Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Coloquio Internacional GRESCH: "¿Chile de país modelado a país modelo?" (Santiago, 5 y 6 de septiembre 2007) – Coloquio realizado en la Biblioteca de Santiago de Chile el 5 y 6 de septiembre 2007
Laetitia Rouviere

¿Una difusión descentralizada del modelo chileno?

Municipios andinos y políticas de desarrollo en la triple frontera “aymara”  (Chile-Perú-Bolivia)
[14/01/2008]

Résumés

In the field of transborder municipal cooperation with Peru and Bolivia, Chile tends to impose itself as a local, national and regional leader. But the case of recognition of an “aymara” territory of rural development rather reveals Chile as an undirect model. This article analyses the concrete modalities – socio-political practices at multiple levels and the consecuent discursive adaptations – of the Chilean investment on its north boundary. To fulfill that investment, local political actors and central administrations mobilizate international networks to support a project of subregional integration. The descentralized and transborder caracter of the initiative finds limits at the moment to concrete the search of external financial support.

Haut de page

Texte intégral

1Al contrario de lo que pasó en la mayoría de los países latinoamericanos, la descentralización en Chile fue previa a la transición democrática. Los municipios chilenos vieron su rol crecer a partir de los años 1980, especialmente con la transferencia temprana de competencias en cuanto a servicios básicos como la educación y la salud. Como en otros países, las competencias en materia de desarrollo local fueron delegadas a una supuesta cooperación entre regiones y municipalidades, que se traduce generalmente en lo concreto por un fenómeno de “centralización regional” a favor de las metrópolis urbanas. La territorializacion de lo político en medio rural andino la acompañan dos procesos que tienden a contrapesar las dificultades generadas por estos cambios. Por una parte, la figura de la asociación de municipios se generaliza para la elaboración de proyectos regionales y la búsqueda de mayor visibilidad y apoyo al nivel nacional. Por otra parte, las políticas municipales se fomentan de manera creciente en cogestión con actores de la sociedad civil como ONG’s y con agentes de cooperación extranjera y instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

2En la triple frontera entre Chile, Perú y Bolivia, alcaldes chilenos lanzaron una experiencia original, que consiste en adaptar la idea de la asociación de municipios al ámbito transfronterizo para la elaboración de políticas de desarrollo rural. La Alianza Estratégica Aymaras Sin Fronteras (AE) agrupa desde 2001 a cinco asociaciones preexistentes en los marcos nacionales1. La referencia a la cultura aymara como memoria y como fuente de productos potencialmente exportables sustenta un discurso local orientado hacia la construcción de un territorio político transfronterizo. Permite a los alcaldes fronterizos sobrepasar una línea de demarcación estructuralmente conflictiva desde su creación con la guerra del Pacifico (1879-1884), y donde las disputas diplomáticas siguen siendo vigentes a pesar del acercamiento de Chile a la CAN (Comunidad Andina de Naciones) en  2006. Paralelamente a las dinámicas de integración macroregionales, los alcaldes fronterizos juegan en el registro discursivo del nexo entre etnicidad y territorio ancestral para buscar un reconocimiento que no sea solamente vertical y estatal, sino también y ante todo internacional. La visibilidad internacional que otorga la ubicación fronteriza permite entonces a los alcaldes hacer usos novadores del límite nacional y proponer una redefinición de la frontera en función del objetivo prioritario de apoyo financiero internacional.

3En este proceso de apropiación subregional de la frontera, la parte chilena se halla en posición de líder, desde las iniciativas locales hasta la recuperación ulterior del proyecto por el apoyo técnico-político nacional y regional. ¿Cómo explicar la predominancia chilena en este caso? ¿Se puede interpretar como un caso de difusión territorial del modelo chileno desde los municipios andinos? En sociología política, la noción de modelo se puede definir como un “sistema de hipótesis, lógicamente correlacionadas entre ellas, por las cuales se explora el universo de los posibles para confrontarlo al universo de las realidades observables” (Braud, 2002: 651). Muchos trabajos de ciencia política coinciden en considerar que Chile se impone de manera creciente como ilustración perfecta del “buen gobierno”2. Más que considerar Chile un ejemplo en términos de buenas prácticas políticas o económicas, en este articulo se buscara según qué modalidades concretas este país se impone en la redefinición del sentido dado a la frontera. Utilizamos entonces la noción de modelo entendiéndola como su capacidad de decidir sobre la creación y la orientación de un territorio transfronterizo con Perú y Bolivia.

4Para describir este proceso, calificaremos más bien Chile de modelo indirecto, sosteniendo que su capacidad para modelar el territorio transfronterizo proviene precisamente de la especificidad de Chile como país modelado por excelencia. La integración de modelos externos no es pasiva, y supone, por una parte, la formación de las elites a su apropiación y a la manera eficiente de usarlos, y por otra parte su inserción en las redes sociales de determinación de las prácticas legítimas en un cierto periodo. El carácter modelado de Chile no sólo es parte de su historia sino que sigue vigente hoy en día. La herencia de la importación directa del modelo económico monetarista se complementa con los know how sociales que le permiten seguir adaptándose a los nuevos paradigmas internacionales – en nuestro caso relativos a las políticas de desarrollo – y  así imponerse como líder político-económico regional en el espacio fronterizo.

5Empezar por el punto de vista local para luego analizar las dinámicas nacionales de definición del limite territorial se justifica por el hecho de que este enfoque permite abordar la frontera como un proceso centro-periferias y confirmar la idea de Sahlins según la cual “las fronteras del territorio nacional son el fruto de una dialectica entre intereses locales e intereses nacionales” (Sahlins, 1996: 25). Por ello seguimos la cronología de los avances en el proceso de legitimación de las ambiciones transfronterizas municipales desde 2000.

Invertir la frontera

6La superación de la frontera a partir de los gobiernos locales se legitima por el reconocimiento y el financiamiento de actores externos al espacio fronterizo. Para los alcaldes, supone que lleguen a elaborar una estrategia de puesta en visibilidad del proyecto y que sepan cómo presentar el espacio transfronterizo como territorio naturalmente y socialmente integrado. En una primera etapa (2001-2004) son los alcaldes chilenos al origen de la idea de AE quienes logran asegurar la perennidad y la credibilidad de la alianza. La estrategia de estos alcaldes puede ser interpretada a la luz de su perfil sociológico y trayectoria de vida, así como por su capacidad a presentar su proyecto usando términos inteligibles para los probables proveedores de apoyo técnico y/o financiero.

Los empresarios de la causa transfronteriza : entre autoridades locales y ONG’s

7 “Mire. Mientras no cambia Francisco Humire, esta alianza va a sobrevivir. Cuando cambian a Francisco Humire esta alianza muere. Eso le digo derechamente”3. La AE es el proyecto de un hombre. De padre boliviano y madre peruana, Francisco Humire, alcalde de la comuna de Putre (Chile) desde hace veinte años, tiene la triple frontera dentro de si. Después de haber migrado a Arica para ejercer su profesión de empresario durante 25 años, entra en la política local regresando a su tierra natal despoblada, con un objetivo: “buscar mejores días para la gente de mi tierra, para mi etnia, para mi mundo aymara”4. De sus amistades con homólogos peruanos y bolivianos surge la idea de reunir los municipios fronterizos alrededor de un proyecto común en el objetivo de buscar fuentes extranjeras de apoyo al desarrollo de los espacios locales. Durante la feria anual de Putre en 2000 (Feria Regional Andina, Feran) se siembran las semillas de la Alianza Estratégica Aymaras Sin Fronteras, entre las asociaciones de municipios rurales de Tarapacá y Tacna (AMRAT) y las Mancomunidades de La Paz y Oruro.

8Más allá de las relaciones amistosas, consolidar esta unión requería convencer a los demás alcaldes fronterizos de la viabilidad del proyecto en términos de beneficios. Francisco Humire lo hizo. No cabe duda de que empezó en este momento a invertir de nuevo en lo político retóricas practicadas durante su vida de empresario. Pero este tipo de management público tiene orígenes más emblemáticos. Vinculado a la UDI (Union Democratica Independiente) - que recordémoslo, fue creada por los Chicago Boys “Gremialistas” en 1983 y sigue siendo el principal partido heredero de los años de Pinochet (Huneeus, 2005: 68) - este personaje aparece como producto directo de lo que se conoce como el modelo económico chileno. Iniciado  a las lógicas neoliberales particularmente difundidas en los municipios durante los años 1980, sigue presidiendo la AE desde el 2001. La herencia del carácter modelado de las reformas económicas chilenas se encuentra entonces aún en las periferias rurales del territorio nacional.

9Si el uso de la frontera es producto de la acción de los alcaldes chilenos con la figura central de Francisco Humire, en Perú y Bolivia el trabajo en este sentido se realiza más bien en cooperación con ONG’s locales dedicadas al desarrollo. Particularmente en el caso de Perú, la participación en el proyecto transfronterizo se inicia por el intermediario del CEPAD (Centro de Promoción y Asistencia para el Desarrollo). Los miembros de esta ONG fueron los primeros en apoyar la propuesta del alcalde de Putre en el año 2000 y de hecho la asociación de municipios de Tacna (AMRAT) es un resultado de su activismo hacia los alcaldes peruanos. La AMRAT se constituyó con el objetivo de ser parte de la AE más que como resultado de una dinámica asociativa entre autoridades. Una muestra de ello es que sigue, desde su nacimiento, las fluctuaciones de la AE: durante el paréntesis en la cooperación trinacional ocurrida entre 2004 y 2005 la AMRAT casi desapareció para reactivarse cuando se consiguió un financiamiento en 2006. La baja creencia a priori de los alcaldes peruanos en las ventajas potenciales de un territorio transfronterizo se nota en su esperanza decepcionada de ver “resultados”: “Si he trabajado en el año 2003-2004. Pero después hubo un poco de… Distanciamiento, cuando los objetivos que se han presentado no se han… No se han… No se han visto los objetivos en lo concreto. […] Mire, realmente aquí los… Los alcaldes están cuatro años por un periodo, y si integran a la alianza trinacional Aymaras Sin Fronteras lo que se quiere ver es los resultados rápidos. […] No esperar 2, 3, 4, 5 años, 6 años, y no, no… No llegan. O sea… El apoyo, no. Es un poquito que… Varios de los alcaldes han... Distanciado. Se ha visto por no asistir a las reuniones, y ya esta esperanza que tenían en esa alianza estratégica de buscar los objetivos, se ha… Se ha… Se ha desvanecido, no”5. Después de la CEPAD, otra ONG se encargó de poner en relación los alcaldes de Tacna.: ICOR (Corporación Internacional Desarrollo Transfronterizo) quien no sólo contribuye con un apoyo técnico, sino que asume todas las funciones de información y administración de la AMRAT. Se encuentra por lo tanto cumpliendo un papel político esencial para la perennidad de la AE, un papel que consiste también en vincularse con los alcaldes chilenos, siendo éstos el intermediario hacia las instituciones externas de apoyo al desarrollo.

10El caso boliviano se caracteriza por una participación conjunta y activa de municipios y ONG’s. Es el país con el mayor número de municipios participando en la AE: a las Mancomunidades de La Paz y Oruro se sumó la Mancomunidad de Los Lipez-Potosi en julio de 2006. El interés particular que manifiestan los alcaldes bolivianos en este proyecto se puede interpretar como resultado de un modo de gestión del desarrollo local ya muy abierto a la cogestión con ONG’s y agencias extranjeras de cooperación. Se relaciona con un conocimiento de los cuadros discursivos eficientes en las interacciones con los promotores del desarrollo y con la presencia del referente étnico en el conjunto de las esferas políticas nacionales. La reunión de estos dos fenómenos lleva a la elaboración de lo que Jean-Pierre Lavaud califica de “indianismos occidentales”, o sea particularismos políticos cuyos contenido y hasta existencia son determinados por la presencia de fuentes cooperantes extranjeras o internacionales (Lavaud, 2005).

11El liderazgo local chileno se inspira abiertamente de estas dinámicas. En efecto, uno de los principales motivos del presidente de la AE para establecer una dinámica de cooperación con peruanos y bolivianos fue acceder a los recursos internacionales del desarrollo que no podía conseguir perteneciendo a un país con alto nivel económico: “Me topé con la triste experiencia, o la triste respuesta que me dieron en el sentido de que Chile ya estaba exceptuado de ayuda de cooperación, porque Chile era un país en vía de desarrollo. Eso la verdad que me dejó muy, muy mal… Y con esta realidad que le acabo de contar no es cierto que en algunos casos municipios de Perú y Bolivia, que siempre han tenido acceso a ayuda de cooperación, que los municipios nuestros no lo tengan. En consecuencia de que estábamos en peor situación que ellos. Entonces eso era muy difícil de entender. Entonces nos costó mucho a nosotros agruparnos6. La solución más eficiente que encontró F. Humire para superarlo fue intentar incluirse en las redes de cooperación internacional, movilizando el tema étnico para justificar la pertenencia de la parte chilena la “cultura milenaria aymara”: “Entonces se me ocurrió no es cierto que aquí había que enfrentar el problema entre todos, ya. Y que teníamos una ventaja. Que era no es cierto que los municipios fronterizos de los tres países pertenecían no es cierto a la cultura milenaria aymara. Ese era nuestro sustento. Esa era nuestra potencialidad, que había que agarrarse de eso. […] Ya, y viendo experiencias ocurridas en otras partes del mundo, nosotros quisimos no es cierto aprovecharlas acá. Eso me costó muchos años, convencer a los alcaldes. Decirles que por esa vía, yo vislumbraba una opción digamos de poder desarrollarnos en forma conjunta”7.

12El origen de este proyecto transfronterizo se halla en la lógica emprendedora de un alcalde rural chileno que, manejando argumentos estratégicos para conseguir apoyo, presenta la región de Tarapacá de tal manera que los agentes de financiamiento la vean no sólo como una región chilena, sino también como parte de una zona de pobreza extrema. Dicha  argumentación requerirá la construcción de un territorio presentado como integrado naturalmente a pesar de división fronteriza, en base a una cultura aymara unitaria.

¿La frontera como estigma?

13La negación del efecto-frontera se acompaña entonces de la afirmación del territorio transfronterizo por una movilización de la memoria aymara en el Collasuyo8. La oposición entre estos dos símbolos identidarios tiene un gran potencial de persuasión: la “invención de la tradición” (Hobsbawm, 1995)es lo que permite objetivar el territorio que AE abarca y al mismo tiempo legitimar la acción política local en este espacio. Se pone en escena el territorio transfronterizo y se lo presenta como un espacio homogéneo, porque legitimado históricamente. La focalización de los discursos sobre lo “étnico” surge aquí de dos dinámicas distintas. Se trata de invertir una estigmatización histórica para hacer de  ella una afirmativa. Un efecto de la dominación simbólica es efectivamente obligar a los dominados a reivindicar su particularidad en los términos que son utilizados para estigmatizarla (Bourdieu, 1985; Goffman, 1975). Para los alcaldes andinos, corresponde también a una apropiación estratégica y pragmática de los discursos dominantes sobre la etnicidad en la medida en que les puede permitir adquirir mayores recursos (Bailey, 1971: 49).

14Esta adaptación se realiza en este caso con la intervención temprana del Banco Mundial (BM) en el proceso. Después de una primera apertura al apoyo de instituciones internacionales con un programa de las Naciones Unidas relativo a la sequía (PasPuna), los alcaldes chilenos entran en contacto con el BM en el 2001 y consiguen la  organización de tres seminarios hasta el 2003. Ellos se basan en un documento elaborado por agentes del BM, titulado “La estrategia sobre municipalidades indígenas. Una propuesta de empoderamiento para los Aymaras” (World Bank, 2001). Los tres ejes principales son la capacitación de los miembros de AE al desarrollo, su conocimiento de los agentes externos de desarrollo y el fortalecimiento del marco legal de AE (Banco Mundial, 2003). Esta cooperación implica dos tipos de cambios: una mayor insistencia en las especificidades culturales en los proyectos de desarrollo y la búsqueda de apoyos en las instituciones nacionales.

15Los primeros intereses de los alcaldes en asociarse, manifestados durante la IV Feria Regional Andina en noviembre de 2001, eran los siguientes: el mejoramiento de la calidad de productos originarios, el mejoramiento de las relaciones con el mercado nacional e internacional y el fortalecimiento de la institucionalidad de gobiernos locales, o sea temas muy apegados al desarrollo interno de las comunas. En el “Plan Trinacional de desarrollo Fronterizo” publicado por la alianza en 2002 aparecen los temas del turismo y del medioambiente que van a tomar, cada vez más, una posición central en los proyectos de la AE. También se nota la creciente ocurrencia de términos claves como “desarrollo con identidad”, “empoderamiento” o “capacitación” en los documentos de la AE (AE, 2003; AE, 2006). En cuanto al proyecto turístico, es interesante notar que las asociación de municipios rurales de Tarapacá intentó previamente financiar un proyecto de “Ruta Inka”, o “Ruta altiplanica de integración” por el cual se disputa el origen con Sernatur (Servicio Nacional de Turismo). El rechazo de los organismos internacionales llevó a que este proyecto fuera recuperado por la AE para hacer de ello un tema de interés trinacional.

16Por otra parte, la voluntad de los alcaldes líderes para relacionarse directamente con las fuentes internacionales de financiamiento encontró muy pronto el obstáculo del estatuto legal de la AE y de la falta de reconocimiento nacional de la iniciativa. Durante los seminarios con los agentes del BM, éstos fueron los temas específicamente abordados: en efecto, la primera reunión trató de la institucionalidad de la AE mientras que la segunda se centró en el problema de la manera para obtener el apoyo de las cancillerías. De hecho, aquel apoyo se consiguió durante el periodo de presencia del BM: la SUBDERE asistió a los seminarios aunque su compromiso en apoyar técnicamente la alianza siguió sin efecto hasta el 2005.

17Los primeros pasos de la AE, a partir de la iniciativa local chilena relevada por actores de la sociedad civil, fueron acompañados por la consultaría del Banco Mundial. Cuando se acabó esta cooperación en 2003, la AE tuvo un largo periodo de estagnación debido, por una parte, a la organización de elecciones municipales en Perú y Bolivia y, por otra parte, a las dificultades en conseguir más apoyo financiero; lo que disminuyó la implicación de muchos de los actores locales. En este momento el proyecto de cooperación hubiera podido fracasar, sin embargo la intervención de las administraciones centrales chilenas le dio un nuevo impulso.

Cuando el centro se encarga de un proyecto local

Redes para una adaptación discursiva a los paradigmas del desarrollo

18Es a partir de 2005 que la AE recobró cierta dinámica. Por ello se necesitó la perspectiva de una intervención del BID en los proyectos. En diciembre de aquel año el Banco convocó una reunión en Santiago con funcionarios de la Subdere para presentarles los lineamientos del concurso “Bien Público Regional”. Les propone entonces participar en el concurso con el requisito que su proyecto abarque a tres países con una problemática común. En marzo del 2006 la Subdere envía un consultor a la región de Tarapacá con el objetivo de recuperar el proyecto de “Ruta altiplanica de integración” de la asociación de municipios rurales de Tarapacá. Pero, sin resultado: “Dicen que Chile tiene mucha ayuda económica del BID en el ámbito turístico. Así que el BID recomendó que reformuláramos el proyecto en digamos un enfoque un poco más social, y a fomentar un poco las bases que no existen actualmente en el mundo aymara, para desarrollar un proyecto más interesante o sea en el ámbito productivo y ámbito turístico9.

19Fue en este momento que de algún modo se redescubrió la AE. Bajo los consejos de la BID, el consultor se basó en esta estructura para la elaboración de un nuevo proyecto enfocado en el desarrollo productivo y turístico para los aymaras de los tres países: “Con este grupo objetivo había que desarrollar un proyecto. Ya, un proyecto con los lineamientos del BID. Y así pasó como te dije fue la ruta altiplanica, y después se fue cambiando poco a poco porque había conferencia que teníamos con Washington, con el BID, cambiando la concepción poco a poco hasta que lleguemos a este final10. Durante su estancia en el norte, Helmuth Häfelin tiene la responsabilidad de modificar la forma y el contenido del proyecto, que se presenta al concurso BID en octubre de 2006 con el titulo “Recuperación, fomento y puesta en valor del patrimonio natural y cultural aymara”. En la forma, se trata de presentar una evaluación de la situación y de elaborar un verdadero plan de acción precisando indicadores y medios de verificación de, según los términos de este documento, la “eficacia”, la “calidad” y la “economía” relativas a la utilización de los fondos y de la consultaría del BID. En contacto regular con agentes del Banco, el consultor de la Subdere elabora el presupuesto detallado necesario para llevar a cabo los tres componentes del proyecto: Gestión territorial, capacitación, difusión.

20Este proyecto BID lleva también a la aparición de la noción de patrimonio natural y cultural como clave para el reconocimiento de la alianza trinacional. La idea de preservación de los patrimonios es una condición para la proclamación de ciertos de estos espacios como bienes públicos regionales o mundiales y participa de la redefinición de lo público fuera de las soberanías nacionales y de su transferencia hacia instituciones a niveles múltiples, tanto privadas como publicas (Badie, 2003). En este contexto, las políticas territoriales de desarrollo se manejan siguiendo el principio de “desarrollo con identidad” que supone el “empoderamiento” de las poblaciones locales (Deruyttere, 2006). En la concepción del Banco Mundial, “empoderamiento” y “buena gobernanza” se reforzarían mutualmente (World Bank, 2002), ya que la capacitación de las elites políticas locales por estas instituciones es un medio eficiente de difundir los paradigmas de desarrollo definidos en las oficinas de Washington.

21El documento para el BID destaca tres ejes de acción para un “plan de integración de la cultura viva aymara”: el turismo, la producción y comercialización de productos agrícolas y la homologación de normas en cuanto al control fitosanitario y al paso de frontera. Además de orientar el contenido de las políticas publicas territoriales de desarrollo, la elección de estos ejes revela una intervención en las políticas de integración y se inscribe en la línea de las estrategias de ayuda a las reformas de Estado llevadas por las instituciones internacionales (Lardone, 2007). En efecto, la meta el proyecto se formula como la “profundización del proceso de modernización institucional de la gestión publica y de integración”. Fuera de los bloques de integración regional y paralelamente a ellos, las políticas internacionales de ayuda al desarrollo dejan de sólo promover reformas macro económicas para actuar a partir de las periferias territoriales por el intermediario de sus “privilegiados” locales, que en muchos casos son ONG’s (Dezalay, Garth, 2002: 272), pero que en el caso chileno son organismos perteneciendo al ámbito público.

22Por medio de las redes sociales a todos los niveles de gobierno y de la capacitación de las elites, los bancos se insertan abiertamente en la definición de las políticas de desarrollo territorial fronterizo de los tres países. Chile es el interlocutor privilegiado en este tipo de estrategia, ya que se puede aprovechar de redes preexistentes y de convergencias sobre las ideas relativas a la gestión publica para elaborar proyectos. La  novedad no reside en la creación de redes con elites santiaguinas, sino más bien en la inserción en estas redes de elites políticas locales y en su posibilidad de uso de estas dinámicas para conseguir una visibilidad nacional. Lo muestra el circuito de legitimación que siguió el proyecto del alcalde de Putre, por el cual la intervención del BM y luego del BID llevó a un apoyo técnico-administrativo chileno.

23Sin embargo, las dinámicas internas de recuperación de un proyecto local por las administraciones centrales chilenas no aparecen como tales en los proyectos oficiales. Si el apoyo político y técnico del centro es un requisito del BID, el manejo supuesto de lo transfronterizo por una cooperación entre municipios y regiones sería una muestra de la aplicación de los consejos de “buena gobernanza” por estos países en el ámbito de las políticas de descentralización.

La región, vitrina de la descentralización chilena

24Si el trabajo de formulación lo realiza el consultor de la Subdere, es en nombre de la región de Tarapacá que se presenta el proyecto al concurso BID. La doble pertenencia de este estadista santiaguino es interesante de subrayar como muestra del débil carácter del proceso de descentralización en Chile. Empleado por la Subdere, Helmut Hafelin dispone de una oficina en la intendencia de Tarapacá durante los siete meses que dedicó a este trabajo, pero no es sino al último momento que se decide designar la región como la entidad al origen del proyecto : En todo caso, es una casualidad que el gobierno de Tarapacá presente el proyecto. Fue todo un trabajo estratégico de la Subdere. Porque Subdere tiene más poder a  nivel nacional e internacional porque es del gobierno de Chile, para poder trabajar un proyecto, que el gobierno regional. Para trabajarlo, para elaborarlo. Sobre todo la etapa de la elaboración, de desarrollo del proyecto, estuvo bajo el auspicio de la Subdere, gobierno de Chile11.

25Al contrario del caso de los municipios, las regiones chilenas tienen un estatuto ambiguo ya que dependen directamente del centro con la nominación del intendente;  y eso a pesar de la elección, indirecta, del gobierno regional. Durante la transición, la democratización privilegiada en los espacios locales fue la de los municipios: resultó de la herencia de las reformas iniciadas bajo Pinochet y de negociaciones políticas entre partidos (Eaton, 2004:232-235). Sin embargo, y a pesar de la estrecha dependencia de las regiones al centro político, éstas tienen un peso simbólico fuerte para los actores externos y su valorización es una estrategia eficaz para los funcionarios del centro: “Porque el proyecto, a nivel regional, al ejecutarse, y para el BID incluso, tiene mucho mas identidad si lo presenta una identidad regional que una identidad central. Es una muestra de descentralización de un poco todo lo que es internacionalización. Como muestra de descentralización de Chile. También un poco política hacia Sudiere. Porque Subdere va a decir nosotros apoyamos el proceso de descentralización, y tenemos como muestra este proyecto que apoyamos12.

26Este  “juego de manos” funcionó: el proyecto de la AE fue declarado elegible por el BID en enero de 2007. Pero ya antes de llegar a este resultado, la sola presentación del proyecto generó una dinámica nueva entre las regiones fronterizas. A finales de 2006 el gobierno regional de Tarapacá empezó a financiar la Feran, y las regiones fronterizas firmaron un “Convenio Aymara” en el objetivo de apoyar la alianza y generar políticas subregionales conjuntas en el ámbito del desarrollo. De manera concomitante la sede de Iquique de la Universidad del Mar mandó un equipo técnico al primer seminario oficial realizado en la Feran de 2006. En la etapa siguiente, docentes de la UNAP de Iquique vinculados al gobierno regional de Tarapacá se encargaron del seguimiento del proyecto BID aprobado.

27La transferencia de la gestión del proyecto del consultor de la Subdere hacia académicos de la capital regional es otra señal del dominio casi total de la administración chilena a su respecto. De un proyecto muy local se hace un tema de interés nacional, pero de una manera mucho más difusa de lo que sería la imposición de un modelo hacia los países vecinos. La aparición de las instituciones internacionales fue una condición sine qua non de la recuperación del proyecto por el centro, de la transferencia ulterior de su responsabilidad hacia los funcionarios regionales y de la confirmación de la potencia chilena en la zona fronteriza andina.

Conclusión

28La preservación del patrimonio aymara en la triple frontera implica finalmente elementos estratégicos mucho más allá de los intereses locales de los alcaldes, sea en el sentido de una verdadera creencia en un “desarrollo con identidad” o de la adquisición de un prestigio social útil a una carrera política. El perfil de los líderes locales de la Alianza Estrategica explica parte del uso extremadamente pragmático del argumento étnico para lo que se podria calificar de reconocimiento de la cultura originaria por el mercado. La adaptación discursiva que se muestran capaces de efectuar les hace capaces de construir o insertarse en redes complejas, nacionales e internacionales, públicas y privadas, y transformar el estigma de la indianidad fronteriza en un arma para la acción económica.

29Sin presumir de los efectos sociales probables de tal proyecto, solo habría que notar que el tipo de legitimación multi-niveles de la iniciativa local transfronteriza, si confirma, sin duda, las tendencias hacia una autonomia “light” (Gros, 2003:23) en las periferias rurales, tambien pone a los alcaldes en una situación intermedia entre los requisitos discursivos de los bancos internacionales y las estrategias diplomáticas de los Estados. Los empresarios políticos locales del norte de Chile lo entendieron y se fundieron en las dinámicas del juego discursivo para un rescate étnico que se realizaría por medio de muestras turísticas de la cultura y la esperanza en una mayor apertura de los mercados internacionales hacia los productos llamados “originarios”.

30En lo concreto, el apoyo de los Estados a este tipo de desarrollo puede ser un medio para conservar  el orden en una frontera social y diplomáticamente sensible, así como hacer una muestra de descentralización, con la condición de que sea financiada por la cooperación internacional. Chile se ilustra en este sentido, por su situación excepcional en lo que se refiere a su rol histórico de vencedor en la determinación de sus fronteras septentrionales, a la inserción histórica y actual de sus elites en poderosas redes internacionales y en la atracción que genera su alto nivel económico, más bien que por la exportación de “recetas” que sólo él supo como usar para imponerse como una excepción de éxito económico liberal, luego neoliberal, en la región sudamericana.

Haut de page

Bibliographie

Abalos, J., La descentralización en Chile: Antecedentes históricos y reformas actuales, Serie Azul, no 4, 1994, p. 1-36.

Alianza Estratégica Aymaras sin Fronteras, 2003. “Modelo de desarrollo de integración para los gobiernos locales transfronterizos”. Documento interno.

Alianza Estrategica Aymaras sin Fronteras, 2006, “Alianza Estratégica: Modelo de integración transfronterizo en Sudamérica”, Informe Gestión 2001-2006.

Badie, B., “L’effectivité des biens publics mondiaux: L’ambiguité ne vaut pas négation”, in Etre gouverné. Etudes en l’honneur de Jean Leca, P. Favre, J. Hayward, y Y. Schemeil, Yves, eds., Presses de Science Po, Paris, 2003, p. 333-347.

Bailey, F. G.,  Les règles du jeu politique, Paris, PUF, 1971.

Banco Mundial, “Informe sobre la seminario de cierre del TF050501 “4e encuentro de municipios rurales y indígenas y la integración del cono sur de América”, Arica-Chile, del 27 al 28 de agosto de 2003”, 2003, Consulta 24 octubre, 2006 (www.bancomundial.org.ar)

Bourdieu, P., “L’identité et la représentation, éléments pour une réflexion critique sur l’idée de région”, Actes de la recherche en sciences sociales, 1985, p. 63-72.

Braud, P., Sociologie politique, LGDJ, Paris, 2002.

Couffignal, G., “Les démocraties latino-américaines sont-elles gouvernables?”, in Etre gouverné. Etudes en l’honneur de Jean Leca, P. Favre, J. Hayward, y Y. Schemeil, Yves, eds., Presses de Science Po, Paris, 2003, p. 225-241.

Deruyttere, A., “Developping with identity: mobilizing the potencial of indigenous peoples’ natural resources and cultural heritage”, en Inter-american Developement Bank, Sustainting development for all. Expending access toeconomic activity and social services,IADB, Washington, 2006.

Dezalay, Y., Garth, B G., La mondialisation des guerres de palais : la restructuration du pouvoir d’Etat en Amérique Latine, entre notables du droit et « Chicago boys », Seuil, Paris, 2002.

Eaton, K., “Designing subnational institutions. Regional and municipal reforms in postauthauritarian Chile”. Comparative political studies, Vol 37, no 2, 2004, p. 218-244.

Goffman, E., Stigmate: les usages sociaux des handicaps, Editions de Minuit, Paris, 1975.

Gros, C., “Demandes ethniques et politiques publiques en Amérique Latine ». Problèmes d’Amérique Latine no 48, 2003, p. 11-29.

Hobsbawm, E., “Inventing traditions”, Enquête no 2, 1995, p. 171-189.

Huneeus, C., “La démocratie dans un pays divisé par le passé : le Chili”, Politique et Sociétés, Vol. 24, no 1, 2005, p. 61-86.

Lardone, M., “The apropriation of the World Bank Policies? Political commitment and the sustainability of State Reform programs in Argentina and Chile”, Research Alliance for Development, World bank Economic and social Research Council, Bled, Slovania, 2007.

Lavaud, J-P., “Démocratie et ethnicisation en Bolivie”, Problèmes d’Amérique Latine no 56, 2005, p. 105-128.

Sahlins, P., Frontières et identités nationales. La France et l’Espagne dans les Pyrénées depuis le XVIIe siècle, Paris: Belin, 1996

Schedler, A., Diamon, L. y Plattner, A., The self-restraining State: Power and accountability in New democracies, Lynne Rienner ,Boulder, 1999.

World Bank, “The Indigenous Municipality Strategy. An Aymara Proposal for empowerment”, Documento interno, 2001.

World Bank, Empowerment and poverty reduction: A sourcebook, World Bank, Washington 2002.

Haut de page

Notes

1 Las asociaciones reunidas en la AE son las siguientes : la Asociación de municipios rurales de Tarapacá (Chile, regiones I y XV), la Asociación de municipios rurales andinos de Tacna (AMRAT, Perú) y las tres Mancomunidades de La Paz, Oruro y los Lípez-Potosí (Bolivia). Reúne hoy en día 56 municipios. Véase www.aymarasinfronteras.org
2 Adam Pzeworski define el buen gobierno como aquello que “se autoriza a intervenir en la economía, permite a los políticos controlar los burócratas y permite a los ciudadanos controlar el gobierno” (en Schedler, 1999: 37, citado por Couffignal, 2003: 232).
3 Entrevista con Francisco Humire, alcalde de Putre, prov. Parinacota, Tarapacá, Chile. Arica, el 27 de noviembre de 2006.
4 Ibíd.
5 Entrevista con Felix Tapia Chipara, alcalde del distrito de Estique Pueblo, prov. Tarata, Tacna, Perú. Tacna, el 5 de diciembre del 2006.
6 Entrevista con Francisco Humire, op.cit.
7 Ibid.
8 El Collasuyo fue una de las cuatro partes del Tawantinsuyo, territorio del Emperio inca.
9 Entrevista con Helmuth Häfelin Johnson, consultor para la Subdere en la región de Tarapacá, Iquique, el 21 de noviembre de 2006.
10 Ibid.
11 Entrevista con Helmuth Häfelin Jonson, op.cit.
12 Ibid.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Laetitia Rouviere, « ¿Una difusión descentralizada del modelo chileno? », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 14 janvier 2008, consulté le 18 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/11122 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.11122

Haut de page

Auteur

Laetitia Rouviere

Doctoranda, Instituto de Estudios Políticos de Grenoble

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page