Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Débats. Tiempos y temporalidades en Historia

Historia de la utopía: viajar en el tiempo

Juan Pro

Texte intégral

  • 1 Las reflexiones que contiene este artículo proceden del trabajo de su autor en el marco del proyec (...)

1La posibilidad de abordar el estudio del futuro desde la historia, implícita en la ambición de que ésta llegue a ser la «ciencia de los hombres en el tiempo» que quería Marc Bloch, enfrenta a los historiadores con indudables problemas teóricos y metodológicos1. Tales problemas vienen —en gran parte— del hecho de que el futuro no ha formado parte tradicionalmente del objeto de investigación de la historia, aunque podrían señalarse algunos precursores notables; de manera que hacer historia del futuro va a ser, en cualquier caso, innovar, inventar un modo de trabajar. Pero es que, además, los problemas teóricos y metodológicos a los que se enfrentará el historiador que pretenda hacer historia del futuro vienen también de otro lado: de la necesidad absoluta de afrontar la cuestión del tiempo, tan frecuentemente esquivada en el trabajo habitual sobre el pasado. Desde esa perspectiva, lo más fácil —y probablemente por eso ha sido lo más frecuente— es renunciar a que el futuro constituya un tiempo propio de la historia. Hacer una historia más convencional, que limite no solo el alcance de la disciplina, sino también la ambición teórica sobre su sentido.

  • 2 Según el concepto de Bloch, Ernst (1977), El principio esperanza, Madrid, Aguilar, t. I, p. xxiv ( (...)

2Por el contrario, si nos atreviéramos a considerar objeto de la historia las experiencias humanas en el tiempo —toda clase de experiencias, y experiencias de toda clase de seres humanos en todos los tiempos—, el futuro aparecería ante nosotros como un territorio casi virgen, un hermoso país abierto a la exploración de los historiadores. El futuro es también un tiempo de la experiencia humana: el tiempo de las cosas que se esperan o se temen, de las que se intentan y las que se evitan, las cosas que se planean y las que se pronostican. Todos estos verbos —esperar, temer, intentar, evitar, planear, pronosticar— como otros muchos que podríamos añadir —tal vez desear, soñar, preparar, proponer, confiar, comprometerse, ordenar, prohibir…— implican una dinámica temporal hacia el futuro: describen acciones humanas desde el presente hacia el futuro. Algunas de ellas nos hablan de la percepción que se tiene acerca de ese futuro; mientras que otras se refieren a acciones encaminadas a dar forma al futuro desde el presente. Hacer historia del futuro significa indagar en ambas líneas de lo que el futuro supone para los individuos y los grupos humanos: el tiempo del todavía no2, de lo que aún no está totalmente definido, ante lo cual cabe una diversidad de percepciones (sobre lo que realmente ocurrirá) y una diversidad igualmente amplia de actuaciones (para que ocurra lo que cada uno quiere).

3Muchos de los problemas de la historia del futuro tienen que ver con que no se disponga por el momento de un corpus definido de fuentes sobre las que aplicar el método histórico para obtener conocimiento nuevo. Sin embargo, existe un depósito de fuentes bien conocidas y fácilmente accesibles que permiten abrir el campo de la historia del futuro sobre bases firmes. Las utopías constituyen el mayor depósito de fuentes históricas en las que pueden leerse los distintos futuros que se han esperado, temido o realizado a lo largo del tiempo —tanto pasado como presente—, asignándolos a determinados marcos culturales, intereses sociales, corrientes de pensamiento, ideologías políticas o situaciones históricas.

  • 3 Mumford, Lewis (1922), The Story of Utopias, Nueva York, Boni and Liveright; ed. española: Id. (20 (...)

4La historia de las utopías, aún sin ser propiamente una especialidad histórica reconocida, sí tiene detrás una cierta tradición historiográfica. Al menos desde los primeros decenios del siglo xx, cuando aparecieron los primeros escritos que se interesaban por ordenar históricamente la tradición del pensamiento utópico occidental y el género literario al que dio nombre la Utopía de Tomás Moro en 1516. Un ejemplo significativo sería The Story of Utopias de Lewis Mumford, que ya en 1922 ponía el foco sobre los proyectos y las ilusiones concebidas desde la Grecia clásica hasta la actualidad3. Como señalaba certeramente el autor, la historia de las utopías nos asoma a «la otra mitad de la historia de la humanidad», en la medida en que el deseo utópico hace vivir a los seres humanos en dos realidades, la que conocen de primera mano —el presente vivido y el pasado recordado— más la que imaginan, temen, esperan o preparan.

  • 4 Real Academia Española (2014), Diccionario de la Lengua Española, Madrid, Espasa (23ª ed.).
  • 5 El campo de los estudios utópicos puede considerarse institucionalizado a partir de la creación de (...)

5Como ya hizo Mumford en aquella obra temprana, podemos reconocer un impulso utópico en muchos fenómenos históricos que no encajan fácilmente bajo la denominación estricta de utopías, en el sentido de un texto que contenga una «representación imaginativa de una sociedad futura de características favorecedoras del bien humano4». En efecto, el uso acabó extendiendo por analogía el uso de la palabra utopía hacia proyectos políticos, movimientos sociales, experiencias comunitarias, obras artísticas y diseños urbanos. Los estudiosos de la utopía, desde la historia o desde otras disciplinas, han centrado su atención por separado en uno u otro tipo de fenómenos; pero, en cualquier caso, ampliando el campo de lo que podemos considerar utopías mucho más allá de la estrecha definición de un subgénero literario que arrancara de las grandes obras de comienzos de la Edad Moderna, de Moro, Campanella y Bacon. Llegado un momento, en el último cuarto del siglo xx, esos trabajos confluyeron en un campo científico interdisciplinar, con la institucionalización de los Utopian Studies5.

  • 6 Ejemplos de esta investigación sobre el concepto pueden verse en la obra canónica de Levitas, Ruth (...)

6El campo de los estudios utópicos se ha estructurado en torno a una serie de debates que le dan dinamismo y guían la investigación. Uno de ellos es el relativo al propio concepto de utopía, extremadamente polémico y polisémico, pues de su definición dependerán las fronteras del campo científico y la legitimidad de los temas de investigación6. Recorriendo los congresos internacionales que anualmente se celebran en este campo, a ambos lados del Atlántico, es notoria la amplitud de objetos sobre los que recae la denominación de utopías; o de su análoga en negativo, distopías. Esto explica que haya un debate sobre los límites del concepto; y significa también que se ha producido un ensanchamiento del campo, que puede proporcionar a la historia del futuro una gran variedad de fuentes. No es el único debate estructurante, hay otros, y todos ellos tienen repercusiones para la historia del futuro que anticipamos: el debate sobre si la utopía es un fenómeno específico de la modernidad occidental o se da también en épocas anteriores al Renacimiento y en marcos culturales no occidentales; el debate sobre el canon de las utopías históricas con las que establecemos una periodización que permita clasificar y explicar (canon trazado con una perspectiva hegemónica desde los estudios literarios y desde los países anglosajones, en un campo que es interdiscipinar y trasnacional o no es nada).

  • 7 Bauman, Zygmunt (2017), Retrotopía, Barcelona, Paidós.

7En definitiva, el estudio de las utopías es uno de los más potentes motores para viajar en el tiempo, como a todo historiador le gustaría hacerlo. Sabemos bien que permite viajar hacia el pasado, en la medida en que toda utopía refleja el presente de su autor, frente al cual reacciona de una manera crítica; la utopía está llena de referencias de época que nos permiten conocer mejor el entorno histórico en el que surgieron y los materiales culturales con los que se construyó. Recientemente, Bauman ha llamado nuestra atención sobre el hecho de que muchas utopías —potencialmente todas— miran hacia el pasado, sea idealizando edades de oro o tratando de recuperar oportunidades pérdidas allí donde la historia se desvió del camino correcto7. Lo importante es que con esta máquina de viajar en el tiempo que es la utopía podemos movernos no solo hacia el pasado y el presente, sino también hacia los distintos futuros (los que tuvieron nuestros antepasados y los que se abren ante nosotros mismos, aquí y ahora).

  • 8 Según la interpretación clásica de Mannheim, Karl (1929), Ideologie und Utopie; ed. española: Id. (...)
  • 9 Koselleck, Reinhart (1979), Vergangene Zukunft. Zur Semantik geschichtlicher Zeiten; ed. española: (...)
  • 10 Mercier, Louis-Sébastien (1771), L’an deux mille quatre cent quarante. Rêve s’il en fût jamais, Lo (...)

8Esto es así al menos desde el siglo xviii, cuando al viaje en el espacio que proponían las utopías clásicas se le añadió el viaje en el tiempo factible por un nuevo régimen de historicidad8. Completada la exploración geográfica del planeta, perdía verosimilitud imaginar sociedades ideales en islas remotas no descubiertas aún, como hiciera Tomás Moro. En cambio, la idea revolucionaria de que el futuro no tendría por qué parecerse al presente ni al pasado ya conocidos —o, dicho con palabras de Koselleck, que el horizonte de expectativa se distanciaba del campo de experiencia9— abría la posibilidad de situar los mundos imaginarios del utopista en un tiempo futuro más o menos remoto. La obra que publicó Mercier en 1771 sobre París en 2440 fue quizá la primera de esta nueva clase de utopías que ofrecían al lector la posibilidad de viajar en el tiempo10. Sin duda, esa forma de retratar uno de los futuros posibles o imaginables en un momento y en un lugar determinados ha sido muy practicada desde entonces y constituye una marca característica de la cultura contemporánea. El viaje al futuro, en sentido utópico o distópico, ha alimentado la literatura de ciencia ficción, pasando después al cine, las series de televisión y los videojuegos. Pero su presencia es aún más importante si pensamos en la frecuencia con la que esta idea de viaje a un futuro imaginario está presente en las utopías no textuales de los discursos y programas políticos, las movilizaciones sociales, la publicidad, la música, el urbanismo y el arte.

  • 11 Guldi, Jo, Armitage, David (2014), The History Manifesto; ed. española: Id. (2016), Manifiesto por (...)

9Viajar es una actividad deliciosa, sin duda. Muchos lo hacemos por gusto. Pero el viaje en el tiempo del que aquí se habla no se agota en el deleite de contemplar los mundos posibles del futuro, o los que fueron posibles —se realizaran o no— para nuestros antepasados. Hablamos de viajes de exploración, que permiten descubrir nuevos espacios. Esos espacios son los de la expectativa y la anticipación. Por un lado, las utopías y distopías producidas por una sociedad en una determinada situación histórica expresan los horizontes de expectativa de esa sociedad, es decir, los futuros que resultaban plausibles, deseables o temibles desde la perspectiva concreta de aquel momento; y así, podemos reconstruir a posteriori los futuros que se han ido vislumbrando en cada época y desde cada grupo social, con independencia de que estos se plasmaran después en una realidad material o no. Por otro lado, hay una lectura posible del futuro en términos de anticipación; es decir, mostrando hasta qué punto los textos utópicos y distópicos modificaron la realidad de su tiempo, marcando rumbos y abriendo posibilidades de avanzar en determinadas direcciones, o también corrigiendo tendencias cuyo final último se preveía desastroso. Quizá por eso, Armitage y Guldi, en su History Manifesto de 2014, han incluido al pensamiento utópico entre los objetos historiográficos que merecen una atención renovada por parte de los investigadores y que pueden ayudar a que la historia recupere una voz pública relevante, basada en un discurso que maneje los tiempos, que mire a largo plazo y permita entender el pasado, el presente y el futuro11.

10La apuesta política que hay en todo lo utópico (en lo distópico también, sin duda) es de la mayor importancia. No estamos hablando de objetos de fantasía sin consecuencias, sino de proyectos: imaginarios de lo que se desea conseguir colectivamente. La utopía es política y la historia también. No hay historia que valga la pena que no tenga detrás una noción comprometida de lo que se quiere que sea la polis en la que el historiador habita. Esta voluntad de buscar algo mejor, de imaginar objetivos hacia los que pueda encaminarse la política, atraviesa la historia de las utopías de principio a fin. Y, al igual que la enunciación de utopías ha servido para cambiar el rumbo de la historia, hacer historia de las utopías, historia del futuro, puede ser un instrumento de cambio social al alcance de los historiadores.

Haut de page

Notes

1 Las reflexiones que contiene este artículo proceden del trabajo de su autor en el marco del proyecto HISTOPIA del Plan Nacional de I+D+i HAR2015-65957-P MINECO-FEDER: «Historia del futuro: la utopía y sus alternativas en los horizontes de expectativa del mundo contemporáneo (siglos xix-xxi)».

2 Según el concepto de Bloch, Ernst (1977), El principio esperanza, Madrid, Aguilar, t. I, p. xxiv (1ª ed. 1954, bajo el título Das Prinzip der Hoffnung).

3 Mumford, Lewis (1922), The Story of Utopias, Nueva York, Boni and Liveright; ed. española: Id. (2013), Historia de las utopías, Logroño, Pepitas de Calabaza.

4 Real Academia Española (2014), Diccionario de la Lengua Española, Madrid, Espasa (23ª ed.).

5 El campo de los estudios utópicos puede considerarse institucionalizado a partir de la creación de The Society for Utopian Studies en Estados Unidos, en 1975, y de su homóloga europea, la Utopian Studies Society, en 1988.

6 Ejemplos de esta investigación sobre el concepto pueden verse en la obra canónica de Levitas, Ruth (1990), The Concept of Utopia, Berna, Peter Lang; y en la de Fernández, Graciela (2005), Utopía: contribución al estudio del concepto, Mar del Plata, Suárez. Un ensayo de historización del término, en Pro, Juan (2018), «Utopia in the Spanish Language: The Origin of a Word, the History of an Idea», en Id. (ed.), Utopias in Latin America: Past and Present, Brighton-Portland, Sussex Academic Press, pp. 15-35.

7 Bauman, Zygmunt (2017), Retrotopía, Barcelona, Paidós.

8 Según la interpretación clásica de Mannheim, Karl (1929), Ideologie und Utopie; ed. española: Id. (1973), Ideología y utopía, Madrid, Aguilar, pp. 208-209. Dicha interpretación, que después difundió Koselleck, procedía de Doren, Alfred (1927), «Wunschräume und Wunschzeiten», en Vorträge der Bibliothek Warburg 1924/25, Leipzig-Berlín, Teubner, pp. 158-205.

9 Koselleck, Reinhart (1979), Vergangene Zukunft. Zur Semantik geschichtlicher Zeiten; ed. española: Id. (1993), Futuro pasado. Para una semántica de los tiempos históricos, Barcelona, Paidós.

10 Mercier, Louis-Sébastien (1771), L’an deux mille quatre cent quarante. Rêve s’il en fût jamais, Londres (en realidad, Ámsterdam), E. Van Harrevelt.

11 Guldi, Jo, Armitage, David (2014), The History Manifesto; ed. española: Id. (2016), Manifiesto por la historia, Madrid, Alianza Editorial, 2016, pp. 70-73.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Pro, « Historia de la utopía: viajar en el tiempo », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 05 octobre 2018, consulté le 12 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8425 ; DOI : 10.4000/mcv.8425

Haut de page

Auteur

Juan Pro

Universidad Autónoma de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals