Navigation – Plan du site
Dossier. Conexiones imperiales en ultramar

Una Historia de las Indias entre África y América

Une Histoire des Indes, entre Afrique et Amérique
A History of the Indies between Africa and America
Serge Gruzinski
p. 15-27

Résumés

Pourquoi ne pas analyser l’expansion ibérique en Afrique et en Asie à partir du continent américain ? On se penchera ici sur la manière dont Las Casas pense et décrit les liens qui se sont tissés entre l’Afrique et l’Amérique à partir de trois questions : explorer les relations entre historiens portugais et castillans au milieu du xvie siècle ; comprendre combien africanisme et américanisme demeurent encore trop souvent deux disciplines sans contact ; étudier la possibilité et les conditions de l’écriture d’une histoire globale.

Haut de page

Texte intégral

1En las páginas del Soldado prático que Diogo do Couto dedica a África, el cronista de Felipe II, por la voz del Soldado, aconseja la conquista de las ricas minas del Monomotapa para seguir el ejemplo del Perú y de la Nueva España que tanta prosperidad sacaban de sus minas de plata:

  • 1 Couto, O soldado prático, p. 131 (nuestra traducción).

¿Pues si [Castilla] no tuviera minas en la Nueva España y en otras partes, como podría suplir a tanto? […] Si esto fuera de los reyes de España, ¿ya tendría que estar todo descubierto y señoreado1?

  • 2 Loureiro, 1998; Id., 1999.

2Rui Manuel Loureiro nos recordó hace algún tiempo que Diogo do Couto leía a Oviedo, López de Gómara y Vespucci2. El modelo americano de conquista y de colonización se comentaba y se discutía por tanto en Asia. Pues bien, ¿por qué no enfocar y analizar la «expansión ibérica en África y Asia» desde el continente americano? Tanto mi familiaridad con los mundos americanos como el deseo de resistir a un viejo impulso eurocéntrico me llevan a entrar por la puerta americana.

  • 3 Véase el estudio de esta crónica en Gruzinski, 2008, passim.

3Asimismo, saliendo de las fronteras ibéricas, podrían ser investigadas otras «conexiones», muchas veces todavía virtuales que se perfilaban entre las Indias de Castilla y los imperios y reinos asiáticos, vecinos de la Monarquía católica: las autoridades japonesas estaban al tanto de los efectos destructivos de la colonización española en las Indias y sabemos las precauciones que tomaron los portugueses de Macao para que Beijing no conociera la entronización de Felipe II como rey de Portugal. Asimismo Istambul, consciente de las amenazas ibéricas, pretendió controlar la presencia portuguesa en el océano Índico sin por lo tanto responder a la propuesta de conquistar las Indias, expuesta y exaltada en el Tarihi-i Hind-i Garbi3.

  • 4 Id., 2017.

4Sin embargo, las «conexiones imperiales» y las reflexiones que suscitaron dichas conexiones son anteriores a la unión ibérica. Vale la pena recordar aquí la manera como Las Casas piensa y describe los lazos entre las Indias y África, y eso por tres razones: permite explorar las relaciones entre historiadores portugueses y castellanos a mediados del siglo xvi; confirma hasta qué punto africanismo y americanismo permanecen como especialidades desconectadas, universos de investigación compartimentados; conlleva también, y es la razón de mi interés personal y de mis investigaciones presentes, explorar la posibilidad y las condiciones de una historia global4.

  • 5 Anthony Grafton no vacila en reducir la producción ibérica sobre América, Asia y África a las mani (...)

5Como sabemos, la obra de Las Casas constituye una obra imponente, compuesta de varios componentes que se completan, se cruzan y se responden, redactados a lo largo de su vida. Ciertos elementos en determinados momentos se disocian como acontece con la Historia de la Indias que se separa de la Apologética Historia sumaria en 1552. Intento, pues, releer esta gigantesca obra a la luz de una doble preocupación: ¿cómo se proyecta el historicismo del Renacimiento sobre el Nuevo Mundo? ¿Cómo en aquel Nuevo Mundo el historicismo europeo inspira producciones históricas de inmenso valor que acabaron expulsadas de la historia de la historiografía occidental5?

  • 6 Véase la edición francesa de: Flavius Josèphe, Antiquités judaïques, trad. Étienne Nolet, París, É (...)

6El prólogo de la Historia de las Indias es un texto rico en informaciones que ubica al dominico dentro de un paisaje historiográfico particularmente nutrido. En este prólogo, Las Casas dialoga y polemiza con los historiadores medievales y humanistas, con los cronistas de las Indias, y sobretodo con sus predecesores griegos y romanos de la Antigüedad. Desde el inicio, Las Casas marca su interés por el Oriente. El dominico se identifica de pleno con Flavio Josefo, el autor de las Antigüedades judaicas6. Flavio Josefo, judío helenizado, defiende el pasado de su nación en contra de las críticas de los autores paganos. Es la «voz de los vencidos», si cabe aquí este anacronismo, obviamente una voz privilegiada como todas las voces que pretenden defender a los subalternos desde los ámbitos protegidos de las élites. Flavio Josefo construye la imagen del pasado hebraico y de sus grandezas frente a la prestigiosa civilización helenística y al imperio romano, invasor y triunfante. Ahora bien, el historiador judío no fue la única «voz de los vencidos» sobre la que se apoyó Las Casas para presentar y defender su proyecto historiográfico y las sociedades precolombinas.

  • 7 Las Casas, Historia de las Indias, t. I, pp. 4, 6.

7Otros historiadores, portavoces de sociedades marginadas, africanas y asiáticas aparecen en el prólogo: es el caso de Manetón, casi el único historiador egipcio conocido. Es el caso de Beroso, «sacerdote historiador caldeo», historiador de Babilonia. Es el caso también, entre «los Persas» (según Las Casas engañado por Anio de Viterbo), de Methástenes, autor de los «hechos anales de la gente de Persia7».

  • 8 Ibid., p. 3.

8La selección hecha por Las Casas parece muy significativa. Las Casas define su vocación y sus deberes de historiador tomando ejemplo de historiadores que se enfrentaron con la dominación greco-romana sobre África (Egipto) y el Oriente. En otros términos, es el destino del Oriente antiguo, subyugado por las potencias occidentales, que le ayuda a concebir y escribir el estado presente de las Indias. Historiadores orientales contra historiadores griegos o romanos que, según el dominico, acumulan «fábulas y erróneas ficciones8».

9Pues bien, existen otros lazos, más directos y concretos, entre las Indias lascasianas y el dominio portugués. La curiosidad que Las Casas manifiesta por el mundo africano siempre sorprende al lector quien, llegado al capítulo xv de la Historia de las Indias, descubre una serie de episodios exclusivamente relacionados con la historia de Africa, más exactamente, con la de las costas africanas del Atlantico Sur. ¿Por qué este rodeo, esta digresión en el desarrollo del relato lascasiano? ¿Cuáles son, pues, la naturaleza, la índole de la articulación introducida entre América y África? ¿Y cómo procede Las Casas?

  • 9 Ibid., pp. 73-148.
  • 10 Ibid., pp. 77-78. Héspero salió para reinar sobre «la Etiopia la postrera hacia el Occidente».
  • 11 Ibid., pp. 81, 86.

10La operación es progresiva: Las Casas no parte explícitamente de la idea de que la África portuguesa sería la antecámara de la historia Indiana. La serie de capítulos que toca el tema (del xv al xxvii cuando el primer volumen de la Historia cuenta con 517 capítulos9) se abre inicialmente sobre la cuestión de la novedad y primacía del descubrimiento colombino. Se trata pues de destruir la «opinión» de una primera conquista española de las Indias. Las Casas se empeña en demostrar dos puntos: las Indias nunca fueron sometidas a los reinos de España; tampoco las Hespérides fueron descubiertas o conquistadas por el rey Héspero10. El ejercicio le permite manifestar de paso su sentido crítico, su virtuosismo erudito y su capacidad para acabar con las «fábulas11».

  • 12 Ibid., p. 91.
  • 13 Ibid., p. 90.

11Ahora bien, para establecer mejor el carácter reciente, «moderno» de los descubrimientos ibéricos, hechos «hasta agora poco antes de nuestros tiempos12», Las Casas propone abrir el expediente «África» para informar a los que no saben nada del descubrimiento de las islas del Atlántico, iniciando el largo excursus que conforman los capítulos oceánicos: «parecióme que sería mucho agradable referir aquí algo dello antes que tratemos del de nuestras oceanas Indias13». Pero nos espera otra sorpresa: si bien el dominico anuncia «cosas antiguas y dulces» o «cosas agradables para oír», el relato desmiente rápidamente el anuncio. De capítulo en capítulo, de página en página, el lector descubre que no se trata sencillamente de introducir una cronología «precolombina». Las Casas tiene otro objetivo: pretende explorar las raíces atlánticas y africanas de los males que provocan la destrucción de las Indias. La ampliación geográfica de su estudio corresponde a una nueva etapa de la discusión que desarrolla toda la obra del dominico sobre la legitimidad de la expansión ibérica. Redimensiona el debate.

12Por eso, las conexiones que detectamos aquí entre las Indias y África son a la vez espaciales y estructurales. Confrontando la historia de las Indias con la de África y de las islas atlánticas o, mejor, integrando la historia oceánica en su historia de las Indias, Las Casas pone de relieve lo que juzga ser el fundamento equivocado o diabólico de la expansión ibérica, ibérica en el pleno sentido de la palabra porque concierne tanto a España como a Portugal.

13¿Cómo procede Las Casas? Por un lado, Las Casas utiliza fuentes castellanas: cita la carta que Juan II de Castilla mandó a Alonso V de Portugal (10 abril de 1454) sobre el asunto de las Canarias; cita la Historia de Juan II de Castilla, atribuida en parte a Pérez de Guzmán, publicada en Sevilla en 1543. Sin embargo, lo que aquí más llama la atención es el diálogo que Las Casas entabla con varios historiadores portugueses, demostrando un conocimiento excepcional de los textos que le interesan y que el denomina «historias portuguesas». Digo «dialoga» porque no se limita a citar, interviene para criticar con un tono bastante acerbo la ligereza con la que los historiadores portugueses justifican las injusticias y las «crueldades», para usar el vocabulario lascasiano, que relatan.

  • 14 Ibid.
  • 15 Ibid., p. 132.

14¿Cómo el dominico tuvo acceso a estos textos? Sabemos que Las Casas estuvo en Lisboa en 1547. Las Casas había renunciado a su obispado de Chiapas el año anterior. Al dejar la Nueva España, regresó por las Azores y se quedó en Lisboa esperando noticias de la corte carolina. Ignoramos si en el convento de Santo Domingo de Lisboa encontró a su correligionario Bartolomeu dos Mártires que, algunos años después, en 1551, recibirá el título de maestro en teología en Salamanca. Pero sí confiesa haber consultado a «personas de calidad y crédito14». El año 1547 marca un momento importante para la historia intelectual portuguesa pues, en este año, Juan III funda el Colégio das artes e humanidades de Coimbra, llamando a André de Gouveia para organizar los estudios. Tampoco sabemos si Las Casas tuvo la oportunidad de conocer a João de Barros que en este año preparaba su primera década. Como el cronista lo recuerda en el prólogo de la Primeira Década, él era encargado «de administrar los comercios de Africa y Asia», con el título de «tesorero de la Casa da India e Mina». Asimismo nada indica que el dominico haya conocido a Lopes de Castanheda, quien en aquel entonces ocupaba el modesto cargo de bedel en la universidad de Coimbra. Dejando Lisboa y regresando para Sevilla, Las Casas estuvo también en Lagos, como lo afirma en su Historia, donde observó a los negros descendientes de los que habían sido traídos y vendidos un siglo antes por los servidores de Enrique el Navegante15.

  • 16 Zurara, Chronica do Descobrimento.

15Parece que Las Casas disponía de una copia de la crónica de Eanes de Zurara, Chronica do Descobrimento e Conquista da Guiné16, copia hoy desaparecida. Cabe imaginar que la había consultado o recibido en 1547 durante su estancia en la ciudad de Lisboa. El dominico no podía escoger mejor. Como sabemos, la Crónica de Zurara constituye una fuente esencial para conocer la saga de Enrique el Navegante y la primera fase de los descubrimientos portugueses. Si bien el texto de Zurara quedó inédito, no fue el caso de la obra de João de Barros cuya Primeira Década da Asia salió en 1552. Al igual que Las Casas, Barros tuvo acceso al manuscrito de Zurara para redactar su Primeira Década, lo que confirma la importancia del cronista del siglo xv.

16Las Casas se familiarizó también con la obra de Barros. Consultó la Primeira década publicada en 1552, tal vez la segunda que salió un año después y quien sabe si la tercera impresa en 1563. Llama la atención el hecho de que la historia de Barros se presenta como una sucesión de décadas y que Las Casas haya construido su Historia de las Indias escogiendo un recorte parecido, este mismo ritmo decenal, inspirándose ambos de Tito Livio. El paralelismo merece ser destacado.

17Por lo menos otros dos textos portugueses llegaron a manos del dominicano: Vida e feitos del rei D. João II de García de Resende (1470-1536) publicado en 1545 y la História do descubrimento e conquista da India pelos portugueses de Fernão Lopes de Castanheda. El primer volumen de esta historia fue editado en 1551 y publicado otra vez tres años después, con traducción al español en 1554. Todos estos datos confirman que la reflexión lascasiana sobre el África portuguesa se concentró entre 1547 y 1554.

  • 17 Ignoramos si cruzó los pasos de Jerónimo Osorio, que publicó en Lisboa en 1542 su tratado De nobil (...)

18Para enriquecer su información, Las Casas consultó tambien las obras de un historiador italiano del siglo xv, Alvise Cadamosto o Alvide da Ca’ da Mosto (1432-1483), quien viajó al servicio del príncipe Enrique e hizo dos expediciones a las costas de África en 1455 y 1456. A la vez observador atento y actor de los descubrimientos portugueses, Cadamosto dejó informaciones de valor excepcional. Sus Navigazioni, publicadas en el inicio del siglo xvi, fueron los primeros textos impresos en Europa dedicados a las expediciones portuguesas. La imagen del príncipe Enrique debe mucho a la pluma del italiano al que Las Casas no podía ignorar. O bien el dominico leyó a Cadamosto en italiano en una de sus numerosas ediciones peninsulares, o bien en latín en la edición milanesa de 1508, la que reproduce Simon Grynaeus en su Novus orbis regnorum et insularum veteribus incognitorum (Basilea, 1532). Zurara, Barros, Resende, Lopes de Castanheda, Cadamosto: la lista es impresionante17. Ya sabíamos que la erudición clásica de Las Casas era espectacular y la lectura del prólogo de la Historia de las Indias nos había revelado los nombres de los muchos historiadores que el dominicano había leído. Respecto a los portugueses, la cultura historiográfica del dominico no deja de sorprender a un americanista europeo que durante demasiado tiempo desconoció las riquezas de la producción intelectual portuguesa del Renacimiento.

  • 18 Barletta, 2010.
  • 19 Heidegger, 2006, p. 123.

19No es el lugar de recordar aquí las numerosas conexiones intelectuales que unen Portugal a Castilla antes de la unión de las Coronas, durante la unión y después de 1640. La influencia de la historiografía portuguesa sobre la escritura de la historia del Nuevo Mundo forma parte de estos contactos e intercambios. En esta época, Portugal es el reino europeo que abre sus puertas sobre África y el lejano Oriente, como lo apunta al trabajo de Vincent Barletta, Death in Babylon18. Portugal, cabe recordarlo, es el primer país de la cristiandad latina que se confronta con mundos desconocidos y, por eso, aprende el arte difícil de registrar el mundo y de producir imágenes (textuales, cartográficas) en el sentido dado por Martin Heidegger en su famosa fórmula: «El fenómeno fundamental de la Edad Moderna es la conquista del mundo como imagen19».

  • 20 Las Casas, Historia de las Indias, t. I, p. 133.
  • 21 Ibid., pp. 93-94.

20Sin embargo, Las Casas no se contenta con reunir informaciones y recuperar fuentes, sino que también discute las posiciones y las interpretaciones portuguesas. Al citar largamente a Eanes de Zurara, Las Casas deplora que este «portugués historiador […] parece tener poca menos insensibilidad que el Infante». Añade, hablando de un lamentable episodio, «y según ha parecido, el mismo historiador en su exclamación muestra serle aquella obra horrible, sino parece que después la enjabona o alcohola con la misericordia y bondad de Dios»20. Tampoco al hablar de la «historia portuguesa21», o sea de la Primeira década de Barros, Las Casas ahorra críticas. Ataca al cronista por no decir la verdad:

  • 22 Ibid., p. 94. Las cursivas son nuestras.

Aquí hermosea y colora Juan de Barros, historiador de Portugal, en la década primera y libro primero, cap. 12, que el infante se movía por servicio y loor de Dios y celo de baptizar los moradores de aquellas islas y salvarles las ánimas. Gentil manera de buscar la honra y servicio de Dios y de baptizar y salvar las ánimas, haciendo tan grandes ofensas a Dios, lo uno, en querer usurpar el señorío soberano de los reyes de Castilla que pretendían tener en aquellas mares y islas o tierras que en ellas había; lo otro, quebrantando por ello la amistad y paz establecida y jurada de los reinos de Castilla y Portogal; lo otro, infamando la ley sin mácula, pacífica y justa y suave de Jesucristo, y echando infinitas ánimas al infierno, haciendo guerras crueles y matanzas, sin causa ni razón alguna que fuese justa, en las gentes pacíficas, que no le habían ofendido, de aquellas islas. ¿Qué modo era éste para salvar los infieles dándoles por esta vía el santo baptismo? Admirable y tupida ceguedad fue sin alguna duda ésta22.

21En otro lugar añade:

  • 23 Ibid., pp. 108-109.

Mucho parece haber callado Juan de Barros en la dicha crónica portuguesa, o porque no lo supo, o porque decir no lo quiso, y según me han avisado personas de calidad y crédito, portoguesas aficionadamente se ha el dicho Juan de Barros en lo que escribe23.

  • 24 Ibid., p. 128.

22Si bien Las Casas analiza detenidamente las circunstancias y la progresión de los descubrimientos portugueses, lo hace siempre para condenar rotundamente las navegaciones del infante Enrique: «por una ánima que recibiese la fe a su parecer […] echaban a los infiernos ante todas cosas muchas ánimas, y que él tuviese culpa y fuese reo de todo ellos, está claro». Apunta la responsabilidad del príncipe sin olvidar el papel de la «opinión pública»: «con estas nuevas de que se enriquecían los que andaban en aquel descubrimiento y trato, ya comenzaban los pueblos a loar y bendecir las obras del Infante, diciendo que él había abierto los caminos del Océano»24.

  • 25 Souza Rebelo, 1998.

23En su lectura de Eanes de Zurara, Las Casas desarrolla un punto de vista del siglo xvi, que no encontramos en su antecesor portugués. Para Zurara, la toma de Ceuta aparece como un acontecimiento decisivo del reinado de Juan I y todavía no como el punto de partida de una expansión oceánica y africana25. Ahora bien, esta visión global la comparten los cronistas del siglo siguiente: Las Casas la encuentra en Barros y Lopes de Castanheda, sus contemporáneos. Esta visión que se confunde con un triunfalismo expansionista y cristiano no deja de exasperar a nuestro dominico.

  • 26 Sloterdijk, 1999.
  • 27 Las Casas, Historia de las Indias, t. I, p. 92.
  • 28 Ibid., p. 93.

24Vale la pena detenerse rápidamente en el método lascasiano. El dominico escoge casos precisos en las crónicas portuguesas consultadas. Casos que describe y «deconstruye» detalladamente. La colonización de las islas Canarias (1402) marca «la hora del crimen», para retomar la fórmula introducida por el filósofo Peter Sloterdijk cuando explora el nacimiento de la modernidad europea en sus expresiones más deletéreas26. El descubrimiento y la conquista de las islas Canarias aparecen como una agresión contra unas gentes «que estaban en sus casas seguros, sin hacer mal a nadie27». El episodio ofrece un ejemplo de conquistas absolutamente contrarias a la fe cristiana, «no considerando que son hombres y tienen ánimas racionales y que los cielos y la tierra y todo lo que de los cielos desciende […] y lo que en la tierra y elementos hay, son beneficios comunes que Dios a todos los hombre sin diferencia concedió, y los hizo señores naturales de todo ello28».

  • 29 Ibid., p. 131.
  • 30 Ibid., p. 132.
  • 31 Ibid., p. 133.

25Basada en la crónica de Eanes de Zurara, su descripción del mercado de esclavos de Lagos en 1444 escenifica un episodio particularmente impresionante: «¿Cuál sería el corazón por duro que pudiese ser que no fuese tocado de piadoso sentimiento, viendo así aquella compañía29?». Las Casas aprovecha la oportunidad para poner en tela de juicio los comentarios del cronista, la actitud del infante y el argumento según el cual «la salvación de aquellas almas que antes eran perdidas» justificaba el miserable estado en el cual los esclavos estaban reducidos. «La buena intención del infante ni los bienes que después sucedían no excusaban los pecados de violencia»30. Relata otro episodio más, acontecido en Arguím un año después, en 1445. Los nativos atacaron y mataron a un grupo de portugueses que querían desembarcar. Como era de esperar, Las Casas rinde homenaje a los africanos: «estos fueron los primeros que mataron justamente de los portugueses, por cuantos los portugueses habían muerto y cautivado con la injusticia que arriba parece31».

  • 32 Ibid., p. 95.

26La crítica lascasiana se ejerce en prioridad contra las acciones de los portugueses. Pero tampoco olvida el papel de los castellanos en la ocupación de las islas del Océano. Además, como buen historiador, sabe que debe tomar en cuenta las diferencias de punto de vista entre castellanos y portugueses: «Cosas ocurren aquí de considerar. La primera, como difieren las Crónicas de Castilla y Portugal en lo que toca a estas islas, según por ambas relaciones parece». Al mismo tiempo, nunca esconde su antipatía contra los vecinos lusos, que reciben epítetos más que negativos: «robaban todo lo que podían como si fueran turcos o moros». En la boca de Las Casas, la asimilación de los portugueses a los turcos representa la condenación máxima. Sin embargo, no apunta solo a los que visitan las costas africanas: Las Casas no perdona al infante Enrique el haberse comportado como «tirano y no pastor legítimo»32.

27De inmediato nos damos cuenta de que la historia atlántica constituye mucho más que una antecámara o un preludio, un simple prólogo a la Historia de las Indias: este pasado ya establece las bases «diabólicas» de toda la historia venidera. Desde el inicio, plantea la cuestión del derecho de conquista y de la guerra justa:

  • 33 Ibid., p. 108.

¿Qué causa legítima o qué justicia tuvieron estos Betancores de ir a inquietar, guerrear, matar y hacer esclavos a aquellos canarios estando en sus tierras seguros y pacíficos, sin ir a Francia ni venir a Castilla ni a otra parte a molestar, hacer injuiria, violencia no daño alguno a viviente persona del mundo? […] Iban (gentes portuguesas, castellanas, francesas) todas llenas de codicia y diabólica ambición por señorear tierras y gentes libres, señoras de si mismas33.

28Como vemos, la denuncia no concierne únicamente a los ibéricos: los franceses tienen también una responsabilidad en el drama que se perfila en las aguas de las Canarias en el inicio del siglo xv.

  • 34 Ibid., p. 136.

29El episodio de Arguim, datado de 1445, establece que «aquellas gentes todas» tenían «contra los portugueses guerra justísima». Al examinar a la luz de los acontecimientos canarios y africanos «las tres posibles causas de hacer la guerra justa a los infieles», Las Casas se interroga sobre la manera en que los cristianos entraron en relación con los pueblos de África y luego de América. Examina una cuestión común a ambos continentes y teje de este modo un lazo indiscutible entre la historia del Nuevo Mundo y la historia atlántico-africana. Las palabras y el tono de los capítulos africanos preparan y anuncian la denuncia de la «destrucción» de las Indias: «Las obras tan perjudiciales que a aquellas gentes hacían los portogueses, […] no eran sino guerras crueles, matanzas, captiverios, totales destruiciones y anihilaciones de muchos pueblos de gentes seguras en sus casas y pacíficas, cierta damnación de muchas ánimas que eternalmente perecían sin remedio34». El dominico se interroga incansablemente sobre el origen de los daños irreparables causados por los portugueses:

¿Pues con qué razón o justicia podrán justificar ni excusar tantos males y agravios, tantas muertes y captiverios, tantos escándalos y perdición de tantas ánimas, como en aquellas pobres gentes, aunque fuesen moros, hicieron los portogueses? ¿No más de porque eran infieles? Gran ignorancia y damnable ceguedad ciertamente fue ésta.

30Como en el Nuevo Mundo, los nativos de las islas atlánticas y de África

  • 35 Ibid.

nunca los impugnaron, ni les hicieron injuria, ni guerra, nunca injuriaron ni perjudicaron a la fe ni jamás impedirla pensaron, y aquellas tierras tenían con buena fe porque ellos nunca nos despojaron, ni quizá ningunos de sus predecesores, pues tanto distantes vivían de los moros que por acá nos fatigan, porque confines son de Etiopía, y de aquellas tierras no hay escritura ni memoria que las gentes que las poseen las usurparon a la Iglesia35.

  • 36 Torquemada, Monarquía Indiana.
  • 37 Ibid., t. III, «Prólogo» al Libro VII, p. 136.
  • 38 Las Casas, Apologética historia sumaria, Libro I, cap. xxii.
  • 39 Torquemada, Monarquía Indiana, t. II, Libro V, p. 423.
  • 40 Gruzinski, 2014. Valdría la pena confrontar aquí las ambiciones «americanas»: la idea de una Monar (...)
  • 41 Torquemada, Monarquía Indiana.
  • 42 Boxer, 1969.

31La mirada lascasiana sobre África no debe hacernos olvidar que los españoles de las Indias se sentían también atraídos por las tierras asiáticas del otro lado del océano Pacífico. En 1615, el franciscano Juan de Torquemada publicó en Sevilla su Monarquía Indiana36. Ubica su obra dentro de una perspectiva universal: «lo más que esas otras naciones del mundo obraron, se verifica y comprueba en esta37». Otra vez la historia del continente americano se integra en un ejercicio de historia comparada desarrollado a una escala mundial. La obra franciscana, sin embargo, representa la antítesis de la Historia de las Indias. El franciscano escoge y liga otras piezas entre sí, «otros mundos» sobre el ajedrez mundial. Conecta el continente americano con el Pacífico, las Filipinas y el Asia oriental, sin sostener, como Las Casas, que «las Indias occidentales son una parte de las Indias orientales38». Y presenta esta conexión como una ligación diplomática —«amistad y comunicación39»—, comercial —la «contratación» entre China y Nueva España— y sobre todo como una proyección espiritual en el futuro. En efecto, esta historia franciscana de las Indias no considera el Mar del Sur como un obstáculo infranqueable. Sigue concibiendo el hemisferio español en su integridad como ya lo hacía López de Velasco en su Geografía y descripción universal. En esta perspectiva, el océano Pacífico y las Molucas, Filipinas y Japón, Indonesia y la costa de la China son parte de los territorios potencialmente conquistables. Una conquista que puede ser militar, como lo propusieron los españoles de Manila, apoyados por criollos de México y Perú, o espiritual como la promovieron franciscanos, dominicanos y jesuitas40. En el Libro V, al hablar del gobierno del virrey Luis de Velasco, Torquemada introduce acontecimientos sucedidos en Manila y Filipinas, describe las relaciones entre Japón y el gobernador del archipiélago, la expedición desastrosa del Maluco, sin olvidar la aparición de los Chinos «que se llevaron la galera real donde havían muerto al governador41». Las exploraciones del Pacífico, los viajes de Quirós «a la parte austral», los martirios del Japón enriquecen esta «monarquía Indiana» con una dimensión oriental que corresponde a los progresos de los castellanos en esta parte del mundo42. Conectando América y África o bien Asia y América, Las Casas y Torquemada nos sugieren lo que podría significar escribir una historia global del siglo xvi. Una historia global no puede confundirse con una secuela de la World History, tampoco con la venerable historia imperial. Ni basta «conectar» historias o yuxtaponer estudios monográficos para producir una historia realmente global y novedosa. Una historia global debería responder a una doble preocupación: por una parte, la de rastrear en el pasado las fuerzas que impulsaron o frenaron los procesos de mundialización. Por otra parte, la de construir pasados que dialoguen con nuestro presente: un presente, cabe recordarlo, irremediablemente insertado en un mundo globalizado. Tanto Las Casas como Torquemada responden a este doble reto. El primero, al insistir sobre los lazos indisociables entre África y América; el segundo, al constituir un hemisferio integrando las Indias occidentales, el océano Pacífico y las costas asiáticas. Una vez más, los muchos mundos de la Monarquía católica ofrecen un espacio privilegiado al historiador de hoy a poco que logre superar el triple obstáculo de las barreras nacionales, de las rutinas académicas y de sus propias ignorancias.

Haut de page

Bibliographie

Barletta, Vincent (2010), Death in Babylon. Alexander the Great and Iberian Empire in the Muslim Orient, Chicago, The University of Chicago Press.

Boxer, Charles R. (1969), «Portuguese and Spanish projects for the conquest of Southeast Asia, 1580-1600», Journal of Asian History, 3, pp. 118-136.

Couto, Diogo do, O soldado prático [1612], ed. de Reis Brasil, Lisboa, Publicações Europa-América, 1988.

Gruzinski, Serge (2008), Quelle heure est-il là-bas ? Amérique et islam à l’orée des temps modernes, París, Seuil.

Gruzinski, Serge (2014), The Eagle and the Dragon, Globalization and European Dreams of Conquest in the Sixteenth Century, Cambridge, Polity Press.

Gruzinski, Serge (2017), La machine à remonter le temps, París, Fayard.

Heidegger, Martin (1958), «La época de la imagen del mundo», Anales de la Universidad de Chile, 111, pp. 269-289 [doi:10.5354/0717-8883.2011.10863].

Heidegger, Martin (2006), Chemins qui ne mènent nulle part, « L’époque des conceptions du monde », París, Gallimard [1ª ed. 1962].

Las Casas, Bartolomé de, Historia de las Indias [1517], México, Fondo de Cultura Económica, 1986.

Las Casas, Bartolomé de, Apologética historia sumaria [1536], ed. de Edmundo O’Gorman, México, UNAM, 1976.

Loureiro, Rui Manuel (1998), A biblioteca de Diogo do Couto, Macao, Instituto cultural de Macao.

Loureiro, Rui Manuel (1999), «Leituras de Diogo do Couto. Apontamento sobre as fontes das Décadas da Asia», Revista de cultura, pp. 71-107.

Maestre Maestre, José Maria (ed.) [2009], Humanismo y pervivencia del mundo classico. Homenaje al profesor Antonio Prieto, Madrid, Alcañiz.

Marcocci, Giuseppe (2012), A consciência de um império: Portugal e o seu mundo (sécs. xv-xviii), Coimbra, Imprensa da Universidade de Coimbra.

Sloterdijk, Peter (1999), L’heure du crime et le temps de l’œuvre d’art, París, Calmann-Lévy.

Sousa Rebelo, Luis de (1998), «Las crónicas portuguesas del siglo xvi», en Fernando Gil (ed.), Viagens do olhar, Oporto, Campo das Letras, pp. 175-202.

Torquemada, Juan de, Monarquía Indiana [1615], ed. de Miguel León-Portilla, México, UNAM, 1975-1983, 7 vols.

Zurara, Gomes Eanes de, Chronica do Descobrimiento e Conquista da Guiné [1453], París, J.-P. Aillaud, 1841.

Haut de page

Notes

1 Couto, O soldado prático, p. 131 (nuestra traducción).

2 Loureiro, 1998; Id., 1999.

3 Véase el estudio de esta crónica en Gruzinski, 2008, passim.

4 Id., 2017.

5 Anthony Grafton no vacila en reducir la producción ibérica sobre América, Asia y África a las manifestaciones exóticas de una «literatura de viaje». Asimismo para muchos de nuestros colegas americanos y europeos, si es que occurió una revolución historiográfica en Europa en el Renacimiento, tuvo lugar o bien en Italia o bien en Francia, pero, por supuesto, nunca en el Nuevo Mundo.

6 Véase la edición francesa de: Flavius Josèphe, Antiquités judaïques, trad. Étienne Nolet, París, Éditions du Cerf, 1992-2010.

7 Las Casas, Historia de las Indias, t. I, pp. 4, 6.

8 Ibid., p. 3.

9 Ibid., pp. 73-148.

10 Ibid., pp. 77-78. Héspero salió para reinar sobre «la Etiopia la postrera hacia el Occidente».

11 Ibid., pp. 81, 86.

12 Ibid., p. 91.

13 Ibid., p. 90.

14 Ibid.

15 Ibid., p. 132.

16 Zurara, Chronica do Descobrimento.

17 Ignoramos si cruzó los pasos de Jerónimo Osorio, que publicó en Lisboa en 1542 su tratado De nobilitate. En 1547, Osório tenía un poco mas de cuarenta años. Su obra histórica De rebus Emmanuelis Regis Lusitaniae fue publicada en 1571. Maestre Maestre (ed.), 2009, p. 1352, nota 8. Sobre el imperio portugués, véase el libro de Marcocci, 2012.

18 Barletta, 2010.

19 Heidegger, 2006, p. 123.

20 Las Casas, Historia de las Indias, t. I, p. 133.

21 Ibid., pp. 93-94.

22 Ibid., p. 94. Las cursivas son nuestras.

23 Ibid., pp. 108-109.

24 Ibid., p. 128.

25 Souza Rebelo, 1998.

26 Sloterdijk, 1999.

27 Las Casas, Historia de las Indias, t. I, p. 92.

28 Ibid., p. 93.

29 Ibid., p. 131.

30 Ibid., p. 132.

31 Ibid., p. 133.

32 Ibid., p. 95.

33 Ibid., p. 108.

34 Ibid., p. 136.

35 Ibid.

36 Torquemada, Monarquía Indiana.

37 Ibid., t. III, «Prólogo» al Libro VII, p. 136.

38 Las Casas, Apologética historia sumaria, Libro I, cap. xxii.

39 Torquemada, Monarquía Indiana, t. II, Libro V, p. 423.

40 Gruzinski, 2014. Valdría la pena confrontar aquí las ambiciones «americanas»: la idea de una Monarquía Indiana según Torquemada, con el proyecto de Couto en O soldado prático (1612) de conquistar la «monarquia da India» (ibid., p. 131), dos maneras contemporáneas de concebir —desde México y desde Goa— la extensión de la monarquía católica.

41 Torquemada, Monarquía Indiana.

42 Boxer, 1969.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Serge Gruzinski, « Una Historia de las Indias entre África y América »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2 | 2018, 15-27.

Référence électronique

Serge Gruzinski, « Una Historia de las Indias entre África y América », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 19 octobre 2018, consulté le 09 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8754 ; DOI : 10.4000/mcv.8754

Haut de page

Auteur

Serge Gruzinski

CNRS-EHESS/Princeton University

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals