Navigation – Plan du site
Dossier. Conexiones imperiales en ultramar

Juego de espejos

Conquista terrenal y conquista espiritual de los ibéricos en África occidental (1575-1660)
Game of mirrors. Land and spiritual conquest by Iberians in West Africa (1575-1660)
Jeu de miroirs. Conquête terrestre et conquête spirituelle des Ibères en Afrique de l’Ouest (1575-1660)
José Antonio Martínez Torres
p. 53-77

Résumés

Le rattachement du Portugal et de ses colonies d’outre-mer à la monarchie hispanique durant un peu plus d’un demi-siècle (1581-1640) a permis que des militaires et des marchands (Espagnols et Portugais), installés entre le Congo et l’Angola, écrivent des rapports détaillés sur la possibilité de conquérir et d’exploiter ce dernier territoire, en s’appuyant sur l’abondance de ses ressources naturelles et humaines. Cet article analyse quelques-uns de ces plans expansionnistes qui coïncident presque tous pour présenter l’expansion ibérique dans cette partie de l’Afrique comme un nouvel Eldorado. Le texte traite également de la conquête spirituelle qui légitime presque toujours la conquête terrestre. En particulier, il analyse deux projets d’évangélisation espagnols dans le royaume du Congo et dans l'ancien royaume peu défini d’Ardra (entre l’actuel état du Benin et celui de la Sierra Léone), de la seconde moitié du xviie siècle, ayant échoué l’un comme l’autre, comme bon nombre de projets d’expansion terrestre en Angola présentés au souverain catholique entre la fin du xvie siècle et le début du xviie siècle.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Elliott, 2007, pp. 48-49. Este trabajo ha sido realizado en el marco de los siguientes proyectos d (...)

1«Las grandes conquistas —decía el conde-duque de Olivares en una reunión del Consejo de Estado en 1631— aunque sea venciéndolas y conquistándolas y adquiriendo dominios para nosotros mismos han puesto a esta monarquía a tan miserable estado, que se puede decir con gran fundamento que fuera más poderosa si hubiera menos aquel nuevo mundo1». Desde luego, y así nos lo ha recordado John H. Elliott, es ésta una afirmación asombrosa viniendo de quien ha sido presentado por la historiografía como paradigma del político imperialista por antonomasia. Pero, ¿realmente esto fue así?

  • 2 Greengrass, 2015, pp. 131-154 y pp. 301-352.

2Afortunadamente hoy sabemos mucho de las exploraciones y conquistas de los españoles y portugueses que tuvieron lugar en México, Brasil, Perú, Chile, Filipinas y sus islas aledañas antes y después de que ambos obedecieran a un mismo rey, lo que se produjo entre 1581 y 1640. Desgraciadamente, no conocemos tan bien otros hechos similares que, cronológicamente, se produjeron casi a la par que caían desplomados los imperios azteca e inca. Muchos de estos proyectos exploratorios y de conquista se omitieron debido a la poca sensibilidad de los Habsburgo españoles y sus consejeros en algunos de estos asuntos, y debido también al enorme coste económico que suponía ejecutarlos y mantenerlos a corto y medio plazo en un momento en que la Monarquía hispánica estaba doblemente maniatada por el «desempeño» de la llegada de la plata con la que pagar a los prestamistas y a los soldados de sus ejércitos, y por la «obligación» que tenían de mantener en Europa su heredada y encarecida política de «dinasticismo patrimonial», todo lo cual le obligaba a dejar en un segundo y tercer plano otras relevantes cuestiones internacionales2.

  • 3 Miralles Imperial y Gómez, 1951; Cortés López, 1991, pp. 223-246; Ramada Curto, 2008, pp. 203-247; (...)

3Dentro de esta proyección colonial poco conocida a la que nos venimos refiriendo, ocupa un destacado lugar la conquista de Angola, desarrollada por los soldados portugueses entre 1575 y 1617 (tomas de Luanda y Benguela respectivamente)3. Este territorio africano ubicado al sur del Congo y casi enfrente del estuario del río de la Plata y el Brasil estará presente en la política exterior de Felipe II, Felipe III y Felipe IV gracias a los esfuerzos desempeñados por una serie de tratadistas militares y mercantiles que, asentados allí, al reclamo de las expectativas de un rápido ascenso social, decidieron informar a la Corona sobre la abundante riqueza que había en esta parte del África occidental en oro, plata, esclavos, marfil y otros productos no menos necesarios para el consumo cotidiano como el maíz, el arroz y el mijo.

  • 4 Biblioteca Nacional de España (BNE), mss 5 785 y 3 015, fos 193-195, y 169-174, respectivamente.
  • 5 Biblioteca Nacional de Portugal (BNP), cód. 294, «Sumario e descripção do Reino de Angola…», 84 fo (...)
  • 6 Cordeiro, Questões Histórico-Coloniais, t. I, pp. 168-211. Este autor transcribe los memoriales e (...)

4La agregación de la corona de Portugal a la Monarquía hispánica, por lo menos durante sus primeras tres décadas, se atisba así como una oportunidad de obtener fama y riqueza para una serie de soldados y mercaderes que generacionalmente no han podido participar en las más sonadas y difundidas campañas americanas y asiáticas. Ávidos de oro, plata y esclavos, envían hasta la corte de Madrid sus proyectos de conquista terrenal y espiritual de África occidental como medio de atención y presión. Este artículo, como primer objetivo, se ocupa de un aspecto sobre el que no se ha insistido suficiente, como es el de presentar la conquista portuguesa de este rincón del continente africano, después de una primera fase exploratoria que comprendería el mandato del primer gobernador de Angola, Paulo Dias de Novais (1575-1589), como un nuevo El Dorado, una ocasión para ampliarla más allá de las 60 leguas de territorio conquistadas primigeniamente. La notable falta de fondos de los lusos y el considerar que estaban bajo el paraguas protector de una Castilla poderosa económica y poblacionalmente, muestra esta empresa (diseñada en tiempos de la minoría de edad de Sebastián I de Portugal) como uno de los mejores «negocios» posibles entre el último tercio del siglo xvi y las primeras décadas del xvii, una conveniencia única de explotar sus cuantiosos recursos humanos y materiales, de implantar probablemente los métodos colonizadores de América en África y de conseguir en suma los medios necesarios para mantener también la defensa del Estado da Índia. Los memoriales e informes sobre la conquista y «socorro» de Angola enviados al rey de España y Portugal entre 1589 y 1621 por Diego Herrera (3 en 1589)4, Domingo de Abreu e Brito (1 en 1592)5 y García Mendes Castelo Branco (5 entre 1603 y 1621)6, destacados militares y mercaderes al servicio de la Monarquía hispánica en esta parte de África, no agotan nuestro tema de estudio, pero se han traído a colación porque insisten más que otros textos de similar factura en este ir más allá de los esfuerzos expansionistas desarrollados en Angola por Dias de Novais y sus colaboradores más estrechos.

  • 7 BNE, mss. 3 533 y 3 574. Ambos manuscritos, en versión reducida, se dieron a la imprenta bajo la a (...)

5Dado que la conquista espiritual casi siempre legitimó la terrenal, el segundo objetivo de este artículo pasa irremediablemente por detenerse en ella. Un buen punto de partida para continuar abundando en las concomitancias que existieron entre España y Portugal, después incluso del periodo agregativo, es el del estudio de dos proyectos evangélicos desarrollados durante la segunda mitad del siglo xvii en los reinos del Congo y Arda (actual estado de Benín)7. El primero de estos planes misionales, en los que estuvieron implicados los capuchinos de España e Italia, ya había sido contemplado en tiempos de Felipe III (1598-1621), pero la no intromisión en un área de competencia portuguesa como era el Congo, así como las presiones del Padroado ante el papa (la Congregación de la Propaganda Fide, creada en 1622, apoyaba a España), determinaron que se postergara durante el casi medio siglo que ambas Coronas permanecieron unidas. Sólo se decidió ponerlo en marcha en 1645, en tiempos de guerra de Portugal contra España por hacer valer su independencia (1640-1668) y con motivo de la necesidad de disponer de esclavos negros para trabajar en las minas y haciendas americanas. Este fue el espíritu que también avivó el segundo proyecto misional de los capuchinos, desarrollado en Arda quince años después de llegar al Congo.

Expansión territorial y espiritual en Angola y en el Congo antes y después de la unión de Coronas

  • 8 Birmingham, 1966, pp. 21-41; Disney, 2010, t. II, pp. 79-156; Thornton, 2010, pp. 145-168.

6Desde que alcanzó el trono portugués Sebastián I (1557-1578), y como resultado de la llegada a los puertos de Lagos y Lisboa de naves portuguesas cargadas con esclavos y ricos y necesarios productos (oro, plata, marfil y azúcar) de procedencia africana, su costa occidental, desde las islas de Cabo Verde hasta un poco más allá del Congo, fueron divididas por los soberanos de Portugal en dos zonas comerciales que eran arrendadas por la Corona a un distinguido mercader o rendeiro por un periodo de cuatro o seis años máximo. El área de Cabo Verde, al norte de la línea de la costa del África occidental, y el núcleo de Santo Tomé, al sur, eran estos dos polos mercantiles. La jurisdicción de ambos territorios era amplia, pues se extendía desde el actual estado de Benín al norte hasta lo que luego va a ser Angola al sur8.

  • 9 García Mendes Castelo Branco, «Relação da costa de África, da Mina, que é Castelo de S. Jorge, até (...)

7El número de portugueses que, al reclamo de esta bonanza mercantil desarrollada en África occidental entre la segunda mitad del siglo xvi y la primera década del xvii, decidieron dejar Portugal para asentarse definitivamente en tales territorios, son incompletas e imprecisas. Sin embargo, por algunos memoriales sabemos que, en 1621, entre San Jorge de Mina y Santo Tomé, habría un total de 1 100 vecinos (3 850 habitantes si utilizamos el coeficiente de conversión de 3,5), que se dedicarían al resgate de esclavos y al trato de las mercancías mencionadas9.

  • 10 Heintze, 1980, pp. 111-131; Parreira, 1985, pp. 99-100; Thornton, 1988, pp. 360-378.
  • 11 «… que a conversão destes barbaros não se alcançará por amor, senão depois que por armas forem sog (...)

8El horizonte de oportunidades que ofrecía la costa occidental de África no sólo catapultó el desplazamiento de un gran número de mercaderes, sino también de soldados y religiosos, que vieron en las tierras del Congo y en las de Angola una perspectiva similar a la que ofrecieron entre finales del siglo xv y la primera mitad del xvi Cabo Verde, San Jorge de Mina y Santo Tomé. En el caso del Congo, la influencia lusa con el manicongo fue de tal magnitud que sus consejeros más próximos eran militares y comerciantes de Lisboa que se desplazaban hasta allí para proporcionar recomendaciones estratégicas a cambio de oro, plata y marfil. La Iglesia católica incluso encontró en el Congo mejor acogida que en otras poblaciones del Atlántico africano, pues desde 1521 llegó a contar con un prelado negro con cierta influencia en Roma. La ambigua postura de los lusos en las luchas fronterizas que a partir de 1560 mantuvieron los manicongos con sus enemigos angoleños, los n’golas, finalmente motivó que en 1568 el manicongo Álvaro I (1568-1587) decidiera quitárselos de encima cediéndoles un vasto espacio de terreno limitado entre los ríos Dande y Kwanza10. Estas tierras disponían de un gran potencial para los intercambios que venían realizando los mercaderes portugueses, pero también eran peligrosas por estar habitadas por tribus extraordinariamente hostiles como los ambundu, los jaga y los zimba, relativamente bien organizados. Los portugueses no tardaron en ver muchos más pros que contras en esta inesperada oferta territorial de Álvaro I y decidieron explorar, defender y poblar, más o menos regularmente de 1575 a 1641, y entre 1648 y 1671, las tierras designadas en 1575 con el nombre de Angola. El jefe de la primera misión de conquista fue Paulo Dias de Novais, que partiendo de Lisboa el 23 de octubre de 1574 con algo menos de mil soldados y unos pocos jesuitas llegó a Luanda el 11 de febrero de 1575. El objetivo de su expedición era organizar el mercado de esclavos de la zona. Luanda, estratégicamente fortificada en 1576, sería la base de tal comercio e indirectamente también se convirtió en la principal rival de Santo Tomé. Los religiosos que acompañaron a los conquistadores de Angola no pusieron impedimentos a la trata, pues una gran parte de ellos pensaban «… que la conversión de estos bárbaros no se alcanzará por amor, sino después que por las armas sean sujetos a vasallos del rey nuestro señor11».

  • 12 Archivo General de Simancas (AGS), Secretarías Provinciales, leg. 1 469, «Sobre lo que escribió Di (...)

9Felipe II, desde 1581 rey de Portugal y de muchos de los territorios africanos situados al sur del cabo Bojador, mantuvo esta «política cooperativista» de los portugueses con el Congo que venimos mencionando y, desde el principio de su reinado, estableció relaciones con sus soberanos, en gran parte también porque pensaba que, al igual que se decía de Angola, la riqueza mineral y esclavista era abundante. No había nada que perder alimentando este tipo de vínculos cordiales. Con todo, la esperanza de encontrar en estas tierras unos inagotables yacimientos de oro y plata, aunque vigente hasta finales el xvii12, poco a poco se irá desvaneciendo, probablemente porque nunca llegaron a Madrid los recursos que se esperaban y porque siempre se podía contar en su defecto con el oro y la plata de América. Todo lo cual motivó que en tiempos de Felipe III y Felipe IV las relaciones hispanas con las costas del África occidental decidieran centrarse más en el aspecto espiritual que en el mercantil. El envío de misioneros, solicitado expresamente por los reyes del Congo a sus «hermanos» los soberanos de España y Portugal, y los intentos de consolidar el catolicismo, fueron los principales ejes de los contactos hispanos producidos en esta parte del continente africano hasta casi finalizar el siglo xvii.

  • 13 Cavazzi Da Montecuccolo, Descrizione storica dei tre regni…; Anguiano, Misiones capuchinas en Áfri (...)
  • 14 Jadin, L’ancien Congo et l’Angola, t. I, pp. 28-32.
  • 15 Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. I, pp. 15 sqq.
  • 16 Ibid.

10La cristianización del Congo comienza en 1491 con la llegada de los dominicos y los franciscanos, y en 1547 y 1582 con la de los jesuitas y los carmelitas respectivamente13. Todas estas órdenes en cualquier caso decidieron retirarse del Congo entre finales del siglo xvi y principios del xvii ante las trabas que los gobernantes locales y sus habitantes les impusieron para el desarrollo de su ministerio. Tras un periodo de desórdenes, Álvaro III (1615-1622), sucesor del ya citado Álvaro I, decide restablecer las tradicionales relaciones con el papa y con los reyes de Portugal y España. En 1618, por ejemplo, solicita a Paulo V y a Felipe III que les enviara misioneros capuchinos, pues «en todo el Congo apenas había siete u ocho sacerdotes seculares14». Los misioneros que se encomendaron para tal misión, doce en total, fueron escogidos y acogidos por la Congregación de Propaganda Fide y por Felipe III, pero no llegaron finalmente hasta su destino, y en ello influyeron la muerte de Paulo V y del mismo Felipe III, así como la presión del Padroado portugués a la curia romana por lo que consideraba «eran maniobras de los castellanos por apropiarse de un territorio legítimo suyo15». Las siguientes décadas estuvieron marcadas por las querellas y los sangrientos tumultos con los que se resolvían siempre la frágil sucesión al trono del Congo entre los caudillos locales. No obstante, hacia 1637, Alfonso VI (1636-1641) vuelve a solicitar al papa que se le envíen «misioneros celosos y desinteresados16». En España, esta idea encuentra la buena acogida de antes y otra vez se designan religiosos capuchinos a mediados de 1640, momento en que Portugal se prepara para levantarse contra Castilla y momento también de escasez de mano de obra esclava para trabajar en las minas y haciendas de América como resultado de no poder acudir a los mercaderes portugueses para el abastecimiento regular. Las desatenciones espirituales y la falta de esclavos, evidentes durante todo el periodo en que Portugal luchaba por separarse de la Monarquía hispánica (1640-1668), legitimaban todas estas acciones misionales y dejaban abierta la posibilidad de una penetración española en África occidental.

Angola: un «grande y rico» territorio por conquistar, defender y poblar

  • 17 Boxer, 1952, pp. 223-292; Alencastro, 2000, pp. 188-325; Heintze, 2000, pp. 117-146.

11Los ya citados memoriales e informes enviados a los reyes de España y Portugal entre 1589 y 1621 por Diego de Herrera, Domingo de Abreu e Brito y García Mendes Castelo Branco, personalidades con acreditada «experiencia» y conocimiento de la conquista de Angola producida entre 1575 y 1589, recogen mejor que ningún otro documento en esta dirección ese ir más allá del empuje expansionista desarrollado en esta colonia por Dias Novais. Angola, a los ojos de Herrera, Brito y Castelo Branco, se vislumbra como un nuevo El Dorado, un «grande y rico» territorio por poblar y defender donde las posibilidades de mejorar iban de la mano de conquistar y explotar nuevos territorios. Hasta que Portugal no se separe definitivamente de España tras una larga guerra por su independencia y después también de luchar contra Holanda (1641-1648)17 y con la levantisca población del reino de Dongo (1671), todas estas recomendaciones para Angola en materia militar y mercantil no serán tenidas en consideración por los soberanos portugueses.

  • 18 BNE, ms. 5 785, fos 193-195 ; y BNE, ms. 3 015, fos 169-174.

12Desconocemos casi todo sobre la vida de Diego de Herrera, aunque por su testimonio sabemos que sirvió a las órdenes del gobernador de Angola Paulo Dias de Novais y, antes que a él, por un total de veinticuatro años, bajo otros destacados capitanes en Perú y México. También de su puño y letra nos consta que en 1589, de regreso tras haber pasado algún tiempo en las costas del África occidental, se encontraba en Madrid para detallar a Felipe II cómo se habían «perdido en poco más de diez años» las algo más de 60 leguas de territorio de Angola que Dias de Novais había conseguido «para prestigio de la Corona y la religión católica» en 1575. Según las informaciones de Herrera, durante el gobierno de Dias de Novais la conquista de Angola «iba en tanto aumento, que si después que Vuestra Majestad fue rey de aquel Reino y sus ministros ayudaran a mandar proveer aquella tierra en la forma debida hoy día estuvieran todos hechos cristianos». El rey de Angola era un gentil que actuaba por capricho e incitación del calculador rey del Congo, con la «flaqueza que halló de parte de Vuestra Majestad se enseñoreó de todas las sesenta leguas que de sus tierras obedecían pacíficamente a Vuestra Majestad». El objetivo de la denuncia de Herrera resultaba obvio: que «aquellos gentiles tornen a sujetarse a la Iglesia romana», y en pago de ello gozará «Vuestra Majestad el fruto de aquella tierra y de los grandes tesoros que en ella hay de plata»18.

  • 19 BNE, ms. 5 785, fos 193-195 ; y BNE, ms. 3 015, fo 169.

13Quizás lo más atractivo de los tres memoriales que escribió Herrera sobre el «mal estado» en que se encontraba la conquista de Angola en 1589 sea su petición de «socorro» militar. Tal ayuda llevaba implícita la «obligación de administración de doctrina conforme al Perú», así como la propuesta de colaboración con Brasil, si bien el costo de la empresa recaería sobre Castilla, en su opinión y en la de tantos otros portugueses que se desempeñaban como soldados y mercaderes en las costas de África, el socio más fuerte en términos económicos de esta unión dinástica juramentada en las Cortes de Tomar de 1581. Respecto a lo primero, los más de 500 «hidalgos» que, según Herrera, serían necesarios «para conquistar y poblar» Angola en toda su amplitud no supondrían un coste añadido para el tesoro regio «porque en aquella tierra hay mucho», y porque darían rentas y pensiones —en régimen de «repartimiento»— superiores a los 30 000 ducados anuales, pues «el reino de Angola es la cosa más grande y rica [del mundo]». Tanto es así que había «mantenimientos de todo género y muchas minas». La abundancia de mineral era tanta «que la mayor parte de la tierra está lastrada de plata». El que Angola estuviera «muy desviada del reino de España» y el que los barcos «gasten en ir y venir dos años» no constituían ningún impedimento. Todo era riqueza, de alimentos y de «preciados metales»19.

  • 20 BNE, ms. 5 785, fos 193-195, y BNE, ms. 3 015, fos 172-174.

14La composición del contingente militar de conquista de Angola y las sumas destinadas para tal fin reflejan la mencionada participación intercolonial. Los ochocientos soldados que se emplearían para «refresco» y conquista de Angola se traerían de Brasil, pero mayoritariamente de Portugal, de las aldeas del norte y sur peninsular. Y un total de cincuenta caballos de Bahía de Todos los Santos. Herrera tampoco se olvidaba de solicitar a la Corona quinientos mosquetes y gran abundancia de pólvora, la «más subida y furiosa», en barriles «de a dos libras», pues pasada la «línea equinoccial pierde la mitad de la fuerza». La población de Bahía, como la de Lisboa, también contribuiría militarmente con una leva obligatoria de «doscientos soldados mamelucos y otros perseguidos por la justicia aunque por culpas leves». El reclamo del perdón real haría que estos soldados «fueran gustosos». Además, Bahía «quedaría más sosegada» y Angola recibiría «gente sufrida en los trabajos y unos expertísimos flecheros y espingarderos». El costo total de la empresa de Angola —pagadero por las arcas de Felipe II como ya se ha mencionado— no debía superar los 70 000 ducados. Para Herrera, que, como se ha mencionado, había servido en la América española y conocía de primera mano su abundancia de recursos naturales, la elevada suma de la empresa de Angola no representaba ningún problema. Prometía incluso más «ventajas» que las conquistas que se habían producido en México y Perú. La ayuda económica de España sería fundamental para expandirse incluso hasta la región del Monomotapa, «la cosa más nombrada que hubo en el mundo»20.

  • 21 Cortesāo, História da expansão portuguesa, t. IV, pp. 74-76.
  • 22 BNP, cód. 294, «Sumario e descripção do Reino de Angola…», 84 fos.

15Esta exaltación de la riqueza de recursos y minerales de Angola también dejó huella en Domingo de Abreu e Brito cuando redactó su interesante y extenso Sumario e descripção do Reino de Angola (1592), que tantos puntos comunes tiene con los memoriales de Herrera, tantos que algunos autores han mencionado con acierto que se deben a personas que estaban en el mismo círculo de intereses21. Independientemente de su valor socioeconómico, lo cierto es que este trabajo pretendía ser un incentivo para que la Corona se implicara más en la expansión territorial producida en esta franja del continente africano entre 1575 y 1589. Al igual que ocurre con Herrera, desconocemos también prácticamente todo sobre su autor, pero afortunadamente sabemos que este texto, que en algunas páginas es tachado por su propio autor de «alvitere», es el resultado final de una misión informativa desempeñada para la Corona por Abreu e Brito en Angola entre 1590 y 1591. Su «experiencia» en otras misiones similares realizadas anteriormente en Cabo Verde y Santo Tomé le acreditaba como uno de los mejores para desempeñar esta tarea. Resumiendo mucho el nudo argumental del Sumario e descripção, la total desasistencia (de hombres, alimentos y armamentos) que sufrían las fortificaciones ibéricas de Angola era la principal razón de ciertas dejaciones administrativas y Abreu e Brito le hacía ver a Felipe II que las fuerzas militares desplazadas hasta la fecha en esta parte de África eran insuficientes para mantener este fundamental establecimiento mercantil con grandes contactos con Brasil. Para Abreu no había alternativas posibles: o Felipe II se resolvía pronto a enviar tropas y vituallas para Angola, o era preferible renunciar a los territorios adquiridos desde 1575, pues, como decía, la «pérdida» de Angola nacía de la «imperfección» de conquistar más tierra que la que se podía con «socorro» sustentar22.

  • 23 BNP, cód. 294, «Sumario e descripção do Reino de Angola…», fos 5-7, 12, 16-17, 32; Archivo Históri (...)

16La solución que proponía Abreu e Brito era la misma que había planteado Herrera apenas unos pocos años antes. Es decir, había que enviar a Angola un contingente militar de unos mil quinientos soldados y cincuenta caballos. Tan importante destacamento, originario en su mayoría de Portugal y Brasil, sería capaz de hacerse con Benguela y penetrar incluso hasta las tierras del Monomotapa, ricas en minas de oro y plata, «mais que as do Peru». Todo debía hacerse en un tiempo máximo de tres o cuatro meses y, antes de que llegara el verano, pues los nativos eran «buenos y ligeros luchadores», mientras que los soldados que habitualmente se enviaban a Angola estaban «menos cursados en el arte de la guerra». El gasto total no sobrepasaría los 70 000 cruzados, y en cierto modo estaría compensado con los «muchos bienes y acrecentamientos que ganaría la Corona». En opinión de Brito, las tierras de Angola eran «tan fructíferas en cantidad que producen de sí mismo cañas de azúcar que dan esperanzas que sea otro segundo Brasil». En definitiva, la anexión a la «monarquía compuesta» de los Habsburgos españoles de este supra-territorio africano formado por Luanda, Benguela y los actuales estados que hacen de pasillo natural hasta Mozambique, todo bajo el gobierno de un virrey de «sangre real», proporcionaría «grandeza» e importantes recursos a las arcas regias y contribuiría a reducir notablemente las comunicaciones náuticas entre Lisboa y la India oriental en casi la mitad de tiempo empleado23.

  • 24 Wheat, 2011, pp. 85-107.
  • 25 AGI, Escribanía, 38B, Pleito contra Pedro Navarro, maestre del navío Santiago, que llegó a La Haba (...)
  • 26 BNP, cód. 294, sin fo. Nativos de Angola que, desde la llegada de Paulo Dias de Novais, mantenían (...)
  • 27 Caracolas extraídas en Luanda, utilizadas como moneda en Angola, el Congo y Guinea, y de preferenc (...)
  • 28 Heintze, 1980, pp. 111-131; Ramada Curto, 2008, pp. 203-208; Martínez Torres, 2014b, pp. 139-141.

17A diferencia de Diego de Herrera y Domingo de Abreu e Brito, de cuyas vidas sabemos poco, acerca de García Mendes Castelo Branco tenemos algunos datos más24. Fue uno de los ocho hidalgos «más importantes» que acompañaron a Dias de Novais en la conquista de Angola entre 1575 y 1589. Su llegada a Luanda por tanto data de 1575, lo que hizo en compañía de su padre y cuatro hermanos más, que desgraciadamente murieron en batallas libradas contra los ambundu. Durante los 46 años que vivió en Angola desempeñó todo tipo de cargos: fue cabo de compañías, capitán mayor «de guerra» y juez en Luanda. Como miembro de un pequeño pero activo grupo de la élite mercantil de Angola, se apropió de esclavos recogidos en el interior del Congo y Angola, que embarcó y vendió en América en varias ocasiones25. Todas estas ocupaciones las compaginó con la escritura de un conjunto de proyectos (cinco entre 1603 y 1621) sobre la fortificación de Angola, sobre el estímulo para poblar estos reinos, sobre las «guerras pretas», la cría del ganado caballar, etc. Su «experiencia» le impulsó a escribir en detalle acerca de todas estas cuestiones. Es más, un año antes de su muerte, en 1621, llegó incluso a desplazarse hasta Madrid portando un controvertido y último «proyecto de aforamento de 200 sobados26». El plan, que le reportaría beneficios a él y a toda su familia, fue desestimado por Felipe III, pues a grandes rasgos consistía en «librar» a los sobados o sobas de la autoridad de la Corona, repartiéndolos a los conquistadores portugueses. Cada año pagarían al rey una cantidad de dinero o un valor equivalente en tejidos o buzio27 y, del montante global obtenido, se pagaría a los soldados destinados en esta región. Esta vuelta al sistema de tenencia portugués de finales del siglo xvi, en el cual los sobas quedaban bajo el control de unos «amos» portugueses (militares y mercaderes vinculados con la conquista de Angola), fue censurado por los Habsburgo españoles durante casi todo el periodo de unión de Coronas y dio origen a una importante disputa con otros proyectistas que barajaban puntos de vista diferentes28.

  • 29 García Mendes Castelo Branco, «Relação com o Congo», 1603, en Cordeiro, Questões Histórico-Colonia (...)
  • 30 García Mendes Castelo Branco, «Relação do reino de Loango», 1621, en ibid., pp. 210-211; BA, cód. (...)
  • 31 García Mendes Castelo Branco, «Relação com o Congo», 1603, en Cordeiro, Questões Histórico-Colonia (...)

18Los proyectos defensivos y poblacionales de Angola que escribe Castelo Branco no evitan su obsesión por el fronterizo reino del Congo. Según Castelo Branco, el rey del Congo, pese a ser «amigo» de los portugueses desde hacía «cien años más o menos» por «pedir la cristiandad», se comportaba como un traidor. En concreto, Álvaro II era un «tirano» al que se le «antojaba» siempre que quería cerrar los caminos a los pombeiros, por lo que dificultaba el resgate de esclavos. A excepción de esclavos, todo el Congo estaba «falto de mantenimientos». Sus habitantes eran «cobardes antes que animosos», pero desgraciadamente estaban bajo la influencia de los holandeses y en la «erronía» de Lutero, Calvino y otras «sectas» que «les llevan y enseñan»29. Para prevenir que estos «males» se extendieran hasta Angola, urgía fortificar el puerto de Pinda, en la desembocadura del río Zaire, en la frontera natural entre el Congo y Angola. Sin embargo, convenía no pedir licencia al rey del Congo porque no la daría, «más antes se preverá de guerra». Desde la última década del siglo xvi, en Pinda solían arribar de dos o tres naves holandesas que se abastecían de esclavos, marfil y rabos de elefante30. Una fortaleza del rey de España y Portugal en estos territorios, con gran poder disuasorio contra los holandeses, era muy necesaria. Castelo Branco la venía demandando desde antes de 1603 sin respuesta de Madrid y Lisboa, bien provista de hombres (200 hasta «aquietar» la situación y 40 de «continuo» después) y artillería. El suministro de harina y otras provisiones fundamentales para el discurrir de la vida diaria en el fuerte se haría desde Brasil. Luego no sería necesario, pues en las proximidades de Pinda, además de «abundantes peces», había mucho ñame, mijo y «aceite de palmas que se come cuando falta el del reino». Las casas de los soldados y los moradores (edificadas dentro de la fortaleza) serían construidas con piedra, madera y cañas, pues había «infinita» cantidad de todo ello. La construcción de este complejo defensivo se produciría a lo largo de 30 leguas del Congo y Angola, «porque de esta manera quedaría toda aquella costa libre de enemigos del mar y Vuestra Majestad sería señor de aquellos puertos, lo que hasta ahora no lo es porque no lo tiene»31.

  • 32 García Mendes Castelo Branco, «Projectos de colonizaçao», 1621, en ibid., pp. 185-198.

19Evidentemente, fortalecer el punto más vulnerable del Congo era vital para no molestar a Angola y lanzarse a un proyecto de colonización de cierta envergadura que afectara a todo el terreno ganado entre 1575 y 1621, momento este último en que preferentemente escribía Castelo Branco. Ya no había excusas posibles. Habían pasado muchos años desde la meritoria empresa del gobernador Dias Novais, y la presión holandesa, cada vez más fuerte, invitaba a fortificar y construir casas en Luanda, Benguela y en las fortalezas de Cambambe, Masangano y Muxima, defendidas con «el derramamiento de mucha sangre». De igual forma, había que ir más al interior de Angola, la zona «más fertilísima». Todos los gastos de este plan de fomento poblacional y defensivo serían pagados con los 5 000 cruzados de renta anual que, según Castelo Branco, la Corona no percibía por los «derechos de salida» de los esclavos enviados al Brasil. Para fomento de la población de Angola también era necesario que Felipe III ordenara que todos los tribunales de sus reinos «degraden así hombres, como mujeres, para Angola y no para otra parte». Otro aliciente era la renovación de una provisión de Sebastián I por la «que se satisfará los servicios de aquel reino como si fueran hechos en la India». En opinión de Castelo Branco, las prestaciones hechas «en la conquista de Angola no eran de menos calidad ni menor servicio a Dios y a su Majestad que los de la India». Sólo siguiendo estas dos medidas «se animarían muchos a ir allá», e irían poblando «la tierra por dentro aumentando nuestra santa fe con mucha facilidad»32.

Las misiones capuchinas en los reinos del Congo y Arda

  • 33 AGI, Charcas, leg. 1, 17, 27, 33, 38, 112, 123; AGI, Patronato, leg. 192. Sobre tales aspectos: Vi (...)

20La guerra de Portugal contra España por hacer valer su independencia proporcionó un nuevo giro al secular problema de la escasez de mano de obra esclava que existía en los territorios americanos. La situación era tan dramática que abundan los testimonios, expedidos a Sevilla desde la región del Río de la Plata y Brasil, solicitando de la Corona española la concesión de una «licencia» para fletar expediciones comerciales entre la América portuguesa y Angola con el objeto de intercambiar caballos, carne y cueros por esclavos negros para trabajar en las minas y haciendas americanas33. Hasta finales del siglo xvii encontramos muchos de estos planes que, como fin último, pretendían engranar mejor ambos continentes con el propósito de sortear el desabastecimiento casi continuo que se producía en estos territorios de mercancías de primera necesidad como el trigo, el aceite y el vino. Sin embargo, todos ellos toparán con la negativa de las autoridades mercantiles españolas de la Casa de la Contratación de Sevilla, que veían en semejantes proyectos una manera de introducirse los lusos en el mercado americano.

  • 34 Boxer, 1952, p. 279; Valladares, 1993, p. 167.

21A la vez que los portugueses y los extranjeros trataban de ofrecer sus particulares soluciones a esta falta de esclavos negros para trabajar en las Indias de España y Portugal, el gobierno de Madrid se esforzó por adaptarse mejor a los nuevos tiempos difíciles que corrían. Entre las medidas que se barajaron estaban las de impulsar, como desde principios del siglo xvi ya habían hecho los portugueses, si bien en el caso hispano desde 1645, las misiones evangélicas de los padres capuchinos españoles al reino del Congo34. Arrinconadas desde tiempos de Felipe III por obvios motivos de no injerir en la que era considerada un área competencial lusa, así como por las presiones del Padroado al papa, se relanzaron durante el reinado de Felipe IV (1621-1665) gracias a la buena acogida que encontraron tales planes entre los religiosos que conformaban la Congregación de Propaganda Fide. El contexto en el que se deciden reimpulsar, el de falta del mercado de esclavos de Angola por la guerra con Portugal y por la ya manifiesta intromisión de Holanda en tales territorios a partir de 1641, revela, además de una preocupación religiosa, un claro interés político.

  • 35 BNE, mss. 3 533 y 3 574; Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. I.
  • 36 Pobladura, 1949; Carrocera, 1950. Sobre las misiones capuchinas a finales del siglo xvii, véase el (...)

22La primera expedición de misioneros al Congo patrocinada por la corona de España de la que tenemos constancia es de 1645, y la formaban doce capuchinos (siete españoles y cinco italianos)35. A tal misión, con apenas un año escaso de diferencia, le siguió otra en 1646, con algunos menos religiosos (cuatro y todos ellos italianos), que tuvieron que regresar pronto a España por estar Angola y la costa del Congo importunada por naves francesas e inglesas hasta 1648. Los religiosos también fueron molestados por la hostil población autóctona que, más o menos a regañadientes, hasta esos años venía acatando la autoridad de los reyes de España y Portugal. Precisamente ahora, aprovechado este convulso momento de enfrentamientos entre los europeos del norte y el sur por el monopolio de los ricos recursos de esta parte de África, habían decidido sublevarse contra los segundos. Pese a tales contratiempos, dos años más tarde de la primera expedición, se envió finalmente, y con apoyo también de la Congregación de Propaganda Fide, una tercera misión compuesta por catorce capuchinos (ocho italianos y seis españoles). Esta misión fue la última de padres capuchinos españoles en el Congo, pues llegaron en el momento en que por las negociaciones de paz firmadas entre los portugueses y el rey del Congo se arrancaba el firme y duradero compromiso de no admitir en tales tierras a religiosos españoles «que fueran embarcados en navíos de Castilla». El hecho de que el principal dirigente de esta expedición, Francisco de Pamplona, fuera un antiguo militar español próximo a Felipe IV hizo alimentar sospechas entre los portugueses de que todo era una maniobra de España para, como ya se ha señalado, además de evangelizar, intentar expulsar a Portugal de sus posesiones en las costas del África occidental. Sea como fuere, lo cierto es que los religiosos españoles de la primera y la tercera expedición, trece en total, solamente permanecieron en el Congo durante un total de catorce años, de 1645 a 1658. Desde esta última fecha hasta 1835, la misión capuchina del Congo permaneció exclusivamente bajo control de los religiosos italianos36.

  • 37 AGS, Estado, leg. 2 670, «Copia de dos cartas de misioneros capuchinos italianos en el Congo dando (...)
  • 38 Souza, 2009. Sobre el movimiento misional en la Edad Moderna véase Castelnau-L’Estoile, Copete, Ma (...)
  • 39 Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. I, p. 56; BNE, ms. 6 170, fos 120-125.

23Un problema no menor al que se enfrentaban estas misiones era la poca empatía que había entre los religiosos y los habitantes del Congo, que en opinión de los padres capuchinos se negaban a renunciar a sus «bárbaras» y «abominables» costumbres como la poligamia, el concubinato y el comer carne humana. En esta falta de diálogo entre el pastor y sus díscolas ovejas no se debe dejar de mencionar que los misioneros españoles, al poco de llegar a las costas de África, ya eran vistos por los habitantes del Congo como «quemadores de idólatras y traficantes de armas», gracias a una eficaz campaña de «desprestigio» efectuada unos años antes por los holandeses y los mismos portugueses37. Es probable, y así lo indican algunos estudios realizados sobre esta materia, que los capuchinos españoles que hubo en el Congo acabaran siendo menos sincréticos en su evangelización y menos respetuosos con las costumbres nativas que otras órdenes religiosas como los jesuitas, con extraordinaria influencia entre las élites del Congo y Angola38. Con todo, los testimonios de los religiosos que participaron en la misión del Congo nos hablan de cuestiones diferentes, de días en los que en un auténtico frenesí misional se llegaron a bautizar hasta trescientos congoleños entre párvulos y adultos. La extraordinaria caridad cristiana desempeñada por los capuchinos hacia la gente del Congo, junto a su celo en la divulgación del Evangelio, llegó a ser tan reconocida por los nativos que se empezó a propagar, como también pasaba con los conquistadores portugueses que iban a caballo, que los capuchinos «eran hombres venidos del cielo» para solucionar algunos problemas causados por la influencia de los «malos espíritus»39.

  • 40 AGI, IG, Consejo de Indias, leg. 769, 23 de julio de 1654. Además de la historiografía religiosa, (...)

24Además del inconveniente competencial y de la falta de empatía (propia y adquirida) que afectaba a las misiones españolas en el Congo, la gran dificultad a la que se enfrentaban los misioneros era la de la financiación de todas estas empresas, lo que se solucionó provisionalmente tratando de llevar hasta América algunos esclavos africanos. El mecanismo, efectivo durante un corto espacio de tiempo, consistía en la concesión de una «licencia» o «permiso especial» para vender los esclavos negros en las Indias al mismo navío que se iba a encargar de transportar a los religiosos hasta las tierras africanas. Naturalmente el mayor levantamiento de voz provino de la Casa de la Contratación de Sevilla, que veía en esta medida un precedente que erosionaría definitivamente su monopolio. Felipe IV, presionado por los mercaderes sevillanos, sólo se avino a conceder dos permisos en 1647 y 1649, y con la condición de obtener unos 400 esclavos en total para exclusivo disfrute de las Indias de España40. Hasta donde nos es posible saber, estos proyectos se cortocircuitaron repentinamente en 1651 cuando, desde Angola, como ya se ha mencionado, los portugueses, tras expulsar a los holandeses en 1648, decidieron reforzar sus defensas declarando una guerra contra el Congo para forzar a sus reyes a unas capitulaciones que supondrían el fin de cualquier relación con los españoles. De este modo, de esta implantación de apenas catorce años, los que van desde el origen de la citada misión española en el Congo de 1645 hasta la cesión de los derechos a los capuchinos italianos en 1658 por Felipe IV, apenas ha quedado conocimiento.

25Sin embargo, este revés de los capuchinos españoles en el Congo no significaba el fin de las relaciones de la Monarquía hispánica con las más altas autoridades de algunos territorios del África occidental. Todavía había gente con capacidad para levantar otras alternativas posibles. Así, por los mismos años en que ya estaba decidido que los misioneros españoles se irían del Congo, en 1657, llegaba a Sevilla una curiosa embajada: la de un «negro libre», Felipe Zapata, conocido en su lengua por Bans, capitán de la guardia del rey de Arda, Cepoo, y bautizado en Cartagena de Indias, que decidió presentarse ante los oficiales del Consejo de Indias con un claro mensaje de su señor. Enviado por el rey de Arda, Bans o Felipe Zapata había llegado al litoral andaluz en un navío mercantil español que tradicionalmente conectaba Guinea con Cartagena de Indias. La expresa finalidad de la embajada de Bans residía en que las autoridades españolas «enviasen [a Arda] religiosos para que prediquen en aquel reino el sagrado evangelio», y establecer así «comunicación entre sus vasallos» y los de España. Casi nadie del Consejo de Indias sabía entonces dónde estaba Arda, por lo que rápidamente se emitieron las pertinentes órdenes en el Consejo y en la Casa de la Contratación de Sevilla para «que se hicieran averiguaciones» al respecto.

  • 41 AGI, IG, leg. 774, «Informe del Licenciado Antonio de León Pinelo sobre lo que pide el enviado por (...)

26El Consejo de Indias eligió para este cometido a Antonio de León Pinelo, y la Casa de la Contratación de Sevilla a Alonso Vázquez de Mérida, abad de San Anastasia. El detallado escrito de Pinelo se apoya en los anteriores estudios de Juan León «el Africano», Felipe Pigafetta, Luis del Mármol Carvajal y Alonso de Sandoval. Según Pinelo, el reino de Arda estaba en Guinea, «cerca de San Jorge de Mina y Angola», y era una región «tan rica y poderosa» que el rey nuestro señor, «por derecho de demarcación», y como soberano legítimo de Portugal que era, podía decidir si quería aventurarse hasta allí para disponer de la señalada «comunicación» entre sus vasallos y los nuestros. Pero aún había más. Su principal puerto se llamaba Araray, tenía 300 leguas y era fondeable aunque «sin abrigo alguno». La corte de Arda distaba un día del puerto, a 8 o 10 leguas como máximo. Había ciudades importantes pero sin «grande población». Las costumbres de sus habitantes eran «bárbaras», como «de gente que ignoraba el verdadero Dios». Al notable comercio de oro, plata, esclavos y marfil de la zona concurrían los marinos franceses, holandeses e ingleses desde hacía algún tiempo y desde las factorías que ya tenían en esta parte de África. Aunque había otras autoridades cercanas a su rey que luchaban entre sí por controlar el territorio, «el dominio de la tierra parecía libre». Había abundancia de agua, maíz, mijo, arroz y carne de cabra. En opinión de Pinelo, no parecía que en Arda hubiera asentamiento religioso alguno. El mayor obstáculo para abrazar el catolicismo de Roma resultaba de la imposibilidad de sus habitantes «de dejar las muchas mujeres de que usan en su gentilidad». Otros inconvenientes para que se produjera esta deseable «comunicación» entre los vasallos de Arda y España radicaban en los muchos enemigos de su rey, que «le rodeaban por tierra y mar»; en la dificultad de defender su expuesto puerto; y en una cédula real existente que, literalmente, decía que para entrar en «provincias nuevas» primero se debían poblar las más cercanas. Pese a tales escollos, el reino de Arda, concluía Pinelo, era útil para el tráfico de esclavos, y lo que solicitaba Bans o Felipe Zapata en nombre de su rey se le debía dar, «aunque sea con algún riesgo y peligro», pues «éste nunca ha faltado a los que con celo de la conversión de las almas desde el tiempo de los apóstoles han entrado en reinos nuevos»41.

  • 42 AGI, IG, leg. 774, «Informe del Abad de San Anastasia sobre lo que pide el enviado por el Rey de A (...)

27La Casa de la Contratación de Sevilla decidió que sus informes sobre el reino de Arda los realizara el citado abad de San Anastasia, conocido en estos momentos por mantener una postura nada aperturista respecto a la fundación de futuras misiones religiosas en el continente africano42. Anastasia, que en todo lo geográfico coincidía con «la docta exposición de Pinelo», discrepaba con él obviamente en materia espiritual. Según el abad, los habitantes de Arda tenían «costumbres bárbaras como el comer carne humana, el uso de muchas mujeres y la familiaridad con los demonios». Por experiencia propia —afirmaba— sabía de otros reyes de África que «suelen fingir que quieren ser cristianos por sus intereses particulares de tener comercio y asistencia de europeos con sus contiendas con sus vecinos». En su opinión, «ahora se podía temer que sucediera lo mismo», y por eso recomendaba suprimir el proyecto de «comunicación» mercantil entre España y Arda.

  • 43 AGI, IG, leg. 774, «Consulta de la Junta de Portugal sobre lo que pide el enviado por el Rey de Ar (...)

28El problema se estaba poniendo tan peliagudo que la Junta de Portugal en Madrid, informada después de tener Felipe IV en su poder los dictámenes del Consejo de Indias y de la Casa de la Contratación, complicó aún más si cabe la ya difícil situación señalando que «el reino de Arda estaba infaliblemente» dentro de las demarcaciones de Portugal establecidas desde finales del siglo xv por los tratados de Alcáçovas y Tordesillas43. Con todo, animaba a Felipe IV a convertir Arda en una «nueva Angola» para el tráfico de esclavos. Según indicaban sus consejeros, no habría «inconveniente en que España asentara comercio con aquella provincia, pues estaban en posesión de ella los vasallos de Vuestra Majestad», pero era probable que su puerto, después de la sublevación de 1640, hubiera sido tomado por los holandeses. Para «seguridad del comercio de esclavos», se proponía «hacer una fortaleza en aquel puerto» y obviar las opiniones de Pinelo y otros miembros del Consejo de Indias afines a su postura, pues se «desconocía la constancia o inconstancia de aquella gente».

  • 44 AGI, IG, leg. 774, «Consejo de Indias, 20 de septiembre de 1658».
  • 45 AGI, IG, leg. 774, «Consejo de Indias, 20 de julio de 1659». Una transcripción del catecismo que l (...)
  • 46 Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. II, pp. 51-58.

29El Consejo de Indias finalmente fue el que decidió en tan enrevesado asunto, dejando a un lado las recomendaciones de la Casa de la Contratación de Sevilla y de la Junta de Portugal, y dando orden en 1658 de explorar las posibilidades comerciales de futuro entre el reino de Arda y España con el envío de doce capuchinos perteneciente a la provincia de Castilla44. Tras varios meses de gestiones para buscar un armador español capaz de poner rumbo hasta esta parte de África, lo cual se aprovechó en Sevilla para realizar un catecismo bilingüe en lengua arda y castellana, éstas finalmente acabaron por concretarse en la persona del sevillano Gil López Cardoso que, mediante «asiento», se obligaba a emprender el viaje a Arda entre tres y seis años, y sacar una «ventaja» del futuro tráfico de negros. La búsqueda de un armador «natural de estos reinos» no fue el único escollo a esquivar. Durante el verano de 1659, el grupo de expedicionarios se hallaba todavía «embarazado» en Sevilla, a la espera de recibir de la Casa de la Contratación los 20 000 reales de plata mandados librar por Felipe IV para poder poner en funcionamiento la misión religiosa y mercantil45. Al final los religiosos, tras cincuenta días de navegación, llegaron a Arda el 14 de enero de 1660, y todo apunta a que, como señaló el abad de San Anastasia, la solicitud de la misión capuchina de Arda fue un «fingimiento» de su rey, un «engaño» más de los que solían usar algunas de las principales autoridades del África occidental para «tener comercio y asistencia de europeos con sus contiendas» fronterizas, muriendo la mitad de los religiosos por las múltiples «fatigas y adversidades»46.

30El fracaso de la misión de Arda radica así en una mezcla de «fingimiento» de su rey y en un sentido de la aplicación de la religión católica por parte de los capuchinos que chocaba con lo demandado por los nativos de estos territorios, que obviamente no querían renunciar a la poligamia y al importante peso que tenían los hechiceros en la vida cotidiana en sus aldeas, entre otras muchas cuestiones más. Las propias palabras de los misioneros no ofrecen dudas al respecto:

  • 47 Ibid., p. 54.

En llegando a la corte de Arda, fueron a ver al rey y a darle la respuesta que llevaban de nuestro rey católico, recibiólos con agasajo y les mandó dar alojamiento. Por primera diligencia se le anunció no podía salvarse sin el santo bautismo y sin recibir la santa fe de Cristo nuestro señor para lo cual era necesario dejar los ritos de su falsa secta, los hechizos y supersticiones y sujetarse al santo matrimonio, no teniendo cada hombre sino una sola mujer, y cada mujer un solo varón en matrimonio santo. Todos estos puntos le parecieron duros y no por mostrar su resistencia de ánimo, dijo comunicaría aquel negocio con sus consejeros privados. Detubose en responder y por fin de la consulta les dijo que el estimaba mucho el favor que le había hecho su buen hermano el rey de España, pero que la embajada que le envío con Bans, no fue para mudar de creencia y admitir otra ley que aquella en que vivía y habían vivido sus mayores, sino para que se sirviese de enviarle algunos budonos o sacerdotes cristianos que le conjurasen los nublados, por ser muchos los estragos que hacen en aquella tierra, cayendo innumerables rayos y centellas con que perece la gente, los ganados, las casas y los campos47.

 

  • 48 Martínez Shaw, Martínez Torres, 2014 (dirs.), pp. 159-248.

31La principal conclusión de este artículo reside en subrayar que, durante el algo más de medio siglo en que Portugal y sus colonias formaron parte de la «monarquía compuesta» de los Habsburgo españoles, Felipe II y sus sucesores en el trono de España y Portugal decidieron respetar las competencias e intereses que los portugueses tenían en África occidental. Todo lo cual no es óbice para indicar también que, sobre todo durante las primeras tres décadas de esta citada unión dinástica, y especialmente para una serie de militares y mercaderes asentados y ligados con las campañas que se desarrollaron en el Congo y Angola entre el último tercio del siglo xvi y principios del xvii, la agregación de Portugal y sus posesiones a España era vista como una oportunidad para potenciar una expansión militar y mercantil en África que desgraciadamente había sido truncada con la muerte de Sebastián I en el norte de África en 157848. Los memoriales e informes sobre los que aquí nos hemos detenido abundan en esta dirección.

  • 49 Branco, To defend your empire and the faith; Valladares, 2001, pp. 37-64; Ollé, 2002, pp. 72-84; R (...)
  • 50 Boxer, 1988, p. 32.

32El que finalmente la Corona no decidiera materializar muchos de estos planes exploratorios y de conquista de Angola no significa que carecieran de interés, sino que simplemente el soberano de España y Portugal, en estos difíciles momentos de finales del siglo xvi y principios del xvii, estaba más preocupado y obligado por otras empresas que estaban ocurriendo al mismo tiempo en otros lugares; tal era el caso de las guerras de religión en Francia y Alemania, la situación política en Inglaterra o las maniobras de los holandeses en las Indias occidentales y orientales. Estos escritos militares y mercantiles sobre la ampliación de la conquista de Angola llevada a cabo entre 1575 y 1589 proliferaron hasta finalizar el primer tercio del xvii y, además de reflejar que este tipo de textos fueron semejantes a otros que se produjeron en otras partes del imperio hispano por las mismas fechas49, también sugieren la existencia de una sociedad ensimismada con la guerra y los tratos derivados de ella. En un arbitrio a Felipe IV de 1622 en el que se siguen elogiando las abundantes «reservas naturales» de Angola, Benito Banha Cardoso, un destacado conquistador que llegó a ser gobernador, definía bien cómo entendían algunos de sus compatriotas el servicio al rey de España y Portugal en esta colonia. Según sus propias palabras, «la mayor parte de las personas [estaban] ocupadas en el tráfico de esclavos», por lo que prestaban poca atención a otros asuntos50.

  • 51 Gruzinski, 2004; Elliott, 2014; Margolin, Markovits, 2015. Un notable trabajo sobre la «crisis» de (...)

33Sí, como se ha sugerido, los portugueses, después de morir Paulo Dias de Novais en 1589, quisieron ampliar la conquista de Angola gracias al impulso y la experiencia que les podría proporcionar España y su expansión en el Nuevo Mundo durante el primer tercio del siglo xvi, los españoles, ante la falta de mano de obra para trabajar en sus minas y haciendas americanas, muy acusada tras la separación de Portugal de la Monarquía hispánica, pretenden hacer algo semejante con la «conquista espiritual» llevada a cabo por los lusos en el litoral atlántico africano durante todo el siglo xvi. Es así que, con la finalidad de conseguir esclavos, a partir de 1640 deciden relanzar una serie de misiones religiosas a los reinos del Congo y Arda. Estas expediciones, aunque diseñadas durante el reinado de Felipe III, no se hicieron antes por no incurrir in fraganti en competencias que habían sido zanjadas en los tratados de Alcáçovas y Tordesillas de finales del siglo xv. En ambos y concomitantes contextos históricos, de acción por unión uno, y de acción por ruptura el otro, debemos contemplar todo este puñado de proyectos militares, mercantiles y religiosos que se insinúan como un «juego de espejos». Es cierto que todos ellos representan a una minoría, pero una minoría que nos permitirá enfocar de una manera más compleja pero enriquecedora el siglo xvii español y portugués (la época de la «decadencia» o «resiliencia») en la medida en que creemos poder afirmar que deberá considerar a las posesiones del Atlántico africano51.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Anguiano, Mateo de, Misiones capuchinas en África [1716], intro. y notas del Padre Buenaventura Carrocera, Madrid, CSIC, 1950-1957, 2 vols.

Branco, Manoel de Andrada Castel, To defend your empire and the faith. Advice offered to Philip, King of Spain and Portugal [c. 1590], ed. de Paul Edward Hedley Hair, Liverpool, Liverpool University Press, 1990.

Cavazzi De Montecuccolo, Giovanni Antonio, Descrizione storica dei tre regni Congo, Matamba ed Angola situati nell’Etiopia inferiore occidentale e delle missioni apostoliche esercitatevi dai missionari capuccini [1687], Tívoli, Mantero, 1937.

Cordeiro, Luciano, Questões Histórico-Coloniais (1574-1631), Lisboa, Divisão de Publicações e Biblioteca Agêncial Geral das Colónias, 1935.

Cortesāo, Jaime, História da expansão portuguesa. Obras completas [1931-1934], Lisboa, Imprensa Nacional Casa da Moeda, 1993, 4 vols.

Jadin, Louis, L’Ancien Congo et l’Angola, 1639-1655, d’après les archives romaines, portugaises, néerlandaises et espagnoles, Bruselas – Roma, Institut historique belge de Rome, 1975, 3 vols.

Monumenta Missionaria Africana. África occidental (1469-1630), ed. de António Brásio, Lisboa, Agência Geral do Ultramar, 1954-1956, t. V, V, VI y VII.

Bibliografía

Alburquerque, Alfredo (1931), Um inquérito à vida administrativa e económica de Angola e do Brasil, Coimbra, Imprensa da Universidade.

Alencastro, Luiz Filipe de (2000), O trato dos Viventes. Formaçao do Brasil no Atlântico sul, São Paulo, Companhia das Letras.

Almeida, Carlos (2014), «Escravos da missão-notas sobre o trabalho forçado nas missões dos capuchinos no Kongo (finais do Séc. xvii)», Revista Tempo, Espaço, Linguagem, 5 (3), pp. 40-59.

Almeida Borges, Graça (2014), «¿Un imperio ibérico integrado? El arbitrismo y el imperio ultramarino portugués (1580-1640)», Obradoiro de Historia Moderna, 23, pp. 62-93.

Almeida Mendes, António de (2008), «Les réseaux de la traite ibérique dans l´Atlantique nord. Aux origines de la traite atlantique (1440-1640)», Annales. Histoire, Sciences Sociales, 4, pp. 739-768.

Amadori, Arrigo (2013), Negociando la obediencia. Gestión y reforma de los virreinatos americanos en tiempos del conde-duque de Olivares (1621-1643), Madrid, CSIC.

Amaral, Ilídio do (2000), O Consulado de Paulo Dias de Novais. Angola no Último Quartel do Século xvi e Primeiro do Século xvii, Lisboa, Instituto de Investigação Científica Tropical.

Birmingham, David (1966), Trade and Conquest in Angola, Londres, Oxford University Press.

Borucki, Alex, Eltis, David, Wheat, David (2015), «Atlantic History and the Slave Trade to Spanish America», The American Historical Review, 120 (2), pp. 433-461.

Bourdeu, Étienne, Almeida Mendes, Antonio de, Gaudin, Guillaume, Planas, Natividad, Girard, Pascale, Muchnik, Natalia (2014), La péninsule Ibérique et le monde, 1470-1650, Clamecy, Atlande.

Boxer, Charles R. (1952), Salvador de Sá and the struggle for Brazil and Angola, 1602-1686, Londres, London University Press.

Boxer, Charles R. (1988), Relaçoes raiciais no império colonial portugués, 1415-1825, Oporto, Afrontamento.

Carrocera, Buenaventura (1945), «Los capuchinos españoles en el Congo y el primer diccionario congolés», Missionalia Hispanica, 2 (5), pp. 209-230.

Castelnau-L’Estoile, Charlotte de, Copete, Marie-Lucie, Maldavsky, Aliocha, Županov, Inès (dirs.) [2011], Missions d’évangélisation et circulation des savoirs, xvie-xviiie siècle, Madrid, Casa de Velázquez.

Cortés López, José Luis (1991), «Felipe II, III y IV, reyes de Angola y protectores del Congo (1580-1640)», Studia Histórica. Historia Moderna, 9, pp. 223-246.

Dantas, Vinícius (2014), «Los arbitristas y la américa portuguesa (1590-1640)», Anuario de Estudios Americanos, 71 (1), pp. 145-170.

Disney, Anthony R. (2010), História de Portugal e do Império portugués, Lisboa, Guerra & Paz, 2 vols.

Elliott, John H. (2007), España y su mundo, 1500-1700, Madrid, Taurus.

Elliott, John H. (2014), El Atlántico español y el Atlántico luso: divergencias y convergencias, Las Palmas de Gran Canaria, Ediciones del Cabildo de Gran Canaria.

Fernández Albaladejo, Pablo (2009), La crisis de la Monarquía, Barcelona, Crítica.

Geraldes Rodrigues, Miguel (inédita), Do Reino a Angola. Agentes, arbitrios e negocios na rede familiar de João Salgado de Aráujo, tesis de licenciatura leída en 2013, Universidade Nova de Lisboa.

Godinho, Vitorino Magalhães (1991), Os descobrimentos e a economía mundial, Lisboa, Presença, 4 vols.

Greengrass, Mark (2015), La destrucción de la cristiandad. Europa, 1517-1648, Barcelona, Pasado & Presente.

Gruzinski, Serge (2004), Les Quatre parties du Monde. Histoire d’une mondialisation, París, La Martinière.Heintze, Beatrix (1980), «Luso-african feudalism in Angola? The vassal treaties of the 16th to the 18th century», Revista Portuguesa de História, 18, pp. 111-131.

Heintze, Beatrix (2000), «L’arrivée des Portugais a-t-elle sonné le glas du Royaume du Ndongo : la marge de manœuvre du ngola, 1575-1671», Stvdia, 56, pp. 117-146.

Margolin, Jean-Louis, Markovits, Claude (2015), Les Indes et l’Europe. Histoires connectées, xve-xxie siècles, París, Gallimard.

Martínez Shaw, Carlos, Martínez Torres, José Antonio (dirs.) [2014], España y Portugal en el Mundo, 1581-1668, Madrid, Polifemo.

Martínez Torres, José Antonio (2014a), «“There is but one world”: Globalisation and connections in the overseas territories of the Spanish Habsburgs (1581-1640)», Culture & History Digital Journal, 1, pp. 43-57.

Martínez Torres, José Antonio (2014b), «Politics and Colonial Discourse in the Spanish Empire: The African Atlantic Posessions, 1575-1630», Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, 51, pp. 113-149.

Miralles Imperial y Gómez, Claudio (1951), Angola en tiempos de Felipe II y Felipe III, Madrid, CSIC.

Newitt, Malyn (2008), «Les relations des portugais avec l’“empire” de Monomotapa (1506-1695)», en Francisco Bethencourt, Luiz Felipe de Alencastro (dirs.), L’empire portugais face aux autres Empires, xvie-xixe siècle, París, Maisonneuve & Larose – Centre Culturel Calouste Gulbenkian, pp. 249-272.

Ollé, Manel (2002), La empresa de China. De la Armada Invencible al Galeón de Manila, Barcelona, El Acantilado.

Palomo, Federico (dir.) [2014], La memoria del mundo: clero, erudición y cultura escrita en el mundo ibérico (siglos xvi-xviii), Anejo XIII de Cuadernos de Historia Moderna.

Parreira, Adriano (1985), The Kingdom of Angola and Iberian Interference, 1483-1643, Uppsala, Uppsala University Press.

Pizorusso, Giovanni (2011), «La Congrégation “de Propaganda Fide” à Rome : centre d’accumulation et de production de “savoirs missionaires” (xviie-début xixe siècle)», en Charlotte de Castelnau-L’Estoile, Marie-Lucie Copete, Aliocha Maldavsky, Inès

Ž

upanov (dirs.), Missions d’évangélisation et circulation des savoirs, xvie-xviiie siècle, Madrid, Casa de Velázquez, pp. 25-40.

Pobladura, Melchor de (1949), «Génesis del movimiento misional en las Provincias capuchinas de España (1618-1650)», Estudios Franciscanos, 50, pp. 209-230 y 353-385.

Pobladura, Melchor de (1950), «Algunos aspectos del movimiento misionero de las provincias capuchinas españolas en su fase inicial (1618-1650)», Collectanea Franciscana, 20, pp. 51-92.

Pobladura, Melchor de (1952), «Fray Francisco de Pamplona, organizador de misiones y conductor de misioneros», Missionalia Hispánica, 9, pp. 5-51.

Ramada Curto, Diogo (2008), «Idéologies impériales en Afrique occidentale au debut du xviie siècle», en Francisco Bethencourt, Luiz Felipe de Alencastro (dir.), L’empire portugais face aux autres Empires, xvie-xixe siècle, París, Maisonneuve & Larose – Centre Culturel Calouste Gulbenkian, pp. 203-247.

Ramada Curto, Diogo (2009), Cultura imperial e Projetos coloniais (séculos xv a xviii), Campinas, UNICAMP. 

Ribeiro Da Silva, Filipa (2011), Dutch and Portuguese in Western Africa. Empires, Merchants and the Atlantic System 1580-1674, Leiden, Brill.

Sánchez Pons, Jean-Noël (2013), «“Clavados con el clavo”. Debates españoles sobe el comercio de las especias asiáticas en los siglos xvi y xvii», en Salvador Bernabeu Albert, Carlos Martínez Shaw (eds.), Un océano de seda y plata: el universo económico del Galeón de Manila, Sevilla, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, pp. 107-132.

Souza, Marina de Mello e (2009), «Religião e poder no Congo e Angola, séculos xvi e xvii – universo mental e organização social», en Laura de Mello e Souza, Júnia Ferreira Furtado, Maria Fernanda Bicalho (coord.), O governo dos povos, São Paulo, Alameda, pp. 263-279.

Tardieu, Jean-Pierre (1995), «La embajada de Arda en Cartagena de Indias (1657) y la misión de los capuchinos (1658-1661). Del quid pro quo al fracaso», América Negra, 10, pp. 11-28.

Thornton, John K. (1988), «The art of war in Angola, 1575-1680», Comparative studies in society and history, 30 (2), pp. 360-378.

Thornton, John K. (2010), «Os portugueses em África», en Francisco Bethencourt, Diogo Ramada Curto (dirs.), A expansão marítima portuguesa, 1400-1800, Lisboa, Ediçoes 70, pp. 145-168.

Valladares, Rafael (1993), «El Brasil y las Indias españolas durante la sublevación de Portugal (1640-1668)», Cuadernos de Historia Moderna, 14, pp. 151-172.

Valladares, Rafael (2001), Castilla y Portugal en Asia (1580-1680). Declive imperial y adaptación, Leiden, Leuven University Press.

Valladares, Rafael (2017), Por toda la Tierra. España y Portugal: globalización y ruptura, 1580-1700, Lisboa, Centro de História d’Aquém e d’Além-Mar.

Vila Vilar, Enriqueta (1977), Hispanoamérica y el comercio de esclavos, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos.

Wheat, David (2011), «García Mendes Castelo Branco, fidalgo de Angola y mercader de esclavos en Veracruz y el Caribe a principios del siglo xvii», en María Elisa Velázquez (coord.), Debates históricos contemporáneos: africanos y afrodescendientes en México y Centroamérica, México D.F., UNAM-CIALC, pp. 85-107.

Haut de page

Notes

1 Elliott, 2007, pp. 48-49. Este trabajo ha sido realizado en el marco de los siguientes proyectos de investigación: RYC 2011-08053, HAR 2012-37560-C02-01, HAR 2013-42300-P, y «Vencer la distancia. Actores y prácticas del gobierno de los imperios español y portugués» (LabEx SMS, université de Toulouse 2 – Jean Jaurès, Framespa, UMR 5136). Agradezco las precisiones realizadas a una primera versión del texto por mis colegas los profesores: Carlos Martínez Shaw, Serge Gruzinski, Antonio-Miguel Bernal y Sir John Elliott. Por supuesto, el único responsable de los errores u omisiones soy yo.

2 Greengrass, 2015, pp. 131-154 y pp. 301-352.

3 Miralles Imperial y Gómez, 1951; Cortés López, 1991, pp. 223-246; Ramada Curto, 2008, pp. 203-247; Geraldes Rodrigues, inédita, pp. 40-65; Martínez Torres, 2014b, pp. 113-149. Sobre el gobierno de Angola por Paulo Dias de Novais, véase Amaral, 2000.

4 Biblioteca Nacional de España (BNE), mss 5 785 y 3 015, fos 193-195, y 169-174, respectivamente.

5 Biblioteca Nacional de Portugal (BNP), cód. 294, «Sumario e descripção do Reino de Angola…», 84 fos. Existe reproducción de este documento en Alburquerque, 1931.

6 Cordeiro, Questões Histórico-Coloniais, t. I, pp. 168-211. Este autor transcribe los memoriales e informes de Garcia Mendes Castelo Branco conservados en la Biblioteca del Palacio de Ajuda de Lisboa que desgraciadamente, yo, con la ayuda de su amable archivera, María Concepción Geada, no he podido localizar.

7 BNE, mss. 3 533 y 3 574. Ambos manuscritos, en versión reducida, se dieron a la imprenta bajo la autoría de José Pellicer de Tovar con el título de Misión evangélica al Reino de Congo por la Seráfica Religión de los Capuchinos, Madrid, Domingo García y Morrás, 1649; BNE, mss. 3 561, 3 818, 6 170, 18 717; Archivo General de Indias (AGI), Indiferente General (IG), leg. 769 y 774.

8 Birmingham, 1966, pp. 21-41; Disney, 2010, t. II, pp. 79-156; Thornton, 2010, pp. 145-168.

9 García Mendes Castelo Branco, «Relação da costa de África, da Mina, que é Castelo de S. Jorge, até ao cabo Negro», 1621, en Cordeiro, Questões Histórico-Coloniais, t. I, pp. 199-209. El número de portugueses (vecinos o moradores) en toda este área geográfica se detalla en Ribeiro Da Silva, 2011, p. 109, tabla 6.

10 Heintze, 1980, pp. 111-131; Parreira, 1985, pp. 99-100; Thornton, 1988, pp. 360-378.

11 «… que a conversão destes barbaros não se alcançará por amor, senão depois que por armas forem sogeitos a vassallos del rei nosso senhor», Boxer, 1988, p. 27, nota 20 (la trad. es nuestra). Las investigaciones sobre la esclavitud en África occidental resultan abundantes. Dos sólidos trabajos son los de Almeida Mendes, 2008; y Borucki, Eltis, Wheat, 2015, pp. 433-461. Un útil aparato documental (basado en inéditas fuentes holandesas) y gráfico ofrece Ribeiro Da Silva, 2011, pp. 250-261.

12 Archivo General de Simancas (AGS), Secretarías Provinciales, leg. 1 469, «Sobre lo que escribió Diego de Sosa de Meneses, capitán que fue de Mozambique y Sofala, acerca de las cosas de los ríos Cuama y conquista de Monomotapa», fos 90-94 (12 de marzo, 8 y 24 de mayo de 1636); Biblioteca del Palacio de Ajuda (BA), cód. 51-IX-33, «Tratado de los ríos de Cuama» por fray Antonio de Conceição, 1696. Sobre la leyenda de las minas del Monomotapa informan Godinho, 1991, t. I, pp. 183-209; y Newitt, 2008, pp. 249-272.

13 Cavazzi Da Montecuccolo, Descrizione storica dei tre regni…; Anguiano, Misiones capuchinas en África, con una útil introducción del Padre Buenaventura de Carrocera; Monumenta Missionaria Africana, ed. de Brásio; Jadin, L’ancien Congo et l’Angola. Sobre la Sagrada Congregación de Propaganda Fide, véase Pizzorusso, 2011, y la bibliografía allí citada.

14 Jadin, L’ancien Congo et l’Angola, t. I, pp. 28-32.

15 Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. I, pp. 15 sqq.

16 Ibid.

17 Boxer, 1952, pp. 223-292; Alencastro, 2000, pp. 188-325; Heintze, 2000, pp. 117-146.

18 BNE, ms. 5 785, fos 193-195 ; y BNE, ms. 3 015, fos 169-174.

19 BNE, ms. 5 785, fos 193-195 ; y BNE, ms. 3 015, fo 169.

20 BNE, ms. 5 785, fos 193-195, y BNE, ms. 3 015, fos 172-174.

21 Cortesāo, História da expansão portuguesa, t. IV, pp. 74-76.

22 BNP, cód. 294, «Sumario e descripção do Reino de Angola…», 84 fos.

23 BNP, cód. 294, «Sumario e descripção do Reino de Angola…», fos 5-7, 12, 16-17, 32; Archivo Histórico Ultramarino (AHU), Mozambique, caixa 1, doc. 10.

24 Wheat, 2011, pp. 85-107.

25 AGI, Escribanía, 38B, Pleito contra Pedro Navarro, maestre del navío Santiago, que llegó a La Habana con una carga de esclavos de Angola, 1613, fo 427.

26 BNP, cód. 294, sin fo. Nativos de Angola que, desde la llegada de Paulo Dias de Novais, mantenían relaciones pacíficas y cordiales con los conquistadores portugueses gracias a la entrega de «regalos» (esclavos, tejidos, alimentos…).

27 Caracolas extraídas en Luanda, utilizadas como moneda en Angola, el Congo y Guinea, y de preferencia sobre cualquier moneda de oro y plata europea.

28 Heintze, 1980, pp. 111-131; Ramada Curto, 2008, pp. 203-208; Martínez Torres, 2014b, pp. 139-141.

29 García Mendes Castelo Branco, «Relação com o Congo», 1603, en Cordeiro, Questões Histórico-Coloniais, t. I, pp. 168-178.

30 García Mendes Castelo Branco, «Relação do reino de Loango», 1621, en ibid., pp. 210-211; BA, cód. 51-VIII-20, fo 5, Relación de 1613 dando cuenta de la amenaza holandesa en Mina y Pinda (incluye mapa).

31 García Mendes Castelo Branco, «Relação com o Congo», 1603, en Cordeiro, Questões Histórico-Coloniais, t. I, pp. 173-174, 176; García Mendes Castelo Branco, «Relação da costa de África, da Mina, que é Castelo de S. Jorge, até ao cabo Negro», 1621, en ibid., pp. 205-208.

32 García Mendes Castelo Branco, «Projectos de colonizaçao», 1621, en ibid., pp. 185-198.

33 AGI, Charcas, leg. 1, 17, 27, 33, 38, 112, 123; AGI, Patronato, leg. 192. Sobre tales aspectos: Vila Vilar, 1977; Almeida Mendes, 2008, pp. 739-768; Borucki, Eltis, Wheat, 2015, pp. 433-461.

34 Boxer, 1952, p. 279; Valladares, 1993, p. 167.

35 BNE, mss. 3 533 y 3 574; Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. I.

36 Pobladura, 1949; Carrocera, 1950. Sobre las misiones capuchinas a finales del siglo xvii, véase el artículo de Almeida Borges, 2014, pp. 40-59 (agradezco al autor que me proporcionara copia).

37 AGS, Estado, leg. 2 670, «Copia de dos cartas de misioneros capuchinos italianos en el Congo dando cuenta al papa de la guerra que hacen los portugueses en Angola» (21 de abril y 15 de mayo de 1650).

38 Souza, 2009. Sobre el movimiento misional en la Edad Moderna véase Castelnau-L’Estoile, Copete, Maldavsky, Županov, 2011, pp. 295-308. Este trabajo y el monográfico dirigido por Palomo (dir.), 2014, son dos solventes aportaciones para profundizar, desde el punto de vista de la «circulación de saberes», la «memoria» y la erudición, en la misiones religiosas en el mundo colonial. Con todo, África tiene un déficit en sus páginas.

39 Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. I, p. 56; BNE, ms. 6 170, fos 120-125.

40 AGI, IG, Consejo de Indias, leg. 769, 23 de julio de 1654. Además de la historiografía religiosa, acerca de la «embajada de Arda» han llamado la atención algunos historiadores: por ejemplo Valladares, 1993, pp. 168-169; y Tardieu, 1995.

41 AGI, IG, leg. 774, «Informe del Licenciado Antonio de León Pinelo sobre lo que pide el enviado por el Rey de Arda», 28 de mayo de 1658.

42 AGI, IG, leg. 774, «Informe del Abad de San Anastasia sobre lo que pide el enviado por el Rey de Arda», 1 de agosto de 1658.

43 AGI, IG, leg. 774, «Consulta de la Junta de Portugal sobre lo que pide el enviado por el Rey de Arda», 13 de septiembre de 1658.

44 AGI, IG, leg. 774, «Consejo de Indias, 20 de septiembre de 1658».

45 AGI, IG, leg. 774, «Consejo de Indias, 20 de julio de 1659». Una transcripción del catecismo que los capuchinos compusieron en 1658 para su misión en Arda se encuentra en Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. II, pp. 251-266.

46 Anguiano, Misiones capuchinas en África, t. II, pp. 51-58.

47 Ibid., p. 54.

48 Martínez Shaw, Martínez Torres, 2014 (dirs.), pp. 159-248.

49 Branco, To defend your empire and the faith; Valladares, 2001, pp. 37-64; Ollé, 2002, pp. 72-84; Ramada Curto, 2009, pp. 145-352; Amadori, 2013, pp. 137-149; Sánchez Pons, 2013; Dantas, 2014; Martínez Torres, 2014a; y Almeida Borges, 2014. Esta autora ha defendido en 2014 una relevante tesis doctoral (¿Um Império Ibérico Integrado? A União Ibérica, o Golfo Pérsico e o imperio ultramarino portugués, 1600-1625) en el Instituto Europeo de Florencia.

50 Boxer, 1988, p. 32.

51 Gruzinski, 2004; Elliott, 2014; Margolin, Markovits, 2015. Un notable trabajo sobre la «crisis» del siglo xvii en la Monarquía hispánica es el de Fernández Albaladejo, 2009, aunque desgraciadamente prescinde del continente americano y de las colonias lusas en África y Asia durante la unión de Coronas. Insistiendo en este punto: Martínez Shaw, Martínez Torres (dirs.), 2014; Bourdeu et alii, 2014; y Valladares, 2017, con nutrida bibliografía al respecto. Asimismo, actualmente estoy preparando una monografía sobre la política y el discurso colonial en América, África y Asia entre 1575 y 1668.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

José Antonio Martínez Torres, « Juego de espejos »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2 | 2018, 53-77.

Référence électronique

José Antonio Martínez Torres, « Juego de espejos », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 19 octobre 2018, consulté le 12 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/8885 ; DOI : 10.4000/mcv.8885

Haut de page

Auteur

José Antonio Martínez Torres

UNED

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals