Navigation – Plan du site
Dossier. Conexiones imperiales en ultramar

El arbitrismo sobre la América portuguesa y la herencia de los Austrias (1620-1655)

Arbitrism over Portuguese America and the Habsburg’s legacy (1620-1655)
L’arbitrismo sur l'Amérique portugaise et l’héritage des Habsbourg (1620-1655)
Vinícius Dantas
p. 29-51

Résumés

Cet article étudie l’arbitrismo au sujet de l’Amérique portugaise, mettant l’accent sur les connexions entre les empires ibériques. À la suite des invasions néerlandaises à Bahia (1624-1625) et Pernambouc (1630), les donneurs d’avis qui écrivaient sur le Brésil rédigèrent plusieurs textes comprenant des conseils pour la défense et la restauration de l’Amérique portugaise. Après la chute de l’Elmina (1637), d’Angola et des îles du golfe de Guinée face aux Néerlandais (1641), les arbitristes changèrent de point de vue. À partir de 1641, leurs écrits s'orientèrent en effet vers des perspectives atlantiques, soulignant les connexions entre le Brésil et les territoires africains. Ainsi, les arbitristes proposèrent des solutions non seulement pour protéger et défendre le Brésil, mais aussi pour assurer les conditions structurelles qui ont défini son rôle au sein de l’Empire portugais.

Haut de page

Texte intégral

1En la primera mitad del siglo xvii, la corte española era el centro de un imperio que incluía territorios en Europa, Asia, África y América. Después de que Portugal fuera integrado a los dominios de la Monarquía hispánica como un reino autónomo en 1580-81, las posesiones ultramarinas de origen luso como la América portuguesa, el Estado da Índia y las del África Occidental y Central, se convirtieron en partes de la Corona portuguesa en el interior de la Monarquía católica.

  • 1 Patente das merces, graças e priuilegios…, 1583, caps. iv, vi, vii, xx, xxi, xxiv.
  • 2 Ejemplos de la interacción entre los imperios ibéricos: Vila Vilar, 1977; Canabrava, 1984; Vallada (...)

2Pese a que Felipe II había garantizado la autonomía política de Portugal y de sus territorios ultramarinos en las cortes portuguesas de Tomar (1580-81), las relaciones entre los imperios ibéricos fueron mucho más complejas que en el texto de la Patente de mercedes, el documento que el «rey prudente» había firmado para reglamentar la autonomía portuguesa1. Durante los sesenta años de unión de las Coronas ibéricas (1580-1640), la circulación de personas en los territorios del imperio portugués y español estrechó las relaciones comerciales entre los ibéricos. Además, las ocasiones de cooperación militar en las cuales portugueses y españoles se unieron para enfrentar enemigos en común, demostraron que España y Portugal estuvieron entrelazados por redes que excedieron las instituciones y el principio de la separación de sus imperios2.

3Los arbitristas portugueses que enviaron sus papeles a la corte española para que los Felipe pusieran en marcha sus ideas también ejemplifican las conexiones entre los imperios ibéricos. El Portugal de los Austrias amplió la participación política de aquellos que escribieron sobre los problemas de las posesiones de origen luso. Los primeros años del reinado portugués de Felipe II coincidieron con el aumento de la producción de arbitrios sobre el Estado da Índia, acerca de los territorios portugueses en el continente africano (como Guinea, costa da Mina y Angola), y también de la América portuguesa.

  • 3 Emmer, 2003; Marques, inédita, p. 138.

4Una de las preocupaciones centrales de los arbitristas que escribieron sobre la América portuguesa había sido hasta cierto punto una consecuencia de la conexión entre los imperios ibéricos. La expansión neerlandesa y sus rivalidades con los españoles cristalizaron en ataques a las posesiones de origen luso como Bahía (1624) y Pernambuco (1630), lo que fue un hito en el arbitrismo sobre la América portuguesa3.

  • 4 Ferreira, 2010, pp. 479-498; Ratelband, 2003, pp. 109-145; Alencastro, 2000, p. 214; Candido, 2013 (...)

5Después de la secesión lusa que desembocó en el fin del Portugal de los Austrias, los portugueses aún estaban enfrentando los viejos problemas. Los neerlandeses, que ya habían tomado el castillo de Elmina (1637) —un importante punto estratégico para el comercio de oro y esclavos en la Costa do ouro—, arrebataron en 1641 otras posesiones en el golfo de Guinea (como los puertos de São Tomé y de Ano-Bom) y en Angola (los puertos de Luanda y Benguela)4. Los ataques neerlandeses en África tuvieron un gran impacto en la economía de la América portuguesa. Si la pérdida de Pernambuco había debilitado la producción de azúcar, la toma de Angola aumentó aún más este problema, ya que afectó el comercio de esclavos. La posición portuguesa en Brasil y en el Atlántico resultó debilitada. Sin los esclavos de Angola, el comercio de cautivos, la industria azucarera y otras actividades económicas se veían amenazados. La conservación de la América portuguesa demandó nuevas soluciones y propuestas para atenuar el problema de la reducción de cautivos, y los arbitristas tuvieron un papel fundamental en esas discusiones.

6En este artículo estudiamos el arbitrismo sobre la América portuguesa desde el punto de vista de las conexiones entre los imperios ibéricos. Con las invasiones neerlandesas en el noroeste de Brasil, los arbitristas redactaron diversos memoriales con advertencias para la defensa y la restauración de la América portuguesa. Después de la pérdida de los territorios africanos, los autores cambiaron su perspectiva. Desde 1641 en adelante, sus escritos tuvieron un nuevo enfoque atlántico que subrayó las conexiones entre Brasil y los territorios africanos. Por lo tanto, plantearon soluciones no sólo para proteger y defender Brasil, sino también para garantizar las condiciones estructurales que habían definido su papel en el interior del imperio portugués. La preocupación sobre la conservación de la América portuguesa que se había consolidado durante el Portugal de los Austrias fue trasmitida a los Braganza como una «herencia» para los años posteriores. Durante la unión ibérica, los imperios de España y Portugal habían estado más entrelazados de lo que se suele decir.

El arbitrismo sobre la América portuguesa (1590-1630)

  • 5 Herzog, 2008, pp. 925-928; Marques, inédita, pp. 140-141.

7Los arbitristas que plantearon propuestas para los problemas de Portugal y de sus posesiones ultramarinas tenían orígenes sociales y políticos distintos. Durante el Portugal de los Austrias y de los Braganza, oficiales regios, sacerdotes, gobernadores de provincias y de territorios ultramarinos portugueses, militares y autoridades locales, estuvieron entre aquellos que asumieron el papel de arbitristas. Algunos de ellos fundamentaron sus pareceres en las informaciones que recibieron en el reino, mientras que otros se ayudaron de sus propias experiencias personales5.

  • 6 Luxán Meléndez, inédita.
  • 7 Dubet, Sabatini, 2008, p. 882; Schaub, 2001, pp. 99-104.

8Después de la incorporación de Portugal a los dominios de la Monarquía hispánica y de la creación del Consejo de Portugal para la resolución de los asuntos portugueses, tanto la asamblea de los tres estados (Cortes) como el Consejo de Estado portugués vieron reducida su importancia política6. Como consecuencia, los arbitrios sobre Portugal y sus posesiones pudieron ser tramitados en distintas instituciones. Los textos podían ser evaluados previamente en el Consejo de Estado portugués en Lisboa o directamente en el Consejo de Portugal y Consejo de Estado español en Madrid. Asimismo, estas cuestiones podían ser discutidas fuera de los consejos y canales tradicionales de la polisinodia de la Monarquía hispánica, como en las juntas de gobierno y en las juntas especializadas que los soberanos españoles y sus validos creaban para resolver algún asunto específico7.

  • 8 Winnius, 1985; Miralles Imperial y Gómez, 1951; Martínez Torres, 2014, pp. 113-150; Rodrigues, iné (...)
  • 9 Subrahmanyam, 1995.

9Pese a que los primeros arbitrios portugueses databan de la segunda mitad del siglo xvi, el arbitrismo sobre Portugal y sus conquistas se consolidó durante el gobierno de los Austrias. En el reinado portugués de Felipe III, ya había un arbitrismo sobre las Indias orientales, sobre el África lusa y acerca de Brasil8. La producción de arbitrios sobre el Estado do Brasil logró un importante desarrollo en la segunda mitad de la década de 1620. Con las invasiones neerlandesas en el Noroeste brasileño y la creciente importancia del espacio atlántico para la Corona portuguesa, los arbitristas portugueses cambiaron sus intereses9.

  • 10 Bethencourt, 1998, pp. 326-327.
  • 11 Murteira, 2012, pp. 275-293.

10Después de la unión de las Coronas ibéricas, la situación de las posesiones ultramarinas portuguesas se agravó. Los enemigos de los reyes españoles se fijaron también en las posesiones de origen luso en Asia, África y Brasil. En el Atlántico, las actividades de corso inglesas, francesas y neerlandesas en la América portuguesa e islas atlánticas tomaron un nuevo rumbo10. Además, la «Tregua de los doce años» (1609-1621), firmada entre españoles y holandeses no tuvo efecto, y fueron habituales las intervenciones militares de la Vereenigde Oostindische Compagnie en Asia y África11.

11En su sentido más amplio, la reflexión de los arbitristas portugueses estaba relacionada con la discusión acerca del «declive» de la Monarquía hispánica. No obstante, los arbitristas que escribieron sobre las conquistas de origen luso centraron su atención en los problemas de las antiguas posesiones de Portugal. En el interior de la Monarquía católica había distintas «tradiciones» arbitristas sobre los reinos y territorios ultramarinos que estaban bajo la autoridad del soberano español. Los arbitrios sobre el Estado da Índia, la África Portuguesa y el Estado do Brasil reflejaban la tensión entre la autonomía y la integración de las posesiones portuguesas en el interior de la Monarquía católica. Por un lado, los súbditos portugueses esperaban que los reyes españoles cumpliesen con su deber de defender los territorios de la Corona portuguesa. Por otro lado, el desarrollo de un arbitrismo sobre partes del imperio portugués en la Corona española fue un indicio de los límites de esa integración. En la cronología del arbitrismo sobre la América portuguesa en el periodo de la unión ibérica, es posible distinguir dos fases principales. La primera comenzó a finales del siglo xvi y finalizó hacia 1625. La segunda empezó en los primeros años de la década de 1620 y sólo terminaría con la recuperación de Pernambuco por las fuerzas luso-brasileñas en enero de 1654.

  • 12 Branco, To defend your empire and the faith, caps. ii, v, ix, x; Brito, Um inquérito à vida admini (...)

12A pesar del legado de los primeros arbitristas que escribieron sobre el Estado do Brasil, puede plantearse que, con mucha probabilidad, el arbitrismo sobre la América portuguesa comenzó en los últimos años del siglo xvi. En la década de 1590, diversos autores llamaron la atención de Felipe II y de sus representantes para atender las amenazas que habían colocado al territorio de Brasil en serias dificultades. Aunque trataron una gran diversidad de materias en sus arbitrios, señalaron básicamente la necesidad de fortificar la costa brasileña y de defender sus puertos más importantes, como los de Salvador de Bahía y Rio de Janeiro. El primero de ellos ya había sido objetivo de un ataque inglés (1588), mientras que el segundo fue el epicentro de la presencia francesa en Brasil durante la primera mitad del siglo xvi12. A pesar de la contribución de estos autores, esa primera «generación» de arbitristas que escribieron sobre Brasil consideró este territorio como uno entre los muchos que Portugal había logrado con su expansión. Esta interpretación cambiaría debido al creciente reconocimiento de la importancia estratégica de la América portuguesa en el interior del imperio español y por el «declive» de las posesiones orientales de origen luso.

  • 13 Marques, inédita, pp. 121-122 y pp. 138-139.
  • 14 Salvado, Münch Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 55-60, doc. 4.

13Las invasiones neerlandesas en Bahía (1624) y en Pernambuco (1630), y el «declive» del Estado da Índia, pusieron la América Portuguesa en el centro de las preocupaciones de los arbitristas. Desde la década de 1620, la producción de arbitrios sobre Brasil logró un nuevo impulso13. En este período, pese a que algunos autores escribieron textos sobre temáticas que no estaban relacionadas con la recuperación de Brasil —como por ejemplo un arbitrio técnico sobre la explotación de la plata—, la mayor parte de ellos se concentró en los problemas de la guerra con los neerlandeses14. Como consecuencia, a finales de la década de 1620 y principios de 1630, los arbitristas portugueses redactaron diversos memoriales en los cuales plantearon los medios para la conservación y recuperación de los territorios portugueses amenazados y ocupados.

  • 15 Arquivo Nacional da Torre do Tombo (ANTT), Desembargo do Paço, Repartição de Justiça e Despacho de (...)
  • 16 Salvado, Münch Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 47-54, doc. 3.
  • 17 Biblioteca Nacional de Portugal, ms. 208, no 12.
  • 18 Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 2436, fo 105.

14En ese periodo, los arbitristas escribieron textos de diferentes géneros, como por ejemplo sobre temas fiscales. De una forma general, presentaron recomendaciones para ampliar la hacienda real con el objetivo de conservar la América portuguesa. Uno de ellos razonó sobre cómo el rey español podría sacar una «gran cantidad» de ducados del Estado do Brasil a través de la venta de perdones a los condenados que habitaban esos territorios, además de la comercialización de hidalguías15. Otro arbitrista subrayó que el soberano podría ampliar su hacienda a través de la recaudación de los diezmos de la América portuguesa16. Asimismo, en la década de 1630, otro autor anónimo escribió un arbitrio presentando propuestas para drenar capitales en Portugal y aplicarlos para socorrer Brasil a través de medios como la reducción del número de universidades, la inclusión en la hacienda de los ingresos de los arzobispados libres o la confiscación de bienes de presos por deudas17. El capitán Juan Rabelo de Lima también mostró su preocupación por la cuestión fiscal, defendiendo que la Corona debería proteger a los propietarios de ingenios azucareros ya que en un futuro contribuirían más comprometidamente con la hacienda18.

  • 19 BNE, ms. 2362, fos 269-273; ANTT, Manuscritos da Livraria, 1116, fos 701-711.
  • 20 Salvado, Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 64-70, doc. 6.

15Además de la fiscalidad, las fortificaciones también fueron otro tema fundamental para la conservación de la América portuguesa. Arbitristas como el prelado portugués Bartolomeu Ferreira Lagarto advirtieron sobre la necesidad de fortificar las capitanías reales y las que estaban bajo la jurisdicción de los donatarios particulares. La explotación de los recursos naturales de Brasil incrementaría las entradas de la hacienda real, favoreciendo la ejecución de proyectos de defensa19. Otro arbitrista anónimo subrayó la conveniencia de fortificar Rio de Janeiro. Ante las sospechas de una invasión neerlandesa en el sudeste de Brasil, resultaba necesario guarnecer la ciudad, lo que podría haberse conseguido con la construcción de una fortaleza en la parte más alta de la ciudad20.

  • 21 Biblioteca Nacional do Brasil Anais, vol. 69, 1950, p. 287.
  • 22 BNE, ms. 3015, fos 9-12; BNE, ms. 2362, fos 261-262.
  • 23 Salvado, Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 60-64, doc. 5.

16Un tercer tipo de arbitrio que se ocupaba de la conservación de Brasil señaló la necesidad de control de los mares y de la navegación. En la década de 1630, el «caballero» portugués Luis Álvares Barriga proyectó una unión de fuerzas marítimas y terrestres para ampliar el poder del soberano español en Brasil21. Asimismo, el ya citado Bartolomeu Lagarto también puso énfasis sobre la urgencia de controlar los mares, y de enviar galeones para garantizar la seguridad del transporte del azúcar22. El capitán portugués Bento Maciel Parente también desarrolló este tema en un arbitrio que remitió a la junta del conde duque proponiendo la construcción de una fábrica naval en Brasil23.

  • 24 Ibid., pp. 376-389, doc. 127.

17Los arbitristas también señalaron los problemas económicos como consecuencia del corso neerlandés en el espacio Atlántico. En el «Memorial del Estado do Brasil», los propietarios de ingenios azucareros rogaron al monarca el establecimiento de soluciones contra la acción de los corsarios y le solicitaron el envío de buques armados para garantizar el transporte azucarero, la navegación atlántica y los derechos de la hacienda real24.

18Como hemos visto hasta aquí, el arbitrismo sobre los territorios ultramarinos portugueses empezó en los años que precedieron a la incorporación de Portugal en la Monarquía hispánica, logrando gran impulso durante los sesenta años de unión ibérica. En los primeros años del reinado portugués de Felipe III, varios autores ya habían escrito arbitrios sobre los problemas de las Indias orientales portuguesas, de la América portuguesa y de los territorios africanos de origen luso. El «declive» del Estado da Índia y la presencia neerlandesa en el noroeste brasileño significaron un gran impacto en el interés de los arbitristas, quedando la América portuguesa en el centro de las preocupaciones de estos autores. Ahora bien, si los arbitrios fueron piezas clave para la comunicación política entre los vasallos portugueses y los monarcas hispánicos mientras las instituciones portuguesas estuvieron bajo la autoridad de los Austrias, ¿cuál fue el panorama del arbitrismo sobre la América Portuguesa bajo el gobierno de la dinastía de los Braganza? ¿Qué semejanzas tuvieron los arbitristas de este tiempo con sus antecesores?

El arbitrismo sobre la América portuguesa en los primeros años del Portugal restaurado (1640-1650)

  • 25 Myrup, inédita; Barros, 2008.

19La aclamación del VIII duque de Braganza como Juan IV a finales de diciembre de 1640 supuso el inicio de transformaciones institucionales y políticas en Portugal. Además de la presencia de un soberano en Lisboa y del retorno de la vida cortesana a la ciudad del Tajo, la «restauración» portuguesa también señaló un incremento de la polisinodia. En el primer año de gobierno de Juan IV, las Cortes fueron convocadas por primera vez desde 1619, y el Consejo de Estado recuperó su status de principal institución de decisión política de la Corona portuguesa. Además, el monarca ordenó la creación de nuevos consejos, tales como el Conselho de Guerra (1640) para tratar del conflicto ibérico, la Junta dos três Estados para la administración de los tributos de las Cortes (1642) y el Conselho Ultramarino para solucionar asuntos relacionados con las conquistas (1642)25.

  • 26 Oliveira, Panegyrico…, 1641.
  • 27 Barros, 2008, pp. 104-128.

20La creación del consejo ultramarino permitió la institucionalización de un canal directo de comunicación entre los vasallos ultramarinos y su rey natural. El nuevo soberano de Portugal no era solamente un monarca «lusitánico», sino también, «Índico, Brasilico, y Africano»26. Según las ordenanzas del consejo, la institución se quedó con la jurisdicción del Estado da Índia, de la América portuguesa (incluyendo a los territorios del Estado do Maranhão y Grão-Pará en el norte de Brasil), Guinea, las islas de São Tomé y Cabo Verde, exceptuando otros territorios africanos y las regiones insulares de Madeira y de las Azores27. Después de la creación del consejo, sus ministros se encargaron de analizar todos los arbitrios que llegaban a sus manos a través de terceros, o por medio de quienes se los entregaron personalmente en la sede de la institución en el Palácio da Ribeira en Lisboa.

  • 28 Cardoso, inédita.
  • 29 Arquivo Histórico Ultramarino (AHU), Conselho Ultramarino Avulsos (CUA), Pará, caixa 1, doc. 51, 1 (...)

21En 1644, el residente de la ciudad de Lisboa João de Almeida dio al consejo ultramarino un arbitrio donde proyectó los medios para la fabricación de navíos en el Estado do Maranhão, que en esa época era un territorio independiente de la jurisdicción del Estado do Brasil creado por orden de Felipe III en 162128. Según Almeida, la gran oferta de maderas y de mano de obra en el Estado do Maranhão (incluso la fuerza de trabajo amerindia) reduciría los costes de la construcción naval. Además de haber ofrecido sus ideas, Almeida estaba dispuesto a embarcar rumbo a la América portuguesa para ejecutar su arbitrio. Por ello, solicitó al monarca una provisión para asumir la cobranza de la renta de los difuntos y ausentes, ingreso económico que se había suspendido por falta de recaudadores. Los ministros del consejo ultramarino estudiaron el arbitrio de Almeida y consultaron al ex proveedor y procurador de hacienda de Maranhão para confirmar la veracidad de sus informaciones y la posibilidad de poner en marcha sus ideas. El procurador certificó la importancia del arbitrio y aconsejó al monarca que permitiera la fabricación de dos navíos según las especificaciones de Almeida, para ensayar la eficacia de su proyecto. Los ministros del ultramarino aprobaron el arbitrio y advirtieron al soberano de que el negocio sería «muy útil» para la hacienda real29.

  • 30 AHU, CU, cód. 13, 6/IX/1645, fo 238.
  • 31 AHU, CUA, Maranhão, caixa 2, doc. 199, 13/VIII/1646; AHU, CU, cód. 13, 18/VIII/1646, fos 363-364vo(...)

22La necesidad de explotar económicamente la América portuguesa generó arbitrios sobre temáticas agrícolas, como el memorial de João Rabelo de Lima con propuestas para el desarrollo del cultivo de nuevos productos para incrementar las ganancias de la hacienda real en el Estado do Brasil. Según el autor —a quien el soberano había nombrado para reformar la recaudación de los derechos de los ingenios azucareros—, el potencial agrícola de la América portuguesa podría aumentar la hacienda. Las condiciones climáticas y del suelo de las capitanías brasileñas permitían el cultivo de ciertos productos como lino, sésamo, aceite, arroz, algodón, jengibre y palmeras, lo que generaría nuevas posibilidades de abastecimiento y desarrollo de actividades económicas para la Corona portuguesa. Según los ministros del consejo ultramarino, las sugerencias de Lima podrían resultar útiles a hacienda, pero el gobernador de Brasil debía estar atento a la viabilidad de su ejecución30. En 1646, el aventurero Bartolomeu Barreiro de Ataíde —un residente del Estado do Maranhão— también expresó su preocupación acerca de la necesidad de nuevas fuentes de ingreso en la hacienda real. Ataíde no solo escribió un memorial donde comunicó el descubrimiento de nuevas minas de oro, sino que también aconsejó al monarca invertir en la exploración de regiones mineras para la explotación de piedras/metales preciosos y se ofreció para ir a los sitios donde estaban las minas ayudándose de la compañía de auxiliares y soldados31.

23Como hemos visto, pese a que los arbitristas escribieron sobre otras temáticas más generales en los primeros años de la década de 1640, los primeros quince años del Portugal de los Braganza siguieron marcados por las amenazas de los neerlandeses en el Atlántico. Sin embargo, en comparación con los arbitrios de los años 1620-1630, los textos de las primeras décadas de gobierno de Juan IV presentaron innovaciones. En este período, los arbitristas subrayaron no solamente la necesidad de conservar el Estado do Brasil y de recuperar Pernambuco, sino también los impactos de la presencia neerlandesa en otras posesiones atlánticas como Angola, Guinea y sus relaciones con Brasil. En los primeros años del Portugal de los Braganza, la estrecha relación entre Brasil y los territorios africanos (sobre todo con Angola) fue referida con frecuencia por los arbitristas. La caída de la costa de la Mina (1637) y la de Angola (1641) en manos neerlandesas pusieron de relieve algunas de las nuevas preocupaciones de los arbitristas.

Conexiones entre la América portuguesa y la África lusa (1590-1650)

  • 32 Curto, 1998, pp. 458-531; Dantas, 2014, pp. 154-155; Martínez Torres, 2014.

24Durante el Portugal de la época filipina, los territorios ultramarinos de origen luso estuvieron jerarquizados según su importancia económica y grado de estabilidad dentro de la rivalidad entre las potencias marítimas. Estas distinciones pueden ser observadas en las fuentes coetáneas acerca de esos territorios, en los arbitrios y en las reuniones de los consejos que se ocupaban de asuntos portugueses, como el Consejo de Portugal, el Consejo de Estado español, las juntas y el Consejo de Estado portugués32.

  • 33 Monumenta Missionaria Africana, ed. de Brásio, pp. 263-270.

25Como hemos visto, la resolución de los problemas del Estado da Índia y de otras posesiones orientales portuguesas tuvieron un papel protagonista en el discurso de los arbitristas hasta la década de 1620. Con la pérdida de Ormuz (1620) y las invasiones neerlandesas en Salvador de Bahía (1624) y Pernambuco (1630), los arbitristas fijaron su atención en los proyectos de defensa y de recuperación de la América portuguesa. En la primera mitad del siglo xvii, había también un arbitrismo sobre el África lusa. En este modelo, los autores señalaron la importancia de los territorios africanos, las amenazas debidas a la presencia neerlandesa y, en menor medida, la integración entre África y Brasil33.

  • 34 Alencastro, 2000, p. 226; AHU, CUA, Angola, caixa 4, 8/I/1643, doc. 17; AHU, CUA, Angola, caixa 4, (...)
  • 35 AHU, CUA, Bahia, caixa 1, 28/V/1642, doc. 54.

26Con la caída de las islas del golfo de Guinea (puertos de São Tomé y de Ano-Bom) y de los puertos de Angola (Luanda y Benguela), la unión entre África y Brasil cobró fuerza en el discurso de los arbitristas. La dependencia que tuvo Brasil de la mano de obra cautiva africana fue subrayada en diversas ocasiones. Desde 1641, la advertencia de que «sin Angola no hay Brasil» se convirtió en un lugar común, tanto en las discusiones que tuvieron lugar en el consejo ultramarino como en las lamentaciones de los consejeros y arbitristas sobre los problemas de Brasil34. En 1642, en un memorial sobre los esclavos cimarrones y la escasez de cautivos de Angola en la América portuguesa, Jorge Mascarenhas, marqués de Montalvão y ex-virrey de Brasil, señaló la importancia que los «gentíos» africanos tenían para las actividades comerciales de la conquista. Además de su impacto en la producción del azúcar, la escasez de los esclavos de Angola desembocaría en otras dificultades para la hacienda real portuguesa, tales como el declive de las exportaciones de harina de mandioca (yuca) desde Rio de Janeiro para Angola35. A pesar de que Montalvão no era propiamente un arbitrista sino un consejero, sus preocupaciones eran el consenso entre los arbitristas que escribieron sobre el tema desde diferentes puntos de vista.

  • 36 Mello, 2001, pp. 39-59.
  • 37 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, doc. 531, pp. 356-357; Costa, Lains, Münch M (...)

27Algunos arbitristas redactaron escritos en la coyuntura de las negociaciones diplomáticas entre Portugal y los Países Bajos para la entrega de Pernambuco y de los territorios africanos. Con la aclamación de Juan IV, había una expectativa de paz y de la devolución de los territorios de la Corona portuguesa que habían quedado bajo control de los neerlandeses. Las esperanzas por la restitución de Pernambuco tras la embajada de Tristão de Mendonça Furtado a La Haya en 1641 se paralizaron con la confirmación de las treguas sin la devolución de territorios36. Por ello, un arbitrista reflexionó sobre el mejor modo de recaudar dinero y utilizarlo para la compra a los neerlandeses de Pernambuco, Angola y São Tomé. El dinero para la ejecución del arbitrio saldría de la América portuguesa a través de la imposición de la décima, un impuesto que correspondía al 10 % de todas las rentas de los súbditos y que sería cobrado proporcionalmente a todos37.

28La presencia neerlandesa podría alcanzar otras partes de Brasil. En este sentido, otro arbitrista anónimo escribió un memorial sobre la necesidad de protección y defensa de la América portuguesa. Las amenazas de la expansión neerlandesa no estaban limitadas al aspecto militar, sino también a los riesgos de la expansión del calvinismo. El soberano sólo estaría a salvo de riesgos cuando recobrase el control de Pernambuco. No obstante, cualquier intento por restaurar Pernambuco demandaría nuevas fuentes de ingresos de la hacienda real, la reactivación de la mano de obra en Brasil y de sus conexiones con Angola. La restauración de Pernambuco y la supervivencia de la América portuguesa estaban relacionadas con la solución del problema de la escasez de cautivos.

29Después de que los neerlandeses tomaron Angola en 1641, la situación de Brasil se agravó. La interrupción del pleno acceso de los portugueses a los mercados de esclavos y a los puertos de Luanda y Benguela tuvo impacto en la industria de producción de azúcar en Brasil. La importancia del trabajo de los negros fue fundamental también para la conservación de otras actividades económicas, como el corte de maderas y el cultivo de la mandioca para alimentación de los esclavos y para la exportación. Según el arbitrista, a pesar de que el monarca debería incentivar las entradas en el sertão de Brasil para la captura de amerindios, la mano de obra africana era la mejor opción. La América portuguesa no sobreviviría sin esclavos y el monarca debería tratar con los negociantes del reino para que mandasen buscar hasta diez mil cautivos.

  • 38 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, pp. 347-351, doc. 526.

30La recuperación de Pernambuco dependía de la de Angola, mientras que, por otro lado, la entrega de Pernambuco también podría facilitar la restauración del territorio africano. Los lazos entre África y Brasil también eran ejemplificados por el impacto económico que la reducción del número de cautivos tuvo en la economía de la América lusa. La falta de esclavos elevó los costes de producción del azúcar, lo que causó la desestabilización del comercio en el norte y en el sur de Brasil. Según el arbitrista, la recuperación de las finanzas y la retención de moneda en la América portuguesa podrían lograrse con la reacuñación y a través del incremento artificial de su valor intrínseco (lo que correspondió al material de la moneda), el llamado «levantamento da moeda». Los productos de la tierra también tendrían valor de moneda. El gobernador general del Estado do Brasil y el cabildo municipal de Salvador de Bahía debían fijar anualmente el valor de mercado del azúcar en todas las capitanías. El gobernador también debía hacer una junta para la hacienda real, informándose sobre la viabilidad para cultivar nuevos productos como el jengibre y el añil. Además de estas medidas estructurales, el monarca también podría ampliar su hacienda con la venta de propiedades de criminales, expatriados y con la extensión de la fiscalidad a los residentes de las capitanías de Pernambuco, Bahía y Rio de Janeiro38.

  • 39 Sobre las cifras del comercio de esclavos desde Angola en este período: <www.slavevoyages.org>. Sobre la cuestión, véase</www> (...)
  • 40 AHU, CUA, Rio de Janeiro, Castro Almeida, caixa 3, 13/I/1645, doc. 373; AHU, CUA, Bahia, caixa 1, (...)

31En agosto de 1644, Gaspar de Brito Freire remitió al consejo ultramarino un extenso escrito con ideas para solucionar el problema de la falta de cautivos en Brasil y ampliar las rentas reales. Según Freire, la presencia neerlandesa en Angola y su control del comercio de esclavos exigían nuevas soluciones para el problema de la mano de obra en Brasil39. La conservación de la conquista más importante del imperio portugués dependía de la recuperación de Angola y de su mano de obra cautiva: «Siendo pues Brasil la conquista más útil a esta Corona, la falta de los esclavos es su total ruina40». Ante la falta de los cautivos que Brasil recibía anualmente para el trabajo en la industria del azúcar y en otras actividades económicas, Freire señaló que Juan IV debería permitir que los vasallos capturasen a los amerindios en el interior y en rincones del Estado do Brasil (sertão), aunque su proposición pudiera causar conflictos con los religiosos de la América portuguesa.

  • 41 Perrone-Moisé, 1992, pp. 115-132; Alencastro, 2000, p. 119.
  • 42 Para una discusión general sobre el concepto de Guerra Justa: Russel, 1977. Sobre la Guerra Justa (...)

32La alusión a los religiosos hacía referencia a la legislación y a los debates teológicos sobre la legitimidad de la esclavitud amerindia en la América portuguesa, donde las autoridades eclesiásticas solo admitieron oficialmente el apresamiento de Amerindios en los casos de «Resgate» y de «Guerra Justa». El primer caso se refería a los amerindios que ya habían sido esclavizados por otros indígenas y estaban condenados a muerte, comúnmente en rituales de antropofagia. En este caso eran comprados en cuerdas y «rescatados», o sea esclavizados para su «salvación»41. En el segundo caso, la esclavitud por «Guerra Justa» era legítima contra los amerindios «bárbaros» o «gentíos», que no estaban bajo el control de ninguna autoridad y vivían de modo independiente en los sertões de Brasil42.

  • 43 Alencastro, 2000, pp. 191-198; Monteiro, 2009, pp. 76-79.

33De hecho, el control que ejercían los neerlandeses sobre los mercados de esclavos en el África occidental y central resultó en la ampliación de la búsqueda de mano de obra indígena en Brasil. La nueva situación aumentó el número de expediciones al interior del sur para capturar amerindios (bandeiras). A pesar de eso, las expediciones no tuvieron como objetivo directo el reemplazamiento de los africanos por amerindios, ya que gran parte de los cautivos capturados por las expediciones de apresamiento se quedaron en la parte sur de Brasil43.

  • 44 Newitt, 2004, pp. 21-37; Thomaz, 1994, pp. 207-243.
  • 45 Alencastro, 2000, p. 198; AHU, CU, cód. 13, 19/XII/1643, fo 8vo; AHU, CU, cód. 13, 19/XII/1643, fo(...)

34El arbitrista también defendía que el monarca portugués debía permitir que los hombres de negocio del reino mandasen sus navíos para conseguir nuevos esclavos en Mozambique, que en este período era una ciudad puerto en el interior de la red que formó el Estado da Índia44. La sugerencia de Freire se basaba en intentos anteriores, cuando los consejos de hacienda y ultramarino habían autorizado el transporte de cautivos desde Mozambique a Brasil45. Según Freire, con el refuerzo de cautivos del África Oriental, la América portuguesa volvería a su antigua prosperidad en el cultivo y en la explotación de diversos géneros como jengibre, añil, algodón, salitre y palo de Brasil.

  • 46 Perrone-Moisé, 1992, pp. 115-132.
  • 47 Reis, Gomes (orgs.), 1996; Gomes, 2005.

35El monarca también debería consentir que los súbditos de la América portuguesa enviasen personas al interior de Brasil para capturar amerindios de «paz» y de «rescate». Los indígenas de «paz» estaban en la categoría de indios «amigos o aliados», es decir, aquellos que se convertían al cristianismo y residían en las poblaciones que estaban cerca del control de los religiosos y de los colonos, los llamados aldeamentos. Los amerindios aliados gozaban de un status de trabajadores libres y podían trabajar en el cultivo de sus propias tierras o en el de las propiedades de colonos como trabajadores remunerados. Por otro lado, como hemos visto, los amerindios de rescate podían ser esclavizados para su «salvación». La propuesta de Freire garantizaba que ambos grupos trabajarían como mano de obra libre con sueldo por temporadas y sin riesgos de ser esclavizados46. Los amerindios deberían adentrarse en el sertão para buscar metales preciosos y minas. Asimismo estarían preparados para los posibles conflictos y guerras contra los esclavos cimarrones que residían en los mocambos, comunidades de cautivos vecinas a regiones productivas47.

36Además, Juan IV podía ordenar a los mercaderes que enviasen navíos a los ríos de Guinea en busca de esclavos para Bahía. Los propietarios de ingenios azucareros y cultivadores de azúcar deberían ayudar en la financiación de las expediciones, ya que necesitaban de esclavos para sus propiedades. Al juntar la mano de obra amerindia con el refuerzo de los esclavos que llegarían, no habría más dependencia de los «negros de los holandeses». Por otro lado, con la tregua firmada entre los representantes del gobierno de Bahía y el gobernador del Brasil neerlandés Johan Maurits van Nassau-Siegen (1637-1644), y la llegada a Brasil de la noticia de la tregua entre Portugal y las Provincias unidas (firmada en junio de 1641), el monarca portugués debería conceder licencia a los «holandeses de Pernambuco» para vender sus negros de Angola en Bahía. Los residentes de Bahía podrían comprar esclavos usando como moneda los vinos y los aceites que se encontraban en los almacenes de la capitanía.

  • 48 AHU, CUA, Bahia, caixa 1, 13/VIII/1644, doc. 61.
  • 49 AHU, CUA, Bahia, caixa 1, 13/VIII/1644, doc. 61.
  • 50 AHU, CU, Rio de Janeiro, Castro Almeida, caixa 3, 13/I/1645, doc. 373; AHU, CU, cód. 13, 13/I/1645 (...)

37Gaspar de Brito Freire, que se presentó como un «fiel vasallo, celoso del aumento de la hacienda real48», también intentó plantear los medios más apropiados para el sustento y aumento del Estado do Brasil, sin subsidios ni tributos. Para eso, el monarca debía incentivar la explotación de regiones mineras. Los vasallos que encontrasen nuevas minas de oro, plata, cobre y otros metales preciosos podían explotarlas mediante el pago de un quinto a la hacienda real (20 % del valor de los productos extraídos). El autor se mostró comprometido con la ejecución de su arbitrio. Además de ofrecer su propia hacienda, se propuso ir a Brasil para poner sus ideas en práctica. Asimismo solicitó al monarca que le nombrase Gobernador general de Brasil en la siguiente sucesión del puesto49. Los ministros del consejo ultramarino remitieron los papeles de Freire al procurador de la hacienda real, que confirmó que algunas de sus propuestas podrían resultar de «gran conveniencia». Sin embargo, los ministros consideraron que el arbitrio de Freire no tenía «la substancia que representaba»50.

  • 51 A pesar de la mención a los soldados italianos, no hay informaciones exactas sobre la nacionalidad (...)
  • 52 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, pp. 351-354, doc. 527.

38En 1647, los preparativos para la jornada de Salvador Correia de Sá en Angola también fueron tema de arbitrios en los que se discutieron las relaciones entre Brasil y África. En esta época, un «fiel vasallo» de la Monarquía portuguesa advirtió al consejo ultramarino sobre la importancia de la conservación del reino y de su buena reputación, lo que se lograría con una armada para resistir a los enemigos en el mar, defendiendo a las embarcaciones que venían de las conquistas. El autor, Gaspar de Brito Freire, advirtió al monarca sobre la jornada de Angola, poniendo en duda la fidelidad de Salvador Correia de Sá a la dinastía de los Braganza. Sus conexiones castellanas (era hijo de madre española y también estaba casado con una), sus redes en Rio de Janeiro y el auxilio de 600 hombres de infantería italianos que había convocado para la jornada podrían amenazar la empresa51. Según el arbitrista, la posibilidad de una alianza entre Salvador Correia de Sá y los italianos ponía la expedición en riesgo, dado que podrían haberse unido a sus partidarios en Rio de Janeiro prestando fidelidad al rey español y apropiándose de las riquezas de los comerciantes. En este caso, los conjurados no tendrían dificultades para tomar Rio de Janeiro y desistir del rescate de Angola. La vecindad con la región de la Plata y el apoyo del monarca español garantizarían el paso a los posibles conjurados rumbo a Bahía y otras capitanías de Brasil. El arbitrista también planteó propuestas para la solución de la escasez de cautivos en la conquista. En su opinión, los ingenios azucareros podrían conservarse sin los esclavos de Angola. Los cautivos podrían ser remplazados por amerindios, por los negros de Cabo Verde y de Guinea. De esa forma, los portugueses no pondrían en riesgo la paz que habían firmado con los neerlandeses, ni comprometerían la América portuguesa y la expedición a Angola52.

  • 53 Ibid., pp. 357-359, doc. 533; ibid., pp. 359-360, doc. 535.

39En un memorial sobre la movilización de fuerzas marítimas para rescates de los territorios africanos, el arbitrista Manuel Ferreira de Vela comunicó al monarca que había firmado un préstamo en Lisboa para ejecutar su plan. Según su proyecto, los responsables de las embarcaciones deberían disimular el verdadero destino de su viaje informando a los soldados que partirían rumbo a una expedición de explotación a las minas de São Paulo. Esa ocultación sorprendería al enemigo y al mismo tiempo permitiría ganar la adhesión de los soldados con más facilidad. La embarcación que debía salir desde Lisboa tendría que unirse a la armada en Bahía, donde proyectarían la recuperación de los territorios. El plan exigía la máxima fuerza, incorporando todos los navíos de vasallos portugueses en el reino, los de Brasil, los de guerra y los refuerzos ingleses. De ese modo se lograrían por lo menos veinte navíos de guerra sin coste para la hacienda real. Con el préstamo se pagarían los víveres y los salarios de los soldados que partieran desde la corte. En Cabo Verde se comprarían esclavos con la hacienda del difunto gobernador de la isla. Los cautivos serían entrenados y seguirían rumbo a Angola junto con los soldados del reino53.

  • 54 AHU, CU, cód. 14, 14/XI/1650, fos 255vo-256.
  • 55 AHU, CU, cód. 15, 31/VIII/1652, fos 11-11vo.

40Después de la recuperación de Angola por una expedición luso-brasileña capitaneada por Salvador Correa de Sá en 1648, los ministros del consejo ultramarino recibieron papeles, informes y arbitrios sobre la necesidad de protegerla con otros territorios africanos. Ante las sospechas de una invasión castellana del África occidental, fue necesario centrar la atención en el envío de refuerzos54. En agosto de 1652, los ministros del consejo ultramarino recibieron un arbitrio anónimo sobre «cosas importantes del reino de Angola». Con la difusión de la noticia de la recuperación de Angola, era necesario conservarla sin demasiadas cargas para la hacienda real. Por ello, el monarca debía investir en el comercio con los castellanos, tanto en Angola como en Buenos Aires. Según el arbitrista, el monarca debería impedir la presencia de embarcaciones sevillanas en Angola, pues sus productos competían con las mercancías portuguesas. El soberano sólo debería consentir las naos que dejaban parte de sus haciendas y las embarcaciones españolas que anualmente iban rumbo a Angola con oro, plata y esmeraldas. La ejecución del arbitrio dependía de que los navíos portugueses intentasen rescatar las haciendas a través del puerto de Buenos Aires. Con los ingresos que resultarían de la venta de esclavos y de mercancías a los españoles en Angola, los portugueses podrían ir a Buenos Aires para vender más cautivos. El oro y la plata cobrados podrían ser investidos en la defensa de Angola y de sus puertos55.

  • 56 Mello, 2001.

41A pesar de la recuperación de Angola, la situación de Pernambuco y el conflicto entre portugueses y neerlandeses seguían sin solución. En 1650, el antiguo residente de la capitanía de Pernambuco Manuel Fernandes Cruz escribió un memorial sobre la necesidad de recuperarla y los intentos de Portugal en las negociaciones diplomáticas con los neerlandeses. El arbitrista planteó nuevamente la discusión sobre si Portugal debía intentar la compra de Pernambuco o si podían, en cambio, aspirar a la recuperación de la capitanía a través de la fuerza de las armas. Este debate ya había sido abierto por la diplomacia portuguesa en el contexto de las negociaciones de La Haya en 164156.

42Cruz trazó un proyecto para recuperar Pernambuco sin gastos para la hacienda real y sin activar nuevos tributos. Para ello, el monarca debería poner en marcha una concesión del comercio de esclavos de Angola para Brasil por cinco años, ordenando anualmente 12 000 esclavos por cuenta de la hacienda real. El azúcar para la compra de los esclavos sería trasladado al reino también por cuenta de la hacienda real, en las naos de la armada, mientras que la cuantía para su rescate podría ser lograda con la venta de los productos y mercancías exportadas para Angola.

43Para que el peso del monopolio no tuviese impacto en la hacienda real, el monarca debería consentir a los comerciantes del reino que enviasen sus mercancías a Angola, donde negociarían con la condición de poder vender sus cautivos en la región del Río de la Plata, por un periodo de cinco años. Asimismo podría permitir que comerciasen esclavos de Angola en la capitanía de São Vicente (en el sur de Brasil), donde los «peruleiros» —comerciantes ambulantes que compraban esclavos con la plata de Potosí—, podrían adquirirlos. De este modo, Brasil se quedaría «opulento» con plata.

  • 57 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, pp. 90-96, doc. 149.
  • 58 Ibid., pp. 112-117, doc. 166.

44Los propietarios de ingenios azucareros pagarían solamente la mitad del precio de los cautivos comprados en aquellos cinco años, dejando la otra parte para después de la recuperación de sus propiedades. Los logros serían alcanzados sin gastos para la hacienda real y serían beneficiosos para todos. Los negociantes del reino, aunque perdiesen la concesión del comercio de cautivos desde Angola a Brasil, no tendrían perjuicios, toda vez que quedarían encargados del comercio de esclavos en la región del Plata y en la capitanía de São Vicente. Los súbditos americanos tampoco serían agraviados por los precios de los cautivos, ya que estarían exentos de los tributos que pagaban para mantener a la infantería y otras contribuciones para el rescate de Pernambuco. Asimismo, el comercio de esclavos tampoco restringiría las actividades de los vasallos de Angola, dado que recibirían haciendas para comprar cautivos. Según el cálculo del arbitrista, cerca de doce mil esclavos partirían desde Angola en dirección a Brasil, mientras que otros cuatro mil saldrían para el Rio de la Plata, rumbo a Perú. Los esclavos de Angola podrían sacar una gran cantidad de oro de Brasil, trabajando en las minas de São Paulo por cuenta de la hacienda real. El arbitrista solicitó que se prestara atención a sus propuestas y se ofreció para redactar las ordenanzas que reglamentarían el comercio de esclavos y del azúcar57. Además de su proposición del estanco del comercio de esclavos por la hacienda real, Cruz también planteó el pago a los neerlandeses con azúcar. Según el arbitrista, en tres años se habrían recuperado las cantidades invertidas58.

  • 59 AHU, CU, cód. 15, 27/III/1654, fo 89; AHU, CU, cód. 15, 23/V/1654, fo 101; AHU, CU, cód. 15, 12/IX (...)
  • 60 AHU, CU, cód. 15, 4/III/1655, fo 150vo.

45La rendición de los neerlandeses en la ciudad de Recife en enero de 1654 señaló el fin de veinticuatro años de gobierno y dieciséis años de conflictos entre luso-brasileños y neerlandeses en Brasil. En los meses siguientes a la capitulación, los ministros del consejo ultramarino recibieron informaciones sobre unos proyectos de invasión de ingleses, neerlandeses y castellanos contra Brasil y Angola59. Ante los rumores de una invasión castellana en tierras africanas, el arbitrista y proveedor de la hacienda de Angola, Bartolomeu Paes Bulhão, subrayó la necesidad de ayudar a una zona estratégica «tan importante para Brasil y tan deseada por los enemigos60».

  • 61 Gutiérrez Nieto, 1986, pp. 236-351.

46En los años posteriores al Brasil neerlandés —aunque no hayan significado el final del arbitrismo sobre la América portuguesa— se observa una reducción del número de arbitrios que tratan sobre los problemas de Brasil. Ese cambio puede ser explicado por el significado que tuvieron los arbitrios en el contexto portugués. En comparación con la Monarquía hispánica, hasta el final del siglo xviii, los arbitristas portugueses concentraron sus intervenciones más en los problemas puntuales del reino y del imperio que en la reforma estructural de la monarquía y de la sociedad61. Después de la recuperación de Angola y de Pernambuco, los arbitristas que escribieron sobre la América portuguesa siguieron más preocupados por la resolución de problemas puntuales.

  • 62 Biblioteca da Ajuda, Lisboa (BA), cód. 54-XIII-4, doc. 42, 30/IV/1658, fos 1-8; BA, cód. 54-XIII-4 (...)
  • 63 Puntoni, 2014, p. 200.
  • 64 Ibid., pp. 213-216.

47En el Estado do Maranhão, arbitristas como Manuel Souto Maior, Simão da Costa y Sousa y Domingos Antonio Tomás, advirtieron sobre el declive de la mano de obra amerindia y la necesidad de intervención de las autoridades para evitar su extinción62. En el Estado do Brasil, en el contexto de las discusiones sobre la necesidad de fortificación de Salvador de Bahía en 1685, el ingeniero João Coutinho escribió un arbitrio con una completa propuesta para la defensa de la capital y los medios con los que conseguir dinero para su realización63. Cerca de dos años después, el secretario del Estado do Brasil y hermano del padre Antonio Vieira, Bernardo Vieira Ravasco, redactó un importante arbitrio en el cual planteó la creación de la «Brasiliana», una moneda provincial que circularía en la América portuguesa con su valor intrínseco ampliado artificialmente para mantenerla en la conquista y evitar la escasez de monedas64.

48A pesar de que el arbitrismo sobre la América portuguesa no desapareció después del Brasil neerlandés, esa coyuntura crítica amplió el debate sobre la conservación y la defensa da la conquista. Después de la pérdida de las posesiones africanas, el debate adquirió una perspectiva más amplia. Para los arbitristas que intentaron llamar la atención de los soberanos a cambio de mercedes y remuneraciones, el conflicto luso-neerlandés había significado una oportunidad. A través de la escritura de los textos podrían lograr nuevas posiciones y, al mismo tiempo, «salvar» a la república de las amenazas de los enemigos de la Corona portuguesa.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Anais da Biblioteca Nacional do Rio de Janeiro, 69, 1950.

Branco, Manoel de Andrada Castel, To defend your empire and the faith. Advice offered to Philip, King of Spain and Portugal [c. 1590], ed. de Paul Edward Hedley Hair, Liverpool, Liverpool University Press, 1990.

Brito, Domingos de Abreu e, Um inquérito à vida administrativa e económica de Angola e do Brasil em fins do século xvi, segundo o manuscrito inédito existente na Biblioteca Nacional de Lisboa, ed. de Alfredo de Albuquerque Felner, Coimbra, Imprensa da Universidade, 1931.

Monumenta Missionaria Africana (1611-1621), ed. de António Brásio, Lisboa, Agência Geral do Ultramar, 1955.

Oliveira, Antonio Gomez de, Panegyrico ao sempre Avgvsto Rey Dom Ioam IIII. Lvsitanico, Indico, Brasilico, e Africano. Acclamado, e Ivrado Rey, Lisboa, Antonio Aluarez, 1641.

Patente das merces, graças e priuilegios de que el rei Dom Philippe nosso senhor fez merce a estes seus Regnos e a diante vai outra Patente das respostas das Cortes de Tomar, Lisboa, Antonio Ribeiro, 1583.

Rau, Virginia, Silva, Maria Fernandes Gomes da (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval respeitantes ao Brasil, Coimbra, Imprensa da Universidade, 1955.

Salvado, João Paulo, Münch Miranda, Susana (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, 1607-1633, Lisboa, Comissão Nacional para as Comemorações dos Descobrimentos Portugueses, 2001.

Bibliografía

Alencastro, Luiz Felipe de (2000), O trato dos viventes. Formação do Brasil no Atlântico Sul, São Paulo, Companhia das Letras.

Barros, Edval de Souza (2008), Negócios de tanta importância. O conselho ultramarino e a disputa pela condução da guerra no Atlântico e no Índico (1643-1661), Lisboa, Centro de História de Além-Mar.

Bethencourt, Francisco (1998), «O complexo atlântico», en Francisco Bethencourt, Kirti Chaudhuri (dirs.), História da Expansão Portuguesa, Lisboa, Circulo de Leitores, t. II, pp. 315-342.

Borges, Graça Almeida (2014), «¿Un imperio Ibérico integrado? El Arbitrismo y el imperio ultramarino portugués (1580-1640)», Obradoiro de Historia Moderna, 23, pp. 71-102.

Boxer, Charles R. (1973), Salvador de Sá e a luta pelo Brasil e Angola, 1602-1686, São Paulo, Companhia Editora Nacional – Editora de Universidade de São Paulo (1ª ed. 1952).

Canabrava, Alice P. (1984), O comércio português no rio da Prata (1580-1640), Belo Horizonte, Itatiaia.

Candido, Mariana (2013), An African Slaving Port and the Atlantic World Benguela and its Hinterland, Cambridge, Cambridge University Press.

Cardim, Pedro (2014), Portugal unido y separado. Felipe II, la unión de territorios y el debate sobre la condición política del Reino de Portugal, Valladolid, Universidad de Valladolid.

Cardoso, Alírio (inédita), Maranhão na Monarquia Hispânica: intercâmbios, guerra e navegação nas fronteiras das Índias de Castela (1580-1655), tesis doctoral leída en 2012, Universidad de Salamanca.

Chambouleyron, Rafael (2005), «Opulência e miséria na Amazônia seiscentista», Raízes da Amazônia, 1 (1), pp. 105-124.

Costa, Leonor Freire, Lains, Pedro, Münch Miranda, Susana (2011), História econômica de Portugal, 1143-2010, Lisboa, Esfera dos Livros.

Curto, Diogo Ramada (1998), «Cultura escrita e práticas de identidade», en Francisco Bethencourt, Kirti Chaudhuri (dirs.), História da Expansão Portuguesa, Lisboa, Circulo de Leitores, t. I, pp. 458-531.

Dantas, Vinícius (2014), «Los arbitristas y la América Portuguesa (1590-1640)», Anuario de Estudios americanos, 71 (1), pp. 145-170.

Dubet, Anne, Sabatini, Gaetano (2008), «Arbitristas: acción política y propuesta económica», en José Martínez Millán, Maria Antonietta Visceglia (dirs.), La monarquía de Felipe III, t. III: La Corte, Madrid, Fundación Mapfre, pp. 867-883.

Eltis, David, Richardson, David (2008), Extending the frontiers: Essays on the New Transatlantic Slave Trade Database, New Haven, Yale University Press.

Emmer, Peter C. (2003), «The First Global War: The Dutch versus Iberia in Asia, Africa and the New World, 1590-1609», E-journal of Portuguese History, 1 (1), <https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2777909.pdf>.

Ferreira, Roquinaldo (2010), «A primeira partilha da África – decadência e ressurgência do comércio português na Costa do Ouro (ca. 1637-ca. 1700)», Varia história, 26 (44), pp. 479-498.

Gomes, Flávio dos Santos (2005), A hidra e os pântanos: mocambos, quilombos e comunidades de fugitivos no Brasil (séculos xvii-xix), São Paulo, Unesp.

Gutiérrez Nieto, Juan Ignacio (1986), «El pensamiento económico político y social de los arbitristas», en José María Jover Zamora (dir.), Historia de España, Madrid, Editorial Espasa Calpe, t. XXVI, pp. 236-351.

Herzog, Tamar (2008), «El arbitrismo y América», en José Martínez Millán, Maria Antonietta Visceglia (dirs.), La monarquía de Felipe III, t. III: La Corte, Madrid, Fundación Mapfre, pp. 925-931.

Luxán Meléndez, Santiago de (inédita), La Revolución de 1640 en Portugal. Sus fundamentos sociales y sus caracteres nacionales. El consejo de Portugal: 1580-1640, tesis doctoral leída en 1988, Universidad Complutense de Madrid.

Marcocci, Giuseppe (2012), A consciência de um império. Portugal e o seu mundo (sécs. xv-xvii), Coimbra, Imprensa da Universidade.

Marques, Guida (inédita), L’invention du Brésil entre deux monarchies. Gouvernement et pratiques politiques de l’Amérique portugaise dans l’union ibérique (1580-1640), tesis doctoral leída en 2009, EHESS, Paris.

Martínez Torres, José Antonio (2014), «Politics and Colonial Discourse in the Spanish Empire: The African Atlantic Possessions, 1575-1630», Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, 51, pp. 113-150.

Mello, Evaldo Cabral de (2001), O negócio do Brasil, Portugal, os Países Baixos e o Nordeste (1641-1669), Lisboa, CNCDP.

Miralles Imperial y Gómez, Claudio (1951), Angola en tiempos de Felipe II y de Felipe III. Los memoriales de Diego de Herrera y de Jerónimo Castaño, Madrid, Instituto de Estudios Africanos.

Murteira, Andre (2012), «El impacto de la tregua de los doce años en los domínios ultramarinos Portugueses», en Bernardo J. García García, Manuel Herrero Sánchez, Alain Hugon (dirs.), El arte de la prudencia. La Tregua de los doce años en la Europa de los Pacificadores, Madrid, Fundación Carlos de Amberes, pp. 275-293.

Monteiro, John (2009), Os negros da terra. Índios e bandeirantes nas origens de São Paulo, São Paulo, Companhia das Letras.

Myrup, Eric Lars (inédita), To Rule from Afar: The Overseas Council and the Making of the Brazilian West, 1642-1807, tesis doctoral leída en 2006, Yale University.

Newitt, Malyn (2004), «Mozambique Island: The Rise and Decline of an East African Coastal City, 1500-1700», Portuguese Studies, 20, pp. 21-37.

Ollé, Manel (2013), «Portugueses y Castellanos en Asia Oriental», en Pedro Cardim, Leonor Freire Costa, Mafalda Soares da Cunha (eds.), Portugal na Monarquia Hispânica. Dinâmicas de integração e conflito, Lisboa, CHAM, pp. 253-275.

Perrone-Moisé, Beatriz (1992), «Índios livres e índios escravos. Os princípios da legislação indigenista do período colonial (séculos xvi a xviii)», en Manuela Carneiro da Cunha (ed.), História dos Índios no Brasil, São Paulo, Companhia das Letras, pp. 115-132.

Puntoni, Pedro (2000), A guerra dos bárbaros. Povos indígenas e a colonização do sertão Nordeste do Brasil, 1650-1720, São Paulo, Hucitech.

Puntoni, Pedro (2014), O Estado do Brasil. Poder e política na Bahia colonial1548-1700, São Paulo, Alameda.

Ratelband, Klaas (2003), Os holandeses no Brasil e na costa africana: Angola, Kongo e São Tomé, 1600-1650, Lisboa, Vega.

Reis, João José, Gomes, Flávio dos Santos (eds.) [1996], A liberdade por um fio: história dos quilombos no Brasil, São Paulo, Companhia das Letras.

Rodrigues, Miguel Geraldes (inédita), Do reino a Angola - Agentes, arbítrios e negócios na rede familiar de João Salgado de Araújo, tesis leída en 2012, Universidade Nova de Lisboa (FCSH).

Russell, Frederick H. (1977), The Just War in the Middle Ages, Cambridge, Cambridge University Press.

Schaub, Jean-Frédéric (2001), Le Portugal au temps du comte-duc d’Olivares (1621-1640): le conflict de juridictions comme exercice de la politique, Madrid, Casa de Velázquez.

Subrahmanyam, Sanjay (1995), O império asiático Português, 1500-1700, Lisboa, Difel.

Thomaz, Luís Filipe F. R. (1994), De Ceuta a Timor, Lisboa, Difel.

Valladares, Rafael (1998), La rebelión de Portugal. 1640-1680, Guerra, conflicto y poderes en la monarquía hispánica, Valladolid, Junta de Castilla y León.

Valladares, Rafael (2001), Castilla y Portugal en Asia (1580-1680), Declive imperial y adaptación, Leiden, Leuven University Press.

Ventura, Maria da Graça A. Mateus (2005), Portugueses no Peru ao tempo da união ibérica, mobilidade, cumplicidade e vivências, Lisboa, Imprensa Nacional – Casa da Moeda, 3 vols.

Vila Vilar, Enriqueta (1977), Hispanoamérica y el comercio de esclavos: los asientos portugueses, Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos.

Winius, George Davison (1985), The black legend of Portuguese India. Diogo do Couto, his contemporaries and the Soldado Prático. A contribution to the study of political corruption in the empires of early modern Europe, New Delhi, Concept Pub. Co.

Haut de page

Notes

1 Patente das merces, graças e priuilegios…, 1583, caps. iv, vi, vii, xx, xxi, xxiv.

2 Ejemplos de la interacción entre los imperios ibéricos: Vila Vilar, 1977; Canabrava, 1984; Valladares, 2001, Ventura, 2005; Ollé, 2013, pp. 253-275; Cardim, 2014, pp. 102-105.

3 Emmer, 2003; Marques, inédita, p. 138.

4 Ferreira, 2010, pp. 479-498; Ratelband, 2003, pp. 109-145; Alencastro, 2000, p. 214; Candido, 2013, pp. 67-70.

5 Herzog, 2008, pp. 925-928; Marques, inédita, pp. 140-141.

6 Luxán Meléndez, inédita.

7 Dubet, Sabatini, 2008, p. 882; Schaub, 2001, pp. 99-104.

8 Winnius, 1985; Miralles Imperial y Gómez, 1951; Martínez Torres, 2014, pp. 113-150; Rodrigues, inédita; Marques, inédita, pp. 138-146; Dantas, 2014, pp. 145-170; Borges, 2014, pp. 71-102.

9 Subrahmanyam, 1995.

10 Bethencourt, 1998, pp. 326-327.

11 Murteira, 2012, pp. 275-293.

12 Branco, To defend your empire and the faith, caps. ii, v, ix, x; Brito, Um inquérito à vida administrativa…, p. 84.

13 Marques, inédita, pp. 121-122 y pp. 138-139.

14 Salvado, Münch Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 55-60, doc. 4.

15 Arquivo Nacional da Torre do Tombo (ANTT), Desembargo do Paço, Repartição de Justiça e Despacho de Mesa, Livro 12, fos 109-109vo.

16 Salvado, Münch Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 47-54, doc. 3.

17 Biblioteca Nacional de Portugal, ms. 208, no 12.

18 Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 2436, fo 105.

19 BNE, ms. 2362, fos 269-273; ANTT, Manuscritos da Livraria, 1116, fos 701-711.

20 Salvado, Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 64-70, doc. 6.

21 Biblioteca Nacional do Brasil Anais, vol. 69, 1950, p. 287.

22 BNE, ms. 3015, fos 9-12; BNE, ms. 2362, fos 261-262.

23 Salvado, Miranda (eds.), Livro primeiro do governo do Brasil, pp. 60-64, doc. 5.

24 Ibid., pp. 376-389, doc. 127.

25 Myrup, inédita; Barros, 2008.

26 Oliveira, Panegyrico…, 1641.

27 Barros, 2008, pp. 104-128.

28 Cardoso, inédita.

29 Arquivo Histórico Ultramarino (AHU), Conselho Ultramarino Avulsos (CUA), Pará, caixa 1, doc. 51, 1/VI/1644; AHU, Conselho Ultramarino (CU), cód. 13, 1/VI/1644, fo 83.

30 AHU, CU, cód. 13, 6/IX/1645, fo 238.

31 AHU, CUA, Maranhão, caixa 2, doc. 199, 13/VIII/1646; AHU, CU, cód. 13, 18/VIII/1646, fos 363-364vo, Chambouleyron, 2005, pp. 105-124.

32 Curto, 1998, pp. 458-531; Dantas, 2014, pp. 154-155; Martínez Torres, 2014.

33 Monumenta Missionaria Africana, ed. de Brásio, pp. 263-270.

34 Alencastro, 2000, p. 226; AHU, CUA, Angola, caixa 4, 8/I/1643, doc. 17; AHU, CUA, Angola, caixa 4, 1/IX/1643, doc. 35.

35 AHU, CUA, Bahia, caixa 1, 28/V/1642, doc. 54.

36 Mello, 2001, pp. 39-59.

37 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, doc. 531, pp. 356-357; Costa, Lains, Münch Miranda, 2011, pp. 151-152, Más tarde, el conde de Odemira también plantearía la extensión de la cobranza de estas décimas a ultramar: Valladares, 1998, pp. 244-245.

38 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, pp. 347-351, doc. 526.

39 Sobre las cifras del comercio de esclavos desde Angola en este período: <www.slavevoyages.org>. Sobre la cuestión, véase Eltis, Richardson, 2008.

40 AHU, CUA, Rio de Janeiro, Castro Almeida, caixa 3, 13/I/1645, doc. 373; AHU, CUA, Bahia, caixa 1, 14/XII/1644, doc. 61; AHU, CU, cód. 13, 13/I/1645, fos 154vo-159vo.

41 Perrone-Moisé, 1992, pp. 115-132; Alencastro, 2000, p. 119.

42 Para una discusión general sobre el concepto de Guerra Justa: Russel, 1977. Sobre la Guerra Justa en la América portuguesa: Marcocci, 2012, pp. 311-333. Sobre la guerra contra los «bárbaros» en los sertões de Brasil, Puntoni, 2000.

43 Alencastro, 2000, pp. 191-198; Monteiro, 2009, pp. 76-79.

44 Newitt, 2004, pp. 21-37; Thomaz, 1994, pp. 207-243.

45 Alencastro, 2000, p. 198; AHU, CU, cód. 13, 19/XII/1643, fo 8vo; AHU, CU, cód. 13, 19/XII/1643, fo 34.

46 Perrone-Moisé, 1992, pp. 115-132.

47 Reis, Gomes (orgs.), 1996; Gomes, 2005.

48 AHU, CUA, Bahia, caixa 1, 13/VIII/1644, doc. 61.

49 AHU, CUA, Bahia, caixa 1, 13/VIII/1644, doc. 61.

50 AHU, CU, Rio de Janeiro, Castro Almeida, caixa 3, 13/I/1645, doc. 373; AHU, CU, cód. 13, 13/I/1645, fos 154vo-159vo.

51 A pesar de la mención a los soldados italianos, no hay informaciones exactas sobre la nacionalidad de los dos mil soldados de las quince embarcaciones que salieron desde Rio de Janeiro rumbo a Angola el 12 de Mayo de 1648. Boxer, 1973, pp. 269-270; Alencastro, 2000, pp. 231-238.

52 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, pp. 351-354, doc. 527.

53 Ibid., pp. 357-359, doc. 533; ibid., pp. 359-360, doc. 535.

54 AHU, CU, cód. 14, 14/XI/1650, fos 255vo-256.

55 AHU, CU, cód. 15, 31/VIII/1652, fos 11-11vo.

56 Mello, 2001.

57 Rau, Silva (eds.), Os manuscritos da casa da Cadaval, pp. 90-96, doc. 149.

58 Ibid., pp. 112-117, doc. 166.

59 AHU, CU, cód. 15, 27/III/1654, fo 89; AHU, CU, cód. 15, 23/V/1654, fo 101; AHU, CU, cód. 15, 12/IX/1654, fo 120; AHU, CU, cód. 15, 16/VI/1655, fo 179vo.

60 AHU, CU, cód. 15, 4/III/1655, fo 150vo.

61 Gutiérrez Nieto, 1986, pp. 236-351.

62 Biblioteca da Ajuda, Lisboa (BA), cód. 54-XIII-4, doc. 42, 30/IV/1658, fos 1-8; BA, cód. 54-XIII-4, doc. 42, 1663, fos 9-16; BA, cód. 50-V-37, 1/X/1679, fos 398-403; BA, cód. 50-V-37, 3/XI/1679, fos 394-397; AHU, CUA, Brasil Geral, caixa 6, doc. 671, 3/IX/1682; Chambouleyron, 2005, pp. 105-124.

63 Puntoni, 2014, p. 200.

64 Ibid., pp. 213-216.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Vinícius Dantas, « El arbitrismo sobre la América portuguesa y la herencia de los Austrias (1620-1655) »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2 | 2018, 29-51.

Référence électronique

Vinícius Dantas, « El arbitrismo sobre la América portuguesa y la herencia de los Austrias (1620-1655) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 19 octobre 2018, consulté le 10 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8802 ; DOI : 10.4000/mcv.8802

Haut de page

Auteur

Vinícius Dantas

Centro de História d’Aquém e d’Além-Mar (CHAM)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals