Navigation – Plan du site
Dossier. Conexiones imperiales en ultramar

Presentación

José Antonio Martínez Torres
p. 9-13

Texte intégral

A la espada y el compás, más y más y más y más.
Bernardo de Vargas Machuca, Milicia y Descripción de las Indias (1599)

1Al filo de 1600, Tomasso Campanella escribía en su Monarchia di Spagna que en los dominios del «Rey de las Españas» se podía celebrar misa cada «media hora». Aunque hoy tal afirmación puede parecernos excesiva, lo cierto es que había razones para dicha exaltación. Tras veinte años de unión de Portugal y de sus colonias a la monarquía de los Austrias, casi todo el orbe se encontraba en manos de los españoles y de los portugueses. Parafraseando libremente al Lope de Vega de La octava maravilla (1618), era posible ir de una punta del mundo a otra pisando solo tierras del rey de España y Portugal, aprovisionándose de todo tipo de ricos, necesarios y exóticos productos, como testimoniaron Francesco Carletti y Jerónimo de Ceballos en divulgados títulos. Los intercambios culturales (los económicos cuentan con una solidísima y prolija historiografía) que, a lo largo del siglo xvi y parte del xvii se produjeron entre algunos territorios de influencia ibérica, representan algo que actualmente se está valorando y situando en su justa medida. Sin embargo, no son pocos los estudios que hablan ya de un Renacimiento y un Barroco globales. En ambos procesos históricos España y Portugal desempeñaron una estimable labor como correa de transmisión cultural. Hubo inspiración mutua, pero también hacia otros pueblos de Europa y fuera de ella. Antes, durante y después del aludido periodo agregativo.

2Al historiador que se encuentra cómodamente instalado en los estudios locales y regionales, elucubraciones como las señaladas le pueden parecer retórica hueca, meros ejercicios intelectuales que no van a ninguna parte, pero lo cierto es que son importante materia de reflexión historiográfica desde los siglos xvi, xvii y xviii hasta hoy, cuando una serie de investigadores inspirados en la seminal obra de Fernand Braudel y sensibles a los posicionamientos metodológicos de la global history y las connected histories, se han atrevido a cuestionar ciertos axiomas eurocentristas sobre la modernidad de Europa defendidos en algunos trabajos sobre la expansión de la civilización europea elaborados a mediados de la pasada centuria.

3En toda esta operación de revisión historiográfica, la articulación de un discurso lógico y coherente sobre el predominio ibérico en América, Asia y África durante el poco más de medio siglo que España y Portugal permanecieron unidas es un reto de primera categoría, pues permite sopesar el alcance de la ya indicada circulación de saberes, creencias y mercancías, así como el de las concurrencias políticas que protagonizaron aquellos que vivieron en todo este conjunto de «maravillosas posesiones» alcanzadas por Cristóbal Colón y Vasco de Gama en 1492 y 1498 respectivamente. Asimismo, implica comprender y entender (en el sentido que le da a ambos conceptos Wilhelm Dilthey) cómo gobernaron y administraron justicia los sucesores de Felipe II en los distintos, dispersos y lejanos centros de poder que conformaban la Monarquía hispánica en estos momentos.

4Otro punto de vista que merece la pena destacar y con el que este dossier se ha sensibilizado extraordinariamente, es el de reflexionar —desde la óptica que nos proporcionan una serie de relevantes discursos defensivos, mercantiles y religiosos redactados durante todo este periodo agregativo— sobre el papel que, dentro de ese enorme pero lábil ente político que fue la mencionada Monarquía hispánica, llegaron a desempeñar una parte relevante de sus dominios en las Indias (orientales y occidentales) y África. En tales territorios, los esfuerzos de colaboración entre portugueses y españoles fueron mayores que los que tradicionalmente ha admitido la historiografía y desbordaron incluso el estricto periodo de unión de las Coronas. ¿Realmente los asuntos políticos que se dirimieron en estas partes del globo terráqueo fueron abordados desde la autonomía plena jurada por Felipe II en las Cortes de Tomar convocadas en la primavera de 1581? ¿No hubo siquiera una mínima cooperación defensiva y mercantil contra un enemigo común como eran los marinos holandeses e ingleses, omnipresentes en todas las aguas del mundo desde finales del siglo xvi? ¿Cómo tenemos que interpretar los casos (no muy numerosos pero sin duda significativos) de defensa militar española de las posesiones portuguesas en estas latitudes? Todas estas preguntas, que han encontrado la negación o el desdén de la historiografía por respuesta, necesitaban una matización. Parte de ello es lo que aquí hemos realizado, que debe verse como un complemento a un trabajo publicado anteriormente (Carlos Martínez Shaw y José Antonio Martínez Torres [dirs.], España y Portugal en el Mundo, 1581-1668, Madrid, Polifemo, 2014). Es cierto que, salvo para el caso de la conquista portuguesa de Sri Lanka, los archivos y las fuentes que hemos utilizado son fundamentalmente ibéricos. No obstante, un tratamiento crítico de dicho material ha proporcionado novedosos y relevantes aspectos para debatir. Asimismo, y en la medida que nos ha resultado posible, hemos enriquecido nuestra particular visión de este momento histórico con la que ofrecen algunos estudios disponibles en las principales lenguas occidentales.

5Este dossier se abre con un trabajo de Serge Gruzinski donde se insiste en romper el manido tópico que subraya la falta de diálogo entre los cronistas, literatos y publicistas de España y Portugal antes y después de la unión de las Coronas. Portugueses y españoles desde la segunda mitad del siglo xvi forman parte de una sola «constelación». Se alientan unos a otros, realizando grandes esfuerzos de síntesis para ir mucho más allá de las «rígidas» fronteras marítimas trazadas por geógrafos y matemáticos al servicio de España y Portugal en los tratados de Alcáçovas (1479), Tordesillas (1494) y Zaragoza (1529). Este sería el caso particular de fray Bartolomé de las Casas, del que se ha escrito mucho sobre su Brevísima relación de la destrucción de las Indias (1552), pero del que hoy pocos recuerdan que este texto interactuaba (gracias al diálogo del dominico con Eanes de Zurara, João de Barros, Fernão Lopes de Castanheda y Alvise Ca’da Mosto) con otro no menos interesante y documentado que redactó prácticamente a la par que aquél (Brevísima relación de la destrucción de África), si bien eran las violencias cometidas por los conquistadores portugueses en las poblaciones de la costa occidental africana —menos la de los españoles—, el blanco preferente elegido por Las Casas para dirigir sus dardos. Los epítetos para descalificar las acciones de los lusos no pueden ser más negativos para la época: «robaban [los portugueses] todo lo que podían como si fueran turcos o moros». El dominico no perdona siquiera al Infante don Enrique «el Navegante», que es acusado de actuar como un «tirano y no [como] pastor legítimo».

6No es exagerado indicar que ningún imperio antes ni después ha reflexionado tanto sobre sí mismo como el español. Una importante literatura proyectista o, si queremos, de «introspección», se esforzó por rediseñar e incluso cuestionar el papel hegemónico de España en el mundo como consecuencia directa, entre otras causas dignas de análisis, del «descubrimiento» de América que todos conocemos. Así se manifiesta en abundantes testimonios redactados entre finales y principios de los reinados de Felipe II (1556-1598) y Felipe IV (1621-1665) por militares y mercaderes que estuvieron bajo sus órdenes y a su servicio en sus territorios coloniales. Muchos de estos textos han sido analizados como un reflejo evidente de la pérdida del anterior «prestigio» y «reputación» monárquicos, y no tanto como un medio para presionar al soberano y a sus colaboradores más cercanos e influyentes ante los giros que tomaba su condicionada política exterior. Todo ello nos lo recuerda Vinícius Dantas en su trabajo sobre el arbitrismo en Brasil durante este periodo unionista. El conflicto con los holandeses (1624-25, 1630) fue la principal inspiración para algunos de estos inéditos textos. Si hasta 1630 los escritos privilegian la defensa del Brasil y sus capitanías costeras, con la caída de El Mina (1637) la unión entre África y Brasil cobró mayor fuerza y vigor. Arbitrios como los de don Jorge Mascarenhas, marqués de Montalvão, y Gaspar de Brito Freire, redactados en la coyuntura de las negociaciones diplomáticas entre Portugal y los Países Bajos e incentivados por la ausencia de esclavos negros para trabajar en los engenhos azucareros, así lo evidencian. La «recuperación de Pernambuco dependía de la de Angola, mientras que por otro lado su entrega también podía facilitar la restauración del territorio africano», subraya certeramente Vinícius Dantas.

7El ya citado periodo de más de medio siglo en el que los portugueses fueron vasallos de los Austrias, que como se sabe ha sido interpretado mayoritariamente como un momento de absoluta dejadez y anomia de España para con los asuntos de Portugal (los opositores a la unión de ambas Coronas solían decir que el rey trataba a América como a su «esposa» y a Asia como a su «concubina»), lo cierto es que también fue —es verdad que solo durante un corto espacio de tiempo, entre 1575 (inicio de la conquista de Angola) y 1622 (pérdida de la estratégica plaza de Ormuz) aproximadamente— un irresistible estímulo para que una serie de soldados de fortuna, mercaderes y religiosos, sedientos de oro, esclavos y almas para convertirlas al catolicismo decidieran protagonizar una segunda oleada expansionista lusa en ultramar, diferente a la producida entre finales del siglo xv y principios del xvi.

8La conquista territorial y espiritual de amplios espacios vírgenes y ricos en el litoral de África y Asia, a imagen de la que habían realizado años antes Hernán Cortés en México (1519-1521) y Francisco Pizarro en Perú (1532-1533) respectivamente, parecía un modelo trasladable a esos otros lucrativos «Nuevos Mundos» que todavía quedaban por «descubrir», colonizar y evangelizar. Todo ello se desprende de los trabajos de Zoltán Bidermann, Manel Ollé y José Antonio Martínez Torres sobre la conquista de Ceilán, los reinos «menores» del sudeste asiático (Pegu, Siam, Champa o Vietnam) y Angola (incluyendo Benguela y la región del Monomotapa). Parecía que la unión de ambas Coronas —por lo menos durante los años finales del siglo xvi y las primeras décadas del xvii— podía determinar la necesaria metamorfosis de un viejo, fragmentado y mal defendido imperio marítimo en otro más moderno, compacto y terrestre. La conexión de Oriente con Occidente por medio de África y América era la almendra o clave de bóveda que se desprende en algunas de estas particulares propuestas que merecían el estudio detallado y pormenorizado que aquí se brinda. Naturalmente, otras muchas tentativas que se hicieron siguiendo este rumbo ni siquiera fueron debatidas entre los oficiales reales que conformaban los principales Consejos de la Corona, pero todas ellas invitan a puntualizar la lectura que del «declive» ibérico se ha hecho para estos territorios entre finales del siglo xvi y el primer tercio del xvii. En esta línea ahonda el trabajo de Joan-Pau Rubiés. Es cierto —señala este autor a propósito de la pérdida de Ormuz de 1622— que existió una ausencia de política marítima efectiva muy ligada a una falta de inversiones y reinversiones, pero ello no puede imputarse a una renuncia ideológica por parte de la Corona, ni a su falta de compromiso con el imperio portugués. La prueba irrefutable de ello radica en que, apenas se deshizo la unión dinástica, los Bragança y su Consejo Ultramarino tuvieron que aceptar compromisos en Asia que un par de décadas antes el Consejo de Portugal y la opinión pública portuguesa hubieran considerado inadmisibles. No hubo, subraya con toda razón Joan-Pau Rubiés, «falta de compromiso con el Estado da Índia, pero sí falta de una acción más enérgica, en parte atribuible a una mayor distancia psicológica por parte de las élites imperiales, que sopesaban el mundo desde el corazón de Castilla».

9Insistiendo en este «compromiso asiático» de los Austrias cabe encuadrar finalmente el trabajo de Carlos Martínez Shaw sobre la embajada diplomática de Don García de Silva y Figueroa a Persia entre los años 1614 y 1624. El interés por esta potencial alianza ibero-persa era triple y venía de lejos: de las embajadas japonesas a los reyes de España y Portugal que se sucedieron entre 1584 y 1614; de la misión jesuítica a Etiopia, que culminó con la actuación del español Pedro Páez y la conversión al catolicismo del emperador Susenios; y de los planes evangelizadores de los carmelitas en Persia y Ormuz. Sin embargo, y como sabemos por el testimonio del propio Don García de Silva, la entrevista con el shah Abbas (1588-1629) terminó siendo una profunda decepción. Desde el punto de vista del shah, los cristianos habían dejado solos a los persas contra los turcos, por lo que la alianza no tenía ninguna base sólida para efectuarse.

10La historiografía ha puesto más el acento en los procesos de desintegración o ruptura que en los de agregación, colaboración, concurrencia y permanencia. Esta es la razón que nos ha motivado para realizar este dossier, que privilegia dichos aspectos en una parte del vasto mundo ultramarino (Brasil, Angola, Ormuz, Sri Lanka, Filipinas…) durante el periodo en que los portugueses y los españoles obedecían a un mismo rey. Todavía queda mucho por hacer. Sin embargo, el profesor John Elliott, que ha escrito un notable libro sobre la evolución de la profesión del historiador en los últimos cincuenta años, nos ha dicho que incluso los campos trillados siempre se pueden mejorar con nuevas ideas y percepciones. La «comprensión», insiste él en las páginas finales de Haciendo historia (2012), es lo que «está en el corazón de la empresa histórica». Este dossier, sin duda habrá alcanzado su propósito inicial si se lee como la expresión de unos historiadores, de aquí y de allí de la raya, de aquí y de allá de los mares y océanos que un día estuvieron bajo el poder de los ibéricos, a los que les une el amor y el respeto por sus territorios y sus precursores. Pero sobre todo habrá cumplido su cometido si se lee además como el testimonio de unos historiadores que, desde la lógica discursiva de esta época, han intentado comprender algunas de las concurrencias y las disimilitudes que existieron entre los imperios de España y Portugal durante los años que compartieron una historia común.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

José Antonio Martínez Torres, « Presentación »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2 | 2018, 9-13.

Référence électronique

José Antonio Martínez Torres, « Presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 19 octobre 2018, consulté le 13 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8746

Haut de page

Auteur

José Antonio Martínez Torres

UNED

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals