Navigation – Plan du site
Varia

La conjura mesinesa de Giuseppe Marchese a través de los « Avisos de Levante » (1678-1683)

María del Pilar Mesa Coronado

Résumés

La Monarquía Hispánica empleaba la información proporcionada por los « avisos de Levante » para conocer los movimientos del sultán y sus posibles intenciones contra sus posesiones italianas. En 1678 comenzaron las sospechas de una traición siciliana pactada con el sultán para entregar la isla. Desde aquel momento, los rumores se intensificaron haciendo referencia a la posible negociación de los mesineses rebeldes con distintos personajes para entregar la isla a uno de ellos en calidad de nuevo rey de Sicilia : el príncipe de Condé ; James Scott, primer duque de Monmouth e hijo natural de Carlos II de Inglaterra ; así como con al sultán Mehmet IV. Los años siguientes estuvieron marcados por toda una serie de noticias, interrogatorios y actuaciones referentes a la conjura mesinesa en la que se vieron entrelazados diversas personalidades, desde los virreyes de Nápoles y Sicilia, los embajadores en Venecia, la Santa Sede o Génova, pasando por el cónsul Andrés de Silva, hasta los implicados con Giuseppe Marchese a la cabeza. 

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En los últimos años han destacado algunos estudios que constatan un cambio de significado en el término italiano « avviso » durante la Edad Moderna. En el siglo XIV habría sido empleado por los mercaderes italianos para referirse en su correspondencia tanto a las noticias o nuevas recibidas, como a la colecta y circulación de aquéllas. Un siglo después, era habitual en la lengua italiana, donde había sustituido incluso a otros términos como « nueva » o « novedad », adquiriendo la connotación de « noticia ». Posteriormente, durante los siglos XVI y XVII los « avvisi » se extendieron por el resto de Europa y el verbo « avisar » comenzó a utilizarse en lugar de « advertir » o « aconsejar », siendo el objetivo común de estos conceptos el deseo de influir en las elecciones o decisiones futuras.

  • 1 Petitjean 2013, p. 3-4 y 2010, p. 108-109. Sobre los avvisi en el ámbito italiano y su tipología, (...)

2En el mundo de la diplomacia italiana de los siglos XVI y XVII dicho término quedó vinculado a la idea de confidencialidad. Según esta concepción, el contenido de las cartas redactadas y remitidas por los representantes diplomáticos a sus respectivos gobiernos debía ser secreto. Ahora bien, se consideraban asimismo avisos los opúsculos impresos destinados a difundir un acontecimiento concreto, al igual que las hojas de noticias públicas elaboradas entre el último tercio del siglo XVI y finales del XVII, consideradas las antecedentes de las gacetas1

  • 2 Solá 2005, p. 15-17 ; y 2011, p. 112. Dentro de las relaciones existe una especialización académica (...)
  • 3 Ibid.. Sobre los avisos de Levante en el siglo XVI, véase también Varriale 2014 y Solá – Varriale (...)
  • 4 Bunes 2010, p. 352-354 ; González 2008, p. 1454. Sobre los itinerarios recorridos por las comunica (...)

3Hasta ahora nos hemos referido a los « avisos » desde el punto de vista de la historiografía italiana, pero desde el ámbito de la historiografía española han destacado los estudios de Emilio Solá sobre la « literatura de frontera ». Dicha literatura estaba compuesta por las « relaciones »2 remitidas a las secretarías de los diversos principados, monarquías y repúblicas de la Europa del siglo XVI con objeto de informarlos de las distintas cuestiones del otro lado de la frontera. Forman parte de la misma los avisos de Ragusa, avisos de la armada, avisos de Estambul, así como los « avisos de Levante ». Estos últimos fueron un instrumento de información fundamental para la Monarquía Hispánica porque aportaban datos secretos sobre los movimientos de la Sublime Puerta3. Es bien sabido que procedían generalmente del reino de Nápoles, Génova, la orden de Malta, de particulares de los territorios fronterizos al Imperio Otomano como Ragusa, Zante, Túnez y Argel, o de las noticias recogidas por el embajador en Venecia, dado el buen sistema de espionaje de la república4.

  • 5 Canosa – Colonnello 1991, p. 29-33 y p. 147. Para los tipos de espías de la Monarquía Hispánica, v (...)

4Los espías o agentes españoles constituían redes de información en las islas bajo dominio veneciano, fundamentalmente, Corfú, Cefalonia y Zante. A estos agentes permanentes, se añadían otros temporales que, en algunos casos, despertaban ciertas dudas en la Corte. En este sentido, el método veneciano era más seguro, pues los españoles accedían a información de segunda mano suministrada por los venecianos a su gobierno, ante la carencia de un centro específico desde donde desplegar estas acciones. Asimismo, las noticias se obtenían de toda una serie de particulares, como los cristianos que residían en los dominios del sultán, los mercaderes italianos, los viajeros procedentes de Macedonia, Grecia y del Norte de África, los patrones de embarcaciones, renegados de la fe islámica y eclesiásticos dedicados al rescate de cautivos, entre otros5

5En este contexto, el presente artículo pretende analizar los considerados por la historiografía española como « avisos de Levante ». Centrándose en los recibidos por la Monarquía Hispánica entre los años 1678 y 1683 y conservados en las secciones de Estado y Secretarias Provinciales – Nápoles y Sicilia – del Archivo General de Simancas, profundizaremos en el origen, desarrollo y consecuencias de la pretendida conjura de Giuseppe Marchese contra el reino de Sicilia y, por ende, la Corona de España. Dado que esta propuesta formaría parte de los estudios de historia política y, sobre todo, de los dedicados al Mediterráneo, comenzaremos con una breve mención a la renovación experimentada por la historiografía política en las últimas décadas, así como al contexto histórico del Mediterráneo en tiempos de Carlos II. 

Historiografía y contexto histórico del artículo

  • 6 Espino 2003. 
  • 7 Ribot 1982. No podemos olvidar las aportaciones recopiladas en la obra de Simón 1991 ; así como el (...)

6La historia política atraviesa un momento de apogeo que contrasta claramente con el desinterés mostrado en los años setenta por una parte de la historiografía vinculada a la Escuela de los Annales6. En España, debemos señalar las contribuciones realizadas en las últimas décadas sobre la historia de las revueltas, las conjuras y las conspiraciones, donde ha destacado la aportación de Luis Antonio Ribot, que ha profundizado en el fenómeno de las revueltas de los años cuarenta en Nápoles y Sicilia, y especialmente, en los orígenes y causas de la revuelta de Mesina de 1674, enlazados con la rivalidad existente entre Palermo y Mesina. Asimismo, la oleada revolucionaria que se extendió por la Monarquía Hispánica durante la década de 1640 cuenta con una prolífica historiografía, donde debemos mencionar la aportación de Daniele Palermo, centrada en la oleada de revueltas que afectaron a Sicilia en la primavera y el verano de 16477.

  • 8 Cortés – Martínez 2003 y Castillo – Sierra 2014. 
  • 9 Cit Precioso 2016, p. 96-97. En concreto el autor cita los siguientes ejemplos : Enciso 2004 ; Inf (...)

7Por otro lado, en los últimos años se ha incrementado el número de estudios relacionados con la historia social de la cultura escrita, concretamente con el género epistolar, empleado como método de intercambio y circulación de noticias e información política en la Monarquía española durante la Edad Moderna8. Por último, cabe señalar el auge de la historia de la prensa periódica debido a su relación con la expansión de la información política, así como al interés de los historiadores por el subgénero de avisos y relaciones de sucesos9.

8En cuanto al contexto histórico del objeto de estudio debemos subrayar que el reinado de Carlos II estuvo marcado a nivel exterior por dos factores : la política expansionista de Luis XIV y el temor a la expansión otomana en el Mediterráneo. 

  • 10 Sánchez 1999, p. 157 y p. 165 ; Kamen 2000, p. 219-221 ; Herrero 2000, p. 375-376. Para una visión (...)

9Respecto a la Corona francesa, en 1673 se acordaba una nueva alianza entre Holanda, España, el Sacro Imperio y el ducado de Lorena. No obstante, la guerra de Holanda (1672-1678) obligó a España a atender tres frentes : los Países Bajos, Cataluña y el Mediterráneo. Fue en este último, donde cabe destacar la guerra de Mesina, favorecida por el apoyo francés a los rebeldes mesineses en un claro intento de desestabilizar a la Monarquía española10

  • 11 Alcalá 1976, p. 352-353 ; Jačov 2001, p. 110 ; González 2002, p. 88 ; Setton 1991, p. 228. 

10En este mismo periodo, el Mediterráneo occidental se transforma en el centro de la presencia de turcos y berberiscos a los que se sumaron los intereses de los pequeños estados italianos y los de potencias como Inglaterra, Francia, Holanda y España. Este interés vino provocado por la intención de controlar las bases marítimas de importancia estratégica y mercantil presentes en este mar. En este sentido, la paz de Vasvar (1664) entre el Imperio Otomano y el emperador Leopoldo I, favoreció la concentración de La Sublime Puerta en la guerra de Candía, que enfrentó a venecianos y otomanos por el dominio de la isla hasta su rendición en 166911.

  • 12 Setton 1991, p. 231-234 ; Rivero 2000, p. 151 ; Elliott 1965, p. 405 ; Stradling 1981, p. 235-237  (...)

11Con posterioridad al periodo de estudio de este artículo, España entró en la Liga de Augsburgo con el propósito de mantener la tregua pactada en Ratisbona, pero los deseos expansionistas de Luis XIV desembocaron en la Guerra de los Nueve Años (1688-1697), que finalizó con la Paz de Ryswick. Mientras tanto, el ejército turco ocupó la Hungría de los Habsburgo y asedió Viena. El sitio, que terminó en fracaso para el sultán, determinó el estallido de la Guerra de la Liga Santa (1683-1699), que concluyó con la derrota de la Sublime Puerta y la paz de Karlowitz12

  • 13 Braudel 2005, p. 264 ; Ligresti 2003, p. 143.

12Geoestratégicamente, por tanto, territorios como Nápoles, Sicilia y Malta destacaron desde el siglo XVI por su condición de « bisagra central del mar », es decir, por su situación frente al peligro turco en el Mediterráneo13

El descubrimiento de la conjura de Giuseppe Marchese

  • 14 La obra de Ribot 2002 nos ofrece una visión detallada de la guerra de Mesina y en las p. 569-570 a (...)
  • 15 Respecto a la amenaza del Imperio Otomano y sus aliados a la isla de Sicilia, véase Bonaffini 1984 (...)
  • 16 Archivo General de Simancas (en adelante AGS), Secretarías Provinciales (en adelante SP), leg. 1.0 (...)
  • 17 AGS, E, leg. 3.059, docs. Marsella, 27/09/1678, Roma, 31/10/1678 y Madrid, 01/12/1678 ; Fernández (...)

13Concluida la guerra de Mesina14, la isla de Sicilia continuaba siendo un foco de preocupaciones para la Corona española debido a dos nuevas advertencias. La primera hacía referencia a la presencia de la armada turca en la zona de Candía y Ragusa15 y el peligro que ello suponía dada su cercanía al reino siciliano. La segunda aludía las posibles conspiraciones de los mesineses. Uno de los avisos alertaba del traslado de Carlo Laganà – uno de los principales cabecillas de la revuelta de Mesina– a Constantinopla desconociéndose su propósito16. Por otra parte, el marqués del Carpio mencionaba las negociaciones que los mesineses rebeldes estaban llevando a cabo para entregar la isla de Sicilia a un nuevo rey. Según el embajador, habían negociado la entrega al príncipe de Condé, pero la impaciencia de éstos les había llevado a sugerir lo mismo a James Scott, primer duque de Monmouth e hijo natural de Carlos II de Inglaterra, así como al sultán Mehmet IV. Analizada la cuestión, el Consejo de Estado ordenaba que el conde de Egmont y el marqués de Borgomanero investigasen este asunto, descubriesen a los cómplices e impidiesen que los rebeldes lograsen su objetivo con el soberano inglés. Mientras tanto, el virrey de Sicilia se encargaría de vigilar la correspondencia de los mesineses para saber con quiénes se carteaban, descubrir la traición que tenían en mente y castigar a los culpables17.

  • 18 AGS, E, leg. 3.060, doc. Madrid, 16/01/1679.

14Las sospechas sobre una conspiración entre mesineses y otomanos aumentaron en 1679. En enero, el Consejo de Estado analizaba una carta del marqués del Carpio en la que informaba que Su Santidad le había comunicado que los rebeldes tramaban una invasión a la isla de Sicilia en tres desembarcos escalonados : el primero, en los casinos entre Termini y Palermo ; el segundo, un ataque nocturno a Bonagia ; y el tercero, en Augusta. Para dicho fin, habrían viajado a Constantinopla para concertar el apoyo turco y su asistencia con recursos humanos y logísticos18

  • 19 AGS, E, leg. 3.305, docs. 42 y 43 ;leg. 3.569, doc. 1 ; Mantran 1989, p. 246. Fernando Joaquín Faj (...)

15Un mes después, el marqués de los Vélez notificaba que el Padre Oliva, general de la Compañía de Jesús, había sido informado de las intenciones de los conspiradores, quienes habrían comunicado al sultán los lugares idóneos para efectuar la conquista de Sicilia y los nombres de las personas que formaban parte del plan. Aunque el virrey de Nápoles parecía preocupado, dudaba de la implicación de la Sublime Puerta, demasiado ocupada en la guerra contra Rusia para confiar en unos « hombres tan abandonados y necesitados  »19.

  • 20 AGS, E, leg. 3.307, doc. 41. Para profundizar en la figura del cónsul Andrés de Silva, véase Zamor (...)

16Pese a ello, los temores de una conjura continuaron presentes a lo largo del año 1680. El cónsul Andrés de Silva había sabido de Stefano Panarello a través de otro mesinés, Francesco Mazzeo, en quien confiaba plenamente, pues había colaborado anteriormente con el caso de Carlo Laganà. Para Mazzeo, Stefano Panarello era un mesinés de mala conducta dado su carácter mentiroso y su implicación en el hundimiento de diversas embarcaciones y en el robo de pertenencias ajenas, pero sin duda, lo más interesante de su persona era su amistad con Giuseppe Marchese, quien se valía de él para sus negociaciones20

  • 21 AGS, E, leg. 3.307, docs. 41 y 42.

17En el interrogatorio, Panarello había sostenido que dos meses antes el padre Pedro Fardella de la orden de San Francesco della Scarpa se había trasladado desde Francia a Livorno y de esta última a Argel en una saetía francesa, donde había renegado de la fe católica y se había convertido al Islam, para después solicitar la ayuda del bey en la conjura. Este franciscano era la prueba de la posibilidad de dicho complot, por su parentesco con algunos trapaneses condenados por conspiraciones y con Tommaso Fardella, otro rebelde asentado en Roma. Además, habría sido persuadido por los Crisafi y Vincenzo Pellegrino, partícipes de la intriga, para emprender la misión de Argel21

  • 22 Ibídem. En la obra de Luis Ribot aparecen algunos de estos supuestos conspiradores dentro de la li (...)

18En cuanto al tratado con Túnez, habría sido concertado por el genovés Filippo Fungi y a su ratificación debían acudir este último junto con el Padre Barrile, que se hallaba en Niza, y un francés. Por el pacto, obtendrían 30.000 hombres tunecinos y argelinos que desembarcarían en Augusta a cambio de un tributo anual para Argel y Túnez, así como la entrega de una plaza fortificada en el reino de Sicilia, que desde entonces sería gobernado por Giuseppe Marchese. Estos hombres vendrían en 40 bajeles bajo el mando de una coalición de turcos y mesineses. Por último, Panarello había mencionado los nombres de los mesineses implicados, el lugar donde se encontraban y la labor que le habían encargado. En el plan de conquista participarían los hermanos Crisafi y Vincenzo Pellegrino – que había conocido en Livorno al entregarles unas cartas escritas por Marchese y Francesco Calabrò – ; Vincenzo Marullo, duque de Gio Paolo ; Ferdinando Furnari, duque de Furnari ; Cosimo Caloria y Antonio Chinigò, entre otros. Algunos de ellos se encontraban en Marsella y otros en Niza. Respecto a su función, se le habría ordenado trasladar desde Niza a Túnez a Giuseppe Marchese y a sus cómplices cuando volvieran el genovés y el francés de allí, o cuando el Padre Barrile confirmase que el tratado estaba listo22.

  • 23 Zamora 2013, p. 11 y p. 113-121 ; Petitjean 2012, p. 222 ; y Ulbert 2006, p. 13. Sobre la instituc (...)

19En aquellos años el consulado de Livorno estaba experimentando una transformación, pasando del consulado de los siglos XIV-XV a uno más cercano al ámbito diplomático, característico del siglo XVIII. De ahí que el cónsul adquiriese el carácter de un enviado oficial del gobierno, es decir, el de un ministro público. Entre las funciones de este cargo estaba la de agente informador, gestionando y transmitiendo información política, económica y militar a su gobierno a través de las embajadas más cercanas23.

  • 24 AGS, E, leg. 3.307, doc. 41. Respecto a la importancia de los cónsules, véase el ejemplo de los ge (...)
  • 25 AGS, E, leg. 3.307, docs. 40 y 43.

20Sin embargo, había ocasiones en las que el cónsul desconfiaba de la información obtenida. Ejemplo de ello fue lo sucedido con Andrés de Silva, cónsul de Livorno, que se mostró reacio a aceptar la suministrada por Panarello, porque en un principio había confesado tener una serie de misivas que lo vinculaban a Marchese, para después afirmar que no podía mostrarlas porque no las había conservado. A pesar de todo, creía que había que investigar los asuntos de Argel y Túnez, dada la importancia de las personas implicadas24. No era el único que dudaba de las declaraciones de Panarello, pues el marqués de los Vélez sostenía que los mesineses rebeldes no estaban solos en este plan. A su juicio, los franceses intentaban introducir la guerra en Italia mientras empleaban esta intriga para despistar a la Corte madrileña. Para ello, el duque d’Estrées habría entrado en contacto con ellos haciéndoles creer que se les apoyaría, pero en realidad ni Francia pretendía apoyar el asunto de Túnez ni mucho menos ocupar nuevamente Mesina. Todo parecía indicar que solamente se serviría de ellos como cebo mientras conseguía sus fines en Casal, Génova, Saboya o Milán. Aun así, debían asegurarse de que el complot de Giuseppe Marchese y sus cómplices no prosperase, por lo que apoyaba el proyecto del cónsul Andrés de Silva y de Panarello25

  • 26 AGS, E, leg. 3.307, doc. 41.

21El cónsul sostenía que había que acabar con la vida de Giuseppe Marchese fuera o no culpable de traición « porque si es cierta la conjura, quitando el cavo queda remediado, y si no lo fuere para que no se pueda con tal caveza formar nuevas inquietudes, y que tenga el castigo que se ha merecido con sus malas obras contra las divinas y umanas leyes ». Panarello se había ofrecido para envenenar al cabecilla, pero el veneno empleado procedería de otro lugar a fin de no levantar sospechas. En opinión del cónsul, la opción más factible era que el marqués de los Vélez se encargase de remitirlo junto con las instrucciones de uso y, en caso de lograr el objetivo, se repitiese el mismo sistema con los cómplices de Marchese26.

  • 27 AGS, E, leg. 3.307, docs. 38 y 45. Para profundizar en las relaciones diplomáticas de la Monarquía (...)

22La situación se enredó aún más cuando el marqués de Gallodoro, otro mesinés, se ofreció para infiltrarse entre los conspiradores y obtener la información desde dentro. Se había presentado ante el Gran Duque de la Toscana afirmando que poseía una carta de los rebeldes de Niza, al tiempo que se ofrecía para trasladarse a la ciudad e iniciar las pesquisas sobre el complot. Por su parte, el duque había hecho llegar la oferta al marqués del Carpio para sopesar el dictamen de la Corona española, que en caso de dar el visto bueno a la operación, obligaba al duque a sufragar los gastos del cómplice como servicio al soberano español. En el Consejo de Estado, Pedro de Aragón se mostraba partidario de aquella idea porque de aquella forma las informaciones provendrían de dos vías distintas, Panarello y el marqués de Gallodoro, con lo que se garantizaba un mayor porcentaje de éxito27

  • 28 Cit. Rivero 2011, p. 104, 115 y 1998, p. 93 ; Bunes 2010, p. 353 y p. 358-359. Sobre la labor de l (...)

23En este sentido, los sistemas de información de la Monarquía Hispánica estuvieron destinados a hacer viable la ausencia del monarca, informándolo del estado de sus dominios, mientras se vigilaba la actividad del gobierno y la administración. La información referente al Imperio Otomano procedía de Nápoles, Génova y Venecia, mientras que los « avisos de Levante » tenían su origen en Constantinopla, Ragusa, Zante, Candía, Chipre, Alejandría, Túnez, Argel o los presidios españoles en Berbería. Una vez trasladada a la Corte, era analizada por los Consejos de Estado e Italia. Si algún asunto de la correspondencia de los virreyes requería un dictamen o aclaración se consultaba al consejo correspondiente, a un consejero o a una junta ad hoc para que el rey pudiese tomar una decisión. De esta forma, los consejos elaboraban consultas, daban respuesta o redactaban informes, pero no decidían28

  • 29 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Madrid, 11/03/1680.

24En este contexto, el Consejo de Italia tuvo conocimiento de la información suministrada por el Gran Duque de la Toscana al marqués del Carpio. Al parecer, el marqués de Gallodoro, enviado del duque Livorno, había tenido acceso a un escrito sobre la conspiración, pero sus pesquisas habían levantado las sospechas de los mesineses, obligando al duque a retirarlo de su misión. No obstante, las noticias remitidas por otros cauces aseguraban que los tres hermanos Crisafi pretendían partir hacia Saint Tropez para encontrarse con Giuseppe Marchese y otros rebeldes en Niza, esperando la llegada del duque de Furnari y otros asentados en Marsella, para viajar en una tartana a Túnez. Allí aguardaban el fraile Barrile y el genovés Filippo Fugi, que habían acordado con el bajá Muhammad Hafsi la ayuda de 30 bajeles argelinos, tunecinos y tripolitanos, así como un contingente de 30.000 hombres. Además, el bajá había entregado a Marchese y a sus seguidores los pasaportes necesarios para su estancia en Túnez y la posibilidad de dirigirse a Constantinopla para negociar con el sultán29.

  • 30 Ibídem.

25Se había sabido también que Pietro Crisafi empleaba un nombre falso para remitir y recibir los despachos con los que negociaba todos aquellos asuntos, por lo que se había ordenado la consigna inmediata al duque de la Toscana de toda carta remitida a Livorno bajo el nombre de Luis de Federigo. Por su parte, el duque había decretado la detención del patrón de la tartana utilizada por los Crisafi cuando entrase en Livorno, así como la búsqueda del capitán Arrigo Bidinato, amigo de los mismos, con quienes se le había visto hablar poco antes de su partida. Este último había confesado que los hermanos habían descubierto las intenciones del marqués de Gallodoro y habían orquestado su asesinato durante su viaje a Niza o Marsella, pero habían tenido que abandonar dicho plan, anticipando su partida ante el temor de que el Gran Duque los arrestase30.

  • 31 Ibídem. Francisco de Benavides Dávila y Corella, noveno conde de Santisteban del Puerto, ejerció e (...)

26Ante tales acontecimientos, el Consejo de Italia ordenó al conde de Santisteban incrementar la vigilancia en Mesina, detener a los disidentes y ganarse el afecto de los sicilianos prestando atención a las medidas que decretaba, pues algunas de ellas habían provocado cierto malestar derivando en la situación a la que se enfrentaban en aquel momento. Asimismo, se valoró la posible solicitud de colaboración al Gran Duque de la Toscana y al duque de Saboya para la detención de los conspiradores que transitaban por sus territorios31

  • 32 AGS, E, leg. 3.307, doc. 101.

27Las medidas emprendidas comenzaron a dar sus frutos revelándose la falta de consistencia de la conjura. En abril de 1680, el cónsul de Civitavecchia trasladaba las últimas noticias. Giuseppe Marchese y 34 de sus seguidores, que habían partido de Niza en la barca de Juan de Antibes con destino a Livorno, amenazaron al patrón para que los trasladase a Túnez. Ante la negativa de este último, que sólo tenía patente para Livorno, Marchese y tres de sus hombres intentaron asesinarle, pero la tripulación intervino socorriendo a su patrón. Aprovechando un repentino temporal, el patrón los encerró bajo cubierta y puso rumbo al puerto más cercano. A la mañana siguiente llegaron a las islas de Hyères donde desembarcaron voluntariamente Marchese y otros mesineses, mientras el resto continuaban el viaje hacia Antibes, desembarcando a la espera del regreso de Marchese y los suyos. Fue entonces cuando el cabecilla protestó ante el gobernador de la zona por el mal trato que el patrón les había dispensado, haciendo alusión a su supuesta condición de vasallo del Cristianísimo. Sin embargo, el gobernador optó por detener a Marchese y a sus colaboradores, remitiendo la correspondiente notificación al monarca francés32.

El fracaso de los conspiradores

  • 33 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Nápoles, 25/04/1680 ; E, leg. 3.307, docs. 98 y 99. De parecida opinión (...)

28El virrey de Nápoles reiteraba al conde de Santisteban que dicha trama no le causaba temor alguno porque parecía tener pocos implicados y mal organizados, que habían fracasado en su intento de viajar a Túnez, lo que confirmaba que su desesperación por no haber obtenido el perdón real les habría inducido a solicitar la ayuda del bey, cuando lo único que podían esperar allí era la esclavitud o el corso de no obtener el socorro del soberano francés. Cada vez era más evidente el vínculo entre los rebeldes y Luis XIV, confirmado por la rapidez con la que el gobernador había comunicado el incidente, así como por la resolución del monarca, pues tanto el castigo como la condescendencia confirmaban la protección y el amparo del que habían estado disfrutando. A pesar de todo ello, se debía arrestar a los implicados, por lo que había ordenado al cónsul Andrés de Silva indagar el paradero del cabecilla33.

  • 34 AGS, E, leg. 3.527, doc. 119.

29Las declaraciones de Manuel Coloma, embajador en Génova parecían ratificar el fracaso de la conjura. Había dado audiencia a Gonsalvo Pricopi, un caballero de Mesina, que le mostró una serie de cartas cifradas sobre los planes de los implicados. Gracias a ellas tuvieron conocimiento de las razones que habían llevado a los rebeldes a tramar la traición, el plan inicial que habían desarrollado y el nuevo proyecto que habían planificado. Según Pricopi, concluida la guerra de Mesina algunos mesineses habían huido embarcados en la armada francesa para establecerse en Francia con la falsa esperanza de que su causa fuera incluida en la paz de Nimega. Decepcionados por el tratado acordado decidieron recurrir al rey inglés a fin de que conquistase Sicilia o, al menos, intercediera por ellos ante el soberano español. Los problemas ingleses imposibilitaron la ayuda de Carlos II y Luis XIV, enterado de las negociaciones de los mesineses, decidió retirarles el socorro anual de 40.000 escudos y desterrarlos34.

  • 35 Ibídem

30Llevados por el anhelo de venganza, Giuseppe Marchese y sus hijos, César, Antonio e Íñigo ; Leonardo Fleres, Francesco Calabrò y Francesco Faraone, entre otros que vivían en Niza, acordaron que le propondrían al sultán, con la intercesión del bajá de Túnez, un plan para conquistar Sicilia con su apoyo y la entera disposición de los habitantes de la misma que, en su opinión, estaban cansados del mal trato dispensado por la Corona española. Con este fin se trasladó Antonio Chinigò, quien consiguió la aprobación del sultán, un acuerdo y la concesión de pasaportes para todos los mesineses. Tras su regreso a Niza, organizó a sus colaboradores quienes a su vez implicaron a otros muchos mesineses persuadiéndolos de haber encontrado una forma de regresar a Mesina, aunque sin especificarles el auténtico objetivo. Algunos de los principales conspiradores partieron en la tartana del patrón Juan de Antibes, pero el fracaso de su plan les hizo desembarcar en Antibes, donde habrían planificado un nuevo intento. Saldrían de Antibes con destino a Túnez en una fragata suministrada por un hijo de Monsieur Duquesne, general de Francia, pues al parecer, el soberano francés, consciente del apoyo del Imperio Otomano, estaba de acuerdo con el designio de los rebeldes. El ataque, según Pricopi, se desarrollaría en una fecha próxima al día de San Juan desde la ciudad de Augusta, más fácil de capturar35

  • 36 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Madrid, 13/06/1680 ; doc. Mesina, 15/06/1680 ; y E, leg. 3.307, doc. 160
  • 37 AGS, SP, leg. 48, doc. Madrid, 19/07/1680. Las dificultades para defender los reinos de Sicilia y (...)

31El Gran Maestre de Malta dudaba de las posibilidades de los mesineses para invadir el reino de Sicilia, porque no tenía constancia de que la armada turca se hubiera unido. Tampoco parecía preocuparle demasiado al marqués de los Vélez. En julio notificó al conde de Santisteban la salida de Marchese y de algunos de sus seguidores desde Tolón hacia Túnez, pero el apoyo turco, en su opinión, no era más que una quimera difundida por la Corona francesa con el propósito de atemorizar al Papa y distraer a los príncipes italianos mientras obtenía sus fines36. De hecho, el único problema al que se verían abocados aquellos dominios durante aquel verano fue el de los corsarios, que atacaron el reino de Nápoles, mientras el Imperio Otomano destinó sus fuerzas marítimas al Mar Negro y las islas del Archipiélago para recaudar sus tributos37.

  • 38 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Madrid, 22/07/1680.

32Tampoco el Gran Maestre consideraba el segundo intento una amenaza seria. Si los mesineses eran asistidos la ayuda llegaría por parte del sultán porque en Berbería no se había organizado ningún socorro. Un apoyo turco que también estaba en entredicho, pues la armada turca y las fuerzas terrestres se estarían preparando para atacar Rusia y Polonia. Todo parecía indicar, por tanto, que el virrey napolitano estaba acertado al pensar que la ayuda otomana no era más que una argucia para despistar a la Corona española38.

  • 39 Ibídem
  • 40 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Mesina, 26/07/1680, doc. Madrid, 03/08/1680 y doc. Mesina, 08/08/1680 ; (...)

33En mayo, el cónsul de Livorno ratificaba el fracaso de la conspiración. El cabecilla contaba cada vez con menos seguidores y lo único que había conseguido era el traslado a Túnez para servir al bey en la guerra civil, porque el socorro de Luis XIV no se había producido. Según Giuseppe Gotto, mesinés encargado de las negociaciones con Francia, el monarca les había dado falsas esperanzas, mientras el grupo se había ido fragmentando entre los partidarios de solicitar el perdón real y los partidarios de continuar con la conjura39.  Estos últimos, según el Gran Maestre, habían llegado el 2 de julio a Túnez en una tartana francesa. Eran un total de 33 personas y se había sabido el nombre de la mayoría.El escaso número de seguidores y el desmentido del Gran Maestre de un posible ataque turco no frenaron las pesquisas sobre la traición. El conde de Santisteban comunicaba al marqués del Carpio el viaje de un mesinés a Constantinopla. Al parecer, había obtenido el apoyo del sultán, quien les habría concedido pasaportes para Túnez y Argel, grandes centros corsarios, que participarían de esta manera en la captura de una posesión que siempre habían deseado40.

  • 41 AGS, E, leg. 3.307, docs. 184 y 185.

34Por su parte, el marqués de los Vélez informaba que el cónsul de Génova en Túnez había tenido conocimiento de la solicitud de Giuseppe Marchese y sus seguidores de una audiencia secreta con el bajá. Los rebeldes habrían asegurado a este último que hablaban en nombre de diez mil mesineses descontentos entre los que se contaban cien títulos dispuestos a recuperar Mesina mediante una alianza con la Sublime Puerta. Con la colaboración de ésta podrían conquistar Mesina y los lugares más cercanos sin resistencia, reduciendo la isla de Sicilia al dominio turco. El bajá, oído el proyecto, les habría ofrecido su apoyo, transmitiéndolo a Constantinopla. No obstante, el virrey sostenía que el bajá descubriría muy pronto la imposibilidad de la propuesta y los reduciría a la esclavitud41.

  • 42 AGS, E, leg. 3.308, docs. 8, 10 y 13.

35Pronto comprobarían que la calma estaba aún lejos. En noviembre, el cónsul de Livorno comunicaba que había tenido acceso a una serie de documentos enviados por los mesineses al bajá de Túnez para negociar la ayuda otomana. En su opinión, había que obstaculizar los planes de Marchese. Para ello, podían remitir una carta al gran visir en nombre de los mesineses presentando al cabecilla como la ruina de su ciudad, afirmando que las cartas de creencia que portaba eran falsas, pues su única intención era engañar al sultán. Con ello, impedirían la asistencia otomana a la conjura y, posiblemente, conseguirían que el sultán ordenase el asesinato del mesinés. Examinadas las cartas, el virrey concluyó que dos de ellas eran falsas y las otras dos insustanciales. A pesar de ello, aprobaba la sugerencia del cónsul aunque introducía algunos ajustes. Debía añadirse que con el engaño al sultán se perseguía el robo de algunas de sus embarcaciones con el propósito de vendérselas a los españoles y obtener el perdón real42

  • 43 AGS, E, leg. 3.308, doc. 7. 

36En el Consejo de Estado, se rechazaba aquella estratagema. El marqués de Astorga era contrario a la decisión del virrey porque consideraba que había confiado en una persona de dudoso origen para el cargo de cónsul, porque no estaba claro el éxito de tal farsa, además de no confiar en el Gran Duque como remitente del correo al sultán. Por ello, el Consejo era partidario de que el virrey interrumpiese el envío si todavía era posible porque una práctica de ese tipo estaba prohibida43.

  • 44 AGS, E, leg. 3.308, docs. 43 y 43 bis.

37Nada se pudo hacer. Tres días después de la reunión del Consejo, el marqués de los Vélez comunicaba la remisión de dos cartas : una para el bajá de Túnez y otra para el gran visir. Las críticas a la propuesta del cónsul y el virrey de Nápoles aumentaron. El condestable de Castilla sostenía que el marqués debía haber esperado la confirmación del soberano y opinaba que las cartas parecían más una « recomendación de Marquesi que de obstáculo a sus intentos a vista del perjuicio contingente de dispertar con esta diligencia a los de Túnez ». En la misma línea estaban las del marqués de Astorga, el duque de Alburquerque y el conde de Chinchón. Por otro lado estaban aquellos, como el almirante de Castilla, el duque de Osuna y el marqués de Mancera, que no aprobaban la medida pero exculpaban al virrey, pues sólo había comunicado su intención de hacerlo sin saber si debía esperar una respuesta44.

  • 45 AGS, E, leg. 3.308, docs. 75 y 82.

38Poco después, los Vélez comunicaba al conde de Santisteban la ausencia de rebeldes en Constantinopla y la muerte del capitán bajá del mar, que había obligado a las fuerzas marítimas a retornar. Ello le llevaba a cuestionar el rumor que aseguraba que Giuseppe Marchese había informado a su primo de un acuerdo con el sultán por el que terminada la guerra en Túnez, este último ordenaría a Túnez, Argel y Trípoli que los socorriesen en todo lo necesario para su causa y si ésta progresaba, enviaría más fuerzas desde Constantinopla. A cambio de todo ello, el bajá habría pedido como garantía el traslado a Túnez de veinte de las principales familias mesinesas, que deberían ser elegidas y transportadas por el pariente de Marchese. En opinión del marqués, todo formaba parte de una farsa difundida para atemorizar a la Corona española a fin de que concediese el perdón real a los rebeldes. Sostenía que las fuerzas del Norte de África no estaban en condiciones de perpetrar un ataque en Sicilia, pues sólo servían para la piratería45.

  • 46 AGS, E, leg. 3.308, doc. 77. En 1679, los dos hermanos Muhammad y Ali habían llegado a un acuerdo, (...)

39En los mismos términos se mostraba el conde de Santisteban al asegurar que la información proporcionada por el Gran Maestre de Malta confirmaba la prolongación del conflicto que enfrentaba al bey con su hermano y su difícil resolución a corto plazo. No había duda alguna, el apoyo a los rebeldes estaba descartado y, al parecer, gran parte de los mesineses habían abandonado la zona, dejando desamparadas a las familias de Marchese y de Calabrò46.

  • 47 AGS, SP, leg. 1.203, doc. Palermo, 03/04/1681 ; E, leg. 3.309, docs. 8-10, 12, 14, 27 y 32.

40En abril, el conde de Santisteban comunicaba al rey que la Orden de Malta estaba al corriente de los movimientos de Giuseppe Marchese, en dirección a Constantinopla, tras abandonar Túnez, con el objeto de convertirse al Islam, atraerse la confianza del sultán y conseguir su apoyo militar. A comienzos de verano, el Gran Maestre ponía en conocimiento del conde de Santisteban y el marqués de Villagarcía las últimas noticias. Al parecer, Giuseppe Marchese había enviado diversas cartas desde Constantinopla a Francesco Calabrò y Salvatore Pulicino informándolos de sus gestiones. En ellas aseguraba que había sido recibido por el gran visir y que le había expuesto el plan de invasión de Sicilia y Malta. El mesinés le había confirmado el apoyo de doscientas personas en Augusta y el de todo el pueblo y la aristocracia de Mesina. Sin embargo, para llevar a cabo la conquista necesitaba una ayuda de 30 galeras, por lo que había dejado en garantía del trato a sus hijos. La Orden de Malta se mostraba escéptica ante lo que consideraba un proyecto imposible fruto de la desesperación del cabecilla, pues el que hubiera sido recibido por el gran visir no le garantizaba nada. La situación de las fuerzas marítimas otomanas no era nada halagüeña por lo que resultaba improbable que las promesas realizadas se llevaran a término, más aún si se tenía en cuenta, como sostenía el marqués de los Vélez, que los únicos preparativos de galeras otomanas irían destinados al cobro de impuestos47.

  • 48 AGS, E, leg. 3.309, docs. 8, 13, 30, 38 y 60 ; Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), E, li (...)

41El marqués de Villagarcía, embajador en Venecia, informaba también de las noticias que llegaban a la República de Venecia. Esta última tenía constancia de las negociaciones de Marchese y de su presencia junto con su familia en Constantinopla, donde se habrían convertido al Islam. Los avisos, sin embargo, resultaron ser falsos. El Gran Maestre de Malta comunicó al marqués y al gobernador de Mesina que el cabecilla mesinés habría sido recibido por el secretario del gran visir, pero habrían ordenado a un enviado en Túnez que indagase sobre el mesinés y su proyecto. Además, se había sabido que Marchese no se había convertido al Islam y que hacía uso de su condición de cristiano para aparentar credibilidad, así como que sus gestiones no habían prosperado, pues los otomanos no tenían intención de emprender la conquista ni el ejército se hallaba en condiciones de efectuarla48.

  • 49 AGS, E, leg. 3.309, docs. 52 y 53 ; leg. 3.310, docs. 40 y 41 ; SP, leg. 49, doc. Madrid, 12/09/16 (...)
  • 50 AGS, SP, leg. 1.061, doc. Palermo, 02/10/1681.

42Según el cónsul de Corfú, el Imperio Otomano estaba barajando distintas opciones de ataque, entre las que podían citarse : la guerra contra los venecianos ; un posible ataque a Hungría ; la firma de la paz con los rusos para concentrarse en Polonia ; o la invasión de Malta como punto de partida para la ocupación del reino siciliano. Poco después, el marqués de los Vélez comunicó la firma de un tratado entre la Sublime Puerta y Rusia, por lo que estaba abierta la posibilidad de un ataque al Sacro Imperio. Pese a ello, continuaban llegando nuevas noticias de los conjurados que sostenían que el Imperio Otomano preparaba un asalto a Sicilia, aunque para el marqués todo era una farsa extendida por los mesineses rebeldes asentados en Livorno, Roma y Marsella49.  En los siguientes meses los comunicados se centrarían en el fracaso de los mesineses y en el estado al que se habían visto abocados los principales cabecillas. Giuseppe Marchese y sus hijos continuaban en Constantinopla donde vivían en la pobreza, Salvatore Pulicino junto con su familia y otros acompañantes habían abandonado Túnez para instalarse en Roma y vivir de la caridad pontificia50.

  • 51 AGS, E, leg. 3.572, doc. 26 ; leg. 3.502, docs. 115, 123 y 127 ; SP, leg. 1.206, doc. Malta, 18/02 (...)

43Todavía en 1683 estaban presentes las sospechas sobre los movimientos de los mesineses. El Gran Maestre de Malta había notificado al conde de Santisteban que el Imperio Otomano estaba interesado en extenderse en Hungría, pero un mesinés asentado en Túnez había recibido una misiva de Giuseppe Marchese sobre su próxima partida a Sicilia en la armada turca. Aunque no creía factible un ataque porque el sultán había concentrado su ejército en Hungría y el estado de su armada dejaba mucho que desear, advertía de la posibilidad de una invasión en Sicilia y Calabria para la siguiente primavera51

  • 52 AGS, SP, leg. 1.064, doc. Madrid, 28/04/1683. Sobre el agente Francisco Bernardo de Quirós, véase (...)

44Por aquellas fechas, Francisco Bernardo de Quirós, agente español en Roma, informaba de la existencia de un documento de Salvatore Pulicino en el que se mencionaba los nombres de las personas implicadas en la difusión de los progresos de los mesineses. Uno de ellos era el teatino Próspero Granata, quien remitía las noticias al padre Alesio, un recoleto agustino de Génova, de donde se remitían al Príncipe Mario en Roma y de éste al mesinés Onofrio Grabrielli, que en aquellos momentos estaba preso por orden del papa. Todos ellos estaban implicados en el rumor de un ataque a Sicilia a través de la ciudad de Augusta52

  • 53 AGS, E, leg. 3.502, doc. 144. Para profundizar en la Guerra de la Liga Santa, véase González 2002 (...)

45Al igual que en otras ocasiones, las noticias sobre las negociaciones del cabecilla mesinés resultaron ser un fraude, pues el Gran Maestre confirmó que no había ningún peligro porque el Imperio Otomano estaba inmerso en la guerra de Hungría. Desde aquel año en adelante, tenemos constancia de una escasez de fuentes documentales referidas a los avisos y noticias de Levante, lo que confirmaría la ausencia de temores de un ataque turco a los dominios italianos de la Corona española. Entre la causas habría que mencionar la guerra que ocuparía desde 1683 al Imperio Otomano contra el Sacro Imperio, Polonia, la República de Venecia y Rusia ; así como por la mayor preocupación de la Corte madrileña por los movimientos de la Corona francesa, especialmente desde 1688 con el estallido de la Guerra de los Nueve Años53.

Conclusiones

46La Monarquía Hispánica empleaba la información proporcionada por los « avisos de Levante » para conocer los movimientos del sultán y sus posibles intenciones contra las posesiones italianas de la misma. Gracias a ella, tuvo conocimiento de las intenciones de Giuseppe Marchese y pudo desmantelar la conspiración que tramaba llevar a cabo contra la Corona. En 1678 comenzaron las sospechas de una traición siciliana pactada con el sultán para entregar la isla, que sería conquistada desde la ciudad de Augusta. Desde aquel verano los rumores se intensificaron haciendo referencia a la posible negociación de los mesineses rebeldes con distintos personajes para entregar la isla a uno de ellos en calidad de nuevo rey de Sicilia : el príncipe de Condé ; James Scott, primer duque de Monmouth e hijo natural de Carlos II de Inglaterra ; así como con el sultán Mehmet IV. Los años siguientes estuvieron marcados por toda una serie de noticias, interrogatorios y actuaciones referentes a la conjura mesinesa en la que se vieron entrelazados diversas personalidades, desde los virreyes de Nápoles y Sicilia, los embajadores en Venecia, la Santa Sede o Génova, pasando por el cónsul Andrés de Silva, hasta los implicados con Giuseppe Marchese a la cabeza. 

47La traición habría sido planeada por los mesineses que habían huido embarcados en la armada francesa al término de la guerra de Mesina. Establecidos en Francia creyeron posible la mención a su causa en la paz de Nimega, pero decepcionados con el acuerdo habrían recurrido al rey inglés para ofrecerle la conquista de Sicilia o su intercesión ante el soberano español, pero la imposibilidad de este último de ayudarlos y el destierro al que fueron condenados por Luis XIV cuando tuvo noticia de sus negociaciones les habría llevado a planear un nueva salida. De esta forma, Giuseppe Marchese y sus hijos, César, Antonio e Íñigo ; Leonardo Fleres, Francesco Calabrò y Francesco Faraone, entre otros que vivían en Niza, habrían propuesto al sultán con la intercesión del bajá de Túnez un plan para apoderarse de Sicilia.

48Los virreyes de Nápoles y Sicilia, por su parte, sostuvieron desde el principio que detrás de aquella conjura se hallaba la mano de Francia, que pretendía despistar a la Corona española mientras continuaba con sus designios en Italia. Para ello, habría contactado con los mesineses rebeldes haciéndoles creer que se les prestaría ayuda, aunque la Corona francesa no tenía la más mínima intención de apoyar el asunto de Túnez ni ocupar de nuevo la ciudad de Mesina. Algo que quedó confirmado en el verano de 1680 al conocerse que los conjurados no habían obtenido el apoyo turco y que todo aquello había sido difundido por la Corona francesa para atemorizar al Papado y distraer a los príncipes italianos, pues el supuesto peligro turco se redujo a la actividad de los corsarios que atacaron el reino de Nápoles, mientras el Imperio Otomano enviaba sus fuerzas marítimas a cobrar sus correspondientes impuestos. La conjura, que resultó un fracaso, tuvo, no obstante, su repercusión en la política de la Monarquía, preocupada durante aquellos años por la posibilidad de que se hiciera realidad aquella traición, lo que la llevó incluso a recriminarle en cierta manera al conde de Santisteban su rigor en las medidas aprobadas tras la guerra de Mesina, pues podrían haber sido el origen de cierto malestar entre la población.

49La ausencia de ayuda al plan de los mesineses erosionó la posición de Giuseppe Marchese, abandonado por buena parte de sus seguidores. Aunque los temores regresaron en 1683, pronto se constató que la idea de la partida de Giuseppe Marchese en la armada turca para conquistar la isla no era más que un fraude difundido por algunos mesineses, pues el Imperio Otomano estaba demasiado ocupado en Hungría como para emprender un ataque en Sicilia.

Haut de page

Bibliographie

Alcalá-Zamora 1976 = J. Alcalá-Zamora, Queipo de Llano, Razón de Estado y geoestrategia en la política italiana de Carlos II : Florencia y los Presidios (1677-1681), en Boletín de la Real Academia de la Historia, 173, 1976, p. 297-358. 

Ascheri – Contini = M. Ascheri, A. Contini, La Toscana in età moderna (secoli XVI-XVIII) : politica, istituzioni, società. Studi recenti e prospettive di ricerca, Firenze, 2005.

Barrio 2006 = M. Barrio Gozalo, Esclavos y cautivos. Conflictos entre la cristiandad y el islam en el siglo XVIII, Valladolid, 2006.

Blasi 1790 = G.E. Di Blasi Gambacorta, Storia Cronologica dei vicerè, luogotenenti, e presidenti del Regno di Sicilia, Palermo, 1790.

Bonaffini 1984 = G. Bonaffini, Sicilia e Tunisia nel secolo XVII, Palermo, 1984.

Braudel 2005 = F. Braudel, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, México, 2ª ed., 6ª reimp., 2005. 

Bunes 2010 = M. A. Bunes Ibarra, El control de la información del Mediterráneo desde Nápoles y Sicilia en la época de Felipe III, en J. Martínez Millán, M. Rivero Rodríguez (coords.), Centros de Poder Italianos en la Monarquía Hispánica (siglos XV-XVIII), Madrid, 2010, vol. I, p. 351-373.

Cancila 2007 = R. Cancila, Introduzione. Il Mediterraneo assediato, en R. Cancila (a cura di), Mediterraneo in armi (secc. XV-XVIII), Palermo, 2007, vol. I, p. 7-66.

Canosa – Colonnello 1991 = R. Canosa, I. Colonnello, Spionaggio a Palermo. Aspetti della guerra segreta turco-spagnola in Mediterraneo nel Cinquecento, Palermo, 1991. 

Carnicer – Marcos 2005 = C. Carnicer, J. Marcos, Espías de Felipe II. Los servicios secretos del Imperio español, Madrid, 2005.

Castillo – Sierra 2014 = A. Castillo Gómez, V. Sierra Blas (coords.), Cinco siglos de cartas : historia y prácticas epistolares en las épocas moderna y contemporánea, Huelva, 2014. 

Cerezo 2006 = G. M. Cerezo San Gil, Atesoramiento artístico e historia de la España Moderna : Los IX Condes de Santisteban del Puerto, Jaen, 2006.

Cortés – Martínez 2003 = H. Cortés, M.C. Martínez Martínez, Cartas y memoriales, León, 2003. 

Cozzi – Knapton – Scarabello 1992 = G. Cozzi, M. Knapton, G. Scarabello, La Repubblica di Venezia nell’età moderna. Dal 1517 alla fine della Repubblica, Torino, 1992. 

Díaz 2008 = J. Díaz Noci, El Mediterráneo en guerra : relaciones y gacetas españolas sobre la guerra contra los turcos en la década de 1680, en P. Civil, F. Crémoux, J. Sanz (coords.), España y el mundo mediterráneo a través de las relaciones de sucesos (1500-1750), Salamanca, 2008, p. 131-140.

Elliott 1965 = J.H. Elliott, La España Imperial, 1469-1716, Barcelona, 1965. 

Enciso 2004 = L.M. Enciso Recio, Opinión pública, periodismo y periodistas en la época de Felipe V, en E. Serrano Martín (coord.), Felipe V y su tiempo : congreso internacional, Zaragoza, 2004, p. 549-596. 

Espino 2003 = A. Espino López, La historiografía hispana sobre la guerra en la época de los Austrias. Un balance, 1991-2000, en Manuscrits, 21, 2003, p. 161-191. 

Ettinghausen – Infantes – Redondo – García 1996 = H. Ettinghausen, V. Infantes de Miguel, A. Redondo, M.C. García de Enterría (coords.), Las relaciones de sucesos en España : 1500-1750. Actas del primer Coloquio Internacional (Alcalá de Henares, 8, 9 y 10 de junio de 1995), Alcalá de Henares, 1996.

Fernández 2009 = C.M. Fernández Nadal, La política exterior de la monarquía de Carlos II. El Consejo de Estado y la embajada de Londres (1665-1700), Gijón, 2009. 

Galasso 2005 = G. Galasso, Napoli spagnola dopo Masaniello, Roma, 2005. 

Gaudin 2013 = G. Gaudin, Penser et Gouverner le Nouveau Monde au XVIIe siècle. L’empire de papier de Juan Díez de la Calle, commis du Conseil des Indes, Paris, 2013. 

González 2002 = R. González Cuerva, Los Balcanes y el valle del Danubio bajo el dominio turco (1526-1699), en P. Sanz Camañes, España y Rumanía. Espacios, sociedades y fronteras,Cuenca, 2002, p. 65-92.

González 2008 = R. González Cuerva, El Turco en las puertas : la política oriental de Felipe III, en J. Martínez Millán y M.A. Visceglia (coords.), La monarquía de Felipe III, Madrid, 2008, vol. IV, p. 1447-1479. 

González 2012 = R. González Cuerva, La última cruzada : España en la guerra de la Liga Santa (1683-1699) » en P. Sanz Camañes (coord.), Tiempo de cambios. Guerra, diplomacia y política internacional de la Monarquía Hispánica (1648-1700), Madrid, 2012, p. 221-248.

Guellouz – Masmoudi – Smida 1983 = A. Guellouz, A. Azzedine, M. Smida, Histoire Générale de la Tunisie, vol. III., Tunis, 1983.

Herrero 2000 = M. Herrero Sánchez, El acercamiento hispano-neerlandés (1648-1678), Madrid, 2000. 

Herrero 2009 = M. Herrero Sánchez, Haro y Guzmán, Gaspar de, en Diccionario Biográfico Español, Madrid, 2009, p. 582-586.

Imber 2004 = C. Imber, El Imperio Otomano, 1300-1650, Barcelona, 2004. 

Infelise 2005 = M. Infelise, Los orígenes de las gacetas : sistemas y prácticas de la información entre los siglos XVI y XVII, en Manuscrits. Revista d’Història Moderna, 23, 2005, p. 31-44. 

Infelise 2010 = M. Infelise, El mercado de las noticias en el siglo XVII : las tipologías de la información, en A. Castillo Gómez, J.S. Amelang, Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna, Gijón, 2010, p. 153-162. 

Jačov 2001 = M. Jačov, L'Europa tra conquiste ottomane e leghe sante, Città del Vaticano, 2001.

Kamen 2000 = H. Kamen, España en la Europa de Luis XIV, en R. Menéndez Pidal, J.M. Jover Zamora, Historia de España, Madrid, 2000, vol. XXXVIII, p. 205-298. 

Ligresti 2003 = D. Ligresti, La Sicilia frontiera, en F. Benigno y G. Giarrizzo (a cura di), Storia della Sicilia, Roma, vol. I, p. 134-148. 

Ligresti 2007 = D. Ligresti, Sicilia aperta (secoli XV-XVII). Mobilità di uomini e idee, Palermo, 2007.

Mafrici 1995 = M. Mafrici, Mezzogiorno e pirateria nell´età moderna (secoli XVI-XVIII), Napoli, 1995.

Mantran 1989 = R. Mantran (coord.), Histoire de l'Empire Ottoman, Poitiers, 1989.

Marzagalli 2015 = S. Marzagalli (coord.), Les Consuls en Méditerranée, agents d’information XVIe-XXe siècle, Paris, 2015. 

Musi 1989 = A. Musi, La rivolta di Masaniello nella scena politica barocca, Napoli, 1989. 

Oddo 1990 = F.L. Oddo, La Sicilia sotto gli assalti barbareschi e turchi (seccoli XV-XVII), Trapani, 1990.

Ozaman 2009 = D. Ozaman, Bernardo de Quirós y Valdés, Francisco, en Diccionario Biográfico Español. Madrid, 2009, vol. VIII, p. 193-194.

Palermo 2009 = D. Palermo, Sicilia 1647. Voci, esempi, modelli di rivolta, Palermo, 2009. 

Petitjean 2010 = J. Petitjean, Mots et pratiques de l’information. Ce que aviser veut dire (XVIe-XVIIe siècles), en MEFRIM, 122-1, 2010, p. 107-121. 

Petitjean 2012 = J. Petitjean, Gênes et le bon gouvernement de l’information (1665-1700), en Cahiers de la Méditerranée, 85, 2012, p. 215-232. 

Petitjean 2013 = J. Petitjean, L’intelligence des choses : une histoire de l’information entre Italie et Méditerranée (XVIe-XVIIe siècles), Rome, 2013. 

Poumarède 2001 = G. Poumarède, Naissance d’une institution royale : les consuls de la nation française en Levant et en Barbarie aux XVIe et XVIIe siècles, en Annuaire-Bulletin de la Société de l’histoire de France, Paris, 2001, p. 65-128. 

Precioso 2016 = F. Precioso Izquierdo, ¿La edad de la política ? Balance historiográfico de los estudios sobre comunicación e información política en la sociedad ibérica moderna, en Mediterranea Ricerche Storiche, 36, 2016, p. 79-100. 

Preto 1994 = P. Preto, I servizi segreti di Venezia, Milano, 1994. 

Rault 2008 = D. Rault, La lucha naval con turcos y berberiscos en el Mediterráneo según las relaciones de sucesos (siglo XVII), en P. Civil, F. Crémoux, J. Sanz (coords.), España y el mundo mediterráneo a través de las relaciones de sucesos (1500-1750), Salamanca, 2008, p. 237-252.

Ribot 1982 = L.A. Ribot García, La Revuelta antiespañola de Mesina. Causas y antecedentes (1591-1674), Valladolid, 1982. 

Ribot 1990 = L.A. Ribot García, La época del Conde-Duque de Olivares y el Reino de Sicilia, en J. Elliott, A. García Sanz, La España del Conde Duque de Olivares, Valladolid, 1990, p. 653-678. 

Ribot 1991 = L.A. Ribot García, Las revueltas de Nápoles y Sicilia (1647-1648), en Cuadernos de Historia Moderna, 11, 1991, p. 121-130. 

Ribot 2002 = L.A. Ribot García, La Monarquía de España y la guerra de Mesina (1674-1678), Madrid, 2002.

Ribot 2004 = L.A. Ribot García, Las revueltas italianas del siglo XVII, en Studia Historica. Historia Moderna, 26, 2004, p. 101-128. 

Ribot 2007 = L.A. Ribot García, Toscana y la Política Española en la Edad Moderna, en M. Aglietti (coords.), Istituzioni, potere e società : le relazioni tra Spagna e Toscana per una storia mediterranea dell'Ordine dei Cavalieri di Santo Stefano, Pisa, 2007, p. 15-38.

Rivero 1998 = M. Rivero Rodríguez, Felipe II y el Gobierno de Italia, Madrid, 1998. 

Rivero 2000 = M. Rivero Rodríguez, Diplomacia y relaciones exteriores en la Edad Moderna, 1453-1794, Madrid, 2000. 

Rivero 2011 = M. Rivero Rodríguez, La edad de oro de los virreyes. El virreinato en la Monarquía durante los siglos XVI y XVII, Madrid, 2011. 

Sánchez 1999 = J.A. Sánchez Belén, Las relaciones internacionales de la Monarquía Hispánica durante la regencia de doña Mariana de Austria, en Studia Historica. Historia Moderna, 20, 1999, p. 137-172. 

Setton 1991 = K.M. Setton, Venice, Austria, and the Turks in the Seventeenth Century, Philadelphia, 1991. 

Simón 1991 = A. Simón Tarres (et. al.), 1640 : La Monarquía Hispánica en crisis, Barcelona, 1991. 

Solá 2005 = E. Solá Castaño, Los que van y vienen. Información y fronteras en el Mediterráneo clásico del siglo XVI, Alcalá de Henares, 2005.

Solá 2009 = E. Solá Castaño, La imagen de los turcos en la literatura hispánica del Siglo de Oro y la literatura de avisos, en J. A. Munita Loinaz (coords.), Mitificados del pasado, falsarios de la Historia. Historia Medieval, Moderna y de América : XI Jornadas de Estudios Históricos del Departamento de Historia Medieval, Moderna y de América, Bilbao, 2011, p. 109-123.

Solá – Varriale 2015 = E. Solá Castaño, G. Varriale (coords.), Detrás de las apariencias. Información y espionaje (siglos XVI-XVIII), Alcalá de Henares, 2015. 

Stradling 1981 = R.A. Stradling, Europa y el declive de la estructura imperial española, 1580-1720, Madrid, 1981. 

Ulbert 2006 = J. Ulbert, Introduction. La fonction consulaire à l’époque moderne : définition, état des connaissances et perspectives de recherche, en J. Ulbert, G. Le Bouëdec, La fonction consulaire à l’époque moderne. L’affirmation d’une institution économique et politique (1500-1800), Rennes, 2006, p. 9-20. 

Ulbert 2015 = J. Ulbert, La dépêche consulaire française et son acheminement en Méditerranée sous Louis XIV (1661-1715), en S. Marzagalli, Les consuls en Méditerranée, agents d’information, XVIe-XXe siècle, Paris, 2015, p. 31-57.

Varriale 2014 = G. Varriale, Arrivano li turchi. Guerra navale e spionaggio nel Mediterraneo (1532-1582), Novi Ligure, 2014. 

Villari 1979 = R. Villari, La revuelta antiespañola en Nápoles. Los orígenes (1585-1647), Madrid, 1979. 

Yapp 1992 = M.E. Yapp, Europe in the Turkish mirror, en Past and Present, 137, 1992, p. 134-155.

Zamora 2013 = F. Zamora Rodriguez, La « Pupilla dell’Occhio della Toscana » y la posición hispánica en el Mediterráneo Occidental (1677-1717), Madrid, 2013. 

Haut de page

Notes

1 Petitjean 2013, p. 3-4 y 2010, p. 108-109. Sobre los avvisi en el ámbito italiano y su tipología, véase Infelise 2005, p. 34-40.

2 Solá 2005, p. 15-17 ; y 2011, p. 112. Dentro de las relaciones existe una especialización académica que se ha centrado en las « relaciones de sucesos », como es el caso de autores como Díaz 2008 ; Rault 2008 ; y González 2012, p. 241-248. 

3 Ibid.. Sobre los avisos de Levante en el siglo XVI, véase también Varriale 2014 y Solá – Varriale 2015. 

4 Bunes 2010, p. 352-354 ; González 2008, p. 1454. Sobre los itinerarios recorridos por las comunicaciones de los representantes españoles en Italia, véase Canosa – Colonnello 1991, p. 28 ; Bunes 2010, p. 359. Respecto al espionaje veneciano contra los turcos, véase Preto 1994. 

5 Canosa – Colonnello 1991, p. 29-33 y p. 147. Para los tipos de espías de la Monarquía Hispánica, véase Carnicer – Marcos 2005.

6 Espino 2003. 

7 Ribot 1982. No podemos olvidar las aportaciones recopiladas en la obra de Simón 1991 ; así como el número 11 correspondiente al año 1991 de la revista Cuadernos de Historia Moderna dedicado a « La crisis hispánica de 1640 ». Para la revuelta de 1647 en el reino de Nápoles podemos señalar las obras de Villari 1979, Galasso 2005 y Musi 1989. Para la revuelta de 1647 en el reino de Sicilia cabe mencionar los estudios de Ribot 1990, 1991 y 2004 ; y Palermo 2009. 

8 Cortés – Martínez 2003 y Castillo – Sierra 2014. 

9 Cit Precioso 2016, p. 96-97. En concreto el autor cita los siguientes ejemplos : Enciso 2004 ; Infelise 2005 y 2010 ; y Ettinghausen – Infantes – Redondo – García 1996.

10 Sánchez 1999, p. 157 y p. 165 ; Kamen 2000, p. 219-221 ; Herrero 2000, p. 375-376. Para una visión completa de la revuelta de Mesina y posterior guerra, véase Ribot 1982 y 2002. 

11 Alcalá 1976, p. 352-353 ; Jačov 2001, p. 110 ; González 2002, p. 88 ; Setton 1991, p. 228. 

12 Setton 1991, p. 231-234 ; Rivero 2000, p. 151 ; Elliott 1965, p. 405 ; Stradling 1981, p. 235-237 ; González 2002, p. 89-91 ; Yapp 1992, p. 142 ; Cozzi – Knapton – Scartabello 1992, p. 136-138 ; Imber 2004, p. 99 ; y Cancila 2007, p. 60-61.

13 Braudel 2005, p. 264 ; Ligresti 2003, p. 143.

14 La obra de Ribot 2002 nos ofrece una visión detallada de la guerra de Mesina y en las p. 569-570 aborda los antecedentes rebeldes de Giuseppe Marchese durante dicho conflicto. 

15 Respecto a la amenaza del Imperio Otomano y sus aliados a la isla de Sicilia, véase Bonaffini 1984, Oddo 1990 y Cancila 2007. 

16 Archivo General de Simancas (en adelante AGS), Secretarías Provinciales (en adelante SP), leg. 1.054, doc. Madrid, 03/08/1678 ; Estado (en adelante E), leg. 3.303, doc. 75. Carlo Laganà aparece en la lista de mesineses rebeldes que abandonaron Mesina en 1678 en los barcos franceses, veáse en Ribot 1982, p. 226.

17 AGS, E, leg. 3.059, docs. Marsella, 27/09/1678, Roma, 31/10/1678 y Madrid, 01/12/1678 ; Fernández 2009, p. 225. Gaspar de Haro y Guzmán, VII marqués del Carpio y Heliche, III conde-duque de Olivares y duque de Montoro, había sido nombrado embajador en Roma en 1671, pero retrasó su viaje hasta 1677. Para profundizar en su biografía, véase Herrero 2009. 

18 AGS, E, leg. 3.060, doc. Madrid, 16/01/1679.

19 AGS, E, leg. 3.305, docs. 42 y 43 ;leg. 3.569, doc. 1 ; Mantran 1989, p. 246. Fernando Joaquín Fajardo de Zúñiga y Requesens, marqués de los Vélez fue virrey de Nápoles entre 1675 y 1683, por tanto, durante los años de la conjura de los mesineses. 

20 AGS, E, leg. 3.307, doc. 41. Para profundizar en la figura del cónsul Andrés de Silva, véase Zamora 2013. 

21 AGS, E, leg. 3.307, docs. 41 y 42.

22 Ibídem. En la obra de Luis Ribot aparecen algunos de estos supuestos conspiradores dentro de la lista de los mesineses rebeldes que después de la guerra de Mesina se trasladaron en barcos franceses. En el grupo de titulados estarían Ferdinando Furnari, duque de Furnari y Vincenzo Marullo, duque de Gio Paolo. Entre los caballeros encontramos a Giuseppe Marchese y a los tres hermanos Crisafi de los que sólo podemos identificar a dos, fray Carlo Crisafi, caballero de Malta y a Pietro Crisafi, pues los documentos no nos proporcionan el nombre del otro y en la lista mencionada aparecen un total de siete Crisafi. Finalmente, en el grupo de la mastra senatoria ciudadana se incluyen Cosimo Caloria, Antonio Chinigò, Vincenzo Pellegrino y Francesco Calabrò. Véase Ribot 1982, p. 226-230.

23 Zamora 2013, p. 11 y p. 113-121 ; Petitjean 2012, p. 222 ; y Ulbert 2006, p. 13. Sobre la institución consular en la Edad Moderna, véase también Poumarède 2001 y la obra dirigida por Marzagalli 2015. 

24 AGS, E, leg. 3.307, doc. 41. Respecto a la importancia de los cónsules, véase el ejemplo de los genoveses en Petitjean 2012, p. 222-224.

25 AGS, E, leg. 3.307, docs. 40 y 43.

26 AGS, E, leg. 3.307, doc. 41.

27 AGS, E, leg. 3.307, docs. 38 y 45. Para profundizar en las relaciones diplomáticas de la Monarquía Hispánica y el Gran Ducado de Toscana, véase Alcalá-Zamora 1976, Ascheri y Contini 2005 y Ribot 2007. 

28 Cit. Rivero 2011, p. 104, 115 y 1998, p. 93 ; Bunes 2010, p. 353 y p. 358-359. Sobre la labor de los Consejos en el tratamiento de la información, véase Gaudin 2013. 

29 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Madrid, 11/03/1680.

30 Ibídem.

31 Ibídem. Francisco de Benavides Dávila y Corella, noveno conde de Santisteban del Puerto, ejerció el gobierno político y militar del virreinato de Sicilia entre 1678 y 1687. Los primeros meses de 1679 coincidieron con la dura represión impuesta por Santisteban a los mesineses que permanecieron en la ciudad. Véase en Ligresti 2007, p. 64 ; Cerezo 2006, p. 66 ; y Blasi 1790, p. 459-462. 

32 AGS, E, leg. 3.307, doc. 101.

33 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Nápoles, 25/04/1680 ; E, leg. 3.307, docs. 98 y 99. De parecida opinión era el virrey de Sicilia, que consideraba que el líder de la revuelta no contaba con los apoyos suficientes, ya que no le había resultado sencillo fletar una barca para el traslado a Túnez. Véase AGS, SP, leg. 1.059, doc. Mesina, 03/05/1680.

34 AGS, E, leg. 3.527, doc. 119.

35 Ibídem

36 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Madrid, 13/06/1680 ; doc. Mesina, 15/06/1680 ; y E, leg. 3.307, doc. 160.

37 AGS, SP, leg. 48, doc. Madrid, 19/07/1680. Las dificultades para defender los reinos de Sicilia y Nápoles, especialmente la zona de Calabria, hicieron que estuvieran más expuestos a los ataques berberiscos. Véase Mafrici 1995, p. 66-67. 

38 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Madrid, 22/07/1680.

39 Ibídem

40 AGS, SP, leg. 1.059, doc. Mesina, 26/07/1680, doc. Madrid, 03/08/1680 y doc. Mesina, 08/08/1680 ; Barrio 2006, p. 23. 

41 AGS, E, leg. 3.307, docs. 184 y 185.

42 AGS, E, leg. 3.308, docs. 8, 10 y 13.

43 AGS, E, leg. 3.308, doc. 7. 

44 AGS, E, leg. 3.308, docs. 43 y 43 bis.

45 AGS, E, leg. 3.308, docs. 75 y 82.

46 AGS, E, leg. 3.308, doc. 77. En 1679, los dos hermanos Muhammad y Ali habían llegado a un acuerdo, pero el reparto del territorio entre los dos no había convencido a ninguna de las partes. La reconciliación y reunificación no se producirían hasta la sublevación de Ahmad Chalabi Dey entre 1684 y 1686, véase Guellouz – Masmoudi – Smida 1983, p. 75.

47 AGS, SP, leg. 1.203, doc. Palermo, 03/04/1681 ; E, leg. 3.309, docs. 8-10, 12, 14, 27 y 32.

48 AGS, E, leg. 3.309, docs. 8, 13, 30, 38 y 60 ; Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), E, libro 204, doc. Palermo, 24/07/1681.

49 AGS, E, leg. 3.309, docs. 52 y 53 ; leg. 3.310, docs. 40 y 41 ; SP, leg. 49, doc. Madrid, 12/09/1681.

50 AGS, SP, leg. 1.061, doc. Palermo, 02/10/1681.

51 AGS, E, leg. 3.572, doc. 26 ; leg. 3.502, docs. 115, 123 y 127 ; SP, leg. 1.206, doc. Malta, 18/02/1683 ; AHN, E, libro 207, doc. Aranjuez, 06/05/1683.

52 AGS, SP, leg. 1.064, doc. Madrid, 28/04/1683. Sobre el agente Francisco Bernardo de Quirós, véase Ozaman 2009. 

53 AGS, E, leg. 3.502, doc. 144. Para profundizar en la Guerra de la Liga Santa, véase González 2002 y 2012 ; y Jačov 2001. 

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María del Pilar Mesa Coronado, « La conjura mesinesa de Giuseppe Marchese a través de los « Avisos de Levante » (1678-1683) », Mélanges de l’École française de Rome - Italie et Méditerranée modernes et contemporaines [En ligne], 129-2 | 2017, mis en ligne le 03 avril 2018, consulté le 23 juillet 2018. URL : http://journals.openedition.org/mefrim/3268 ; DOI : 10.4000/mefrim.3268

Haut de page

Auteur

María del Pilar Mesa Coronado

mecomapil@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

© École française de Rome

Haut de page
  • Logo École française de Rome
  • OpenEdition Journals