Navigation – Plan du site

AccueilNuméros19Corpus - Au-delà des frontières, ...México: la apertura y los límites...

Corpus - Au-delà des frontières, sept sociologies du travail

México: la apertura y los límites de la sociología del trabajo

Edgar Belmont et Octavio Maza-Díaz
Traduction(s) :
Mexique : ouverture et limites de la sociologie du travail [fr]

Résumé

En México, la sociología del trabajo surge reivindicando el pensamiento crítico y la voluntad de articular los procesos de reestructuración económica y productiva con la transformación de los actores sociales. La institucionalización de la disciplina se desarrolló en el contexto de la globalización e integración económica regional (Tratado de Libre Comercio ) y de la hegemonía del pensamiento neoliberal, por lo que la agenda de investigación, en sus inicios, se enfocó en analizar los procesos de reorganización productiva en sectores estratégicos, en estudiar el impacto de la liberalización del mercado en la negociación colectiva. incluyendo la empresa pública y en caracterizar la industria de la maquila. Sin embargo, ésta solidez alcanzada por la sociología del trabajo, encuentra sus límites para interpretar la pluralidad de actividades y de experiencias laborales que están fuera de los marcos del trabajo asalariado, lo que pone a prueba, por un parte, la rigidez de un pensamiento dicotómico que ha interpretado el empleo y el trabajo con el esquema formal – informal, clásico – no clásico, típico- atípico y, por la otra parte, la apertura de la disciplina parar para abordar la heterogeneidad laboral y las diferentes economías que convergen en el país. Con el propósito de identificar las fortalezas y los límites de la disciplina, en el artículo hacemos un recorrido de las principales temáticas que inauguran los estudios del trabajo y damos cuenta de la expansión geográfica y temática del campo, pero también de los retos conceptuales que impone una realidad laboral heterogénea que reclama, entre otros, la apertura al trabajo interdisciplinario.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En México, el campo de los estudios del trabajo se encuentra en construcción considerando que las ciencias sociales emergen en los años treinta del siglo XX (Puga, 2009) y que la sociología del trabajo cobró importancia en los años ochenta y noventa, en el contexto de la reestructuración productiva, la instrumentalización de políticas neoliberales y la apertura comercial en América del Norte (NAFTA,1994). Enrique De la Garza (1992) define este proceso como un periodo en el que la agencia del actor cobra fuerza y se abren interrogantes sobre la construcción de nuevos actores laborales, rompiendo con interpretaciones deterministas sobre el movimiento obrero, para ir más allá de las interpretaciones de los politólogos e historiadores que tomaron como objeto de estudio el movimiento sindical y la relación sindicato-Estado.

  • 1 La Asociación mexicana de estudios del trabajo se fundó en 1997, su congreso nacional se desarrolla (...)

2En la argumentación podrá observarse que si bien la sociología del trabajo se centralizó en la Ciudad de México, el campo de estudios se ha expandido en temáticas y perspectivas teórico-metodologías (Contreras, 2011), pero también en términos regionales, pues actualmente existen nueve posgrados (formación de segundo y tercer ciclo) localizados en aquellas zonas donde se ha desarrollo un mercado de trabajo formal, sobre todo alrededor de la actividad industrial y de los servicios: Querétaro, Jalisco, Guanajuato, Puebla y Chihuahua.1

3La organización de nuestra exposición es la siguiente: en la primera parte se presenta los estudios sobre la reestructuración productiva de sectores estratégicos que, en el marco del Estado neoliberal, enfrentaron la liberalización económica. En la segunda parte se desarrolla la naturaleza de las reestructuraciones productivas y sus efectos en las organizaciones sindicales. En la tercera parte se aborda los análisis sobre los cambios en las relaciones laborales y la flexibilización mercado de trabajo y última parte se enfatiza en la tensión entre la producción flexible y la precarización del trabajo y del empleo, concluyendo sobre la importancia de la apertura del campo de estudios.

La reestructuración económica, productiva y social.

  • 2 En el periodo 1994-2006, la reestructuración se extendió, principalmente, en el transporte ferrovia (...)

4La década de los años ochenta representa un quiebre en el modelo sustitución de importaciones y una reorientación del Estado como “promotor” del desarrollo económico y social. La crisis financiera del Estado dio lugar a la aplicación de los ajustes estructurales y la reducción del aparato productivo estatal, con el cierre y privatización de empresas estatales y la apertura de sectores productivos que otrora fueron estratégicos para el mercado interno. La apertura del mercado y la sujeción a la dinámica del capital financiero cobró forma en los años ochenta y los inicios de los noventa con la reestructuración de la industria siderúrgica, la banca, las telecomunicaciones y el sector eléctrico.2

  • 3 Las maquiladoras son fábricas de ensamblaje de componentes o de productos finales en una gama ampli (...)

5La aplicación de políticas monetarias, para el control de indicadores macroeconómicos, se apoyó en la contención salarial, constituyendo un soporte de la política de apertura de las fronteras y de impulso de la industria maquiladora3. Carrillo y Hernández (1985) fueron de los primeros autores en abordar este proceso al analizar la emergencia de un orden económico caracterizado por la internacionalización del capital en la zona fronteriza (México-Estados Unidos). En este contexto, la atención se pondría en las herramientas socio-técnicas que se emplean en la reorganización de la producción y en el interés de comprender, desde teorías de la subjetividad y de la acción social, la transformación de la clase obrera.

6La instalación de empresas maquiladoras, principalmente en la frontera con Estados Unidos de América (USA), corresponde con la desindustrialización de países del Norte y con el proceso de mundialización económica. En esta perspectiva, las investigaciones se focalizaron en las herramientas técnicas y organizacionales que reestructuran los modos de producción, así como en la trasformación de la clase obrera a partir de las teorías sobre los actores sociales y los movimientos sociales.

7En la perspectiva de De la Garza y de Carrillo (1997) estos cambios emergen en medio de la crisis de la teoría de la dependencia y del modelo desarrollista, donde el Estado fue concebido como actor clave en la industrialización con la sustitución de importaciones provenientes de los países tecnológicamente avanzados. La crisis del Estado “interventor” y la reestructuración productiva abría la discusión sobre los actores laborales, para estos autores, en medio de un ambiente pesimista o de una pérdida de “fe” en la clase obrera, como sujeto de transformación, emerge los estudios del trabajo en la búsqueda de respuestas a los cambios estructurales. La contribución de ambos autores en el desarrollo de la sociología del trabajo ha sido significativa y marcaría el desarrollo de los estudios laborales en las zonas centro y norte del país, siendo testigos y analistas de la emergencia del Estado neoliberal y la reconfiguración de los arreglos políticos y productivos.

8El estudio de los sindicatos renovó los debates sobre la acción obrera, se trataba de superar las interpretaciones descriptivas y deterministas sobre la acción sindical, así como una conceptualización de las organizaciones sindicales como actores homogéneos y subordinados a la acción del Estado. Frente a la exigencia de incrementar la productividad y de flexibilizar el mercado de trabajo en las empresas (públicas y privadas) la reorganización productiva se apoyó en el control sobre la fuerza del trabajo, por lo que la relación Estado-sindicatos y mercado de trabajo está presente en las primeras discusiones sobre la reestructuración productiva.

  • 4 Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico (1989). Disponible en: http://revistas.bancome (...)

9La reestructuración productiva y la redefinición del pacto de dominación, que se instituyó en el régimen de partido hegemónico, pondría a en tensión las bases sociales y los arreglos jurídicos del corporativismo mexicano. La reforma del Estado y del aparato productivo en la industria nacionalizada se apoyó en la tradición presidencialista y en las estructuras de poder que se crearon alrededor del Partido Revolucionario Institucional que gobernó el país durante 70 años consecutivos (1929-2000). El Pacto para la Estabilidad Económica y el Crecimiento Económico (1989)4 delineo la política de austeridad financiera y estableció como un objetivo el diseño de programas para la modernización de las cadenas de producción y de comercialización de bienes básicos con la consigna de reducir costos laborales y elevar los indicadores de productividad.

10La política economía y social se separaron y la reforma del Estado y del aparato productivo nacional requirió del control político-burocrático de la clase trabajadora y del consentimiento de las dirigencias sindicales. La verticalidad de los acuerdos tripartitos (empresarios, sindicatos y gobierno) y los ajustes estructurales cimbraron las bases del Estado corporativo, desestabilizando el régimen de partido hegemónico.

11La reforma del Estado y la “desregulación” del mercado, para favorecer la integración del aparato productivo al mercado internacional, generó una demanda de libertad política y de transparencia en los procesos de elección. La gramática de la modernización no sólo hacía uso de la promesa de elevar la calidad de los bienes y servicios del Estado, sino que incorporó la crítica al “paternalismo” de Estado y a los arreglos corporativos como una demanda del ciudadano. En los años noventa los actores hegemónicos harían cada vez menos referencia a la justicia social y a la protección del sector obrero, campesino y popular, a cabio la figura del ciudadano y el imaginario de una sociedad moderna, abierta y democrática aparecen como una válvula de escape a la tensión creada con la adopción del dogma neoliberal.

12El estudio de la relación Estado-sindicatos permitió abundar sobre la trayectoria de las organizaciones sindicales y superar aquellas las interpretaciones que segmentaba el sindicalismo en el oficial y el independiente, pues el juego entre autonomía y control exigía analizar las estrategias de las organizaciones sindicales no sólo como actor político, sino como un agente de la reestructuración productiva. En este escenario, se abrieron interrogantes sobre el papel de las organizaciones sindicales, su vaciamiento ideológico y su pragmatismo en medio de la reforma del Estado y del mercado.

13En la década de los años noventa, el liberalismo económico y la “modernización” del aparato productivo forman parte de la gramática que la clase política y económica repiten con insistencia, apoyándose también de la llamada “transición democrática” y del “desmantelamiento” de arreglos corporativos que se instituyeron en el proceso de industrialización vía la sustitución de importaciones (1952-1970). La flexibilización del mercado de trabajo y el relajamiento de las obligaciones patronales irían apareciendo en las discusiones sobre la reestructuración productiva.

14La reestructuración del aparato productivo del Estado inició el interés académico, en particular sobre aquellos sectores que enfrentaban un proceso de reestructuración intenso con la apertura del mercado, los cambios tecnológicos y la emergencia de la cultura comercial, tales como el energético, el de telecomunicaciones, el bancario y el siderúrgico. Los cambios organizacionales, las relaciones laborales y las culturas laborales son una parte fundamental en los inicios de los estudios del trabajo (De la Garza y Carrillo, 1997). En la perspectiva de Guadarrama (2000) es un periodo en el que se experimenta una apertura en temáticas y en aproximaciones teóricas dentro de la cultura laboral.

15El campo de los estudios laborales emerge entonces en medio de la reestructuración económico-productiva de los años ochenta-noventa y de una apertura teóricas-metodológica. El estudio de los ciclos del capital (integrando la innovación tecnológica), el posfordismo y el toyotismo, el lean producción, la acumulación flexible, la composición del mercado de trabajo, el perfil de los trabajadores, la transformación en las relaciones industriales y las instituciones que regulan la relación salarial, son parte sustancial en estas discusiones.

Los investigaciones sobre las organizaciones sindicales y la reestructuración productiva

16La flexibilización de los proceso productivos y del mercado de trabajo abrió la discusión sobre la recomposición del corporativismo. Esta temática pone a discusión la trayectoria del Estado y del capitalismo mexicano, básicamente porque el modelo de regulación laboral que se construyó como “pacto” de la “revolución” mexicana de 1917, incorporó la protección del trabajo asalariado bajo el esquema de tutelaje o de paternalismo de Estado, a partir de una reivindicación de justicia social redistributiva.

17La apertura al mercado internacional y la flexibilización productiva pondría a debate los arreglos corporativos y el retraimiento de la protección social de los asalariados. El análisis de la acción sindical y de los procesos de negociación colectiva se enfocaron en la redefinición de arreglos y en la instrumentalización de las herramientas socio técnicas que acompañaban la reorganización de los procesos productivos (Sánchez y Belmont, 2006). En el contexto de la descentralización de la producción, de la flexibilidad (numérica y salarial) y de la extensión del justo a tiempo, el trabajo en equipo y los círculos de calidad (De la Garza, 2004), emergieron interrogantes sobre la legitimidad de las representaciones sindicales y sobre su margen de negociación en la reorganización de la empresa. En este terreno, la teoría de gestión de los recursos humanos y la construcción de subjetividades aparecen para explicar la “ausencia” de respuestas organizadas (Reygadas, 1993) y la fragilidad de los colectivos.

18La redefinición de los arreglos corporativos daba cuenta entonces de la reestructuración económica y productiva, pero también de los cambios jurídicos, políticos e ideológicos que trastocaron el modelo de justicia redistributiva que se integró en el marco Constitucional y en el corporativismo mexicano.

19Los esfuerzos por caracterizar del modelo de organización sindical en la maquila, con la produjo conceptos como los de sindicalismo “subordinado” (Quintero, 1990 y 200), sindicalismo “regresivo y funcional” (Carrillo, 1994) o el de sindicalismo acorde para la circulación del capital trasnacional (Sánchez, 2000), pero también reflexiones sobre los márgenes de negociación y la construcción de "consensos cómplices" (Leyva, 1990) entre las dirigencias sindicales, actores políticos y empresariales con la instrumentalización de las nuevas reglas y exigencias productivas. Dicha caracterización implicaba repensar la realidad de la clase obrera cada vez más sujeta a la dominación sin dejar de interesarse en la capacidad de agencia de los trabajadores para negociar -consensual o conflictivamente- los ajustes productivos (Melgoza, 1992). Estos debates abordan la autonomía y el control de la clase trabajadora, así como la redefinición de los perfiles de los trabajadores, con la migración interna y la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo, sobre todo allí donde se desarrolló la maquila. La apertura comercial (1994) dio pie para repensar la dinámica económico-productiva en la zona fronteriza con los Estados Unidos y para profundizar en la heterogeneidad laboral y las escalas de reorganización productiva en el marco de la división internacional del trabajo (Carrillo, 1985).

20En este periodo se produjeron un conjunto de trabajos en los que se analizan las estrategias sindicales frente a la reestructuración productiva, dichos trabajos fueron coordinados De la Garza dentro de una colección financiada por la AFLCIO ((American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations) organización que contesto la política salarial en México al señalar las desventajas para los trabajadores norteamericanos. Recordemos que el salario promedio en la industria manufacturera (por hora, en dólares americanos) fue de 2.6 dólares en 2007 y 2.47 dólares en el primer trimestre de 2020, antes del cierre de las empresas por la crisis sanitaria5 (contra 21.7 dólares en Estados Unidos). Los estudios de caso se multiplicaron, observando el control gubernamental sobre las organizaciones sindicales, el modelo de la empresa flexible y la aplicación de políticas que precarizaron el empleo en sectores como el del transporte aéreo (Leyva y Rodríguez, 2002) o el de telecomunicaciones (De la Garza, 2002). Entre estos, el análisis del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) daba cuenta de la conflictividad y de las resistencias de los trabajadores del sector salud al desmantelamiento de los arreglos contractuales (Sánchez y Ravelo, 2003).

21La negociación conflictiva en la reorganización de los servicios públicos es ejemplificado con el estudio del Sindicato Mexicano de Electricista que se opuso en vano al proceso de liberalización del mercado. La mercantilización de los servicios públicos y el impasse en el terreno productivo abrió interrogantes sobre la emergencia de una cultura comercial en la conversión de la empresa pública al modelo de mercado. En el contexto de la mercantilización del servicio público de energía eléctrica, las exigencias de la calidad de servicio y la satisfacción clientela abrirían una fuerte disputa sobre los contenidos de la modernización, en las que se pondría en evidencia la brecha entre el trabajo técnico-operativo de los electricistas y la cultura comercial y la gerencial neoliberal que se les impuso (Belmont, 2002, 2011).

22El análisis de los mecanismos de reproducción del mercado de trabajo y las prácticas sociales en el seno de las organizaciones sindicales responde no solamente a las interrogantes sobre la representación sindical y la vida democrática de éstas organizaciones, sino que éstas abrieron el campo de los estudios del trabajo a los aspectos culturales y a la vida cotidiana de los trabajadores. Ello permitió comprender notablemente la construcción de lealtades hacia las dirigencias sindicales y para abundar en los soportes sociales de la afiliación al colectivo. El paternalismo de las dirigencias sindicales es para Cuellar (2002) una base de la lealtad mostrada a las dirigencias sindicales. Así, la distribución de bienes materiales y simbólicos en las organizaciones sindicales son, como profundizan Melgoza y Montesino (2002), al estudiar el Sindicato Mexicano de Electricistas, un eje que estructura las relaciones sociales en los centros de producción y los procesos de negociación colectiva.

23La trayectoria de las organizaciones sindicales, la ruptura en sus marcos y los procesos de conversión dan cuenta del interés por comprender la recomposición de la clase trabajadora. Entre los trabajos pioneros que abordan estos procesos de ruptura o de quiebre en la trayectoria laboral y la identidad colectiva se encuentra el de Estrada (1996), quien aborda el despido de los trabajadores del sector petrolero en los años noventa y las consecuencias del desempleo en el espacio social y doméstico. En esta misma línea, Martínez (2009) analiza los ajustes productivos y la flexibilidad laboral a partir de sus impactos en la identidad obrera y en las prácticas de los ex trabajadores del sector metalúrgico, quienes enfrentaron -en la década de los años ochenta- el cierre de la empresa siderúrgica (Fundidora de Monterrey) y la reestructuración productiva.

24Las transformaciones de los sujetos sociales y de las subjetividades se desarrolló en teorías del alcance medio y en estudios situados, en principio, porque en este periodo la lectura sobre los modelos productivos fue interpretada como una generalización y no como tipos ideales con un valor heurístico.

25En otros trabajos encontramos el estudios de los procesos de cambio en los que se inscribe la sociedad mexicana; a través de estudios cuantitativos (que contextualizan la producción de los indicadores o de las variables estudiadas) o de la construcción de modelos y de tipologías con el cruce de datos cuantitativos y cualitativos. Los autores intentan caracterizar el modelo de producción que domina en determinado sector (el textil, el automotriz, el aeronáutico o el maquilador) con el propósito de identificar la regularidad en las estrategias empresariales, en las prácticas sindicales y en los arreglos políticos y productivos. Así, el debate sobre los modelos productivos ha permitido miradas especificas a sectores particulares como el caso de la industria aeroespacial (Soto, 2017), la industria del vestido en Yucatán (Castilla y Torres 2011), la industria del vestido (Cota, 2004) y de regiones específicas como la centro occidente (López y Morales, 2019; Maza, 2014) y las comunidades altamente especializadas en la confección (Maza y Ortiz, 2015), quienes generan una alternativa para la explicar las formas sociales y productivas que se desarrollan alrededor de la producción en los espacios domésticos.

  • 6 Los “corredores industriales” son el fruto de una política territorial que favorece la creación de (...)

26La importancia de la industria automotriz se gráfica en la siguiente imagen (1). El propósito es visualizar la construcción de los corredores industriales6 en el sector manufacturero-automotriz.

La regulación de las relaciones laborales y la flexibilidad del mercado de trabajo

27El análisis de las reglas jurídicas ha sido sistemático y cobra relevancia en el contexto de la flexibilización del mercado de trabajo, el imperativo de producir a bajo costo y de hacer atractivo el territorio para el capital suscito amplios debates sobre la regulación del empleo y el control de los procesos de negociación colectiva. En el contexto de la reestructuración, las reglas jurídicas se ajustaron a los imperativos de la empresa y fragilizaron la posición de los trabajadores que están dentro del marco de lo formal.

  • 7 Del total, 11,9 % se ubica en el sector primario, 23.3 en el secundario y 63.7 en el terciario. 1.1 (...)
  • 8 Esta categoría contempla a trabajadores autónomos: profesionistas, artesanos y auto emprendedores, (...)
  • 9 La estadística en México designa a los trabajadores y las trabajadoras sin remuneración a aquellos (...)
  • 10 INEGI, resultados de la encuesta telefónica de ocupación y empleo (ETOE), cifras oportunas de abril (...)

28La composición del mercado de trabajo es compleja si consideramos que la población económicamente activa representó (en marzo de 2020) alrededor de 57.4 millones de personas7, de los cuales 69.5% son trabajadores subordinados, 21.6% trabadores por cuenta propia8, 3.8% trabajadores no remunerados9 y 5.1% empleadores.10 Pero del total de la población ocupada cerca de 33 millones (alrededor del 60%) se encuentra fuera del marco que regula el empleo, por lo que carece de un contrato escrito y queda al margen del acceso a la seguridad social Bensusán (2000, 2013): servicios de salud, jubilación, vivienda.

  • 11 La gramática de la transición democrática (todavía bajo el régimen del PRI) surgió en los años 90 c (...)

29La contribución de abogados y sociólogos, interesados en esta dimensión, han permitido plantear una problemática que va más allá de la frontera que se ha establecido entre formalidad e informalidad. La flexibilización del mercado de trabajo, el uso del trabajo temporal y la extensión de la tercerización son constitutivos de los consensos que se construyeron entre la clase económica y política en el periodo de ajustes estructurales (1982-2018). La apertura económica se poyó en la premisa de ajustar las reglas laborales al juego del mercado y a una nueva cultura laboral: dialogo social y colaboración. El retraimiento de la protección social y el control sobre los procesos de negociación colectiva se articularon en la política laboral, en el desmantelamiento del modelo de regulación laboral que se construyó en el marco del nacionalismo “revolucionario”. La caracterización del modelo de regulación laboral mexicano, realizado por Bensusán (2000, 2013) muestra el proceso histórico en el que converge el rediseño del Estado y los cambios en las relaciones laborales y las profundas contradicciones de la llamada transición democrática11. Esta aproximación insiste en que las reglas no son neutrales y muestra que la política laboral ha pretendido neutralizar el conflicto capital-trabajo. En el contexto de la crisis económica de 1994 y la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio, los actores hegemónicos construyeron herramientas jurídicas como el Pacto por la Estabilidad Económica y la Competitividad Económica (1995), consensos que se subraya el imperativo de la paz laboral como una determinante de la competitividad.

30La simulación de la contratación colectiva ha sido trabajada ampliamente por Bouzas (2007), en sus analisis señala que cerca del 90% de los Contratos Colectivos, registrados ante las autoridades laborales, entran en un esquema de protección patronal con la complicidad de dirigencias sindicales alejadas de las bases. La “explosión” de la tercerización contribuye a la precarización del empleo y a un esquema de evasión fiscal y reducción de las obligaciones patronales en el pago de la seguridad social y de impuestos. En este sentido se abre un campo de debate sobre el papel del Estado como regulador de las relaciones capital trabajo, con la complicación de la omnímoda presencia del crimen organizado y el uso de la violencia salarial. Estudios coinciden en que el sindicalismo oficial realizó concesiones para flexibilizar el mercado de trabajo a cambio de mantener el control monopólico de la representación sindical y de participar, mediante el pago de cuotas sindicales, en la tercerización del empleo. No sólo se limitó el emplazamiento de las huelgas y se acotó el principio de bilateralidad (negociación); sino que se sancionó el ejercicio de la crítica en la búsqueda de mejoras en las condiciones de empleo. Al respecto, algunas investigaciones abordan la denuncia y las “revueltas” emprendidas por mujeres fuera del marco de la acción sindical (Sánchez y Melgoza, 2016) y la capacidad crítica de trabajadoras de la maquila de la electrónica, en la Ciudad de Guadalajara (Mendoza, 2017).

31Dichos arreglos entraron a discusión con la renegociación del acuerdo comercial (nombrado hoy como Tratado México- Canadá -Estados Unidos, T-MEC) y con el proceso de elección presidencial 2018. La plataforma política del Movimiento de Regeneración Nacional, conducida por el nuevo presidente Andrés M. López, ofreció una ruptura con el modelo neoliberal. El eslogan “primero los pobres” se apoya en la crítica a la corrupción y a los consensos que se construyeron en el régimen neoliberal, en particular, alrededor de las reformas estructurales y de los procesos de privatización. Aunque la estrategia gubernamental busca evitar la conflictividad con el empresariado, una primera confrontación ocurrió con la ratificación del Convenio 98 de la OIT (sobre libertad sindical y derecho a la negociación colectiva). Lo que muestra los retos para reconstruir los actores colectivos y para generar procesos de formación política sindical, considerando además que prevalece una relación instrumental con el trabajo y lógicas de control que contribuyen a la creación de consentimiento de los trabajadores.

La producción flexible: entre innovación y precariedad

32Las primeras aproximaciones desarrolladas por Carrillo (1985) y Ravelo y Sánchez (2006) sobre la maquiladoras incorporó la dimensión territorial en el análisis del trabajo. La política de industrialización, construcción de un mercado de trabajo en la frontera con Estados Unidos (por ejemplo en Ciudad Juárez) condujo a nuevas temáticas como la formación y el aprendizaje en la industria. En el origen, está industria de ensamble fue caracterizada por una baja cualificación; después las exigencias del mercado y la creciente competencia entre las empresas incentivó la “evolución” de las maquilas, de la cualificación y del empleo. Estas trasformaciones están vinculados a la normatividad internacional y a los procesos de certificación internacional como por ejemplo a las normas ISO relativas a la seguridad y al ambiente laboral (Carrillo y García, 2002).

33El imperativo de crear empleo a cualquier precio se tradujo en incentivos fiscales en favor de la industria manufacturera, de los datos disponibles tenemos que en el año 2013 habían 3,5 millones de trabajadores registrados en este sector, pasando a 4,2 millones en el primer trimestre de 2020. Tan solo en la industria automotriz se pasó de 0,63 a 1,03 millones en el mismo periodo.12 Dada esta evolución, Carrillo (2007) señala diversos niveles de “escalamiento” en esta industria, tanto en la innovación organizacional y tecnológica, como en los procesos de formación y capacitación de los trabajadores; así como en las formas de regulación de las relaciones laborales.

34La feminización de la fuerza de trabajo en la zona fronteriza constituía una evidencia estadística y fue interpretado como una característica de la disciplina (pasividad) y de la flexibilidad requeridas por la industria. Aunque la proporción mujeres/hombres que traban en la maquila ha variado: en 1975 había 100 mujeres / 28 hombres registrados en la maquila, siendo en 100 sobre 86 en el año de 2004 (De la O Martínez, 2006), los estudios en esta industria abrieron el campo para distinguir el sexo y la raza en la configuración de la clase trabajadora que participa en este sector. La participación de las mujeres en esta industria representa más que un fenómeno económico, pues la valorización del trabajo de las mujeres se articula a un marco cultural atravesado por la dominación masculina. En este sentido, la violencia (real y simbólica) sobre las mujeres se convirtió en un asunto público al denunciar la desaparición de trabajadoras de la maquila de Ciudad Juárez.

35El tema cobraría relevancia al analizar el rol de las mujeres en este tipo de industria de ensamble y su participación en la vida sindical, así como la violencia de género (Sánchez, 1996, Sánchez y Ravelo, 2010) o la dimensión racial al subrayar la participación de mujeres indígenas en la industria (Veloz, 2010).

36La tesis de que la maquila “evoluciona” creo debates sobre la capacidad del sector para ajustarse a las presiones que emergen con la competitividad internacional. Claramente, a principios del siglo XXI, la gramática de la innovación comienza a tener mayor peso entre diversos actores institucionales. En este marco, Carrillo pondría en duda la crítica generalizada el modelo de la maquila considerándola como un sector que se caracteriza por mano de obra barata y con baja cualificación. Él insiste en observar los acuerdos locales (tejido institucional), la introducción de la cadena de valor y los procesos de colaboración en el trabajo que favorecen el escalamiento del aprendizaje y de la innovación en esos territorios.

37De acuerdo con Covarrubias (2012), la perspectiva del escalonamiento de tipo cluster en la industria aeronáutica y automotriz se da gracias a la combinación de procesos de innovación organizacional, la introducción de la cadena de valor, los bajos costos de producción y la eficacia de la infraestructura para la exportación. Para Contreras et al (2016), la transición de la producción integral a la producción modular, en la empresa Ford, incentivo la generación de procesos de innovación y competencias gerenciales en razón de las exigencias productivas. Dicho proceso es tenso y combina la automatización, la flexibilización de las relaciones laborales y la externalización del trabajo afín de estructurar una plataforma de producción de bajo costo y con estándares elevados de calidad. Además de la discusión sobre la innovación y sobre la transferencia de conocimiento, la tensión que emergen con la producción a bajo costo ejerce una fuerte presión sobre los trabajadores en su conjunto (De la Garza, 2018).

38En la obra coordinada por Carrillo y Bensusán (2017) los autores se interrogan sobre los contextos que permiten detonar procesos de innovación económica y generar condiciones para un “progreso” socio-laboral. Dicho trabajo aborda el “comportamiento” de las empresas multinacionales combinando dimensiones como la innovación económica y el progreso socio–laboral, lo que les permite establecer una tipología que pone en evidencia compromisos diferenciados y tensiones que se ejercen en diferentes grados.

39La temática de la innovación abrió la reflexión sobre la producción y el control de subjetividades a través de los métodos del management. Nuevas interrogantes emergen sobre las tensiones vividas por los trabajadores en la reorganización del trabajo y el uso de las herramientas gerenciales. Estudiando la gestión empresarial, León (2016, 2017) muestra el reforzamiento del control de la subjetividad con el uso de técnicas y retóricas que construyen un nuevo orden en el trabajo y que capturan las emociones de los obreros. En esta perspectivas, las investigaciones focalizadas en los estudios organizacionales (Ibarra, 2009) y en las estrategias empresariales (Carrillo, 2010; Hernández, 2007) ganaron terreno y abrieron nuevos camino para analizar los procesos de gestión y la toma de decisiones de los empresarios en contextos de incertidumbre.

40Ahora bien, la cuestión de la precariedad es analizada más allá del retraimiento de la protección social, a partir del análisis de las formas del trabajo en las que se incorporan los más pobres o aquellos que han quedado fuera de los mercados formalizados, lo que permite analizar el trabajo vinculado a la pobreza y las estrategias de sobrevivencia. En esta línea encontramos estudios sobre la informalidad que es ampliamente debatida en México, los trabajos de Márquez y Cortés (2001) analiza los orígenes de los estudios sobre los mercados laborales atípicos y Salas (2006) establece una discusión sobre el mercado de trabajo informal. Todas estas investigaciones destacan el predominio de formas “atípicas” y precarias de trabajo e insisten en la necesidad de tomar en cuenta la heterogeneidad de actividades productivas que debería ser analizada más allá de las normas y los ideales construidos a partir del empleo estable y protegido.

41En este terreno importantes interpretaciones se interesan en la diversidad de sectores que recurren al trabajo precario (Peña, Pérez et al, 2009) o interrogan sobre el fundamento teórico de diferentes disciplinas que toman por objeto la precariedad (Pacheco, De la Garza y Reygadas, 2011). Aunque la precariedad es un problema estructural, los contrastes observados en las trayectorias profesionales exige considerar los sentimientos de incertidumbre, las estrategias y los soportes de los trabajadores. En esta perspectiva, la heterogeneidad de situaciones productivas, las experiencias sociales y las trayectorias laborales son variables, como lo muestra Guadarrama, Hualde et al (2012), al estudiar la ocupación de los músicos, los operadores de call center y las obreras de la industria textil.

42Los estudios sobre la precariedad y la reproducción social son un punto de partida sobre la heterogeneidad laboral y sobre las actividades que están al margen o en las fronteras del asalariado. Reconocer los límites de las categorías que se institucionalización en la sociología del trabajo en México nos invitar a discutir el pensamiento dicotómico que ha dominado en los estudios del trabajo: asalariados-no asalariado, formales-informales, trabajo típico-trabajo atípico, trabajo clásico-trabajo no clásico se emplea para dar cuenta de esta complejidad.

43En este tenor, la propuesta de Enrique de la Garza de “ampliar el concepto de trabajo” para estudiar los “otros” trabajos o los “trabajos atípicos” (que son lo típicos en México) es insuficiente al desconocer los aportes que la antropología del trabajo ha desarrollados en el estudio de actividades que están fuera del registro de la relación salarial, lo que nos invita a una apertura que reclama rigurosidad y creatividad, pero sobre todo, una voluntad para hacer uso crítico de las categorías con el propósito de superar su rigidez. Al respecto, por ejemplo, reconociendo la heterogeneidad laboral, Pacheco (2004) abre una interrogante central en los estudios del trabajo hoy en día, subrayando la importancia de comprender la participación de los trabajadores no asalariados en el proceso de acumulación de capital, lo que implica rebasar las fronteras disciplinares.

Conclusión

44La presentación de la sociología del trabajo mexicana en este artículo estuvo influenciada por la mirada situada de los autores y por las omisiones en las que se haya incurrido (inevitable en este tipo de ejercicio), pero constituye un intento de poner en perspectiva y en relación las investigaciones más significativas en el estudio del trabajo. La especificidad y la evolución del campo de los estudios laborales en México refleja el interés de incorporar la diversidad productiva que incluye formas tradicionales y nuevas estructuras laborales con una enorme complejidad global (Alba et al, 2019).

45En el contexto de una profunda heterogeneidad laboral, el paradigma que se construyó alrededor de la relación salarial (central en países occidentales) y de la organización del trabajo y la producción de bienes ha abierto el debate teórico sobre los límites de las categorías y perspectivas que se institucionalizaron en la sociología del trabajo, sobre todo al considerar la heterogeneidad productiva y la importancia de abordar las especificidades que se construyen en la producción de los servicios. Así, existe un campo de investigación fructífero alrededor las actividades productivas que están en los márgenes del trabajo formal o asalariado, en las cuales el parentesco y los arreglos en el espacio doméstico son relevantes y en los que la pobreza es una amenaza permanente. Lo que da cuenta del desafió que está en puerta con la crisis sanitaria (2020-2021) y sus múltiples repercusiones.

46La emergencia de grupos de investigadores en el norte del país, en la región centro occidente y en el sur ha permitido romper con una mirada centralizada en las grandes ciudades y reconocer la emergencia de temas regionales y perspectivas en el estudio de problemas “particulares” que no dejan de ser globales.

Haut de page

Bibliographie

Alba Carlos & Lins Gustavo (2015), La Globalización desde abajo, México, FCE.

Belmont Edgar (2002), Organización, Identidad y Acción Colectiva: El Sindicato Mexicano de Electricistas frente a la iniciativa de privatización del sector eléctrico (1999-2001), México, Instituto de Investigaciones Dr. José Ma. Luis Mora, tesis de maestría.

Belmont Edgar (2011), Las batallas alrededor del servicio público de energía eléctrica: convergencias y divergencias entre Electricidad de Francia y Luz y Fuerza del Centro, Miguel Ángel Porrúa y Universidad Autónoma de Querétaro.

Belmont Edgar, Martínez Eleocadio & García Georgina (2018), Emerger de los escombros: nuevos contextos y actores de la reestructuración productiva en México. México Plaza y Valdés.

Bensusán Graciela (2000), El modelo mexicano de regulación laboral, México, FLACSO.

Bensusán Graciela & Middlebrook Kevin (2013), Sindicatos y política en México: cambios, continuidades y contradicciones, FLACSO México/UAM-X/CLACSO.

Bouzas Alfonso (dir.) (2007), Contratación colectiva de protección en México, Informe a la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT), México, UNAM.

Brachet Viviane (dir.) (2001), Entre polis y mercado: el análisis sociológico de las grandes transformaciones políticas y laborales en América Latina, México, El Colegio de México, Centro de Estudios Sociológicos.

Carrillo Marco A. (2010). Decisiones empresariales. Dos estudios de caso en empresas del Estado de Querétaro, México, M.A. Porrúa y UAQ.

Carrillo Jorge & García Humberto (2010), « Evolución de las maquiladoras y el rol del gobierno y del mercado en la seguridad en el trabajo », Papeles de población, n° 33, 173-198.

Carrillo Jorge & Hernández Alberto (1985), Mujeres fronterizas en la industria maquiladora, Cefnomex-SEP.

Carrillo Jorge (2007), « La industria maquiladora en México ¿evolución o agotamiento? », Comercio Exterior, n° 57, 668-681.

Carrillo Jorge (2010), « Retos y prácticas de la sociología en México. Entre paradigmas locales y desarrollos locales », Observatorio laboral Revista Venezolana, n° 6, 23-58.

Carrillo Jorge, Bensusán Graciela & Micheli Jordy (2017), ¿Es posible innovar y mejorar laboralmente?: estudio de trayectorias de empresas multinacionales en México, Universidad Autónoma Metropolitana, Casa abierta al tiempo.

Castilla Beatriz & Torres Beatriz (2009), « Del hogar a la fábrica », Trace [En ligne], mis en ligne le 03 mars 2011, Consulté le 02 avril 2020. URL: http://journals.openedition.org/trace/796

Contreras Oscar, Plascencia Ismael & Carrillo Jorge (2016), « Redes de producción global y aprendizaje local para la competitividad en el sector automotriz: los casos de Ford-Hermosillo y Toyota-Tijuana », Mercados y Negocios, n° 16, 5-28.

Covarrubias Alejandro (2012), « La industria automotriz en México (2008–2010) de la crisis al afianzamiento regional estratégico », dans De la Garza Enrique & Páez Carlos (dir.), La situación del trabajo en México, México, Plaza y Valdés Editores, 247-288.

De la Garza Enrique & Carrillo Jorge (1997), « Los fundamentos teóricos de la sociología del trabajo en México », Iztapalapa. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades, n° 42, 15-48.

De la Garza Enrique (1992), Los sujetos sociales en el debate teórico. Crisis y sujetos sociales en México, México, UNAM-Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Humanidades.

De la Garza Enrique (2003), Reestructuración Productiva, Empresas y Trabajadores en México al inicio del siglo XXI, México, Secretaría del Trabajo y Previsión Social/FCE.

De La O Martínez Eugenia (2006), « Geografía del trabajo femenino en las maquiladoras de México » Papeles de población, Vol. 12 nº 49, 91-126. ULR: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-74252006000300005

Cota María (2004), « Estructura organizacional de las empresas de la confección de Zapotlanejo, Jalisco », Problemas del Desarrollo, n° 138, 155-176.

Estrada Margarita (1996), Después del despido. Desocupación y familia obrera, México, CIESAS.

Guadarrama Rocío (2000), « La cultura laboral », dans De la Garza Enrique (dir.), Tratado latinoamericano de sociología del trabajo, México, Fondo de Cultura Económica.

Guadarrama Rocío, Hualde Alfredo & López Silvia (2012), « Precariedad laboral y heterogeneidad ocupacional: una propuesta teórico-metodológica », Revista mexicana de sociología, n° 2, 213-243.

Hernández Marcela & Basave Jorge (dir.) (2007), « Los estudios de empresarios y empresas: una perspectiva internacional », México, IIEc-UNAM/ UAM/Plaza y Valdés.

De la Garza Enrique & Hernández Marcela (dir.) (2018), « Configuraciones productivas y laborales en la tercera generación de la industria automotriz terminal en México », México, Miguel Ángel Porrúa/UAM.

Ibarra Eduardo (dir.) (2009), Estudios Institucionales: caracterización, perspectivas y problemas, México, UAM-Cuajimalpa/GEDISA.

León Carlos (2016), « Management y hegemonía empresarial. El caso de Franklin Covey en la compañía minera MICARE en Coahuila, México », Theomai, n° 33, 10-27.

León Carlos (2017), « La fragmentación del sindicalismo minero-metalúrgico: entre la persecución a Gómez Urrutia y las estrategias corporativas de cambio organizacional », El Cotidiano, n° 201, 107-118.

Guadarrama Rocío (2000), « La cultura laboral », dans De la Garza Enrique (dir.), Tratado latinoamericano de sociología del trabajo, México, Fondo de Cultura Económica.

Leyva Marco (1990), Modernización y sindicalización en Ferrocarriles Nacionales de México: 1970-1988, Tesis de Maestría en Sociología Política, México, Instituto de Investigaciones Dr. José Ma. Luis Mora.

Leyva Marco & Rodríguez Javier (2002), « Democracia y legitimidad en los sindicatos de aviación », dans De la Garza Enrique (dir.), Reestructuración empresarial, democracia, representatividad y legitimidad sindical en México, México, UAM/INET/ Centro Americano para la Solidaridad Sindical e Internacional - AFL-CIO/ Plaza y Valdés editores, Vol. II.

López Guadalupe & Morales Juan (dir.) (2019), « Estudios sobre la precariedad y el trabajo en la Región Centro Occidente », Guadalajara: Universidad De Guadalajara.

Martínez Eleocadio (2009), « Convertirse en ex obreros. La experiencia de los ex fundidores de Monterrey », Estudios Sociológicos, n° 81, 837-859.

Maza Octavio & Ortiz Dolly (2015), En el mismo Barco Reflexiones sobre la producción, el trabajo y las redes sociales: El caso de Uriangato, Guanajuato, Aguascalientes, Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Maza Octavio & Pasillas Omar (2014), « Las Comunidades De Producción Textil En El Centro De México », Revista Politica & Trabalho, n° 41 227-248.

Maza Octavio (2014), Estudios sobre el trabajo de la región centro de México, Aguascalientes, Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Melgoza Javier (1992), Sindicalismo y cultura política en el SME, Tesis de Maestría en Sociología del Trabajo, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.

Melgoza Javier y Montesinos Rafael (2002), « Representatividad democracia y legitimidad en el Sindicato Mexicano de Electricistas », dans De la Garza Enrique (dir.), Reestructuración empresarial, democracia, representatividad y legitimidad sindical en México, México, UAM/INET/ Centro Americano para la Solidaridad Sindical e Internacional - AFL-CIO/ Plaza y Valdés editores, Vol. III.

Mendoza Gabriel (2017), La fábrica de la crítica. Los trabajadores "subcontratados" de la industria electrónica en México, México, ITESO/Universidad Iberoamericana.

Pacheco Edith (2004), Ciudad de México, heterogénea y desigual: un estudio sobre el mercado de trabajo, México, Colegio de México.

Pacheco Edith, De la Garza Enrique & Reygadas Luis (2011), Trabajos atípicos y precarización del empleo, México, El Colegio De México.

Peña Florencia, Pérez Abel & Sánchez Sergio (2009), Trabajo Precario: Expresiones En Distintos Contextos Laborales, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Puga Cristina (2009), « Ciencias sociales. Un nuevo momento », Revista Mexicana de Sociología [En lígne], mis en ligne le 18 mai 2010, Consulté le 01 avril 2020. URL: http://www.revistamexicanadesociologia.unam.mx/index.php/rms/article/view/17785

Quintero Cirila (2001), « Experiencias organizativas en la industria maquiladora de México », Nueva Antropología. Revista de ciencias sociales, nº 59, 75-91.

Ravelo Patricia & Sánchez Sergio (2006), « Resistencia individual y colectiva ante la violencia de género. La experiencia de las obreras de las maquiladoras de Ciudad Juárez », La ventana. Revista de estudios de género, n° 24, 380-404.

Reygadas Luis (1993), « Resignificación obrera de la cultura de la calidad global », ResearchGate [En ligne], mis en ligne le 19 octobre 2017, Consulté le 20 avril 2020. URL: https://www.researchgate.net/publication/45353294

Salas Carlos (2006), « El sector informal: auxilio u obstáculo para el conocimiento de la realidad social en América Latina », dans De la Garza Enrique & Cortés Edgar (dir.), Teorías sociales y estudios del trabajo: nuevos enfoques, Barcelona, Anthropos, 130-148.

Sánchez Sergio & Belmont Edgar (2006), « Los Sindicatos en la Transición: Interpretaciones y Debates en América Latina », dans De la Garza Enrique (dir.), Teorías sociales y estudios del trabajo: nuevos enfoques, Barcelona, Anthropos, 130-148.

Sánchez Sergio & Melgoza Javier (2016), « Reestructuración en las maquiladoras de Ciudad Juárez y respuesta obrera (2008-2015) », El Cotidiano, nº 200, 99-110.

Sánchez Sergio & Ravelo Patricia (2010), « Cultura obrera en las maquiladoras de Ciudad Juárez en tiempos catastróficos », El Cotidiano, nº 164, 19-25.

Sánchez Sergio (1996), « Obreras y liderazgo sindical: El poder en una maquiladora», Nueva antropología, nº 49, 101-116.

Soto Enrique (2017), « Industria aeroespacial e inclusión social en Querétaro. El caso de Bombardier Aerospace», dans Carrillo Jorge, Bensusán Graciela & Micheli Jordy (2017), ¿Es posible innovar y mejorar laboralmente?: estudio de trayectorias de empresas multinacionales en México, Universidad Autónoma Metropolitana, Casa abierta al tiempo.

Veloz Areli (2010), « Mujeres purépechas en las maquiladoras de Tijuana: entre la flexibilidad y significación del trabajo», Frontera Norte, nº 44, 211-236.

Haut de page

Notes

1 La Asociación mexicana de estudios del trabajo se fundó en 1997, su congreso nacional se desarrolla cada dos años. En último congreso de 2020 se convocaron a 14 mesas temáticas, mientras que en 2013 se presentaron 4.

2 En el periodo 1994-2006, la reestructuración se extendió, principalmente, en el transporte ferroviario, la infraestructura carreta y la producción de electricidad. Dicho proceso se extendería con la aplicación de las herramientas gerenciales y con la reforma energética en el año de 2013, con la cual se profundizó en la apertura de sector eléctrico y el petrolero.

3 Las maquiladoras son fábricas de ensamblaje de componentes o de productos finales en una gama amplia de sectores: automotriz, electrónica, textil, equipo medical, etc., destinados esencialmente a la exportación e instaladas, en un inicio, en la zona fronteriza con los Estados Unidos. Estas unidades productivas se han beneficiado de diferentes ventajas fiscales y de un esquema de regulación laboral especifico.

4 Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico (1989). Disponible en: http://revistas.bancomext.gob.mx/rce/magazines/175/6/RCE6.pdf

5 ENOE (2020) Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Disponible en: https://www.inegi.org.mx/temas/empleo/.

6 Los “corredores industriales” son el fruto de una política territorial que favorece la creación de infraestructura como el trasporte, ligado a las exigencias del justo a tiempo, y de acuerdos que favorecen la inversión y la instalación de fábricas como, por ejemplo, la explotación de recursos naturales (agua para la agro-industria) y la subvención estatal para la formación de los asalariados (en particular, con la creación de escuelas que certifican la cualificación de la mano de obra). La representación cartográfica muestra la conexión entre los parques industriales a través de la infraestructura para el transporte terrestre o aéreo de los productos.

7 Del total, 11,9 % se ubica en el sector primario, 23.3 en el secundario y 63.7 en el terciario. 1.1% fue no especificado.

8 Esta categoría contempla a trabajadores autónomos: profesionistas, artesanos y auto emprendedores, entre los que se encuentran los repartidores de alimentos y los choferes de los vehículos de transporte.

9 La estadística en México designa a los trabajadores y las trabajadoras sin remuneración a aquellos que apoyan, en el lugar de trabajo o al margen, a los trabajadores autónomos o a las empresas familiares (comedores, servicios diversos, por ejemplo).

10 INEGI, resultados de la encuesta telefónica de ocupación y empleo (ETOE), cifras oportunas de abril de 2020. Disponible en: https://bit.ly/3dG97AI

11 La gramática de la transición democrática (todavía bajo el régimen del PRI) surgió en los años 90 como respuesta a la falta de legitimidad de los gobiernos que aplicaron la política neoliberal. A pesar del cambio de poder en 2000, las políticas neoliberales continuaron hasta 2018.

12 INEG, Encuesta mensual de la industria manufacturera (EMIM). Disponible en: https://bit.ly/3dJMP0G

Haut de page

Table des illustrations

URL http://journals.openedition.org/nrt/docannexe/image/10189/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 370k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Edgar Belmont et Octavio Maza-Díaz, « México: la apertura y los límites de la sociología del trabajo »La nouvelle revue du travail [En ligne], 19 | 2021, mis en ligne le 01 novembre 2021, consulté le 30 novembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nrt/10189 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nrt.10189

Haut de page

Auteurs

Edgar Belmont

Universidad Autónoma de Querétaro

Octavio Maza-Díaz

Universidad Autónoma de Aguascalientes

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La Nouvelle Revue du Travail est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search