Navigation – Plan du site
Miscellanées

Los «papeles de Londres» y alertas sobre ingleses

Chiloé y las costas de la Patagonia Occidental ante los conflictos entre España e Inglaterra: siglos xvii y xviii
The «London papers» and alerts of English encroachment. Chiloé and the coasts of Western Patagonia in the conflicts between Spain and England: 17th and 18th centuries
Les « papiers de Londres » et les avertissements à propos des Anglais. Chiloé et les côtes de Patagonie occidentale face aux conflits entre l’Espagne et l’Angleterre : xviie et xviiie siècles
Ximena Urbina Carrasco
p. 235-264

Résumés

Cet article présente trois cas lors lesquels la couronne espagnole a fait preuve de méfiance, en raison de l’imminence supposée de l’installation de colonies anglaises sur les côtes les plus méridionales de la Patagonie occidentale, dans un territoire situé entre la province de Chiloé et la frontière américaine. Cette défiance, qui a donné lieu à des ordres royaux de reconnaissance maritime à destination du gouverneur de Chiloé, trouve sa source dans l’arrivée à la cour espagnole de « papeles de Londres » dans lesquels les ambassadeurs annonçaient que l’Angleterre se préparait à prendre un ou plusieurs ports de la mer du Sud. Les exemples présentés nous permettent d’analyser comment ces « papiers » qui ont généré des « avertissements » et des dépêches constituent des cas intéressants pour comprendre la circulation de l’information au sein de l’empire espagnol, et entre celui-ci et l’Angleterre, ainsi que la dynamique du local (Chiloé) par rapport au régional (Chili, vice-royauté du Pérou) et à l’impérial (tribunaux de Madrid et de Londres), et vice versa. Pour ce faire, ont été croisées des informations provenant d’archives chiliennes, espagnoles et anglaises, dans le but d’analyser l’histoire de la périphérie indienne la plus marginale à travers son lien avec l’histoire européenne moderne.

Haut de page

Texte intégral

Circulación de la información intra y extra indiana en la época moderna

  • 1 Este artículo es fruto del proyecto Fondecyt Regular no 1150852, 2015-2017, titulado «Dimensión lo (...)

1La pretendida exclusividad española en las Indias Occidentales duró mientras ésta pudo defenderlas, o mientras Inglaterra, Holanda y Francia no se interesaron en atacarlas, ocuparlas o poblarlas1. La corona de Castilla declaraba tener soberanía según el principio jurídico de la primera (y sucesivas) toma de posesión en nombre de sus monarcas, de la bula del año 1493 y del tratado de Tordesillas, aún cuando no ocupaba todos los territorios de hecho. Las otras coronas pusieron en práctica en América el principio de la libre navegación y comunicación de los pueblos cada vez que quisieron o pudieron. Los conflictos entre España e Inglaterra, Holanda o Francia se proyectaron a América, envolviendo a esos territorios en la dinámica del Viejo Mundo, ejecutando acciones bélicas en tiempos de guerra y planeando ataques o instalación de enclaves como puntos de apoyo al comercio o a futuras hostilidades, en tiempos tanto de guerra como de paz.

  • 2 Bradley, 1989.
  • 3 Id., 2001, p. 652.
  • 4 En 1578-79, Drake; en 1587 y en 1594 los también ingleses Cavendish y Hawkins, respectivamente. Lo (...)

2Francis Drake abrió la puerta a Inglaterra para el cruce interoceánico cuando, a fines de 1578, salió al Pacífico, saqueó Valparaíso y atacó navíos españoles en ese puerto, en el del Callao y en su recorrido hasta Huatulco, Nueva España. Desde entonces, la defensa del Pacífico fue una preocupación2. Como consecuencia de ello, en 1584 desde España se envió una flota y pobladores para fundar dos ciudades, pero los colonos murieron de hambre y los que permanecieron en vida caminaron hacia el norte buscando sobrevivir, perdiéndose en el corazón de la Patagonia. El fracaso del proyecto poblador en la orilla norte del Estrecho de Magallanes que ejecutó Pedro Sarmiento de Gamboa dejó al confín austral desatendido y confiando en que las feroces tormentas que no solo en invierno pueden azotar los pasos marítimos australes, y la larga navegación desde Europa, desalentaran a los «enemigos de la corona»3. Pero el atractivo del Perú era fuerte, e Inglaterra (así como Holanda y Francia) ejecutaron acciones de saqueo en sus costas como, de paso, en las del reino de Chile4. No pudieron, eso sí, generar comercio con las poblaciones indígenas locales, ni tampoco se logró instalar un enclave en el Pacífico sudamericano con fines extractivos, de depósito, de refresco.

  • 5 Por ejemplo, la relación sobre Chiloé hecha por un franciscano, elevada al monarca en 1681, advier (...)
  • 6 Guarda, 2001, caps. iii a v.
  • 7 Martinic, 1992, t. I.

3Lo que la corte quería proteger eran las riquezas del Perú. Se pensaba que para apoderarse de ellas Inglaterra comenzaría con la ocupación de algún punto de la costa austral chilena donde conseguiría, hipotéticamente, el apoyo de los indígenas sometidos5. El punto que se creía más vulnerable era Valdivia, puerto fluvial inmediato al Pacífico, que había sido ocupado durante unos meses de 1643 por Holanda6. Pero también la isla de Chiloé era considerada un lugar que podría ser ocupado por extranjeros, por haber sido atacada por holandeses en 1600 y 1643. Al acceder al mar del Sur, la provincia de Chiloé era el primer lugar poblado de españoles y contaba con indígenas encomendados y buenas maderas. El tercer punto vulnerable era el estrecho de Magallanes y cabo de Hornos, cuya área o entorno geográfico se conocía poco desde Madrid7, y se consideraba supuestamente atractivo para Inglaterra por el hipotético oro en manos de los gigantes patagones, así como por su lejanía de Chile, que le podría garantizar permanencia sin ser visto (fig. 1).

Fig. 1a. — Mapa general del territorio entre el río Bío Bío y el cabo de Hornos

Fig. 1a. — Mapa general del territorio entre el río Bío Bío y el cabo de Hornos

PAO: Camila Fuenzalida P.

Fig. 1b. — Zona ampliada del territorio

Fig. 1b. — Zona ampliada del territorio

PAO: Camila Fuenzalida P.

  • 8 Barros, 1884-1902, t. II al VI; y Vázquez de Acuña, 1992, que estudió los de Holanda.
  • 9 Guarda, 1990.
  • 10 Para el caso de Panamá y en tiempos de paz, sabemos que el marqués de Canales, embajador de Inglat (...)
  • 11 Un caso es el plan de ataque que el cripto-judío Simón de Cáceres presentó a Cromwell en 1655, par (...)

4La historiografía ha atendido, para el caso del reino de Chile, los ataques8 y las reacciones defensivas a esos ataques (fortificaciones)9. El mayor peligro fue, en Chile, el inglés. Además de avisarse a las autoridades indianas en casos de «rompimiento» con Inglaterra, en otras ocasiones, tanto en períodos de guerra como de paz, por obra de los espías españoles, atentos a los preparativos de naves «en la ría de Londres» por sospechar que pasarían a «infestar» el mar del Sur, llegaba a la corte de Madrid algún «papel de Londres» enviado por el embajador o persona de importancia, en el que daba el «aviso». Casi todos los relativos a las costas que nos ocupan, lo más marginal de lo marginal del virreinato del Perú, fueron acciones que no se concretaron, avisos errados10 y planes de los que en su momento España no se enteró pero que la documentación nos revela11.

  • 12 Enviada en julio, al mando de monsieur de Gennes. La cédula fue actualizada con otras de 25 de ago (...)

5Hubo, también, avisos desde Holanda que generaron gran actividad en el Perú en la primera mitad del siglo xvii. Eran planes de ataque fundamentados en noticias dadas por residentes en el Callao acerca del estado de su defensa, así como también desde Francia, sobre todo en la segunda mitad del mismo siglo. Es el caso de la real cédula de 29 de junio de 1695 dada al capitán general de Guatemala y al virrey del Perú para «avisar tenía entendido de persona fidedigna que en los puertos de Francia se estaban aprestando cuatro fragatas de a cuarenta cañones, dos urcas grandes cargadas de provisión y un navío de fuego con intento de pasar a este mar del Sur», lo que no se concretó12.

  • 13 Por ejemplo, cuando Felipe IV recibió, en septiembre de 1662, un aviso de Londres de cómo los ingl (...)
  • 14 Urbina, 2013.

6Los papeles llegados desde Inglaterra, una vez considerados por el Consejo de Estado, se enviaban al de Indias, que los transformaba en alarmas y avisos a las autoridades, como por ejemplo el virrey del Perú, el gobernador de Chile o los gobernadores de Valdivia y de Chiloé. Los distintos avisos, que se tradujeron en órdenes para vigilar las costas desde Chiloé al estrecho de Magallanes y encontrar posibles refugios de ingleses, fueron el origen de intercambio epistolar y de circulación de noticias. Esta información fue, a su vez, diversificada por añadírsele antecedentes locales (por ejemplo, haberse visto «velas sospechosas») que aumentaban la amenaza13. Además, los indígenas que habitaban en las costas del extendido bordemar intermedio entre Chiloé y el cabo de Hornos —que de tanto en tanto eran contactados por esporádicas navegaciones salidas desde esa provincia14— daban noticias sobre naufragios y recaladas europeas. Se puede pensar que estas noticias de indios se fueron incubando, como un saber atemporal, y salieron a relucir cuando había coyunturas de alarmas anunciadas desde España, generando acciones inmediatas con importantes consecuencias locales.

7Estas ocasiones de sospechas —«recelo de ingleses»— no han sido todavía estudiadas. Y aunque la documentación de los archivos es más nutrida de sospechas que de concreciones, hemos seleccionado los tres casos de mayor envergadura por las reacciones que provocaron. Son episodios a escala local que, al mismo tiempo, permiten comprender mejor la dimensión imperial de la geopolítica hispano-inglesa en la Época Moderna.

  • 15 Brendecke, 2012.

8Las noticias de posibles planes de ataque ingleses recibidas en Madrid generaron intercambio de información dentro de la monarquía entre diferentes interlocutores y escalas, y fueron nutriendo y modificando las ideas que se tenían de los ataques, determinando la toma de decisiones a nivel local e imperial. Asimismo, las noticias fueron creando imágenes o representaciones de territorios que, como Chiloé y su frontera sur (la Patagonia Occidental o bordemarina) fueron valorados o considerados, y solo como estratégicos, cuando los «enemigos de la Corona» se fijaron en ellos, adquiriendo importancia imperial. Y cuando Chiloé recibió la atención de la metrópoli, aprovechó para hacer notar su postergación a la vez que demostrar cómo era ella, y no Valdivia, la verdadera «llave del mar del Sur». Así, estos territorios de ultra-frontera o frontera más extrema influyeron en la geopolítica española porque siendo poco atractivos económicamente, y prácticamente desconocidos, a través de estos episodios o coyunturas, tuvieron la ocasión de entrar en la dinámica de lo imperial. A su vez, se advierte cómo estas ocasiones de intereses «imperiales», que generaron correspondencia cruzada, permiten conocer las consideraciones locales que la gobernación de Chile tenía de Chiloé y los pasos interoceánicos, y que Chiloé tenía de su propia frontera sur. Estudiarlas, relacionando los avisos europeos y las acciones locales, permite comprender el intercambio de noticias geoestratégicas entre las autoridades, y las maneras por las que se producía y circulaba la información dentro del imperio español, que es de manera muy distinta a la generada por las vías tradicionales y centralistas15. La documentación de diferentes archivos ha permitido relacionar la causa (un plan, una idea en Inglaterra) con su difusión (lo que puede llegar a saber España) y los hechos concretos.

«Avisos» desde Londres, noticias de indios e información cartográfica como consecuencia del viaje de Narborough en 1671

  • 16 Narborough et alii, An account of several late voyages and discoveries.
  • 17 Martinic, 1982; Bradley, 1986; Barros, 1988; MacCarl, 2015.

9El capitán John Narborough salió del puerto de Downs en octubre de 1669, con dos naves, pero en una tormenta una de ellas volvió a Inglaterra mientras que la otra cruzó el estrecho de Magallanes y se presentó a la entrada de Valdivia el 25 de diciembre de 167016. El gobernador de la plaza no creyó que fuese camino a Oriente, como decían, y sospechando que el barco no navegaba en solitario, sino acompañado por otros, tomó como rehenes a cuatro ingleses. El capitán se vio obligado a dejarlos en Valdivia cuando seis días más tarde se marchó a Inglaterra. Éste fue, en realidad, un viaje que tenía como objetivo la prospección de futuros ataques para apropiarse de Valdivia o del estrecho de Magallanes. Pero también es probable que el objetivo haya sido abiertamente hostil, lo que se habría frustrado por el retroceso del segundo barco, plan ofrecido al rey por un tal Carlos Enríquez que iba a bordo pero que huyó de sus compañeros, intentando pedir amparo en Valdivia diciendo ser español, personaje del que se ha ocupado la historiografía17.

  • 18 Urbina, 2017b.
  • 19 BN, MM, t. 161, dcto. 3249, «Relación del socorro que el excelentísimo señor conde de Lemos, virre (...)
  • 20 Archivo Nacional de Santiago (AN), Fondo Morla Vicuña (MV), vol. 5, pieza 48, fjs. 172-176vo, «Rel (...)
  • 21 British Library (Londres), Add. ms. 21.539, Spanish American Papers, Melfort Papers, carta del vir (...)

10Aunque la Sweepstakes no hizo daño alguno en Valdivia, su presencia generó inmediatas consecuencias, por magnificarse la noticia con otra dada cuando aún no se marchaba la nave. Magdalena, india que servía en uno de los fuertes de Valdivia, dijo que, seis meses atrás, antes de ser capturada en una maloca («entrada» al territorio indígena para «escarmentar» a los indios y coger «piezas» para ser vendidas como esclavos), cuando vivía aún con los suyos, llegó por tierra un cacique proveniente de la isla de Chiloé con la novedad de estar doce barcos de extranjeros frente al puerto, pero sin hacer daño aún18. Enterado el gobernador de Valdivia, supuso que uno de esos doce barcos era el llegado a Valdivia. Sin embargo, cuando el 31 de diciembre de 1670 el entrante gobernador de Chile, Juan Henríquez, recibió la noticia del de Valdivia (no se conserva esa carta), ésta había variado —no sabemos el por qué—, y era que había doce navíos que no estaban en Chiloé, sino «batiendo» a la ciudad de Valdivia19. Envió la alerta al Perú, sospechando que ese sería el objetivo final, y la noticia la recibió el virrey el 23 de enero de 167120, enterándose éste casi al mismo tiempo, que Morgan había caído sobre el castillo de Chagres y llegado a la ciudad de Panamá21. El virrey envió un barco para vigilar el espacio comprendido entre la supuestamente amenazada Valdivia, el archipiélago de Juan Fernández —antiguo lugar de recaladas— y Panamá. Le interesó resguardar las costas virreinales cercanas al Perú y nada dijo de Chiloé ni del estrecho de Magallanes.

  • 22 AN, Fondo Capitanía General (CG), vol. 715, fjs. 157 y 157vo, carta del conde de Molina a la reina (...)
  • 23 Traducción de una parte del libro de John Seller, adjunto a una carta del conde de Molina. BN, MM, (...)
  • 24 AGI, Indiferente General (IG), 1877.
  • 25 The National Archives (Londres), State Papers 94: State Papers Foreign, Spain, 1577-1780, carta de (...)

11La corte española se enteró de Narborough por la vía de Londres, y con noticias diferentes. El embajador de España en esa ciudad, el conde de Molina, informó a la corte peninsular que en junio de 1671 había regresado un barco desde las costas del Pacífico sur. El conde supo que había cruzado el estrecho de Magallanes y que había estado en las costas de Chile sin saber cuál había sido su propósito. Consiguió una copia del diario que Narborough había llevado y del mapa que había hecho del Estrecho, en el que se expresaba el detallado sondeo realizado, e informó que se estaba preparando en Londres otra flota «con el mismo designio» de la anterior, para tomar el puerto de Valdivia u otro. El embajador, demostrando desconocimiento del territorio del que hablaba (Magallanes es solo uno de los pasos interoceánicos), propuso levantar un castillo que vigilase el estrecho y dar cartas de marca o licencia para apresar barcos enemigos22. Y a pesar de casi enseguida haberse publicado el referido mapa en un libro del cartógrafo real John Seller (fig. 2), en el que se decía que el viaje de Narborough había dado «grandes esperanzas de poder tener un tráfico en aquellas partes que quizá será de gran ventaja a todo este reino respecto de la gran cantidad de oro y plata que hay en aquella tierra23»; a pesar también de la noticia que llegó a la corte de Madrid de estar preparando Inglaterra una escuadra; y de haber recibido la corte un memorial el 4 de diciembre de 1671 presentado por el irlandés Ricardo White, en el que hacía ver la importancia de Valdivia, y cómo en Londres estaba un tal Diego de Peñaloza promoviendo que Inglaterra tomase plazas en el virreinato24, el consejo de Estado desestimó la propuesta del embajador y no hubo ninguna acción al respecto. Tampoco la hubo cuando el 28 de marzo de 1672 otro papel de Londres, esta vez del nuevo embajador, marqués del Fresno, comunicaba a la reina que seis navíos se preparaban para unirse a otros en Jamaica, tomar la isla de Santo Domingo o el castillo de Chagres y atacar el Perú por el mar del Sur25. Hubo alertas generales, pero no específicas para el resguardo ni del cartografiado Estrecho, ni el mencionado Chiloé o la visitada Valdivia, sino que la atención estuvo centrada en el Perú.

Fig. 2. — John Thornton, «A new mapp of Magellan Straights discovered by Capt. John Narbrough: (commander then of his Majesties ship the Sweepstakes) as he sayled through the sade straights», 1675

Fig. 2. — John Thornton, «A new mapp of Magellan Straights discovered by Capt. John Narbrough: (commander then of his Majesties ship the Sweepstakes) as he sayled through the sade straights», 1675

Fuente: McMaster University Library, archivo digital [en línea], <https://digitalarchive.mcmaster.ca/​islandora/​object/​macrepo%3A26784>.

  • 26 BN, MM, t. 163, dcto. 3311, carta del gobernador de Chile a la reina, Santiago, 27 de diciembre de (...)
  • 27 AGI, Chile, leg. 23, R.3, N.83, carta del gobernador de Chile al virrey del Perú, Santiago, 6 de d (...)
  • 28 Urbina, 2016b.

12Otra alarma hubo en diciembre de 1672 o enero de 1673, cuando el marqués del Fresno alertó a la reina de que saldría una expedición de tres barcos al mando de Enrique Morgan —el mismo que había tomado Panamá— a «infestar» el mar del Sur26, atacando puertos y barcos. Esta noticia fue recibida por el gobernador de Chile en diciembre de 1673, en la que, como en los avisos de 1671 y 1672, no se ordenaba nada relativo al estrecho de Magallanes, sino solo la protección de los puertos de Chile. Pero al responder, el gobernador Henríquez, activo y atento a La Frontera (la araucana), hizo notar a la corte el mal estado defensivo de Chile y la desconfianza que tenía en las paces dadas por los indígenas27. Este nuevo aviso, ahora sobre Morgan y el «celo» de Henríquez, es la razón por la que —aunque nada sabía del mapa de Narborough, de la factibilidad de ocupar el estrecho que difundía el libro de Seller, ni del temor del conde de Molina—, motu proprio, envió una expedición marítima a vigilar las costas cercanas al estrecho de Magallanes, que salió, naturalmente, desde Chiloé28.

  • 29 AGI, Chile, leg. 7, carta del gobernador de Chiloé al virrey del Perú, Chacao, 29 de octubre de 16 (...)

13Al llegar el barco Nuestra Señora de Begoña a la isla en enero o febrero de 1674, su capitán, Juan de Ávalos, «no se atrevió a ponerlo en ejecución», es decir, continuar navegación hacia el austro —tal era el temor que inspiraba (e inspira) ese mar—, mientras que el gobernador de Chiloé, Francisco Gallardo, puso al mando a un sargento mayor de la plaza, Jerónimo Díez de Mendoza. Este navegó hasta una latitud indeterminada (no se ha conservado el diario) y regresó en un mes, aproximadamente, llevando consigo «lenguas29».

  • 30 AN, VG, vol. 7, pieza 4, «Relación del sargento mayor Don Bartolomé Gallardo hecha en Lima de orde (...)
  • 31 Archivo del Museo Naval de Madrid (Madrid) [AMNM], ms. 191, fjs. 39-69, «Relación diaria del viaje (...)
  • 32 AMNM, ms. 199, fjs. 576-619, «Relación diaria del viaje que se ha hecho a las costas…», fo 606.

14Una de estas «lenguas» fue Talcapillán, indio chono quien, estando en Chiloé, dos meses más tarde dijo que al sur de donde lo habían recogido había dos poblaciones fortificadas de «moronguincas» (huincas moros, es decir, extranjeros que no son católicos, o sea, ingleses), llamadas Callanac y Allauta, las que describió con detalle. Esta alarmante noticia provocó que pasado el invierno, en octubre de 1674, el gobernador de Chiloé enviase una nueva expedición30. Este viaje, aunque de origen local, tuvo importancia virreinal, porque aunque nada hallaron, el chono aseguró que habían llegado cerca de las poblaciones y, al ir a informar al virrey del Perú (Talcapillán incluido), éste dispuso la salida de una nueva y mayor expedición31. Salieron desde el Callao y regresaron a Chiloé en marzo de 1676 después de haber confesado el guía que no había nada en realidad, ya que «todo esto lo había dicho porque le parecía que gustaban los españoles de esto, y que nunca creyó que llegásemos tan adelante32».

  • 33 Rosso, 1950.

15Por lo tanto, solo el primer viaje, el de Díez de Mendoza, fue consecuencia de un «papel de Londres» sobre Morgan, que lo es, a su vez, de la recomendación de Narborough de poner una base inglesa en el estrecho. Los otros dos viajes son fruto de la noticia interna dada por un indio del confín austral. Por eso, solo el primer viaje tenía como objetivo llegar al estrecho y, los otros, a parajes en la costa entre Chiloé y el estrecho. Que Talcapillán haya dado la noticia que dio es, a su vez, consecuencia del primer viaje, del de Díez de Mendoza, que fue ocasionado por el interés del presidente de Chile por reconocer unas costas en las que la esporádica vigilancia había estado siempre en manos y a criterio del gobernador de Chiloé. Esta vigilancia recaía en eventuales operaciones combinadas de jesuitas y soldados: unos buscando indígenas en los canales e islas para llevarlos a Chiloé a iniciar su conversión, y otros, para buscar colonias de españoles o extranjeros, náufragos o sobrevivientes de las fundaciones de Sarmiento de Gamboa, poblaciones ocultas y atractivas que eran llamadas «los Césares» en las que también creyó el jesuita Nicolás Mascardi, quien los buscó en esos mismos años, saliendo desde la misión de Chiloé33. Por eso, cuando Talcapillán dijo que existían asentamientos de extranjeros en algún paraje del sur, reactivó esta antigua creencia. En suma, se trata de una relación local de Chiloé con su frontera sur.

  • 34 BN, MM, t. 387, pp. 82-86, informe del Consejo de Indias al rey, Madrid, 7 de febrero de 1681. No (...)
  • 35 AGI, Mapas y Planos, Perú-Chile, no 176, «Mapa de América del Sur con indicación de tierras habita (...)

16Creo que el interés que tenía Mascardi (jesuita que fue exaltado luego de su muerte a manos de los indios a quienes pretendía convertir, en 1674) unido también a la noticia de las supuestas colonias inglesas reveladas por Talcapillán explican que se haya realizado un sugerente mapa de América del Sur en 1680. Este es un mapa que acompañaba una carta enviada a la corte por el procurador general de la Compañía de Jesús en Indias, Alonso de Pantoja, en la que respaldaba una antigua petición desde Chile, de fundar un nuevo colegio de la orden para atender y aumentar las misiones. En la carta se decía que los ingleses estaban «poblados» en Tierra del Fuego, y advertía que con ello podrían conseguir hacerse dueños del mar del Sur34, mientras que el mapa muestra expresamente una «Población de ingleses aquí en esta tierra del fuego35» (fig. 3). No sabemos porqué reapareció el antiguo topónimo de Tierra del Fuego, no mencionado en la correspondencia que hasta ahora he descrito.

Fig. 3. — Mapa de América del Sur con indicación de tierras habitadas por extranjeros, ca. 1682

Fig. 3. — Mapa de América del Sur con indicación de tierras habitadas por extranjeros, ca. 1682

Fuente: AGI (Sevilla), Mapas y Planos, Perú-Chile, nº 176.

  • 36 BN, MM, t. 166, dcto. 3383, «El Consejo de Indias informa a S.M.», 3 de febrero de 1681. BN, MM, t (...)

17Enterado el Consejo de esta carta, por real orden de 26 de febrero de 1681 se pidieron informes a las autoridades de Chile sobre la población inglesa dada por cierta por el jesuita36. Esta petición demuestra cómo en España no se recordaba el desengaño ocasionado por Talcapillán seis años antes. Los informes consecuentes, hechos en Chile en 1682, hablan de los viajes de Gallardo, y Vea/Iriarte, y además consideran muy improbable la existencia de dichas colonias, debido a la hostilidad de la tierra reconocida.

  • 37 AN, MV, vol. 20, pza. 17, carta del jesuita Francisco Ferreira al rey, Santiago, 8 de junio de 168 (...)

18Paralela a la carta y al mapa del procurador de la Compañía, en junio de 1681 otro jesuita elevó una petición para fundar una misión en el estrecho de Magallanes, lo que era coincidente con la pretendida presencia inglesa en Tierra del Fuego. Probablemente detrás de ello esté el interés de continuar con la labor de Mascardi, quien informó de «nuevas naciones» de indios, y de conseguir el patrocinio de la Corona para ello a través del argumento de la necesidad de tener una presencia española permanente por medio de la orden37.

  • 38 A Buccaneer’s Atlas, ed. de Howse y Thrower, p. 253.
  • 39 National Maritime Museum (Londres), Object ID: P/32, Mapa «Desde el golfo de Penas hasta el archip (...)

19Este interés por el extremo austral coincidió con la noticia que se tuvo en la corte de Madrid de haber recalado en 1682 los piratas ingleses Sharp y Ringrose, al regreso de sus correrías por Chile y Perú, en una isla cercana al Estrecho, a la que llamaron Duque de York. Dijeron los ingleses que era contigua por el sur a una isla llamada Madre de Dios. Conocían el nombre de esta isla por haberlo visto en un derrotero de aquellas costas que habían obtenido cuando capturaron un barco español en el Pacífico38. En la isla Duque de York hicieron mediciones de latitud y, luego, en su escritos y mapas, comunicaron su recalada39 (fig. 4). De esta manera, el mapa de Ringrose —hecho sobre la base del derrotero robado—, «creó» una isla (Duque de York) y reactivó a otra: Madre de Dios. El mapa de Ringrose, el de Pantoja y la petición jesuita explican la real cédula de 4 de septiembre de 1683, en la que se ordenó al presidente de Chile que

  • 40 AN, MV, vol. 20, pieza 20, Real cédula al presidente de Chile, José de Garro, Madrid, 4 de septiem (...)

procure que la habitación de los españoles vaya dilatándose al estrecho de Magallanes y a la Tierra del Fuego para avecindarse en ella, dando principio con disponer que algunos religiosos de la Compañía de Jesús y seglares vayan a reconocer la isla Madre de Dios que dista de Castro, Chile, hacia el Estrecho 80 o 100 leguas, para que siendo habitable hagan asiento allí, así dichos religiosos como algunos soldados de tres mil plazas que se pagan de mi real hacienda en Chile, el número que le pareciere conveniente, eligiéndolos de pacífico natural y de buenas costumbres, que vayan introduciendo de a poco con los indios del Estrecho y de la Tierra del Fuego40.

20Vemos cómo la Corona se valía del interés jesuita para cumplir un objetivo geopolítico. El presidente de Chile no «procuró» lo que la real orden decía, sino que respondió dando cuenta de las tres expediciones realizadas entre 1674 y 1676, del desengaño de Talcapillán y de la adversidad del territorio del que se sospechaba. No se puso en práctica y la isla Madre de Dios no se pobló: primó el conocimiento local.

Fig. 4. — Basil Ringrose, «Desde el golfo de Penas hasta el archipiélago Madre de Dios», publicado en Id., A Waggoner. Shewing the making and bearing of al the coasts from California to the Straights of Le Maire done from the Spanish original by Basil Ringrose, 1682, p. 104

Fig. 4. — Basil Ringrose, «Desde el golfo de Penas hasta el archipiélago Madre de Dios», publicado en Id., A Waggoner. Shewing the making and bearing of al the coasts from California to the Straights of Le Maire done from the Spanish original by Basil Ringrose, 1682, p. 104

Fuente: National Maritime Museum (Londres), Object ID: P/32, [en línea], <http://collections.rmg.co.uk/​collections/​objects/​492506.html?_ga=1.247568455.1553796102.1478558681>.

  • 41 Biblioteca del Congreso (Washington), Taboas geraes de toda a navegação. Mapas generales originale (...)
  • 42 Seyxas y Lovera, 1690.
  • 43 Yun, 2009.

21Por otro lado, como se ve, es en esta real cédula en la que que se nombra la isla Madre de Dios, pero no en la carta de Pantoja. Es decir, desde España se «agrega» la atención hacia dicha isla y esto es porque la nombra Ringrose. Y, a su vez, es quizá por la mención de Ringrose a Madre de Dios y por la nominación de una isla nueva (Duque de York) que el marino gallego Seixas y Lovera da por existentes dos colonias inglesas, en el libro en el que describió el estrecho de Magallanes 169041 y en el mapa que hizo ese mismo año (fig. 5): una en la costa patagónica occidental y otra en Tierra del Fuego42. En todo recuerdan a las dos de Talcapillán. Todo lo anterior muestra los cruces y recovecos del tránsito de la información, así como permite en una pequeña escala ver un caso de historia conectada o historia transnacional43.

Fig. 5. — Francisco de Seyxas y Lovera, «Strait of Magellan and Tierra del Fuego (1690 Spanish map insert)», mapa agregado en 1692 al manuscrito Taboas geraes de toda a navegação. Mapas generales originales y universales de todo el orbe con los puertos principales y fortalezas de ambas Indias y una descripción topográfica de la región Austral Magallánica, año de 1692

Fig. 5. — Francisco de Seyxas y Lovera, «Strait of Magellan and Tierra del Fuego (1690 Spanish map insert)», mapa agregado en 1692 al manuscrito Taboas geraes de toda a navegação. Mapas generales originales y universales de todo el orbe con los puertos principales y fortalezas de ambas Indias y una descripción topográfica de la región Austral Magallánica, año de 1692

Fuente: Biblioteca del Congreso, Geografía y Mapas, [en línea], <https://www.loc.gov/​item/​78653638/​>.

  • 44 Véanse AN, MV, vol. 20, pza. 18, informe (sin datos de autor ni destinatario) fechado en Lima, 24 (...)
  • 45 Urbina, R., 1983.

22Por último, la Relación ya citada del piloto Hevia, remitida a la metrópoli por el franciscano Pérez de Cuellar, de 1681, y un informe hecho en Lima, de 1684 (probablemente por un «procurador» enviado desde Chiloé para hacer tal gestión), son peticiones de los vecinos de Chiloé para despoblar la isla y para que sus habitantes se trasladen a Chile44. La razón que se daba era ofrecer a los ingleses un Chiloé despoblado de indios con quienes podían aliarse. Pero en realidad, lo que se quería en la isla era aprovechar la coyuntura de atención a la isla para conseguir abandonar aquella vida, pobre y carente de todo. Este era un antiguo sentir de los chilotes desde que la gran rebelión mapuche y huilliche de 1600 los dejó doblemente aislados, pero, por voluntad del rey, manteniendo la retaguardia de la frontera de Chile45.

  • 46 Brendecke, 2012.

23Como se ve y se verá en los otros dos casos, la corona española no tenía ni aspiraba a tener la «entera noticia», que ni siquiera tenía en los centros, y que constituía el fundamento de la administración46. Lugares desconocidos y vulnerables, indios que saben más que españoles, el protagonismo de una provincia olvidada y noticias y mapas que dan por segura la presencia inglesa en las inmensidades australes, deben ser considerados cuando se habla de circulación de la información en la monarquía hispánica.

El episodio de 1750: la isla Inche

  • 47 British Library (Londres), Manuscritos, Western Manuscripts, Add. ms. 19.054, Propuesta de Henry H (...)
  • 48 Williams, 2002.

24Dos meses antes de declararse la llamada Guerra del Asiento o de la Oreja de Jenkins, que finalizó por un tratado en 1748, en agosto de 1739 el contralmirante inglés Edward Vernon zarpó desde Portsmouth para caer por sorpresa en Portobelo en noviembre del mismo año. Otra flota, al mando de Anson, compuesta por siete barcos, debía asolar las costas de Chile —comenzando por Valdivia— y de Perú antes de tomar Panamá, tal como rezaba el proyecto de Hutchinson, que fue presentado a la corte de Inglaterra en 173947. Las acciones de Anson en 1741 y 1742, y las cuantiosas pérdidas a la corona española han sido estudiadas48, pero casi nada se ha dicho sobre sus consecuencias en Chile, ocurridas cuando ya estaba vigente la paz.

25Anson zarpó de St. Helen en septiembre de 1740, rumbo al cabo de Hornos. El primer lugar de encuentro luego del cruce por el Cabo sería la isla Nuestra Señora del Socorro (llamada hoy Guamblín) y, si aquello fallaba, sería en la misma Valdivia, o, en tercer lugar, en la isla de Juan Fernández. Después de una larga tormenta, uno de los barcos, la fragata Wager, encalló en una de las islas del archipiélago de Guayaneco, en el área del golfo de Penas, mientras los demás lograron arribar a Juan Fernández, donde se repusieron para luego ejecutar importantes ataques y saqueos en Perú.

  • 49 Tres libros se publicaron en Inglaterra por cuatro de los tripulantes de la Wager: Byron, The narr (...)
  • 50 AN, CG, vol. 379, fjs. 408 ssq, «Relación de cargo y data del fierro que hemos recibido en esta re (...)
  • 51 Real Biblioteca, Palacio Real (Madrid), MF/446, «Historia geographica e hidrographica con derroter (...)

26En la desolada isla, la tripulación de la Wager se dividió. La mayor parte, desobedeciendo al capitán Cheap, se volvió a Inglaterra con uno de los botes auxiliares, mientras que de los 19 que quedaron solo 3 lograron sobrevivir, al ser conducidos hacia el norte por indígenas en un penoso y largo viaje hacia Chiloé por entre islas, canales y mar abierto, siendo el líder de ello el chono Martín Olleta49. Al llegar los náufragos a Chiloé en junio de 1742, la reacción de la provincia insular no fue de alarma, ni de temor y vigilancia de posibles enclaves en la desconocida y brava costa austral —los hechos confirmaban la imposibilidad europea de sobrevivir sin auxilio y sin que se enterase Chiloé—, sino de interés por recuperar anclas y cañones que llevaba la fragata, porque la falta de metal era muy marcada en Chiloé. Así, el gobernador de las islas, Francisco Gutiérrez de Espejo, envió a fines de 1742 dos «piraguas» a recoger hierro —probablemente iba Olleta como guía— las que condujeron 21 quintales a la isla50. En consecuencia, el nuevo gobernador Martínez de Tineo ordenó al sargento mayor de la plaza, el irlandés Mateo Abraham Evrard, que organizara la manera de recuperar los 28 cañones de bronce y hierro y las anclas, y de llevarlos a Chiloé, lo que ejecutó entre fines de 1743 y febrero de 1744. Asimismo, los jesuitas se interesaron por trasladar a Chiloé las «nuevas naciones» de indios que los ingleses informaron que les parecía no habían tenido —como los chonos— contacto anterior con europeos51.

  • 52 AGI, Chile, leg. 186, carta del presidente de Chile al marqués de la Ensenada, Santiago, 25 de abr (...)
  • 53 AGI, Lima, leg. 643, carta del marqués de la Ensenada al virrey del Perú, Madrid, 18 de abril de 1 (...)
  • 54 AGI, Lima, leg. 643, carta del virrey del Perú al marqués de la Ensenada, Lima, 12 de diciembre de (...)

27El episodio no había transcendido el ámbito local, no existía sospecha de presencia inglesa en las costas australes, y el resto de la flota de Anson no había atacado Chile. Pero en 1746 llegó a la corte un «papel de Londres» informando que se estaba preparando una escuadra de 17 navíos de guerra para pasar a América52, por lo que el rey ordenó que dos barcos pasasen desde El Ferrol a la defensa del Pacífico sur53. Llegados al Callao, en octubre de 1748, el virrey los envió a reconocer «las costas de Chile» (no Chiloé), aun cuando, informado, decía que no tenía «el menor recelo de que navío alguno se haya atrevido a internar a este mar54». No hallaron nada, ni siquiera en Juan Fernández que fue sospechosa luego de la recalada de Anson, y el virrey dispuso su retorno a Europa.

  • 55 Walter (ed.), A voyage round the world, 1748.
  • 56 «Noticia de la bahía descubierta en el archipiélago de Chonos por el pinque nombrado La Ana…». Era (...)

28La sospecha renació cuando en 1748 se publicó en Londres el relato autorizado del viaje de la expedición de Anson55. Allí se revelaba que otra de las naves de la flota, el Anna, en medio de la misma tormenta que estrelló a la Wager contra las rocas, había encontrado refugio en una bahía en la latitud 47, y había recibido asistencia de parte de los chonos. Luego de un mes reponiéndose, se reunió con el resto de la flota en Juan Fernández. En el diario de viaje se recomendaba tener un establecimiento inglés en el puerto donde había estado el Anna. Rápidamente esta parte del libro, traducida, así como los mapas respectivos (de la «Bahía Ana Pink» o Inche, y de Juan Fernández) se dieron a conocer en la correspondencia con las autoridades indianas56. En adelante, se le llamó isla de Inche o bahía del «pingue Ana».

  • 57 AGI, Chile, leg. 433, carta del marqués de la Ensenada al virrey del Perú, Aranjuez, 7 de mayo de (...)

29La alarma se agravó cuando en 1749 otro «papel de Londres» anunció la «segura noticia» de que Inglaterra estaba preparando una fragata para tomar posesiones en el Pacífico sur y que ciertamente sería en la bahía del «pingue Ana» y en Juan Fernández. Una inmediata real orden dispuso la ocupación de ambas islas57. El virrey envió una fragata desde el Callao a conducir personas, bastimentos y todo lo necesario a la isla Robinson Crusoe (la mayor del archipiélago de Juan Fernández), que quedó al mando de un gobernador, y a dirigirse inmediatamente a Chiloé para recoger tropa y guías indígenas para fundar un fuerte en la pequeñísima e inmediata a la costa isla de Inche. Eran acciones reactivas ante la manifestación expresa inglesa. Ambos puestos, se pensaba, serían utilizados por el enemigo como trampolín para atacar las costas de tierra firme después del cruce interoceánico. De esta manera, el bordemar al sur de Chiloé, que para la provincia insular no constituía fuente de desconfianza, si lo fue para la Corona, a partir de la «Noticia» de Anson y de este «papel de Londres».

  • 58 Ramos, 1980, p. 339.
  • 59 Archivo General de Simancas (Simancas), Estado, Inglaterra, leg. 6915, carta del embajador español (...)
  • 60 Carta de Jorge Juan al marqués de la Ensenada, 13 de mayo de 1750, citada en ibid., p. 340.

30Este episodio regional dirigido por el virrey debe ser consecuencia del dado a conocer por Demetrio Ramos en un artículo que dedicó a «sospechas» con documentación del Archivo de Simancas, explicando cómo en 1748, a poco de firmarse la paz, «se abría un curioso capítulo de alarmas que venía a dar fundamento a las cautelas que se tenían desde que se iniciaron las negociaciones». Se había descubierto que Inglaterra preparaba secretamente unas fragatas con una misión desconocida58. Anson, que estaría a cargo de ella, dijo a las autoridades españolas que la expedición tenía como objetivo hacer nuevos descubrimientos sin quebrantar los derechos de España, cruzando el cabo de Hornos para llegar a Juan Fernández, desde donde llevarían a cabo los reconocimientos, para regresar a Inglaterra por el estrecho de Magallanes59. El célebre marino Jorge Juan opinó que lo que hacía Inglaterra era aprovechar la paz para adelantar una toma de posesiones que evitara los inconvenientes que tuvo Anson, y recomendó que España pusiese una colonia antes que Inglaterra, poblándola con católicos extranjeros (para evitar despoblar la metrópoli). Aconsejaba, además, que se cuidaran las plazas que ofrecieran condiciones de operaciones a escuadras enemigas: maderas, gente marinera, carpinteros y calafates. Enumeraba Valdivia, Valparaíso, Callao, Panamá y sobre todo Guayaquil60. Ni se menciona a Chiloé.

  • 61 No se ha conservado el diario o informe de la expedición, ni tampoco el plano general que hizo ent (...)
  • 62 AGI, Lima, leg. 643, «Diario y derrotero que hace el ayudante Manuel Brizuela de la isla de Tenque (...)
  • 63 Urbina, 2014.

31No hubo tal expedición inglesa. El poblado de Juan Fernández, fundado en marzo de 1740, fue completamente arrasado por el maremoto que siguió al terremoto del 24 de mayo de 1751 —murieron 40 personas además del gobernador y su familia— pero se reconstituyó inmediatamente y se mantuvo en el tiempo. El fuerte de madera que fundó Abraham Evrard61 en la isla de Tenquehuen (frente a la de Inche, previamente reconocida por Manuel Brizuela que había sido enviado de avanzada meses antes62), solo duró 18 meses: el gobernador de Chiloé logró convencer a sus superiores que era solo un punto en la inmensidad de la Patagonia63.

  • 64 AGI, Chile, leg. 98, carta del gobernador de Chiloé, Antonio Narciso de Santa María, al presidente (...)
  • 65 AGI, Chile, leg. 433, carta del gobernador de Chiloé, Santa María, al presidente de Chile, Chacao (...)

32La coyuntura de 1749 fue aprovechada por el gobernador de Chiloé, Narciso de Santa María, para llamar la atención sobre aquella provincia. Pero lejos de pedir su despoblación, como antaño, pidió su refuerzo. Dijo que los parajes eran hostiles (lógicamente, a las maneras europeas de ocupar el territorio), y que los indios, aunque no estaban evangelizados, no constituían amenaza y que incluso estaba al corriente de su frontera sur a través de ellos. Dijo también que aunque los ingleses se asentasen en Inche, desde allí no tendrían posibilidad de acceder ni a Chiloé ni a ninguna parte, excepto que «haya algún estero o abra o que pase a las pampas, lo que hasta ahora se ignora»; y que si desde Chiloé se quisiese poblar esa isla, habría que abastecerlos con todo, «como se hace con el peñón del África», por lo que si lo hicieran los ingleses necesitarían apoderarse de Chiloé64. Así, fue el primero en llamar la atención sobre la importancia estratégica de ella: «en esta provincia se debe cargar la mayor atención, como que es la llave de todo este mar65».

33Su intención se vio concretada con el virrey Manuel de Amat y Junient (1761-1776), que había sido gobernador y capitán general de Chile (1755 y 1761). Como consecuencia de ésta y del caso que se expondrá a continuación, el virrey manifestó al rey, con vigor, la importancia estratégica de Chiloé y consiguió que se aprobaran las peticiones que hizo: su elevación a la categoría de gobernación-intendencia, la fundación de una nueva ciudad (San Carlos de Chiloé), la construcción de un sistema de fuertes en el canal de Chacao, la llegada de gobernadores con mayor graduación y, finalmente, la ampliación del presupuesto militar. La atención dada a la provincia de Chiloé fue tanta en relación con su etapa anterior que eso explica la actitud de fidelidad al rey y al virrey Abascal que tomó Chiloé durante el movimiento independentista de Chile.

Sospechas desde España sobre la isla Madre de Dios, 1767-1779

  • 66 AGI, Lima, leg. 1498, carta del virrey Manuel de Amat a Julián de Arriaga, Lima, 23 de febrero de (...)
  • 67 No está esa real orden, pero conocemos su contenido por la carta recién citada y por AGI, Lima, le (...)
  • 68 AGI, Lima, leg. 1118, carta de Julián de Arriaga al gobernador de las Malvinas, Felipe Ruiz Puente (...)

34A la corte llegó un «papel de Londres», fechado en septiembre de 1765, en el que se dada por seguro que Inglaterra ocuparía alguna isla o costa austral en el Atlántico o Pacífico66. Para enero de 1766 ya se podía agregar que un francés de apellido Potier había difundido en el virreinato del Perú que debía ir en comisión secreta en un barco inglés a levantar planos y registrar las costas67, encargado por Inglaterra; y, en los últimos días de ese año, ya «no ofrecía duda» a España que los ingleses habían ocupado «alguna isla de esos mares, o los del sur, y acaso en sus costas68». Esto ocurría en un contexto de paz, porque la de 1763 había puesto fin a la Guerra de los Siete Años.

  • 69 AGI, IG, leg. 412, Real orden al gobernador de Chile, Madrid, 4 de enero de 1767.
  • 70 AGI, IG, leg. 412, Real orden al gobernador de Chile, Madrid, 7 de febrero de 1767.

35En consecuencia, el 4 de enero de 1767 se ordenó al virrey que vigilase el mar desde los puertos de su jurisdicción, especialmente Chiloé69. En febrero llegó a Madrid otro «papel de Londres» en el que se decía que el embajador de Francia en ese país, el conde de Fuentes, había informado en carta de enero de 1767 hecha en París de lo siguiente: el comandante de una fragata francesa, que regresaba desde las islas Malvinas, a su paso por las Madeiras había hablado con un inglés residente, quien le había dicho que dos fragatas inglesas —que habían recalado allí en su viaje de ida hacia las costas americanas— iban a hacer «un establecimiento». Al inglés le pareció que iban a hacerlo en la isla Madre de Dios70. El ser esa despoblada isla la sospechosa puede explicarse por el recuerdo de la visita a ella de Ringrose en 1682, y su mención en el ya citado mapa.

36Aunque pronto España se enteró de la ocupación que Inglaterra hizo de las Malvinas o Falkland, la mención del inglés de las Madeiras a la isla Madre de Dios hizo que se mantuviese la sospecha sobre ella, porque

  • 71 Archivo General de Simancas (Simancas), Serie Estado, Inglaterra, Correspondencia diplomática con (...)

no por eso disminuye los recelos de que intenten o hayan intentado otros en islas o tierra firme de la banda del sur, y aún hay modernos reiterados anuncios de que su idea sea en el Puerto de el hambre que ellos nombran Famine, y también en la isla de Madre de Dios71.

  • 72 Martinic, 2007, p. 33.
  • 73 Urbina, 2017a.

37La mención al Puerto del Hambre —nombre con el que se recordaba a las frustradas colonias del Estrecho— creemos que tiene su origen en el recorrido que hizo John Byron por el estrecho de Magallanes en 1765, porque, en el mismo viaje en que fundó Puerto Egmont en las Falkland, recorrió y cartografió el Estrecho. O la mención pudo provenir de la expedición de los capitanes Samuel Wallis y Phillip Carteret, quienes el 17 de diciembre de 1766 llegaron al Estrecho para continuar los reconocimientos hechos por Byron72. Pero en Chile las búsquedas se hicieron en Madre de Dios y no en el interior del Estrecho73.

  • 74 AGI, IG, leg. 412, carta del presidente de Chile al gobernador de Chiloé, Manuel de Castelblanco, (...)

38Recibidas las reales órdenes para buscar un establecimiento inglés en la isla Madre de Dios, en noviembre de 1767, el gobernador de Chile Antonio de Guill y Gonzaga las traspasó al de Chiloé, Manuel de Castelblanco. Este primer viaje sería para informarse, pero no para atacar (se entendía que en Chiloé no había capacidad para ello). La orden precisaba que se fuese con dos de las mejores «embarcaciones del país», con los prácticos de más experiencia, alguna persona que hable inglés; víveres y municiones necesarias; y que no se dijese en Chiloé el verdadero motivo del viaje, sino que era una empresa para «sacar de ellas [las islas del intermedio] indios que quieran reducirse»74.

  • 75 AGI, IG, leg. 412, carta del presidente de Chile a Julián de Arriaga. Santiago, 16 de noviembre de (...)
  • 76 AGI, IG, leg. 412, instrucciones reservadas dadas por el gobernador de Chiloé, Manuel de Castelbla (...)

39Guill y Gonzaga no sospechaba de una ocupación inglesa en la isla Madre de Dios, dado un patrullaje hecho desde Chile durante el verano anterior75. Tampoco tenía sospechas el gobernador de Chiloé, porque en enero de ese año el jesuita José García había regresado a la provincia desde un reconocimiento marítimo por el bordemar austral, para buscar indígenas y trasladarlos a la misión de la isla de Cailín, sin haber visto nada extraño. Aun así, Castelblanco obedeció y envió allí a sus oficiales. Mientras la instrucción general que les dio decía que debían ir en la búsqueda de españoles náufragos perdidos «de los que corren rumores entre los indios recientemente trasladados» («los Césares»), la instrucción reservada dada al comandante expresaba que se iban a buscar dos fragatas inglesas «con el destino de establecerse en estas costas del sur»76.

  • 77 Embarcación «de la tierra», una dalca indígena españolizada.
  • 78 Mientras la piragua debía avanzar a la manera indígena, esto es, yendo por los canales interiores, (...)
  • 79 Este era el lugar donde comenzó a funcionar la misión de los «nuevos» indígenas trasladados por el (...)
  • 80 El diario que llevó Pedro Mansilla se conserva aún inédito en AGI, IG, leg. 412, «Testimonio de lo (...)
  • 81 AGI, IG, leg. 412, carta del gobernador interino de Chile, Juan de Balmaceda, a Julián de Arriaga, (...)

40Iban al mando del alférez de caballería de la plaza, Pedro Mansilla, ya «práctico» en aquellos laberintos de mar y tierra, al mando del «barcolongo», y como segundo al mando de una «piragua grande77», al también práctico cabo Mateo Mansilla. La tripulación era de oficiales, 16 «soldados milicianos», 4 prácticos, entre oficiales, milicianos y un indio, y 8 de la «gente del sur», también nombrados «naturales guaiguenes, por prácticos en aquellas costas»78, que se embarcarían en el puerto de Queil, isla de Quinchao79. En ésta, como en las demás expediciones, el tránsito por aquel laberinto de cursos de agua del siempre tempestuoso Pacífico austral, solo era posible por contarse con la asistencia de los indígenas como pilotos y remeros, y su conocimiento para saber cómo transitar, dónde recalar y dónde buscar los mariscos. El grupo zarpó de Chacao el 21 de diciembre de 1767 y regresó al mismo puerto el 1 de mayo de 176880. No se encontró nada —nada había—, aunque al informar de esto el gobernador de Chile siguió dando importancia a la alarma, «pues si logran los ingleses sus proyectos será muy difícil desalojarlos, y en tiempo de paz se harán dueños de los caudales, y en el de guerra embarazarán la comunicación y giro del comercio y se seguirán otras malas consecuencias81…».

41Los diarios de esta expedición y de las siguientes son casi la única fuente disponible (excepto cartas de jesuitas y el diario de uno de ellos, José García) para conocer parte de ese mundo austral. Casi nada sabemos hoy del pasado de esas soledades que estuvieron apenas pobladas por cortos grupos mencionados en esos diarios hechos por soldados de la plaza de Chacao. Constituyen también una fuente hasta ahora no bien aprovechada para conocer el proceso en que el territorio en cuestión comenzó a ser dotado de contenido geográfico e histórico desde el punto de vista europeo, porque el temor al enemigo inglés puso en el mapa a islas y lugares antes siquiera considerados. Se trataba, entonces, de una geografía que de imaginaria se fue convirtiendo en empírica. Las navegaciones litorales e imprecisas noticias que circulaban sobre esos parajes permitieron que se fuera trazando una imagen de la Patagonia costera occidental y que se distinguieran islas (Inche, Madre de Dios) y pasos interoceánicos (Magallanes, Hornos, Le Mayre): el proceso de la «construcción» de una imagen de un territorio generada por un incentivo externo (vigilar al inglés).

  • 82 «Diario de navegación de Don Francisco Machado en la costa occidental de América del sur», AMNM, m (...)
  • 83 «Diario de navegación de Don Francisco Machado en la costa occidental de América del sur», AMNM, m (...)

42Pasado el invierno, el nuevo gobernador de Chiloé Carlos de Beranger dio instrucciones a una nueva expedición que salió en busca de un establecimiento inglés «en las alturas del cabo de Hornos, con seguridad fija de hallarse ya colocada82». La razón de esta segunda expedición está explicada en las instrucciones reservadas, dadas a los comandantes de la empresa: el piloto Francisco Machado y el teniente José de Sotomayor. En ellas se dice que los indios conducidos a Chiloé en la expedición de Mansilla, tomados a la altura de 53º 27’, declararon «por señas […] que a dos jornadas más arriba había nación83». Por lo tanto, en esta nueva expedición se debía buscar aquello que los indios dijeron, llegando hasta la latitud 55º, ver la isla de Inche (o puerto San Fernando de Tenquehuén), entrar y reconocer el estrecho de Magallanes hasta la isla Delfina y Puerto del Hambre, y volver pasando por la isla Madre de Dios. Así, la sospecha que había en la corte de Madrid hacia la isla Madre de Dios volvió, por las noticias dadas por indios, a recaer en el estrecho de Magallanes. Zarparon de Chacao el 17 de diciembre de 1768, con una goleta y dos piraguas, y volvieron a Quicaví el 8 de mayo siguiente. En este caso, así como en el de la india Magdalena (en el contexto de la expedición de Narborough) y el de Talcapillán, vemos cómo las noticias de indios tuvieron un papel determinante en la toma de decisiones de las autoridades, porque ellos eran las verdaderas llaves de la tierra adentro en los siglos xvi y xvii.

  • 84 AGI, Lima, leg. 1498, carta del gobernador de Chiloé, Carlos de Beranger, a Julián de Arriaga, San (...)
  • 85 AGI, Lima, leg. 1035, «Diario de José Rius». También está en AGI, Chile, leg. 219. Correspondencia (...)

43Cuando Beranger llegó a Chiloé, se enteró de la antigua atención puesta por la provincia a la isla de Inche (o Tenquehuén) y de las sospechas que seguía despertando, lo que mencionó en una carta al gobernador de Buenos Aires. Por eso, éste último nombró a la isla en una carta a la corte de España y en consecuencia una real orden dispuso que se le registrase84. Ese es el origen de una tercera expedición, a Inche, que tuvo que ordenar Beranger en obedecimiento a esta información que se devolvía como la imagen de un espejo. El viaje estuvo a cargo del comandante José Rius junto al alférez Pedro Mansilla, en dos piraguas, durante noviembre y diciembre de 177085.

  • 86 AGI, Lima, leg. 1035, Información de Carlos de Beranger, gobernador de Chiloé, al virrey del Perú, (...)

44Se habían hecho tres prolijos reconocimientos en los veranos entre 1767 y 1771. Cuando finalizó el último, Beranger dijo tener «comandado a los indios guaiguenes, que navegan continuamente el archipiélago, con cargo a sus caciques, que diesen cuenta de inmediato de cualquier embarcación que avisten o novedad que ocurra86». Pronto, la nueva relación comercial entre ambas coronas acabó con las sospechas, y la labor del piloto José de Moraleda, quien hizo prolijos reconocimientos hidrográficos en el archipiélago de los Chonos (1786-1788 y 1792-1793), como más tarde lo hicieron Parker King y Fitz-Roy (1826-1830), permitió avanzar en la comprensión de un mundo bordemarino tan disímil al resto de América.

 

  • 87 Jay Tepaske, 2002, p. 37.

45La historiografía dice que Chile fue el granero del Perú y el «puesto avanzado defensivo en el flanco del sudoeste del imperio87». Además de haber sido el reino de Chile mucho más que eso, tales afirmaciones deben ser matizadas mediante el estudio del efectivo papel jugado por Chile en la defensa. Ello se comprende mejor estudiando los ataques, los fuertes y sus defensores, pero también los planes de ataque de extranjeros y las apreciaciones que las autoridades tuvieron acerca de ellos, que obligaron a opinar acerca de la situación de Chile, desde dentro y fuera del reino. Baste decir que el estrecho de Magallanes, el cabo de Hornos, las islas Madre de Dios, Inche y Juan Fernández, así como Valdivia, son mencionados en la documentación como lugares que atender sólo porque las nombran y las cartografían los enemigos. Esas menciones, así como los «papeles de Londres», y los planes de ataque, estudiados en su conjunto, han permitido comprender mejor cómo Inglaterra obtenía y consideraba la información, y cómo España conocía los territorios que reclamaba como suyos solo por la atención puesta por Inglaterra: los «papeles de Londres» y el «recelo de ingleses» fueron el motor de acciones políticas en la frontera más extrema del imperio español.

46En las coyunturas presentadas, puede verse cómo a la gobernación de Chiloé —la más austral del virreinato peruano, que se comunicaba exclusivamente con Lima y solo mediante un barco anual (lo que cambió a partir de 1767, en consecuencia del episodio de la isla Madre de Dios)— le fue siendo otorgado un papel cada vez más notorio en la vigilancia del territorio a sus espaldas. Esto fue así porque se entendía que el interés inglés era establecer una o más bases o establecimientos de apoyo para operaciones hacia las costas del Perú. Pero esta vigilancia no sólo debía hacerse en el estrecho de Magallanes, sino también al interior de los archipiélagos australes y de sus golfos, lo que únicamente era posible si se ejecutaba desde Chiloé con embarcaciones «de la tierra», guías, pilotos y «lenguas» chonos, no sujetos ni encomendados sino libres navegantes de aquellos parajes. Y así fue como Chiloé vigiló posibles asentamientos ingleses; en efecto, los indios contactados generaron nueva información no sobre los asentamientos ingleses que se buscaban, sino sobre otros, lo que dejó evidenció a la autoridad la urgencia en atender a la provincia insular de Chiloé.

  • 88 Muy interesante el caso del rumor en Cuba sobre Haití, Naranjo, 2004.
  • 89 No se trata América en Hugon, 2004, pero sí vincula estrechamente a la frontera araucana con los i (...)

47Este estudio ha podido confirmar lo sugerente que es abordar los rumores como dispositivo de acción política88, y el valor que tenían las informaciones sobre barcos o colonias extranjeras dichas por indios en la toma de decisiones. También, para el caso de Chile, es interesante estudiar el rol de los españoles «traidores» y de los extranjeros espías que daban información al enemigo acerca de las Indias, así como la diplomacia española en relación a la geopolítica de América del sur, amenazada por el enemigo externo y el interno (los araucanos)89.

Haut de page

Bibliographie

Documentación inédita

Archivo General de Indias (Sevilla):
- Audiencia de Chile, leg. 7, 23, 66, 98, 186, 433.
- Audiencia de Lima, leg. 64, 72, 90, 643, 1035, 1118, 1498.
- Indiferente General, leg. 412, 1877.
- Mapas y Planos, Perú-Chile, mapa 176.

Archivo del Museo Naval de Madrid (Madrid):
- Manuscritos, mss. 165, 191, 199.

Archivo Nacional (Santiago):
- Fondo Capitanía General, vol. 379, 715.
- Fondo Morla Vicuña, vol. 5, pieza 48; vol. 20, piezas 17, 18 y 20.
- Fondo Vidal Gormaz, vol. 7, pieza 4; vol. 11, pieza 32.

Biblioteca Nacional (Santiago):
- Manuscritos Medina, t. 161, 163, 166, 232, 387.

British Library (Londres):
- Add. ms. 21.539, Spanish American Papers, Melfort Papers.
- Add. ms. 19054, Manuscritos, Western Manuscripts.

National Maritime Museum (Londres):
- Object ID: P/32.

Real Biblioteca, Palacio Real (Madrid):
- MF/446 [microfilm].

The National Archives (Londres):
- State Papers 94, State Papers Foreign, Spain, 1577-1780.

Fuentes

Bulkeley, John, Cummins, John, A voyage to the South-Seas in the years 1740-1. Containing a faithful narrative of the loss of his majesty’s ship the Wager, the whole compiled by persons concerned in the facts related, viz, John Bulkeley and John Cummins, Londres, Jacob Robinson Publisher, 1743.

Byron, John, The narrative of the honourable John Byron: containing an account of the great distresses suffered by himself and his companions on the coast of Patagonia, Londres, Impreso para S. Baker, G. Leich y T. Davies, 1768.

Campbell, Alexander, The sequel to Bulkeley and Cummins’s voyage to the South-Seas, Londres, editado por el autor, 1747.

A Buccaneer’s Atlas: Basil Ringroses South Sea Waggoner: a Sea Atlas and Sailing Directions of the Pacific Coast of Americas, 1682, ed. de Derek Howse, Norman Thrower, Berkeley, University of California Press, 1992.

Narborough, John, Tasman, Jasmen, Wood, John, Martens, Frederick, An account of several late voyages and discoveries to the south and north. Towards the streights of Magellan, the South Seas, the vast tracts of land beyond Hollandia Nova, also towards Nova Zembla, Greenland or Engrondland, Londres, Impreso para Sam. Smith and Benj. Walford, printers to the Royal Society, at the Prince’s Arms, in S. Paul’s Churchyard, 1694.

Seyxas y Lovera, Francisco, Descripción Geographica y Derrotero de la Región Austral Magallánica, Madrid, Impreso por Antonio de Zafra, 1690.

Walter, Richard (ed.), A voyage round the world, in the years MDCCXL, I, II, III, IV, by George Anson, esq., commander in chief of a squadron of His Majesty’s ships, sent upon an expedition to the South-Seas, Londres, Impreso para el autor por John y Paul Knapton, 1748.

Bibliografía

Barros, Diego (1884-1902), Historia general de Chile, Santiago, Rafael Jover Editor.

Barros, José (1988), «La expedición de Narborough a Chile: nuevos antecedentes», Anales del Instituto de la Patagonia, Serie Ciencias Sociales, 18, pp. 35-59.


Böhm, Günter (1980), «Simon de Casseres y su plan de conquista de Chile: antecedentes históricos», Ibero-Amerikanisches Archiv, Neue Folge, 6 (1), pp. 117-147.


Bradley, Peter (1986), «Narborough’s Don Carlos», The Mariner’s Mirror, 72 (4), pp. 465-475.


Bradley, Peter (1989), The lure of Peru. Maritime intrusión into the South Sea, 1598-1701, Londres, Palgrave Macmillan.

Bradley, Peter (1999), British maritime Enterprise in the New World: from the late fifteenth to the mid-eighteenth century, Lewinston – Queenstone, Lampeter – The Edwin Mellen Press.

Bradley, Peter (2001), «El Perú y el mundo exterior. Extranjeros, enemigos y herejes (siglos xvi-xvii)», Revista de Indias, 61 (223), pp. 651-671.

Brendecke, Arndt (2012), Imperio e información. Funciones del saber en el dominio colonial español, Madrid – Fráncfort, Iberoamericana – Vervuert.

Díaz Blanco, José Manuel (2010), Razón de estado y buen gobierno. La guerra defensiva y el imperialismo español en tiempos de Felipe III, Sevilla, Universidad de Sevilla.

Guarda, Gabriel (1990), Flandes Indiano. Las fortificaciones del reino de Chile, 1541-1826, Santiago, Universidad Católica de Chile.

Guarda, Gabriel (2001), Nueva Historia de Valdivia, Santiago, Universidad Católica de Chile.

Jay Tepaske, John (2002), «Integral to empire. The vital peripheries of colonial Spanish America», en Christine Daniels, Michael Kennedy (eds.), Negociated empires. Centers and peripheries in the Americas, 1500-1820, Londres – Nueva York, Routledge, pp. 29-41.

Lohmann, Guillermo (1973), Historia Marítima del Perú, t. IV: Siglos xvii y xviii, Lima, Instituto de Estudios Histórico-Marítimos del Perú.

MacCarl, Clayton (2015), «Carlos Enriques Clerque as crypto-Jewish confidence man in Francisco de Seyxas y Lovera’s Piratas y contrabandistas (1693)», Colonial Latin American Review, 24, pp. 406-420.

Martinic, Mateo (1992), Historia de la Región Magallánica, Punta Arenas, Universidad de Magallanes.

Martinic, Mateo (2007), Los británicos en la Región Magallánica, Valparaíso, Universidad de Playa Ancha – Universidad de Magallanes.

Martinic, Mateo, Moore, David (1982), «Las exploraciones inglesas en el estrecho de Magallanes 1670-1671. El mapa manuscrito de John Narborough», Anales del Instituto de la Patagonia, Serie Ciencias Humanas, 13, pp. 7-20.

Montañez-Sanabria, Elizabeth (inédita), Challenging the Pacific Spanish Empire: Pirates in the Viceroyalty of Peru, 1570-1750, tesis doctoral defendida en 2014, Universidad de California-Davis.

Naranjo, Consuelo (2004), «La amenaza haitiana, un miedo interesado: poder y fomento de la población blanca en Cuba», en Mª Dolores González-Ripoll et alii, El rumor de Haití en Cuba: temor, raza y rebeldía, 1789-1844, Madrid, CSIC, pp. 83-177.

Ramos, Demetrio (1980), «La indagatoria sobre los planes de los ingleses para la futura guerra en América y el parecer de Jorge Juan, en 1750», Historia, 15, pp. 339-354.

Rosso, Giuseppe (1950), «Nicolo Mascardi missionario gesuita esploratore del Cile e della Patagonia (1624-1674)», Archivum Historicum Societatis Iesu, 37-38, pp. 3-74.

Urbina, Rodolfo (1983), La periferia meridional indiana. Chiloé en el siglo xviii, Valparaíso, Ediciones de la Universidad Católica de Valparaíso.

Urbina, Ximena (2013), «Expediciones a las costas de la Patagonia occidental en el período colonial», Magallania, 41 (2), pp. 51-84.

Urbina, Ximena (2014), «El frustrado fuerte de Tenquehuén en el archipiélago de los Chonos, 1750: dimensión chilota de un conflicto hispano-británico», Historia, 47 (1), pp. 133-155.

Urbina, Ximena (2016), «La sospecha de ingleses en el extremo sur de Chile, 1669-1683: actitudes imperiales y locales como consecuencia de la expedición de John Narborough», Magallania, 44 (1), pp. 15-40.

Urbina, Ximena (2017a) «La isla Madre de Dios (costa del Pacífico austral) en los siglos xvii y xviii circulación de la información e intereses geopolíticos de España e Inglaterra», Vegueta, 17, pp. 545-567.

Urbina, Ximena (2017b) «La expedición de John Narborough a Chile, 1670: defensa de Valdivia, rumores de indios, informaciones de los prisioneros y la creencia en la ciudad de los Césares», Magallania, 45 (2), pp. 11-36.

Vázquez De Acuña, Isidoro (1992), Las incursiones corsarias holandesas en Chiloé, Santiago, Instituto de Investigaciones del Patrimonio Territorial de Chile – Universidad de Santiago.

Williams, Glyndwr (1967), Documents Relating to Anson’s voyage round the world, Londres, Navy Records Society.

Williams, Glyndwr (2002), El mejor botín de todos los océanos. La captura de la nao de China en el siglo xviii, Madrid, Turner Publicaciones.

Yun, Bartolomé (2009), «Introducción. Entre el imperio colonial y la monarquía compuesta. Élites y territorios en la monarquía hispánica (ss. xvi y xvii)», en Id. (dir.), Las redes del Imperio. Élites sociales en la articulación de la monarquía hispánica (1492-1714), Madrid, Marcial Pons, pp. 11-35.

Haut de page

Notes

1 Este artículo es fruto del proyecto Fondecyt Regular no 1150852, 2015-2017, titulado «Dimensión local de los conflictos imperiales entre España e Inglaterra en el período colonial: la Patagonia Occidental», del que soy Investigadora Responsable. Se adscribe al Grupo de Estudios «Circulación de la información, objetos y personas», del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Asimismo, parte de la investigación fue realizada gracias a la beca de «Investigador Residente» en la Casa de Velázquez, que disfruté durante mayo y junio del 2016. Agradezco sinceramente los comentarios de los evaluadores de este artículo.

2 Bradley, 1989.

3 Id., 2001, p. 652.

4 En 1578-79, Drake; en 1587 y en 1594 los también ingleses Cavendish y Hawkins, respectivamente. Los holandeses Mahu y Cordes, en 1598-1600; Van Noort en 1600, Van Spilbergen en 1614, Le Maire y Schouten en 1615, L’Hermite en 1623, Brouwer en 1643, atacando Chile y Perú, como los ingleses Sharp en 1680, Davis en 1686, Strong en 1689, Rogers en 1708, Clipperton y Shelvocke en 1719. En 1721, un barco francés, el San Luis, intentó desembarcar en La Serena, pero fue repelido. En 1741, fue la expedición de George Anson. Véase Lohmann, 1973.

5 Por ejemplo, la relación sobre Chiloé hecha por un franciscano, elevada al monarca en 1681, advierte sobre este tema. Entre otros pasajes, dice: «Estos indios en general y todos los del reino sin dejar ninguno, tienen la voluntad puesta a cualquier nación extranjera y los esperan cada día. Cualquier nación que sea los han de abrazar…». Archivo General de Indias (AGI), Audiencia de Chile (Chile), leg. 66, «Copia del papel escrito por el capitán Agustín Hevia, piloto mayor del reino de Chile, que remite Fr. Dionisio Pérez de Cuellar de la orden de San Francisco con carta de 12 de septiembre de 1681».

6 Guarda, 2001, caps. iii a v.

7 Martinic, 1992, t. I.

8 Barros, 1884-1902, t. II al VI; y Vázquez de Acuña, 1992, que estudió los de Holanda.

9 Guarda, 1990.

10 Para el caso de Panamá y en tiempos de paz, sabemos que el marqués de Canales, embajador de Inglaterra, dio noticia de estarse aprestando dos fragatas para ir a buscar (otro documento dice bucear) la plata de un navío que se hundió junto a Panamá. Pero no había ocurrido tal hundimiento. AGI, Lima, leg. 90, carta del presidente de Panamá al rey, Portobelo, 20 de febrero de 1697.

11 Un caso es el plan de ataque que el cripto-judío Simón de Cáceres presentó a Cromwell en 1655, para que ocho barcos atravesaran el estrecho de Le Maire, consiguiesen el supuesto oro de las minas de la ciudad de Valdivia, pasasen por la isla Mocha y se apoderasen del tesoro conducido a Panamá y de la nao de Filipinas, en Acapulco, acción que sería paralela a la hecha por otra flota en el Caribe. Böhm, 1980.

12 Enviada en julio, al mando de monsieur de Gennes. La cédula fue actualizada con otras de 25 de agosto y 6 de diciembre, diciendo que «tenía entendido que habían salido franceses del puerto de la Rochela el día 3 de junio con el armamento de cuatro fragatas….», con detalle de su armamento. El rey, asimismo, estimaba que luego de cruzar el estrecho de Magallanes o el de Mayre, a finales de enero, harían aguada y leña «en la isla de Castro en Chile, que era adonde llevaban su derrota, y en que se entendía se hallaban los ochenta piratas que se mantenían en este mar con el navío nuevo que apresaron en Guayaquil el año de 692». El virrey opinó que en el mar del Sur «no hay cosa que pueda dar cuidado […] siendo lo más importante de todo él lo que está ceñido en poco más de dos leguas, que son esta Armada del mar del Sur […] esta plaza y Lima», aunque dispuso la defensa de las costas y que la Armada del mar del Sur fuese a reforzar Castro antes de que la ocupen los franceses. No hubo ni ataque ni había tales piratas franceses en Chiloé. AGI, Lima, leg. 90, carta del virrey del Perú, conde de la Monclova, al rey, Callao, 3 de septiembre de 1696.

13 Por ejemplo, cuando Felipe IV recibió, en septiembre de 1662, un aviso de Londres de cómo los ingleses consideraban factible que una armada de ocho barcos podía apoderarse desde Magallanes hasta Guatemala (AGI, Lima, leg. 64, carta del virrey del Perú al rey, 11 de junio de 1663) e, informado de ello el virrey del Perú, envió un barco a reconocer «los parajes de la costa de Chiloé» en 1664 (Biblioteca Nacional de Santiago [BN], Manuscritos Medina [MM], t. 232, fjs. 353-354, carta del virrey del Perú al rey, Lima, 26 de octubre de 1664). No hallaron lo buscado, pero se devolvieron al Perú con la noticia llegada a Santiago en octubre de 1663 de haberse visto velas posiblemente enemigas en el puerto de Valdivia (BN, MM, t. 232, fjs. 26 y 106, citado por Guarda, 1990, p. 9).

14 Urbina, 2013.

15 Brendecke, 2012.

16 Narborough et alii, An account of several late voyages and discoveries.

17 Martinic, 1982; Bradley, 1986; Barros, 1988; MacCarl, 2015.

18 Urbina, 2017b.

19 BN, MM, t. 161, dcto. 3249, «Relación del socorro que el excelentísimo señor conde de Lemos, virrey del Perú, envió a tierra firme para desalojar de Panamá al pirata inglés con otros sucesos de aquel reino», sin fecha.

20 Archivo Nacional de Santiago (AN), Fondo Morla Vicuña (MV), vol. 5, pieza 48, fjs. 172-176vo, «Relación de cartas, decretos y consultas sobre el peligro inglés en América Meridional», sin fecha.

21 British Library (Londres), Add. ms. 21.539, Spanish American Papers, Melfort Papers, carta del virrey del Perú, conde de Lemos, al presidente de Panamá, Juan Pérez de Guzmán, Lima, 24 de enero de 1671. AGI, Lima, leg. 72, carta del virrey del Perú, Lima, 14 de febrero de 1671. BN, MM, t. 161, dcto. 3227, carta del licenciado Don Pedro García de Ovalle al Sr. Diego Sarmiento de Valladares, Lima, 10 de mayo de 1671.

22 AN, Fondo Capitanía General (CG), vol. 715, fjs. 157 y 157vo, carta del conde de Molina a la reina, Londres, 10 de julio de 1671; BN, MM, t. 161, dcto. 3223, carta del conde de Molina a la reina, Londres, 14 de julio de 1671; AN, Fondo Vidal Gormaz (VG), vol. 11, pza. 32, carta del conde de Molina a la reina, Londres, 24 de julio de 1671.

23 Traducción de una parte del libro de John Seller, adjunto a una carta del conde de Molina. BN, MM, t. 161, dctos. 3241 y 3242, Consulta del consejo de Estado a la reina, 21 de octubre de 1671.

24 AGI, Indiferente General (IG), 1877.

25 The National Archives (Londres), State Papers 94: State Papers Foreign, Spain, 1577-1780, carta del marqués del Fresno a la reina, Londres, 28 de marzo de 1672.

26 BN, MM, t. 163, dcto. 3311, carta del gobernador de Chile a la reina, Santiago, 27 de diciembre de 1673.

27 AGI, Chile, leg. 23, R.3, N.83, carta del gobernador de Chile al virrey del Perú, Santiago, 6 de diciembre de 1674.

28 Urbina, 2016b.

29 AGI, Chile, leg. 7, carta del gobernador de Chiloé al virrey del Perú, Chacao, 29 de octubre de 1674.

30 AN, VG, vol. 7, pieza 4, «Relación del sargento mayor Don Bartolomé Gallardo hecha en Lima de orden de V. E. sobre el viaje que hizo en reconocimiento a las poblaciones de los ingleses con todo lo sucedido en él y paraje donde llegó» (1674-1675).

31 Archivo del Museo Naval de Madrid (Madrid) [AMNM], ms. 191, fjs. 39-69, «Relación diaria del viaje marítimo y descubrimientos de las costas del sur que hizo por orden el excelentísimo señor conde de Castellar, marqués de Malagón, virrey, gobernador y capitán de estos reinos del Perú, Tierra Firme y Chile, el capitán de mar y guerra Pascual de Iriarte, en el navío Nuestra Señora del Rosario, que continuó en el de la Santísima Trinidad, desde la provincia de Chiloé hasta el estrecho de Magallanes y Tierra del Fuego, por el recelo de las poblaciones que se suponían hechas por el inglés en aquellas costas, siendo piloto mayor el capitán Guillermo Bautista de Echavarría, Año de 1675». AMNM, ms. 199, fjs. 576-619, «Relación diaria del viaje que se ha hecho a las costas del estrecho de Magallanes, en el recelo de enemigos de Europa, por Don Antonio de Vea, Año de 1675».

32 AMNM, ms. 199, fjs. 576-619, «Relación diaria del viaje que se ha hecho a las costas…», fo 606.

33 Rosso, 1950.

34 BN, MM, t. 387, pp. 82-86, informe del Consejo de Indias al rey, Madrid, 7 de febrero de 1681. No se conoce la carta, sino el informe que el Consejo hace de ella.

35 AGI, Mapas y Planos, Perú-Chile, no 176, «Mapa de América del Sur con indicación de tierras habitadas por extranjeros», ca. 1682.

36 BN, MM, t. 166, dcto. 3383, «El Consejo de Indias informa a S.M.», 3 de febrero de 1681. BN, MM, t. 166, dcto. 3385, Real orden al presidente de Chile, 26 de febrero de 1681.

37 AN, MV, vol. 20, pza. 17, carta del jesuita Francisco Ferreira al rey, Santiago, 8 de junio de 1681. 


38 A Buccaneer’s Atlas, ed. de Howse y Thrower, p. 253.

39 National Maritime Museum (Londres), Object ID: P/32, Mapa «Desde el golfo de Penas hasta el archipiélago Madre de Dios», <http://collections.rmg.co.uk/collections/objects/492506.html?_ga=1.247568455.1553796102.1478558681>.

40 AN, MV, vol. 20, pieza 20, Real cédula al presidente de Chile, José de Garro, Madrid, 4 de septiembre de 1683.

41 Biblioteca del Congreso (Washington), Taboas geraes de toda a navegação. Mapas generales originales y universales de todo el orbe con los puertos principales y fortalezas de ambas Indias y una descripción topográfica de la región Austral Magallánica, año de 1692, Mapa «Strait of Magellan and Tierra del Fuego (1690 Spanish map insert)», de Francisco de Seyxas y Lovera.

42 Seyxas y Lovera, 1690.

43 Yun, 2009.

44 Véanse AN, MV, vol. 20, pza. 18, informe (sin datos de autor ni destinatario) fechado en Lima, 24 de enero de 1684; y AGI, Chile, leg. 66, copia del papel que remite Fr. Dionisio Pérez de Cuellar de la orden de San Francisco con carta de 12 de septiembre de 1681.

45 Urbina, R., 1983.

46 Brendecke, 2012.

47 British Library (Londres), Manuscritos, Western Manuscripts, Add. ms. 19.054, Propuesta de Henry Hutchinson, Londres, 11 de septiembre de 1739. Véase también Williams, 1967, pp. 18-26, citado en Bradley, 1999, p. 522.

48 Williams, 2002.

49 Tres libros se publicaron en Inglaterra por cuatro de los tripulantes de la Wager: Byron, The narrative of the honourable John Byron, 1768; Campbell, The sequel to Bulkeley and Cummins’s voyage, 1747; Bulkekey y Cummins, A voyage to the South-Seas, 1743.

50 AN, CG, vol. 379, fjs. 408 ssq, «Relación de cargo y data del fierro que hemos recibido en esta real caja de nuestro cargo perteneciente a S. Majestad del navío naufragado del enemigo inglés en 3 partidas según y como consta en los libros reales de nuestro cargo», Chacao, 12 de abril de 1745.

51 Real Biblioteca, Palacio Real (Madrid), MF/446, «Historia geographica e hidrographica con derrotero general correlativo al plan del reino de Chile que remite a nuestro monarca el señor Don Carlos III, que Dios guarde, rey de las Españas y de las Indias, su gobernador y capitán general Don Manuel de Amat y Junient».

52 AGI, Chile, leg. 186, carta del presidente de Chile al marqués de la Ensenada, Santiago, 25 de abril de 1747. En la carta se lee que la noticia de Londres fue recibida por el rey el 5 de agosto de 1746. En una segunda carta, de 18 de marzo de 1748 el presidente de Chile hace ver al ministro de Indias que el terremoto y tsunami de Lima de octubre de 1748 puede alentar al inglés a «introducciones ilícitas» en Perú.

53 AGI, Lima, leg. 643, carta del marqués de la Ensenada al virrey del Perú, Madrid, 18 de abril de 1748. El Castilla y el Europa iban al mando de Francisco de Orozco.

54 AGI, Lima, leg. 643, carta del virrey del Perú al marqués de la Ensenada, Lima, 12 de diciembre de 1748.

55 Walter (ed.), A voyage round the world, 1748.

56 «Noticia de la bahía descubierta en el archipiélago de Chonos por el pinque nombrado La Ana…». Era una transcripción del libro de Richard Walter, Libro 2o, cap. iii, pp. 139-142.

57 AGI, Chile, leg. 433, carta del marqués de la Ensenada al virrey del Perú, Aranjuez, 7 de mayo de 1749: «El rey ha recibido segura noticia de que en Inglaterra se estaba habilitando una fragata con catorce cañones aunque capaz de montar muchos más, y que se destina a pasar a ese mar del Sur a hacer varios reconocimientos de las islas de él. Convida a aquella nación y corte la práctica de esta idea, la noticia que el almirante Anson da en la obra y relación que ha impreso de su viaje desde su salida de Inglaterra hasta su vuelta del continente e islas de esos mares, y las ventajas que se promete de que por su nación se ocupase alguna de ellas».

58 Ramos, 1980, p. 339.

59 Archivo General de Simancas (Simancas), Estado, Inglaterra, leg. 6915, carta del embajador español en Londres, Ricardo Wall, al secretario de Estado, Londres, 24 de abril de 1749, y respuesta del secretario de Estado, José de Carvajal, Aranjuez, 10 de mayo de 1749, ambas citadas en Ramos, 1980, p. 340.

60 Carta de Jorge Juan al marqués de la Ensenada, 13 de mayo de 1750, citada en ibid., p. 340.

61 No se ha conservado el diario o informe de la expedición, ni tampoco el plano general que hizo entre Chiloé y el estrecho de Magallanes, del que sabemos que se realizó por una mención en: AGI, Lima, leg. 643, carta del virrey conde de Superunda al marqués de la Ensenada, Lima, 20 de diciembre de 1750. El viaje se conoce porque está descrito, en términos generales, en AGI, Lima, leg. 643, carta del gobernador de Chiloé, Antonio Narciso de Santa María, al virrey del Perú, Chacao, 24 de octubre de 1750, y porque está mencionado en Real Biblioteca, Palacio Real (Madrid), MF/446, «Historia geographica e hidrographica con derrotero general correlativo al plan del reino de Chile que remite a nuestro monarca el señor Don Carlos III, que Dios guarde, rey de las Españas y de las Indias, su gobernador y capitán general Don Manuel de Amat y Junient».

62 AGI, Lima, leg. 643, «Diario y derrotero que hace el ayudante Manuel Brizuela de la isla de Tenqueguen en el archipiélago de los Chonos desde el puerto de San Antonio de Chacao, donde me hice a la vela el día 21 de marzo del año de 1750».

63 Urbina, 2014.

64 AGI, Chile, leg. 98, carta del gobernador de Chiloé, Antonio Narciso de Santa María, al presidente de Chile, Domingo Ortiz de Rozas, Chacao, 30 de enero de 1750; AGI, Lima, leg. 643, carta del gobernador de Chiloé al virrey del Perú, Chacao, 7 de febrero de 1750; mismo archivo, Chile, leg. 433, carta del gobernador de Chiloé al presidente de Chile, Chacao, 16 de marzo de 1750.

65 AGI, Chile, leg. 433, carta del gobernador de Chiloé, Santa María, al presidente de Chile, Chacao 11 de marzo de 1750.

66 AGI, Lima, leg. 1498, carta del virrey Manuel de Amat a Julián de Arriaga, Lima, 23 de febrero de 1767. No conocemos el citado «papel», sino solo por la referencia que a él hizo el virrey Amat, quien también agregó que esto le fue comunicado en carta fechada en Madrid el 24 de enero de 1766.

67 No está esa real orden, pero conocemos su contenido por la carta recién citada y por AGI, Lima, leg. 1498, carta de Julián de Arriaga a Manuel de Amat, San Ildefonso, 20 de agosto de 1767.

68 AGI, Lima, leg. 1118, carta de Julián de Arriaga al gobernador de las Malvinas, Felipe Ruiz Puente, Madrid, 29 de diciembre de 1766.

69 AGI, IG, leg. 412, Real orden al gobernador de Chile, Madrid, 4 de enero de 1767.

70 AGI, IG, leg. 412, Real orden al gobernador de Chile, Madrid, 7 de febrero de 1767.

71 Archivo General de Simancas (Simancas), Serie Estado, Inglaterra, Correspondencia diplomática con Inglaterra, leg. 6962, carta de Juan de Arriaga a Bucarelli, Madrid, 25 de febrero de 1768, citado en Senatore, 2007, p. 35, nota 44.

72 Martinic, 2007, p. 33.

73 Urbina, 2017a.

74 AGI, IG, leg. 412, carta del presidente de Chile al gobernador de Chiloé, Manuel de Castelblanco, Santiago, 14 de noviembre de 1767.

75 AGI, IG, leg. 412, carta del presidente de Chile a Julián de Arriaga. Santiago, 16 de noviembre de 1767.

76 AGI, IG, leg. 412, instrucciones reservadas dadas por el gobernador de Chiloé, Manuel de Castelblanco, Queil, 24 de diciembre de 1767.

77 Embarcación «de la tierra», una dalca indígena españolizada.

78 Mientras la piragua debía avanzar a la manera indígena, esto es, yendo por los canales interiores, cruzando la lengua de tierra que es el istmo de Ofqui con la piragua desarmada, y volviéndola armar al otro lado de él, el barcolongo iría por «mar afuera» hasta encontrarse ambos en la isla del Cirujano o la de San Javier, al interior del golfo de Penas, para recorrer juntas las islas y costas hasta el estrecho de Magallanes. AGI, IG, leg. 412, instrucción dada por el gobernador de Chiloé en Castro, 24 de diciembre de 1767.

79 Este era el lugar donde comenzó a funcionar la misión de los «nuevos» indígenas trasladados por el padre Pedro Flores y los viajes que lo siguieron, que se conocieron en Chiloé como consecuencia del naufragio de la fragata Wager.

80 El diario que llevó Pedro Mansilla se conserva aún inédito en AGI, IG, leg. 412, «Testimonio de los autos sobre el reconocimiento de la isla Madre de Dios y expedición que salió a este fin de la provincia de Chiloé habilitada por su gobernador Don Manuel de Castelblanco hasta los 53 grados 19 minutos de latitud al sur, en virtud de las reales órdenes expedidas en 4 de enero, 7 de febrero y 16 del mismo del año pasado de 1767 que salió a cargo del alférez Don Pedro Mancilla».

81 AGI, IG, leg. 412, carta del gobernador interino de Chile, Juan de Balmaceda, a Julián de Arriaga, Santiago, 28 de noviembre de 1768.

82 «Diario de navegación de Don Francisco Machado en la costa occidental de América del sur», AMNM, ms. 165.

83 «Diario de navegación de Don Francisco Machado en la costa occidental de América del sur», AMNM, ms. 165.

84 AGI, Lima, leg. 1498, carta del gobernador de Chiloé, Carlos de Beranger, a Julián de Arriaga, San Carlos, 18 de marzo de 1770.

85 AGI, Lima, leg. 1035, «Diario de José Rius». También está en AGI, Chile, leg. 219. Correspondencia e instrucciones en AGI Chile, leg. 435.

86 AGI, Lima, leg. 1035, Información de Carlos de Beranger, gobernador de Chiloé, al virrey del Perú, San Carlos de Chiloé, 4 de enero de 1771.

87 Jay Tepaske, 2002, p. 37.

88 Muy interesante el caso del rumor en Cuba sobre Haití, Naranjo, 2004.

89 No se trata América en Hugon, 2004, pero sí vincula estrechamente a la frontera araucana con los intereses de Felipe III en Europa. Díaz Blanco, 2010.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1a. — Mapa general del territorio entre el río Bío Bío y el cabo de Hornos
Crédits PAO: Camila Fuenzalida P.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8547/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 69k
Titre Fig. 1b. — Zona ampliada del territorio
Crédits PAO: Camila Fuenzalida P.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8547/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 97k
Titre Fig. 2. — John Thornton, «A new mapp of Magellan Straights discovered by Capt. John Narbrough: (commander then of his Majesties ship the Sweepstakes) as he sayled through the sade straights», 1675
Crédits Fuente: McMaster University Library, archivo digital [en línea], <https://digitalarchive.mcmaster.ca/​islandora/​object/​macrepo%3A26784>.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8547/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Titre Fig. 3. — Mapa de América del Sur con indicación de tierras habitadas por extranjeros, ca. 1682
Crédits Fuente: AGI (Sevilla), Mapas y Planos, Perú-Chile, nº 176.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8547/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Titre Fig. 4. — Basil Ringrose, «Desde el golfo de Penas hasta el archipiélago Madre de Dios», publicado en Id., A Waggoner. Shewing the making and bearing of al the coasts from California to the Straights of Le Maire done from the Spanish original by Basil Ringrose, 1682, p. 104
Crédits Fuente: National Maritime Museum (Londres), Object ID: P/32, [en línea], <http://collections.rmg.co.uk/​collections/​objects/​492506.html?_ga=1.247568455.1553796102.1478558681>.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8547/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 419k
Titre Fig. 5. — Francisco de Seyxas y Lovera, «Strait of Magellan and Tierra del Fuego (1690 Spanish map insert)», mapa agregado en 1692 al manuscrito Taboas geraes de toda a navegação. Mapas generales originales y universales de todo el orbe con los puertos principales y fortalezas de ambas Indias y una descripción topográfica de la región Austral Magallánica, año de 1692
Crédits Fuente: Biblioteca del Congreso, Geografía y Mapas, [en línea], <https://www.loc.gov/​item/​78653638/​>.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/8547/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 346k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ximena Urbina Carrasco, « Los «papeles de Londres» y alertas sobre ingleses »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2 | 2018, 235-264.

Référence électronique

Ximena Urbina Carrasco, « Los «papeles de Londres» y alertas sobre ingleses », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 18 octobre 2018, consulté le 13 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8547 ; DOI : 10.4000/mcv.8547

Haut de page

Auteur

Ximena Urbina Carrasco

Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals