Navigation – Plan du site
Dossier. Conexiones imperiales en ultramar

Cuatrocientos años de la embajada a Persia de don García de Silva y Figueroa

Les quatre cents ans de l’ambassade en Perse de Don García de Silva y Figueroa
The fourth centennial of Don García de Silva y Figueroa’s embassy to Persia
Carlos Martínez Shaw
p. 153-180

Résumés

Les quatre cents ans de l’ambassade en Perse de Don García de Silva y Figueroa ont été commemorés avec l’apparition de plusieurs publications, surtout au Portugal, mais aussi en Espagne. Ici, la découverte de quelques documents inédits aux Archives historiques municipales de Zafra nous a permis d’offrir de nouvelles données dignes de foi et de corriger quelques erreurs sur la biographie de l’ambassadeur, et en même temps d’étudier son Libro Diario de Gastos (conservé pour la période comprise entre le 1er janvier 1619 et le 29 mai 1620), qui nous procure de remarquables temoignages sur l’économie et sur la vie matérielle de l’ambassade.

Haut de page

Texte intégral

1En 1614, el rey Felipe III de España y II de Portugal decidió enviar una embajada al shah Abbas el Grande de Persia, que era el resultado de una serie de intercambios diplomáticos entre las cortes de Madrid y de Isfahán que habían venido ocurriendo durante los años anteriores y que habían generado la presencia de diversas legaciones del soberano safaví en España y del soberano español y portugués en Persia. Para dirigir esta última embajada, se eligió a Don García de Silva y Figueroa, un funcionario español vinculado por parentesco a la casa ducal de Feria que había desempeñado diversos cargos de gobierno en determinadas ciudades castellanas y que por entonces se hallaba afincado en la corte madrileña.

  • 1 Por ejemplo: Wicqfort, L’Ambassade de D. Garcías de Silva Figueroa en Perse, en 1667.
  • 2 Singularmente en el apéndice documental que cierra el segundo volumen de su obra El Imperio Luso-E (...)

2La empresa, que se desarrolló entre los años 1614 y 1624, fue conocida gracias sobre todo al relato del propio embajador, que dejó un espléndido diario de su periplo bajo el título de raigambre clásica de Comentarios (en recuerdo de Julio César) que quedó inédito pero que fue objeto de diversas traducciones parciales fuera de España, y también gracias a otras fuentes1, que conocieron diversa fortuna en su difusión. En cualquier caso, este material permitió la aparición de algunos otros estudios, especialmente a partir de la transcripción y publicación de los Comentarios por parte de Manuel Serrano y Sanz entre los años 1903 y 1905. Posteriormente, ya en fechas más próximas a nosotros, los estudios se multiplicaron, siendo de reseñar el trabajo continuado de Luis Gil Fernández, que publicó muchos de los documentos concernientes a la embajada2, así como también el epistolario diplomático de Don García, editado en 1989. Del mismo modo, sus dos volúmenes de la citada obra (editados respectivamente en 2006 y 2009) resultan ser el más completo estudio de las relaciones diplomáticas entre España y Persia durante los reinados respectivos de Felipe III y el shah Abbas. Por su parte, en 1993, Carlos Alonso había ofrecido igualmente un relato muy circunstanciado de esta última empresa diplomática: La embajada a Persia de D. García de Silva y Figueroa (1612-1624).

3El cuarto centenario ha movilizado de nuevo a los estudiosos, particularmente en Portugal. Allí, el máximo especialista en la materia, Rui Manuel Loureiro, programó, con el apoyo del CHAM (Centro d’Estudos de História d’Alem-Mar de la Universidade Nova de Lisboa) una ambiciosa obra, que aparecería en 2011, incluyendo una nueva transcripción del diario en dos volúmenes (realizada en colaboración con Ana Cristina Costa Gomes y Vasco Resende), así como unas anotaciones a los Comentarios y una serie de estudios encomendados a un nutrido grupo de consagrados especialistas en el mundo del Estado de la India portuguesa (todo ello con la colaboración de Vasco Resende, Zoltán Biedermann y Eva Nieto McAvoy). Finalmente, el propio Rui Manuel Loureiro volvería a ocuparse de la cuestión en otra obra colectiva dirigida en Madrid por Carlos Martínez Shaw y José Antonio Martínez Torres [España y Portugal en el mundo (1581-1668)].

  • 3 Véase Marías, 2013, en el volumen colectivo editado por Felipe de Andrade Abreu e Lima y José Luiz (...)

4Por parte española, la participación académica en la celebración del centenario ha sido menor. Por un lado, los volúmenes editados en Lisboa han incorporado las aportaciones de algunos reconocidos especialistas, como el ya citado Luis Gil («Biografía de don García de Silva y Figueroa» y «La ‘Epístola de rebus Persarum’ de don García de Silva y Figueroa»), Juan Gil («D. García de Silva y D. Vicente Nogueira») y Joan Pau Rubiés («‘Relación de la Embaxada que hiço en Persia Don García de Silva y Figueroa’ [1620] by his secretary Saulisante»). Del mismo modo, Fernando Marías ha vuelto a publicar revisado su estudio «Don García de Silva y Figueroa y la percepción de Oriente: la ‘Descripción de Goa’3».

5Finalmente, el descubrimiento de una serie de documentos rigurosamente inéditos en el Archivo Histórico Municipal de Zafra ha permitido rescatar algunos datos originales que arrojan nueva luz tanto sobre la biografía de Don García como sobre algunos aspectos poco conocidos de su embajada. Son estos datos, que van más allá de lo ya sabido, los que nos permiten presentar aquí una contribución que gracias a sus elementos novedosos puede tal vez justificar mi presencia en esta publicación colectiva.

Una reconstrucción biográfica

  • 4 Alonso, 1993, pp. 19-26, ya pone en duda muchos de estos datos.

6Hasta las recientes investigaciones de José María Moreno Rodríguez, las informaciones sobre la vida y la obra de Don García de Silva y Figueroa no sólo eran escasas, sino que también estaban fundamentalmente equivocadas, para todos los años previos al momento de la salida de su embajada rumbo a Persia, pues no teníamos certeza ni de la fecha ni de su lugar de nacimiento (aunque se daban como seguras para su nacimiento la fecha del 29 de diciembre de 1550 y la localidad de Zafra), al tiempo que se le atribuían erróneamente funciones de paje en la corte de Felipe II, estudios en la Universidad de Salamanca (que justificarían su elevado nivel cultural), servicios militares en las guerras de Flandes que le habrían granjeado el grado de capitán y desempeños como corregidor en Jaén y Badajoz entre 1595 y 1597, así como el cargo de oficial en la secretaría de Estado. Casi nada de esto ha resultado ser cierto4.

  • 5 Moreno González, Martínez Shaw, 2017.

7Don García de Silva y Figueroa fue el hijo segundogénito (aunque el primer varón) de Don Lorenzo Suárez de Figueroa y Doña María de Silva, quienes le bautizaron el 11 de abril de 1548 (dos años antes de lo generalmente admitido) en la parroquia de Nuestra Señora del Camino de Medina de las Torres, donde había nacido, y no en Zafra, donde la familia no se instaló hasta 1552. La familia hubo de trasladarse de nuevo desde Zafra hasta Medina de las Torres a causa de una sentencia de destierro por cuatro años dictada en 1559, tras un pleito sostenido ante la Chancillería de Granada contra el padre, quien falleció sin regresar a Zafra, donde su viuda se instaló de nuevo en 1566 antes de morir en esta última localidad en 1577, dejando a Don García, el futuro embajador, al frente del mayorazgo constituido con anterioridad5.

  • 6 Don García de Silva y Figueroa, Comentarios, t. II, p. 543. La edición que se cita es siempre la d (...)

8Don García debió permanecer en Zafra al cuidado de sus tierras y de sus intereses, que le costaron más de un disgusto (entre ellos una estancia en prisión por deudas), hasta su traslado a la localidad, también extremeña, de Villafranca de los Barros, donde vivió entre 1588 y 1594 y desde donde apeló a la Corte de Felipe II para la obtención de un oficio público, que consiguió finalmente en 1595, cuando ya era largamente cuarentón. Sólo su primer cargo había sido fehacientemente documentado hasta el momento: su actuación como corregidor de Jaén y Andújar entre 1595 y 1597, fecha a partir de la cual volvemos a perder la pista de nuestro personaje. Entre 1601 y 1604, desempeñó las funciones de corregidor de Toro, desde donde se encaminó, a su relevo, hasta Valladolid, por entonces sede de la Corte de Felipe III, en busca de un nuevo destino, que obtiene en 1606, cuando es nombrado corregidor de Badajoz, como él mismo declara: «Cinco o seis años antes que el embajador saliese de España a su embajada, viniendo de Badajoz, donde había sido corregidor, a Madrid6…».

9Madrid, donde Don García se encuentra desde 1609, será su gran oportunidad, tras de la pesada administración de su mayorazgo extremeño, después de sus sucesivos cargos de corregidor en ciudades de segundo rango en Andalucía, el reino de León y Extremadura, y quizás tras de algunas funciones en la secretaría de Estado, es decir después de un modesto cursus honorum en la administración real. Fue nombrado por el Consejo de Estado en agosto de 1612 embajador único al frente de una importante legación destinada a establecer una serie de acuerdos (de índole económica, política, religiosa y, sobre todo, militar) con el poderoso soberano de Persia, el shah Abbas, llamado el Grande.

La embajada a Persia

  • 7 La más completa relación de estos contactos diplomáticos se hallan en el libro de Gil Fernández, 2 (...)

10La embajada de Don García de Silva y Figueroa se realizó en el contexto de la activa política llevada a cabo en Asia por Felipe III de España, como señor de las islas Filipinas y como soberano de Portugal, así como también en el marco de los intercambios diplomáticos mantenidos con el shah Abbas desde principios del siglo xvii. Primero, fue la llegada a la corte de Valladolid del embajador Husain Ali Beg, tras su ruptura con el otro legatario, el inglés Anthony Sherley (1601); después, la embajada enviada al shah Abbas dirigida por Don Luis Pereira de Lacerda (salida de Lisboa en 1603 y presente en la corte persa en 1604); más tarde, la llegada a Madrid del embajador Imam Quli Beg tras su entrada en la península por Lisboa (1607-1608); luego la llegada del inglés Robert Sherley (hermano de Anthony), también como agente diplomático al servicio de Persia (1610); a continuación la presencia en Madrid de Coge Safer (Kwaja Safar), representante de la comunidad armenia de Nueva Julfa en Isfahán a fin de concertar acuerdos comerciales (1611), para terminar con la embajada del dignatario persa Denguis Beg (Denzig Beg) y del agustino portugués António de Gouveia en el mismo año y la misión del también agustino lusitano Belchior dos Anjos (1613), que constituyeron la ocasión próxima de la embajada española al soberano safaví dirigida por Don García de Silva y Figueroa e iniciada en 16147.

  • 8 Aunque la bibliografía es muy extensa, nos ceñiremos aquí a sólo unos pocos títulos. Para las rela (...)

11El interés español por esta alianza venía aún de más lejos. Por una parte, existía el empeño en la evangelización de los otros mundos, que había generado las tres embajadas japonesas a los reyes de España y Portugal que se sucedieron entre 1584 y 1614, así como la misión jesuítica a Etiopía, que culminó con la actuación del español Pedro Páez y la conversión al catolicismo del emperador Susenios, un acontecimiento que por otro lado tuvo una duración efímera y, finalmente, la misión de los carmelitas en Persia y Ormuz (y entre las «cristiandades» armenia y georgiana), que debía formar en aquellas tierras un «partido hispano-carmelita» frente al «partido luso-agustino»8.

  • 9 Sobre la economía del golfo pérsico, véase Couto, Loureiro (eds.), 2008; y Matthee, Flores (eds.), (...)

12Por otra parte, Persia era una región estratégica para los dominios portugueses del soberano de la Monarquía hispánica. Por un lado, era una escala básica para el comercio asiático, como proveedora, en primer lugar, de sedas, pero también de alfombras, de caballos y de otros géneros de lujo, a los que hay que sumar las producciones del golfo pérsico, singularmente el rescate de perlas. Por el otro, los intereses políticos rebasaban incluso los económicos del monopolio de la seda, ya que las ansias expansionistas safavíes se habían visto potenciadas por la subida al poder en 1587 del shah Abbas, quien había dirigido sus miradas hacia las plazas portuguesas de Bahrein, Mascate y Ormuz, al tiempo que lanzaba sus ejércitos hacia sus fronteras orientales (Herat y Qandahar) y, sobre todo, hacia sus fronteras occidentales, presentando batalla al Imperio Otomano en Azerbaiyán y Mesopotamia. De ahí que la Monarquía hispánica viera en la alianza safaví (una potencia shií frente a la fe sunní de los turcos) una garantía (que se revelaría ilusoria) de conservación de las plazas del golfo pérsico y de duplicación de la amenaza frente a los otomanos gracias a la combinación de la acción naval española en el Mediterráneo y de la acción militar safaví en la raya divisoria entre ambos imperios asiáticos9.

  • 10 Gil Fernández, 2009, pp. 241-298.

13Manifestada así la conveniencia de un acuerdo entre la monarquía persa y la monarquía hispana, la diplomacia pareció el medio idóneo para una alianza que podía abarcar cuestiones militares, económicas y religiosas. Este es, pues, el contexto en que se fragua la embajada de Don García Silva y Figueroa, de la que basta aquí señalar un sucinto perfil, dada la ya señalada abundancia de estudios sobre su desarrollo. Hay que advertir que, desde un principio, la figura del embajador, un político castellano de edad demasiado avanzada para la empresa (sesenta y seis años en el momento de la partida), fue contestada enérgicamente por los medios portugueses, tanto en la misma Corte por parte de los funcionarios lusitanos y de los religiosos agustinos, como por parte del virrey de la India portuguesa, lo que se plasmó tanto en la demora para allegar los recursos necesarios en la Corte como en las dificultades para hacerlos efectivos una vez llegada la legación a tierras asiáticas. Esta soterrada animadversión (el «poco gusto de los ministros de Su Majestad en la India de que el embajador hiciese la embajada a Persia»), halla eco en las propias palabras del embajador, que se queja del mal trato de las autoridades lusitanas de Goa (que soporta estoicamente «dándome más cuidado la reputación de Vuestra Majestad que mi descomodidad»), de la reticencia a la unión de las dos Coronas, del recelo hacia todo lo castellano e incluso de la hostilidad de los agustinos (la «desvergüenza y libertad de los frailes»)10.

  • 11 Gil Fernández, 2009, pp. 242-243; Alonso, 1993, pp. 25 y 29-31.

14Por otra parte, parecen claras las razones de su elección entre los varios candidatos posibles. Luis Gil, Carlos Alonso y José María Moreno están de acuerdo en el influjo ejercido por el presidente el Consejo de Estado, el comendador de Aragón, que inclinó a su favor a todos los demás miembros que lo componían en la decisiva elección de 1612. José María Moreno añade el apoyo que debió prestarle su sobrino, el tercer duque de Feria, a la sazón de regreso de su embajada en Francia, además de su posible trato con el primer embajador persa, Husain Ali Beg, a quien tal vez conociese en Toro en su camino a Valladolid en 1601 y, especialmente, con el segundo embajador, Imam Quli Beg, a quien causó una grata impresión a su paso por Badajoz en 1607. Por su parte, Carlos Alonso suma en su haber su parentesco con algunos personajes de la administración española en Asia, como Juan de Silva, capitán general de Filipinas, Jerónimo de Silva, alcaide del fuerte de Ternate en las Molucas, y quizás Juan de Silva, obispo de Malaca durante la estancia de Don García en la ciudad de Goa11.

  • 12 Bocarro, Decada 13 da História da Índia, p. 370; Gil Fernández, Juan, 2011, pp. 451-484; Gil Ferná (...)

15Además, los datos que nos proporcionan sus Comentarios, así como otras fuentes, nos permiten verificar algunas señaladas cualidades que sin duda debieron también inclinar la balanza del lado de Don García. Sabemos que el futuro embajador, además de sus estancias en las ciudades de sus sucesivos corregimientos, había viajado probablemente por Italia y por Francia. Del mismo modo, no sólo, al decir de António Bocarro, era muy versado en las lenguas latina e italiana, sino que también poseía sólidos conocimientos de geografía, náutica, cartografía y, por supuesto, arqueología, de todo lo cual dejó evidentes testimonios en sus escritos. Algunos de ellos (dejando aparte naturalmente sus Comentarios) nos son igualmente conocidos, como es el caso de los titulados Breviarium Historiae Hispanicae (Lisboa, 1615), De rebus Persarum epistola (Amberes, 1620) y, finalmente, aunque anterior en el tiempo de su redacción, Discurso de don García de Silva acerca de las reliquias del Monte de Granada (1595)12.

16En lo que nos atañe más directamente, Don García, tras cumplir su periplo desde Portugal a la India portuguesa, salió finalmente de Goa (como consecuencia de la actitud obstruccionista de las autoridades virreinales portuguesas) en la muy tardía fecha del 19 de marzo de 1617, llegó a Mascate el 20 de abril y desembarcó en Ormuz el 29 del mismo mes. Las inclemencias climáticas (en especial el sumo calor) y, sobre todo, la falta de dinero retrasaron el paso al continente, de modo que la partida de Ormuz no se produjo hasta el 12 de octubre del mismo año. El embajador se encontraba el 28 de octubre en Lar, llegando el 24 de noviembre a Shiraz, donde hubo de soportar más de cuatro meses de espera hasta su salida el 4 de abril de 1618. Poco después se produjo la famosa visita a Persépolis, la antigua capital aqueménida, de la que el embajador dejó un testimonio literario y gráfico de valor excepcional. El 20 de abril se produjo la entrada en Isfahán, que Don García se encarga también de describir dando cuenta de los distintos barrios poblados por armenios, georgianos, circasianos y gaúres (es decir parsis zoroastrianos), antes de salir hacia el norte en dirección a Qasvín, donde llega el 16 de junio. Allí se produce la primera entrevista con el shah Abbas, quien, tras darle una serie de evasivas (negándose a hablar de Ormuz y de la guerra contra los turcos), parte para combatir a los otomanos, obligando a Don García a emprender, el 27 de julio, el regreso a Isfahán.

17La estancia del embajador en la capital safaví será larga. En su transcurso será cuando empecemos a disponer de las primeras anotaciones de su Libro Diario de Gastos, que dan inicio el 1 de enero de 1619 y terminan el 29 de mayo de 1620, cuando la legación ya ha alcanzado en su regreso definitivo la ciudad de Goa. La entrevista decisiva con el emperador persa se producirá el 2 de agosto de 1619, durará dos horas y constituirá una severa decepción para Don García. Según las conclusiones del shah Abbas, en primer lugar, los cristianos han dejado solos a los persas contra los turcos, por lo que la alianza no tiene ninguna base sólida. Segundo, no hay ni que mencionar la ocupación de la isla de Bahrein, que en ningún caso será restituida al dominio portugués. Tercero, la amenaza sobre Ormuz es cierta, puesto que pertenece a un rey sunní y debe pasar al dominio de un rey shií, al margen de que debe cancelarse el vasallaje a que sus soberanos son sometidos por el capitán del presidio lusitano. Cuarto, no hay tampoco nada que decir de la presencia inglesa en la corte safaví, que va a continuar a conveniencia del emperador. Quinto, no hay mucho que añadir a la consentida presencia de los misioneros católicos en tierras persas.

18Este último extremo, junto al permiso para sacar de Persia los caballos necesarios para su retorno y un generoso presente para Felipe III valorado en nueve mil tomanes (tûmâm), son las compensaciones obtenidas por el embajador a cambio de la negativa del shah a acceder a todas las demás pretensiones hispano-portuguesas. Aunque, a nivel personal, la mejor contrapartida para el embajador fue la posibilidad efectiva de abandonar Persia y poner punto final a una embajada que duraba ya tantos años. Emprendido el camino de regreso el día 25 de aquel mismo mes y año, el embajador llegó a Goa ocho meses después, el 25 de abril de 1620. Poco después, terminaban para nosotros las anotaciones del Libro Diario de Gastos.

  • 13 Gil Fernández, 2009, p. 357; y Gil Fernández, Luis, 2011, pp. 6-7. El propio Don García, en su via (...)

19El periplo de Don García no había concluido, sin embargo. Falto de la ayuda de las autoridades, el embajador fletó por cuenta propia un barco que zarpó de Goa el 19 de diciembre del mismo año, pero que sólo llegó a la altura de Mozambique sin encontrar los vientos favorables que le permitieran cruzar el cabo de Buena Esperanza, por lo que hubo de regresar a Goa, entrando en su puerto a principios de junio de 1621. En esta tercera estancia en la ciudad, tuvo noticia de la caída de Ormuz a manos de un ejército combinado de persas e ingleses, confirmando las predicciones que había hecho tras reflexionar sobre sus experiencias. El 1 de febrero de 1624, dio inicio la última etapa de su viaje. Rumbo a Lisboa, Don García, a sus setenta y cinco años de edad, se sintió enfermo antes de alcanzar el archipiélago de las Azores (posiblemente a la altura del paralelo 35º N., aproximadamente a ciento diez leguas al sur de las islas de Corvo y Flores) de lo que, en aquellas latitudes, se llamaba el «mal de Luanda», es decir de escorbuto. Su cuerpo fue entregado al océano el 22 de julio de 1624 en lo que siempre constituía una breve y melancólica ceremonia13.

El Libro Diario de Gastos

20El Libro Diario de Gastos de Don García Silva y Figueroa registra los desembolsos diarios de la casa del embajador durante una parte de su estancia en Persia y en la India portuguesa, así como también las liquidaciones mensuales del diplomático con su administrador, el italiano Giuseppe Mazzoli, garantizadas con la firma y la rúbrica del máximo responsable de la delegación. Al especificar minuciosamente los conceptos que justifican los pagos, la contabilidad ofrece datos sobre la vida cotidiana que resultan difíciles de obtener a partir de las fuentes más usuales y que complementan los datos considerados más relevantes de los Comentarios del propio embajador, del mismo modo que dichos Comentarios (y otras fuentes) ayudan a interpretar determinados aspectos oscuros del manuscrito contable.

21Sin embargo, la empresa abordada ha conllevado un gran número de obstáculos. Las dificultades más graves han sido las terminológicas, pues el manuscrito, además de estar redactado por un italiano (que le imprime su sello), está escrito en una lengua que combina de forma desigual el portugués y el castellano de principios del siglo xvii y que inserta toda una serie de palabras de uso corriente bien en la Persia safaví, bien en el golfo pérsico, bien en la India portuguesa del momento. A ello se une el espinoso contratiempo, a lo largo de toda la exposición, de la permanente incertidumbre de las grafías, pues las mismas palabras pueden presentarse bajo múltiples formas distintas, se encuentran en la mayoría de los casos alejadas de su ortografía actual y han sufrido en muchos otros de una violenta corrupción a la hora de su anotación en el documento contable manejado, todo lo cual obstaculiza enormemente su búsqueda en los diccionarios disponibles. Además, muchos de los términos (sobre todo, los que se refieren a la realidad de la vida cotidiana a que hemos aludido, como son los alimentos, los tejidos, los muebles, las herramientas, etc.) han caído en total desuso, lo que hace aún más complicado identificar los objetos a que hacen referencia. Unas veces la consulta de glosarios, diccionarios etimológicos y diccionarios de la época (tanto en castellano como en portugués), otras veces el trabajo de los estudiosos que se han aventurado antes en este mundo y, finalmente, en algunas ocasiones sólo la imaginación (tal vez desbocada en ciertos momentos a causa de la desesperación de encontrar un significado plausible para algunos términos) han permitido llegar a un resultado que en general nos satisface pero que siempre nos deja envueltos en una irritante niebla de incertidumbre.

22Otros aspectos complicados de elucidar son debidos sobre todo a los problemas de identificación de la toponimia, la onomástica y la numismática. En realidad, las dificultades mayores se hallan no tanto en la determinación de las monedas diferentes en que se efectúan los desembolsos o los lugares por donde discurre la expedición, sino sobre todo en la identificación tanto de las personas que desempeñan los distintos oficios (con nombres y apellidos algunas, designadas genéricamente la mayoría), como de los conceptos por los que se realizan los pagos y de los objetos comprados, ya sean víveres, ya sean animales, ya sean prendas de vestir, ya sean mercancías de otra índole. En todo caso, este intento de obtener la máxima información de un documento inédito, superando las numerosas dificultades de identificación y de interpretación, aunque a cambio consigamos una visión poco frecuente de la realidad a su nivel más elemental, quizás proporcione una aportación, modesta pero válida, al mejor conocimiento de la relevante embajada a Persia de Don García de Silva y Figueroa.

La onomástica

23Las dificultades onomásticas, es decir las que se refieren a la identidad de las personas que salen referenciadas en el manuscrito, deben mucho a la parquedad de Don García a la hora de nombrar a sus colaboradores y a los miembros de su nutrido séquito. Don García de Silva y Figueroa fue, en efecto, muy escueto en las noticias relativas a la vida diaria de su embajada, sobre todo, como han señalado los historiadores que se han ocupado de la cuestión, en el establecimiento de los nombres y las funciones de los componentes de su «familia», es decir del círculo más íntimo de sus acompañantes y servidores. De modo que para adquirir determinadas certezas sobre el personal de la embajada hay que exprimir al máximo la información de todos los documentos disponibles.

  • 14 Gil Fernández, 2009, t. II, p. 268, nota 69, nos ofrece la primera relación de los servidores de l (...)

24Una primera aproximación a las personas que componen este séquito (y que el embajador no cita sino genéricamente) la ofrece Luis Gil, a partir de los Comentarios de Don García o de otros documentos cuando no figuran en los mismos. Los personajes citados son los siguientes: Hernando de Silva (designado sustituto del embajador en caso de muerte o accidente y que aparecerá mejor documentado por su protagonismo negativo en ciertos hechos acontecidos durante la expedición, pero sin figurar en el Libro Diario de Gastos), Juan de Ozaeta (secretario de la embajada, después sustituido y que ya no aparece en el Libro Diario de Gastos), Baltasar Vázquez de Neira (receptor de los gastos de la embajada hasta su asesinato en 1616, lo que le descarta asimismo del Libro Diario de Gastos), Bernardo de la Fonte (italiano, cocinero del embajador, que tampoco figura), Antonio Gonçalves (portugués, igualmente cocinero del embajador, que tampoco aparece), Sesore Simino (probablemente Cesare Cimino, italiano, despensero, que tampoco figura), Pero Fernández (portugués, comprador, se entiende que de los suministros para la embajada y que, figurando unas veces como Pero y otras como Pedro, seguirá al servicio de Don García durante la expedición), Agostino Ordini (italiano, cirujano, que no aparece en el Libro Diario de Gastos), Luis de Mendoza (criado, que no se menciona tampoco), Bernardo de Heredia (criado de Hernando de Silva, tampoco mencionado en el Libro Diario de Gastos), Manuel de Torres (paje de Hernando de Silva tampoco mencionado), Pedro de Almeida (criado de Baltasar Vázquez de Neira tampoco mencionado), Vicente Sorrentino (capellán de la embajada, que aparecerá citado por su nombre sólo una vez en el Libro Diario de Gastos), Juan González (repostero, que muy probablemente, a veces bajo otros nombres, siempre similares, seguirá al servicio de Don García durante la expedición), Gutierre de Monroy (gentilhombre que seguirá al servicio de Don García durante la expedición), Saulisante (secretario después de Juan de Ozaeta que seguirá al servicio de Don García durante la expedición), Diego Lobo (criado, que protagonizará una sorprendente muerte y resurrección en Ormuz al regreso de la expedición a Goa) y Bernardo de la Peña (criado, muerto en el sitio de Ormuz, tras el regreso a Goa de la expedición)14.

25A estos diecisiete nombres (diez de los cuales, como acabamos de ver, no se encuentran recogidos en la nueva documentación manejada), hay que sumar casi una cuarentena de personajes que, por el contrario, aparecen ahora en el Libro Diario de Gastos. Debemos empezar por Juan Gonzalves (que actúa como limosnero), Juan Consalves (que actúa como repostero) y Juan González (que actúa como cocinero), posiblemente (con distintas grafías) una misma persona, que puede identificarse con el Juan González señalado como repostero de Don García o, menos probablemente, con el cocinero portugués Antonio Gonzálvez, también en el séquito del embajador. Del mismo modo, el comprador llamado indistintamente Pero o Pedro Fernández debe ser el mismo Pero Fernández ya citado en el séquito de Don García.

26Otra serie de servidores sólo se conocen a través de la información del Libro Diario de Gastos. Es el caso del cocinero Francisco Dias (que muere en el mes de febrero de 1619), del mozo de cámara Francisco Armenio (tal vez, un armenio llamado Francisco), del portero Pedro Armenio (al que explícitamente se le llama en una ocasión «Piedro, el portero armenio», en la liquidación de cuentas del 16 de agosto de 1619), del mozo de la despensa llamado simplemente Pascual (sin apellido), de los intérpretes Domingo Rodríguez (que sustituyó a Jusepe Salvador, asesinado el año anterior) y Salvador Carvallo, de los ayudantes de cocina Carzer (tal vez Alcacer) y Bastián Dias, del tinelero Francisco Correa, del maestresala Pedro Ximénez (que recibirá la elevada suma de 429 reales y 2 veintenes y una cadena de oro aún más valiosa en mayo de 1619), del criado sin funciones especificadas Antonio Tabares (que se menciona al servicio directo de Don García y que recibirá la suma de 177 reales y otra espléndida cadena de oro en el mismo mes de mayo de 1619), del cocinero Francisco de la Fuente (citado, sin embargo, como boy en una ocasión, en diciembre de 1619, y tal vez relacionado con el cocinero italiano Bernardo de la Fonte, mencionado en el séquito de Don García), del mozo de plata apellidado simplemente Castro, del barbero Antonio (sin apellido), del mozo de la recámara Luis (igualmente sin apellido), del hachero armenio Salvador Malabar y, finalmente, del mozo de la despensa llamado simplemente Agostino.

27Otra serie de personajes ofrecen dudas bien sobre su identificación, bien sobre sus funciones en la expedición. Entre ellos encontramos a Antonio Dieyte, Duytte o Duitte (pues cada una de las tres veces en que aparece lo hace con una grafía distinta), a Girardo (personaje cuyo apellido desconocemos, en caso de que lo que tomamos por el nombre no sea en realidad un apellido), a Agostino de Breo (tal vez Agostinho de Abreu), cuyo hermano, padre, hija y madrastra trabajan también al servicio de Don García (lo que convierte su participación en la expedición en una empresa familiar), a Juan Malaver (o Malavar, Malabar o de Lamar), a Marco Antonio Lanza y a Juan de Harduy (o de Ylardi, de Ilarduy o de Ilardi).

28El mismo apellido del embajador lleva Jorge de Silva y Pedro de Silva, pero poco más sabemos de ellos. También queda sin identificar otro personaje llamado siempre por su apellido, Acevedo o Azevedo, a quien tenemos la tentación de relacionar con fray Bernardo de Azevedo, fraile agustino que en Isfahán desempeña delicadas misiones para el embajador, pero que a partir de ahí desaparece de los Comentarios.

29Otros criados sin funciones específicas son un tal Jacob (también bajo otras grafías) y Andrea da Costa. Por su parte, los demás personajes que aparecen al servicio del embajador tienen ya sin duda una significación menor: Marica o Mariquita, Francisquillo, Haraus o Araus, Guillermita (cuyo nombre también admite distintas grafías), Perico, Juan Bautista, Elías y Marisa (mencionada sólo porque su padre lleva una carta de Ormuz a Persia).

30Otros personajes sólo hacen acto de presencia en Ormuz, por lo que su vinculación al servicio de Don García debe responder a servicios específicos y puntuales. Es el caso de Simón Pinto y Luis Gago (proveedores ocasionales de caballos y otros géneros) y Digar Gago Dosari (proveedor de una partida de cebada), tal vez emparentado con el anterior. Otros parecen formar parte de la sociedad acomodada, bien de Ormuz (Juan Cova de Sosa), bien de Goa (Juan Mial). Por el contrario, un tal Mascatín o Mascatim (tal vez un nombre derivado de un topónimo, es decir aplicado a un natural de Mascate) parece haber sido contratado para hacer ciertos arreglos de carpintería, mientras Manuel de Olivera aparece sólo recibiendo algunas modestas cantidades de dinero.

31Don García lleva consigo, además de los servidores nombrados explícitamente (administrador, secretario, intérpretes, capellán, barbero que puede ser también cirujano y sangrador, cocineros, reposteros, limosneros, tinelero, maestresala, mozo de la despensa, mozo de plata, mozo de cámara, ayudantes de cocina), algunos otros criados igualmente fijos cuyos nombres no se mencionan, como es el caso del médico o físico de casa, el barbero banián (apelativo que se da a cualquier individuo hindú), el enano (el bufón), el herrero, el panadero, el jardinero, el hortelano, el casero, el patamar de casa, el xater de casa o el mulá de casa. Finalmente, vienen los criados especializados en determinadas funciones que son mencionados siempre en plural (faraces, mainatos, amales, boys), con la sola excepción del faraz llamado Zamón, que se vuelve de Ormuz a Isfahán.

La numismática

  • 15 The Cambridge History of Iran, t. VI, especialmente pp. 556-567; y Mathee, Floor, Clawson, 2013, p (...)

32Ahora bien, mientras que las dificultades onomásticas deberemos tratar de abordarlas al hilo de la documentación, las cuestiones numismáticas pueden resolverse mediante una exposición general. Así, siguiendo, por un lado, el sexto volumen de The Cambridge History of Iran y, por otro, la documentadísima monografía recientemente publicada por Rudi Matthee, Willem Floor y Patrick Clawson, sabemos que, para el periodo safaví, el sistema monetario persa se basaba en un patrón bimetálico: la plata y, en menor medida, el oro. Como unidad de cuenta se utilizaba el dinar (o el tûmâm de 10 000 dinares), mientras que las monedas en curso eran el ashrafí de oro, llamado corrientemente en la documentación xerafim (2 000 dinares) y, en plata, el abbasí (200 dinares), el muhammadí, llamado más corrientemente mahmudí (100 dinares), el shahí, llamado alternativamente en plural con los nombres de xayes, xayetes, xaquesis o saxes (50 dinares), y el bistí (20 dinares). La moneda fraccionaria de cobre era el qaz (o qazbaki), que valía 5 dinares. En el reino de Ormuz, la moneda más corriente era el larín de plata (lârî, acuñado en Lar, la capital del Laristán), que equivalía a 125 dinares, es decir 1,25 mahmudíes), y también su múltiplo, el pardau o pardao (5 larines o 6,25 mahmudíes), mientras, en oro, circulaban el ashrafí o xerafim, junto con el hazarí (de hazâr), que equivalía a 1 000 dinares, por lo que se le denominaba también medio xerafim. Eran utilizadas también algunas monedas europeas, como el cequí o ducado veneciano (zecchino o ducato de oro, llamado a veces sencillamente veneciano) y el florín florentino (fiorino de oro), así como también el soltaní de oro otomano. El basaruco o bazaruco también aparece a veces como moneda de poco valor, acuñada en cobre, estaño o plomo. Finalmente, el sadí (mencionado en la bibliografía como equivalente a 100 dinares), siempre aparece en el Libro Diario de Gastos como una moneda, posiblemente de cobre, de escaso valor15.

  • 16 Las discrepancias son a veces enormes. El veneciano equivale a 13,125 reales, casi lo mismo que el (...)

33Lo más relevante para nosotros es el hecho de que el Libro Diario de Gastos registra todas sus anotaciones en reales castellanos (de cinco vintenes cada uno), con lo cual toda la contabilidad resulta de una perfecta homogeneidad al ofrecer las equivalencias de cada moneda efectivamente utilizada en reales de plata castellanos, lo que facilita la comparación entre el desembolso realizado para cada una de las distintas partidas. Las especies más difundidas suelen tener una equivalencia generalmente constante (así, el abbasí se anota a 2,5 reales y el larín se anota a 1,6 reales, es decir a un real y 3 vintenes), aunque a veces nos encontramos con discordancias llamativas (como, por poner un ejemplo, un pago de cuatro abbasíes que se inscribe en la contabilidad con una equivalencia de 20 reales, es decir el doble de lo normal, y otros casos por el estilo), lo cual nos causa perplejidad pero no interfiere con el cálculo de los gastos en reales castellanos. También se menciona la pataca de plata, que es el peso de 8 reales de plata castellanos. Y a pesar de que esta equivalencia la comparten, según nuestros especialistas, el ashrafí o xerafim, el cequí veneciano y el florín florentino, el Libro diario de gastos ofrece notables discrepancias en algunos momentos. En todo caso, hay que ratificarse en lo dicho: los asientos, siempre en reales de plata, sea cual sea la moneda del desembolso en efectivo, facilita mucho la comparación de los precios relativos de cada partida, aunque las equivalencias puedan variar en algunos casos16.

La toponimia

34Finalmente, quedan las dificultades presentadas por los topónimos, escritos de muy diferentes maneras en los distintos documentos y que además a veces aparecen en unos y no en otros. Cabe la posibilidad de contrastar el nombre que figura en el Libro Diario de Gastos, después el nombre correctamente transcrito (cuando ello es posible) y, finalmente, también cuando se da, el nombre que aparece en los Comentarios de Don García. En algunos casos, sin embargo, nuestra documentación no ofrece ninguna referencia al lugar de acampada en los viajes (lo que unas veces se puede suplir con los Comentarios y otras no) o bien no anota lugares concretos («en el desierto», por ejemplo). De cualquier modo, la ruta es fácilmente identificable, aunque no todos los topónimos puedan serlo con exactitud. En ese sentido, la aportación es más modesta, pero permite comparaciones entre las distintas fuentes que pueden resultar de alguna utilidad.

La ordenación del Libro Diario de Gastos

  • 17 Bertolt Brecht, Poemas y canciones, Madrid, Alianza Editorial, 1978 (8ª ed.), pp. 91-92.

35El Libro Diario de Gastos sólo puede interpretarse a la luz de lo que conocemos por las diversas fuentes que dan cuenta de la embajada y especialmente por los citados Comentarios del propio Don García, pero al mismo tiempo (a costa de un esfuerzo a veces denodado que no siempre conduce a un resultado positivo) nos ilustra sobre algunos pormenores de la vida cotidiana de la embajada (y también de algunos incidentes) ocurridos en Isfahán y en Ormuz, así como a lo largo de los caminos recorridos por su séquito, que no figuran en el resto de la documentación, al ser considerados poco dignos de atención frente la relevancia de la perseguida negociación o incluso de las descripciones de la corte safaví, del propio shah Abbas o de algún otro objeto considerado de mayor significado, como pueden ser, por poner un ejemplo, las ilustres ruinas de la vieja Persépolis. Sólo hoy, los aspectos de la infraestructura, de la intendencia, del consumo alimenticio o indumentario, del empleo del tiempo, se han constituido en temáticas que atraen el interés de una historiografía que siente curiosidad por todos los episodios del acontecer diario y por los aspectos menos deslumbrantes que forman el marco de la acción política, militar o, en este caso, diplomática. Hay que inspirarse en los famosos versos de Bertolt Brecht: «César venció a los galos/ ¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero? […] Un gran hombre cada diez años/ ¿Quién pagaba sus gastos?17». En el curso de nuestra pesquisa intentaremos identificar a los cocineros y despenseros de Don García e intentaremos saber quién y cómo pagaba sus gastos.

36El Libro Diario de Gastos (siempre bajo la gestión de Giuseppe Mazzoli y bajo la supervisión de Don García de Silva y Figueroa) comienza como ya se ha comentado el 1 de enero de 1619 y termina el 29 de mayo de 1620. Ahora bien, hemos de dividirlo en varias secciones para tener presente el ámbito geográfico donde se desarrolla la actividad del embajador. Así, el martes 1 de enero de 1619, Don García está asentado en Isfahán, esperando rendir su embajada al shah Abbas (con quien ya ha conferenciado una vez en Qasvín el año anterior), y el Libro Diario de Gastos continúa su curso homogéneo hasta el domingo 25 de agosto, fecha en que, tras la celebración de la esperada entrevista diplomática, se decide la marcha en dirección a Ormuz, pasando por Shiraz.

37Desde el día siguiente, las cuentas se datan en cada una de las distintas etapas del camino, lo que nos enfrenta ya directamente con la identificación de los topónimos. Así, el 26 de agosto se datan en Xaratam, es decir Sharatán (Jarustán, según los Comentarios), el 28 de agosto en Maya, es decir Mahyar, el 29 en Comexa (Comixan, es decir Qomisheh o Qûmisha), el 30 en Ongión (sin referencia en los Comentarios), el 31 en Yazacaz (Hiendegas, es decir Hiesdegas), el 1 de septiembre sin referencia de lugar (Dergriger según los Comentarios, es decir Dih-i-Girdu), el 2 en Coscosar (Cuscusar, es decir Kushk-i-Zard), el 3 en Aspas (Acopaz, es decir Âsupâs), el 4 en Muzam (sin referencia en los Comentarios), el 5 en Mayin (Main, es decir Mâyîn), el 6 sin referencia de lugar, el 7 en Facarabat (Calentar, es decir tal vez sólo la residencia de un kalantar, o tal vez Zarqân) y, por fin el 8 de septiembre en Xiras, es decir en la ciudad de Shîrâz.

38La estancia en Shiraz comprende desde el día 8 al día 20 de septiembre, en que la caravana parte de dicha ciudad en dirección a Ormuz. A partir del día siguiente, las cuentas vuelven a datarse en las distintas etapas de la ruta. De este modo, los días 21 y 22 se datan en Ugual (Ochiar según los Comentarios, tal vez Barmshour Olya), el 23 en Mozafar (sin referencia en los Comentarios), el 24 en Cafra (Çafhra según los Comentarios, donde se comenta la afinidad con la Zafra natal del embajador, tal vez Khafr), el 25 en Molfogate Cana Muzara (sin referencia en los Comentarios), el 26 en Gienrom (Jarún, es decir Jahrûm), el 27 en Yerom (Hormu, es decir Hormud), el 28 y 29 «en el desierto», el 30 en Guin (Gin, es decir Qir), el 1 de octubre en Dera (sin referencia en los Comentarios), el 2 en Biri (Bir, es decir Beriz), el 3 en Diascus (Diacuri, es decir Dehkuyek), el 4 en Lara (es decir Lar, la capital del Laristán, donde la caravana permanece hasta el día 9), el 10 en Cercauz, el 11 en Basali, el 12 en Corum, el 13 en Dalum, el 14 en Barzagum (lugares todos ellos sin mención en los Comentarios), el 15 en Cabrestam (es decir Kahurestán), el 16 en Gagi (Guichi, es decir Gachin Bala), el 17 en Bandel (es decir la fortaleza llamada Bandel de Comorán, o sea Bandel de Gombrún o Jahrûm), el 18 en Comoram (es decir en Gombrún, Jahrûm o Gamrû en persa, la actual Bandar ‘Abbâs) y el 19 en Ormuz, donde el embajador habrá de pasar varios largos meses.

39La estancia en Ormuz durará del 19 de octubre de 1619 hasta el 5 de abril de 1620. En este día el embajador se trasladará a Goa, adonde llegará el día 24, de modo que entre el martes 7 y el viernes 23 de abril la travesía marítima interrumpe la diaria rendición de cuentas, que se reanuda el sábado día 24. Una vez establecido el embajador en Goa, en el barrio de Panjim, las cuentas se prolongan varias semanas más hasta terminar el viernes 29 de mayo del mismo año.

Una cuestión contable

40Antes de pasar adelante, hemos de atender a una cuestión contable, cuya elucidación nos permitirá adentrarnos en el laberinto de los números diarios ofrecidos por la documentación, dejando para el final la evolución de la disponibilidad económica del embajador a lo largo de su periplo, así como el origen de los ingresos que harán posible el desembolso cotidiano. Como esquema general, podemos diferenciar una serie de partidas habituales. Primero, nos encontramos con una rúbrica diaria, una suma aplicada inespecíficamente «para el gasto», un concepto que aparecerá en las cuentas del embajador de modo sistemático, con una cantidad habitualmente constante, aunque algunas veces ligeramente distinta, nunca demasiado abultada (76 reales 4 veintenes en la mayoría de las anotaciones), pero cuya repetición cotidiana acaba por convertirla siempre en uno de los renglones más representativos y porcentualmente más elevados dentro del total de cada mes, sin que tampoco se desglose nunca la composición de este desembolso fijo y opaco, que sólo podemos atribuir a la compra de los víveres indispensables (comestibles y, quizás, también forrajes), aunque sin mayor seguridad. Siguen los pagos a los servidores (que pueden ser genéricos o específicos, es decir, asignados a una partida concreta, mientras que los beneficiarios pueden ser identificados por el nombre o sólo por alguna indicación indirecta), los pagos a los proveedores, artesanos y operarios (contratados a veces por el personal de la propia casa, es decir por los que son llamados compradores, reposteros, etc.), los gastos de correo, los gastos sanitarios, los gastos de infraestructura (entre los que sobresalen los destinados a las caballerizas), los gastos dedicados al equipamiento, el adorno y el atuendo del embajador y su séquito, la provisión de víveres (comestibles y forrajes) al margen de la rúbrica «para el gasto», las propinas a los mandatarios municipales o reales, las numerosas caridades y, finalmente, los gastos extraordinarios, entre los que figurarán particularmente la compra de caballos, el alquiler de alojamientos durante las jornadas de viaje, la provisión de agua durante la estancia en Ormuz y la travesía marítima de Ormuz a Goa, junto a otros más inesperados, algunos de los cuales por su elevada cuantía desequilibrarán completamente el presupuesto regular de los meses de menor actividad, que constituyen la mayoría de los que conforman la estancia asiática de Don García.

41A fin de ofrecer una idea de la distribución ordinaria del gasto, podemos tomar un mes de los muchos en que el asentamiento sedentario fue la característica esencial de la vida del embajador y su séquito, del mismo modo que podemos señalar como contraste el monto de algunas de las operaciones que conllevaron los gastos extraordinarios más sobresalientes constatados por nuestra documentación. Así, durante el mes de enero de 1619, mientras la embajada espera pacientemente en Isfahán el encuentro con el shah Abbas, los gastos ascienden a una cifra aproximada de 5 600 reales (los desperfectos de la documentación rara vez permiten un cómputo exacto de las cifras aunque sí un cálculo muy ajustado a la realidad) y se reparten de la siguiente manera entre las distintas partidas: el «gasto» suma 2 350 reales (más de un 42 %), el desembolso extraordinario a favor del agustino fray Melchor de los Ángeles (Belchior dos Anjos) alcanza 1 772 reales justos (algo menos del 34 %) y el pago extraordinario a un grupo de emisarios asciende a 434 reales (menos del 8 %), mientras los servidores sólo se llevan 167 reales (3 %), los caballos para uso de algunos de estos servidores cuestan 207 reales 2 veintenes (4 %), los proveedores y operarios cobran 285 reales (6 %), el vestuario asciende a 144 reales 4 veintenes (3 %) y el resto se divide entre los gastos de correo (casi 100 reales), los gastos sanitarios (20 reales), las propinas a personal externos (15 reales y 2 veintenes), las limosnas (62 reales y 2 veintenes) y una mínima compra extraordinaria de víveres (4 reales y 4 veintenes). En suma, el «gasto» indispensable se lleva la parte del león, pese a los desembolsos extraordinarios hechos al fraile agustino y a los emisarios (que juntos suponen casi otro tanto), mientras que el resto del presupuesto (sólo algo más del 16 %) se distribuye entre todas las demás partidas.

42Ahora bien, si dejamos el gasto ordinario en algo más de 3 300 reales (es decir, si deducimos del total el gasto extraordinario vertido a fray Melchor de los Ángeles y a los emisarios), podemos establecer una comparación con lo que supusieron los gastos extraordinarios de las jornadas de Ormuz (caballos) y de Goa (embarcaciones). En el primer caso, los tres caballos adquiridos en Isfahán en el mes de agosto de 1619 costaron un total de 883 reales y 2 veintenes, mientras que los ocho comprados en Shiraz en el mes de septiembre del mismo año supusieron un total de 3 116 reales (cifra prácticamente exacta reconstruyendo un desperfecto en el papel del documento), lo que representa, sin contar el costo del herrado y el enjaezado de las cabalgaduras, casi 4 000 reales, una cantidad considerablemente superior a la del desembolso ordinario de todo el mes de enero. Cantidad todavía menor que la abonada por la compra de otros doce caballos en la ciudad de Lar por 4 880 reales, lo que vuelve a disparar el gasto muy por encima del desembolso ordinario mensual, sin pensar que la suma total pagada por todos los caballos se acercaría a los 9 000 reales.

43En el segundo caso, el gasto más elevado es el pago del flete de los barcos, en particular del patache (2 000 reales), muy superior al costo de las teradas, los teranquines y las manchuas que intervienen en la operación (45 reales 4 veintenes en su conjunto), y también al de la gente de mar: el grupo de piloto, maestre y escribano (110 reales 2 veintenes), los tripulantes del patache (44 reales 4 veintenes) y el resto de los marineros, que cobran casi 180 reales, lo que hace subir el total a 2 400 reales, cifra considerable pero inferior a las dos anteriormente manejadas. De este modo, los gastos extraordinarios de la jornada terrestre superaron (y en conjunto incluso duplicaron) la media del gasto ordinario mensual de la expedición, mientras que los de la jornada marítima no llegaron a alcanzar dicha media.

44Finalmente, la lectura de las anotaciones en el Libro Diario de Gastos ofrece un completísimo cuadro de las necesidades de la casa de Don García en su periplo por tierras de Persia, así como de su navegación entre Ormuz y Goa, un verdadero panorama de la cultura material de la embajada desplazándose entre la Persia safaví y la India portuguesa en el primer tercio del siglo xvii. Como ya hemos visto, la empresa se sustenta naturalmente en la «familia» o «casa» de Don García, que comprende más de un centenar de servidores fijos, incluyendo a los de más elevado rango (secretario, administrador, capellán, traductores, médicos) y a los que ocupan otros puestos indispensables para la garantía de las infraestructuras esenciales (porteros, caseros, carpinteros, cocineros, despenseros, tineleros, barberos). Si muchos de ellos se han integrado en el séquito desde el primer momento, otros han sido contratados al llegar a tierras asiáticas, como denotan sus propios nombres: son los faraces (caballerizos y camelleros), los boys (que desempeñan funciones varias cercanas al jefe de la expedición, que a veces se especifican: boy de campanilla, boy de sombrero), los amales (porteadores de la litera y el palanquín del embajador, tarea que comparten a veces con los anteriores), los mocadanes (que pueden ser responsables de los caballos o arraeces de las embarcaciones) y los mainatos (especializados en el lavado de la ropa). También en el país se contratan los servicios de un mulá o clérigo shií (al que a veces se hace fijo como «mulá de casa»), el cual tiene como funciones la redacción de cartas destinadas a los magnates persas y la lectura en voz alta de libros escritos en las lenguas del país, así como a los encargados de llevar a pie el correo: los xateres y patamares (a veces también fijos o «de casa»), cuya distinción no parece provenir del desempeño de funciones diferentes, sino simplemente derivarse del nombre que se les da localmente. Externamente, hay todo un ejército de proveedores (que suministran todo lo necesario, especialmente en cuestión de víveres para las personas y de forraje para los animales) y de operarios, como son los herreros (y herradores), los tintoreros, los sastres o alfayates, los canteros, los sargueros, los cereros y hasta los músicos tañedores de chirimías. Entre los agentes externos, hay que hacer una especial mención a aquellos que reciben a los viajeros a su paso por las distintas localidades o los distintos caravansares: las autoridades municipales (el daroga y en un caso la daroguesa) y los aposentadores (el maimandar). Y, finalmente, para el camino, es imprescindible dotarse de guías y de hacheros con sus antorchas para no perder la senda.

45El séquito requiere de una constante renovación de su equipamiento, así como también (para las autoridades y los aposentadores locales) de numerosos regalos (saguates en portugués), que son ordinariamente de vestidos y más ocasionalmente de armas. En el atuendo entran todas las especialidades textiles del Oriente (terciopelos, satenes, mileques, cotonías, tafeciras) y todos los componentes de una completa indumentaria: zapatos, sombreros, tocas, capanecas, cabayas, camisas, calzones, medias, jubones, valonas y ropones. Entre las armas, las más corrientes son las dagas, las espadas y las espingardas, estas últimas con sus complementos de pólvora, alcancías para llevarla y mechas para encenderla, que se repiten junto a algunos encargos especiales, como el arco y el carcaj que se quieren regalar al soberano safaví. El embajador naturalmente no se priva de nada, además de cuidarse de todos los detalles relativos a su comodidad íntima: el baño, la litera y el palanquín.

46Los forrajes jalonan las cuentas: la paja, el heno y la cebada. Mucho más prolija es la relación de los víveres para la «familia» del embajador: trigo, arroz, harina, bizcochos, toda clase de animales comestibles tanto de la tierra (cerdos, carneros, pollos, gallinas, perdices) como del mar (peces, almejas), chorizos, quesos, habas, ajos, cebollas, alcaparras y aceitunas, más azúcar, pimienta y vinagre, dejando para el final los dulces y las mermeladas y, sobre todo, las innumerables frutas, tanto secas (almendras, nueces, pasas, higos y pistachos, éstos a veces azucarados) como frescas (peras, manzanas, uvas, fresas, granadas, dátiles y yambos o pomarrosas). La bebida se limita normalmente al agua (que se vuelve difícil de conseguir en ciertos caravasares y, sobre todo, durante la estancia en Ormuz, una ciudad estructuralmente sedienta), pero se aprecia particularmente la provisión de algunas canadas de vino, sobre todo si es vino portugués.

47El embajador destina siempre algunas sumas para sus caridades, que se extienden a las comunidades religiosas católicas (o a algunos particulares, como, por poner un ejemplo, el ermitaño de Nuestra señora de la Peña) y a las minorías particularmente desfavorecidas, como son los georgianos (sobre todo las «pobres mujeres gorguis») y los armenios de Julfa, aunque también pueden figurar gentes de otras procedencias, como un polaco, un turcomano, una mujer siria y otra portuguesa, con alguna indicación en los casos especiales: el apadrinamiento de «unos moros que se han hecho cristianos», un «armenio que tiene dos hijos en poder del turco» o «un soldado que vino de Manila». Y, finalmente, pide dinero para poder jugar en Ormuz con los dignatarios allí destacados, por lo visto muy aficionados al ciento, un conocido juego de naipes en el que gana el primero que obtenga cien puntos.

La financiación de la embajada

48Ahora bien, el Libro Diario de Gastos no sólo nos ofrece la visión cotidiana del funcionamiento de la casa del embajador y la distribución de los pagos entre los diversos renglones en que hemos dividido su contabilidad (provisiones, correspondencia, sanidad, infraestructura, etc.), sino que también permite seguir el método de la financiación de la embajada, gracias a la rendición de cuentas mensual que efectúa Giuseppe Mazzoli a todo lo largo de la documentación.

49Así, sabemos que Don García se encuentra en enero de 1619 en Isfahán con un saldo favorable pero exiguo: 2 914 1/5 reales. Tan exiguo que no puede hacer frente a los gastos de ese mes de enero, que suben a un total de 5 789 1/5 reales. Para paliar el déficit resultante, hay que extraer de la «caja» una partida de 5 000 reales, lo que permite anotar ahora un superávit de 2 125 reales para afrontar el mes de febrero.

50Durante el mes de febrero, el gasto asciende a una cantidad más moderada que la del mes anterior, un total de 2 311 4/5 reales. Sin embargo, ello no impide que el superávit pase de nuevo a convertirse en déficit (como diríamos hoy, que Don García se enfrente de nuevo a un balance en «números rojos»): el alcance es de 186 4/5 reales.

51Los gastos de marzo aumentan sobre el anterior ejercicio, aunque con moderación, ascendiendo a 3 077 3/5 reales. Para hacer frente al déficit (aumentado con el que se arrastraba del ejercicio anterior), se incluye un recibo de 8 128 reales (cuyo origen no se explica), lo que permite la anotación contable de un superávit de 5 050 2/5 reales.

52Los gastos de abril continúan en la misma línea de contención del gasto, que asciende a 3 091 4/5 reales, lo que permite conservar todavía una situación de superávit por 1 952 3/5 reales. Sin embargo, esta situación se dispara con las elevadas facturas del mes de mayo, que suben hasta 9 520 3/5 reales, lo que deja unos «números rojos» de 7 568 reales. Esta comprometida tesitura se resuelve gracias a la generosidad del shah Abbas, que hace a Don García un donativo de 300 «tomines» (tûmâm), equivalentes a 38 400 reales castellanos (es decir contabilizando cada tumam a 128 reales, o sea a ocho pesos de plata). El administrador distribuye la suma recibida en dos partes: 20 000 reales se integran en la «caja» ya mencionada (donde a la sazón sólo quedaba un remanente de 8 000 reales), mientras el resto se aplica a invertir la situación, que pasa a presentar un superávit de 10 832 reales.

53Fuerte de ese respaldo financiero, el gasto vuelve a ser elevado en el mes de junio, en que se llega a 5 830 4/5 reales, pero sin que ello altere la situación de superávit, que se mantiene aunque reducida a 5 001 1/5 reales. Otro tanto, aunque hay una sustancial reducción de los pagos, ocurre en el mes de julio, en el que se pasa a un desembolso de 3 732 reales, lo que permite salvar el superávit, ahora ya rebajado a tan sólo 1 269 1/5 reales.

  • 18 Sarrafagem se define simplemente como ganancia o pérdida en el cambio de moneda en la India, en Gl (...)

54La siguiente revisión de cuentas se hace el 10 de setiembre, cuando la expedición ha salido de Isfahán, se encuentra en Shiraz y se dispone a partir hacia Ormuz. Por una parte, se señala el enorme monto de los gastos extraordinarios motivados por la partida: un total de 27 288 4/5 reales. Hay que acudir de nuevo a la caja de resistencia, que guarda (como sabemos) la cantidad de 28 000 reales, pero la salvación viene ahora de Ormuz, de donde se reciben 2 200 pardaos [la grafía sigue ocasionándonos dificultades: «por dáos»], que equivalen a 17 600 reales (es decir a ocho reales por pardao) que, sumados al sarrafagem o premio del cambio de las monedas (que dan otros 480 reales) y al ligero superávit anterior, dejan al administrador con un superávit final de 20 060 2/5 reales18.

55La siguiente liquidación se hace el 1 de diciembre de 1619 en Ormuz. Los gastos, en este ínterim, han ascendido a una cifra muy considerable, debido sobre todo a la compra de caballos: 24 192 reales. Este desembolso hubiera originado un nuevo déficit si no se hubiera recibido en El Bandel y en Ormuz la cantidad de 1 578 pardaos de a 8 reales, que suman por tanto 12 624 reales, cobrados por el Vicario, esto es por el vicario de los carmelitas descalzos. Gracias a esta inyección, el déficit deja paso a un superávit de 8 492 2/5 reales.

56El 31 de diciembre Giuseppe Mazzoli vuelve a pasar cuentas con Don García. El gasto ha sido alto: 6 034 4/5 reales. Sin embargo, el superávit (con el modestísimo añadido de la venta de una vaca y unos carneros por quince larines) se mantiene todavía: 2 457 3/5 reales. El 31 de enero se procede a una nueva rendición ordinaria de las cuentas. Los gastos, más moderados, han ascendido no obstante a 3 075 2/5, lo que vuelve a dejar a Don García en «números rojos», con un déficit de 590 3/5 reales.

57El 29 de febrero la situación ha empeorado notablemente, pues el gasto ha alcanzado la cifra de 8 174 reales, lo que unido al déficit anterior deja un descubierto de 8 764 3/5 reales. El embajador ha de buscar una solución extraordinaria: el veedor de hacienda acepta 1 000 pardaos (es decir, 8 000 reales) a cuenta de los «gajes del embajador». No obstante, el déficit no puede saldarse del todo y pasa al mes siguiente: 764 3/5 reales. El 1 de abril se comprueba que los gastos del mes de marzo han ascendido a 3 769 4/5 reales. El embajador vende sus caballos por un total de 6 712 reales, con lo que la situación se invierte, quedando un superávit de 2 178 reales.

58El 13 de mayo, ya en Goa, en Panjim, se verifica que los gastos del mes de abril han ascendido a un total de 4 259 reales, rebasando el superávit anterior (que aquí se fija en 2 168 reales, diez reales menos que lo consignado anteriormente, tal vez un error contable, en todo caso el único que hemos podido detectar y además por una cuantía insignificante). El descubierto se cubre ahora con la entrega por Giuseppe Mazzoli (aunque no se nos dice en virtud de qué concepto) de 200 cequíes (calculados a 13 reales 4 vintenes el cequí), lo que supone un ingreso de 2 760 reales, los cuales no sólo equilibran las cuentas, sino que producen un modesto superávit de 669 reales.

59Nuestra documentación se detiene el viernes 29 de mayo, antes de procederse a una nueva revisión de cuentas. Por tanto, sólo sabemos que Don García ha rebasado durante esos veintinueve días de mayo el superávit de 669 reales con que inició el mes, pues lo gastado en esa fecha asciende ya a 1 707 2/5 reales. El Libro diario de gastos no nos permite saber cuáles fueron los expedientes a que se hubo de recurrir para hacer frente en esta ocasión a este nuevo déficit. Sí sabemos que esta situación deficitaria ha perseguido al embajador a lo largo de toda esta etapa de su misión por las tierras de Persia y de la India portuguesa.

  • 19 Ángeles, Relaçion, fo 520.
  • 20 Las referencias de fray Melchor de los Ángeles, en Ángeles, Relaçion, fo 520.

60Fray Melchor de los Ángeles nos habla en su relación (firmada en Madrid, el 30 de diciembre de 1619) de la economía de la embajada, ofreciéndonos algunos datos interesantes que deberían contrastarse con otras fuentes. Por una parte, afirma que el rey de Persia le dio a Don García todo lo necesario hasta llegar a su presencia, lo que concuerda con los 300 «tomines» (tûmâm) obsequiados al embajador en el mes de abril y asentados en el Libro Diario de Gastos, cantidad que permitió salvar la espinosa situación en que se encontraba la expedición. Por otra parte, el agustino afirma también que «después de llegar a su presencia (el shah) le dio por dos veces en menos tiempo de un año quinientos tumanes en dinero, que son ocho mil reales de a ocho, que allá valen doce mil conforme lo que vale la moneda19». La anotación debe referirse al primer encuentro de Qasvín, ya que fray Melchor había salido para España meses antes del encuentro de agosto en Isfahán, además de señalar un premio de un 50 % en el cambio de moneda (ya que el tumam sería cotizado a doce pesos y no a ocho, la equivalencia establecida en la contabilidad de Don García, como acabamos de ver). Además pronostica que después de la visita le daría el doble de esa cantidad (¿2 000 tomanes, 16 000 pesos?), predicción que no podemos comprobar ya que nuestra documentación no empieza sino mucho después de la salida de Qasvín, pero que puede justificar el superávit que las cuentas presentan el 1 de enero de 1619 y a favor de la cual puede hablar también el hecho cierto del regalo de los 300 tomanes (los consignados en abril, equivalentes a 2 400 pesos de plata), aunque la suma es mucho menor y aunque no hubo ninguna otra asignación por parte del soberano persa después de la entrevista de Isfahán20.

  • 21 Ibid.

61Fray Melchor añade su convicción de que el virrey del Estado da Índia le pagó otra cantidad (cuya cifra exacta no especifica) a su partida de Goa: «Quanto a sus pagamentos entiendo que el virrey le pagó primero que saliese de Goa la mayor parte de lo que se le debía por quanto le habían retenido y no le pagaban21». Aserto que confirma lo sostenido por el embajador sobre la política practicada por las autoridades portuguesas de dilación en el abono de las cantidades de que debía disponer la embajada para el cumplimiento de sus fines. Y después, siempre siguiendo el testimonio del agustino, recibiría otras cantidades por el camino:

  • 22 Ibid.

En llegando a Ormuz pagó Don Luis de Gama quince mil pardaus de larines, que son cerca de veinte mil ducados, y después de estar en Persia dentro de un año le habían enviado más de diez mil ducados, assi que entiendo que solamente de vinte mil ducados que llevó para gastos extraordinarios de la Embaxada se le deben todos o la mayor parte dellos, de lo que se quexa de ordinario22.

62Es decir, Don García recibió unas cantidades que no incluirían la partida asignada para gastos extraordinarios, que al menos no se había hecho efectiva a la salida del fraile agustino camino de España. Y, en el plazo de la contabilidad documentada, Luis de Gama sólo envía desde Ormuz la cantidad de 2 200 pardaus (unos 18 000 reales con el premio), una suma módica en comparación con las consignaciones anteriores, aunque también viniera bien para salvar las crónicas dificultades económicas de la embajada.

A modo de epílogo

63Don García de Silva y Figueroa nos aparece así como un gran servidor de la Monarquía, que hizo frente con paciencia benedictina a las numerosas dificultades que encontró en su embajada ante el shah Abbas el Grande. Una misión que se reveló imposible porque los intereses de ambas potencias habían dejado de ser coincidentes antes del encuentro de Isfahán. En su transcurso, en cambio, el embajador nos dio muestras inequívocas de sus virtudes de excelente cronista, de su amplio bagaje cultural expresado en sus conocimientos sobre la antigüedad clásica, sobre cuestiones náuticas y sobre otras muy diversas materias, así como de su gran sensibilidad para juzgar la pasada grandeza de Persépolis. Sus Comentarios son un testimonio inestimable de la India portuguesa en un punto crucial de su historia y de la Persia safaví en el momento de su mayor esplendor.

64Como epílogo, digamos que la conmemoración del cuarto centenario de la embajada de Don García de Silva y Figueroa a Persia ha incentivado la investigación sobre un hecho singular de la historia de la Monarquía hispánica durante el periodo de la unión de las coronas de España y Portugal. La contribución portuguesa ha ido por delante, gracias a los cuatro volúmenes dedicados al evento publicados en el año 2011 en el seno del Centre d’História d’Alem-Mar de la Universidade Nova de Lisboa. En España, no sólo se ha aceptado la invitación a participar en dicha empresa y en alguna otra, sino que además se han aportado algunos documentos rigurosamente inéditos que se han podido presentar en este trabajo.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Ángeles, fray Melchor de los, Relaçion de la Jornada que hizo a las Indias Don Garcia de Silva. Embajador a Persia, Biblioteca Nacional de España, ms. 2348 (en Sucesos desde el año de 1611 hasta el de 1617), fos 519-520.

Bocarro, António, Década 13 da História da Índia, ed. de Rodrigo José de Lima Felner, Lisboa, 1876, t. I.

Silva y Figueroa, Don García de, Comentarios de… la embajada que de parte del rey de España don Felipe III hizo al rey Xa Abbas de Persia [2 vols.], ed. de Manuel Serrano y Sanz, Madrid, 1903-1905; Id., Comentarios de la Embaxada al Rey Xa Abbas de Persia (1614-1624) [2 vols.], ed. de Rui Manuel Loureiro, Ana Cristina Costa Gomes, Vasco Resende, Lisboa, 2011.

Silva y Figueroa, Don García de, Epistolario Diplomático, ed. y est. preliminares de Luis Gil, Cáceres, 1989.

Moraga, fray Hernando de, Relación breve de la embaxada y presente que la Majestad del Rey don Felipe Tercero Rey de las Españas y Emperador del Nuevo Mundo hizo a Xaabay Rey de Persia, Madrid, 1619.

Valle, Pietro della, Viaggi di Pietro della Valle il peregrino, descritti dal medesimo in Lettere familiari all’erudito suo amico Mario Schipano. La Persia [2 vols.], Roma, 1653.

Wicqfort, Monsieur de, L’Ambassade de D. Garcias de Silva Figueroa en Perse, París, 1667.

Glosarios y diccionarios

Corriente Córdoba, Federico (1996), «Los arabismos del portugués», Estudios de Dialectología Norteafricana y Andalusí, 1, pp. 5-86.

Corriente Córdoba, Federico (2004), «Adiçôes aos arabismos do portugués», Tiraz. Revista de Estudos Árabes e das Culturas do Oriente Médio (Sâo Paulo), 1, pp. 10-15.

Dalgado, Sebastiâo Rodolfo (1988), Glossário luso-asiático [1919 y 1921], Coimbra, 2 vols. (ed. facsímil, Nueva Delhi, 1988).

Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, Madrid, 2001 (22ª ed.).

Machado, José Pedro (1967), Dicionário Etimológico da Língua Portuguesa, Lisboa, 3 vols. (2ª ed.).

Nunes, Antonio (1868), Subsidios para a Historia da India Portuguesa, I. O Lyvro dos Pesos, Medidas e Moedas [1554], ed. de José de Lima Felner, Lisboa, t. I.

Bibliografía

Alonso, Carlos (1993), La embajada a Persia de D. García de Silva y Figueroa (1612-1624), Badajoz.

Chandeigne, Michel (dir.) [1996], Goa 1510-1685. L’Inde portugaise, apostolique et commerciale, París.

Couto, Dejanirah, Loureiro, Rui Manuel (2007), Ormuz, 1507-1622: Conquista e Perda, Lisboa.

Couto, Dejanirah, Loureiro, Rui Manuel (eds.) [2008], Revisiting Hormuz. Portuguese Interactions in the Persian Gulf in the Early Modern Period, Wiesbaden.

Flannery, John M. (2006), The Mission of the Portuguese Augustinians to Persia and Beyond 1602-1747, Washington.

Gil Fernández, Luis (2006, 2009), El Imperio Luso-Español y la Persia Safávida, Madrid, 2 vols.

Gil Fernández, Luis (2011), «La “Epistola de rebus Persarum” de Don García de Silva y Figueroa», en Rui Manuel Loureiro, Vasco Resende (coord.) [2011], Estudos sobre Don García de Silva y Figueroa e os «Comentários» da embaixada à Pérsia (1614-1624), Lisboa, pp. 61-83.

Gil Fernández, Juan (2011), «D. García de Silva y D. Vicente Nogueira», en Rui Manuel Loureiro, Vasco Resende (coord.) [2011], Estudos sobre Don García de Silva y Figueroa e os «Comentários» da embaixada à Pérsia (1614-1624), Lisboa, pp. 451-484.

Gulbenkian, Roberto (1972), L’Ambassade en Perse de Luis Pereira de Lacerda et des pères portugais de l’ordre de Saint-Augustin, Belchior dos Anjos et Guilherme de Santo Agostinho, 1604-1605, Lisboa.

Loureiro, Rui Manuel (2014), «Relaciones entre las coronas ibéricas y el golfo Pérsico», en Carlos Martínez Shaw, José Antonio Martínez Torres (dirs.), España y Portugal en el mundo (1581-1668), Madrid, Polifemo, pp. 341-368.

Loureiro, Rui Manuel, Biedermann, Zoltán, Nieto McAvoy, Eva (coord.) [2011], Anotaçôes e estudos sobre Don García de Silva y Figueroa e os «Comentários» da Embaixada á Pérsia (1614-1624), Lisboa.

Loureiro, Rui Manuel, Resende, Vasco (coord.) [2011], Estudos sobre Don García de Silva y Figueroa e os «Comentários» da embaixada à Pérsia (1614-1624), Lisboa.

Marías, Fernando (2013), «Don García de Silva y Figueroa y la percepción de Oriente: la ‘Descripción de Goa’», en Felipe de Andrade Abreu e Lima, José Luiz Mota Menezes, Cartografía e Cidade. Renascimento e Barroco Iberoamericano, pp. 85-103.

Mathee, Rudi, Floor, Willem, Clawson, Patrick (2013), The monetary history of Iran. From the Safavids to the Qajars, Londres.

Mathee, Rudi, Flores, Jorge (eds.) [2011], Portugal, the Persian Gulf and Safavid Persia, Lovaina.

Moreno González, José María, Martínez Shaw, Carlos (2017), Un extremeño en la Persia del siglo xvii. Nuevos testimonios de la embajada de Don García de Silva y Figueroa (1614-1624), Badajoz, Publicaciones de la Diputación Provincial de Badajoz.

Pennec, Hervé (2003), Des Jésuites au royaume du prêtre Jean (Éthiopie). Stratégies, rencontres et tentatives d’implantation, 1495-1638, París.

Sola, Emilio (1999), Historia de un desencuentro. España y Japón, 1580-1614, Alcalá de Henares.

The Cambridge History of Iran (1986), t. VI: The Timurid and Safavid Periods, ed. de Peter Jackson, Laurence Lockhart, Cambridge.

Haut de page

Notes

1 Por ejemplo: Wicqfort, L’Ambassade de D. Garcías de Silva Figueroa en Perse, en 1667.

2 Singularmente en el apéndice documental que cierra el segundo volumen de su obra El Imperio Luso-Español y la Persia Safávida: Gil Fernández, 2009, t. II, pp. 467-567.

3 Véase Marías, 2013, en el volumen colectivo editado por Felipe de Andrade Abreu e Lima y José Luiz Mota Menezes.

4 Alonso, 1993, pp. 19-26, ya pone en duda muchos de estos datos.

5 Moreno González, Martínez Shaw, 2017.

6 Don García de Silva y Figueroa, Comentarios, t. II, p. 543. La edición que se cita es siempre la de 2011, a cargo de Rui Manuel Loureiro, Ana Cristina Costa Gomes y Vasco Resende.

7 La más completa relación de estos contactos diplomáticos se hallan en el libro de Gil Fernández, 2006 (t. I) y 2009 (t. II). Para la embajada de Luis Pereira de Lacerda, véase Gulbenkian, 1972.

8 Aunque la bibliografía es muy extensa, nos ceñiremos aquí a sólo unos pocos títulos. Para las relaciones hispano-japonesas, Sola, 1999. Para la misión jesuítica en Etiopía, Pennec, 2003. Para la evangelización de Persia, Flannery, 2006, y el capítulo correspondiente de Gil Fernández, 2009, t. II, pp. 37-119.

9 Sobre la economía del golfo pérsico, véase Couto, Loureiro (eds.), 2008; y Matthee, Flores (eds.), 2011.

10 Gil Fernández, 2009, pp. 241-298.

11 Gil Fernández, 2009, pp. 242-243; Alonso, 1993, pp. 25 y 29-31.

12 Bocarro, Decada 13 da História da Índia, p. 370; Gil Fernández, Juan, 2011, pp. 451-484; Gil Fernández, Luis, 2011, pp. 61-83; Biblioteca Nacional de España, ms. 7187.

13 Gil Fernández, 2009, p. 357; y Gil Fernández, Luis, 2011, pp. 6-7. El propio Don García, en su viaje de ida, había descrito la sintomatología del escorbuto o «mal de Luanda», que le había de causar la muerte a la vuelta: «Porque, además de muchas calenturas malignas, corrían dos suertes de enfermedades particulares en este clima […]. El uno es hinchárseles y corromperse las encías a los enfermos con malísimo olor, de que algunos mueren y otros pierden los dientes […] La segunda enfermedad, por la mayor parte es peligrosísima y terrible, que comúnmente llaman mal de Luanda [Loanda en el texto], hinchándose las piernas y muslos, con unas manchas negras o moradas, de malísima y oculta calidad, subiéndose desde allí poco a poco al vientre y luego al pecho, donde luego mata sin otro dolor o calentura, sino son aquellos que por tener robusta complexión escapan» (Don García de Silva y Figueroa, Comentarios, t. I, p. 65).

14 Gil Fernández, 2009, t. II, p. 268, nota 69, nos ofrece la primera relación de los servidores de la embajada. Se encuentra también información complementaria en las Anotaçôes (Loureiro, Biedermann, Nieto MacAvoy [coord.], 2011). El episodio de Diego Lobo se refiere detalladamente en los Comentarios (Don García de Silva y Figueroa, Comentarios, t. II, pp. 607-608). La muerte de Bernardo de la Peña se cita también en los Comentarios (ibid., p. 582). En cuanto a las cifras globales, su séquito (mencionado habitualmente como «la casa» o «la familia» del embajador) debía constar de unas cien personas según el testimonio del propio Don García (ibid., p. 32). Finalmente, por su parte, otro de los testigos, fray Hernando de Moraga, calcula en cincuenta las personas que entraron a caballo en la ciudad de Qasvín, entre las cuales destacaban, por su proximidad al embajador, ocho pajes, ocho lacayos, el mayordomo, el maestresala, el capellán y un fraile agustino. Véase Gil Fernández, 2009, t. II, p. 32.

15 The Cambridge History of Iran, t. VI, especialmente pp. 556-567; y Mathee, Floor, Clawson, 2013, pp. 11-135. También nos ha servido de ayuda la consulta del Dicionário de Machado, 1967. La pataca aparece asimismo identificada simplemente como moneda de plata, en Gil Fernández, 2009, t. II, p. 578, quien registra también el taman, del persa tûmân o tomân, sencillamente como moneda de gran valor.

16 Las discrepancias son a veces enormes. El veneciano equivale a 13,125 reales, casi lo mismo que el hazarí, que se anota a 13 reales, mientras que en Goa (único lugar donde aparece en nuestra documentación) el xerafim (teóricamente de valor doble que el hazarí) se asienta a sólo 5 reales, como si no llegase a los 400 dinares en moneda de cuenta, en vez de a los 2 000 de nuestra bibliografía.

17 Bertolt Brecht, Poemas y canciones, Madrid, Alianza Editorial, 1978 (8ª ed.), pp. 91-92.

18 Sarrafagem se define simplemente como ganancia o pérdida en el cambio de moneda en la India, en Glossário luso-asiático de Dalgado, 1988, t. II, pp. 296-297. Aquí sin duda el cambio fue favorable, o sea tuvo un premio, según la terminología castellana de la época.

19 Ángeles, Relaçion, fo 520.

20 Las referencias de fray Melchor de los Ángeles, en Ángeles, Relaçion, fo 520.

21 Ibid.

22 Ibid.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Carlos Martínez Shaw, « Cuatrocientos años de la embajada a Persia de don García de Silva y Figueroa »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2 | 2018, 153-180.

Référence électronique

Carlos Martínez Shaw, « Cuatrocientos años de la embajada a Persia de don García de Silva y Figueroa », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 19 octobre 2018, consulté le 09 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/9086 ; DOI : 10.4000/mcv.9086

Haut de page

Auteur

Carlos Martínez Shaw

UNED – Real Academia de la Historia

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals