Navigation – Plan du site
Dossier. Los metales preciosos: de la extracción a la acuñación (Antigüedad - Edad Media)

La zona minera de La Bessa (Italia): sectores de explotación y evaluación de las labores

La zone minière de La Bessa (Italie) : secteurs d’exploitation et évaluation des chantiers
The La Bessa mining area (Italy): sectors mined and assessment of the workings
F. Javier Sánchez-Palencia, Alberto Vaudagna, Juan Luis Pecharromán et Eneko Iriarte
p. 43-62

Résumés

La zone minière de La Bessa (Biella, Piémont, Italie) a été exploitée pendant la période républicaine (iie-ier siècle av. J.-C) pour extraire l’or d’un gisement d’origine fluvioglaciaire. En raison de son exploitation exhaustive et de sa fragmentation en petits secteurs, l’interprétation du système d’exploitation mis en œuvre ne va pas sans difficulté. Celui-ci était basé sur l’utilisation de la force hydraulique pendant toute la procédure d’extraction. La mine est donc un excellent précédent des grandes mines d’or des gisements secondaires d’Hispania. L’interprétation de ces systèmes d’exploitation a été possible grâce à l’utilisation conjointe des techniques de photo-interprétation et d’information géographique. Dans cette démarche, l’identification des structures destinées à l’évacuation et à l’accumulation des déblais a eu une place particulièrement importante, parce qu’elle a constitué le point de départ de l’évaluation du volume de terre remué.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Sería muy prolijo referirse a los trabajos precedentes relacionados con La Bessa, preferimos por e (...)

1La zona minera de La Bessa constituye sin duda el principal conjunto de labores para el conocimiento de la minería del oro romana en época republicana1. Ha sido identificada tradicionalmente con el núcleo de las explotaciones a las que se refiere Plinio El Viejo en un famoso pasaje de su Historia Natural, el que cierra la descripción de las minas de Hispania:

  • 2 «Vicena milia pondo ad hunc modum annis singulis Asturiam atque Callaeciam et Lusitaniam praestare (...)

Hay quienes han contado que Asturia, Galecia y Lusitania superan de este modo las veinte mil libras (6 540 kg) cada año, pero que Asturia es la que más produce. Y en ninguna otra parte de la tierra se conserva esta fertilidad durante tantos siglos. Dijimos que a Italia la protege un viejo decreto del senado; de no ser así, tampoco en metales habría otra tierra más fecunda. Está vigente la ley censoria de las minas de oro de Victumulas en el campo vercelense, por la que se prohíbe que los publicanos empleen en el trabajo más de cinco mil hombres2.

2Efectivamente, existe una clara relación entre las minas del norte de Italia y las hispanas. Las características de aquellas las hacen ser un excelente precedente de las labores llevadas a cabo durante el alto imperio en la península ibérica. Los recientes trabajos en La Bessa se han llevado a cabo dentro de esa perspectiva de comparación, cuyos resultados más destacados se resumen a continuación.

  • 3 Sánchez-Palencia et alii, 2011, pp. 333-336.

3Las grandes dimensiones de La Bessa y la no menor fragmentación de las labores antiguas hacen imprescindible, en primer lugar, contar con la mejor documentación cartográfica posible. En las campañas de 2008 y 2009 se realizaron topografías de detalle en dos áreas, Roc di Pè y Ciapei Parfunda, sobre conjuntos de dimensiones discretas (cientos de metros) que contenían los elementos morfológicos típicos de la zona minera (sectores de explotación, red hidráulica, canales de evacuación y acumulaciones de estériles) y cuyo estudio detallado contribuía a la comprensión de toda la zona en su conjunto3. Durante la campaña de 2012-13, se han llevado a cabo las siguientes actuaciones para mejorar la documentación topográfica y arqueológica de La Bessa:

  • Fotogrametría aérea y mapa digital del terreno (MDT): de forma simultánea al referido trabajo de campo, se hizo necesaria la realización de un vuelo para la adquisición de imágenes detalladas que permitieran el estudio, tanto por fotogrametría como por estereoscopía, de un relieve morfológicamente complejo y de gran extensión. Por ello, ya en 2009 se había procedido a la adquisición de un vuelo fotográfico digital compuesto por 4 pasadas con un total de 109 ortofotogramas, con una resolución espacial de 10 cm/pixel. Dicho vuelo ha sido tratado posteriormente y parcialmente ortorrectificado, para la extracción posterior mediante fotorrestitución de la planimetría y la altimetría (equidistancia entre curvas de nivel de 1 m) de la zona donde se localizan las áreas estudiadas en trabajos de campo, dando paso, a su vez, a la generación de un MDT a partir de la capa de altimetría para su posterior análisis.
  • Análisis de cuencas: el MDT, como representación virtual del relieve topográfico, permite un análisis de multitud de variables físicas, tales como pendientes, visibilidad de un punto concreto, insolación, etc. En el caso de La Bessa, la realización simultánea de extracciones mineras, así como la superposición de estructuras de explotación entre sí, ha dado como resultado un relieve de gran complejidad para cuya comprensión se ha revelado muy útil el recurso al estudio de cuencas hídricas como apoyo al análisis por fotointerpretación. Este tipo de estudio permite delimitar las unidades de explotación en las que se divide la zona minera. Hay que recordar al respecto que, por definición, la unidad de explotación es una porción de terreno totalmente condicionada por el uso que en ella se hace de la fuerza hidráulica, tanto en el proceso de extracción como en el de lavado y evacuación del material tratado, lo que coincide con la definición propia de cuenca hídrica en términos de sistemas de información geográficos (SIG). A partir de esos supuestos, se ha llevado a cabo un análisis de cuencas (fig. 1) en aquellos sectores de La Bessa donde se había generado previamente un MDT. Efectivamente, el análisis de una cuenca hídrica mediante SIG parte de un MDT (capa 1) con una correcta resolución espacial (0,5 m/pixel en este caso), a partir del cual se determina la dirección de escorrentía (capa 2) o workflow (dirección que tomaría un líquido en un punto dado del terreno). Con esta «capa 2» es posible obtener el número de cuencas hídricas existentes en el área de estudio, así como su delimitación. Teniendo en cuenta la compleja disposición del relieve, alterado de forma antrópica, muchas de estas cuencas no presentan una salida al exterior de la zona, por lo que se identifica la situación del punto de mayor acumulación de aguas (punto de desagüe o pour point). Posteriormente es posible obtener una capa 3 (acumulación de escorrentía o flow accumulation), que permite conocer el trazado de los flujos hídricos que se dan en una cuenca determinada.
  • De forma complementaria y en paralelo a las actuaciones anteriores, hay que resaltar por su importancia documental la adquisición y digitalización de los fotogramas del llamado «vuelo americano» de 1954 de toda La Bessa (tan sólo dos pasadas y 12 fotogramas). El interés de este vuelo radica en su fecha, que se corresponde con un momento en el que aún no se habían producido una buena parte de las transformaciones de carácter extractivo (canteras de áridos) y periurbano que han alterado parte de la antigua mina, en particular en las zonas situadas sobre la margen derecha del torrente Elvo y en el municipio de Mongrando.

4Para llevar a cabo toda esta labor documental, han resultado de extrema utilidad los acuerdos de cooperación establecidos con el Centro Studi Biellese – DocBi de Biella, que han permitido contar siempre con su apoyo. Uno de nosotros, Alberto Vaudagna, ha sido el encargado de supervisar esta labor y ha actuado continuamente como interlocutor ante diversos organismos de la zona, como es el caso del Parque, que articula en la actualidad la Reserva Especial Natural en que se ha convertido La Bessa.

Fig. 1. — Fotografía aérea y análisis de cuencas de un sector de La Bessa

Fig. 1. — Fotografía aérea y análisis de cuencas de un sector de La Bessa

© J. L. Pecharromán, Grupo de investigación EST-AP y LabTel, IH del CSIC.

Trabajos de campo y recogida de muestras

  • 4 La toma de muestras se ha llevado a cabo en los lugares fijados conjuntamente por Javier Sánchez-P (...)

5Otra labor de gran interés dentro del proyecto completada durante 2012 ha sido la realización de diversos sondeos geológicos en La Bessa (fig. 2). Dichas muestras tienen como finalidad primera conseguir una interpretación geoarqueológica y paleoambiental de todo el entorno. También persiguen obtener un registro sedimentológico de las zonas concretas muestreadas, humedales interpretados en principio como posibles depósitos de agua empleados durante el proceso minero romano. Por último, a través de estas muestras, sería posible la obtención de dataciones radiocarbónicas con el material orgánico que contengan. Su estudio está aún en curso bajo la responsabilidad de Eneko Iriarte4.

Fig. 2. — Toma de una muestra en el sector Castelliere de La Bessa mediante una sonda motorizada

Fig. 2. — Toma de una muestra en el sector Castelliere de La Bessa mediante una sonda motorizada

© F. J. Sánchez-Palencia (foto), EST-AP, IH del CSIC.

6Las labores de carácter geoarqueológico se han cerrado con la obtención, gracias al DocBi de Biella (concretamente a través de Giorgio Zublena y Alberto Vaudagna), de una amplia muestra de partículas de oro del torrente Elvo (fig. 3), que delimita La Bessa por el este. Se pretende con ello realizar tanto un estudio de carácter morfológico y cualitativo de las partículas como llevar a cabo un análisis cuantitativo, que alcance a los elementos traza (mediante análisis ICP-MS – espectrometría de masas con fuente de plasma de acoplamiento inductivo). Lo primero se ha llevado a cabo en el MicroLab (Laboratorio de Microscopía Electrónica y Microanálisis) del Instituto de Historia del CCHS bajo la responsabilidad de Óscar García Vuelta y lo segundo (aún en estudio) en los laboratorios del SGIker de la Universidad del País Vasco.

Fig. 3. — Partículas de oro del torrente Elvo

Fig. 3. — Partículas de oro del torrente Elvo

© Grupo de investigación EST-AP (foto), IH del CSIC (partículas de oro cedidas para su análisis por G. Zublena).

7Por último, en marzo de 2013 se llevó a cabo un trabajo de campo de comprobación y contrastación de los resultados obtenidos en la zona minera de La Bessa. Se ha elegido esta época por ser un momento muy propicio, ya que domina aún la vegetación invernal, es decir, libre en gran medida del abundante follaje que enmascara sus estructuras de primavera a otoño. Efectivamente, se ha conseguido tener una excelente visibilidad de toda una serie de estructuras y conjuntos de la mina (ver fig. 4). Los trabajos de campo han sido llevados a cabo en esencia por F. Javier Sánchez-Palencia y Alberto Vaudagna, que han contado con la inestimable colaboración de Giorgio Zublena, Brunello Maffeo y Antonela Gambutti.

El contexto geohistórico de La Bessa: sondeos en relación con la red hidráulica y los humedales

8Uno de los objetivos más importantes del proyecto de La Bessa es reforzar y profundizar en su contexto geohistórico, base imprescindible para cualquier tipo de interpretación sobre el conjunto pero también importante para su valoración como precedente de la minería del oro en Hispania. Por ello, a lo largo de 2012-13 se han realizado varios sondeos en una serie de estructuras más o menos bien delimitadas y que habían sido identificadas ya como posibles depósitos de agua en la cartografía generada en 2003 por el DocBi bajo la responsabilidad de A. Vaudagna.

9Estos depósitos se interpretan como grandes contenedores destinados a regular y distribuir el flujo de agua necesario para el desarrollo de las labores mineras y habrían sido abastecidos lógicamente desde una red hidráulica general que recorrería toda La Bessa procedente del noroeste, con seguridad desde el torrente Viona y posiblemente también desde el Olobbia.

10El objetivo científico de los sondeos es triple. Por un lado se pretende comprobar el tipo de relleno que poseen, de forma que sirvan para confirmar o no su interpretación y diversos aspectos relacionadas con la naturaleza de su uso, tales como el tipo de flujo que recibían, los sedimentos que transportaban, una aproximación a la duración de su uso, etc. Por otra parte, se persigue llevar a cabo un análisis de alcance paleoambiental. Aparte de los datos que proporcionan por sí mismos los sedimentos de su contenido, se parte de que en su interior se ha acumulado con mucha probabilidad materia orgánica, bien arrastrada por los canales de abastecimiento, bien caída desde el entorno más inmediato. Esa materia podría proporcionar, sin duda, información muy interesante sobre la evolución de la vegetación y posibles cultivos en la zona. La misma materia orgánica puede servir para obtener dataciones radiocarbónicas y, por último, contribuir así a precisar la fecha de las propias labores mineras, consiguiéndose con ello una secuencia horizontal a lo largo de toda La Bessa.

Mapa 1. — Localización de las zonas de estudio donde se han llevado a cabo sondeos geoarqueológicos dentro del proyecto Bessa

Mapa 1. — Localización de las zonas de estudio donde se han llevado a cabo sondeos geoarqueológicos dentro del proyecto Bessa

© F. J. Sánchez-Palencia, EST-AP, IH del CSIC.

11Se han elegido cinco zonas para llevar a cabo los sondeos, que son las siguientes de sureste a noroeste (mapa 1):

  • el depósito triangular situado en la cabecera del sector Ol-6, junto a la Fontana de Roc di Pè (1 en el mapa 1 y fig. 4);
  • el depósito situado al pie de la Vigna del Castello, en el sector El-6 (2 en el mapa 1);
  • el depósito situado en las inmediaciones de La Palude, en el sector El-9 (3 en el mapa 1), donde se consideró más oportuno centrar los sondeos en la propia zona pantanosa de la Palude, ya que podía contener información tanto previa, como posterior a las labores mineras;
  • el depósito conocido como Vasca del Cinghiale, en el sector El-13 de Roc dla Sguia (4 en el mapa 1);
  • la zona del Castelliere y Briengo en el sector Vi-2 (5 en el mapa 1), elegida tras una visita a dicha zona con la Dra. G. Spagnolo, como representante de la Sopraintendenza Archeologica del Piemonte y acompañada por la arqueóloga Ángela Deodato, donde se consideró oportuno realizar unos sondeos en dos espacios situados en la zona más alta del sector y que pudieron ser habilitados como depósitos para el desarrollo de la minería.

Fig. 4. — Depósito triangular s-1 del sector Ol-6, situado junto a la Fontana de Roc di Pè (panorámica desde el noroeste, la superficie del depósito es la zona clara detrás de los árboles, delimitada por los cantos rodados)

Fig. 4. — Depósito triangular s-1 del sector Ol-6, situado junto a la Fontana de Roc di Pè (panorámica desde el noroeste, la superficie del depósito es la zona clara detrás de los árboles, delimitada por los cantos rodados)

© F. J. Sánchez-Palencia (foto), EST-AP, IH del CSIC.

12A continuación se detallan la situación y las principales características de los sondeos realizados siguiendo el orden en su ejecución. Tras la obtención de los sondeos sedimentarios, estos han sido abiertos, se ha definido su estratigrafía a partir de criterios litoestratigráficos y se ha procedido al muestreo de restos susceptibles de ser datados mediante radiocarbono (análisis en curso). De la misma manera, los sondeos más significativos se han estudiado desde el punto de vista geoquímico mediante el uso de un Core-Scanner XRF (ver las correspondientes figuras que acompañan a cada sondeo), cuyos datos, actualmente en estudio por parte de Eneko Iriarte, permitirán diferenciar distintas tendencias y eventos paleoambientales relacionados con los correspondientes procesos sedimentarios e impactos antrópicos.

Castelliere

13Se han hecho tres sondeos a lo largo de toda la extensión del depósito. El primero, CAS-1, está situado hacia el centro en el borde más occidental; el segundo, CAS-2, se tomó hacia el centro del depósito; el tercero, CAS-3, se extrajo del centro hacia el extremo oriental del posible depósito. En todos los casos, la profundidad del muestreo estuvo determinada por la presencia de cantos rodados de un cierto tamaño y alcanzó aproximadamente los 2 m. Los tres sondeos fueron abiertos y testificados. Todos ellos presentan una estratigrafía similar caracterizada por una unidad superficial limo-arenosa, masiva que engloba fragmentos dispersos de carbón que localmente podrían formar láminas (p. ej. cm 84 en CAS1) a lo largo del primer metro. Junto a los fragmentos de carbón también se observan fragmentos cerámicos milimétricos de coloración anaranjada. La segunda unidad se extiende aproximadamente a lo largo del segundo metro de profundidad y tiene un carácter arenoso, heterométrico, dado que incluye gravas y niveles de arcillas, características propias de sedimentos morrénicos.

14La unidad superficial podría indicar una sedimentación relacionada con la existencia de masas de agua con sedimento fino en suspensión y/o coluvial subaéreo por escorrentía superficial. Este hecho, junto a su contenido en material de origen antrópico de las mismas características y más o menos coetáneo en los tres sondeos, hace que sea de gran interés. Se abordará su caracterización cronológica y su estudio sedimentológico detallado (granulometrías, difracciones de Rx y estudio geoquímico). Se ha seleccionado una muestra de carbón en el cm 79 del primer metro del sondeo CAS-1 (muestra CAS1-1/79) para su análisis radiocarbónico.

Briengo

15Se hizo un solo sondeo, BRI-1, hacia el extremo más oriental del posible depósito. El sondeo presenta una unidad superior limo-arenosa, homogénea y con abundantes fragmentos de carbón y de cerámica naranja a lo largo de los primeros 120 cm. Cabe mencionar la presencia de un fragmento de lámina de cuarcita blanca a 18 cm de profundidad, que podría ser un resto de talla. La base de esta primera unidad está formada por un sedimento fino oscuro, con abundantes cantos rodados y posibles materiales antrópicos entre los cm 120 y 150, que se dispone sobre arenas heterométricas típicamente morrénicas. La presencia de restos antrópicos y el gran desarrollo de la unidad limo-arenosa superior del sondeo BRI-1, similar a los sedimentos observados en los sondeos de Castelliere, hacen aconsejable que se lleve a cabo su estudio cronológico (muestras BRI1-2/14 y BRI1-2/73), sedimentológico y geoquímico.

Roc di Pè

16Se realizan tres sondeos: ROC-1 (fig. 5), ROC-2, ambos hacia el centro-oeste del depósito o balsa de agua, y ROC-3, en las proximidades del canal de salida situados hacia el extremo este. Todos estos sondeos presentan un espesor y unas características comunes. En ellos su base aparece de manera regular a los 600-707 mm de profundidad y siempre corresponde a cantos rodados de gran tamaño. Sobre ellos se encuentran sedimentos arenosos ordenados en varias secuencias granodecrecientes (730 a 510 mm) que posteriormente pasan a una unidad limo-arcillosa homogénea, masiva (510 a 130 mm), que incluye fragmentos de carbón y cerámica anaranjada sobre la que se desarrolla el suelo actual (130 a 0 mm). La uniformidad y extensión del nivel de cantos rodados de la base podrían indicar la existencia de un sustrato antrópico, fondo de balsa de agua, sobre el que las secuencias arenosas granodecrecientes indicarían la presencia episódica de flujos tractivos de agua, capaces de transportar arena gruesa al principio y aportar arcillas y limos en suspensión después, indicando la existencia de secuencias de inundación de la balsa, que se repetirían en el tiempo hasta que finalmente se produjese la colmatación de la balsa y su colonización vegetal. Se extraen muestras de fragmentos de carbón para la datación mediante radiocarbono en el cm 55 del sondeo ROC-1 (ROC1-1/55), que, a su vez, será estudiado en profundidad desde el punto de vista sedimentario y geoquímico.

Fig. 5. — Testigo del sondeo ROC-1 en el sector de Roc di Pè (escala en mm)

Fig. 5. — Testigo del sondeo ROC-1 en el sector de Roc di Pè (escala en mm)

© E. Iriarte (foto), Universidad de Burgos.

17En este posible depósito se realizaron otros tres sondeos, ROC-4, ROC-5, situados prácticamente en el centro del depósito, y ROC-6, en el centro pero pegado al lado sur, que arrojaron los mismos resultados. En estos tres sondeos no se recogió el testigo, sólo se analizó visualmente.

18Otra muestra, ROC-7, tomada también junto al lado sur del depósito, pero más próxima al vértice suroeste, proporcionó un resultado similar a los anteriores, con una ligera diferencia: la zona de humus y arcilla limosa alcanzaba unos 80 cm y la arena limpia ocupaba los 20 cm siguientes hasta completar 1 m de profundidad. En este sondeo se recogieron unas muestras de material entre los 50 y los 80 cm y entre los 80 y los 100 cm, es decir de la zona arcillosa-limosa y de la arenosa. Es evidente que el fondo de cantos rodados actúa como impermeabilizante, ya que cuando se alcanza su nivel enseguida afluye agua y rellena rápidamente el sondeo.

19Como conclusión previa de todo ello, puede decirse que es indudable que se trata de un depósito de agua romano, extremo que queda corroborado tanto por la existencia de una profundidad muy uniforme, como por la presencia de un fondo igualmente homogéneo e impermeabilizante, también por el hecho de que siga funcionando como colector y sea muy probablemente el que abastece a la cercana Fontana de Roc di Pè. El fondo habría sido, bien «pavimentado» con los cantos rodados resultantes de las labores previas en la zona y acumulados en las proximidades o bien, y más probablemente, «nivelado» de modo que los mismos cantos rodados acumulados en el lugar formasen una superficie más o menos uniforme e impermeable para recibir y contener adecuadamente los caudales de agua.

Vigna del Castello

20Uno de los sondeos, VIG-1, se hizo en el lado oeste y hacia el centro de la viña, mientras que el otro, VIG-2, se hizo en un posible depósito situado inmediatamente al norte de la viña, hacia el centro de dicho depósito.

21Ambos sondeos presentan 40 cm (VIG-1) y 100 cm (VIG-2) de sedimentos limo-arcillosos sobre los que se desarrolla el perfil edáfico actual; presentan materia vegetal pseudoactual (raíces), pero no fragmentos de carbón ni de cerámica. El sondeo VIG-2 presenta una secuencia granodecreciente a techo sobre un clasto que se apoya en materiales limo-arcillosos. Las características de ambos sedimentos y la ausencia de material datable en ellos aconsejan que de momento dichos sondeos no se estudien en profundidad.

Vasca del Cinghiale

22Se realiza un sondeo, CIN-1, en el extremo norte del depósito, por donde se produciría la salida del agua del supuesto depósito, en una zona que estaba cubierta de agua pocos días antes del muestreo. Se profundiza hasta unos 80 cm. El sondeo realizado en la Vasca del Cinghiale presenta sedimentos morrénicos sobre los que se desarrolla el perfil edáfico actual; no se identifican sedimentos recientes, por lo que no se aborda su estudio pormenorizado.

La Palude

23La realización de los sondeos en este sector se hizo en dos momentos. El sondeo PAL-1 se llevó a cabo a finales de primavera, como todos los anteriores, y se buscó en él un lugar que estuviese lo más próximo posible a la zona húmeda, sobre la margen septentrional del lugar llamado en dialecto local la Palude, pero aun así la potencia que se alcanzó fue muy reducida y afectó exclusivamente a materiales marginales, no a los del humedal. Dado que en primavera era imposible recoger muestras más al interior, ya que toda la Palude estaba inundada, se decidió volver a comienzos del mes de agosto para intentarlo. En esas fechas se pudieron realizar los siguientes sondeos:

  • PAL-2 y 3, que arrojaron unos resultados muy semejantes. En el 2 se extrajo una columna de 38 cm, que sólo afecta a los materiales más superficiales, con abundante contenido orgánico, limos y algo de grava; finaliza en un nivel de cantos de un grosor suficiente como para que no pueda ser atravesado por la sonda. En el sondeo 3 se recoge una columna de 35 cm que procede de dos extracciones distintas, aproximadamente con la misma profundidad, y cuyo contenido es muy semejante al de la 2.
  • PAL-4: en este sondeo se llegó a profundizar con cuatro tramos de sonda de 1 m, es decir algo más de tres metros efectivos.

24Los cuatro sondeos realizados arrojan resultados dispares. Los estudios se han centrado en el sondeo PAL-4, que, tras profundizar 3 metros, recuperó 145 cm donde se alternan sedimentos turbosos (incluyendo fragmentos de madera salix/populus sp) y arcillas orgánicas. La secuencia es ideal para su caracterización paleoambiental, por lo que se procederá a su datación, estudio sedimentológico, geoquímico y paleobotánico.

Los sectores de explotación de La Bessa

25Las fotointerpretaciones realizadas sobre las fotos del vuelo americano de 1954, apoyadas y contrastadas sobre el terreno durante la campaña de 2012-13, nos han permitido proponer una división clara de toda la zona trabajada en la Antigüedad. Hemos agrupado los diversos sectores de explotación siguiendo su disposición a lo largo de las tres cuencas fluviales que los articulan: Elvo, Olobbia y Viona (mapa 1) para facilitar así la explicación y comprensión del conjunto minero (mapa 2). Esta división está basada en último término en la importancia que posee el agua en todo el proceso de explotación. Dado que no es fácil reconstruir la red hidráulica de abastecimiento y que por lo tanto sería igual de difícil hacer una diferenciación de sectores basada en ella, parece lo más oportuno acudir a las otras dos partes del proceso minero, las estructuras de explotación y las de evacuación, para establecer esa separación zonal. En ambos casos es posible determinar por criterios de estratigrafía horizontal el desarrollo de las labores y, por lo tanto, sus diversas fases, de forma que también es posible establecer aproximadamente las zonas que se explotaron conjuntamente. Esto no quiere decir que se pueda establecer una cronología cerrada de todas las labores, muy al contrario: en muchos casos es necesario acudir a una estimación relativa.

Mapa. 2. — Sectores de explotación (rojo) y acumulación de estériles (gris) de La Bessa

Mapa. 2. — Sectores de explotación (rojo) y acumulación de estériles (gris) de La Bessa

© F. J. Sánchez-Palencia, EST-AP, IH del CSIC.

26De cualquier forma, sí que es posible definir claramente conjuntos de labores abastecidas, explotadas y evacuadas gracias a una fuerza hidráulica de origen común, y otras, cercanas a ellas, que lo han sido mediante otra red hidráulica. A tal fin, las estructuras de evacuación que forman los conoides o colas de lavado son en la actualidad las que permiten más nítidamente poner en evidencia tal hecho: las labores cuyos estériles van a parar a una misma acumulación, conoide o cola de lavado, han sido explotadas lógicamente dentro de un mismo sector, compartiendo un mismo abastecimiento de agua, ya que no cabe ninguna duda de que el agua es el agente de su transporte. Los mismos conoides de estériles se superponen claramente los unos sobre los otros, permitiendo así establecer la diferenciación secuencial entre ellos. A partir de ese dato, remontando los canales de evacuación, se puede llegar hasta las diversas labores mineras cuyo material ha sido evacuado; los frentes de explotación que separan a esas labores de las contiguas son los límites que sirven para diferenciar cada sector (mapa 2).

27A modo de ejemplo, hemos elegido un sector representativo que proporcione de forma más detallada una visión de conjunto del desarrollo general que experimentó la explotación minera de La Bessa.

  • 5 Gianotti, 1996, p. 72, fig. 62.

28De acuerdo con todo lo anterior, los diversos sectores que se han diferenciado en La Bessa presentan como característica unas estructuras de acumulación de estériles comunes, es decir, unos conoides o colas de lavados compartidos a lo largo del proceso de explotación. No obstante, cuando se trata de labores de dimensiones más reducidas que no se incluyen dentro de la actual Reserva Natural Especial, se ha preferido agruparlas por su proximidad a fin de no multiplicar los sectores. En todo caso, se ha procurado seguir la denominación dada a estos sectores por F. Gianotti5, ya que es el autor más reciente y el que hasta ahora había distinguido más sectores, aparte del principal de La Bessa. A continuación se hace una enumeración por cuencas de todos los sectores para facilitar su identificación.

Los sectores de la cuenca del torrente Elvo

29Todos los sectores que evacuaron sus materiales en dirección al torrente Elvo se alinean sucesivamente de sureste a noroeste entre las poblaciones de Cerrione y Mongrando. Forman la parte más importante de la mina comprendida dentro de la Reserva Natural Especial. Los 14 sectores diferenciados son contiguos entre sí y sirvieron para explotar exhaustivamente toda la terraza superior:

  • El-01: Grande Canale
  • El-02: Laghetto
  • El-03: Val del Lupo
  • El-04: Pietre Bianche
  • El-05: Bunda di Canej
  • El-06: Ciapej Parfundà
  • El-07: Pian del Dat
  • El-08: Riva del Ger
  • El-09: Palude
  • El-10: Casale Ferreri
  • El-11: Piano del Lee
  • El-12: Piano delle Ossa
  • El-13: Roc dla Sguia
  • El-14: Pian del Lazzaretto

Los sectores de la cuenca del torrente Olobbia

30De forma contigua y por el flanco sur de los mismos depósitos fluvioglaciares explotados en la vertiente del Elvo, los sectores que vierten a su tributario el torrente Olobbia ocupan una franja de terreno mucho más reducida, ya que por sus propias características geomorfológicas el depósito aurífero era mucho menos extenso en esta vertiente. Así, los sectores Ol-01 a Ol-08 forman una red de labores continuas entre la actual población de Cerrione por el sureste y la de Vermogno por el noroeste; estos sectores son los siguientes:

  • Ol-01: Tenuta Castello
  • Ol-02: Molino Ressa
  • Ol-03: Roc dai Lader
  • Ol-04: Fontana del Buchin
  • Ol-05: Parcheggio del Buchin
  • Ol-06: Roc di Pè
  • Ol-07: Cascina dell’Apostolo
  • Ol-08: Vermogno

31Además de todos estos sectores alineados sobre la margen izquierda del torrente Olobbia, sobre la margen derecha se explotaron una serie de depósitos de menor extensión situados fuera de los límites de la Reserva Natural:

  • Ol-09: Cascina Bersano – Cascina Vigna
  • Ol-10: Riale Candelero – Castello Mongivetto
  • Ol-11: Valle Sorda - San Sudario
  • Ol-12: Molino del Ghè

Los sectores de la cuenca del torrente Viona

32Los sectores principales explotados en la cuenca del Viona vienen a ser una continuidad sobre la margen derecha de dicho torrente de los existentes en la misma margen del Elvo. Su posición respecto a la corriente fluvial es bastante más elevada por la fuerte erosión del torrente Viona:

  • Vi-01: Briengo
  • Vi-02: Castelliere

33Un último sector, fuera ya de los límites de la Reserva Natural, es el situado sobre la margen izquierda del Viona y ligeramente aguas arriba de los anteriores, en el único retazo de aluviones fluvioglaciares que quedó sobre dicha margen:

  • Vi-03: Le Vignazze

 

34A falta de acabar los estudios en curso indicados, las consideraciones parciales que se pueden hacer con los resultados hasta ahora alcanzados pueden resumirse en los siguientes puntos.

35Primero, los sondeos realizados en relación con la red hidráulica y humedales de La Bessa permiten interpretar la mayoría de las estructuras sondeadas como depósitos o balsas de agua que, obviamente, deben estar relacionadas con el proceso minero antiguo. Son especialmente significativos los resultados obtenidos en las zonas del Castelliere, Briengo, Roc di Pè y La Palude, si bien en esta última aún no se puede determinar si se trata de una sedimentación antrópica o natural, o ambas a la vez. En cualquier caso, aún estamos pendientes de un análisis más pormenorizado y de una datación de las muestras seleccionadas.

36Podemos afirmar también tras este estudio que la definición de sectores, realizada por primera vez a partir de la fotointerpretación completa de toda La Bessa, está permitiendo hacer tanto una interpretación de todo el conjunto, como evaluar los diversos sectores explotados y las correspondientes acumulaciones de estériles (fig. 6).

37Se considera entonces que los trabajos planteados dentro del proyecto Bessa, financiado a lo largo de tres anualidades por el programa de actividades arqueológicas en el extranjero del IPCE del Ministerio de Cultura, han alcanzado con las labores de los años 2012 y 2013 buena parte de los objetivos inicialmente previstos, que, una vez que se obtenga la información de los análisis pendientes, serán dados a conocer en un próximo trabajo de síntesis.

Fig. 6. — Evaluación de los sectores de explotación y de estériles de La Bessa, respectivamente de 5.174.280 m2 y 4.135.001 m2

Fig. 6. — Evaluación de los sectores de explotación y de estériles de La Bessa, respectivamente de 5.174.280 m2 y 4.135.001 m2

© F. J. Sánchez-Palencia, EST-AP, IH del CSIC.

Haut de page

Bibliographie

Brecciaroli Taborelli, Luisa (1986), «Cerrione, Cascina Vignazza. Recupero di stele funeraria di età romana», QuadAPiem, 4, p. 193.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (1988), «Nuovi documenti epigrafici dal circondario di Victumulae “inter Vercellas et Eporediam”», ZPE, 74, pp. 133-144.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (1993), «Dorzano, loc. S. Secondo. Sondaggio nell’area dell’abitato romano di Victumulae», QuadAPiem, 11, pp. 305-307.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (1995a), «Salussola, loc. S. Secondo. Strutture pertinenti ad un edificio di età romana», QuadAPiem, 13, pp. 328-329.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (1995b), «Cerrione, Cascina Vignazza. Necropoli rurale di età romana», QuadAPiem, 13, p. 329.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (1996a), «La Bessa. Indagine nell’area della miniera d’oro romana», QuadAPiem, 14, pp. 228-231.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (1996b), «Cerrione, loc. Cascina Vignazza. Necropoli romana», QuadAPiem, 14, pp. 231-232.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (2000a), Alle origini di Biella. La necropoli romana, Turín, Soprintendenza Archeologica del Piamonte, Umberto Allemandi.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (2000b), «Cerrione, loc. Cascina Vignazza. Necropoli romana», QuadAPiem, 17, pp. 187-188.

Brecciaroli Taborelli, Luisa (ed.) [2011], Oro, pane e scrittura. Memorie di una comunità «inter Vercellas et Eporediam», Roma, Quasar.

Calleri, Giovanni (1985), La Bessa. Documentazioni sulle aurifodinae romane nel territorio biellese, Biella, Unione Biellese.

Domergue, Claude (1998), «La miniera d’oro della Bessa nella storia delle miniere antiche», en Liliana Mercando (ed.), Archeologia in Piemonte. L’Etá Romana, Turín, Umberto Allemandi, pp. 207-222.

Domergue, Claude (2008), Les Mines Antiques. La production des métaux aux époques grecque et romaine, París, Picard.

Gabba, Emilio (1975), «Il sistema degli insediamenti cittadini in rapporto al territorio nell’ambito delle zone subalpina ed alpina in etá romana», en Le Alpi e l’Europa. Il sistema Alpino. Uomini e Territorio, Bari, pp. 87-105.

Gabba, Emilio (1990), La conquista della Gallia Cisalpina, en Storia di Roma. L’impero mediterraneo, I. La reppublica imperiale, Turín, pp. 69-77.

Gambari, Filippo M. (1999), «Premières données sur les aurifodinae (mines d’or) protohistoriques du Piemont (Italie)», Aquitania, 16, pp. 88-92.

Gianotti, Franco (1996), Bessa. Paessaggio ed evoluzione geologica delle grande aurifodine biellesi, Biella, Eventi & Progetti.

Gianotti, Franco (1998), «L’attività mineraria pre e protostorica nell’arco alpino occidentale italiano», en Liliana Mercando, Marica Venturino Gambari (eds.), Archeologia in Piemonte. La Preistoria, Turín, Umberto Allemandi, pp. 267-280.

Mercando, Liliana (ed.) [1998], Archeologia in Piemonte. L’Etá Romana, Turín, Umberto Allemandi.

Sapelli Ragni, Marina (ed.) [2005], Studi di archeologia in memoria di Liliana Mercando, Turín, Soprintendenza Archeologica del Piemonte – Museo di Antichità Egizie.

Schwarzenberg, Vittoria (inédita), Epigrafía biellese. Le fonti epigrafiche e la romanizzacione dell’area, tesis doctoral defendida en 1991/2 en la Universitá degli studi di Torino, Facoltá di Lettere e Filosofia (prof. Sergio Roda).

Sánchez-Palencia, F. Javier, Vaudagna, Alberto, Pecharromán, Juan Luis, Beltrán, Alejandro, Currás, Brais, Alonso, Fernando, Ruiz del Árbol, María (2011), «La zona minera de La Bessa (Biella, Italia) como precedente republicano de la minería de oro en Hispania», en Primitiva Bueno, Antonio Gilman, Concha Martín Morales, F. Javier Sánchez-Palencia (eds.), Arqueología, Sociedad, Territorio y Paisaje. Estudios sobre Prehistoria reciente, Protohistoria y transición al mundo romano en homenaje a Mª Dolores Fernández Posse, Madrid, CSIC, pp. 329-347.

Spagnolo Garzoli, Giuseppina (1998), «Il popolamento rurale in età romana», en Liliana Mercando (ed.), Archeologia in Piemonte. L’Etá Romana, Turín, Umberto Allemandi, pp. 67-88.

Torelli, Mario (1998), «Urbanistica e architettura nel Piemonte romano», en Liliana Mercando (ed.), Archeologia in Piemonte. L’Etá Romana, Turín, Umberto Allemandi, pp. 29-48.

Vaudagna, Alberto (2002), Bessa. Guida monografica, Biella, Leone & Griffa.

Haut de page

Notes

1 Sería muy prolijo referirse a los trabajos precedentes relacionados con La Bessa, preferimos por ello remitir a toda la bibliografía recogida al final. No obstante, como síntesis histórica y arqueológica de múltiples aspectos relacionados con La Bessa, hay que destacar el trabajo conjunto editado por Breciaroli Taborelli (2011). Desde un punto de vista geológico, sigue siendo esencial el trabajo de Gianotti (1996). Respecto a nuestros trabajos más recientes, remitimos a Sánchez-Palencia et alii, 2011.

2 «Vicena milia pondo ad hunc modum annis singulis Asturiam atque Callaeciam et Lusitaniam praestare quidam prodiderunt, ita ut plurimum Asturia gignat. Neque in alia terrarum parte tot saeculis perseuerat haec fertilitas. Italiae parci uetere interdicto patrum diximus; alioqui nulla fecundior metallorum quoque erat tellus. Extat lex censoria Victumularum aurifodinae in Vercellensi agro, qua cauebatur, ne plus quinque milia hominum in opere publicani haberent.» (Plinio el Viejo, Naturalis Historia, XXXIII, 78).

3 Sánchez-Palencia et alii, 2011, pp. 333-336.

4 La toma de muestras se ha llevado a cabo en los lugares fijados conjuntamente por Javier Sánchez-Palencia y Alberto Vaudagna, con el conocimiento de la Sopraintendenza Archeologica de Turín (Dra. G. Spagnolo), bajo la dirección de Eneko Iriarte y con la colaboración para su georreferenciación de Juan Luis Pecharromán. También se ha contado con la colaboración del Laboratorio de Arqueobiología del CCHS para la identificación de maderas (Mónica Ruiz), así como con la del Laboratorio del Departamento de Estratigrafía, Paleontología y Geociencias Marinas de la Facultad de Geológía de la Universidad de Barcelona para el análisis mediante un Core-Scanner XRF de las muestras. El estudio final de las muestras se lleva a cabo dentro del Departamento de Ciencias Históricas y Geografía (área de Paleontología), en los laboratorios de la Universidad de Burgos.

5 Gianotti, 1996, p. 72, fig. 62.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Fotografía aérea y análisis de cuencas de un sector de La Bessa
Crédits © J. L. Pecharromán, Grupo de investigación EST-AP y LabTel, IH del CSIC.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 393k
Titre Fig. 2. — Toma de una muestra en el sector Castelliere de La Bessa mediante una sonda motorizada
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia (foto), EST-AP, IH del CSIC.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 402k
Titre Fig. 3. — Partículas de oro del torrente Elvo
Crédits © Grupo de investigación EST-AP (foto), IH del CSIC (partículas de oro cedidas para su análisis por G. Zublena).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 241k
Titre Mapa 1. — Localización de las zonas de estudio donde se han llevado a cabo sondeos geoarqueológicos dentro del proyecto Bessa
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, EST-AP, IH del CSIC.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 125k
Titre Fig. 4. — Depósito triangular s-1 del sector Ol-6, situado junto a la Fontana de Roc di Pè (panorámica desde el noroeste, la superficie del depósito es la zona clara detrás de los árboles, delimitada por los cantos rodados)
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia (foto), EST-AP, IH del CSIC.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 186k
Titre Fig. 5. — Testigo del sondeo ROC-1 en el sector de Roc di Pè (escala en mm)
Crédits © E. Iriarte (foto), Universidad de Burgos.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 141k
Titre Mapa. 2. — Sectores de explotación (rojo) y acumulación de estériles (gris) de La Bessa
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, EST-AP, IH del CSIC.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 241k
Titre Fig. 6. — Evaluación de los sectores de explotación y de estériles de La Bessa, respectivamente de 5.174.280 m2 y 4.135.001 m2
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, EST-AP, IH del CSIC.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8191/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 87k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

F. Javier Sánchez-Palencia, Alberto Vaudagna, Juan Luis Pecharromán et Eneko Iriarte, « La zona minera de La Bessa (Italia): sectores de explotación y evaluación de las labores »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-1 | 2018, 43-62.

Référence électronique

F. Javier Sánchez-Palencia, Alberto Vaudagna, Juan Luis Pecharromán et Eneko Iriarte, « La zona minera de La Bessa (Italia): sectores de explotación y evaluación de las labores », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-1 | 2018, mis en ligne le 16 avril 2018, consulté le 16 juillet 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8191 ; DOI : 10.4000/mcv.8191

Haut de page

Auteurs

F. Javier Sánchez-Palencia

Instituto de Historia, CSIC

Articles du même auteur

Alberto Vaudagna

DocBi – Centro Studi Biellesi (Biella)

Juan Luis Pecharromán

Instituto de Historia, CSIC

Eneko Iriarte

Universidad de Burgos

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals