Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus
Époques ancienne et médiévale

Guillermo Tomás Faci, Montañas, comunidades y cambio social en el Pirineo medieval. Ribagorza en los siglos x-xiv

Álvaro Carvajal Castro
Référence(s) :

Guillermo Tomás Faci, Montañas, comunidades y cambio social en el Pirineo medieval. Ribagorza en los siglos x-xiv, Toulouse – Zaragoza, Presses Universitaires du Midi – Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2016, 448 p.

Texte intégral

1Escrita en la mejor tradición de las grandes tesis regionales, Montañas, comunidades y cambio social en el Pirineo medieval. Ribagorza en los siglos x-xiv, de Guillermo Tomás Faci, se presenta como un magnífico estudio de las transformaciones socioeconómicas y políticas que se desarrollaron en el territorio ribagorzano a lo largo de los siglos alto y plenomedievales. Ribagorza, a pesar de sus reducidas dimensiones, se despliega como un excelente laboratorio de análisis para el estudio de algunos de los temas clásicos de la historia rural desde un manejo cuidadoso del repertorio de fuentes disponibles ― tanto escritas como, en menor medida, materiales. El estudio de aspectos tales como los patrones de poblamiento y de territorialidad, la apropiación y gestión de los recursos naturales y la estructura de la propiedad, las dinámicas económicas, la composición de los grupos familiares, la conformación y el desarrollo de las comunidades locales y la estructuración de los grupos dominantes se entreteje a lo largo de una exposición que, no obstante la complejidad de los procesos considerados, resulta clara y dinámica.

2El análisis de estos y otros factores permite al autor dar cuenta de la manera en la que se articularon y se transformaron en el tiempo las relaciones entre los distintos grupos sociales que poblaron o tuvieron intereses en Ribagorza, lo que constituye el aspecto más destacable de la obra. En los primeros capítulos, el estudio de las formas de ocupación y apropiación del territorio nos deja entrever las diferencias que existían entre la Ribagorza Alta, donde dominaba un poblamiento de tipo aldeano y donde se observan pautas de gestión colectiva de ciertos recursos naturales; y la Ribagorza Media, donde a un poblamiento más disperso parecería asociarse una menor regulación en el uso de los comunales. Argumenta el autor que allí donde se aprecian, esos rasgos colectivos serían indicio de la existencia y fuerza relativa de unas comunidades campesinas cuyo peso e iniciativa reivindica tanto en lo económico como en lo social. En lo económico, atribuye a la lógica y a las iniciativas campesinas la tendencia a la ampliación de los terrazgos cultivados, un argumento en el que pesa la manera en la que una cierta tradición historiográfica ha tendido a orientar la lectura de unas fuentes aún escasas para el periodo más temprano, pero que en cualquier caso se propone desde un esfuerzo por resituar y repensar el papel de los distintos actores sociales en las dinámicas económicas de estos siglos. En lo social, la limitada proyección sociopolítica de las élites ribagorzanas habría permitido disfrutar a estos colectivos campesinos no solo de un cierto grado de autonomía, sino también de una cierta fuerza frente a determinadas imposiciones de los poderes laicos y eclesiásticos.

3A partir de la segunda mitad del siglo xi y a lo largo del siglo xii, el equilibrio de fuerzas entre los grupos campesinos y las élites se alteró. Estas últimas ganaron un creciente peso, a lo que coadyuvaron factores tales como los procesos de acumulación de propiedades que protagonizaron personas como Sancha de Benasque y otras aristocracias regionales; o como la extensión de formas de dominio jurisdiccional vinculadas a la afirmación de la monarquía navarra sobre Ribagorza. Un recorrido por la historia de algunos de los principales linajes aristocráticos y de los monasterios regionales más importantes ― no obstante su relativa modestia ―, acompañado por una consideración de la posición y papel de los grupos que asumieron el papel de intermediarios entre las sociedades locales y los poderes señoriales, muestra que el de las élites era un conjunto heterogéneo integrado por colectivos con posiciones sociales e intereses diversos. Aunque breve, una consideración de la influencia de los obispos de Urgel, de cuya diócesis era parte Ribagorza; así como un primer acercamiento al impacto en el condado de las monarquías navarra y aragonesa ― en definitiva, de un Estado que, si bien en un principio se presenta tan solo bajo la forma de un relato de acontecimientos políticos, poco a poco va cobrando entidad ― da cuenta de la manera en la que el territorio se engarzaba en el marco político que lo englobaba. Considerados en conjunto, estos elementos muestran el progresivo fortalecimiento de los grupos dominantes, que se materializó en el territorio en dos aspectos fundamentales: por un lado, en la afirmación del control señorial a través de parroquias y castillos; y, por otro, en una mayor capacidad de exacción de rentas y en formas de dominio jurisdiccional cada vez más onerosas para los grupos campesinos.

4Estos últimos se vieron crecientemente atados a las tierras en las que vivían y que trabajaban. En el cabomaso, convertido en célula básica de explotación campesina, pero también de exacción de rentas, el dominio sobre la tierra y el control sobre las personas se conjugaron en una misma unidad jurídica. Esta afirmación señorial, aunque limitó la autonomía de los grupos campesinos, habría contribuido, no obstante, a cohesionar a las comunidades locales. Como ocurre en otros trabajos, la narrativa sobre el proceso de cristalización de las comunidades campesinas toma como referencia las formas jurídicas del siglo xiii, lo cual limita la posibilidad de pensar la institucionalidad propia de los colectivos campesinos de los siglos anteriores. El autor, no obstante, reconoce el peso de las dinámicas internas en la afirmación de estas comunidades y en su reproducción en el tiempo; y no omite considerar el peso de las desigualdades sociales que existían en su seno a la hora de analizar su configuración como sujetos políticos colectivos frente a los señores y la monarquía.

5La formalización de los concejos locales es uno de los aspectos que marca un siglo xiii caracterizado por profundos cambios a distintos niveles. Por un lado, el auge de las manufacturas y de la ganadería trashumante, acompañado por una creciente mercantilización, contribuyó a una importante transformación de los patrones económicos. Estos cambios estuvieron propiciados por el desarrollo de nuevos núcleos de poblamiento, las pueblas, que concentraron a una parte de la población campesina. La afirmación del marco normativo aragonés frente al catalán, al igual que el desarrollo de nuevas formas de tributación asociadas al desarrollo del Estado — que a través de distintos oficios ofrecía nuevas vías de ingreso para las élites —, participaron de la disolución de las formas de dependencia jurisdiccional vigentes durante el periodo anterior y, con ello, de la progresiva desaparición del cabomaso como célula de encuadramiento campesino. Es precisamente en el análisis de las transformaciones sufridas por las distintas formas de renta y tributo donde el autor encuentra un prisma que le permite desentrañar el juego de posiciones relativas y actitudes adoptadas por los distintos grupos sociales. Alineadas de diferentes maneras frente a estas transformaciones, que llegaron a generar conflictos de gran magnitud como los que a finales del siglo xiii se concretaron en el fenómeno de la Unión, las grandes élites laicas y eclesiásticas encontraron como contraparte a unos concejos que, con iniciativas propias, lucharon también contra las formas de dependencia personal vigentes, así como contra otras demandas señoriales y estatales. El autor explora las distintas vías, estrategias y repertorios de acción política de los concejos y no elude en su análisis la ambigüedad de algunos de los logros que alcanzaron ― por ejemplo, el que entrañaba la gestión de la tributación a nivel local, que conllevaba la afirmación de la fiscalidad estatal o señorial, pero que a la vez les permitía limitar la arbitrariedad de las exacciones y la distribución social de las cargas.

6La reivindicación de los colectivos campesinos como protagonistas políticos es quizá uno de los elementos que más cabe destacar de este trabajo. Y es que con ello el autor elabora un modelo que permite iluminar y comprender no solo el papel de estos colectivos en la articulación de resistencias a las demandas señoriales, sino también el valor de sus iniciativas políticas propias y su peso en las transformaciones sociales que tuvieron lugar a lo largo de este periodo. Ello le permite abordar el estudio de procesos tradicionalmente considerados desde el punto de vista de las élites, como el del desarrollo del Estado, desde una perspectiva que reconoce y tiene en cuenta al conjunto de los grupos sociales que participaron activamente en ellos. La obra trasciende así el ámbito de la historia rural y regional y se constituye como una contribución importante a nuestra manera de entender procesos históricos de mucha mayor amplitud.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Álvaro Carvajal Castro, « Guillermo Tomás Faci, Montañas, comunidades y cambio social en el Pirineo medieval. Ribagorza en los siglos x-xiv », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 48-2 | 2018, mis en ligne le 30 octobre 2018, consulté le 10 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/9577

Haut de page

Auteur

Álvaro Carvajal Castro

Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals