Navigation – Plan du site
Travaux d'étudiants et de doctorants

La crise économique et sociale de 2008 dans le récit espagnol du XXIe siècle

Recension de l’article de Javier Lluch Prats, “Les écrivains espagnols face à la crise : propositions d’une littérature d’intervention sociale”, Hispanismes, 9, 2017, par Bérénice Gutierrez

Texte intégral

1Según Lluch, la literatura suele considerarse como lo relativo a la escritura, partiendo de lo que está escrito a sus producciones. La esencia de la literatura, la escritura, es “toma de posiciones”, es decir que defiende una ideología, antes de nada del autor y luego, en la época de la crisis española, de la colectividad. La literatura de tesis, ideológica, es el reflejo o espejo de una época. Hoy día, en España, después de la crisis, se ha vuelto a poner en marcha un movimiento que considera que el arte debe ponerse al servicio de una causa existencial, como lo refleja la literatura de inicios del siglo XXI. Cabe recordar que la esencia del arte es lo Bello. Lo Bello puede también verse desde el plano político como conservador; en palabras comunes cuando del arte no se ve nada sino su esencia, uno dice que es conservador o de derechas. Vivimos bajo un régimen capitalista, por esencia está a la derecha, entonces la visión que deberíamos tener del arte es ésta, la de siempre, lo Bello. Pero en estos últimos siglos se ha socializado la literatura. Ya no tenemos una visión de derechas del arte sino que se ha utilizado el arte con fines precisos: denunciar, sin embargo los que siguen reivindicando una literatura de lo Bello, ya sea añoran un tiempo que casi nunca existió, buscar lo bello de la palabra, ya no estamos antes un Ronsard o un Du Bellay o un Góngora, o en una época más moderna un Salinas. Lo lírico solía asociarse a la beldad, pero en su sentido más preciso el lirismo es lo que viene del escritor, más que sus sentimientos son sus pensamientos. Y los pensamientos tienden a algo que no es denostado de intenciones, de posiciones políticas. Un amor cortés es distinto de un amor profano o sagrado. Es cuestión de ideología. Sin embargo, tomamos un ejemplo en el que lo político no afectaba la pluma, el último poeta cortés francés Aragon era comunista, pero quería volver a una imagen de la mujer más pura, como un culto a la mujer pero en modo cortés, estilo que se remonta al Medioevo. Con él parece que literatura y política no se entremezclaban pero tal y como lo dijimos cuando hay pensamiento, hay educación, cuando hay educación, hay política.

2La literatura suele representar realidades y la nueva realidad del siglo XXI para España fue la crisis económica que la asaltó a inicios del siglo. La función de intelectual es representar en sus escritos a esta sociedad, no sólo representarla sino también tomar posiciones. El intelectual en la época actual puede desempeñar un papel muy importante en la gestión de las crisis que nos rodean. Es él quien sabe, entonces escribe y orienta las mentes. El denominador común de las novelas supuestamente aideológicas, es decir que no defienden nada, según Javier Lluch Prats que retoma a Becerra son “la desaparición del conflicto, la política y la reflexión social”. El conflicto ya no es externo sino interno, está dentro de los personajes, el conflicto es íntimo entonces ya no es aparentemente político. Cuando es íntimo es psicológico, pero la psique personal puede verse vinculada a la psique colectiva. Pero Lluch Prats añade que sí, hay escritores que plantean el conflicto desde lo externo, como Matías Escalera, Belén Gopegui, Marta Sanz, Isaac Rosa, Rafael Chirbes, Eva Fernández o Rafael Reig.

3En su tiempo, Mariano José de Larra en su Literatura dijo que para el porvenir se quiere una literatura “hija de la experiencia y de la historia y faro, por tanto, del porvenir: estudiosa, analizadora, filosófica, profunda”, pero el discurso idealista entrará en el discurso literario, con una literatura de “gala”, que sólo busca lo bonito de la letra. Al contrario, tiene que ser “útil” la literatura, servir designios. Sin embargo, se tiene miedo a atacar a los textos literarios y su calidad literaria, pero como lo dice Lluch Prats “el mero hecho de escribir compromete”. Es decir, que por muy literato que sea uno, siempre habrá política aunque sea subyacente. Antes, lo Bello era sagrado, ahora se ha desacralizado aquella posición conservadora anclada en este concepto filosófico. Quieren los escritores representar “la realidad que habitamos”, no embellecerla, tal y como lo hacían los poetas de antes, no es ésta la idealización buscada. Se presentan ideales, pero ya no de belleza sino de verdad cruda, que ya no giran hacia lo antiguo, sino hacia el porvenir.

4Es un combate entre lo sagrado de la literatura y su concepto de belleza, y lo profano de la realidad cruda. Aún parece que para ciertos no se haya desacralizado la literatura, que no se la haya derrocado de su pedestal, para otros sí. La literatura siendo el espejo de una época, se ve que el hombre moderno sigue desgarrado entre lo sagrado de los antiguos y lo profano de los modernos. El artículo de Javier Lluch Prats nos lo enseña concluyendo de la manera siguiente: la literatura tiene una “vocación transformadora” es decir que tiende hacia lo moderno a pesar de que el peso del pasado sigue presente. Añade además que son las épocas de crisis en las que más florece la literatura. La literatura es un campo de batalla donde las ideas se manifiestan, se conjugan o se pelean. Los escritores son los caballeros andantes de los ideales que no se enfrentan a molinos de viento sino a gigantes contemporáneos.

5En un mundo capitalista, la literatura se hace social, la literatura se reivindica de todos, es decir de un colectivo, es casi esquizofrénico, antes la literatura servía a los pudientes, ahora sirve a quien quiera utilizarla, o vivimos en un mundo casi bipolar o tal vez menos autoritario que los regímenes pasados... La literatura es la que muestra que se rompen y que se han roto cadenas, desde la vuelta de la democracia.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« La crise économique et sociale de 2008 dans le récit espagnol du XXIe siècle », Mémoire(s), identité(s), marginalité(s) dans le monde occidental contemporain [En ligne], 21 | 2020, mis en ligne le 15 mai 2020, consulté le 05 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/mimmoc/3839

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Mémoire(s), identité(s), marginalité(s) dans le monde occidental contemporain – Cahiers du MIMMOC est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution 4.0 International.

Haut de page