Navigation – Plan du site
Miscellanées

Los Cantorales mozárabes de Cisneros

Un ejemplo de construcción de la identidad nacional española
Cisneros’ Mozarabic Cantorales: an example of the construction of the Spanish national identity
Les Cantorales Mozarabes de Cisneros : un exemple de construction de l’identité nationale espagnole
Carmen Julia Gutiérrez

Résumés

La liturgie hispanique, prétendument maintenue par la communauté mozarabe de Toledo, a été considérée depuis le Moyen Âge le témoignage d’une identité nationale car elle représente le plus ancien christianisme wisigoth. Par conséquent, cette liturgie a été souvent restaurée par le pouvoir ecclésiastique, et a survécu à des périodes d’abandon et même d’oubli. Ce texte montre comment s’est faite la plus importante de ces restaurations, celle menée par le Cardinal Cisneros. Cisneros a dû reconstruire et adapter les textes de la liturgie, ainsi que leurs mélodies. Certaines de ces mélodies ont été prises de la tradition orale de la communauté, mais pour d’autres il était nécessaire d’inventer une tradition mélodique. Cette tradition est basée sur un petit nombre de formules simples et répétitives, qui parvint à créer un style identifié comme «mozarabe», considéré depuis ce moment le reflet fidèle de la tradition wisigothique.

Haut de page

Texte intégral

La liturgia hispánica y los mozárabes toledanos

  • 1 Este trabajo se ha realizado para el proyecto HAR 2013-40871-P, subvencionado por el Gobierno de E (...)
  • 2 Hitchcock, 2008, pp. 1-74.
  • 3 La liturgia hispánica, también llamada «visigótica», «mozárabe» y «antigua hispánica», se desarrol (...)

1Desde 1080, todos los reinos cristianos de la península ibérica siguieron la liturgia romano-franca o gregoriana y la impusieron en los territorios conquistados a al-Ándalus —el territorio ibérico bajo poder musulmán entre 711 y 1492—1. Los cristianos bajo dominio musulmán fueron denominados desde el siglo xi2 «mozárabes» (mustaʿrab: arabizado) y eran —como los judíos— dhimmi (protegidos) que mantenían su cultura y religión a cambio del pago de impuestos y la reducción de libertades. Los mozárabes se caracterizaron como grupo social por mantener la lengua y costumbres árabes, tener leyes particulares, repetir determinados apellidos u oficios y, sobre todo, por mantener su religión cristiana y la liturgia que la acompañaba, la «liturgia hispánica3».

  • 4 La importante comunidad sevillana, muy debilitada desde el siglo xi, desapareció en el xii con la (...)
  • 5 De Rebus Hispaniae, del arzobispo de Toledo Jiménez de Rada, que narra la historia ibérica hasta 1 (...)
  • 6 Gros, 2015.
  • 7 En el fuero de 1101, Alfonso VI se dirige a los mozárabes «que siempre amó en la ciudad» y también (...)

2La liturgia hispánica en al-Ándalus estaba muy debilitada por las conversiones masivas, las migraciones, la progresiva aculturación y el aislamiento4. La excepción pudo haber sido Toledo, donde la historiografía afirma desde el siglo xiii5 que los mozárabes mantuvieron su rito y por ello, tras conquistar la ciudad en 1085, Alfonso VI les permitió mantenerlo sin imponer el romano-franco que ya seguía todo el reino. Sin embargo, no hay pruebas documentales de la existencia de parroquianos ni parroquias mozárabes en Toledo hasta mediados del siglo xii6, por lo que es posible que este grupo social creciera precisamente tras la conquista de la ciudad con la llegada de colonos7.

  • 8 El fuero mozárabe (el derecho visigodo mantenido por la comunidad) pasó a ser el derecho general d (...)
  • 9 Según González González, 1978, p. 84, habría unos 3000 mozárabes en Toledo a comienzos del siglo x (...)
  • 10 Rubio Sadia, 2004, pp. 173-175.
  • 11 La Ilustre y antiquísima Hermandad de Caballeros y Damas mozárabes se define como comunidad en su (...)

3Alfonso VI inició en 1101 una serie de privilegios reales a los mozárabes toledanos sancionando su fuero8 y Toledo llegó a tener el mayor número de mozárabes de la Península9, pero la comunidad pronto comenzó a decaer, entre otras cosas, por el poco apoyo de sus arzobispos, que hasta 1180 fueron franceses y cluniacenses10. La mozarabía existe aún, con 1 500 familias constituidas en la Ilustre y antiquísima Hermandad de Caballeros y Damas mozárabes, que mantiene con orgullo su «origen hispano-visigótico» y su adscripción a sus «ancestrales parroquias» mozárabes11.

El rito mozárabe como símbolo de identidad «hispana»

  • 12 El título de Reyes Godos para los reyes españoles se abolió en la Constitución de 1812, González F (...)
  • 13 La Historia Gothorum de Isidoro de Sevilla (ca. 624) elabora y defiende la identidad gótica de la (...)
  • 14 Crónicas Asturianas, ed. de Gil Fernández, Moralejo y Ruiz de la Peña, p. 249.
  • 15 Álvarez Junco, 2005, pp. 463-475.

4La liturgia es uno de los elementos del «mito gótico» usado por historiadores desde el siglo ix que sostiene la imaginaria continuidad de los reyes de España desde los visigodos12 y la identifica con el cristianismo y el concepto de nación13. La Crónica Albeldense (ca. 881) muestra la teoría de la reconquista creada por los clérigos mozárabes de Alfonso III que une el reino visigodo y el asturiano creando la genealogía mítica de Pelayo como sobrino del rey Rodrigo y diciendo que Alfonso II restauró en Oviedo «el orden y ceremonial de los godos, tal como había sido en Toledo14». La Crónica sostiene la recuperación de la unidad nacional frente a los infieles y une cristianismo, monarquía e identidad colectiva «española», basándose en la legitimidad de monarquía e iglesia15.

  • 16 Especialmente en Jiménez de Rada, De Rebus Hispaniae, edit. por Fernández Valverde.
  • 17 Otras naciones europeas sí percibían en cambio esa nueva realidad peninsular, y en muchos document (...)
  • 18 Ríos Saloma, 2011, p. 47 sqq.
  • 19 Como ha explicado Boynton, 2011.

5El goticismo se sigue en casi todas las crónicas del siglo xiii16, y los visigodos también simbolizaron la presunta «España unida» de los Reyes Católicos, que jamás usaron el título de Reyes «de España» ya que jurídicamente España no existía, aunque sí el sentimiento de pérdida de unidad territorial tras la invasión musulmana y la necesidad de volver a la unidad visigoda17. Precisamente en su época hubo varios intentos de restauración del rito, como veremos. En los siglos xvixvii, los historiadores de la monarquía reivindicaron el papel preponderante de Castilla en la política peninsular, insistiendo en la continuidad del linaje real desde época goda para defenderse de las vecinas pretensiones territoriales18. Lo mismo sucedió con la llegada de la dinastía Borbón en 1700, que patrocinó la construcción de una nueva historia nacional basada en los documentos. Para Burriel, ejecutor del proyecto, la liturgia era componente esencial de la identidad nacional española, de ahí su interés en la liturgia hispánica19.

  • 20 Núñez Seixas, 2013, p. 300.
  • 21 Casanova, 2001, pp. 227-228. Hay que recordar que conceptos como «heroica cruzada» o «victoria cat (...)
  • 22 Recogido por ejemplo en The Times los días 17, 18, 25 de abril, 4 y 19 de mayo de 1939, citado en (...)
  • 23 Ibid., p. 412 yRueda,2013, p. 290.

6También para la dictadura franquista, el reino visigodo fue un referente del centralismo. Como la unidad de España y la «identidad inmutable del pueblo español» no se podía basar en sus variopintos paisajes, costumbres o lenguas, serán el catolicismo y la dictadura las que aseguren la continuidad histórica de la nación, sometida jerárquicamente a Dios20. La dictadura —que para legitimarse imita la simbología de la monarquía y asume su carácter cristiano, tradicional y continuado desde la Edad Media— llega a usar la memoria visigoda y el canto hispánico para celebrar su victoria en la Guerra Civil. El 20 de mayo de 1939 se celebró en las Salesas Reales una ceremonia arcaizante oficiada por el cardenal primado de España y veinte obispos que coronaba a Franco como caudillo de España y representaba «como drama sacro la ideología de la guerra santa que acababa de concluir21». Según el comunicado de la oficina de prensa franquista, que fue difundido a la prensa extranjera, «la entrada del general Franco en Madrid seguirá el ritual observado cuando Alfonso VI, acompañado por el Cid, tomó Toledo22». Franco entró en la iglesia bajo palio —privilegio reservado al Santísimo Sacramento, papas y monarcas— mientras, como indican las fuentes de la época, el coro de Santo Domingo de Silos, dirigido por Pérez de Urbel, interpretaba «un cántico mozárabe del siglo x reservado a la recepción de príncipes23», seguramente una pieza del ceremonial del Antifonario de León (E-L 8, fo 271vo) que Pérez de Urbel debió musicar a tal efecto.El dictador, cual rey cruzado, entregó a Dios la espada de la victoria sobre los «infieles» y, después, fue ungido.

Un rito perdido… e insistentemente recuperado

7La liturgia hispánica ha sido varias veces restaurada desde el poder eclesiástico, por lo que se ha mantenido hasta hoy en día —a veces a duras penas— sobreviviendo a periodos de incuria, abandono e incluso olvido.

Copias del siglo xiii imitando originales del siglo x

  • 24 Mundó, 1965.
  • 25 Pinell, 1998, p. 35.
  • 26 Carta del 1-V-1285, Toledo, Archivo Capitular, ms. 38.25, fo 69vo, citada en Gonzálvez, 1978, p 14 (...)
  • 27 Los manuscritos que Mundó, 1965 data como más tardíos (mediados del siglo xiii en adelante) son E- (...)
  • 28 Las fuentes transmiten dos tradiciones litúrgicas, A del Norte y B del Sur (Pinell, 1978). No es f (...)
  • 29 Sabemos que dos de los cuatro manuscritos de la tradición B, E-Mn 10110 y E-Tmsc 1326, proceden de (...)

8En 1965, Mundó demostró que varios manuscritos de Toledo, considerados hasta entonces de los siglos xxi por emplear una escritura tosca de apariencia arcaica, eran en realidad del xiiixiv24. Mundó y Pinell25 suponen que esos libros se copiaron por el deterioro de los originales y que quizá fueron ordenados por Gonzalo Pétrez, arzobispo mozárabe de Toledo (1280-1298). Pétrez realizó en 1285 una reforma de las parroquias toledanas en la que advierte a las de San Sebastián, Santas Justa y Rufina y San Torcuato que «usen bien su oficio y lo muestren bien a sus mozos26». Es decir, al menos en esas tres parroquias se hacía «mal» (quizá recto tono, o rezado, o se cantaba el rito romano). Puede que tras la visita de Pétrez se mandaran copiar libros en estas parroquias y que estos sean los que Mundó ha datado como de finales del siglo xii o del siglo xiii27. La mayor parte de estos libros tardíos son además los únicos testimonios de la denominada tradición litúrgica B28 y parecen proceder de la parroquia de Santas Justa y Rufina29. Por esto es posible que esa parroquia dedicada a las santas sevillanas fuera de mozárabes «nuevos» huidos de Sevilla en el siglo xii, que copiaron sus libros de modelos béticos anteriores.

Transcripciones de letra «gótica» y notación «griega»

  • 30 Meseguer, 1978, pp. 150-153.
  • 31 «E por quanto las dichas eglesias de Toledo son venidas a tanta pobresa que non ay clérigos que çe (...)
  • 32 La palabra «gótico» para referirse a la letra y manuscritos visigodos empezó a usarse en el siglo (...)
  • 33 Una nota del Libro de Horas de la reina Sancha (E-SAu 2668) indica que estuvo en Aniago, ¿pudo ser (...)

9Juan Vázquez de Cepeda, obispo de Segovia entre 1398 y 1437, compró un señorío en Valladolid en el que instituyó en 1436 la iglesia y hospital de clérigos regulares de Santa María de Aniago, con rentas para ocho clérigos y cuatro capellanes mozárabes30. En su testamento de 143631, afirma que restaura el rito «por devoción y por celo de la nación nuestra». El obispo usa el adjetivo «gótico» para recordar el modelo, antigüedad y origen del oficio (de la gloriosa «nación de los godos»), que también está copiado en «letra gótica32» con música en «arte de griegos» —recordemos que la notación del canto hispánico no permite su reconstrucción y muy probablemente tampoco la permitía en el siglo xiv—. Vázquez hizo transcribir los libros en escritura y notación modernas pero no se conservan, aunque debieron pasar a Aniago tras su muerte, como todos sus bienes33. La fundación no prosperó y en 1441 fue sustituida por la Cartuja.

Las restauraciones de los siglos xv-xvi

  • 34 En 1503, las parroquias mozárabes estaban reducidas a 840 almas (San Marcos tenía 463, Santa Justa (...)
  • 35 Nobiliario toledano anónimo, siglo xvi, E-Mn 11.704, en Meseguer, 1978, p. 156 y pp. 198-203.
  • 36 Robles, Compendio de la vida, pp. 211-212, refiriéndose a la bula de Julio III de 1553.

