Navigation – Plan du site

Editorial (Español)

La Nouvelle Revue du Travail
Cet article est une traduction de :
Éditorial [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Editorial (English) [en]

Texte intégral

1Este número 16 de la Nouvelle Revue du Travail es un número especial, fruto de las decisiones que se tomaron en el colectivo “Revistas en lucha” que reagrupa más de 150 revistas de Ciencias Humanas y Sociales (SHS). Aparece con un mes de retraso a causa del cambio de programación surgido por la participación de la NRT en el movimiento social de las revistas, luego de la imposibilidad de reunirse físicamente durante la pandemia. Reúne seis artículos estrechamente ligados a las luchas recientes y a su anclaje histórico: son artículos que nos facilitaron otras revistas que tratan otros ámbitos científicos u otras disciplinas. Todos abordan los cambios socioeconómicos desde un punto de vista crítico para esclarecer las luchas sociales contemporáneas o las reacciones de las poblaciones. El objetivo de este editorial retoma este planteamiento sin precedente de la creación de una especie de común que recopila decenas de artículos científicos, para mostrar la voluntad política de oponerse a un proyecto de ley que va en contra de la producción y de la difusión de los conocimientos científicos.

2Para hacer un balance y para nuestros lectores en el extranjero, resumimos aquí en varios actos el fundamento de las luchas sociales de los trabajadores en general y de los universitarios en particular a finales de 2019 y a principios de 2020.

Primer acto: las jubilaciones

  • 1 El argumento de la multiplicidad y de la complejidad de los regímenes de jubilaciones existentes fu (...)

3El gobierno francés emprendió una reforma profunda del sistema de jubilaciones cuyo primer móvil declarado era el de hacer más igualitario el monto de las pensiones pagadas a los jubilados; la edad del inicio de la jubilación y la forma de cálculo de las pensiones difieren según los sectores y se organizan en numerosos regímenes especiales.1 En la función y los sectores públicos donde los asalariados son en promedio inferiores del 20 al 40 % en relación con los del privado, el cálculo del monto de las pensiones se hace sobre los seis últimos meses de actividad, lo que es más ventajoso que en el sector privado donde el cálculo se hace sobre los 25 mejores años de actividad.

  • 2 Para entender cómo ha podido durar tanto tiempo este movimiento, véase las condiciones sociales y d (...)
  • 3 La primera vez que se utilizó esta noción fue durante el movimiento social del invierno de 1995, co (...)

4La voluntad del Presidente de la República, siguiendo en esto su programa electoral, era crear un sistema único, presentado como más justo y más igualitario. ¡Se había vuelto una cuestión de sentido común! Salvo que los y las que sabían lo que iban a perder sin garantía de obtener algunas ventajas en el nuevo sistema se rebelaron: así pues, los asalariados de la SNCF y la RATP frenaron la actividad económica y social durante dos meses,2 ampliamente sostenidos por los funcionarios y por otros sectores muy comprometidos con el proyecto, pero numéricamente más débiles: los abogados, los docentes, los investigadores, etc. Este movimiento social, cuyo rechazo del nuevo sistema era compartido, gozó de la simpatía de la población (véase el artículo “Cinco mujeres alejadas de la lucha contra la reforma de las jubilaciones”) y de los asalariados del sector privado que difícilmente podían participar en una huelga larga: se ha hablado, una vez más,3 de “huelga por procuración”.

  • 4 El programa electoral de Emmanuel Macron afirmaba además que el aspecto financiero no estaba involu (...)

5Ante la falta de popularidad de su propuesta de reforma, el gobierno trató de justificar el fundamento de otra manera: solicitó a los expertos nuevas proyecciones sobre el financiamiento de las jubilaciones. Mientras que las perspectivas anunciadas a principios de 2019 contemplaban un equilibrio relativo,4 los nuevos cálculos anunciaban déficits abismales de varias decenas de millardos de euros anuales… En lugar de calmar el juego conduciendo a los trabajadores a mostrarse más razonables, este nuevo dato fue interpretado como la confesión del verdadero móvil de la reforma: alargar el periodo de la vida activa reduciendo el monto de las pensiones por pagar, teniendo como corolario la creación del sistema de jubilaciones por capitalización tal como funciona en algunos países anglosajones (véase el artículo sobre BlackRock, consejo ante el gobierno francés). Por ejemplo, las pensiones de los funcionarios deberían bajar del 20 al 35 % según las situaciones y los sectores; para compensar esta reducción, el gobierno prometió un aumento de los salarios del 20 % de los docentes, sin detallar ni los plazos ni las modalidades. A dichos docentes no se les engañó y siguieron expresando su descontento. Los analistas, sindicalistas, economistas, sociólogos, también mostraron de qué manera este nuevo régimen era profundamente desfavorable a todos aquellos que no pueden dejar constancia de una continuidad de cotizaciones: se trata de las mujeres que dejan de trabajar algunos años para educar a sus hijos (¡aquí se está lejos de la igualdad de género!), que ocupan el 80 % de los empleos de tiempo parcial y de todos los asalariados precarios cuyo número detona actualmente en la subcontratación, el trabajo temporal, el trabajo a destajo en las plataformas digitales o, más generalmente, en el autoempresariado.

  • 5 Este artículo de la constitución de la V República permite al Primer Ministro comprometerse con la (...)

6El mundo universitario y de la investigación —pilares fundamentales de la revistas— estaba doblemente afectado: por una parte, entre los titulares de la función pública cuyo monto de la pensión iba a disminuir, mientras que la edad de inicio de la jubilación para gozar de una jubilación con pensión completa se difería; por otra parte, entre los muy numerosos precarios, que representan entre el 35 y 45 % del tiempo trabajado en el mundo académico, para los cuales el monto de la jubilación, ya bajo, debía bajar más. Aunque jamás se expresó claramente, luego del movimiento de los chalecos amarillos (2018-2020), la reforma de las jubilaciones que se reivindicaba como una exigencia de igualdad en beneficio de los asalariados de la parte baja de la escala social, se percibió como una profunda hipocresía del Presidente de la República y de su gobierno: entre un asalariado pagado en el SMIC y ciertos patrones, o altos funcionarios del sector financiero y de las empresas, las diferencias van de 1 a 100 incluso a 150 (véase el artículo “Cuando los ‘primeros de la cuerda’ cortan la cuerda tras ellos… y crean su régimen especial”). ¿Qué sucedió con los expertos y algunos líderes empresariales progresistas que regresaban de Japón durante la década de 1980 extasiándose con la escala de los ingresos que iban de 1 a 7? En efecto, es una buena farsa hacer frente al sistema francés de las jubilaciones en nombre de la igualdad social cuando uno calla —o que uno desarrolla— los verdaderos desequilibrios de los ingresos de los activos que alcanzan los más altos niveles ya enunciados. Es comprensible entonces que la única vía que quedaba en un gobierno cuestionado fue recurrir al artículo 49.3 —una especificidad francesa en Europa entre las democracias occidentales— acto autoritario si existe,5 para hacer que se adoptara el proyecto de reforma de las jubilaciones por la Asamblea Nacional en marzo de 2020 (véase el artículo “Ciencias en peligro”).

Segundo acto: la reforma de la investigación científica

7Paralelamente a esta reforma de las jubilaciones, el mismo gobierno pretendía seguir las recomendaciones de un informe —en realidad, de tres informes que se entrelazan— para preparar la Ley de Programación Plurianual de la Investigación (LPPR) que debía adoptarse en la primavera de 2020. Para entenderlo, basta referirse a una declaración estruendosa, si no por lo menos sorprendente del PDG del CNRS: “Se requiere una ley ambiciosa desigual —sí, desigual, una ley virtuosa y darwiniana, que aliente a los científicos, los equipos, los laboratorios, los establecimientos más eficientes en la escala internacional” (Les Échos, 26 de noviembre de 2019). Por lo tanto, ésta es la desigualdad de recursos de investigación entre laboratorios, elevada al rango de emulador: privilegiar ciertos laboratorios (y ciertas disciplinas) y hacer que otros desaparezcan para que gane Francia en la carrera del conocimiento medida con el criterio de la muy famosa clasificación de Shanghai.

8La programación plurianual de la investigación no prevé llenar el atraso de Francia en el financiamiento de la R&D (2.3 % del PIB mientras que países como Corea del Sur invierten más del doble), sino reorientar los recursos hacia las disciplinas y los laboratorios cuyos resultados son directamente útiles al sector privado. Esto pasa por el control centralizado de la investigación a través del fortalecimiento del papel de las agencias de evaluación y de asignación de los recursos. Así pues, el informe que prefigura la ley considera se preocupa, en su comparación internacional, por la baja proporción de los financiamientos para proyectos en Francia, sin cuestionar en ningún momento la eficacia de este proceso de financiamiento. Los autores constatan el desaliento de los investigadores frente a la incesante disminución de las posibilidades de éxito de sus presentaciones de proyecto, que cayeron al 11 % en 2015 y proponen un alza de esta tasa de éxito al 25 % incluso al 40 %, lo que necesitaría un aumento de presupuesto de la ANR de 0.5 a 2 millardos de euros anuales (es de 680 millones de euros actualmente); es lo que desestima el Ministerio de Finanzas. La solución pasará por la reducción de las subvenciones para el funcionamiento de los laboratorios, la cooperación obligatoria entre éstos y la estrecha asociación de las empresas con los proyectos.

9Este financiamiento por proyecto es coherente con las transformaciones radicales del reclutamiento y de las carreras de los investigadores y docentes-investigadores que estarán cada vez más vinculados con su capacidad para obtener contratos. Así pues, los jóvenes investigadores tendrán que proponer contratos con duración indeterminada de misión científica que estarán alineados con la duración de los proyectos (en otras palabras, con duración determinada…), o contratos de postdoctorado “joven investigador con duración determinada para mejorar los inicios de carrera en la investigación pública”, dice el informe (pp. 7-8). El sistema nacional de reclutamiento por comisiones paritarias de evaluación de los candidatos (en las grandes instituciones de investigación como el CNRS o en el Ministerio de Enseñanza Superior vía el Consejo Nacional de las Universidades) desparecerá en beneficio de un reclutamiento de tipo tenure-track organizado por los establecimientos. Estos contratos de una duración de 5 a 7 años, llamados “contratos condicionales”, no culminarán necesariamente con una titularidad, puesto que esta última estará condicionada por la “capacidad demostrada para obtener financiamientos bajo contrato”.

10En resumen, la organización de la precarización de los investigadores y de los docentes-investigadores, o ya sea también su apertura a la competencia (incluso entre generaciones) parece coherente con el control centralizado de la investigación basado en el financiamiento por proyecto; la inestabilidad estatutaria de los investigadores los lleva a aceptar las reglas de una investigación de la que se les privará cada vez más. Por su parte, los titulares verán sus ingresos —aumentados con nuevas primas que deben recuperar la diferencia de los salarios ¿sueldos? franceses— vinculados con sus resultados exigidos por los comanditarios públicos y privados.

11El mismo informe de más de doscientas páginas sólo reserva una sola página a las Ciencias Humanas y Sociales. Al reconocer que las evaluaciones bibliométricas no corresponden necesariamente a la naturaleza de sus planteamientos, recomienda ampliamente que se asocien las SHS a los proyectos interdisciplinarios con las ciencias naturales: si en absoluto esta cooperación es deseable, también se conocen los riesgos de instrumentalización o las dificultades en caso de divergencias de los puntos de vista.

12El carácter sistémico y brutal de la transformación de la investigación y de la universidad tanto a nivel de la autonomía de las orientaciones elegidas por los universitarios como del desarrollo de su precariedad ha creado un profundo movimiento de oposición para la reforma que desea el gobierno.

Epílogo: las revistas SHS amenazadas

13En Francia, la mayor parte de las revistas de SHS —en particular las más recientes que han surgido con las posibilidades que ha abierto la difusión digital— sólo viven con el voluntariado de los investigadores que dirigen los comités de redacción y gracias a un personal técnico en general en los estatus precarios. La mayoría de los editores, revisores, correctores, formadores, diseñadores, etc. no son titulares, o bien, son autoempresarios. También es cierto para el personal de OpenEdition, la gran estructura que alberga a varios cientos de revistas como la NRT, donde una gran parte del personal sobrevive en estatus precarios. Luego de las promesas que se hicieron en el pasado en cuanto a la estabilización de su empleo, la LPPR pone fin a cualquier esperanza: este anuncio los congregó y los llevó a entrar en acción ante la ley en vías de discusión en la Asamblea Nacional en la primavera de 2020 (véase el artículo que sigue a este editorial). La reducción de los financiamientos fuera de contratos de investigación y la perpetuación de la precariedad del personal-soporte de las revistas de SHS amenazan su existencia. Agreguemos que las cargas administrativas crecientes que pesan sobre los investigadores y, sobre todo, sobre los docentes-investigadores (titulares o no) restringen los intervalos temporales de disponibilidad para escribir artículos, para proceder a su evaluación o para dirigir los comités de redacción.

14Además, el mismo informe que prefigura la ley sólo le otorga una media página a “la ciencia abierta”, es decir, a la open access de los conocimientos científicos que fue uno de los grandes proyectos de los gobiernos precedentes. Esto presagia la búsqueda de la subasignación de OpenEddition, el actor de esta política del CNRS, en materia de difusión de los trabajos de los científicos de l’Hexagone, pero sobre todo de la lengua francesa y de la cultura francófona en el mundo. No solamente OpenEdition no tiene los recursos para financiar sus planes de desarrollo, en particular en lo internacional, sino que se puede intuir el lento abandono de esta plataforma francesa, lo que colocaría a las revistas de lengua francesa bajo las horcas caudinas de los grandes editores internacionales de revistas. Ahora bien, sus principios académicos no son los nuestros, puesto que la ganancia es su razón de ser: cada uno de los cuatro grandes grupos que dominan la edición académica muestra resultados anuales que se sitúan entre 0.3 y 2 millardos de euros…

15Finalmente —aquí la cuestión sobrepasa el único espacio francés francófono—, otra amenaza pesa sobre las revistas de las SHS, la que promueven los extremistas del open access. Si este último permite, gracias a lo digital, el acceso gratuito o a muy bajo precio de las revistas SHS a lectores dispersos en el planeta, la facilidad digital ha llevado a la invención de la open peer review (evaluación abierta por los pares). Hasta hoy en día, los evaluadores anónimos, elegidos por el comité de redacción por sus capacidades y fuera de cualquier conflicto de intereses, emiten su opinión motivada por los artículos, que se mantienen en el anonimato. En cuanto a las ciencias naturales una tendencia, que se confirma, va en el sentido de la publicación de las evaluaciones (que no son anónimas) en los sitios de las revistas: en efecto, el proceso de publicación no es el mismo que en las SHS y los artículos se discuten públicamente antes de su edición definitiva.

  • 6 La structure des révolutions scientifiques, Flammarion, 1972 [1962].

16La primera amenaza reside en una especie de uniformización del pensamiento en las SHS con una acentuación del dominio de una —o de algunas— de las corrientes de pensamiento: en efecto, las opiniones y las evaluaciones de los artículos “fuera de las normas” o innovadores corren el riesgo de ser muy mal recibidos, incluso aplastados por el convencionalismo científico (véase Thomas Kuhn).6 En efecto, las ciencias naturales trabajan de manera distinta, con objetos frecuentemente más circunscritos y métodos más bien compartidos: los debates sobre los resultados y sobre los artículos que los presentan son, por lo tanto, también más focalizados. La importación del modelo de la open peer review en las SHS ignora las diferencias y la historia que han construido todas las disciplinas. En otros términos, este modelo y la probable uniformización del pensamiento ponen en tela de juicio la diversidad y la multiplicidad de las revistas en SHS que perderían su razón de ser.

17La segunda amenaza es la de la desaparición de las revistas mismas,7 los debates científicos que tienen lugar en plataformas especializadas (una especie de “redes sociales científicas” con una trivialización de las discusiones, en las cuales participarían internautas no siempre preparados científicamente) gratuitas o controladas por los grandes editores internacionales de hoy. Ahora bien, la existencia de una diversidad de revistas de SHS en el mismo ámbito, o combinando varios ámbitos, es actualmente una riqueza irremplazable, generadora de conocimientos en un contexto de emulación entre revistas. En este sentido, el fin de las revistas o su pérdida de visibilidad en un océano de informaciones sólo puede conducir a la normalización del pensamiento mucho más estimulada que hoy en día.

18La tercera amenaza se centra en la lengua con el riesgo de que el inglés se vuelva la única lengua de los intercambios. Más aún, se plantea la cuestión de la cultura científica entendida como forma original de plantear las cuestiones y de construir los conceptos, en cada nación y en cada lengua. Todos los que han trabajado en proyectos de investigación internacionales saben cuánto tiempo se necesita, en SHS, para ponerse de acuerdo, entre investigadores de diferentes culturas, en el contenido de los conceptos, en sus usos y en los planteamientos científicos mismos. La propia estructura de los artículos es muy diferente en el mundo anglosajón y en el mundo francófono. De nuevo, este modelo conduce a la uniformización del pensamiento, resultado inverso a la esencia de los principios de la investigación científica. Una vez más, las diferencias son sensibles con las ciencias naturales y la alineación de nuestras prácticas con estas últimas comprometería sus especificidades, en particular en su dimensión crítica.

19En fin, más allá de la estructuración de los debates científicos, se formula el problema del porvenir de los empleos y del personal vinculado a las revistas de las SHS, inclusive de OpenEdition, en un nuevo mundo donde plataformas automatizadas remplazarían la multiplicidad de las revistas. ¿Acaso no es una fuente de ahorro para el poder público que induce esta nueva forma de racionalización del trabajo intelectual?

  • 8 Véase: European Commission, Call for tenders RTD/2019/OP/006/ Open Research Europe – The European C (...)

20Como la amenaza no es un producto de la imaginación, la Comisión Europea lanzó una convocatoria en julio de 2019 para la creación de una “European Commission Open Research Publishing Platform”.8 El desarrollo del proyecto será necesariamente bastante largo, con efectos a mediano plazo, pero es indispensable participar en los debates más bien complejos y, sobre todo, técnicos con la finalidad de no dejárselos a los expertos o a los tomadores de decisiones europeos.

21****

22En este número, sólo un artículo trata sobre las condiciones de vida y de trabajo durante la pandemia (“El COVID-19, la guerra y los barrios populares”), porque este hecho es demasiado reciente para que sea posible hablar más de él en este momento. Varias investigaciones están en curso, en particular sobre el teletrabajo durante la crisis sanitaria y después; numerosos artículos sobre los efectos sociales de la pandemia aparecerán en los meses venideros, incluso para interpretar “lo que ya no será como antes”. La Nouvelle Revue du Travail publicará los más innovadores.

23Para terminar, en la presente entrega todos los artículos están firmados Camille Noûs, del Laboratorio Cogitamus. Se trata de una decisión colectiva del movimiento “Revistas en lucha”, en el que participa la Nouvelle Revue du Travail. Camille Noûs es una denominación colectiva con un nombre epiceno (de género neutro) y un apellido colectivo, concebido para afirmar el carácter de colaboración y abierto de la creación y de la difusión de los conocimientos, bajo el control de la comunidad académica. Noûs es portador de un Nous colegial, que hace referencia al concepto de razón heredado de la filosofía griega. El laboratorio Cogitamus es una institución deslocalizada, que reúne científicos de todas las esferas disciplinarias y de todas las nacionalidades al cual Camille Noûs está adscrito.a

24Firmar con un nombre genérico en decenas de artículos en diferentes revistas constituye un fuerte signo del rechazo colectivo del uso que se hace actualmente de la bibliometría en las evaluaciones de los investigadores y de los laboratorios: se trata de limitar el lugar de lo cuantitativo en estas evaluaciones en beneficio de dimensiones más cualitativas. En fin, el uso colectivo de un solo nombre de autor que pertenece a un solo laboratorio participa también en el rechazo a todos los rankings de los laboratorios o de las universidades, de los que se conocen los efectos perversos en la asignación de los recursos humanos y financieros.

25Traducido por Sylvia Pratt

Haut de page

Notes

1 El argumento de la multiplicidad y de la complejidad de los regímenes de jubilaciones existentes fue fundamental para justificar el paso a un “régimen universal”. Pero resultó falaz por una parte porque el número de regímenes particulares fue muy exagerado y porque sólo implican al 20 % de los trabajadores.

Cfr. https://www.liberation.fr/checknews/2019/09/24/combien-y-a-t-il-en-france-de-regimes-speciaux-de-retraites-et-combien-de-beneficiaires_1753059

2 Para entender cómo ha podido durar tanto tiempo este movimiento, véase las condiciones sociales y de trabajo en el artículo “Invisibilisation de la pénibilité au travail, mixité et rapports de genre” y la entrevista con Bernard Thibault, antiguo secretario general de la CGT.

3 La primera vez que se utilizó esta noción fue durante el movimiento social del invierno de 1995, como lo recuerda la entrevista con Bernard Thibault.

4 El programa electoral de Emmanuel Macron afirmaba además que el aspecto financiero no estaba involucrado : “después de veinte años de reformas sucesivas, el problema de las jubilaciones ya no es un problema financiero. Los trabajos del Consejo de Orientación de las Jubilaciones, que hacen referencia, lo demuestran : por primera vez desde hace décadas, las perspectivas financieras permiten contemplar el futuro con ‘una serenidad razonable’” https://en-marche.fr/emmanuel-macron/le-programme/retraites

5 Este artículo de la constitución de la V República permite al Primer Ministro comprometerse con la responsabilidad del Gobierno ante la Asamblea Nacional, para hacer que se adopte un proyecto de ley sin proceder al voto de la Asamblea sobre dicha ley, lo que equivale a hacer que se adopte un proyecto de ley sin debate en cuanto al fondo.

6 La structure des révolutions scientifiques, Flammarion, 1972 [1962].

7 Véase, por ejemplo, Pierre Carl Langlais (en particular la conclusión) : https://www.eprist.fr/wp-content/uploads/2020/03/EPRIST_I-IST_Note-Synthese_Evaluation-ouverte_Mars2020.pdf

8 Véase: European Commission, Call for tenders RTD/2019/OP/006/ Open Research Europe – The European Commission Open Research Publishing Platform. Open procedure.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

La Nouvelle Revue du Travail , « Editorial (Español) »La nouvelle revue du travail [En ligne], 16 | 2020, mis en ligne le 20 mai 2020, consulté le 16 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/nrt/6881

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La Nouvelle Revue du Rravail est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo La NRT est soutenue financièrement par
  • Logo CNRS INSHS
  • Logo Centre Pierre Naville - Université d'Evry
  • Logo Laboratoire Printemps (professions, institutions et temporalités)
  • Logo Centre Emile Durkheim
  • Logo Laboratoire lorrain de sciences sociales - Université de Lorraine
  • Logo IRISSO - Dauphine université Paris
  • Logo Multidisciplinaria de Estudios sobre el Trabajo (UMEST) - Universidad Autónoma de Querétaro
  • Logo La NRT est aussi reconnue et soutenue par
  • Logo HCERS
  • Logo Fondation Maison des sciences de l'homme
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals