Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Débats. Tiempos y temporalidades en Historia

El futuro, ¿un nuevo dominio del tiempo histórico?

Carlos Navajas Zubeldia

Texte intégral

  • 1 Koselleck, Reinhart (2013), Esbozos teóricos. ¿Sigue teniendo utilidad la historia?, Madrid, Escol (...)

1En su obra Esbozos teóricos, Reinhart Koselleck sostenía que faltaba «completamente» una teoría que diferenciara a la historiografía de las que tenían las demás ciencias sociales: una «teoría de los tiempos históricos», subrayaba por dos veces. Aparte de distinguir entre esta teoría de una mera cronología, Koselleck tampoco apuntaba mucho más en este texto acerca de cómo entendía que debería ser dicha teoría de los tiempos históricos (en plural)1. Sin embargo, su obra sí que nos aporta algunas pistas, pues, por ejemplo, se trata de uno de los pocos historiadores que ha reflexionado sobre el futuro o acerca de la prognosis.

2Desde nuestro punto de vista una teoría del tiempo histórico (¿o de los tiempos históricos en plural?), debería abarcar los tres dominios temporales que tradicionalmente conforman la noción de tiempo, esto es, el pasado, presente y futuro o, una vez más, los pasados, presentes y futuros.

3Para los historiadores decimonónicos, academicistas, del sentido común y tradicionales, el primer dominio temporal es consustancial al tiempo histórico. ¡Cuántas veces hemos leído que la historia (mejor, la historiografía) es el estudio el pasado! Un dominio que, además, pocas veces iba más allá del pasado del sentido común, no de un pasado histórico. En consecuencia, cabría preguntarse: ¿cómo debería ser el pasado histórico, aquel que forma parte integral del tiempo histórico? Como ya hemos tenido ocasión de explicar en más de una ocasión, la noción de pasado se subdivide en al menos tres subconceptos: el pasado real, el pasado recordado y el pasado histórico, a los que podríamos agregar otros como el pasado mítico y el cronológico.

4El pasado real es que el existió en una ocasión, pero ya no lo hace en la actualidad (o en la sucesión de actualidades que conforman la historia). Del pasado real nos quedan restos o huellas que nos sirven para reconstruirlo con mayor o menor certeza, dando forma en consecuencia al pasado histórico, por así decirlo la punta del iceberg del pasado real.

5El pasado recordado entronca con el presente histórico, aunque esta afirmación pueda parecernos contraintuitiva. El presente histórico es el tiempo de las generaciones vivas y su memoria es una fuente más (el «segundo archivo») de los historiadores presentistas.

  • 2 Bloch, Marc (1988), Introducción a la Historia, Madrid, Fondo de Cultura Económica, p. 22.

6El pasado histórico no es idéntico al pasado real, pero se basa en él. A raíz de lo que acabamos de afirmar y a partir de lo que decía clarividentemente Marc Bloch, el pasado histórico es aquel que no es contemporáneo a nosotros2. Sin embargo, consideramos que al hablar del pasado histórico y también del presente histórico se produce una paradoja, pues tanto el uno como el otro, que han sido reconstruidos por los historiadores y sus obras, son por así decirlo eternos, siguen estando vivos gracias a la historiografía y se proyectan sobre el futuro de la humanidad.

  • 3 Gaddis, John Lewis (2004), El paisaje de la historia. Cómo los historiadores representan el pasado(...)
  • 4 Koselleck, Reinhart (2001), Los estratos del tiempo: estudios sobre la historia, Barcelona, Paidós (...)

7Como se acaba de ver, los tres dominios temporales se entrecruzan, en especial cuando nos hemos referido a la relación existente entre el pasado recordado y el presente histórico. Justamente, el dominio del presente también es plural, al igual que nos sucedía en el caso del pasado. Aparte del presente histórico, en este dominio podemos distinguir la tradicional distinción que se ha hecho entre el presente delgado (¿el que podríamos asociar al presentismo?) y el espeso. Éste entronca con otro presente propuesto curiosamente por los prospectivistas o futuristas (otro entrecruzamiento): el extendido. El presente delgado puede serlo tanto como el lapso de tiempo transcurrido entre el tic y el tac de un reloj. Es esa clase de presente que se ha asociado a expresiones tales como «singularidad», «embudo» y «agujero de gusano» (Gaddis)3 o «punto de intersección», «punto cero imaginario» y «momento que continuamente se escapa» (Koselleck)4. Sin embargo, el presente delgado también puede tener una mayor duración, como puede ser, por ejemplo, el presente de un día, tal vez el presente periodístico por excelencia. Sin desdeñar este último presente delgado, del que nos nutrimos los historiadores (estoy pensando en el uso de la prensa como fuente histórica), consideramos que son, el presente espeso y en especial su —más o menos— equivalente el extendido, los que requieren una mayor atención por nuestra parte. Efectivamente, el presente extendido es la versión más elaborada de lo que acabamos de denominar presente espeso. Aquél comprende no sólo el presente como un filo (el ahora), sino también el pasado reciente (con sus recuerdos, con su memoria) y el futuro próximo (con sus anticipaciones, previsiones o imaginaciones). Un nuevo cruce de dominios temporales.

8Y, finalmente, nos queda el futuro. ¿Qué hacemos con él? ¿Lo obviamos? Creo que no, pues desde el momento en el que los historiadores hemos recuperado el presente histórico para la historiografía, algo tenemos que decir sobre el futuro y en particular el futuro histórico. Además, cualquier reflexión sobre el presente-presente, sobre el hoy, sobre la actualidad, nos aboca necesariamente al futuro, al menos al próximo; aunque, en muchas ocasiones estas aproximaciones al futuro inmediato se realizan de una manera meramente literaria o, incluso, intuitiva.

9El futuro también es plural. En este sentido, habría que volver a recordar que normalmente el objeto temporal de esa «indisciplina» que es la prospectiva o los Estudios de los Futuros (Future Studies) es el futuro próximo, esto es, desde el presente-presente hasta los próximos cincuenta o, a lo sumo, cien años. Un futuro que está comprendido en el lapso vital de algunas de las generaciones vivas en el día de hoy, por lo que bien podríamos denominarlo futuro contemporáneo. ¿O es que las generaciones vivas sólo tienen pasado o sólo viven en el presente-presente? Sería absurdo afirmarlo.

  • 5 Christian, David (2004), Maps of Time. An Introduction to Big History, Berkeley – Los Ángeles – Lo (...)
  • 6 Stager, Curt (2012), El futuro profundo. Los próximos 100.000 años de vida en la Tierra, Barcelona (...)

10Sin embargo, la prospectiva o los Estudios de los Futuros no es la única disciplina que tiene el futuro como objeto temporal. Hay una especialidad histórica, relativamente reciente, la Big History, que en su afán por analizar y explicar la historia natural y la historia humana se proyecta también sobre el futuro. Así, uno de los máximos exponentes, David Christian, distingue entre un futuro próximo (el de los próximos cien años), un futuro medio (los próximos siglos y milenios) y un futuro remoto (el futuro del sistema solar, la galaxia y el universo)5. El futuro medio de Christian está ligado con el «futuro profundo», es decir, el futuro de las predicciones climáticas que, sin embargo, se vuelve a entrecruzar con una parte del pasado y con la totalidad del presente históricos. En efecto, desde la perspectiva de la historia de la Tierra, la Edad Contemporánea coincide con la Era de los Humanos (o la época del Antropoceno) y ésta va a tener unas consecuencias a larguísimo plazo en la historia de nuestro planeta, de hasta 100 000 años, según Curt Stager6.

11Además de todo lo anterior, los historiadores y en particular los contemporaneístas deberíamos tener en cuenta que los sucesivos presentes de la humanidad han tenido también sus propios futuros (o, dicho tal vez con más precisión, sus futuribles), aunque al final sólo uno de esos futuros terminó convirtiéndose en el futuro. Desde esta perspectiva, los historiadores deberíamos investigar también esas bifurcaciones que existen en cualquier época histórica, al igual que ocurre en el presente, aunque en este caso los futuristas o prospectivistas utilizan otro término en vez de bifurcaciones: el de escenarios. Dicho de otra manera, el futuro está contenido evidentemente en el pasado y presente históricos.

  • 7 Estas últimas palabras están inspiradas en el título de libro de Hölscher, Lucian (2014), El descu (...)

12En definitiva, creemos que la famosa definición de la historia (o historiografía) como «ciencia de los hombres en el tiempo» realizada por Marc Bloch debería transformarse en una ciencia de los seres humanos en todos los tiempos, extendiendo la pluralidad introducida en la idea de hombre por este autor al propio tiempo histórico que, además, habría terminado descubriendo el futuro7.

Haut de page

Notes

1 Koselleck, Reinhart (2013), Esbozos teóricos. ¿Sigue teniendo utilidad la historia?, Madrid, Escolar y Mayo, p. 72.

2 Bloch, Marc (1988), Introducción a la Historia, Madrid, Fondo de Cultura Económica, p. 22.

3 Gaddis, John Lewis (2004), El paisaje de la historia. Cómo los historiadores representan el pasado, Barcelona, Anagrama, p. 53.

4 Koselleck, Reinhart (2001), Los estratos del tiempo: estudios sobre la historia, Barcelona, Paidós, p. 116.

5 Christian, David (2004), Maps of Time. An Introduction to Big History, Berkeley – Los Ángeles – Londres, University of California Press, pp. 467-472.

6 Stager, Curt (2012), El futuro profundo. Los próximos 100.000 años de vida en la Tierra, Barcelona, Crítica.

7 Estas últimas palabras están inspiradas en el título de libro de Hölscher, Lucian (2014), El descubrimiento del futuro, Madrid, Siglo XXI.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carlos Navajas Zubeldia, « El futuro, ¿un nuevo dominio del tiempo histórico? », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 05 octobre 2018, consulté le 13 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8415 ; DOI : 10.4000/mcv.8415

Haut de page

Auteur

Carlos Navajas Zubeldia

Universidad de La Rioja

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals