Navigation – Plan du site

AccueilNuméros131-2Apprentissages, États et sociétés...La retribución del aprendizaje ar...

Apprentissages, États et sociétés dans l’Europe moderne

La retribución del aprendizaje artesano en Madrid, 1600-1830

Victoria López Barahona et José Antolín Nieto Sánchez
p. 295-307

Résumés

Este artículo estudia la retribución de los aprendices artesanos de Madrid desde 1600 a 1830. Para ello nos valemos de más de 4.000 escrituras de aprendizaje recopiladas en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid, un repertorio documental que permite conocer los renglones de gasto (comida, alojamiento, vestuario, calzado, lavado de ropa, asistencia en enfermedades) que los maestros tenían con sus pupilos, así como la parte asumida por los tutores de estos. Gracias al tratamiento sistemático de esta documentación podemos sostener que la retribución en especie fue mayoritaria en nuestro período de estudio, aunque el salario monetario fue ganando peso; que la aparición de un segmento significativo de aprendices mayores de veinte años introdujo exigencias diferentes a las de los pupilos menores; y que las fábricas privilegiadas por los ilustrados fueron las que más recurrieron a una mano de obra infantil mal pagada y predominantemente femenina. En suma, la retribución de los aprendices artesanos se convierte en un elemento básico para explicar los niveles de vida y la reproducción de muchas unidades domésticas urbanas.

Haut de page

Notes de l’auteur

Esta investigación forma parte del proyecto Privilegio, trabajo y conflictividad. La sociedad moderna de Madrid y su entorno entre el cambio y las resistencias, PGC2018-094150-B-C22, concedido por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Este artículo continúa una línea de estudio que sostiene la necesidad de una historia social del salario. Nieto – Zofío 2013; Agua – Nieto 2015; Agua – López – Nieto 2016.

Texte intégral

La retribución del aprendizaje artesano en Madrid, 1600-1830

  • 1 Algunas investigaciones hispanas sobre el aprendizaje en Zofío 2005; Lorenzo 2009; Moreno 2015; So (...)
  • 2 Sobre la retribución artesana existe una amplia bibliografía reciente. Sin ánimo de exhaustividad, (...)

1Este estudio analiza la retribución de los artesanos de Madrid en la Edad Moderna partiendo de su etapa inicial, el aprendizaje. Se suele asumir que lo que el aprendiz recibía durante su tiempo de contrato era exclusivamente en especie (comida, vestuario, ropa limpia, cama, calzado…). Sin embargo, esta investigación destaca también la aportación creciente de una parte monetaria de la remuneración, así como la versatilidad en las formas y combinaciones que las partidas monetarias y no monetarias tenían dependiendo de las costumbres de cada oficio, las necesidades de los maestros y las familias de los aprendices, y el carácter privado o público de los contratadores. La perspectiva de largo plazo adoptada permite, además, detectar la evolución de la retribución y su composición1. El principal objetivo es desvelar los mecanismos de la retribución en el período moderno y reflexionar sobre la condición salarial o no del aprendizaje2.

2La exposición se divide en tres partes. La primera presenta las fuentes y metodología empleadas, así como los resultados respecto a las retribuciones artesanas en especie, desglosadas en comida, vestuario, calzado, cama, cura de enfermedades y otras partidas; y monetarias, que a su vez se dividen en retribuciones regulares recibidas durante el período de contrato, y gratificaciones o premios al aprendizaje otorgados al concluir el mismo. La segunda sección examina el aprendizaje como una relación laboral teniendo en cuenta los riesgos y beneficios que de ella se derivaban para ambas partes, maestros y aprendices. La última parte completa el cuadro del aprendizaje en el Madrid moderno incluyendo el que tenía lugar en instituciones públicas como colegios de huérfanos, hospicios y algunas fábricas estatales, que, al no ser numéricamente despreciable, permite una comparación. Esperamos con ello enriquecer el estudio del trabajo y el salario en las sociedades modernas aportando nuevas fuentes y perspectivas de análisis.

Fuentes documentales y metodología

  • 3 Matilla 1961; Nieto 2006.
  • 4 García-Zúñiga 2014.

3Hacia 1750 la administración estatal realizó un esfuerzo sin parangón para conocer la riqueza del país en sus más variados tipos. En el campo de las retribuciones laborales, los redactores del Catastro se enfrentaron a una maraña de formas y calendarios laborales casi imposibles de traducir en números concretos3. Para Madrid, el Censo de Artes y Oficios de 1757 cuantificó el ingreso en moneda de todas las categorías profesionales y fijó en 180 días el calendario laboral. Otras fuentes revelan que los ilustrados tenían dificultades para conocer la cultura menestral, su concepción del tiempo y sus formas retributivas. No en vano, el salario monetario convivía con el no monetario; a los maestros artesanos independientes se unían muchos otros trabajando a jornal; y el calendario laboral puede elevarse a 282 días para estas mismas fechas4.

  • 5 Los motivos están en las circunstancias que rodeaban el aprendizaje femenino, analizadas por López (...)

4Sobre estos aspectos arrojan luz los contratos de aprendizaje suscritos entre los maestros y los padres o tutores de los aprendices (o estos mismos si eran mayores de edad), ya que eran muy pocos los que se escrituraron entre maestros y oficiales. Para este estudio hemos utilizado una muestra de más de 4.000 escrituras de aprendizaje, custodiadas en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid, que cubren el período 1600-1830 y son relativas a 150 oficios, agremiados y no (tabla 1). El mayor desequilibrio de esta muestra tiene que ver con el sexo: los 59 contratos de aprendizas suponen poco más del 1%, todos en oficios textiles (tejidos de seda, bordados, encajes, modistería)5. Otro desequilibrio es el cronológico: desde la derogación de la obligatoriedad del aprendizaje en 1798 hubo un importante declive de escrituras.

Tabla 1 – Muestra de los contratos de aprendizaje, 1600-1830.

Décadas Casos Décadas Casos Décadas Casos
1600 1610 1620 1630 1640 1650 1660 1670 1680 1690 114 110 113 126 146 228 154 231 197 341 1700 1710 1720 1730 1740 1750 1760 1770 1780 1790 284 210 318 174 167 174 219 246 242 141 1800 1810 1820 1830 30 46 16 17
Totales 1760 2175 109
  • 6 Sobre trabajos que priman lo cualitativo en el ámbito retributivo, Sonenscher 1983; Hufton 1974; F (...)

5Los contratos de aprendizaje protocolizados estipulan las obligaciones y derechos de ambas partes, pero no son homogéneos en forma y contenido; y, aunque pocos, algunos no expresan con claridad los conceptos retributivos que corresponden a maestros y tutores del aprendiz, introduciendo fórmulas vagas como que los maestros darán al pupilo “todo lo necesario para el mantenimiento de su cuerpo y decencia”, la “manutención diaria”. En estos casos colegimos el compromiso de los maestros a proporcionar alimento, bebida, vestuario, calzado, lavado de ropa y cierta atención sanitaria, que es lo que incluyen el grueso de los contratos. Igualmente, hemos mantenido la bebida en el rubro “comida”. Por “ropa limpia”, entendemos su lavado, que a veces incluye cosido y remiendo. El componente no monetario de la remuneración se ha dividido, por tanto, en comida, vestuario, calzado, ropa limpia y cama6.

  • 7 Esta información ha sido examinada recientemente en Agua 2012; Agua 2014.

6Para comparar las retribuciones de los aprendices de maestros privados —casi toda la muestra—, con las percibidas en otros ámbitos, hemos incorporado información de los aprendices internos del Hospicio del Ave María, que albergaba jóvenes de ambos sexos en salas separadas, y el Colegio de Niñas de la Paz, sólo femenino. Los libros de asiento y registro de estas instituciones, conservados en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, reflejan las remuneraciones entre fines del siglo XVIII e inicios del XIX7.

7A continuación, examinamos las condiciones de las escrituras de aprendizaje relativas a las retribuciones, que conforman su núcleo central. Hay que señalar que algunos contratos contemplaban el pago al maestro por los padres o tutores del menor (o el propio aprendiz si es mayor de edad) como remuneración por su enseñanza; son pocos casos, restringidos a familias acomodadas y oficios de cierto prestigio. La norma era que las cargas del aprendizaje se repartieran entre las partes o recayeran totalmente en el maestro, sobre todo cuando el aprendiz era huérfano y su familia carecía de recursos. Atenderemos, primero, a la parte en especie de la retribución, y después a su componente monetaria.

La retribución no monetaria del aprendizaje

8Una mirada a largo plazo permite detectar los cambios ocurridos en las principales condiciones que suscribieron maestros y tutores en los contratos de aprendizaje. Así lo vemos en la tabla 2 que muestra la evolución de los renglones retributivos monetarios y no monetarios.

  • 8 La diferencia entre los totales de las tablas 1 y 2 obedece a que en la primera se han incluido to (...)

Tabla 2 – Retribución monetaria y no monetaria de los aprendices, 1600-18348.

Retribución no monetaria Retribución Monetaria
Comida Vestuario Calzado Ropa Limpia Cama
Total % % % % % %
1600-49 602 97,6 68,1 67,1 85,4 89,3 1,8
1650-99 1131 96,5 65,7 65,7 85,4 80,6 1,6
1700-49 1141 89,1 57,9 55,3 71,9 67,2 4,3
1750-99 999 86 36,7 26,5 55,9 67,6 9,7
1800-34 108 58,3 16,6 12,9 29,6 39,8 31,4
1600-1834 3981 90,9 53,8 48 72,6 73,7 5,3

9La comida, entendida como almuerzo, comida y cena, así como la bebida, es la partida más estable del período, que corría a cargo del maestro. Se consigna en 9 de cada 10 contratos. Tiende a la baja desde sus inicios hasta fines del siglo XVIII, y acusa un descenso notable en el último tramo temporal, cuando solo 6 de cada 10 contratos contemplan la obligación del maestro de alimentar al aprendiz.

10La partida “vestuario” incluye la dotación de prendas de “interior y exterior”, “nuevo” o “viejo”. A veces se dejaba al “gusto” del maestro por ser “estilo del oficio”, o bien “según su clase y estado” o el “estilo de aprendiz”. Esta partida no es tan frecuente como la comida en los contratos: poco más de la mitad la incluyen como obligación del maestro. Como el resto de renglones de gasto no monetario, este fue de más a menos. Entre 1600 y 1649 casi 7 de cada 10 contratos incluyen el vestuario del aprendiz, mientras que en 1750-99 son solo el 36,7% del total, y desde 1800 el 16,6%. En los contratos que no obligaban al maestro a proporcionar vestuario, este recae en los tutores, sobre todo cuando son las madres o parientes femeninos del aprendiz, lo que suele incluir lavar y remendar la ropa.

11Los contratos consignan el aseo semanal del vestuario del aprendiz bajo el rubro “ropa limpia”. Esta partida fue muy importante en el siglo XVII, pero en la segunda mitad del XVIII solo está presente en algo más de la mitad de las escrituras y en tres de cada diez en el tramo final. El calzado, que podía incluir zapatos y medias, es la partida con menor presencia en los contratos: pasó de 2 de cada 3 escrituras en la primera mitad del siglo XVII a ser casi testimonial al fin del estudio. El concepto de cama (a veces aparece como “casa”) implica que el aprendiz permanece en la vivienda del maestro. Es consignado en tres de cada cuatro contratos, perdiendo fuerza, asimismo, hasta que al final solo lo explicitan como responsabilidad del maestro 4 de cada 10 contratos.

  • 9 Estos aprendices no son la mayoría. Más información en López – Nieto 2016.

12En suma, excepto la comida, el resto de partidas tienen un comportamiento errático que revela una relación muy estrecha entre duración de los contratos, carácter interno o externo del aprendiz, edad, situación familiar (si es huérfano o no) y prácticas de cada oficio —“costumbre”, “estilo”—. Si los aprendices eran externos, sobre todo cuando sobrepasaban los 20 años, los maestros se ahorraban la cama y a veces el aprendiz asumía la manutención9. Aunque las escrituras son opacas en estos aspectos, las condiciones retributivas estuvieron sujetas a las necesidades de maestros y aprendices. Si a aquéllos les urgía contratar mano de obra, las condiciones eran más generosas para el aprendiz; por contra, si era éste el que necesitaba ofrecerse al maestro —huérfanos, mayores de edad—, los maestros se beneficiaban al ser el pupilo o sus tutores quienes les retribuían por la enseñanza.

13¿Qué suponía económicamente para un maestro la contratación de un aprendiz? Muy pocas cartas informan al respecto. En lo relativo a la alimentación solo una escritura de 1656 expedida por un maestro portaventanero especifica que daría a su aprendiz, hombre casado, dos reales diarios para la comida. En las décadas de 1650 y 1660, varios maestros doradores, alojeros, zapateros y sombrereros otorgaron bula anual para que los aprendices pudiesen comer carne en tiempo de vigilia.

14La partida de vestuario era importante, teniendo en cuenta que la ropa, especialmente la nueva, era un artículo caro, inaccesible para muchos. Por lo general, la dotación de vestuario se hacía al año y podía constar de una o dos camisas, “un par de medias y una camisa”, “calzón y ropilla de paño”, “coleto y calzones. En estos casos se trata de vestidos nuevos completos. Pero los maestros también proporcionaban los suyos viejos; muchos de estos vestidos usados durante el aprendizaje pasaban a propiedad del pupilo al acabar su adiestramiento.

15La elección del vestuario dependía tanto de lo que el maestro podía aportar como de la condición social del aprendiz y, más comúnmente, de la costumbre y requerimientos del oficio, que tenía en la ropa uno de sus signos de identidad. Esta es la partida que más rastros cuantitativos ha dejado en las escrituras. Varias contratas de comienzos del siglo XVII concretan la cantidad aportada por el maestro en este concepto: oscilaban entre los 88 reales al año para un maestro albañil y los 275 para un maestro zapatero de nuevo. Pero, en general, se mantuvo entre 88 y 100 reales en las primeras décadas del siglo. Ya en su segunda mitad, el proceso inflacionario debió ser causa del aumento del gasto en esta partida. Entrado el siglo XVIII las condiciones de gasto de vestuario aparecen expresadas en meses y a inicios del siglo XIX incluso en días. De uno u otro modo, el gasto en vestuario era con diferencia el más elevado. Por ello hubo maestros que lo solventaron proporcionando ropa usada propia, llegando a acuerdos con los tutores para compartir los gastos, reservándolos para la recompensa final o incluyendo esta partida en la etapa final de aprendizaje, cuando el aprendiz ya estaba produciendo un beneficio al maestro.

16En cuanto al lavado de la ropa, el equivalente monetario se hace explícito en muy pocos casos. Sólo en el último cuarto del XVIII, algunos zapateros de nuevo especifican que darán al aprendiz un real todos los domingos para “ayuda de lavarle la ropa”.

17A diferencia del vestuario, las partidas de calzado no concretan la cuantía del gasto, aunque sí el número de zapatos que proporcionaban los maestros a sus pupilos, lo que desmiente la imagen tópica del aprendiz descalzo. Algunos maestros se comprometían a reemplazar “todos los zapatos que el aprendiz rompiese”, y otras añaden medias y, en menor medida, calzas (esto solo en el siglo XVII). En ocasiones, este gasto se repartía entre las partes o el maestro lo reservaba para el final del aprendizaje. Por supuesto, los más dados a incluir en sus condiciones la partida de calzado eran los zapateros de obra prima y de viejo.

18La partida de cama aparece poco desarrollada en los contratos. Solo y debido a su especificidad merece destacarse la escritura suscrita en 1746 por un maestro sastre en la que se describe la cama dotada de "un colchón de estopa poblado de lana, una sábana de lienzo, una manta blanca y una colcha manchega vieja", la que al fin del aprendizaje el maestro obligaba a que se le devolviese. Del resto de las contratas solo se puede rescatar el compromiso de un maestro pasamanero en 1770 al detallar que ofrecería “habitación cómoda” a su aprendiz y el de un zapatero que en 1801 añadía que daría al suyo “ropa de cama para el abrigo de dormir”. Aunque otras fuentes indican que los aprendices dormían en el taller, las escrituras son opacas en este sentido. Solo unos mercaderes tejedores de medias concretaban en 1739 que facilitarían “cama” a su aprendiz “para que duerma en la fábrica”. Y varias escrituras de cabestreros suscritas hacia 1750 aclaran que el “aprendiz dormirá en casa del maestro para estar pronto al trabajo cuando sea necesario”, y “para que esté allí cuando [el maestro] abra la puerta”. Nunca se traduce en cifras el gasto de esta partida.

19Otras partidas no incluidas en el cuadro se refieren a la curación de las enfermedades que podía contraer el aprendiz. Es una condición presente en el grueso de contratos, que conllevaba el gasto en botica, cirujano, etc., siempre que el mal no fuese contagioso ni excediese un número de días (entre 8 y 15). Menos abundantes, otras partidas incluían la dotación de todas o parte de las herramientas del oficio. Solo la contemplan algunos zapateros, barberos y maestros de instrumentos musicales. Caso curioso es el de un herrador que, en 1724, se compromete a proporcionar a su aprendiz, cuando llegue a la mitad del contrato, “los libros que hubiese de la facultad de herrador”. Los derechos de examen aparecen también ocasionalmente como parte de la retribución del aprendiz. Esta práctica era corriente entre los tejedores de lienzos, confiteros, entalladores, ensambladores, sombrereros, barberos, estereros, esparteros, cereros, boteros y herradores.

20Los contratos femeninos, aunque bastante minoritarios en la muestra de escrituras, revelan las mismas condiciones en el renglón de la retribución en especie —comida, vestido, cama, curas, etc.— en combinaciones variables. Rigen aquí también las estipulaciones acostumbradas en lo relativo a las obligaciones del padre o tutor: no romper el contrato sin justificación y devolver al taller al aprendiz o aprendiza en caso de fuga.

La retribución monetaria del aprendizaje

21Durante todo el período de estudio la retribución en especie mantuvo su peso y fue un elemento determinante para las familias de los aprendices a la hora de decantarse por un maestro u otro. Sin embargo, el pago en moneda fue ganando terreno, aunque no llegó a ser hegemónico. El salario monetario que aparece en los contratos englobaba dos partidas: la asignación regular que cobraban los aprendices durante su adiestramiento (sólo consta explícitamente en 117 contratos de 1690-1834 o el 6% total); y la gratificación final o, como se denomina en Europa, el “premio del aprendizaje”. Ambos tipos retributivos estaban interferidos por la costumbre de cada oficio (“según estilo”, “práctica”, “costumbre”), y, como ya indicamos, por la situación personal y familiar del aprendiz.

22Pese a no ser habitual, hubo oficios que se decantaron por pagar en moneda. La implantación de este tipo de retribución se aprecia entre los cabestreros y llevó aparejada la práctica eliminación del pago en especie. Los maestros sombrereros fueron igualmente proclives al pago monetario y sólo persistieron en facilitar la comida a sus pupilos. La retribución mixta también experimentó cambios con el tiempo. Los zapateros, por ejemplo, se aferraron al pago en especie; pero, desde los años 1770, fue en aumento la retribución monetaria, que en los contratos aparece calculada en días, meses e incluso años. En el siglo XIX siguió habiendo salario no monetario y mixto, pero el salario en moneda ganó terreno, sobre todo en el período final.

23Entre los rasgos distintivos de cada oficio vinculados con la retribución están los sistemas de pago. Los contratos revelan varios tipos. El pago por pieza o destajo era habitual entre los zapateros y otros oficios, especialmente cuando el aprendiz llegaba con unos conocimientos ya adquiridos. Algunos contratos de sombrereros estipulaban que, si el aprendiz sabe hacer la tarea, el maestro le dará un real diario, laborables y festivos, desde el comienzo del contrato, y otros añaden 24 maravedíes si el aprendiz hace tres sombreros al día. El pago por productividad aparece también entre los pasamaneros. Un contrato de 1652 señala a la aprendiza, durante el primer año de contrato, 3 maravedíes por cada vara de cinta que hiciese, aumentándolo a 4 en los dos restantes. Es una modalidad constante en el período. La casuística es amplia, pero el pago por pieza tiende a concentrarse en los años finales del contrato y cuando el aprendiz se asentaba con vistas a completar su adiestramiento. El pago por ganancias era otra modalidad vigente sobre todo entre los impresores. En estos casos, maestros y aprendices dividían los beneficios obtenidos. Varios contratos de tejedores de lienzo del siglo XVII reflejaban que los aprendices aceptaron ir al tercio con sus maestros; otros lo fijaron en una cuarta parte.

24Las propinas y gajes eran corrientes en oficios que no necesariamente se ejercían en el taller, tenían cierto carácter de servidumbre y era habitual que el cliente reconociera el trabajo bien hecho mediante una gratificación. Por ejemplo, los contratos de los peluqueros señalan que las propinas las administrará en unos casos el maestro y en otros el tutor del aprendiz; pero el destino de dichas cantidades era siempre el mismo: la ayuda del vestuario o su mantenimiento.

25La retribución monetaria regular solía estructurarse de menos a más. En los aprendizajes largos de seis o siete años, los pupilos podían pasar dos o tres sin percibir pagos en metálico, para comenzar a hacerlo a mitad del aprendizaje y aumentarlos en los años finales. En este último período, que podía ser de meses o un año, el salario del aprendiz llegaba a equipararse al de los oficiales, como indica algún contrato de plateros. Este era también un incentivo para asegurarse la permanencia del aprendiz.

26El pago al aprendiz al concluir su servicio “por vía de gratificación y premio de sus méritos y aplicación” era parte de las costumbres de muchos oficios. Esta gratificación podía ser en dinero, ropa, herramientas, derechos de examen o una mezcla de estos conceptos. En una muestra de los 25 oficios de los que tenemos más escrituras de aprendizaje, 1.900 cartas o el 63% contemplan este premio. El grueso se dirige al pago de vestuario, aunque es frecuente la entrega de la suma equivalente para adquirir el mismo o dar a elegir al aprendiz entre dinero y vestido. Estas escrituras permiten conocer la composición del premio, su equivalente monetario y su evolución temporal. Expresado en moneda este “salario diferido” solía rondar los 200 y 300 reales, aunque hay casos de 1.000 reales entre los zapateros. Otros oficios fieles a este premio al aprendizaje fueron los maestros de hacer coches, cabestreros y vidrieros, pero fue muy raro entre cirujanos y peluqueros. Los tejedores de medias de seda dejaron pronto esta costumbre, residual para todos los oficios desde 1800 (tablas 3 y 4).

Tabla 3 – Porcentaje de contratos con premio final al aprendiz, 1600-1834.

Oficios 1600-49 1650-99 1700-49 1750-99 1800-34
Arte mayor seda 100 75 52,6 18,7 40
Barbero/cirujanos 7,4 6,4 11,5 25 0
Cabestreros 96,7 100 84,6 100 88,8
Carpinteros 83,3 77,3 84,2 90 0
Cerrajeros 69,2 81,5 70 81,8 100
Coleteros 50 86,3 82,7 81,2 0
Cordoneros 80 50 55,8 71,4 0
Cuchilleros 0 90,4 78,9 54,6 0
Doradores 68,4 61,5 68,7 25 0
Ebanistas y ensambladores 49,1 55,9 90,3 50 16,6
Espaderos 100 73,6 88,8 100 0
Guanteros 100 87,5 74,4 75 0
Hacer coches 40 83,7 100 100 0
Impresores 50 65,3 66,6 66,6 0
Jalmeros 100 90,6 84,6 78,5 100
Libreros 88,8 47,8 70,5 50 100
Pasamaneros 83,8 79,5 56,5 14 22,2
Peluqueros 0 100 34,2 30,8 0
Plateros 67,8 60 66,6 74 0
Sastres 85,3 83,3 84,8 78,1 20
Silleros/guarnicioneros 100 100 89,4 61,5 100
Sombrereros 91,6 75 88,8 0 0
Tejedores seda 0 0 70 26 0
Vidrieros 100 90,9 93,1 100 100
Zapateros 88,7 93,3 79,4 80,3 9

Tabla 4 – Composición del premio final, 1600-1834.

Con premio Tipo de premio
Oficios Total Cartas Total % Dinero Vestido Dinero o vestido Herramienta Otros
Arte mayor seda 53 26 49 6 18 2 0 0
Barberos cirujanos 92 9 9,7 2 1 0 4 2
Cabestreros 108 104 96,2 36 62 5 0 1
Carpinteros 155 124 80 36 43 37 4 4
Cerrajeros 83 64 77,1 20 25 18 0 1
Coleteros 121 100 82,6 36 29 32 0 3
Cordoneros 60 38 63,3 10 21 7 0 0
Cuchilleros 53 45 84,9 25 15 5 0 0
Doradores 81 49 60,4 10 20 19 0 0
Ebanistas… 243 140 57,6 56 49 33 0 2
Espaderos 52 41 78,8 7 21 10 0 3
Guanteros 87 68 78,1 11 23 34 0 0
Hacer coches 78 68 87,1 19 29 20 0 0
Impresores 64 42 65,6 15 6 21 0 0
Jalmeros 64 56 87,5 25 23 4 0 4
Libreros 61 38 62,2 11 17 10 0 0
Pasamaneros 609 242 39,7 119 84 34 0 5
Peluqueros 209 71 33,9 36 28 6 0 1
Plateros 115 76 66 10 54 12 0 0
Sastres 187 153 81,8 28 93 31 0 1
Silleros/guar. 70 58 82,8 14 25 19 0 0
Sombrereros 58 36 62 11 18 7 0 0
Tejedores seda 51 25 49 7 3 15 0 0
Vidrieros 52 49 94,2 20 16 10 0 3
Zapateros 218 178 81,6 73 56 18 9 22
Total 3024 1900 62,8 643 779 409 17 52

Cuando el maestro fija con el tutor el pago final en dinero o vestido, hemos optado por dejar esta partida, pero cuando el maestro se comprometía a facilitar dinero para un vestido, hemos incluido este rubro dentro de “vestuario”. La partida “otros” acoge conceptos compartidos como “dinero y herramientas”, “vestuario y herramientas”, o el pago de la carta de examen.

  • 10 Minns – Wallis 2013.

27Había ocupaciones muy tendentes a fijar en el contrato el suministro de parte o el total de las herramientas del oficio al acabar el adiestramiento. Los maestros zapateros facilitaban la cuchilla para que el aprendiz pudiese trabajar por sí solo. Algunos cirujanos entregaban las herramientas sólo cuando el aprendiz no estuviese hábil al cumplir su tiempo de adiestramiento. Los aprendices de vidrieros casi siempre obtenían el diamante para cortar el vidrio, y los esparteros las tijeras y agujas propias de su trabajo. Los portaventaneros fijaban la entrega de sus cuatro herramientas distintivas: juntera, cepillo, azuela y cincel. En 1680 un carpintero premió al pupilo con “un banco de pino largo, una garlopa, una juntera, una azuela, sierra, y un martillo para trabajar en su casa o en la de otro maestro y taller de dicho oficio”. Los padres y tutores de los aprendices tenían muy en cuenta estos derechos no monetarios incluidos en el premio cuando rubricaban el contrato. La recompensa final pudo funcionar como un incentivo para que las familias más pobres pusiesen a sus hijos con un maestro. Y, al igual que en otras ciudades europeas, las variaciones en las gratificaciones finales estaban en relación con las expectativas de los maestros respecto a la productividad de los aprendices así como con el riesgo de abandono del taller10.

El aprendizaje como beneficio compartido

  • 11 Reith 2007; Wallis 2008.

28El aprendizaje era tanto un período y forma de adiestramiento como una relación laboral. Integrar a un aprendiz en el taller era parte importante de los costes laborales de toda empresa artesana, que los maestros consideraban una inversión de futuro. Les interesaba que el aprendiz completase el tiempo contratado y se quedase en su obrador para recuperar lo invertido en la fase inicial del contrato, máxime cuando perder a quien se había adiestrado significaba beneficiar a otro maestro que no había corrido con los costes del aprendizaje11.

  • 12 Reith 2007, p. 181.

29Los contratos están llenos de cláusulas para prevenir que los aprendices abandonen el taller, y otras que les incentivan con mejoras salariales y primas a la producción. Las familias de los aprendices, por su parte, ponían condiciones para evitar que el maestro maltratase al pupilo y asegurar que le enseñase todos los secretos del arte. Se entendía que el cumplimiento por ambas partes redundaría en beneficios compartidos. Los aprendices culminarían en la oficialía y obtendrían retribuciones acordes a su nueva categoría. Al maestro no le interesaba demorar este trance, pues un aprendizaje nulo achacable a él le obligaba a mantener a su costa al aprendiz el tiempo necesario hasta adquirir sus habilidades —pagándole como si fuese un oficial— o ponerle con otro maestro. Este período añadido y, sobre todo, la prueba final donde el aprendiz debía demostrar las habilidades adquiridas, estaba controlado por peritos nombrados por ambas partes. Un aprendiz que alcanzaba la oficialía habiendo adquirido las suficientes destrezas, podría colocarse en cualquier lugar reduciendo las incertidumbres del mercado de trabajo12.

Tabla 5 – Salarios percibidos por los aprendices no hábiles al fin del aprendizaje, siglo XVII.

Décadas Oficios Reales/día Reales/mes
1600-1609 Barberos Calceteros Carpinteros Doradores Pintores Plateros -- 4 -- -- -- -- 12 -- 12 16 44 22
1610-1619 Cereros Doradores Maestro de obras Sastres Violeros -- 6 8 4 6 22
1620-1629 Barberos Cereros Coleteros Cordoneros Ensambladores Sastres Toqueros Zapateros -- 4 8 4 4 4 4 5-6 22
1630-1639 Carpinteros Ensambladores Guanteros y agujeteros Sastres Toqueros Zapateros 5 6 4 4 4 5
1640-1649 Ensambladores Pasteleros 6 -- -- 44
1650-1659 Carpinteros Cerrajeros Ensambladores Entalladores 8 6 8 8
1660-1669 Entalladores Ensambladores 8 7-8
1670-1679 Arquitectos Cerrajeros Doradores Impresores 10 8 8 8
1680-1689 Maestros de hacer coches 8
1690-1699 Arcabuceros Espaderos Soladores 4 8 4

30Las escrituras de aprendizaje informan sobre lo que recibían los aprendices que una vez acabado su adiestramiento no habían conseguido la habilidad requerida para pasar a la oficialía. No eran todavía oficiales, pero los maestros reflejaban en las contratas que les pagarían como tales. Dada la exigua información contable disponible sobre la retribución artesana y, sobre todo de esta poco conocida figura contractual de la oficialía, la tabla 5 incorpora la retribución de estos aprendices casi oficiales.

31Los beneficios del aprendizaje también podían repercutir en los oficiales. Aunque más escasas, algunas contratas de aprendizaje refieren el ingreso extraordinario gozado por los oficiales que eran elegidos por sus maestros para adiestrar en exclusiva a ciertos aprendices. En 1763 el cabestrero de las caballerizas de la reina madre se obligó a pagar a los oficiales de su atarazana entre 8 y 9 reales de jornal por enseñar a 9 aprendices durante los seis años de duración del contrato. Los fabricantes de medias de seda y los sombrereros también reservaron a oficiales diestros para enseñar a los aprendices (por estos servicios un oficial sombrerero se embolsó 400 reales “de una vez” en 1785).

  • 13 De Munck – Kaplan – Soly 2007, p. 15.

32Las escrituras de aprendizaje ofrecen información adicional de lo que pagaban a los maestros los padres y tutores de los aprendices en concepto de enseñanza. Como ya indicamos, estos contratos son minoritarios y se restringen a familias que podían permitirse poner a sus hijos en oficios con futuro o de mayor prestigio, como la barbería y cirugía, la albeitería y otras artes que comenzaban a marcar diferencias con los oficios artesanos (pintura, dorado, platería, arquitectura, escultura) o simplemente estaban de moda (peluquería). En algunos casos, las sumas eran modestas (80, 100 reales), pero en otros se invirtieron gruesas cantidades, que llegaron a los 3.000 reales (un platero en 1775), 3.300 (un relojero en 1784) y el máximo de 3.600 (un herrador en 1803). Con todo, la norma era entregar de 200 a 400 reales. Volvemos, en suma, a un skill premium, en este caso dirigido al maestro, que diferencia entre oficios, pero también entre maestros, lo que sugiere que las familias de estos aprendices apostaban por unos oficios y artífices concretos. Todo ello refleja, como en el resto del continente, el “potencial beneficio” de una ocupación o una marca, así como el grado de especialización, el tiempo requerido para aprender un oficio, la experiencia individual, la dimensión del negocio artesano y/o el prestigio social del propietario13.

Tabla 6 – Pagos al maestro, 1600-1834.

Total Pago al maestro %
Barberos cirujanos 92 58 63
Carpinteros 155 5 3,2
Doradores 80 8 10
Entallador/Ensambladores 243 14 5,7
Herradores albeitares 32 15 46,8
Peluqueros 209 8 3,8
Pintores 23 9 39,1
Plateros 115 8 6,9
Sastres 187 15 8
Sederos 53 5 9,4
Zapateros 218 9 4,1
Varios (menos 5) 2574 56 2
Total 3981 210 5,2

El aprendizaje y su retribución en el sector público

33Este estudio sobre la retribución del aprendizaje quedaría incompleto si no contásemos con los cientos de niños y niñas, nominalmente aprendices, que cumplían sus servicios en los talleres instalados en las instituciones benéfico-asistenciales y correccionales de Madrid. Aquí el aprendizaje no era producto de un contrato entre dos agentes teóricamente libres e iguales, como los vistos hasta ahora, sino más bien de una imposición, que era parte esencial del entrenamiento de los jóvenes o su disciplina cuando eran ingresados por las autoridades o sus tutores con fines correctivos. En cualquier caso, el rendimiento del trabajo de aprendices y aprendizas internos se destinaba a compensar los gastos de su manutención. La documentación conservada del Colegio de Nuestra Señora de la Paz —vulgo “Niñas de la Paz”— y el Hospicio del Ave María, arroja luz sobre las condiciones de trabajo y retribución de estos aprendices.

  • 14 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 8.482/002. No se formaba a las niñas en oficios textil (...)
  • 15 Larruga 1788, vol. 2, p. 22-23.
  • 16 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 8.482/008.
  • 17 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 8.482/006 y 10.263/004.

34Niñas de la Paz acogía a las expósitas que salían de la Real Inclusa con siete años de edad y no habían sido prohijadas por una familia. Según las ordenanzas de 1756, desde sus orígenes el colegio compaginó el adoctrinamiento religioso con la enseñanza de las pupilas en “todas las lavores que deven saver las mugeres de los oficiales de todo egercicio”, fundamentalmente textiles14. No es por ello raro que Niñas de la Paz funcionase como un verdadero taller, cuya producción se contrataba con fabricantes y mercaderes, mientras la institución aportaba la mano de obra. La retribución de ésta se realizaba mediante el sistema de destajo o pago por pieza producida. Al respecto es reveladora la información proporcionada por el memorial que el fabricante de tejidos de seda García de Navas elaboró en 1714. En él indica que la materia prima que se entregaba a las trabajadoras para las cintas era pesada antes para compararla con el peso de las manufacturas una vez acabadas15. Si el peso era mayor, se pagaba la cantidad estipulada a la trabajadora; si era menor, ésta debía compensarlo con el producto de su labor (y por tanto descontado de su salario final)16. Las cintas debían ajustarse a los estándares establecidos por las muestras facilitadas por el fabricante; cualquier defecto en el tejido también se restaba de la paga. Por otro lado, mientras García de Navas empleó a las niñas del Colegio de la Paz, de lo que cada joven ganaba por las varas producidas, había que descontar los gastos de los géneros necesarios para la producción, y una sexta parte del restante, que se adjudicaba a las niñas destinadas a otras labores en el Colegio, y a aquellas que realizaban tareas auxiliares, como devanadoras o canilleras. Así, en los últimos seis meses de 1750, María Martínez recibió 14,6 reales de vellón por tejer 4 piezas y 472 varas de listón, una vez rebajada la suma destinada a los gastos del tejedor, piezas, hilo, cordel y seda, así como lo entregado a las devanadoras y canilleras17. Sin duda, una retribución muy inferior a la que recibían los aprendices en los talleres privados.

  • 18 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 10.263/004, f. 90.

35La producción de las colegialas, destinada a satisfacer la demanda de estos fabricantes y mercaderes, se combinaba con la de la llamada labor casera o de ropa blanca, de la que las niñas también recibían una cantidad según lo producido, que, junto a lo ganado en telares, pasaba al fondo del que luego se extraería su dote. Pese a las exiguas cantidades recibidas por las jóvenes en relación al trabajo realizado, la dote reunida durante su estancia en el Colegio supuso un ingreso relevante para las unidades domésticas establecidas tras el matrimonio de las colegialas, siendo además clave para conseguir salir de la institución18.

36El Hospicio del Ave María era una manufactura mayor, donde operaban 20 telares de paños, bayetas, estameñas y sayales, y otro tipo de utillaje textil en los años 1780. Empleaba a muchos más trabajadores por la mayor capacidad de sus instalaciones, que albergaban a hombres y mujeres en dos salas separadas, de todas las edades. En esta institución ingresaban los pobres destituidos o impedidos que lo solicitaban voluntariamente; también parte de los detenidos por las rondas de policía, que eran castigados con el encierro correccional. Los varones ingresados por este motivo solían ser no aptos para las armas u obras públicas, por defecto o exceso de la edad requerida o incapacidad física; de ahí que los internos fuesen sobre todo niños y ancianos. Para las mujeres, sin embargo, el encierro era el principal castigo, por lo que entre ellas había una mayor variedad de cohortes de edad. Los contingentes de ambos sexos aumentan al final del XVIII, cuando el correccional de San Fernando se cierra y sus internos son trasladados al Hospicio.

  • 19 Larruga 1788, vol. 2, p. 241.

37En cualquier caso, el trabajo de niños, niñas y jóvenes en las fábricas del Hospicio era considerado por las autoridades como una oportunidad para que aprendieran un oficio y así poder desenvolverse sin tener que mendigar en su vida adulta fuera de la reclusión. No obstante, los oficios a los que se les ponía no daban para comer ni siquiera a los trabajadores libres —menos a las trabajadoras—, y sabemos que los jóvenes aprendices producían codo a codo con los adultos, en iguales condiciones, y normalmente restringidos a una sola ocupación que solía ser hilar, encanillar o devanar. Por su trabajo recibían una “adehala” o suma simbólica, que, como en Niñas de la Paz, estaba sujeta a la cantidad producida en un período dado —normalmente la semana19.

38La contabilidad de julio de 1804 permite conocer lo que ganaban los jóvenes hilando para la fábrica de paños y cómo se les pagaba. Los pagos a las hilanderas e hilanderos se hacían en grupo, divididos como estaban en tres categorías según el sexo y si eran asistidos o penados. A todos se les remuneraba según la cantidad de libras producidas a la semana, pero cada grupo tenía asignados precios distintos por el mismo trabajo. Así, 9 “hilanderas” tocaron a 2 reales cada una por producir 29 libras de hilaza en 6 días; los 14 “hilanderos” recogieron cada uno los mismos 2 reales, pero habían producido más, 58 libras. Su asignación por libra era inferior debido probablemente a que eran niños de 11 a 14 años, mientras que las hilanderas eran mayores de 20 años. Un tercer grupo de 23 “hilanderas reclusas” (posiblemente adultas) tuvo un reparto que no alcanzó el medio real por cabeza tras haber hilado 69 libras en la misma semana. Aunque la hilatura era, en general, el oficio textil peor pagado, en Madrid una hilandera libre podía ganar 3 reales o más por cada libra de lana, que tardaba dos días en producir.

39Dentro del sistema benéfico-asistencial estaban también las escuelas-taller que las Diputaciones de Caridad y la Sociedad Matritense establecieron en los barrios de la ciudad y en algunos internados. Al inicio de los años 1790 la Junta de Damas favoreció la instalación de una escuela de blondas en el Hospicio a cargo de una encajera, destinada a enseñar el arte a las niñas y a comercializar lo producido por las 30 que tenía a su cargo. La vara de blonda ancha se vendía a 54 reales, la maestra entregaba a la institución 16 y ésta última pagaba a cada niña 4. A diferencia de la hilatura, desconocemos el tiempo medio empleado en producir una vara de este producto.

  • 20 AHPM, prots. 19.818, fol. 179ss.; 19.819, fol. 163-175.

40Por último, estaba el aprendizaje que tenía lugar en las escuelas-internado que instalaron algunos fabricantes subvencionados por la Junta de Comercio, o directamente asalariados por órganos gubernamentales como la Secretaría de Expolios y Vacantes. Esta última sostenía una escuela-taller con niñas internas para la fábrica de sedas dirigida por Salvador González y su esposa Josefa Font. Aquí las condiciones de las aprendizas eran más desventajosas incluso que en el Hospicio, Niñas de la Paz o el aprendizaje privado, ya que, a su manutención no se añadía ninguna adehala o pago en metálico por el trabajo realizado, ni al comienzo ni al final del período de servicio. Así se manifiesta en los 23 contratos de aprendizaje suscritos en el segundo semestre de 1787 (sólo uno masculino)20.

41Las pupilas de esta fábrica de tejidos de seda provenían de familias pobres, algo más de la mitad eran huérfanas de padre o madre, con edades que oscilan entre los 9 y 17 años. Los períodos de aprendizaje se estipularon de 5 a 7 años, según la edad. La enseñanza incluía la “manufactura de las sedas”, así como “las haciendas y tareas propias de una mujer pobre de honrada familia”, esto es barrer, fregar, cocinar, etc. Los fabricantes se comprometían a dar a las jóvenes el acostumbrado alimento, vestido, calzado, lavado de ropa y cama, así como curar las enfermedades; pero ni las aprendizas ni sus tutores podrían pedir “recompensa por vía de salario o pago de lo que trabajaren y tejieren”. La retribución era sólo en especie, pero durante el semestre anterior a formalizar los contratos referidos, a las aprendizas de los telares de cintas se las gratificó con 1,5 reales al día.

Conclusiones

42El análisis documental revela que los ilustrados quisieron unificar una diversa realidad retributiva que variaba dependiendo de los oficios, los propios maestros e incluso las mismas relaciones establecidas entre estos últimos y los tutores en los contratos. Es por ello necesario tener en cuenta a los oficios y su comportamiento en el largo plazo, pues cada uno imprimió al aprendizaje unos rasgos específicos, incluidos los relativos a la retribución.

43Esta diversidad retributiva choca con nuestra concepción del salario. Los términos salario y jornal remiten a una relación laboral, la del trabajador “libre” que se alquila a un empleador a cambio de una retribución monetaria y/o en especie. Pero en la Edad Moderna ésta no era la única relación a través de la que se producían los bienes y servicios. Había trabajadores tutelados, no libres, o no enteramente libres, como eran, por un lado, los niños, niñas y jóvenes aprendices en empresas particulares; y, por otro, los internados en colegios, hospicios y correccionales, junto a los compelidos a asistir a las escuelas-taller que los gobiernos ilustrados pusieron a disposición en los barrios a través de las Juntas de Caridad y las Sociedades Económicas. En este renglón la retribución tenía otros nombres. Las niñas y niños, mujeres y hombres, que se ocupaban en las manufacturas de estas instituciones no recibían a cambio de su trabajo un salario o jornal, sino una adehala, dote o gratificación, además de la manutención, dado que el principio caritativo o penal con que se embozaba la relación laboral permitía mantenerla idealmente fuera del ámbito del mercado.

44En la Edad Moderna, el precio del trabajo o lo que genéricamente llamamos salario podía ser sólo en especie, sólo monetario o, más comúnmente, una combinación de ambos. Comida, cama y vestido eran las tres partidas principales de la retribución de un aprendiz o aprendiza. El aprendizaje se regía por estos principios —contemplaba componentes en especie y dinero—, pero, al menos en el Madrid de los siglos XVII y XVIII, tuvo diferentes formas y momentos. Entre las primeras destaca el pago de “un salario diferido” en forma de premio al acabar el aprendizaje, que, al igual que otras formas retributivas, contemplaba su pago en moneda o especie. Esta práctica fue disminuyendo hasta su casi extinción hacia 1800. En su lugar, comenzaron a establecerse fórmulas de pago basadas en la productividad y el tiempo de trabajo.

45Conviene también recordar que los acuerdos se firmaban entre partes y que el aprendiz era una pieza de la estrategia económica de su unidad doméstica o familiar. En este sentido, los trabajadores en general y los artesanos en particular entendían la retribución como el conjunto de derechos monetarios y no monetarios —que trascendía el concepto de salario en sí—, que iban destinados a su propia reproducción y la de sus familias. Las más pudientes podían incluso llegar a pagar por todo o parte del aprendizaje de sus jóvenes; las que no podían permitírselo, los mandaban a oficios más modestos, a la casa de maestros y maestras más humildes, al hospicio o al colegio para que recibieran manutención y enseñanza a cambio de su trabajo.

46Las conclusiones obtenidas del estudio de los contratos de aprendizaje desdibujan algunos lugares comunes sobre la retribución del trabajo de los aprendices. Primero: aunque la remuneración en especie era mayoritaria, solía convivir con un pago en moneda que ganó terreno al inicio del siglo XIX. Segundo: había un número significativo de aprendices de 20 años o más, con condiciones diferentes a las de los pupilos menores, ya que normalmente eran externos. Tercero: las fábricas privilegiadas por los ilustrados fueron las que más recurrieron a una mano de obra infantil y juvenil mal pagada y predominantemente femenina. En suma, hemos hecho hincapié en la retribución de los aprendices artesanos, elemento básico para explicar los niveles de vida y la reproducción de muchas unidades domésticas urbanas, así como para profundizar en la concepción del trabajo y el salario en la Edad Moderna.

Haut de page

Bibliographie

Archivos

AHPM = Archivo Historico de Protocolos de Madrid

ARCM = Archivo Regional Comunidad de Madrid

Fuentes primarias

Larruga 1788 = E. Larruga, Memorias políticas y económicas sobre los frutos, comercios, fábricas y minas de España..., Madrid, Benito Cano, 1788, vol. 2.

Fuentes secundarias

Agua 2012 = J. Agua, Infancia y pobreza en el Madrid del setecientos, en F.J. Hernando, J.M. López, J.A. Nieto (eds.), La Historia como arma de reflexión. Estudios en homenaje al profesor Santos Madrazo, Madrid, 2012, p. 21-36.

Agua 2014 = J. Agua, Reclusión infantil en Madrid a finales del Antiguo Régimen, en R. Franch, F. Andrés, R. Benítez (eds.), Cambio y resistencias sociales en la Edad Moderna, Madrid, 2014, p. 27-42.

Agua – Nieto 2015 = J. Agua, J.A. Nieto, Organización del trabajo, salario artesano y calendario laboral en el Madrid del siglo XVIII, en Sociología del Trabajo, 84, 2015, p. 69-84.

Agua – López 2018 = J. Agua, V. López, La diferencia salarial entre hombres y mujeres en los oficios cualificados: el caso de las maestras y maestros de talleres textiles en Madrid (1775-1808), en Tiempos Modernos, 36, 2018, p. 40-55.

Agua – López – Nieto 2016 = J. Agua, V. López, J. Nieto, Trabajo y salarios del artesanado madrileño, 1690-1836: una visión cualitativa, en Sociología del Trabajo, 88, 2016, p. 87-109.

Allen 2015 = R.C. Allen, The high wage economy and the industrial revolution: a restatement, en Economic History Review, 68, 2015, p. 1-22.

Andrés – Lanza 2014 = J.I. Andrés, R. Lanza, Prices and real wages in seventeenth-century Madrid, en Economic History Review, 67, 2014, p. 607-626.

Beck – Bernardi – Feller 2014 = P. Beck, P. Bernardi, L. Feller, Rémunérer le travail au Moyen Âge. Pour une histoire sociale du salariat, Paris, 2014.

Farr 2000 = J.R. Farr, Artisans in Europe, 1300-1914, Cambridge, 2000.

Fontaine – Schlumbohm 2000 = L. Fontaine, J. Schlumbohm, Household strategies for survival 1600-2000: ficsion, factions and cooperation, 45, supplement 58, 2000.

García-Zúñiga 2014 = M. García-Zúñiga, Fêtes chômées et temps du travail en Espagne (1250-1900), en C. Maite, D. Terrier (dir.), Les temps du travail, Rennes, 2014, p. 63-80.

Hufton 1974 = O. Hufton, The poor of eighteenth-century France, 1750-1789, Oxford, 1974.

Humphries – Weisdorf 2015 = J. Humphries, J. Weisdorf, The wages of women in England, 1260-1850, en Journal of Economic History, 75, 2015, p. 405-447.

López 2016 = V. López, Las trabajadoras en la sociedad madrileña del siglo XVIII, Madrid, 2016.

López – Nieto 2019 = V. López, J.A. Nieto, Artisan apprenticeship in Early Modern Madrid (1561-1800), in M. Prak, P. Wallis (eds.) Apprenticeship in Early Modern Europe, Cambridge, 2019.

Lorenzo 2009 = F.J. Lorenzo, El aprendizaje de los oficios artesanos de Toro durante el siglo XVI, Zamora, 2009.

Llopis – García 2011 = E. Llopis, H. García, Precios y salarios en Madrid, 1680-1800, en Investigaciones de Historia Económica, VII-2, 2011, p. 295-309.

Matilla 1961 = A. Matilla, El primer catastro dela Villa de Madrid, en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, LXIX-2, 1961, p. 463-529.

Minss – Wallis 2013 = C. Minns, P. Wallis, The price of human capital in a pre-industrial economy: premiums and apprenticeship contracts in 18th century England, en Explorations in Economic History, 50-3, 2013, p. 335-350.

Moreno 2015 = B. Moreno, El aprendiz de gremio en la Barcelona del siglo XVIII, en Áreas, 34, 2015, p. 63-75.

Nieto 2006 = J.A. Nieto, Artesanos y mercaderes. Una historia social y económica de Madrid, 1450-1850, Madrid, 2006.

Nieto – Zofío 2013 = J.A. Nieto, J.C. Zofío, El acceso al aprendizaje artesano en Madrid durante la Edad Moderna, en S. Castillo (coor.), Mundo del trabajo y asociacionismo en España, Madrid, 2013.

Reith 2007 = R. Reith, Apprentices in the German and Austrian crafts in Early Modern Times. Apprentices as wage earners?, en B. de Munck, S.L. Kaplan, H. Soly (eds.), Learning on the shop floor, New York, 2007, p. 179-199.

Schollier 2003 = P. Schollier, L. Schwarz, Experiencing wages. Social and cultural aspects of wage forms in Europe since 1500, New York, 2003. 

Solà – Yamamichi 2015 = A. Solà, Y. Yamamichi, Del aprendizaje a la maestría. El caso del gremio de velers de Barcelona, 1770-1834, en Áreas, 34, 2015, p. 77-91.

Sonenscher 1996 = M. Sonenscher, Trabajo y salarios en el París del siglo XVIII, en V. López, J.A. Nieto (eds.), El trabajo en la encrucijada. Artesanos urbanos de la Europa de la Edad Moderna, Madrid, 1996, p. 288-312.

Wallis 2008 = P. Wallis, Apprenticeship and training in Premodern England, en Journal of Economic History, 68-3, 2008, p. 832-861.

Zofío 2005 = J.C. Zofío, Gremios y artesanos en Madrid, 1550-1650. La sociedad del trabajo en una ciudad cortesana preindustrial, Madrid, 2005.

Haut de page

Notes

1 Algunas investigaciones hispanas sobre el aprendizaje en Zofío 2005; Lorenzo 2009; Moreno 2015; Sola – Yamamichi 2015.

2 Sobre la retribución artesana existe una amplia bibliografía reciente. Sin ánimo de exhaustividad, valgan los trabajos sobre la Edad Media contenidos en Beck – Bernardi – Feller 2014; el debate suscitado sobre los salarios reales entre Allen 2015; Humphries – Weisdorf 2015. Y para Madrid, las aportaciones generales sobre los siglos XVII y XVIII de Llopis – García 2011; Andrés – Lanza 2014, o las diferencias en las retribuciones por cuestión de sexo, en Agua – López 2018.

3 Matilla 1961; Nieto 2006.

4 García-Zúñiga 2014.

5 Los motivos están en las circunstancias que rodeaban el aprendizaje femenino, analizadas por López 2016.

6 Sobre trabajos que priman lo cualitativo en el ámbito retributivo, Sonenscher 1983; Hufton 1974; Farr 2000; Fontaine – Schlumbolm 2000; Schollier – Schwarz 2003.

7 Esta información ha sido examinada recientemente en Agua 2012; Agua 2014.

8 La diferencia entre los totales de las tablas 1 y 2 obedece a que en la primera se han incluido todas las escrituras localizadas, mientras que en la segunda se han eliminado las que procedían de las rupturas de los contratos o las que no se han consultado por su mal estado de conservación.

9 Estos aprendices no son la mayoría. Más información en López – Nieto 2016.

10 Minns – Wallis 2013.

11 Reith 2007; Wallis 2008.

12 Reith 2007, p. 181.

13 De Munck – Kaplan – Soly 2007, p. 15.

14 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 8.482/002. No se formaba a las niñas en oficios textiles para llegar a ser artesanas independientes, sino esposas de artesanos y otros trabajadores.

15 Larruga 1788, vol. 2, p. 22-23.

16 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 8.482/008.

17 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 8.482/006 y 10.263/004.

18 ARCM, Diputación Provincial de Madrid, leg. 10.263/004, f. 90.

19 Larruga 1788, vol. 2, p. 241.

20 AHPM, prots. 19.818, fol. 179ss.; 19.819, fol. 163-175.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Victoria López Barahona et José Antolín Nieto Sánchez, « La retribución del aprendizaje artesano en Madrid, 1600-1830 », Mélanges de l’École française de Rome - Italie et Méditerranée modernes et contemporaines, 131-2 | 2019, 295-307.

Référence électronique

Victoria López Barahona et José Antolín Nieto Sánchez, « La retribución del aprendizaje artesano en Madrid, 1600-1830 », Mélanges de l’École française de Rome - Italie et Méditerranée modernes et contemporaines [En ligne], 131-2 | 2019, mis en ligne le 30 décembre 2019, consulté le 23 septembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/mefrim/6715 ; DOI : https://doi.org/10.4000/mefrim.6715

Haut de page

Auteurs

Victoria López Barahona

Grupo Taller de Historia Social, Departamento de Historia Moderna, Universidad Autónoma de Madrid, victorialopez@historiasocial.org

José Antolín Nieto Sánchez

Grupo Taller de Historia Social, Departamento de Historia Moderna, Universidad Autónoma de Madrid, jose.nieto@uam.es

Haut de page

Droits d’auteur

© École française de Rome

Haut de page
  • Logo École française de Rome
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search