10En la segunda mitad del siglo xv el rito mozárabe simboliza la continuidad visigoda y la identidad nacional en un momento cumbre de la restauración del cristianismo frente al poder musulmán. Varios obispos intentaron entonces protegerlo, cuando su práctica era muy débil por el escaso número de mozárabes34 y por la gran exogamia, pues los mozárabes se casaban con frecuencia fuera de su grupo35 y sus cónyuges e hijos adquirían la mozarabía «por bulas apostólicas y costumbre inmemorial36», es decir, aumentaban los mozárabes nuevos que no conocían el rito.

  • 37 Sínodo de Alcalá de Henares, 10-VI-1480, E-Mn 13.021, fo 109ro, en Meseguer, 1978, p. 154-158.
  • 38 Privilegio del 26-IV-1484, Pliego impreso, Archivo Capilla Mozárabe, Meseguer, 1978, pp. 155, 190- (...)
  • 39 Fernández Rodríguez, 1978. En la p. 252, menciona un breve intento de restauración mozárabe en la (...)

11Alfonso Carrillo, arzobispo de Toledo entre 1446 y 1482, dice en sus normas para las parroquias mozárabes que sus beneficios «non se dan a clérigos instrutos en el sobredicho oficio y por esto los que algo saben dél non curan de lo continuar ni menos de lo mostrar a otros37». Por ello prohíbe los beneficios a aquellos clérigos mozárabes que no sepan el rito y no residan en su iglesia. Pedro González de Mendoza (1482-1495), sucesor de Carrillo, regula el acceso de parroquianos latinos a las parroquias mozárabes —habitual desde hacía tiempo— para no descompensar las rentas de las parroquias y recuerda que los mozárabes merecen ese privilegio por su linaje godo38. Rodrigo Maldonado de Talavera, consejero de los Reyes Católicos y regidor de Salamanca, compró la capilla del Salvador en la catedral de Salamanca en 1489, donde instauró en 1510 el rito mozárabe, que continuó realizándose en ella hasta el siglo xx39.

  • 40 Pliego impreso, Archivo de la Capilla Mozárabe, en Meseguer, 1978, p. 194-95
  • 41 Uso ese nombre por sus por sus diferencias con el medieval, como Imbasciani, inédita, y Boynton, 2 (...)
  • 42 Pisa, Declaración del Officio Diuino Góthico o Muzárabe, reeditado en Antequera Luengo, 2010: «… l (...)
  • 43 Francisco Javier de Santiago y Palomares, en su Polygraphia Gothico-Española de 1764 (Madrid, Real (...)

12Pero la acción más importante a favor del rito mozárabe la desarrolló Francisco Jiménez de Cisneros, arzobispo de Toledo entre 1495 y 1517. Cisneros inició un proceso de recuperación del rito mozárabe en cuatro frentes: la confirmación de sus privilegios para protegerlo (1497)40, la edición de los textos de la liturgia para organizarlo (1500 y 1502), la creación de la Capilla Mozárabe para mantenerlo (1502) y la copia de Cantorales con música para interpretarlo (1508). Hizo «recrear» así un repertorio «neo-mozárabe41» indiscutido por la jerarquía eclesiástica hasta la actualidad a pesar de que varios autores han percibido sus diferencias con las fuentes medievales (Pisa o Burriel en los textos42; Palomares, Prado e Imbasciani en las melodías43).

Recuperando el «pasado nacional»: los facsímiles del siglo xviii

  • 44 En 1486, Inocencio VIII concedió a los Reyes Católicos patronazgo sobre los nombramientos eclesiás (...)
  • 45 Boynton, 2011, pp. 54-57.
  • 46 Madrid, Biblioteca del Palacio Real, ms. II/483.
  • 47 Fernando VI fue el primer rey español de la dinastía borbónica nacido en España.
  • 48 Boynton, 2011, pp. xiv, 99 y Epilogue.

13En 1749, Fernando VI fundó la Comisión Real de Archivos para probar documentalmente la independencia del cristianismo español de la curia romana44. Andrés Marcos Burriel fue su director y comenzó su trabajo en Toledo en 1750, transcribiendo y copiando —con Francisco Santiago Palomares— los más importantes y antiguos documentos de la catedral incluyendo los de rito hispánico: así notó la disparidad de estos con los impresos cisnerianos, anticipando conclusiones de Mundó o Janini45. Burriel encargó a Palomares un lujoso facsímil de E-Tc 35.746 para regalárselo al rey, pues lo creía el manuscrito más antiguo, como Mundó corroboró en 1965. En la presentación al facsímil, Burriel señala cómo ese libro —en representación de los demás— es una prueba incontrovertible de la continuidad de la liturgia mantenida en Toledo desde los visigodos, a los que considera predecesores de los Borbones47 en su búsqueda de una esencia hispánica supranacional y de una legitimación de la nueva dinastía con un hispanismo transhistórico48.

La restauración del siglo xx

  • 49 El trabajo lo realizó una comisión presidida por Pinell y se publicó en Toledo por la Conferencia (...)

14Al amparo del concilio Vaticano II, otro arzobispo de Toledo, Marcelo González (1971-1995), propuso una nueva restauración del rito. Para ello restableció en su Capilla el culto regular y apoyó la realización de dos Congresos Mozárabes (1975 y 1985), cuyas actas están editadas por el Instituto de Estudios Visigóticos y Mozárabes de San Eugenio de Toledo, creado en 1977. Además, encargó la revisión, reforma y edición del rito. Como se explicaba en la web de la Archidiócesis de Toledo, esas ediciones han reconstruido el «auténtico y genuino rito» mantenido desde tiempos hispano-visigodos49:

  • 50 Este texto, consultado el 20-X-2015, se editaba en la Web de la Archidiócesis de Toledo en el apar (...)

Recientemente se ha efectuado una nueva revisión del Misal que ya no pretendía sólo mantener al día la celebración […] sino restaurar la pureza primitiva de los textos y del orden de celebración […] lograron restituir el Misal Hispánico a su auténtica y genuina pureza, eliminando las adherencias que se habían agregado a través de los siglos e incorporando lo que se había perdido […]. Generación tras generación, la memoria mozárabe ha sido mantenida por numerosas familias toledanas, que hoy viven con orgullo esta condición50

La restauración de Cisneros: el rito neo-mozárabe

  • 51 Vallejo, Memorial de la vida, ed. de 1913, p. 57; Gómez de Castro, De rebus gestis, ed. de 1984, p (...)

15Los biógrafos de Cisneros refieren las razones que impulsaron al cardenal a restaurar el rito mozárabe51: el hallazgo de fuentes medievales en la catedral, la decadencia del rito, el respeto por su venerabilidad y su interés por los libros litúrgicos.

La edición impresa del Missale y del Breviarium

  • 52 Missale mixtum alme ecclesie Toletane, Toledo, Melchor Gorricio–Pedro Hagenbach, 1499. Este Misal (...)
  • 53 El primero en mencionar sus nombres es Robles, Compendio de la vida, pp. 236-237.
  • 54 Entre la publicación del Missale y el Breviarium pasaron casi tres años. No mucho menos se tardarí (...)
  • 55 Cisneros acompañaba a la corte itinerante, Meseguer, 1978, p. 159.
  • 56 Missale mixtum secundum regulam beati Isidori, dictum mozarabes, Toledo, Melchor Gorricio – Pedro (...)

16Cisneros creó una comisión dirigida por Alonso Ortiz, reputado humanista al que ya había encargado la edición de un misal romano52. Ortiz fue asistido por los párrocos de San Lucas, Santa Eulalia y Santa Justa: Jerónimo Gutiérrez, Alfonso Martínez de Yepes y Antonio Rodríguez53. La comisión debió trabajar en un proyecto de tal envergadura bastantes meses54 y quizá fue nombrada en septiembre de 1497 o abril de 1498, las dos únicas ocasiones en las que Cisneros estuvo en Toledo desde su nombramiento55. El Missale se publicó en enero de 1500 y el Breviarium en octubre de 150256.

  • 57 Missale mixtum secundum regulam beati Isidori, dictum mozarabes, Toledo, Melchor Gorricio – Pedro (...)
  • 58 Excepto unos folios del Missale: fos 220vo-233vo y 301ro-303ro.

17La edición no recuperó el antiguo rito, sino que lo rehízo para adaptarlo a los usos de la época. Ortiz dice en el Prefacio del Missale que tuvo que realizar una ingente tarea editorial recopilando fuentes, reorganizando textos, corrigiendo errores, completando lagunas, resolviendo dudas… y todo ello con manuscritos tan difíciles de leer que incluso a un experto le costaba reconocer la misma frase en dos lugares diferentes57. Ortiz se refiere sólo a los textos, pues estos libros no tienen música58.

18Así pues, el texto del rito se imprimió, pero su celebración no era posible (a no ser que se hiciera rezado, sin cantar) puesto que la mayoría del clero mozárabe no conocía sus melodías, como demuestran los testimonios antes citados. El siguiente paso fue por lo tanto la creación de una capilla con libros de canto para poder interpretar el rito en su contexto litúrgico y llevar a cabo su restauración completa.

La Capilla Mozárabe

  • 59 Arellano, 1980, p. 14.
  • 60 Robles, Compendio de la vida, p. 237.
  • 61 Meseguer, 1978, p. 179.
  • 62 Boynton, 2015, relaciona esta iconografía con la restauración del rito viendo ambas como una conti (...)
  • 63 Vizuete Mendoza, Martín Sánchez (eds.), 2002, p. 87.

19En lugar de construirse un sepulcro en la catedral como otros arzobispos, Cisneros edificó la Capilla Mozárabe —llamada del Corpus Christi—. La obra duró desde 1501 hasta 1511 y, mientras se construía, los oficios se realizaron en la sala capitular de verano59. La capilla, dotada con trece capellanes —los párrocos y algunos beneficiados de las iglesias mozárabes—, comenzó su tarea el 26 de marzo de 1502, un sábado santo60, y tuvo generosas rentas hasta la muerte del cardenal en 151761. Cisneros participó personalmente en su diseño: sus armas decoran la entrada y el espacio lo preside un gran mural de Juan de Borgoña de 1514 en el que Cisneros protagoniza tres escenas de la conquista de Orán (1509), una empresa muy importante para él en la que se embarcó a los 73 años62. La idea de vincular este hecho político —visto entonces como una prolongación de la lucha contra el infiel— a la restauración mozárabe, muestra cómo entendía Cisneros su papel como hombre de Iglesia y de Estado63.

Los Cantorales

  • 64 Meseguer, 1978, pp. 164-165 y 170-176.
  • 65 Bula Admonet nos, 20-IX-1508, de Julio II.
  • 66 Francisco Jiménez de Cisneros, Constituciones de la capilla mozárabe, Alcalá de Henares, 18-IX-150 (...)

20Los Cantorales de Cisneros fueron el último y más complejo paso en la recuperación neo-mozárabe. Los Cantorales I y II contienen el propio de la misa —el I el del tiempo y el II el de los santos—, el Cantoral III el ordinario de la misa y el IV los oficios de los santos patronos de las parroquias mozárabes y el oficio de difuntos. Fueron encargados en 1508, el mismo año que Cisneros aumentó la dotación de la Capilla Mozárabe64, obtuvo su confirmación pontificia65 y publicó sus Constituciones66.

  • 67 Medidas en López Fernández, inédita, pp98 y 100.

21Los Cantorales I y II son muy similares, miden 480 x 340 mm (350 x 240 mm de caja)67 y constan respectivamente de 190 y 117 folios. El Cantoral I tiene seis líneas de pauta por folio y el II tiene siete. El Cantoral I fue encargado, como demostró Arellano, a Luis Daguado o Daguada en 1508:

  • 68 Libro de gastos (1508), Libro de obra y fábrica, Catedral de Toledo, 802, fo 83; publicado por Are (...)

68      Oficerio pa lo mozárabe.
En veynte e seys días de octubre de quinientos y ocho años se dio a hacer un ofiçerio moçárave pa la capilla del cardenal a Luys Daguada, clérigo, el cual ha de haber, por cada cuaderno que escriviera de seys renglones, pautado e corregido y iluminación, ponyendo el pergamino, diez reales por cada cuaderno de ocho hojas, tasólas Juan de Mora, capellán de los reyes nuevos.
69      En veynte e seys días de mes de octubre de quinientos e ocho años, pagó el señor Juan Ruyz, canónigo Reçebtor de la obra al dicho Luys Daguada tres mill e cuatrocientos maravedíes, para el pago de diez quadernos de los que ha de escribir dicho oficerio, mandó este día se lo dieran68.

  • 69 También Ascensión Mazuela, quien amablemente ha revisado la lectura del nombre, lee Daguada o de A (...)
  • 70 López Fernández, inédita, pp. 88-90 muestra una lista completa de los primeros capellanes mozárabe (...)

22Mi transcripción presenta pequeñas variantes respecto a la de Arellano y una no tan pequeña, pues él lee el nombre del clérigo copista como Luis Daguado, mientras que yo leo Luis Daguada69. Esta «a» final es relevante por la similitud fonética entre Daguada y Taguada: un Luis Taguada (que en ocasiones aparece como Taboada) fue uno de los primeros capellanes mozárabes, activo entre 1502 y, al menos, 151270. Es muy posible pues que el primer copista de los Cantorales fuera uno de los primeros cantores mozárabes de la Capilla cisneriana.

  • 71 En el cuaderno xiii (fos 97-112) falta la música de la Benedictio lucernae y, entre ese cuaderno y (...)

23La descripción —diez cuadernos de ocho folios con seis renglones por folio— corresponde exactamente a los folios 1-80 del Cantoral I, copiados por la misma mano, la de Daguada, con una escritura muy clara y cuidada que ha dejado espacio para las iniciales, ausentes en los diez cuadernos. A partir del folio 81, el libro está copiado por otra mano y tiene iniciales, pero también lagunas en la música71. El Cantoral II es de una mano similar a la segunda parte del I y tiene las mismas iniciales. El Cantoral III, muy usado, mide 280 x 210 mm (230 x 160 mm de caja), tiene 39 folios y siete pautas de música por folio. El Cantoral IV, también muy gastado, mide 410 x 280 mm (280 x 180 mm de caja), tiene 52 folios y también siete pautas por folio. Todos emplean notación negra mensural para el oficio neo-mozárabe y cuadrada no mensural para piezas gregorianas como puede verse en la figura 1.

Fig. 1. — Antífona gregoriana, Cantoral I, fo 95vo, notación cuadrada no mensural

Fig. 1. — Antífona gregoriana, Cantoral I, fo 95vo, notación cuadrada no mensural

Fuente: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011.

  • 72 El Memorial de Vallejo en torno a 1540 menciona la recuperación del rito y la edición impresa, per (...)
  • 73 Prado, Rojo, 1929 y Boynton, 2011 y 2015.
  • 74 Brockett, 1968; Imbasciani, inédita, p. 146 y Peñas García, 2004.

24Desconocemos quién se encargó de la titánica empresa que debió suponer la composición de los Cantorales. La historiografía no menciona este tema72, no se pronuncia sobre él73 o da por supuesto que los hizo la comisión que editó los impresos74. Quizá la importancia de la edición impresa empequeñeciera el proyecto de realizar los Cantorales manuscritos, o quizá estos pasaran desapercibidos por ser una sola copia de uso limitado a los capellanes.

  • 75 Los textos de los Cantorales siguen en ocasiones el Missale (1500) y no el Breviarium (1502) y nun (...)

25Considero que en este proceso tuvo que haber dos comisiones diferentes, quizá con miembros comunes —los párrocos mozárabes—: la primera, dirigida por Ortiz, se ocupó de los textos y acabó su trabajo en 1502 al publicar el Breviarium; la segunda se ocupó de la música y encargó en 1508 el Cantoral I. Parece poco probable que la comisión, encargada de la música, contara con Ortiz, que no conocía las melodías mozárabes. Además, los Cantorales se prepararon tras la publicación del Missale pero a menudo usan textos ajenos a este75, cosa poco probable si Ortiz hubiera sido responsable de su selección.

El uso de los Cantorales tras el siglo xvi

  • 76 Aparecen por primera vez en un Inventario del 6-V-1643, véase Arellano, p. 230. Los inventarios de (...)

26Los Cantorales siempre estuvieron en la Capilla Mozárabe76, y el III y IV (ordinario de la misa y oficio de difuntos) fueron muy usados. Ante la falta de testimonios medievales, otros más modernos nos ayudan a imaginar cuál pudo ser la situación que se encontró la Comisión encargada de recuperar el canto en el siglo xvi.

  • 77 Boynton, 2011, p. 85.
  • 78 Aubry, 1908, pp. 69 y 70: «Nous avons eu entre les mains deux de ces cahiers […]. Ce fut pour nous (...)

27Palomares cuenta en 1764 que varios músicos a los que consultó no entendían la relación entre los neumas manuscritos y el repertorio cantado en la Capilla Mozárabe77, aunque no queda claro si no entendían la notación antigua o advertían diferencias entre ambos cantos. En 1908, Pierre Aubry fue testigo en Toledo de que el oficio se cantaba sólo los domingos y las fiestas mozárabes y con asistencia de muy pocos fieles. Los capellanes tenían un cuaderno manuscrito con melodías muy diferentes de las del Cantoral IV —que él pudo ver y su interpretación era mediocre, ralentizando e igualando todas las notas «para dar más majestad al canto78». En la figura 2 puede verse la diferencia entre ambas versiones de la misma pieza en ritmo, melodía, contorno y densidad melódicas.

Fig. 2. — R/ Surgam et ibo en el Cantoral IV, fo 23ro, y en el cuaderno de un capellán

Fig. 2. — R/ Surgam et ibo en el Cantoral IV, fo 23ro, y en el cuaderno de un capellán

Fuente: Aubry, 1908, pp. 67 y 70.

  • 79 Testimonios de Villar y Macías, Historia de Salamanca, t. I, p. 27, estudiados en Fernández Rodríg (...)

28En la ya citada Capilla Talavera de Salamanca, la liturgia mozárabe había decaído desde finales del siglo xix: casi no se celebraban misas y sus trece capellanes se habían reducido a uno79. Como el rito se celebraba muy poco y además se hacía rezado, en 1920 el obispo salmantino envió a Toledo al prefecto de música de la catedral, José Artero, para recuperar sus melodías. Artero narra lo que oyó en Toledo:

  • 80 Artero, 1920, p. 121.

A pesar del singular esmero que al menos hoy ponen los [capellanes] Mozárabes en la pura conservación de su canto, es evidente que ha sufrido hasta la forma actual tales transformaciones, que han mudado por completo cualidades suyas esenciales. Ha perdido sobre todo la tonalidad y el ritmo, conservando únicamente los contornos generales de la línea melódica. En cuanto a la tonalidad, que primitivamente era diatónica […] hoy es cromática de modo que se cantan, por ejemplo en un do mayor o la menor perfectamente definidos. […] se canta modernamente acompasado y en los recitados […] con un marcado acento silábico80.

  • 81 Si era un cuaderno, no podía ser muy grande: quizá contenía sólo los Cantorales III y IV, los más (...)

29Artero vio los manuscritos medievales, un Cantoral y varias copias manuscritas hechas por los capellanes para su propio uso: un Canon misae Mixtiarabis quam vulgo apellant Omnium Offerentium… del canónigo Benito Pablo de Melgar (†1788); un cuaderno apaisado en notación cuadrada de la segunda mitad del siglo xix con todo el repertorio —el libro por el que se examinaban los candidatos a capellanes81— y los cuadernos de los capellanes, copiados al dictado, en clave de sol, compás de 2/4 —y alguna vez en 3/4— y «en tesituras arbitrarias e imposibles para un coro». Artero transcribió varias melodías «ante la imposibilidad absoluta de admitir la versión que está en uso en la Capilla».

  • 82 Prado, Rojo, 1929, p. 101.

30Poco después, Germán Prado vio los Cantorales archivados y a los capellanes usando «cuadernillos escritos en notación moderna con las piezas más usuales». Dice Prado que algunas melodías estaban «notablemente adulteradas y en otras se habían cambiado las fórmulas melódicas antiguas por otras más breves, parecidas a las de los versillos del oficio»82.

31El estado de conservación de los Cantorales y la interpretación de los capellanes del siglo xx muestra que el repertorio neo-mozárabe cantado desde el siglo xvi ha sido casi exclusivamente el ordinario de la misa y el oficio de difuntos y que, además, se ha simplificado y alterado con la transmisión oral. Lo mismo pudo haber pasado en los siglos anteriores a la restauración cisneriana.

La reconstrucción material del canto neo-mozárabe

32En las Constituciones de la Capilla Mozárabe de 1508, Cisneros dice que pocos clérigos conocen el oficio, pide a quien lo sabe que lo enseñe y ordena que se perpetúe:

  • 83 Francisco Jiménez de Cisneros, Constituciones de la capilla mozárabe, op. cit., citado por Mesegue (...)

[El oficio] ha estado muchos años quasi olvidado y las iglesias sin servirse y los clérigos que sabían el oficio eran pocos y aquellos no lo usaban y los libros estaban algunos perdidos, otros muy viejos y corruptos. Nos, movido con mucha devoción que al dicho oficio tenemos, procuramos de lo renovar y restituir y para ello lo hicimos buscar con mucha diligencia los más libros que pudieron haber, y hecimos los emendar e imprimir: e otrosí proveímos que los clérigos que se sabían el dicho oficio lo mostrassen a otros, porque de unos en otros se perpetuasse y no se perdiesse tan sancta, antigua y devota memoria […]. [El oficio] dígase por ahora en tono hasta que haya libros de canto y entonces se dirá cantado. La misa se diga cantada, los salmos bien dichos a coros, y no lo comience el uno hasta que el otro haya acabado el suyo83

  • 84 Imbasciani, inédita, p. 22, deduce de este texto que los libros de la misa ya existían en 1508 y s (...)

33Este texto resulta sorprendente, ya que si los capellanes —de los que al menos tres eran párrocos mozárabes— no podían cantar sin libros, ¿cómo cantaban antes en sus parroquias? También afirma que no había libros de canto para el oficio pero que la misa sí se cantaba, aunque no podía ser por los Cantorales84, encargados después de las Constituciones. ¿Por qué se podía cantar la misa y no el oficio? ¿Por dónde se cantaba antes de tener los Cantorales? ¿De dónde proceden las melodías de los Cantorales si los capellanes no las conocían y los manuscritos medievales están in campo aperto y su notación no permiten interpretar las melodías?

Piezas mantenidas por la memoria y posibles modelos previos a los Cantorales

  • 85 Fueron conminados a ello por otros clérigos. De las declaraciones de los implicados se deduce que (...)

34Según Cisneros, en 1508 los capellanes podían cantar la misa y no el oficio, que se hacía recto tono. La capilla había comenzado su tarea en marzo de 1502 sin libros, pero conociendo algunas melodías, pues en 1503 quisieron cantar la misa de Navidad «como tenían por costumbre» y tuvieron que hacerla rezada85. No hay tantas misas en el año litúrgico y la de Navidad es muy importante, por lo que es lógico que se cantara, pero puede que el oficio, mucho más complejo, no se cantara en las parroquias desde hacía tiempo y ya no se recordara, con la excepción de los oficios de difuntos y de los patronos mozárabes, que se interpretarían —sobre todo el primero, por razones obvias— con más frecuencia. Corrobora esta hipótesis el que sea ese precisamente el repertorio escrito en los Cantorales: las misas completas, el oficio de difuntos y las vísperas de los patronos mozárabes.

  • 86 Montserrat, Biblioteca de la Abadía, frag. 1519, con una pieza mozárabe del s. xiv. Véase Gutiérre (...)
  • 87 Los textos de las preces del Cantoral I y del Missale son iguales entre sí, y diferentes del Brevi (...)
  • 88 Los textos de las preces de Difuntos del Cantoral IV sólo aparecen en este y en el Breviarium, no (...)

35En 2013, estudiando las preces neo-mozárabes, propuse que el borrador de los Cantorales fuera anterior a 1502 y tuviera modelos previos, quizá en fascículos sueltos, de los que identifiqué un posible fragmento86. También mostré que los textos de la misa de los Cantorales son idénticos al Missale de Ortiz y proceden, con variantes, de fuentes toledanas87. Sin embargo, los textos del oficio del Breviarium de Ortiz y del Cantoral IV se basan en fuentes distintas entre sí y desconocidas para nosotros88. Esto indica que el proceso de compilación de los Cantorales debió ser complejo y usó modelos que no conocemos.

36Cisneros esperaba en 1508 que pronto se copiaran los libros del oficio, pero nunca llegaron a escribirse, a excepción de una pequeña parte: el Cantoral IV, de sólo 52 folios frente a los 350 que ocupan los tres libros de la misa. Quizá la causa fue la complejidad de la tarea, que se manifestaría al preparar los libros de la misa, o la disminución de las rentas de la Capilla tras la muerte del cardenal. Pero hemos visto que la Capilla Mozárabe ya cantaba misas desde al menos 1503, cuando aún no había libros. Quizá lo hacía con la ayuda de cuadernos manuscritos —como los que vieron Aubry, Artero y Prado en el siglo xx—, pues no parece posible que los capellanes se aprendieran este repertorio de memoria sin una ayuda escrita. La pulcritud de la copia de los Cantorales también apunta a la existencia de un modelo.

Melodías mantenidas por tradición oral y melodías formulares

  • 89 Gutiérrez, 2013.
  • 90 Baumstark, 1953, sostiene que los vestigios de ritos precedentes se mantienen sobre todo en las gr (...)
  • 91 Todas las preces de Difuntos de los Cantorales son unica, menos Miserere, miserere, miserere illi (...)

37Es muy difícil establecer qué melodías se mantuvieron por tradición oral desde la Edad Media hasta el siglo xvi, no obstante, en 2013 demostré que al menos en un caso —las preces de Difuntos Miserere, miserere, miserere illi Deus— los manuscritos medievales y los Cantorales usan la misma melodía89. Mi hipótesis es que esta melodía se mantuvo durante siglos porque el oficio de Difuntos se siguió cantando incluso en épocas de decadencia del rito90. De esto se puede deducir que otras preces de Difuntos de los Cantorales sin concordancias conocidas91 —y quizá otras piezas— también podrían proceder de un modelo medieval.

  • 92 Prado, Rojo, 1929, pp. 108-113.
  • 93 Imbasciani, inédita, pp. 110-117. Más adelante (p. 129) dice que las fórmulas del Grupo II aparece (...)

38Ya Prado afirmó92 que los Cantorales tenían melodías gregorianas, mozárabes y compuestas en el siglo xvi, e Imbasciani mostró que muchas de las «compuestas» emplean fórmulas93 realizando una clasificación en tres tipos de piezas:

  • Tipo I: siete piezas gregorianas en notación no mensural.
  • Tipo II: once textos mozárabes con melodías gregorianas y notación mensural.
  • Tipo III: trescientas cincuenta piezas mozárabes con notación mensural, que Imbasciani clasifica en cuatro grupos según las fórmulas que usan:
    • Grupo I: seis antífonas usan las fórmulas que denomina B, x, y94;
    • Grupo II: setenta y nueve cantos con las fórmulas llamadas A, C, D, M95;
    • Grupo III: treinta y un laudas usan las fórmulas llamadas Q, E;
    • Grupo VI: un sacrificium usa una breve fórmula.

39Para intentar definir si las fórmulas proceden del repertorio medieval, si son un producto de tradición oral o si fueron creadas del siglo xvi, he estudiado el Grupo II de Imbasciani, comparándolo con las fuentes medievales. El detalle del repertorio estudiado y sus fuentes puede verse en la Tabla final de concordancias (en apéndice). He comprobado en primer lugar que las fórmulas de ese grupo no aparecen en 79, sino al menos 132 piezas de los Cantorales. Este sería su desglose por géneros:

  • 6 sono de 7 usan fórmulas (85,7%)
  • 9 preces de 14 (64,2%)
  • 40 sacrificium de 76 (52,6%)
  • 28 lauda de 82 (34,1%)
  • 10 praelegendum de 42 (23,8%)
  • 8 antífonas de 37 (21,6%)
  • 11 psallendum de 83 (13,2%)

40Los tres primeros géneros (sono, preces y sacrificium) forman más de la mitad del total del repertorio formular y además usan las fórmulas de manera muy abundante (ver fig. 3), por esa razón los he elegido para mi análisis. En la Tabla final de concordancias (en apéndice) se pueden ver las fuentes empleadas para el estudio cuyas conclusiones presento a continuación.

Fig. 3. — Sacrificum Hii dies exorationis, Cantoral I, fo 41vo, construido a base de fórmulas del Grupo II de Imbasciani

Fig. 3. — Sacrificum Hii dies exorationis, Cantoral I, fo 41vo, construido a base de fórmulas del Grupo II de Imbasciani

Fuente: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011.

Identidad melódica en las fuentes medievales

41A pesar de que los manuscritos de tradición B son escasos, lo que no permite generalizar conclusiones, las fuentes medievales de las tradiciones A y B parecen transmitir en gran parte del repertorio la misma melodía para la misma pieza. Los siguientes ejemplos (ver fig. 4 y 5) muestran sendas piezas en un manuscrito de tradición A y otro de tradición B y en ellos se puede ver que cada sílaba del texto contiene igual o similar número de notas, y que además estas notas ascienden y descienden de manera semejante en ambas fuentes, creando un contorno melódico que parece indicar que ambas pretenden anotar, con variantes, la misma melodía.

Fig. 4. — Sacrificium Hii dies exorationis en E-L 8 (tradición A) y E-Tc 35.5 (tradición B): similitud en el número de notas por sílaba y contorno melódico

Fig. 4. — Sacrificium Hii dies exorationis en E-L 8 (tradición A) y E-Tc 35.5 (tradición B): similitud en el número de notas por sílaba y contorno melódico

Fuente: Portal Pares, edición en línea (E-L 8); Cabildo de la Catedral de Toledo (E-Tc 35.5).

Fig. 5. — Preces Penitentes en los mismos mansucritos en E-L 8 (tradición A) y E-Tc 35.5 (tradición B): se observa la misma similitud

Fig. 5. — Preces Penitentes en los mismos mansucritos en E-L 8 (tradición A) y E-Tc 35.5 (tradición B): se observa la misma similitud

Fuentes: Portal Pares, edición en línea (E-L 8); Cabildo de la Catedral de Toledo (E-Tc 35.5).

Reproducción de estructuras medievales en los Cantorales

42En determinadas fuentes medievales se observan repeticiones de estructuras neumáticas que podrían ser fórmulas melódicas. Algunas veces los Cantorales parecen intentar reproducir esas estructuras (ver fig. 6 y 7). En un grupo de preces, el Cantoral I sustituye la melodía inicial de cuatro versículos de la fuente medieval (posiblemente una fórmula) por una entonación formular seguida de un recitado. No reproduce la melodía original pues, a pesar de las limitaciones que ofrece la notación toledana, podemos ver que la melodía no es la misma en el manuscrito y el Cantoral, pero estas cuatro piezas —y no otras— tienen la misma melodía en su versículo en ambas fuentes. Por lo tanto, los compiladores del Cantoral parecen conocer y reflejar una relación melódica en un grupo de piezas, aunque simplifican la melodía resultante respecto a su modelo medieval.

Fig. 6. — Versículos de cuatro preces en E-Tc 35.5 y Cantoral I

Fig. 6. — Versículos de cuatro preces en E-Tc 35.5 y Cantoral I

Fuentes: Cabildo de la Catedral de Toledo (E-Tc 35.5); Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011 (Cantoral I).

43La semejanza entre los neumas en la fig. 6 parece indicar que E-Tc 35.5 emplea una fórmula melódica para estos versos. También el Cantoral usa una fórmula, pero distinta a la medieval, pues tras la tercera sílaba usa un recitado que no se ve en E-Tc 35.5.

  • 96 También sucede en Apparebit tibi domine, Hii dies exorationis y Sacrificium deo.

44Como en el caso anterior, algunos sacrificia muestran una determinada estructura en su versión medieval que el Cantoral I intenta reproducir. Así, en el ejemplo de la fig. 796, la estructura melódica de la pieza medieval αβ χδ εφ αβ, que incluye una repetición (αβ), se convierte en el Cantoral en una serie de fórmulas —AC AC AM AC— enlazadas como en un puzle y unidas por recitados. Aunque se conserva la repetición melódica (αβ / AC), la estructura melódica del Cantoral es diferente a la medieval.

Fig. 7. — Sacrificium Serviamus domino en E-L 8 y Cantoral I: diferente empleo de fórmulas

Fig. 7. — Sacrificium Serviamus domino en E-L 8 y Cantoral I: diferente empleo de fórmulas

Fuentes: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011 (Cantoral I); Portal Pares, edición en línea (E-L 8).

Disparidad melódica entre los Cantorales y las fuentes medievales

45Muchas melodías neo-mozárabes no parecen tener correspondencia con las medievales: en el ejemplo de la fig. 8, los Cantorales adaptan solo cuatro fórmulas melódicas a las múltiples combinaciones de neumas de las fuentes medievales. Sin embargo, estas últimas parecen anotar más de cuatro melodías diferentes (ver fig. 8), incluso teniendo en cuenta que en la notación hispánica una misma melodía puede escribirse con diferentes agrupaciones neumáticas. Así pues, los autores de los Cantorales conocen y reflejan la organización melódica del modelo medieval pero no pueden reproducir su melodía original y colocan en su lugar una formula estándar que transcribe de forma indiferenciada distintos modelos medievales.

Fig. 8. — Secciones de E-L 8 en las que se pueden ver diferentes melodías que en los Cantorales de Cisneros se transcriben siempre con la misma fórmula (A)

Fig. 8. — Secciones de E-L 8 en las que se pueden ver diferentes melodías que en los Cantorales de Cisneros se transcriben siempre con la misma fórmula (A)

Fuente: Portal Pares, edición en línea.

46En el ejemplo de la fig. 9 se ve cómo los Cantorales han construido las melodías de los soni con fórmulas enlazadas por recitado recto tono. La letra r indica recitado, cada mayúscula A, C, D y M indica una fórmula melódica, y las melodías originales se indican con la palabra correspondiente (en este caso, sólo «Alleluia»).

Fig. 9. — Organización melódica de los soni en los Cantorales de Cisneros

Fig. 9. — Organización melódica de los soni en los Cantorales de Cisneros

Fuente: elaboración propia.

47Todos los soni neo-mozárabes repiten las mismas fórmulas melódicas (ver fig. 10), pero, como en el ejemplo de la fig. 8, las mismas secciones en las fuentes medievales son completamente diferentes. En la fig. 10, las fórmulas A, C, M del Cantoral no se corresponden con melodías iguales en E-L 8.

Fig. 10. — Sono Alleluia in omnem terram en Cantoral I y E-L 8 (a.) y Sono Confitebor en Cantoral I y E-L 8 (b.)

Fig. 10. — Sono Alleluia in omnem terram en Cantoral I y E-L 8 (a.) y Sono Confitebor en Cantoral I y E-L 8 (b.)

Fuentes: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011 (Cantoral I); Portal Pares, edición en línea (E-L 8).

Empleo sistemático de las fórmulas neo-mozárabes

48Las fórmulas tienen por lo general un empleo coherente con el contexto melódico y adaptado, con mayor o menor fortuna, a los acentos de las palabras.

  • A es la fórmula más repetida, se usa casi siempre como fórmula inicial, en ocasiones precedida de recitado. También se usa en medio de frase y en su final.
  • C se usa a menudo después de A y como fórmula final, pero también intermedia.
  • D es poco frecuente, usada como final e intermedia.
  • M es la fórmula menos frecuente, casi siempre empleada como final.

Empleo diferenciado por géneros de las fórmulas neo-mozárabes

49En el repertorio estudiado hay tres tipos de piezas: las de construcción completamente formular, las que tienen alguna fórmula insertada y las piezas con melodías originales sin fórmulas. Su empleo por géneros es como sigue:

Tabla. — Porcentaje del empleo de fórmulas en las piezas de los Cantorales estudiadas

Formular Alguna fórmula Sin fórmulas Total Porcentaje formular
Sacrificium (E-Tc C II) 25 0 1 26 96,2 %
Soni (E-Tc C IV) 6 0 1 7 85,7 %
Preces Cuaresma (E-Tc C IV y E-Tc C I) 4 1 3 8 50 %
Sacrificium (E-Tc C IV) 2 0 2 4 50 %
Sacrificium (E-Tc C I) 13 6 27 46 28,3 %
Preces difuntos (E-Tc C IV) 0 4 2 6 0 %
  • 97 Peñas García, 2004, p. 429.
  • 98 De hecho, un mismo sacrificium se repite en fuentes medievales en ocasiones con diferentes melodía (...)

50El escaso número de preces de difuntos formulares podría indicar que ese repertorio se recordaba mejor que otros por su frecuente uso y su sencillez, debida a la participación del pueblo, mientras que la abrumadora construcción formular de los sacrificia del Cantoral II podría indicar la asociación de estas melodías con el repertorio más característico del rito97, o también la necesidad de reconstruirlo quizá por ser un canto de solista en el que la improvisación tenía un importante papel98. También es posible que este abuso de las fórmulas en el Cantoral II se deba a la necesidad de terminar el libro con prisa sin haber encontrado melodías que correspondieran a sus textos.

 

  • 99 Como propone Hobsbawm en Hobsbawm, Ranger (eds.), 1983, pp. 1-14. La cohesión como grupo de esa co (...)
  • 100 Para reconstruir los textos, se emplearon sobre todo —según Imbasciani— el Missale y los manuscrit (...)

51Un discurso histórico no tiene por qué basarse en la memoria real, sino en los elementos escogidos por los constructores del discurso para ser recordados. Así, la restauración neo-mozárabe, para legitimar y hacer venerable una tradición «inventada» que deseaba proteger, la basó en un elemento histórico —los manuscritos medievales— y la sostuvo por medio de una comunidad también creada o imaginada99. Los manuscritos medievales —y el Missale— fueron el modelo para organizar los textos y estructuras100 de la liturgia, pero no pudieron serlo para sus melodías, que se tuvieron que recrear por medio de la supuesta «memoria colectiva» de la comunidad. Como esa memoria no incluía todo el repertorio, fue necesario recrear una tradición melódica, pues sin ella todo el proyecto de Cisneros carecía de sentido: no puede haber una Capilla sin canto.

  • 101 Por ejemplo el repertorio del Cantoral III, casi todo recitado.
  • 102 Algunas piezas neo-mozárabes no tienen correspondencia en fuentes medievales. De las dieciséis en (...)

52Para recrear esa tradición se redujo el rito a lo imprescindible —la misa y los oficios de difuntos y de los patronos mozárabes— y adaptaron melodías para las piezas que no se recordaban utilizando un sistema de fórmulas, quizá —o supuestamente— inspiradas en la tradición oral de las parroquias mozárabes. Las piezas que no llevan fórmulas se copiaron como recitados101 o se compusieron nuevas102. Como las fórmulas empleadas son pocas, sencillas, repetitivas y se aplicaron a gran parte del repertorio, consiguieron crear un estilo identificado como «mozárabe» y considerado el auténtico reflejo de la tradición visigoda mantenida por los mozárabes toledanos a través de los siglos. La restauración neo-mozárabe de Cisneros muestra cómo en aquel contexto el objetivo prioritario no fue la fidelidad a los modelos antiguos, aunque estos se tomaron en cuenta, sino recrear un repertorio y mantenerlo vivo en una comunidad también creada para ello.

Apéndice. — Tablas de concordancia

53+ indica íncipit, * indica sin música

54En el apartado Fórmula de estas tablas indico las fórmulas de los cuatro grupos de Imbasciani que emplea cada pieza y señalo «Recto tono», cuando una melodía está completa en este estilo, «Otra» cuando la melodía tiene otras fórmulas que no mencionan Imbasciani y «Original» cuando la melodía parece original. Las concordancias de fuentes están tomadas de Randel, 1973.

Tabla 1. — Sono en los Cantorales de Cisneros

  E-Tc C IV E-L 8 Silos-Rioja Toledo Fórmula
Alleluia in omnem terram 47vo E-L 8, 247ro*, 218ro*, 216ro GB-Lbl 30845, 29vo E-Tc 35.6, 140ro (¿León?)
E-Tmsc 1325 26vo*, 19ro* y 16vo
Grupo II
Confitebor 31 E-L 8, 244ro*, 47ro E-SI 3, 129
GB-Lbl 30845, 144vo
E-SI 6, 16vo
  Grupo II
Diffussa est 50vo E-L 8, 56vo US-NYhsa B2916, 179ro*
GB-Lbl 30844, 33ro*
  Grupo II
Dominus deus 33vo E-L 8, 217vo     Grupo II
Fac mecum 44vo E-L 8, 283ro   E-Tc 35.4, 156vo Grupo II
Iustorum animae 39 E-L 8, 89ro*, 247ro*, 93vo E-Mah 30, 210ro+
E-Zu 418, 6ro+
GB-Lbl 30845, 127vo y 75vo
GB-Lbl 30851, 183ro
  Grupo II
Vivent mortui tui 15vo E-L 8, 280ro*, 278vº GB-Lbl 30851, 198vo
E-SI 3, 60vo
E-SI 7, 20ro
  NO

Tabla 2. — Preces en los Cantorales de Cisneros

  Cantorales Fuentes medievales Fórmulas
Miserere miserere miserere illi Deus E-Tc C IV, 7vo, 26vo E-SI 4, 90ro Otra
Miserere miserere deus miserere veniam E-Tc C IV, 10vo, 27ro   Otra
Miserere miserere miserere illi deus malis eius E-Tc C IV, 13ro, 27vo   Otra
Deus miserere, Deus miserere, heu me E-Tc C IV, 23vo   Otra
Deus miserere, Deus miserere, in peccatis eius E-Tc C IV, 24vo   NO
Miserere miserere miserere illi deus. Miserator E-Tc C IV, 26ro   NO
Indulgentiam postulamos E-Tc C I, 30ro   NO
Penitentes orate E-Tc C I, 35ro, 87ro E-L 8, 170ro
E-Tc 35.5, 5ro
Grupo II / Original
Miserere et parce clementissime E-Tc C I, 38ro E-Tc 35.5, 22vo Grupo II
Rogamus te rex saeculorum E-Tc C I, 45vo E-Tc 35.5, 45ro Otra
Vide Domine humiltatem meam E-Tc C I, 50vo E-Tc 35.5, 69vo Grupo II
Insidiati sunt mihi E-Tc C I, 56ro E-Tc 35.5, 94ro Grupo II
Tu pastor bone E-Tc C I, 89ro, 92ro E-Tc 35.5, 157vo, 159ro NO
Te precamur Domine E-Tc C I, 89vo, 91ro, 92vo E-L 8, 169ro
E-Tc 35.5, 158ro
Recto tono

Tabla 3. — Sacrificium en los Cantorales de Cisneros

  Cantorales E-L 8 y zona de León Rioja/Silos Toledo Fórmulas
Accedentes sacerdotes E-Tc C I, 176vo E-L 8, 83ro E-Mah 30, 161vo   NO
Aedificavit Moyses altare E-Tc C I, 71ro E-L 8, 163vo     NO
Alleluia angelus domini E-Tc C I, 124ro E-L 8, 175vo   E-Tc 35.5, 180ro Grupo II
Alleluia celebravit David E-Tc C I, 144vo       NO
Alleluia magna
facta est
E-Tc C II, 71vo E-L 8, 51vo E-Mah 30, 76vo E-Tc 35.3, 139ro* Grupo II
Alleluia oblatio E-Tc C I, 180vo E-L 8, 75vo+*, 233ro E-Mah 30, 138vo
GB-Lbl 30844, 96ro*
  NO
Alleluia offerent sacerdotes E-Tc C I, 169vo       Grupo II / Original
Alleluia quasi Carmen E-Tc C I, 138vo E-L 8, 178vo     NO
Alleluia temporibus E-Tc C I, 146ro   GB-Lbl 30846 (5vo, 11ro, 29vo, 35ro, 42vo)+*   NO
Apparebit tibi domine E-Tc C I, 13ro E-L 8, 78vo*, 102vo, 255ro*     Grupo II
Aspexi et vidi animas E-Tc C I, 152ro E-L 8, 179ro+*, 192vo GB-Lbl 30846, 17ro*, 107ro*   NO
Celebraverunt filius E-Tc C I, 165ro       NO
Completus hodie pentecostes E-Tc C I, 162ro       Grupo II
Confortamini et iam nolite E-Tc C II, 60vo       Grupo II
Custodietis custodienda E-Tc C I, 183vo       NO
Decidit dominus E-Tc C II, 41vo       Grupo II
Ecce agnus dei E-Tc C I, 128vo E-L 8, 177vo     NO
Ecce ostendit E-Tc C I, 11ro E-L 8, 42ro E-Mah 30, 42ro   Grupo II
Ego Daniel intellexi numerum E-Tc C II, 48vo E-L 8, 46ro E-Mah 30, 55ro   Grupo II
Ego dominus creavi te E-Tc C II, 81ro E-L 8, 34vo*, 232ro E-Mah 30, 24vo   Grupo II
Ego servus tuus E-Tc C II, 14ro E-L 8, 224ro, 2ro*, 76ro GB-Lbl 30845, 53vo
E-SI 4, 188vo, 211ro*, 231ro+
E-SI 3, 68vo
E-Mah 56, 120ro, 107vo
E-Tc 35.6, 178ro* (¿León?) Grupo II
Egressus est Daniel E-Tc C I, 9ro       NO
Erit hic vobis E-Tc C I, 136ro E-L 8, 178ro     NO
Esti sunt dies E-Tc C I, 58ro       NO
Exultabunt sancti
in gloria
E-Tc C II, 31ro       Grupo II
Fulgebit iustus sicut E-Tc C II, 4ro E-L 8, 77vo*, 41ro E-SI 3, 120vo
GB-Lbl 30845, 69vo, 73ro, 97vo
GB-Lbl 30844, 82vo*
E-Mah 30, 48ro
E-Tc 35.7, 83ro Grupo II
Hec dicit dominus
qui erat
E-Tc C I, 147vo E-L 8, 178vo+*, 198ro GB-Lbl 30846, 100vo* E-Tc 35.4, 53vo
E-Tc 35.6, 80vo* (¿León?)
NO
Hii dies exorationis E-Tc C I, 41vo, 182ro E-L 8, 117vo   E-Tc 35.5, 25ro Grupo II
In pascha domini E-Tc C I, 131vo E-L 8, 177ro     NO
In tempore illo E-Tc C I, 66ro E-L 8, 154vo   E-Tc 35.5, 117vo NO
In universis sollemni­tatem E-Tc C I, 172vo       NO
Ingressus dominus ihesus E-Tc C I, 68vo E-L 8, 158vo E-SI 4, 286ro+*   Otra
Isti sunt dies E-Tc C I, 140vo E-L 8, 178vo, 144ro   E-Tc 35.5, 96ro NO
Iustitiam tuam domine E-Tc C II, 16vo E-L 8, 236vo, 10ro E-Mn 13054, 114ro*   Grupo II
Locutus est Daniel Ananiae E-Tc C II, 93vo E-L 8, 96ro E-Mah 30, 200vo   Grupo II
Mirabilis deus in sanctis deus E-Tc C II, 21vo E-L 8, 196vo, 4ro*, 102ro E-Mah 30, 186vo+*   Grupo II
Multiplicabit vos dominus E-Tc C I, 31ro E-L 8, 108ro, 9ro     Grupo II
Munera acepta erunt E-Tc C II, 107ro E-L 8, 49ro, 255ro+* GB-Lbl 30845, 146vo
E-SI 6, 21vo*
E-Mah 30, 65ro
  Grupo II
Offerimus
tibi domine
E-Tc C IV, 20ro E-L 8, 280vo E-SI 4, 317ro, 327ro+   Grupo II
Offerte domine mundum E-Tc C IV, 20vo E-L 8, 111, 135vo*   E-Tc 35.5, 8ro (12vo, 31ro, 35ro, 53ro, 59ro, 79ro, 85ro, 103ro, 107vo)+* NO
Offerte domino holocausta E-Tc C II, 74vo E-L 8, 223ro GB-Lbl 30845, 50vo E-Tc 35.6, 173vo*, 169vo* (¿León?) Grupo II
Offerte domino mundum E-Tc C I, 36ro E-L 8, 135vo+*, 111ro   E-Tc 35.5, 8, 12vo+*, 31ro+*, 35vo+*, 53vo+*, 59ro+*, 79ro+*, 85ro+*, 103ro+*, 107ro+* NO
Offerte sacerdotes E-Tc C I, 178vo E-L 8, 83ro E-Mah 30, 161vo E-Tc 35.4, 161vo
E-Tc 35.7, 110ro
Otra
Omnes
de Saba
E-Tc C I, 26vo E-L 8, 88vo E-Mah 30, 172ro
GB-Lbl 30844, 133vo*
  NO
Omnes viri atque mulieres E-Tc C II, 37vo E-L 8, 33vo, 75ro* E-Mah 30, 179ro*, 219*
GB-Lbl 30845, 11vo, 110+
GB-Lbl 30844, 90vo*
E-SI 3, 116vo
E-Tc 35.6, 120vo* (¿León?) Grupo II
Omnis qui me confessus E-Tc C II, 29vo E-L 8, 252ro, 16ro*, 246vo GB-Lbl 30845, 5vo*
GB-Lbl 30845, 141vo
E-SI 3, 132ro*
  Grupo II
Oravi deum meum E-Tc C II, 50ro E-L 8, 238vo     NO
Paratum panem E-Tc C I, 23ro, 167vo     E-Tc 35.4, 166vo NO
Parvulus natus est E-Tc C I, 18vo E-L 8, 72vo E-Mah 30, 127ro E-Tc 35.7, 70vo NO
Prope est dies E-Tc C I, 15vo E-L 8, 61ro E-Mah 30, 98ro
GB-Lbl 30844, 46vo*
E-Tc 35.7, 41ro NO
Regnavit dominus E-Tc C I, 3vo E-L 8, 35vº E-Mah 30, 29ro   NO
Regnum et potestas E-Tc C II, 59vo E-L 8, 237vo*, 32ro GB-Lbl 11695 E-Mah 30, 12vo
E-SI 5, 85vo*
GB-Lbl 30845, 39ro
GB-Lbl 30846, 85ro*
  Grupo II
Sacerdos Zacharias E-Tc C II, 66ro E-L 8, 215ro GB-Lbl 30845, 21vo E-Tmsc 1325, 12vo
E-Tc 35.6, 135vo (¿León?)
Grupo II
Sacerdotes domini offererte E-Tc C I, 174vo   E-SI 6,121vo*   NO
Sacerdotes qui appro­pinquant E-Tc C I, 142ro       Grupo II
Sacrificium deo spiritus A E-Tc C I, 52vo E-L 8, 125ro E-SI 4, 200vo*, 260ro*, 315ro*, 251ro
E-SI 3, 92ro
E-Mah 56, 44ro
  Grupo II
Sacrificium deo spiritus B E-Tc C I, 52vo E-L 8, 169vo     Grupo II
Sacrificium deo spiritus C E-Tc C I, 52vo E-L 8, 204vo, 7ro*, 226ro GB-Lbl 30846, 143ro*   NO
Serviamus domino deo A E-Tc C I, 46vo E-L 8, 121ro E-Mah 56, 49ro E-Tc 35.5, 48ro Grupo II
Serviamus domino deo B E-Tc C I, 46vo E-L 8, 157ro, 242vo*     Grupo II
Si in praeceptis E-Tc C II, 90ro E-L 8, 206ro*, 105ro* E-Mah 30, 228vo
GB-Lbl 30846, 157ro*
E-Tc 35.4, 133ro Grupo II
Sicut cedrus exaltata sum E-Tc C II, 110ro E-L 8, 101ro, 255ro* E-Mah 30, 221vo (al margen)
E-Zu 418, 5vo
  Grupo II
Sicut turris David E-Tc C II, 33ro E-L 8, 78vo, 254vo E-Mah 30, 146vo+
GB-Lbl 30844, 107vo*
GB-Lbl 30845, 88ro
E-Tc 35.7, 49vo Grupo II
Sollemnem habebitis E-Tc C I, 133vo E-L 8, 178ro, 1ro   E-Tc 35.5, 203ro Grupo II
Stans sacerdos ad altare E-Tc C II, 91ro E-L 8, 39ro E-Mah 30, 39vo
GB-Lbl 30845, 81ro*
GB-Lbl 30844, 145vo*
E-SI 5, 82vo+
  Grupo II
Stetit angelus super aram E-Tc C I, 149ro E-L 8, 194ro   E-Tc 35.4, 39ro
E-Tc 35.6, 61vo* (¿León?)
Grupo II
Suscepimus deus E-Tc C I, 21ro       Otra
Suscepimus Deus E-Tc C II, 36ro E-L 8, 120ro     Grupo II
Tollite hostias E-Tc C I, 24vo, 158vo E-L 8, 268vo+* GB-Lbl 30846, 161vo* E-Tc 35.4, 70vo NO
Venient ad te E-Tc C I, 6vo E-L 8, 54vo E-Mah 30, 82ro   Otra
Venite benedicite E-Tc C IV, 3vo E-L 8, 30vo, 218+*, 219+* E-Mah 30, 7ro, 215ro+*
GB-Lbl 30845, 34vo, 128vo+*
E-SI 3, 112ro
E-Tmsc 1325, 21vo
E-Tc 35.6, 146ro+* (¿León?)
E-Tc 35.4, 48ro
Grupo II
Venite benedicti E-Tc C II, 19ro E-L 8, 30vo, 218ro*, 219ro* E-Mah 30, 7ro, 215ro*
GB-Lbl 30845, 34vo
E-SI 3, 112ro
E-Tc 35.6, 146ro*, (¿León?)
E-Tc 35.4, 48ro
E-Tmsc 1325, 21vo
Grupo II
Vidi in celo E-Tc C I, 155vo E-L 8, 203ro GB-Lbl 30846, 127vo*
GB-Lbl 30844, 169ro*
E-Tc 35.4, 68ro Grupo II / Original
Vidi sub ara E-Tc C IV, 3ro       NO
Vidi sub ara dei E-Tc C II, 24ro       Grupo II
Vox clamantis E-Tc C II, 63ro       Grupo II

Manuscritos abreviados

E-L 8 Archivo Catedral de León, ms. 8, Antiphonarium, Reino de León, s. x.
E-Mah 30 Real Academia de la Historia (RAH), Madrid, ms. Aemil. 30, Liber misticus, San Millán de la Cogolla, ss. x-xi.
E-Mah 56 RAH, ms. Aemil. 56, Liber ordinum maior, San Millán de la Cogolla, ss. x-xi.
E-Mn 10001 (olim E-Tc 35.1) Biblioteca Nacional de España (BNE), Madrid, ms. 10 001, Psalterium, Liber canticorum et Hymnorum, Norte de España, siglos xi-xii.
E-Mn 10110 (olim E-Tc 35.2) BNE, ms. 10110, Liber misticus, Toledo, Santa Justa, ss. xiii-xiv.
E-SI 3 Monasterio de Santo Domingo de Silos, ms. 3, Liber ordinum minor, ¿ Santo Domingo de Silos?, 1039.
E-SI 4 Monasterio de Santo Domingo de Silos, ms. 4, Liber ordinum maior, ¿La Rioja?, 1052.
E-SI 6 Monasterio de Santo Domingo de Silos, ms. 6, Liber misticus, ¿Santo Domingo de Silos?, 1056.
E-SI 7 Monasterio de Santo Domingo de Silos, ms. 7, Liber misticus, ¿Santo Domingo de Silos?, s. ximed.
E-Tc 35.3 Biblioteca Capitular (BC), Toledo, ms. 35.3, Manuale, Toledo, Santa Eulalia, ss. xi-xii.
E-Tc 35.4 BC, ms. 35.4, Liber misticus, Toledo, Santa Eulalia, 1192-1208.
E-Tc 35.5 BC, ms. 35.5, Liber misticus, Toledo, ¿Santa Justa?, s. xiii.
E-Tc 35.6 BC, ms. 35.6, Liber misticus, ¿zona de León?, s. xi.
E-Tc 35.7 BC, ms. 35. 7, Liber misticus y Liber ordinum, Toledo, Santa Eulalia, ss. xi-xii.
E-Tc C I BC, Cantoral I, Missale de tempore, Capilla del Corpus Christi, Toledo, 1508.
E-Tc C I BC, Cantoral II, Missale de sanctis, Capilla del Corpus Christi, Toledo, ¿1508?
E-Tc C IV BC, Cantoral IV, Agenda morturorum, Capilla del Corpus Christi, ¿1508?
E-Tmsc 1325 Museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda (MCCV), Toledo, ms. 1325, Liber Misticus, Toledo, Santa Justa, s. xiii.
E-Tmsc 1326 MCCV, ms. 1326, Liber commicus, Toledo, Santa Justa, s. xiiex.
E-Zu 418 Biblioteca Universitaria de Zaragoza, ms. 2-418, Antiphonarium (frag.), ¿Santa María de Nájera?, ss. x-xi.
GB-Lbl 11695 (guardas) British Library (BL), Londres, Add. 11695, Antiphonarium (frag), ¿Santo Domingo de Silos?, ss. ix-xi.
GB-Lbl 30844 BL, Add. 30844, Liber misticus, ¿Santo Domingo de Silos?, ss. x-xi.
GB-Lbl 30845 BL, Add. 30845, Liber misticus, ¿San Millán de la Cogolla? ss. x-xi.
GB-Lbl 30846 BL, Add. 30 846, Liber misticus, ¿Santo Domingo de Silos?, ss. x-xi.
GB-Lbl 30851 BL, Add. 30 851, Psalterium, Liber canticorum, hymnorum y misticum, Santo Domingo de Silos, s. xi.
US-NYhsa B2916 (olim E-Tc 33.2) Hispanic Society of America, Nueva York, ms. B2916, Liber misticus, ¿San Millán de la Cogolla?, s. ximed.
Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Los Cantorales Mozárabes de Cisneros. Catedral de Toledo, ed. facsimilar coord. por Ángel Fernández Collado, Alfredo Rodríguez González, Isidoro Castañeda Tordera, Toledo, Cabildo de la Catedral Primada de Toledo, 2011, 2 vols.

Crónicas Asturianas, edit. por Juan Gil Fernández, José L. Moralejo, Juan I. Ruiz de la Peña, Oviedo, Universidad de Oviedo, 1985.

Gómez de Castro, Alvar, De rebus gestis a Francisco Ximenio Cisnerio, Alcalá, 1569; trad. en José Oroz Reta, De las Hazañas de Francisco Jiménez de Cisneros, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1984.

Jiménez de Rada, Rodrigo, Historia de los hechos de España [De rebus Hispaniae], edit. por Juan Fernández Valverde, Madrid, Alianza Editorial, 1989.

Pisa, Francisco de, Declaración del Officio Diuino Góthico o Muzárabe, Toledo, Pedro Rodriguez, 1593; reeditado en Antequera Luengo, Juan José, El Oficio Gótico o Muzárabe de Toledo, Sevilla, Facediciones, 2010.

Robles, Eugenio, Compendio de la vida y hazañas del Cardenal don Fray Francisco Jiménez de Cisneros y del Oficio y Missa Muzárabe, Toledo, Pedro Rodríguez, 1604.

Vallejo, Juan de, Memorial de la vida de Fray Francisco Jiménez de Cisneros, prólogo y notas por Antonio de la Torre y del Cerro, Madrid, Imprenta Bailly-Baillere, 1913.

Bibliografía

Álvarez Junco, José (2005), «España y su laberinto identitario», en Francisco Colom González (ed.), Relatos de Nación. La construcción de las identidades nacionales en el mundo hispánico, Madrid, Iberoamericana, vol. 1, pp. 463-475.

Arellano García, Mario (1980), La capilla mozárabe o del Corpus Christi, Toledo, Instituto de Estudios visigótico-mozárabes de San Eugenio.

Artero, José (1920), «El canto de la misa mozárabe», La Basílica Teresiana, 70 (7), pp. 121-126.

Aubry, Pierre (1908), Iter Hispanicum. Notices et extraits de manuscrits de musique ancienne conservés dans les bibliothèques d’Espagne, París, Paul Geuthner.

Baumstark, Anton (1953), Liturgie comparée. Principes et méthodes pour l’étude historique des liturgies chrétiennes, Chèvetogne, Ed. de Chèvetogne.

Boynton, Susan (2011), Silent Music. Medieval Song and the Construction of History in Eighteenth-Century Spain, Nueva York, Oxford University Press.

Boynton, Susan (2015), «Restauration or Invention? Archbischop Cisneros and the Mozarabic Rite in Toledo», Yale Journal of Music & Religion, 1 (1), article 3, DOI: https://doi.org/10.17132/2377-231X.1009.

Brockett, Clyde W. (1968), Antiphons, Responsories, and Other Chants of the Mozarabic Rite, Brooklyn, Nueva York, Institute of Mediaeval Music.

Brou, Louis (1958), «Études sur le Missel et le Bréviaire ‘mozárabes’ imprimés», Hispania Sacra, 11, pp. 349-398.

Casanova, Julián (2001), La Iglesia de Franco, Madrid, Temas de Hoy.

Chartier, Roger (1999), El mundo como representación. Historia cultural: entre prácticas y representación, Barcelona, Gedisa.

Fernández Collado, Ángel (2011), «Estudio introductorio. Cantorales mozárabes y códices visigóticos en el Archivo y Biblioteca Capitulares de la Catedral de Toledo», en Los Cantorales Mozárabes de Cisneros. Catedral de Toledo, ed. facsimilar coord. por Ángel Fernández Collado, Alfredo Rodríguez González, Isidoro Castañeda Tordera, Toledo, Cabildo de la Catedral Primada de Toledo, vol. 1, pp. i-xii.

Fernández Rodríguez, Pedro O.P. (1978), «La Capilla Mozárabe de la Catedral Vieja de Salamanca», en Historia mozárabe, I Congreso Internacional de Estudios Mozárabes, Toledo, Instituto de Estudios Visigóticos-mozárabes, pp. 247-268.

Francisco Olmos, José María de (2002), «Estudio documental de la moneda castellana de Juana la Loca fabricada en los Países Bajos (1505-1506)», Revista General de Información y Documentación, 12 (2), pp. 295-296.

García Sanjuán, Alejandro (2004), «Declive y extinción de la minoría cristiana en la Sevilla andalusí (ss. xi-xii)», Historia. Instituciones. Documentos, 31, pp. 269-286.

Garcia-Gallo, Alfonso (1975), «Los Fueros de Toledo: Apendices», Anuario de Historia del Derecho Español, 45, pp. 459-460.

González Fernández, Rafael (1986), «El mito gotico en la historiografia del siglo xv», en Los visigodos: historia y civilización, t. III: Antigüedad y Cristianismo, Murcia, Universidad de Murcia, pp. 289-300.

González González, Julio (1978), «Los mozárabes toledanos desde el siglo xi hasta el cardenal Cisneros», en Historia mozárabe, I Congreso Internacional de Estudios Mozárabes, Toledo, Instituto de Estudios Visigóticos-mozárabes, pp. 79-90.

González González, Julio (1988), «Repoblación de Toledo», en Estudios sobre Alfonso VI y la Reconquista de Toledo. Actas del II Congreso Internacional de Estudios Mozárabes (Toledo, 20-26 mayo 1985), Toledo, Instituto de Estudios Visigóticos-mozárabes, pp. 99-113.

Gonzálvez, Ramón (1978), «El arcediano Joffré de Loaysa y las parroquias urbanas de Toledo en 1300», en Historia mozárabe, I Congreso Internacional de Estudios Mozárabes, Toledo, Instituto de Estudios Visigóticos-mozárabes, pp. 91-149.

Gros, Miquel S. (2015), «Les six paroisses mozarabes de Tolède», Cahiers de civilisation médiévale, 58, pp. 387-393.

Gutiérrez, Carmen Julia (2012), «Avatares de un repertorio marginal: las preces de la liturgia hispánica», Revista de Musicología, 25, pp. 11-34.

Gutiérrez, Carmen Julia (2013), «Melodías del canto hispánico en el repertorio litúrgico poético de la Edad Media y el Renacimiento», en Rosario Álvarez, Ismael Fernández de la Cuesta, Ana Llorens (eds.), El Canto Mozárabe y su entorno. Estudios sobre la Música de la Liturgia Viejo Hispánica, Madrid, Sociedad Española de Musicología, pp. 547-575.

Gutiérrez, Carmen Julia, Catalunya David (2013), «Mozarabic Preces: a New Fourteenth Century Fragments Discovered in Spain», Plainsong and Medieval Music, 22 (2), pp. 153-167, DOI: 10.1017/S096113711300003X.

Hitchcock, Richard (2008), Mozarabs in Medieval and Early Modern Spain: Identities and Influences, Burlington, Ashgate.

Hobsbawm, Eric, Ranger, Terence (eds.) [1983], The Invention of Tradition, Cambridge, Cambridge University Press.

Imbasciani, Vito D. (inédita), Cisneros and the Restoration of the Mozarabic Rite, tesis doctoral leída en 1979, Cornell University.

Janini, José, Gonzálvez, Ramón (1977), Manuscritos litúrgicos de la catedral de Toledo, Toledo, Diputación Provincial.

Lop Otín, María José (2012), «Parroquias y práctica sacramental en Toledo a fines de la Edad Media», en AA.VV., Mundos medievales. Espacios, sociedades y poder, Santander, Universidad de Cantabria, vol. 2, pp. 1523-1536.

López Fernández, Miguel Ángel (inédita), Los Cantorales de Cisneros: del canto hispánico al neo-mozárabe, tesis doctoral leída en 2019, Universidad Complutense de Madrid.

Martín Patino, José María (1963), «El Breviarium mozárabe de Ortiz: su valor documental para la historia del oficio catedralicio hispánico», Miscelánea Comillas, 50, pp. 209-297.

Meseguer, Juan O.F.M. (1978), «El Cardenal Jiménez de Cisneros, fundador de la Capilla Mozárabe», en Historia Mozárabe. Ponencias y comunicaciones presentadas al I Congreso Internacional de Estudios Mozárabes (Toledo, 1975), Toledo, Instituto de Estudios Visigóticos-mozárabes, pp. 149-246.

Molénat, Jean-Pierre (1991), «Les Mozarabes : un exemple d’integration», en Louis Cardaillac (ed.), Tolède xiie-xiiie. Musulmans, chrétiens et juifs : le savoir et la tolérance, París, Autrement, pp. 95-111.

Molénat, Jean-Pierre (2008), «La fin des chrétiens arabisés d’al-Andalus. Mozarabes de Tolède et du Gharb au xiie siècle», en Cyrille Aillet, Mayte Penelas, Philippe Roisse (eds.), ¿Existe una identidad mozárabe?: historia, lengua y cultura de los cristianos de al-Andalus (siglos ix-xii), Madrid, Casa de Velázquez, pp. 287-298.

Moreno, Aaron Michael (inédita), Arabicizing, Privileges, and Liturgy in Medieval Castilian Toledo: The Problems and Mutations of Mozarab Identification (1085-1436), tesis doctoral leída en 2012, University of California (Los Angeles).

Mundó, Anscari (1965), «La datación de los códices litúrgicos visigóticos toledanos», Hispania Sacra, 18 (35), pp. 1-25.

Núñez Seixas, Xosé M. (2013), «De gaitas y liras: sobre discursos y prácticas de la pluralidad territorial en el fascismo español (1930-1950)», en Miguel Ángel Ruiz Carnicer (ed.), Falange. Las culturas políticas del fascismo en la España de Franco (1936-1975), Zaragoza, IFC, pp. 289-316.

Peñas García, María Concepción (2004), «Los Cantorales de Cisneros. Estudio y presentación del Cantoral I», Nassarre, 20 (1), pp. 261-402.

Pinell, Jordi (1978), «El problema de las dos tradiciones del antiguo rito hispánico. Valoración documental de la tradición B, en vista a una eventual revisión del ordinario de la misa mozárabe», en Liturgia y música mozárabes. Ponencias y comunicaciones presentadas al I Congreso Internacional de Estudios Mozárabes (Toledo 1975), Toledo, Instituto de Estudios Visigótico-Mozárabes de San Eugenio, pp. 3-44.

Pinell, Jordi (1998), Liturgia Hispánica, Barcelona, Biblioteca Litúrgica.

Prado, Germán, Rojo, Casiano (1929), El canto mozárabe. Estudio histórico crítico de su antigüedad y estado actual, Barcelona, Diputación Provincial.

Preston, Paul, (1994), Franco. Caudillo de España, Barcelona, Grijalbo Mondadori.

Randel, Don Michael (1969), The Responsorial Tones for the Mozarabic Office, Princeton (New Jersey), Princeton University Press.

Randel, Don Michael (1973), An Index of the Chant of the Mozarabic Rite, Princeton (New Jersey), Princeton University Press.

Ríos Saloma, Martín F. (2011), La Reconquista. Una construcción historiográfica (siglos xvi-xix), Madrid, Marcial Pons Historia.

Rojo, Raquel (inédita), Las Tradiciones del Canto Hispánico: teorías sobre su cronología y procedencia, trabajo de Investigación para la obtención del DEA, Universidad Complutense de Madrid, 2011.

Rubio Sadia, Juan Pablo (2004), Las órdenes religiosas y la introducción del rito romano-franco en la iglesia de Toledo, Toledo, Instituto Teológico San Ildefonso – Instituto de Estudios Visigótico Mozárabes.

Rueda, Andrés (2013), Franco, el ascenso al poder de un dictador, Madrid, Ediciones Nowtilus.

Sierra López, Juan Manuel (2005), El misal toledano de 1499, Toledo, Instituto Teológico San Ildefonso.

Villar y Macías, Manuel (1887), Historia de Salamanca, Salamanca, Imp. de Francisco Núñez Izquierdo, t. I.

Vizuete Mendoza, José Carlos, Martín Sánchez, Julio (eds.) [2002], Los arzobispos de Toledo y la universidad española, Albacete, Universidad de Castilla-La Mancha.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo se ha realizado para el proyecto HAR 2013-40871-P, subvencionado por el Gobierno de España, y su primera versión, «The Mozarabic Chant as a Model for the Construction of Cultural Identity», se leyó en el Simposio «Sounding Communities: Music and the Three Religions in Medieval Iberia», Universities of Riverside (CA), Columbia and CUNY (NY), 2014.

2 Hitchcock, 2008, pp. 1-74.

3 La liturgia hispánica, también llamada «visigótica», «mozárabe» y «antigua hispánica», se desarrolló en la península ibérica hasta su sustitución por la romano-franca en el siglo xi. Históricamente, la denominación «visigótica» es adecuada, pues los visigodos consolidaron el rito, pero este es anterior a su llegada y también anterior a los «mozárabes». La denominación «liturgia hispánica» es la más aceptada por referirse a la zona geográfica donde la liturgia se desarrolló, la antigua Hispania romana. El adjetivo «antigua» es innecesario, pues no existe una liturgia «nueva» hispánica.

4 La importante comunidad sevillana, muy debilitada desde el siglo xi, desapareció en el xii con la llegada de los almohades, García Sanjuan, 2004, pp. 269-286; Molénat, 2008, pp. 287-298.

5 De Rebus Hispaniae, del arzobispo de Toledo Jiménez de Rada, que narra la historia ibérica hasta 1243 (Jiménez de Rada, Historia de los hechos de España).

6 Gros, 2015.

7 En el fuero de 1101, Alfonso VI se dirige a los mozárabes «que siempre amó en la ciudad» y también a los que trajo «de tierras extranjeras como colonos»: «… ut vos omnes quos in hac urbe semper amavi et dilexi seu de alienis terris ad populandum adduxi», Carta Mustarabun de 20-III-1101. No se conserva el original: la copia más antigua que se conoce está en un manuscrito del s. xv en la Biblioteca Nacional de España: E-Mn 838, fos 1-2 (Hitchcock, 2008, p. 80). Sobre el papel de los mozárabes en la repoblación de Toledo, véanse González González, 1988 y Moreno, inédita, pp. 148-189.

8 El fuero mozárabe (el derecho visigodo mantenido por la comunidad) pasó a ser el derecho general de Toledo, salvo para quien expresamente reclamara el castellano, Molénat, 1991, pp. 95-111. También fue sancionado por Alfonso VII en 1118 y 1155, Alfonso VIII en 1176, Fernando III en 1222, Alfonso X en 1259, Sancho IV en 1289, Pedro I en 1350, Enrique III en 1379, Isabel y Fernando en 1480, Juana y Carlos I en 1519, Felipe II en 1564 y 1566, Carlos II en 1699 y Felipe V en 1740.

9 Según González González, 1978, p. 84, habría unos 3000 mozárabes en Toledo a comienzos del siglo xii.

10 Rubio Sadia, 2004, pp. 173-175.

11 La Ilustre y antiquísima Hermandad de Caballeros y Damas mozárabes se define como comunidad en su página web «por su origen Hispano-Visigótico y por la adscripción personal de sus miembros por jus familiae a sus ancestrales parroquias. La calidad y nobleza se transmitió en Toledo y fuera de ella a todos los descendientes por ambas líneas, masculina y femenina», Ilustre y Antiquísima Hermandad de Caballeros y Damas mozárabes, [disponible en línea, consulta del 01-X-2015].

12 El título de Reyes Godos para los reyes españoles se abolió en la Constitución de 1812, González Fernández, 1986, pp. 289-300.

13 La Historia Gothorum de Isidoro de Sevilla (ca. 624) elabora y defiende la identidad gótica de la Hispania unificada bajo la misma corona y muestra ya identidad y orgullo nacionales (Laus Hispaniae).

14 Crónicas Asturianas, ed. de Gil Fernández, Moralejo y Ruiz de la Peña, p. 249.

15 Álvarez Junco, 2005, pp. 463-475.

16 Especialmente en Jiménez de Rada, De Rebus Hispaniae, edit. por Fernández Valverde.

17 Otras naciones europeas sí percibían en cambio esa nueva realidad peninsular, y en muchos documentos o tratados internacionales se dirigen a los reyes «de España», Francisco Olmos, 2002, p. 295.

18 Ríos Saloma, 2011, p. 47 sqq.

19 Como ha explicado Boynton, 2011.

20 Núñez Seixas, 2013, p. 300.

21 Casanova, 2001, pp. 227-228. Hay que recordar que conceptos como «heroica cruzada» o «victoria católica» fueron constantemente usados en la dictadura.

22 Recogido por ejemplo en The Times los días 17, 18, 25 de abril, 4 y 19 de mayo de 1939, citado en Preston, 1994, p. 412.

23 Ibid., p. 412 y Rueda, 2013, p. 290.

24 Mundó, 1965.

25 Pinell, 1998, p. 35.

26 Carta del 1-V-1285, Toledo, Archivo Capitular, ms. 38.25, fo 69vo, citada en Gonzálvez, 1978, p 145.

27 Los manuscritos que Mundó, 1965 data como más tardíos (mediados del siglo xiii en adelante) son E-Mn 10110, E-Tc 35.5, E-Tmsc 1325 y 1326, todos ellos de tradición litúrgica B (ver nota siguiente). Los manuscritos de tradición A que data en fecha tardía no son posteriores a 1208.

28 Las fuentes transmiten dos tradiciones litúrgicas, A del Norte y B del Sur (Pinell, 1978). No es fácil clasificar los libros en una de ellas porque no es segura su procedencia y datación. Se diferencian por el orden litúrgico de piezas y por usar diferentes melodías en los versos de los responsorios (Randel, 1969). No está aun claramente demostrado que haya diferencias melódicas entre ambas tradiciones.

29 Sabemos que dos de los cuatro manuscritos de la tradición B, E-Mn 10110 y E-Tmsc 1326, proceden de Santa Justa y Santa Rufina, pues en el primero lo indica en el folio 121vo y en el segundo en su sello, por lo que Mundó cree que los cuatro manuscritos de esta tradición pueden proceder de la misma parroquia. Mundó, 1965, pp. 11, 16 y 21.

30 Meseguer, 1978, pp. 150-153.

31 «E por quanto las dichas eglesias de Toledo son venidas a tanta pobresa que non ay clérigos que çelebren el dicho oficio, e […] los clérigos no saben cantar nin ordenar el dicho ofiçio segund los dichos santos doctores lo ordenaron. Por lo qual nos, el sobredicho obispo don Iohan, mouido con deuoçión de los dichos santos tan famosos en çiençia e en santidat en la universal eglesia, e por çelo de la naçión nuestra, de la que ellos fueron, trabajamos mucho porque non paresciese la memoria del dicho ofiçio […] e trasladámoslo de letra gótica en esta letra común que agora usamos, e trasladamos el canto, que era en arte de griegos, en nuestro canto común…». Madrid, Archivo Histórico Nacional, Clero, carp. 3405, nº 4, citado por Meseguer, 1978, p. 184.

32 La palabra «gótico» para referirse a la letra y manuscritos visigodos empezó a usarse en el siglo xv, antes se denominaban «mozárabes». Gonzálvez, 1978, p. 50.

33 Una nota del Libro de Horas de la reina Sancha (E-SAu 2668) indica que estuvo en Aniago, ¿pudo ser uno de los modelos que Vázquez puso en letra y música modernas?

34 En 1503, las parroquias mozárabes estaban reducidas a 840 almas (San Marcos tenía 463, Santa Justa 232, Santa Eulalia 120, San Torcuato 22, San Sebastián 1 y San Lucas 2, aunque todas tenían algunas más fuera de Toledo): Lop Otín, 2012. En 1553, Santa Justa y Santa Eulalia sumaban 335 feligreses, mientras que en 1594 todos los mozárabes de Toledo eran sólo 306: González González, 1978, p. 90.

35 Nobiliario toledano anónimo, siglo xvi, E-Mn 11.704, en Meseguer, 1978, p. 156 y pp. 198-203.

36 Robles, Compendio de la vida, pp. 211-212, refiriéndose a la bula de Julio III de 1553.

37 Sínodo de Alcalá de Henares, 10-VI-1480, E-Mn 13.021, fo 109ro, en Meseguer, 1978, p. 154-158.

38 Privilegio del 26-IV-1484, Pliego impreso, Archivo Capilla Mozárabe, Meseguer, 1978, pp. 155, 190-193.

39 Fernández Rodríguez, 1978. En la p. 252, menciona un breve intento de restauración mozárabe en la Iglesia de la Magdalena de Valladolid por Pedro de la Gasca en 1567.

40 Pliego impreso, Archivo de la Capilla Mozárabe, en Meseguer, 1978, p. 194-95

41 Uso ese nombre por sus por sus diferencias con el medieval, como Imbasciani, inédita, y Boynton, 2011.

42 Pisa, Declaración del Officio Diuino Góthico o Muzárabe, reeditado en Antequera Luengo, 2010: «… la falta que ay de libros y en ellos pocas reglas y los que lo usan se rigen más por tradición y uso de los antiguos que por reglas escritas. En el Misal y Breviario impresos se hallan muchas erratas por descuydo del impresor que se podrían corregir parte por buena inteligencia, parte confiriendo con los originales de letra gótica que están en la librería de esta santa iglesia…»; Burriel vio diferencias entre las fuentes medievales y las ediciones de Cisneros (Boynton, 2011, p. 57).

43 Francisco Javier de Santiago y Palomares, en su Polygraphia Gothico-Española de 1764 (Madrid, Real Academia de la Historia, ms. 9/4752) cuenta que algunos músicos no entendían la correspondencia entre los neumas de los manuscritos y el repertorio cantado en la Capilla Mozárabe (Boynton, 2011, p. 85); Prado, Rojo, 1929, pp. 108-113, ya hablan de «melodías compuestas en el siglo xvi» e Imbasciani, inédita, lo confirma.

44 En 1486, Inocencio VIII concedió a los Reyes Católicos patronazgo sobre los nombramientos eclesiásticos en el reino de Granada que garantizaba el derecho al trono de proponer candidatos al Papa. Tras 1523 se usó ese privilegio para que los reyes nombraran obispos en toda España.

45 Boynton, 2011, pp. 54-57.

46 Madrid, Biblioteca del Palacio Real, ms. II/483.

47 Fernando VI fue el primer rey español de la dinastía borbónica nacido en España.

48 Boynton, 2011, pp. xiv, 99 y Epilogue.

49 El trabajo lo realizó una comisión presidida por Pinell y se publicó en Toledo por la Conferencia episcopal Española, Arzobispado de Toledo, bajo los títulos siguientes: Missale Hispano mozarabicum, 1991; Missale Hispano mozarabicum. Liber Commicus. Proprium de Tempore, 1991; Missale Hispano mozarabicum. Proprium Sanctorum, 1994 y Missale Hispano mozarabicum. Commune Sanctorum, 1995. Además, publicó el ordinario en versión latina y castellana: Missale Hispano mozarabicum. Ordo Missae. Liber Offerentium, 1991 y Ordinario de la misa del rito Hispano-Mozárabe, 1991.

50 Este texto, consultado el 20-X-2015, se editaba en la Web de la Archidiócesis de Toledo en el apartado dedicado a la Liturgia Mozárabe. Después de una reforma de la Web ha sido eliminado.

51 Vallejo, Memorial de la vida, ed. de 1913, p. 57; Gómez de Castro, De rebus gestis, ed. de 1984, p. 125 y Robles, Compendio de la vida, pp. 235-237.

52 Missale mixtum alme ecclesie Toletane, Toledo, Melchor Gorricio–Pedro Hagenbach, 1499. Este Misal es muy similar al mozárabe de 1500 en portada, editor, imprenta, rúbricas… Véase Sierra López, 2005.

53 El primero en mencionar sus nombres es Robles, Compendio de la vida, pp. 236-237.

54 Entre la publicación del Missale y el Breviarium pasaron casi tres años. No mucho menos se tardaría en preparar el Missale.

55 Cisneros acompañaba a la corte itinerante, Meseguer, 1978, p. 159.

56 Missale mixtum secundum regulam beati Isidori, dictum mozarabes, Toledo, Melchor Gorricio – Pedro Hagenbach, 1500 y Breviarium secundum regulam beati Isidori, Toledo, Melchor Gorricio – Pedro Hagenbach, 1502.

57 Missale mixtum secundum regulam beati Isidori, dictum mozarabes, Toledo, Melchor Gorricio – Pedro Hagenbach, 1500, Prefacio:

«Nam dispersis in ordinem redactis, vitiis abrasis, dubiisque enucleata veritate lustratis, et ceu abolita multa resarciens, tuo jussu, ut valui, omnia illustravi. […] Quaeque adeo situ et vetustate iuerant exesa, et errorum caligine respersa, ut vix callidus lector congruas sententias multorum librorum indagine rimari potuerit». Las notables diferencias entre los manuscritos hispánicos y la edición de Ortiz han sido estudiadas por Brou, 1958; Martín Patino, 1963 o Pinell, 1978.

58 Excepto unos folios del Missale: fos 220vo-233vo y 301ro-303ro.

59 Arellano, 1980, p. 14.

60 Robles, Compendio de la vida, p. 237.

61 Meseguer, 1978, p. 179.

62 Boynton, 2015, relaciona esta iconografía con la restauración del rito viendo ambas como una continuidad de la restauración cristiana frente a los musulmanes.

63 Vizuete Mendoza, Martín Sánchez (eds.), 2002, p. 87.

64 Meseguer, 1978, pp. 164-165 y 170-176.

65 Bula Admonet nos, 20-IX-1508, de Julio II.

66 Francisco Jiménez de Cisneros, Constituciones de la capilla mozárabe, Alcalá de Henares, 18-IX-1508, Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 13034, fos 74ro-80vo, editado en Meseguer, 1978, p. 164.

67 Medidas en López Fernández, inédita, pp98 y 100.

68 Libro de gastos (1508), Libro de obra y fábrica, Catedral de Toledo, 802, fo 83; publicado por Arellano, 1980, p. 115. La transcripción que presento aquí es mía leída con ayuda de Michael Noone, quien también me ha dado la referencia correcta al número de manuscrito, que no figura en Arellano.

69 También Ascensión Mazuela, quien amablemente ha revisado la lectura del nombre, lee Daguada o de Aguada.

70 López Fernández, inédita, pp. 88-90 muestra una lista completa de los primeros capellanes mozárabes, entre los que se incluye Taboada/Taguada.

71 En el cuaderno xiii (fos 97-112) falta la música de la Benedictio lucernae y, entre ese cuaderno y el siguiente, falta otro entero, como indica el reclamo del fo 112vo y la laguna en el contenido. Los libros están pues numerados y encuadernados con un cuaderno ausente, Peñas García, 2004, pp. 266-267.

72 El Memorial de Vallejo en torno a 1540 menciona la recuperación del rito y la edición impresa, pero no los libros de canto. Lo mismo dicen Gómez de Castro, De rebus gestis, y Robles, Compendio de la vida.

73 Prado, Rojo, 1929 y Boynton, 2011 y 2015.

74 Brockett, 1968; Imbasciani, inédita, p. 146 y Peñas García, 2004.

75 Los textos de los Cantorales siguen en ocasiones el Missale (1500) y no el Breviarium (1502) y nunca a la inversa; quizá sus compiladores tuvieron delante el primero y no el segundo, Gutiérrez, 2012, p. 27.

76 Aparecen por primera vez en un Inventario del 6-V-1643, véase Arellano, p. 230. Los inventarios de 1580 y 1591 no los incluyen, quizá porque estaban en la Capilla Mozárabe: Gonzálvez, 1978, p. 71 sqq. y Janini, Gonzálvez, 1977, pp. 28-31.

77 Boynton, 2011, p. 85.

78 Aubry, 1908, pp. 69 y 70: «Nous avons eu entre les mains deux de ces cahiers […]. Ce fut pour nous l’occasion de copier, entre autres, le chant actuel de cet office des morts, qui tient une grande place dans la liturgie mozarabe. On pourra faire une comparaison intéressante entre l’état présent de quelques-unes de ces pièces et la version relativement ancienne [du Cantoral IV] que nous venons de publier

79 Testimonios de Villar y Macías, Historia de Salamanca, t. I, p. 27, estudiados en Fernández Rodríguez, 1978, p. 262.

80 Artero, 1920, p. 121.

81 Si era un cuaderno, no podía ser muy grande: quizá contenía sólo los Cantorales III y IV, los más usados.

82 Prado, Rojo, 1929, p. 101.

83 Francisco Jiménez de Cisneros, Constituciones de la capilla mozárabe, op. cit., citado por Meseguer, 1978, p. 164. El subrayado es mío.

84 Imbasciani, inédita, p. 22, deduce de este texto que los libros de la misa ya existían en 1508 y se habrían hecho para la visita a Toledo en 1502 del futuro Felipe I. No conocía el encargo de 1508 a Luis Daguada.

85 Fueron conminados a ello por otros clérigos. De las declaraciones de los implicados se deduce que la misa se cantaba desde hacía tiempo, Meseguer, 1978, p. 205.

86 Montserrat, Biblioteca de la Abadía, frag. 1519, con una pieza mozárabe del s. xiv. Véase Gutiérrez, Catalunya, 2013.

87 Los textos de las preces del Cantoral I y del Missale son iguales entre sí, y diferentes del Breviarium. Cuando una pieza no está en el Missale, el Cantoral toma el texto de un manuscrito toledano (E-Tc 35.5) y no del Breviarium. Esto podría indicar que el borrador del Cantoral I (no su copia) se hizo antes de la edición del Breviarium y después de la del Missale, es decir, antes de 1502. Gutiérrez, 2012, pp. 30-31.

88 Los textos de las preces de Difuntos del Cantoral IV sólo aparecen en este y en el Breviarium, no se conocen por otra fuente. Pero el Cantoral no los tomó del Breviarium, ni el Breviarium del Cantoral: las diferencias son muy notables y el Cantoral incluye más versos. Ibid., pp. 30-31.

89 Gutiérrez, 2013.

90 Baumstark, 1953, sostiene que los vestigios de ritos precedentes se mantienen sobre todo en las grandes fiestas y en los oficios de difuntos.

91 Todas las preces de Difuntos de los Cantorales son unica, menos Miserere, miserere, miserere illi Deus.

92 Prado, Rojo, 1929, pp. 108-113.

93 Imbasciani, inédita, pp. 110-117. Más adelante (p. 129) dice que las fórmulas del Grupo II aparecen en el 20 % del repertorio mozárabe adaptadas a los textos de manera mecánica, a veces forzada o sin respeto a los acentos y cree que el uso de fórmulas fue una cuestión práctica por la gran tarea que tenían por delante los compiladores del rito, quizá apremiados por la falta de libros para cantarlo (pp. 139-142).

94 Utilizaré las denominaciones de Imbasciani para referirme a las fórmulas melódicas de los Cantorales.

95 Peñas García, 2004, estudia lo que llama la «melodía mozárabe», que es el «Grupo II» de Imbasciani.

96 También sucede en Apparebit tibi domine, Hii dies exorationis y Sacrificium deo.

97 Peñas García, 2004, p. 429.

98 De hecho, un mismo sacrificium se repite en fuentes medievales en ocasiones con diferentes melodías, por ejemplo Serviamus domino, E-L 8, fos 121 y 157, o Sacrificium deo, E-L 8, fo 125, fos 169vo y 226. También en varios sacrificia (y seguramente en otras piezas) se encuentran breves agrupaciones neumáticas que parecen indicar fórmulas, como en Alleluia Angelus domini, E-L 8, fo 175vo, en «alleluia».

99 Como propone Hobsbawm en Hobsbawm, Ranger (eds.), 1983, pp. 1-14. La cohesión como grupo de esa comunidad se debe a la identidad colectiva creada precisamente por esa nueva tradición, siguiendo a Chartier, 1999.

100 Para reconstruir los textos, se emplearon sobre todo —según Imbasciani— el Missale y los manuscritos E-Tc 35.5, E-Tmsc 1325 y E-Mn 10001, de tradición B. También se debió usar algún modelo de tradición A, quizá E-Tc 35.6, las guardas de E-Mn 10001 y US-NYhsa B2916 (Rojo, inédita).

101 Por ejemplo el repertorio del Cantoral III, casi todo recitado.

102 Algunas piezas neo-mozárabes no tienen correspondencia en fuentes medievales. De las dieciséis en este caso estudiadas en Gutiérrez, 2012, nueve tienen fórmulas y siete no, por lo que su melodía o se inventó o se tomó de un modelo desconocido.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Antífona gregoriana, Cantoral I, fo 95vo, notación cuadrada no mensural
Crédits Fuente: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-1.jpg
Fichier image/, 288k
Titre Fig. 2. — R/ Surgam et ibo en el Cantoral IV, fo 23ro, y en el cuaderno de un capellán
Crédits Fuente: Aubry, 1908, pp. 67 y 70.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-2.jpg
Fichier image/, 160k
Titre Fig. 3. — Sacrificum Hii dies exorationis, Cantoral I, fo 41vo, construido a base de fórmulas del Grupo II de Imbasciani
Crédits Fuente: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-3.jpg
Fichier image/, 193k
Titre Fig. 4. — Sacrificium Hii dies exorationis en E-L 8 (tradición A) y E-Tc 35.5 (tradición B): similitud en el número de notas por sílaba y contorno melódico
Crédits Fuente: Portal Pares, edición en línea (E-L 8); Cabildo de la Catedral de Toledo (E-Tc 35.5).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-4.jpg
Fichier image/, 103k
Titre Fig. 5. — Preces Penitentes en los mismos mansucritos en E-L 8 (tradición A) y E-Tc 35.5 (tradición B): se observa la misma similitud
Crédits Fuentes: Portal Pares, edición en línea (E-L 8); Cabildo de la Catedral de Toledo (E-Tc 35.5).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-5.jpg
Fichier image/, 213k
Titre Fig. 6. — Versículos de cuatro preces en E-Tc 35.5 y Cantoral I
Crédits Fuentes: Cabildo de la Catedral de Toledo (E-Tc 35.5); Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011 (Cantoral I).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-6.jpg
Fichier image/, 137k
Titre Fig. 7. — Sacrificium Serviamus domino en E-L 8 y Cantoral I: diferente empleo de fórmulas
Crédits Fuentes: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011 (Cantoral I); Portal Pares, edición en línea (E-L 8).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-7.jpg
Fichier image/, 294k
Titre Fig. 8. — Secciones de E-L 8 en las que se pueden ver diferentes melodías que en los Cantorales de Cisneros se transcriben siempre con la misma fórmula (A)
Crédits Fuente: Portal Pares, edición en línea.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-8.jpg
Fichier image/, 263k
Titre Fig. 9. — Organización melódica de los soni en los Cantorales de Cisneros
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-9.jpg
Fichier image/, 46k
Titre Fig. 10. — Sono Alleluia in omnem terram en Cantoral I y E-L 8 (a.) y Sono Confitebor en Cantoral I y E-L 8 (b.)
Crédits Fuentes: Los Cantorales Mozárabes de Cisneros, ed. facsimilar de 2011 (Cantoral I); Portal Pares, edición en línea (E-L 8).
URL http://journals.openedition.org/mcv/docannexe/image/9834/img-10.jpg
Fichier image/, 221k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Julia Gutiérrez, « Los Cantorales mozárabes de Cisneros », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 49-1 | 2019, mis en ligne le 04 mars 2019, consulté le 18 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/mcv/9834 ; DOI : 10.4000/mcv.9834

Haut de page

Auteur

Carmen Julia Gutiérrez

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Mélanges de la Casa de Velázquez est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 France.

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals