Navigation – Plan du site
Miscellanées

La paleografía y datación de la inscripción lusitana de Lamas de Moledo

Étude paléographique et datation de l’inscription lusitanienne de Lamas de Moledo
Palaeographical study and dating of the Lusitanian inscription of Lamas de Moledo
Ignacio Simón Cornago
p. 159-184

Résumés

La chronologie des inscriptions lusitaniennes est incertaine. Le but de ce travail est de déterminer la datation impériale de l'épigraphe rupestre des Lamas de Moledo, à partir de deux éléments paléographiques (les nexus et le o minute) et du contexte historique et linguistique de la région, illettrée jusqu’à la conquête romaine.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Sobre la lengua lusitana, las referencias fundamentales son: MLH IV; Prósper, 2002; Vallejo, 2005 (...)
  • 2 Las inscripciones se recogen en MLH IV, los ejemplares descubiertos con posterioridad están editad (...)
  • 3 Las inscripciones paleohispánicas, incluidas las lusitanas, se transcriben y citan según MLH.

1El lusitano es una de las lenguas paleohispánicas que desaparecieron como consecuencia del proceso de latinización. Forma parte de la familia indoeuropea, aunque su inclusión entre las lenguas celtas es objeto de discusión1. Solo se conocen seis textos redactados en lusitano, que proceden del occidente peninsular: de la provincia de Cáceres (Arroyo de la Luz) y de los distritos portugueses de Viseu (Lamas de Moledo y Viseu), Portalegre (Arronches) y Guarda (Cabeço das Fráguas), aunque en la epigrafía latina de esta misma región se recoge una importante serie onomástica —antropónimos y teónimos— que se relaciona con esta lengua2. Todas estas inscripciones están redactadas en alfabeto latino, una peculiaridad única dentro de la Península, pues casi la totalidad de los textos ibéricos y también la mayoría de los celtibéricos están escritos en signarios paleohispánicos3.

  • 4 Sobre la influencia latina, véase Estarán, 2016, pp. 249-281.

2La influencia romana no solo se manifiesta en la escritura, sino que hay en los textos lusitanos frases completamente latinas como los similares encabezamientos en las inscripciones de Lamas de Moledo (Rufinus et Tiro scripserunt) y Arroyo de la Luz (Ambatus scripsi), las desinencias de Apinus Vendicus Eriacainu[s] en el texto de Arronches —en el que también se utiliza la X como numeral—, y el nombre del fiel y la fórmula votiva en el ara de Viseu, en la que solo el teónimo aparece en lengua vernácula4. Ello significa que los textos de Cabeço das Fráguas y el nuevo ejemplar de Arroyo de la Luz, que se conserva incompleto, son los únicos redactados exclusivamente en la lengua local.

  • 5 Fernandes, de Carvalho, Figueira, 2009.
  • 6 Para la relación entre el lusitano y la religión: Alfayé, Marco, 2008; Beltrán, 2011, pp. 43-47; D (...)
  • 7 En MLH es leído como LABBO, pero el hallazgo junto al Cabeço das Fráguas de varias aras dedicadas (...)

3El carácter votivo del texto de Viseu es indiscutible, pues incluye la característica fórmula romana de los exvotos (u. s. l. m.) y la parte lusitana del texto parece referirse a los dioses y diosas de la ciudad (deibabor igo deibobor Vissaieigobor)5. También se han clasificados como religiosos el resto de textos lusitanos, pues se reconocen nombres de animales que, presumiblemente, se ofrecen en sacrificio: en el epígrafe de Lamas de Moledo (L.3.1) aparece una oveja, un cerdo y un toro, hecho que se ha relacionado con el ritual romano de la suouetaurilia6. También se ha identificado un importante número de divinidades en las inscripciones lusitanas, aunque su clasificación solo puede darse por segura cuando también están atestiguadas como tales en epígrafes latinos, como sucede con Crouceai (L.2.1), Reue, Trebarune (L.3.1), Bandi (Arronches), Munitie, Cantibidone (Arronches) y quizá también Laebo (L.3.1)7. Geográficamente, ocupan un territorio coherente: los ejemplares más meridionales, Arronches y Arroyo de la Luz, se ubican entre el Guadalquivir y el Tajo y los más septentrionales, Viseu, Lamas y Cabeço das Fráguas, proceden del interfluvio entre el Tajo y el Duero.

La más antigua cultura epigráfica en el occidente peninsular

4En época orientalizante se desarrolla, al sur del occidente peninsular, el más antiguo horizonte epigráfico paleohispánico que, sin embargo, apenas tiene presencia al norte del Guadiana y que casi se extingue por completo tras el final de este periodo; solo la conquista romana conlleva la aparición de una verdadera cultura epigráfica en el valle medio del Guadiana y en los cursos bajos del Tajo y el Duero. En época republicana (siglos ii y i a. C.), los epígrafes latinos son muy escasos, mayoritariamente aparecen sobre instrumenta y se relacionan con las campañas militares, o bien de conquista o bien de las guerras sertorianas. En esta región de Hispania, solo durante el reinado de Augusto se hacen comunes las inscripciones latinas (fig. 1).

Fig. 1. — Epigrafía entre el Guadiana y el Duero

Fig. 1. — Epigrafía entre el Guadiana y el Duero

a.- Inscripciones latinas republicanas: 1. Alcántara, 2. Cáceres el Viejo, 3. Lumbrales, 4. Candeleda.
b.- Inscripciones lusitanas: 1. Arroyo de la Luz, 2. Lamas de Moledo, 3. Cabeço das Fráguas, 4. Arronches, 5. Viseu.
c.- Inscripciones latinas de segura cronología augustea, por datación consular o titulatura imperial: 1. Alfaiates (AE 1967, 185), 2. Argomil (HEp, 1989), 3. Casar de Cáceres (CPILC 677), 4. Fuenteguinaldo (AE 2012, 729), 5. Alcácer do Sal (AE 1961, 246), 6. Idanha a Velha (AE 1961, 149, HEp 2, 770), 7. Jarandilla de la Vega (HEp 13, 242), 8. Ledesma (CIL II 859), 9. Pêro Viseu (AE 1976, 273), 10. San Salvador (CIL II 460), 11. Pozos de Hinojoso (CIL II 5033), 12. Ciudad Rodrigo (CIL II 858), 13. Ul (AE 1958, 10), 14. Guardão (AE 1954, 88), 15. San Pedro de Balsemão (CIL II 6199), 16. Lisboa (CIL II 180) y 17. Mérida (Ramírez Sádaba, 2003, nos 2-16).

Fuente: elaborado a partir de Encarnaçaõ, 1995, Abascal, 1996, Ramírez Sádaba, 2003, Cortés, 2013. La datación del resto de epígrafes no es tan precisa, sobre los criterios de datación, puede verse Encarnaçaõ, 1995 y el trabajo de Edmondson, 2006, sobre las estelas de Emerita. DAO: I. Simón Cornago.

  • 8 Están recogidas en MLH IV; sobre el origen de la escritura en la península ibérica, véase ahora De (...)
  • 9 Para el estado del desciframiento de la escritura, véase Ferrer, 2016. Un buen estado de la cuesti (...)
  • 10 MLH IV, mapa 1; Wodtko, 2009b; De Hoz, 2010, pp. 298-302, mapa 2.8. También Salinas, 1995, pp. 281 (...)
  • 11 Correa, 2008.
  • 12 También se ha recuperado un conjunto de esgrafiados sobre cerámica: MLH IV (grafitos 26-27); Almag (...)
  • 13 MLH IV (grafitos 10, 16 y 24-25).
  • 14 Ferrer, en prensa.
  • 15 Correa, 1996.

5Las lápidas con inscripciones en escritura del suroeste representan el conjunto epigráfico paleohispánico más antiguo pues se fechan, grosso modo, en época orientalizante8. Esta escritura no está completamente descifrada, lo que dificulta reconocer la lengua que se emplea y al respecto de la cual se ha planteado su posible carácter céltico9. El principal conjunto de estas lápidas proviene del Algarve y del Bajo Alentejo, aunque se han recuperado ejemplares al este —en el valle del Guadalquivir— y también al norte. Los hallazgos más septentrionales proceden de la cuenca del Guadiana10, pues en su margen izquierdo se han descubierto las estelas de Siruela (J.55.1), Cabeza de Buey11 y Medellín12; al norte del río, a cambio, solo se ha recuperado la de Almoroquí (Madroñera; J.56.1). También existen en este área, entre el Guadiana y el Tajo, inscripciones de otro tipo, como el epígrafe rupestre de Montfragüe, el grafito sobre una pequeña placa de pizarra de Cañamero y dos esgrafiados sobre dolia, uno procedente de Elvas y otro de Santa Vitoria do Ameixial13. Es muy significativo el grafito sobre cerámica recuperado en Villasviejas de Tamuja (Botija) pues, aunque está incompleto, recoge una secuencia de siete signos que coincide con la del signario de Espanca (J.25.1)14. Sin embargo, con el final del periodo orientalizante se produce la práctica desaparición de la epigrafía del Suroeste, de hecho son muy pocos los testimonios que permiten asegurar una pervivencia de este sistema de escritura en fechas posteriores: el grafito de Garvão y las leyendas monetales de Salacia (A.103), de incierta interpretación y que tradicionalmente se han relacionado con el signario del Suroeste15.

  • 16 Un trabajo de conjunto en Blázquez, 2010.
  • 17 DCPH II, pp. 111-112. Sobre su posible identificación en Guadajira (Badajoz), véase Almagro-Gorbea(...)
  • 18 DCPH II, p. 356.
  • 19 Untermann, 1995.
  • 20 Además de la serie en signario paleohispánico: tamusia, hay otra con leyenda latina en el reverso (...)
  • 21 Sánchez, García, 1988; véase también Burillo, 1998, pp. 305-308. Con el yacimiento se han relacion (...)
  • 22 Se ha señalado la posibilidad de que K.0.1, una inscripción celtibérica grabada sobre un cuenco de (...)
  • 23 DCPH II, pp. 369-370.
  • 24 DCPH II, p. 341.
  • 25 La raíz celt- está ampliamente atestiguada en la onomástica vernácula de la Hispania indoeuropea, (...)
  • 26 Berrocal, 1989, pp. 258-259, fig. 30.
  • 27 Vallejo, 2005, pp. 162-165.

6En un momento más avanzado, están activos en la región varios talleres monetales16. Pueden situarse en el valle medio del Guadiana dos cecas que emiten con rótulos en latín: DIPO, que se ha propuesto ubicar en Guadajira (Badajoz)17, y SISAPO (La Bienvenida, Almodóvar del Campo), acuñando ambas sendas series que pueden fecharse en el siglo i a. C18. Las leyendas se reducen al nombre de la ciudad escrito en alfabeto latino y no es posible determinar si estamos ante la forma latina o indígena del topónimo, como también sucede en las abundantes cecas que acuñan con letras latinas en el sur peninsular19. En signario paleohispánico solo emiten Salacia, ubicada en la costa y cuya singularidad ya se ha comentado, y en el interior, al norte del Guadiana, la ceca de Tamusia (A.91)20, que se ha reducido al yacimiento de Villasviejas de Tamuja (Botija)21 y que se clasifica como celtibérica, aunque se emplaza lejos del conjunto de talleres monetales celtibéricos22. Los más próximos son las cecas de TOLE23 y SEGOVIA24, con rótulos en alfabeto latino; no obstante, como sucede con los talleres del Guadalquivir, no es posible determinar si recogen la forma indígena o latina del topónimo, que en el primero de los casos, además, está abreviado. Por tanto, no es posible saber si son inscripciones propiamente romanas o un ejemplo del uso del alfabeto latino para escribir la lengua local. La primera hipótesis es la más plausible, pues en las dos series de TOLE aparece la locución ex s(enatus) c(onsulto) que además, en la segunda, está acompañada de un nombre claramente latino: C. VICCIVS C. F.; en la primera serie aparece otro término: CELTAMB, presumiblemente un nombre personal vernáculo abreviado25. Estos dos talleres acuñan en el siglo i a. C. Un ejemplo temprano, en el siglo ii a. C., del uso del alfabeto latino para escribir la lengua local, proviene del yacimiento del Castrejón de Capote (Higuera la Real, Badajoz), sensiblemente más al sur26. El mismo nombre personal está grabado completo o abreviado sobre cuatro vasijas: Ablonios, un antropónimo bien documentado en el repertorio onomástico indoeuropeo de Hispania que, a juzgar por su terminación en -os, no parece estar adaptado a la lengua latina27.

  • 28 Recuperados en Azuaga y Valencia del Ventoso (Badajoz).

7Las inscripciones latinas republicanas son muy escasas en la región y se asocian a las campañas militares de la conquista, ejemplo de lo cual son la deditio de Alcántara (ELRH, U2), las glandes inscriptae (ELRH, G1-10 y 15)28 y los grafitos sobre cerámica y ponderales del campamento de Cáceres el Viejo (ELRH, U9-19), en el que también se recuperó una tésera de hospitalidad latina, con una mención onomástica de tipo indoeuropeo referente a un individuo o grupo familiar: h. f. quom Elandorian (ELRH, U8). El bronce de Alcántara tiene datación consular del año 104 a. C., mientras que las balas de honda se relacionan con la guerra sertoriana y también el conjunto de epígrafes del campamento militar de Cáceres el Viejo, cuya destrucción se produce durante dicho conflicto.

  • 29 Sobre estas inscripciones: Salinas, 1995, pp. 284-285.
  • 30 Hernando, 2005, nos 165-166.

8Otra tessera latina procede de Las Merchanas (Lumbrales, Salamanca; ELRH, U22): te(s)era Caurie(n)sis magistratu Turi29. Probablemente haya sido expedida por la ciudad de Caurium, que se identifica con la Coria actual, en Cáceres, lo que supone un uso precoz del latín por parte de esta ciudad en un documento oficial como es esta tésera, puesto que la pieza debe datarse en el siglo i a. C. Un ejemplo excepcional se encuentra en los dos grafitos grabados sobre cerámica de fabricación local, recuperados en el Raso de Candelada, pues están realizados ante cocturam y recogen nombres latinos, cuya cronología es anterior a la destrucción del yacimiento, que se produce a mediados del siglo i a. C30.

  • 31 Simón Cornago, 2013.
  • 32 Al respecto, véase la síntesis de Le Roux, 2010.
  • 33 DCPH II, pp. 121-127, 112 y 333-335. En la última de estas cecas, en las series del siglo ii a. C. (...)
  • 34 Salinas, 1995, pp. 285-286; Encarnaçaõ, 1995; Esteban, 2000; Edmondson, 2002.
  • 35 También en las comunidades al norte del Tajo, como Capara y Caurium, estipendiarias hasta la munic (...)
  • 36 Wodtko, 2009b y 2017; Gorrochategui, Vallejo, 2010; Vallejo, 2013; Estarán, 2016, pp. 249-281. Sob (...)

9El reinado de Augusto marca un punto de inflexión en la latinización de Hispania, pues casi no hay inscripciones en escritura paleohispánica que puedan datarse con posterioridad31. En el caso de la región que nos ocupa, también implica grandes cambios políticos, que incluyen la creación de la provincia de Lusitania y la fundación de su capital: la colonia Augusta Emerita, con veteranos de las guerras cántabras; en época de César y Augusto también se fundan las colonias de Metellinum, Norba y Scallabis32. Las acuñaciones del periodo son completamente latinas en las tres únicas ciudades que emiten moneda: Emerita, Ebora y Salacia33, estas dos últimas promocionadas a municipios latinos, sustituyendo el latín a la escritura y lengua locales en Salacia. Desde este momento, la epigrafía es exclusivamente latina, excepto quizá alguno de los textos lusitanos. El latín monopoliza las monedas, miliarios, termini, la epigrafía honorífica —destacan los homenajes a la familia imperial en Mérida y Medellín— y también las inscripciones funerarias y religiosas34. La onomástica vernácula sí está muy presente en esta epigrafía latina, especialmente al norte del Guadiana, que incluye antropónimos, frecuentes incluso en una colonia romana como Norba Caesarina35, y teónimos, algunos de los cuales incluso mantienen el dativo vernáculo, mientras que el resto del epígrafe en el que aparecen es completamente latino36.

La datación de las inscripciones lusitanas

  • 37 De Hoz, 1995, p. 4; Id., 2013, pp. 89-91.

10Javier de Hoz considera que nunca existió una verdadera cultura escrita en lengua lusitana, sino simplemente un uso puntual con fines cultuales y que los textos serían obra de individuos bilingües alfabetizados en latín37. La manifiesta influencia latina en las inscripciones lusitanas permite suponer que son de cronología avanzada, pero su datación es imprecisa y difícil de determinar como señala Untermann en MLH, habida cuenta que el ejemplar del Arroyo de la Luz (L.1.1) está perdido y solo se conoce por una transcripción que no parece del todo fiable y, por su parte, que los textos de Lamas de Moledo y Cabeço das Fraguas son rupestres, por lo que solo pueden datarse en función de criterios paleográficos. Estas dificultades han provocado que, en muchas ocasiones, se haya evitado dar una datación para estos epígrafes o que las propuestas oscilen en una amplísima horquilla cronológica que va del siglo ii a. C. al iii d. C.

  • 38 Almagro-Gorbea, Ortega, Villar, 1999, p. 172; Villar, Pedrero, 2001b, pp. 667-669.
  • 39 Edmondson, 2002, p. 52.

11Las inscripciones lusitanas editadas tras MLH aportan nuevos elementos de juicio a este respecto. Los editores del nuevo epígrafe de Arroyo de la Luz han destacado dos rasgos arcaizantes de su paleografía que comparan con la que aparece en algunas cecas meridionales (IPORA, DIPO, ORIPENSE e ILIPA), lo que les lleva a datar este texto en el siglo ii a. C38: la forma angulosa de la S por un lado, y la P abierta por otro, que, efectivamente, es característica de época republicana. J. Edmondson, sin embargo, señala que el uso de la P abierta pervive en las inscripciones de Mérida y en la provincia de Cáceres durante los siglos i y ii d. C., y que las inscripciones lusitanas difícilmente pueden ser anteriores al siglo i d. C., cuando se introduce la cultura epigráfica en la región39.

  • 40 Carneiro et alii, 2008, p. 168.
  • 41 Es la interpretación defendida por Fr. Beltrán en el debate que sobre la inscripción de Arronches (...)
  • 42 Agradecemos la información que al respecto nos ha proporcionado Nádia Figueria. Sobre las interven (...)
  • 43 Fernandes, de Carvalho, Figueira, 2009, p. 145.
  • 44 Ibid., p. 144.
  • 45 Gamer, 1989, pp. 57-59, 201-202; la mayoría de los altares de la vecina ciudad de Conimbriga se fe (...)

12Por su parte, los editores del texto de Arronches han propuesto datarlo a comienzos del siglo i d. C., a juzgar por su paleografía, de la que destacan «barras horizontais breves; letras (como o A, o M, o N…) bem largas; B assimétrico e grafado em apenas dois movimentos; P aberto; R feito a partir do P40». En esta inscripción también aparece la forma abierta de P que, junto con el uso de interpunciones circulares, se han empleado como argumento para adelantar la cronología de esta pieza a época republicana41. Las mayores posibilidades de datación las ofrece el epígrafe descubierto en Viseu aunque, si bien es cierto que proviene de una excavación arqueológica, por desgracia, fue recuperado en un nivel revuelto42. Los editores, a tenor de su paleografía, de la que destacan las formas de G, M, A y R, lo fechan a mediados del siglo i d. C. o en su segunda mitad43. En lo que respecta al soporte, es la única inscripción lusitana que no es rupestre o aparece grabada sobre una laja informe o incompleta, ya que está incisa sobre un ara con base y coronamiento moldurados, el último de los cuales incluye frontón, puluini y un foculus circular. Tal y como señalan sus editores, la calidad de la pieza es superior al resto de arae de la región44, que no son anteriores al siglo i d. C45.

  • 46 Hernando Balmori, 1935. Tovar, 1966-1967, p. 244, también data por extensión en el siglo ii d. C. (...)
  • 47 Hernando Balmori, 1935, p. 84.
  • 48 Ibid., pp. 84-85.
  • 49 Ibid., pp. 89-90.
  • 50 Hübner, 1885, nos 37 y 38 = CIL XII 1714 y RIG L10.
  • 51 En RIG II.1, p. 57, se data en el siglo i d. C.

13Lo cierto es que, ante tales dificultades, parte de los editores y comentaristas de estos epígrafes no se ha aventurado a proponer una datación o los ha fechado en época imperial, concretamente en el siglo ii d. C., citando la edición que hizo Hernando Balmori del epígrafe de Lamas de Moledo46. Pero lo cierto es que esa no es la cronología propuesta por dicho autor, quien recoge en su artículo sobre la inscripción de Lamas las opiniones de Gómez Moreno y de Ferrandis, que sí la fechan en época imperial: «Gómez Moreno opina que la inscripción es del siglo ii d. C. Le decide a pensar así sobre todo el tipo estrecho de las E de rasgos transversales muy cortos47», y Ferrandis: «cree que la inscripción ofrece indicios no muy seguros de la segunda mitad del siglo i o de la primera mitad del siglo ii d. de J.-C.48». Sin embargo, el propio Hernando Balmori49, tras comparar la paleografía del texto con los Exempla scripturae epigraphicae, la data en época de César. Ello se debe a que considera como paralelos más cercanos dos inscripciones que Hübner fecha en tiempos de César50. Sin embargo, la datación en época cesariana de la segunda de ellas, que formalmente es la más similar (también emplea la o minuta), es difícil de sostener, pues se trata de un epígrafe galo-latino y plausiblemente es más tardío (fig. 2)51. De hecho, el uso de o minuta no parece anterior a Augusto e, igualmente, el amplio recurso que se hace en el texto de Lamas a diferentes nexos, especialmente los más complejos, impiden, a nuestro juicio, una datación republicana del texto.

Fig. 2. — Inscripción galo-latina de Autun

Fig. 2. — Inscripción galo-latina de Autun

Fuente: Hübner, 1885, no 38.

La datación de la inscripción de Lamas de Moledo

  • 52 Oliveira Berardo, 1857, p. 2.

14Es una inscripción rupestre (fig. 3), gradaba sobre un peñasco granítico y en cuya elaboración hubo de participar un lapicida profesional, pues no es un simple esgrafiado sino que está realizada con trazos gruesos y profundos, aunque no se ha rebajado el campo epigráfico, como se atestigua en otros epígrafes rupestres más cuidados del occidente hispano, tales como los incisos en el célebre santuario de Panoias (CIL II 2395). La primera noticia sobre este texto apareció en la obra de E. Botelho Ribeiro Pereira, Dialogos moraes sobre a fundação da cidade de Viseu, del año 1630, que es citada por Hübner y de la que señala «cum interpretatione ineptissima». Posteriormente, lo recoge Oliveira Berardo en 1857 en su Memoria sobre algumas inscripções encontradas no districto de Viseu, en la que indica que la inscripción era conocida desde hacía unos cincuenta años y de la que subraya está escrita en letras romanas, pero que los nombres son «completamente barbaros52».

Fig. 3. — Dibujos de la inscripción de Lamas de Moledo

Fig. 3. — Dibujos de la inscripción de Lamas de Moledo

Fuente: a.- elaboración a partir de Hernando Balmori, 1935; b.- elaboración a partir de Gómez Moreno, 1945.

15Transcripción:

16‘RVF’‘INVS’.ET/ T‘IR’OSCR‘IP’/ SE‘RVN’T/ VEAMNICORI [o VEAM‘IN’ICORI]/ 5DOENTI/ ANGOM/ LAMATICOM [o LA‘MMA’TICOM]/ CROVCEAIMAGA/ REAICOI.PETR‘AN’IOI.T [o PETRA‘VI’OI.]/ 10ADOM.PORGOMIOVEA. [o AI]/ CAELOBRIGOI

17Lectura de MLH, que incluye varias variantes (con comillas se indican los nexos). Aparato crítico:

1. Rufin(us) CIL II, p. 695, MLI.

4. [u]eamnicori CIL II, p. 695, ueamini cori Hernando Balmori, 1935, ueaminicori Tovar, 1960, Vaz 1989, Curado 1989, Estarán 2013, ueamninicori Rodríguez Colmenero 1993.

6. an[u]gom CIL II, p. 695, anucom MLI, amucom Gómez Moreno 1945, Curado 1989, anc.om Vaz 1989, amugom Rodríguez Colmenero 1993.

7. lammaticom Gómez Moreno 1945, lammatigom Rodríguez Colmenero 1993.

8. crouceimaca CIL II, p. 695, MLI, crouceai maca Gómez Moreno 1945, crougeai maca Tovar 1960, crougeai maga Vaz 1989, Curado 1989, Rodríguez Colmenero 1993, Búa 1999.

9. petrauio et CIL II, p. 695, petrauio [e]t MLI, reaigoi petranioi R Hernando Balmori 1935, petranio et Gómez Moreno 1945, reaicoi. petrauioi r. Vaz 1998, reaicoi petranoi r Tovar 1960, petrauioi t Curado 1989, reaigoi petranioi. t. Rodríguez Colmenero 1993, Búa 1999, petranioi t Vaz 1995.

10. adom. porcomiou[as] CIL II, p. 695, adom. porcomioueas MLI, adom porgomioueas Hernando Balmori 1935, adom porcomi oueas Gómez Moreno 1945, adom porgom ioueat Tovar 1960, adom porc. om iouea. Vaz 1989, adom porcom ioueai, Curado 1989, Rodríguez Colmenero 1993.

11. caeilobricoi CIL II, p. 695, MLI, caelobricoi, Gómez Moreno 1945, Vaz 1990, caeilobrigoi Hernando Balmori 1935, Tovar 1960, Rodríguez Colmenero 1993, caielobrigoi Vaz 1989, 1995, Búa 1999, caielobricoi Curado 1989.

  • 53 MLI, LVII.
  • 54 Hernando Balmori, 1935.
  • 55 Gómez Moreno, 1945.
  • 56 Vaz, 1989, 1990 y 1995.
  • 57 Rodríguez Colmenero, 1993; Id., 1995, n46.

18Fue editada por Hübner en CIL II 416, donde ofrece las lecturas de Berardo y Pereira, y después en Ad. n. 416 (p. 695), para añadir la lectura de Gurlitt, en cuyo comentario señala: «apparet haec initio excepto non Latina esse, sed lingua eius regionis propria scripta, quam ignoramus». De hecho, vuelve a catalogarla, junto con la de Arroyo de la Luz, en sus Monumenta Linguae Ibericae, en este caso a partir de la información de Gurlitt53. La mejor edición del texto se debe a C. Hernando Balmori, quien dedicó a la inscripción un artículo en el número 3 de la revista Emerita, donde ofrece dibujo y fotografía del epígrafe (fig. 3a)54. Unos años después también la comenta Gómez Moreno en su discurso de ingreso a la Academia de la Lengua, en el que recoge la lectura de Hübner, aunque con pequeñas variantes, y publica un nuevo dibujo (fig. 3b)55. Las siguientes ediciones basadas en autopsia se deben a J. L. Inês Vaz56, quien editó el texto en tres trabajos diferentes, con ligeras variantes entre unos y otros; y a Rodríguez Colmenero, que la incluye en su corpus de epigrafía rupestre del noroeste57. Finalmente, Untermann la edita en MLH IV como L.2.1.

  • 58 En el texto de Viseu aparece dos veces el mismo nexo, pero hay argumentos para desarrollarlo en un (...)

19El aparato crítico demuestra que las divergencias entre los editores se deben a la similitud entre C y G y a la dificultad de cómo resolver varios de los nexos que aparecen en el texto. El primer problema afecta a la lectura de la palabra que ocupa la sexta línea y de él también derivan las siguientes variantes: crouceai/crougeai y maga/maca en la séptima línea, reaicoi/reaigoi en la octava, pocom/porgon en la décima y caelobrigoi/caelobricoi en la undécima. El segundo problema son los nexos, pues no todos son reconocidos unánimemente, como sucede con el nombre que encabeza el texto [Rufinus y no Rufin(us)], en la cuarta línea (ueam‘in’icori o ue‘am’‘nin’icori) y en la última (caelobricoi, ca‘ie’lobricoi o ca‘ei’lobrigoi), ni hay unanimidad en cómo deben resolverse, así acontece con el que aparece casi al final del noveno renglón, que se ha desarrollado o bien como AN o bien como AV58.

  • 59 Rufinus y Tiro son dos cognomina latinos, aunque presumiblemente se trata de individuos de origen (...)
  • 60 Cardozo, 1972, nos 2-5, 8, 12, 13. Los nombres reducidos casi a un monograma no son propios de la (...)

20Efectivamente, uno de los elementos más llamativos de este texto es el uso de un significativo número de nexos, que se concentran en el encabezamiento latino. El nombre de Rufinus está reducido a dos de ellos, uno triple y otro cuádruple; en Tiro, por su parte, aparecen unidas la i y la r; y, finalmente, en scripserunt hay un nexo simple, que une la i con la p, y otro triple, que enlaza r, u y n59. En la línea 9 se reconoce otro nexo, aunque su resolución es discutida, mientras que en la línea 4 hay discrepancias sobre si existen o no uno o varios nexos. Es especialmente llamativo el primer antropónimo que está comprimido en dos nexos y que ha provocado el error de alguno de los editores, ya que es excepcional el modo en el que se ha escrito el nombre, reducido casi a un monograma. Esto último puede compararse con lo que sucede con otros antropónimos que aparecen en inscripciones igualmente rupestres de la Citania de Briteiros (Guimarães), de funcionalidad discutida y en las que un idiónimo indígena como Camalus está reducido a un nexo que une las cinco primeras letras, mientras que únicamente la desinencia de genitivo (-i) no forma parte del monograma60.

  • 61 Abascal, 1994, pp. 486-490.
  • 62 Martín Valls, Romero, Carretero, 2002, no 14. En un esgrafiado sobre una jarra de cerámica del mis (...)
  • 63 Rodríguez Colmenero, 1987, nos 489-491.

21El cognomen Rufus, muy común en la península ibérica61, aparece en otras inscripciones escrito con sus tres primeras letras en nexo: un epígrafe Conimbriga (HEp 2, 779), una estela de Gondomar (AE 2013, 863) y otra de Salvatierra de Santiago (Cáceres; CILC, no 288); Rufa, con sus tres primeras letras unidas, se atestigua en una estela de Vigo (CIRG II, no 45). En el campamento militar de Petauonium (Rosinos de Vidriales, Zamora) se ha recuperado una tegula en la que hay un esgrafiado ante cocturam que imita la forma de un sello latericio: ‘Ruf’us mil(es) l(egionis) X g(eminae) f(ecit), que debe ser anterior al año 63 d. C., cuando dicha legión abandona la península ibérica, y en el que las tres primeras letras del nombre personal aparecen, como sucede en Lamas, conformando un nexo complejo62, del mismo modo que en un sello impreso sobre varias tegulae recuperadas en Aquis Querquenis (Bande, Orense)63.

  • 64 En estas últimas, solo se ha propuesto reconocer un nexo (MAN) en K.11.1, a partir de un dibujo de (...)
  • 65 Panciera, 2012.

22Los nexos no son frecuentes en las otras inscripciones lusitanas. En el Cabeço das Fráguas y en Arroyo de la Luz solo se documenta uno, y ambos son simples, unión de dos letras: VE en la primera inscripción y AM en la segunda; en el ara de Viseu, por su parte, aparecen tres nexos: EI en dos ocasiones y AE en una tercera. No se documentan en las inscripciones celtibéricas en alfabeto latino, que se fechan en el siglo i a. C64. Por ello creemos que pueden constituir un elemento relevante para proponer una datación en época imperial del texto de Lamas de Moledo. El reciente estudio de S. Panciera sobre los nexos en las inscripciones lapídeas republicanas determina que no aparecen antes del siglo ii a. C. y que no se hacen comunes sino hasta la siguiente centuria. Recopila la siguiente lista de nexos: NT, PH, AE, NI, AL, HE, MA, VM, VE, VR, ME, TE, AM, NE, VE, AN, ND, NF, PHE, PL, RV, VN, VIT, VP, VT, AD, ANE, AR, AV, IE, IN, LE, LI, MAE, MB, MV, NA, THR, VF, VL y VA65. La mayoría se componen de dos letras y son muy escasos aquellos que agrupan a tres. En la epigrafía de Hispania de época republicana, se documentan nexos de dos, tres y hasta cuatro caracteres, aunque estos dos últimos tipos son minoritarios, como puede apreciarse en la tabla 1; un número significativo de ellos se atestigua en inscripciones sobre instrumenta, entre los que se encuentran algunos de los ejemplares más complejos (ANT, ITAS, AVT, ATA, ITAS, AVF y AVR).

Tabla 1. — Nexos en las inscripciones latinorrepublicanas de Hispania, elaborado a partir de ELRH (se indican en negrita las inscripciones sobre instrumenta)

ML C10, SP13-14 ST C77
MA C10, SP37 NE C78, SP5-6, SP41
VT C10 LI C78
AP C10 AVT C112
NT C10, C34, C50 VR C113
AV C14, C31, C42, SC17 ATA U13
ANT C14, SC4, SC14 NN U35
AM C28, SC1 TI U39
AT C31 NA U43
TV C34 PAP U49
NI C42, U42 VN U51
MPHA C60 VT U53
VR C64, C88 ITAS G10
VM C68 AVF G30
HI C73 TE SC13
PH C75 AVR SP7-8
TA C76 NT SP31
  • 66 Véase, por ejemplo, la pareja de inscripciones dedicadas por M. Acilius Nymphodotus a los divinos (...)

23Un segundo rasgo llamativo de la paleografía de este epígrafe es el uso de o minuta. La letra aparece en catorce ocasiones: en tres de ellas su tamaño es parejo al del resto de grafemas (lín. 5, 6 y 8), pero en el resto es sensiblemente menor, aunque incluso en este segundo grupo hay diferencias de tamaño significativas entre unos y otros ejemplares. En la epigrafía latina suele emplearse tras letras de forma abierta, C y G, quedando la vocal subsumida en su interior. Pero en el texto de Lamas no se percibe un uso coherente, pues la o minuta se emplea ante letras abiertas, C y G —que en la mayor parte de los casos la engloban (lín. 4, 7, 8 y 10; no así en lín. 10)—, pero también ante otras como R (lín. 1.), I (lín. 9 y 10), D, P (lín. 10) y L (lín. 11). Por su parte, la O de tamaño normal aparece precedida de D y R —ante las cuales también aparece la minuta (lín. 2 y 10)— e incluso ante G (lín. 6). Esta forma particular de la vocal no se emplea en ninguna otra inscripción lusitana. En el texto de Cabeço das Fráguas hay varios ejemplares de un tamaño ligeramente inferior al resto (lín. 1 y 5), pero la diferencia no es tan marcada como en Lamas, y tampoco se introducen en la letra que las precede. Esta letra no se emplea para solucionar problemas de maquetación, principalmente falta de espacio, en el epígrafe de Lamas de Moledo, que parece el principal motivo por el que se recurre a estas letras de módulo menor en la epigrafía latina66.

  • 67 Hübner, 1885, LXIII; Gordon, Gordon, 1977, pp. 156-157.
  • 68 Alföldy, 1995, fig. 9 = CIL II2/14 498.
  • 69 Beltrán, 1972, p. 133.
  • 70 HEp 19, no 19.
  • 71 Rodríguez Colmenero, Ferrer, Álvarez, 2004, no 208.

24El uso de la o minuta es muy significativo desde el punto de vista cronológico ya que solo se hace común en época imperial, como señala Hübner, quien también indica la predilección por su uso en la abreviatura de consules (COS)67. De hecho, no se utiliza en las inscripciones republicanas de Hispania y los ejemplares más tempranos que hemos podido localizar, aunque no hay un estudio específico sobre este particular rasgo epigráfico, son de cronología imperial: una inscripción funeraria de Sagunto de época julio-claudia68 y una inscripción dedicada a un pedagogo de la colonia de Celsa, que su editor fecha en época augustea69. En Lusitania, debe citarse un epígrafe emeritense recientemente publicado y que parece dedicado a L. Cornelius L. f. Bocchus, que se fecha en el reinado de Tiberio y en el que se utiliza en la abreviatura del cargo de cónsul (fig. 4)70; también es relevante su aparición en un epitafio de un soldado de la legio X Gemina (Rosinos de Vidriales, Zamora), pues debe datarse en época julio-claudia (AE 1928, 179). Las más antiguas inscripciones en las que se emplea la o minuta en la abreviatura COS son una de las tabulas de Monte Murado (Vila Nova de Gaia, Oporto), con la pareja consular del año 9 d. C. (Q. Sulpicio Camerino C. Poppaeo Sabino cos), y la tabula de bronce de Cauche el Viejo (CIL II2/5 732), con la pareja consular del año 38 d. C. (P. Nonio Asprenate M. Aquila Iuliano cos, fig. 5). También se utiliza en un miliario de Calígula fechado en el año 40 d. C., recuperado en A Gándara (Vedra) y en el que también se emplea un significativo número de nexos: C. Caesar Aug. Ger‘ma’‘ni’cus Ger‘ma’‘ni’ci Caes. f. Ti. Caes. Aug. n. diui Aug. pro‘ne’pos pa‘te’r pa‘tr’. po‘nt’ ‘ma’x. trib. pot. IIII cos II[I] m. [---]71.

Fig. 4. — Inscripción emeritense con o minuta

Fig. 4. — Inscripción emeritense con o minuta

Fuente: Depósito del CCMM, Archivo Fotográfico MNAR/Lorenzo Plana.

Fig. 5. — Tabulae aeneae de Monte Murado (a.) y Cauche el Viejo (b.), ambas con o minuta en la abreviatura COS

Fig. 5. — Tabulae aeneae de Monte Murado (a.) y Cauche el Viejo (b.), ambas con o minuta en la abreviatura COS

Fuente: a.- Núcleo Museológico de Arqueologia do Solar Condes de Resende, Vila Nova de Gaia; b.- Corell, 1994.

  • 72 Una inscripción con abundante uso de nexos y de o minuta para la abreviatura cos es la que homenaj (...)
  • 73 No hemos podido localizar ningún ejemplo en el catálogo de Ramírez Sádaba, 2003, ni en los termini(...)
  • 74 Almagro-Gorbea, Ortega, Villar, 1999, p. 172, aunque tampoco descartan que pudiera ser del siglo i(...)
  • 75 Sobre la importancia de los gobernadores como promotores de las primeras inscripciones latinas en (...)
  • 76 Mantas, 1988 = AE 1961, 149.
  • 77 Cortés, 2013, nos 1 y 12-13.
  • 78 Vaz, 1989, p. 315; Id., 1990, p. 284.
  • 79 «Isdem consulibus facinus atrox in citeriore Hispania admissum a quodam agresti nationis Termestin (...)

25En conclusión, estos dos elementos, nexos y o minuta, permiten fijar una fecha post quem para la inscripción de Lamas de Moledo, que no puede ser anterior al siglo i d. C.72, pues la abundancia y complejidad de los nexos no es propia de la epigrafía republicana y la o minuta no se emplea sino hasta el reinado de Augusto. De hecho, incluso parece posterior en la región, ya que no se atestigua en las inscripciones imperiales augusteas73 y que, en la capital provincial, el primer ejemplo, como ya se ha visto, se fecha en época de Tiberio. Es posible que los rasgos paleográficos más arcaicos, concretamente, la P abierta, permitan retrotraer a época republicana las inscripciones lusitanas más meridionales como el nuevo ejemplar de Arroyo de la Luz y la pieza de Arronches. Sin embargo, es difícil aceptar que pudieran fecharse en el siglo ii a. C., tal y como se ha defendido para la nueva inscripción de Arroyo de la Luz74, ya que el uso del alfabeto latino por parte de los indígenas no puede ser sino el resultado de relaciones estrechas con los romanos. Esta no parece la situación del valle del Guadiana, que es escenario bélico durante buena parte del siglo ii a. C. y donde la inscripción latina más antigua que se conoce al norte de este río es la deditio de Alcántara, fechada en el año 104 a. C., que es un ejemplo casi único, pues no es hasta el comienzo del Principado cuando la epigrafía latina se hace común en la región (ver fig. 1)75. En la zona al norte del Tajo no hay inscripciones romanas de cronología republicana, excepto la tésera de Lumbrales, expedida por la ciudad de Caurium (Coria). Los epígrafes más antiguos son la donación a la civitas Igaeditanorum (Idanha-a-Velha) de un reloj por parte de un ciudadano emeritense, con datación consular del año 16 a. C. (no emplea la o minuta)76, y en Viseu tres termini, uno de Augusto, de los años 4-6 d. C., y dos de Claudio del año 43 d. C77. La datación imperial de los textos lusitanos que provienen de esta zona más septentrional es evidente en el caso del ara de Viseu y, tal y como hemos argumentado, también en lo que respecta al epígrafe de Lamas de Moledo, por su parte, no hay elementos de juicio para fechar el texto de Cabeço das Fráguas. Nos inclinamos por datar en el siglo i d. C., probablemente en su segunda mitad, el epígrafe de Lamas de Moledo, del mismo modo que fechan el ara de Viseu sus editores. Lamentablemente no hay elementos seguros para delimitar el extremo superior de su cronología, pero la dinámica de la latinización en el conjunto de Hispania hace difícil aceptar que el ejemplar de Lamas de Moledo pueda llevarse al siglo iii d. C., como sostenía Vaz78. Para defender esta perduración, aduce dos pasajes literarios sobre la pervivencia de las lenguas vernáculas: el primero, de Cicerón (De Diu. II, 131), que explica el uso de interpretes por parte de los hispanos en el senado romano de su época o, en todo caso, en un periodo anterior (tamquam si Poeni aut Hispani in senatu nostro loquerentur sine interprete), y otro de Tácito (Ann. IV, 45) que también es muy anterior al siglo iii d. C., pues se refiere a un hecho del año 25 d. C. protagonizado por un individuo de Termes y que, por tanto, atañe a la Celtiberia79. Estimamos muy improbable —a juzgar por lo que conocemos del proceso de latinización— que la inscripción pueda ser posterior al siglo ii d. C., aunque debemos igualmente reconocer la falta de elementos de juicio precisos para fijar la fecha ante quem de este epígrafe y del conjunto de las inscripciones lusitanas.

 

26La cronología de las inscripciones lusitanas es incierta, pues existen varias dificultades para precisar su datación: la pérdida de la pieza de Arroyo de la Luz, el carácter rupestre de los textos de Cabeço das Fráguas y Lamas de Moledo, y la imposibilidad de datar los epígrafes de Arronches y el nuevo ejemplar de Arroyo de la Luz por la tipología de su soporte. Solo el último texto recuperado, el ara inscrita de Viseu, puede fecharse con cierta seguridad, pues el tipo de soporte es un argumento sólido para ubicarla en época imperial. Así lo estiman sus editores, que la datan a mediados o en la segunda mitad del siglo i d. C. Es bien sabido que casi el único recurso disponible para datar las inscripciones rupestres es su paleografía y, afortunadamente, el texto de Lamas de Moledo presenta dos rasgos muy significativos: el gran número de nexos, que incluye algunos complejos (de tres y cuatro letras), y el uso de la o minuta. Estos elementos no habían sido tenidos en cuenta para datar esta inscripción, que se había propuesto fechar en el siglo i a. C. o en los siglos ii-iii d. C. Sin embargo, los dos rasgos señalados hacen imposible datarla en época republicana y apuntan a una cronología posterior, presumiblemente en el siglo i d. C. La difusión de la epigrafía latina en la región también hace muy difícil aceptar una datación republicana para el texto, pues las inscripciones romanas de tal cronología son escasísimas en el occidente de Hispania y no hay ningún epígrafe en la región en torno a Viseu que pueda fecharse con anterioridad al reinado de Augusto.

  • 80 Véase el interesante trabajo de Pereira, 1995, para el NO; sobre la latinización de esta región: G (...)

27La región de la que provienen las inscripciones lusitanas se caracteriza por ser ágrafa hasta la conquista romana, como también sucede en el noroeste, zonas en las que las inscripciones más antiguas son epígrafes romanos relacionados con la conquista (bronces de Alcántara y Bembibre), inscripciones en honor al emperador y su familia o relativas a la reorganización del territorio: termini y miliarios80. En esta zona no hay una escritura local como en otras regiones hispanas, tal y como sucede en el ámbito ibérico o en la Celtiberia, donde se emplean los signarios paleohispánicos. De hecho, la casi totalidad de textos recuperados en el occidente peninsular están escritos en latín, aunque sean dedicatorias a dioses indígenas o epitafios erigidos para y por individuos con onomástica vernácula. Las únicas excepciones son los escasos epígrafes en lengua lusitana, que están escritos en alfabeto latino e incluso están encabezados, como en Arroyo de la Luz y Lamas de Moledo, por frases latinas. Es posible que los ejemplares más meridionales, Arronches y el nuevo ejemplar de Arroyo de la Luz, que presentan el uso de la P abierta, puedan remontarse al siglo i a. C., pero los epígrafes de Viseu y Lamas de Moledo son claramente de época imperial. Es evidente el casi completo predominio del latín como lengua escrita en esta parte de Hispania, que solo se rompe en unos pocos textos que tienen en común su carácter cultual.

Haut de page

Bibliographie

Abascal, José Manuel (1994), Los nombres personales en las inscripciones latinas de Hispania, Murcia, Universidad de Murcia.

Abascal, José Manuel (1996), «Programas epigráficos augusteos en Hispania», AAC, 7, pp. 45-82.

Alfayé, Silvia, Marco, Francisco (2008), «Religion, language and identity in Hispania: Celtiberian and Lusitanian rock inscriptions», en Ralph Häussler (ed.), Romanisation et épigraphie. Études interdisciplinaires sur l’acculturation et l’identité dans l’Empire romain, Montagnac, Monique Mergoil, pp. 281-305.

Alföldy, Geza (1995), «Die Entstehung der epigraphischen Kultur der Römer an der Levanteküste», en Francisco Beltrán (ed.), Roma y el nacimiento de la cultura epigráfica en Occidente, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, pp. 121-137.

Almagro-Gorbea, Martín (2003), Epigrafía prerromana, Madrid, Real Academia de la Historia.

Almagro-Gorbea, Martín (2004), «Inscripciones y grafitos tartésicos de la necrópolis orientalizante de Medellín», Palaeohispanica, 4, pp. 13-44.

Almagro-Gorbea, Martín, Ortega, José, Villar, Francisco (1999), «Una nueva inscripción lusitana: Arroyo de la Luz III», Complutum, 10, pp. 167-173.

Almagro-Gorbea, Martín, Ripollès, Pere Pau, Rodríguez, F. Germán (2009), «Dipo. Ciudad “tartésico-turdetana” en el valle del Guadiana», Conimbriga, 48, pp. 5-60.

Beltrán, Francisco (2011), «Lengua e identidad en la Hispania romana», Palaeohispanica, 11, pp. 19-59.

Beltrán, Francisco (2016), «Lenguas e identidades: el caso de Hispania», en Carmen Soares, Maria do Céu Fialho y Thomas Figueira (coords.), Pólis/Cosmópolis. Identidades Globais & Locais, Coimbra, Universidade de Coimbra, pp. 119-134.

Beltrán, Miguel (1972), «Novedades sobre epigrafía latina de Celsa», Estudios del Seminario de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la Facultad de Filosofía de Zaragoza, 1, pp. 123-143.

Berrocal, Luis (1989), «El asentamiento céltico del Castrejón de Capote (Higuera La Real, Badajoz)», Cuadernos de prehistoria y arqueología, 16, pp. 245-296.

Blanco, Juan Francisco (2011), «Los inicios del uso de la escritura entre los vacceos: grafitos y textos en su contexto arqueológico», ELEA, 11, pp. 153-227.

Blázquez, Cruces (2010), «El proceso de monetización de Lusitania desde el siglo i a. C. al siglo i d. C.», en Jean-Gérard Gorges y Trinidad Nogales (eds.), Origen de la Lusitania romana (siglos i a. C. - i d. C.). VII Mesa Redonda Internacional sobre la Lusitania Romana, Mérida, Université de Toulouse-Le Mirail, pp. 405-435.

Búa, Carlos (1999), «Hipótesis para algunas inscripciones rupestres del occidente peninsular», en Francisco Beltrán y Francisco Villar (eds.), Pueblos, lenguas y escrituras en la Hispania prerromana. Actas del VII Coloquio sobre lenguas y culturas paleohispánicas (Zaragoza, 12-15 de marzo de 1997), Salamanca, Universidad de Salamanca, pp. 329-338.

Burillo, Francisco (1998), Los celtíberos. Etnias y estados, Barcelona, Crítica.

Cardozo, Mário (1972), Catálogo do Museu de Martins Sarmento. Secção de epigrafia latina e de escultura antiga, Guimarães, Sociedade Martins Sarmento.

Carneiro, André, Encarnação, José d’, Oliveira, Jorge, Teixeira, Cláudia (2008), «Uma inscrição votiva em língua lusitana», Palaeohispanica, 8, pp. 167-178.

Carretero, Santiago (1998), «Grafitos del campamento romano de Petavonium (Rosinos de Vidriales, Zamora)», Brigecio. Revista de estudios de Benavente y sus tierras, 8, pp. 47-86.

CILC = Esteban, Julio (2007), Corpus de inscripciones latinas de Cáceres, t. I: Norba, Cáceres, Universidad de Extremadura.

CIRG II = Baños, Genma (1994), Corpus de inscricións romanas de Galicia. Pontevedra, Santiago de Compostela, Consello da Cultura Galega.

Corell, Josep (1994), «Nueva tabula patronatus procedente de la Baetica», Epigraphica, 56, pp. 59-67.

Correa, José Antonio (1996), «La epigrafía del Sudoeste: estado de la cuestión», en Francisco Villar y Jose d’Encarnação (eds.), La Hispania prerromana. Actas del VI Coloquio sobre Lenguas y Culturas prerromanas de la Península Ibérica (Coimbra, 13-15 de octubre de 1994), Salamanca, pp. 65-75.

Correa, José Antonio (2008), «Crónica epigráfica del sudoeste IV», Palaeohispanica, 8, pp. 295.

Cortés, Carolina (2013), Epigrafía en los confines de las ciudades romanas. Los Termini Publici en Hispania, Mauretania y Numidia, Roma, L’Erma di Bretschneider.

Curado, Fernando Patricio (1984), «Aras a Laepus procedentes de Pousafoles, Sabugal (Conventus Scallabitanus)», Ficheiro Epigráfico, 7 (28), pp. 8-12.

DCPH = García-Bellido, María Paz, Blázquez, Cruces (2001), Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid, CSIC.

De Hoz, Javier (1995), «Las sociedades celtibérica y lusitana y la escritura», AEspA, 68, pp. 3-30.

De Hoz, Javier (2005), «La recepción de las escrituras en Hispania como fenómeno orientalizante», en Sebastián Celestino y Javier Jiménez (eds.), El periodo orientalizante, Protohistoria del Mediterráneo Occidental. Actas del III Simposio internacional de Arqueología (Mérida, 5-8 de mayo de 2003), Madrid, CSIC, pp. 363-382.

De Hoz, Javier (2010), Historia lingüística de la Península Ibérica en la Antigüedad, t. I: Preliminares y mundo meridional prerromano, Madrid, CSIC.

De Hoz, Javier (2013), «La epigrafía lusitana y la intersección de religión y lengua como marcador identitario», Revista da Faculdade de Letras, 12, pp. 87-98.

Díaz, Borja (2011), «Epigrafía y gobernadores provinciales en Hispania durante la República romana», Chiron, 41, pp. 149-179.

Díaz y Díaz, Manuel Carlos (1983), «Sobre la implantación del latín en la sociedad Galaico Romana», en Gerardo Pereira, Estudos de cultura Castrexa e de historia antiga de Galicia, Santiago de Compostela, Arrecife Edicions Galegas, pp. 283-293.

Edmondson, Jonathan (2002), «Writing Latin in the province of Lusitania», en Alison E. Cooley (ed.), Becoming Roman, Writing Latin? Literacy and Epigraphy in the Roman West, Portsmouth, Journal of Roman Archaeology, pp. 41-60.

Edmondson, Jonathan (2006), Granite funerary stelae from Augusta Emerita, Mérida, Ministerio de Cultura.

ELRH = Díaz, Borja (2008), Epigrafía latina republicana de Hispania, Barcelona, Universitat de Barcelona.

Encarnação, Jose d’ (1995), «Roma e as primeiras culturas epigráficas da Lusitânia ocidental», en Francisco Beltrán (ed.), Roma y el nacimiento de la cultura epigráfica en Occidente, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, pp. 255-269.

Estarán, María José (2016), Epigrafía bilingüe del Occidente romano. El latín y las lenguas locales en las inscripciones bilingües y mixtas, Zaragoza, Universidad de Zaragoza.

Estebán Ortega, Julio (2000), “El proceso de romanización en Lusitania a través de la Epigrafía”, en Jean-Gérard Gorges y Trinidad Nogales (coords.), Sociedad y cultura en Lusitania romana. IV Mesa Redonda Internacional (Mérida, 2-4 de marzo de 2000), Mérida, Junta de Extremadura, pp. 249-268.

Étienne, Robert, Fabre, Georges, Lévêque, Pierre, Lévêque, Monique (1976), Fouilles de Conimbriga, t. II: Épigraphie et sculpture, París, De Boccard.

Fernandes, Luís da Silva, de Carvalho, Pedo Sobral, Figueira, Nadia (2009), «Divindades indígenas numa ara inédita de Viseu», Palaeohispanica, 9, pp. 143-155.

Ferrer, Joan (2016), «Una aproximació quantitativa a l’anàlisi de l’escriptura del sud-oest», Palaeohispanica, 16, pp. 39-79.

Ferrer, Joan (en prensa), «El abecedario paleohispánico meridional del ostrakon de Villasviejas de Tamuja (Botija, Cáceres)», en Francisca Hernández y Ana María Martín (eds.), Las Necrópolis de El Romazal y el Conjunto Arqueológico de Villasviejas de Tamuja (Cáceres).

Figueira, Nádia, Santos, Carla, Cravo, Sónia (2013), «Vissaium. A idade do ferro em Viseu», en Arqueologia em Portugal. 150 anos, Lisboa, Associação dos Arqueólogos Portugueses, pp. 703-708.

Gamer, Gustav (1989), Formen römischen Altäre auf der Hispanischen Halbinsel, Mainz, Philipp von Zabern.

García y Bellido, Antonio (1967), «La latinización de Hispania», AEspA, 40, pp. 3-29.

Gómez Moreno, Manuel (1945), «Las lenguas hispánicas», en Id., Misceláneas, Madrid, pp. 201-217 (discurso de ingreso en la Real Academia Española, publicado originalmente en 1942).

Gordon, Joyce, Gordon, Arthur E. (1977), Contribution to the palaeography of Latin Inscriptions, Milán, Cisalpiano – Goliardica (ed. original Berkeley – Los Ángeles, 1957).

Gorrochategui, Joaquín (2013), «Hispania Indoeuropea y no Indoeuropea», en Iberia e Sardegna. Legami linguistici, archeologici e genetici dal Mesolitico all’Età del Bronzo, Milano, Mondadori Education, pp. 47-64.

Gorrochategui, Joaquín, Vallejo, José María (2010), «Lengua y onomástica. Las inscripciones lusitanas», Iberografias, 6, pp. 71-80.

Guerra, Amílcar (2016), «Notas sobre as perdurações onomásticas pré-romanas no Ocidente Peninsular», en José d’Encarnação, M. Conceição Lopes y Predo C. Carvalho (coords.), A Lusitânia entre romanos e bárbaros, Coimbra, Universidad de Coimbra, pp. 47-69.

Hernando Balmori, Clemente (1935), «Sobre la inscripción bilingüe de Lamas de Moledo», Emerita, 3, p. 77-119.

Hernando, María del Rosario (2005), Epigrafía romana de Ávila, Burdeos, Ausonius.

Hübner, Emil (1885), Exempla scripturae epigraphicae latinae a Caesaris dictatoris morte ad aetatem Iustiniani, Berlín, Georgium Reimerum.

Le Roux, Patrick (2010), «Les colonies et l’institution de la province romaine de Lusitanie», en Jean-Gérard Gorges y Trinidad Nogales (eds.), Origen de la Lusitania romana (siglos i a. C. - i d. C.). VII Mesa Redonda Internacional sobre la Lusitania Romana (Toulouse, 8-9 de noviembre de 2007), Mérida, Université de Toulouse-Le Mirail, pp. 69-91.

López, Óscar, Martínez, María Victoria (2009), «Nuevos resultados en la investigación de la Segunda Edad del Hierro en el Cerro de El Berrueco (Salamanca): el poblado y la necrópolis prerromana de ‘Los Tejares’», en Primitivo Javier Sanabria (ed.), Lusitanos y vettones. Los pueblos prerromanos en la actual demarcación Beira Baixa – Bajo Alentejo – Cáceres, Cáceres, Museo de Cáceres, pp. 117-130.

Luján, Eugenio Ramón (2009), «Notas sobre algunas inscripciones paleohispánicas», Palaeohispanica, 9, pp. 701-709.

Mantas, Vasco Gil (1988), «Orarium donavit Igaiditanis: epigrafia e funções urbanas numa capital regional lusitana», en I Congreso Peninsular de Historia Antigua (Santiago de Compostela, 1-5 de julio de 1986), Santiago de Compostela, Universidad de Santiago de Compostela, pp. 415-439.

Mariner, Sebastián (1987), «Latín y paleohispánicas, lenguas en contacto», en Joaquín Gorrochategui, José Luis Melena y Juan Santos (eds.), Studia palaeohispánica, Actas del IV Coloquio sobre Lenguas y Culturas Paleohispánicas (Victoria/Gasteiz, 6-10 de mayo de 1985), Vitoria, Universidad del País Vasco, pp. 123-138.

Martín Valls, Ricardo, Romero, María Victoria, Carretero, Santiago (2002), «Marcas militares en material de construcción de Patauonium», en Ángel Morillo (ed.), Arqueología militar romana en Hispania, Madrid, CSIC, pp. 137-154.

MLH = Untermann, Jürgen (1975-1997), Monumenta Linguarum Hispanicarum, Wiesbaden, Ludwig Reichert.

MLI = Hübner, Emil (1893), Monumenta Linguae Ibericae, Berlín, Typis et Impensis Georgii Reimeri.

Navarro, Milagros, Ramírez, José Luis (coords.) [2003], Atlas antroponímico de la Lusitania romana, Mérida, Fundación de Estudios Romanos.

Nicols, John (1987), «Indigenous culture and the process of romanization in Iberian Galicia», American Journal of Philology, 108, pp. 129-151.

Oliveira, José de (1857), Memoria sobre algumas inscripções encontradas no districto de Viseu, Lisboa, Na Typographia da Academia.

Panciera, Silvio (2012), «La produzione epigrafica di Roma in età repubblicana», en Angela Donati y Gabriella Poma (eds.), L’officina epigrafica romana. In ricordo di Giancarlo Susini, Faenza, Fratelli Lega, pp. 167-185.

Pereira, Gerardo (1995), «Epigrafía ‘política’ y primeras culturas epigráficas en el noroeste de la P. Ibérica», en Francisco Beltrán (ed.), Roma y el nacimiento de la cultura epigráfica en Occidente, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, pp. 293-326.

Prósper, Blanca María (2002), Lenguas y religiones prerromanas del Occidente de la Península Ibérica, Salamanca, Universidad de Salamanca.

Ramírez Sádaba, José Luis (2003), Catálogo de las inscripciones imperiales de Augusta Emerita, Mérida, Museo Nacional de Arte Romano.

RIG II.1: Lejeune, Michel (1988), Recueil des inscriptiones gauloises. Textes gallo-étrusques, textes gallo-latins sur pierre, París, CNRS.

Rodríguez Colmenero, Antonio (1987), Aquae Flaviae. Fontes Epigráficas, Chaves, Câmara Municipal de Chaves.

Rodríguez Colmenero, Antonio (1993), Corpus-catálogo de inscripciones rupestres de época romana del cuadrante noroeste de la Península Ibérica, La Coruña, Ediciós do Castro.

Rodríguez Colmenero, Antonio (1995), «Corpus de inscripciones rupestres de época romana del NW de la Península Ibérica», en Antonio Rodríguez Colmenero y Lidio Gasperini (eds.), Saxa Scripta. Actas del Simposio Internacional Ibero-Itálico sobre epigrafía rupestres (Santiago de Compostela, 29 de junio al 4 de julio de 1992), La Coruña, Ediciós do Castro, pp. 117-253.

Rodríguez Colmenero, Antonio, Ferrer, Santiago, Álvarez, Rubén D. (2004), Miliarios e outras inscricións viarias romanas do noroeste Hispánico (Conventos Bracarense, Lucense e Asturicense), Lugo, Consello da Cultura Galega.

Rodríguez, Jesús (2008), «Una nueva tésera con leyenda Avilaca», en Gonzalo Bravo y Raúl González (coord.), Formas de integración en el mundo romano: actas del VI Coloquio de la Asociación Interdisiciplinar de Estudios Romanos (Madrid, 2008), Madrid, Signifer Libros, pp. 225-236.

Salinas, Manuel (1995), «Los inicios de la epigrafía en Lusitania oriental», en Francisco Beltrán (ed.), Roma y el nacimiento de la cultura epigráfica en Occidente, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, pp. 281-292.

Sánchez, José Luis, García, Santiago (1988), «La ceca de Tanusia», en Actas del I Congreso Peninsular de Historia Antigua (Santiago de Compostela, 1-5 julio 1986), Santiago de Compostela, Universidad de Santiago de Compostela, pp. 149-190.

Simón Cornago, Ignacio (2013), «El final de las escrituras paleohispánicas», Palaeohispanica, 13, pp. 167-186.

Tovar, Antonio (1960), «Lenguas prerromanas indoeuropeas: testimonios», en Enciclopedia Lingüística Hispánica, Madrid, CSIC, pp. 101-126.

Tovar, Antonio (1966-1967), «L’inscription du Cabeço das Fraguas et la langue des Lusitaniens», Études Celtiques, 11, pp. 237-268.

Untermann, Jürgen (1995), «La latinización de Hispania a través del documento monetal», en María Paz García-Bellido y Rui Manuel Sobral (eds.), La moneda hispánica, ciudad y territorio, Actas del I Encuentro Peninsular de Numismática antigua, Madrid, CSIC, pp. 305-316.

Valera Gómes, Mario, De Mello Beirão, Caetano (1988), «O tesouro da colecção Barros e Sá. Monsanto da Beira (Castelo Branco)», Veleia, 5, pp. 125-136.

Vallejo, José María (2005), Antroponimia indígena de la Lusitania romana, Vitoria, Universidad del País Vasco.

Vallejo, José María (2013), «Hacia una definición del Lusitano», Palaeohispanica, 13, pp. 273-291.

Vaz, J. L. Inês (1989), «A iscrição CIL II 416», en Marc Mayer y Joan Gómez Pallarés (eds.), Religio deorum. Actas del Coloquio Internacional de epigrafía, cultura y sociedad en Occidente (Tarragona, 1988), Sabadell, Ausa, pp. 309-315.

Vaz, J. L. Inês (1990), «Divindades idigenas na iscriçao de Lamas de Moledo (Castro Daire-Portugal)», Zephyrus, 43, pp. 281-285.

Vaz, J. L. Inês (1995), «Algumas iscrições rupestres da Civitas de Viseu», en Antonio Rodríguez Colmenero y Lidio Gasperini (eds.), Saxa Scripta. Actas del Simposio Internacional Ibero-Itálico sobre epigrafía rupestres (Santiago de Compostela, 29 de junio al 4 de julio de 1992), La Coruña, Ediciós do Castro, pp. 279-296.

Villar, Francisco, Pedrero, Rosa (2001a), «Arroyo de La Luz III», Palaeohispanica, 1, pp. 235-274.

Villar, Francisco, Pedrero, Rosa (2001b), «La nueva inscripción lusitana: Arroyo de la Luz III», en Francisco Villar y María Pilar Fernández (eds.), Religión, lengua y cultura prerromanas de Hispania. VIII Coloquio sobre lenguas y culturas paleohispánicas (Salamanca, 1999), Salamanca, Universidad de Salamanca, pp. 663-698.

Wodtko, Dagmar (2009a), «Language Contact in Lusitania», International Journal of Diachronic Linguistics and Linguistic Reconstruction, 6, pp. 43-90.

Wodtko, Dagmar (2009b), «Some notes on Lusitanian», Palaeohispanica, 9, pp. 291-292.

Wodtko, Dagmar (2017), Lusitanian. Language, writing, epigraphy, Zaragoza, Universidad de Zaragoza – AELAW.

Haut de page

Notes

1 Sobre la lengua lusitana, las referencias fundamentales son: MLH IV; Prósper, 2002; Vallejo, 2005 y 2013; Gorrochategui, Vallejo, 2010; Wodtko, 2009a y 2017, en las que puede encontrarse la bibliografía anterior.

2 Las inscripciones se recogen en MLH IV, los ejemplares descubiertos con posterioridad están editados en: Almagro-Gorbea, Ortega, Villar, 1999; Villar, Pedrero, 2001a, 2001b; Carneiro et alii, 2008; Fernandes, de Carvalho, Figueira, 2009.

3 Las inscripciones paleohispánicas, incluidas las lusitanas, se transcriben y citan según MLH.

4 Sobre la influencia latina, véase Estarán, 2016, pp. 249-281.

5 Fernandes, de Carvalho, Figueira, 2009.

6 Para la relación entre el lusitano y la religión: Alfayé, Marco, 2008; Beltrán, 2011, pp. 43-47; De Hoz, 2013.

7 En MLH es leído como LABBO, pero el hallazgo junto al Cabeço das Fráguas de varias aras dedicadas a Laepo (Curado, 1984), permite reconsiderar la lectura LAEBO defendida por Tovar, 1966-1967. Sobre todos estos teónimos, véanse las correspondientes entradas en Prósper, 2002.

8 Están recogidas en MLH IV; sobre el origen de la escritura en la península ibérica, véase ahora De Hoz, 2010, sobre su encuadre en el contexto histórico del periodo orientalizante: Id., 2005.

9 Para el estado del desciframiento de la escritura, véase Ferrer, 2016. Un buen estado de la cuestión sobre la discusión en torno a la clasificación de la lengua de estas estelas en Gorrochategui, 2013, pp. 51-54.

10 MLH IV, mapa 1; Wodtko, 2009b; De Hoz, 2010, pp. 298-302, mapa 2.8. También Salinas, 1995, pp. 281-282.

11 Correa, 2008.

12 También se ha recuperado un conjunto de esgrafiados sobre cerámica: MLH IV (grafitos 26-27); Almagro-Gorbea, 2004.

13 MLH IV (grafitos 10, 16 y 24-25).

14 Ferrer, en prensa.

15 Correa, 1996.

16 Un trabajo de conjunto en Blázquez, 2010.

17 DCPH II, pp. 111-112. Sobre su posible identificación en Guadajira (Badajoz), véase Almagro-Gorbea, Ripollés, Rodríguez, 2009.

18 DCPH II, p. 356.

19 Untermann, 1995.

20 Además de la serie en signario paleohispánico: tamusia, hay otra con leyenda latina en el reverso TAMVSIENSI (DCPH II, pp. 360-361) y dos signos paleohispánicos en el anverso, tan, cuya autenticidad ha sido puesta en duda (Estarán, 2016, pp. 283-284).

21 Sánchez, García, 1988; véase también Burillo, 1998, pp. 305-308. Con el yacimiento se han relacionado cuatro téseras de la colección Pellicer (editadas en Almagro-Gorbea, 2003): CP-20, anepígrafa; CP-13, con inscripción paleohispánica de lectura dudosa (K.0.12); CP-18, con una inscripción latina conservada fragmentariamente; y CP-16, con un texto en alfabeto latino que hace referencia a la propia ciudad de Tamusia: TAMVSIENSIS CAR. Rodríguez, 2008, señala que una tésera solo conocida por fotografía y cuyo epígrafe reza: AVILACA, pudiera proceder del entorno de Botija.

22 Se ha señalado la posibilidad de que K.0.1, una inscripción celtibérica grabada sobre un cuenco de plata que se conserva en una colección privada, pudiera proceder de Monsanto da Beira (Valera Gómes, De Mello Beirão, 1988). No se conoce ninguna inscripción celtibérica de procedencia tan occidental, las más próximas se localizan en el valle medio del Duero (Blanco, 2011); recientemente se ha publicado un fragmento de fusayola con varios signos paleohispánicos de Los Tejares, en El Tejado de Béjar, Salamanca (López, Martínez, 2009).

23 DCPH II, pp. 369-370.

24 DCPH II, p. 341.

25 La raíz celt- está ampliamente atestiguada en la onomástica vernácula de la Hispania indoeuropea, Vallejo, 2005, pp. 274-278.

26 Berrocal, 1989, pp. 258-259, fig. 30.

27 Vallejo, 2005, pp. 162-165.

28 Recuperados en Azuaga y Valencia del Ventoso (Badajoz).

29 Sobre estas inscripciones: Salinas, 1995, pp. 284-285.

30 Hernando, 2005, nos 165-166.

31 Simón Cornago, 2013.

32 Al respecto, véase la síntesis de Le Roux, 2010.

33 DCPH II, pp. 121-127, 112 y 333-335. En la última de estas cecas, en las series del siglo ii a. C. junto al topónimo en escritura y lengua local aparecen nombres personales —mayoritariamente vernáculos— en alfabeto latino, Estarán, 2016, pp. 328-336.

34 Salinas, 1995, pp. 285-286; Encarnaçaõ, 1995; Esteban, 2000; Edmondson, 2002.

35 También en las comunidades al norte del Tajo, como Capara y Caurium, estipendiarias hasta la municipalización flavia (Estebán Ortega, 2000). Sobre la antroponimia de Lusitania: Navarro, Ramírez (coords.), 2003, y Vallejo, 2005.

36 Wodtko, 2009b y 2017; Gorrochategui, Vallejo, 2010; Vallejo, 2013; Estarán, 2016, pp. 249-281. Sobre la pervivencia de la onomástica indígena véase: Guerra, 2016.

37 De Hoz, 1995, p. 4; Id., 2013, pp. 89-91.

38 Almagro-Gorbea, Ortega, Villar, 1999, p. 172; Villar, Pedrero, 2001b, pp. 667-669.

39 Edmondson, 2002, p. 52.

40 Carneiro et alii, 2008, p. 168.

41 Es la interpretación defendida por Fr. Beltrán en el debate que sobre la inscripción de Arronches se realizó en el Coloquio de Lenguas y Culturas Paleohispánicas de Lisboa (2009), también en Beltrán, 2016, nota 2.

42 Agradecemos la información que al respecto nos ha proporcionado Nádia Figueria. Sobre las intervenciones arqueológicas en el casco urbano de Viseu, en las que se descubrió el ara, puede consultarse el trabajo de Figueira, Santos, Cravo, 2013.

43 Fernandes, de Carvalho, Figueira, 2009, p. 145.

44 Ibid., p. 144.

45 Gamer, 1989, pp. 57-59, 201-202; la mayoría de los altares de la vecina ciudad de Conimbriga se fechan en el siglo ii d. C. (Étienne et alii, 1976, nos 1-23).

46 Hernando Balmori, 1935. Tovar, 1966-1967, p. 244, también data por extensión en el siglo ii d. C. la inscripción de Cabeço das Fraguas: «la date indiquée par Hernando Balmori pour celle-ci, le iie siècle après J.-C., pourrait donc convenir à la nôtre».

47 Hernando Balmori, 1935, p. 84.

48 Ibid., pp. 84-85.

49 Ibid., pp. 89-90.

50 Hübner, 1885, nos 37 y 38 = CIL XII 1714 y RIG L10.

51 En RIG II.1, p. 57, se data en el siglo i d. C.

52 Oliveira Berardo, 1857, p. 2.

53 MLI, LVII.

54 Hernando Balmori, 1935.

55 Gómez Moreno, 1945.

56 Vaz, 1989, 1990 y 1995.

57 Rodríguez Colmenero, 1993; Id., 1995, n46.

58 En el texto de Viseu aparece dos veces el mismo nexo, pero hay argumentos para desarrollarlo en un caso como EI y en otro como IE: D‘EI’BOBOR y VISSA‘IE’IGOBOR.

59 Rufinus y Tiro son dos cognomina latinos, aunque presumiblemente se trata de individuos de origen local, Mariner, 1987, p. 136; Estarán, 2016, p. 267. Tiro está documentado en un epitafio de Viseu: Tiro G[a]lli f. an. XIII h. s. e. d. r. p. s. t. t. l. (CIL II 415); y Rufus/Rufinus está ampliamente atestiguado en la comarca: en una inscripción funeraria de Viseu aparecen tres individuos de una misma familia, un hombre y dos mujeres, llamados Rufinus y Rufina (CIL II 409); en Castendo, población próxima a la anterior, se recuperó otro epitafio de una Rufina hija de Rufo: D. M. S. Rufinae Rufi f. an. LVIII f. m. f. c. (CIL II 414); en Penalva (Viseu) se atestiguan dos inscripciones funerarias de un Rufus Fusci f. (CIL II 422) y un Rufus Fuci (CIL II 423); y, finalmente, en Cárquere se han hallado los epitafios de Rufinus Calaet(i) (HEp 1, 700), Rufus Rufi f. (HEp 1, 704), Rufinu[s] Rufi f. (HEp 1, 705) y un cuarto texto donde presumiblemente aparece otra vez: D. M. s. Am(o)e(nae) Ruf(inae?) Ce(liae, -lti) (filiae) a. XXXV (HEp 7, 1285).

60 Cardozo, 1972, nos 2-5, 8, 12, 13. Los nombres reducidos casi a un monograma no son propios de la epigrafía lapídea sino de sellos y signacula, sin embargo, se conocen algunos ejemplos: ‘Vale’‘ns’ Aeti(o) l. u. s., en un altar de Sabugal (Guarda; HEp 12, 642); Vetustus ‘Tr’‘int’i fi., en un epígrafe de Villaverde de Medina (Valladolid, HEp 5, 870); Sailigus T‘an’gi‘ni’ f. h. s. e. s. t. t. l. ‘Me’id‘ue’‘nu’s ‘An’‘da’mi f. d. s. f. c., en un epitafio de Abertura (Cáceres; CILC I, n. 428); ‘Ama’ra‘nth’us Senicionis h. s. e., en Braga (CIL II 2432); y Arco ‘Me’l‘bi’, en Castro de Avelãs (HEp 7, 1165).

61 Abascal, 1994, pp. 486-490.

62 Martín Valls, Romero, Carretero, 2002, no 14. En un esgrafiado sobre una jarra de cerámica del mismo yacimiento se lee: ‘Rufi’n[---] (Carretero, 1998, no 40).

63 Rodríguez Colmenero, 1987, nos 489-491.

64 En estas últimas, solo se ha propuesto reconocer un nexo (MAN) en K.11.1, a partir de un dibujo de García y Bellido, ya que la inscripción no se conserva: Luján, 2009, pp. 701-703, fig. 1.

65 Panciera, 2012.

66 Véase, por ejemplo, la pareja de inscripciones dedicadas por M. Acilius Nymphodotus a los divinos Augusto y Vespasiano (CIL II2/14 881 y 894), en la segunda de las cuales es obvio que se emplea este tipo de letras pequeñas para resolver los problemas derivados de una maquetación mal planificada.

67 Hübner, 1885, LXIII; Gordon, Gordon, 1977, pp. 156-157.

68 Alföldy, 1995, fig. 9 = CIL II2/14 498.

69 Beltrán, 1972, p. 133.

70 HEp 19, no 19.

71 Rodríguez Colmenero, Ferrer, Álvarez, 2004, no 208.

72 Una inscripción con abundante uso de nexos y de o minuta para la abreviatura cos es la que homenajea a Vespasiano y sus hijos en Chaves (CIL II 2477); entre las funerarias puede señalarse la estela de Gondomar (Pontevedra): D. M. s. M. ‘Ap’ron‘io’ ‘Ruf’o ‘me’mori ‘an’. XVIII p. f. p. ‘Ap’ronius ‘Ruf’us (AE 2013, 863).

73 No hemos podido localizar ningún ejemplo en el catálogo de Ramírez Sádaba, 2003, ni en los termini augusteos recopilados por Cortés, 2013.

74 Almagro-Gorbea, Ortega, Villar, 1999, p. 172, aunque tampoco descartan que pudiera ser del siglo i a. C.; Prósper, 2002, pp. 385-386, también defiende una cronología alta.

75 Sobre la importancia de los gobernadores como promotores de las primeras inscripciones latinas en territorio provincial, puede verse el trabajo de Díaz, 2011.

76 Mantas, 1988 = AE 1961, 149.

77 Cortés, 2013, nos 1 y 12-13.

78 Vaz, 1989, p. 315; Id., 1990, p. 284.

79 «Isdem consulibus facinus atrox in citeriore Hispania admissum a quodam agresti nationis Termestinae. Is praetorem prouinciae L. Pisonem, pace incuriosum, ex improuiso in itinere adortus uno uulnere in mortem adfecit; ac pernicitate equi profugus, postquam saltuosos locos attigerat, dimisso equo per derupta et auia sequentis frustratus est. Neque diu fefellit: nam prenso ductoque per proximos pagos equo cuius foret cognitum. Et repertus cum tormentis edere conscios adigeretur, uoce magna sermone patrio frustra se interrogari clamitauit: adsisterent socii ac spectarent; nullam uim tantam doloris fore ut ueritatem eliceret. Idemque cum postero ad quaestionem retraheretur, eo nisu proripuit se custodibus saxoque caput adflixit ut statim exanimaretur. Sed Piso Termestinorum dolo caesus habetur; quippe pecunias e publico interceptas acrius quam ut tolerarent barbari cogebat». Véase sobre este pasaje: Beltrán, 2011, pp. 19-23.

80 Véase el interesante trabajo de Pereira, 1995, para el NO; sobre la latinización de esta región: García y Bellido, 1967, pp. 18-24; Díaz y Díaz, 1983; Nicols, 1987.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Epigrafía entre el Guadiana y el Duero
Légende a.- Inscripciones latinas republicanas: 1. Alcántara, 2. Cáceres el Viejo, 3. Lumbrales, 4. Candeleda. b.- Inscripciones lusitanas: 1. Arroyo de la Luz, 2. Lamas de Moledo, 3. Cabeço das Fráguas, 4. Arronches, 5. Viseu. c.- Inscripciones latinas de segura cronología augustea, por datación consular o titulatura imperial: 1. Alfaiates (AE 1967, 185), 2. Argomil (HEp, 1989), 3. Casar de Cáceres (CPILC 677), 4. Fuenteguinaldo (AE 2012, 729), 5. Alcácer do Sal (AE 1961, 246), 6. Idanha a Velha (AE 1961, 149, HEp 2, 770), 7. Jarandilla de la Vega (HEp 13, 242), 8. Ledesma (CIL II 859), 9. Pêro Viseu (AE 1976, 273), 10. San Salvador (CIL II 460), 11. Pozos de Hinojoso (CIL II 5033), 12. Ciudad Rodrigo (CIL II 858), 13. Ul (AE 1958, 10), 14. Guardão (AE 1954, 88), 15. San Pedro de Balsemão (CIL II 6199), 16. Lisboa (CIL II 180) y 17. Mérida (Ramírez Sádaba, 2003, nos 2-16).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9762/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 95k
Titre Fig. 2. — Inscripción galo-latina de Autun
Crédits Fuente: Hübner, 1885, no 38.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9762/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 83k
Titre Fig. 3. — Dibujos de la inscripción de Lamas de Moledo
Crédits Fuente: a.- elaboración a partir de Hernando Balmori, 1935; b.- elaboración a partir de Gómez Moreno, 1945.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9762/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 125k
Titre Fig. 4. — Inscripción emeritense con o minuta
Crédits Fuente: Depósito del CCMM, Archivo Fotográfico MNAR/Lorenzo Plana.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9762/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Titre Fig. 5. — Tabulae aeneae de Monte Murado (a.) y Cauche el Viejo (b.), ambas con o minuta en la abreviatura COS
Crédits Fuente: a.- Núcleo Museológico de Arqueologia do Solar Condes de Resende, Vila Nova de Gaia; b.- Corell, 1994.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9762/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 170k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ignacio Simón Cornago, « La paleografía y datación de la inscripción lusitana de Lamas de Moledo »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 49-1 | 2019, 159-184.

Référence électronique

Ignacio Simón Cornago, « La paleografía y datación de la inscripción lusitana de Lamas de Moledo », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 49-1 | 2019, mis en ligne le 04 mars 2019, consulté le 19 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/mcv/9762 ; DOI : 10.4000/mcv.9762

Haut de page

Auteur

Ignacio Simón Cornago

Universidad del País Vasco

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals