Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Débats. Tiempos y temporalidades en Historia

Tiempos y temporalidades en Historia: presentación

Juan Pro

Texte intégral

  • 1 La mayor parte de los textos de este dosier de debate procede del Taller doctoral del mismo título (...)

1Este dosier pone la atención sobre la cuestión del tiempo en Historia Contemporánea: el tiempo histórico, es decir, el tiempo de la experiencia humana en el que esta se hace inteligible, distinto del tiempo físico o del tiempo convencional que miden los calendarios; un tiempo vivido, condicionado históricamente por factores culturales, sociales, políticos, tecnológicos, etc1. La centralidad de esta cuestión del tiempo en el oficio del historiador está fuera de duda. Existe un amplio consenso entre los historiadores en torno a la definición que diera Marc Bloch sobre la historia como ciencia de los hombres en el tiempo:

  • 2 Bloch, Marc (1949), Apologie pour l’histoire ou métier d’historien; ed. española: Id. (2000), Intr (...)

El historiador piensa no sólo lo humano. La atmósfera en que su pensamiento respira naturalmente es la categoría de duración […]. Para muchas ciencias que, por convicción, dividen el tiempo en fragmentos artificialmente homogéneos, éste apenas representa algo más que una medida. Por el contrario el tiempo de la historia, realidad concreta y viva abandonada a su impulso irreversible, es el plasma mismo en que se bañan los fenómenos y algo así como el lugar de su inteligibilidad2.

  • 3 Por ejemplo en: Braudel, Fernand (1968), «Historia y sociología», en Id., La historia y las cienci (...)

2La perspectiva temporal es, sin duda, lo que distingue al enfoque histórico en el acercamiento al estudio de las experiencias humanas con respecto a los enfoques propios de otras ciencias sociales y disciplinas humanísticas. Sin embargo, esta centralidad del tiempo en el trabajo y en el discurso de los historiadores ha sido más bien un sobreentendido implícito, pues raramente ha venido acompañada de una reflexión en profundidad sobre su sentido. A día de hoy, la invitación de Fernand Braudel a poner atención sobre el concepto de tiempo histórico y sobre las diversas temporalidades de la historia3 continúa siendo una puerta abierta hacia espacios poco transitados por la mayoría de los historiadores.

  • 4 Guldi, Jo, Armitage, David (2014), The History Manifesto; ed. española: Id. (2016), Manifiesto por (...)

3Una excepción significativa es el History Manifesto que publicaron hace unos años Jo Guldi y David Armitage4. En él se apela a la necesidad de recuperar la visión de largo plazo si se aspira a que la historia recupere credibilidad y tenga una voz propia en los asuntos públicos de nuestro tiempo. No tanto por razones de conveniencia para el prestigio y la influencia que puedan adquirir los historiadores como gremio, sino por otras dos razones que Armitage y Guldi subrayan con claridad en su ensayo-manifiesto sobre la historia que puede y debe hacerse en el siglo xxi: por un lado, una razón científica, ya que la presión burocrática y la búsqueda de la productividad académica, en un medio que se ha vuelto tan competitivo como cualquier otro mercado capitalista, ha llevado a una hiperespecialización y a un predominio de los marcos temporales cortos en las investigaciones históricas que, conjuntamente, producen textos de escasa relevancia social, solo interesantes para otros historiadores, que muy pocos leen y que apenas dan lugar a diálogo de ideas o avance intelectual alguno. Y, junto a esto, también una razón política, puesto que la miopía de los historiadores ha llevado a que entre los asesores de quienes toman las decisiones políticas no haya ninguna voz que mire a lo lejos: vivimos en un mundo dominado por el corto plazo en todos los sentidos, y eso tiene consecuencias catastróficas para abordar de forma racional los grandes problemas estructurales que la humanidad tiene ante sí. Las cuestiones medioambientales en general, y el cambio climático en particular, podrían servir de ejemplo de cómo la falta de una visión autorizada de las tendencias que vienen produciéndose en el largo plazo condiciona decisiones equivocadas o da legitimidad a decisiones interesadas terriblemente perjudiciales. Armitage y Guldi señalan igualmente la gobernanza y el aumento de la desigualdad como otros ejemplos notables de las nefastas consecuencias de la ausencia en el espacio público de un discurso histórico basado en el largo plazo.

  • 5 Una parte de ese debate puede seguirse en la página web de Cambridge University Press, donde la ed (...)

4La cuestión del largo plazo devuelve plena vigencia a Braudel en los debates historiográficos de este segundo decenio del siglo xxi. Más que una reivindicación de la longue durée en sí misma, debe entenderse como una reivindicación de la complejidad de los tiempos históricos y de la necesidad que tiene el historiador de entenderlos, comprender la distinta lógica que los rige y dotarse de herramientas teóricas y metodológicas para combinarlos y relacionarlos mutuamente. La clave que permite reconocer a un historiador con oficio reside en este moverse con soltura entre el tiempo largo, el medio y el corto —por emplear el sencillo esquema en tres niveles que nos legó Braudel, aunque con plena conciencia de que la realidad es extremadamente más complicada y solo simplificamos por razones de claridad expositiva y potencia explicativa. Es una importante cuestión, que la escuela de los Annales puso en el centro de sus preocupaciones y que el manifiesto de Armitage y Guldi ha vuelto a poner en el centro del debate5.

Haut de page

Notes

1 La mayor parte de los textos de este dosier de debate procede del Taller doctoral del mismo título que coordinamos Juan Pro y Antonio Niño en la Casa de Velázquez de Madrid el 23 y 24 de enero de 2017. Dicho taller fue organizado conjuntamente por el Programa interuniversitario de Doctorado de Historia Contemporánea, la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Complutense de Madrid y la École des hautes études hispaniques et ibériques (Casa de Velázquez). Los ajustes necesarios para formar un dosier más representativo con vistas a su publicación en esta sección de los Mélanges de la Casa de Velázquez llevaron a prescindir de algunas intervenciones que se expusieron en el Taller y a incorporar otros textos que no pudieron incluirse en aquella actividad formativa de 2017.

2 Bloch, Marc (1949), Apologie pour l’histoire ou métier d’historien; ed. española: Id. (2000), Introducción a la historia, México, Fondo de Cultura Económica, p. 31.

3 Por ejemplo en: Braudel, Fernand (1968), «Historia y sociología», en Id., La historia y las ciencias sociales, Madrid, Alianza Editorial, pp. 122-128 (1ª ed. 1960). En realidad, el tema recorre toda la obra de Braudel.

4 Guldi, Jo, Armitage, David (2014), The History Manifesto; ed. española: Id. (2016), Manifiesto por la historia, Madrid, Alianza Editorial.

5 Una parte de ese debate puede seguirse en la página web de Cambridge University Press, donde la editorial inglesa ha recogido gran parte de las reseñas y comentarios aparecidos desde la publicación del History Manifesto: <https://www.cambridge.org/core/what-we-publish/open-access/the-history-manifesto#>.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Pro, « Tiempos y temporalidades en Historia: presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 05 octobre 2018, consulté le 15 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8382

Haut de page

Auteur

Juan Pro

Universidad Autónoma de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals