afectiva y monetaria de mozas indefensas. Tanto es así que, como veremos en las próximas páginas, la realidad muchas veces supera a la ficción.

Terceras, encubridoras y rufianes en la realidad procesal

6Tendemos a pensar que el perfil sociológico de la alcahueta es el de una mujer madura, inmersa en la marginalidad y que con anterioridad había ejercido la prostitución. Un cometido que consistía en servir de intermediaria entre hombres adultos y jóvenes muchachas a cambio de dinero. Sin embargo, cuando uno bucea en las denuncias que se interpusieron por alcahuetería y lenocinio observa que la realidad cobijaba una casuística mucho más rica y heterogénea que la imagen transmitida por la literatura o el imaginario popular.

  • 1 Álvarez Urcelay, 2012, p. 463.
  • 2 Aldama, 1999, p. 91.
  • 3 Torremocha, 2015b, p. 149.
  • 4 Villalba, 2004, p. 219.

7Pero, ¿cuál es el perfil sociológico que nos transmiten los pleitos judiciales sobre la figura de la alcahuetería en la Navarra del Antiguo Régimen? A simple vista, la realidad procesal destila una casuística más heterogénea, pues los varones también aparecen detrás de algunas denuncias actuando como alcahuetes o rufianes. Un hecho que nosotros corroboramos para el caso navarro, pero que ya ha sido advertido por Álvarez Urcelay1, Aldama2, Torremocha3 o Villalba4, entre otros. Pese a ello, lo más habitual es que las demandadas fuesen mujeres como consecuencia de haber ejercido la alcahuetería.

8Mientras es escasa la presencia de solteras, cabe resaltar el protagonismo tanto de mujeres casadas como viudas. Cierto es que estas últimas, fruto de su estado de soledad y precariedad económica, se vieron muchas veces empujadas a ejercer como alcahuetas. Así, al fiscal de Tudela le informaron en 1624 que Catalina González

  • 5 Archivo General de Navarra [AGN], Tribunales Reales, Procesos, no 14 910, fo 1ro.

en grande ofensa de dios nuestro señor, escándalo y mal exemplo de esta república ha servido e sirve de tercera y encubridora en actos torpes de la carnalidad receptando en su casa a moças y otras mujeres casadas para que diferentes varones tengan actos con ellas5.

  • 6 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 66 847, fo 2ro.

Aunque, en ocasiones, la viuda contaba con la inestimable colaboración de alguna hija para sacar adelante el negocio. Tal fue el caso de María de Oroz y Graciana de Periguy en Burguete en 1563, pues «ambas están juntas en una casa y que sin trabajar viven y encubren como medianeras y alcahuetas para otras6».

9Sin embargo, en el caso de las casadas, la casuística es más compleja porque nos encontramos ante realidades muy divergentes. En la documentación procesal aparecen mujeres cuyos matrimonios han fracasado por lo inestable de la relación, otras sufren durante largos períodos de tiempo el abandono del hogar por parte de sus maridos y, por último, en otras ocasiones se aprecian esposas que deben hacer frente a la precariedad económica de sus familias. Estaríamos frente a alcahuetas que se han visto casi forzadas a actuar de esa manera ante sus perentorias necesidades dinerarias.

10No obstante, no debemos olvidar que hubo esposas que ejercieron la alcahuetería en el seno de matrimonios estables con el más que posible consentimiento de sus maridos, e incluso con su apoyo tácito porque sus casas eran empleadas para celebrar aquellos encuentros sexuales. Si embargo, la denunciada era habitualmente la mujer. Fue así como en 1634 el sustituto fiscal de Tudela acusó a María Valbuena porque

  • 7 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 74 420, fo 13ro.

ha permitido y dada lugar en su casa sirviendo de tercera encubridora y alcagueta a que muchas mujeres así casadas como moças entrasen en su casa, y luego tras de ellas hombres casados y moços y personas también eclesiásticas7.

  • 8 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 194 524, fo 1vo.

Similar sería el caso de Manuela de Goñi, mujer de Bernardo de Beire, que en 1809 fue acusada porque en la casa de ambos en Pamplona «han entrado y entran con mucha frecuencia y libertad así varias mozas como soldados franceses, de día y de noche», quienes «lo hacen con el objeto de comerciar ilícitamente, pues dicha Manuela se halla tenida y reputada por alcahueta y encubridora»8.

  • 9 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 97 965, fo 3ro.

11Lo que resulta más complejo de discernir es si muchas de estas mujeres habían desempeñado con anterioridad la prostitución. Como fue el caso, por ejemplo, de Martina de Redín, quien en 1572 estando en Pamplona era denunciada por varios vecinos porque «había estado en el burdel de la ciudad de Tudela ganando y que agora en esta ciudad servía de alcahueta y encubría en su casa a muchas mujeres con hombres9». En algunas denuncias sí podemos testimoniarlo, pero no fue un hecho que iba irremediablemente unido, pues la mayoría de las alcahuetas no habían sido antes prostitutas. No obstante, lo que encontramos con cierta asiduidad entre las denunciadas es alguna alcahueta reincidente. Tal y como sucedía con Joana Añoa en 1570, quien

  • 10 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 211748, fo 5ro.

está en fama y reputación de mala mujer, y aunque antes de agora ha sido presa por ello y condenado en ciertas penas por ser aquellas leves no ha querido ni quiere dexar de perseverar en el dicho pecado10.

  • 11 Álvarez Urcelay, 2012, p. 467.
  • 12 Aldama, 1999, p. 89.
  • 13 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 148947, fo 28ro.
  • 14 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 194844, fo 104vo.

12Dicho esto, en lo que respecta a la edad de estas mujeres, hay que advertir que, aunque es cierto que existen alcahuetas de edad avanzada, lo más normal es que se situasen en el tramo de edad entre los 25 y los 40 años, pese a documentarse casos de mujeres más ancianas. A su vez, su estado civil nos desvela la existencia de demandadas que eran solteras, casadas y viudas, un hecho también corroborado para territorios vecinos como Guipúzcoa11 y Vizcaya12. Bien es cierto que predominan las casadas y viudas. Dentro de ellas encontramos algunas madres que comerciaban con sus hijas, a las que encubrían sus relaciones. Así en 1596 la vecina de Lerín llamada Ana Bastero fue señalada por algunos testigos porque «sirve de tercera y consiente que su dicha hija ande en este ruin trato y vicio13». Incluso en el siglo xix nos seguimos encontrando con casos de esta naturaleza, pues Serafina Merino en 1816 fue acusada porque «resultan graves indicios en el proceso de que ella misma prostituyó a su hija, y por decontado hay una completa prueba de que era su alcahueta y encubridora14».

  • 15 Villalba, 2012, p. 215.

13Aquella realidad escandalizaba a las autoridades civiles y religiosas de la época al amenazar el orden familiar, al igual que estos comportamientos también ocasionaban un notable recelo en el vecindario. Nos encontramos en un escenario donde la vida cotidiana se torna conflictiva —como sugiere Villalba15— al atacar con estas pecaminosas actitudes los cimientos de la estabilidad socio-comunitaria. Sin duda, este tipo de alcahuetería se fundamentaba en dos propósitos: proteger la honra y fama de sus hijas, así como en la obtención de réditos monetarios o toda suerte de favores por parte de muchos de aquellos hombres que estando casados mantenían relaciones extramaritales. En resumen, el denominador común de algunas encausadas es el desamparo y la desprotección.

  • 16 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 294 235, fo 6ro.
  • 17 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 200 251, fo 1ro.
  • 18 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 66 749, fo 1ro.

14Al margen de las mujeres, los hombres, cuando eran denunciados, solían ser rufianes o maridos consentidores. Los primeros se encargaban de proteger a distintas muchachas concertando sus encuentros sexuales con otros hombres, por lo que obtenían ingresos monetarios. Ejercían, por tanto, como proxenetas. Al igual que sucedía en el caso de las alcahuetas, eran perseguidos por transgredir el modo de vida católico, el orden público y el bienestar familiar. Así, Gregorio Lamata fue acusado en 1559 por la fiscalía del reino porque «trajo dende Aragón en este reyno una mujer casada contra la voluntad de su marido», mientras iba «buscando hombres que fuesen a la vez y conocer y tener con ella acceso e lo tuvieron muchas personas llevándose él la ganancia de ello»16. Incluso su inmoralidad podía ir más lejos todavía, ya que era habitual encontrarse con rufianes que se amancebaban con aquellas mujeres a las que utilizaban para su negocio. De este modo, Beltrán de Irisarri a principios del siglo xvii fue denunciado porque, además de estar amancebado, «ha servido y sirve de alcahuete a personas particulares trayéndoles y buscándoles a los tales mujeres de mala vida y fama17». Podían también ser rufianes de sus propias esposas, como le sucedió a Pedro Castro al ser denunciado en 1562. Estando en Tudela le acusaron de ser proxeneta de María de Segura, su mujer, a quien «la puesto el mesmo en el público para que con su cuerpo adulterase y ganase dineros por limitado tiempo18».

  • 19 Idea apuntada también por Torremocha, 2016, p. 151.

15Por otro lado, hubo casos de esposos que eran perfectamente conocedores de los hábitos de sus mujeres, pero no las denunciaban. Esto se explica por dos motivos: consentir aquellas relaciones extramatrimoniales estaba penado y perseguido; y complacer tácitamente dichas prácticas redundaba en cantidades dinerarias a las que no era sencillo renunciar. Esta sería otra forma de ejercer como alcahuete al encubrir las relaciones sexuales de sus mujeres con otros hombres. Si bien tampoco debemos pasar por alto que, en ocasiones, el marido se convertía finalmente en una especie de proxeneta de su propia mujer con la idea de obtener un claro rédito económico19. Resulta interesante el caso de Miguel de Baigorri, quien fue acusado en 1561 de consentir la vida libidinosa de su esposa, Francisca del Cid, porque en su casa

  • 20 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 211 135, fo 34ro.

se cometen adulterios, estupros, fornicaciones y otros delictos públicamente muy más enormes y feos, y esto sabiéndolo el dicho Miguel de Baigorri, su marido, que no le contradice en ello ni en cosa alguna20.

  • 21 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 146 075, fo 2ro.

Igual sucedió en 1568 cuando fue denunciado Juan de Enériz, vecino de Ablitas, porque «consiente que su mujer Graciana López adultere con Juan de Malón y con un moço del ferreño que se llama Pero Garraiz y con ciertos criados de don Felipe Enríquez de Navarra21».

16Vemos, por tanto, que cuando el hombre aparece como encausado en casos de alcahuetería generalmente manifiesta que está casado, algo que siempre se cumple para los maridos consentidores. Incluso en el caso de los rufianes se constatan hombres casados, así como alguno soltero o viudo. Estaríamos, a grandes rasgos, ante sujetos cuya edad oscilaría entre los 20 y 60 años, quienes se aprovechaban de su capacidad coercitiva y de distintas artimañas para engañar a jóvenes muchachas, así como también a sus esposas. Más difuso, sin embargo, queda el papel ostentado por los maridos que consentían las relaciones extramaritales de sus esposas, aunque finalmente su silencio les convertía en cómplices de tales comportamientos.

17Por último, otra de las tipologías de alcahuetería que hemos identificado a partir de la documentación procesal es la de los matrimonios que ejercían conjuntamente como proxenetas. De esta manera, se trataba de un negocio llevado a cabo por marido y esposa en el que solían aprovecharse de jóvenes de la localidad a las que trataban de engañar con falsas promesas o de alguna criada que fruto de su desprotección era fácilmente manipulable, aunque también aparecerá alguna mujer casada. En 1594 eran denunciados Juan de Marchueta y María de Isaba porque

  • 22 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 212 812, fo 9ro.

han sido y son encubridores y alcahuetes y en servicio de terceros y encubierto en su casa muchos hombres con mujeres para que hiciesen mal oficio y acto carnal y han hecho oficio de alcahuetes y encubridores22.

  • 23 Torremocha, 2015a, p. 14.

18Vistos estos casos, cabe afirmar que los procesos judiciales conservados nos han permitido comprobar que la alcahuetería no fue cosa de mujeres en su totalidad. Así apreciamos a hombres que tendrían un papel más activo, caso de los rufianes, quienes serían los verdaderos protagonistas al ejercer como proxenetas de sus mujeres, hijas, criadas o muchachas indefensas. Sin embargo, hubo otros varones que tuvieron una presencia más que testimonial, caso de los maridos consentidores. Bien es cierto que la supuesta inocencia que pretende arrogarse esta figura no es tal porque este sujeto era conocedor de los hábitos sexuales de su esposa, por lo que es posible que se beneficiase de las ganancias que obtenía su mujer. Estaríamos ante un rufián encubierto que no ejercía al uso porque no concertaba las citas ni organizaba los encuentros, pero que con su consentimiento tácito permitía aquellas prácticas pecaminosas. Pese a ello, como lo advierte Torremocha23, no siempre resulta sencillo llegar a conocer o intuir si el esposo era conocedor pleno de las actividades desarrolladas por su mujer y, si las conocía, el grado de implicación que ostentaba.

19En suma, lo que apreciamos de las causas judiciales que se han recogido para el caso navarro es que la alcahuetería no fue una práctica delictiva únicamente femenina, pues detrás de las demandas interpuestas hemos apreciado tanto a alcahuetas como a rufianes. Ahora bien, dada esta compleja casuística nos vamos a encontrar con un modus operandi muy diferente entre unos casos y otros, variando las motivaciones, la acción y la implicación de cada acusado. Esta complejidad hará que resulte clave acercarnos a las prácticas y modos de la alcahuetería.

20No obstante, todas las personas denunciadas —independientemente de su sexo, edad y estado civil— actuaron como intermediarias o encubridoras de relaciones sexuales que a lo largo de los siglos modernos eran consideradas pecaminosas e ilícitas. Unas prácticas que, a su vez, constituían un delito sancionado no sólo por los teólogos en sus manuales de confesores o sermonarios, sino que también era perseguido por las autoridades civiles. Estamos, por tanto, ante una realidad muy variada y de suma complejidad, lo que hace que resulte difícil de delimitar, como sucede con muchos delitos a lo largo del Antiguo Régimen. Pero lo que pone de manifiesto el presente artículo es que los tópicos construidos a través de narraciones literarias son meras aproximaciones a una realidad harto variopinta y rica en matices.

Sexualidad encubierta: comprensión de la alcahuetería

21Al aproximarnos al entramado de la sexualidad encubierta se advierten unas prácticas y unos modos diferentes a los de la prostitución reglamentada. Un hecho que se aprecia con total nitidez en la indispensable labor intermediadora de un tercero en todas las causas abiertas como consecuencia de denuncias por alcahuetería, lenocinio o encubrimiento. Es éste quien organiza el encuentro secretamente a cambio de la obtención de un beneficio económico o material.

22Dicho esto, conviene mostrar antes de nada las prácticas y los modos de alcahuetas y rufianes, pues gracias a la documentación judicial consultada podemos reconstruir su modus operandi. Unos métodos que, a grandes rasgos, van a resultar invariables, pese a que en ocasiones puedan introducirse algunas salvedades. De esta manera, en la mayoría de los casos los que actúan como terceros intermediaban entre el varón y una mujer. Primero se alcanzaba un acuerdo verbal con el hombre donde se estipulaban el lugar de encuentro y la contraprestación monetaria o material que debía de satisfacer. Concluido dicho acuerdo, era el momento de dirigirse a la muchacha y tratar de convencerla. Era entonces cuando la alcahueta o el alcahuete comunicaba las intenciones del varón, las cuales podían variar dependiendo de la moza requerida. Así, habría casos en los que se les prometían dádivas y favores a cambio de que condescendiesen con las apetencias de sus clientes, e incluso en ocasiones se les engañaba con falsas promesas de matrimonio; y eran hostigadas cuando inicialmente aquellas tretas y artimañas no surtían el efecto deseado. Sin embargo, una vez aceptado el encuentro, se procedía a su preparación por parte de los encubridores para ocultar dichas prácticas de los ojos de la comunidad. Como norma general solían celebrarse aquellas citas en las casas de quienes actuaban como intermediarios.

23Recapitulando, este modo de proceder será el más habitual y se repite en multitud de ocasiones según los pleitos examinados, pero no fue el único porque hemos mostrado casos de madres y padres que fueron alcahuetes de sus propias hijas, así como ejemplos en los que los maridos actuaban a modo de proxenetas de sus esposas y aquellos que consentían las relaciones extramaritales de sus mujeres. Por tanto, detrás de estos casos no estarían las prácticas y los modos característicos de la labor de tercería prototípica. Aquí podríamos encontrarnos con padres que embaucaban a sus hijas para mantener relaciones sexuales con varones a cambio de dinero como consecuencia de las necesidades familiares, al igual que sucedería en los casos de maridos que ejercían como alcahuetes de sus esposas. Sin duda, en estos casos el engaño dejaría paso a una posición de dominio ejercido por la madre o el padre, así como por el marido, frente ante un sujeto dependiente que se encarnaría en hijas y esposas. Distinto resulta, a su vez, el modo en que se desarrollarían los encuentros cuando el marido era simplemente el consentidor, pues parece que la mujer en estas ocasiones era quien organizaba todo sin la intermediación de su esposo.

  • 24 Veánse las apreciaciones de Vázquez y Moreno, 1998, t. I, p. 254; Álvarez Urcelay, 2012, p. 209; T (...)

24Por otro lado, la documentación consultada nos permite acercarnos a las personas que eran encubiertas en aquellos encuentros, tanto a las mujeres que solían ser engañadas o seducidas como a los hombres que solicitaban los servicios de alcahuetas y rufianes. Si nos centramos en las mujeres que fueron seducidas o embaucadas apreciaremos toda una serie de motivaciones que ayudan a entender que aceptasen tomar parte en el comercio carnal. Dentro de ellas, en primer lugar, podríamos destacar que algunas, fruto de la pérdida de su honra —ya fuera por haber tenido con anterioridad relaciones sexuales consentidas o por haber sido víctimas de una violación—, se vieron abocadas a vender su cuerpo. No obstante, la escasez de recursos económicos pudo erigirse como la causa preponderante en la mayoría de los casos. Solamente así podemos llegar a entender que el fenómeno de la sexualidad encubierta alcanzase a mujeres de toda índole (estado civil y edad). La necesidad empujó a muchas por circunstancias muy variopintas: desde huérfanas o viudas, pasando por esposas abandonadas hasta mozas de servicio que totalmente desamparadas necesitaban ganarse su sustento24.

  • 25 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 295 247, fo 3ro.

25Así se explica el éxito que tuvo el ofrecimiento de dádivas para captar a jóvenes vírgenes para el negocio de la tercería. De este modo, en 1586 declaraba María Juan Santesteban (18 años) que María de Elorregui un día «le hiço entrar en su casa y subir al aposiento de arriba diciendo que estaba allí un clérigo y que deseaba tuviese acceso y cópula con él porque le gratificaría bien». Al llegar al aposento «el dicho clérigo le dio seis higos blancos diciéndole que los comiese y que los dos se habían de acostar y echar a una cama para tener acceso y cópula25», aunque ella se opuso y huyó de aquella casa. Esa táctica de ofrecer a cambio dinero, alimentos o ropas se constata en otras ocasiones, pues en 1624 se acusó a Catalina González de «ser mujer de mal vivir aconsejando y persuadiendo a moças honestas que tenían su honor y virginidad a que le perdiesen con diferentes varones incitándolas con palabras alagüeñas y de interés». Así les prometía que

  • 26 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 14 910, fo 12ro.

los varones con quienes había de tener los actos carnales harían mucho bien y les darían muy buenos y ricos vestidos y las llevarían muy bien tratadas, y que nunca les faltaría buen sustento26.

Sería, por tanto, un instinto de supervivencia el que guiaba a muchas de aquellas muchachas a entrar en el mundo de la prostitución clandestina.

  • 27 Lorenzo Pinar, 1999, p. 134.

26Por lo general, a tenor de los datos recabados, el negocio de la alcahuetería se nutrió de muchachas solteras cuya edad oscilaba entre los 15 y los 25 años, aunque como ya ha sido advertido aparecen casos de mujeres tanto casadas como viudas que sobrepasaban los 30 años. No podemos desligar este hecho del contexto socio-económico de muchas mujeres, pues para algunas —como señala Lorenzo Pinar27— el amancebamiento constituía una solución a sus problemas financieros. De ahí que, ante las promesas que los hombres les hacían de poder gozar de un sustento económico y alimenticio, terminasen accediendo a sus lascivos comportamientos.

27Hasta el momento hemos incidido en las necesidades monetarias de aquellas mujeres como la causa principal de su inserción en el mundo de la prostitución clandestina. Entendemos que decidían en parte de forma libre, aunque no dejaban de estar sometidas por sus perentorias necesidades fisiológicas. Sin embargo, hubo casos de mujeres que no optaron libremente por participar de aquellos encuentros clandestinos. Son bastantes los ejemplos de jóvenes adolescentes que fueron seducidas y engañadas por quienes actuaban como alcahuetes para ceder su virginidad a cambio de falsas promesas de matrimonio por parte de sus clientes. Así lo narraba Martín de Yaben, padre de Magdalena de Yaben, quien en 1608 demandó a Mateo de Bayona, Mariana Goñi y Graciana de Araiz porque

  • 28 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 13 805, fo 5ro.

con promesas y ofrescimientos que hizo [a su hija] de casarse con ella y por inducimientos de las dichas María de Goñi y Graciana de Araiz la ha rescibido y engañado y conoscido carnalmente privándola de su flor y virginidad28.

  • 29 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 294 235, fo 2ro.
  • 30 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 98 482, fo 4ro.

28Ahora bien, también aparecen casos de chicas indefensas (criadas, mozas de servicio o huérfanas) que fueron corrompidas a la fuerza por rufianes. Donde, además, se registran relaciones de clara dependencia de la mujer frente al hombre, por lo que las mozas explotadas debían entregar las ganancias obtenidas a sus proxenetas, tal y como sucedió en Ablitas en 1559, donde Pedro de Chaurreta «vio que la dicha María sacó hasta cinco o seis reales y se los dio al dicho Gregorio Mata29». Incluso era habitual que los matrimonios de alcahuetes se aprovechasen de inocentes chicas al no entregarles nada a cambio de haber corrompido su virginidad. Eso fue lo que denunció María Navarro (16 años), quien afirmó en 1581 que Pedro Gorriti y su esposa «la llevaron engañada» para que tuviese cópula carnal con Martín de Udabe, clérigo. Pero lo más interesante es que señalaba que el cliente «a esta que declara no le dio cosa alguna y que al dicho Gorriti le solía dar algunos dineros30». No obstante, también se aprecian casos de sumisión ante mujeres que ejercieron una posición dominante, como alguna hija ante su madre o alguna moza de servicio ante su ama.

29Respecto a los clientes de aquella prostitución clandestina podemos afirmar que se han registrado casos de varones de todos los estados civiles y de una edad muy variable, e incluso podemos constatar la presencia de profesiones sumamente heterogéneas, entre las que se encuentran eclesiásticos. Sin duda, a través de los pleitos examinados lo que se deja entrever es que se tejía una relación de mutuo interés entre los alcahuetes y sus clientes, pues los primeros ofertaban unos servicios a cambio de una contraprestación (dinero, regalos, comida, ropa, etc.) y los segundos satisfacían sus necesidades o apetencias sexuales gracias a sus ofrecimientos materiales.

  • 31 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 288 979, fo 6ro.

30Da igual si eran solteros, casados o viudos, pues nos encontramos con todos ellos. Así en Lumbier en 1687 nos informa Bernardo Urdániz que en la casa de Graciosa de Eraso se «da entrada a diferentes hombres, así casados como moços o viudos31». A su vez, como ya ha sido advertido, entre las personas que suelen aparecer en la documentación nos encontramos con párrocos y clérigos que mantenían tanto relaciones estables como aventuras puntuales. Sobre uno de ellos nos informa María Martín de Baztán, moza de servicio, quien en 1563 afirmaba que trabajando en Pamplona en casa de Martín Salinas y Graciana de Ardanaz vio que

  • 32 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 66 849, fo 1vo.

recogían y encubrían ciertas mujeres y moços de mala vida y clérigos, y otros hombres con ellas, y en especial se acuerda que a un clérigo que era el abad de Setuain le encubrían con una serviçia32.

  • 33 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 172 504, fo 6ro.

Junto a éstos también aparecen soldados entre los clientes. A Bernarda Sastrearena se le acusaba en 1815 de que daba entrada en su casa a «muchos soldados artilleros y aún paisanos de esta ciudad y de fuera, juntamente que mujeres sospechosas33».

31Trazado este panorama, lo que se ha mostrado en este epígrafe es la complejidad que encierra llegar a comprender un fenómeno como el de la alcahuetería por los matices que encierra. Al aproximarnos al modus operandi de alcahuetas y rufianes nos hemos sumergido en sus prácticas y modos, pese a la dificultad que entraña este cometido por las múltiples variables que caracterizaron tales conductas debido a los distintos tipos de alcahueterías que han sido reseñados.

  • 34 Pérez, 2002, p. 394.

32Somos conscientes de que la prostitución clandestina, como expuso Pérez34, estuvo extendida por toda la Monarquía Hispánica, y una de sus manifestaciones más complejas de reconstruir fue la sexualidad encubierta. De ahí que hayamos intentado bucear en los distintos procesos judiciales conservados para poder acercar al lector dos figuras sin las cuales no podemos llegar a entender este fenómeno: las mujeres receptadas y los clientes. Un hecho que nos ha vuelto a manifestar la enorme casuística que encierra el estudio de la alcahuetería en la Navarra del Antiguo Régimen, pero que nos ha desvelado al mismo tiempo una riqueza de combinaciones (rostros, motivaciones y experiencias vitales) que la erigen en un comportamiento inigualable y de sumo interés.

El delito y su persecución

33La sociedad de la Contrarreforma juzgó de forma mucho más severa este tipo de prácticas y las personas que actuaban como intermediarias, fomentando el vicio y la obtención de réditos económicos gracias a ello, serían su objetivo predilecto para erradicar los estupros de jóvenes adolescentes, las relaciones sexuales fuera del matrimonio, el amancebamiento o el consentimiento dado por algunos maridos. La alcahueta y, por ende, el rufián, comenzaron a ser vistos como la reencarnación del pecado y se consideraron como sujetos perjudiciales para el bienestar familiar y vecinal. Debido a ello, la actitud de la sociedad hacia tales comportamientos fue de una repulsa total con la idea de expulsar a quien perturbaba la estabilidad socio-comunitaria.

34Los desahogos o placeres ocasionales que ponían en peligro la estabilidad familiar no podían ser tolerados. No debemos olvidar que la moral sexual se erigió en una de las mayores preocupaciones de la pastoral postridentina. De ahí que la alcahuetería fuese identificada como la causante directa del desorden afectivo-amoroso de muchas jóvenes y de sus clientes. Unas, por un lado, se veían deshonradas al ceder su virginidad a cambio de falsas promesas de matrimonio o sumergidas en un pozo de inmoralidad al participar del pecado de la fornicación simple. La clientela, por otra parte, participaba en amancebamientos, bigamias, estupros y violaciones. En definitiva, la moral tridentina abogaba por la defensa a ultranza de la monogamia y, a su vez, la persecución de todos aquellos comportamientos que incitasen su incumplimiento, entre los cuales la alcahuetería fue identificada como uno de los más perniciosos.

35Dada la honda preocupación de las autoridades civiles y religiosas, el control informal de la conducta sexual fue compartido con el vecindario, de ahí la especial preocupación manifestada tanto en las ordenanzas de los barrios de Pamplona como en el celo mostrado por los vecinos ante tales comportamientos. De este modo, las autoridades del reino trataron de reprimir actitudes nocivas para el bienestar intrafamiliar, y uno de los elementos más perniciosos a nivel sexual eran las alcahuetas y los rufianes. Ambos fueron concebidos como agentes perturbadores que ocasionaban inconvenientes tanto a las mujeres que eran seducidas como a sus familias, así como personas que también provocaban nefastas consecuencias en su clientela y su entorno más próximo.

  • 35 Bazán, Vázquez, Moreno, 2003, p. 84.
  • 36 Reguera, 2000, p. 25.
  • 37 Usunáriz, 2003, p. 307.

36Al igual que en el País Vasco35, en el caso navarro no se llegó a aprobar una reglamentación de la prostitución —como aconteció en otros enclaves de la Monarquía Hispánica—, por lo que el cerco a la sexualidad encubierta se manifestó en duras medidas represivas y castigos vergonzantes para los transgresores. Así la moral pública —siguiendo a Reguera36 y Usunáriz37— estuvo bajo el control de las autoridades civiles del reino y, a su vez, estrechamente vigilada por la Iglesia tridentina. Pero, ¿cuáles eran las causas de tal preocupación? Son variados los motivos, pero debemos tener en cuenta que la tercería, fomentaba que muchas adolescentes se viesen deshonradas al ceder su virginidad a cambio de falsas promesas de matrimonio, contribuía al aumento de las relaciones extraconyugales y al nacimiento de hijos ilegítimos, entre otras consecuencias.

  • 38 Eusa, Ordenanças del Conseio Real, Lib. III, tit. 29, ord. 10, fo 309ro.

37En el ámbito castellano, ya desde la Edad Media se habían identificado en las Partidas a los personajes que encarnaban la alcahuetería como gente nefasta para la sociedad. Sin embargo, durante los siglos modernos no existió una legislación específica contra la alcahuetería en Navarra. Únicamente su represión era mencionada en las leyes emitidas contra vagabundos y ladrones en 1622, donde se decía que «los alcaldes ordinarios de los pueblos que tienen jurisdicción criminal puedan desterrar de todo el Reyno a los ladrones, y alcahuetas, gitanos, y vagamundos38». De la misma manera, la única legislación específica contra mujeres de mala vida emanada de los Tres Estados en 1684 se dirigió a la construcción de una cárcel para mujeres sensuales. En aquel texto se decía que

el vicio contagioso de la sensualidad va cada día en aumento y ha hechado tantas raíces que conviene aplicar todos los medios posibles para arrancarlas, o lo menos para procurar minorarle y embarazar tan perniciossos progressos.

En especial se refería a la alcahuetería al señalar que

  • 39 Vázquez de Prada, 1993, t. I, p. 235.

a las encubridoras o alcahuetas, atendiendo a la gravedad de sus delitos, y de los muchos daños que ocasionan, justificada la causa se les imponga pena de cien azotes, y haviéndose executado, las manden llevar a la galera por el tiempo que pareciere a los jueces39.

  • 40 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 283577, fo 25ro.

38Ahora bien, la prostitución clandestina alcanzó a finales del siglo xvi tales dimensiones que exigió el intervencionismo de las autoridades municipales. Un hecho que se plasma en las ordenanzas existentes en distintos barrios pamploneses, caso de las confeccionadas en 1572 en el de la Magdalena. En ellas, en el octavo de sus capítulos, se decía que nadie «recoja ni albergue persona amancebada ni de mal vivir», a la vez que conminaban a los vecinos a «que sean obligados todos a denunciar a la justicia los tales amancebados y cualesquiere otros malhechores y a sus receptores40». Esto explicaría que las denuncias, aunque terminan siendo interpuestas por la fiscalía en la mayoría de las ocasiones, casi siempre surgían gracias a la información inicial dada por parte del vecindario al ponerse en contacto con las autoridades locales (alguaciles, justicias, alcaldes, etc.), quienes posteriormente remitían a los fiscales del reino los hechos para su denuncia ante los Tribunales Reales. Bien es cierto que hubo casos en los que la parte demandante era algún familiar (padres o madres, generalmente) de la chica que había resultado seducida por la alcahueta o el rufián. En estos casos nos encontramos ante padres y madres que tratan de defender la honra familiar y el estupro sufrido por sus hijas bajo falsas promesas de matrimonio.

  • 41 Una hipótesis también esbozada para Salamanca por De las Heras, 2015, p. 94.

39El celo mostrado por los vecinos de Pamplona durante estas centurias se pone de manifiesto cuando contabilizamos de las 129 causas judiciales localizadas un total de 78 (60 %) en dicha ciudad. A las que debemos sumar otras 11 (9 %) en Tudela, 5 (4 %) en Tafalla y 2 (2 %) tanto en Estella como en Sangüesa. De este modo, el 77 % de las demandas registradas y conservadas se desencadenaron en áreas urbanas del reino, frente a un 23 % que aparecen en poblaciones más rurales: Arre, Burguete, Etxarri-Aranatz, Riezu, Subiza o Uztárroz, entre otras. Podemos afirmar, por tanto, que la alcahuetería fue un fenómeno aparentemente más extendido en las zonas más urbanizadas y pobladas del reino, tal y como lo demuestran los datos recabados41. Lo que, a su vez, pone de manifiesto el intrínseco nexo de unión entre demanda y oferta, puesto que en las ciudades este tipo de prostitución clandestina era ofertada y, sobre todo, mucho más requerida por sus clientes. Ahora bien, no podemos menospreciar el hecho de que hay un porcentaje reseñable de pleitos que surgen en zonas menos pobladas donde ya nos encontramos con un tipo de alcahuetería más ligada al amancebamiento y el adulterio, así como a la seducción de jóvenes muchachas.

  • 42 Bazán, 1995, p. 130.

40No debe sorprendernos que la ciudad de Pamplona encabece el número de demandas registradas durante el Antiguo Régimen, y más si tenemos en cuenta que las autoridades locales realizaron periódicamente inspecciones domiciliarias o redadas de aquellos sujetos que eran acusados por el vecindario de ejercer la intermediación. A su vez, lo que se advierte tras estos datos es la colaboración ciudadana en la vigilancia y represión del delito de alcahuetería, pues la idea era erradicar aquellas prácticas tan perniciosas para el bienestar comunitario. Esa cooperación de la que nos habla Bazán42 para el caso de Vitoria se dio en la Pamplona de los siglos modernos y se reprodujo también en otras localidades del reino a menor escala.

41En aquellos pleitos podemos apreciar los alegatos dados por los fiscales del reino, lo que nos permite reconstruir la percepción de que las autoridades civiles tenían del delito de alcahuetería. A través de ellos, constatamos las perniciosas consecuencias que acarreaba dicho comportamiento, tales como la deshonra de muchas mujeres, de sus propias familias, las desavenencias matrimoniales y, por último, el mal ejemplo que se mostraba al vecindario. Todos estos factores suelen ser esgrimidos por los fiscales en el transcurso de los procesos judiciales.

  • 43 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 74420, fo 13ro.
  • 44 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 87 524, fo 3ro.

42Uno de los aspectos más resaltados en los alegatos dados por la fiscalía del reino sería el mal ejemplo para el resto del vecindario y el posible temor a que se propagasen sus lascivos comportamientos. No sorprenderá que Joan Ruiz Pardo, sustituto fiscal, advirtiese en 1634 que la casa de María Valbuena «era un seminario de maldades de que los vecinos del barrio han tenido tanto sufrimiento que debe ello estar escandaliçados43». Sus modos eran igualmente criticados, así Joana de Berrio en 1572 fue acusada porque «ha sido y es mujer disoluta, alcahueta y encubridora y tal que ha inducido a muchas hijas de buenos y ha traído por vías y modos exquisitos y deshonestos a que tengan acceso con las que ella quería» y todo ello «por dádivas y dineros que para ello le dan»44. En consecuencia, la presencia de alcahuetas y rufianes era detestada, así lo hizo ver el fiscal que demandó en 1826 a María Carmen González, pues señaló que ella es

  • 45 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 195 653, fo 55ro.

perjudicialísima en la sociedad, seductora de jóvenes que las buscan y abrigan y recogen en su casa para que se empleen en el torpe y detestable vicio de la sensualidad45.

  • 46 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 98 368, fo 6ro.
  • 47 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 142 787, fo 19ro-19vo.

43No obstante, lo que les preocupaba a los fiscales era la deshonra que ocasionaba a muchas jóvenes que se veían engañadas por las artimañas de alcahuetas y alcahuetes. En 1574 resultó denunciada Juana de Badostain porque «ha hecho oficio de alcahueta y encubridora pública persuadiendo e induciendo a muchas doncellas y mujeres casadas para que se dexasen conocer carnalmente», en consecuencia «con estos medios tan ilícitos y reprobados ha perdido y disfamado muchas mujeres casadas y doncellas»46. Era tal la preocupación de las autoridades navarras ante el delito de alcahuetería que en 1831 los fiscales seguían señalando las nefastas consecuencias que sobrevenían de la intermediación de alcahuetas y rufianes. Según ellos «por sus astucias y persuasiones muchas mujeres que fueran buenas y estimables son conducidas a la maldad, a la desgracia y a la infamia», además «adulteran los casados, se prostituyen las solteras, encuentran y desunen los matrimonios, se olviden los deberes más sagrados y se hace veja de la religión»47.

  • 48 González Polvillo, 2011, p. 265.

44Al margen de la actitud de la fiscalía, debemos resaltar que la sexualidad fue uno de los temas predilectos en los manuales de confesores que se editaron tras la reforma tridentina. En ellos, como nos lo advierte González Polvillo48, se aprecia un claro interés por acabar con quienes se dedican a comerciar con el sexo y ponen al servicio de sus clientes a jóvenes muchachas. De ahí que la figura de la alcahueta sea mencionada no sólo con la idea de atemorizar puntualmente a quienes actuaban como terceras, sino también para tratar de poner fin a aquellas prácticas delictivas y pecaminosas.

  • 49 Azpilcueta, Manual de confessores y penitentes…, 1565, p. 167.
  • 50 Id., Manual de confessores y penitentes…, 1570, p. 33.

45Conocedor de las malas artes de las alcahuetas era Martín de Azpilcueta, pues en su obra Manual de confessores y penitentes recogía en el apartado relativo al sexto mandamiento (no fornicarás) una clara advertencia sobre el vicio desordenado de la sexualidad fuera del matrimonio al aludir a la alcahuetería como medio de concertar citas. Así, señalaba que los hombres pecaban «si busco alcahuetas o hechizeras para alcançar sus luxurias49». A su vez, en el capítulo 28 de sus Adicciones al Manual de confessores y penitentes, publicado poco después, el Doctor Navarro se refería a las mancebías y centraba sus ataques en las prostitutas, muchas de las cuales «despues que dexan de ser publicas, por no ser para ello, sirven de alcahuetas50». Por otro lado, Jaime de Corella en su Practica de el confessonario aludía al feligrés para que no tuviese contactos sexuales con mujeres públicas porque podía caer en el pecado de la simple fornicación o, si estaba casada, en el de adulterio. Así cuando el penitente ficticio le dice al confesor que «he pecado tres vezes con una mujer publica» la pregunta siguiente debía ser:

  • 51 Corella, Practica de el confessonario…, 1688, p. 102.

Y juzgaba v.m. que el llegar a muger publica, era pecado mortal? Preguntolo; porque mucha gente vulgar no sabe hazer distincion entre ser permitida una cosa, a ser ilicita; por ver, que en muchos lugares, por evitar mayores daños, se permiten casas publicas51.

46Vemos, por tanto, que la prostitución clandestina fue sancionada con dureza por diferentes teólogos porque la alcahuetería conllevaba relaciones sexuales ilícitas que podían acarrear nocivas consecuencias personales y familiares. De este modo, los alcahuetes —independientemente de su sexo— van a ser identificados como los culpables de tales prácticas, centrando así su discurso sobre el papel que desempeñan y sus vanas intenciones.

47En suma, lo que hemos apreciado es que la alcahuetería fue perseguida durante la Edad Moderna porque quienes la ejercían no sólo daban aposento a clientes y a las chicas concertadas, sino que también protegían y encubrían aquellas relaciones sexuales, obteniendo siempre ganancia de ello, bien fuese monetaria o material (comida, ropa, etc.). Por lo general, este delito aparece en los procesos de manera independiente, aunque hay casos en los que las acusaciones se entremezclan con denuncias por prostitución y amancebamiento.

48Queda claro, además, que hubo una sincronización entre el ideario religioso y el propósito de las autoridades civiles que confluyó en intentar regular el comportamiento del conjunto de la sociedad en materia sexual. De este modo, la tercería era un modo de transgredir las limitaciones morales impuestas por la Iglesia Católica, y como tal fue duramente criticada por los más afamados teólogos. Qué duda cabe que las críticas al hecho de encubrir y alcahuetear buscaban mantener un orden socio-comunitario, por lo que la fiscalía ante cualquier sospecha que pudiese ocasionar la quiebra de la familia o del vecindario decidía actuar de oficio para evitar sus nefastas consecuencias.

La transgresión ante la justicia

49Que la alcahuetería fue un delito perseguido por las autoridades navarras lo demuestra el número de causas judiciales que se entablaron entre principios del siglo xvi y las primeras décadas del xix. Sin embargo, lo que nos interesa es mostrar el modo en que fueron juzgadas aquellas prácticas delictivas a través de las sentencias decretadas por los jueces. Como vamos a poder comprobar, la represión llevada a cabo se dirigió con dureza contra quienes actuaban como intermediarios sexuales: alcahuetas y rufianes. Sin duda, la idea que subyacía detrás de aquellos casos era la imperiosa necesidad de castigarles porque concertaban y facilitaban los furtivos encuentros, lo que traía aparejado el adulterio, el amancebamiento o los estupros. En suma, lo que pretendían las autoridades civiles del reino era frenar la extensión del comercio sexual por Navarra y, con ello, mitigar la incidencia del vicio de la sensualidad.

50El objetivo último era el mantenimiento de la comunidad en paz y sosiego, alejada de cualquier comportamiento que transgrediese la moral del vecindario. Un proyecto de sociedad para cuya consecución los Tribunales Reales no dudaron en juzgar de forma severa prácticas como el encubrimiento, la tercería o la seducción perpetrada por alcahuetas y alcahuetes. Qué duda cabe que detrás de aquellas condenas nos encontramos ante el temor de las autoridades del reino frente a una posible propagación de un modo de vida donde imperase el vicio y la inmoralidad. De ahí que deseasen erradicar de raíz la alcahuetería, pues su permisividad podía estimular un florecimiento de la sexualidad clandestina.

  • 52 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 14 910, fo 47ro.

51Dicho esto, antes de adentrarnos en las penas impuestas, debemos tener en cuenta que de los 129 pleitos consultados para elaborar este artículo, un total de 109 (85 %) están sentenciados frente a 20 (15 %) que no lo están. No obstante, lo que se constata en los pleitos sentenciados es que en el 73 % la pena decretada por los jueces navarros fue el destierro, bien de la localidad de residencia o del reino durante un período de tiempo que osciló entre dos y cuatro años. A su vez, en la mayor parte de las ocasiones —como puede verse en la Tabla 1— junto al destierro aparece la pena de vergüenza pública, que suponía pasear al reo a lomos de una bestia por las calles de Pamplona para asombro del vecindario. Una medida que se registra en el 39 % de las sentencias y que se caracterizó por emplear elementos deshonrosos para los encausados, caso de las corozas con las que debían cubrir sus cabezas. Así fue como Catalina González tuvo que salir en 1624 «a caballo en una bestia de baste desnuda de la cintura enriba y puesta una coroça en su cabeça52».

  • 53 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 67 806, fo 45ro.

52Además, no menos relevante fueron los azotes como un modo de castigar dando ejemplo al resto de la sociedad. Algo corroborado en el 21 % de las sentencias existentes, que siempre iban unidas a la vergüenza y el destierro, no siendo nunca una condena independiente. Sin embargo, hay casos muy llamativos en los que apreciamos que la aplicación de los azotes era tremendamente simbólica y, al mismo tiempo, ejemplarizante. Como le sucedió en 1567 a Esteban de Labiano, quien fue condenado por ser alcahuete de varias mujeres a que «le sean dados dosçientos açotes con una baraja de naipes al pescueço53». Asimismo un castigo muy ilustrativo es el que tuvo lugar en 1571 contra un matrimonio en el que Juan de San Juan ejercía como alcahuete de su propia esposa (Pascuala Marroquin) al permitirle tener relaciones sexuales con otros hombres. En la sentencia se recoge que tras ser llevados por las calles de Pamplona,

  • 54 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 68 441, fo 25ro.

le sean dados al dicho San Juan doscientos açotes y a su mujer ciento, llevando el dicho San Juan una sarta de cuernos al cuello y la dicha su mujer una ristra de ajos en la mano con la cual le de un açote al dicho su marido en las espaldas cada vez que el executor le diere54.

Tabla 1. — Sentencias decretadas en los Tribunales Reales

Tipo de sentencia Número Porcentaje
Destierro 37 34 %
Vergüenza, azotes y destierro 23 21 %
Reclusión en galeras 20 18 %
Vergüenza y destierro 19 17 %
Absolución 5 5 %
Apercibimiento 3 3 %
Vergüenza, azotes, galeras y destierro 1 1 %
Galeras 1 1 %

53Por otro lado, llama poderosamente la atención el éxito que tuvo a partir de la segunda mitad del siglo xviii la condena a ser recluidas en galeras. Así en el 18 % de las sentencias las mujeres que actuaron como alcahuetas fueron castigadas a ser encarceladas en dichos centros entre uno y ocho años. No obstante, entre 1770 y 1841 se registra la casi totalidad de las condenas a galeras, lo que en ese período supone un elevado porcentaje de las sanciones decretadas. Por último, cabe resaltar que únicamente el 5 % de las sentencias emitidas supusieron la absolución de los encausados, y un 3 % de los casos se cerraron con el apercibimiento a los reos para que no siguiesen con ese modo de vida.

54Como vemos, a la alcahueta y al rufián se les expulsa de sus respectivas localidades como mecanismo de defensa de la sociedad porque con sus prácticas transgresoras alteraban el bienestar socio-comunitario. Bien es cierto que las galeras actuaron a modo de correccionales o reformatorios de las mujeres que habían fomentado la prostitución clandestina. Principalmente a partir del siglo xviii y ya en el xix los jueces comenzaron a considerar este castigo como el más eficaz, puesto que su objetivo era reeducarlas a través de una fuerte disciplina. Gracias a estos centros se conseguían dos propósitos: se aislaba a las alcahuetas del resto del vecindario y se pretendía que modificasen su conducta mediante su arrepentimiento. De este modo, lo que observamos es que el destierro anterior se sustituye por la reclusión en las galeras, aunque la idea que subyace detrás de ambas condenas sea la misma: apartar a quien ejerce la tercería del resto de la sociedad. No obstante, se advierte un modo de proceder distinto, pues el destierro alejaba el problema de un lugar para posiblemente reproducirlo en otro, mientras que el encarcelamiento confinaba a las alcahuetas en espacios propios, haciendo imposible que se propagase su comportamiento por otras poblaciones o reinos. En definitiva, el reformismo ilustrado trataba de convertir a estas mujeres en personas válidas para el conjunto de la sociedad.

55Por lo general, las sentencias por alcahuetería respondieron a lo largo de la Edad Moderna a la legislación de la época, aunque ya a finales del siglo xviii fueron introduciendo claras novedades que se afianzaron a principios de la centuria siguiente. Se tiende a pensar que las penas impuestas fueron aminoradas, pero para poder respaldar tal afirmación son necesarios trabajos y estudios cuantitativos más sistemáticos sobre el delito de alcahuetería, para así comparar la evolución de las sentencias en unos lugares y otros.

56Lo cierto es que los datos obtenidos para el caso navarro sí nos permiten afirmar que se produjo una disminución de la dureza de los castigos establecidos por los jueces, o si se prefiere, un cambio en los modos. Un hecho que se corrobora si prestamos atención a la evolución de las condenas impuestas entre 1501 y 1841 (véase el gráf. 1). De esta manera, apreciamos que la pena de azotes se aplicó con cierta frecuencia, sobre todo en la segunda mitad del siglo xvi, ya que posteriormente tan sólo se ha localizado un caso. Un castigo que suponía, además de la exposición del reo ante la comunidad, la aplicación de aquella condena de carácter corporal. Por tanto, la pena de azotes deja de aplicarse a partir de 1600, habiendo sido entre 1520-1580 la condena más habitual.

Gráf. 1. — Evolución del tipo de condenas (1501-1841)

Gráf. 1. — Evolución del tipo de condenas (1501-1841)

57Sin embargo, a finales del xvi con el descenso de la pena de azotes comenzó a tener un mayor protagonismo la vergüenza pública, que se aplicó con bastante asiduidad entre 1580 y 1640. Bien es cierto que a partir de ese último año desaparece por completo este tipo de castigo. No obstante, el destierro, que se venía aplicando desde principios del siglo xvi —conjuntamente, primero, con la pena de azotes y, después, con la vergüenza pública—, se fue consolidando con el paso de los años como la condena por antonomasia hasta mediados del xvii, e incluso puntualmente siguió apareciendo en las centurias posteriores. Pero lo que corrobora el cambio de mentalidad a la hora de castigar el delito de alcahuetería sería el empleo generalizado de las galeras para recluir a las alcahuetas, pues a partir de 1760, y sobre todo en las primeras décadas del siglo xix, se erigió como la condena más habitual. Se constata su práctica hegemonía entre 1801-1841, pese a que aparezca todavía alguna sentencia condenatoria de destierro.

58En definitiva, los castigos que se impusieron a alcahuetas y alcahuetes tuvieron una clara evolución con el paso de los siglos, por lo que consideramos que en Navarra puede hablarse de cierta atenuación de las penas impuestas por los jueces. No obstante, podríamos hablar también de un cambio en la concepción del modo de solucionar el problema, en vez de expulsar a la encausada y trasladar el problema a otro lugar, lo que se busca con los renovadores postulados ilustrados será recluir a las alcahuetas en las galeras, donde así poder reeducarlas para su posterior vuelta a la sociedad.

Epílogo: cuando la realidad supera la ficción

59En el presente artículo hemos podido apreciar que, al margen de los relatos literarios, si nos sumergimos en la realidad procesal nos encontramos con una rica casuística en lo que a la práctica de la alcahuetería se refiere. Así, se han encontrado tanto hombres como mujeres ejerciendo este oficio. Dentro de ellos aparecen desde las típicas viudas hasta madres que actúan como encubridoras de sus hijas, o esposas que alcahuetean al verse desamparadas por el abandono de sus maridos. A su vez, nos encontramos con hombres que independientemente de su estado civil ejercieron como alcahuetes y rufianes, donde debemos enmarcar la controvertida figura del marido consentidor. No obstante, todos ellos escandalizaban a la comunidad y su mal ejemplo generaba temor en las autoridades civiles y religiosas del reino, por lo que la justicia no dudó en actuar duramente contra tales prácticas.

60Gracias al discurso que se construye en los tribunales podemos ser partícipes de unos valores socio-culturales que nos acercan más y mejor al modus operandi y a los rostros de la sexualidad clandestina. De este modo, cabe afirmar que la documentación procesal se erige en una herramienta imprescindible para poder acercarse a un fenómeno que tanto interés ha despertado en el ámbito literario. Más si tenemos en cuenta que nos ha permitido reconstruir un negocio en el que también aparecen, junto a las alcahuetas y los alcahuetes, sus clientes y las muchachas que eran receptadas. Al igual que sucedió con quienes ejercieron la alcahuetería, no menos heterogénea resultó la aparición de todo tipo de hombres (edad, estado civil o profesión) reclamando los servicios de la tercería. Una variedad que también se advierte en lo que a las muchachas que participaban en aquel negocio se refiere, ya que nos hemos encontrado con mujeres muy diferentes según su estado civil (solteras o casadas) y su profesión.

61Si bien es cierto, tal y como hemos comprobado, que la acción de la justicia focalizó toda su atención en castigar duramente a quienes permitían aquellas ilícitas relaciones sexuales. Así se aprecia no sólo en los distintos argumentos dados por los fiscales del reino a lo largo de los juicios, sino principalmente en las sentencias decretadas por los jueces. A través de las mismas hemos podido reconstruir la actitud de los Tribunales Reales entre 1501 y 1841, observándose un claro cambio de paradigma en la represión de este delito. Una evolución que pasó de la imposición de duras penas (azotes y vergüenza pública) durante el siglo xvi a otras medidas menos perniciosas, caso del destierro. Y ya entre finales del xviii y comienzos del xix se sustituyó la expulsión de la alcahueta de su comunidad por el encierro en las galeras. Por tanto, cambiaron los modos y la puesta en práctica, aunque no el objetivo final: salvaguardar a la sociedad de tales comportamientos al expulsar primero a los culpables y al aislarlos después en presidios.

62En suma, este estudio viene a contribuir a una mejor comprensión del fenómeno de la sexualidad clandestina en la Navarra de los siglos modernos, y más si tenemos en cuenta que la prostitución no tuvo un marco reglamentado en el reino. De este modo, el análisis de las denuncias por alcahuetería y lenocinio se ha erigido en una excusa perfecta para indagar en las prácticas, los rostros y los modos prototípicos de la tercería. Una realidad que se ha mostrado sumamente compleja, pero que nos muestra una imagen bastante fidedigna de los hábitos sexuales y los códigos de conducta ético-morales de la sociedad de la época.

Haut de page

Bibliographie

Aldama Gamboa, Patricio (1999), «Alcahueta y prostitutas en Bilbao y su entorno en la Edad Moderna», en César González, Iñaki Bazán, Iñaki Reguera (eds.), Marginación y exclusión social en el País Vasco, Zarautz, Universidad del País Vasco, pp. 81-109.

Álvarez Urcelay, Milagros (2012), Causando gran escándalo e murmuraçion. Sexualidad transgresora y su castigo en Gipuzkoa durante los siglos xvi, xvii y xviii, Bilbao, Universidad del País Vasco.

Azpilcueta, Martín de, Manual de confessores y penitentes: que contiene quasi todas las dudas que en las confesiones suelen ocurrir; con cinco comentarios de usuras, cambios, symonia mental, Estella, Adrian de Anvers, 1565.

Azpilcueta, Martín de, Manual de confessores y penitentes: que contiene quasi todas las dudas que en las confessiones suelen occurrir de los peccados, absoluciones, restituciones, censuras & irregularidades: con cinco comentarios de vsuras, cambios, symonia mental, defensio del proximo, de hurto notable & irregularidad, Valladolid, Francisco Fernandez de Cordoua, 1570.

Barahona, Renato (1996), «Mujeres vascas, sexualidad y ley en la época moderna (siglos xvi y xvii)», en Alain Saint-Saëns (dir.), La mujer española desde la época medieval hasta la contemporánea, Madrid, Editorial Complutense, pp. 79-94.

Bazán, Iñaki, Vázquez, Francisco, Moreno, Andrés (2003), «Prostitución y control social en el País Vasco, siglos xiii-xvii», Sancho el Sabio, 18, pp. 51-88.

Bazán Díaz, Iñaki (1995), «La criminalización de la vida cotidiana. Articulación del orden público y del control social de las conductas», en José María Imízcoz Beunza (dir.), La vida cotidiana en Vitoria en la Edad Moderna y Contemporánea, Donostia, Txertoa, pp. 113-168.

Corella, Jaime de, Practica de el confessonario y explicacion de las 65 proposiciones condenado por la santidad de N.S.P. Inocencio XI, Zaragoza, Domingo Gascon, 1688.

De las Heras Santos, José Luis (2015), «La criminalidad femenina ante la justicia episcopal en la Salamanca del siglo xvii», en Isabel M. R. Mendes, Margarita Torremocha (coords.), As mulheres perante os tribunais do Antigo Regime na Península Ibérica, Coimbra, Universidade de Coimbra, pp. 85-109.

Eusa, Martín de, Ordenanças del Conseio Real del Reyno de Navarra, Pamplona, Nicolas de Assiayn, 1622.

González Polvillo, Antonio (2011), Decálogo y gestualidad social en la España de la Contrarreforma, Sevilla, Universidad de Sevilla.

Lorenzo Pinar, Francisco (1999), Amores inciertos, amores frustrados. Conflictividad y transgresiones matrimoniales en Zamora en el siglo xvii, Zamora, Semuret.

Pérez, Pablo (2002), «La criminalización de la sexualidad en la España Moderna», en José I. Fortea, Juan E. Gelabert, Tomás A. Mantecón (eds.), Furor et rabies. Violencia, conflicto y marginación en la Edad Moderna, Santander, Universidad de Cantabria, pp. 355-402.

Reguera Acedo, Iñaki (2000), «El control de los comportamientos sexuales y la vigilancia de la moral pública», en Azterketa Historikoak V. Zumalakarregi Museoa, Donostia, Diputación Foral de Gipuzkoa, pp. 23-40.

Torremocha Hernández, Margarita (2016), «Maridos consentidores en la sociedad castellana Moderna. Cuando el modelo ideal de cabeza de familia se rompe», en Marta Lobo Araujo, Mª José Pérez Álvarez (coords.), Do silêncio à ribalta: os resgatados das margens da história (séculos xvi-xix), Braga, Lab2pt, pp. 145-159.

Torremocha Hernández, Margarita (2015a), «De la Celestina al alcahuete: del modelo literario a la realidad procesal», Tiempos Modernos, 8 (30-1), pp. 1-27.

Torremocha Hernández, Margarita (2015b), «Rufianes, alcahuetes y terceras en los tratados de práctica jurídica y en los tribunales (La Real Chancillería de Valladolid, ss. xvii-xviii)», en Isabel M. R. Mendes, Margarita Torremocha (coords.), As mulheres perante os tribunais do Antigo Regime na Península Ibérica, Coimbra, Universidade de Coimbra, pp. 147-175.

Usunáriz Garayoa, Jesús María (2003), «Volved ya las riendas, porque no os perdáis: la transformación de los comportamientos morales en la España del xvi», en Ignacio Arellano, Jesús María Usunáriz (eds.), El mundo social y cultural de la Celestina, Madrid, Iberoamericana, pp. 295-321.

Vázquez García, Francisco, Moreno Mengíbar, Andrés (1998), Poder y prostitución en Sevilla (siglos xiv al xx), Sevilla, Universidad de Sevilla, t. I.

Vázquez de Prada, Valentín (1993), Las Cortes de Navarra desde su incorporación a la Corona de Castilla. Tres siglos de actividad legislativa, Pamplona, Eunsa.

Villalba Pérez, Enrique (2012), «Entre la rutina pecaminosa y el conflicto transgresor: la prostitución regulada en la Corte en el Siglo de Oro», en Manuel Peña (ed.), La vida cotidiana en el mundo hispánico (siglos xvi-xviii), Madrid, Abada, pp. 197-215.

Villalba Pérez, Enrique (2004), ¿Pecadores o delincuentes? Delito y género en la Corte (1580-1630), Madrid, Calambur.

Haut de page

Notes

1 Álvarez Urcelay, 2012, p. 463.

2 Aldama, 1999, p. 91.

3 Torremocha, 2015b, p. 149.

4 Villalba, 2004, p. 219.

5 Archivo General de Navarra [AGN], Tribunales Reales, Procesos, no 14 910, fo 1ro.

6 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 66 847, fo 2ro.

7 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 74 420, fo 13ro.

8 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 194 524, fo 1vo.

9 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 97 965, fo 3ro.

10 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 211748, fo 5ro.

11 Álvarez Urcelay, 2012, p. 467.

12 Aldama, 1999, p. 89.

13 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 148947, fo 28ro.

14 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 194844, fo 104vo.

15 Villalba, 2012, p. 215.

16 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 294 235, fo 6ro.

17 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 200 251, fo 1ro.

18 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 66 749, fo 1ro.

19 Idea apuntada también por Torremocha, 2016, p. 151.

20 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 211 135, fo 34ro.

21 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 146 075, fo 2ro.

22 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 212 812, fo 9ro.

23 Torremocha, 2015a, p. 14.

24 Veánse las apreciaciones de Vázquez y Moreno, 1998, t. I, p. 254; Álvarez Urcelay, 2012, p. 209; Torremocha, 2015a, p. 10.

25 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 295 247, fo 3ro.

26 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 14 910, fo 12ro.

27 Lorenzo Pinar, 1999, p. 134.

28 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 13 805, fo 5ro.

29 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 294 235, fo 2ro.

30 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 98 482, fo 4ro.

31 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 288 979, fo 6ro.

32 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 66 849, fo 1vo.

33 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 172 504, fo 6ro.

34 Pérez, 2002, p. 394.

35 Bazán, Vázquez, Moreno, 2003, p. 84.

36 Reguera, 2000, p. 25.

37 Usunáriz, 2003, p. 307.

38 Eusa, Ordenanças del Conseio Real, Lib. III, tit. 29, ord. 10, fo 309ro.

39 Vázquez de Prada, 1993, t. I, p. 235.

40 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 283577, fo 25ro.

41 Una hipótesis también esbozada para Salamanca por De las Heras, 2015, p. 94.

42 Bazán, 1995, p. 130.

43 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 74420, fo 13ro.

44 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 87 524, fo 3ro.

45 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 195 653, fo 55ro.

46 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 98 368, fo 6ro.

47 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 142 787, fo 19ro-19vo.

48 González Polvillo, 2011, p. 265.

49 Azpilcueta, Manual de confessores y penitentes…, 1565, p. 167.

50 Id., Manual de confessores y penitentes…, 1570, p. 33.

51 Corella, Practica de el confessonario…, 1688, p. 102.

52 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 14 910, fo 47ro.

53 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 67 806, fo 45ro.

54 AGN, Tribunales Reales, Procesos, no 68 441, fo 25ro.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Gráf. 1. — Evolución del tipo de condenas (1501-1841)
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8047/img-1.png
Fichier image/png, 126k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Javier Ruiz Astiz, « «Induçiendolas con ofrecimientos e promesas» »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-1 | 2018, 237-261.

Référence électronique

Javier Ruiz Astiz, « «Induçiendolas con ofrecimientos e promesas» », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-1 | 2018, mis en ligne le 23 mars 2018, consulté le 15 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8047 ; DOI : 10.4000/mcv.8047

Haut de page

Auteur

Javier Ruiz Astiz

Universidad Pública de Navarra / Nafarroako Unibertsitate Publikoa

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals