Navigation – Plan du site
Dossier. Conexiones imperiales en ultramar

Reflexiones sobre la primera globalización ibérica

Réflexions sur la première mondialisation ibérique
Considerations on the first Iberian globalization
Marina Alfonso Mola
p. 181-200

Résumés

La présentation de plusieurs travaux originaux sur l’action des couronnes unies d’Espagne et de Portugal sur quelques espaces extra-européens (notamment l’Afrique, Ceylan, l’Extrême-Orient et le golfe persique) permet d’élargir la réflexion sur les questions en rapport avec ce que l’on pourrait appeler le versant ibérique de la première mondialisation.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Alfonso Mola, Martínez Shaw, 2004b.
  • 2 Sobre la embajada a Persia, se hablará más extensamente en este texto que cierra el dossier, aunqu (...)

1En otro lugar, me referí a las entradas en Lisboa de Felipe II (Felipe I de Portugal) en 1581 y de su hijo Felipe III (Felipe II de Portugal) en 1619, para poner de relieve la dimensión imperial que conllevaba la unión de las Coronas, que es la temática planteada en este dossier1. Tanto la temática, enmarcada dentro de la fecunda línea de estudios de historia global (muy citada en su traducción inglesa de global history), como la fecha de publicación, que se pone en relación con hechos tan significativos como la embajada de Don García de Silva y Figueroa a la Persia del shah Abbas o el paso por España de la embajada de Tsunenaga Hasekura, avalaron la oportunidad, al cual concurrieron destacadas figuras de esta especialidad2.

  • 3 Senos, 2003, p. 59.
  • 4 Guerreiro, Relaçâo das Festas… (ed. moderna, Lisboa, 1950).

2El programa iconográfico desarrollado aquel 27 de julio de 1581, para la entrada en Lisboa de Felipe II, incluía las consabidas arquitecturas efímeras, donde se estampaban, entre otros motivos, una serie de alusiones a la Orden de Cristo (a cuyo cargo corría la custodia espiritual de los dominios de Ultramar) y a las posesiones de Portugal que el nuevo monarca debía defender en Asia, África y América, entre las cuales figuraban Goa, Cananor, Cochín, Chaul, Diu, Ceilán, Malaca, Ormuz, Etiopía y Brasil3. El nítido mensaje redactado para uso del nuevo soberano se describía de esta manera en la crónica de Afonso Guerreiro4:

Y, para que quede clara la extensión real del Mar Océano cuya guarda Neptuno entregaba a Felipe, una serie de estatuas alegóricas dispuestas entre el arco de los alemanes y las puertas de la Ribeira representaba las siguientes entidades: la Orden de Cristo, a la que estaba encomendada, desde tiempos del Infante don Enrique, la gestión espiritual de todos los territorios ultramarinos; la unión de las Indias Occidentales (de parte de las cuales Felipe era ya señor) con las Indias Orientales (sobre las que desde entonces reinaba también) representadas por dos mujeres que se abrazaban sobre el globo del mundo; y, finalmente, una serie de mujeres representando las posesiones extraeuropeas de Portugal: Goa, Cananor, Cochin, Chaul, Diu, Ceilán, Malaca, Ormuz, Etiopía y Brasil.

  • 5 Senos, 2003, p. 60. Aquí la descripción se basa en el libro de Kubler, 1988.

3Lo mismo ocurriría con la entrada de Felipe III en la capital lusitana en 1619, cuando el programa iconográfico insistió especialmente en las obligaciones de los gobernantes para con el imperio ultramarino, mientras un jesuita portugués, António de Sousa, ponía en escena una obra dramática sobre Manuel el Afortunado5:

El programa iconográfico revisita también otras figuras de la historia de Portugal, atribuyéndoles sentidos que las integran en una narrativa coherente y que reformulan la memoria nacional: Martim Moniz, que dio la vida por la conquista; el Infante Santo, que dio la vida por lo conquistado, prefiriendo morir en el cautiverio de Tánger que trocar su libertad por la plaza de Ceuta; Don Constantino de Bragança, que despreció las riquezas asiáticas para que triunfase la religión; Don Joâo de Castro que, a falta de mayor riqueza, dejó una mecha de su propia barba como garantía del préstamo que contrajo para la reconstrucción de las murallas de Diu. A esto hay que añadir que más tarde Felipe III asistió a la tragicomedia «D. Manuel, conquistador do Oriente», escrita por el padre jesuita António de Sousa.

  • 6 A este respecto, debe consultarse la visión de conjunto ofrecida por el volumen de Martínez Shaw, (...)

4En los ejemplos ofrecidos a los dos soberanos de España y Portugal, no se olvidan los territorios de la India portuguesa (incluyendo el golfo pérsico, Ceilán y Malasia), así como tampoco algunos puntos significativos de la presencia lusitana en África (desde la plaza de Ceuta a la misión jesuítica de Etiopía, en pleno proceso de conversión al catolicismo romano en aquellos años), ni finalmente deja de haber una alusión a un Brasil que pronto habría de enfrentarse a la crisis provocada por las sucesivas invasiones holandesas. Ahora bien, en este caso, lo que interesa destacar es que todos los dominios, en los tres continentes, estaban por un lado íntimamente conectados entre sí y, por otro, estaban también vinculados con los dominios hispanos por relaciones muchas veces nacidas de necesidades puramente regionales que obligaban a alterar los términos de estricta separación de los intereses ultramarinos españoles y portugueses pactados en las Cortes de Tomar6.

5Es en este sentido en el que se despliega la reflexión de Serge Gruzinski, que abre el debate de forma en cierto modo inesperada, proponiendo un análisis de la expansión ibérica en África y Asia desde el continente americano. Y la verdad es que, ya en 1604, es decir sólo algo más de veinte años después de la unión, Bernardo de Balbuena pensaba que México, gracias a su posición central, equidistante de Sevilla y de Manila, y gracias al tesoro de sus minas de plata, era el gran almacén del mundo hispánico, del mundo ibérico y aun del mundo a secas:

La plata del Perú, de Chile el oro

viene a parar aquí y de Terrenate

clavo fino y canela de Tidoro.

De Cambray telas, de Quinsay rescate,

de Sicilia coral, de Siria nardo,

de Arabia incienso, y de Ormuz granate;

diamantes de la India, y del gallardo

Scita balajes y esmeraldas finas,

de Goa marfil, de Siam ébano pardo;

De España lo mejor, de Filipinas

la nata, de Macón lo más precioso,

de ambas Javas riquezas peregrinas;

La fina loza de Sangley medroso,

las ricas martas de los scitios Caspes,

del Troglodita el cínamo oloroso;

Ámbar del Malabar, perlas de Idaspes,

drogas de Egipto, de Pancaya olores,

de Persia alfombras, y de Etiopía jaspes;

De la Gran China sedas de colores,

piedra bezar de los incultos Andes,

de Roma estampas, de Milán primores;

cuantos relojes ha inventado Flandes,

cuantas telas Italia, y cuantos dijes

  • 7 Balbuena, Grandeza mexicana [1604], p. 77.

labra Venecia en sutilezas grandes7.

  • 8 Gruzinski, 2004, pp. 13-17, 49-53.

6La ciudad de México era un gran almacén, pero también un gran receptor de las noticias de todo el mundo globalizado, como ha señalado el propio Serge Gruzinki: muy a principios del siglo xvii, el noble chalca Domingo Francisco de San Antón Muñón Chimalpahín Cuautlehuanitzin podía dar cuenta a la vez, en su propia lengua náhuatl, de los sucesos acaecidos tanto en Europa como en Asia, comunicando, por un lado, que el rey Enrique IV de Francia había sido asesinado en 1610 y que los españoles habían conquistado Ternate y Tidore en 16068.

  • 9 La diatriba contra los conquistadores castellanos, en Hernández, 2015, p. 67. Las cursivas son nue (...)

7Sin aludir a estos datos en su contribución, Serge Gruzinki utiliza a dos autores españoles para afirmar la misma idea de la centralidad americana a la hora de explicar la historia de la primera globalización: el dominico Bartolomé de las Casas (cuya obra es, no obstante, anterior a la unión de las Coronas) y el franciscano Juan de Torquemada, que escribe su Monarquía Indiana en 1615. Así, en el primer caso, el historiador señala la estrecha relación establecida por el dominico entre el proceso de la conquista de América y el precedente de la conquista de diversas tierras africanas (tanto las islas de Azores, Madeira y Canarias, como las factorías de la costa occidental), que constituyen a sus ojos «una cuestión común». Este es el verdadero leitmotiv de la primera parte de su contribución: la ocupación africana vista como una política de agresión contra poblaciones pacíficas «que estaban en sus casas sin hacer nada a nadie». Una agresión en la que participaron castellanos, franceses pero, sobre todo, portugueses, a los que condena sin remisión, al tiempo que, en cambio, llega incluso a elogiar la cruenta defensa de las poblaciones indígenas frente a los lusitanos de Arguim en 1445. De todos modos, una de las más flagrantes coincidencias en la conducta de ambos actores ibéricos y en la condena de los mismos es la caracterización de Enrique el Navegante, el héroe luso de la expansión africana, como «tirano y no pastor legítimo» y de los portugueses como «turcos o moros», yuxtapuesta a la descalificación de los conquistadores castellanos de América como «tiranos, injustos, inicuos, más injustos y más inicuos e impíos que son los turcos que conquistaron a los pueblos cristianos»9.

  • 10 Ollé, 2000; y Id., 2002.

8Si la «destrucción de América» ya estaba prefigurada en África para el dominico, Juan de Torquemada va a bascular ahora hacia el mundo asiático, para subrayar, por un lado, esa situación central del continente americano, ahora entre el Atlántico y el Pacífico, y, por otro lado, la tentación que la conquista de los territorios de Extremo Oriente despertara en los españoles, muy especialmente en aquellos que se habían instalado en las Filipinas. Eso lo señaló en su día Charles Ralph Boxer y más recientemente el propio Serge Gruzinski, aunque aquí habría que citar sobre todo la obra fundamental al respecto de Manel Ollé10. En cualquier caso, hay que asentar en el haber del historiador francés la puesta en común de dos reflexiones muy diferentes como la de Bartolomé de las Casas y la de Juan de Torquemada, pero que resultan complementarias, aunque tal vez fuera más oportuno señalar una historia continua que va de África a las Indias Orientales portuguesas, de África a América y de aquí al Asia ribereña del Pacífico, con la ocupación de las Filipinas y las apetencias insatisfechas de la ocupación de China, aunque siempre existiera la consoladora compensación del Galeón de Manila.

  • 11 Tanto es ello así que todavía en las postrimerías del siglo xviii los holandeses cuestionaban abie (...)

9África es el continente elegido por José Antonio Martínez Torres para darnos a conocer una serie de episodios originales que apenas habían tenido hasta ahora ecos historiográficos. En efecto, aunque deberíamos haberlo imaginado, la verdad es que sabíamos muy poco sobre el impacto que la unión de las Coronas pudo ejercer sobre la imaginación castellana a la hora de pensar en nuevas iniciativas en un territorio no sólo bajo influencia portuguesa, sino en el que la presencia hispana estaba taxativamente proscrita por los tratados de Alcáçovas y Tordesillas y también por las capitulaciones de Tomar11. De ahí que resulten tan atractivos el contexto y el contenido de los distintos proyectos de conquista territorial y de conquista espiritual que tuvieron como marco el continente africano, en este caso un espacio más imaginario que institucional de la unión hispano-portuguesa.

  • 12 Hay que poner en relación estos proyectos, muchos de los cuales no pasaron del papel, con otros tr (...)

10El punto de arranque del interés castellano en este territorio vedado fue la conquista de Angola por los portugueses entre 1575 (toma de Luanda, justo antes de la unión de las Coronas) y 1617 (toma de Benguela, durante el periodo de vigencia de la misma), hechos que suscitaron las reflexiones de algunos tratadistas hispanos (y, naturalmente, también lusitanos) destinadas a proponer una mejor explotación de un espacio que producía esclavos, materias preciosas (oro, plata, marfil) y productos alimenticios (maíz, arroz, mijo) y remitidas, significativamente, a los sucesivos reyes de España y Portugal entre 1589 y 1621. El segundo bloque de iniciativas, de inspiración más específicamente castellana, está conectado con la evangelización de los pueblos africanos: la primera se desarrollaría en el reino del Congo en la ya tardía fecha de 1645, cuando la unidad política ya había sido contestada por la rebelión bragancista, y la segunda tendría como escenario el reino de Arda (en la actual república de Benín), pero ya en los años sesenta, es decir en un tiempo muy próximo a la firma de la paz de Lisboa que clausuraba el proceso iniciado en los años 1580-1581 y que cerraba definitivamente el espacio africano a la acción española12.

11El proyecto más sugestivo, por todas las connotaciones que en el mismo confluyen, es el planteado por el español Diego de Herrera, que significativamente había pasado casi un cuarto de siglo en Perú y México antes de ponerse a las órdenes del gobernador de Angola, uniendo ambas experiencias en sus propuestas a Felipe II, donde se hablaba, por un lado, de la reconducción de aquellos dominios africanos a la fe cristiana y, por otro, de la conquista y la explotación económica de una región especialmente rica en plata, como ocurría en América. Poco después, un arbitrista portugués, Domingo de Abreu, insistiría en las mismas ideas del castellano: una conquista militar (con mil quinientos soldados frente a los quinientos de los memoriales de Diego de Herrera) que llegaría ahora hasta el reino del Monomotapa, cuyas minas de oro y plata superaban «las del Perú». Así, pues, podemos detectar aquí un nuevo lazo de unión entre África y América, entre la expansión portuguesa y la española.

12El segundo capítulo fue aún más propiamente hispano. Se trata, en primer lugar, de las tres misiones evangelizadoras enviadas al Congo, patrocinadas por la Corona y encomendadas a un contingente de religiosos capuchinos italianos y españoles, cuya presencia se mantuvo durante un periodo de tiempo netamente desigual pues, mientras los españoles se volvían a la patria en 1658, los italianos permanecerían hasta 1835, como una consecuencia más de los avatares de la unión de las Coronas en el momento de su disolución. Y, en segundo lugar, de la aventura de la evangelización del reino de Arda, cuyas circunstancias son bien ilustrativas de las relaciones entre España y Portugal en esta coyuntura histórica: la propuesta de la misión fue llevada a Sevilla en 1657 por un súbdito del rey africano (que había sido al parecer bautizado en América, concretamente en Cartagena de Indias, uno de los grandes mercados negreros de aquel continente) y fue recogida por la Corona (no sin antes obviar el inconveniente de que aquel estado se hallaba en los dominios de Portugal) que envió al año siguiente una misión de doce capuchinos castellanos. Éstos se encontraron con un panorama muy distinto del esperado, envueltos en realidad en una empresa esclavista que dio al traste con los proyectos de Felipe IV, rey de España pero ya sólo nominalmente de Portugal. En fin, un ejemplo más de los obstáculos que jalonaron las relaciones entre España y Portugal cuando se trataba de la vertiente ultramarina de la unión de las Coronas.

  • 13 En este sentido, es muy representativo su reciente trabajo. Véase Dantas, 2014.

13En el terreno del arbitrismo nos seguimos moviendo con el trabajo de Vinícius Dantas, que continúa reuniendo piezas para su estudio de gran aliento en torno a las reflexiones y las propuestas realizadas sobre Brasil durante el periodo de la unión de las Coronas13. Aquí, el énfasis sobre las conexiones imperiales le ha llevado a un planteamiento muy amplio en un doble sentido. Por un lado, se detiene en la trayectoria de Brasil durante los años de 1620 a 1640, cuando la Monarquía hispánica hubo de asumir la defensa del territorio frente a las invasiones holandesas de Bahía (1624-1625) y de Pernambuco (de 1630 en adelante). Por otro, su estudio le lleva a concentrarse en la obligada relación entre Brasil y el África occidental portuguesa, también ocupada por los neerlandeses: Elmina en 1637 y Santo Tomé, Annobón y Angola (Luanda y Benguela) en 1641.

  • 14 Una síntesis de estas actuaciones en Alfonso Mola, Martínez Shaw (dirs.), 2007, pp. 113-130. Tambi (...)

14Como era lógico, los arbitristas que escribieron antes de la restauración bragancista se ocuparon, sobre todo, del modo de oponerse a la ocupación holandesa, con escritos acerca de las fortificaciones o de la lucha contra el corso neerlandés, aunque tal vez el texto más interesante sea el de Luis Álvares Barriga que apunta a la creación de una suerte de unión de armas marítima para hacer frente a las flotas de las Provincias Unidas. Esta voluntad de unión no resulta extraña en un momento en que la Monarquía hispánica estaba enviando escuadra tras escuadra a Brasil o cuando esta suerte de alianza se estaba produciendo de un modo casi espontáneo en las aguas del Pacífico entre las autoridades regionales lusas e hispanas, con la presencia de armadas españolas en las Molucas, la conquista de Ternate y Tidore, la contribución hispana a la defensa de Macao en 1622 y la edificación de fuertes españoles en el norte de la isla de Formosa14.

  • 15 La cuestión, por su trascendencia, ha dado lugar a dos recientes tesis doctorales, la de Marques, (...)

15Tras 1640, la situación cambia y con ella los intereses de los arbitristas, aunque siempre teniendo presentes las implicaciones del tratamiento dado por António Gomes de Oliveira al recién proclamado Juan IV de Bragança, como monarca «lusitánico», lógicamente, pero también como «índico, brasílico y africano». Ahora los escritos se centran en otras cuestiones, como sorprendentemente, en primer lugar, en los problemas derivados de la incorporación a Brasil de las regiones de Maranhão y Grão Pará, un espacio que se quiere consolidar como astillero del norte (aprovechando las maderas y la mano de obra indígena) y como área para la prospección de minas de oro15. Tiene naturalmente un lugar de privilegio la problemática de Angola, que la América portuguesa necesitaba desesperadamente como suministradora de esclavos para sus engenhos azucareros, hasta el punto de que el padre Antônio Vieira pudo declarar que sin Angola no era posible la pervivencia de Brasil. Y, finalmente, en directo enlace con esta cuestión, aparecen en los escritos toda otra serie de negocios que afectaban a las relaciones entre España y Portugal, tanto en África (donde los arbitristas sueñan con permitir a los españoles un comercio restringido en la costa occidental a cambio de la autorización de la presencia lusa en Buenos Aires, muy decaída a partir de la proclamación de la independencia), como en América, donde la escasez de mano de obra africana ponía en marcha las bandeiras, que extendían su acción por las regiones limítrofes de los dominios lusos e hispanos, generando nuevos conflictos. Finalmente, el temor a posibles ataques de holandeses y españoles a Angola y Brasil tras la recuperación de ambos territorios por los portugueses (en 1648 y 1654 respectivamente) estimula la pluma de Bartolomeu Paes Bulhão, ya en las postrimerías del periodo analizado, poniendo una vez más de relieve la complejidad del tablero donde se jugaban los intereses imperiales en estos años de mediados del siglo xvii.

  • 16 Entre los muchos trabajos dedicados a esta cuestión, véase Biedermann, 2014.

16Zoltán Biedermann nos había ofrecido ya una panorámica del complicado sistema político de Ceilán en el momento de la llegada de los portugueses. Un régimen que se basaba en la hegemonía del reino de Kotte, que ejercía una especie de soberanía mitigada (o suzeraineté, tomando la voz del francés) sobre los restantes reinos de la isla que, sólo ligados por estos flexibles lazos de tipo feudal, mantenían así una amplísima autonomía, incluso una cuasi completa independencia. Ahora bien, la inclinación del rey Dharmapala a la alianza lusitana terminaría con su conversión al cristianismo y la donación de su reino al rey de Portugal en 158016.

  • 17 Véase artículo de Z. Biedermann en este mismo dossier.

17Este hecho permitía al autor establecer, una vez más, la comparación entre los modos de actuar de los «cartagineses» lusitanos frente a los «romanos» españoles en el momento de imponer su dominio sobre otros países. Mientras los monarcas de la Casa de Avís respetan la constitución interna del «imperio» cingalés (¿hay algún otro concepto más apto para este conglomerado de reinos que aceptan la primacía feudal de uno de ellos?) y no imponen en Kotte a sus propios oficiales en detrimento de los notables que detentan tradicionalmente los cargos públicos, los monarcas de la Casa de Austria van a proceder según la lógica que había demostrado su virtualidad en otros ámbitos. La solución de la translatio imperii, a la que se acoge Felipe II tras la muerte del rey Dharmapala en 1597, es en principio sencilla y económica: Kotte se incorpora a la Monarquía hispánica igual que la corona de Portugal, a través de algo parecido a un acta de Cortes, mientras el gobierno se ejerce a través de funcionarios europeos. El proceso se lleva a cabo sin resistencia, aunque algo empieza a cambiar un poco más tarde, cuando Felipe III impone el modelo castellano de conquista, llevada a cabo por el capitán general Jerónimo de Azevedo, quien, sin embargo, advierte las particularidades constitucionales de los reinos cingaleses, señalando que la ordenación política se basaba en las poblaciones y no en los territorios, de modo que la guerra era «una guerra por la gente, no por la tierra»17.

  • 18 Lamana, 2008; Scott, 2009; y Bailey, 2010.

18Una última reflexión del autor nos lleva a establecer una inesperada comparación entre la conquista de Ceilán y la conquista de América, al menos del Perú, por los españoles. Si «los territorios no eran la principal forma de organizar el poder político» en Sri Lanka, en la última historiografía revisionista, que matiza o contradice las interpretaciones más tradicionales (en todo caso, bien asentadas en la evidencia del asesinato de Atahualpa y del asalto final a Vilcabamba), tampoco «la conquista militar fue el factor principal en el establecimiento del dominio español en los Andes», para lo cual recurre a las obras de una serie de especialistas que se han ocupado de esta última región, como Gonzalo Lamana, Heidi Scott o Gauvin Bailey. De nuevo, un caso extremadamente singular, como el de Ceilán, puede encontrar eco en otras áreas del inmenso mundo de los imperios ibéricos18.

  • 19 Chaunu, 1960.

19Manel Ollé nos lleva a otro de estos espacios de confluencia, inequívocamente denominado hace tiempo por Pierre Chaunu como el «Pacífico de los Ibéricos19». Como es bien sabido, la ocupación por España de las islas Filipinas constituyó el punto de partida del proceso de la expansión hispana en el ámbito del Pacífico asiático. Una expansión que adoptó la forma de la conquista militar (o de la ilusión de la conquista militar, como en el caso de China), del desarrollo del comercio en todas direcciones (aunque ocupando un lugar privilegiado la ruta del Galeón de Manila) y de la empresa evangelizadora, cumplida en las propias Filipinas, abortada en Japón y frustrada en China.

20Aunque el propio autor, como ya se dijo, se ha ocupado por extenso de los numerosos proyectos de conquista del Imperio del Centro, aquí aporta nuevas piezas sobre la teoría y la práctica de este anhelo conquistador, explicitado sobre todo en el último tercio del siglo xvi, que fue impulsado fundamentalmente desde el propio ámbito regional filipino pero que fue rechazado por Felipe II, que se decantó (de modo definitivo a partir de 1588, tal vez como consecuencia del fracaso de la jornada de Inglaterra) por la sola vía de la diplomacia para tratar con el poderoso estado de los Ming. Aquí se enfatiza el papel del jesuita Alonso Sánchez, uno de los adalides de la estrategia militar, que llegó a considerar incluso que la conquista de China era el único camino posible para llevar a cabo la labor misional, al tiempo que otros pensaban que si no se lograba un tráfico fluido por medios pacíficos, también era legítimo recurrir a la violencia para imponer un comercio con aquel imperio.

21Sin embargo, al mismo tiempo, los agentes implicados, en particular los religiosos, debatían la vieja cuestión de la licitud de la conquista, bajo el influjo de los planteamientos de Bartolomé de las Casas, lo que nos permite enlazar inopinadamente con la contribución de Serge Gruzinski. Las posiciones del dominico terminarían por triunfar gracias curiosamente al dictamen de un jesuita, José de Acosta, quien, proveniente de América (otro dato que también resulta significativo), conocedor de la doctrina lascasiana y compartiendo los puntos de vista de Francisco de Vitoria, se pronunciaría contra los métodos violentos en la ocupación del territorio, en la organización de los intercambios y en el proceso de evangelización.

  • 20 Tras mucho tiempo de vacilaciones sobre los datos concretos, hoy es posible conocer los pormenores (...)

22No obstante, la unión de las Coronas fue la ocasión para una serie de acciones militares en el entorno de las Filipinas. Al norte, la amenaza holandesa obligó a los españoles a ocupar el norte de Formosa, con la fundación de la colonia de La Santísima Trinidad y el fuerte de San Salvador de Jilong (1626) y, más tarde, con la edificación de la fortaleza de Santo Domingo de Tamsui (1629), plazas desde donde la misión católica allí instalada consiguió la conversión de cinco mil indígenas. La última fue abandonada en 1638, mientras el fuerte de Jilong se rendía a los neerlandeses, después de haber resistido un primer ataque en 1641, tras la segunda batalla de San Salvador, sostenida entre el 19 y el 25 de agosto de 164220.

  • 21 Campo López, inédito. También se encuentran valiosas referencias en Herrera Reviriego, inédita.

23Al sur, las campañas militares tuvieron como escenario el reino de Camboya (tres campañas realizadas en 1596, 1598 y 1603, por un contingente hispano-portugués, prácticamente sin respaldo oficial, que concluyeron con un resultado final negativo) y, sobre todo, las Molucas, donde se obtuvo el éxito con la conquista de la isla de Ternate y el sometimiento a vasallaje de la vecina isla de Tidore en 1606. La ocupación se prolongó hasta los años 1662-1663, cuando el gobernador de las Filipinas Sabiniano Manrique de Lara dio la orden de abandonar el archipiélago moluqueño. Sin embargo, aún quedaría por referir un episodio muy poco conocido derivado de esta última acción de conquista, la ocupación del norte de la gran isla de Sulawesi (Célebes), urgidos los españoles de Ternate por la necesidad de garantizarse la provisión de arroz y de harina de sagú como condición indispensable del mantenimiento de sus establecimientos en las Molucas. La orden de retirada de 1662 afectó también a los enclaves del norte de Sulawesi, pero los españoles, pese a todo, pudieron mantenerse en la isla de Siao, del grupo de las Sangil, hasta la tardía fecha de 1677, en lo que constituye el epílogo de esta expansión21.

  • 22 Ollé, 2013.
  • 23 Id., 2014.

24El comercio también había sido objeto de algunas interesantes aproximaciones por parte de Manel Ollé22. Especialmente esclarecedora fue su aportación a la caracterización de la fluida red de intercambios establecida entre Macao y Manila (con un mínimo de 79 barcos registrados en la ruta que conduce de la plaza portuguesa a la capital de Filipinas entre 1580 y 1644) y a la atención dispensada al ensayo de algunos tráficos especialmente reservados a los propios naturales de la plaza portuguesa, como el de Macao a Nueva España (que al menos queda certificado en dos ocasiones con la expedición del español Francisco Galí en 1584 y la del portugués João de Gama en 1589), y ello hasta tal punto que el cierre del comercio de Japón en 1639 y las dificultades encontradas en Manila (aunque no en un primer momento, pues, como se acaba de señalar, el volumen del tráfico se prolongó durante el lustro siguiente a la restauración bragancista), supusieron para Macao un duro golpe que le hizo perder su papel privilegiado y le obligó a reorientar sus estrategias mercantiles23.

  • 24 Qi, 2013.

25Aquí, la información se amplía con la referencia al fallido intento de obtener algo así como un Macao español en las costas de Guangdong, con la alusión al momento del cambio de tendencia desde el predominio absoluto del tráfico de las especias hasta el triunfo del intercambio de seda contra plata y, sobre todo, con la asunción de la aparición de un comercio global o mundial a partir de la ocupación hispana de las Filipinas en 1571. De cualquier modo, sin embargo, si bien la fecha puede retenerse como simbólica, el primer navío mercante en hacer la ruta del Galeón de Manila no se registra hasta 1573, según han puesto de relieve los especialistas que últimamente se han aproximado al caso24.

  • 25 Couto, Loureiro, 2007; Id., 2008; y Loureiro, 2014.

26Las dos últimas contribuciones nos conducen al golfo pérsico, en el momento en que Portugal pierde el estratégico enclave de Ormuz a manos de Abbas el Grande (y sus aliados ingleses de la East India Company) en 1622. Ambas constituyen otro «juego de espejos», pues si la firmada por Joan-Pau Rubiés trata sustantivamente la cuestión pero con una alusión insistente a la embajada de Don García de Silva y Figueroa ante el shah de Persia, la contribución de Carlos Martínez Shaw tiene como centro dicha misión diplomática, que se vio directamente afectada por los sucesos que precedieron a la pérdida de la plaza por los portugueses y cuyo titular se pronunció en diferentes ocasiones sobre dicha cuestión de Ormuz, antes y después de que se produjera su capitulación. Ambos en cualquier caso parten de los estudios de Rui Manuel Loureiro, el máximo especialista en este dominio de la India portuguesa25.

27A principios del siglo xvii, la plaza de Ormuz era la más rica fuente de recursos del Estado da Índia después de Goa, la capital. Situada en una encrucijada de las rutas comerciales del Índico occidental, poseía un particular régimen político, pues el poder era ostentado nominalmente por el llamado rey de Ormuz, descendiente de una dinastía árabe, pero ejercido realmente por el capitán portugués de la fortaleza, aunque los soberanos safavíes de Persia sólo admitían su propia soberanía, lo que hacía del enclave un permanente objeto de deseo para el shah Abbas. Su caída en 1622, precedida por otras operaciones militares, como fueron la ocupación de la isla perlífera de Bahrein, de la isla de Queixome (es decir Qeshm o Qishm), garante del aprovisionamiento en agua de Ormuz, y de la fortaleza del Bandel de Comorán (es decir Gombrún), ha sido valorada tradicionalmente como una muestra del ascenso de Persia a primera potencia regional y de la decadencia paralela de la presencia lusitana en Asia. En este contexto, Joan-Pau Rubiés retoma la cuestión, planteándose al mismo tiempo, fiel a la temática propuesta de las conexiones imperiales, el papel que pudo desempeñar la unión de las Coronas en este desenlace desafortunado para Portugal y para la Monarquía hispánica.

28El autor parte de la hipótesis (casi de la convicción) de que las evidentes disfuncionalidades de la unión de las Coronas «no pueden considerarse causas suficientes del fracaso portugués en Asia», ya que quedaron contrarrestadas por las también existentes «potencialidades de sinergia positiva». Finalmente, a la hora de dirimir las responsabilidades, Goa cargó las culpas a la cuenta de los errores estratégicos cometidos en Madrid, mientras el gobierno metropolitano (y, dicho sea de paso, también el embajador Don García de Silva y Figueroa y su secretario Saulisante, autor de una crónica de la misión diplomática estudiada por el mismo autor) disparaba sus dardos contra la generalizada corrupción y la falta de espíritu militar de las autoridades portuguesas instaladas en Asia. Analizando los mutuos reproches, Joan-Pau Rubiés nos advierte de que no siempre se dieron tales posturas enfrentadas. Por el contrario, buscando una vía intermedia, puede concluir con la siguiente afirmación, bien pensada y argumentada: «Así pues, no hubo falta de compromiso con el Estado da Índia portugués, ya que al fin y al cabo la reputación de la Monarquía estaba en juego, pero sí falta de una acción más enérgica, en parte atribuible a una mayor distancia psicológica por parte de las élites imperiales, que sopesaban el mundo desde el corazón de Castilla».

  • 26 Silva y Figueroa, Comentarios de la embajada…, pp. 569 y 583.

29No obstante, y ya en relación con la misión diplomática ante Abbas el Grande, el autor condena a las autoridades de Goa por obstaculizar la acción del embajador, sobre todo porque Don García y su comitiva fueron detenidos durante largos meses en la ciudad en contra de la voluntad del propio embajador y porque esta demora debilitó su capacidad negociadora, que ya se veía mermada por la pesada carga de presentar nuevas reivindicaciones, como la devolución de Bahrein, Qeshm y Gombrún. Por otra parte, la actitud de los portugueses de la India probablemente contribuyó notablemente a la sucesiva pérdida de todas sus plazas en el golfo pérsico, tal como no se cansó de señalar Don García en sus escritos, antes y después de la capitulación de Ormuz, cuya extrema vulnerabilidad se debía en buena parte a «la mala disposición de sus defensores, faltándoles no sólo resolución y ánimo para lo que en casos semejantes es menester que haya, pero (sino) también careciendo los capitanes que en aquélla trienalmente (se) sucedían de toda práctica y experiencia de guerra…», motivado todo ello por «la confusión y desconfianza, cuando no se le quisiese dar otro nombre, de quien los gobernaba, faltando en ellos por esta causa aquella alacridad y ardor militar que en semejantes casos los hombres suelen tener»26.

  • 27 Alonso, 1993; Gil Fernández, 2006 y 2009.

30Si la misión diplomática de Don García de Silva y Figueroa se detuvo por un cierto espacio de tiempo en Ormuz, tanto a la ida como a la vuelta, su culminación tuvo lugar con la segunda entrevista mantenida con el shah Abbas en Isfahán en agosto de 1619. Sabemos los pormenores de la misión por el propio embajador y además por los estudios que le han dedicado diversos autores, como el propio Joan-Pau Rubiés y, anteriormente, Carlos Alonso y Luis Gil27. Y sabemos también los nulos resultados de la negociación: la alianza con la Monarquía hispánica había dejado de tener interés para el soberano persa, la devolución de Bahrein estaba fuera de toda discusión, la ocupación de Ormuz era un objetivo prioritario para el imperio safaví y la presencia inglesa en la corte persa seguiría siendo una baza estratégica para el shah Abbas. Don García, aparte de la confirmación del consentimiento para la actuación de los misioneros católicos, sólo obtuvo un permiso para sacar los caballos necesarios para su regreso, un regalo para Felipe III y, sobre todo, la autorización (harto deseada) para abandonar Persia después de tantos años de infructuosas gestiones.

  • 28 Para la biografía rectificada del embajador, Moreno González, Martínez Shaw, 2017. Sobre la numism (...)

31Carlos Martínez Shaw, después de dar cuenta de los trabajos propiciados por la conmemoración de las efemérides del cuarto centenario de la embajada por parte de los historiadores portugueses y españoles, haciendo una especial mención de las relevantes rectificaciones biográficas sobre la figura de Don García debidas a las investigaciones de José María Moreno, analiza por extenso la valiosa información aportada por una fuente hasta ahora ignorada, el Libro Diario de Gastos de la embajada, cuyas pormenorizadas cuentas, llevadas entre el 1 de enero de 1619 y el 29 de mayo de 1620, ofrecen nuevos datos sobre el contexto y el desarrollo de la misión ante el shah de Persia. Son datos que tienen que ver con el personal (los componentes del séquito o «casa» del embajador), la toponimia (los lugares visitados, a contrastar con las informaciones procedentes de los Comentarios), la numismática (también puesta en relación con las informaciones de Bert Fragner en la Cambridge History of Iran, y las más recientes de Rudi Mathee, Willem Floor y Patrick Clawson) y, sobre todo, con la vida cotidiana y la cultura material28.

  • 29 A tal efecto, pueden consultarse varios estudios recientes realmente significativos, como los edit (...)

32Es tal vez en estos dos campos (junto con el apartado relativo a la moneda) donde las aportaciones resulten más interesantes. Por un lado, el autor da cuenta de numerosos pormenores acerca de la infraestructura de toda una comitiva instalada en Ormuz, en Shiraz y en Isfahán o bien en marcha a través de las tierras iranias: medios de transporte (caballos y camellos, palanquines y literas, embarcaciones de diverso tipo), alojamiento (caravansares), servicio de correos (xateres, patamares), servicio de sanidad, suministro de alimentos, de forrajes y del agua imprescindible y tan difícil de obtener en el golfo pérsico. Y por otro, nos muestra un extenso abanico de géneros textiles, de armas blancas y de fuego o de productos comestibles, a veces verdaderas especialidades locales por su origen (como los yambos o pomarrosas) o por su preparación (como los pistachos azucarados). En suma, una aportación a una corriente historiográfica cada vez más caudalosa que se ocupa tanto del consumo de toda clase de bienes en los dominios europeos de Ultramar como de las numerosas transferencias de productos entre las cuatro partes del mundo durante los tiempos modernos29.

33Una vez concluida la lectura de las distintas contribuciones, y evitando repetir lo ya dicho en las primeras páginas de este ensayo, todavía se imponen algunas reflexiones que sirvan de cierre o conclusión. La historia global ha subrayado acertadamente la creciente conexión entre los distintos continentes a partir de la expansión europea por África, América y Asia, de la mano principalmente de Portugal, España, Inglaterra, Francia y de las Provincias Unidas. Ahora bien, dentro de este mundo globalizado, de este mundo que se va fraguando a partir del siglo xv, y pese a que no debemos enfatizar una interconexión que tomaría como base a una Europa vinculada unilateralmente a África, América y Asia, sino que debemos tomar en consideración los vínculos que se establecen entre los distintos espacios extraeuropeos poniendo en comunicación a África con América a través del Atlántico o a América con Asia a través del Pacífico, también es cierto que se pueden analizar una serie de conexiones independientes privilegiadas, que poseen su propia personalidad y especificidad.

  • 30 Pietschmann (ed.), 2002; Oliva Melgar, Martínez Shaw (eds.), 2005; Elliott, 2006; e Id., 2014.

34Esta concepción ya apareció en el debate sobre el sistema atlántico bajo la forma de la contraposición entre la existencia de un solo sistema en que las similitudes oscurecían de modo decisivo las peculiaridades regionales y la pertinencia de distinguir diversos sistemas de relaciones particulares poco reductibles a un solo esquema común a todos ellos. De esta forma, José María Oliva y Carlos Martínez Shaw teorizaron la realidad de un sistema atlántico español, una noción que posteriormente ha parecido quedar refrendada por John Elliott, primero al realizar la historia comparada de los imperios español e inglés en América y, más tarde, al avanzar una interpretación de las similitudes y diferencias entre los sistemas atlánticos español y portugués30.

  • 31 La idea está ya presente en Gruzinski, 2004.
  • 32 Haciéndose eco de los conocidos y justamente prestigiados trabajos de Dennis Owen Flynn y Arturo G (...)
  • 33 A las obras ya citadas, pueden añadirse las de Bourdeu et alii, 2014; Giráldez, 2015; Valladares, (...)

35Ahora, y fortalecida la opinión por algunas de las últimas publicaciones aparecidas en el panorama historiográfico y (¿cómo no?) por los trabajos presentados en este dossier, tal vez debamos hablar con toda propiedad y convicción de una globalización ibérica con rasgos distintivos frente al fenómeno general de la primera mundialización31. En cualquier caso, el inicio del fenómeno aparece vinculado a cuatro momentos históricos protagonizados por portugueses y españoles: el descubrimiento de América por Cristóbal Colón, la llegada a la India de Vasco de Gama, el descubrimiento del Pacífico por Vasco Núñez de Balboa y la primera vuelta al mundo realizada por la expedición de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano. Además, la plata española (en puridad, hispanoamericana) fue tal vez el primer catalizador de esta primera globalización, como se ha tratado de demostrar en algunos trabajos consagrados a la cuestión32. Y, para terminar, en el mismo momento en que se estaba gestando este dossier, seguían apareciendo con acelerada cadencia otros trabajos para subrayar con nuevos argumentos la singularidad de la unión de las Coronas de Portugal y España como uno de los factores que aceleraron el proceso de la primera globalización, de esta globalización temprana (como la denomina Bern Hausberger), de esta «globalización ibérica»33.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Balbuena, Bernardo, Grandeza mexicana [1604], ed. de Luis Adolfo Domínguez, México, 1990.

Guerreiro, Afonso, Relaçâo das Festas que se Fizeram na Cidade de Lisboa na Entrada de El-Rei D. Felipe, Primeiro de Portugal [1581], Lisboa, 1950.

Silva y Figueroa, Don García de, Comentarios de… la embajada que de parte del rey de España don Felipe III hizo al rey Xa Abbas de Persia [2 vols.], ed. de Manuel Serrano y Sanz, Madrid, 1903-1905; Id., Comentarios de la Embaxada al Rey Xa Abbas de Persia (1614-1624) [2 vols.], ed. de Rui Manuel Loureiro, Ana Cristina Costa Gomes, Vasco Resende, Lisboa, 2011.

Bibliografía

Alfonso Mola, Marina, Martínez Shaw, Carlos (2004a), «La era de la plata española en Extremo Oriente», Revista Española del Pacífico, 17, pp. 33-52.

Alfonso Mola, Marina, Martínez Shaw, Carlos (2004b), «Pedro Páez y la misión jesuítica en Etiopía en el contexto de la unión de las Coronas de España y Portugal», Espacio, Tiempo y Forma, 17, pp. 59-75.

Alfonso Mola, Marina, Martínez Shaw, Carlos (dirs.) [2007], La ruta española a China, Madrid.

Alfonso Mola, Marina, Martínez Shaw, Carlos (2013), «España y el comercio de Asia en el siglo xviii. Comercio directo frente a comercio transpacífico», en Isabel Lobato, José María Oliva (eds.), El sistema comercial español en la economía mundial (siglos xvii-xviii). Homenaje a Jesús Aguado de los Reyes, Huelva, pp. 325-380.

Alonso, Carlos (1993), La embajada a Persia de D. García de Silva y Figueroa (1612-1624), Badajoz.

Aram, Bethany, Yun Casalilla, Bartolomé (2014), Global Goods and the Spanish Empire, 1492-1824. Circulation, Resistance and Diversity, Croydon (UK).

Bailey, Gauvin Alexander (2010), The Andean Hybrid Baroque. Converging Cultures in the Churches of Colonial Peru, Notre Dame.

Biedermann, Zoltán (2014), The Portuguese in Sri Lanka and South India: Studies in the History of Diplomacy, Empire and Trade, 1500-1650, Wiesbaden.

Bonialian, Mariano (2014), China en la América colonial. Bienes, mercados, comercio y cultura desde México hasta Buenos Aires, México, D. C.

Borao Mateo, José Eugenio (2014), Spaniards in Taiwan, Taipei, 2 vols.

Bourdeu, Étienne, Almeida Mendes, António de, Gaudin, Guillaume, Planas, Natividad, Girard, Pascale, Muchnik, Natalia (2014), La Péninsule Ibérique et le monde, 1470-1650, Clamecy.

Campo López, Antonio Carlos (inédito), La presencia española en el norte de Sulawesi durante el siglo xvii, trabajo de fin de Master leído en 2014, UNED, Madrid.

Cardoso, Alírio (inédita), Maranhâo na Monarquía Hispânica: intercâmbios, guerra e navegaçâo nas fronteiras das Índias de Castela (1587-1655), tesis doctoral leída en 2012, Universidad de Salamanca.

Chaunu, Pierre (1960), Les Philippines et le Pacifique des Ibériques (xvie, xviie, xviiie siècles), París.

Couto, Dejanirah, Loureiro, Rui Manuel (2007), Ormuz, 1507-1622: Conquista e Perda, Lisboa.

Couto, Dejanirah, Loureiro, Rui Manuel (eds.) [2008], Revisiting Hormuz. Portuguese Interactions in the Persian Gulf in the Early Modern Period, Wiesbaden.

Dantas, Vinícius (2014), «Los arbitristas y la América portuguesa (1590-1640)», Anuario de Estudios Americanos, 71, pp. 145-170.

Elliott, John H. (2006), Imperios del mundo atlántico. España y Gran Bretaña en América, 1492-1830, Madrid.

Elliott, John H. (2014), El Atlántico español y el Atlántico luso: divergencias y convergencias, Las Palmas de Gran Canaria.

Fragner, Bert (1986), «Social and Internal Economic Affairs», en Peter Jackson, Lawrence Lockhart (eds.), The Cambridge History of Iran, t. VI: The Timurid and Safavid Periods, Cambridge, pp. 491-567.

Gil Fernández, Luis (2006, 2009), El Imperio Luso-Español y la Persia Safávida, Madrid, 2 vols.

Giráldez, Arturo (2015), Thea Age of Trade. The Manilla Galleons and the Dawn of the Global Economy, Londres.

Gruzinski, Serge (2004), Les Quatre parties du Monde. Histoire d’une mondialisation, París.

Hausberger, Bernd (2018), Historia mínima de la globalización temprana, México DF.

Hernández, Bernat (2015), Bartolomé de las Casas, Madrid.

Herrera Reviriego, José Miguel (inédita), Manila y la gobernación de Filipinas en el mundo interconectado de la segunda mitad del siglo xvii, tesis doctoral leída en 2014, Universidad de Castellón.

Hyden-Hanscho, Veronika, Pieper, Renate, Stangl, Werner (eds.) [2013], Cultural Exchange and Consumption Patterns in the Age of Enlightenment. Europe and the Atlantic World, Bochum.

Kubler, George (1988), A Arquitectura Portuguesa Châ. Entre as Especiarias e os Diamantes, 1521-1706, Lisboa.

Lamana, Gonzalo (2008), Domination without Dominance. Inca-Spanish Encounters in Early Colonial Peru, Durham – Londres.

Loureiro, Rui Manuel (2014), «Relaciones entre las coronas ibéricas y el golfo pérsico», en Carlos Martínez Shaw, José Antonio Martínez Torres (dirs.), España y Portugal en el Mundo, 1581-1668, Madrid, pp. 341-368.

Marques, Guida (inédita), L’invention du Brésil entre deux monarchies. Gouvernement et pratiques politiques de l’Amérique portugaise dans l’union ibérique (1580-1640), tesis doctoral leída en 2009, École des Hautes Études en Sciences Sociales, París.

Marques, Guida (2014), «En los confines del imperio hispano-portugués. La conquista del Marañón y del Gran Pará durante la unión ibérica», en Carlos Martínez Shaw, José Antonio Martínez Torres (dirs.), España y Portugal en el Mundo, 1581-1668, Madrid, pp. 249-278.

Martínez Shaw, Carlos (2013), «Las fronteras luso-hispanas en América. El tratado de Madrid (1750-1761)», en David Marcos Martín (ed.), Monarquías encontradas. Estudios sobre Portugal y España en los siglos xvii-xviii, Madrid, pp. 279-307.

Martínez Shaw, Carlos (2014a), «España y Japón durante la era Keichô», en Antonio Miguel Bernal Rodríguez (ed.), Oriente y Occidente. La primera globalización en tiempos del Barroco, Sevilla, pp. 80-86.

Martínez Shaw, Carlos (2014b), «La Misión Keichô en España (1614-1617)», Estudios de Historia de España (Tokio), 28, pp. 2-19.

Martínez Shaw, Carlos, Martínez Torres, José Antonio (dirs.) [2014], España y Portugal en el mundo (1581-1668), Madrid.

Martínez Torres, José Antonio (2014), «Politics and Colonial Discourse in the Spanish Empire: The African Atlantic Possessions, 1575-1630», Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, 51, pp. 113-149.

Mathee, Rudi, Flores, Jorge (eds.) [2011], Portugal, the Persian Gulf and Safavid Persia, Lovaina.

Mathee, Rudi, Floor, Willem, Clawson, Patrick (2013), The monetary history of Iran. From the Safavids to the Qajars, Londres.

Moreno González, José María, Martínez Shaw, Carlos (2017), Un extremeño en la Persia del siglo xvii. Nuevos testimonios de la embajada de Don García de Silva y Figueroa (1614-1624), Badajoz, Diputación Provincial de Badajoz.

Oliva Melgar, José María, Martínez Shaw, Carlos (eds.) [2005], El sistema atlántico español (siglos xvii-xix), Madrid.

Ollé, Manel (2000), La invención de China. Percepciones y estrategias filipinas respecto a China durante el siglo xvi, Wiesbaden.

Ollé, Manel (2002), La empresa de China. De la Armada Invencible al Galeón de Manila, Barcelona.

Ollé, Manel (2013), «La proyección de Fujian en Manila: los sangleyes del parián y el comercio de la Nao de China», en Salvador Bernabéu Albert, Carlos Martínez Shaw (eds.), Un océano de seda y plata: el universo económico del Galeón de Manila, Madrid, pp. 155-178.

Ollé, Manel (2014), «Entre China y la Especiería. Castellanos y portugueses en Asia Oriental», en Carlos Martínez Shaw, José Antonio Martínez Torres (dirs.), España y Portugal en el Mundo, 1581-1668, Madrid, Polifemo, pp. 369-390.

Pietschmann, Horst (ed.) [2002], Atlantic History. History of the Atlantic System, 1580-1830, Göttingen.

Qi, Han (2013), «La influencia del Galeón de Manila sobre la dinastía Ming», en Carles Brasó Broggi (coord.), Los orígenes de la globalización: el Galeón de Manila, Shanghai, pp. 67-104.

Scott, Heidi V. (2009), Contested Territory. Mapping Peru in the Sixteenth and Seventeenth Centuries, Notre-Dame.

Senos, Nuno (2003), «“Na esperança de vossa real presença desejada”. El arte y un poder ausente en la Lisboa filipina, 1580-1640», Reales Sitios, 158, pp. 48-61.

Valladares, Rafael (2002), Castilla y Portugal en Asia (1580-1680). Declive imperial y adaptación, Lovaina.

Valladares, Rafael (2016), « Por toda la Tierra ». España y Portugal: globalización y ruptura, 1580-1700, Lisboa.

Haut de page

Notes

1 Alfonso Mola, Martínez Shaw, 2004b.

2 Sobre la embajada a Persia, se hablará más extensamente en este texto que cierra el dossier, aunque podemos empezar por citar los cuatro volúmenes dedicados por Rui Manuel Loureiro y otros colaboradores a la reedición de los Comentarios de la embajada de Don García (Lisboa, 2011). Sobre la embajada de Hasekura, a la que sólo se alude marginalmente, se pueden consultar las recientes contribuciones (que ofrecen un panorama renovado de las tres embajadas sucesivas a los reyes de España y Portugal Felipe II y Felipe III) de Martínez Shaw, 2014a; e Id., 2014b.

3 Senos, 2003, p. 59.

4 Guerreiro, Relaçâo das Festas… (ed. moderna, Lisboa, 1950).

5 Senos, 2003, p. 60. Aquí la descripción se basa en el libro de Kubler, 1988.

6 A este respecto, debe consultarse la visión de conjunto ofrecida por el volumen de Martínez Shaw, Martínez Torres (dirs.), 2014.

7 Balbuena, Grandeza mexicana [1604], p. 77.

8 Gruzinski, 2004, pp. 13-17, 49-53.

9 La diatriba contra los conquistadores castellanos, en Hernández, 2015, p. 67. Las cursivas son nuestras.

10 Ollé, 2000; y Id., 2002.

11 Tanto es ello así que todavía en las postrimerías del siglo xviii los holandeses cuestionaban abiertamente el derecho de los buques españoles a navegar por la ruta del cabo de Buena Esperanza para llegar a sus dominios de Filipinas, como se señala en Alfonso Mola, Martínez Shaw, 2013.

12 Hay que poner en relación estos proyectos, muchos de los cuales no pasaron del papel, con otros trabajos anteriores del propio Martínez Torres, 2014, pp. 113-149.

13 En este sentido, es muy representativo su reciente trabajo. Véase Dantas, 2014.

14 Una síntesis de estas actuaciones en Alfonso Mola, Martínez Shaw (dirs.), 2007, pp. 113-130. También se debe consultar, entre otros trabajos, el de Valladares, 2002.

15 La cuestión, por su trascendencia, ha dado lugar a dos recientes tesis doctorales, la de Marques, inédita, y la de Cardoso, inédita. Sobre el mismo caso, ha insistido Marques, 2014, pp. 249-278. Por otra parte, la acción fue contestada por España cuando en el siglo xviii ambas potencias se pusieron de acuerdo en fijar unos límites concretos a sus dominios americanos, como puede verse en Martínez Shaw, 2013.

16 Entre los muchos trabajos dedicados a esta cuestión, véase Biedermann, 2014.

17 Véase artículo de Z. Biedermann en este mismo dossier.

18 Lamana, 2008; Scott, 2009; y Bailey, 2010.

19 Chaunu, 1960.

20 Tras mucho tiempo de vacilaciones sobre los datos concretos, hoy es posible conocer los pormenores de la presencia española en Formosa gracias a diversos estudios y, singularmente, gracias a los documentos publicados en dos volúmenes por Borao, 2001-2002 (el primer volumen, para los años 1582-1641, cuenta con una edición revisada en 2014).

21 Campo López, inédito. También se encuentran valiosas referencias en Herrera Reviriego, inédita.

22 Ollé, 2013.

23 Id., 2014.

24 Qi, 2013.

25 Couto, Loureiro, 2007; Id., 2008; y Loureiro, 2014.

26 Silva y Figueroa, Comentarios de la embajada…, pp. 569 y 583.

27 Alonso, 1993; Gil Fernández, 2006 y 2009.

28 Para la biografía rectificada del embajador, Moreno González, Martínez Shaw, 2017. Sobre la numismática safaví, véanse Fragner, 1986, pp. 556-567, y Mathee, Floor, Clawson, 2013, pp. 11-135.

29 A tal efecto, pueden consultarse varios estudios recientes realmente significativos, como los editados por Hyden-Hanscho, Pieper, Stangl (eds.), 2013; Aram, Yun-Casalilla, 2014 ; y Bonialian, 2014.

30 Pietschmann (ed.), 2002; Oliva Melgar, Martínez Shaw (eds.), 2005; Elliott, 2006; e Id., 2014.

31 La idea está ya presente en Gruzinski, 2004.

32 Haciéndose eco de los conocidos y justamente prestigiados trabajos de Dennis Owen Flynn y Arturo Giráldez, se ofrece una opinión divergente de la de estos autores en Alfonso Mola, Martínez Shaw, 2004a.

33 A las obras ya citadas, pueden añadirse las de Bourdeu et alii, 2014; Giráldez, 2015; Valladares, 2016; y Hausberger, 2018.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Marina Alfonso Mola, « Reflexiones sobre la primera globalización ibérica »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2 | 2018, 181-200.

Référence électronique

Marina Alfonso Mola, « Reflexiones sobre la primera globalización ibérica », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 19 octobre 2018, consulté le 12 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/9173 ; DOI : 10.4000/mcv.9173

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals