Navigation – Plan du site
Dossier. Los metales preciosos: de la extracción a la acuñación (Antigüedad - Edad Media)

Geoarqueología del oro en la zona minera de Pino del Oro (Zamora)

Géo-archéologie de l’or dans la zone minière de Pino del Oro (Zamora)
Geo-archaeology of gold in the Pino del Oro mining area (Zamora)
F. Javier Sánchez-Palencia, Damián Romero et Alejandro Beltrán
p. 63-87

Résumés

Les gisements d’or primaires de la zone minière de Pino del Oro (Zamora, Espagne) ont été exploités au cours des deux premiers siècles de l’Empire romain. Des recherches récentes ont permis de mettre en évidence l’occupation de la région ainsi qu’une exploitation de l’or, aussi bien à l’époque préromaine que sous la domination de Rome. Une série d’échantillonnages géo-archéologiques, utilisant la technique de l’orpaillage, ont servi à mettre en évidence le système de prospection et d’identification de ces dépôts. Le travail a également permis d’arriver à une série d’estimations sur la production qui pourrait avoir été obtenue par la communauté qui a occupé le castro préromain de La Ciguadeña. Sur ce site, on a pu documenter archéologiquement, pour la première fois dans la péninsule Ibérique, la pratique de l’orpaillage. Enfin, dans le cadre du même projet de recherche, on a réussi à démontrer l’existence de terrasses cultivées pendant le Haut-Empire romain, à côté du castro de Peñarredonda dont la muraille a été amortie à l’époque romaine. La découverte de ces structures agricoles permet d’insister à nouveau sur le caractère non-sectoriel de l’activité minière au sein de l’économie rurale ancienne.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Este trabajo ha sido realizado en el marco de los proyectos «Circulación y destino de los metales (...)

1La zona minera de Pino del Oro (ZoMiPO) se encuentra en el extremo septentrional del espacio natural de los «Arribes del Duero», en la zona occidental de la provincia de Zamora1 (mapa 1).

  • 2 Reyes, Jiménez, 1988; JCyL Oro, 1988, p. 106; JCyL MGyMCyL (inédito) de 1997, p. 136.
  • 3 González Clavijo et alii, 1994.
  • 4 Urbano, 1998, p. 52.
  • 5 Esparza, 1986, pp. 103-4 y 234-5, contiene un buen resumen del contexto general cronológico y cult (...)

2En los años ochenta y noventa del pasado siglo, fue objeto de diversos estudios geológicos, tanto por parte de la Junta de Castilla y León2 como por el Instituto Tecnológico GeoMinero de España (ITGE)3. Los yacimientos auríferos de Pino también han sido tratados en diversas síntesis a escala nacional4. En todos los casos, los trabajos mineros que se habían reconocido hasta ahora se consideraban antiguos y, más específicamente, romanos. No obstante, las referencias a ellos eran bastante genéricas, se hablaba siempre de una minería a cielo abierto, definida por lo general como de calicatas o trincheras, con algunas referencias a pozos en la zona más meridional, ya cerca del Duero. También existían referencias de estas labores en obras de carácter histórico o arqueológico5.

Mapa 1. — Dispersión de asentamientos castreños en Aliste, Planalto Mirandês y Sayago

Mapa 1. — Dispersión de asentamientos castreños en Aliste, Planalto Mirandês y Sayago

© F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.

  • 6 Sánchez-Palencia et alii, 2010; Sánchez-Palencia et alii, 2014.
  • 7 Sastre, Beltrán, 2010.

3Los trabajos realizados a partir de 2006 por nuestro grupo de investigación en la ZoMiPO y su entorno han permitido llevar a cabo una investigación y valoración sistemática de las labores antiguas. En varias publicaciones hemos dado a conocer parcialmente sus resultados6, así como algunos aspectos específicos sobre la zona, como es el caso de la tabla de hospitalidad encontrada en el asentamiento romano de El Picón7.

4Las estructuras mineras antiguas se extienden en su mayoría por un área orientada de este a oeste y recorrida por el arroyo de Fuentelarraya, pequeño afluente del río Duero en el que desemboca al suroeste de Pino del Oro. También se han encontrado estructuras mineras similares, aunque mucho menos numerosas más al sur, en el cercano término de Villardiegua de la Ribera, y más al oeste, en las inmediaciones de Castro de Alcañices dentro del término de Fonfría.

5Las penillanuras graníticas que delimitan por el oeste la Meseta Norte conforman el marco geomorfológico en el que se encuentran las estructuras mineras. Es un paisaje suave y alomado, quebrado bruscamente por el tajo que forman los «Arribes» del río Duero, cubierto por una vegetación de poco porte en la que predominan la encina y el matorral.

6Geológicamente, ese relieve está dominado por los afloramientos erosionados del batolito ganodiorítico de Pino del Oro, con numerosas peñas caballeras o tolmos, que refuerzan el aspecto esencialmente redondeado del relieve. El batolito forma parte de la Unidad Plutónica de Ricobayo y se sitúa en el sector suroriental de la Zona Centroibérica del Macizo Hespérico. Todo el batolito está afectado por alteraciones de claro control estructural, producidas en diferentes fases de la deformación hercínica, que dieron lugar a una red de fracturas, con diques y filones de cuarzo en dos direcciones predominantes: 40º a 60º y 110º, afectados por las fases de deformación terminales de la cizalla dúctil-frágil de Villalcampo. La mineralización asociada a esas zonas de alteración tectónica e hidrotermal está compuesta esencialmente por arsenopirita con algo de pirita y, localmente, calcopirita, esfalerita, magnetita y galena. Está presente en la roca de caja e incluso en el cuarzo que rellena las fracturas, formando así un stockwork subvertical dentro de las zonas fracturadas. Las dimensiones de esta mineralización aurífera son muy variables, pueden alcanzar desde algunos metros hasta más de un kilómetro de longitud, con una anchura que en su mayor parte oscila de 5 a 10 m. Los valores de oro registrados en diversos sondeos se sitúan entre 0,01 y 16,08 ppm, con leyes en general superiores a 1 ppm. Al sur del batolito de Ricobayo, ya en los esquistos y neises precámbricos y cámbricos del antiforme de Villadepera, aparece un segundo tipo de mineralización aurífera de menor importancia, caracterizada por filones periplutónicos de cuarzo que contienen arsenopirita y clorita con Pb, Zn y Fe (pirita-calcopirita). Las direcciones predominantes son de 20º a -40º, en fracturas de extensión derivadas del juego de cizalla de 70º. La mineralización aparece también en rocas brechificadas, con feldespato, cuarzo y moscovita, cementadas por la asociación de cuarzo, arsenopirita y clorita. Los valores de oro registrados van desde 0,01 a 3,66 ppm.

7Respecto a ese contexto geológico, hay que destacar por otro lado que los trabajos de prospección que hemos realizado recientemente han probado de forma clara, como era previsible, la existencia de oro libre en los cursos fluviales que drenan la zona. Su segura y diversa explotación en épocas prerromana y romana es uno de los temas principales de este trabajo.

El poblamiento en la zona y la documentación del bateo en época prerromana

  • 8 Esparza, 1986, 1990, 1995, 2009, 2012; Esparza, Gónzalez Gómez, Lucio Martínez, 1999.
  • 9 Lemos, inédita.

8La Edad del Hierro en la ZoMiPO se caracteriza por una ocupación basada en el castro como asentamiento y presenta rasgos muy similares a los de la vecina región portuguesa de Trás-os-Montes. Los principales trabajos de referencia para la investigación de ese poblamiento castreño en las comarcas de Aliste y Sanabria son los de Esparza8, mientras que para el territorio portugués la referencia principal es la tesis doctoral de Lemos9, autor que también analizó la transición a época romana de Trás-os-Montes.

9A grandes rasgos, los castros zamoranos y trasmontanos tienen un tamaño medio de 1 a 1,5 ha y se sitúan en áreas con algo de relieve, ocupando puntos destacados en el paisaje (ver mapa 1). En todos los casos, disponen de un sistema defensivo formado al menos por una muralla, y puede existir en algunos casos una segunda línea defensiva, así como uno o varios fosos y campos de piedras hincadas. Esta ocupación se detecta a lo largo de toda la comarca de Aliste y el Planalto Mirandês, aunque en esta última la penillanura central se encuentra desocupada, salvo en los bordes de la misma o en crestones y pequeñas formaciones montañosas que hay en su interior. De forma similar, toda la comarca de Sayago, penillanura situada en el suroeste zamorano, se encuentra complemente vacía, concentrándose la ocupación castreña tan sólo en la margen del río Duero.

  • 10 Romero Perona et alii, 2015.

10Los dos castros sobre los que nos centramos en este artículo son reflejo de las características generales de este tipo de ocupación, ya que ambos están situados en las márgenes del río Duero. La Ciguadueña (Pino del Oro, Zamora) se encuentra en un pequeño espolón situado en la horquilla fluvial formada por el río Duero y su afluente el arroyo de Fuentelarraya. Se trata de un castro con un tamaño de 1,08 ha; no obstante, si eliminamos los afloramientos de roca y canchales, su espacio habitable se reduce a 0,76 ha. El segundo castro, Peña Redonda (Villardiegua de la Ribera, Zamora), se encuentra en un pequeño teso, también sobre los Arribes del Duero. Aunque en este caso no se puede hablar de una horquilla fluvial, como en el caso anterior, la elevación donde se instaló el asentamiento se encuentra delimitada al sur por el arroyo de Fenoya, así como por otras dos vaguadas al norte y al este. El tamaño del yacimiento alcanza 0,96 ha, si bien, al igual que en el caso de La Ciguadueña, el espacio habitable se reduce a 0,78 ha. Las diferentes prospecciones, levantamientos topográficos e intervenciones arqueológicas realizadas por nuestro grupo de investigación en colaboración con las empresas arqueológicas Terra Arqueos y Área Arqueología han permitido definir tanto la morfología de los mismos como las características del sistema defensivo y su papel social10.

  • 11 Pérez Outeiriño, 1989; Sánchez-Palencia, Fernández-Posse, 1998; Domergue 1990, pp. 482-491; Fernán (...)
  • 12 Para una descripción de este proceso: Sánchez-Palencia (ed.), Fernández-Posse et alii, 2000, pp. 1 (...)
  • 13 Sánchez-Palencia, 1989, pp. 35-39.
  • 14 Montero, Rovira, 1991, pp. 16-17.
  • 15 Pérez Outeiriño, 1989, pp. 90-92; Perea, Sánchez-Palencia, 1995, p. 26.

11Los dos castros se sitúan junto a arroyos auríferos que fueron potencialmente explotados y aprovechados por estas comunidades. La explotación del oro durante la Edad del Hierro en el noroeste era realizada a través del bateo de los placeres fluviales11. Este sistema de explotación es muy sencillo, requiriéndose tan sólo, como dice Estrabón, de un cedazo y una batea para lavar las arenas auríferas y separar por gravedad las partículas de oro12. Efectivamente, el bateo como método de explotación del oro por las comunidades del noroeste peninsular es recogido por las fuentes escritas, concretamente por Estrabón quien, al hablar de los ártabros (Geo. III, 2, 9) citando a Posidonio, menciona el bateo como la técnica empleada por sus mujeres para la obtención del oro. Al mismo tiempo, los autores grecolatinos siempre que describen la riqueza aurífera peninsular se refieren a ríos y placeres fluviales, lo que reforzaría este planteamiento, confirmando así que no se practicaría ningún otra tipo de explotación13. Otra prueba que se ha empleado para defender el bateo han sido las analíticas realizadas sobre las joyas del noroeste, que revelan unas composiciones muy heterogéneas en las piezas de orfebrería prerromana14, achacada en parte a un alto contenido de impurezas, entre ellas el estaño, que podrían remitir al abastecimiento mediante oro bateado15.

  • 16 Sánchez-Palencia, Romero, Beltrán, 2012, pp. 159-160.

12La excavación de La Ciguadueña del año 2010 permitió recuperar en el interior de una de las construcciones de la Edad del Hierro una partícula de oro (fig. 1) que, por su morfología (que muestra claras huellas de haber sufrido el transporte por una corriente de agua), es de procedencia fluvial y, por lo tanto, explicable sólo como resultado de la práctica del bateo en los ríos o arroyos del entorno. La partícula fue recuperada de una muestra para flotación tomada en el interior de la construcción 1. También se obtuvo a partir del material orgánico de dicha muestra una datación por C14 cuyo resultado es de 2280±30 (Beta-318630, muestra Quercus ilex), que, una vez calibrado, aporta una fecha de 403-352 a.C. (60,1 %), 297-228 a.C. (33,5 %), 221-211 a.C. (1,8 %)16. Por otro lado, las prospecciones a la batea en el cercano arroyo de Fuentelarraya, a las que nos referiremos más en extenso después, han demostrado también que a una distancia de apenas 100 m en línea recta del castro existen placeres auríferos con el mismo tipo de partículas de oro que la encontrada en la mencionada construcción. Así pues, estos dos datos han permitido demostrar por primera vez arqueológicamente la práctica del bateo en época prerromana, información hasta ahora sólo conocida por las fuentes literarias antiguas.

Fig. 1. — Partícula de oro encontrada en la construcción 1 del castro de La Ciguadeña (Pino del Oro, Zamora)

Fig. 1. — Partícula de oro encontrada en la construcción 1 del castro de La Ciguadeña (Pino del Oro, Zamora)

© F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán (foto).

  • 17 Sánchez-Palencia, 1983, pp. 34-36; Sánchez-Palencia, Fernández-Posse, 1998, p. 238, n. 8.
  • 18 Schulz, 1838; Becerro de Bengoa, 1883.
  • 19 Sánchez-Palencia, 1983, pp. 34-36.
  • 20 Becerro de Bengoa, 1883, p. 136.
  • 21 Vázquez Varela, 1995, p. 158.

13La propia naturaleza del bateo y de los placeres fluviales sobre los que se realiza dificulta la obtención de cifras claras sobre la potencialidad de esta práctica. Ello se agrava si se tiene en cuenta que este tipo de depósitos son móviles y, aunque se regeneran, también pueden agotarse o sufrir desplazamientos de un lugar a otro, por lo que su riqueza puntual es muy variable. A pesar de ello, existen estudios que han calculado la riqueza que podría obtenerse a través del bateo. Concretamente, uno de esos análisis parte de los datos recogidos por autores del siglo xix17. Se trata de las obras de Schulz y Becerro de Bengoa, que creemos pertinente recordar aquí18. Según Schulz, en una campaña realizada durante el estío, 200 aureanas obtendrían unos 100 000 reales, lo que equivaldría a unos 2 470-2 875 gramos de oro. A partir de este dato, Sánchez-Palencia estableció que la media de oro que una persona podía obtener durante una campaña estival sería de 12 a 14 gramos por persona19. Por otro lado, Becerro de Bengoa señala que se recogerían entre 25 y 30 marcos de oro al año, equivalentes a 5 750-6 900 gramos, aunque no aporta información sobre la cantidad de gente que participaría en esta actividad20; Sánchez-Palencia le aplicó a esa cifra el mismo número de personas que recogía Schulz, lo que equivaldría a 28,75-34,5 gramos de oro por persona y campaña. Sin embargo, no debemos olvidar que las aureanas gallegas empleaban mercurio en la recuperación del oro fluvial, tal y como recoge Becerro de Bengoa, lo cual también favorecería la obtención de una mayor cantidad de oro. Otros cálculos al respecto son los del trabajo que realizó Vázquez Varela21, que se basó en una encuesta hecha sobre el terreno a antiguas aureanas, según las cuales se conseguían aproximadamente entre 2 y 3 gramos de oro por día, llegando algunas veces hasta los 5 gramos. A partir de esta información, el autor señala que en una campaña de 60 días una aureana obtendría una cantidad de cerca de 150 gramos de oro.

14Se debe tener en cuenta que estos cálculos corresponden a un tipo de sociedad completamente diferente a la Edad del Hierro. En el siglo xix, las aureanas bateaban durante todo el verano y de sol a sol, según J. M. Vázquez Varela, para obtener un complemento que apoyase a la economía familiar o el oro necesario para el ajuar de boda de las propias mujeres. Estos cálculos sirven para conocer mejor la potencialidad de los placeres auríferos y su indudable capacidad de abastecimiento en el marco de un consumo artesanal, pero no son cifras transpolables de forma directa a la Edad del Hierro, ya que existen numerosas variables que desconocemos para esa época, tales como la cantidad de individuos que practicarían el bateo dentro de una comunidad, el tiempo que emplearían para ello, etc.

15Pero lo que sí se puede afirmar es que el bateo es una práctica que casa perfectamente con el tipo de sociedad que habita los castros protohistóricos, caracterizada por un sistema de producción campesino. Al mismo tiempo, debemos incidir en que el oro y otros métales preciosos no tienen un valor monetal durante gran parte de la Edad del Hierro en el noroeste, sino que se utilizan para la fabricación de objetos de adorno y prestigio. En este contexto, cada unidad familiar debía realizar las labores esenciales para su mantenimiento y reproducción, por lo que el bateo, como actividad no esencial, sería efectuado por los miembros de la familia o parte de ellos cuando el resto de actividades agropecuarias se encontrasen avanzadas. Esto es, no se debe pensar en el bateo como una actividad diaria o continua efectuada por todos los miembros de la comunidad, sino más bien en una práctica complementaria, que se realizaría de forma discontinua.

La explotación sistemática del oro durante el alto imperio

16La conquista romana supuso una profunda transformación en las estructuras sociales y económicas de las comunidades castreñas del occidente de Zamora. Las primeras fases de la presencia romana se producen ya a lo largo del siglo i a.C., con las diferentes campañas llevadas a cabo por los legados romanos a ambos lados del Duero, como los casos de Julio César (61-60 a.C.) o de Estatilio Tauro (29 a.C.), previas a las Guerras Cántabras (29-19 a.C.), y culminaron con la creación del nuevo sistema de civitates peregrinas, que se pone en marcha en esta zona ya con anterioridad al 15 a.C., tal y como atestigua el llamado Edicto de El Bierzo (HEp 7, 378). Este sistema supone el agrupamiento de las comunidades sometidas dentro de un territorio definido por su perímetro (ager per extremitatem mensura comprehensus), a partir del cual la civitas tributa de forma conjunta, tal y como explica Frontino (De Agrorum qualitate, Th., 1-2), poniendo como ejemplo a los salmanticenses de la Lusitania y a los palantinos de la Citerior.

  • 22 Romero Perona, 2010, p. 41.

17Así pues, la imposición por parte de los conquistadores de esta nueva organización administrativa y tributaria provocó una serie de cambios en las estructuras de las comunidades castreñas, especialmente detectables en una doble dimensión social y económica, de forma que la anterior estrategia de ocupación de tipo castreño se transforma de dos maneras diferenciadas. Por un lado, se produce el abandono de algunos de los castros, siendo sustituidos por asentamientos ex novo, dirigidos especialmente al fomento de las actividades agropecuarias y a la producción de excedentes, dentro de una nueva lógica económica romana y de la nueva condición de comunidades tributarias, alejándose radicalmente de las anteriores prioridades del poblamiento castreño. Este podría ser el caso del mencionado castro de La Ciguadueña, cuyo abandono se produjo seguramente en algún momento del siglo i a.C., que pudo ser inmediatamente anterior a la ocupación del asentamiento de El Picón, situado precisamente junto a las mejores tierras de cultivo de la zona22. Por otro lado, aquellos asentamientos prerromanos que mantienen la ocupación tras la conquista romana sufren una profunda transformación en su morfología, tal y como se muestra en el caso del castro de Peña Redonda, que a lo largo del siglo i d.C. amortiza su muralla y cambia por completo su estructura habitacional, superando además los anteriores límites impuestos por el recinto fortificado, al mismo tiempo que se crean unas nuevas infraestructuras agrícolas junto al yacimiento de las que hablaremos más adelante. Asimismo, estos asentamientos que continúan su ocupación pueden ponerse en relación, de forma general, con las vías de comunicación que adquieren mucha mayor importancia en este periodo y con los vados existentes para el paso del río Duero. En ese sentido, dentro de esta zona concreta, pueden destacarse los casos de São João das Arribas en Aldeia Nova o el Castelar de Picote en el área portuguesa así como el mencionado asentamiento de Peña Redonda en Villardiegua de la Ribera o del Despoblado de Santiago en Villalcampo.

18La nueva estrategia de ocupación que se va desarrollando en la zona prioriza las capacidades agropecuarias de las áreas donde se construyen los nuevos asentamientos, superando, en el caso de Sayago, los límites de los Arribes y ocupando por tanto el área de la penillanura, en la que, como hemos indicado anteriormente, no se ha documentado poblamiento prerromano. Esta nueva estrategia permite una mayor diversificación y jerarquización de los diferentes asentamientos: detectamos una enorme variabilidad en el tamaño de los mismos, aunque siempre dentro de una estructura de poblamiento rural, es decir, sin que existan centros urbanos según el modelo clásico, como sí ocurre en otras zonas de la península. Tal situación no supone que esta zona se mantuviera con un bajo nivel de romanización o que hubiera un mantenimiento de las tradiciones prerromanas. Muy al contrario, la transformación de estas sociedades es quizás aún más profunda que en otras zonas, donde estas formas de organización existen antes de la conquista romana, ya que supone la imposición de un sistema totalmente nuevo y que elimina de forma radical los patrones anteriores.

19La dimensión social de esta transformación se refleja en la creación de una nueva sociedad caracterizada ya por una clara jerarquización, que rompe la anterior estructura campesina propia de las comunidades castreñas. La conquista supone la aparición de unas nuevas aristocracias locales, favorecidas y auspiciadas por las autoridades romanas, que imponen unas nuevas relaciones basadas en la desigualdad. Esta nueva realidad se observa fácilmente en dos aspectos fundamentales de especial relevancia en esta zona; por un lado, los cambios en el registro material y, por otro, la adopción del hábito epigráfico, que en este territorio adquiere un papel muy significativo.

20En primer lugar, como hemos señalado, la transformación de los asentamientos, tanto aquellos con ocupación anterior como aquellos creados entonces, supone la jerarquización de los espacios domésticos. Frente al anterior sistema castreño, donde las unidades domésticas son todas del mismo tamaño y autosuficientes, en el nuevo sistema surgen espacios domésticos de grandes dimensiones pertenecientes a las nuevas élites, a la vez que el resto de la población se mantiene en unidades mucho más modestas. Este fenómeno se atestigua con casos como el de El Picón, donde se documenta la construcción de una casa de gran tamaño, tipo domus, de algo menos de 300 m2 en torno a un patio central abierto con impluvium. Esta construcción se data a partir del C14 en torno al 55 d.C. como fecha más probable, una cronología confirmada por el hallazgo de terra sigillata hispánica (TSH) de época altoimperial en una fosa de cimentación. Junto a esta domus, y al otro lado de una zona de calle, se documentan otras unidades domésticas mucho más modestas, tanto por su tamaño como por su técnica constructiva y el resto del registro material.

  • 23 Abásolo, García Rozas, 1990, pp. 546-547.
  • 24 Beltrán, Alonso Burgos, 2010, pp. 83-189.

21En segundo lugar, la adopción del hábito epigráfico por parte de las nuevas aristocracias locales es una característica especialmente visible en toda la zona del occidente de Zamora y oriente de Trás-os-Montes. Esta zona tiene un elevado número de inscripciones respecto a otras zonas cercanas, como la Cabrera y la Valdería leonesa, la Sanabria zamorana o la Tierra de Campos vallisoletana. Estos epígrafes tienen mayoritariamente un carácter funerario, ya que apenas hay epígrafes votivos, y suelen componerse de un formulario muy sencillo que sólo contiene el nombre, el patronímico y la edad del difunto (fig. 2), si bien suelen estar decoradas por diferentes elementos, que van evolucionando a lo largo del tiempo a partir de un sencillo modelo militar23, utilizado por los soldados de la Legio X Gemina acantonados en Asturica Augusta (Astorga) primero y posteriormente, a partir del 15/20 d.C. en Petavonium (Rosinos de Vidriales), lo que permite asignar una cronología a los diferentes modelos24. A pesar de su relativa abundancia estas inscripciones se limitan a una mínima parte de la sociedad, es decir, son utilizadas como un elemento de prestigio por parte de las familias que las emplean y alcanzan un fuerte significado político, mucho más allá del simple sentido funerario. Estas élites se relacionan entre sí fuera de sus propias comunidades de origen con otros centros tanto dentro como fuera del seno de la civitas. Así, a partir del uso de gentilicios, que en esta zona aparecen fundamentalmente desde época flavia, se puede observar cómo una serie de familias (Valerii, Annii, Silvii) surge en diferentes centros de la zona alistana y mirandesa y cómo se relacionan entre sí. Pero a su vez, estas élites se relacionan con otras aristocracias externas a su civitas, como pone de manifiesto el Bronce de El Picón (HEp 18, 479), un documento jurídico datado en el 27 d.C. y que sanciona un pacto entre un individuo cuyo nombre no se ha conservado y el senado y el pueblo de Bletisama, una civitas situada en el noroeste de la provincia de Salamanca. Curiosamente, este pacto se firma el mismo año que el primer Pacto de los Zoelas (CIL II, 2633), otro documento jurídico firmado en Curunda por primera vez y que supone la alianza entre dos gentilitates de las gentes Zoelarum. Así pues, mientras que en Curunda, las aristocracias zoelas establecen sus redes clientelares y las ratifican mediante un pacto de hospitalidad, en la zona alistana se firma otro pacto entre alguien de El Picón y una civitas vecina. Precisamente esta actividad política por parte de las aristocracias de la zona, especialmente visible en dichos pactos, es el factor que explica la abundancia de inscripciones en esta zona. El surgimiento y las relaciones políticas entre estas aristocracias suponen un aumento de la necesidad de visibilidad de las mismas y de la ostentación del poder mediante las inscripciones, algo especialmente efectivo en una sociedad anteriormente ágrafa, donde la escritura se identifica con el lenguaje de los conquistadores.

Fig. 2. — Inscripción funeraria de Duas Igrejas (Miranda do Douro)

Fig. 2. — Inscripción funeraria de Duas Igrejas (Miranda do Douro)

Texto: Silviae Calvi/nae an(norum) XXVIII / et C(aio) Silvio an(norum) I / Silvius Calvinus / filiae et nepoti (fuente: CIL II, 5659)

22Sin embargo, la distribución de los epígrafes según su cronología revela también una serie de procesos que permiten observar precisamente la movilidad de estas élites y sus posibles traslados de unos centros a otros o su sustitución por otras nuevas. Así pues, a lo largo de los tres primeros cuartos del siglo i d.C. se produce un auge de las aristocracias de una serie de núcleos como los del Despoblado de Santiago de Villalcampo o Peña Redonda en Villardiegua de la Ribera, que decaen bruscamente a partir de época flavia, pero especialmente a principios del siglo ii d.C., mientras que otros yacimientos comienzan en esta etapa a mostrar una riqueza epigráfica que no habían tenido en la etapa anterior. Este hecho no significa que los asentamientos se abandonen, sino que pierden pujanza probablemente debido a cambios en las estructuras económicas o viarias, siendo especialmente destacado el caso de Sayago, en el que la actividad epigráfica se reduce hasta casi desaparecer.

23Por tanto, a partir de la dominación romana y la imposición del sistema de civitates, la zona del occidente de Zamora y la región oriental de Trás-os-Montes sufre una radical transformación en todas sus dimensiones, creándose una nueva estrategia de ocupación del territorio basada fundamentalmente en la explotación intensiva de los recursos agropecuarios y en el surgimiento de una nueva estructura social basada en la desigualdad, en la que las nuevas aristocracias compiten entre ellas a través de sus recién creadas redes clientelares expresadas a través del registro epigráfico.

24Esa nueva ordenación del territorio y de las comunidades que lo ocupaban hizo posible la explotación sistemática del oro a una escala hasta entonces no vista. El Estado romano puso en valor numerosas zonas auríferas, pero para ello tuvo que desarrollar y sistematizar la búsqueda y prospección de los yacimientos existentes. Las noticias sobre la explotación artesanal prerromana de los placeres fluviales, como la llevada a cabo en el castro de La Ciguadeña a que antes nos hemos referido, y la experiencia en el bateo que ello implica pudo constituir un primer paso en ese sentido. Pero el descubrimiento de los yacimientos primarios o secundarios consolidados requeriría un trabajo sistemático de muestreo a lo largo de los ríos y una posterior constatación de la riqueza aurífera sobre la superficie del propio yacimiento, como explica con bastante claridad Plinio El Viejo:

  • 25 Plinio El Viejo, NH XXXIII, 67. Seguimos la traducción propuesta por Plácido, Sánchez-Palencia, 20 (...)

Antes que nada, quienes buscan oro recogen un «segullo» o «segutilo»; que es como se llama la muestra. Consiste en una batea de arena, que se lava y, de lo que se deposita, se saca una conjetura. A veces se obtiene inmediatamente en la superficie de la tierra, gracias a un raro golpe de suerte, igual que recientemente en Dalmacia, en el principado de Nerón, cada día se llegaba a fundir cincuenta libras. El que se ha obtenido así en la capa superficial se llama «talutio», siempre que también haya tierra aurífera debajo. Por lo demás, los montes de las Hispanias, áridos, estériles y en los que nada más nace, son obligados a ser fértiles para obtener este bien25.

25Para profundizar en el estudio e interpretación de esta técnica minera y contrastar sobre el terreno las palabras de Plinio, se han realizado una serie de prospecciones a la batea por toda la cuenca hidrográfica de la zona minera de Pino del Oro y de su entorno (mapa 2). El muestreo se hacía recogiendo una determinada cantidad, que por lo general oscilaba entre 25 y 50 kg, de tierras o arenas en los cauces de los arroyos. Al realizarse durante la campaña de verano, los cauces estaban casi totalmente secos, facilitando así la toma de muestras en aquellos puntos que se consideraban más propicios, es decir, donde se producía una retención de materiales, bien por la existencia de obstáculos, bien por la menor rapidez de la corriente al tratarse de zonas de trazado sinuoso. Todas las muestras fueron lavadas posteriormente a la batea en humedales o charcas de la zona, completando así una operación que en época antigua se haría de una sola vez.

Mapa 2. — Muestras obtenidas mediante bateo en la zona minera de Pino del Oro y en su entorno

Mapa 2. — Muestras obtenidas mediante bateo en la zona minera de Pino del Oro y en su entorno

© F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.

  • 26 Sánchez-Palencia et alii, 2003, pp. 48-57.

26Para objetivar los posibles resultados obtenibles en una prospección desarrollada en época antigua, al igual que se hizo ya en la Zona Arqueológica de Las Cavenes26, se midieron todas las partículas recuperadas en el bateo y separadas mecánicamente del concentrado mediante binocular; a partir de esa medición, se determinó el número de ellas que se hallan por encima del tamaño visible (igual o mayor a 100 micrómetros), que, en último término, es la base de un análisis visual practicable por medios empíricos naturales (fig. 3). Sus resultados serían así equiparables al indicio que podría obtenerse mediante el «segullo» o «segutilo».

Fig. 3. — Partículas de oro encontradas en la muestra nº 5 dentro de la zona minera de Pino del Oro

Fig. 3. — Partículas de oro encontradas en la muestra nº 5 dentro de la zona minera de Pino del Oro

© F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán (foto).

27Evidentemente, los resultados obtenidos no pueden considerarse en términos absolutos, tanto por la ya mencionada irregularidad de la ley de oro inherente a los placeres móviles, como por el tamaño relativamente reducido de las muestras recogidas. No obstante, sí pueden apuntarse por su interés una serie de aspectos deducibles de un primer análisis de dichas muestras:

  • En primer lugar, ya que ese era el objetivo fundamental del experimento geoarqueológico, que son indicativas del alcance positivo que pudo tener en época antigua este tipo de prospección, según se desprende de la comparación entre su distribución (ver mapa 2) y la de las labores antiguas (mapa 3). Equivale a decir que Plinio El Viejo tenía razón.
  • Destaca también el elevado número de partículas visibles en casi todas las muestras, lo que implica la existencia de bastante oro libre en los yacimientos primarios, puesto que las muestras se hallan muy próximos a ellos.
  • Por otro lado, en su gran mayoría presentan una morfología típica del oro primario, con numerosas formas irregulares, incluso de aspecto dendrítico, y bastante pocas partículas laminares o de bordes redondeados (ver fig. 3). En varios casos las partículas conservan aún engarces de cuarzo.

Mapa 3. — Minas de oro primarias y zonas con cazoletas para molido del mineral documentadas en la zona minera de Pino del Oro y en su entorno

Mapa 3. — Minas de oro primarias y zonas con cazoletas para molido del mineral documentadas en la zona minera de Pino del Oro y en su entorno

© F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.

28En lo que se refiere a un análisis estrictamente cuantitativo, pueden apuntarse las siguientes consideraciones (ver mapa 2):

  • Las muestras más positivas se encuentra clarísimamente al norte del río Duero, dentro del curso del arroyo de Fuentelarraya (Pino del Oro), que fue donde se llevó a cabo la principal actividad minera romana. Las muestras situadas en la periferia de la cuenca de dicho arroyo son negativas o de contenido muy bajo en oro. Esto significa que en época antigua se podría haber aislado perfectamente la zona de interés aurífero.
  • La existencia de tres muestras bastante buenas en el arroyo de la Santa (Villadepera), al sur del Duero: hay que relacionarlas con la existencia allí de una mina moderna de estaño, que estuvo activa en el siglo xx, pero en la que también existen algunas galerías que por su trazado y por estar cortadas por las más modernas podrían ser de época antigua, aunque de momento se trata de un mero indicio. El mencionado arroyo pudo abastecerse de las escombreras de esa mina, donde además de estaño habría también oro.
  • Por último, también se detectó oro en el arroyo del Pontón (Villardiegua), una zona donde también existen algunas labores y zonas de enriquecimiento antiguas de menor importancia que las de Pino.

29No cabe la menor duda de que la continuidad de este muestreo en todo el entorno permitirá obtener unos resultados mucho más precisos. Este estudio también contempla la toma de muestras en los territorios limítrofes de Portugal.

Las terrazas de cultivo de Peña Redonda: espacios mineros y espacios agrarios

  • 27 Sánchez-Palencia et alii, 2014, pp. 209-212.

30En la zona del arroyo del Picón, pequeño afluente por la izquierda del Duero, en las proximidades del actual pueblo de Villardiegua de la Ribera, también se han documentado, como ya hemos dicho, tanto labores para la extracción de mineral aurífero como las consabidas cazoletas para el tratamiento mediante molido de todo lo extraído27. En sus proximidades se halla el asentamiento castreño de Peñarredonda o Peña Redonda, cuya muralla prerromana fue amortizada en una ocupación posterior, correspondiente ya a época romana o de transición.

31Durante los trabajos arqueológicos nos llamaron la atención cuatro terrazas construidas en las inmediaciones del castro de Peñarredonda (fig. 4). Apenas suman algo más de un millar de metros cuadrados y por su estructura pueden interpretarse como unas tierras donde llevar a cabo un cultivo «mejorado», es decir, pequeñas zonas abancaladas (con mampuesto de piedra careado sólo al exterior) para favorecer la retención de tierra y de humedad en una zona de vaguada. La justificación de tales terrazas sería muy difícil dentro del parcelario y del uso del suelo actual en la zona, puesto que su superficie es muy reducida y se hallan muy alejadas del núcleo de población de Villardiegua, por lo que resultarían poco rentables frente a zonas mucho mejores y más próximas para llevar a cabo cultivos mejorados del tipo de los cultivos de verano o incluso de huerta.

Fig. 4. — Vista desde el sur de las terrazas de cultivo documentadas al sureste del asentamiento castreño de Peñarredonda (Villardiegua de la Ribera, Zamora)

Fig. 4. — Vista desde el sur de las terrazas de cultivo documentadas al sureste del asentamiento castreño de Peñarredonda (Villardiegua de la Ribera, Zamora)

© F. J. Sánchez-Palencia (foto).

Fig. 5. — Detalle de la cara interna del bancal 1 de las terrazas del castro de Peñarredonda

Fig. 5. — Detalle de la cara interna del bancal 1 de las terrazas del castro de Peñarredonda

Se señalan los fragmentos de cerámica romana, entre ellos de tegula, que acuñaban las piedras.

© F. J. Sánchez-Palencia (foto).

32Ante tales circunstancias y dado que en el área concreta de las terrazas se recogía cerámica de filiación romana en superficie, decidimos llevar a cabo una excavación de dichas terrazas. Los resultados de su estudio aún están pendientes de diversos análisis, pero sí se puede avanzar de forma resumida que se trata de unas terrazas fosilizadas e indudablemente construidas en época romana, como lo demuestra la inclusión dentro de bancal de teja romana para acuñar las piedras (fig. 5).

33A grandes rasgos las unidades estratigráficas que se detectaron tienen una gran homogeneidad en su conjunto. Las cuatro terrazas sondeadas presentan una enorme similitud y las variaciones son muy ligeras. En total se diferenciaron hasta ocho conjuntos de unidades estratigráficas de las cuales cinco se encontraban en todos los niveles. A continuación se resumen sus características principales y se indican las dataciones obtenidas dentro de la secuencia desde la más antigua a la más reciente (figs. 6 y 7):

  • 8. Roca natural. Es el nivel inferior de la excavación, está formado por los afloramientos de granito sobre los que se apoyan los suelos o estratos.
  • 7. Descomposición de la roca. Son niveles de sabre, arena fruto de la descomposición del granito. Tienen una gran homogeneidad y pueden presentar algunos carbones aislados fruto de procesos naturales. No presentan ningún material antrópico.
  • 6. Suelo previo a la construcción de las terrazas situado sobre la roca y el sabre. Su origen en principio sería natural, fruto de la vegetación natural de la zona y de la formación de un suelo vegetal orgánico. Son difíciles de detectar por su escasa potencia y por encontrarse muchas veces afectados o incluso destruidos por los niveles superiores. En estos casos, se ha documentado materia orgánica, así como materiales de la Edad del Hierro. Pese a ser suelos vegetalmente activos, no se puede confirmar pero tampoco descartar su uso agrícola. De estos niveles se han obtenido dos dataciones radiocarbónicas28 en la terraza 3 que avalan una cronología entre los siglos ii a.C. y i d.C.
  • 5. Niveles de relleno. Son unidades estratigráficas que parecen realizarse en el momento de la construcción de los bancales. Se caracterizan por tener una cierta potencia, superando en algunos casos los 50 cm, y una composición muy heterogénea y rica, con abundante cerámica, hueso y piedra. Sus características hacen pensar en un nivel de echadizo realizado en un único momento con un doble objetivo: aumentar la potencia de los suelos y lograr así la nivelación de los mismos y, a juzgar por la existencia de múltiples elementos de desecho, abonar el terreno para enriquecerlo y conseguir un sustrato rico para el cultivo. Se han obtenido tres dataciones radiocarbónicas29 de estos niveles en las terrazas 3 y 4 que avalan una cronología entre los siglos i a.C. y ii d.C. para su formación.
  • 4. Suelos de cultivo aterrazados: sobre los niveles de relleno se detecta la existencia de suelos más oscuros con claras evidencias de haber sido vegetalmente activos. Son niveles de escasa potencia, aproximadamente 10-20 cm. A diferencia de los rellenos presentan una escasa presencia de cerámica y hueso. De estos niveles se ha obtenido una datación30 en la terraza 2, aportando una cronología de finales del siglo i a la primera mitad del siglo ii d.C.
  • 3. Restos de bancal antiguo: en la terraza 2 del sector SE fue posible detectar la existencia de los restos de un posible bancal desaparecido.
  • 2. Niveles de erosión de los suelos post-abandono: en la mayoría de las terrazas se ha detectado la aparición de niveles muy granulosos con escasa tierra y que generalmente rompen algunos de los suelos antiguos. Se trataría de estratos formados por el paso del agua que ha lavado los materiales más finos, dejando aquellos de mayor granulometría. Su aparición rompiendo los suelos de cultivo se debe interpretar como fases de abandono en las cuales el agua procedente de la lluvia transcurría formando pequeños regueros que fueron erosionando los antiguos suelos de cultivo.
  • 1 (a y b). Suelos de cultivo actual: finalmente todos los niveles anteriores se encuentran sellados por suelos que han sido claramente cultivados en las últimas décadas (1b). Son suelos mucho mejor conservados y en los que descansa el nivel superficial actual (1a).

Fig. 6. — Perfiles de los sondeos realizados en las terrazas de cultivo de Peñarredonda (Villardiegua de la Ribera, Zamora)

Fig. 6. — Perfiles de los sondeos realizados en las terrazas de cultivo de Peñarredonda (Villardiegua de la Ribera, Zamora)

© F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.

Fig. 7. — Dataciones absolutas obtenidas en las terrazas de cultivo de Peñarredonda

Fig. 7. — Dataciones absolutas obtenidas en las terrazas de cultivo de Peñarredonda

© F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.

34En resumen, en la zona aterrazada los habitantes del castro de Peñarredonda introdujeron una serie de mejoras en sus cultivos que mantuvieron durante todo el alto imperio. Esa población era la misma que explotaba para el beneficio del fisco romano las cercanas labores auríferas, al igual que harían los habitantes del asentamiento de El Picón con las de la zona minera de Pino del Oro. Ello quiere decir que se trata de unas poblaciones campesinas tributarias que no sólo están empeñadas como mano de obra en la minería, sino que también poseen sus campos de cultivo, que trabajan para su propio sustento. Los análisis pendientes del registro paleoambiental nos aportarán sin duda una importante información sobre las especies y cultivos que pudieron llevarse a cabo en la zona.

35Creemos que queda claro por todo lo expuesto hasta aquí el interés que posee la investigación y valoración de la zona minera de Pino del Oro y su entorno. No es fácil encontrar, dentro del cuadrante noroccidental de la Península, una zona donde, además de la explotación aurífera en yacimientos primarios, se pueda documentar tan claramente el uso del bateo como explotación artesanal prerromana y como método de prospección romano. Por otro lado, la información arqueológica e histórica, que solo se está empezando a hacer aflorar, tanto sobre las formas de ocupación como sobre la explotación de los recursos agrarios y sobre la explotación del territorio en general, nos informa de forma muy ilustrativa sobre el carácter no sólo minero sino también campesino de estos paisajes rurales en la Antigüedad.

Haut de page

Bibliographie

Abásolo, José Antonio, García-Rozas, Rosario (1990), «Sobre las estelas zamoranas y su ornamentación», en Primer Congreso de Historia de Zamora, t. II: Prehistoria-Mundo Antiguo, Zamora, Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo, Diputación de Zamora, pp. 545-560.

Becerro de Bengoa, Ricardo (1883), De Palencia a La Coruña, Palencia, Alonso y Z. Menéndez.

Beltrán, Alejandro, Alonso Burgos, Fernando (2010), «El contexto epigráfico de Pino del Oro, Zamora: escritura, símbolo y poder en el área transmontano-zamorana occidental», en Inés Sastre, Alejandro Beltrán, El bronce de El Picón (Pino del Oro). Procesos de cambio en el occidente de Hispania, Valladolid, Junta de Castilla y León, pp. 175-200.

Domergue, Claude (1990), Les mines de la péninsule Ibérique dans l’Antiquité romaine, Roma, École Française de Rome.

Esparza Arroyo, Ángel (1986), Los castros de la Edad del Hierro del Noroeste de Zamora, Zamora, Instituto de Estudios zamoranos Florián de Ocampo, Diputación de Zamora.

Esparza Arroyo, Ángel (1990), «La Edad del Hierro en Zamora», en Primer Congreso de Historia de Zamora, t. II: Prehistoria-Mundo Antiguo, Zamora, Instituto de Estudios zamoranos Florián de Ocampo, Diputación de Zamora, pp. 101-126.

Esparza Arroyo, Ángel (1995), «La primera edad del Hierro», en Historia de Zamora, t. I: De los orígenes al medievo, Zamora, Diputación de Zamora, pp. 103-149.

Esparza Arroyo, Ángel (2009), «El significado de los castros del noroeste zamorano», en Actas III y IV Congreso de Antropología, Zamora, Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo, pp. 29-37.

Esparza Arroyo, Ángel (2012), «Los castros del oeste de la Meseta», Complutum, 22 (2), pp. 11-47.

Esparza Arroyo, Ángel, González Gómez, Francisco, Lucio Martínez, O. R. (1999), «El inventario arqueológico de la provincia de Zamora (1991-1995): avance de resultados», en Segundo Congreso de Arqueología Peninsular, t. III: Primer Milenio y Metodología, Zamora, Fundación Rei Afonso Henriques, pp. 603-617.

Fernández-Posse, Mª Dolores, Sastre, Inés, Sánchez-Palencia, F. Javier (2004), «Oro y organización social en las comunidades castreñas del Noroeste de la Península Ibérica», en Alicia Perea, Ignacio Montero, Óscar García-Vuelta (eds.), Tecnología del oro antiguo: Europa y América, Anejos de Archivo Español de Arqueología, 32, Madrid, CSIC, pp. 389-398.

González Clavijo, Emilio J., Ortega, C., Florido, Pedro, Locutura, Juan (1994), «El control estructural de las mineralizaciones auríferas en la zona de Pino, provincia de Zamora (España)», Boletín Geológico y Minero, 105 (2), pp. 178-189.

IGME, MGE (1982), Mapa Geológico de España E. 1:50.000, H. 368, 12-15, Carbajales de Alba, Madrid, Ministerio de Industria y Energía.

JCyL MGyMCyL (1997), Mapa Geológico y Minero de Castilla y León, Escala 1:400.000, Valladolid, Sociedad de Investigación y Explotación Minera de Castilla y León.

JCyL Pino del Oro 1 (inédito), Estudio geológico-minero en el área de Pino del Oro, provincia de Zamora, Fase 1, Valladolid, Junta de Castilla y León, Consejería de Economía y Hacienda, informe interno del 1986.

JCyL Oro (1988), Los recursos minerales de Castilla y León, nº 1: Oro, Valladolid, Junta de Castilla y León, Consejería de Economía y Hacienda.

Lemos, Francisco Sande (inédita), Povoamento romano de Trás-os-Montes oriental, tesis doctoral defendida en 1993 en la Universidad do Minho (Braga).

Le Roux, Patrick, Tranoy, Alain (1984), «L’épigraphie du nord du Portugal : bilan et perspectives», Conimbriga, 23, pp. 19-45.

Montero, Ignacio, Rovira, Salvador (1991), «El oro y sus aleaciones en la orfebrería prerromana», Archivo Español de Arqueología, 64, pp. 7-21.

Plácido, Domingo, Sánchez-Palencia, F. Javier (2014), «La explicación de la minería de oro romana hispana en la Historia Natural de Plinio El Viejo, párrafos 66 a 78 del libro XXXIII», en F. Javier Sánchez-Palencia (ed.), Minería en zonas interfronterizas de Castilla y León y Portugal (Asturia y NE de Lusitania), Valladolid, Junta de Castilla y León, pp. 17-34.

Perea Caveda, Alicia, Sánchez-Palencia, F. Javier (1995), Arqueología del oro astur, Orfebrería y minería, Oviedo, Caja de Asturias.

Pérez Outeiriño, Bieito (1989), «Orfebrería Castreña», en Revista de Arqueología: el oro en la España prerromana, Madrid, Zugarto, pp. 90-107.

Reyes, José Luis, Jiménez Benayas, Santiago (1988), «Las mineralizaciones auríferas de Pino (Zamora)», en VIII Congreso Internacional de Minería y Metalurgia (Área de Geología aplicada), Oviedo, pp. 538-552.

Romero Perona, Damián (2010), «El contexto arqueológico: el yacimiento de El Picón», en Inés Sastre, Alejandro Beltrán, El bronce de El Picón (Pino del Oro), Procesos de cambio en el occidente de Hispania, Valladolid, Junta de Castilla y León, pp. 39-50.

Romero Perona, Damián, Beltrán, Alejandro, Sánchez-Palencia, F. Javier, Hernández Hernández, Luis, López González, Luis Francisco, Álvarez González, Yolanda (2015), «Estrategias de poblamiento entre la Edad del Hierro y el inicio del dominio romano a través de dos casos del occidente zamorano», en Oscar Rodríguez Monterrubio, Raquel Portilla Casado, José Carlos Sastre Blanco, Patricia Fuentes Melgar (eds.), Fortificaciones en la Edad del Hierro: control de los recursos y el territorio, Zamora, Glyphos, pp. 520-533.

Sánchez-Palencia, F. Javier (1983), «La explotación aurífera prerromana del oro del NO», Boletín Auriense, 13, pp. 31-67.

Sánchez-Palencia, F. Javier (1989), «La explotación del oro en la Hispania Romana: sus inicios y precedentes», en Minería y metalurgia en las antiguas civilizaciones mediterráneas y europeas, Madrid, Ministerio de Cultura, t. II, pp. 35-53.

Sánchez-Palencia, F. Javier (ed.) [2014], Minería en zonas interfronterizas de Castilla y León y Portugal (Asturia y NE de Lusitania), Valladolid, Junta de Castilla y León.

Sánchez-Palencia, F. Javier, Beltrán, Alejandro, Pecharromán, Juan Luis, Romero, Damián, Currás, Brais (2014), «La minería romana de Pino del Oro y su entorno inmediato (Salamanca)», en F. Javier Sánchez-Palencia (ed.), Minería en zonas interfronterizas de Castilla y León y Portugal (Asturia y NE de Lusitania), Valladolid, Junta de Castilla y León, pp. 181-216.

Sánchez-Palencia, F. Javier, Beltrán, Alejandro, Romero, Damián, Alonso, Fernando, Currás, Brais (2010), La zona minera de Pino del Oro (Zamora), Guía arqueológica, Valladolid, Junta de Castilla y León.

Sánchez-Palencia, F. Javier, Currás, Brais (2010), «El contexto geoarqueológico: la zona minera de Pino del Oro», en Inés Sastre, Alejandro Beltrán, El bronce de El Picón (Pino del Oro). Procesos de cambio en el occidente de Hispania, Valladolid, Junta de Castilla y León, pp. 15-38.

Sánchez-Palencia, F. Javier, Fernández-Posse, Mª Dolores (1998), «El beneficio del oro por las comunidades prerromanas del noroeste peninsular», en Germán Delibes de Castro (coord.), Minerales y metales en la Prehistoria reciente. Algunos testimonios de su explotación y laboreo en la Península Ibérica, Valladolid, Univ. de Valladolid, col. «Studia Archaeologica» (88), pp. 227-246.

Sánchez-Palencia, F. Javier (ed.), Fernández-Posse, Mª Dolores, Fernández Manzano, Julio, Olmos, Ricardo, Orejas, Almudena, Pérez García, Luis Carlos, Plácido, Domingo, Ruiz del Árbol, María, Sastre, Inés (2000), Las Médulas (León). Un paisaje cultural en la Asturia Augustana, León, Instituto Leonés de Cultura.

Sánchez-Palencia, F. Javier, Ruiz del Árbol, María, López Jiménez, Óscar, Moreno Guerrero, Esteban (2003), Tierra, agua y oro. Arqueología del Paisaje en la Sierra de Francia, Salamanca, Museo de Salamanca.

Sánchez-Palencia, F. Javier, Romero, Damián, Beltrán, Alejandro (2012), «Paisajes mineros en el noreste de Lusitania y Asturia meridional», en Mar Zarzalejos Prieto, Patricia Hevia Gómez, Luis Mansilla Plaza (eds.), Paisajes mineros antiguos en la Península Ibérica. Investigaciones recientes y nuevas líneas de trabajo. Homenaje a Claude Domergue, Madrid, Universidad Nacional de Educación a Distancia, pp. 155-170.

Sastre, Inés (2001), Las formaciones sociales rurales de Asturia Augustana, Madrid, Ediciones Clásicas.

Sastre, Inés (2010), «Clientela y dependencia social en el Noroeste y Occidente hispanos: pactos y minería», en Inés Sastre, Alejandro Beltrán, El bronce de El Picón (Pino del Oro). Procesos de cambio en el occidente de Hispania, Valladolid, Junta de Castilla y León, pp. 157-163.

Sastre, Inés, Beltrán, Alejandro (2010), El bronce de El Picón (Pino del Oro). Procesos de cambio en el occidente de Hispania, Valladolid, Junta de Castilla y León.

Schulz, Guillermo (1838), «Ojeada sobre el estado actual de la minería en el distrito de Asturias y galicia», Anales de Minas, 1, pp. 379-397.

Urbano, R. (1998), «Yacimientos de oro intragraníticos en el NO del Macizo Ibérico», El Oro en España = Boletín Geológico y Minero, 109 (5-6), pp. 49-58.

Vázquez Varela, José Manuel (1995), «Etnoarqueología de la extracción del oro de los ríos en el noroeste de la Península Ibérica», Trabajos de Prehistoria, 52 (2), pp. 157-161.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo ha sido realizado en el marco de los proyectos «Circulación y destino de los metales preciosos del Mediterráneo occidental en la Antigüedad y en la Edad Media» (Casa de Velázquez y Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC) y «Paisajes rurales antiguos del Noroeste peninsular: formas de dominación romana y explotación de recursos» (HAR2015-64632-P; MINECO/FEDER).

2 Reyes, Jiménez, 1988; JCyL Oro, 1988, p. 106; JCyL MGyMCyL (inédito) de 1997, p. 136.

3 González Clavijo et alii, 1994.

4 Urbano, 1998, p. 52.

5 Esparza, 1986, pp. 103-4 y 234-5, contiene un buen resumen del contexto general cronológico y cultural de la zona donde se hallan las minas antiguas.

6 Sánchez-Palencia et alii, 2010; Sánchez-Palencia et alii, 2014.

7 Sastre, Beltrán, 2010.

8 Esparza, 1986, 1990, 1995, 2009, 2012; Esparza, Gónzalez Gómez, Lucio Martínez, 1999.

9 Lemos, inédita.

10 Romero Perona et alii, 2015.

11 Pérez Outeiriño, 1989; Sánchez-Palencia, Fernández-Posse, 1998; Domergue 1990, pp. 482-491; Fernández-Posse, Sastre, Sánchez-Palencia, 2004.

12 Para una descripción de este proceso: Sánchez-Palencia (ed.), Fernández-Posse et alii, 2000, pp. 160-161.

13 Sánchez-Palencia, 1989, pp. 35-39.

14 Montero, Rovira, 1991, pp. 16-17.

15 Pérez Outeiriño, 1989, pp. 90-92; Perea, Sánchez-Palencia, 1995, p. 26.

16 Sánchez-Palencia, Romero, Beltrán, 2012, pp. 159-160.

17 Sánchez-Palencia, 1983, pp. 34-36; Sánchez-Palencia, Fernández-Posse, 1998, p. 238, n. 8.

18 Schulz, 1838; Becerro de Bengoa, 1883.

19 Sánchez-Palencia, 1983, pp. 34-36.

20 Becerro de Bengoa, 1883, p. 136.

21 Vázquez Varela, 1995, p. 158.

22 Romero Perona, 2010, p. 41.

23 Abásolo, García Rozas, 1990, pp. 546-547.

24 Beltrán, Alonso Burgos, 2010, pp. 83-189.

25 Plinio El Viejo, NH XXXIII, 67. Seguimos la traducción propuesta por Plácido, Sánchez-Palencia, 2014, pp. 19-20.

26 Sánchez-Palencia et alii, 2003, pp. 48-57.

27 Sánchez-Palencia et alii, 2014, pp. 209-212.

28 Beta-289462, Cal. 2σ (95%): 170 BC – 50 AD y Beta-289460, Cal. 2σ (95%): 40 BC – 120 AD.

29 Beta-289458, Cal. 2σ (95%): 50 BC – 120 AD, Beta-289463, Cal. 2σ (95%): 30 BC – 130 AD y Beta-289461, Cal. 2σ (95%): 10 – 210 AD.

30 Beta-289459, Cal. 2σ (95%): 80-250 AD.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Mapa 1. — Dispersión de asentamientos castreños en Aliste, Planalto Mirandês y Sayago
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 431k
Titre Fig. 1. — Partícula de oro encontrada en la construcción 1 del castro de La Ciguadeña (Pino del Oro, Zamora)
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán (foto).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Titre Fig. 2. — Inscripción funeraria de Duas Igrejas (Miranda do Douro)
Légende Texto: Silviae Calvi/nae an(norum) XXVIII / et C(aio) Silvio an(norum) I / Silvius Calvinus / filiae et nepoti (fuente: CIL II, 5659)
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 317k
Titre Mapa 2. — Muestras obtenidas mediante bateo en la zona minera de Pino del Oro y en su entorno
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre Fig. 3. — Partículas de oro encontradas en la muestra nº 5 dentro de la zona minera de Pino del Oro
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán (foto).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 690k
Titre Mapa 3. — Minas de oro primarias y zonas con cazoletas para molido del mineral documentadas en la zona minera de Pino del Oro y en su entorno
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 305k
Titre Fig. 4. — Vista desde el sur de las terrazas de cultivo documentadas al sureste del asentamiento castreño de Peñarredonda (Villardiegua de la Ribera, Zamora)
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia (foto).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 471k
Titre Fig. 5. — Detalle de la cara interna del bancal 1 de las terrazas del castro de Peñarredonda
Légende Se señalan los fragmentos de cerámica romana, entre ellos de tegula, que acuñaban las piedras.
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia (foto).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 290k
Titre Fig. 6. — Perfiles de los sondeos realizados en las terrazas de cultivo de Peñarredonda (Villardiegua de la Ribera, Zamora)
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 185k
Titre Fig. 7. — Dataciones absolutas obtenidas en las terrazas de cultivo de Peñarredonda
Crédits © F. J. Sánchez-Palencia, D. Romero, A. Beltrán.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8210/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

F. Javier Sánchez-Palencia, Damián Romero et Alejandro Beltrán, « Geoarqueología del oro en la zona minera de Pino del Oro (Zamora) »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-1 | 2018, 63-87.

Référence électronique

F. Javier Sánchez-Palencia, Damián Romero et Alejandro Beltrán, « Geoarqueología del oro en la zona minera de Pino del Oro (Zamora) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-1 | 2018, mis en ligne le 16 avril 2018, consulté le 20 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8210 ; DOI : 10.4000/mcv.8210

Haut de page

Auteurs

F. Javier Sánchez-Palencia

Instituto de Historia, CSIC

Articles du même auteur

Damián Romero

Instituto de Historia, CSIC

Alejandro Beltrán

Instituto de Historia, CSIC

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals